Un mercader en el bosque

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un mercader en el bosque

Mensaje  Ansur el Mar Feb 04 2014, 02:49

El mercader que espera junto a las Namaries:

Tirado sobre la hierba, al comienzo del camino que se adentraba a las profundidades del bosque de Sandorai, se encontraba Robert profundamente dormido, de lo más tranquilo. Había una pipa apagada a un costado y un carro lleno de mercancías cubiertas por una tela de bordados élficos, junto a un árbol, asegurado con unas sogas.
Desde la distancia se podían oír sus ronquidos. No era un hombre a quien le importara mucho lo que ocurría en el bosque, después de todo, él era humano, pero tenía un pariente en la casa de la aldea y quien se había marchado, y éste, al notar la peste, decidió marcharse sin más. Si no lo conocían de antes a este hombre, sabrían lo difícil que serían negociar algo con él. Quizá tuviera la respuesta, o quizá les hiciera dar más vueltas a los viajeros, y nunca lograrían salvar ese pueblo de elfos.

Lo único que esperaba, era que nadie perturbara su siesta. Se aprovechaba de una familia que habitaba en la ciudad principal para hospedarse por unos días, puesto que no tenía muchos deseos de ir a trabajar, y por las dudas decidía esperar allí donde estaba por un interés propio y se mofaba de risa por quien fuera a buscarlo.


Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1231
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mercader en el bosque

Mensaje  Ithil y Elen el Mar Feb 04 2014, 20:31

Saintus dijo que se quedaba con Meidelia. A las niñas poco les importaba a decir verdad, si quería quedarse con ella no podían impedírselo, pero era obvio que no era muy seguro quedarse. También pidió la cantimplora. Ithil suspiro aburrida.

-La tiene Meidelia, tenía sed y me la pidió.


Se encogió de hombros y luego fue con su hermana. Empezaban a ir hacia el arbol cuando Rengar quiso asegurarse de la dirección, fue Elen quien se giro sonriendo.

-No hay duda, Ithil ha encontrado unos pergaminos en esa casa que lo ponen. Dicen de ir donde una planta que ahí crece.


-Si no vamos rápido vamos a tener problemas, bueno el pueblo este muerto los tendrá.

-Aún no está muerto Ithil - dijo Elen, ya se habían puesto de nuevo en camino - seguro que podemos encontrar una solución. Hay que dar con ese comerciante.

Iban discutiendo por el camino como un mercader podría saber algo de la situación hasta que llegaron al lugar indicado. Ahí vieron a un hombre que estaba tumbado. Las niñas se miraron y empezaron a correr hacia él gritando.

-COMERCIAAAAANTE

SEEEEÑORRR NECESIIIIITAMOS SU AYUUUUDA

Cuando ambas niñas llegaron donde se encontraba el hombre se detuvieron a respirar primero, para luego mirar al hombre.

-Pero bueno, ¡mira que dormirse aquí cuando el pueblo esta tan hecho asquito!
avatar
Cantidad de envíos : : 94
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mercader en el bosque

Mensaje  Zarknoss el Jue Feb 06 2014, 18:32

Saintus habia aceptado el cargo de cuidar a Meidelia. Quiso preguntar cual era el motivo por el cual ibamos a visitar el arbol madre - Tenemos que buscar una planta llamada "Namarie". Podria ayudarnos a resolver la enfermedad que asola el pueblo entero, o al menos, lo que sea que este destruyendo el pueblo. Cuida bien de Meidelia

Despidiendome del individuo que nos habia acompañado, camine junto a las niñas en direccion al arbol madre.

La unica persona que podiamos ver, y oir, durante nuestro camino hasta el arbol madre era un hombre dormido a los pies de un arbol.  A su lado, un carromato cubierto por una suave tela. Solo una clase de persona podia llevar un carro a sus espaldas alla donde vaya, un comerciante.

Las niñas ya se habian adelantado a mis pasos para intentar despertar a ese señor con sus ensordecedores gritos. Yo por mi parte me habia acercado al lado del carromato, levantando la fina tela que lo cubria para averiguar que mercancia ocultaba tras de si. Si no se despertaba, nos llevariamos las plantas por nuestra propia cuenta, si es que ahi se hallaban, claro esta...

Buscar las plantas solo seria el primer paso para salvar al pueblo de aquella peste. Ni siquiera Meidelia, una de las unicas supervivientes, sabia la razon por la cual su pueblo estaba pasando por esto. Seria una ardua tarea conseguir que esto termine bien para todos.
Zarknoss
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 254
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mercader en el bosque

Mensaje  Ansur el Jue Feb 06 2014, 20:04

Me han informado de quejas, por lo tanto editaré el post. No quería alargar demasiado la quest y ese fue el motivo por el que decidí unirlos.
Saintus, responderás en el tema en qué  tenian antes de venir a arbol madre.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El mercader Robert se despertó sobresaltado ante el grito de las niñas y se levantó de un salto, y las miró con fastidio.
-Pero... ¿pero qué quieres unas niñas humanas en este bosque? Mi... mi mercado está en Lunargenta, no acá-balbuceó-Si es por el asunto del río, no tengo nada que ver, por lo tanto déjenme en paz y dormir tranquilo mi siesta-aclaró su garganta y se sentó de brazos cruzados, pensando, pero sonrió y miró a los cuatro. Miró su carro y vió al hombre grato husmeando en su carruaje.
-Tú... ¿Qué demonios crees que haces? Allí no hay nada que valga la pena... Si necesitáis algo, tendrán que hacerme un favor, ven acá si no ya me conocerás enojado!-reprochó Robert al felino y cuando estuvieron los cuatro juntos, dijo-¿Habéis recogido una muestra del agua del río? Si no lo han hecho, entonces no podré ayudaros-negó la cabeza fingiendo que lo lamentaba pero los miró de nuevo-Y si tienen una muestra, y quieren mi ayuda, entonces tendrán que contarme un cuento... estoy aburrido. Los mandaría al mercado de elfos a vender mi mercadería, pero me parecen que están en apuros. Ustedes, niñas, cuéntenme algo que me haga reír mucho, tú, el gato, algo que me ponga triste. Y de recompensa... les daré lo que deben tirar al río. ¿De acuerdo?- preguntó y se recostó esperando que cada quien le contara el respectivo cuento.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Off rol: En cuento debe tener al menos diez líneas.

Continuan post

Ithil-Elen
Zarknoss

En el post de la aldea, solo Saintus.

Nota: si hay algo en que estan en desacuerdo, pueden enviarme un mp especificando el problema.


Última edición por Master2 el Vie Feb 07 2014, 00:32, editado 5 veces (Razón : Quejas a un admin.)
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1231
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mercader en el bosque

Mensaje  Ithil y Elen el Vie Feb 07 2014, 15:30

El mercader por suerte se despertó con los gritos aunque no miro a las niñas muy contento.

-Sí que es por el rio, pero tienes que ayudarnos - dice Ithil dando pequeños saltos al oír al hombre decir que no tiene nada que ver con eso - No es hora de dormirrrr.

La niña alargo la última consonante poniendo su mejor cara al mirar al mercader. Elen no dijo nada. Y al poco el hombre se dio cuenta de que Rengar estaba mirando en su carro, por lo que se quejó sobre ello.

Parecía acceder a ayudarles pero pidió agua, Ithil levantó la mano como si pidiera turno para hablar.

-Tenemos agua, tenemos, la tiene el otro. - empezó a dar pequeños saltos de nuevo como si calentará - Voy a buscarla, si rápido y vuelvo.

No esperó respuesta, Ithil echó a correr en dirección a casa de Meidelia para pedir la cantimplora. Elen siguió sin decir nada prestando atención al mercader.
Este dijo que deberían contarle un cuento, más exactamente dos, pues uno le tocaba a ella, y el otro cuento debía contarlo Rengar.

-Bueno, esto dará tiempo a que Ithil vuelva con el agua. Es muy rápida corriendo
. - Se quedo pensativa unos segundos y miro al hombre felino - Yo estoy de acuerdo, la abuela nos contaba muchas historias, y al menos a nosotras nos hacían reír.

Espero a saber si Rengar estaba de acuerdo con ello, aunque como ella ya había pensado la historia solo espero algún gesto de afirmación por su compañero felino para empezar a contar.

-Esta es la historia de una bruja muy fea, mala y antipática. Ella siempre viajaba con una escoba que volaba y siempre estaba muy sucia.
"La bruja no le tenía miedo a nada ni a nadie, porque todos se asustaban al verla. Un buen día, decidió que había pasado mucho tiempo sin hacer maldades, así que buscó la escoba y de un salto voló hacia las nubes.

Buscando a quien hacer daño, vio al señor que limpiaba los vidrios colgado de un árbol. Apuntó hacia él su escoba y cuando lo estaba a punto de llegar donde el hombre, este tiró un cubo de agua con jabón a los cristales, pero el agua dio a la bruja. Y esta se empapo y se enjabono.
En realidad, la bruja no le tenía miedo a nada. . . ¡ah! pero con el agua y el jabón era otra cosa. Medio muerta del susto, mojada y enjabonada, remontó vuelo otra vez, pensando en qué daño hacer.

En eso vio al chico del establo y se dijo ¡ya sé! lo haré caer en el abrevadero. Y apunto hacía el chico para hacerlo. Pero justo cuando fue el chico se apartó y la bruja se empapo.
-Disculpe, señora, no la vi. Fue sin querer -decía el chico, quien para ayudarla le dio a la bomba de agua poniendo agua limpia en el abrevadero.

La bruja estaba aterrada. . . no sólo le picaba y ardía todo, sino que se acordaba de los consejos de su mamá, que siempre le repetía que una bruja decente no se baña, no se lava las manos antes de ir a comer, ni se peina. ¡Que esas porquerías las hacen las personas, no una bruja!

Pero dispuesta a no dejarse vencer, maltrecha y asustada, subió a la escoba y buscó a quien hacerle una brujería.
En el patio de una casa vio a una niña que jugaba con su muñeca. Para poder bajar por sorpresa cambio de tamaño y se hizo pequeñita y ¡zzuumm!. . . cayó en picado en el patio. . . justo, justito cuando la niña buscaba la muñeca para darle un baño. Cuando la vio a la bruja exclamó:

-¡Pero qué sucia está la pobrecita! Bañaré primero esta otra muñeca. . . y ¡zas! la bruja de nuevo con agua y jabón.
Cuando la niña terminó, la bruja estaba lavada, enjabonada, secada, entalcada, y arreglada. La cara blanca y brillante, el pelo peinado, tan pero tan limpia que la bruja, muerta de miedo y vergüenza, rogando que ninguna otra bruja la viera, voló por los aires y se encerró en su castillo, y no volvió a salir, nunca jamás."


Cuando Elen terminó la historia hizo una reverencia algo cómica mirando al mercader con una sonrisa.

Off rol; Pido permiso para postear en el otro mensaje que Ithil llega a casa de Meidelia para coger la cantimplora de agua y volver.
El cuento esta adaptado, es de :Cuando de la Bruja Tremebunda
avatar
Cantidad de envíos : : 94
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mercader en el bosque

Mensaje  Zarknoss el Mar Feb 11 2014, 12:43

"Algo que le ponga triste"... Eso debia contar? Espera, que era un cuento? No habia oido esa palabra antes, sinceramente, no sabia lo que era. Estaba a punto de coger el carromato y cargarlo hasta el rio para lanzarlo de golpe a este, alguna de esas cosas tenia que ser la que habia que arrojar, o no?

De no ser por una de las pequeñas, ese objetivo se habria cumplido, y el mercader se habria quedado sin carromato y sin mercancia. Entonces debia de contarle una historia triste... Puede ser inventada? Basada en alguna experiencia personal? Probare para ver si cuela.

Veamos - murmure pensativo, mirando los arboles de mi alrededor para pensar en algo triste, algo que a mi me haya dado tristeza...

Esta historia trata de un hombre enamorado de una elfa. Ambos se conocieron en un lago, en una noche fogosa, llena de amor y placer en la que ambos aceptaron cuidarse el uno del otro a orillas del lago. Y asi lo hicieron, el dia siguiente marcharon felices a Lunargenta en busca de una vida normal como pareja de recien enamorados que eran...

Pero un buen dia, ese hombre se entero de algo muy importante relacionado con su amada. Descubrio que ella era la poseedora de una fortuna inmensa de dinero, y que por ello, muchos hombres armados, ya sean asesinos o cazarrecompensas, iban tras ella en busca del dinero y de su cabeza. Los habia contratado un hombre malvado, ansioso por poseer la riqueza de esa elfa. Pero eso no es todo, ese hombre tan malo resulto ser el anterior esposo de la elfa, ambos habian cortado la relacion porque aquel hombre solo queria su fortuna, no ansiaba la belleza que residia en el interior y exterior de la elfa.

Y ese hombre, un buen dia, quiso cumplir con su proposito. La actual pareja sentimental de la elfa habia vuelto de su trabajo a su hogar, era un dia como otro cualquiera para el, hasta el momento en el que llego a su casa. Alguien habia entrado a robar, ya de por si, la puerta de su casa yacia en el suelo, habian forzado la puerta para entrar, y el interior estaba claramente destrozado y desordenado. Lo mas triste fue que su amada no estaba alli, lo unico que quedaba de ella era una nota, una nota que se hallaba debajo de uno de los cojines de la cama, el cual se encontraba abajo de esta. Fue una tremenda suerte que esos cazarrecompensas no la hubiesen encontrado.

La nota decia asi:


Siento tener que marcharme asi, pero debo hacerlo por los dos, tanto por tu bien como por el mio. Si te ven conmigo te mataran, y yo sola debo afrontar esto. Disculpame mi amor, te quiero y siempre te amare


Chloe~



En una de las esquinas de la nota, se podian notar las manchas de algun liquido tocar la superficie del papel. No tardo en darse cuenta de que eran las lagrimas de su propia mujer, lagrimas que cayeron de sus mejillas, victimas del sufrimiento de su amada.

Miles de cartas habia escrito ese hombre a su amada elfa, pero ninguna de ellas recibio respuesta alguna. Quien sabe donde se hallaria la esposa de aquel hombre... Muerta? Viva? Ni siquiera el lo sabia. Solo tenia claro una cosa, alla donde estuviese, ese hombre siempre tendria cavida en su corazon para aquella elfa, esperanzado por encontrarla algun dia, confesarle su amor hacia ella, casarse, tener hijos... Hasta que la muerte los separe


Al principio del relato estaba mas pendiente de mi alrededor que del propio mercader, pero conforme el relato avanzaba, fui profundizando mas y mas, hasta que fui yo mismo el que acabo algo triste por el relato. Porque? Porque ese hombre era yo, y esa elfa era mi amada. La historia no es exactamente la misma, pero puedo decir y asegurar que, a fin de cuentas, mi corazon la ama con locura, y siempre he querido estar a su lado para demostrarselo.

La opinion del mercader me daba igual en verdad, el relato estaba mas pensado en trasmitirle aunque sea un poco de mi tristeza personal y por experiencia. La tristeza que siento cada vez que mi amor sufre en silencio, cada mentira que me dice... esa es la verdadera tristeza de mi relato.
Zarknoss
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 254
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mercader en el bosque

Mensaje  Ithil y Elen el Miér Feb 12 2014, 01:42

*Posteo con permiso del master*

Elen no había prestado atención al cuento de Rengar, estaba mñas interesada en ver si llegaba su hermana. Por un aldo sufria por si daba con los hombres que habían visto al otro lado del lago, no sabía si ya habrían llegado o si habían empezado, incluso, a causar daños en la aldea. De vez enc uadno miraba al hombre, por si decidia al fin si iba a ayudarles o no, le habían contado historias, así que lo logico seria que ayudará, aunque de los adultos nunca te puedes fiar.

No pasaron muchos minutos cuando vio que su hermana ya volvia.

-Ah, ¡ahí esta Ithil con la cantimplora con agua!


Elen señaloa su hermana quien se acercaba a buena velocidad. Al llegar a ellos tendio la cantimplora para que alguien la cogiera mientras miraba de calmar su respiración para luego dejarse caer en el suelo.

-Esta.. llena... he ido a llenarla...¿es suficiente?...

-Seguro que lo es, descansa un poco - Elen se sento a su lado e iba acariciando la espalda . ¿Como esta todo por la aldea?

- Las cosas.. se complican... hay hombres locos armados.. he tenido que morder a uno.. que iba a atacar.. a meidelia y al otro adulto.


-Hay que darse prisa, la situación no va bien..

Ambas niñas se quedaron mirando al comerciante esperando que dijera cual iba a ser el siguiente paso.
avatar
Cantidad de envíos : : 94
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mercader en el bosque

Mensaje  Ansur el Miér Feb 12 2014, 03:35

El mercader Robert escuchó atento a los cuentos, pero antes de responder, se dirigió al carro, abrió la tela y empezó a rebuscar entre sus cosas hasta sacar un frasco con un líquido verde consigo.

pócima:

La otra niña que se fue a buscar una muestra del agua del río y había tenido que correr bastante y pelearse con uno que atacaba a Saintus, regresó al fin, y el mercader la tomó para examinarla. La colocó frente a su vista, destapándola con su boca y tirando la tapa al suelo, para luego volcar un poco del agua, bostezó y volvió a mirar, luego alzó el frasquito de la extraña sustancia y aprobó en silencio. En todo su movimiento, disfrutó hacer esperar a los viajeros a quien el tiempo los apremiaba.
Finalmente sonrió y dijo a los tres entregándoles de regreso la cantimplora y la botellita también.
-Éste frasquito debe tener lo suficiente para curar el agua del río, no es una sustancia cualquiera, porque si fuera común, deberían dirigirse a donde nace éste, pero como es especial, bastará que echen todo el líquido donde costea el pueblo y en un día todo volverá a ser verde de nuevo. Los humanos que habitan al otro lado, han echado algo que ha matado en mayor parte a esa aldea, pero los que sobreviven, o moribundos están, deben beber del agua. Tendrán mucho trabajo, y calculo que si habitan unas sesenta personas, solo veinte estarán al morir. Apresúrense mejor-dijo arqueando las cejas y suspiró. Hizo gesto para que se marcharan de regreso y lo dejaran continuar su siesta.

Podría haberlo hecho más difícil, y haberles pedido algo más que le beneficiara en algo, pero el tiempo apremiaba y no parecía adecuado, además debía tener su buena reputación.
Antes de que el hombre bestia y las niñas se fueran, dijo.
-Tú, el bestia, madura y aprende que por amor no se muere-se palpó su estómago por encima de la ropa y con una risa dijo-pero si de hambre. Y usted, la niña del cuento de la bruja-señaló a Elen-Estuvo muy divertido, me hizo gracia-sonrió amable y se sentó pensativo. Los temas de desamores no le agradaba, pero él había pedido ese cuento y no podía reprochar nada. Dejó que se marcharan con el antídoto y cerró los ojos diciendo en voz alta.
-¡Y no vuelvan a despertarme!-su voz sonó con amargura.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Off rol: Prosigan en http://aerandir.foroes.org/t2471p30-al-aldea-enferma-mision-quest
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1231
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mercader en el bosque

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.