La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Miér Dic 11 2013, 15:41

"¿Quien mejor que yo para influenciar el buen aprendizaje y desarrollo de los niños?"

Ese fue el pensamiento que me llevó hasta la escuela de la ciudad de Lunargenta. Con mi carrera como cantante en buen camino, estaba en mis manos enseñar a los insignificantes niños humanos cómo ha de vivir uno la vida. Y no iba a enseñarles solo a cantar y cumplir sus sueños. Ni tampoco vivir la vida como uno así lo desea, por ejemplo, bañándote en la sangre de tus presas. Tampoco consistiría solo en las armas y en la lucha cuerpo a cuerpo. No... Tenía mucho más por enseñarles. Cosas que podría aportar a su estúpida raza. ¿Y que mejor forma de hacerlo que empezando por la raíz de todo su sistema? Así es. ¡Los niños! Estos crecerían e implantarían mis enseñanzas en el resto de su gente. Pues era esa la edad en la que más influenciables eran. Cosa que no podía permitir que escapase de entre mis manos.

Así fue como, a temprana hora en la mañana, en un día nublado pero sin lluvia, llegué a encontrarme parada en frente de una puerta de madera desgastada. El edificio no parecía estar en ruinas, por suerte, pero era una construcción antigua. Llena de olores que contaban algunas que otras historias. Y frente a mí, se esparcía por el aire el dulce y, a veces no tan dulce, olor de la juventud.

Desperecé mi cuerpo y abrí la puerta con decisión, siendo recibida por unos veinte críos humanos gritando y corriendo por toda la sala. A grandes pasos me dirigí hasta el centro de la habitación, cerrando antes la puerta tras de mí. - ¡Niños~~! - grité entusiasmada para captar su atención. - Preparaos y agradeced a los dioses, pues hoy vuestros frágiles cuerpecitos y mentes inmaduras estarán en mis manos. - me abrí de brazos con una amplia sonrisa y después de observarme en silencio por casi más de un minuto empezaron a gritar y correr por la clase, una vez más.

Mi sonrisa se vio congelada y convertida en una llena de falsedad. Claro. No esperaba que fuese fácil. Las crías humanas siempre me parecieron un caso insoportable de falta de obediencia. Pero nunca lo había visto desde este punto de vista... ¡Era bastante molesto!

Fue entonces cuando un olor familiar llegó a mi atenta nariz. Me habían informado de que otra persona más se ocuparía de los mocosos conmigo... ¡Pero esto no me lo podía creer! ¡Un reencuentro inesperado! Escuché los pasos y esperé a que se abriese la puerta. - Bienvenida al infierno, amiga mía. - Mi sonrisa le ofreció una cálida bienvenida, rodeada de dos decenas de mocosos humanos corriendo alborotados por una habitación llena de juguetes.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Miér Dic 11 2013, 19:46

Llevaba semanas sin trabajo, concretamente desde aquella mañana que habia decidido alargar el camino de regreso... escaqueandose por la zona del puerto, donde casualmente se encontró con el semielfo y la loba.

No le apenaba haber dejado de ser granjera, ya que finalmente habia decidido enterrar su pasado... y como siempre habia sido granjera, perder aquel trabajo era como empezar a desvincularse de su pasado. Sabia que empezar desde cero seria un trabajo duro, sobre todo porque de lo unico del que no queria desvincularse era Dag... su hijo. Pero él era mayor, tenia derecho a vivir su vida.

Aquel era su primer dia como profesora ¡Ja! ¡Profesora! Quien lo iba a decir... Por suerte el trabajo era con niños de entre seis y nueve años, seria pan comido. Enseñarles a leer, escribir, alguna cosa interesante que les fuera util en su fragil y corta existencia y ¡Listo!

Se encontraba al otro lado de la puerta, armandose de valor para afrontar su primer dia como profesora... de pronto recordó unos parrafos de su diario, ella ya habia educado a alguno a lo largo de su pequeña eternidad. Io, La niña rebelde... que desapareció poco después del nacimiento de Dag. y este ultimo, a quien le habia dedicado casi toda su vida. Con la niña no tuvo tiempo de hacer gran cosa, pero el resultado con su hijo era bastante favorable...

Cogió aire, irguió los hombros, sacó la mejor de sus sonrisas y abrió la puerta - ¿Que cojo...?- No terminó la palabra, pero ante la duda os diré que la palabra terminaba en "nes".

Se hizo un largo silencio. La veintena de crios estaban espectantes, algunos sentados en sus pupitres, otros a medio camino pues al escuchar la exclamación de Melwyn todos los niños habian dejado de armar jaleo. Aclaró su garganta antes de hablar - Ya decia yo que tenias pinta de analfabeta, pero son demasiado pequeños para compartir pupitre contigo - Dijo  terminando de entrar en la clase y acercandose a SU mesa. Habia dejado la puerta abierta - Cuando salgas hazme el favor de cerrar la puerta.

- ¡Buenos dias niños!- Exclamó - Mi nombre es Melwyn, Podeis llamarme Mel- El tono de su voz fue bajando a mitad de la frase, Eona aún no se habia marchado- ¿Que?- Le preguntó.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Miér Dic 11 2013, 21:02

Como esperaba, la llegada de Melwyn fue todo un cuadro. Su expresión... ¡Aquella divertida expresión! Sería un día maravilloso y productivo a la vez. ¡De eso no había duda!

Después de que me "invitara" a salir por la puerta sonreí y silenciosamente di largos pero lentos pasos hacia la salida. Coloqué la mano en el pomo, a paso de caracol, y lancé una "última" sonrisa de despedida a mi amiga, la cual pareció aliviada al verme partir. Pero no iba a darle el gusto. Cerré, sí, pero desde dentro, y apoyé mi espalda en la fría madera. Sonreí y por un momento parecí una alumna más, una niña de 8 años. ¡Pero no podía evitarlo! Burlarme de esta mujer era como el aire para la vida. Sin ello, nada sería lo mismo.

Esta vez me acerqué a la mesa, a paso ligero, mientras daba un par de palmadas para llamar la atención de los críos. - ¡Muy bien chicos! Ahora que la profe Mel y yo, la Profe Eona, Eo si queréis, - le guiñé un ojo a mi compañera - estamos aquí, ¡ya puede empezar la clase! - Me senté en la alta mesa principal, cruzándome de piernas. La más grande y robusta de la sala. La mesa de la profesora. "Nuestra" mesa.

Recordé las indicaciones que me habían dado antes de empezar y miré interrogativa a mi compi de curro. - Hmmm... Según el programa ahora deberíamos dar historia... ¿Os apetece hacer historia? - pregunté esta vez hacia los niños, los cuales no parecían estar demasiado entusiasmados... - Ya. Eso pensaba... -

Me levanté de un salto y dije algo más animada. - ¿Quién sabe lo que es una Lamia? - miré hacia la clase y esperé una respuesta. - ¡Una criatura del bosque...! - contestó un chaval de cabello negro como el carbón. - ¡Muy bien! Pero... ¿Dónde viven? ¿Que pinta tienen? ¿Lo sabéis? - Se hizo el silencio y los niños se miraban unos a otros, sin saber qué decir.

- Je je... Pues yo os lo contaré. - Los niños se echaron un poco hacia adelante en sus asientos. Sonreí y contesté, como si estuviese contando una historia de terror. - Son criaturas del bosque. ¡Aquí mismo! En los bosques humanos... Se esconden entre los arboles y esperan a que cualquiera pase para atacarle con su largo cuerpo de mitad reptil mitad mujer... - continué con un fuerte susurro. - También se esconden en los bosques del este, pero los niños de estas tierras son mucho más fáciles de atrapar. Además de mucho más dulces... -

Los pequeños me miraban fijamente, con los ojos de par en par. Di una rápida mirada por todos ellos, pero no había ningún "par" que valiese realmente la pena. Lástima. - Pero no os preocupéis. Son muy rápidas al atacar. La muerte es instantánea. - dije moviendo la mano, como si apartase una mosca. - Tal vez la profesora Mel nos pueda contar algo más de esta misteriosa criatura. -
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Dom Dic 15 2013, 01:50

Así que… su compañera no iba a ser otra que “ella”. Empezaba a pensar que Aerandir era demasiado pequeño, bueno, empezaba a pensar no… lo creía desde la segunda vez que se la encontró. Suspiró resignada…

Al parecer Eona iba a ceñirse a un programa de enseñanza ¿Qué programa? A ella nadie le había hablado sobre tal programa. Buff, historia… tenía tan pocas ganas de esa materia como los niños, claro que mejor historia a musica. Ya habia escuchado a Eona cantar anteriormente y no era agradable.

Puestos a tener que resignarse, sería divertido ver a la rubia como se desenvolvía en algo así. Quizás, tenia una cara que aún no le había enseñado.

La cara de Melwyn quedó tan desencajada como la de los niños, conforme la loba fue relatando. ¡Aquella mujer no tenia limites!¡Que poco tacto! Parpadeó y dio un par de palmadas, bien sonoras, para llamar la atención de los niños. Estaba segura de que mas de uno tendría un trauma de por vida después de aquel dia – Bien, después de la broma – Puso especial énfasis en la ultima palabra- De la profe Eo, teneis que saber también que su forma es mitad mujer, mitad serpiente y Su piel tiene grande propiedades mágicas- Aún asi, los rostros de los niños seguían sin color… algunos incluso parecía que estuvieran apunto de echarse a llorar, y eso que habia omitido algún que otro detalle.

Estaba completamente bloqueada y no creía que hubiera forma humana de hacerles olvidar lo que acababan de escuchar.

Al fondo de la clase, un niño de unos seis o siete años se levantó y tembloroso empezó a caminar hacia Eona, llevaba la entre pierna mojada – Seño… - Empezó a decirle a la loba, avergonzado-Se… me… ha… escapado…
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Lun Dic 16 2013, 18:29

- Lo se. - dije confirmando el incidente del pequeño que se acercó a mí, mientras arrugaba la nariz. Aquella peste era espantosa. Algunos pensarán que porque los lobos marquen el territorio ya no les molesta el olor de la orina humana. ¡Pero estaban equivocados! Era un olor completamente diferente.

Agarré al niño de las muñecas, para mostrarle que debía levantar las manos. Entonces, una vez que se quedó quieto tal y como le había indicado, agarré por la cuerda de sus pequeños pantalones de color marrón sucio y los bajé del todo. Entonces lo agarré una vez más por las muñecas y lo levanté sin esfuerzo alguno, dejándolo un paso más adelante. Dejando al pequeño con medio cuerpo al descubierto cogí el pantalón por el lado seco, con solo dos dedos, y se lo lancé a Melwyn. Directo a su cabeza.

- Bueno, ya está. Puedes volver a sentarte. - El niño me miró extrañado, a la vez que avergonzado, mientras estiraba su camisa cuanto más podía hacia abajo. - ¿Qué sucede? - La clase entera empezó a reírse silenciosamente. - Mi pantalón... - dijo en un medio susurro. - ¿Eso? Está mojado, que se le va a hacer... - Miré en dirección a Mel y con los ojos le indiqué uno de los 3 barriles de agua que había en la habitación. - Tal vez si se lo pides a la profe Mel, te los lave. Hasta entonces... - Busqué con la mirada por la clase y encontré algo que podría servir. - Toma. - le dije sonriente al pequeño mientras le daba una bonita falda rosa de volantes, la cual estaba en una caja con objetos perdidos.

El pequeño se apresuró a vestirse con la tela rosada, pero la burla de los pequeños y el rojo de sus mejillas no hicieron más que augmentar. Entonces se alejó de mí, para mirar suplicante a mi compañera. - Por favor... - dijo con lágrimas en los ojos.

Una vez que la maga de cabello blanco se encargara del pequeño como quisiese, volví a girarme hacia la clase. - ¡Y ahora toca clase de canto! - exclamé con una sonrisa de oreja a oreja.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Miér Dic 18 2013, 19:39

La escena era de lo más ¡Espectacular! El niño no había podido elegir mejor a la hora de pedir ayuda… La descomposición del rostro de Eona conforme el niño se iba acercando por el pasillo, aquello era algo que no iba a olvidar en muuuucho tiempo.

Empezó reprimiendo una leve sonrisa, pero conforme todo fue ocurriendo no pudo evitar estallar en carcajadas. Ver a la loba desnudar al niño, de asesina a niñera… aquello le estaba muy bien empleado.
Por más que lo intentaba, no podía dejar de reir… y se sentía ridícula por ello, pero mas ridícula se veía la rubia degrada hasta el punto de tener que atender a un pequeño humano meon. Para el resto de los niños aquello debería ser un espectáculo también, y además de espectáculo una lección porque estaban comprobando que o aprendían a contenerse o acabarían semidesnudos.

Estaba tan concentrada en evitar seguir con  aquella escena que ni se enteró de que Eona le había lanzado el pantalón hasta que no lo tuvo sobre su cabeza – Egg- Fue lo único que alcanzó a decir mientras se quitaba el pantalón de encima, la sonrisa desapareció por completo de su rostro. Agarró el pantalón con dos dedos, evitando tener contacto con cualquier parte humeda, mientras negaba con la cabeza al tiempo que la loba le decía al niño que le pidiera que limpiese su pantalón. Ni por asomo pensaba lavarle el pantalón a aquel crio…

Observó como Eona vestia a aquella pobre criatura con una ¿Falda? El pequeño se dirigió a ella – Porfavor…- Suplicó. “Esto me pasa por reirme” Pensó mientras miraba con seriedad al niño. De fondo puso escuchar    - ¡Y ahora toca clase de canto! – No puede ser cierto… - Susurró sin dejar de mirar al niño.
- ¡Bien!- Exclamó- ¿Cómo te llamas?
- Logan
- Está bien Logan ¿Quieres unos pantalones limpios?

El niño asintió ella le entregó los pantalones, caminó hacia la mesa y de un cajón sacó una pastilla de jabón que también le entregó al niño.

- Elige uno de esos tres barriles de agua y lavatelos tu mismo, cuando hayas terminado dejalos junto a la ventana y continua con la clase mientras se seca.

Mientras el niño,resignado, se encaminaba hacia su “nueva tarea” Melwyn se giró hacia la clase… Maldición, el tormento había empezado Eona ya había iniciado la clase de música.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Jue Dic 19 2013, 22:33

Observé al pequeño que caminaba hacia uno de los cubos, haciendo saltar los volantes de su falda rosa. Lo miré con algo de pena, lo que le había echo Mel me pareció horrible, pobre. Pero no le di mucha importancia. Lo que sí me llamó la atención fue la risa que la maga no pudo acallar. "¡La tengo!" pensé satisfactoriamente. Al fin había visto ese lado oculto suyo.

- Bien, como dije, es hora de música. Así que vamos a cantar. - dije una vez más hacia la clase. - Quién es el mejor cantante de aquí? - Nadie respondió. Se limitaron a observarse con algo de terror en los ojos. Pero entonces, encogida de hombros, una niña de unos 9 años se levantó temerosa de su asiento, siendo el blanco de las miradas de los demás. - Así que tu eres la mejor? - La miré de arriba abajo y solté un bufido gracioso, burlándome de ella. No era más que una cría. - Muy bien, canta. -

La niña tomo aire y de su boca salieron sonidos celestiales, entrelazados entre si con una dulce melodía. Los rulos dorados caían sobre su rostro angelical, mientras gesticulaba de una forma elegante. Cuando terminó, dejó caer sus manos, las cuales estaban entrelazadas entre si a la altura de su pecho. ¡Fue maravilloso! O eso es lo que pensaría una persona normal y corriente. Pero no Eona. Ella se echó a reír a carcajadas.

- Por los dioses dragón. ¿Qué fue eso? - la joven tendría un futuro prometedor con aquella joya de voz, pero eso no era lo que Eona veía. - Anda. Échate a un lado, ¿quieres? -

La pequeña se sentó desanimada y yo subí a la mesa, abriéndome de brazos:

- La amistad es un regalo divino,
del cual todos hemos de disfrutar.
Sentémonos todos a tomar vino,
pues tenemos mucho que celebrar.
Risas y risas todos los días,
las lágrimas hemos de superar.
Tus alegrías también son mías,
vamos amigos, vamos a festejar. -

- Esto es una canción. - dije cuando al fin acallé la melodía infantil de "la canción". - Y si os portáis bien, crearé una nueva para vosotros. - Bastó una mirada amenazante y los niños humanos enloquecieron en aplausos y gritos de adulación.

(Soy consciente de que a veces pasé a tercera persona, pero me pareció la forma más graciosa de ponerlo xDD.)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Vie Dic 20 2013, 11:13

Mientras “Logan, el meón” Se dirigía a limpiar sus propios pantalones, previamente meados a conciencia, Melwyn le lanzó una mirada a Eona ¿Era pena lo que aparecia en su rostro al ver al niño limpiar su propia ropa? Aquello no podía ser cierto, la rubia no parecía de esa clase de personas que sentían pena por lo ajeno.

Para ella, aquella era la mejor forma de enseñarle que él mismo tenia que aprender a apañárselas… y que toda acción tiene reacción, en un futuro se cuidaría muy mucho de hacerse algo encima. Con Dag, su hijo, había utilizado la misma táctica y se podía decir que se había convertido en un hombre autosuficiente… fuese cual fuese el problema, siempre se las apañaba para salir de el.

Se apoyó en la mesa con los brazos cruzados, ahora le tocaba sufrir a ella la tortura de escuchar a Eona cantar… suspiró, ya la había escuchado en otra ocasión y era escalofriante.    

Una niña, bastante mona, se ofreció a cantar cuando la loba preguntó por el mejor de la clase. La verdad es que lo hizo bien, tenia muy buen tono de voz… casi angelical. Pero, como no, Eona en lugar de felicitarla estalló en carcajadas. Era increíble, que manera de dejar por los suelos a aquella pobre niña.

La vio venir, si… ella quería ser el centro de atención, quería enseñarles a los niños alguna canción y esperaba que no fuera “La canción”. Por las calles de Lunargenta había escuchado a mas de uno y dos borrachos cantarla, cuando se cruzaba con alguno le entraban ganas de meterse en un agujero y no salir de allí jamás ¡Era horrible! Y pensar que ella era la única culpable de la existencia de aquella canción…

Sin más, cuando Eona subió a la mesa, Melwyn se dirigió hacia “Logan, el meón” quien parecía no saber como poner sus pantalones de manera que no cayeran por la ventana.

A su espalda, la loba empezó con “La canción”…

- Yo me encargo, ve a tu sitio – Le dijo al niño mientras cogia el pantalón empapado. A medida que la canción avanzaba, Melwyn retorcia y retorcia el pantalón… aparentemente  lo escurria, interiormente se imaginaba el cuello de la loba.

Entre vítores y aplausos, El pantalón salió nuevamente volando… esta vez en dirección a Eona.

Un nuevo par de palmadas sonoras y los niños guardaron silencio , le encantaba acallarlos asi – Bueno, unos minutos de descanso pero no salgáis de clase.

Tras lanzarle una mirada a “la cantante de Aerandir” empezó a caminar hacia el fondo. Un busca de las mini pizarras que habían sobre una mesa. Mientras los niños empezaban a corretear por la clase, algunos incluso se acercaron a la loba quizás para preguntarle sobre la letra de su poxima canción o simplemente porque tendrían algún problema, Melwyn fue dejando en cada pupitre una pizarra. Ahora tocaba clase de dibujo.

Logan parecía haberse olvidado de su falda, y trotaba feliz con el resto de los niños…
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Sáb Dic 21 2013, 13:22

Despegué la tela mojada de mi cara y le lancé una mirada asesina a su origen, pero no pude soportarlo más y acabé mostrando una sonrisa atrevida. Esto se había convertido en una lucha "amistosa" entre ella y yo. Y el propósito de ello no era empezar a matarnos a golpes, sino algo que no había probado en mucho, mucho tiempo. Jugarretas. Yo era una experta en el tema, pero pocas veces tenían el valor de devolvérmelas. Pero ella sí. Ella era diferente. De alguna forma u otra, ella era como yo. Sin que nadie me viera, lancé el pantalón por encima de mi hombro, el que cayó de casualidad dentro de la papelera.

Un par de niños empezaron a rodearme con palabras tontas. "¿De dónde eres?" "¿Cuantos años tienes?" "Has matado alguna vez a alguien...?" Miré al chaval de la última pregunta, la cual me gustó bastante más que las primera. - ¿Y tu que crees, chaval? - por mis ojos pasó un destello amarillento y el pequeño de cabellos rizados, junto al resto de los niños curiosos, se quedaron clavados como palos ante mí, antes de salir corriendo hacia el resto de la clase.

Con una sonrisa de satisfacción me dirigí hacia uno de los pupitres, agarrando entre mis manos la pizarra y la tiza. Le di la vuelta y lo levanté para mirarlo desde abajo, no estaba acostumbrada a aquel objeto... Entonces le lancé una pregunta a la profe Eo. - ¿Es hora de matemáticas? ¿Se usa esto para contar? - Esperé su respuesta y me dirigí hacia la mesa del profesor, donde me senté con aquella cosa aún en la mano. Pero entonces se me ocurrió una idea y fui a buscar otras 3 de esas pizarras.

Me recosté contra la silla y con total concentración empecé a garabatear en ellas y en menos de lo que canta un gallo había terminado 4 pinturas, las cuales noté que Melwyn observaba. - ¿Que te parecen? Creo que esto de dibujar no es lo mío. No me gustan. Dejo que te encargues tu de esta clase. - Le guiñé un ojo y con la manga de mi camisa borré la tiza blanca.

Las 4 pinturas de Eona:




Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Jue Dic 26 2013, 16:19

De vez en cuando lanzaba una mirada a Eona para comprobar que no traumatizaba a ningún niño, iba colocando cada pizarra en un pupitre. La loba se acercó, cogió una pizarra y empezó a mirarla como si fuera la primera vez que veía una – Toca dibujo- Le contestó sin dar mayor importancia al asunto. La rubia pareció contenta con la respuesta, cogió tres o cuatro pizarras y se fue a ¿dibujar?

Cuando hubo terminado se acercó a la mesa de “las profesoras” y observó a la loba dibujar mientras los niños continuaban correteando por la clase. Le preguntó su opinión y Melwyn le lanzó una sonrisa burlona – Basura, tienes razón… se te da mejor cantar- Justo después pasó su mano por una de las pizarras, borrando el dibujo y manchando la palma de su mano, y con la mano llena de restos de tiza le palmeó la mejilla… dejándole el manchurrón.

- ¡A ver chicos! ¡Volver a vuestros sitios! - dijo alzando la voz, los niños fueron colocándose cada uno en su pupitre – Coged vuestras pizarras, ahora toca clase de dibujo artístico – Miró a la loba y le sonrió, después volvió a girarse hacia los niños para añadir – Y tengo el placer de comunicaros que “La señu Eo” será nuestra modelo ¡Darle un gran aplauso mientras se sube a la mesa y posa para todos vosotros!

Los niños empezaron a aplaudir mientras Eona se subia a la mesa – No hace falta que te quites la ropa – Le informó, por si acaso y porque no se fiaba de ella… - Salgo un momento, procura no alterarlos ni asustarlos otra vez… porfavor – Y sin mas salió de la clase unos minutos, llevaba demasiado tiempo encerrada en con Eona… necesitaba un respiro.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Jue Dic 26 2013, 22:43

No solo elogió mi voz, sino que también decidió convertirme en una musa. ¡Melwyn empezaba a caerme cada vez mejor y mejor! Así pues, ante el alegre aplauso, no pude hacer más que dejarme vencer por el entusiasmo del público y subir a la mesa. - No te preocupes, soy una buena profesora. Nunca haría nada negativo para ellos. - contesté a su advertencia. Le guiñé un ojo y observé cómo salió por la puerta.

- ¡Bien niños, empezad~~! - grité con alegría. Hice una pose para que pudiesen empezar; de lado y con las manos en la cintura, mirándoles fijamente. Al poco rato me cansé y cambié; sentada en el borde de la mesa con una pose provocadora. Otro par de minutos y empezó a ser aburrido; volví a ponerme en pie, destapando un poco uno de mis hombros...

Suspiré. ¿Cuantos minutos habían pasado ya? A mí me pareció una eternidad... Me rasqué la cabeza pensativa. - Niños... ¿No empieza a ser un poco aburrido? - No dijeron nada, pero por sus miradas no parecían pasárselo tan bien como los primeros 5 minutos al empezar. Asentí con lentitud y una idea me chocó de frente. ¡Una gran idea!

- ¡Dejaré que dibujéis algo más interesante! - Me quité la ropa, a pesar de las indicaciones de Mel. Pero si no lo hacía luego sería peor, pues tendría que andar desnuda el resto del día y para los humanos no era algo muy común. Al principio algunos niños se sorprendieron, otros se sonrojaron, otros se quedaron de piedra, pero eso no era nada en comparación a lo que iba a seguir. Entrelacé los dedos y estiré mi cuerpo entero hacia arriba, dejándolo car después con naturalidad. "Crac..." Un fuerte crugido resonó por la sala y mi rostro empezó a arrugarse por el esfuerzo. "¡Crac!" Esta vez fue más fuerte. Normalmente el cambio duraba poco más de un par de segundos, pero esta vez lo alargaba cuanto más podía, para que captasen el arte del momento y pudiesen plasmarlo con la tiza.

Transformación:
No es exactamente igual. No se me caen ni los ojos ni los dientes, ¡solo cambian! Tampoco hay sangre ni piel muerta; se "desintegra", ¡no me la como! Pero la expresión y la sensación que da es lo mismo. (Vídeo aportado por Sydara: ¡Gracias Syd!)

Poco después, mis garras arañaban con fuerza el suelo de madera y dejaba ver mis feroces colmillos con agresividad. Algo de arte sabía, y era que cuan mayor sea el sentimiento que se quiera transmitir, mejor será la pintura. El odio, la furia, el miedo... Eran sentimientos muy intensos los cuales seguro podrían inspirarlos.

Cuando supuse que era suficiente volví a transformarme, esta vez a la inversa. Me coloqué la ropa y llevé la mayoría de los pelos de lobo a un rincón. Luego los recogería, tampoco había por qué ser tan detallista con la limpieza, ¿cierto? "En el bosque no hay esta clase de problemas. Todo se lo lleva el viento." Entonces me senté en mi silla y de la nada Melwyn entró. - ¡Mel! - la recibí con alegría, aunque a parte de mi saludo el resto de la clase permaneció en un extraño silencio.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Dom Dic 29 2013, 12:57

Silencio. Después de dejar a Eona sola con los niños se había apoyado en la pared hasta quedar sentada en el pasillo, abrazada a sus rodillas, como si fuera una niña castigada por haberse portado mal en clase. Apoyó la frente en sus rodillas y disfrutó de aquellos segundos de paz… era extraño  como después de todo, aquel dia estaba saliendo mejor de lo que se había imaginado al descubrir quien iba a ser su “compañera” en aquella pequeña aventura, aunque aún seguía teniendo sus dudas sobre si algún dia habría alguna amistad entre ellas.

Silencio, paz, tranquilidad… Demasiada tranquilidad, demasiado silencio. Se puso en pie, giró el pomo de la puerta y se preparó mentalmente para afrontar cualquier escena perturbadora con la que pudiera encontrarse.

 - ¡Mel! – Exclamó la loba antes de que ella terminase de entrar. Cerró la puerta, miró a la rubia fugazmente antes de pasar su mirada sobre los niños que se habían mantenido en silencio. Sus rostros reflejaban terror - ¿Qué ha pasado aquí Eona? – Le preguntó sin apartar la mirada de los niños…

Empezó a caminar entre los pupitres, los niños seguían con la mirada sobre Eona, casi toda la clase estaba apunto de llorar. Frunció el ceño mientras echaba una ojeada a las pizarras… algunos no habían dibujado nada, otros habían empezado a dibujar pero por alguna razón habían terminado con un rallazo y la tiza rota.

Menos uno el único que su cara reflejaba emoción, había un niño que había dibujado un lobo o una loba, para ser mas exactos. - Dime que no has hecho lo que creo que has hecho – Dijo levantando la pizarra y enseñándole el dibujo del lobo.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Lun Dic 30 2013, 23:18

Me acerqué a Mel y al pequeño y observé su dibujo. - Vaya, no está nada mal. - comenté alegremente. El niño, aparentemente uno de los más mayores, me miró con un adulador brillo en los ojos. - ¡Me encantan los lobos! ¡Son super geniales! - Sonreí y le revolví el cabello con una mano. - Sí que lo son. Ya me encargaré de hablar más contigo después. - le guiñé un ojo y me di cuenta de que la maga me observaba bastante enfadada.

- ¿¡Qué...?! - Dije encogiéndome de hombros. Me crucé de brazos e hice un puchero de niña pequeña. - No me mires así. Fue una idea genial para inspirar su lado más creativo. - Acentué el puchero y entrecerré los ojos. - Vaale vaaale... Ya no lo haré más. - Esa mirada suya era insoportable. ¡No había echo nada, y además, el que me mirara de aquella forma, como si fuese una madre humana reprochándole algo a su hijo, me desconcertaba! Nunca tuve una madre que hiciese esa clases de cosas, así que no sabía cómo reaccionar.

- Como sea. Ahora al menos ya sabemos quién es el artista de la clase, ¿verdad? - le lancé una sonrisa a mi pequeño cómplice. Entonces me referí al resto de la clase. - Será mejor que borréis esos caretos vuestros y os portéis bien, ¿entendido? - El resto de los niños contestaron al unisón y sonreí satisfecha. Al menos parecían algo más disciplinados ahora.

- ¿Bueno, qué toca ahora? - pregunté como si nada de lo anterior hubiese pasado.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Vie Ene 03 2014, 21:49

Pues si, confirmado se había transformado en loba. Dejó ir un pesado suspiro…Claro que la culpa era suya por dejarla sola con los niños.  Eona se acercó hasta donde estaba, irradiando alegría por cada poro de su piel al ver el dibujo del niño.  - ¡Me encantan los lobos! ¡Son super geniales! – Dijo el niño “Súper geniales… ¡Por Dana!” Todos a punto de llorar ¡Y aquel niño tan feliz!

Le dedicó una mirada de desaprobación - No me mires así. Fue una idea genial para inspirar su lado más creativo. – Inspiras a uno y aterras al resto – Contestó y después se dio cuenta de como la estaba mirando… era algo instintivo, quizás aún conservaba viejas costumbres maternales. Chasqueó la lengua con desagrado y se encogió levemente de hombros mientras la rubia dirigía unas palabras a los niños. Como era lógico después de la transformación los niños se mostraron sumisos a las palabras de la loba.  

“Humanos, nacidos para ser esclavos…” Pensó mientras pasaba su mirada sobre aquellos pequeños e indefensos mortales, impresionados porque tenian ante ellos a una licantropa. “Dijo la sartén al cazo” Pensó a modo de contrarrespuesta a sus propios pensamientos,sonrió levemente, y antes de empezar a debatir una vez mas sobre con que raza o mundo debería identificarse mas… miró a Eona - Tú los has aterrado, te toca tranquilizarlos… cuentales algo de tu raza- cerró los ojos unos segundos e hizo una pausa antes de continuar. – Por favor, nada que tenga que ver con sangre y muertes.- Dificil tarea le ponía, y lo absurdo de la situación era no escarmentar sabiendo como era la loba – Y si lo haces bien, la próxima asignatura la eliges tu- Añadió.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Lun Ene 06 2014, 20:46

- Vale vale~~... - reproché y me dirigí al frente de la clase, para que todos pudiesen verme. Aún con los brazos entrelazados eché una rápida mirada por todos ellos y suspiré. "De verdad que fue una idea genial... ¡No se para qué tanto lío!"

- Bien... A ver... Lo primero que debéis saber de los lobos es sobre su territorio. Algunos ya sabrán que el este les pertenece y el que no lo sabía ya sí. Los lobos, por naturaleza, se organizan en manadas de hasta quince miembros de todas las edades, los cuales cazan en grupo y de entre los cuales un macho y una hembra son los líderes dominantes. Claro que los licántropos somos más que simples lobos. Somos la versión mejorada. - poco a poco, mi voz se fue haciendo más agradable y entusiasta. - Tal vez seáis muy jóvenes para saberlo, pero durante el período de guerras contra los humanos del "otro lado", fue cuando nuestra raza fue creada. Ellos dieron vida a los primeros de nosotros, de los cuales solo queda uno, el más puro y por lo tanto el que tiene el derecho de ser nombrado el "señor de los licántropos". Él es también el líder de la "Manada", la unión de lobos más grande nunca vista, y su propósito es unificar a todos para crear la comunidad más poderosa. - Sin darme cuenta había echo propaganda del clan y de Thorbald, pero al menos había funcionado. Markus estaría sorprendido.

- Así pues, los que comparten la sangre de los licántropos más antiguos son llamados "puros" y los que nacen al ser mordidos son "convertidos". Los puros son los protectores de los impuros, pero ambos luchan por el mismo propósito, la unificación de la raza. - Más chorradas para sus oídos, pero era por eso por lo que había aceptado el trabajo después de todo. Y los niños parecían bastante más calmados e interesados. - Volviendo a la transformación, el cambio de una forma a otra, tanto los puros como los que no aprenden a controlar dicho poder y a usarlo cuando lo necesiten. Tenemos lo mejor de las dos razas. - concluí el tema.

La mayoría de los críos ya no estaban asustados, al menos la mayoría. Hasta parecían entusiasmados. - Bien niños, al final de la clase el que quiera ser un lobo molón como yo que lo diga y lo hablamos. - Guiñé un ojo hacia la clase alegremente y zanjé el tema. Me giré a Mel esperando mi elogio bien merecido, pronunciando una sola palabra. - ¡Gimnasia! -
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Miér Ene 08 2014, 14:06

Se sentó, con los pies colgando, sobre la mesa de las “maestras”. En sus manos sostenia un borrador, solo por si la loba se pasaba de la raya… quizás para lanzarselo, incluso era tentador lanzarselo si se portaba bien.

Al tiempo que Eona hablaba sobre los suyos, Melwyn fue observando las reacciones de los niños… poco a poco estos fueron cambiando la expresión de su rostros. “Pequeños e insignificantes mortales” que con cuatro palabras olvidaban que, si la rubia quería, ellos serian el almuerzo.

Antes de que Eona terminase su relato bajó de la mesa y, borrador en mano, empezó a caminar por un lateral de la clase. Estaba sorprendida, no solo por el cambio de actitud en la mayoría de los niños, también por como la loba había explicado todo aquello sobre su raza… ¡Casi parecía una persona normal y formal! Se merecía un aplauso. Y entonces, cuando estaba apunto de llegar al final de la clase  - Bien niños, al final de la clase el que quiera ser un lobo molón como yo que lo diga y lo hablamos. – se giró hacia ella al tiempo que Eona buscaba su elogio. Le sonrió, puso los ojos en blanco, y se encogió de hombros ¿Qué otra cosa podría hacer?

- ¡Gimnasia! - ¡QUIERO SER UN LOBO!- Se oyó la voz del niño fanatico al tiempo que la loba informaba al resto sobre la próxima actividad del dia. No se lo pensó, el borrador salió volando y fue a parar sobre la cabeza de la niña, de rostro y voz angelical, que había cantado a la hora de música - ¡AUCH!- Exclamó la pequeña. Melwyn se acercó al mocosoenfermofanaticodeloslobos le agarró de la oreja obligándole a levantarse - ¡¿Qué haces!?- ¡Te he visto! Pasarás el resto de la clase de cara a la pared… y no habrá transformación para ti – Dijo recorriendo el pasillo, casi arrastrando al mocoso, con la oreja del niño en su mano - ¡Pero yo!- ¡PERO NADA!- Se acercó aún mas al niño y le susurró en el oído, aún sin soltarlo – Si vuelvo a escucharte hablar en lo que queda de dia, te convertiré en un pequeño e insignificante roedor- El niño pareció entender y ella se giró hacia el resto de la clase y miró a Eona, con una sonrisa triumfal - ¿Que haceis ahí parados, no tocaba gimnasia?
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Lun Ene 13 2014, 01:23

Me quedé observando la escena en silencio, extrañada. No solo yo, sino todos los niños vieron como había sido ella la que había lanzado el borrador... Entonces... ¿Porqué? "Sí que es rara esta maga..." pensé. El pequeño me lanzó una mirada pidiéndome ayuda y yo solo me limité a observarle aún algo desencajada. Levanté la mano lentamente hacia él y le saludé con ella, doblando y extendiéndo los dedos un par de veces. - Sí... Gimnasia... - repetí embobada.

Entonces, con más energía, me giré hacia la clase para proseguir. - Muy bien mocosos, ¡ahora toca gimnasia! - Les mostré mi brillante sonrisa y en ese preciso momento se me ocurrió algo. - ¡Bien, os enseñaré un movimiento secreto! Haced lo que os diga, ¿entendido? ¡Muy bien, primero todos en pie! - Escucharon al pie de la letra, ya fuese por el miedo o por la emoción; o por una mezcla de ambos. - Ahora levantad la rodilla izquierda. - Así lo hicieron. - Muy bien. Ahora, poned la mano derecha en vuestras nucas y con el dedo índice de la otra mano tocaos la nariz. - Volvieron a escucharme. - ¡Y ahora todos a saltar! - los incité e hicieron lo que ordené, poniéndose todos a saltar a pata coja. Después de casi cinco minutos un niño no pudo más y me preguntó. - Seño... ¿Y para qué sirve esto...? - Lo miré atentamente antes de responder, con una cara muy seria, como si fuese a revelar un gran secreto. - Esto, amigo mío... ... ... ¡No sirve para nada! - y me eché a reír.

- Bueno, ahora enserio. ¡Se me ocurrió hacer una excursión! - Los niños cambiaron sus caras de atontados, por la broma que había echo, y se mostraron un poquito más emocionados. - El plan es ir al bosque a hacer una prueba de supervivencia extrema, luchando contra los mostruos ocultos entre las sombras, sin agua ni comida por 3 días y tres noches. Claro que, si voy con vosotros no aprenderéis nada, así que, a los que quedéis, os vendré a buscar cuando acabéis. ¿Todos de acuerdo? Bien, pues si es así, ¡vámonos! - empecé a dirigirme hacia la puerta.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Lun Ene 13 2014, 19:03

Su sonrisa se hizo aún mas pronunciada cuando comprobó que Eona se había quedado embobada con la escena, prueba evidente de que se había dado cuenta de lo ocurrido… bueno, ella y el resto de los mocosos. Lo mismo se creía que ella era la única que podía traumatizar a los niños y quedarse tan agusto… Al ver que la loba saludaba al niño fanatico se giró y con la mano sobre la cabeza del niño le obligó a volverse cara a la pared.

Vista la energía de la rubia, que se encargase ella de la clase de gimnasia. Se apoyó en el alfeizar de la ventana mientras observaba aquella ridícula clase de gimnasia, Eona ni siqueira se había molestado en hacerles retirar los pupitres… los niños hacían aquel ridículo ejercicio en los pasillos que habían entre pupitre y pupitre. Al cabo de un rato, la escena empezó a resultarle hasta graciosa… sobre todo al ver que Logan seguía con aquella ridícula faldita. El niño saltaba y saltaba a la pata coja en aquella ridícula posición, al igual que sus compañeros y la “seño EO”, y los volantes de la falda de Logan subían y bajaban.

- Seño... ¿Y para qué sirve esto...? – Preguntó uno de los niños, cansado de aquel ejercicio. Eona se puso seria, parecía que iba a rebelar algún grandísimo secreto. Se puso tan seria, que incluso Melwyn la miró con atención… aún a sabiendas que aquello no servia para nada - Esto, amigo mío... ... ... ¡No sirve para nada! – No solo Eona se echó a reir, Melwyn no pudo evitar soltar una carcajada al ver la cara que se le había quedado a aquellos pequeños, ingenuos e insignificantes mortales.

¿Y quien hubiera dicho semanas atrás que podría estar de buen humor delante de aquella loba? Bueno, no solo semanas atrás… ¡Al principio del dia! Ambas sabían que en aquel trabajo no durarían mucho, pero al menos aquello había servido para que la irritabilidad que le provocaba Eona con su simple presencia, disminuyera.

Cuando Eona dejó de reir empezó a hablar acerca de una excursión. Melwyn, aún apoyada en la ventana, entrecerró los ojos mientras escuchaba a la rubia hablar. ¡estaba como una puñetera cabra! Pretendia llevarse a los niños tres días con sus tres noches… ¿Para una prueba de superviviencia? - ¡YO VOY CONTIGO SEÑO EONA!- Exclamó el mocoso fanatico - ¡Tú vuelve a la pared!- Le contestó Melwyn y el niño automaticamente se dio la vuelta hacia la pared - ¡EONA! ¡No habrá prueba de supervivencia!- sobre todo porque aquellos enclenques no durarían ni tres horas…

Casi todos los niños se mostraban desconcertados, algunos quizás por la “excursión de tres días” otros por el comportamiento de ambas “profesoras”.

Se incorporó y miró un momento por la ventana, allí… al lado del edificio había un árbol – Cambio de planes, en vez de la excursión bajaremos a la calle a trepar un árbol… - volvió la vista a la clase y exclamó con entusiasmo - ¡Los que consigan subir hasta arriba del árbol podrán marcharse a casa antes de tiempo!  
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Miér Ene 15 2014, 22:40

Yo y Melwyn caminábamos al final del revoltoso grupo de mocosos que se movía de un lado a otro como bestias salvajes. No sabía si era solo cosa mía o realmente era como lo habían notado mis ojos, pero tenía la impresión de que Mel; el cual sería su apodo de ahora en adelante, era algo más alegre y agradable de lo normal. El día de enseñanzas en este podrido edificio del "mundo" humano estaba llegando a su fin de un modo un tanto diferente al que me habría gustado, pero al fin sentía que la maga, además de mi amiga a la fuerza, era una cómplice. Quisiese o no, su risa fue real no solo para mí sino para los pequeñajos que, después de todo, no habían sido tan aburridos como hube pensado en un principio. Al fin y al cabo, no había sido un día perdido, al menos no en su mayoría.

Una vez en frente del árbol, los niños no esperaron a empezar a saltar en sus ramas y, torpemente, empezaron a subir. Algunos no llegaban, pues eran unos enanos, pero de algún modo u otro todos consiguieron levantar los pies del suelo al menos un poco, menos por uno de ellos... El mocoso que se había ganado la furia de la maga y mi propia aprobación se quedó de pie observándonos a un par de pasos de nosotras. - No me digas que no sabes subir. - me burlé de él, a lo que recibí una mirada fija por sus ojos negros y relucientes. - ¡Soy el mejor de todos! -

Entonces se acercó a nosotras dos, con la mirada baja. - Seño... No... Eona... - - Dime... - contesté extrañada. - ¡Por favor, deja que vaya contigo! - soltó de sopetón. Al principio me sorprendió pero después corregí la expresión de mi rostro, de forma algo más severa. - Dime, ¿es porque quieres jugar con los lobos que me lo pides? - Miró con ojos suplicantes, primero a mí, después a Melwyn y después de vuelta a mí, bajando la vista finalmente. - Yo... No tengo padres ni hogar al que volver, solo un pequeño orfanato en ruinas... - Sus grandes ojos se dirigieron a los míos, con pasión y lealtad reflejados en ellos. - ¡Por favor! ¡Sería un buen lobo! ¡Si tu me enseñas, llegaría a ser el mejor, estoy seguro! Sea como sea, no pienso quedarme más en esta ciudad... -

Noté la mirada de Mel en mi nuca, pero la ignoré y seguí observando la expresión del pequeño. No parecía tener más de once años, pero su mirada... Tenía algo que me llamaba la curiosidad. - Mi vida está en los bosques y sus caminos, y en la sangre corriendo por los cuellos de mis victimas. Soy, después de todo, una asesina sin escrúpulos. - En mis ojos se reflejó el brillo amarillento que caracterizaba a los de mi raza, con todo su esplendor, mientras que le mostraba una sonrisa de advertencia. - Si vienes conmigo, ese será también tu destino. ¿Crees que podrías soportarlo? - El pequeño me miró con seriedad y después de unos instantes asintió con la cabeza, con devoción.

Suavicé mi rostro, mostrando mis dientes en una sonrisa traviesa, y me coloqué en cuclillas a su lado, mientras le hincaba la mano entre su cabello enredado. - Bienvenido a la Manada... - - Keff. - terminó por mi la frase, sonriente.

Keff:

(Por mi parte, FIN ^^ Dejo a los niños y la despedida en tus manos. :)) El nio se va conmigo XDD)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Invitado el Jue Ene 16 2014, 14:04

Ambas siguieron a los niños en silencio por el pasillo. Le resultó extraño que Eona no hubiera hecho algún comentario acerca de la escenita del borrador y el mocoso fanatico. Pero en fin, mejor así… porque con suerte en unos minutos aquel largo dia de trabajo habría terminado… y con mas suerte aún, perdería de vista a la loba por una buena temporada. Aunque el dia había estando bien, e incluso podría decirse que se lo había pasado bien, aún seguía teniendo sus reservas para con la loba.  

Sin esperar orden, los niños corrieron hacia el árbol con la intención de subir a el y poder irse a casa… seguramente para poder salir al fín de aquella horrorifica clase. Era gracioso ver como intentaban trepar, subiéndose los unos sobre los otros… evidentemente ansiosos por llegar a casa, a salvo de “ellas”.

Se encontraba junto a Eona, observando aquella estampa cuando se dio cuenta de la presencia del mocoso fanatico. Le había desobedecido, pero no dijo nada… se limitó a mirarle con el ceño fruncido. Y entonces empezó a hablar con Eona, no interferio en la conversación… de echo, aunque prestaba atención a lo que hablaban tenia la mirada fija en el resto de la clase. Un par de ellos ya habían subido hasta lo mas alto y les saludaban desde allí, Melwyn asintió con la cabeza y los niños empezaron a bajar de árbol… los que habían llegado hasta arriba empezaban a irse.

Durante unos minutos miró a Eona… Lo cierto es que, viviendo donde vivía tampoco parecía tan mala idea lo de irse con la loba. Claro que, aquello jamás lo confesaría. La loba le explicó al niño como seria su vida si lo llevaba con ella y el niño aceptó casi sin pensárselo dos veces - Bienvenido a la Manada... - - Keff. – Dejó ir un pesado suspiro y se giró hacia el resto de la clase, dando sus dos ultimas palmadas aclamando la atención de los niños – Bien, la clase ha terminado… podeis iros a vuestras casas- Y todos salieron corriendo en distintas direcciones, expandiéndose por Lunargenta. Incluso Logan, salió corriendo de allí… con su fantastica faldita.

Se giró hacia la loba y el futuro lobo, se encogió de hombros mientras alternaba su mirada del uno a la otra – Anda, largaos de aquí antes de que me arrepienta.


Fin de la clase
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Eona el Jue Ene 16 2014, 16:14

Off Rol: Perdón por esto, pues lo puse sin avisar, pero de verdad que no pude resistirme!! XDDDDDD ¡Disfrutad de este pequeño EXTRA!

//NARRADOR//

El pequeño Logan saltó desde una rama a indicación de la profesora Mel, raspándose un poco las rodillas. Echó un rápido vistazo a ambas profesoras y a Keff, el cual parecía estar hablando con la profe Eo, pero decidió no preocuparse; al día siguiente le preguntaría por ello. Salió corriendo sin despedirse, como mucho de alguno de sus amigos, pero decidió ir directamente a casa.

Correteaba alegremente por las calles de Lunargenta, ignorando por completo las divertidas miradas que se fijaban en él; o más bien, en su parte inferior. No un solo hombre, mujer o niño, volteó su rostros para observar extrañados al joven, mientras maldecían por lo bajo. Claro que, el pequeño no se daba cuenta de nada, ni de los ciudadanos ni de la leve brisa que pasaba entre sus piernas cada vez que daba un saltito con alegría; ya se había acostumbrado.

- ¡Papá mamá! ¡Ya estoy en casa! - exclamó entrando por la desgastada puerta de madera, esperando una cálida bienvenida. Unas voces saludándole recorrieron la casa y la madre asomó su nariz tras una pared, mientras limpiaba una jarra de cristal con un paño húmedo. - Bienvenido cariño. ¿Tienes hambre? - dijo levantando la mirada del vidrio. En el preciso momento en el que los ojos de la mujer se posaron en su hijo, o más bien en lo que llevaba puesto, soltó lo que tenía en las manos, mezclando los crujidos de cristal roto con un grito de exclamación. - ¡Pe... Pero hijo! -

Segundos después se oyeron unos pasos bajando por las escaleras a gran velocidad, hasta que llegó el hijo mayor, de unos 15 años, para ver qué era lo que había pasado. Pegó un grito de sorpresa, imitando a la madre, y después se echó a reír, señalando al pobre Logan. - ¡Papá! ¡Papá corre, mira! ¡Logan quiere ser una niña! - exclamó entre carcajadas.

A los pocos segundos siguientes apareció el padre, mientras se limpiaba las manos llenas de carbón en un delantal gastado. - ¡¿Pero qué?! - Cuando consiguió recuperar su cordura, se acercó al pequeño sin vacilar y le arrancó la tela rosa de un solo movimiento. - ¡No pienso permitir estas cosas en esta casa! ¡Yo mismo me encargaré de hacer de ti un hombre de verdad! - se alejó maldiciendo, arrastrando tras si al pequeño con lágrimas en los ojos.

//FIN//
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Ansur el Jue Ene 16 2014, 21:58

Trabajo finalizado, ambas tienen 15 puntos de experiencia.
Eona, acepto que sea parte de tu historia el chico.

+150 aeros.


Saludos.

Pueden proseguir el trabajo a patir de este mismo post.
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1219
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La escuela de los horrores. (Eona y Melwyn Privado - Trabajo)

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.