Encuentros fortuitos [privado]

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Mar Nov 05 2013, 23:36

La luna se alzaba entre las estrellas esa noche sin nubes. Brendarid llevaba varios días esperando el momento de salir a cazar, y no podría haber un instante más propicio. Su cuerpo se cubrió por una capa de pelo tan oscura como la mismísima cúpula celeste; todo su cuerpo se tornó en un gran lobo negro.

Caminó sin hacer el más mínimo ruido, como si flotase sobre la maleza y las piedras sueltas. Sus ojos brillaban en la oscuridad como dos luceros que presagiaban la muerte. Allá a lo lejos pudo observar a un solitario ciervo que pastaba sin preocuparse de lo que se le venía encima.

Como si fuera un relámpago, saltó sobre el cuello del animal que se partió al instante, consiguiendo así librarse de una incomoda pelea entre ambos. La sangre salía a borbotones y tenía sus blancos dientes de un color rojo intenso que se confundía con el negro con la escasa luz. Los últimos espasmos del ciervo cedieron y al fin pudo transportarlo hasta su pequeño refugio.

No había recorrido ni diez metros cuando notó algo. No supo apreciar qué era con exactitud: un olor, tal vez una mirada o un reflejo. Sintió que alguien le observaba. No dudó en soltar a su presa y volver por donde había venido. Corrió como si le persiguiesen varios cazadores armados.

Una vez en su cueva volvió a su forma humana y se cubrió con unas pieles, fruto de sus cacerías, para resguardarse del frío. Pocas veces le había pasado eso, siempre era la bastante cuidadoso como para alejarse del territorio de otros licántropos. Quería encender un fuego, pero no se atrevió; pronto comenzó a temblar de frío.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Mar Nov 05 2013, 23:59

Llevaba dos días recorriendo los bosques sin convertirse en humana, había perdido su ropa, la ropa tan cara que tenía, hacía demasiado tiempo que no iba a trabajar, llevaba demasiado tiempo con muchas cosas en la cabeza y necesitaba solventar sus problemas. Aquella noche no era muy diferente a las demás, la luna resplandecía allá a lo alto, y ella simplemente caminaba siguiendo la música de la noche. 

Los grillos hacían demasiado ruido para sus oídos, a menudo les gruñía cada vez que pasaba al lado de algún árbol. Seguramente ni se acordaría de andar sobre sus dos patas, su parte más animal había salido demasiado tiempo a la luz y ahora la bestia negra era la que dominaba su cuerpo. 

El olor a sangre fue la que la alertó, alzó la cabeza y las orejas clavando sus ojos amarillos en la espesura de la noche, alguien cazaba cerca de su territorio, demasiado cerca. Alzó el hocico y olfateó de nuevo, casi podía sentir como la carne se desmenuzaba en sus fauces cada vez que respiraba aquel olor. Echó a correr, no estaba muy lejos de allí. 

No tardó a penas diez minutos cuando llegó, cerca de la parte este del lago, tenía hambre, pero era más la curiosidad que otra cosa, todos los clanes sabían que aquello era propiedad del colmillo y nadie se atrevía a cazar por allí. Cuando llegó se ocultó rápidamente entre los arbustos, sus ojos amarillos se clavaron como flechas en un ciervo, al parecer nadie estaba cerca... Sí, había alguien, Nana alzó la vista y allí estaba, una gran fiera negra, tan negra como su mismo pelaje echaba a correr dejando atrás a su pieza recién cazada. 

En otro momento habría aullado y se habría cobrado la pieza aún caliente de aquel que había salido corriendo pero estaba en shock, alguien igual que ella, alguien con su mismo color de pelaje, no podía ser. Echó a correr detrás de él, era algo más grande que ella, pero no mucho más. Le siguió hasta una pequeña cueva no muy lejos de allí, cada vez que le veía pasar menos se lo podía creer. 

Le vio transformarse una vez llegó a la cueva, su cacería podría haber terminado allí pero no, no podía dejarlo pasar. Avanzó unos metros hasta llegar a la entrada de la cueva, sin intención alguna de cubrirse se transformó en humana, al principio le fue difícil acostumbrarse a la oscuridad, a todo en general, hasta a andar. Sintió un pequeño mareo que la hizo titubear un segundo y luego se plantó firme. 

-...¿Hola? -Preguntó acomodándose el pelo a un lado mientras se frotaba los brazos desnudos. La piel erizada, hacía demasiado tiempo que no sentía el frío directo en la piel humana. Entrecerró los ojos para ver, sus pupilas aún se estaban acostumbrando a la noche. -No vengo a haceos daño. -Ladeó el cuello frunciendo el ceño, buscando al menos una señal, un saludo, algo que le permitiese localizarle entre la penumbra.


Última edición por Nana el Miér Nov 06 2013, 00:57, editado 1 vez
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 00:15

No podía creerlo, había sido lo bastante descuidado como para permitir que le siguiesen. Sabía que ella no podría verle en la oscuridad con su forma humana, por lo que no movió un solo músculo. Observando su andar y su desnudez supuso que llevaba varios días bajo su forma de bestia. Si se acercaba, no supondría una amenaza.

La idea de atacar y rajarle el cuello pasó por su cabeza, pero consiguió contener esa mezcla entre furia y temor que crecía en su interior. Si quisiese atacarle por haber cazado en su territorio, ya podría haberlo hecho. Movió la mano en la oscuridad y arrojó a sus pies la piel de un ciervo que el mismo había cazado y despellejado.
-Cúbrete y siéntate antes de que te caigas- dijo sin salir de la seguridad de la penumbra -. Y no es necesario que me trates con cortesía.

Encogido con las rodillas al pecho, sujetaba la empuñadura de su cuchillo con fuerza. Puede que solo fuese una mujer, pero era licántropa, no había motivos para fiarse de ella; todo lo contrario. Un sudor frío le recorría la espalda, nunca había estado tan cerca de otro licántropo desde hacía muchos años. El más mínimo movimiento en falso y estaría listo para acabar con ella.
-¿A qué vienes? Ya he abandonado al ciervo.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 00:53

Vio una mano moverse y sintió como su instinto le salía desde dentro raspándole la garganta, esa necesidad de lanzarse sobre algo que se estaba moviendo le hizo temblar las rodillas por un segundo. Entonces vio como le lanzaba una pieles y la invitaba a sentarse con él. Pese a todo, Nana aún seguía desconfiando, no era de las personas que confiaban en la gente nada más conocerlas. 

Se puso la piel al rededor del cuerpo a modo de improvisado vestido y recorrió con la mirada toda la cueva, analizando las posibles rutas de escape. Clavó de nuevo sus ojos en él, poco a poco su vista se acostumbraba a la oscuridad y al menos ya podía ver su silueta. 

Nana esbozó una pequeña sonrisa irónica mientras negaba con la cabeza. 
-Y tú puedes soltar el cuchillo. -Le dijo en tono irónico aún negando con la cabeza y se acercó cautelosa hasta sus pies, miró la gran cantidad de pieles que había en toda la cueva y arqueó una ceja aún curiosa. 

No hizo pregunta alguna ni aclaración, se sentó a su lado en el suelo y a penas se hubo sentado giró la cabeza, no olía a nada ni a nadie conocido, sino ya habría catalogado aquel olor y lo habría relacionado con algo. "Pieles secas, romero y vino rancio". Aún sus oídos no se habían hecho a su forma, tragó saliva un par de veces para destaparlos. 

-No es el ciervo lo que me interesa. -Le respondió al cabo de un rato, cuando ya se había acomodado en el suelo con las piernas cruzadas. -Tu lobo es negro.-Afirmó simplemente perdiendo la mirada en la entrada de la cueva, allá donde los rallos de luna aún se veían azules dándole color al viento. Frunció el ceño de nuevo, con el semblante serio y volvió la cabeza de nuevo para mirarle. -Tu lobo es negro. -Volvió a repetir aún extrañada. 

Un escalofrío le rondó desde la punta de los dedos de los pies hasta el último pelo de la cabeza. Si realmente había encontrado a alguien como ella entonces aquella maldición no sería cierta. Clavó sus ojos grandes y amarillos que brillaban bajo la poca luz que podía entrar a aquel lugar, entre asombro y confusión por todo lo que estaba pasando, era como una niña a la cual le acababan de decir que la magia era cosa de magos y no de humanos, su mundo se estaba derrumbando por momentos. 

Negó con la cabeza y par de veces y con el mismo semblante, serio e indiferente se atusó el pelo medio revuelto. Estaba tan extrañada que había olvidado el hambre que antes la había llevado hasta allí. Sus tripas empezaron a rugir. Se miró el estómago y posó una mano sobre este para calmar el ruido. 

No sabía muy bien qué decir, había sido un encuentro cuanto menos incómodo. 
-Mi nombre es Nana. -Logró decir después de un rato pensando en el silencio de la noche. Le dedicó una sonrisa amable y ladeó la cabeza.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 01:20

Ella se sentó a su lado como si nada. Aflojó la presión en el mango del cuchillo, pero decidió no soltarlo; no se fiaba de esa mujer. Se arrastró un poco para alejarse algo de ella, su cercanía sumada a su desnudez le resultaban incomodas.
-¿Qué pasa con el color de mi lobo? Pues claro que es negro.- dijo con cierto tono de desconfianza reflejado en su voz.

Se puso en pie, dándole la espalda a aquella desconocida. El también estaba cubierto únicamente con manta de piel, no tuvo tiempo de vestirse antes de que ella llegase. Se adelantó hacia un pequeño círculo de piedras con marcas negras; solía encender el fuego ahí. Dado que lo había dejado todo listo antes de partir a cazar, apenas tardó unos pocos minutos en tener encendido una hoguera. Se sentó frente a las llamas con las piernas cruzadas.
-Yo soy Brendarid.- el ruido de sus tripas no le pasó inadvertido- Siento no poder ofrecerte nada de comer, pero abandoné la única presa que he tenido en varios días.
Giró su rostro por encima del hombro para poder ver la silueta recortada en la oscuridad de aquella mujer que se hacía llamar Nana. Algo no encajaba
-¿Por qué no me dices qué es lo que quieres y terminamos ya con esto?

Tal vez fuese algo brusco, pero una desconocida se había presentado en su cueva y le había hecho perder su comida. Volvió a coger su tosco cuchillo que había dejado a un lado para poder encender el fuego y lo colocó sobre su regazo. Centró su mirada en el fuego, pero sus oídos estaban pendientes de cada uno de los movimientos de ella. Hasta de su respiración. Tampoco es que oliese a nada en especial: era evidente que no era una solitaria como Brendarid, pero no tenía impregnado el olor de otros licántropos.

El también tenía hambre; podría ignorar a esa hembra e ir a por su merecida pieza que se encontraba ahora a merced de los carroñeros del bosque, pero, por alguna razón que escapaba a su entendimiento, sabía que no debía hacerlo. Probablemente iniciar una pelea con ella no sería prudente y le obligaría a moverse de su refugio. Probablemente se viera obligado a cruzar el río.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 01:39

Seguramente en otras circunstancias la loba se habría levantado y habría salido de allí sin mediar palabra alguna, pues la desconfianza no era sinónimo de descortesía, no estaba acostumbrada a que la gente la tratase de ese modo tan brusco, ella era una persona importante. 

Pero en cierto modo aquella forma de tratar con ella le hizo recordar quién era, quién había sido durante tantos años, sumida en el desprecio de los demás licántropos, sumida en la marginación en cuerpo y alma. Se puso nerviosa, tenía tantas cosas que hablar tantas cosas que preguntar que no sabía cómo hacerlo ni cómo empezar. Podía notar como se le aceleraba la respiración y el corazón se le iba a salir por la garganta. Era un duelo de titanes, cada uno con su propósito, desconocidos. 

Se limitó a levantarse y alejarse de ella, no le sentó mal, había conocido a muchos lobos ermitaños y amargados como aquel y estaba acostumbrada a tratarlos. 

-No lo sabes, ¿Verdad? -Aquellos ojos amarillos que habían brillado con humanidad hasta no hacía mucho tiempo ahora brillaban más amarillos, más salvajes. -No tienes ni idea. -Le dijo con voz de reproche y se mordió el labio. -Tú eres como yo, yo soy como tú, nacimos malditos y moriremos solos. -Al igual que él ella también clavó su mirada en las ascuas del fuego que ardía poco a poco. Se quedó un rato en silencio, tan solo el crispar de las llamas rompían el ambiente de la cueva. 

Negó con la cabeza y se levantó maldiciéndose a si misma, hablar con él era como hablar con una pared, no podía explicarle algo que no le habían explicado cuando nació. Se quitó la piel que le cubría el cuerpo y se acercó al fuego para luego arrojarla al suelo al lado de él. 

-No quiero tus pieles, ni tu tiempo, ni tu comprensión. -Sus ojos amarillos lucían anaranjados con la luz del fuego. -Es más fácil encerrarse aquí que enfrentarse a lo que eres, a lo que realmente significa el color de tu pelaje. ¿A caso me dirás que tu vida fue perfecta, y que tu nacimiento no fue lo peor que le pudo pasar a tu familia?-Hablaba por hablar, con rabia, no sabía nada de él pero ella tan solo le resumía su propia vida a modo de desahogo. Quizá la maldición era falsa pero tan solo la ilusión de encontrarse con alguien como ella y ahora que lo había encontrado, no, no era como ella esperaba.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 01:54

No pudo evitarlo, aquella mujer le hacía perder su pieza,entraba en su cueva porque sí y osaba hablarle de su familia como si supiera por lo que tuvo que pasar. Con una violencia que salió de lo más profundo de su ser, pegó su rostro al de ella. Sus ojos azules brillaron de furia, los dientes de su boca se convirtieron en unos afilados colmillos y un terrible rugido brotó de lo más profundo de su garganta.
-¡No sabes nada! No oses hablar de mi familia o de lo que ocurrió, porque no saldrás de esta cueva con vida

Todos los músculos de su cuerpo estaban ahora en tensión. La piel que cubría su cuerpo se desprendió, cayendo peligrosamente cerca del fuego. No le importó. Avanzó hasta arrinconarla contra la pared de roca, su respiración era ahora muy ronca y sus colmillos pedían a gritos venganza por esas palabras.
-¿Por qué soy igual que tú? ¿Qué tengo que saber? ¡Responde!

La única razón por la que su mano no estaba agarrando el cuello de ella era porque de esa forma no podría hablar. Ignoraba quién era aquella misteriosa mujer, y lo más importante: ignoraba por qué, en el fondo, sabía que no iba a herirla.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 02:06

Todo pasó demasiado rápido para ella, había bajado la guardia, él se había levantado y la había arrinconado gritando contra la pared, no le tenía miedo, en absoluto, era la ira de la verdad; La verdad era una pequeña espina que hay clavada en el alma, y cuando la intentas tocar para sacarla a la luz, duele. Así se sentía él, y Nana lo comprendía demasiado bien. 

No perdió la calma ni se sumió a su juego de amenazas inútiles, nada más nombrar a su familia él se puso así, entonces ella estaba en lo correcto, algo dentro de ella se calmó, no era la única. Le miró seria, nadie osaba levantarle así la voz desde hacía mucho tiempo. 

-No hablaba de tu familia, hablaba de la mía. -Se quedó inmóvil un rato, con los brazos pegados al cuerpo y mirándole a los ojos. -Cada cien años nace uno como nosotros, hijos de Fenrir, en nuestra sangre llevamos su linaje y con él la maldición. Nacimos, vivimos solos y morimos solos porque todo el mundo que se acerca a nosotros muere. -Una extraña nostalgia la contagió de repente sin entenderlo, desvió la mirada al acordarse de toda la gente que había dejado atrás, y de toda aquella gente que no quería ni verla. 

Volvió a mirarle a los ojos, ahora con la luz del fuego podía ver aquellos ojos cristalinos, azules, que en cierto modo le recordaban a los suyos, a esa capacidad de hablar simplemente con una mirada, aquella mirada perdida. 
-Tienes razón, no sé nada... Lo siento. -Dijo en un susurro negando con la cabeza levemente.

Aquella desconfianza que había sentido al entrar a la cueva se había dispersado en el momento en el que él había manifestado aquella ira al hablar de su familia. Y por alguna extraña razón se sintió segura en aquel lugar, como si realmente hubiese encontrado a alguien que la entendiese.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 02:24

Al oír aquellas palabras, su rostro volvió a la normalidad. Retrocedió un par de pasos para alejarse de ella y asimilar lo que acababa de oír. Nada tenía sentido para el; llevaba demasiado tiempo viviendo de la soledad y la caza. Retrocedió hasta pegar la espalda contra la pared contraria a donde estaba ella. Su corazón, ardiente y rápido hace tan solo unos segundos, se paralizó por completo, como si el propio órgano tratase de asimilar esas palabras. Se frotó el pelo antes de hablar entre balbuceos, en contraposición a la fiereza de unos instantes antes.
-No... No puede ser... Mis padres...- trató de serenarse y volvió a clavar su mirada en los ojos de ella- Si lo que dices es cierto, ¿por qué somos dos? ¿Cuál de los dos morirá por estar al lado del otro? Nada de esto tiene sentido...

El crepitar del fuego le respondió inmediatamente. Se puso de cuclillas frente a las llamas; los oscuros recuerdos volvieron a su mente como dagas afiladas clavándose en lo más profundo de su ser. Quería gritar, llorar y destrozarse los nudillos contras las rocas para calmar aquel dolor abstracto.

El hecho de comprender que la muerte de sus padres no fue fortuita, que fue culpa suya, abría un poco más aquella herida ¿Debía realmente buscar venganza con los licántropos que los mataron, o es a sí mismo a quien debería castigar? Las dudas y el dolor se arremolinaban en su mente de tal forma que apenas le permitían pensar con claridad. Apenas recordaba que Nana seguía alli, observándolo.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 02:40

No esperaba aquella reacción, parecía confundido, demasiado confundido, parecía que iba a estallar en ira en cualquier momento y ella estaría allí para presenciarlo. Tragó saliva y se pegó más a la pared, como si aquello fuese a hacerla desaparecer. Por un momento se sintió mal por el, al parecer había abierto una herida que aún no había cicatrizado, pero quizá así tardase menos en cerrarse. 

Dudó en qué hacer, si salir corriendo y hacer como si aquello nunca hubiese pasado o seguir allí de pie, mirándole sintiendo pena. Pero entonces comprendió que pese a su naturaleza animal y salvaje eran humanos, y recordó lo que habían hecho muchas otras personas antes para tranquilizarla en momentos parecidos. 

Se acercó a él despacio y le abrazó por la espalda apoyando la cabeza en su hombro. Realmente nada tenía sentido, pero ¿Cuándo lo había tenido? 
-El destino es caprichoso... -Susurró más para ella misma que para él. -No sé qué le pasó a tus padres, no sé por qué somos dos, yo tampoco entiendo nada, no tengo respuestas para ti. -Le hablaba de corazón, ojalá ella tuviese las respuestas a todas aquellas preguntas, entonces el mundo sería mucho más fácil. 

-Pero ahora sabes que no estás solo.-Le dedicó una pequeña sonrisa, sabía que su compañía no era nada del otro mundo pero algo dentro de su alma se había liberado, aquel sentimiento de odio que sentía hacia si misma por ser lo que era ahora se veía diferente, porque no era la única, había encontrado un hermano que compartía su mismo legado, su misma pena.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 02:59

La confusión que sentía no le permitieron notar como ella se acercaba por detrás. Notó sus brazos desnudos rodeándole y su aliento chocar contra su oreja. ¿Podría tener razón aquella mujer? ¿Ya no estaba solo? No, no podía aceptar su compañía, ni la de nadie. Librándose de sus brazos se levantó y habló sin girarse para mirarla.
-Mi camino es estar solo. Debo encontrar a los que me lo arrebataron todo.

Finalmente se dio la vuelta para poder ver sus brillantes ojos. Cuán reconfortantes le parecían ahora que sabía su historia. Como si en ese breve periodo de tiempo, la hubiese conocido lo suficiente. Sentía que le debía algo.
-Puedes quedarte junto al fuego durante la noche, estás en tu... cueva. Creo que iré a por ese ciervo, el ruido de tu estómago pronto nos impedirá oírnos.- Mostró una sutil sonrisa tras decir esto, no estaba muy acostumbrado al trato con otros iguales y temía usar las palabras inadecuadas.

Recogió una de las pieles que estaban en el suelo y cubrió los hombros de Nana, pronto llegaría el frío, la desnudez no ayudaría a protegerse de el. Le hizo una seña para que se acercase al fuego mientras el se aseguraba de que no había nadie cerca de la cueva.

Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 13:26

Estaba siendo una noche cuanto menos curiosa, había salido corriendo tras un desconocido y ahora aquel le ofrecía su cueva, sus pieles e incluso su comida, se sentía extraña pero en parte se sentía como en su casa. No dijo nada, simplemente asintió con la cabeza a sus palabras, aunque preocupada por lo que Brendarid podría encontrarse fuera de la cueva. 

Apoyó la espalda contra la pared abrigándose con las pieles, sentía como el fuego le calentaba la punta de los dedos de los pies, y poco a poco subía por sus piernas. Miró al frente, aquella cueva era más pequeña que la suya, acogedora, pero más pequeña, pese a ello no se encontraba muy lejos una de la otra. 

Frunció el ceño, cómo podía ser que alguien viviese tan cerca de su hogar y casi ni se había dado cuenta de su existencia, de alguien que pasaba tan inadvertido como Brendarid. Se llevó la mano a la frente recogiéndose el pelo que ahora le caía sobre la cara y llevándolo detrás de las orejas. 

-Ten cuidado... -Dijo en voz baja clavando la mirada en el fuego que bailaba en mitad de la oscuridad de la cueva. Suspiró hondo y cerró los ojos, quedándose medio dormida. En su cabeza no hacían más que repasar todo aquello que había pasado, todas las muertes que había visto, todas las veces que había visto su propia muerte en sus sueños, como un augurio, pese a estos sueños ella había aprendido a dormir y a despertar sudorosa y exaltada.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 14:12

Ni su olfato ni su oído captaron la presencia de nada raro en los alrededores. Giró la cabeza al escuchar sus palabras.
-Volveré enseguida.- Todo su cuerpo se contorsionó y se cubrió de una oscura capa de pelo negro. Salió corriendo, ocultándose en el manto de noche.

Mientras recorría a gran velocidad la distancia que le separaba del lugar donde había dejado a su presa, pasaron ciertas ideas por su mente, ahora ya más despejada. Por alguna razón que escapaba a su entendimiento, había confiado en esta mujer de tal forma que iba a compartir su presa y su cueva con ella. No es que le preocupase dejarla sola, no es pudiera robar más que pieles y polvo. Tal vez lo más intrigante fuese que la toleraba aun siendo ella una licántropa. Aunque fuese su propia raza, no confiaba en ellos bajo ningún concepto. Tal vez ella tuviese razón y sí que eran especiales.

Mientras todas estas ideas se entremezclaban en su pensamiento, pudo ver el bulto que era su presa. Un pequeño zorro trataba de devorar la zona abdominal del animal mientras unos cuervos se encargaban de los ojos. Un solo gruñido fue suficiente para que todos los carroñeros huyesen al instante, asustados.

Sujetó con sus fuertes fauces el cuello del animal y lo arrastró pesadamente hasta la entrada de la cueva, donde lo dejó al lado de la hoguera donde estaba Nana. Si el día anterior le hubiesen dicho que iba a compartir la comida con una licántropa, habría dicho que antes le arrancaría el cuello de un mordisco.

Le lanzó una mirada a Nana dándole a entender que tenía permiso para alimentarse. Brendarid comenzó a desgarrar un muslo del animal sin esperarla a ella. El hambre no entiende de modales.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 15:15

Si no hubiese sido porque aún estaba en estado de shock por todo lo ocurrido se habría quedado profundamente dormida hasta dios sabe cuándo. Se había hecho un ovillo junto al fuego y se había cubierto con las pieles burlando al frío, al menos hasta que Brendarid volviese. Miraba absorta las llamas, su vida, que era un cúmulo de mentiras, una tras otra, ahora empezaba a tener algo más de sentido. 

Un ruido la alertó y la hizo bajar de su mundo, de su nube. El olor a sangre y a carne la hizo revolverse entre las pieles para luego asomar la cabeza tímidamente, aún notaba ese instinto creciente que hasta hacía pocas horas había dominado en ella. 

Vio la cabeza del ciervo, sin ojos prácticamente y miró a Brendarid, este le hizo un ademán para que comenzase a comer. Nana se desperezó estirando los brazos y encogiendo los omoplatos, después se sentó en el suelo junto al ciervo, el pensar le había quitado el hambre pero aún así debía de comer. 

Tan solo con la mano estiró de la carne del ciervo arrancándole un trozo de carne, entonces el instinto le pudo y se lo llevó a la boca tal cual, crudo. En otro momento lo habría cocinado antes pero después de tanto tiempo en su forma de lobo le había pasado factura, no sabía comportarse como los humanos. 

Sostenía el trozo de carne con ambas manos mientras lo mordía, estiraba los tendones despedazándolo con esos pequeños dientes de humana. De vez en cuando le dedicaba una mirada a Brendarid, entendió que, tal y como ella, él era un hombre de pocas palabras, y sentía que por su condición de iguales les bastaba la mirada para comprenderse.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 15:44

Una vez se hubo saciado, recobró de nuevo su forma humana. Se pasó el antebrazo por la boca para limpiarse algunos restos de sangre, se sentó junto al fuego, relativamente cerca de Nana. Se cubrió los hombros con una de las pieles y aguardo a que ella terminase de comer. Sabía que el hecho de compartir comida significaría el tener que salir a cazar antes de lo previsto, pero no es que le importase demasiado.
-Bien, ahora que me has encontrado, ¿qué pasará? ¿No tienes a dónde ir?

No es que el fuese precisamente un amante de la compañía, pero no le resultaba molesta, ya que no necesitaba hablar para que entendiese las cosas. Recogió su cuchillo y jugó con el entre los dedos.
-No es que me moleste que te quedes, pero llevo muchos años eludiendo a los demás licántropos, y quiero que siga siendo así.

Decidió afilar el cuchillo con una de las piedras de afilar que guardaba en una pequeña bolsa de mimbre junto a la hoguera. El cadáver del ciervo había quedado algo desfigurado por los carroñeros, por no hablar de que ni se percató de la fiereza con que desgarró el cuerpo. Su piel era inservible para hacer una manta, pero podría usarla como parches y así poder reparar alguna de las que ya tenía. Cuando el cuchillo estuvo bien afilado, puso un par de leños en el fuego. En ningún momento desvió la mirada para mirar a Nana. Llevaba tanto tiempo solo que casi se había olvidado de lo que era hablar con alguien.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 16:11

Su estómago había dejado de rugir, se limpió la boca toscamente con el brazo y se relamió los labios, había olvidado el sabor de la carne cruda entre sus dientes. Se sentó junto al fuego con las piernas a un lado dejando todo su peso sobre uno de sus brazos mirando la hoguera, se había sentido tan sola durante tanto tiempo... 

-Creo que he pasado toda mi vida buscándote, y ahora... Ahora no sé qué hacer.-Dijo sin mirarle, mirando al fuego, realmente sin saberlo era como si se hubiese pasado toda su vida buscándole, a un igual, alguien que la lograse comprender, en parte esa era la razón por la que había formado un clan, buscando a lobos marginados de todos los clanes, repudiados por su propia especie. 

Se frotó los muslos con las manos, tenía frío y el fuego tan solo le calentaba a partes, la piel que se había puesto por encima le cubría el torso y la cadera. Suspiró hondo y le miró directamente a los ojos. 

-¿Por qué nos odias? -Preguntó directamente, frunció el ceño y se acercó a él buscando algo de calor humano. -Si tú eres como nosotros... -Le susurró casi al oído con un tono de extrañeza y incomprensión. Apoyó la cabeza en su hombro casi inconscientemente, hacía tanto tiempo que no se sentía así, protegida de alguna manera, ella siempre había tenido que ser la fuerte, la líder, y ahora podía respirar tranquila.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 20:45

Su cuerpo se tensó como en un acto reflejo al notar el contacto de otra persona. Hacía diez años que absolutamente nadie tenía contacto físico con el. La sensación era una mezcla entre placer y angustia. El nunca tuvo la necesidad de estar con nadie, le enseñaron a vivir por sí solo, sin necesitar ningún clan ni nada por el estilo.
-Yo no soy como vosotros. Todo lo que tenía me fue arrebatado por los licántropos. No puedo parar hasta cobrar mi venganza.- ¿Por qué había dicho eso? ¿acaso conocía lo bastante a esa mujer como para contarle semejante cosa? En el fondo, el también sentía el haber encontrado a un igual.

-Y lo que podrías hacer ahora que me has encontrado es quedarte esta noche, hace demasiado frío como para dormir a la intemperie. A no ser que tengas tu propio refugio cerca.

Trató de ignorar el hecho de que estuviese apoyada en su hombro y siguió afilando su cuchillo, tratando de no mover el hombro donde reposaba su cabeza. Esperaba que no se quedase dormida sobre el, porque aún tenía que despellejar la poca piel útil del ciervo y no querría tener que despertarla para eso. La delicadeza no es su punto fuerte. Temía que cuanto más tardase, antes atraería el olor de la carne y la descomposición a los carroñeros. No quería tener que enfrentarse a una bandada de cuervos furiosos.

Dado que apenas había quedado ciervo para comer al día siguiente, tendría que volver a salir de caza en dos días como mínimo. No le hacía demasiada gracia: esta vez fue una mujer inofensiva, pero la próxima podrían no ser tan amables si alguien descubre que está ahí.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 21:11

Ella estaba allí apoyada en él, parecía que le incomodaba el contacto con otras personas, no parecía que hubiese vivido en manada mucho tiempo. Entendía su historia, no todos los licántropos eran como su clan, gente que había sido marginados por los mismos hermanos, y ella misma había vivido en ese odio hacia los suyos.

 Pero estaban en un momento de su vida diferente, ella ya había superado aquello y ahora le tocaba vivir como lo que era, una loba, y amaba ser lo que era y amaba estar con los suyos. 

Él seguía afilando el cuchillo para despellejar al ciervo, aquella tensión se le hacía divertida, sonrió sin que él la viese y apoyó la frente en su cuello pasando una de sus manos por su espalda acariciándola con la yema de los dedos. 

-La cuestión es que si tú quieres que me vaya... -Le susurró cerca de su cuello y luego le miró a los ojos, amarillos y salvajes, más salvajes de lo que solían ser en su forma habitual humana. -... O que me quede.-Casi no quedaban centímetros entre ellos, podía escuchar su respiración, rozó a penas sus labios y se separó. 

Sonrió levemente y le agarró las manos para que dejase de afilar aquel cuchillo, después volvió a mirarle a los ojos. 
-Es extraño mirarte y verme a mi misma. -Le dijo cuando su nariz casi rozaba la de él, frunciendo levemente el ceño. No buscaba nada en particular, le miraba con mirada retadora, a ver quién aguantaba más en aquel duelo de titanes.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 21:36

Frunció el ceño entre extrañado e incómodo, no comprendía la reacción que estaba teniendo ella. Se alejó de ella poniéndose en pie y acercándose al cadáver del ciervo, al cual empezó a despellejar con su afilado cuchillo. La manta de piel le estorbaba para trabajar, por lo que tuvo que quitársela y acercarse hacia el fuego para compensar el frío.
-No me importa si decides quedarte. Te estoy dando la opción de poder descansar aquí, lo que hagas es cosa tuya.- dijo sin siquiera alzar la vista la mirarla.

Trataba de aparentar normalidad, pero era evidente que estaba nervioso: no entendía muy bien qué estaba pasando. El frío que sentía no ayudaba, pero sí disimulaba los ligeros temblores que le provocaba su estado de ánimo. Realizaba el trabajo mucho más lento de lo habitual, no sabía si quería acercarse a ella y que volviese a hablar de esa forma tan extraña o a tocarle. Iba acumulando los pedazos de piel válida a un lado para curtirla al día siguiente. Finalmente, dijo:
-Puede que hayamos tenido una infancia con similitudes, pero no digas que te ves reflejada en mí. Puedo ver que no has estado sola todo este tiempo, ¿me equivoco? Puede que tengamos el común el color de nuestro lobo y esa maldición tuya, pero creo que todo acaba ahí.

No sabía si había sido demasiado brusco o no, tampoco se lo cuestionaba. Bajo un pedazo de piel encontró un cacho de carne aún aprovechable no más grande que un pulgar. Lo cortó con un rápido movimiento y se lo llevó a la boca como si se tratase de una especie de golosina. Al menos masticar esa dura carne con sus dientes humanos le ayudaría a no pensar demasiado.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 21:58

Nana esperaba aquella respuesta incómoda de Brendarid, era tan predecible como un cachorrito en mitad de la nada, alguien que había vivido solo durante tanto tiempo, le parecía hasta extraño que se acordarse siquiera de hablar. 

Esbozó una sonrisa acomodándose el pelo a un lado de la cabeza mientras se acercaba de nuevo al fuego y movía los dedos de los pies frotándolos unos contra otros para entrar de nuevo en calor, hubiese sido divertida otra reacción del lobo, pero aquella era la que ella esperaba. 

-Sí, pero si me voy tú volverás a sentir ese vacío que sientes por las mañanas, ese vacío que tú llenas con tu sed de venganza algún día desaparecerá. -Dijo casi sin pensar, recordando cómo se sintió cuando los vampiros mataron a lo más parecido que ella había tenido como familia. -No todos los lobos son iguales. Al igual que no todos los humanos, vampiros, brujos, elfos... No estamos hechos todos con la misma pasta. -Añadió y se echó hacia atrás apoyándose en el suelo con ambas manos y lo miró a los ojos con una sonrisa amable. 

Cerró los ojos un momento, por un segundo recordó aquellas tardes de verano en las que se pasaba el día en el lago nadando, y le inundó las ganas de echar a correr, no sabía por qué. 
-¿Nunca has estado con una mujer? -Le preguntó curiosa abriendo un ojo para mirar su reacción, él se encontraba tan ensimismado en su trabajo. Sonrió de nuevo sin que él le viese, esa actitud nerviosa que ella había provocado de alguna manera le incitaba a seguir molestándolo un rato más.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 22:26

Detuvo su cuchillo al instante. suspiró y lo dejó a un lado. Alzó la vista y cruzo la mirada con la suya, trató de mostrar la mayor pasividad posible ante esa pregunta y esas afirmaciones. Era evidente que no había estado con ninguna mujer; con nadie, de hecho, por lo que decidió no responder a esa pregunta.

Se puso en pie lentamente sin dejar de mirarla, cruzó los brazos sobre su pecho y habló:
-No me ha ido tan mal hasta ahora, ¿por qué supones que tu llenas un vacío cuando no hace ni unas horas que te conozco?

No sabía qué estaba tramando esa mujer, pero jamás admitiría que no le disgustaba su compañía. Había aprendido a ocultar todo atisbo de sentimientos con los años. No estaba demasiado acostumbrado al contacto físico, y si solía ser así, no creía que fuera a acostumbrarse.

Decidió darle la espalda y volver su mirada hacia la noche, escuchando el sonido de algunos pájaros e insectos. Cada vez se acostumbraba menos a las limitaciones de su cuerpo humano: no podía ver en la oscuridad con tanta claridad, lo que le hacía sentirse indefenso.
-Eres bastante presuntuosa, además de tener un carácter algo... cambiante.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Miér Nov 06 2013, 23:42

Nana ladeó la cabeza y rió ante el comentario de su acompañante, solían decirle que tenía un carácter algo peculiar y muy irritante, pero no en tan poco tiempo. Se rascó una ceja y cruzó las piernas estirándolas hacia el fuego. 

-Vaya, es lo más bonito que me han dicho hoy.-Dijo en tono de broma arqueando una ceja mientras miraba el fuego. -Tú eres bastante aburrido. -Le devolvió el cumplido y le dedicó una mirada retadora. La piel que le cubría el torso y cadera resbaló por un momento entre su piel cayendo a un lado de su cuerpo. 

No se dio cuenta hasta que una ráfaga de aire entró por la puerta de la cueva y le erizó la piel, le agradaban los cambios de temperatura en pequeñas medidas, le recordaban que aún seguían viva. 

-Porque jamás has conocido a alguien como yo, aunque no te des cuenta... -Le dedicó una sonrisa y luego se acarició el pelo dejándolo caer por sus hombros. -Ya lo entenderás cuando me vaya. -Dijo más bien en un susurro. Tanto ella lo sabía como él lo empezaba a intuir, a veces las personas por muy solitarias que sean necesitan a alguien que haya pasado lo mismo, que les entiendan. 

Pese a la actitud borde y desconfiada de Brendarid, Nana se sentía bien allí con él, curiosamente, pues ella también era desconfiada con los desconocidos. 
-Yo también perdí a mi familia, perdí a mis amigos, lo perdí todo. -Miró al fuego y esbozó una media sonrisa recordando a todos, nostalgia fue lo que sintió, pero agradecimiento por pasar todos por su vida. -Y si estoy destinada a morir y a ser remplazada por ti, que así sea. -Esto último lo dijo más para si misma que en voz alta, de repente se sintió extraña, como si su destino acabase allí.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Miér Nov 06 2013, 23:57

Había oído bien, no estaba equivocado. Su corazón latió con más fuerza, no era por furia, sino por rabia. Descolgó los brazos que tenía entrelazados en el pecho, tratando de calmarse. Como supuso, no funcionó. Se giró rápidamente hacia ella hasta tener su rostro casi pegado al suyo. Su voz sonó entre rugidos y una fuerte respiración. Se había inclinado para poder estar a su altura.
-Entonces, ¿a qué esperamos? ¿no crees que debería aplastarte la cabeza contra la pared y cumplir tu maldita maldición?- Se puso de cuclillas para continuar hablando- Podría hacerlo y te aseguro que nunca me encontrarían. O tal vez lo que podrías hacer es dejar de justificar tus desgracias y tu mala suerte con una maldición y salir ahí fuera a buscar a los verdaderos culpables. Puede que mis padres hayan muerto, pero no los mató una maldición, sino otros licántropos que deben pagar su crimen.

Se había alterado demasiado, ella le había alterado dos veces en un solo día. Se levantó y retrocedió un par de pasos. Al sentir lo incomodo del momento, recogió varios maderos y alimentó la hoguera con la misma lentitud con que desollaba al ciervo, para tener una excusa para no mirarla. Su respiración seguía siendo agitada, pero los latidos comenzaban a calmarse un poco. Trató de tirar al fuego la madera más seca para que el crepitar tapase algo el posible silencio que llenaría la estancia después de su subida de tono.

Puede que no fuese la mejor manera de expresar sus sentimientos, pero no pretendía ver morir a nadie más, excepto a aquellos a quienes busca. Nadie perderá la vida por su culpa bajo ningún concepto. Había presenciado toda la muerte que necesitaba.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Nana el Jue Nov 07 2013, 00:13

Al parecer el comentario de la loba le había hecho revivir momentos incómodos, se sintió mal por aquello, casi miedo, pero sabía que si él hacía eso no dudaría mucho con vida, ella era alguien importante, demasiado importante. Tratar con una persona que no sabía quién era le hacía sentir como realmente era, podía ser ella sin prejuicios. 

Levantó la mirada frunciendo levemente el ceño, él aún seguía muy alterado. 
-Los maté. -Dijo después de recuperar el aliento tras el susto que le había dado. -Los maté a todos y cada uno de ellos, les arranqué la yugular y los desmembré. Dedos, manos, brazos, pies... -No le miró siquiera, quedó un rato mirando al fuego, tan curioso era el fuego, ardía cual amantes una noche de verano y se apagaba tan rápido como una vida entre sus fauces. 

-... Y no sirvió para nada. -Desvió la mirada al suelo, Ruth, el viejo, sus compañeros, había vivido tantas muertes, había vivido entre odio tanto tiempo, buscando a aquellos vampiros, ganándose títulos que ya nadie recordaba, y ahora, ahora ella intentaba darle lecciones de la vida a alguien. Irónico. 

Se levantó y se quitó las pieles que él mismo le había dejado y las dejó con delicadeza en el suelo, tampoco le miró esta vez.
-Perdona, no quería importunarte. -Dijo dándole la espalda a él y al fuego. -Será mejor que duerma fuera. -Ya había hecho demasiado daño una misma noche, ella y sus fantasías, su esperanza de disipar aquella maldición que la corroía desde sus entrañas y no la dejaba vivir su vida tal y como ella la quería. Se acercó a la entrada de la cueva, e hizo un pequeño amago de volver la vista hacia atrás, pero sabía que no serviría de mucho. 

Sintió el frío sobre su mentón, el susurro del viento entre sus pies silbaba en sus oídos, no sería la primera noche que dormía allí en el raso, bajo cielo cubierto de estrellas. Se sentó en el suelo apoyando la espalda en la roca y juntó las rodillas contra su pecho abrazándose las piernas.
Nana
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1973
Nivel de PJ : : 9
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Brendarid el Jue Nov 07 2013, 00:29

No la detuvo, la vio pasar, pero no la siguió con la mirada. Nada de lo que decía tenía sentido, significaría que la mitad de su vida la ha dedicado a algo que no vale nada. Que sus principios y su soledad solo han servido para llenar un hueco vacío. Poco a poco comenzaba a entender que tal vez ella tuviese razón; pero otra parte de su ser no podía evitar arder en el fuego de la ira y la venganza.

No pretendía impedirle dormir fuera si esa era su elección. Quería creer que no le importaba, mas sabía que no era cierto. Estuvo allí arrodillado observando el grácil y a la vez brusco movimiento de las llamas. ¿Por qué ardían las llamas? Tal vez su objetivo fuese consumir la propia madera. Y una vez consumida, ¿qué ocurriría con el fuego? Que dejaría de existir hasta que hubiese más madera que quemar. Pero si no hubiese más madera, ese fuego perdería su razón de ser y dejaría de existir. Estaba comprendiendo que todo por lo que había vivido iba a acabar con el de un momento a otro; si cumplía su venganza, nada cambiaría, sus padres no volverían, y no tendría un motivo por el que seguir en este mundo.

Recogió la manta que ella acababa de arrojar y fue caminando lentamente hasta donde estaba ella. La cubrió con la toda la delicadeza que le permitía su falta de modales y se sentó con las piernas cruzadas justo a su espalda. Toda la fuerza de su voz se había convertido ahora en la de un joven perdido.
-¿No... no te sirvió de nada? ¿Te vengaste y no notaste nada diferente?

No se había cubierto con ninguna manta, ni se percataba del frío que hacía. Tenía la espalda encorvada, mostrando una clara debilidad que no le agradaba mostrar. La respuesta a su pregunta podría cambiar para siempre la curiosa concepción de vida que había tenido a lo largo de diez largos años.
Brendarid
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros fortuitos [privado]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.