Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Eona el Miér 22 Ene - 21:33

Permanecía casi inmóvil entre unos matorrales tapados por la nieve acumulada la noche anterior, esperando el momento justo. Observaba en silencio como Keff se paseaba de un lugar a otro entre unas ruinas en las afueras del poblado abandonado, tratando de atraer a alguien, o a algo, mejor dicho. Ya hacía un mes más o menos que lo había acogido bajo mi cuidado, y había descubierto que era bastante útil en más de un sentido. Aprendía rápido, y era bastante ágil para ser un crío humano, pues aún lo era; un humano. Además de ser una jugosa carnada para más de un individuo o animal.

En el preciso momento en el que la anaranjada luz del anochecer empezó a iluminar el cielo, pude percibir no uno, sino dos olores nuevos. Uno de ellos era el que ya hacía un buen rato por el que esperaba, mientras que el otro casi me saca de mi concentración. Estaba de cacería, no podía distraerme, pero ese olor... No pude evitar dejar escapar una sonrisa. "Definitivamente es obra del destino." Solo esperaba que fuese lo suficientemente silenciosa para no desechar toda la operación.

"¡Ahora!" Mi pelaje se erizó y salté de entre mi escondite en el mismo instante que una figura blanquecina con manchas negras se precipitaba contra Keff. El cachorro humano, sorprendido por el animal extraño, dio un salto en la dirección contraria, y yo me abalancé con garras y colmillos sobre el cuello del felino. Ambos dejamos salir sonidos de guerra, gritos animales que resonaron como un eco entre las vacías paredes de roca derrumbadas. Pronto se hizo el silencio y el delicioso sabor de la sangre en mi boca indicó mi victoria.

El pequeño regresó a mi lado, aún siendo yo el depredador que era, con mis ropas entre sus brazos. - ¡Increíble! ¡Eso fue asombroso Eona! Pero... ¿Qué clase de animal es este? -

Me sacudí los restos de nieve de entre mi pelaje y tras unos segundos regresé a mi forma humana, mostrándole al canijo de Keff una vez más, como tantas otras veces, la gloria de los licántropos. Me limpié la sangre de la boca con la mano y empecé a vestirme, maldiciendo por lo bajo la ineficiencia de la piel humana. - Es un simple leopardo de las nieves. Claro que solo se encuentra aquí, en la nieve. Bastará para cenar los tres.- Terminé de abrigarme con el chaleco de piel de lobo que siempre llevaba, parecido al que le había regalado al crío humano, y sonreí de espaldas a mi amiga. - ¿A qué esperas? - Esta vez me giré en su dirección y cuando se dejó ver pude notar la sorpresa de Keff al encontrarse de nuevo con la profesora que se había metido con él semanas atrás. - No se puede evitar. Algo más poderoso que nosotras mismas no quiere que nos separemos. -

ruinas nevadas - afueras:
Faltarían un par de árboles y arbustos xD.

leopardo de las nieves:


Última edición por Eona el Lun 27 Ene - 17:21, editado 2 veces (Razón : He añadido a Kalec en el titulo :P)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Invitado el Jue 23 Ene - 10:56

Offrol: En la historia de Mel, esto ocurrirá antes de los dos roles que tengo en Lunargenta.

Sus pasos eran lentos, en pocas ocasiones había estado en un lugar tan frio, pero había escuchado hablar de aquel lugar y la curiosidad le llevó hasta allí. Y allí se encontraba ella, en las afueras del poblado abandonado. Abrigada bajo una capa negra, con las flechas del carcaj sobresaliéndole por el lateral a su espalda, y el arco en su mano derecha.

Algo llamó su atención, un niño paseaba por aquel lugar ¿Un niño? No, un niño no… aquel era ¿Keff? Desde luego, no podía tener tan mala suerte. Si se quedaba en Lunargenta, Eona aparecia allí donde ella estuviese, y ahora lejos de allí ¿Tambien se la tenia que encontrar? Dejó ir un largo y pesado suspiro mientras se ocultaba entre un árbol y unos matorrales. Y allí, agachada y semi oculta, buscó a la loba con la mirada… pero no la vio.

O bien Eona se había cansado del niño, o este se había escapado… la cuestión es, que a ojos de la mujer, el mocoso estaba solo y expuesto al peligro en aquel lugar.

Cuando el leopardo de las nieves se precipitó sobre el niño, Melwyn sacó una flecha, la colocó y mientras apuntaba y tensaba… la loba salió de su escondite, abalanzándose ferozmente sobre el felino. Asi que, aquello debía ser la continuación de las clases de Keff…  

Eona conocía su olor, seguramente ya sabia que ella estaba allí.

Volvió a introducir la flecha en el carcaj, pero no se movió de donde estaba… continuó semi oculta entre los matorrales y el árbol, observando la escena mientras el niño le entregaba a la loba su ropa después de volver a su apariencia humana -  Bastará para cenar los tres- Dijo la loba al final de una frase… pues si, o ya la había olfateado o habría alguien mas con ellos. No se movió, aunque intuia que se referia a ella… - ¿A qué esperas? – Si, claro, se referia a ella… sobre todo porque se estaba girando en su dirección.

Salió de donde se encontraba y con ambas manos se quitó la capucha, dejando caer libremente su larga melena blanquecina. Sonrió y miró a Keff – Parece que hayas visto a un fantasma.

A diferencia de otros encuentros, esta vez Melwyn no cambió su humor ante la loba… quizás aquel dia de trabajo junto a ella había cambiado las circunstancias o puede que simplemente no le quedase otra que resignarse ante su presencia.
Soltó una sonora carcajada, raro rarísimo en ella, al escuchar el ultimo comentario de la rubia - ¡Oh, si! Debe ser el destino… - Contestó a modo de burla.



Turnos:

Los turnos de posteo serán los siguientes:

- Eona
- Melwyn
- Zarknoss
-Kalec

Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Kalec el Lun 27 Ene - 17:36

El dragón ya llevaba unos días en la ciudad de Lunargenta, había hecho “amigos” y había disfrutado investigando y explorando la ciudad, entre tanto había intentado averiguar la verdad sobre la muerte de su padre, quien cree, los vampiros tenían mucho que ver, pero aún no se había cruzado con ninguna de estas criaturas malditas.

Sintiéndose atosigado en la ciudad, teniendo que mantener siempre su forma de humano, Semidragón o Chibi, decide salir fuera donde poder adoptar su verdadera forma y tamaño de dragón, tras alejarse de la ciudad en su forma Chibi, había cambiado de forma metiéndose en una esponjosa nube, rugiendo de alegría el dragón había surgido de la nube, después de que el interior de esta se iluminada de una luz azul. La nube había perlado sus hermosas escamas, los sol de aquella tarde iluminan las gotas de agua, que lanzan destellos azulados de todas tonalidades.

Vuela durante días, 3, 4 o 5, no los cuenta, sin rumbo, cuando en el amanecer de un nuevo día, el dragón siente la punzada del hambre en su vientre, sintiendo como la sangre le rebulle en las venas con la perspectiva de cazar, algo que no realizaba desde que llego a la ciudad, empieza la búsqueda de una presa. Tras unas horas de acecho, encuentra lo que buscaba, un grupo de renos, animales adaptados a aquel frio, se dirigían hacia unas ruinas, había una gran carretera que llevaba a la entrada de un gran edificio, cuya fachada parecía haber sido esculpida en uno de los lados de una montaña pequeña. El dragón lanza un rugido y hace un picado, su rugido no llega hasta los animales hasta que es demasiado tarde, estos alzan la mirada al cielo y mugiendo de pánico se lanzan a la carrera por la nieve y entre las rocas que salían de esta, dirigiéndose hacia la carretera alzada sobre el terreno por columnas dobles, quedaba espacio suficiente bajo estas para que un dragón como Kalec pasara, de modo que los animales pasarían ampliamente, en algunos tramos la carretera parecía haberse derrumbado, lo que daba al lugar más aspecto de abandonado. El dragón extiende las garras delanteras y abre las fauces, cuando está cerca del suelo extiende de nuevo las alas para frenar su caída y pasa por encima de algunos renos hasta impactar sobre dos de ellos, uno lo derriba de un zarpazo y otro lo coge entre las fauces, el dragón no había previsto algo, la nieve, al parecer se había formado hielo bajo la nieve virgen y aunque el impacto del dragón rompe este hielo y hace temblar la tierra, el dragón se desliza sobre el vientre y el pecho y acaba metiéndose bajo el puente, donde su hocico y cabeza, choca con una de las columnas que sostenía la estructura, suelta un gruñido de dolor, el puente entero, o al menos la sección bajo la que choca, tiembla y algunas piedras sueltas y nieve cae en cascadas por los bordes del puente de piedra. Por supuesto el dragón no se había percatado de la presencia de Eona, Melwyn u otras personas que hubiera cerca, pues de haber sido así, no se habría dejado ver. Si alguien había tenido tiempo de verlo antes de desaparecer bajo el puente, habría visto a un dragón o dragona, (a no ser que supieran sobre la raza o hubieran tratado con otros dragones, podría costarle saber cuál era su sexo), con el pecho amplio, patas y cola poderosas, hocico redondeado, con las escamas del pecho, vientre, bajo  la cola y membranas de las alas de color azul claro, el resto de un azul normal, una columna de placas azul oscuro recorriendo la columna vertebral, y los cuernos, garras y un apéndice en forma de lagrima en la punta de  la cola de algún tipo de material parecido a cristal azul oscuro o zafiro. O bien estaba alimentándose o bien había acabado herido, pero la cuestión es que no se ve salir al dragón de debajo del puente, si alguno de los testigos que habían visto estrellarse al dragón, fueran a investigar, verían que este había quedado inconsciente, permaneciendo en la misma forma en la que se había estrellado.
Kalec
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Zarknoss el Mar 28 Ene - 23:37

Los reinos del norte...  la última vez que visite estas tierras me lleve una sorpresa detrás de otra. Aquí fue donde conocí a aquella cazadora llamada "Sidus Fengari", de la cual no supe nada más hasta el momento. Viviría ella en algún pueblo de este reino quizás? Es cierto que no nos conocíamos de mucho, no obstante, sentí la curiosidad de saber que fue de ella. Sidus y yo no teníamos mucho en común, que demonios, apenas la conocía, pero aun así quería comprobar de buena mano su verdadera identidad. "La curiosidad mato al gato", nunca mejor dicho en este caso.

---------------(Antes de emprender el viaje)-------------------------

En Lunargenta, tanto en el tablón de misiones de la taberna como de conversaciones ajenas, había oído hablar de la existencia de una ciudad habitada por dragones, Durandak. Dragones... criaturas cuyo físico está constituido por fuertes escamas, poseen alas y un gran tamaño que varía dependiendo de cada dragón. También me había informado al cabo de unos días de que son capaces de mantener una forma totalmente humana, cambiando de forma humana a forma de dragón a su propia voluntad. Se trataba de algo parecido con los licántropos, pero en vez de convertirse en hombres lobo, se convertían en dragones.

Gran parte de la información la había sacado de una de las bibliotecas de Lunargenta. Mi capacidad de lectura era baja, pero aun así, quise saber más acerca de los hogareños que habitaban ese reino. Pase noches enteras encerrado en la habitación de mi casa en Lunargenta, leyendo todo lo que encontraba de interés en los libros que pedí en la biblioteca, con un par de velas encendidas como única compañía. Noches arduas de lectura me esperaban al llegar a casa después de comprar comida o cazar... Noches en solitario, donde mi mente estaba totalmente concentrada en lo que leía, tan concentrado que incluso acababa durmiéndome sobre la mesa, agotado de leer.

Noches en las que echaba en falta la presencia de mi amada elfa...

Un buen día quise investigar más a fondo a los dragones, en persona. De ahí la razón por la cual quise volver a partir hacia los reinos del norte. En ese momento pensé... Sidus era en realidad una humana? O era una dragona del lugar? La curiosidad lograba superar con creces mi paciencia, así que me prepare con mi equipo de viaje habitual, cogí mis cosas y partí en dirección a aquellos lares.

--------------------------------------------

Me encontraba a las afueras de unas ruinas cubiertas en su mayoría de abundante nieve. Algunos arbustos y árboles decoraban el blanco paisaje. Alertado por un rugido, me hallaba escondido en uno de esos arbustos.

A media distancia de mi posición se podía ver a una loba que, para mi pequeño asombro, mas tarde se había convertido en una humana. Se trataba de una licantropa. Recientemente había asesinado un leopardo de las nieves. Lo más curioso de la escena fue el pequeño humano que la acompañaba, el cual le había ofrecido un par de prendas a la licantropa para vestirse de nuevo. Que hacia un chaval de esa edad con ella?

La licantropa miro a una dirección concreta. Por un momento pensé que me habían detectado, pero no fue así. Fue justo una mujer la que salió de su escondite, por las palabras de la conversación, ellas dos y el humano canijo se conocían de antes.

No sabía si la mujer de cabellos blancos se trataba de una dragona, o ambas eran cazadoras en todo caso. Como sea, suspire medianamente alto y me dispuse a salir del escondite para aproximarme a las dos mujeres. Instantes antes había escuchado un ligero estruendo provenir del puente, aunque no le di mucha importancia.

Perdonad, sabéis donde se encuentra la ciudad de Durandak? - les pregunte sin más a ambas, poco educado quizás, pero las bestias como yo no entendían mucho de estas costumbres humanas.
Zarknoss
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 254
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Eona el Jue 30 Ene - 21:30

Un lejano aleteo y una mancha cayendo desde el cielo hizo que levantase mi vista hacia las alturas una vez que Melwyn se habia acercado a mí y al crío. No pude verlo con claridad, pero en el blanquecino cielo, lleno de nubes, se pudo distinguir, por unas milésimas de segundos, una mancha azulada estampándose contra la nieve y después; un estruendo. Estuve a punto de comentarlo en voz alta cuando de repente el viento cambió de dirección y trajo a mí un aroma nuevo, uno animal... Me giré hacia la dirección contraria de la "explosión" y otro sonido, un fuerte suspiro, llegó a mí. "No es un animal..." pensé.

Un ser caminando a dos patas se nos acercó preguntando por una dirección. Ni animal, ni hombre... Siempre que veía a alguno de los de su clase me picaba tanto la curiosidad que no podía evitar apartar la mirada. Pero de algo me di cuenta. Miré al animal que hacía pocos segundos había cazado. Después volvía a mirar al viajero. Presa. Viajero. Presa. Viajero... Parpadeé un par de veces, tratando de aguantar la risa, pero no pude, era imposible. ¡Eran prácticamente lo mismo! ¡No pude evitar no reír! Después de unos segundos, cuando volví a levantar la mirada, decidí "excusar" mi comportamiento, pero seguía riendo mientras tanto. - Nada nada. Es solo mi extraño sentido del humor. No me hagas caso... - Tosí aún entre risas y miré a la maga de reojo, para ver cual sería su reacción, suponiendo que tal vez sería igual de sobria como de costumbre, aunque debía de admitir, que después de habernos "encontrado" tantas veces, tenía la impresión de verla sonreír más a menudo.

En ese momento en el que me había distraído el enano de Keff se había alejado de mí sigilosamente, con aquellas debiluchas pero ágiles piernecitas humanas, y se había acercado al desconocido, bastante emocionado. Poco le importó si el hombre-gato lo vio venir o no, simplemente saltó a él como pudo desde atrás, como si trepase un árbol, y cuando llegó a lo alto, mientras se sujetaba con una mano, con la otra empezó a tocar y tirar de las orejas del viajero. Todo fue tan rápido que cuando lo vi ya estaba aferrándose a una de las caídas orejas y en ese mismo instante me precipité hacia él, cogiéndolo del "pellejo", pues no tenía, era humano, lo cogí del cuello de la camisa, y sujetándole en el aire lo regañé. - ¡Maldito mocoso! - Dejé ver que estaba escarmentándolo pero en el momento indicado mi mano salió disparada y atrapé una de aquellas graciosas orejas entre los dedos, tirando un poco de ella. - Son reales... - dije algo sorprendida. Después volví a reír por lo bajo y me acerqué al leopardo muerto con Keff aún entre mis manos.

Dejé al niño en el suelo, agarré al animal muerto de una de sus patas y miré a los presentes. - Estás en las afueras de lo que quedó de Dundarak, si es lo que buscas. Si quieres acompañarme, me dirijo hacia el corazón de las ruinas. Claro que primero me gustaría saber qué fue ese ruido de hace un rato. - Si no estaba equivocado, mi instinto me indicaba de que podría haber sido un dragón. Tal vez así no solo tendría la oportunidad de observar unos hermosos ojos felinos, sino además de dragón y... - No dudé ni un solo segundo en que tu no me acompañarías, profe Mel. - terminé diciendo con una sonrisa juguetona. Empecé la marcha a paso lento, serpenteando entre la nieve, arrastrando la comida con una mano, y viendo como el enérgico de Keff ya corría hacia delante, como el primero de la fila.

(Off rol: Espero no haberme sobrepasado mucho Zarknoss, pero me informaron de que aceptaste rolear con nosotras aún sabiendo lo que podía pasar. La próxima vez haremos firmar un contrato o algo de; no nos haceos cargos del posible daño causado. xDD Estaría bien que escribáis el encuentro con Kalek. ;)) )
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Invitado el Vie 31 Ene - 11:14

Offrol: Zarky gatito no te me acomplejes xDDD!

No prestó atención a “la mancha azul” porque estaba pendiente de Keff, quien aún tenia la expresión de sorpresa dibujada en su rostro. Por lo visto lo había dejado algo traumatizado después de aquel golpe en la cabeza con el borrador. Quizás Eona no, pero Melwyn tenia serias dudas sobre el futuro de aquel mocoso… aunque había que reconocer que, a pesar de no tener pinta de futuro asesino, si la tenía de psicópata.

Se oyó un estruendo y se giró hacia aquella dirección, después miró a la loba, con la intención de hacerle algún comentario sobre lo que acababa de sonar, pero la expresión de la rubia le hizo cambiar de idea y mirar en la misma dirección que ella…

¡¿Qué demonios era aquello que se acercaba a ellos?!  ¿Un enorme gato caminando como un hombre? Habia escuchado hablar de los hombres bestia, pero aún no se había cruzado con ninguno, a excepción de la sirena, de echo empezaba a pensar que eran un mito. Y por aquella razón, en un principio, el rostro de Melwyn debía ser todo un poema. El hombre bestia se acercó hasta el trio y les preguntó por Dundarak… Mientras ella intentaba cambiar la expresión de su rostro, dejando de parecer “idiota”, Eona estalló en carcajadas.

La loba se excusó por su comportamiento ante el hombre-gato, ella tardó en entender a que venían aquellas risas… justo cuando la loba la miró para ver su reacción ella estaba lanzando miradas del leopardo al recién llegado, y viceversa. Finalmente, al entenderlo, se le escapó una leve sonrisa.

La sonrisa fue vista y no vista, y su rostro volvió a quedar desencajado cuando comprobó que Keff ya no estaba en su lugar y… ¡Se había subido a la espalda del hombre bestia! Y además ¡Le estaba tocando las orejas! - ¡KEFF!- Exclamó, pero la loba ya se había acercado a ellos para agarrar al mocoso… lo ultimo que le apetecia en aquel instante era tener problemas con nadie por el comportamiento del pequeño humano. Se tapó los ojos con la mano que tenia libre, en la otra tenia el arco, y negó con la cabeza mientras dejaba ir una largo suspiro… Ahora ¡Eona le estaba tocando una oreja al hombre-gato!

Cuando Eona, Keff y… ¿La cena?, Emprendieron la marcha hacia el lugar donde momentos antes se había escuchado el sonido, miró al recién llegado – Disculpa su comportamiento – Dijo, sin esperar respuesta, antes de empezar a caminar. Unos pasos mas allá se giró para ver si el hombre bestia les seguía y al ver que así era, dijo – Ella es Eona y el mocoso humano se llama Keff- No se presentó, Eona ya había dicho su nombre antes de empezar a caminar… si el felino tenia buena memoria lo recordaría.

Al comprobar que era lo que había pasado en el puente, dejó de andar… quedando detrás de sus tres compañeros. No era el primer dragón que veía, pero si el primero con el que se cruzaba en Aerandir, al menos en su forma dragón - ¿Estará muerto? – Susurró, pero seguramente nadie le escuchó porque ella había dejado de caminar varios metros atrás de donde se habían parado la loba, el hombre bestia y el aspirante a licántropo.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Kalec el Vie 31 Ene - 12:11

El dragón solo permanece inconsciente unos minutos, justo para que a las personas que lo habían visto o sentido estrellarse llegaran hasta él. Ajeno a ese dato, el dragón empieza moverse y a lanzar gruñidos y quejidos, alza la cabeza que había quedado junto al pilar del puente contra el que se había estrellado, sentándose sobre el trasero, con las patas traseras algo despatarradas y aun algo mareado, el dragón se bambolea un poco, pero puede mantenerse en el sitio, despacio saca su lengua y se lame el morro, nota el sabor salado y metálico de la sangre que le salía de uno de los hollares del hocico, luego alzando una de sus patas delanteras la lleva hasta la parte superior de la cabeza, y se encoge cuando se roza con la pata. Empieza a gruñir y renegar en un idioma dragontino soltando algunos tacos, quizás los que desconocerán el idioma de los dragones no lo entendieran, pero indudablemente no estaba soltando florituras ni halagos.

-Me va a salir otro cuerno…-Murmura el dragón una vez se a tranquilizado un poco.

Sintiéndose más estable se acerca a uno de los cadáveres de los renos que había derribado, por su aspecto el que había alcanzado con sus fauces, en ese momento tenía el estómago aun algo revuelto, y sabe que si come lo vomitaría todo, estaba seguro que había alcanzado a un segundo animal con una de sus zarpas, la cual estaba llena de sangre, piel y músculos de reno. Justo cuando se vuelve da un leve respingo al ver que tenía “espectadores” , estaban aún algo alejados, pero indudablemente uno de ellos al menos lo había visto y suponía que los otros también, para el dragón los humanos eran muy parecidos, por lo que piensa que las dos mujeres y el “cachorro” eran humanos, el único que el dragón sabía que no era humano, era un hombre felino, el dragón había visto en un par de ocasiones una raza de hombres felino llamadas saryas, aunque piensa que quizás aquel fuera uno de los llamados hombres-bestias que habitaban aquellos lugares. Aún estaba algo aturdido, la sangre de su hocico había dejado de manar y se la había limpiado pasándose un par de veces la lengua, pero el chichón de su frente era más que evidente. Al menos podía dar las gracias de no haberse roto algún hueso. El pecho y vientre del dragón tenía algún arañazo sin importancia, pero estaba lleno de barro y nieve y ocultaba parte de las escamas azul claro. Reuniendo a sus dos presas, el dragón vuelve a sentarse sobre el trasero, con las patas traseras aun algo despatarradas a los lados por si volvía a sentirse mareado no caerse de lazo y las delanteras apoyadas firmemente delante de él. Espera paciente a que aquellas personas llegaran hasta donde él estaba, de momento guardaría silencio he intenta quedarse quieto y tranquilo, pues sentía que si se movía mucho o empezaba a hablar demasiado, le volvería el mareo y el estómago aún no se le había asentado del todo.
Kalec
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Zarknoss el Jue 6 Feb - 19:35

Aquella extraña mujer habia comenzado a dirigir una serie de miradas entre la presa recien cazada y a mi. Acaso nos estaba comparando? Me extraño mas el simple hecho de que comenzara a reirse descontroladamente. A sus siguientes palabras tan solo asenti afirmativamente, su sentido del humor era bien extraño...

El molesto crio que la acompañaba se habia cogido a mi espalda para comenzar a escalar, justo antes de que pudiera soltar palabra alguna como respuesta al extraño comportamiento de la joven. Se habia aferrado a mis orejas con fuerza y sin delicadeza alguna, lo cual me hizo soltar un muy leve rugido por el dolor y la reaccion del momento. La licantropa se habia adelantado a mi para coger al niño rapidamente, pero me senti un tanto extraño cuando comenzo a cogerme una oreja, estirando ligeramente de ella.

Mmmm... claro que son reales... - murmure con la cabeza baja, no por verguenza, sino por la extraña reaccion de la joven, tan extraña como ella misma.

La humana, aparentemente, de cabellos grises que habia intentado ayudarme durante el asalto de aquel crio, me dijo el nombre de aquella joven de caracter extraño y despreocupado, y el nombre del crio que la seguia. Eona y Keff. Mas tarde me entere del propio nombre de la humana. Profe Mel? Ese era su nombre? Que era "profe"? Nunca habia oido esa palabra.

Mi nombre es Rengar, soy una... bestia... un hombre bestia, no tengo nada que ver con el animal que ha cazado ella recientemente - le respondi a "Profe Mel" refiriendome a Eona - Entonces estas son las afueras de Durandak... Bueno, por lo menos la propia ciudad sigue en pie, me alegra saber eso. Ire contigo pues, Eona, no me vendria mal viajar en compañia de una joven tan... diferente... - le respondi con sinceridad, no me serviria de nada ocultar lo que pienso en este momento.

Despues de la presentacion, la humana comenzo a caminar hacia el puente derruido por el cual habia pasado antes. Se habia escuchado instantes atras un leve estruendo en este, pero aun asi no me motivaba mucho acercarme alli - Mmmm, "Profe Mel", tu tambien has oido un estruendo venir del puente? - ni siquiera sabia porque la seguia, quizas por curiosidad? Porque me gustaba el riesgo? Puede ser que sea por esto segundo, mas de una vez me he metido en un buen aprieto por confiar en desconocidos, o en personas recien conocidas.

Lo unico llamativo del lugar era "eso", si, ese animal escamoso que habia debajo del puente. "Profe Mel" parecia desconfiada por haber visto semejante animal, seria raro no alarmarse - Eso es un... dragon? Cuerpo de escamas, alas... - mis pies se adelantaron hasta situarse unos pasos mas adelante del grupo - ... Sidus? Eres tu? - pregunte  por un pequeño acto reflejo. Sidus era una humana a simple vista, pero resultaba curioso encontrarla por primera vez en una llanura nevada no muy lejos de aqui. Seria ella?
-----------------------------

Off: Tranquilas, mi mente es dificil de traumar. No hace falta firmar contrato alguno, pero gracias igualmente xD
Zarknoss
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 254
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Eona el Sáb 8 Feb - 13:53

Junto con el gracioso grupo que se había formado llegamos no en mucho rato a las ruinas de un puente, del cual bajo él había un ser enorme. Keff se paró unos segundos, pero luego se atrevió a dar un par de pasos más. - Keff, espera. - le ordené y me obedeció. Estábamos a tan solo un par de metros del ser escamoso, por delante de Melwyn y ligeramente por detrás del gato Rengar. - Eso es... ¡Un dragón! - El mocoso estaba visiblemente emocionado, diría que demasiado. Pero claro, nunca habría visto a uno en Lunargenta. - Así es. - le respondí sonriendo.

Me adelanté a Keff, alborotando su cabello con la mano, y después me coloqué por delante del hombre-bestia, el cual llamó al "animalillo" Sidus. Me acerqué bastante más de lo que podría ser considerado seguro, pero lo cierto es que no me parecía un ser terrorífico, sino que más bien como una mascota grande. Puse los brazos en jarra e inclinando la cabeza hacia arriba me quedé observando a tan solo un par de pasos los ojos del dragón, sin poder evitar sonreír. Después, con toda la tranquilidad del mundo, paseé mi mirada por los renos descuartizados y los restos de sangre en las enormes zarpas y colmillos de la bestia. Me relamí los labios, hambrienta, pues el olor a carne fresca inundaba el aire. - Bueno, pues ya tenemos comida y cena para los 5, siempre que Sidus sea tan amable de compartir con nosotros sus presas, a la vez que yo compartiría la mía. -

Keff se acercó cuidadosamente a mí, quedándose medio escondida detrás. Le eché un rápido vistazo y luego lo agarré por debajo de los brazos, para elevarlo hacia la escamosa piel de la bestia. Sabía perfectamente que lo que quería era tocarlo, ¿así que por qué no cumplir con sus deseos? Siempre podía lanzarlo hacia atrás si el dragón se ponía agresivo. Aún recordaba la primera vez que yo acaricie aquella superficie rasposa. Era... Rojo. Sí, era del color del fuego, del color de la sangre que caía de entre sus mandíbulas. Había usado veneno en aquella ocasión. No tuvo como escapar de la muerte. Hermoso...

Bajé al revoltoso de Keff, el cual batallaba internamente entre el nerviosismo, el entusiasmo y el miedo, y le di un empujón para que se mantuviese al lado de Melwyn, pues aparte de a mi lado, ese era el lugar más seguro para él. Entonces volví a cargar al leopardo muerto, esta vez en mi hombro cual saco de arena, e incité a todos a seguir hacia el interior de la ciudad destruida, la cual erróneamente había creído que era Dundarak. Un simple fallo mío del cual informaría más adelante a mis desorientados compañeros de viaje.  

Aquello iba a ser muy divertido.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Invitado el Dom 9 Feb - 13:17

Offrol: Entre medio y para cuadrar las contestaciones coloco mi ultimo párrafo del post anterior… porque si no me queda raro. Lo pongo en cursiva y con comillas para que os lo salteis al leer si quereis.

Rengar se presentó, acompañando su presentación con algo evidente: diciéndole que era un hombre bestia. Vaya y ella sin darse cuenta. Al parecer, como era de esperar, no le habia sentado bien la comparación con el animal que Eona acaba de cazar… bueno, era normal que el no entendiera o no le hiciera gracia aquel “chiste” – Me temo que no, Rengar… estás en las ruinas del poblado abandonado. Pero creo que Dundarak no se encuentra muy lejos de aquí – Hasta aquel instante no se había dado cuenta del fallo de la loba al decirle que aquello eran las afueras de Dundarak.

Continuó caminando delante del hombre bestia hasta que este se dirigió a ella como “profe Mel”, al escuchar aquello dejó de caminar y le miró ¿Se estaba riendo de ella o realmente creía que alguien podría llamarse asi? – Ehm… Si, si… lo he escuchado – Respondió y luego añadió – Y por favor, si no quieres que te llame gato… no me llames profe. Melwyn o Mel, pero profe no.

Y continuó andando, adelantándose a él e ignorando su expresión al decirle que lo llamaría “gato” si volvia a dirigirse a ella como “profe”. Si, quizás el error había sido de ella por no haberle dicho su nombre… pero así seria, si le llamaba profe una vez mas, se dirigiría a Rengar como “gato”.

“Al comprobar que era lo que había pasado en el puente, dejó de andar. Quedando detrás de sus tres compañeros. No era el primer Dragon que veía, pero si el primero con el que se cruzaba en Aerandir, al menos en su forma dragón – ¿Estará muerto?- Susurró, pero seguramente nadie le escuchó porque ella había dejado de caminar varios metros atrás de donde se habían parado la loba, el hombre bestia y el aspirante a licántropo.”

Aún sin moverse del sitio, observó la escenita del dragón. Frunció el ceño, aquella forma de moverse no le pareció tan elegante como la de los dragones con los que había tratado anteriormente. Pero claro, al parecer se había dado un buen golpe, lo mismo solo estaba algo desorientado.

Rengar se Adelantó al grupo y pareció hablar con el dragón ¿Acaso le conocía? Bueno, tampoco le dio importancia porque su atención estaba fija sobre la loba y el aspirante a lobo. Eona, junto con Keff, se había adelantado aún mas que Rengar e incluso cogió al mocoso en brazos para que tocase al dragón. Melwyn se acercó haciendo un gesto de negación con la cabeza, adelantándose un paso de la posición del hombre bestia… Aquella bestia de escamas azuladas acababa de darse un buen golpe y lo mismo estaba fuera de sí. Eona era una inconsciente dejando que el mocoso humano se acercase hasta él.

Una vez que el niño tocó al dragón, la loba lo empujó hacia atrás. Melwyn lo colocó a su espalda, sin soltarle el brazo… para evitar que volviera a hacer de las suyas – Rengar ¿Conoces a este dragón? – Preguntó al hombre bestia, pero antes de que este tuviera tiempo a responder Keff empezó a hablar:

- Profe Mel ¿Le has puesto nombre al gato?

Antes de contestar, dejó ir un largo y pesado suspiro… Luego se giró hacia el mocoso humano, dando la espalda a la loba y al dragón.

- No, ese es su nombre... no es un gato, es un hombre bestia. Y deja de llamarme Profe, no estamos en la escuela.
- Vale, pero prof… bueno,  Mel ¿Te lo vas a quedar?
- No
- ¿Y yo me lo puedo quedar?
- Keff, no es una mascota…
- Vaaaaya… ¿Y el dragón?¿Puedo quedarme al dragón?
- Por favor, cállate de una vez
- Pero…
- ¡Keff! ¿Recuerdas aquello de convertirte en roedor?- El niño agachó la cabeza y asintió avergonzado – Perfecto, quédate a mi lado hasta que Eona y yo decidamos que esto no es peligroso para ti- Volvió a mirar al hombre bestia – Disculpa, te he odio llamarle Sidus ¿Le conoces?
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Kalec el Dom 9 Feb - 14:22

El dragón que estaba intentando deducir si tenía algún cuerno roto, palpándose con cuidado la parte alta de la cabeza con una garra delantera, no se percata de la presencia de los individuos, podría haberlos olido, pero al tener el hocico lleno de sangre y del olor a reno, no había sido asi, pero si los escucha, al principio, aturdido cree que son solo voces o ruido que escucha debido al golpe, pero entonces se da cuenta que eran voces diferentes y se vuelva hacia la procedencia del sonido, suelta un gruñido de sorpresa , algo amenazante quizás por verse sorprendido y mantener a aquellos individuos a distancia, pero aquel gesto y el gruñido hace que lance un quejumbroso gemido de dolor y se lleva de nuevo una de las garras a la cabeza.

-Por las escamas de mi abuela, es como si un regimiento de enanos herreros usaran mi cabeza como yunque….- dice en tono dolorido mientras hasta él llega la voz de un hombre bestia.

Ahora que sabía que estaban allí, hasta él llegaba los distintos olores e los presentes, solo era humano el cachorro, los demás eran criaturas diferentes. Una de las hembras olía a poder y magia, una bruja quizás, y la otra olía a animal, con el característico almizcle de los lobos. Se había cruzado con miembros de estas razas en otras ocasiones y más o menos todos tenían el mismo aroma, variando de un individuo a otro según la higiene de este, se entendía.

-¿Eh? ¿Qué?.- Hasta su aturdido cerebro llega la pregunta del hombre bestia, el dragón frunce el escamoso ceño con enfado.- ¿Tengo pinta de dragona?- Pregunta el dragón algo ofendido.

Aunque lo cierto es que solo otro dragón o persona que hubiera tratado con ellos sabría distinguir un macho de una hembra a simple vista, pues no había nada en su anatomía exterior que lo delatara como lo uno o lo otro, aunque la voz del dragón sonaba indudablemente masculina, aunque también joven. Suspira, pues no estaba en condiciones ni quería discutir con lo que le dolía la cabeza.

-Mi nombres es Kalecxhian…Kalec.- Añade tras unos segundos pensando que para aquellas personas le sería más fácil pronunciar su nombre abreviado. La atención del dragón se vuelve hacia una mujer que olía a loba, el olor a almizclado o especial de aquella hembra le cosquilleaba en los hollares del hocico, casi como si le entraran ganas de estornudar, sin poder evitarlo lleva una de sus garras delanteras al hocico y se lo frota como para librarse de aquel cosquilleo, luego mira con sorpresa a aquella hembra.

-¿Y porque debería compartir mis presas con unos desconocidos? . –El dragón se pone en pie para poner énfasis a sus palabras y se pone en pie y se golpea con un carámbano de hielo que colgaba del techo, de nuevo lanza un gemido de dolor, escapándosele unas lagrimillas y se tumba en el suelo sobre el vientre, llevándose las dos garras a la parte superior de la cabeza mientras retorcía la cola por el dolor.

Nota como la mujer lobo se pone junto a él, abre un poco un ojo y ve que sostenía al cachorro humano junto a él y que le acariciaba las duras escamas, las cuales eran suaves y tibias, no parecían rasposas, pero los bordes si parecían afilados, pero al estar ahora relajado, los bordes se mantenían pegados al cuerpo del dragón y sería difícil cortarse con ellas.

-Está bien… compartiré mis presas… pero… ¿Tenéis algo para el dolor?- Dice el dragón el cual se sienta de nuevo mirando hacia arriba antes de alzarse del todo y salir debajo de aquel maldito puente arrastrando las dos preses que había abatido dejando en la nieve un reguero de sangre .

El dragón mira hacia la segunda mujer, ve como habla con aquel mocoso humano y gruñe un poco, al parecer el cachorro lo había tomado por una especie de mascota o algo por el estilo. Al menos la mujer que olía a magia y poder , parecía saber lo que se hacía pues pone en su sitio al niño, el dragón se sentía realmente mal, sobre todo después el segundo golpe en la cabeza con el carámbano de hielo. Se sentía algo mareado y con el estómago revuelto, lo cierto era que no creía que fuera capaz de comer hasta que no se le hubiera asentado el estómago.

-¿Puedo saber vuestros nombres? –Pregunta el dragón mientras sigue a la mujer lobo, quizás lo hubieran dicho o quizás no, pero en ese momento el dragón solo sentía el doloroso palpitar del chichón que tenía en la parte superior del cráneo. Caminaba dejando en la nieve la marca de sus enormes garras, pero su andar era algo inseguro, como si estuviera algo borracho.

El dragón toma a sus dos presas con las fauces, por las patas, por lo que iban colgando y goteando la poca sangre que pudiera quedar ya en sus cuerpos. Sigue a la mujer lobo hasta un lugar que parcia abandonado, las ruinas de una ciudad o pueblo. Cuando llegan al lugar deja caer sus presas donde la mujer lobo dejara la suya y luego se aleja un poco, entonces pueden ver un gran espectáculo, un hermoso tatuajes de runas, glifos y símbolos extraños, cubren el cuerpo del dragón, se encienden con una luz azulada que termina por cubrirlo, y una vez habían desaparecido la luz, pueden ver al dragón, pero en una forma muy pequeña de su anterior forma, este se aleja hasta un montón de nieve, y empieza a frotarse el hocico y las garras manchadas de sangre con la nieve para lavarse, también se pone nieve en la parte superior de la cabeza, a la espera de ver si aquella gente tenían algún ungüento o poción para quitarle aquel dolor de cabeza. Se había transformado por la razón de que la cantidad de ungüento o lo que fuera con que lo pudieran ayudar, sería mucho menor que en su tamaño normal de dragón, no piensa que a aquellas personas podría sorprenderles verlo cambiar a aquella pequeña forma de dragón, que cualquiera de ellos podría coger en brazos sin muchos problemas.
Kalec
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Zarknoss el Mar 11 Feb - 11:45

A decir verdad, me sorprendia la increible naturalidad de la joven y el crio que la acompañaba tras de si a la hora de examinar al dragon. Eona hizo mencion de comernos a los renos que la criatura traia consigo en sus fauces, no era una mala idea, el problema era intentar quitarselos al dragon sin que nos ataque, si es que se trataba de una criatura hostil.

Profe Mel, cuyo autentico nombre es Melwyn segun sus palabras anteriores, me pregunto si conocia al animal que yacia con la cabeza ensangrentada sobre la nieve. Negue con la cabeza, pero ella parecia no haberme visto hacer esto, pues estaba algo atareada en atender al crio que acompañaba a Eona. Mas tarde, cuando volvio a hacerme la pregunta, la mire nuevamente y le respondi de forma breve y clara.

No, solo es que... - el dragon habia interrumpido antes, parecia enojado por haberle llamado Sidus. El animal habia captado que ese nombre era de caracter femenino, lo cual le habia ofendido por el simple hecho de compararlo con una hembra de su propia raza - Oh, perdona, debo haberme equivocado. No le tomes importancia

El dragon se habia presentado con el nombre de "Kalec" segundos despues. Mientras el dragon procedia a reincorporarse, volvi con Mel para responderle de una vez - No lo conozco, pensaba que este dragon era una compañera mia que tiempo atras tuve el gusto de conocer en esta misma llanura nevada. Es dificil diferenciar entre un dragon macho y un dragon hembra, al menos para mi. Como sea, no, no lo conozco Prof... - calle unos breves instantes recordando sus palabras de antes - ... Melwyn... - no era la primera mujer que me llamo por el nombre de gato. Una mujer en mi vida siempre habia tenido el gusto de llamarme por ese nombre, pero Mel era la primera desconocida, o recien conocida, que me llamo por ese mote.

El animal intento reincorporarse en un torpe intento en el que se golpeo la cabeza con una estalactita que colgaba del puente. Dolorido, acepto acompañarnos a mi y a las chicas, junto al renacuajo que iba con una de ellas. Volvio a alzarse nuevamente, esta vez, pude contemplar con todo lujo de detalle su embergadura y su tamaño real, una criatura muy imponente a primera vista.

La idea de compartir uno de mis objetos con un animal asi no me era muy de fiar, pero con el podia hacer una excepcion, quizas - Tengo algo que podria servir... - antes de viajar tan lejos de Lunargenta, quise tomar medidas preventivas llevando en una bolsa de mi cinturon unas plantas medicinales. Tan solo eran dos, puesto que no tenia pensado tomar rumbo a Durandak en grupo, cometi el estupido error de traer provisiones solo para mi, algo con lo que quizas me arrepentiria despues - Son plantas medicinales, ten, toma una - le tiendo una de las plantas, no sin antes guardar la otra que me quedaba - Las compre antes de venir. Cogela y frotala por las heridas de tu cabeza, escocera, pero peor es nada. A decir verdad, los remedios humanos son bastante eficaces... - esta ultima frase la habia murmurado para mi mismo en voz baja, realmente me sorprendia la eficacia medicinal de los humanos en cuanto a remedios naturales.

Eona habia tomado rumbo a Durandak y el resto, yo incluido, nos limitabamos a seguirla. El dragon pregunto acerca de nuestros nombres - Me llamo Rengar - respondi solamente, observando de reojo si habia usado la planta que le cedi antes.

Una vez habiamos llegado a nuestro destino, el dragon se alejo del grupo. Es probable que no confie en nosotros y quiera tener un poco de privacidad para el solo, asi que lo deje marchar a su aire. Instantes despues me habia parecido ver una luz en direccion adonde fue el dragon, y despues de eso, pude ver como su figura se habia vuelto mas pequeña, mucho mas pequeña, mientras se alejaba aun mas de nosotros - Mmmm? Eona, prof... Melwyn... lo habeis visto verdad? Al dragon...
Zarknoss
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 254
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Eona el Jue 13 Feb - 22:48

(Off rol: Escribiré más o menos el orden de las acciones para que, bueno, para que tengan un orden. xDDD Para ello tal vez ponga diminutas acciones de personajes que no son míos así que cualquier detalle solo comentádmelo y lo corrijo.

Durante el camino escuché las silenciosas y casi inexistentes palabras que intercambiaron mis nuevos y no tan nuevos amigos. Keff iba a mi lado, acariciando de vez en cuando el suave pelaje del felino muerto, realmente parecido al del vivo que iba un par de pasos detrás de mí. Con tan solo imaginármelo dejé salir un bufido, mientras escuchaba justamente como el ser peludo y el escamoso se intercambiaban algunas plantas. Miré por encima de mi hombro, pues realmente tenía curiosidad de ver como un dragón de casi 4 metros sin pulgares y la boca llena iba a hacerse cargo de lo que el gato le daba. Claro, era imposible. Me reí por la situación que acababa de surgir, mientras que ambos se observaban sin saber como continuar, pero por suerte Melwyn se había dado cuenta de lo que yo y se encargó de guardar la "medicina" para luego.

iglesia:
En cuanto llegamos a lo que parecían las ruinas de una descomunal iglesia, con la mayoría de las partes desaparecidas, dejé nuestra comida en el suelo, mientras que el dragón hizo lo mismo, dejando tras si una apetitosa montaña de carne de tres bestias distintas. - Eona... ¿Comemos ya? - preguntó el enano, del cual ya me extrañaba que no hubiese abierto la boca en tanto rato. - Claro. - le respondí y lo alcé sin esfuerzo alguno hacia los aires. Lo levanté por encima de mi cabeza e hice la intención de morderle. - Podemos comenzar. Que aprovecheee. - El crío empezó a gritar y patalear, pareciendo un pez mareado. Lo solté casi a la misma altura y él cayó de pie, mostrando así que poco a poco su entrenamiento daba efecto. Me eché a reír, acompañada por su propia risa poco después. Parecía que el destino debió de haber cruzado nuestros caminos a propósito.

Una luz hizo que me girase hacia la dirección del dragón, el cual tras un impresionante y mágico resplandor, acompañado de extraños tatuajes bailando por su cuerpo, encogió dejando en su lugar una especie de... - ¡Mascotaaa! - gritó Keff como si robase aquella palabra de mis propios pensamientos. Era exactamente eso en lo que se había convertido, en algo así como una diminuta mascotita achuchable. El canijo inició una rápida carrera hacia el animalillo, pero antes de que diese un solo paso más lo cogí del pezcuezo, o lo que para él sería el cuello de su camisa, y lo detuve. - ¡Keff, no! - Hasta ahí mis palabras parecían razonables, hasta ahí. - ¡Es mío! - grité con una sonrisa psicópata en el rostro y ampujando al crío para atrás yo misma me apresuré hacia el otro canijo. - ¡Ala! ¡Pero que chulo! - Alcé al animalillo ante mí, cogiéndolo por debajo de las "axilas" como si fuese un bebé, y lo dejé colgando en el aire para poder observarlo mejor. - Meeel Meeel, ¿tu también puedes hacer eso? - comenté por el simple echo de que aquello pareció magia, y para magia que mejor que una maga. - ¿O tu, Rengar? - nombré al gato imaginándomelo como un lindo minino peludo, pues aún no tenía pensado un mote para él. "Gato" era demasiado obvio... Entonces empecé a bajar y a alzar al dragoncito haciendo una cosa a la cual nombré "el avión", ignorando tanto el estado del mismo como la celosa mirada de Keff, que ardía en deseos de jugar con él también, pero era mi turno.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Invitado el Vie 14 Feb - 10:40

Offrol: Para que todo concuerde sigo los pequeños cambios de Eo.

La masa escamosa pareció ofenderse por la equivocación de Rengar a la hora de confundirle con una dragona. Después de presentarse como Kalec y de no estar dispuesto a compartir su comida, que a todo esto ¿Para que compartir? Si con el leopardo habría de sobras, él dragón hizo un intento de incorporarse y acabó dándose otro golpe. Melwyn puso los ojos en blanco, definitivamente nunca en la vida se habia cruzado con un dragón tan torpe como aquel. Juzgado y etiquetado en menos de diez minutos.

Rengar le ofreció a Kalec unas hierbas para el dolor. Su mirada pasó del hombre bestia al dragon, del dragon a la planta, y de la planta a Rengar… asi un par de veces, incrédula. ¿Cómo pretendía el felino que Kalec cogiera aquella planta y se la untase? No tuvo mas remedio, cogió la planta de la mano de Rengar – Eona o keff te ayudarán luego a untarte esto – Dijo a Kalec en tono seco y cortante. Por supuesto no estaba en sus planes hacer de enfermera a aquella enorme masa escamosa. Y después de sus palabras pasó entre los dos y empezó a caminar en silencio detrás de Eona y Keff.  

Llegaron a lo que parecían las ruinas de una enorme iglesia. Melwyn dejó a un lado tanto su arco como el carcaj… pero no demasiado lejos como para poder echarle mano si algo ocurria. Tanto Rengar como Kalec eran dos completos desconocidos y estando Keff allí no bajaría la guardia.
Lo que ocurrió a continuación fue algo que jamas, pero ¡Jamás! Se hubiera imaginado. Eona alzando al crio y bromeando con él. No pudo o no quiso evitarlo, empezó a dar palmadas, como quien aplaude después de un espectáculo, mientras se acercaba a ella y le susurraba con una sonrisa en los labios de manera que solo ella y el aspirante a lobo pudieran oir – Conmovedor, de asesina a mamá - En ese instante el dragón cambió de forma, Melwyn esperaba verle aparecer en su forma humana… pero no. – Esto debe ser una maldita broma – Contestó a Rengar sin dar crédito a lo que acababa de ocurrir.

Como algo normal para un niño de su edad. Keff, emocionado ante la idea de poder convertir a Kalec en su mascota, corrió hacia él muy probablemente con la idea de coger al dragon en brazos Claro, si es que a eso se le podía llamar dragón. Pero Eona lo detuvo con un grito, para luego añadir que “el dragón” le pertenecia y corrió a cogerlo ella. No  se molestó ni en contestar a la pregunta de Eona, tampoco miró a Rengar… porque la cara del felino seguramente era todo un poema con aquel espectáculo. Cogió a Keff de la mano, caminó hacia una roca, o mas bien restos de algo caído, se sentó y dejó que Keff se sentase encima suyo. Luego le abrigó con su propia capa.

- Jo... yo lo quería para mi – Dijo el crio enfurruñado.

- Dejala, no se lo va a quedar – Le respondió ella, pero claro… Eona siempre se salía con la suya. Prueba de ello era Keff, con el que se había quedado hacia tan solo unas semanas atrás.

La reacción de su “vieja amiga” no fue una sorpresa para ella, pero era uno de aquellos momentos de “tierra trágame”.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Kalec el Vie 14 Feb - 13:21

El dragón ve agradecido como una de las mujeres  toma las hierbas medicinales que el hombre felino que se había presentado como Rengar, da las gracias a Rengar con una inclinación de cabeza pues no puede hablar sin que se le caigan las presas que llevaba en la boca. Las mujeres no se presentan pero al menos escucha el nombre e ellas durante el trayecto y una vez habían llegado a aquellas ruinas heladas de aquel gran edificio que le recordaba al dragón a una especie  de templo. Se acababa de quitar la sangre del hocico, las garras y demás usando la nieve blanca y limpia cuando escucha una exclamación tras de él que le hace dar un salto sobresaltado y volverse. No se había dado cuenta del impacto que su transformación había tenido en aquellas personas, ni siquiera se paró a pensar en que pudiera causar alguna impresión, ve la cara de sorpresa de Rengar y luego ve a aquel cachorro humano al que todos llamaban Keff gritar algo sobre una mascota y dirigirse hacia el, por suerte la hembra que olía a animal, como a lobo, lo detiene y el dragón suspira y cierra los ojos aliviado de la buena cabeza de aquella hembra, pues sinceramente se encontraba bastante mal debido al golpe  y esperaba que las hierbas le aliviaran el dolor y por lo tanto el estómago revuelto. Pero apenas estaban pasando aquellos pensamientos por su cabeza cuando lanza una exclamación de sorpresa, y al  mismo tiempo que la mujer parecía gritar, “¡Es mío”, el dragoncito se ve alzado y cogido por debajo de las patas delanteras, lo habían cogido otras veces de aquella forma, estaba acostumbrado, pero la mirada intensa de la mujer lo hace sentirse incómodo y de cierta forma intimidado, sonrojándosele el `puente del hocico el dragón encoge las patitas traseras y lleva las delanteras hacia la zona de entre las patas, como si quisiera protegerse y le diera vergüenza que la mujer lo mirase tan de cerca.


-¡Bájame! ¡No me mires así es de mala educación! .- dice el dragoncito algo incómodo, pero la mujer no parecía hacerle ningún caso, se limita a preguntar a los demás sobre magia antes de verse zarandeado y lanzado por los aires, entonces el dragón se teme lo peor, se lleva las garritas delanteras al hocico.- No… no hagas eso… voy a… voy a vomitar…- El dragoncito estaba haciendo todo lo posible para no echarla toda la pota encima de la mujer, trata de apretar el hocico y tapárselo con las garritas delanteras mientras los “carrillos” del dragón parecen hincharse por un momento.


Espera a que la mujer lo dejara en el suelo rápidamente, solo así se libraría de cubrirse de vomito de dragón. De no ser de ese modo, bueno, entonces Eona tendría que darse un buen baño y posiblemente cambiarse de ropa, aunque podría estar agradecida por otro lado pues el estómago del dragón estaba casi vacío, por eso se puso a cazar para llenarlo. Una vez hubiera vomitado, ya fuera a un lado en el suelo una vez que la licántropo lo hubiera soltado, o bien encima de esta, el dragón parecía mucho más aliviado.


-Me encuentro mejor… lo siento mucho…- Dice el dragón disculpándose por la desagradable escena.- Si pudierais aplicarme esa cura de las hierbas os lo agradecería mucho… la cabeza me da fuertes punzadas, como si me fuera a salir otro cuerno.-dice el dragón en tono lastimero por el dolor del chichón. Al menos el niño había sido retenido por la otra mujer Melwyn, cree recordar que la llamaban, al menos podría librarse de ser zarandeado por el cachorro humano.


-Luego creo que podré comer algo…-Hace una mueca de desagrado.- Ahora tengo es estomago vacío del todo y de aquí a un rato tendré mucha hambre…- Dice el dragón algo inquieto y avergonzado por haber vomitado delante de todos y esperando las reacciones de los presentes, los cuales supone habría desagradado aquella escena.
Kalec
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Zarknoss el Jue 20 Feb - 2:10

Melwyn y los demas se percataron de lo sucedido. No fui el unico en contemplar como el dragon menguo de tamaño al cabo de unos instantes. Intente esconder la sensacion de sorpresa tras la seriedad de mi rostro, lo cual fue casi imposible. Significa esto que los dragones pueden cambiar su estatura a voluntad propia? Este al menos podia hacerlo.

Fue un tanto gracioso el poder ver como Eona y el crio que la seguia querian jugar con el dragon, a la par que sorprendente. La energia de esta chica es... rara... hay que admitirlo. Su siguiente pregunta tambien lo fue - Para nada... No puedo hacer eso - le respondi, aunque por una parte estaria interesante si pudiera cambiar de tamaño. Seguramente mi esposa me recibiria entre sus brazos todo el dia, no me soltaria por nada.

El meneo que Eona le dio al animal solo provoco que el animal vomitara, una escena desagradable por supuesto. Nos pidio que aplicaramos las hierbas en su herida de la cabeza - Mel, la planta - tendi una mano hacia ella para que me la ofreciese, y de ahi entonces acercarme a la criatura para aplicar la hierba en la herida, esperando que mejorara un poco al menos.

Antes Mel me habia quitado el objeto de mis manos. Si, era mejor darselo ahora, no antes. Solo queria intentar sanar un poco de su dolor, pero no era consciente del aguante que posee esta criatura. Ahora que es un dragon mas pequeño, creo que no habra problemas en curarle mediante la planta.
Zarknoss
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 254
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Eona el Jue 20 Feb - 11:32

Solté al pequeño lagarto en cuanto me fijé que sus mofletes empezaban a hincharse. Si tenía pensado hacer lo que creía que haría, ¡no iba a dejarle hacerlo sobre mí! Lo cierto es que no me había molestado ni en bajarle, simplemente aflojé el agarre de mis manos, esperando que o levitase o volase o calles, como él prefería, y así lo hizo.

- Sí sí, mucho lo siento pero tenías pensado echármelo todo encima... - comenté cruzándome de brazos, pero de inmediato cambié mi cara de reproche por una media sonrisa atrevida. - No tenía ni idea de que los de tu clase pudiesen hacer estas cosas. Es... Interesante. - Después de todo eramos enemigos comunes, pero al parecer el dragón no se lo tomaba como tal, pues suponía que ya habría descubierto lo que soy por el olor.

Entonces dejé que el gatito y el lagarto jugasen a los médicos y me dirigí hacia Mel y Keff, que parecían estar muy cariñosos el uno con el otro. - ¿Qué, has decidido quedarte con Melwyn de ahora en adelante? - comenté con tono de reproche, pero mostrándoles una brillante sonrisa. - Después hablas de mí, profe Mel~ - hice referencia a cuando me había llamado madre.

También me senté en la roca, apoyándome con mi espalda del lado derecho de la maga, estirando mis brazos hacia arriba en un intento de desperezar mi cuerpo. - Ya veremos luego si nos quedamos a alguno de los dos, Keff. - dije mirando en dirección de las dos posibles futuras mascotas, que seguían untándose la medicina felizmente. - Puede que hasta los dos. Uno para cada uno. - - Wiii~ - gritó el enano entusiasmado.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Invitado el Vie 21 Feb - 11:17

Tanto Melwyn como Keff observaban la escena sin moverse, ella había apoyado la cabeza sobre el hombro del mocoso humano. Con tanto zarandeo el dragón terminó mareado y vomitando… por suerte Eona lo soltó antes de que pudiera echárselo encima – Menos mal… - Suspiró, hubiera sido divertido verla pringada en pota de dragon. Pero ¿Quién aguantaría después aquel olor?

El dragón pidió que se le aplicasen las hierbas de Rengar – Yo no pienso aplicarle nada – Murmuró – Yo tampoco – Susurró Keff. Seguramente Rengar se dio cuenta de que nadie iba a frutarle aquello a Kalec y por eso pidió las hierbas. Melwyn se la devolvió con una sonrisa forzada dibujada en sus labios… Mientras tanto Eona se acercó a ellos - ¡NO! ¡Yo sigo queriendo ser un lobo! – Exclamó el niño y luego añadió – Pero aquí estoy calentito – Melwyn sonrió a la loba – Dejala Keff, está celosa porque en mi capa no hay sitio para ella.

Eona se sentó junto a ellos y apoyó su espalda en ella, si bien no solia aguantar aquella cercanía de los demás… no se apartó, quizás entre ellas ya había la suficiente confianza como para eso. Claro que, también sabia que si se apartaba Eona volvería a acercarse y aquello seria como jugar al ratón y al gato… no, no le daría aquella satisfacción.

Mientras Rengar hacia de enfermera para Kalec y Eona hablaba con Keff de la posibilidad de quedárselos como mascotas… parte del puente por el que habían pasado momentos atrás se derrumbó y el suelo tembló bajo sus pies.

Detrás de las dos mujeres y el niño, restos de algún edificio se esparcieron y en el suelo apareció lo que parecía ser la entrada al sótano de lo que hubiese sido anteriormente aquel montón de escombros.  Pero ellas y el niño estaban de espaldas… asi que los únicos que quizás podrían darse cuenta de aquello serian “la enfermera felina y el moribundo escamoso”.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Kalec el Vie 21 Feb - 17:46

El dragoncito se sentía mucho mejor después de vomitar, pero seguía doliéndole la cabeza,, he incluso el dolor había aumentado, por suerte Rengar se ofreció a aplicarle la medicina a base de hierbas que le había ofrecido antes, el dragón permanece quieto dejando que le aplicara la cura, él no se llevaba especialmente mal con los licántropos, de hecho no había conocido a muy pocos y todos ellos habían sido hembras con las que se había llevado bien. Con lo que si se llevaba realmente mal, de echo los odiaba con todas las fibras de su ser eran los vampiros, por suerte no había ninguno en el variopinto grupo. Por suerte el dragoncito era ágil y cuando se vio soltado por las manos de Eona cayo de pie y vomitó tras una roca cercana.


-No te preocupes… aunque no me importa que me cojan en brazos, no me gusta que me zarandeen…-gruñe el dragoncito a la disculpa de la mujer lobo, permanece quito hasta que Rengar le aplica la cura.- Bueno, existen varios tipos de dragones distintos aunque pertenezcamos todos a la misma “familia”, como en los humanos por ejemplo, dentro de la misma raza hay diferentes especies y etnias.- El dragoncito sube a una roca tallada, un bloque de la pared de aquel seguramente, le quita la nieve de encima con un movimiento de la cola y se sienta sobre el trasero.

El dragón permanecía ajeno a la idea de Eona de “adoptarlo” a él o a Rengar como “mascotas” de saberlo, el dragón procuraría buscar alguna excusa para marcharse, pues había oído de dragones que habían sido capturados y “domados” para servir de monturas. El dragón entonces da un respingo sobresaltado cuanto el puente y otras estructuras cercanas se vienen abajo, se encoge durante el derrumbe entrecerrando los ojos pues evidentemente que el derrumbe había sido por su culpa pues el “meneo” que le había metido a una de las bases del puente en su aparatoso aterrizaje no había sido para menos. El dragón ve como se levanta una nube de polvo y nieve por el derrumbe y el dragoncito va a echar un vistazo a lo ocurrido, arruga el hocico y saca la lengua como para saborear lo que estaba oliendo.


-Huele a aguas termales y a moho… creo que hace mucho tiempo que ese lugar no quedaba expuesto a la luz…-Murmura el dragón señalando el lugar que se había “abierto” en el derrumbe de las estructuras de piedra.
Kalec
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Zarknoss el Sáb 22 Feb - 9:47

Despues de aplicarle la medicina, me sente justo al lado de Kalec con los brazos cruzados. Esto seria problematico... los dragones se dividen en muchos tipos, entonces, habran otros con una apariencia muy distinta al dragon que residia a mi lado. Encontrar al que busco seria dificil, mucho, quizas deberia replantearme dar media vuelta?

Eona menciono instantes antes de quedarse con Kalec y conmigo como... mascotas? Una bestia no es una mascota, ademas, aunque quisiera pertenecerle, ya era tarde para mi - Eona, no te hagas ilusiones, este... "gatito"... ya tiene "dueña". Si teneis que quedaros con alguien, quedaos con... - mi hablar se vio interrumpido por un fuerte temblor de la tierra. Una parte de la estructura sobre la que estabamos se habia venido abajo, probablemente por el fuerte choque del dragon con el puente, y no solo eso...

Cuando Kalec marcho a investigar encontro una puerta que comunicaba el exterior donde estabamos con un piso inferior, o eso parece. El dragon agudizo su olfato, y acto seguido yo tambien probe a hacerlo. La olor a aguas termales no me habia llegado, pero si la esencia del "moho" que impregnaba el aire.

Antes de hacer nada mas, alze la cabeza y mire el cielo. El atardecer ya estaba presente, y puede que en unas horas se nos caiga la noche encima. La verdad, si dormimos aqui fuera, a la intemperie, corriamos el riesgo de coger una hipotermia bastante interesante. El aspecto de ese sotano no tenia que ser muy acogedor tampoco, pero... que otras opciones teniamos? - Eona, Prof... Mel, venid a ver esto - espere a que vinieran todos. A decir verdad, este tipo de sitios me proporciona un cierto grado de curiosidad, interes en examinar que hay ahi abajo. Si nadie se quejaba de lo que iba a hacer, entonces abriria la puerta despacio, para que comprobaramos que residia en el interior.
Zarknoss
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 254
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Eona el Sáb 22 Feb - 20:41

El fuerte temblor y la gran nube de nieve flotando en el aire despeinando nuestros cabellos fue la prueba evidente de que algo se había caído. - ¡Eona! - saltó Keff sorprendido colocándose de pie. Me expulsé algo de nieve del pelo y me levanté junto a él, pero con tranquilidad. Le eché un vistazo a Melwyn y me la quedé mirando pensativa. Después de unos segundos, señalé su cabello. - Aunque te caiga nieve encima es muy difícil de ver... Aunque no estoy segura de si eso es bueno o malo. La nieve en el cabello es muy sexy. - comenté meneando mi melena como si estuviese en un "anuncio", palabra que sin más acababa de pasar por mi cabeza, tomándola como creación propia.

- Sí, también yo noto olor a agua y vapor... - respondí a nuestras mascotas y decidí ir junto a ellos, bajando las pequeñas escaleras que daban a una puerta desgastada, con Keff siguiéndome los talones. Dejé que los caballeros-mascotas abriesen la puerta, ya tuviesen amo o no, y junto al niño entramos como los primeros.

La sala consistía en un pasillo, ni muy largo ni muy corto, ni muy ancho ni muy estrecho, que después de unos pocos pasos se abría a lo que parecía ser un baño subterráneo con aguas termales en el fondo. Inspiré el cálido aroma y algo de polvo entró en mis fosas nasales haciendo que arrugase la cara, pero pronto se me pasó. Había cosas más divertidas que estornudar en ese lugar.

- ¡Increíble! - exclame entusiasmada. - Muy bien, este será el plan. No sería una buena idea hacer un fuego aquí adentro, así que los hombres... - Me quedé observando a los supuestos "hombres", pues en verdad ninguno de los dos tenía la pinta de como para mí un hombre debía de ser, pero bueno, es lo que hay. - Los hombres irán afuera y asarán la carne después de limpiarla, mientras que las mujeres nos daremos un merecido baño. Después nos intercambiaremos y será vuestro turno. - "Mientras nosotras empezamos a comer sin vosotros" pensé mientras sonreía. - ¿Alguna queja? Claro que no. Pues manos a la obra, y ni se os ocurra espiar o os arrancaré los ojos. - Tras esa última frase le guiñé un ojo a Mel, pues sabía que ella era bien consciente de que sería capaz de hacerlo.

Entonces Keff empezó a dirigirse hacia la salida, pero lo agarré del hombro. - Dije hombres. Tu de momento cuentas como una mujer. - le ofrecí una sonrisa un tanto extraña y el canijo en vez de reprochar que le llamase como lo hice enrojeció hasta las orejas.

aguas:

(Off Rol: Kalec, cualquier cosa solo dímela sin más, no me importa ;)) El que no os diese más opción es parte de la personalidad de mi personaje, pues está acostumbrada a que obedezcan sus órdenes, pero si las cumplís o no es cosa vuestra. Pero sí supuse muy por adelantado que nos dejaríais el baño como primeras, como buenos caballeros (haciendo la pelota xDDDDD), y para darle juego para escribir a Mel puse lo de que ya entraba al agua, pero cualquier cosa solo dímela. ^^)
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Invitado el Dom 23 Feb - 22:47

El primero en ir a investigar fue Kalec, aunque Rengar no tardó demasiado en ir tras él. Ella se quedó sentada donde estaba, después de todos… estaban en un poblado en ruinas y por allí ya estaría todo más que descubierto. O eso creía ella.

Con el ruido y el temblor, Keff se había puesto en pie de un salto. Melwyn ignoró el comentario acerca de la nieve y el cabello, al igual que su gesto de modelo de champú. Ella se había puesto en pie y miraba en la dirección donde sus “compañeros” de aquel dia habían acudido - Eona, Prof... Mel, venid a ver esto – Uy… había estado a punto de llamarle profe “otra vez”.  Eona y Keff fueron los primeros en llegar a aquella entrada, Rengar la abrió y todos bajaron a aquel sótano.

Ella fue la última en bajar, antes de reunirse con los demás recogió sus pertenencias. A saber que se encontrarían allí abajo.  Bajó por unas estrechas escaleras y atravesó una vieja una entrada, la cual seguramente habían abierto sus cuatro compañeros al bajar. Después de caminar unos minutos por aquel oscuro y polvoriento lugar, llegó al lugar donde todos habían pareado – Miauuuuu – Dijo al pasar por detrás de Rengar, en contra respuesta al haber estado a una letra de volver a llamarla “profe”. Dejó sus cosas en el suelo.

Observó el lugar, maravillada, mientras Eona daba instrucciones de como iria aquello. Por lo visto ellas y el mocoso se bañarían primero, mientras tanto ellos prepararían la cena. Sonrió sin ni siquiera mirarles…   Ella sola no habría podido echarle el morro que la loba estaba echando en aquel momento. Se giró para miar a Eona al escuchar su ultimo comentario hacia Rengar y Kalec -y ni se os ocurra espiar o os arrancaré los ojos. - Asintió y añadió - Creerme, es capaz de eso y mucho mas.

Luego se cruzó de brazos y esperó a ver si las dejaban solas...
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Kalec el Lun 24 Feb - 17:09

El pequeño dragón sigue a los demás, volando o caminando entre los demás, bajando unos escalones y pasando por aquellos pasillos, en los que por el olor y el polvo acumulado en el suelo, no era visitado por un bípedo desde hacía muchos años, en el suelo solo se marcaban las huellas de roedores he insectos, al ser un dragón del agua, este tenía la habilidad de detectar una fuente de agua a varios kilómetros de distancia he incluso de profundidad, pudiendo detectar ríos y lagos subterráneos bajo las profundidades de la tierra, de modo que se guía por su olfato he instinto hasta la sala donde había unas aguas termales, era evidente la mano del hombre en su construcción, elaboradas columnas de mármol blanco cubiertas por la suciedad de los siglos transcurridos desde que fueran esculpidas, en el suelo y en las paredes había elaborados mosaicos elaborados con cientos o miles de pequeñas piezas de piedra de diferentes tonalidades, en su mayoría representaban lugares hermosos y gente tomando baños, otras, más apartadas y ocultas, mostraban escenas explicitas de sexo o subidas de tono. Lanzando una exclamación de alegría el dragón se lanza como una flecha hacia las aguas, sin prestar apenas atención a las columnas de mármol o a los elaborados mosaicos, mucho menos atiende a las palabras de Eona o alguno de los otros. Al tiempo que Eona decía aquello de “Muy bien, este será el plan…”, el dragón se había zambullido con un chapoteo en el agua dando un gruñido de satisfacción, tal como había olido el agua estaba limpia y libre de suciedad, lo que quería decir que los circuitos de agua seguían funcionando pese a los años que aria que nadie los atendía. El dragón se queda flotando en la superficie, viéndosele la cabeza y parte de las alas, entonces parte de las palabras de la licántropo llegan hasta él, frunce el ceño y alza la cabeza mirando hacia donde se encontraban los demás.


-Yo no tengo problemas en comer la carne cruda, adema, aún tengo el estómago algo revuelto y no comeré hasta que lo sienta asentado del todo y aunque fuera a comer, no acepto ordenes de nadie, no soy tu criado ni tu esclavo.- Dice el dragoncito hablando a las claras. – Agradezco a Rengar su ayuda con las hierbas que me a aplicado en el golpe que me he dado, pero eso no me convierte en sirviente de nadie, si quieres carne cocinada, háztela tu misma. –el dragón se impulsaba en el agua con su cola, a esta le había salido una especie de “aleta”, eran dos crestas espinosas a los lados de la cola, que iban desde la base del apéndice en forma de lagrima hasta una tercera parte de la longitud de la cola.- Y podes bañaros cuando gustéis, soy un dragón, no un humano ni un licántropo, los cuerpos humanos me parecen feos y blanduchos, sin ánimo de ofender. -Dice mirando a las dos mujeres, al niño y al hombre bestia, aunque este tenía el cuerpo cubierto de pelo. – Al igual que supongo que vosotras no sentís excitación ante un cuerpo escamoso de dragón como el mío a mí me sucede lo mismo con los vuestros.

Después de aquello, el dragón se limita a inspeccionar el lugar, las termas eran amplia de forma circulas, y estaba escalonada, un escalón superior que sentado le llevaría el agua a la cintura, y otro más profundo donde el agua llegaría al pecho o al cuello. La luz que se filtra el interior puede dejar ver que el agua tenía un color ligeramente verdoso, pero no estaba sucia, era debido a las sales minerales naturales que estaban en el agua. El dragón se sumerge y su cuerpo se llena de aquellos tatuajes luminosos que cubren su cuerpo, la luz que desprenden estos dejan ver que en el fondo de la terma había otro mosaico que representaba a mujeres y hombres bañándose juntos dentro del agua y otros a los bordes de la terma que llevaban túnicas blancas que ocultaban sus cuerpos fuera del agua.
Kalec
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 176
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Zarknoss el Jue 27 Feb - 1:39

Despues de invitar a las damas y a la mascota a inspeccionar el lugar de primeras, segui sus pasos escaleras abajo, recorriendo el pasillo hasta llegar a la habitacion que aguardaba al final. Me parecia extraño... no era una habitacion comun, las paredes estaban llenas de garabatos, cuyos origenes oscilavan acerca de las aguas que habian en el centro. Esperaba que estuvieran frias, esperaba, hasta el momento en el que hundi mis dedos en el agua. Estaba calida, apacible. La calidez del agua sumada a la paz y tranquilidad de la habitacion incitaria a cualquiera a meterse en el agua para disfrutar de un relajado descanso.

Antes de que pudiera objetar nada, Eona se dispuso a mostrarnos su faceta de "mandamas", ordenandonos que preparasemos la comida mientras ellas se daban un baño. A su amenaza no reaccione de manera sorpresiva, su actitud alocada era toda la prueba que necesito para afirmar que si ella queria, nos arrancaria los ojos, y Melwyn no seria de menos, ella ayudaria a la licantropa a cumplir sus palabras en el caso de que mirasemos sus cuerpos desvestidos en el agua, o fuera de ella.

No me interesa mucho el fisico de una humana - las elfas eran la excepcion, pero si es verdad que ellas dos no me interesaban mucho - Asi que guarda las zarpas loba, os dejaremos tranquilas - fue en ese momento cuando me habia dado cuenta de que la mascota del grupo se estaba bañando en el agua. Acaso pretendia escaquearse del trabajo? - Deja que se bañen tranquilas, vamonos afuera Kalec

Una vez afuera, el primer paso para la hoguera, donde podriamos asar la carne, era buscar madera. Cerca del camino que habiamos tomado para llegar a la iglesia habia algun que otro pequeño arbol. Estaba algo alejado de la iglesia, pero no tenia otro medio de conseguir madera. Me acerque a aquellos arboles para obtener un poco de madera procedente de las ramas. Por si acaso, quise traer un poco mas de la cuenta para alimentar la hoguera en el caso de que el fuego se debilite, algo que seguramente pasaria al montar un fuego en un paisaje como este.

Cargando la madera en mis brazos, volvi a las afueras de la iglesia derruida para juntar parte de la madera. Deposite la madera restante cerca de una pared derruida en el suelo, que posteriormente usaria a modo de asiento improvisado para descansar mientras echaba una ojeada a mi alrededor, por muy desierto que fuese el paisaje, una vigilancia no estaria de mas, sobretodo si el dragon no se dignaba a quedarse conmigo. Comenze a recolectar un par de piedras para formar un circulo alrededor de la madera, prendiendole fuego con ayuda de otras dos piedras. Mientras el fuego se extendia de manera lenta, junte mis manos alrededor de la llama para intentar calentarme un poco, el pelaje no me serviria de mucho esta noche.
Zarknoss
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 254
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Eona el Mar 4 Mar - 21:22

Todo pareció que de los dos a los que estaba hablando solo uno me escuchó hasta el final, pues la mascota del grupo saltó sin miramiento a las cálidas aguas. Centré todo mi esfuerzo por controlarme, por no estallar, y terminé de darle las instrucciones a Ren, el cual acabó aceptando obedientemente. - Gracias. Por esto te vas a llevar un premio después de la cena. - lo felicité antes de que saliese afuera lanzándole un guiño, después de su fallido intento de convencer aún al dragón.

Bien, ahora quedábamos yo, Melwyn, Keff y... Coloqué los brazos en jarra, pensándome qué hacer con la desobediente mascota. Centré mi penetrante mirada en él un buen rato, mientras por mi cabeza danzaban decenas y decenas de ideas de como acortar su vida a tan solo unos segundos más, pero había un problema con aquella decisión; el agua se mancharía de sangre... Aunque... ¿Es posible que la sangre de dragón tenga alguna propiedad que hidrate la piel? Nunca estaría de más probarlo...

Volví a observar la situación actual. Claro, podría "deshacerme" del problema, pero, a pesar de amar el rojo, no me pareció tan divertido como otras soluciones posibles. - Hmmm... ¿Y quién eres tu para decidir qué me excita o no? De seguro te sorprenderías. - respondí a su comentario anterior, con una sonrisa provocativa en el rostro. Los dioses sabían que no era así, que aquella bolita azul era la cosa más antierótica sobre la faz de la tierra, pero si me decían que algo no podía hacerlo, definitivamente lo haría.  

- Bien. - dije sorprendéntemente alegre. Ahora que el animalito estaba dentro del agua, iluminando con su brillo de purpurina la habitación, agarré a Melwyn del brazo y a Keff del cuello de su camisa, levantándolo, y con rapidez los arrastré por el corto pasillo, a toda prisa, cerrando la puerta tras de mí. - ¡Já! ¡¿Eso no te lo esperabas verdad?! - Con mis fuertes brazos de licántropa agarré una roca medianamente grande y la coloqué en la entrada, para que así no se pudiese abrir. Vale, era consciente de que un dragón podría destruir el lugar y liberarse en un plis plas, pero aún así lo tomé como una venganza válida, una jugarreta, y cómo me reí, como si fuese niña otra vez.

- Venga vamos. - Les dije a los dos que iban conmigo, dirigiéndome al fresco olor a carne y el reciente aroma del fuego.


Última edición por Eona el Miér 5 Mar - 15:43, editado 1 vez
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rebuscando entre las ruinas del pasado (Interpretativo) [Melwyn - Zarknoss - Eona - Kalec]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.