Últimos temas
» Puntos de experiencia.
Ayer a las 22:25 por Ingela

» Cierre de Tema
Ayer a las 18:52 por Zöe

» Tema pausado
Ayer a las 16:22 por Alana

» Invitación a tema ilbre [Nuevamente abierto]
Miér Oct 17 2018, 23:42 por Alexander H

» Akbil, el vago.
Miér Oct 17 2018, 23:17 por Helyare

» Hola!
Miér Oct 17 2018, 23:17 por Helyare

» Apoyo de un crowdfundig interesante
Miér Oct 17 2018, 13:06 por flames

» Desde Midgar con amor <3
Miér Oct 17 2018, 00:06 por Helyare

» Buenas tardes/noches/días
Miér Oct 17 2018, 00:04 por Helyare

» ¡9 años online!
Mar Oct 16 2018, 18:11 por Chimar


Arrieros somos...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Arrieros somos...

Mensaje  Sango el Sáb Oct 13 2018, 20:25

El carro seguía atrapado en el barro y no había muchas esperanzas en sacarlo de allí. La lluvia no había tratado nada bien a aquellas pobres gentes.

- ¿Os puedo ayudar en algo?- Preguntó Ben acercándose a aquella gente que se había echado hacia atrás al ver al kag que le acompañaba.- No os preocupéis, no hace nada. De momento...- Dijo sonriendo a aquella gente.

- Pues si nos ayudas a sacar el carro de esta poza... ¡Por todos los Dioses! ¿No podía llover en otro sitio?- Se lamentó el hombre.- Nos pilló la lluvia y quisimos sacarlo del camino pero no pudimos... Hemos probado a empujar mientras los potrillos tiran pero no hay manera.- Se rascó la cabeza y miró a Sango.

- Lo primero, quitad el barro de delante de las ruedas, segundo, llevad a las bestias a comer y que recuperen fuerza. Tercero, quitad todo el puñetero peso del carro. Sí, lo sé, lo sé, tendréis que cargarlo otra vez, pero si no os quedaréis aquí y seréis pasto de cualquier cosa que haya por aquí rondando.- Dijo Ben remangándose la camisa y echándose unos sacos que le pasaban al hombro y se los llevó para dejarlos sobre la base de un árbol en un lado del camino. Entre tanto, charlaron.

- Vamos hacia los Reinos del Sur, a la costa, La Poza del Calamar, no sé si la conoce, ¿Sí? ¿De verdad? ¿Alguna nueva?- Preguntó el hombre con entusiasmo.

- Hombre... pues alguna hay sí... De hecho estuve allí parado un tiempo...- Dijo Ben echándose a un lado para dejar pasar a otro de los muchachos que allí estaban ayudando.- Es un pueblo bastante grande, ¿eh? Sí, ha crecido y por lo visto sigue creciendo. La gente huye de la guerra y es normal por otra parte... Pero bueno, según me contaba un tabernero, Alun o algo así-

- Alan, es Alan, lo conozco sí, es mi cuñado.- Dijo el hombre sonriendo.

- Alan, sí, pues me contó que habían tenido problemas debido al crecimiento tan repentino de la aldea, por lo visto, para acoger a tantísima población ha habido que ganarle algo de terreno al bosque y por lo visto no es algo que haya gustado.- Hizo una pausa para cogerse del carro y charlar tranquilamente con el hombre que se había quedado sentado sobre un barril y le miraba con atención y preocupación.- Los terrenos para cultivar en aquellas tierras, son escasos debido a que el bosque se mete mucho hacia la mar, eso lo pude ver y me lo confirmó Alan, no obstante son buenas tierras para el cultivo pero que como no se usaban pues el bosque ha ido reclamando para sí, la gente de la aldea, por lo que pude ver, era muy receptiva con los que llegaban y por supuesto no faltó tiempo para que algunos se aprovecharan de la situación, rápidamente se cortaron esas prácticas.-

- ¿Qué prácticas? ¿Qué pasa?- Le interrumpió el hombre.

- Especulación sobre todo. Pero eso no es lo importante. Alan me contó que hubo un tiempo en el que todo fue bien hasta que los problemas aparecieron: aperos de labranza rotos, plantaciones destruidas, pintadas con carbón en los muros caleados: "no pertenecéis a estas tierras", "no robareis lo que pertenece a la tierra"... Algo muy desagradable sin duda alguna.- Hizo una mueca de desagrado.- Según los lugareños dicen que son hijas del bosque: driadas o ninfas o algún ser de ese tipo que castigan a los que abusan de la tierra.- Finalizó Ben escupiendo al suelo por culpa de un mosquito que se le había metido en la boca.

El hombre se quedó pensativo unos instantes.

- ¿Qué derecho tienen para quitarle el medio de vida a las personas? Por mis muertos que debo luchar contra esa amenaza.- Escupió también al suelo pero él como símbolo de rechazo y se olvidó rápidamente del asunto pues continuaron con las tareas de rescate del carro aunque bien sabía Sango que aquellas buenas gentes, esa familia tendría mucho de lo que hablar cuando él se alejara de allí.

Ben no había visto nada de aquello en su estancia en aquel pueblo pero a decir verdad su visión no se había apartado mucho del fondo de una jarra.
Sango
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 111
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.