Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Nana el Mar Jul 30 2013, 21:23

Si bien no había empezado con muy bien pie el día, pues estaba cansada y quería dormir, le daba igual todo lo demás, les habían atacado unos magos y unos robots peculiares, no estaban seguros allí delante de la ventana del cuarto, así que poco a poco paseando Lucius y Nana emprendieron camino al puerto. 

La licántropa se había puesto la sábana a modo de un improvisado vestido con una cuerda a la cintura, ya era toda una experta en hacerse vestidos con sábanas y la ropa interior pues como que le daba igual, odiaba la ropa interior. La cuestión era que Lucius tenía tantas preguntas como ella a él. Andaban uno al lado del otro, ajenos a ellos mismos, Nana no podía parar de preguntarse ¿Quién era? Cierto, ¿Quién era ella? Si era una pregunta que no sabía la respuesta, era una duda existencial. Aún así, quién fuese o la mentira sobre quién había sido no excusaban al brujo de acostarse con ella aún teniendo pareja. 

Se paró de repente frente a Lucius y le miró a los ojos, tragó saliva y sin decir palabra alguna le propinó un bofetón en la mejilla. No era una mujer fácil, y mucho menos una mujer que se acostase con un hombre comprometido. 
-Esa por mentirme. -Le dijo seria y después puso sus brazos alrededor de su cuello y se acercó hasta rozar sus labios y le dio un suave beso en los labios. -... Y esa porque yo también te mentí. -Le susurró y se volvió a separar de él. 

Cerca de ellos había un pequeño banco a la entrada del puerto, Nana suspiró hondo, era hora de destapar la mentira, la mentira de su vida. Se acercó hacia el banco y se sentó haciéndole un lado a Lucius, se apartó el flequillo de la cara y le miró a los ojos. 
-Soy Nana Black, quizá me conozcas como la bestia negra. -Hizo una pausa y apartó la mirada sin saber si seguir hablando, se mordió el labio, triste, quizá aquella fuese la última vez que hablasen después de las palabras de la loba. -Soy la líder de los licántropos, mano derecha del rey Siegfried. -Ocultó su rostro bajo su flequillo apartando su vista del brujo. -El "quién soy" no puedo decirte más, porque no sé quién soy, solo sé qué soy. -Volvió a morderse el labio, confundida, aún no entendía qué hacía contándole algo así a alguien con el que solo había tenido un par de encuentros sexuales, además, si los licántropos se enteraban de que su líder compartía lecho con un brujo... No quería ni pensarlo.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1977
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Lucius Ainsworth el Mar Jul 30 2013, 22:31

Después de que Nana lo salvó de esa explosión impredecible a al parecer de Lucius, caminaron a la par hasta llegar al puerto de la ciudad; ella aún no había respondido nada pero él no preguntaba pues estaba en un estado autómata en el cual las imágenes de Alda se cruzaban frente a sus ojos de formas variadas, a poco  si comentaba sobre lo sucedido sólo para no dejar incómoda a la joven: sólo cosas superficiales y descriptivas.

En su pecho unas ramificaciones negras se hicieron notar como tatuaje, muy pequeño, era una especie de maleficio; el disparo de aire de Tremor tenía como propósito algo más Oscuro, no era casualidad que dicha técnica fuera alimentada por la magia del brujo experto en tensai aire. Su interior estaba como dividido, por un lado manifestaba opiniones chistosas para mejorarle la caminata a su acompañante pero, eso era una máscara, un formulismo condicionado detrás de un accionar ensayado; adentro sólo habían palabras entreveradas que no complementaban un pensamiento consistente sino oraciones incompletas y distorsionadas hasta volver al hilo bromista. Presionarla a confesar algo no iba a ser buen modo de persuasión, él lo sabía.

Llegaron al puerto, ella lo abofeteó y  Lucius quedó sin decir nada con  un gesto desconcertado y algo tonto
Spoiler:
...pero luego lo besó y con las aclaraciones enseguida comprendió.

Nana Black se había sentado, el brujo se acercó pero aún de pie esperaba algo más, no iba a decir nada todavía sin antes oírla.
Soy Nana Black, quizá me conozcas como la bestia negra.
¡Pero claro! los vagos conocimientos que tenía de una líder licántropo habían opacado sus sospechas sobre la hermosa mujer lobo. Y ella supo esconderlo, aún siendo mano derecha del rey... Tanto tiempo por los bosques y nunca entablé una charla relacionada a la gente-lobo; bueno, no era tan raro, desde hacía mucho tiempo ya pocas cosas me importaban: mi apariencia, mis objetos escondidos, mi cuervo (que no sabía dónde estaba en ese momento).
No sé qué decir— se rascó la nuca ahora denuevo en la realidad cotidiana de su consciencia. —...``un gusto´´ supongo, me siento un poco más importante ahora debo confesarte— se sienta junto a ella.
—...ah, y, la tal Vigdis es una ex novia loca, me disculpo por lo que te dijo, hace muchos meses que la dejé y como está demente me quiere acosar; en resumen: esos dos brujos son parte del grupo  Los Seis, unos brujos ilidenses que se unieron para destruirme interiormente, creo, pero sí sé que desean usarme para un ritual que los hará más poderosos pues mi nacimiento es parte de una profecía tonta que ellos creen, los únicos brujos de mi villa de nacimiento que creen en esa estupidez; creen en el mal y el bien, y desde que nací mis acciones las han considerado malignas así que supuestamente yo soy portador de un espíritu demoníaco del cual no hay pruebas de su existencia pero como tienen fé... como sea, si no me consiguen con vida lo harán asesinándome. Los cibernéticos son Alda y Tremor, antes eran brujos como yo, pero como la mayoría de los ilidenses sólo poseen habilidades dormidas, no todos los brujos pueden usar telequinésis, tensai, telepatía o simple magia si jamás nunca desde que nacen las desarrollan con esfuerzo y aprendizaje y... ehm, en fin, Alda en vida fue una amiga que luego de su muerte me cambió la vida, y Tremor pues, un amigo también pero no tan importante a mi parecer.
Tomó aire, y suspiró, era como si se hubiera liberado de una gran carga de hacía muchos años, no fue lo mismo con Mireya porque la veía más como alguien autómata (por discriminador y prejuicioso), con Nana Black fue diferente, simplemente lo soltó en una desesperada síntesis de pocos detalles sin preocuparse por lo que le fuera a suceder luego de contarlo. Un poco de arrepentimiento afloró y rápido cambió de tema:
¿Por qué sigues con esa carucha? lo que me contaste no sonó tan terrible, ¿es algo que te preocupe de ser lo que eres? O sea, no saber quién eres es magnífico pues no creas una etiqueta para la inmensiadad de tu existencia, eres pura potencialidad y puedes ser lo que quieras ser: creer que eres alguien sólo te limitaría a ser eso creyéndote que lo eres; pero claro, eso sí, si buscas escapar de tu estado existencial vivirás en conflicto, siempre, hasta que aceptes el vacío y seas ese vacío, ¿no lo has pensado? Tan sólo son creaciones de nuestra mente, al final del camino: panadero o rey - no vemos las cosas como son sino como somos.

¿Qué había hecho Lucius Ainsworth? se había abierto a sí mismo los ojos explicándole algo a la líder licántropo, tal vez no del todo pero era un comienzo, él también había estado huyendo de quién era al buscar consuelo en sus acciones hirientes pasadas, si dejaba de ver el pasado como real y empezaba a entender que sólo eran recuerdos y los recuerdos no eran él ha no ser que él creyera serlos... podía ser quien quisiera.

Se paró bruscamente al terminar el monólogo que le dedicó a Nana, miró hacia el horizonte y en un segundo se giró a plantarle los ojos con la mano extendida, la iba a abrazar en ese preciso momento y tal vez por consuelo, si ella no se ponía de pie en ese mismo instante se arrodillaría a abrazarla. Estando ella en sus brazos él anhelaría saber qué le respondería, la reacción lo pone ansioso en ese mismo respiro.
avatar
Cantidad de envíos : : 115
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Nana el Mar Jul 30 2013, 23:05

El ambiente se había teñido de rojo, por alguna extraña razón una nube se había cernido sobre la ciudad, y seguramente sobre todo Aerandir, era extraño porque no podía adivinar qué hora sería, era como media tarde, pero no había siquiera comido... ¿Entonces? Frunció el ceño confusa y agitó la cabeza volviendo al mundo, escuchando a Lucius. 

Alzó la cabeza clavando sus ojos en el brujo, curiosa, al parecer no era la única que tenía varias cosas de las que no solía hablar con nadie, se sentía... Rara, comprendida, cómoda; Mucha gente la utilizaba solo por quién era, había aprendido a desconfiar de todos, pero ahora sentía la necesidad de liberarse de todo el peso de la gran mentira de su vida. 

Le dedicó una medio sonrisa cuando terminó de hablar, le podía entender, pero había algo que jamás podría entender; La responsabilidad que tenía ella entre sus manos, la gran responsabilidad que había caído en su espalda y no sabía cómo librarse. Ella solo quería seguir viviendo tranquila, buscando aventuras por el bosque, sin tener que pensar en qué dirá la gente, o en si esto está bien o está mal... Quería volver a ser ella misma, a volverse a sentir completa. Hacía ya tanto tiempo que no se sentía así que había asimilado que quizá nunca volvería a ser la misma, que quizá ya era hora de asentar la cabeza y empezar a afrontar sus responsabilidades. Quizá... Y solo quizá, aún podía disfrutar un poco, aunque fuese un poco de lo que le quedaba de libertad. 

-Supongo que tienes razón. -Rió acomodándose el pelo de nuevo hacia atrás y suspiró sacudiéndose el improvisado vestido de sábana blanca. Se sentía muy extraña en aquella situación, dos personas, un brujo, una loba, y ahora estaban compartiendo vivencias personales el uno con el otro ¿Dónde acabaría algo así?. -No eres al único que le persigue una "maldición", como has visto el color de mi lobo es negro, el lobo negro maldito. Además de alcohólica y neurótica, soy un bersek. -Apartó la mirada algo avergonzada, no era algo de lo que estuviese orgullosa, al menos no mucho, había causado mucho daño. 

De repente le miró a los ojos y sintió una extraña sensación, una necesidad de lanzarse a sus brazos, a acurrucarse, a olvidarse de todo y salir corriendo de allí; Sentía que Lucius era la única escapatoria que tenía de su monótona y aburrida vida, y ese sentimiento la irritaba, la enfadaba. Se mordió el labio y alzó la vista hacia el cielo. 

-¿Sabes? Nunca me han caído bien los brujos... -Pensó en voz alta y le dedicó una sonrisa divertida. -Pero no sé por qué... -Frunció el ceño y bajó la vista al suelo pensativa. -No entiendo por qué te estoy ayudando. -Se sinceró y volvió a mirarle a los ojos, confusa. -Quiero decir, podría haber dejado que te descuartizasen dos veces. Dos. -Rió de nuevo al recordar aquella escena en la taberna. -¿Recuerdas que te dije que si te decía quién soy tendría que matarte? -Le preguntó con una pequeña sonrisa sarcástica. Quizá había encontrado a alguien que no fuese Siegfried a quien podría llamar amigo, a alguien con el que no tuviese ese vínculo de manada. Se levantó de golpe inconscientemente y se abrazó al brujo apoyando la cabeza en su pecho. -Ahora somos socios, Lucius. -Le susurró con una sonrisa entornando los ojos. ¿Por qué habían ido al puerto? Si ella solo quería dormir, sentía que iba a desfallecer en cualquier momento, a desmayarse, el modo bersek le había consumido todas sus fuerzas, además de la herida de las costillas y el veneno que aún circulaba por su cuerpo.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1977
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Lucius Ainsworth el Vie Ago 02 2013, 18:44

Ella era un lobo negro, no comprendía mucho la lógica de esa simbología con mis conocimientos limitados a un par de campos del Entero Todo que podría yo anhelar a aprender en este mundo; ya fue todo un destello a los ojos cuando  terrícolas perdidos me enseñaron el tema dimensional de visitar Aerandir y, bueno, destruyeron mis creencias... sin ánimos de malinterpretar, me hicieron bastante bien, claro, lástima que lo noté después de haberlos destruido por ello. Ellos dependen de la tecnología demasiado, son pocos los que me sorprenden con lo que yo bien podría llamar magia interna.

Pero sin irme de tema, Nana Black tenía razón, eso contaba como 'algo en común'. En nuestros pequeños mundos esas cosas eran una maldición, ¿pero hasta dónde? Luego de decírmelo me colocó una semblante muy particular que me enrojeció las mejillas...
—¿Sabes? Nunca me han caído bien los brujos...— confesó, me afloró una sonrisa como si estuviera aguantando una risa.
—Pero no sé por qué...— Frunció el ceño y bajó la vista al suelo pensativa, así que me preparé para algo más serio de lo que intuí.
—No entiendo por qué te estoy ayudando— añadió, y me preocupé.
—Eee...
Quiero decir, podría haber dejado que te descuartizasen dos veces. Dos.
Su risa me tranquilizó la gota de sudor que estaba por brotar primera en mi piel, no sabía a dónde iba a llegar con sus palabras y, tal vez no debía llegar a algo pero mis aptitudes sociales no estaban muy lúcidas entonces.
¿Recuerdas que te dije que si te decía quién soy tendría que matarte?
Ehm, sí, ¿p'por qué?— me regresó al suspenso. Y de repente se levantó a abrazarme, quedé rígido en ese primer segundo, debo admitir que con algo de miedo luego de las palabras que había ella escogido para mandarse así hasta mí; pasó la espiración y consentí el abrazo sin pensarlo, se sintió raro, era esa sensación que algunos describían con el término amistad... me costaba adjuntar el concepto pero, mejor me quedaba con 'sentirlo-sin-nombrarlo' ...por comodidad.
Ahora somos socios, Lucius.
Más que grato oírlo venir de tu boca señ... Nana; pero ahora mismo te ves bastante cansada para una asociación, más que antes, en aquél galpón puedo divisar bastante paja, vamos allí, estaremos cómodos y a temperatura agradable— le respondí, el viento fresco del puerto traído por las  deliciosas aguas eran una mezcla perfecta si se estaba dentro de la calidez de los cúmulos de paja suelta, además en el fondo nadie nos vería si movía algunos de los troncos de madera. —...nadie nos verá, digo, si es que no se trata eso de un cargamento a  punto de ser abordado, espero que no. Necesitas dormir.

Mi cuerpo hizo el gesto de ir, dando un paso a la vez que le agarraba una mano, si había algo para hacer pues que se hiciera luego de un plácido sueño, además sería la primera vez que compartiera  un acostarme junto a ella sin la interrupción de pensamientos rellenos de deseo sexual y hambre de su fémina figura. Creo.
"Nana Black desnudó su trasfondo, creí que me sucedería lo mismo que con el resto de las personas, que al morir la idealización se convertiría en otro mortal sin misterio listo para ser tachado de mi lista... pero no, más preguntas tengo, más deseo desnudar de su ser, más adicto me percibo; tal vez sea hora de arriesgarme a saborear una relación más allá de mis intereses como me mostró cierto elfo una vez"
avatar
Cantidad de envíos : : 115
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Nana el Vie Ago 02 2013, 19:48

Lucius la había pescado, estaba tan exhausta que no sabía si podría dirigirse a ninguna parte, sentía que le pesaban los pies y no podía levantarlos. Su mente había viajado a otro planeta sin darse cuenta, mirando las gaviotas y la gente transitar el puerto, gente que poco a poco se iba dentro de la fortaleza a resguardarse de lo que fuere que fuese la nube negra que tenían sobre sus cabezas. Agitó la cabeza y se frotó los ojos con una mano, cuando iba a reaccionar para contestarle el brujo le había cogido la mano. Se quedó algo extrañada, no sabía muy bien como reaccionar, hacía años... No, nunca había paseado por el puerto agarrada de la mano de alguien. Hizo el amago de soltarse pero suspiró y se agarró de la mano del brujo algo avergonzada. 

Dio un paso hacia aquel lugar, pero se mareó, sentía como si el mundo empezase a dar vueltas, estaba a punto de desmayarse. Se aferró a la mano de Lucius con ambas manos y se acercó casi cayéndose hasta quedar pegada la cabeza en su hombro. 
-No... No me encuentro nada bien. -Le dijo y alzó levemente la cabeza para mirarle a los ojos. Las ojeras le pesaban, si daba un paso más desfallecería ahí mismo. 

Sentía cómo le temblaban las piernas, le fallaban las fuerzas. Hizo un último esfuerzo y se separó de Lucius como pudo, sosteniéndose la cabeza con una mano mientras agarraba con fuerza la mano del brujo. Poco a poco dio un paso pero se tuvo que volver a parar. Rió con las pocas fuerzas que le quedaban. 
-Voy a desmayarme. -Clavó sus ojos entrecerrados en Lucius, conocía tan bien su cuerpo que sabía que apenas le quedaban unos segundos consciente.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1977
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Lucius Ainsworth el Sáb Ago 03 2013, 00:02

Entonces desde la mano sentí a Nana tambalearse, cuando la miré parecía que se iba a desmayar, mi primer intención fue tomarla en mis brazos pero ella se mostró fuerte y alzó distancia; creí que la cosa terminaría ahí, un pequeño arañazo de hipotensión, pero no.
—Voy a desmayarme.
Al oír eso acudí a ella levantándola en mis brazos, me apuré a llegar a la paja donde la recosté casi sentada en el ángulo del resguardo pues ahí el aire fresco le permitiría cómodo respiro ¿Qué se hacía en estos casos además de eso? no lo sabía.

Era un horario en el que no andaba nadie por esa zona del puerto al parecer, así que pedir más ayuda para ella no sería acertado; me recosté junto a ella, acerqué mi oído a su pecho. Respiraba bien, el pulso en orden; yo lo sabía, lo aprendí meditando.
Debe tratarse de algo que relaciona al berserk, mi bonita— le dije como si me escuchara mientras me recostaba a su lado, echado de costado con su cabeza casi sobre mi hombro mientras el brazo daba la vuelta bajo su cuello hasta su seno acaricié con la otra mano su cadera y aproveché a mirarle el rostro, parecía más dormida que desmayada; yo la contemplaba, esa boquita entreabierta que me provocaba besarla, tan sensual, pero no lo hacía pues el gramo de preocupación que aún se irradiaba por su estado de inconsciencia me mantenía de centinela, relajado, pero vigilante en un estado de ser-y-estar aquí-y-ahora de instante a instante sin pensamiento alguno.

En ese tiempo que pasé con Nana a mi lado recostados, miraba yo el agua hacer pequeñas olas mientras las aves charlaban y discutían por las tinieblas en el firmamento, podía pasar el resto de la eternidad así mismo: esa era la sensación pese a la nebulosidad. Ahí tenía todo lo que quería y no había mejor momento que ese, todo era eso que tenía posando en mis sentidos allí, así tal cual.

Pero no pasaron treinta minutos que un río de recuerdos me llevó a la movilidad mental, y pensé y pensé, y viendo los barcos se me ocurrió ir a buscar a Los Seis; ahora que mis enemigos sabían de Nana y sabían quién ella era, todo cambiaba, Grisband se lo tomaría con seriedad y dejaría de lado las humillaciones... de seguro me pediría muerto, ya lo tenía todo imaginado, él y los otros cinco se aparecerían con una decena de mercenarios.
¿Tenían algo que ver ellos con esas nubes? ya no sabía qué creer, de sólo pensar dejaba mi corazón latiendo negativo evocando imágenes en donde me veía aprisionado a un ritual sobre una roca sufriendo, siendo torturado, Nana muerta sobre  una estaca alimentando jabalíes endemoniados, ¡pero no! ¡Yo debo ser quien realice el Ritual Nyktalgia! alimentarme de Grisband, ¡de Los Seis! y obtener el poder que mi villa de origen considera prohibido.
avatar
Cantidad de envíos : : 115
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Nana el Sáb Ago 03 2013, 12:10

Había caído inconsciente en los brazos de Lucius, con un dolor horrible en el costado y cansancio, agotada, todas las horas de sueño que tenía acumuladas ahora le estaban pasando factura. No notó cuando la tumbó en la paja, ni notó como le acariciaba mientras dormía; Mientras en su cabeza había un cúmulo de emociones y sentimientos imposibles de racionalizar, era todo tan abstracto. Su mente traicionera le mostraba imágenes de otros tiempos, de ella con Allen, con Marth.. Y cómo había acabado con cada uno de ellos, el primero casi muere, el segundo desapareció y perdió la memoria. El arrepentimiento, la desgracia, la pena y todos los demás sentimientos arraigados de una vida muy poco fructífera hicieron una mezcla de imágenes en su mente. 

Abrió los ojos algo sobresaltada, las pesadillas la acechaban continuamente, ¿Cuánto habría dormido? Pesada, se sentía muy pesada, mareada cual resaca de cerveza caliente. Pero pronto se le pasó aquel sentimiento agónico que le había transmitido el sueño al ver al brujo allí, abrazándola y mirándola mientras dormía. Se sintió cómoda, querida, ¿Qué tenía de malo sentirse así de vez en cuando? Se preguntaba con una pequeña sonrisa acariciando la mejilla del brujo con la mano. 
-Buenos días.. -Dijo en tono burlón con una pequeña sonrisa.
Nana no era una persona que durmiese mucho, es más, dormía más bien poco, quizá habría dormido una hora, quizá media hora... No era consciente del tiempo. 

Volvió a cerrar los ojos, disfrutando del sonido de las olas, el graznar de las gaviotas y el olor a brisa marina, sentía paz, y qué paz, de esos momentos que solo leía en los libros, idílicos. Se acurrucó en el abrazo de Lucius con los ojos entrecerrados, ajena a todo, ajena incluso a sus propias prohibiciones ¡Al diablo con las prohibiciones y con la voz que le decía que echase a correr! Podría pasarse así toda la vida. Pasó su mano por el brazo de Lucius acariciándolo con dulzura y clavó sus ojos en los suyos con una sonrisa. 
-¿Sabes qué me gustaría? Olvidarme de todo, navegar por todo Aerandir en un pequeño barco de vela. -Divagó en voz alta mirando al horizonte por un momento, el aura roja del ambiente que los rodeaba, creada por las nubes negras dejaba apenas un resquicio de luz que se perdía al horizonte, difuminándose. Ya conocía todo Aerandir, había viajado a las montañas, a los bosques más profundos, había simpatizado con elfos y luchado contra vampiros pero el mar, era un reto para ella. -Nunca estuve en las islas. ¿Cómo son? -Preguntó curiosa, quién sabía los misterios que aguardaban aquellos lugares. Le sonrió a Lucius para luego semi incorporarse, lo suficiente para besar sus labios y abrazarle por el cuello.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1977
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Lucius Ainsworth el Sáb Ago 03 2013, 21:18

Nana había despertado, qué bueno porque sino me hubiese dormido yo del relax. Despertó con humor aunque se veía un tanto aturdida, y luego de unos mimos hermosos que compartió conmigo dijo algo que me dio una idea... Trasladarse en barco, sólo dos veces en mi vida hice eso y fueron bajo estrés.
Nunca estuve en las islas ¿Cómo son?— preguntó curiosa, su duda me llevó a un destello de memoria que revivió un sueño que tuve hacía poco:
Lapsus del sueño de Lucius:
...y volví a mí con los ojos abiertos cual si fuera un búho, ¡por el p*to Asgaard! ¿qué había sido eso? un lapsus. Más al devolverle la mirada no habían pasado ni un segundo.
E'ehm, disculpa mi distracción, sí, pues bueno, no sería justo describírtelas con palabras, no sería lo mismo, ¿sabes qué? vayamos, hace muchos años que no voy, tengo algo pendiente ahí y nos queda de pasada— contesté y me erguí para sentarme derecho y así pararme —Es una genial idea la verdad, no sería lo mismo ir sin ti, de hecho no iría sin ti; espérame aquí, iré a comprar una de esas barcas, tú te ves mareada: toma un poco de agua fresca de ese plato, la llené de aquél barril a distancia, te imaginarás jaja

No necesariamente esperaba su respuesta, me bastó ver ese mediano bote creado como para una familia y entonces lanzarme impulsivamente, era una barca tirada por un calamar o dos, interesante.
A los nueve minutos llego con mi socia otra vez —Nana, buenas noticias, me hicieron un buen precio por un transporte marítimo original; debes venir a verlo de cerca.
Ya había limpiado mi daga de la sangre del dueño de ese barco quien flotaba bajo sus calamares tiñendo de rojo el agua... si Nana preguntaba por sospecha le diría que el calamar hembra estaba menstruando.
Aún así, ese sujeto parecía adinerado y, si estaba en este puerto es porque no estaba solo, debíamos partir de inmediato antes de que sus contactos o empleados aparecieran y se convirtieran en más problemas, ¿qué excusa usar para apurar sin ánimos de apresurar? A lo mejor ninguna que ella quizá olfateaba mis artimañas.
avatar
Cantidad de envíos : : 115
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Nana el Dom Ago 04 2013, 18:15

Lucius se había ido, la había dejado con la palabra en la boca, se sentía tan extraña. ¿Por qué ahora quería ir de repente a las islas, si todos allí le querían matar? Nana se puso nerviosa, y si... Y si el brujo la quería utilizar como "arma", ella no podía meterse en problemas internos de ningún clan ni raza, tan solo podía acompañar a Lucius y mantenerse al margen de lo que ocurriese, pero y si le ocurría algo y ella no podía hacer nada, y si conseguían atraparle y le torturaban hasta la muerte. Todas esas ideas la agobiaban, quizá lo mejor era que cada uno continuase su camino.. Quizá. Pero ella no quería eso, había encontrado su billete de escape de la monotonía, de su mala racha, con él ella se sentía bien, se sentía cómoda, "completa". 

Sus divagaciones acabaron cuando el brujo volvió con buenas noticias, ella con la cabeza llena de dudas no sabía muy bien qué hacer, su instinto le decía que saliese corriendo, que olvidase todo lo que había ocurrido, pero no podía, simplemente no podía olvidar todo aquello. Tomó un poco del agua que le había dado y se sentó en la paja tomándose la cabeza con una mano, el mareo y las dudas la estaban matando poco a poco. 

-Lucius... -Le miró a los ojos algo seria, y luego pensó "¿Qué haces? ¿Qué tiene de malo vivir la vida de vez en cuando?" Se puso poco a poco en pie, el olor a sangre y le invadió la nariz, pero no le dio importancia, estaban en el puerto y seguramente estarían destripando pescado o algo parecido. -...Nada, nada. -Le dedicó una pequeña sonrisa algo forzada y se sacudió la sábana a modo de vestido que llevaba, se acomodó el pelo a un lado de la cabeza y le cogió la mano al brujo para que la llevase al barco. 

Veía desde allí los quinquerremes, los barcos de vela y algunas barcas cutres  y le daba mucha curiosidad cuál sería el suyo, Nana tenía dinero para comprar tres barcos, un castillo, pero era una persona tan sumamente tacaña que jamás se gastaría su dinero en absolutamente nada. 
-Espero que el barco tenga una habitación enorme para mi, no sé si podré aguantarte todo el viaje. -Dijo en tono de broma guiñándole un ojo, "dejarse llevar" era lo único que podía hacer.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1977
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Lucius Ainsworth el Mar Ago 06 2013, 13:48

A Nana algo le inquietaba, fue al regresar a ella que no noté con mayor nitidez pero, no sabía qué sucedía concretamente y a lo mejor aún debía esperar, si ella lo soltaba yo lo sabría, y sino... cuando estuviera lista para abrir más de lo que escondía su ser yo lo vería.

Fue en el instante que marchábamos a ver el barco que me sentí raro, es como que todo había sido una extraña broma del Universo. Muere Tremor, Los Seis habían comenzado a darme caza, también conozco a Nana quien resulta ser la líder del Clan Colmillo; no lo supe hasta luego de haber tenido encuentros exquisitos, eróticos, y es ella a la que veo descuartizar el último vestigio de Alda Alcest provocando que se repita mi pasado con intensidad en mi corazón. Pero Nana me liberó, al verla a ella hacer eso y no a mí fue sencillamente liberador, Alda había quedado al fin en el pasado: ya no existía en mi interior. La lupina además me había salvado varias veces, pronto Grisband comenzaría una ofensiva contra el Clan Colmillo, sólo debía enterarse por boca de Nigguro todo lo que había sucedido y, Skialdy no dudará en usar a mi fiel mensajero y contacto Abysso como  carnada, lo buscarán para atraerme, pero debo traicionarlo y orar por que su muerte sea rápida e indolora. Skialdy es el único de Los Seis que sabe de mi pseudo-fidelidad con Abysso, o al menos eso era hacia siete años cuando nos lo cruzamos en una pequeña aventura, sin querer.
Espero que el barco tenga una habitación enorme para mi, no sé si podré aguantarte todo el viaje— me dijo en tono bromista guiñando el ojo, y yo le sonreí, pasé mi brazo por alrededor de su cintura veinte pasos antes de llegar al barco.
¿Qué tan bien te llevas con los mariscos? espera a que nos sea fácil llevarle las riendas a dos calamares grandes, sino tendremos que usar el clásico "Hola viento, empuja las velas de una vez"— anuncié una vez frente al pequeño navío, lo suficientemente grande como para que cuatro personas se muevan sin estorbarse durante un viaje de ocho horas. Más horas es masoquismo en mi idioma.

El pecho comenzó a dolerme otra vez, eso que disparó Tremor tenía algo... veneno no era, sólo podía ser alguna cosa creada por Skialdy, la magnitud del daño no se notaba en la piel como creí que sucedería, eran como venas o ramas tatuando levemente el pecho hasta difumarse ¿Un maleficio? Podía ser alguna mezcla que les sirviera para rastrearme, mientras no fuese algo que tocara mi cerebro me podía mantener tranquilo. La intriga me picoteaba las ideas de vez en cuando.

Abordamos y el barco se largó, sería fácil pilotear los calamares ya que sólo debíamos ir en línea recta hacia las Islas, ¿qué tan complicado podía volverse eso? Me quité la túnica quedando de pantalón y botas, y miré a Nana mostrándole mi pecho. —Antes de intentar cambiarte de tema más adelante, quiero mostrarte ésto; es del enfrentamiento que tuvimos con los cibernéticos, me preocupa un poco— le manifesté mi inquietud parándome frente a ella con ganas de besarla y empezar a apretujarla contra mi cuerpo hasta desnudarla, sólo que antes sentía la necesidad de contarlo.
Nos alejábamos del puerto, en pocos minutos estaríamos en mar abierto

avatar
Cantidad de envíos : : 115
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dudas existenciales, ¿Quién soy? (Interpretativo, privado)

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.