El viaje de un asesinato (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Vie Oct 18 2013, 15:08

Tardamos casi tres días en llegar al fin a Lunargenta. Durante el recorrido le mostré un poco más a la joven cachorra sobre cómo sobrevive un lobo en su hogar, el bosque. Aunque no estaba planeado hasta llegar a los reinos nevados, nuestro destino cambió repentinamente, por lo que le permití cazar. Al principio no se le dio muy bien, pues hacía ruidos innecesarios y llamaba mucho la atención, pero fue acostumbrándose rápidamente, mientras me observaba en acción. También aprendió a rastrear el agua por su olfato y a reconocer algunos olores, averiguando a qué planta o ser le pertenecían. Aprendió que el fuego no siempre es necesario, pues nuestro espeso pelaje era lo único que necesitábamos y también aprendió a que si cargaba mucho equipaje con ella, como las pieles que se guardó, no harían más que retrasarla en su forma lobuna. Pero no fue un viaje del todo desesperante, pues no me aburrí ni un solo momento. Había descubierto que burlarme de la cachorra era realmente placentero. Y también yo aprendí un poco de ella, pues me mostró alguna que otra planta interesante.

Cuando llegamos a la ciudad, pasamos por la puerta de las murallas sin problemas, haciéndonos pasar por cazadoras de pieles. Una vez dentro, ella aprovechó para venderlas. Compramos algunas pocas provisiones, las que pudiésemos llevar encima sin que nos estorbaran, y terminamos llegando al puerto, donde deberíamos encontrar un barco que nos llevase a las islas Illidenses. Eso no sería ningún problema, pues eran muchas las naves que comerciaban entre Lunargenta y las islas, llevando objetos y alimentos de una tierra a la otra.

Nos encontramos con un marinero y no hizo falta siquiera insistir en que eramos dos jóvenes y hermosas mujeres, pues sin pensárselo dos veces nos aceptó a bordo como pasajeras por tan solo un par de monedas, las cuales yo pagué.

- Saldremos de aquí a un par de horas. Tomaros la libertad de pasear por el puerto mientras, bellas damas. - Dijo el marinero con palabras elegantes, pero casi echando saliva por la boca con el pensamiento de que viajaríamos con él.

Ahora que teníamos por fin tiempo para un descanso, y el sol del mediodía calentaba nuestros cuerpos, no había razón por la cual no pudiésemos explorar un poco.

(Continuación de: http://aerandir.foroes.org/t1984-el-instinto-del-lobo-en-camino-a-las-tierras-del-dragon-eona-atalaya-privado?highlight=eona )


Última edición por Eona el Jue Nov 28 2013, 17:26, editado 1 vez
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Jue Nov 28 2013, 17:23

El sol pegaba con fuerza, mientras caminábamos por los alrededores del puerto, cuando un mensajero llegó y le tendió una carta a la cachorra. Esta la leyó con atención, después de darle una pequeña propina al chaval, y al terminar me miró algo entristecida. Me informó de que debía partir y que sentía no poder acompañarme. Me había acostumbrado ya a ella, pero qué se le iba a hacer. Sí ella no descubría quién fue el cabrón que terminó con la vida de Duna, lo haría yo misma.

Así terminé paseando sola por la calle principal, observando a los humanos haciendo... Bueno, cosas de humanos. Mientras hacía tiempo, en mi cabeza resonó el mensaje de mi señor.

"Sombra, tu siguiente objetivo es Guillermo Htern, lo encontrarás en las islas Illidenses, tiene ocho años, no necesitas más información.
Thorbald, señor de los licántropos y los bosques."


Solté una risita malífica, parada frente a un puesto de frutas.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Tarken el Vie Nov 29 2013, 17:41

Tiempo hacía que había dejado atrás los bosques de Sandorai, mucho tiempo desde mi encuentro con aquella mujer y ahora, sin saber que me depararía la tierra a la que me encaminaba, me hallaba en el puerto de Lunargenta dispuesto a embarcarme hacia las Islas Illidenses, hogar de Brujos y antaño hogar de los druidas.

La historia jugaba en contra del joven semielfo que sabía que, a pesar de ser medio humano, sus rasgos ´élficos más prominentes en él, lo harían destacar como un pez entre tiburones. Tarken había comprobado los prejuicios que existían entre las razas de Aerandir y más aún siendo un mestizo, un ser entre dos mundos y, sin embargo, en ninguno de ellos. Viajar hacia una tierra donde los elfos eran odiados quizá lo llevarían a comprobar hasta donde podía llegar este odio racial.


El puerto estaba en pleno bullicio matutino, el mercado y la lonja estaban a pleno rendimiento y la cantidad de gente que deambulaba por la zona portuaria era sorprendentemente descomunal. El aroma a pescado fresco colmaba la brisa así como la humedad que llegaba del mar, sin duda el joven semielfo jamás había tenido una sensación tan desmesurada de encontrarse desubicado e igualmente su halcón Noctis hacía ya un buen rato que se mantenía en el brazo izquierdo de su hermano Tarken pues el hecho de sobrevolar el puerto entre gaviotas tampoco le agradaba demasiado.

Aún quedaban un par de horas para que el barco con destino a las islas zarpara y Tarken paseaba contemplando los productos de los stands que se repartían por el mercado. Había comprobado como Noctis no era un gran valedor de la carne de pescado aunque si de la de pescado sazonada y secada por lo que compró algo en previsión para el viaje. Tarken observó la fruta madura que se exhibía en un puesto y algo llamó su atención, una risilla un tanto inquietante que parecía provenir de una joven rubia no muy alejada del mismo puesto en el que Tarken se encontraba. El joven semielfo se giró y la miró un instante intrigado por aquella risotada y, sin ninguna explicación se sonrió entre dientes. Noctis sin embargo, se agitó y lanzó un chillido algo inquieto al ver a aquella mujer, casi sin poder tranquilizarlo, Tarken dejó que su compañero alado volara a las alturas para encontrarse en su elemento se librara de aquella tensión. Contrariado por lo ocurrido y muy intrigado, el medio humano se acercó a ella y exclamó en tono educado:

-Buenos días.-
Tarken
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 234
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Dom Dic 01 2013, 03:06

No me giré hacia atrás, pero noté una presencia. Alguien observándome. Claro, siempre solía haber alguien observándome, pero tenía la sensación de que alguien se me iba a comer con la mirada. El chillido de un ave me lo confirmó y poco después un hombre se me acercó.

- Que original. - dije sonriéndole una vez que se hubo presentado. Lo miré de arriba a abajo cruzándome de brazos, sin pretender ser discreta ni nada. Entonces miré hacia el cielo, donde un águila danzaba entre las nubes. - ¿Tu mascota? - Podía notar el hedor a pájaro en él, además de su propio olor a... ¿Elfo? Por primera vez no estaba segura de qué clase de ser estaba frente a mí. Pero parecía ser elfo, eso sí.

Solté una pequeña risita, burlándome de él. - ¿Y bien? Si te has acercado a mí ha sido por algo, ¿verdad? ¿Te has enamorado? - dije inclinando levemente la cabeza de lado, observando directamente sus ojos color musgo. No eran realmente especiales, pero algo tenían que me hacía querer añadirlos a mi colección. Aunque esa no sería una buena forma de empezar una amistad, ¿o sí?

(Perdón por tardar, estoy algo malita... u.u)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Tarken el Dom Dic 01 2013, 20:36

//Off-rol:

Paso a primera persona, cosa que empecé haciendo pero pasé a tercera. Para no desentonar contigo seguiré en primera persona también.

//On-rol

Escuché como aquella chica se burlaba de mi con semejantes contestaciones, sin embargo, por algún motivo tuve que sonreír pues cuando menos había sido ocurrente.
Cuando me preguntó acerca de mi halcón, le respondí asintiendo aún con media sonrisa dibujada en el rostro, aunque hice una breve puntualizacion:

-Es algo más que eso...-

Luego, hizo un par de preguntas que me volvieron a sacar una sonrisa pues sin duda no podía ser más descarada a pesar de haberme conocido en ese instante. Ante semejante retahíla de sinsentidos, le contesté con el mismo descaro con el que ella se dirigía a mí:

-Así es, me temo que he caído preso de tu encanto lenguaraz y descarado y no he podido evitar acercarme a ti para contemplar una diosa más de cerca...- ,exclamé en tono de desesperación.

Por un instante me quedé en silencio observándola con una expresión desencajada como si desesperara por ella. Aunque tras un instante bufé y dije con una media sonrisa y en tono desenfadado:

-No, lo lamento pero no estoy enamorado, es sólo que me genera curiosidad el porqué mi hermano alado os ha rehuído de tal forma.- ,llevándome la mano al mentón pensativo y entrecerrando los ojos concluí, -Creo que eres más de lo que aparentas ser...pero disculpa mis modales, además de tutearte aún no me he presentado debidamente.- ,diciendo esto me descubrí la cabeza quitándome la capucha y le hice un gesto a modo de saludo, -Mi nombre es Falcon.-

//Off-rol:
Por ultimo disculpa que no ponga colores, con el móvil es una tarea jodidisima ^^
Tarken
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 234
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Dom Dic 01 2013, 23:44

Me reí de sus palabras. Este tipo parecía ser de los míos, y eso me gustaba. Di un paso hacia atrás, cruzando las piernas, para bendecirlo con una reverencia exagerada, cual bufón real. - La diosa Eona a tus servicios. - terminé por soltar una carcajada al final.

Miré hacia el puesto de frutas, donde el hombre regordete trataba de cortejar a una joven y no prestaba atención a su alrededor. Un grupo de 3 chiquillos se acercó a la caja de manzanas y escaparon con un par de ellas cada uno a toda prisa. - ¡Ts! - le hice una señal al vendedor y con la cabeza le mostré la dirección en la que huían los chavales, levantando algo de polvo tras de sí.

- ¡Malditos críos! ¡Esta vez no os vais a escapar, mocosos! -

Se fue sin dar las gracias ni nada, pero de todas formas no iba a atraparlos con toda esa grasa rebotando en su cuerpo. Una vez que cruzó la esquina me reí por la escenita que mostraron y tranquilamente cogí dos manzanas rojas y relucientes del puesto. Acerqué la de mi mano derecha a la boca, la besé y después se la lancé al elfo que había destapado sus orejas, pero que aún así olía algo raro.

- Vamos a dar un paseo y me cuentas cómo puede ser un pájaro hermano tuyo. - dije mientras colocaba mi brazo detrás de su cuello, cual dos viejos amigos, y emprendía la marcha.

(offrol: No hacía falta que cambiases tu modo de escribir, pero como tu quieras Y no te preocupes por el color, "amigo". xDD)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Invitado el Mar Dic 03 2013, 12:10

Con pasos lentos y distraídos paseaba por aquella zona del puerto con un capazo de mimbre, vacio, en una mano. Acababa de hacer una entrega, un pedido de carne y lácteos… y de regreso, había decidido tomarse la libertad de volver por el camino “largo”.

Demasiada gente a su alrededor, normalmente huía del bullicio pero aquel día poco le importaba la gente que hubiera a su alrededor. Andaba demasiado distraída pensando en lo que tenía al otro lado de la brecha y barajando la posibilidad de volver a cruzarla. Quedarse donde no tenia nada o volver al lugar donde tenía a su hijo, negocios, dinero…

¿Quedarse bajo el mando de dos viejos  mandones o volver a ser la bastarda-títere? Los granjeros eran muy mayores, no tardarían en morir y entonces seria completamente libre porque no debería gratitud a nadie; En cambio, volver a ser la bastarda, mestiza, sangre sucia ¿Cuánto tardarían en perseguirle otra vez? Volver a aquella vida le erizaba la piel.

Algo llamó su atención en medio de todo aquel bullicio, un niño y una niña discutían. Se acercó a ellos justo cuando el niño tiró del pelo de la niña, le agarró del brazo para evitar que se fuera.

- Pídele perdón – Le exigió.
-No – Respondió el mocoso con rotundidad, mientras la niña, un par de años menor que él, hacia pucheros.
-Si te gusta, no hace falta que le tires del pelo para demostrárselo.
-¡No me gustan las niñas!- Exclamó el niño sonrojado.
-Las niñas a las que ahora tiras del pelo, son las que cortejarás cuando seas mayor.

El niño, confundido, apretó los puños y después de pensar en las palabras que acababa de escuchar, se fue corriendo y desapareció entre la multitud. Melwyn susurró unas palabras en el oído de la niña, después ambas intercambiaron una mirada de complicidad y, tras sonreírle, la niña se fue en la misma dirección en la que había desaparecido el otro.
Se puso en pie, alzó la vista y… se giró rápidamente empezando a caminar, con disimulo, entre la multitud, en sentido contrario a donde el semi elfo y la loba se encontraban.

¿Eona iba acompañada de Tarken? No estaba segura, pero era lo que le había parecido ver. Se paró a “fingir” que ojeaba un puesto mientras por el rabillo del ojo echaba un ultimo vistazo. Si, aquel era Tarken. Y Eona… ¡Oh vaya! Parecia que la loba ya le había visto ¿O la habría olido? Da igual, ella fingió no verles, volvió a girarse y después de tropezar contra un hombre que pasaba por allí, empezó a caminar con la intención de perder de vista a la rubia irritante.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Tarken el Miér Dic 04 2013, 20:33

Atrapé la manzana sin casi inmutarme y me sonreí pues aún no la mordería para evitar algún comentario suspicaz de aquella chica. Luego, contemplé como Eona me rodeaba con su brazo al cuello y emprendía una marcha preguntándome por Noctis y el por qué de llamarlo hermano, lo cierto era que no me disgustaba el tema de conversación por lo que accedí a pasear por el puerto aunque, si bien era cierto que Eona parecía cuando menos agradable, aún le resultaba muy extraña, más su comportamiento con alguien al que acababa de conocer.

El puerto aún rebosaba de vida, las gentes de Lunargenta parecían haberse dado cita todos allí aquel día o algo similar, al menos esa era mi sensación pues jamás había transitado calles tan bulliciosas y ajetreadas como las del puerto de la ciudad humana. Sin embargo, entre aquel bullicio, me pareció ver algo que hizo que mi atención se centrara al frente, al menos una veintena de metros de nuestra posición. Me detuve por un instante pues pensaba que mis ojos de elfo me engañaban, alzando la mano derecha mandé callar a Eona por un momento:

-Discúlpame, diosa Eona, pero tengo que comprobar algo de inmediato...-

Diciendo esto agudicé mis ojos esmeralda que tan extrañamente había observado Eona, y escudriñé lentamente la cabellera perlada que me había parecido ver. Por un instante, todo el bullicio pareció acallarse y todo lo que me rodeaba comenzó a carecer de importancia, desapareciendo de mi rango de visión y tan solo el cuerpo estilizado y áureo de Melwyn se visualizó al frente, caminando apresurada en dirección contraria a la nuestra:

-¿Me habrá visto?-

Contemplé sus brazos, como se movían entre la gente con ese color de piel dorado y observé como sus cabellos volvían a ondear como lo hicieran aquella noche. Sin dudarlo un momento, me giré hacia Eona y le dije con una media sonrisa dibujada en mi rostro:

-Verás, diosa Eona, ha visto algo y quiero comprobar si estoy en lo cierto, ¿querrías seguirme el paso?-

Al decir esto hice una reverencia inclinando el torso y abriendo ambos brazos. Luego me giré de nuevo hacia donde parecía huir Melwyn y me apresuré a seguirla a paso ligero. Mientras trotaba por el puerto entre la gente, alcé la vista y silbé con fuerza, mi compañero alado chilló en las alturas sabiendo qué debía hacer si se trataba de ella. El halcón voló con fuerza y remontó altura con rapidez al tiempo que se adelantaba raudo como un rayo, en apenas unos segundos chilló de nuevo y realizó un giro en el aire para luego caer en picado y cortar el paso a aquella chica:

-Es ella.....-
Tarken
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 234
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Miér Dic 04 2013, 23:50

El elfo se excusó y miró en la dirección en la que ya hacía un rato me había fijado yo también. ¿Acaso buscábamos la misma cosa? O debería decir, ¿persona? Sonreí y lo dejé marchar.

Observé un rato el pajarraco del cielo y cómo escuchaba a Falcon, el cual se acercaba poco a poco a su objetivo. Volví a sonreír. - Hoy debe de ser mi día de suerte. - me dije a mí misma en voz alta. Desvié mi mirada hacia la derecha, hacia los bajos techos de las casuchas humanas. Dudé un poco. ¿Aguantarían o no aguantarían? Bufé ante mis propios pensamientos. "¿Y si no, ¿qué?"

Con una sonrisa en el rostro cogí carrerilla y de un salto aterricé en el techo más cercano. Corrí, saltando los pequeños huecos, y finalmente alcancé, no, adelanté al elfo. Sin molestarme en averiguar si me había visto o no le saqué la lengua como una niña pequeña y seguí corriendo ágilmente, despertando la curiosidad y el mal humor de algún que otro humano insignificante. Al llegar al fin donde quería llegar, me impulsé doblando las piernas y di un salto, aterrizando del lado derecho de mi amiga de cabello plateado.

- ¡Primera! - grité al elfo entre risas, mientras que posaba mi mano con fuerza en la cabeza de Melwyn. - Vale vale... Tu mascota ganó, ¡pero no cuenta! ¡Así que gané yo! - Alargué una mano hacia el elfo que terminaba de acercarse, esperando un premio.

Sin haber recibido nada aún, bajé la mano y miré de reojo a la chica de cabello blanco. - Debe de ser el destino, amiga Melwyn. - dije con una amplia sonrisa.


Última edición por Eona el Vie Dic 06 2013, 00:33, editado 1 vez (Razón : Corregí el nombre de Falco, perdón no me di cuenta xDD)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Invitado el Jue Dic 05 2013, 00:53

Casi, casi podía sentirse libre de las garras de la loba cuando Noctis cayó literalmente del cielo dejándola sin aire y haciendo que la gente que pasaba cerca se asustase o molestase… no esperaba que el Halcón apareciera de pronto. Miró el capazo y luego al animal mientras pensaba en la posibilidad de desplumarlo. Se agachó y le susurró – Traidor – Como si creyera que el animal fuese a entender.

Se incorporó y se giró, el semi elfo se acercaba solo a paso ligero. Por un momento le vino a la cabeza aquella noche. No hacia mucho había decidido, prohibirse a sí misma, pensar en aquella noche… aunque de vez en cuando se sorprendiera pensando ello.

Sus pensamiento fueron interrumpidos por alguien a quien, por error, había olvidado por completo  - ¡Primera! – y una vez mas la rubia invadiendo su, tan preciado, espacio personal.  Apretó la mandibula, cerró los ojos unos segundos y aspiró en un intento de calma… no recordaba a nadie que le desencajase del modo en que lo hacia la rubia. De echo, aunque Eona se emperraba en llamarla “amiga”, por sus expresiones, era evidente que Melwyn pensaba todo lo contrario.

Cuando la loba alargó la mano para que el semi elfo le diera su ¿premio?, Melwyn se adelantó un par de pasos y colocó el capazo de mimbre en la mano de Eona – será un honor que me lleves esto – le dijo con una sonrisa tan amplia como las que la loba solia lucir.

- Parece que no volvemos a encontrar – Dijo a Tarken cuando se hubo acercado lo suficiente- Debe de ser el destino, amiga Melwyn- Le fulminó con la mirada – ¿Sabes? Cada vez que alzo la vista ¡Ahí estás tú! Creo que para esto hay un nombre y no es el destino precisamente… ¿Será acoso?- Le preguntó.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Tarken el Jue Dic 05 2013, 02:10

El joven semielfo ni se percató de que Eona lo había adelantado hasta que vio como cayó desde los tejados cercanos como si de un animal se tratase:

-Así que se trataba de eso...- ,se dijo a sí mismo recordando la reacción de su halcón cuando estuvo cerca de la joven rubia.

Sin embargo, algo más importante tenía su atención en vilo pues, después de apresurarse a alcanzar a la joven del cabello perlado, observó que Eona ya la había alcanzado y parecía estar hablando con ella y, cuando apenas estaba ya a un par de metros escuchó como la chica rubia la nombraba como Melwyn.
Por un instante se quedó helado, se llevó una mano a la mejilla donde lucía una cicatriz que poco a poco se iba difuminando por su genética élfica, mas el recuerdo de lo sucedido aquella noche aún lo llevaba consigo, en sus dedos, en la palma de sus manos....y en sus labios.

El joven semielfo escuchó de nuevo la voz de Melwyn cuando esta se dirigió a Eona y le increpaba algo, al parecer, por azares de la diosa fortuna, sus caminos volvían a cruzarse, sin embargo parecía ser que el de ambas también lo hacía y eso desubicó a Tarken por completo. Sin embargo allí se encontraba, a la espalda de Melwyn contemplando su belleza una vez más y, dejando a un lado el hecho de que ellas se conocían, el joven semielfo se adelantó y rodeó con sus brazos a Melwyn, como hiciere aquella noche cuando la liberó de aquella flecha y, acercándose a su oído le susurró unas palabras tan sólo para ella:

-Puede que me vencieras aquella noche, milady Melwyn, pero me prometí a mi mismo que tan solo habías vencido una batalla...- ,al decirle esto se separó lentamente de Melwyn y la liberó de su abrazo para luego alzar la vista hacia Eona y exclamar antes de que se dijera otra cosa más, -Eona, con tu acrobática carrera ya me has despejado algunas dudas, mas  ahora ardo en deseos de saber cómo y cuando os conocisteis. Y por cierto, milady Melwyn es la única que conoce mi verdadero nombre por lo que espero que Falcon sea por el que se me siga conociendo en estas tierras.- ,diciendo esto, Tarken buscó con la mirada alguna posada o taberna cercana y exclamó concluyendo, -Me gustaría invitaros a una taza de té o una jarra de hidromiel quizá, así podrías contarme la seguro interesante historia de cómo es posible que os conozcáis.-
Tarken
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 234
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Vie Dic 06 2013, 00:57

Susurrar no valía la pena, pero de todas formas hice como si no me importase. Así pues, después de la acogedora bienvenida de mi amiga, empezamos a dirigirnos hacia una de las tabernas del lugar.

Caminé en silencio, cargando obedientemente el objeto que Melwyn me confió. Para quien me conociese, sabría que algo no era igual que siempre, pues hablando sin rodeos, no solía ser del tipo de personas con semblante serio en el rostro. Pero así era. Mis labios no lucían la alegre y típica sonrisa de siempre. ¿Estaba pensando sobre la relación entre esos dos? No. ¿Sobre el hecho de que expuse mi verdadera identidad al elfo? No. Era algo mucho más importante. Y mi mente cavilaba, no, trabajaba al cien por cien en la información que corría por ella en ese momento.

Estábamos a punto de entrar, cuando me paré de repente. Levanté la mirada ilusionada, en dirección a mi amiga, y exclamé. - ¡Lo tengo! ¡Mi próxima canción será sobre el destino y el acoso! - La alegría volvió a mí, al menos la que siempre mostraba, con ese pequeño toque de burla y fanfarronería. Empecé a zarandear los brazos con fuerza y el fardo que me fue confiado salió volando por los aires. Entré dentro de la taberna, esperando que alguien lo cogiese en mi lugar, sin importarme realmente quién.

Una vez sentados y con nuestros pedidos echos, decidí retomar la conversación que, por motivos de mayor peso, había aplazado antes. - Pues... Un ladrón me había robado y ella y otro amigo mío me ayudaron a atraparlo. Aunque ese solo fue el principio. - dije con todo infantil y una sonrisa de oreja a oreja, mientras le guiñaba un ojo Melwyn. Dejé en sus manos si quería añadir sobre la muerte de este o de los otros humanos a los cuales nos encontramos por el camino. No iba a ser yo quien presumiera de mis triunfos. Eso no se vería bien.

- Y dime. ¿Cómo os conocisteis vosotros dos? "Puede que me vencieras aquella noche..." - repetí sus palabras, con una sonrisa que indicaba que le había pillado. - Los de mi clase tenemos buen oído. No tengo por qué ocultarlo. ¡Ahh...! También quiero saber lo de tu "hermano". Soy toda oídos. -

(Modifiqué lo del nombre en mi post anterior XDD)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Invitado el Vie Dic 06 2013, 11:53

Todo rastro de molestia por la presencia de la loba, desapareció cuando Tarken le rodeo con sus brazos.  Inclinó levemente su cabeza hacia el y sonrió al escuchar sus palabras – Siéntete libre de intentarlo- susurró sonriendo, mientras él volvía a separarse.

El semielfo sentía interés por conocer los detalles de como se habían conocido ellas, miró a Eona y se encogió de hombros no tenía reparos en contar lo sucedido, sobre todo porque ella no era la asesina de la historia, otra cosa seria lo que pensase la loba al respecto. Luego, Tarken le informó sobre su “nuevo” nombre, Falcon. Aunque prefería dirigirse a el utilizando su verdadero nombre, asintió y añadió– Así será- Claro que, solo le llamaría así en público.

El camino a la posada mas cercana fue, extrañamente, silencioso. Sobre todo porque Eona era de las que hablaba por los codos, aunque sus palabras a veces no tuvieran sentido. Justo en la puerta, el estado anímico de la loba volvió a ser el de siempre. Tras escuchar la absurda idea de una nueva canción le dijo entre dientes- Espero no estar presente cuando la cantes.

La loba empezó a zarandearse. Si, ya empezaba a ser la misma desequilibrada de siempre. Miró fugazmente al semielfo y cuando volvió la vista al frente el capazo ya volaba por los aires… apretó la mandíbula, colocó las manos a su espalda y antes de que aquello cayera sobre un pequeño grupo de humanos apareció en sus manos. Al sentarse en la mesa, frente a Eona, aun tenia el brillo irisdiscente en su mirada… pero poco a poco aquel brillo fue desapareciendo.

Eona le explicó a Tarken su versión del “como se conocieron”. Melwyn soltó una carcajada, apoyó los codos en la mesa y se inclinó hacia delante - ¿Enserio? ¿Es así como tu lo recuerdas?- Entonces miró al semielfo- Fue a mi regreso, unos días después de nuestro encuentro. Te lo resumiré, Devan me acompañaba a la ciudad, apareció su ladrón y después la asesina del ladrón – Se encogió de hombros, no le importaba quien matase o robase a quien, lo que le importaba era haberse visto metida en aquel jaleo sin comerlo ni beberlo- Luego aparecieron unos guardas, nos acusaron injustamente al humano y a mi de asesinato y mas gente murió- Y fin de la historia.

Eona por su parte, también mostró interés por como se habían conocido ellos. Apoyó la espalda en el respaldo de la silla y se cruzó de brazos, Sonrió y miró a Tarken cuando la loba repitió sus palabras. Pero no dijo nada, así como tampoco preguntó ni que estaban haciendo aquel dia juntos, ni como ni cuando se habían conocido…
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Tarken el Vie Dic 06 2013, 19:39

La dulce voz de Melwyn se coló por mis puntiagudos pabellones auditivos al tiempo que me separaba y dibujaba una media sonrisa en mi rostro ante el aviso de que tenía libertad para vencer en aquella peculiar competición que empezara la noche en la que conocí a la mujer del cabello perlado y piel dorada. Sin embargo, antes de que pudiera darme cuenta, estábamos ya en la entrada de una taberna observando como Eona retomaba su comportamiento alocado.

Una vez sentados a la mesa y bajo la amenaza de una canción de sospechosa letra por parte de la rubia, Melwyn me describió un encuentro que sólo podía haber descrito como hilarante donde se conocieron ambas. Mi rostro cuando terminó de explicarme algo de un asesinato y cosas inverosímilmente similares debía ser todo un poema, no podía dar crédito a semejante historia aunque tampoco quise indagar mucho más por miedo a conocer más detalles sin ningún sentido como los que ya sabía.

Tras un silencio en el que intenté digerir todo aquello, ayudado como no por un trago de hidromiel recién servida, le devolví la sonrisa a Melwyn y exclamé:

-Verás Eona, nosotros los halconeros criamos y adiestramos aves como Noctis, mi compañero halcón, para servirnos de su fuerza y velocidad en combate o caza, sin embargo, Noctis es un halcón especial, él ha sido mi primer halcón compañero por lo tanto el vínculo que nos une es mucho mayor que cualquier ave que pudiera adiestrar.- ,tras soltar aquella parrafada tomé otro trago y concluí, -A efectos prácticos es como el vínculo que suele unir a los de tu raza, ¿me equivoco?-

Diciendo esto me acomodé un poco más en mi asiento y miré a los ojos de Melwyn para luego decir mientras me sonreía:

-Y lo lamento, pero la historia de como nos conocimos es nuestra. Necesitas algo más que simple curiosidad para que te la cuente señorita Eona.-

Tarken
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 234
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Sáb Dic 07 2013, 15:28

- Amo las historias de amor. - dije irónicamente mientras observaba aún el leve brillo de los ojos de Melwyn. También me distraje al ver el rostro del elfo, que iba deformándose graciosamente mientras que mi amiga le contaba sobre nuestro encuentro, pero cómo no, lo que más me hipnotizaba eran aquellos mágicos ojos. No había ni punto de comparación. Los quería...

Tomé un trago de aquél mejunje de hierbas frío que me trajeron y arrugué la nariz. Aún así volví a dar otro sorbo. - Así que tu primera mascota... Yo nunca tuve. Los "vínculos" que me unen a los "míos" nunca sirvieron para tener algo así. - Lo dije sonriendo y con una voz irónica, pero era cierto que nunca conocí esos hermosos vínculos de los que me hablaba. Menos por una persona... Ya muerta. Di otro sorbo más a ese asqueroso líquido verdoso. - Un humano como mascota... Tal vez aún esté a tiempo. -

- No es justo que no sepa sobre tu auténtico nombre, teniendo en cuenta que fuiste tu el que vino a mí. - dije estirándome cómodamente sobre la mesa. - Pero Melwyn me lo revelará después, ¿verdad? ¿Me lo susurrarás al oído? - pregunté a la joven de cabello blanco mientras le lanzaba un guiño juguetón.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Invitado el Dom Dic 08 2013, 12:30

La expresión del rostro de Tarken no pasó desapercibida para Melwyn. Bien, asi sabria con que clase de ser iba paseando por el puerto aquel dia... Al semielfo le costó digerir aquello pero no tardó en contarle a Eona sobre el vinculo que le unia al Halcón e hizo una comparación sobre la raza de la loba y sus vinculos. Sonrió ante la respuesta de la rubia - Lo siento Eona, te he visto con humanos no creo que te duren lo suficiente.

Habia intuido que el semielfo no contaria nada acerca de la noche en que se conocieron, asi que, la respuesta que le dió a la loba no le vino por sorpresa. Contra menos supiera la rubia mejor. Eona no insistió con aquel tema pero parecia interesada en descubrir el verdadero nombre del semielfo.

- Pero Melwyn me lo revelará después, ¿verdad? ¿Me lo susurrarás al oído? -
Ladeó levemente el rostro mientras la observaba, acababa de darse cuenta del porque le molestaba tanto la presencia de la rubia... El poco respeto a la vida y los demás, su manera continua de moverse, sus constantes burlas, su afición por acercarse demasiado a ella anulando su espacio personal. Le recordaba a ellos, a su padre y su gente.

Antes de hablar, el brillo irisdiscente volvió a aparecer en su oscura mirada, y si queria podia tomarselo como amenza... habló muy pausadamente - El dia que te susurre algo al oido será el dia en que te clave mi daga en el corazón - Tras estas palabras le dedicó una sonrisa, escalofriantemente dulce, y preguntó antes de que ninguno de los dos pudiera hablar - Mi turno de preguntas ¿A donde os dirigiais cuando me habeis... - leve silencio mientras buscaba la palabra correcta: ¿Asaltado, perseguido?- ...encontrado?
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Tarken el Mar Dic 10 2013, 14:00

Con semejante contestación por parte de Melwyn, todas las dudas que podría haber tenido acerca de la relación entre mis dos acompañantes se despejaron por completo. Aquella mirada fulgurante me recordó por un instante a aquella noche, a la fortaleza que mostró en la situación en la que nos vimos envueltos y, por un momento me acaricié la mejilla, donde aún lucía una leve cicatriz, y rememoré todo lo sucedido con una expresión de tristeza en mi rostro. Durante un instante me quedé inmóvil, mirando al vacío con mi copa a medio camino de mis labios y un pensamiento cruzó por mi mente:

-Sin tierra, sin hogar....por los dioses. Llegará el día en el que ajustaremos cuentas...-

Ensimismado en mis pensamientos, volví a la realidad ante la pregunta de Melwyn y, parpadeando para recuperar el hilo de la conversación, bajé la copa y le sonreí algo apresurado al tiempo que le contestaba:

-Pues mis pasos me llevan a las Islas Illidenses, milady Melwyn, me detuve tan sólo por la reacción de Noctis ante nuestra anfitriona.- ,dije señalando a Eona con la copa de hidromiel, -Tenía curiosidad por saber qué había hecho a mi halcón reaccionar así ante ella....aunque eso ya ha quedado resuelto.- ,diciendo esto miré profundamente a Melwyn y le dije con voz suave, -Aunque de nuevo parece que la diosa fortuna me ha vuelto a sonreír y, pese a que me encantaría contarte el motivo de mi viaje, creo que el oído de nuestra amiga estaría demasiado al tanto de mis palabras como para dar tantos detalles.- ,al decir esto volví a sonreir y concluí, -Además, también desconozco el motivo de la presencia de una mujer lobo aquí en Lunargenta.-

Una vez más las dudas y los secretos envolvían aquella peculiar reunión, si bien era cierto que había asaltado a Melwyn en el mercado del puerto, tampoco deseaba dar con lujo de detalles la razón por la cual viajaba a tierra de Brujos. Sin embargo, me agrada sobremanera tener la compañía de Melwyn de nuevo, su belleza era tal y como la recordaba desde su encuentro en los lindes de Sandorai y, pese a todo, Eona le resultaba cuando menos entretenida, aunque todavía tenía que aclarar el motivo por el cual aquella chica rubia me miraba así tan fijamente a los ojos, se me antojaba como si ella quisiera hacerse con ellos.....pero no podía ser tal cosa....eso esperaba al menos.
Tarken
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 234
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Mar Dic 10 2013, 15:51

Aún con la cabeza tumbada encima de la mesa, escuché la áspera voz de Melwyn, con, se podría decir, un semblante enamorado dibujado en mi rostro. "Ahhh..." suspiré en mis adentros. Ojos que parecen estar muertos y aburridos, pero en verdad cambian a algo tan especial. Tan único. Tan maravilloso... Aún no, pues había tiempo. Pero algún día, esos ojos serían míos. Mi única duda era si empezarían a brillar de aquella forma incluso sin su dueña... Si no fuese así, sería una verdadera lástima.

El largo silencio fue roto por el elfo, que empezó a responder a la pregunta de Melwyn. Le escuché con una oreja, pero en todo momento no aparte la mirada de los ojos de la maga, con una expresión sonriente y embobada. Simplemente, eran unos ojos maravillosos... Falcon terminó de hablar y me reí por lo bajo, pero sin apartar la mirada de mi objetivo. - ¿Acaso los míos no podemos viajar? Solo estoy de paso. Como tu, voy de camino a las Islas. Y hablando de eso, mi barco partirá en poco... - terminé de burlarme de él y al fin miré sus ojos en vez de los de la joven de cabellos blancos. Si no fuese por mi amiga Melwyn y las joyas que ocultaban las cuencas de sus ojos, los del elfo sería, como poco, otra jugosa pieza para mi colección. Pero estando juntos no tenía modo alguno de superarla. Pobre... - Tengo un "trabajito" ahí. - dije con media sonrisa en el rostro.

Me levanté y me estiré por encima de la mesa, agarrando un mechón de pelo blanquecino. Dejé que este se deslizase entre mis dedos con naturalidad, mientras me acercaba poco a poco a mi amiga, hasta que nuestras narices estuvieron casi por rozarse. - Sabes lo que me gusta, ¿eh? - solté una risilla. No me importaba si era hombre o mujer, pero la forma que tenía de hablar conmigo. El picante de sus palabras... Era como un juego de lo más entretenido para mí. Y uno no se aleja de algo entretenido, sino que insiste. Se hunde más y más en ese sentimiento. Para disfrutarlo cuanto más mejor. - Tendrás que ponerte a la cola si quieres tomar mi vida. Pero, creeme, que si tuviese que elegir, te la dejaría solo para ti. - hice la intención de que mis labios rozasen los suyos, pero en el último momento me levanté colocándome recta, riéndome en silencio.

- Hasta podríamos ir juntos a las Islas, Falcon. Sería como una alegre excursión. - dije esta vez hacia mi nuevo amigo elfo. - Y claro que sería maravilloso si decides acompañarnos. - dije con un tono irónico hacia mi amiga Mel, tratando de hacerla enfadar y que dijese que sí por el simple motivo de llevarme la contraria.

Dejé una moneda en la mesa y me dispuse a regresar al puerto. - Si me acompañaseis y me despidieseis, cumpliríais uno de mis sueños. ¿Qué decís? -
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Invitado el Mar Dic 10 2013, 23:30

Ignoró el "embelesamiento" de Eona, dudaba de que en todo Aerandir hubiera alguien mas con aquella capacidad de sacarle completamente de sus casillas.

Mientras Tarken habló, mantuvo toda su atención en el. Por unos segundos su mirada se entristeció al escuchar que estaba apunto de embarcarse hacia las islas... demasiado bonito hubiera sido que en vez de embarcarse acabase de desembarcar. Solo fueron unos segundos, luego se esforzó en colocarse el mismo caparazón de siempre: Neutral, distante, fría... bueno al menos lo intentó.

Ya iba siendo hora de volver a la granja, había terminado entreteniéndose demasiado y aquello podía hasta costarle una semana entera sin salir de alli. Se inclinó hacia delante para coger el capazo y de pronto notó cerca la mano de Eona, con mechón suyo entre los dedos. instintivamente se echó hacia atrás todo lo que el respaldo de la silla le permitió, la loba continuó acercándose sobre la mesa, hasta el punto en el que al terminar de hablar pareció que la iba a besar... una mano apretó el asa del capazo, la otra se posó sobre su muslo justo encima de su daga. No era el momento, ni el lugar de montar una escena…

- ¡Que se besen, que se besen!- Tararearon un par de borrachos al fondo del lugar. (xD)

Por suerte, Eona volvió a incorporarse. Soltó un bufido y se puso en pie, si… definitivamente la loba actuaba como lo hacia la gente de su padre, y lo que era peor, actuaba como podría terminar ella misma actuando si no se controlaba a la hora de utilizar su poder. Era mejor ignorar lo que acababa de ocurrir y actuar como si nada hubiera pasado.

Alternó su mirada de la loba al semielfo mientras ella hablaba de que su barco estaba apunto de zarpar - Y claro que sería maravilloso si decides acompañarnos – Sus labios esbozaron una sonrisa irónica – Una lástima,  pero resulta que tengo una vida y un trabajo que atender- Se encogió de hombros- Espero tardar mucho, pero mucho, en volver a verte Eona- Sin mas, dejó de prestar atención a la loba y se dirigió a Tarken, se acercó y tocó su mejilla, donde aún quedaba algo de su cicatriz – Esperemos que tu diosa fortuna nos vuelva a sonreir- Sonrió y retrocedió.


Última edición por Melwyn el Jue Dic 12 2013, 15:56, editado 1 vez
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Tarken el Miér Dic 11 2013, 20:16

A medida que expliqué el por qué de mi estancia en el puerto, contemplé como el bello rostro de mi dama Melwyn adquiría un tinte que habría jurado representaba tristeza, quizá decepción cuando escuchó mi intención de visitar las islas. Aquello hizo que las dudas me asaltaran, por momentos me pregunté si mi deseo de descubrir el hogar de los Brujos, antiguas tierras de Druidas, era realmente algo que debía hacer. Desde que fuera desterrado, la incertidumbre acerca de mi sino se había alojado en mi corazón y quizá aquel viaje era tan solo una idea descabellada que me traería más infortunio que respuestas. Fuera como fuere, el barco no tardaría en zarpar y, al menos, debía comprobar por mi mismo si aún perduraba algún vestigio de mis antepasados en aquellas tierras.

Mis pensamientos y tormentos cruzaban raudos por mi mente mientras mis ojos reclamaron mi atención a lo que sucedía frente a mí. Al tiempo que los presentes en aquella taberna coreaban al unísono por un beso, vi como dicho beso era clamado entre Eona y Melwyn. Una vez más mis párpados se abrieron ampliamente sin dar crédito a lo que tenía ante mí. Un impulso hizo que mis músculos se tensaran para saltar sobre Eona e impedir que besara a Melwyn, que besara aquellos labios cuyo tacto aún recordaba en los míos. Sin embargo, se detuvo antes de hacer aquella locura haciendo que expulsase el aire contenido, aliviado en realidad. Toda aquella situación comenzaba a turbarme, hasta aquel instante nunca había conocido a nadie que lograse ponerme tan nervioso, en el mal sentido de la palabra, como lo lograba aquella mujer lobo, sin duda Eona tenía el don de captar la atención de todo aquel que tenía en derredor, mas no era solo por su innegable belleza, sino por su conducta pueril y alocada, aunque algo debía reconocer, si Melwyn tenía tal deseo de acabar con su vida y tras la historia de los asesinatos, Eona debía ser muy peligrosa.

Aquella extraña reunión parecía llegar a su fin cuando Eona dejó la moneda en la mesa para pagar la cuenta. La mujer lobo se levantó para acudir al barco que la llevaría a las Islas Illidenses, el mismo barco al que yo debía subir. Sin embargo, mientras dejaba la copa en la mesa, escuché como Melwyn casi se despedía de ambos al tiempo que hacía referencia a sus deberes. Sin embargo, cuando sus dedos rozaron mi mejilla, casi hubiera jurado que la ternura acudió a su hermoso rostro. Contemplé sus ojos azabache en los que podría perderme y le sonreí dejándome llevar por su caricia, deteniendo el tiempo por un instante en el que todo aquello que nos rodeaba volvía a desaparecer, como si ambos nos encontráramos en un mar de oscuridad, sólo nuestro y, antes de que Melwyn asiera aquel cesto, me adelanté y detuve sus manos con las mías. Sabía que tras aquello habría quizá risas y comentarios desafortunados e incluso jocosos por parte de Eona, pero no importaba lo más mínimo, sin dejar de mirar a los ojos a mi hermosa dama de cabello perlado y áurea piel, la traje contra mi pecho y, en un dulce susurro le dije:

-En esta ocasión no robaré aquello que deseo sea mío...-

Al decir esto, besé sus labios, contuve mi aliento mientras me deleitaba con el tacto y el sabor de aquellos labios que una vez fueran míos bajo la luna y estrellas de Sandorai. Alcé mi mano derecha para acariciar su mejilla suavemente hasta perder mis dedos en su pelo. Mi corazón latía desaforado mientras saciaba mi sed por sus labios, unos segundos en los que volqué mi deseo y mis ganas, aquel no era un beso de despedida, no era un beso robado....aquel beso era una promesa:

-Ni el tiempo ni el espacio que nos separe podrán impedir que logre vencerte milady Melwyn.....- ,mis palabras salían cálidas de mis labios que aún ardían.

Tras aquellas palabras, suavicé mis manos que aún apresaban las de Melwyn y, tras soltarla por completo, cogí yo en su lugar el cesto y se lo entregué. El tiempo pareció volver a su cauce mientras, aún ruborizado, aguardé a que Melwyn reaccionara bien acabando con mi vida fulminado por sus ojos negros como la noche, bien acabando literalmente con mi vida. Pese a todo, el atrevimiento bien merecía la pena así como cualquier castigo que ella creyera oportuno. De nuevo nuestros caminos se separaban y al menos durante el viaje acompañaría a Eona rumbo a las islas de los Brujos.
Aún debía recorrer un largo camino, muchas dudas y preguntas debían ser respondidas, aún no podía entregarme a ella.....aún.
Tarken
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 234
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Miér Dic 11 2013, 22:31

Me paré a medio camino, para observar silenciosamente la escenita que ofrecían la parejita de enamorados. Los de la posada parecieron querer empezar a gritar algo, pero bastó una de mis miradas más frías y amenazantes y todos mantuvieron el silencio hasta que yo no decidiese lo contrario.

Me reí por lo bajo, obserbando como todo llegaba a su final y empecé a aplaudir. Otra mirada, y la taberna entera estalló en aplausos y silbidos. Sonreí satisfecha por el control que imponía sobre la gente y volví a fijar mi atención en los dos tortolitos. - Bueno bueno. ¡Ya basta de dulcerías o llegaré tarde! -

Me acerqué al par y, en especial, a mi amiga Melwyn. La miré sonriente, como si me burlase de ella, a la vez que sonreía con sinceridad. - El amor es una pérdida de tiempo. - Me acerqué como un rayo y para "anular" el beso de Falcon le di un beso como un flash en los labios. Fue acercarse, el contacto y alejarse. Como un niño que hace una travesura salí riendo de la taberna, para esperar al elfo en la calle si decidía seguirme o no. De la maga ya me di por despedida.

----------------------------------------------------------

Más tarde, ya en frente del tablón de madera que subía hacia el barco, me reencontré con el capitán de la embarcación. Una vez más, comprobé que era un barco de transporte, pero poco me importaba aquello, siempre que llegase a mi destino. Sonreí al saludo del hombre de mediana edad en camisa de rayas blancas y azules y fijé mi mirada en la del elfo. - Seguro que no quieres quedarte con tu "amada"? - Me estaba burlando de él, pero él podía tomárselo como quisiese.

Subí por el tablón de madera humedecida, acompañada de las palabras del marinero. - Bienvenida a bordo, bella dama. -

( Por mi este rol puede cerrarse en cuanto terminéis. Tarken, abriremos otro post en el mar, si quieres te dejo los honores a ti, si no mándame un MP y lo hago. Mel, seguiremos en contacto, "cariño" XDDD.)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Invitado el Jue Dic 12 2013, 16:00

Offrol: Edito el final del post anterior eliminando que cojo el cesto

El calor de sus labios provocó en ella una oleada de sensaciones. Todo desapareció a su alrededor, la gente, el ruido, Eona, sus dudas… En aquel instante solo estaba él, lo único que deseaba era devolverle el beso con la misma intensidad con la que él la besaba a ella. Quería estar más cerca de él, ceñir sus brazos alrededor de su cuello, necesitaba más…  -Ni el tiempo ni el espacio que nos separe podrán impedir que logre vencerte milady Melwyn- dijo mientras se separaba de ella. Cogió aire y después se le escapó un suspiro,  mientras Tarken le devolvía su cesto. Él no lo sabía, tampoco pensaba decírselo, pero aquella extraña competición ya tenía un ganador.

De pronto aplausos y silbidos llenaron el silencioso vacío que se había formado alrededor de ellos, rompiendo la magia del momento y devolviéndoles a la realidad.

Eona se acercó, con otra de sus sonrisas dibujada en su rostro - El amor es una pérdida de tiempo- creyó escucharle decir, pero ella seguía perdida en él. Casi sin pestañear embobada, hipnotizada ¿Atontada?

En otro momento, el gesto de Eona (Porque aquello no podía llamarse beso) le hubiera sacado de sus casillas, esta vez solo logró sacarle de su ensimismamiento… Aunque, le entraron ganas de cambiar de idea y coger aquel barco, solo por el placer de lanzarla por la borda en el mínimo descuido.

- Bueno… - Empezó a decir -… Vas a perder tu barco – Eso de las despedidas no se le daba demasiado bien, sobre todo porque tampoco se le apetecía volver a despedirse de él… no después de aquel beso.

Empezó a caminar hacia la puerta. Antes de salir, apoyó la mano en el marco de la puerta y le miró – Que tengas un buen viaje – Tras estas palabras salió del lugar. Sin beso de despedida, sin sonrisa… una despedida totalmente distinta a la anterior, más molesta consigo misma que con el hecho de que el volviera a marcharse.  

“Los sentimientos nos convierten en seres vulnerables e irracionales” No sabía cuantas veces se había repetido aquella frase en las últimas décadas. En aquel instante aquellas palabras volvían a cobrar sentido… Porque así se sentía, confundida y vulnerable, Tarken había logrado colarse en el interior de aquellos muros que con tanto empeño había construido.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Tarken el Vie Dic 13 2013, 03:46

-...vas a perder tu barco.-

Las palabras de Melwyn sonaron extrañas, tras besarla, todo lo que sucedió después me pareció irrisorio hasta que sus palabras llegaron a mis oídos, como una tibia despedida. Se me antojó decepcionada por mi marcha, pero, ¿acaso podía ser así? Lo que empezó siendo un juego inocente, una especie de competición se estaba tornando en una vorágine de sentimientos que se desataron con ese beso, como bien había sentido al unir mis labios con los suyos....ni una despedida, ni un beso robado, mis labios habían sellado con los suyos la promesa de volver a ella, de convertir el azar de nuestros caminos en una certeza que nos uniría de nuevo.

-Que tengas un buen viaje.-

Sus últimas palabras sonaron pétreas como la roca, frías, inertes....Habían sido dos las ocasiones en las que había contemplado la fortaleza de Melwyn, la capa impenetrable que llevaba consigo para no ser herida y, sin embargo, cuando estaba conmigo, junto a mí, toda aquella fortaleza se tambaleaba, como lo hacía todo mi ser cuando sentía su calor, cuando me embargaba esa cálida sensación de bienestar cuando la tenía entre mis brazos....Mas ahora, mi dama Melwyn volvía a armarse con esa coraza. Contemplé su rostro un instante antes de que se marchara, le sonreí y asentí con dulzura pues al menos deseaba que se llevara consigo mi sonrisa. No hubo palabras, no me regaló su sonreír, mas eso tan sólo me produjo tristeza imaginando a la realidad a la que debía enfrentarse ella ahora para marcharse así:

-Ya tienes mi promesa en tus labios....y no dudes que mi camino regresará al tuyo a reclamar mi sonrisa......y la tuya.-

Sonriéndome entre dientes, salí de aquel lugar para unirme a Eona en aquel viaje a las islas Illidenses. Nada más salir, Noctis chilló en las alturas cansado de esperas a lo cual cambié mi expresión pensando en el camino que me aguardaba, aunque, quizá tenía más curiosidad por cómo sería un viaje tan largo en compañía de aquella chica lobo:

-Por los dioses, debo de estar loco para viajar en el mismo barco....-

-----------------------------------------------------------------------------

Eona ya se encontraba en la pasarela para subir a bordo cuando me preguntó aquello. Su forma de burlarse de todo aquello que le rodeaba era casi irracional, aunque tampoco me molestaba en demasía. Ante su cuestión tan sólo negué con la cabeza y me limité a subir al barco para emprender el viaje. Tras cruzar el tablón de madera tras ella, exclamé mientras recogía a Noctis con el brazo izquierdo:

-Diosa Eona.....- ,dije muy serio mientras me giraba para mirarla, -....estáis como una regadera.-

Tras decir esto giré de nuevo la cabeza con una media sonrisa para contemplar el puerto, el bullicioso puerto de Lunargenta y, con un suspiró, me despedí de él.



//Fin de la escena
Tarken
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 234
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Eona el Vie Dic 13 2013, 18:36

FIN Sigue para Tarken y Eona AQUÍ!!!
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El viaje de un asesinato (Libre)

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.