Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Mar Feb 25 2014, 02:42


Castillo Abandonado:




Marthus, Amante Leia, hija (3años)Sara:




Había despertado en un carruaje, y a mi lado la hija de Marthus, llamada Lara. En la parte delantera iba Leia no muy contenta con mi hijo Jon Erick en brazos y al lado él. Adelante de ellos, el chofer conducía a quien sabe dónde. Pero no sabía cuánto tiempo había ocurrido. Tenía las manos atadas y estaba media recostada del lado de la puerta, sintiendo gran cansancio. No habían pasado más de dos días desde que di a Luz a Jon con ayuda de Emeris, Aethe, el anciano (QEPD >.>) y Drake, su maravillosa compañía.
-Mami, ya despertó de nuevo... -informó la niña de cabello rubio y ojos marrones. La miré desde la posición en que estaba, no me había movido mucho.
-Deja de drogarme, niña mala...-susurré molesta y dirigiéndome a Leia, dije-Y tú, arpía, devuélveme a mi hijo-
-¡Cállate sino me veré obligado a dormirte de nuevo Ishira!-exclamó Marthus con la voz cansada. Su amante rió burlona sin mirarme y le lancé una profunda mirada de rabia. Jon dormía en sus brazos, pero si me enteraba que lo había drogado, la mataría arrancándole cada pedazo de carne con mis propias manos.

La noche en que Marthus se dirigió a mi casa, había llevado a sus amigos de Dario, Diana y la Condesa. Había sido la primera vez que vi una vampira malvada que no deseaba mi sangre. Decía que le repugnaba. Pero por algo, ese Marthus no había querido asesinarme cuando dormía y entraron de un momento a otro tirando la puerta abajo a mi casa. Por fortuna había tenido tiempo para dejar un mensaje corto con un corte que me produje en el dedo índice de la mano derecho, y escribí Marthus sobre la pared de la cabecera de mi cama y ocultándolo con la almohada luego. No bien alcancé a tomar mis armas y dirigirme a la cuna de Jon cuando entraron al cuarto para reducirme y amenazarme. No iba a enfrentar a Marthus y arriesgarme para que la vida del niño pasara a ser de él, por lo que me vi obligada a ceder, pero jurándome que se las haría pagar en el momento que menos esperara. Por desgracia, él terminó quedándose con mis armas y sus amigos avisaron que llegarían primero para preparar todo y estar allí por si lo necesitaban

Me mantuve en silencio el resto del camino. Llevábamos más de un día de viaje y nunca me permitieron tener a Jon. Mi odio y desprecio a esos aumentaba a cada momento. Pero finalmente llegamos, y allí me obligaron a tomar un bote hasta el edifico. Ingresamos a una cueva oscura. Era un lugar muy grande, pero la mayor parte de ese castillo estaba en ruinas, aunque las salas que se conservaban estaban en buen estado y el exterior.

Subimos escaleras, y yo apresada por Dario, que era forzudo. Frecuentemente tuve que repetirme a mí misma que no debería hacer nada por Jon. Escaleras, pasillos...alfombras, lujos... muebles a los que se les había quitado el polvo recientemente, y chimeneas encendidas... Hasta llegar a mi cuarto en un piso alto, donde no podría tener escapatoria. Habían preparado una cama, y la cuna para el niño donde me lo entregaron antes de cerrar la puerta con un fuerte golpe. Había un vestido sobre la cama y una nota.

"Póntelo para la cena"


Vestido:


Cayó la noche, lluviosa una vez más y yo encerrada con el niño durmiendo en la cuna y yo desnuda con el vestido en mano. No deseaba ponerme ni ceder a las órdenes de ese asesino. Aunque viéndolo bien, el vestido era bonito. Me lo puse de a poco... Los pies, cintura, torso... y suspiré una vez que lo tuve puesto. Sujeté mi cabello con una sonrisa. "¿Quiere verme linda? Así será, pero morirá de ganas de tenerme..."pensé.


Última edición por Ishira el Jue Mar 06 2014, 04:56, editado 2 veces
Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Mar Feb 25 2014, 20:42

La noche, la infinita noche, llena de posibilidades, en una ciudad como Lunargenta la noche brillaba, brillaba con ninguna otra, con titilantes postes de luz apenas accionados a vela y a fuego lento, en una calle tan transitada como las urbes que recordaba de un mundo lejano, en una vida diferente, por un minuto me sentí presente en todos los lugares en los que he vivido, como si la realidad no existiera, como si nada más existiera, solo yo, entonces quité mi parche del ojo izquierdo y se sentía normal, como si pudiera ver normalmente sin imágenes de otras realidad golpeándome el cerebro y sin una voz problemática y culposa sobre mis hombros, podía ver normal, a vece sucedía, mi ojo volvía a ser mío y no de Dennis, entonces podía sentir la vida, aunque sea por unos pequeños minutos.

Pero no podía vivir de fantasías, sabía que mi ojo no dura demasiado en forma normal, ya volvía a molestar y a cambiar de color a rojo intenso, por lo que volví a taparlo. Ese ojo comenzaba a molestar nuevamente, pero la realidad actual no parecía tan precaria, había una nueva mujer en ella, en eso pensaba, sentí que debía dejar de culparme por la muerte de tantos niños, jóvenes, hombres y mujeres que habían pasado por mis manos desnudas. Entonces el cielo comenzó a llorar y yo reí, pues me gustaba la lluvia y me gustaba de alguna manera haber vuelto a la vida.

Caminé más rápido cuando sentí que mi sangre comenzó a hervir,  ¿por qué? sentía como si el sol me estuviera quemando pero a éste aún le quedaban horas para salir, debía de ser otra cosa. Era mi princesa... debía de ser ella, corrí lo más rápido que pude como el vampiro que soy, pero estaba demasiado lejos, quise tranquilizarme en el camino, pensé que pasaba algo parecido al otro día, en que solo eran dolores de parto, si debía ser algo como eso, debía de dejar de preocuparme tanto.

Pero cuando llego solo veo destrucción, destrucción y una Emeris con crisis de pánico bebiendo café cerca de una escalera y con la cara algo magullada, la puerta estaba en el suelo y varias cosas de la casa también, me acerqué a la mujer asustado pero me di cuenta que no me diría nada, solo podía nombrar a Ishira llorando, así que subí las escaleras buscándola en su recámara, pero no había nada más que ruinas, el olor llegó a mí, la sangre de Ishira en algún lado, por lo que agudicé mis sentidos para seguir el rastro. Levanté una almohada y vi escrito con sangre el nombre de "Marthus"


Bajé las escaleras para hablar con Emeris, no dijo mucho, pero me contó lo que había pasado luego de haberse bebido el café. La furia entró en mí ser mientras mi ojo izquierdo bailaba en su sitio, como con ganas de querer matar algo. Seguí escuchando a Emeris cuando dijo la palabra clave -Los escuché hablar del poblado Abandonado, acerca de un castillo

Tragué saliva en mi sitio, odiaba ese lugar, aún recuerdo como fui parte de la destrucción en ese lugar, como asediamos día y noche hasta destruirlo todo, maldita sea... el puto karma jugaba conmigo una vez más, tan solo suspiré, Emeris me miró con cara de culpa, como si ella hubiera podido hacer algo  -No te preocupes, yo me encargo, la traeré de vuelta.

Por alguna razón Emeris no me creyó, ya que ella no sabía que yo era un vampiro y no cualquier vampiro, uno de los más viejos de este reino.

Salí rápidamente de aquella casa camino hacia el poblado abandonado, con una intención, traer de vuelta a la muchacha y a su pequeño, levanté mi capucha para cubrir mi cara, pues pronto saldría el sol y debía de cubrirme toda parte de mi cuerpo para no quemarme, me puse los guantes y caminé hacia la salida de Lunargenta, dispuesto a todo y con furia por algo de sangre.
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Miér Feb 26 2014, 04:52

Ishira escribió:
Vestido:


Cayó la noche, lluviosa una vez más y yo encerrada con el niño durmiendo en la cuna y yo desnuda con el vestido en mano. No deseaba ponerme ni ceder a las órdenes de ese asesino. Aunque viéndolo bien, el vestido era bonito. Me lo puse de a poco... Los pies, cintura, torso... y suspiré una vez que lo tuve puesto. Sujeté mi cabello con una sonrisa. "¿Quiere verme linda? Así será, pero morirá de ganas de tenerme..."pensé.

Abrigo:


Había además del vestido, un abrigo de terciopelo violeta y me lo puse sobre mis hombros. Había frío afuera. Tomé a Jon dormido en mis brazos, envuelto en una manta de color blanco y muy calentita y giré del picaporte titubeando para salir. Pero la puerta se abrió y retrocedí un paso para que no me fuera golpear. Era Leia y la miré desafiante, pero sin atreverme a hacer nada, por ahora. Ella, antes de responderme, me miró de arriba hacia abajo con desprecio.
-Baja a cenar, Marthus te está esperando-habló cortante y con un tono frío, pronunciando en cada palabra una clara amargura. Se volteó y la seguí con indiferencia sin mirar a Dario que me escoltó detrás.

“Tendría que contratar una niñera….”pensé y bajamos las escaleras. Note que ella llevaba un paso más firme y elegante, como tratando de decir que no yo tenía tal cualidad, o tratando de rebajarme. Quizá también era pronto para poner esa suposición, pero viéndola con sus celos hacia Marthus, me resultaba obvio.

-Entrégale el niño a mi mujer, Ishira-habló Marthus ya acomodado en su asiento a un extremo de la mesa y una silla apartada a su izquierda, donde indicaba que yo tomara asiento. La de la derecha también estaba apartada, pero era para Leia.
La mujer se acercó y dijo.

-Entrégamelo sino sufrirá daños y no te conviene ¿cierto?-dijo y tuve que ceder. No estaba en posición para defenderme. Se lo dio a Darío quien lo llevó por un pasillo a alguna habitación. Sin dejar de mirar a donde iba, pregunté.

-¿A dónde lo llevas?-mi voz sonó con furia. Apretaba mis puños, pero temía que si hacía algo, Darío haría algo a Jon.
-Estará con Sara y una de nuestras sirvientas. Relájate, lo podrás ver en cuanto termines de cenar. Es tu hogar ahora, y podrás vivir acá. No te faltará nada-respondió tranquilamente el asesino-la condesa apareció y me empujó levemente para que fuera a mi asiento pero solo me moví unos pasos y no avancé más, lo que le molestó a él-¡Siéntate y no nos hagas obligarte!-cedí nuevamente, pero de mala gana, y en cuanto tomé asiento, pequé un puñetazo a la mesa pero él tomó mi mano con la derecha suya a mi derecha y presionó. Miré ese contacto con asco.

-No te faltará nada-repitió con calma. Leia tomó su asiento y la vampira Condesa se colocó detrás de Marthus, y poco después regresó Darío y se posicionó a su par, como guardias o mayordomos.
La mesa estaba servida, con copas cubiertos y platos de plata. Habían bandejas ya puesta en la mesa, solo había que destaparlas y servirse.

No respondí, me mantuve callada sintiendo la mirada de desprecio de esa mujer.
-No puedes quejarte. Te he dejado viva e hice que Claus no te diera su maldición aunque tu amigo Karel, a estas alturas, debe estar muerto. Si Drake viene… no dudes que lo mataré. Hay un ave para que le escribas y no te busque nunca más... Pero eso lo veremos más tarde. Tengo hambre-dijo y apartó su mano de la mía y destapó la bandeja. Pronto me sirvió una gran presa de pollo con verduras asadas y le sirvió a su mujer y mí también.

Admitía, tenía hambre también, así que tomé los cubiertos y con elegancia empecé a comer en silencio. Pero sabía que no duraría mucho. La chimenea que estaba detrás de Marthus me reconfortaba, pues estar allí, me helaba la sangre.

-No podrás escapar de este lugar. Vivirás como una reina, al igual que Leia-pude notar que ambos se sonrieron entre sí y el besó la mano de ella-Seremos una familia, todos juntos-

Tomé el jugo de mi copa y tragué en grandes tragos todo el líquido, como deseando ahogar penas en cada uno. “Te odio, te odio” dije por adentro con el rostro tenso y la mirada en el fondo de la copa. No deseaba llevar mi vista a más allá y encontrar a esa despreciable mujer o a él, o cualquier de sus amigos.  Bajé la copa con un golpe seco y tomé con impotencia los cubiertos. Sabía que si hablaba, las lágrimas brotarían y no quería darle ese gusto, por lo que traté de calmarme comiendo un poco más. Él sirvió mi copa de nuevo, con una sonrisa viéndome comer.
Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Dom Mar 02 2014, 04:11

El camino ha sido largo hasta aquí, un paseo por el recuerdo, por las memorias que se perdieron en sangre a través de tantos gritos y espadas crujiendo las unas con las otras. Aun puedo observar a Helena llorar frente a mí y luego escupirme a la cara por todo, nunca pude explicarle lo que había sucedido, fuimos víctimas de las circunstancias, fuimos fuente de dolor que ha impregnado y desolado este enorme lugar, inundado por guerras en las que fui parte, no pude evitar mirar el cielo en esta noche iluminada por la luna y respirar fuerte, pues por la poca información que poseía y que pude recolectar en el camino sabía que me encontraba cerca, pasé por una cueva y entonces todo se apagó, como siempre, todo se apaga. Había pasado todo un día viajando ciegamente y por fin comencé a creer que ya estaba cerca de mi objetivo.

Llegué a un enorme castillo abandonado, me pregunté si alguna vez estuve aquí, ¿podría ser este el castillo en que se hospedó cerca del final de su vida el vampiro Santiago, del cual suelo tomar su nombre como respeto? No, no era el mismo castillo, aquel no estaba sobre agua, era distinto, pero por un momento dudé apretando el puño, si hubiera sido aquel castillo entonces Marthus no tendría posibilidad de salir con vida de aquí.

Aún recuerdo lo feliz que estaba Santiago cuando se enteró que habían aceptado el matrimonio con Luna, pero ellos ni se enteraban que aquello era una ofrenda de negociación entre licántropos y vampiros, ya que Luna era la hija del líder de uno de los más despiadados lobos que había conocido, frío como la mañana de invierno más helada. Por otra parte Santiago era el heredero al trono de los vampiros, ambos se casarían en territorio neutral, junto a los dragones, aquellos sabios hombres y mujeres devotos de la palabra más pura y poderosos por sobre los demás, pero nunca nadie se enteró de que todo era una trampa, ni yo mismo.

Entré por un agujero en la pared corroído y desgastado, venido abajo por las guerras y por el tiempo, una muralla deshecha sin nadie cuidando. Como el fantasma que soy ingresé saltando unos escombros para poder comprobar el interior de la zona donde me encontraba, las ruinas no parecían del todo destruidas y se podía ver por el corredor que había partes de aquel castillo en buen estado. Supuse que los invitados estarían en los lugares no tan destruidos, pero me dediqué a pensar que haría cuando los encuentre y llegué a la conclusión de que lo mejor era observar un poco el panorama para encontrar una apertura, que sirva lo suficiente como para escapar de aquí, solo esperaba que Ishira y mi hijo estuvieran bien…mi hijo… en eso había pensado… no pude evitar pedir perdón al aire por aquello… después de todo no era mi hijo. Me sentía algo tonto.

Me habían contratado como un puto niñero, pero terminé por encariñarme con ambos críos, ellos me enseñaron que el tema ese de las razas valía porquería, lo que importaba era cada uno, pero me tendieron una trampa y terminé matando al hijo de mi pseudo novia en aquel entonces, quien además era la sacerdotisa y una importante imagen de poder en el poblado que vivía por estos territorios.

Tiempo después me enteré que la trampa me la pusieron los padres de quienes intentaba proteger. ¿Por qué? Era la pregunta que rondaba mi cabeza, pero no podía ser respondido. Helena y yo habíamos terminado hace un tiempo nuestra relación, en esa época las razas no podían congeniar por eso nos separamos, los dragones, con su genio no le permitieron a ella seguir con lo nuestro, había escuchado el nombre de su hijo pero nunca lo vi en persona.

El castillo era enorme, o eso me parecía cuando caminaba por un enorme pasillo de baldosas algunas agrietadas y rotas por el tiempo, mientras que las paredes tenían finos cuadros que aún se podrían vender a buen precio en el mercado negro. Ciertamente no habían demasiados castillos en este territorio abandonado y yo solo conocía uno, pero este no era tan diferente al otro, un diseño parecido adornaba y tapizaba las paredes con un rojo color vino también añejado con el tiempo…el tiempo que todo lo acaba… el final para todo inicio, el inicio para todo final.

Cuando el muchacho bajo mis pies me dijo su nombre antes de morir sudé en frío, acababa de matar al hijo de Helena, incluso dijo su apellido, todo no había sido más que una trampa, fui a cazar a un criminal pero solo me topé con alguien a quien le habían tendido una treta. Fue así como mi antiguo amor quiso quitarme lo que más apreciaba, mis dos compañeros de viaje por aquel entonces, Luna y Santiago, la muerte de ambos trajo consigo la guerra, la guerra entre vampiros, lobos y dragones.

Tenía mucha rabia con todo así que no me importó luchar esa guerra, pero claro, luego me enteré que los propios padres de cada uno planearon esto para tener una razón con la cual poder atacar a los dragones, pero para cuando me enteré ya era demasiado tarde, ya me encontraba en una lucha a muerte con helena en la mitad del campo de batalla, ella no quiso escucharme y tuve que matarla o moriría yo mismo, la atravesé con su propia espada y cuando le pedí perdón frente a ella tomada en brazos me escupió y sus ojos se cerraron para siempre, dejé su cuerpo ahí y me retiré del campo de batalla, pasó algo de tiempo hasta que pudieran volver a verme, ya para entonces comencé con la idea de forjar un clan mezclando las razas, mucho tiempo después nacieron los renegados, pero todo en el pasado, eso había acabado, porque a fin de cuentas todo acaba, menos yo, ¿irónico no?

Comencé a escuchar ruidos por una de las habitaciones así que caminé agachado hasta llegar allí. Observé sin que me viera a un hombre de espaldas a la puerta acomodando su ropa, parecía haberlo visto antes, creo que estuvo cuando atacaron a Ishira aquella vez en la casa. No recordaba su nombre pero podía ser mi ayuda para entrar. Corrí rápidamente hacia él y lo tomé del cuello, él se asustó y solo susurré - ¿Dime donde está la mujer y su hijo?

El hombre asustado sin poder darse la vuelta dijo –En el salón principal al final del pasillo, el pequeño en una de las habitaciones del segundo piso con otra niña.

-Gracias –dije aun susurrando para luego clavar mis colmillos y beber su sangre para dejarlo inconsciente. Me sorprendió el hecho de que aquel humano me dijera todo tan fácil, supongo que es el miedo a la muerte, aunque eso ahora ya no me importaba. Mientras bebía la sangre de aquel humano alguien más me estaba mirando, una voz de mujer tras de mi me sacó de la situación pero eso no bastó para que el hombre quedara inconsciente –...Dios mío... –Dijo aquella mujer con la voz algo cortada, me di la vuelta y la miré a los ojos.

-¿Tú eres el Drake al que se refería Marthus?...no puede ser…no puede ser…

-Hola…Condesa, ¿te alegra de verme…vivo? –El silencio no se hizo esperar pero ella no aguantó más y se abalanzó sobre mí, me puse en guardia para cuidarme de su ataque, ella pensaba que yo estaba muerto como la gran mayoría de los vampiros, su odio por ello debería ser impresionante así que esperé el primer golpe.


Pero solo recibí un cálido abrazo, de una mujer que comenzaba a llorar.
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Lun Mar 03 2014, 02:20

La condesa se abalanzó a abrasar a Drake. Era extraño, y vaya a saber qué historia tenía con él, pero lo cierto era que sentía algo intenso. Se apartó un poco acariciando su mejilla y lo miró a los ojos.

-¿A qué has venido? Desde que te fuiste… cada día que ha pasado jamás dejé de pensar en ti… -dijo la vampira y se acercó a su rostro, hasta que ambos pudieron sentirse la respiración el uno al otro.

El humano al que había dejado inconsciente Drake, era uno de los cuatro guardias humanos. El Darío, licántropo, se hallaba con los niños, tirado en la cama de Sara dormitando. Tenía la mitad de su rostro con la piel derretida, a causa de un pleito con la Condesa y que se había jurado que alguna vez lo pagaría pero por el momento la necesitaba.

Sara, a la niña rubia de tres años, miraba en la cuna a Jon Erick dormir. Estaba en un sillón arrodillada y apoyándose sobre el borde del mismo catre. De vez en cuando acomodaba su almohada y la manta. También le cantaba y contaba cuentos que inventaba, pues nunca había escuchado uno porque sus padres no eran muy buenos ni muy cariñosos. Siempre le pegaban si quiera por respirar un poco fuerte cuando estaba resfriada o por cruzar mirada con ellos. Sin embargo ya no lloraba cuando estos la maltrataban, y evitaba tener contacto de todo tipo. Incluso se llevaba su comida a su habitación y comía sola, o se ponía a dibujar en unos pergaminos.

-La araña cantaba solitaria en su red,
Nadie la quería,
cuando la veían todos gritaban y querían matarla.
Pobrecita la araña,
ni el águila, ni la elfa le cantaban.
La red miraba al río y la luna,
la noche era su favorita,
porque nadie la veía más que los búhos y las estrellas…-
cantaba con una voz suave y melodiosa pero silenció cuando el licántropo Darío gruñó molesto.

Mientras tanto, donde estábamos terminando de cenar, Marthus ordenó que cerraran las cortinas y agregaran leña a la chimenea, y que todos se marcharan a dormir menos Leia y yo. La mujer de él suspiró y me miró con fastidio a mí y a él, mientras Diana, se ocupaba de limpiar la mesa antes de marcharse a dormir.

Rato más tarde, yo me puse de pié dispuesta a ignorar su orden, avanzando unos pasos hasta la salida, mientras Leia se sentaba en un sillón mirando a la chimenea con aire melancólico. La mano grande de Marthus me tomó por detrás de la cintura y obligó a voltear bruscamente. Lo miré apretando los dientes y tensando mis puños.

-Estoy cansada, me retiro a dormir-dije cortante pero él tomó con su mano libre mi antebrazo y me obligó a ir al centro del living, continuo al comedor donde estaban los sillones y su mujer. No quise resistirme, no me sería útil y no tenía ánimos de andar huyendo de momento. No lo consideraba oportuno, aunque iba contra mis principios, porque todo momento es una oportunidad pero era yo quien decidía si la tomaba o no.

-Entonces quédate, y ayudaré a que te relajes, Ishira…-habló y me rodeó hasta quedar detrás de mí, donde llevó sus manos a mis hombros y presionó fuerte haciéndome dar un leve grito del dolor-Estás demasiado tensa… -examinó y solté un bufido con ironía. ¿Cómo no lo estaría en esta situación, no? Estúpido Marthus…, pensé mientras él continuaba sus masajes a mi cuerpo tenso, aunque mantenía la calma. Mantuve la mirada fija en la chimenea y pensando “Si tocas donde no debes, te arrepentirás”

Desprendió mi vestido y llevó sus manso por dentro de la tela, marcando con manos el contorno de mi cintura y luego el abdomen. Llevé mis codos contra sus antebrazos, rechazando eso y quise apartarme, pero él me tomó con fuerza y obligó a permanecer quieta.

-No me obligues…-dijo amenazante y respondí desafiante.

-¿Obligar a qué?-

-A lastimarte. Eres mi mujer. No digas que no te importa el daño que te haga, pues te mantendré viva, ya sea ciega, sin lengua... O quizá no vuelvas a ver nunca más a Jon, mi hijo-pronunció con énfasis en las últimas palabras. Escuché que Leia pegó un puñetazo al apoyabrazos en su sillón, molesta por el comentario de su esposo a lo que él respondió-Tranquila mujer, también habrá diversión para ti-habló y sacó sus manso y cerró mi vestido para volver a enfrentarme, llevar su mano a mi cintura y la otra a mi mano, sin quitar la mirada de mis fríos ojos. Apreté con fuerza mi mano contra la suya, deseando quebrarle los dedos y clavé mis uñas tambien.




Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Jue Mar 06 2014, 01:16

He quemado el mañana con mis propias manos, he marcado el futuro y me quedé dentro del presente, del cual solo había una mujer, a la que tenía que ayudar, porque me había comprometido a hacerlo y porque quería hacerlo, una vez ella me había ayudado a mí, era hora de volverle la mano. Tuve suerte al encontrarme a la condesa, una mujer tan misteriosa como mi propio ser. Estando al borde del futuro, la mayoría de mis sueños se han apagado, pero siempre queda algo, esas ganas de vivir que mi contraparte ha perdido. Hoy, la condesa me abriría camino hacia ese futuro.

-¿A qué has venido? Desde que te fuiste… cada día que ha pasado jamás dejé de pensar en ti… -

No me dejó responderle, de un momento a otro me rasguñó la cara con furia, sus actitudes frívolas y rencorosas siempre surgían en ella, era una mujer de tener cuidado, parecía una pequeña despechada y yo debía de tener cuidado - Todos te creímos muerto, eras una puta leyenda y así de fácil desapareciste...pero no... era mentira, aquí estás... sigues vivo... ¿cómo? - La miré con franqueza a sus ojos negros, y me alejé un poco - Eso no te incumbe, estoy aquí por otra razón.- Miré el suelo luego de aquello, y ella lo comprendió -¿Por la humana? ¿vienes por esa per...? -No dejé que terminara y me abalancé sobre ella tomando sus hombros, entonces comenzamos a bailar como vampiros, la llevé hasta la pared de aquella habitación y ambos rugimos mostrando los dientes, ella sabía que yo era más viejo que ella y me debía respeto -No permitiré que le hables así...además ella es mía... he reclamado su alma.

Vi como sus ojos mostraban pesar, ella lo entendió inmediatamente... -¿Hiciste un pacto con ella?... ¿Por qué? ¿por qué te fijas en una humana?...¡¡¿Qué tiene ella que no tenga yo?!! -Habló fuerte y le tapé la boca, para luego mirar por el pasillo a ver si alguien nos había escuchado, pero no, corrí con suerte, nadie había escuchado aquello. -Escúchame, puedes sentirte todo lo desilusionada que quieras, pero necesito tu ayuda, sé que eres más leal para mí que para Marthus, él es solo un humano, pero yo soy el rey, tú rey, necesito tu cooperación y quizás te considere de alguna forma, pero ahora vengo a reclamar mi propiedad -Los vampiros tenían esa extraña forma de hablar, los humanos a los que marcaban eran suyos, así se comunicaban entre ellos, pero yo era más humano que la mayoría de los vampiros, incluso llegué a preguntarme si era yo realmente el que le pertenecía a ella y no a la viceversa, pero tenía que actuar como vampiro, mostrarle a la condesa que venía por mi propiedad y que no dejaría que nadie me la arrebatase.

-Si ella ya es tuya entonces Marthus no puede hacer nada, pero él no entenderá nuestras costumbres, no te la entregará así como así, tendrás que arrebatarla - Dijo la  hermosa mujer desplomándose en el suelo y llevando sus manos a la cabeza cubriendo su rostro. Pude notar que realmente le acomplejaba la situación, decidí que debía de ser aprehensivo, pero si la mayor parte del tiempo dudaba de la comprensión de mí mismo, sabía que la condesa era mucho más difícil de leer que eso. Ella se dio cuenta y volvió a lanzar aquellos rugidos de vampiro pero en posición hincada frente a mí. Yo apoyaba una rodilla y no pude evitar gruñirle como ella a mí, como una respuesta instintiva, relacionada con el animal demoníaco en nuestro interior, los vampiros reaccionaban entre sí con esos gruñidos.

-¿Dónde está ella y el pequeño?-

-El pequeño está arriba con la hija de Marthus y un licántropo que desearía matar. La humana está con él y su prometida en el comedor principal.

-Que conste, el pequeño también es mío –Aclaré, también había hecho el pacto con él, pero la extraña figura de la condesa se puso de pie y me hizo una mueca con su boca –Pervertido – Quedé extrañado con esas palabras, pero la extraña psiquis de la condesa me dio la respuesta –Dicen que la sangre de los bebés es deliciosa, me moriría por probar uno.

-De este no beberás.

-tranquilo tigre – Hizo una pausa para acercarme a mí –Te ayudaré pero después me deberás algo…- acarició mi cara y tuve algo de miedo por imaginarme que podía pedirme, pero por ahora ella era mi única carta de triunfo. Ella continuó hablando –Bueno, cual es el plan.

Estuve pensando un poco, y llegué a la conclusión de que era mejor ir a por el bebé luego –Distrae a Marthus lo suficiente para que pueda tomar a Ishira y a su hijo y escapar de aquí. Podrás hacer lo que quieras con los demás que hay en este lugar, pero a la mujer y su bebé te prohíbo tocarlos- Ella sonrió y se marchó rápidamente de aquella habitación, esperaba que me ayudara, si me traicionaba no sabría qué haría, pero por ahora solo me quedaba confiar, salí de la habitación camino hacia aquel comedor principal fundiéndome con las sombras de aquel castillo mal iluminado.  
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Jue Mar 06 2014, 04:19

Me atreví a bajar la mirada unos momentos a su torso, para examinar si tenía sus armas, y palpé lo mas disimuladamente que pude con la mano que tenía sobre su espalda, bajándola un poco a su cintura por detrás, a la vez que a su antebrazo que estaba en la mía, pero volví rápido la vista a sus ojos con desprecio y el dibujó una sonrisa en sus labios.

-Es lo bueno de haberte conocido durante mucho tiempo querida-dijo mientras me obligaba a danzar sin música, pero mi cuerpo estaba muy duro-Que eres muy predecible, y te aseguro que no podrás tomar mis cuchillos-apretó su manos contra la mía fuertemente y no pude evitar soltar un pequeño grito, pero no fuerte. Mis ojos se clavaron en suyos con más odio del que alguna vez pude mirarle.

-Me das asco, Marthus. ¿Cómo pude fijarme en un asesino manipulador como tú?-hablé sacando las palabras que más agobiaban mi alma desde que supe quién era él. Él soltó mi mano para propinarme una cachetada que me hizo voltear un momento pero volví clavando mis uñas en su espalda y llevé mi otra mano a su cuello, sin importarme lo que le pudiera ocurrir. Odiaba los golpes, y eso me generaba esa adrenalina inevitable, y el demonio salía de dentro de mí. Agradecía tener mis uñas largas. Él tomó mi antebrazo retrocediendo, a la vez que su mujer se levantaba para venir por mí, pero él con la mano que antes tomaba mi cintura le indicó que no, y pronto con una fuerza mayor a la mía pateó una de mis rodillas para desestabilizarme y caí al suelo estrepitosamente.

¡Sentía tanta impotencia por este maldito malnacido! Me apoyé con las manos en el suelo a cada costado, pero había caído golpeando mi cadera. Él se inclinó y llevó sus grandes manos a mi mentón, alzando mi rostro hacia él de nuevo y presionando un poco. Volvía a tensar mis brazos y mi mirada se mostraba amenazante. Respiraba con rabia. Recogí una de mis piernas, haciendo que el vestido se levantara un poco pero volví a dejarla donde estaba porque él empujó mi cabeza al suelo haciéndome golpear con fuerza. Apreté con fuerza sus antebrazos y procuró mantener su rostro cerca del mío. Se había arrodillado.

-¡Eres una maldita perra!-dijo con los dientes apretados. Su respiración indicaba que su adrenalina iba a la par que la mía y si esto continuaba así, terminaría para mal. Leia se levantó y nos miró con desprecio, y le dijo.

-¡Te dije que la mataras! ¡Si solo querías a ese bastardo…!-empezó pero Marthus la acalló. Si hubiese estado de pié, ella habría ligado una golpiza.

-¡Te callas! ¡Y vuelvas a entrometerte, porque la que terminarás muerta será tú!-gritó y se dirigió a mí para apretar mi mandíbula y traté de forcejear con él.

-Tú, esta noche dormirás conmigo, ¡y no intentes algo estúpido de nuevo porque ganas de matarte no me faltan por todo lo que me has hecho! ¡Si te enamoraste de mí, fue porque siempre fue así, pero tú te mereces cientos de puñetazos por hablar mierdas de mí en todos lados! ¡Tú me obligaste a cambiar!-gritó escupiéndome saliva. Su rostro estaba enrojecido y su ira iba en aumento. Estaba demente y ya me aterraba. Mis músculos tensos aflojaron y la angustia sobrevino. Lo miré a los ojos y traje de hablar pero no me lo permitió y se superpusieron nuestros gritos, pero los de él fueron más fuerte y para acallarme tapó mi boca.

-¡Basta, cálmate por favor!-¡TU FUISTE LA MENTIROSA, LA MIERDA QUE ME ENGAÑÓ!-¡No Marthus, mald…!-tapó mi boca presionando con fuerza casi hasta que sentí que me hacía daño-¡Y TÚ DICES QUE SOY EL ASESINO! ¿NO SABES PORQUÉ ESTOY EN ESE GREMIO, VERDAD? ¡CON ESO PAGABA NEUSTRAS SALIDAS, NUESTROS VIAJES EN CARRUAJES A TODOS LADOS! ¡NO ESTOY EN ESE LUGAR POR GUSTO! ¡TÚ NUNCA ME AMASTE, DE LO CONTRARIO TE HUBIERAS ENTREGADO A MÍ!¡Y POR ELLO TUVE LA NECESIDAD DE BUSCAR LO QUE NO ME DABAS EN OTRA! ¡ERES UNA DESAGRADECIDA! ¡YO TE AMABA CON TODA MI ALMA!-gritó con fuerza y después de gritar tan fuerte que pudo oírse en todos lados, aflojó su mano y llevó ambas a mis hombros, cerca de mi cuello y presionaba. Sus manos temblaban por querer ahorcarme.

Traté de contener mi respiración, y tranquilizarme. Parecía una niña chiquita a punto de llorar porque la hubieran retado. Él no tenía razón, pero no tenía fuerza para discutir lo que tantas veces le había dicho en el pasado. Odiaba las cosas injustas que decía, tanto que no podía defenderme ahora con mis palabras. Cerré los ojos, y estuve a punto de decirle “te odio” pero me obligué a callar y a tratar de respirar profundo. Él se apartó despacio y quiso levantarme, tomándome de la espalda y con la voz más suave dijo.

-Levántate, vamos-apremió y sin pensar dejé que me ayudara. No quería pero mi mente estaba aturdida y tontamente intimidada. Me rodeó con sus brazos e hizo que apoyaba mi cabeza sobre su pecho. Me apretó con fuerza la cabeza por detrás de mi caballo y con la otra, mi espalda. Quise apartarme, pero apretó con fuerza mi brazo y cuerpo. Él apoyó su mentón sobre mi cabeza. Temía hablar por que saliera un llanto que él no merecía escuchar ni yo tenía porqué. ¡Era una tonta chiquilla!

-Déjame ir… al cuarto-hablé por fin a duras penas con la voz amortiguada y algo temblorosa. Pero él susurró mientras miraba a su esposa detrás de mí-No, iremos juntos… Querida, por favor, trae un vaso con agua para Ishira por favor-pidió con amabilidad y Leia fue a buscar lo pedido de mala gana. Parecía a punto de llorar de rabia. Mientras tanto, Marthus dijo-Si haces las cosas bien, es posible que te perdone, pero entiende que me has hecho mucho daño. Esto no es nada comparado con lo que tu hiciste, y tú en mi lugar, harías algo peor ¿No?-dijo con esa voz tan odiosa. No esperó a que le respondiera, pero llegó la Condesa y dijo algo tímida desde la puerta.

-Mi señor… ¿Podría hablarte un momento…?-preguntó pero era notable que no se esforzaba por ayudar a Ishira o Drake. Si quería llevarse al niño, que lo hiciera, pero Drake era de ella, la Condesa, y no le importaba lo que le ocurriera a esa mujer Ishira. Pero el asesino, la miró con enfado y dijo poniendo atención en el llanto que venía algo lejano de las habitaciones arriba.

-Ve a ver porqué llora mi hijo, y Sara. No me interrumpas a menos que sea de vida o muerte. ¡Ve a ver qué demonios hace Darío que no está cumpliendo su trabajo!-ordenó con voz intimidante y la vampira hizo una mueca de pena y se alejó para ir por el niño, por el pasillo y subir las escaleras.

Darío se había marchado del cuarto para buscar alguna presa para comer. Tenía hambre. Se había marchado en su forma de lobo a cazar algo fuera del castillo. La condesa sonrió y cuando dobló al pasillo se puso seria para ir a encontrarse con Drake.
-¡Drake! Tendrás que ir por el niño... de seguro que Darío se ha ido a cazar, pero ve por ese niño, después busca a Ishira-dijo con la voz algo frustrada, como si temiera en verdad lo que ese Marthus pudiera hacerle y se justificó-Es muy arriesgado que lo enfrentes ahora, saldrás herido y tiene de esos cuchillos especiales. Por favor, no vayas-suplicó en verdad y sabía que ese hombre asesino lo lastimaría-

Sara lloraba en silencio, pero estaba de nuevo sobre la cuna, tratando de calmar al niño y volviendo a cantar entrecortadamente. Se sentía demasiado sola. No le gustaba oír a su padre gritar o que dañara a alguien. A pesar de que estaba lejos, podía escuchar los gritos desde ese lugar.

-¿Quieres dejar a tu hijo sin su madre?-preguntó despacio Marthus y negué con la cabeza mientras detrás Leia, tría el vaso con el agua. Él me volteó rodeándome ahora por delante con sus brazos, y apoyando su mentón sobre mi hombro izquierdo, ladeando su cabeza a mi rostro-Vamos, bébela así te calmas-

Acepté el agua, porque por desgracia la necesitaba y bebí varios tragos tratando de no pensar en nada, solo en calmar mi sed, y cuando terminé, le devolví el vaso a la mujer que me observaba con desprecio y se alejó un poco para dejarlo sobre la mesa.
-¿Por qué quieres obligarme a que te ame?-pregunté despacio y pude oír sus suspiro.
-Porque así debió ser siempre, y nunca debiste dejar de hacerlo…-respondió. “Te odio” dije para mis adentros.
Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Lun Mar 10 2014, 02:51

Caminé Dubitativo por aquellos pasillos largos de concreto castigado por los haceres del tiempo, como una marcha hacia la ejecución, hacia la guerra, mientras mis oídos eran alimentados por indicios de batalla donde gritos y más gritos provenientes del comedor hacían eco en las paredes y en mis tímpanos, haciendo levantar mi odio. Si Marthus le hacía algo no respondería de mis actos, ¿cómo sería posible para mi guardar la compostura ahora sabiendo que no es lo más inteligente saltar encima de Marthus y sin embargo querer hacerlo por ella? Oh, por ella estaba dispuesto a muchas cosas, no había entendido nunca el significado del pacto que hice hasta ahora, pues nunca antes lo había hecho y no conocía muchos vampiros que lo hicieran, pues la mayoría de ellos si se obsesionaban con alguien los convertían o los mataban para beber su sangre. Me di cuenta que incluso 500 años no son suficientes para comprenderlo todo.

Estaba decidido a romperlo todo, destrozar a cada sujeto en mi camino, pero alguien que no esperaba se cruzó conmigo, era de nuevo la condesa, por alguna razón no entendí su comportamiento, aunque bueno, casi nunca lo hacía, con su enorme vestido veo que se encuentra algo complicada, pero llega hasta mi corriendo y me dice algo que podría ser de utilidad si terminaba de confiar en ella.

-¡Drake! Tendrás que ir por el niño... de seguro que Darío se ha ido a cazar, pero  ve por ese niño, después busca a Ishira- No parecía contenta, era extraño, su conducta frívola y dispar con sus movimientos me incomodaba más y más, pero entendí luego de que continuó hablando -Es muy arriesgado que lo enfrentes ahora, saldrás herido y tiene de esos cuchillos especiales. Por favor, no vayas- ¿Es que acaso ella se preocupaba por mí? ¿no era esta una más de sus trampas?, no tuve más remedio que confiar en ella -No me iré de este lugar sin la humana, no importa lo que me cueste.

Aquello lo dije tomando los brazos de la condesa misteriosa y con unas suaves palabras que ella recordaba pronuncié un nombre -No pasara nada Emma, nada - Ella me miró a los ojos y realmente parecía otra persona, como si una mujer cualquiera hubiera recibido unas buenas noticias, desde luego Emma no era su nombre, así como Drake no era el mío, la diferencia era que a ella le gustaba que la llamasen condesa. En el pasado tuve que inventarle un nombre pues no me gustaba llamarla condesa. - Pensé que jamás me volverías a llamar así.

Odiaba tener que manipular un tanto a la condesa, digo, ella no era la más santa de las mujeres pero, sentía como si le estuviera haciendo algo indirectamente a Ishira, pero sabía que esto tenía que resultar bien, se lo debía a ella. Me alejé de la condesa y caminé hacia el segundo piso, a buscar a Jon, no podía evitar reírme sintiéndome como su padre, con Emeris llamándome así, pensaba que ella sabía lo de Marthus y si lo sabe, pues lo oculta muy bien.

Llegué a aquella habitación en la que se escuchaba un pequeño llanto, pensé que era Jon, pero no, era la otra pequeña que lloraba ¿por qué lo hacía? sentí odio por lo que haría a continuación, ya ni sabía lo que hacía, pero al menos era lo que quería hacer -¿Por qué lloras? - Dije y la niña se asustó poniéndose detrás de la cama en la que estaba Jon -¿Quien eres tú?-

-Tranquila, no te haré nada.
-¿Eres amigo de mi papá?
-Algo así - Mentí, luego me acerqué a la muchacha y acaricié su cabeza -Tranquila, todo estará bien - Al parecer ella se había calmado un tanto así que aproveché para sentarme junto a Jon y ver como estaba, al parecer tan solo dormía, estuve pensando que hacer por unos segundos y la niña habló -¿Puedes hacer que dejaran de gritar?

Lo pesé un segundo y dispuse a salir astutamente de ello -Si puedo, pero para ello necesito llevarme a Jon a un lugar seguro, quédate aquí, yo alegraré a esto, no te preocupes -Le sonreí y la niña me devolvió la sonrisa, sentí algo de lastima, tal vez tuvo la mala suerte de tener aquellos padres, tal y como Jon con Marthus. Sin más me puse de pie y me llevé a Jon, esperando que la niña no hiciera mucho y en efecto, se quedó tranquila sentada cuando me iba, salí de la recámara y decidí donde esconder a Jon. En el camino pensé en llevarme también a la pequeña, pero creí que eso traería más problemas al asunto, solo esperaba que no le hicieran nada por haberme dejado llevar al niño, ahora me sentía culpable.

Lo escondí en una de las habitación y le acaricié la cabeza para despedirme -Quédate aquí un rato, iré a por tu madre, por favor, guarda silencio, ¿Si? -Le di un beso en la cabeza y salí de aquella habitación cerrándola, ahora solo quedaba ir a por Ishira y todo habría terminado, tan solo deseaba que estuviera bien.
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Lun Mar 10 2014, 16:28

La Condesa siguió sutilmente y silenciosa a Drake, pero antes de que llegara a la puerta, logró ver la situación, pero ninguno se dio cuenta. Drake fue tomado del cuello por detrás, mientras la mujer “Emma” presionaba sobre un punto para dejarlo inconsciente y le susurró al oído.

-Lo siento Drake, esta noche estarás conmigo-si lograba dejarlo inconsciente, lo llevaría hasta su cuarto y ataría sus manos a la cama, al igual que los pies. Ella cerraría la puerta de su cuarto y se recostaría sobre el pecho de él, dándole frecuente caricias en su rostro. Cuando despertara, ella estaría despegando sus labios de los de él suavemente.

Oí un ruido en la puerta, pero cuando eché un vistazo, no había nada. Logré apartarme de Marthus algo más tranquila y me crují los dedos acercándome al fuego de la chimenea, pasando por delante de Leia. Éste se dirigió a su amado y lo abrazó, mientras él mantenía la mirada clavada en mí. Él dejó que lo besara y recibió el beso de ella fríamente para luego apartar sus brazos con brusquedad. Ella no lo tomó con calma y estalló en un chillido.

-¡¿Para qué me quieres estando ella acá Marthus?!-exclamó y le dio empujón pero él la miró con odio y le asestó un puñetazo que hizo sangrarle la nariz. Se tapó el rostro volviendo a acomodar su posición frente a él, mirándolo con dolor.
-¡Sabes que te amo Leia, pero eres una inútil que no fue capaz de darme un niño. En cambio, me has dado una mocosa tonta!-exclamó él. Yo escuchaba con la mirada puesta en la chimenea. Sentí pena por la niña. Por desgracia no elegíamos a nuestros padres.

-¡No la quiero!-chilló perdiendo el control y tirándose a los brazos de él a llorar. No podía entender cómo podía amar a ese hombre, y dejar que la maltratara así-No quiero a esa niña si no me amarás!-

Él volvió a tomarla y la empujó bruscamente haciendo que cayera al suelo y allí empezara a llorar con desconsuelo la mujer. Agaché la mirada. Yo había estado aterrada por mí y por Jon momentos antes, pero ver esto y saber la situación de Sara, me apenaba bastante. El brazo de Marthus me hizo voltear hacia él. Lo miré con asco y el ceño fruncido.

-Vamos a mi habitación-dijo y empezó a guiarme, dejando sola a Leia llorando en medio del cuarto, arrodillada y sin consuelo. Seguí a este asesino, pero no estaría dispuesta a que me tocara y de lo contrario, se arrepentía y me lo juré. En la puerta estaba Sara, mirándonos vaya a saber desde cuando, y pude ver en sus pequeños ojos azules un odio hacia mí. Quizá me culpaba del trato de su padre para con la madre.
Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Sáb Mar 15 2014, 01:05

Risas, interminables y regurgitadas risas, eso salía de mi pequeña línea dibujada a mano por mi madre llamada boca, La condesa detrás de mí nunca se esperó lo siguiente, con gran fuerza moví mi cabeza hacia atrás para darle un cabezazo y ella cayó al suelo como si de una comedia se tratase, no podía parar de reír, hermosa plegaria del más fino placer...aahhh... la risa, extrañaba reírme por mi mismo sin ser una vocecita estúpida en la cabeza de alguien más -Lo siento condesa, pero no debiste hacer eso, ¿sabes que lo hice con cariño verdad?


Me acerqué a su cabellera y la desordené como si de una niña chica se tratase y ella pudo notar quien era apenas pronuncié mi palabra clave -Darling- Era un idioma desconocido en Aerandir, ni el propio Drake sabía que significaba, pero yo sé de donde proviene, porque yo siempre he sido el verdadero.

Probablemente los demás ya habían escuchado aquel ruido proveniente del pasillo, o tal vez seguían en aquella discusión aburrida para los paladares de mis finos oídos. Me acerqué a la condesa y bebí su sangre pues aún se encontraba aturdida, finito manjar llenando de sensaciones gustosas el centro de mi rejuvenecido cuerpo, comencé a danzar luego de probar aquel líquido vital de aquella mujer algo aturdida por el cabezazo, lo verdadero aquí era que la sangre de vampiro no sabe tan bien como la humana, la deliciosa sangre humana que es el más puro bálsamo de los cabellos podridos como yo. Desde aquel lugar hasta podía saborear la sangre de tanto humano golpeándose los unos con los otros, no aguanté más y corrí en diferentes direcciones haciendo mucho ruido, para hacerles notar que el cazador estaba libre y los ratones debían de esconderse.

Llegué hasta donde la sangre atrajo mi olfato y allí se encontraba la pequeña infante que había visto antes, ella miraba sin apartar la vista de una puerta semi abierta como si hubiera visto un monstruo que la dejó perpleja, entonces miré hacia atrás, no había rastro de la condesa, me preguntaba si seguía tirada donde mismo.


Pero un fino sabor llegó desde el recóndito lugar en aquella habitación, un fino sabor que comencé a seguir con detenimiento, quité el parche de mi ojo izquierdo, para ese entonces ambos ojos estaban ya de un color rojo sangre, porque el verdadero rey estaba en casa, la bestia enjaulada ha salido, no pude evitar pasar mi lengua sobre mis labios como el reptil que era, solo podía pensar en una cosa y aquello era que Dennis Black conseguiría carne fresca para esta noche.

Me acerqué lentamente y agachado, mientras pensaba en lo que haría, pero todo siempre encontraba una respuesta, "placer, diversión" Todo aquello que me hiciera sentir eso bienvenido sea. Me acerqué lo suficiente para usar mi velocidad vampírica y llevarme a la niña en un pestañeo humano, lo que verían las personas dentro de la habitación sería una mancha negra que cruzó delante de la puerta y la cerró de golpe, dejando consigo solo el grito de una niña que se apagaba debido a la distancia que se generaba mientras corría alejándome de aquella puerta ahora cerrada.

Me preguntaba qué harían sus padres, con el solo hedor que propinaba su líquido rojizo podía percibir cosas de su alma. A ninguno al parecer le importaba lo suficiente, así que haría las paces de asesino cerebral para manipular a la pequeña, el ínfimo Drake no era capaz de tomar las riendas cuando era necesario, pero yo sí.

Cerré los ojos y volví a ser el muchacho normal de ojos negros, excepto esta vez que seguía siendo yo, la serpiente -Shhh, shhh, niña, tranquila, estás bien -Actué como el príncipe, ella había logrado confiar en él así que usaría aquello para mover las cosas a mi favor - Je, lamento haberte asustado, pero si no te sacaba de ahí tu padre podría hacer algo peligroso, a ti, a tu madre o a la otra mujer que había y no quiero que eso suceda pequeña -Acaricié su cabeza y la abracé, en ese minuto tuve un enorme deseo de beberme toda su sangre pero me contuve - Creo que tu padre se ha vuelto loco y si esto sigue así... tu madre también...

Miré el suelo con tristeza, pero en un ángulo que ella pudiera verme, a diferencia de Drake, yo si podía llorar, llorar cuando quisiera. Por ello que una lágrima corrió por mi mejilla izquierda por aquel ojo que el príncipe suele ocultar, por el único lugar en el que logro llorar, sabía que esa imagen haría que la niña se conmoviera aunque no entendiera bien del todo lo que decía - Lo siento, no tienes la culpa de todo esto, escúchame, pase lo que pase yo te protegeré, las protegeré a todas. -Naturalmente mentí, la madre de la mujer me interesaba en lo más mínimo, incluso pensé en lograr que el propio Marthus la matase, a lo mejor algo se podría ocurrir, así la propia niña podría odiar a su padre y con ello ganaría un punto de estrategia en todo esto.

Mientras lograba mi cometido de convencer a la pequeña me preguntaba qué pensaría ella la damisela de mí, Drake Alexander nunca le habló de su pequeño acompañante, nunca le contó aquel secreto que deseaba ocultar, ¿cómo lo tomaría ella? de seguro yo le haría sentir muchas cosas que el atolondrado del príncipe jamás lograría, yo era el hombre en carruaje y el pequeño Drake el burro que llevaba la carga, así siempre ha sido, y así permanecerá, incluso ahora mismo sentía como el perro mordía la mano que le da de comer, justo ahora, en mi cabeza, lo siento gritar de rabia.

-¿Sabes quién es la otra mujer que está con tu madre? es otra víctima más de tu padre, tengo una idea, ve a la habitación de antes, yo pasaré por allá y te rescataré a ti y a las dos mujeres, pero necesito que permanezcas ahí por si necesito tu ayuda, anda ve y ocúltate de todos, incluso de tu madre, que ahora mismo ella no se encuentra bien, podría intentar algo - Le dije a la pequeña que no dudó en salir corriendo hacia la habitación de antes, entonces salí de aquel cuarto, la cacería había comenzado, de seguro Marthus, Ishira y la madre de la pequeña ya habrían comenzado a exasperarse por aquella mancha negra que se llevó a su hija, me había alejado lo suficiente de ellos como para comenzar a buscar al ratón.
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Sáb Mar 15 2014, 04:10

La niña hizo lo que Drake le pidió, asustada.
En tanto, yo vi una mancha borrosa, junto con Marthus y Leia que salió por los pasillos a buscar a su hija, olvidándose de su amado. En tanto, Marthus me tomó del brazo y me obligó a ir con él. Pero no había nadie con Jon, o sólo ese sujeto llamado Darío. Marthus pensaba que había sido la condesa y yo también pensé lo mismo por lo que no me preocupé.

Más tarde llegamos a la habitación de él y me detuve delante de la cama, donde me quedé tiesa, sin hacer anda. No iba a permitir que me tocara. Las lámparas de aceite iluminaban tenuemente el lugar y yo solo me limité a suspirar.
-Quiero ver a Jon antes de cualquier cosa Marthus…-dije con calma pero mi mirada era fría hacia la pared que tenía enfrente.

Él se estaba quitando su chaqueta y dejando las armas sobre la cama a la que me atreví a echar un pequeño vistazo, pero él estaba demasiado cerca y no podría tratar de tomar una para enfrentarlo. Él rió y contestó tranquilo también.
-Descuida, Jon está bien, no hables más del asunto Ishira-luego de dejar su torso desnudo, tomó una de sus dagas y se acercó a mí por delante. Me mantuve tensa con la mirada fría, pensando que pronto estaría mi oportunidad de escape.
-Son dagas especiales, contra vampiros y contra todos, están con veneno potente que pueden matarse lentamente… y la cura es difícil de hallarla-puso el filo frente a mis ojos, y con la otra mano acariciando mi espalda. Lo mostró brevemente pero luego lo dejó en su cinturón.

-No lo haré contigo-dije cortante y mirándolo a los ojos. Él me miró sin entender bien pero luego cayó en lo dicho y aclaré antes que dijera algo-es muy pronto… Jon solo tienes apenas unos días y pude causarme mal a mí si hago… el amor contigo-hablé las últimas palabras con desprecio imaginándome en la cama con éste asesino. Él sonrió y llevó su mano a mi mentón para que mantuviera la mirada fija en él.

-Lo que digas pero sólo deseo que duermas sobre mi pecho, es lo único que quiero-miró hacia la puerta al oír un ruido detrás de la puerta y su mano bajó rápido para rodear mi espalda y voltearme. El ruido había sido brusco seguido por un grito de susto en los pasillos. Llevó el filo de su daga e mi cotilla y susurró en mi oído mientras apretaba mi espalda contra su pecho desnudo.
-Ya sabes que no me importas que mueras. Al mínimo contacto de algún vampiro, esta daga perforará tu carne y no habrá quien pueda salvarte…-



Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Jue Mar 20 2014, 04:00

Y entonces aquella puerta se abrió, era una pequeña niña llamada Sarah, quien aún no creía del todo lo que aquel hombre le decía, por lo que fue a mirar por ella misma lo que sucedía a su alrededor, pero entonces lo comprobó apenas vio el panorama en aquella habitación, donde vio a su padre con aquella mujer y un cuchillo en su cintura. La pequeña sintió miedo y se dio cuenta que el problema no era la mujer, sino aquel hombre peligroso, su padre...ohh... tan pequeña y tan hábil de mente, solo supo lo que tenía que hacer apenas haber visto la situación, sin duda alguna ambas personas la habían visto a ella, por lo que lloró y corrió haciendo mucho ruido... y tras la puerta... ningún vampiro se asomó...

Un cuerpo desfallecido cayó bajo mis pies, un sujeto cualquiera, un niño de relleno, como les llamaba a aquellos que ni importaban, cuya existencia era comparable con la misma mierda que pisaban los idiotas que no miraban el suelo... y cuya única importancia eran los litros de sangre que podía contener cada uno de ellos. Oh. La sangre, aquella gasolina para mis más pérfidas pasiones, como cuando asesiné a aquellas vírgenes religiosas en tiempos de castidad inconexa, o aquellos niños huérfanos de origen licántropo. La sangre, el placer de mi alma, tan solo comparable con las bondades del sexo y las drogas. Tomé la manga de aquel sujeto y me limpié la sangre, su sangre de mi rostro. La sonrisa se apoderaba de mi estupidez radiante, tan radiante como el sol que mis ojos no podían contemplar. El mundo era algo encantador, podía percibirlo en aquellos ojos desamparados de toda luz de vida del hombre en el suelo.

Caminé por más pasillos, hasta que me encontré con otro hombre, uno mayor, llevaba lo que parecía un palo de madera pequeño y filoso, como las leyendas, intentaba matarme pero sus ojos no tenían más vida que aquel otro sujeto, pues el miedo se había apoderado de él. Saboreé aquel segundo en que el hombre se abalanzó sobre mí como la lluvia que gotea de forma desordenada por cada zona de tu cuerpo inundándolo todo. Así mismo el hombre perdió la vida cuando lo esquivé con facilidad y antes de que pudiera darse cuenta su cuello había sido roto por mis hermosas manos, tan nuevas producto de haber vuelto a la vida... más tarde tendría que agradecerle a la condesa por traerme de vuelta, probablemente me la follaría hasta romper sus ovarios podridos por los años que se han ido.

No pude evitar reírme en aquel lugar al ver al sujeto mirando en la posición contraria a la que la física le dejaba, pero yo era un dios, haciendo cosas imposibles para cualquiera, menos para mí. Había volteado su mirada en 180 grados. Me quedé mirando el techo saboreando cada segundo que pasaba, pero entonces olí a una madre pasar cerca, la madre de la niña, aún podía oler su sangre luego de ser golpeada, sabor dulzón, pensé, entonces solo una frase salió de mi mente -Que comience el juego. - aunque no estaba del todo seguro, creí que era mejor idea dejarla con vida al menos de momento, por la pequeña niña que andaba revoloteando por los pasillos en busca de protección. Detuve mi andar y proseguí con otro camino, alejándome cada vez un poco más de aquel hedor a humano propinado por la madre de la pequeña para perderme en sentimientos de grandeza superior, hasta podía oírme a mí mismo tararear una canción.
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Jue Mar 20 2014, 22:01

-¿Estas paranoico o que?-pregunté girando mi cabeza hacia Marthus-Quiero descansar-dije haciéndome ademán de apartarme de él, pero el hombre me empujó hacia la cama y soltó un gruñido.

Me senté en la cama a un costado, pensativa. No podía hacer mucho, quería estar con Jon, y no me sentía segura estando lejos de él. Bajé la mirada al suelo, molesta con esta situación y el tipo con la mirada fija en mi espalda. En algún momento se impacientaría. Cerró la puerta del cuarto y puso una silla delante. No había cerradura por lo que era fácil entrar allí.

Sabía que cualquier cosa que le dijera a ese asesino, algo usaría en mi contra, por lo que prefería quedarme callada, por el momento. Me pregunté qué sería de Emeris, y qué estaría haciendo al respecto. Ella se había visto afectada por la muerte de su amigo anciano, veterinario. Era una mujer fuerte ella, asi que me dejaba tranquila de que no fuera a caer en depresión o sufrir algo a su causa.

Paseé la vista por el lugar, que estaba muy en penumbras, y los muebles algo destartalados, y toqué la textura de la colcha en la cama. Era suave y cómoda, pero sabía que no dormiría bien con ese hombre al lado.
Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Sáb Mar 22 2014, 16:36

Lazos de absolución, era lo que colgaba del panorama frente a la puerta en la que Ishira y Marthus se encontraban, un espectáculo proveniente de las fauces del infierno, mi infierno, donde yo soy el príncipe, el demonio favorito del rey. Oh, cada linterna de luz era una idea que me entregaba el placer que necesitaba para mi siguiente acción, como si un guía lleno de deseo por la muerte acudiera a mi llamado y me dijera que hacer y como el asesino cerebral que yo mismo era, artífice de un escenario del que no me adjudicaría la gloria, coloqué justo de frente a los dos hombres asesinados, uno por la marca de vampiro y al otro desnucado, dos caracteres descartables de la ecuación.

Ya había logrado conquistar el corazón de aquella pequeña niña, ahora solo tenía que alterar los lazos de alianza que unían a los incautos perdidos en mi perrera, si mal no contaba solo quedaban en la zona la niña, su madre, el licántropo en las mazmorras colindantes al castillo, Marthus e Ishira y la condesa inconsciente por ahí, justo el número exacto de piezas, todas y cada una perfectamente colocadas para un festín. Entonces reí en mi cerebro, porque sería yo quien vería como se mataban entre ellos.

Ambos cuerpos colgaban de unas lámparas de velas colgadas en lo más alto de aquel pasillo  con una marca que Marthus reconocería perfectamente, la marca que dejaba la condesa en sus cuerpos. Aquí no hay ningún Drake haciendo fechorías, lo único que hay es una traidora que lleva el nombre de condesa, con ello tenía en mente que sucedieran dos cosas: Que Marthus se preocupara por la existencia de ella matando gente en el castillo y saliera a buscarla protegiéndose del enemigo equivocado, o sentir placer por lo que veía, ya que se encontraba tan loco como yo, podría sentir que la condesa le dejaba un espectáculo para él, una ofrenda y este bajaría la guardia. Cualquiera de las dos opciones me vendría bien, e incluso si Marthus astutamente me atribuía a mí estas atroces travesuras, le daría tiempo a Ishira para reaccionar y defenderse, generando una abertura capaz de mover la historia hacia otro lugar.

Las cartas estaban echadas, por lo que solo bastaba llamar a la puerta, un par de golpes y tanto Marthus como Ishira sabrían que alguien estaba detrás, me alejé de la puerta lo suficiente como para que Marthus vea el panorama frente a sí.
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Sáb Mar 22 2014, 18:16

Ya estaba con aire somnoliento  y por tumbarme en esa cama, acurrucada conmigo misma, cuando escucho ruidos del lado de afuera de la puerta y Marthus, que se había desprendido la camisa, volvió a acomodarla y abrió la puerta encontrándose con dos muertos colgando desde la lámpara del techo.

Miró hacia él cuando veo que retrocede un paso y desenfunda dos espadas cortas, entonces, casi sin pensarlo, me bajo de la cama tomando las frazadas y abalanzándome sobre él para tirársela encima, soltando luego un golpe hacia él, pero éste fue más rápido y me tiró contra el marco de la puerta. Fue un forcejeo brusco y salvaje, con rasguños y golpes, y a su vez el luchaba por quitarse de encima la colcha.

-¡Maldita perra!-
gritó y yo solté una patada hacia donde supuse que tenía las rodillas, y se tiró una vez más contra mí logrando sacar sus brazos y su cabeza. Pero logré quitármelo de encima y salgo tambaleándome al pasillo, chocándome y tirando abajo a uno de los muertos. Cuando me doy cuenta de ellos me tapo la boca soltando un grito del susto y retrocedo obligándome a escapar, sin caer presa del pánico.

Sentía una molestia en mi costado derecho, bajo la costilla, y en mi corrida por ese pasillo con el corazón desbocado, palpo apenas y miro mi mano cubierta de sangre. La adrenalina había impedido que sintiera el dolor al momento de que Marthus me diera con una de sus espadas y no podía saber lo profunda que era y si tenían algún veneno. Yo había salido del pasillo en dirección contraria a donde estaba Drake, por lo que no lo había visto.

Un llanto… era él, ¡Jon! Maldije no llevar mis armas y mientras voy corriendo puedo sentir la cálida humedad sobre la tela rajada donde Marthus había apuñalado y un dolor punzante. Presiono la herida y maldije de nuevo sabiendo que era difícil escapar. Marthus ibas a matarme, lo sabía. La condesa iba a delatar donde me dirigía por el rastro del olor. Pensé en la pobre niña rubia, si la encontraba y lograba huir, me la llevaría.

Un humano se dirigió a mí, reconociéndome y exclamando.

-¿A dónde crees que vas mujer?-exclamó y antes de que desenfundara su arma, aproveché la fuerza que tenía de la adrenalina y detuve su desenvaine para empezar a darles puñetazos a la cara y tomarlo de la mandíbula y estrellar su cabeza contra pared hasta atontarlo, pero tenía que matarle, así que lo tomé del cuello con una fuerza que sólo sacaba lo peor de mí, y apreté hasta sentir un crujido. Jon seguía llorando en el piso de abajo, el del medio antes de llegar al comedor. Marthus venía detrás de mí, y seguramente estaría llamando a los otros. Podía sentir sus pisadas sobre mí y me aterraba. Echaba mirada hacia atrás frecuentemente, hasta que doblé por un pasillo y empecé a bajar veloz la escalera con unos zapatos de tacos en los que apenas sabía caminar. Me tomé de la barandilla para ir más segura y sobre la escalera veo dos guardias humanos más, sacando sus ballestas y yo a la mitad de esa escalera.

La niña apareció al pié y retrocedió horrorizada ante la escena. Había oído llorar al niño y se disponía a subir a buscar un adulto para que se calmara.
Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Miér Mar 26 2014, 14:57

Y como aquellos porfiados niños fijos en una cosa haciendo pataletas por obtener lo que querían, yo hacía la mía cuando salí detrás de mí presa cuando los vi correr como pequeños gatos persiguiendo pequeños ratones... lo que no sabían ellos es que yo era el perro que los cazaría y me los comería todos.

Quería mantener un poco la distancia de los humanos pero de pronto sentí un olor, un olor que conocía perfectamente, el hedor dulce de la mujer que alimentaba mi libido, Ishira se encontraba herida, así que apresuré el paso, para encontrarme con el bandido, aquel sujeto del que mi novia tanto hablaba, lamí mis labios una vez más y como una mancha negra lo tacleé lanzando lejos sus espadas – – dijo aquel estúpido hombre bajo mi cuerpo, lo tenía controlado, con mucha fuerza rompí su brazo derecho y un grito se escuchó por todo el castillo, así no podía oponer resistencia para amarrar sus manos detrás de su cuerpo con el mismo material con el que amarré a los muertos frente a su cuarto, pero cuando me disponía a amarrar sus manos una mujer saltó sobre mí, su cara aún estaba a desecha y como una diabla me arañó y se montó encima de mío, tirando mi pelo y actuando como un verdadero animal, me tapó los ojos e intentó clavarme sus uñas, no podía entender como estaba tan enamorada de Marthus, yo mismo sabía que podía darle todo el placer que ella quisiera, pero no, su ceguera solo era comparable con aquellos que simplemente perdían los ojos en la guerra.

En un intento por quitármela de encima veo a Marthus arremeter con su único brazo que le quedaba, con un de sus espadas, no sé cómo me zafé de la mujer y esta quedó entre él y yo, sin querer Marthus había apuñalado a la madre de la pequeña, quise reír, escupirle en la cara a esta estúpida mujer, morderla y beber su sangre cuando aún estaba caliente. Sentí que los dioses estaban conmigo, alabad a su creador. Marthus quitó la espada de su mujer y volví a tirarme contra él, tenía suerte, era mi suerte, Marthus pataleo y pataleó pero con un brazo menos no podía hacer mucho y terminó por quedar amarrado de piernas y brazos, listo.  –Te voy a matar, lo juro – Dijo de una manera extraña, como si estuviera tranquilo, yo le sonreí y me acerqué a él para beber su sangre, lo mordí fuertemente y el gritó, luego me puse de pie y escupí –Tu sangre es asquerosa, sabía que no valías para nada –Lo pateé en la cara y seguí corriendo, solo quedaba mi mujer, mi hermosa mujer.

Vi a Ishira de pie en mitad de la escalera, se veía hermosa con aquel vestido, sentí un deseo enorme por meterme bajo su falda y hacer el amor aquí mismo, pero me contuve cuando vi a dos hombres apuntando con la ballesta mientras una niña observaba el panorama. Me abalancé sobre aquellos ballesteros quienes justo dispararon, eran buenos, me apuntaron directo al corazón, puse mi brazo para bloquear las flechas pero estas se clavaron bastante en mi antebrazo, me dolió, pero la adrenalina pudo más, boté a ambos sujetos al suelo y con sus propias ballestas los noqueé.

Miré hacia atrás y vi a Ishira, contemplé su herida y mis ojos se tornaron rojos, como el demonio vil que era, pero me sacudí ahí mismo la cabeza para evitar que me viera, ella no sabía aún que otro ser habitaba dentro de su novio, pues yo no era su príncipe azul, sino su príncipe rojo.

-Vamos por Jhon y salgamos de aquí, pequeña ven con nosotros –Me acerqué a la niña a quien aún no había tenido la oportunidad de preguntarle su nombre –Pero mamá…

Mis entrañas crujieron, y evité reírme, tan solo le dije y actué para ser más dramático –Tu madre…tu madre… creo que está muerta…tu padre la mató… - Naturalmente mentí, no sabía que tan profunda había sido la herida con las espadas, ni siquiera si estaban envenenadas o no como dijo la condesa en su momento, probablemente ni siquiera vaya a morir, pero era la oportunidad perfecta para llevarme algo conmigo –Sé dónde está Jhon. Lo dejé en un lugar seguro, síganme –Tomé la mano de la niña y corrí junto con ella hasta la puerta en la que Jhon se encontraba, ahí seguía, estaba llorando, a lo mejor asustado por no ver a nadie, pero cuando me acerqué y lo tomé dejó de llorar –Hola pequeño, ya regresé. –Le dije y se tranquilizó, luego salí de la habitación para entregarle el bebé a Ishira, creo que ya era hora de salir de este lugar y ver nuestras heridas, las cuales al menos para mi, comenzaban a doler.
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Miér Mar 26 2014, 19:02

Marthus cayó inconsciente en el suelo mientras Leia, lo miraba con los anegados en lágrimas presionando su herida, esforzándose por mantenerse despierta, allí tendida en el suelo como estaba. Había un odio hacia el profundo, pero no se atrevía a desafiarlo por el mismo temor que le tenía.

Solté un grito que amortigüé llevando mis manos a la boca, horrorizada. Pero una mancha cruzó veloz y detuvo los proyectiles, luego observé como Drake los reducía, herido en su brazo. Corrí a bajar las escaleras y tomé a la niña pero me volteé hacia las escaleras e nuevo para ver a ese muchacho vampiro. Sus ojos resplandecían en rojo, y se acercaba. La niña apretó mis manos, apegándose a mí. No me moví del lugar, no sabía si Drake estaba dominado por su instintos de vampiros, pero no quería moverme de allí hasta que él dijera algo.

-Vamos por Jhon y salgamos de aquí, pequeña ven con nosotros –nos dijo.
–Pero mamá…-
–Tu madre…tu madre… creo que está muerta…tu padre la mató…-

Sara se apegó a mí escondiendo su rostro en mí. Me había inclinado a duras penas por el mismo dolor de la herida, pero no me impidió darle un fuerte abrazo para reconfortarla. No me pareció algo bueno que Drake dijera todo tan directo, pero supongo que la situación tenía que ser así. Aunque podría haber elegido con algo de cuidado sus palabras. Sin embargo no importaba, la niña parecía fuerte porque cuando apartó su rostro de mí, apenas tenía los ojos rojos. No había llorado, pero estaba muy tensa.
–Sé dónde está Jhon. Lo dejé en un lugar seguro, síganme –dijo Drake y le dediqué una sonrisa, no sincera, pero de esas que agradecen amablemente algo o una actitud. Antes de pararme, presioné la herida que dolía horrores, por lo que caminé algo más despacio mientras seguía al vampiro.

La niña soltó mi mano y tomó la de él para correr a la habitación donde estaba Jon llorando y cuando llegué, este lo tenía en sus brazos y me lo tendió a mí, que lo tomé con una sonrisa contenta y lo llevé a mi pecho rodeándolo con la manta que tenía y mis brazos. Me sorprendía lo rápido que el vampiro lo había calmado. Aunque no tenía mucha seguridad para llevarlo yo misma, el dolor que sentía s me extendía a las piernas y no quería caerme o tropezar.

-Conozco la salida… Síganme…-dijo Sara adelantándose, procurando que la siguiéramos. Pude ver que de vez en cuando llevó sus manos al rostro. Quizá lloraba en silencio, pero su voz seguía firme.

Nos condujo por escaleras hacia abajo, a donde un pequeño muelle de piedra dentro del mismo sótano, donde estaba la entrada y habían unos cuantos botes. Allí le encargué el niño a Drake y dejé que la niña subiera primero.
-Déjame llevarlo, puedo cargarlo...-dijo. Tenía los ojos rojos, rastros de haber llorado. Le pasé el niño entonces a ella mientras se acomodaba en un lugar del bote. Miré a Drake. Lo notaba raro, no como el que yo conocía.
-Gracias… no esperaba que fueras a venir tan pronto…-sonreí mirándolo a los ojos, tomándole una de sus manos, interrumpiendo lo que estaba haciendo para ponernos en marcha.
Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  SP Drak3 ONI el Dom Mar 30 2014, 20:54

-Conozco la salida… Síganme…- Dijo la pequeña, a quién aún no conocía su nombre. Sin más la seguí junto a Ishira quien llevaba a John en brazos pero parecía complicada, tomé sus hombros y la ayudé a seguir. Llegamos a unas escaleras altas y pude notar mayor sangre saliendo de Ishira producto de su herida, teníamos que salir rápido de aquí y encontrar algún médico que atendiera sus heridas... ¿estaba yo preocupado por ella? ¿qué demonios me estaba sucediendo?

Llegamos a un muelle algo complicados por las heridas, pero allí nos subimos a unos botes, Ishira me entregó a Jhon y ambas subieron, pero la pequeña me habló y noté sus ojos parecía haber llorado, Ishira tomó a John de mis brazos y se lo pasó a ella, luego subí y me encargué de manejar de regreso a casa, había sido divertido, pude soltar una sonrisa en ese momento, pero me sentía extraño, por alguna razón me sentía tranquilo, contento por haber sacado a las personas de ahí, pero luego noté la mirada de la mujer del príncipe y supe que algo había notado en mí.

-Gracias… no esperaba que fueras a venir tan pronto…- me sonrió y me estremecí, quise escupir al suelo, pero ella tomó mi mano y Drake comenzó a jalar mi cabeza, el bote se detuvo y solo seguía avanzando producto del vaivén del agua, pero al menos ya estábamos saliendo de ese lugar. Entonces mi cabeza comenzó a doler, era el puto de Drake que volvía a salir, pero yo no quería, así que me resistí, solté la mano de Ishira sin responderle  hasta que me tranquilicé un poco, luego pude hablar - El pacto de sangre me sugirió que estabas en problemas, llegué a tu casa y me encontré a Emerís asustada quien me contó todo, al parecer esperaban que llegara por que anunciaron hacia donde se dirigían, por eso pude llegar - Entonces sentí curiosidad de alguna manera, me pregunté si Marthus sabía que Drake conocía a la condesa, o tal vez ella pensase que era otro Drake del que hablaban, no lo sé, solo estaba seguro de una cosa; era posible que ellos esperaran a Drake, pero en ningún caso se prepararon para Dennis, otra sonrisa surgió desde mi interior que no pude evitar.

Pero el dolor de cabeza volvió y mis ojos comenzaron a cambiar de color, uno tras otro, primero negros, luego rojos –No…No…No…- Luche con fuerza, quería permanecer aquí, quería ser yo el príncipe esta vez, seguí luchando contra el vampiro dentro de mí pero.

Respiré fuertemente, luego comencé a tranquilizarme, mi ojo izquierdo se tornó rojo y el derecho negro, como siempre lo era. Saqué el parche de mi ojo que se encontraba en mi bolsillo y lo coloqué sobre mi lado izquierdo de la cara, afortunadamente había vuelto a ser Drake, miré a Ishira quien me observaba fijamente y me le acerqué de nuevo, tomé su mano y con la otra acaricié su cara –Tranquila, ya está todo bien, luego te explico que sucedió…

La intenté besar, pero no estaba seguro de si me correspondería el beso después de todo lo sucedido. Luego volví a manejar el bote y a salir de aquí –Tenemos que encontrar un médico para tu herida, luego considero que lo mejor sería era que dejaran Lunargenta por un tiempo, no creo que Marthus esté contento con todo lo sucedido, podríamos buscar a Emerís y si gustan podrían dirigirse a mi hogar en Sacrestic, allí estarían seguras de Marthus, al menos por el tiempo que estimen conveniente.
SP Drak3 ONI
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 220
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Ishira el Lun Mar 31 2014, 00:34

Me había dejado algo confundida la actitud de Drake, pero traté de no darle importancia. Cuando me habló después me sentí más tranquila y cuando llegamos a la orilla del otro lado del lago con la niña, quien tomó a Jon en sus brazos y se dirigió a un carruaje que estaba algo sucio y con barro por fuera, me volteé tomando al joven de cabello negro y ojos oscuros, y con una sonrisa rápida, me acerqué a sus labios para dar un largo y suave beso del que no quise que terminara, pero debí apartarme con una sonrisa y miré su expresión cruzándome de brazos, medio jactándome de la sorpresa que le había dado.
-No es delirio… -comenté con una sonrisa sincera y algo burlona; y me volteé riendo sin darle oportunidad de reaccionar. No sabía si le había agradado o no, pero ya estaba hecho.  

El dolor de la herida era terrible, pero mantenía presionando fuerte con mis manos cubiertas de sangre y detenía el fluido en cierta manera, pero una vez dentro del carruaje, dejaría que él condujera.

-Tendríamos que ir a Lunargenta, podríamos llevar a Emeris… ¿no tendrás problema?-pregunté cuando comenzamos a andar.
Había encontrado unos abrigos dentro del coche y que los usé para vendarme. También procuré abrir más el corte del vestido que me agradaba bastante a pesar de quien me lo había entregado, pero con algún que otro arreglo no quedaría recuerdos malos después. Coloqué un vendaje provisorio que me ayudaría a detener la sangre. Sara iba con Jon dormidos a mi lado derecho. Me juré hacer feliz a esta niña, y que cuidarla de que Marthus o Leia no volvieran a tocarla nunca más hasta que tuviera edad suficiente para decidir por sí misma.


--------------------------------------------
Fin de rol
Ishira
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 340
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una velada especial [Interpretativo castillo-Drake+Libre+18 con Escenas de violencia]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.