Un sabio anciano... (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un sabio anciano... (Privado)

Mensaje  Lys el Mar Dic 10 2013, 17:42

Era de mañana y tuve la suerte de conseguir un cuarto cuya ventana daba al cielo que ahora se encontraba nublado. La tormenta de anoche había terminado y solo quedaban rastros de ellas por la ciudad en forma de charcos y superficies mojadas. Unas últimas gotas cayeron del marco de mi ventana y decidí levantarme. Me cambié de ropa pues la del día anterior se la había encargado a una joven lavandera, por lo que para la tarde o noche ya la tendría de nuevo.

Apenas acababa de amanecer cuando ya me encontraba en la calle. Tenía varias opciones donde preguntar pero me dirigí a las más obvias que pasaron por mi mente. Por lo que primero me dirigí al pequeño lugar del anciano alquimista. Tal como la primera vez, la puerta chirrío al pasar por ella. El anciano se encontraba sentado tras su mostrador leyendo un libro, y apenas me miró cuando entre.

- Creí tardarías un poco más en regresar… -dijo y continuó ojeando su libro.

- Creí no fuera necesario, pero lo es… y me alegra que no lo tomara por sorpresa. – me acerqué al mostrador y sacando la piedra del bolsillo la coloqué sobre la madera algo resquebrajada por antigua sobre la que me había apoyado. El hombro casi ni la miró pues sabía que era. – Sabemos que es…- Me miró rápidamente pero volvió a su libro y continué sola – ¡Llevan partes de cuerpos! – largué rápidamente- ¿Acaso usted les vendió aquello con que lo mantienen intacto? Parecían embalsamados ¿Pero no lo estaban del todo no?-  el hombre bajó el libro y carraspeó.

- No.. no estaban embalsamados.. y si bien compraron aquí las cosas yo no formo parte de ello señorita… si lo hubiese sabido no o hubiese hecho… Que no la engañe mi aspecto, soy un buen hombre , no me adapto a las reglas de los demás pero soy un buen hombre …

- No estoy poniéndolo en duda señor – aclaré – no vine aquí a juzgarlo… solo quiero saber algo más sobre ellos… Hay una joven que está con ellos..

- La señorita Valeera no está metida en el asunto… - carraspeó nuevamente, se enderezó en su sillón, se quitó los anteojos y me miró fijamente. -  ¿Cree acaso que los guié allí de pura casualidad señorita?...

- Soy Lys … y no lo sé.. dígamelo usted – respondí con un gesto de reproche a lo que sonrió por un segundo.

- Pues no señorita Lys … no  casualidad… Cuando supe lo que estos hombres hicieron me opuse pero alguien de mi edad y en mi posición mucho no podía hacer al respecto… pero el destino los trajo a mis puertas… su amigo.. quien hoy no la acompaña tiene su sangre implicada y usted también… aunque no del mismo modo…

- Valeera es la hermana de Devan entonces… - dije como si lo estuviera pensando, era una afirmación más que una pregunta- pero ¿Yo? ¿Qué tengo q ver yo con la sangre allí?

- Aquel a quien la dulce Valeera sirve ha derramado tu sangre señorita Lys… aunque no la propia, es su sangre.. – me miraba fijamente.

- ¿Mi padre? – el hombre desvió la mirada pero no me lo negó - ¿Cómo sabe eso usted? – mi tono era un poco más alto de lo que veníamos hablando hasta el momento aunque intentaba contenerme.

- ¿Qué crees que era antes de ser alquimista niña? Nací en las islas por lo que imaginaras que mi conocimiento se extiende a mucho más que estos frascos y libros.. – hizo un ademán con la mano señalando las cosas de su negocio. Era un brujo, y a decir verdad lo imaginaba. Se giró y acomodó el libro en su estantería. – No soy el único alquimista en la ciudad.. seguramente lo sabes.. quizás sería buena idea que te acercaras al muchacho… mañana debería tener alguna entrega para este grupo…

- Está cambiando de tema… ¿Qué sabe de mi padre?

- Conocí a tu madre ¿Sabías? – me miró nuevamente. Abrí la boca para decir algo pero no supe que responder. – Hace muchos años… - dijo con voz de quien retoma un lejano recuerdo y me miró nuevamente – Eres igual a ella cuando era joven.. ¿Lo sabias?

- Eso me dijeron… - dije moviendo la cabeza recordando comentarios de conocidos – pero ella tiene ojos…

- Celestes.. lo sé.. Vaalera tiene un tono rojizo en los cabellos y los ojos celestes también, no tan brillantes como los de Myriah pues no es elfa pero imaginarás el porqué del parecido.. el porqué el drow decidió conservarla como su sirvienta.. ¿No?


- ¿Nelyar conoce a mi madre? – recordé como me había mirado cuando nos topamos por primera vez en el barco fijamente como si intentara leer algo en mi, en ese momento no lo comprendí pero ahora lo hacía- Si … la conoce ... – terminé respondiendo a mi propia pregunta y el afirmó con la cabeza.

- Pero ella ya le correspondía a alguien más ..  - suspiró y continuó - Escucha mis palabras… ve con el joven alquimista y él te dirá donde podrás encontrarlo..  ten cuidado niña – me miró con cautela – pero reconoce las debilidades de tu enemigo y aprovéchalas… yo no tengo más que decirte por el momento… - Como si fuera a propósito alguien entró por la puerta por lo que tuvimos que guardar silencio. Dos mujeres entraron y se pusieron detrás mío esperando a que finalizara.

- Lo haré y volveré – hice una reverencia con la cabeza… - Gracias…
Lys
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 524
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un sabio anciano... (Privado)

Mensaje  Lys el Mar Dic 10 2013, 21:15

Tal y como el anciano me indicó fui a la tienda de alquimia, estuve junto al joven durante casi todo el día trabajando para él. Al finalizar la jornada ya llovía nuevamente y nos dirigimos a una pequeña taberna para tomar algo. No había mencionado el tema adrede, ya que no sabía con que tanto recelo guardaba la información y quizás al finalizar el día, con unas copas demás pudiera sonsacarle algo. Ya habíamos pasado bastante tiempo y copas de por medio, y muchas más para él que para mí. Pero reíamos y participábamos de canciones que algunos borrachos comenzaban a entonar cada tanto. Era un joven muy alegre y bastante directo en sus intenciones conmigo, las cuales esquivaba buscando excusas todo el tiempo. En una de tanta se acercó demasiado a mí y volqué su copa en la mesa la cual se derramó sobre él. Rió a carcajadas mientras se levantaba para sacudirse. Me acerqué a él riendo disculpándome por ello y me tomó fuerte entre sus brazos en un amago por besarme me escabullí como pude… él era único ebrio de los dos.. yo reía pero sabía bien lo que hacía.

- Perdón – dije sin dejar de reír -  por la ropa... quizás mañana la necesites.. tendrías un largo día de trabajo sin mí. – El joven me miró de repente intentando ponerse serio pero sin gran éxito aunque con cierta desilusión en la mirada.

- ¿No vienes mañana?

- Oh.. perdón.. creí que te lo había dicho… es que debo viajar … lo siento.. creí habértelo mencionado… - dije exagerando una fingida aflicción por ello. Él suspiró y bajó apenas los hombros.

- Es una pena… me agrada tu compañía… además necesitaba me cubrieras mientras iba al puerto… - dijo mientras tomaba un largo sorbo de cerveza. – Pero para mañana falta mucho… podemos recibir juntos el día  – terminó con una media sonrisa en los labios.

- ¿Al puerto? – pregunté omitiendo adrede su último comentario pero sonriendo para no abandonar el personaje.- Hacia allí voy yo… ¿Quieres que lleve algo por ti? Me queda de camino – tomé un trago de mi bebida y miré hacia unos que al fondo cantaban alegres sin cruzar la mirada con él, no quería demostrar verdadero interés por ello, pues noté que me miraba con ojos de quien analiza la situación.

- En realidad no debería – dijo más sonriente – no porque no confío en ti.. sino porque el drow me mataría si... – comenzó a toser ahogándose con su propia bebida me acerqué a él y le toque el brazo para ver si estaba bien y levantó la mano indicando que lo estaba. – Lo siento… quiero decir se molestarían si va alguien más… Igual debo ir cerca del mediodía.. quizás cierre el negocio y vaya.. no será un problema.

- Oh bien… solo quería ayudarte  – respondí, ya tenía algo de lo que necesitaba.

- Nosotros… en cambio todavía podemos divertirnos… - me guiñó un ojo mientras apoyándose en la mesa se acercaba a mi.

- Oh no.. ya me tengo que ir.. debo viajar temprano y debo descansar… Viajar en barco cansada no es algo recomendable para nadie…  - me puse de pie y corrí la silla contra la pared, él se levantó de golpe y se abalanzó sobre mí encerrándome con sus brazos contra la pared. Podría haberle pegado un rodillazo donde a cualquier hombre duele pero no era un mal chico y tenía demasiadas copas demás, por lo que sus reflejos no se comparaban con los míos, lo distraje por un lado y me escabullí por el otro. Ni cuenta se había dado él pero ya estaba del otro lado. Toqué con una dedo su hombro derecho y se giró un poco. Le di un beso en la mejilla y me moví. – Gracias Alec.. me has ayudado mucho… nos veremos otro día.  

- Pero… - comenzó a decir pero ya me había alejado de él y le di unos cuantos aeros al tabernero antes de salir afuera. Ya era bastante tarde pero no llovía. Por lo que volví a la posada estrella para descansar. Mañana me reencontraría con Devan y me esperaba un largo día.
Lys
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 524
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.