El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Mar Mar 18 2014, 21:21

Offrol: Falta  de inspiración en titulo mode ON xD
Vengo de aquí: En busca de un rastro


Tras el encuentro con aquella maldita vieja del demonio, habia empezado a caminar por el lateral del arroyo, en la misma dirección en la que corría el agua. Caminaba a paso lento, distraída mientras pensaba en el viaje de regreso y en cuáles serían sus próximos movimientos. Pronto volvería al único lugar al que podía considerar “su hogar” en Aerandir. Pero allí le esperaba una difícil tarea: Encontrar familia a aquel par de demonios. Aunque después de las palabras de la anciana sentía pena por ellas, pero era mejor encontrarles un hogar. Todo niño merecía crecer en un hogar y aquello era algo que ella no podía ofrecerles.  

Como era de esperar, tras el calentón del momento, se había vuelto a perder. Otra vez, otra maldita vez. Si, hubiese sido fácil girar y volver sobre sus pasos pero era mejor no tentar a la suerte y no volver a pasar por aquel poblado. Si volvia a cruzarse con aquella anciana seguramente la ahogaría en la fuente mas cercana.

Por suerte, o por desgracia, ya tenia la información que necesitaba, aunque no era la clase de información que habia buscado pero mejor eso que regresar sin nada. No podía sacarse de la cabeza las palabras de aquella bruja fanatica… el como habia narrado la historia de las gemelas. Pensar en la clase de infancia que habían tenido antes de cruzarse con ellas le ponía la piel de gallina. ¡Por los dioses! ¡Habían intentado quemarlas en una hoguera!

Era una tarde nublada, puede que incluso antes del anochecer llegase a llover y por aquella razón tenia que apresurarse en encontrar el camino de regreso. Volver a acabar metida en una cabaña abandonada junto con tres desequilibrados mentales y un violador telequinetico ¡Arg! Sintió un escalofrio al recordar aquella noche. No, no podia permitirse otra noche asi… tenia que encontrar el camino de vuelta.

Mientras continuaba caminando empezó a trenzar su larga melena plateada. Su mirada era tan oscura como el cielo nocturno. Iba vestida con un sencillo vestido verde oscuro y un bolso de cuero, no demasiado grande, cruzaba su cuerpo. Aparentemente iba desarmada, pero siendo bruja ¿Qué mejor arma que sus habilidades?
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Mar Mar 18 2014, 22:26

Aquella era la segunda vez que visitaba las islas del sur, y como el primer día que llegé, el cielo estaba cubierto de ligeras nubes de tono blanquecino. Como siempre, había llegado en uno de los barcos de rutas comerciales entre las islas y Aerandir. Esta vez había sido un barco de salazón en el que, al olor del sudor de los remeros y la comida en mal estado se le unía el fuerte olor salado de las bodegas y el aroma característico del camarote del capitán, que resultó ser un amante de los incensarios de almizcle.

Llevaba ya un par de horas caminando por la zona boscosa de la isla. En la zona en la que me encontraba abundaban los robles y los arces, una combinación un tanto exótica, pero bella. A mi izquierda un regato de no más de un par de zancadas de ancho bajaba desde las colinas más altas, y con el viento que soplaba desde el norte percibí un aroma que no asocié con el bosque. En un principio no supe de que se trataba, y yo seguí caminando sin demasiada preocupación en mis entrañas, deleitándome de las hermosas vistas que aquel lugar me ofertaba. Unos minutos después (no muchos), pude comprobar cuál era la fuente de aquel olor. Era una joven que caminaba tranquilamente por aquellos hermosos parajes, y debo reconocer que ella lo merecía.

La jóven desconocida se trenzaba el pelo mientras caminaba, llevaba un vestido verde que se mimetizaba con el lugar. Diablos, aquello parecía un cuento de hadas. Cuando estuve a unos pocos metros de distancia de ella, y cuando ya se había percatado de mi presencia, me lleve la mano abierta al pecho en señal de saludo.

-Buenas tardes, señorita.- Dije con calma, y manteniendo un alarde de cortesía que incluso a mí me resultó extraño. Alcé en un instante la mirada al cielo. -No se suele ver a demasiada gente caminando sola por aquí.- Añadí.

Me fijé en sus ojos. Sus pupilas eran grandes y profundas y las rodeaba un bello entrelazado de grises y verdes oscuros que atrajo mi interés. Me recordaron a las brisas norteñas en la decadencia de la primavera, cuando los vientos traían las motas de hielo desde las montañas y las esparcían por la hierba, cubriéndolas de una capa de escarcha que parecía asociarse a ella con una finura y una delicadeza embriagantes, ya que parecía que se posaban con comodidad sobre los espesos frondes de las hojas, y aun así parecía que no los llegaban a tocar, como si en la unión existiese un espacio inquebrantable.

Me llevé la mano hasta la pequeña faltriquera, no mas grande que un puño, que colgaba de mi cinturón, y e introduje en ella un trozo de raíz que llevaba en mi mano un buen rato.


Última edición por Thomas Brethil el Miér Mar 19 2014, 17:28, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Miér Mar 19 2014, 10:40

A medida que sus pasos fueron avanzando su mente fue abandonando el recuedo de la conversación que habia tenido momentos antes. De nada servia seguir dándole vueltas a aquello, así que, se esforzó en intentar disfrutar de la paz, el silencio, la soledad y del aroma a tierra y hierba humeda.

Obviamente, se percató de su presencia mucho antes de llegar hasta él. Pero habia intentado no prestarle atención. Pensó que, quizás, ignorando su presencia el tomaría otro camino y desaparecería… pero no fue así. Y por supuesto, dar la vuelta y alejarse del borde del arroyo quizás hubiese sido demasiado descarado. Así que, sin más, continuó caminando y como era de esperar en cuanto, Melwyn, le prestó la mas mínima e insignificante atención… él rompió el silencio.

Su mirada siguió el recorrido de la mano del hombre hasta el pecho antes de hablar, le pareció un gesto un tanto extraño… sobre todo porque durante su estancia en aquellas tierras no se habia cruzado con nadie tan formal. Tarados y desequilibrados mentales, aquello era, según Melwyn, lo que abundaba en las islas. ¿Seria aquel hombre la unica persona cuerda con la que se cruzaria por allí o , de lo contrario, deberia añadirlo a la lista de desequilibrados?

Al volver la vista a él ladeó levemente el rostro. No hizo ningún gesto a modo de saludo… reverencias, inclinaciones ¿Había algo más absurdo que todo aquello?  – Buenas tardes… - Respondió, con la misma tranquilidad que el hombre habia empleado, para luego añadir mentalmente “…para quien las tenga”. -No se suele ver a demasiada gente caminando sola por aquí.- Frunció el ceño - ¿No? – preguntó entre sorprendida y divertida, después añadió cruzándose de brazos con una extraña sonrisa dibujada en sus labios – Esa es la típica frase que diría alguien con malas intenciones antes de actuar.

Y volvió a caminar, pero esta vez no siguió por el arroyo... aquello era algo que de haber ocurrido al revés le hubiera puesto de muy mal humor. Con pasos lentos, y sin dejar de prestar atención al desconocido, esbozó un circulo a su alrededor hasta volver a quedar frete a él – Llevo semanas merodeando por aquí y no te había visto antes… ¿Eres de la zona? - Lo habia analizado y, a simple vista, no parecía alguien peligroso. Además, quizás, aquel encuentro terminase siendo algo divertido… quizás...
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Miér Mar 19 2014, 21:43

Por unos momentos me dio la extraña sensación de que el tiempo se ralentizaba, como cuando te quedaba splasmado frente a la puesta de sol en las calas del oeste de Aerandir. Hice un gesto inquisitivo cuando ella me respondió. Me sorprendió su agudeza y la tranquilidad que mostraba. A pesar de que yo le había abordado de forma normal, lo lógico habría sido que se exaltase o que mostrase algún tipo de desconfianza. Aquella desconocía, sin embargo, me planteaba una disposición más bien inquisitoria, como si en realidad fuese ella la que me estuviese escudriñando a mi, en vez de ser al revés.
Dio una vuelta a mi alrededor, y yo la seguí con la mirada sin moverme del sitio, ni si quiera cuando pasó por mi espalda, lugar en donde hubo un momento en el que no pude verla. Cuando volvió a estar frente a mí hizo la pregunta del millón, aquella que era obvio esperar de alguien a quien encuentras en medio de la nada pero que precisamente a mí no se me había pasado por la cabeza.

La miré, esbozando una media sonrisa que resultó ser sincera. -No, no soy de la zona, ¿lo sois vos? Tampoco os había visto antes.- Dije, intentando mantenerme el el umbral de la cortesía que, aunque es cierto que jamás fui de ser cortés con absolutamente nadie, ciertas personas la merecían y ella resultó ser una de esas personas. -Aunque también es cierto que si no soy de aquí, mi pregunta resultaría estúpida, ya que no os podría haber visto antes.- Añadí, justo antes de inquirir de nuevo. -La verdad, poco importa, la pregunta es la misma.-

Desvié la mirada hacia el arroyo por unos instantes tan efímeros como la caída de una gota desde la hoja del lirio, y en esos instantes pude observar el reflejo de la luz reflejada en una pequeña onda formada por el roce del agua contra una roca ya pulida por el desgaste del tiempo, y me recordó con aquella forma elíptica a las piedras de sílex que llevaba en mi morral.

Ahora que la tenía más cerca pude fijarme bien en sus ojos y en las facciones de su cara, así como en el característico color de su cabello. Frente a ella, el hombre que yo estaba hecho, cubierto por ropajes negros y discretos podía parecer un mendigo. Era cierto que tanto mi chaleco estaba casi intacto, y no era ninguna baratija hecha con el remanente de la piel de un cordero, sino que era una pieza de cuero de calidad tapizada con pelo de lobo negro, algo poco común pero que tampoco era digno de las altas cunas, o eso decían ellos. Por lo demás no eran más que unos sencillos pantalones y unas botas de caña alta que estaban algo desgastadas por el tiempo, a pesar de que yo intentase mantenerlas en buen estado.

avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Jue Mar 20 2014, 14:58

Antes de contestar se giró y miró hacia atrás, como si hubiese escuchado algo, como si alguien mas estuviera cerca. Pero estaban solos, nadie se acercaba así que volvió a prestarle atención al desconocido. A pesar de haberle observado antes de dirigirse a él, aquel momento fue como si lo viera por primera vez. Era extraño pues, durante unos segundos, algo en aquel hombre le fue familiar, quizás su expresión le recordó a alguien. Sin embargo aquella sensación no duró mas que un par de segundos…

Apartó aquella sensación de su mente y, durante un breve instante, volvió su vista al arroyo. No prestó atención a aquella sensación, en las últimas semanas habia estado sintiendo cosas extrañas… un ejemplo era la extraña e incomprensible visión que habia sufrido unas horas atrás.

- Si, es cierto si no sois de la zona seria normal que no me hubierais visto antes- Respondió volviendo a mirarle devolviéndole la sonrisa. Sabia que él habia hecho un comentario similar pero si ella lo repetia quizás le parecía mas evidente lo absurdo de su pregunta… o no. – No, no soy de por aquí… - Ni loca viviría en un lugar como este” pensó - ¿Os alojáis en Beltrexus? Si es así os puedo hacer compañía en el camino de regreso… - Se encogió de hombros – Dicen que no es muy normal ver a alguien caminar solo por la zona. Puede que necesitéis escolta – Se inclinó hacia él y susurró con una sonrisa burlona en los labios –Quizás el violador de los arbustos anda acechando

Bueno, al menos si él se alojaba en Beltrexus solo tendría que ir con él hasta allí sin necesidad de dar muestras evidentes de su falta de orientación. Por un instante se le antojó divertirse con aquel desconocido. Bueno, siendo sincera consigo misma, mas bien a costa de él. Despues de la mañana que habia tenido y la rabia contenida por la ultima conversación, necesitaba una distración. Pero por alguna razón no…

Mientras le observaba cayó en la cuenta de que… ella antes no era así. Seriedad, rectitud, apariencia, distancia… ¿Dónde habia dejado todo aquello y que le habia hecho cambiar de aquella forma?
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Jue Mar 20 2014, 23:54

La conversación se desarrolló entre el murmullo mudo del agua que arremetía contra las rocas y las raíces salientes de los árboles. Escuché el canto melancólico de un sinsonte que hablaba al aire mientras entrelazaba las finas ramas que formaban la base de su nido. La respuesta que me había dado no era del todo la esperada. Parecía que incluso se divirtiese con aquellas suposiciones sin sentido. Si ella tampoco era de por aquí, tampoco me habría visto previamente, y en su defecto no tendría por qué pensar que no era de allí, pensé. Aquello resultaba un curioso entramado mental que me hizo esbozar una ligera sonrisa.
-En realidad es Beltrexus lo que busco.- Respondí. Como ya mencioné antes había estado previamente en aquellas islas hacía algunos meses, pero jamás me había hospedado en el poblado debido a que las causas de mis visitas eran puramente reflexivas, por lo que solía buscarme un lugar donde pasar las noches y de ahí no solía moverme en algún tiempo. ¿Que por qué las islas y no cualquier otro lugar? Pues quien sabe, quizá la idea contextual del aislamiento geográfico que suponía estar en una isla me daba una mayor sensación de calma.
El caso es que esa vez iba allí por motivos menos abstractos y por lo tanto me era de mayor interes instalarme en la aldea. El problema estaba en que no sabía dónde era y parecía que al encontrar a aquella mujer habia dado con la clave para llegar. No sería de allí pero tenía pinta de saber por dónde era, al menos por la respuesta que me había dado, pero antes de que pudiese siquiera abstraerme para volver mi atención al ave doliente algo hizo chispa en la mente de aquella desconocida. No me esperaba tal burla de una mujer de apariencia tan endeble y tranquila, aunque tampoco resultó ser una sorpresa desagradable. Me hizo gracia su comentario, aunque mi rostro seguía expresando la misma incomprensión.

-Ya veo.- Respondí con un tono en respuesta a su burla, mientras me ajustaba el cordón que mantenía firme la faltriquera al cinturón. -Muy bien, escoltadme pues a la aldea, me vendrá bien la protección de alguien como vos.- Añadí.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Dom Mar 23 2014, 11:10

-En realidad es Beltrexus lo que busco.- "Vaya… ¿Lo que busca?" Por lo visto tenia ante ella a alguien que tampoco sabía regresar.  Mientras observaba al hombre terminar de hablar, como si ella poseyera un don con el que poder ver el futuro… ninguno sabia donde se encontraba exactamente Beltrexus por lo que si finalmente lo acompañaba y no le informaba de que ella tampoco tenia ni idea de por donde ir exactamente… ambos acabarían perdidos. Asintió cuando el dejó de hablar, se giró hacia un lado y le indicó hacia donde tenían que ir. En la misma dirección por donde ella habia pasado, al menos si pasaba por aquel poblado en compañía, quizás, no sintiese la necesidad de ver a todo aquel poblado arder…

Y empezaron a caminar por el borde del arroyo, estaba segura que de alejarse de aquella corriente de agua se perdería, aún más, al girar el primer árbol - ¿De dónde sois? – preguntó para romper el hielo, cuando ya llevaban un rato andando.  Era obvio que, aún, no habían empezado a caminar en círculos… pero a ella todo le parecía igual. De hecho, no estaba segura de haber llegado a la altura que debían desviarse para atravesar aquel poblado donde, años atrás, habían intentado quemar en una hoguera a las gemelas.

Poco después se encontraron con una escena. Melwyn dejó de caminar mientras observaba al grupo que acababa de aparecer delante suyo.

Cerca del arroyo, antes de entrar en la espesura del bosque, un grupo de niños de entre ocho y doce años corrian en círculos alrededor de un anciano, de no menos de ochenta años. Calvo, Arrugado y encorvado, el hombre se mantenía en pie con ayuda de una rama gruesa que utilizaba como baston. Se burlaban de él, correteaban a su alrededor, le tocaban con ramas. Por las expresiones del anciano debía ser un tipo gruñon, con achaques de su edad… probablemente de esa clase de ancianos que parecían molestos con el mundo. Lo que viene siendo un blanco fácil para los niños.

Los niños se pusieron frente al anciano y tras un nuevo ataque de burlas corrieron hacia los arboles. El anciano corrió, o lo intentó, tras ellos pero la edad no le permitia seguir el ritmo de aquellos mocosos que habían acabado subiendo a un árbol para continuar con sus burlas.

- Bueno, continuamos el camino o… ¿Te apetece darles alguna lección a esos mocosos?
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Dom Mar 23 2014, 13:00

Asentí a modo de agradecimiento cuando se ofreció a acompañarme y comencé a caminar junto a ella. Mientras subíamos por el desnivel, en un momento en el que el silencio había enmudecido la conversación, me distraje de nuevo con los sonidos de la arboleda. El sinsonte aún cantaba y podía oírlo desde donde estaba, así como el canto del agua. Me fascinó el sonido del viento entre los árboles, que cortaban la suave brisa que hacía danzar la hierba. El olor a humedad y tierra fue rápidamente interrumpido por el aroma que me llegaba de la mujer, algo que me hizo perder la calma.

De vez en cuando miraba de soslayo a mi nueva acompañante, preguntándome quién era o cómo se llamaba, y estaba a punto de hablar cuando ella formuló su primera pregunta. -No lo se.- Respondí tajante. -No conocí a mis padres, me cuidó una pareja de granjeros en el linde de las montañas nevadas.- Añadí, con la intención de especificar más. Claro, pensé, no es normal que ante esa pregunta alguien te diga simplemente "no lo se", por lo que supuse que debía decirle cuales eran mis motivos para haberle respondido aquello.
Pocos metros después, cuando dimos subido la colina, nos encontramos con un grupo de críos que se burlaban de un anciano. Aquel hombre mostraba en sus carnes la impotencia de no poder defenderse como antes lo podría haber hecho. Me pareció verdaderamente cruel el trato que le daban aquellos niños a sus ancianos. Cuando mi nueva acompañante habló ya tenía muy claro que no pensaba pasar de largo. Yo no ayudaba a nadie, y menos si no recibía provecho alguno a cambio, pero aquello era demasiado rebuscado, y sin mediar palabra o pensar en la reacción que pudiese tener mi compañera, saqué el arco y retiré una de mis flechas del carcaj. -No voy a hacerle nada.- Aclaré.

El disparo era sencillo, tenía al crío a unos 3 metros de distancia y sobre un árbol, y por lo que vi no se habían percatado de nuestra presencia. Aún. Tensé la flecha en la cuerda del arco, haciéndola crujir, y la disparé a la gruesa rama sobre la que estaba apoyado aquel niño. La flecha se incrustó a sus pies, y debido al susto, de no ser porque el crío estaba agarrado a otra rama, se habría caído del árbol.

-¡Ah!- Gritó. -¡Corred!- Volvió a gritar, y la banda de malnacidos se dispersó entre los arbustos como ovejas ante un lobo. Acto seguido guardé el arco y me acerqué con total tranquilidad hasta el árbol donde había disparado la flecha. Trepé la poca distancia que me fue necesaria y retiré la flecha del árbol, volviéndola a guardar en el carcaj. Bajé de un salto.

-Bueno, por dónde íbamos. ¿Y vos, de dónde sois?- Pregunté, mientras le indicaba que podíamos seguir caminando. No pensaba pararme a hablar con aquel anciano. No quería los agradecimientos de nadie. Lo había hecho porque quería y no necesitaba que viniese nadie a darme la enhorabuena. Había espantado a aquellos críos y ya no tenía de qué preocuparse. Él podía seguir su camino mientras nosotros seguíamos el nuestro.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Dom Mar 23 2014, 15:04

Frunció el ceño y le miró incrédula cuando él contestó a su pregunta con un simple “no lo se”. Estuvo a punto de preguntarle si se estaba burlando de ella pero pronto añadió una explicación a su respuesta. Así que se habia criado en una granja. Ella era granjera desde mucho antes de lo que su mente alcanzaba a recordar: Granjera, bastarda, mestiza…- Bueno, me referia al lugar donde residis ahora… pero supongo que me sirve la respuesta – Dijo encogiéndose de hombros, sin dejar de observar al grupo de mocosos acosadores de ancianos, justo mientras sacaba el arco- No voy a hacerle nada – Le dijo y ella se encogió de hombros mientras le observaba.

Y disparó en la dirección de uno de los niños, mas bien a sus pies… acto seguido todos los críos se dispersaron por el bosque. Sin moverse de su sitio observó como su “nuevo amigo”, por llamarle de alguna forma ya que no sabia ni cual era su nombre ni tenia intención de preguntárselo, trepaba y recuperaba la flecha sin prestar la mas minima atención al anciano. Impresionada por la escena observó como se acercaba a ella.Le habia juzgado mal, habia creido que se acercaría a los mocosos y les daría un largo y aburridísimo discurso sobre el respeto a sus mayores.

-Bueno, por dónde íbamos. ¿Y vos, de dónde sois?- Arqueó las cejas al tiempo que empezaba a caminar, tardó unos segundos en contestar… ¿Para qué preguntaba si sabia que después le harian la misma pregunta? “Pues verás… ¿Conoces la brecha del mar? Pues yo nací al otro lado, hace muchísimos años. Tantos que no recuerdo ni la mitad de mi vida…” – Vivo en las afueras de Lunargenta…– Contestó finalmente sin apartar su vista del frente. Como la pregunta no hacia referencia al lugar de nacimiento tampoco le estaba mintiendo, vivía en las afueras desde hacia unos tres años, mas o menos -¿Y que te trae a estas tierras?

Continuaron caminando por el mismo lugar, pasaron cerca de una roca… una roca que llegó a asociar a la anciana con la que se habia encontrado unas horas atrás. Aquello quería decir que era hora de desviarse y cruzar aquel maldito pueblo… - Ehm… por aquí – Dijo, aunque no estaba del todo segura. Y se adentraron en el bosque…
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Dom Mar 23 2014, 15:45

Asentí ante sus respuesta. Así que las afueras de Lunargenta, pensé. Pensé en lo mucho que odiaba aquellas ciudades, llenas de gente hipócrita y desinteresada. Jamás había pisado aquel lugar y no tenía mucho interés en hacerlo si no era verdaderamente necesario. -Nada importante.- Respondí, sin demasiado interés. No tenía intención de mentir, porque tampoco es que tuviese nada que ocultar.

Seguimos caminando por los caminos naturales, entre los fentos y la corteza de los robustos robles. Estuvimos caminando durante algunos minutos hasta que nos topamos con una gran roca entre los árboles. A partir de ahí nos desviamos hacia el camino que supuestamente debíamos seguir, aunque  juzgar por cómo se comportaba, tampoco parecía muy segura de por dónde íbamos, aunque por el momento lo dejé estar. Quizá me equivocaba y conocía aquel lugar. Durante unos instantes me fijé en ella. Por alguna razón que a mi mente se le escapaba, presentía que aquella mujer era más de lo que parecía a simple vista. Quizá un murmullo que le erizaba la nuca, pero algo había que le decía que no debía juzgarla mucho por su apariencia.

Retiré la flecha del carcaj que había disparado al árbol y saqué una daga de mi cinturón que utilicé para marcar la madera de la flecha, justo por detrás de la punta de acero ornamentado, donde se acumulaban varias marcas más que utilizaba para calcular cuantos disparos resistían aquellas flechas antes de quebrarse. Cuando terminé de hacer la marca guardé ambas cosas y saqué de nuevo el tallo de raíz que había guardado anteriormente en la faltriquera del cinto, partí un pequeño trozo y lo introduje en la boca para masticarlo. Aquella extraña costumbre la había adquirido de un elfo que conocí en Sandorai, que me enseñara las propiedades de algunas raíces y tubérculos, y algunas plantas del bosque que podían darle a uno la vida, literalmente. Desde entonces había recolectado raíces siempre que las encontraba. Aún guardaba, enganchados al cinto, bultos de mandrágoras que había recogido poco antes de haberme encontrado con aquella mujer.

El canto del pájaro ya se había dejado de oír y el arroyo hacía tiempo que lo habíamos dejado hacer su viaje en solitario. Ahora tan solo oía el ruido de las hojas moverse con la brisa y el hiperactivo correteo de unas ardillas sobre el tronco de un árbol. -Aún no lo sé.- Dije, dejando unos segundos de reflexión, por puro divertimento. -Vuestro nombre.- Añadí finalmente mientras dirigía la mirada hacia el frente, hacia un cruce natural que teníamos más adelante que bifurcaba en dos caminos, uno hacia la derecha de una enorme roca y otro a su izquierda.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Mar Mar 25 2014, 10:44

Tardó en responderle a la pregunta, mientras intentaba recordar el porqué de su viaje o, al menos, se decidía a contestar, Melwyn, le miró de reojo en un par de ocasiones. “Aun no lo se” respondió finalmente y, ella, enarcó las cejas ¿Quién demonios se atrevía a viajar sin motivos? -Vuestro nombre.- Dijo él, aquello no era una pregunta… Frunció el ceño y le miró antes de responder – Melwyn – Hubo un silencio entre su respuesta y el siguiente comentario y al hablar empleó exactamente el mismo tono que él – Vuestro nombre. – dijo mientras observaba como, frente a ellos, el camino se dividia en dos. ”¿Serán conscientes de lo bien que irían unos carteles con indicaciones por aquí?” Se preguntó ella misma mientras intentaba decidir cual de los dos caminos tomar. Conforme sus pasos le iban acercando hacia aquella bifurcación, sus manos se cerraron al rededor del asa de su bandolera... no tener la situación bajo control empezaba a preocuparle, sobre todo porque no era lo mismo perderse en soledad que hacerle creer a alguien que sabia un camino para luego evidenciar lo contrario.

Finalmente se decidió por el de la derecha y continuaron caminando por allí. “Creo que es la primera vez que hago que alguien se pierda" pensó incomoda - Entonces… ¿No sabeis a que habéis venido? – Preguntó incrédula- ¿Viajais sin motivo o es que preferís no contarme?- Estaba en su derecho de guardarse la información, sobre todo porque era una desconocida – Yo vine aquí buscando información, o familiares, de dos niñas que tengo en custodia…- Se encogió de hombros. Si, lo a él aquella información ni le iba ni le venia pero los largos silencios, de los que ella solia disfrutar, empezaban a resultar incomodos.

El camino parecía llegar a su fin, no porque estuviesen llegando a su destino, sino porque realmente terminaba. Frente a ellos se alzaba lo que parecía ser un poblado, a medida que se fueron acercando ambos pudieron comprobar que lo que tenían ante sus ojos no era Beltrexus – Mmm – Miró de reojo al hombre y al empezar a hablar titubeó – M-me… temo que nos hemos perdido – “más aún” añadió mentalmente. Y lo peor de todo era que parecía no haber ni un alma… nadie en las calles, ni el más mínimo murmullo. Aquel poblado parecia casi tan siniestro como estaba siendo aquel viaje en general. Pronto, pronto volveria a casa... quizás en un par de dias, una semana como mucho.

El cielo habia empezado a oscurecerse, quizás, porque la tarde habia avanzado o puede que fuese por las nubes que llevaban todo el dia amenazando con lluvia.

Poblado abandonado:



Offrol: Sientete libre de meter algún problema, pnj o lo que quieras ^^
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Mar Mar 25 2014, 22:10

Poco antes de llegar a la bifurcación me respondió. Así que Melwyn... Pensé. Era un nombre curioso, jamás había escuchado uno parecido. Me gustaba, era sencillo, y te dejaba ese sabor dulce en la boca cuando terminabas de pronunciarlo. -Melwyn...- Murmuré, mientras miraba fijamente hacia el suelo, en un estado de lapsus. Estaba relajado cuando "exigió", mi nombre, o eso pareció por la forma de decirlo, aunque quizá era producto de mi imaginación, o eso supuse en el momento. -Thomas, mi nombre es Thomas.- Respondí en un tono de voz suave y armonioso, intentando no perturbar la calma de la foresta.

Seguí el camino tras ella, hacia el sendero que seguía hacia la izquierda de la roca. Cuando me dijo aquello me di cuenta de que quizá había ocurrido que no interpretó como yo pretendía mis palabras anteriores. Ahora cobraba sentido su extraña manera de preguntarme por mi nombre. -Creo que me entendisteis mal. Me refería que aún no conocía vuestro nombre. Los casos que me traen a estas tierras son... meramente personales.- Intenté a clarar, poco antes de que ella continuase lo que venía a decir.

-Yo estoy aquí buscando algunas respuestas sobre mi familia, nada que resulte interesante para alguien como vos, supongo.- Añadí, mientras observaba como nos acercábamos a la negra sombra de la desidia. Aquel pueblo que veíamos a lo lejos estaba desierto, o eso parecía. Las paredes maltrechas de las casas de madera crujían con la brisa que penetraba en sus vigas, y un escalofrío que me recorría el cuerpo cada vez que nos acercábamos más me indicaba que aquello no era un lugar de cálidas compañías.

Cuando entramos noté el gélido ambiente que impregnaba el lugar, como un aura invisible que aislaba aquel lugar. Pude ver el cielo despejado, lleno de nubes, lo que volvía el lugar aún más gris de lo que era con aquellas paredes sucias y desgastadas por el tiempo, y el suelo descuidado, encharcado y cubierto de una amalgama de barro y paja.

No se oía más que el sonido de ultratumba provocado por el viento en aquel anfiteatro de misterio. Escuchaba la respiración de mi acompañante, que parecía también extrañada. Me acerqué a ella y dije: -Deduzco que esto no es Beltrexus.-

En medio de la pequeña plaza en la que nos encontrábamos había un pozo abandonado. El agua casi rebosaba y estaba sucia y embarrada, con el cubo flotando en su superficie, abanicado por el viento, y a pocos metros había una puerta de madera podrida que abaneaba de un lado a otro, provocando un golpe mudo contra la pared que se escuchaba en la distancia, como un eco que se transmitía por el mismo aire hacia todos los sitios. Miedo no era la palabra, no. No temía aquel lugar... más bien era una tristeza punzante que me dañaba el alma. Podía ver y oír los murmullos de personas que traía el viento, como si de repente me encontrase en una gran sala vacía en la que cualquier palabra que dices, en el tono más bajo posible, se transmite por el vacío penetrando en los oídos de los transeúntes, pero allí no había ni un alma, todo estaba vacío y dejado al cuidado del tiempo y el olvido.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Sáb Mar 29 2014, 11:05

-Deduzco que esto no es Beltrexus.-Ni se molestó en mirarle ¿Para qué molestarse? Aunque si que se le escapó una breve sonrisa – Ajam… creo que no- dijo contemplando aquel escalofriante lugar. “chico listo” pensó ironicamente. No hubieron explicaciones, total ambos sabían que no se encontraban en Beltrexus y ninguno tenia ni idea de donde estaban realmente.

Dio un par de pasos hacia delante y giró sobre si misma, lentamente, observando aquel lugar – Que tétrico parece todo… - murmuró antes de mirar a Thomas – Parece un escenario digno de una historia de terror – Y se giró empezando a caminar lentamente con una mezcla de fascinación e intriga dibujada en el rostro. ¿Hacia dónde ir?¿Por donde empezar a mirar? No sabia si quería seguir allí o volver hacia el bosque y perderse aún mas, si aquello era posible. Pero, por otro lado, empezaba a sentir curiosidad por aquel lugar… ¿Qué habría ocurrido allí?¿Que trágicas historias guardaban aquellos rincones? ¿Dónde estaría la gente que antaño vivió allí? Con pasos lentos llegó hasta el centro de aquel lugar.

No muy lejos de la fuente, sobre un árbol, unos ojos les observaban. Ojos pequeños, oscuros y brillantes que observaban expectantes a los recién llegados. El comité de bienvenida desplegó sus alas y dejó caer su cuerpo emplumado hacia el suelo. A unos centímetros de golpearse contra el duro y embarrado suelo, planeó hasta alzar el vuelo poco mas de un metro y los rodeó para después dirigirse hacia lo que parecía una salida o un callejón sin salida.

Y allí se quedó observándoles, quizás, esperando que ambos le siguieran… o puede que esperase que algo apareciese...


Sin pensarlo empezó a caminar hacia aquel lugar. Si, sin pensarlo, porque en los últimos tiempos casi todo lo hacia sin pensar… y así le iba en la vida. De nada habían servido sus años de mentalizarse: Pensar antes de hablar. Pensar antes de actuar. Crear barreras aislantes. Rectitud. Apariencia. Seriedad. Alejarse de la gente. No crear vínculos…

… Todo lo habia enviado a tomar viento a la primera de cambio.
Llegó hasta el lugar donde el cuervo parecia esperar y el animal ni se movió, tras él podía verse una nota clavada a la pared:

“Si la vida deseas conservar, este poblado deberás abandonar”
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Sáb Mar 29 2014, 14:39

Caminé hacia el frente mientras ella hablaba y sacaba sus propias conclusiones, escuchando con atención lo que decía. Si ella no sabía dónde estábamos empezábamos mal aquella historia. -Y tan tétrico.- respondí ante lo que dijo, mientras doblaba la esquina a su lado hacia el encuentro de aquel cuervo, que nos miraba expectantes con esos ojos oscuros y profundos. En su mirada vacía y llena de expectación. Las aves de la muerte, las parcas del tiempo, las alas negras... tenían muchos nombres allí de donde yo venía, y su presencia nunca indicaba bueno. Era sorprendente el sexto sentido que aquellos animales parecían presentar ante cualquier oportunidad de saciar su hambre, como si supiesen desde un primer momento que iba a derramarse sangre.

Me acerqué más sin prestar demasiada atención al pájaro, hasta la base del árbol que se erigía en la mugre. Su corteza era gruesa y gris, retorcida de dolor, seca. Aquel árbol llevaba mucho tiempo muerto, y en la madera que la corteza podrida y desconchada permitía ver se podían avistar los agujeros y las galerías que los insectos y las larvas habían hecho en su ya mellada figura.

Todo parecía tranquilo, me acerqué hasta poder acariciar la madera del árbol putrefacto, pero algo captó mi atención. Un ruido que no relacionaba con el silencio de aquel lugar. El crujir de la madera de una de las casas, y una sombra que se movió desde la entrada hacia el interior, como si hubiese algo observándonos. Pensé que quizá era un animal, pero en aquel lugar dejado de la mano de cualquier Dios preferí no tentar demasiado a la suerte. Había escuchado demasiadas historias a lo largo de mis viajes como para ignorar un ruido así en un lugar como aquel. Retiré el arco del enganche de mi espalda y tensé una de las negras flechas en él, pero no llegué a alzarlo. -A ver si va a haber algo más que cuervos por aquí.- Dije con total tranquilidad, mirando hacia aquella estructura, que parecía un viejo burdel.

El edificio estaba, como cabía esperar, completamente destrozado: La madera de las paredes estaba podrida, y la piedra del piso más bajo sucia y descuidada. Los escalones que llevaban desde la calle hasta la entrada de la planta baja parecían inestables, y en el interior del edificio, a pesar de estar la puerta abierta, no podía observarse nada, tan solo una intensa oscuridad. La ventanas estaban emparedadas y sobre los propios tabiques levantados en ellas, había maderos en cruz clavados con clavos al edificio de forma improvisada, prácticamente como en todos aquellos edificios, a excepción de algunos pocos en las que las ventanas estaban sencillamente destrozadas.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Miér Abr 02 2014, 13:50

Leyó la nota un par de veces y luego volvió su mirada hacia el cuervo. Inclinó ligeramente la cabeza hacia un lado mientras observaba a aquel ave, pero dejó de prestar atención cuando Thomas continuó caminando y se dirigió hacia un árbol. Caminó hacia él y se quedó cerca.

Un crujido y la sensación de que algo o alguien observaba. Thomas preparó el arco sin llegar a alzarlo. “Genial, yo solo quería regresar a Beltrexus y preparar mi viaje de vuelta a casa…”. Alternó su mirada de él al edificio esperando que algo ocurriese… pero nada pasó, si habia algo en el interior de aquel edificio estaba claro que no tenía intención de salir. Así que solo tenían dos alternativas, ir a comprobar que habia allí o salir por donde habían entrado.

Se agachó y sacó su daga del interior de la caña de su bota derecha – Si hemos llegado hasta aquí… vamos a ver que es eso a lo que tanto teméis – Le dijo medio jactándose de que él hubiese sido el primero en prepararse por si algo les atacaba.  Y sin mas empezó a caminar hacia aquel edificio. Subió el primer escalón y este pareció tambalearse. Se garró a la barandilla, la cual tampoco era demasiado firme, y continuó ascendiendo. A tan solo un escalón de llegar la tabla se partió y su pierna quedó atrapada allí. Soltó una maldición en un idioma que Thomas no entendería y después le miró – Necesitaré ayuda – dijo mientras forcejeaba para  liberarse. Y una risotada infantil sonó desde la oscuridad.

Aún desde aquella distancia tan cercana a la entrada, si miraban al interior solo verían oscuridad…
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Sáb Abr 05 2014, 21:01

Permanecí inmóvil, intentando discernir entre la negrura la figura que había provocado aquel estruendo. Iba a guardar el arma, desistiendo (quizá era mi imaginación...) cuando Melwyn hizo aquel mordaz comentario, al que tan solo respondí con una media sonrisa. Mi acompañante se acercó con calma hacia la entrada del burdel y empezó a subir con precaución las carcomidas escaleras, cuando un crujido hizo eco en aquel silencio. La madera había cedido bajo sus pies y quedó atrapada. No presté demasiada atención a la posible maldición que había soltado porque mi primera reacción al verla fue guardar las armas y acercarme a ella con ligera prisa. Subí los pocos escalones que había hasta ella haciendo fuerza sobre ellos para comprobar su estabilidad, y una vez estuve a su lado tragué saliva. Por lo que vi no se había hecho ningún tipo de corte, algo que me sorprendió en un principio hasta que pude ver las botas de caña alta que llevaba.
En el momento de ayudarla me invadió cierta situación de vergüenza, no estaba acostumbrado a ayudar a absolutamente nadie, y menos a mujeres, por lo que no sabía muy bien qué hacer, a pesar de la sencillez de la situación.
-Menuda suerte habéis tenido de no clavaros ningún clavo oxidado.- Dije, mientras intentaba introducir la mano por un pequeño hueco que había entre su pierna y la fractura de la madera. Cuando lo conseguí agarré los tablones desde abajo y tire con fuerza de ellos para poder romperlos, aunque no fui capaz. ¿Unos tablones de madera podrida y no tenía fuerza para romperlos? Me sentí avergonzado, a pesar de que pudiese tener su explicación lógica. Volví a intentarlo, pero esta vez posé la planta d elos pies en el siguiente escalón para intentar hacer algún tipo de fuerza añadida. Tiré con fuerza durante algunos segundos cuando noté crujir la madera y esta se rompió en un trozo del tamaño de una hoja de hacha, aunque no caí en el tema de la fuerza que estaba haciendo con los pies y caí rodando por los otros tres escalones hasta llegar al suelo. Ahora ella tendría espacio suficiente para sacar la pierna, pero yo me sentía completamente en ridículo. Mi cara se enrojeció y nada mas tener la oportunidad me levanté con rapidez y me sacudí la ropa, intentando aparentar que nada de aquello había pasado.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Mar Abr 08 2014, 14:55

Tras liberarla del escalón traicionero, pasando por aquel momento incomodo en el que no solo tuvo que pedir ayuda sino que también tolerar una minima cercanía y contacto físico, Thomas cayó rodando y la risa infantil volvió a sonar en el interior de aquel edificio, poco después se escuchó el sonido de unos pasos que se alejaban de la entrada. Ignorando lo que pudiera estar observándoles desde el interior, sonrió ante la cómica escena – Gracias – Dijo aun con la sonrisa dibujada en sus labios mientras movia el pie, asegurándose de no haberse fracturado nada. Por suerte acostumbraba a llevar botas, aunque después de aquello habían quedado algo magulladas, claro que mejor las botas que su pie.

Se puso en pie. Si, lo mejor era aparentar como que nada habia ocurrido, ni ella habia necesitado ayuda ni el habia caído rodando escaleras abajo. Reprimió una sonrisa mientras se daba la vuelta y observaba la oscura entrada de aquel antiguo burdel – Que desconsiderado por tu parte, Thomas. Nuestra primera cita y no se te ocurre un lugar mejor que un burdel – Bromeó.

Con cuidado, terminó de subir los dos escalones que quedaban y allí esperó a que Thomas subiera. De pronto, el silencio se apoderó del lugar… Ni el viento, ni las aves... únicamente se oía el crujir de la vieja madera al moverse.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Miér Abr 09 2014, 17:24

Cuando recuperé la compostura subí tras ella por las viejas escaleras de aquel burdel. Me podía esperar muchas cosas, pero no ese comentario. En un principio me pareció un poco fuera de lugar, ya que apenas nos conocíamos como para bromear de esa forma, aunque ese pensamiento duró tan solo unos instantes. Sonreí, divertido en cierto sentido, y entré tras ella.

-No encontré ningún árbol florido ante una puesta de sol.- Respondí, poco antes de quedarme enfrascado en el silencio y la oscuridad de aquel lugar. La madera crujía y el olor del aire cargado echaba para atrás hasta que no te acostumbrabas. El polvo flotaba por el aire como si se tratasen de plumas levitando, y te dificultaban aún más la visión y la respiración. Caminé con cuidado de no pisar en ningún punto flaco de la madera y me fijé en unas escaleras de espiral que se encontraban en el centro de una gran sala y que subían hacia el segundo piso. Estaban iluminadas por un rayo de luz cerúleo que se formaba con el paso de la luz a través de la vidriera azul de una ventana.

Aquel viejo edificio resultó ser escalofriante, y lo peor de todo era el microclima que parecía haber adquirido con el tiempo. Hacía frío, pero no corría el aire. Estábamos en el centro de una gran burbuja aislada, una burbuja cubierta por una aura de tenebrosidad que me erizó la piel, y de nuevo, se escuchó aquella carcajada que reverberó en el vació. Abrí bien los ojos y me paré en seco hasta que Melwyn estuvo a mi altura. Esperaba algún tipo de iniciativa o simplemente alguna palabra que proviniese de sus tersos labios, algo que rompiese aquel silencio espeluznante.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Vie Abr 11 2014, 12:34

Parecia que llevaban una eternidad en aquel frio, tétrico y silencioso lugar, a pesar de llevar tan solo un par de minutos en el interior de aquel edificio. Si bien algunos rayos de luz se filtraban por huecos de aquel edificio demasiados eran los puntos muertos de total oscuridad… Fuese lo que fuese aquello que se ocultaba entre las sombras, o no era humano o estaba acostumbrado a pasar desapercibido… aunque una nueva carcajada delató su posición.

Thomas dejó de caminar y ella se colocó a su lado – Allí- susurró señalando el lugar de donde provenía la carcajada infantil que acababa de sonar. – Muéstrate – Habló a las sombras pero como respuesta solo hubo otro largo e intenso silencio. Alzó una de sus manos con la palma abierta y segundos después, tras concentrar todo el calor de su cuerpo en esa zona, el fuego apareció iluminando débilmente  el lugar donde poco antes habían escuchado la carcajada. - ¡Bruja! – Se oyó la voz y una diminuta silueta se movió entre las sombras en un intento de volver a ocultarse.

Melwyn lanzó la llama de fuego y la dirigió por el lado de la pared, siguiendo e iluminando los pasos de aquella criatura que intentaba volver a ocultarse. Cerró el puño y la llama desapareció – Allí –  susurró a Thomas – Detrás de aquella mesa volcada – continuó hablando entre susurros sin dejar de prestar atención a las sombras – Tu ve por la derecha, parece un niña… pero recuerda que estas en tierra de brujos, aquí los niños no son tan indefensos como en otras tierras… - Y sin mas se acercó lentamente hacia la mesa pero no paró, pasó de largo y , unos pasos mas allá, dejó de caminar y una nueva llama de fuego fue lanzada hacia aquella vieja y dañada mesa.

La llama se estampó contra el suelo, no muy lejos de la mesa, y pronto empezó a arder  devorando gran parte de aquella sala, iluminando el lugar durante unos segundos. Mientras que Melwyn, con un ligero movimiento de manos, se ocupada de extinguir el fuego, la sombra corrió en dirección a donde Thomas debería estar esperando…  



Apariencia de la sombra:

Una niña, de no más de seis años con la mitad del rostro quemado…

Orrfol: Manipula el pnj a tu antojo.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Sáb Abr 12 2014, 11:56

Me quede en silencio intentando discernir de dónde provenía la extraña voz. Cuando Melwyn estuvo a mi altura no me dio tiempo de decirle nada cuando conjuró aquella llama. En el momento no supe qué pensar, me quedé completamente sorprendido. Me costó imaginar que aquella mujer de aspecto tan frágil fuese en verdad tan peligrosa. -Vaya vaya. Señorita Melwyn, está usted llena de sorpresas.- Dije, mientras me dirigía hacia el lugar por el que me había indicado. Aquella grimosa y escurridiza criatura siguió balbuceando y maldiciendo mientras se refugiaba donde podía. Cuando se escondió en la mesa volcada no tenía escapatoria. Melwyn fue por un lado mientras yo me adelantaba por el otro. Cuando sorprendimos a nuestro adversario no pude quedarme más sorprendido. Me esperaba una niña, o algún crió con mal gusto para las bromas, pero aquello era completamente irreal. Tenía la morfología corporal de un humano, pero era menudo y pequeño. Su piel era grisácea y la recubría algún tipo de lubricante o mucus. Su cabeza era grande en comparación con el resto del cuerpo y sus cuencas oculares ocupaban una gran parte la cara. Eran unas grandes pupilas negras y profundas, sin iris, por lo que supuse que era una criatura acostumbrada a la oscuridad. Gestualizaba encogiendo las articulaciones de sus dedos y escondiendo el rostro entre sus finos brazos. -¡Dejadme, brujos! ¡No os diré nada!- Gemía sin parar, y aquella criatura ala que tuve ganas de arrancar los brazos me inspiró un cierto sentimiento de lástima.

Miré a Melwyn, esperando algún tipo de reacción por su parte. Era extraño en mí, pero prefería saber qué era lo que ella quería hace antes de ponerle la mano encima a aquella cosa. -En fin. ¿vas a inmolarlo o algo por el estilo o tienes otro tipo de planes?-
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Lun Abr 14 2014, 16:42

Offrol: solo por aclarar, cuando dice “muéstrate” se lo dice a la niña xD

-En fin. ¿Vas a inmolarlo o algo por el estilo o tienes otro tipo de planes?- Se acercó a ellos lentamente, las velas del lugar se encendieron de golpe… no es que aquella sala estuviera plagada de velas únicamente habían tres y muy separadas las unas de las otras, pero al menos ofrecian algo mas de claridad. – No tengo ningún plan ¿Qué clase de bestia te crees que soy? – guardo silencio mientras centraba su vista en aquel ser que a pesar de sus malformaciones aparentaba ser solo una niña – Solo sentía curiosidad por saber que era lo que nos espiaba entre la oscuridad ¿Quién eres?¿Dónde están tus padres? – Preguntó a la niña, pero en vez de contestarle esta escupió dos veces al suelo…

- Creo que no va a colaborar…- Empezó a decirle a Thomas, entonces se oyó un, violento y alarmante, aullido.- Eso ha sido un lobo – Dijo y al momento más aullidos se unieron al primero.- Más de uno…- Dijo la niña con voz alarmante.  

Y en ese momento un grito agudo, luego otro y después mas aullidos - ¡Son mis padres! ¡Tenéis que ayudarles!– Exclamó la niña que al parecer habia reconocido los gritos humanos.

Melwyn miró a Thomas y salió del edificio, asumiendo que él también saldría. Olvidando que momentos antes habia quedado atrapada entre las viejas maderas que formaban la escalera, las bajó a toda prisa corriendo hacia los aullidos. Cruzó la plaza y antes de salir del poblado lo vio…

Justo en la entrada al poblado, entre el camino y la espesura del bosque, unas figuras forcejeaban. Los gritos de horror y los aullidos continuaban sonando sin cesar. Junto a ella un caballo pasó a toda prisa, probablemente el caballo de aquella gente que frente a ella luchaban contra los lobos. Se desprendió de su bolso, dejando caer a un lado, y con cautela fue aproximándose hacia ellos… sin saber que hacer exactamente se aferró a la empuñadura de su daga, maldiciendo la falta de su arco.  Y en aquel instante se dio cuenta de cuanta razón tenia Ry-O cada vez que hablaban del cuerpo a cuerpo… inútil, una completa inútil.

Un hombre se encontraba enzarzado en plena lucha con un lobo, en aquel instante un segundo lobo saltaba sobré él. El primer lobo tenia al hombre agarrado fuertemente por el brazo. Ambos se debiatian girando en una horrible danza, el hombre de pie inclinado levemente hacia delante y el lobo sobre sus patas traseras tirando de él.

Sobre un árbol cercano habia una mujer, junto a un niño de no mas de tres años. Ambos subidos sobre una rama robusta.
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Mar Abr 22 2014, 19:38

Permanecí en silencio observando a Melwyn, que hizo preguntas a aquella figura deformada. -Era una broma.- Dije, justo antes de que en la lejanía se escuchasen los aullidos de una manada de lobos, o eso me pareció en el momento. Salí corriendo con Melwyn cuando llegamos a la salida de la tétrica aldea, donde un hombre se encontraba luchando por la vida de su familia contra dos lobos que estaban superándole. En ese momento volví a coger mi arco y a tensar una flecha en su áspera cuerda, disparándola al abdomen del lobo que el hombre tenía a su espalda. El proyectil impactó en el animal atravesando su piel y sus costillas y quedando clavada hasta la mitad en la parte baja del torso. Dada la inclinación de la flecha y la profundad a la que se había clavado, asumí que no tardaría demasiado en morir.

Me escamaba aquello de que una manada de lobos atacase un grupo de humanos, normalmente estos no necesitaban salir demasiado de la espesura para acercarse a los humanos, de hecho solían evitarlos para no tener problemas. Algo había causado que esa manada se hubiese aventurado a acercarse y, sobre todo, atacar a personas. Algo siniestro tenía que haber debajo de todo aquello, eso o algún tipo de catástrofe ecológica, ya que si les faltaba la comida era porque su hábitat se había visto de alguna forma afectado por algo.

De nuevo, saqué otra flecha del carcaj de piel negra de mi espalda y tensé el arco. Tenía dificultades para apuntar al otro lobo ya que se encontraba en plena lucha con aquel hombre, y cuando no tenía un blanco claro sencillamente aquel tipo estaba cubriendo con su cuerpo al animal.

Esperaba que Melwyn hiciese algo, quizá el animal, al verse acorralado por más de un contrincante, decidiese alejarse. Mientras tanto otro lobo estaba intentando trepar al árbol donde estaba la mujer y el niño, que intentaban alejarse de su alcance. Disparé la flecha hacia aquella dirección pero fallé y tan solo la clavé a unos metros de la pata del animal. Maldije que no se estuviese quieto cuando el animal se encaró a mi amenaza y empezó a correr en mi dirección.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Jue Abr 24 2014, 10:49

Una flecha, procedente del arco de Thomas, impactó en el abdomen de uno de los lobos que atacaban a aquel hombre. El animal cayó al suelo, tardaría poco en morir. Melwyn se quedó inmóvil y se giró a observar a Thomas quien volvia a tener el arco cargado con una nueva flecha, equilibrada y tensada, dispuesto a disparar. Pero los constantes movimientos entre el hombre y el lobo hicieron dudar al hombre a la hora de disparar, si lo hacia corria el riesgo de matar al hombre en vez de al animal.

Solo llevaban unos segundos allí de pie, pero casi parecía que llevasen horas… la impotencia de no saber a quien ayudar y, sobre todo, la falta del arco ¿Qué era ella sin su arco? Hasta hacia bien poco, aquello habia sido su única defensa. Si bien podía hacer uso de la magia, al utilizarla sufria consecuencias y por ello, normalmente, se lo pensaba a la hora de acudir a ella.

Volvió a girarse hacia la escena mientras Thomas, por su parte, cambiaba su objetivo y apuntaba al lobo que acechaba al niño y a la mujer, quienes seguían sobre el árbol, fuertemente abrazados.    

Los aullidos y el violento forcejeo de la lucha entre el hombre y el lobo continuaban. El hombre continuaba con el brazo entre las fauces del animal. El calor de su cuerpo empezó a concentrarse en una de sus manos, mientras se acercaba sigilosamente a ellos, e instantes después una nueva llama volvió a nacer sobre la palma de su mano… y esperó, no tenia mas remedio que esperar. Desde su posición resultaba complicado dar en el blanco.

Cuando el hombre y el animal giraron de nuevo la llama impacto sobre el lomo del lobo. El lobo se desplomó en el suelo y soltó a su presa. El lobo, herido por el impacto, se levantó y huyó del lugar. Por un momento, el hombre y Melwyn, se miraron fijamente el uno al otro. Él estaba  cubierto de sangre, parte de su ropa desgarrada y el brazo que habia tenido preso entre los dientes del animal estaba completamente empapado en sangre.

Mientras tanto, el otro lobo, corria hacia Thomas. El hombre, la mujer y el niño ya se encontraban a salvo. Justo cuando el lobo se disponia a saltar sobre Thomas, una nueva llama voló hacia aquel animal…
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Thomas Brethil el Vie Abr 25 2014, 15:39

El lobo corría hacia mi mientras el hombre parecía ya en las últimas, en plena lucha contra aquel voraz animal. De pronto, una llama impactó sobre el animal haciéndolo caer malherido para después huir. Yo estaba a punto de disparar la tercera flecha al lobo que corría hacia mi cuando, en pleno salto, el lobo recibió otra llamarada de Melwyn, cayendo al suelo con fuerza.
En esos momentos seguía costándome asimilar el don de mi querida compañera. No parecía muy hecha al utilizar su magia, y sin embargo inspiraba confianza. Yo también tenía mis secretos, pero no eran, de momento, de su incumbencia.
Fui corriendo hasta el árbol donde estaban la madre y el hijo, esperando que Melwyn hiciese lo mismo por el hombre.

-Tranquilos, ya se han ido, dejad que os ayude a bajar de ahí.- Dije, mientras me quedaba en posición esperando algún tipo de reacción por su parte. Quizá desde su punto de vista no sería buena idea confiar en un par de tipos que han aparecido de la nada, pero tan solo quería ayudar.
La mujer, después de varios segundos de reflexión, decidió inclinarse para tenderme a su hijo, al que cogí con cuidado antes de dejarlo en el suelo, desde donde corrió hacia su padre llorando y con los brazos abiertos. La joven que seguía en el árbol se agarró a la rama con ambos brazos y se fue deslizando hasta dejarse caer. Yo la agarré desde abajo para evitar que se diese algún golpe y al igual que al niño la dejé en el suelo con suavidad. Permaneció mirándome en silencio, alternando en ocasiones su mirada entre su familia y yo. -Gracias.- Dijo finalmente, antes de acercarse junto a su marido y su hijo. Yo permanecí en silencio, observando a Melwyn.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Invitado el Sáb Abr 26 2014, 10:40

Y tan pronto como pudo ponerse en pie, el ultimo lobo, salió huyendo del lugar adentrándose entre la espesura del bosque.

Thomas acudió en ayuda de la mujer y el niño, ella, volvió a girarse hacia el hombre quien continuaba en el mismo lugar, de pie, respirando con pesadez. Clavó su mirada en la de Melwyn e hizo un gesto con la cabeza en señal de agradecimiento , luego miró hacia el árbol del que acababan de bajar a su hijo. El niño corrió hacia su padre y se abrazó a su pierna. Se agachó a saludar al niño – Hola pequeño – dijo y el pequeño ocultó el rostro tras las piernas de su padre. Alternó su mirada del niño al hombre y volvia a levantarse, al eran incluso de menos palabras que ella.

-Os estamos muy agradecidos – Dijo la mujer al llegar a ellos y luego añadió – Es raro ver forasteros por esta zona… - Melwyn se encogió de hombros – Nos hemos perdido – Reconoció y rápidamente añadió – La niña estaba muy asustada, deberían ir a tranquilizarla.

Ambos se miraron con una mezcla de confusión y temor en el rostro, instantes después la mujer cogió al niño en brazos y corrió hacia el interior de aquel poblado tétrico y abandonado – Por favor, no les cuenten a nadie que nos han visto. No tienen idea de como son la gente de por aquí… sus malformaciones no fueron bien aceptadas, pretendían… - Quemarle en una hoguera, no siga contando por favor… por hoy creo que he tenido suficiente con estas historias – Miro unos segundos en dirección a Thomas y después volvió a mirar al hombre – Puede estar tranquilo, no diremos nada a nadie.

Se giró y empezó a caminar hacia donde Thomas se encontraba pero a medio camino se volvió hacia el hombre – Si acepta un consejo, haga lo imposible por viajar a la península… allí su familia estará a salvo – y volvió a girarse para seguir caminando, al llegar a Thomas no dejó de caminar – Vamos, será mejor que olvidemos todo esto…
Invitado
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: El dragón y la bruja [privado/Thomas]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.