Últimos temas
» Buenas noches!
Hoy a las 07:08 por maritasantini

» Saludos
Hoy a las 07:05 por maritasantini

» Hola... Otra vez :D
Hoy a las 06:51 por maritasantini

» En los bosques del Este [Libre]
Hoy a las 04:21 por Balnn

» Me presento
Hoy a las 03:51 por maritasantini

» [Desafío] Este solo no es la guitarra de Lolo
Hoy a las 02:30 por Alzzul

» Duros inicios. [Libre]
Hoy a las 02:04 por Ozkolok

» 1 - La Espada Kaliha [Robo organizado][Noche]
Hoy a las 01:55 por Niura Caelia

» Un trago y marchamos, volumen 2
Hoy a las 01:55 por Niura Caelia

» Música en el calor del fuego [Libre.]
Hoy a las 01:15 por Alice


Una noticia para isele [Ébano]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una noticia para isele [Ébano]

Mensaje  Ansur el Dom Mayo 04 2014, 00:50

"Podían imaginar lo que se avecinaba tras ver el hacha. Yrene y su padre retrocedieron subiendo los escalones hasta sus asientos y se acomodaron allí como si lo que fuera a suceder se tratara de un espectáculo. Yrene dedicó una falsa sonrisa dulce a las tres y dijo mientras los guardias que estaban junto al elfo se apartaban, pero éste no se resistía, ni tenía fuerzas para moverse.
-Pueden llevarse al elfo si desean, al cuerpo… pero nos quedaremos con su cabeza para enviarla a los que gobiernan el bosque, por atreverse a mandar espías a nuestro hogar.-


El verdugo tomó el hacha y esperó el asentimiento del brujo padre para alzar el peso del arma lo más que pudo y arrojar el filo con fuerza hasta golpear el suelo, atravesando el cuello de Eldar. Solo se pudo oír un último grito ahogado, de éste, momentos antes de que fuera decapitado. Su cabeza rodó hasta los pies de las escaleras donde estaban los brujos que soltaron una carcajada irónica"



Era una tarde lluviosa y fría para el atardecer Sandorai. Dos niñas elfas jugaban entre los charcos de lodos frente a una casa algo humilde en las afueras de la ciudad principal, cercana al árbol madre sagrado del mundo élfico. La madre de ellas estaba sentada a la puerta del lado de adentro, en una escalinata y la parte del techo que sobresalía la cubría de la lluvia. Había cierta nostalgia en su mirada. Estaba pensativa y tenía un brazalete entre sus dedos en el regazo.

Madre Isele:


Kailina:


Ambaris:



El interior del hogar se veía cálido, estaban bien vestidas y no parecía faltarles nada a las tres. Las niñas se dirvertian, y estaban con sus ropas muy embarradas, pero a la madre no pareció importarle mucho.

Requisitos para pasar el post y obtener la recompensa: (Sólo debes responder con un post solamente)

*Haber llegado al lugar por medio de indicaciones puesto que no se te indicó exactamente en Beltrexus-Desarrollo libre en la introducción-
*Las niñas se mostraran curiosas con Ébano, su apariencia y la asaltarán a preguntas.
*Debes poner algun conflicto con la madre al darle la noticia-Desarrollo libre-
*La madre aceptará y te recompensará con algo y te ofrecerá quedarte a pasar los días que quieras en su casa de dos pisos-Desarrollo libre-
*Las niñas buscaran jugar contigo en todo momento y querrán que les cuentes de tu vida antes de irse a dormir-Desarrollo libre.
*El post debe tener un mínimo de 25 líneas.


Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1141
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noticia para isele [Ébano]

Mensaje  Ébano el Lun Mayo 05 2014, 18:41

(Off: cualquier dato que encuentres incorrecto házmelo saber, hago el post como he entendido que debe ser :3 saludos)

-

Varias jornadas de viaje pesaban ya sobre los hombros de la vampiresa. En momentos como ese, lamentaba no poder exponerse a la luz del sol, pues perdía valiosas horas de viaje.

Después del caótico final de aquel trabajillo para los brujos en Beltrexus, Ébano había decidido dos cosas: primero, que a partir de ese momento aseguraría cada detalle en su mente antes de trabajar o cooperar con un brujo. Y segundo, que ella en el lugar de la familia del elfo, como del elfo, querría ser devuelta a su lugar de origen. Y dado que sus compañeras no la acompañaron en su viaje.. Decidió ir ella sola. Había hablado con Melwyn sobre volver a la península, y habían acordado llevarlo a cabo en barco. De modo que, pensó, ir en barco y cumplir la última voluntad del elfo, de cuya muerte tenía parte de la culpa Ébano, sería una gran tarea que llevar a cabo mientras la peliblanca ponía en orden sus asuntos. Y de paso, así echaba un vistazo y estudiaba los navíos que partían de la isla.

Se había hecho con una bandolera donde guardar algunas pertenencias, tales como una brújula que "adquirió" en el mercado, algunas frutas, algo de pan, y una botella de vino. Ya buscaría muda allá donde fuese. Decidió que si pensaba demasiado, terminaría por no ir, y nadie merece morir y no obtener sepultura. De modo que se las apañó para obtener el cuerpo del elfo, embalsamarlo con telas y lino, y guardarlo en una gran caja. A costa de aeros de su bolsillo... Pero en fin.
Había pagado su pasaje en un gran barco que zarpaba al atardecer para llegar antes del amanecer a la península. Ella se bajaría un poco antes.

Desembarcó tras pasar horas mirando el reflejo de la luna en la mar, y allí se vio. Sola. En lo que le habían indicado que era la zona del bosque de Sandorai que conectaba con el río Tymber.

Suspiró y miró al cielo:
Ireth.. La has hecho buena.. A pocas horas del amanecer y sin techo.
Miró el gran bulto con el que viajaba. Distinguió a no demasiada distancia una casa, bastante amplia. Pareció ser una posada. Se le iluminó la cara y arrastró la caja con el elfo dentro hacia aquella luz templada del interior.

-Buenas. Me gustaría una jofaina con agua para un camino largo, o eso creo. Y.. pagaros, por que guardéis este bulto. -dijo a la tabernera, mientras extendía una cantidad de aeros superior a la que había dicho- Agradecería.. que no lo abriérais. Es muy importante.
-De acuerdo... Pero no tardéis demasiado.
-Unos días. Una semana, a lo sumo. -le había contestado a la tabernera, que la mriaba con malos ojos.
Era normal.. No creía que fuese normal ver a una como ella por aquellas tierras.
-Tengo preguntas que hacerle.. ¿Sabríais.. como llegar a.. una familia de..? bueno.. Se llama Eldar. Quisiera encontrar a su familia, es importante para ellos. -la miró con más recelo que antes, si cabe.
-Todo el mundo por aquí cerca sabe quién es. Su familia vive a unos cinco kilómetros adentrándoos en linea recta por el sendero que parte de esta posada, hacia dentro del bosque. ¿Quién pregunta? Hace meses que no se ve al joven Eldar..
-Ah.. -estuvo a punto de decirle la verdad, y no creyó conveniente hacerlo. Pensarían que le había matado ella. Aunque su muerte ya pesaba sobre la conciencia de Ébano.. - Me mandan llevarle un paquete a su familia, como os he dicho, es muy importante. Ah.. Buenas noches. -dijo esbozando una sonrisa, lo más sincera que pudo, y saliendo de allí. Esperó fuera a ver cómo trasladaban la caja con el cuerpo de Eldar a un almacén. No creía que fuese lo idóneo, pero, en su situación era lo mejor. Al menos, la caja estaba sellada con cera, había visto cómo lo hacían.

Pasó la mitad de la noche y la mitad del día allí, hasta que se nubló por completo y se puso a llover con fuerza. Era su momento.

Se encaminó por donde le habían indicado mientras guaradba la jofaina con agua para el camino y levantaba la vista al cielo. ¿Cómo era posible que los brujos quisieran destruir todo aquello? O al menos a quienes lo cuidaban.. Los elfos era conocidos por su afinidad con el medio natural..
Se adentró en la espesura, mirando cada poco su brújula. No quería desviarse del camino, y tampoco tocar nada. Sabía que allí los frutos y las flores eran más extraños que el resto de lugares, y cada vez más, conforme se acercase al centro del bosque. No obstante, cinco kilómetros no la acercarían tan al centro.

Conforme andaba, arrebujada en su capa por la lluvia y procurando ocultar su rostro pálido, observaba pequeñas aldeas de no más de cuatro cabañas, algunas sobre los amplios árboles. Algunos elfos montaban guardias, otros, podía verse su silueta a travéz de las paredes con troncos de madera.. Hubo de detenerse varias veces más, al no calcular del todo la distancia que llevaba caminada.

Según la última indicación, no restaban más de cien metros, era la gran vivienda en un sauce inmenso un poco más adelante. Llevaba ya 3 horas caminando. Estaba bastante agotada, cuando de pronto, ante ella, se abrió un claro y el sauce que le habían indicado, abría sus ramas entorno a la cúpula del bosque, casi cubierta por completo de vegetación, y diminutas florecillas color lavanda. Era su color favorito antes de sucumbir a la sangre. Los recuerdos volaron en su mente mientras sus ojos se posaban por cada detalle; se detuvieron justo en otra mirada que la atravesaba casi por completo.  "Tiene que ser ella" pensó la vampiresa.

Con un suspiró se encaminó hacia el gran árbol y subió la escalinata, llegando hacia ella. Unas niñas jugaban con el barro. Una familia de bien, sin duda, con niñas sanas, fuertes, y... y huérfanas.. No quiso seguir mirándolas, la culpa la asolaba, a pesar de que no fue su mano la que portaba el filo.

Llegó a la altura de la mujer y la miró a través de la capucha, diréctamente a los ojos, con profunda sinceridad.
-Buenas tardes tengáis. Más, no soy yo quien..
-¡Vaaaaya! ¡Mira que ropas! ¡Son muy oscuras, y del color de la sangre!
-Sí, sí, pero, ¡mira su piel! ¡Es casi totalmente blanca!
-Pero se ha puesto muy guapa. ¿Por qué no nos ponemos guapas también, Kaliana?
-Sí, sí, mami, porfa, ¿podemos ponernos guapas también?

Dos niñas se habían acercado a Ébano, que emitió un siseo de sorpresa, mientras le toqueteaban la capa, le miraban los pantalones de cuero ajustado y las botas altas. Intentó esbozar una sonrisa sincera: -¡Pero si vosotras ya sois muy guapas! ¿Cómo os llamáis?

-Kaliana, Ambaris, subid a vuestro cuarto, os llamaré luego cuando podáis seguir jugando, mamá tiene que hablar con esta mujer.

Las niñas obedecieron sin musitar palabra y se perdieron en la tarima de madera que coronaba el gran sauce, escaleras arriba.
-Disculpad, intenaba ser amable, los niños.. No son lo mío.
-Ya veo. Soy Isele. Decidme, ¿quién sois? ¿Cómo habéis conseguido llegar aquí y con qué motivo?
Había sido directa y firme. Y Ébano no sería menos, sabía de sobra que era lo más indicado para esas ocasiones: -vengo a traeros noticias. Malas, me temo. Me llamo... Me llamo Ireth. Nunca suelo presentarme así. Confío en que daros mi nombre real, pueda indicaros el valor de mi mensaje, la sinceridad de mis palabras y disipar cualquier duda acerca de mi persona. Tal vez deseéis sentaros antes de..
-Id al grano. ¿Qué ocurre?
-Vengo de Beltrexus. Es sobre Eldar.. -suspiró fuertemente y amparada por la gran sombra, se permitió quitarse la capucha, aun sintiendo la molestia de la luz, la lluvia calmaba su piel- vengo en pos de su última voluntad.

Ébano inclinó la cabeza levemente, y guardó silencio prolongado.
-Lo lamento mucho.
Se atrevió a levantar la mirada cargada de dolor hacia la mujer. De gran belleza. Gran belleza amarga ahora. Triste y lánguida, el color desapareció de sus mejillas y se abalanzó hacia Ébano, que la sujetó por los hombros mientras la mujer profería el nombre del difunto entre sollozos y alaridos. Terminó por calmarse, aun llorando, con las mejillas mojadas de lluvia y lágrimas e hizo amago de desplomarse. La vampiresa la cogió y la ayudó a entrar. No obstante, se mostró hosca con ella. Normal, dada la noticia.
-¿Cómo.. cómo os atrevéis a venir aquí a decirme esto.. después de matarle! Era mi marido.. ¡ASQUEROSOS VAMPIROS! ¡No valorais la vida, no concebís la belleza alrededor! Qué haré... Qué haré ahora...

Los lamentos continuaron y buen rato, Ébano sacó agua de la bandolera que llevaba y dio de beber a la mujer, dado que no sabía dónde estaban allí las viandas.

-Ruego me disculpéis, siento desilusionaros más no fui yo quien acabó con su vida. Estaba prisionero en una celda de un castillo a cargo de unos brujos. Su trabajo como espía se vio truncado y nos encargaron sonsacarle la verdad. Eso hicimos. Más no sin darnos cuenta de que vuestro difunto era quien llevaba la sinceridad por delante. Pidió una última cosa antes de morir. Huid. Salvaos. Todo lo que pude averiguar, es que alguien en la facción de los brujos pretende masacrar familias enteras de estos bosques. Sé lo que es perder a los tuyos. Sé lo que es perder la vida y con ello las ganas de vivir. Pero sé también el valor de un buen gesto, de un abrazo, una sonrisa o simplemente, de respirar. No os confundáis conmigo, no elegí ser lo que soy. Son los actos lo que definen a las personas, y vos podéis actuar en consecuencia. Salvad a los vuestros, huid, pelead pero, salvaos. Sobre todo a las niñas, no merecen crecer.. solas.

-Mamá, ¿podemos bajar ya? Queremos jugar...
-No. Id a la cama, leed un libro mientras tardo en subir.

La mujer guardó silencio durante lo que a Ébano le pareció casi una hora entera. Cuando habló, lo hizo casi sin expresión, como muerta por dentro, más una luz titilaba en sus ojos. Pareció entender lo que le había dicho, y entró en razón antes de lo que esperaba.
Abrió la boca pero antes de decir nada, Ébano le señaló un detalle más: -Sabed que.. Su.. cuerpo. Lo que pude llevar conmigo, está en un ataud. Embalsamado, limpio y sellado, a buen recaudo en la posada del camino que toca con el río Tymer. Es todo cuanto he podido...

-No. Está bien. No teníais por qué hacer esto. A pesar de las diferencias raciales, del largo camino, habéis venido hasta aquí por unos completos desconocidos. No puedo más que.. obsequiaros con un techo para esta noche, viandas y una bolsa con hierbas medicinales. Os ruego que lo aceptéis.

-Mamá, hemos de ir a dormir. ¿Nos contarás una historia esta noche? -las niñas habían aparecido en lo alto de la escalera con un fino vestido blanco de lino, a punto de irse a dormir.

-Ireth lo hará. Seguro que tiene muchas historias interesantes que contaros. -dijo la mujer mientras miraba a Ébano. El Sol se ponía, no iba a dormir, pero las niñas sí, y era cuanto podía hacer por ellas, de modo que las acompañó hasta la planta de arriba, donde se tumbaron en unos lechos de seda, lino y plantas. La vampiresa se quitó la capa, ya a cubierto y sacó fruta de su bandolera, y mientras daba un poco a las niñas y comía ella, comenzó a relatarles la historia de una pequeña chica que vivía en la costa de lunargenta, cómo creció, y cómo se fue de su hogar.

Les dijo finalmente el valor que tiene la familia, y cuán unida ha de estar siempre, en todo momento, pues siempre reside en el
corazón.

Cuando las niñas se durmieron, bajó abajo, se despidió de Isele, y aceptó gustosa las viandas y la bolsa con hierbas medicinales para el camino, nunca estaban de más. Le indicó una vez más el lugar de la posada, y partió rumbo a ella, dispuesta a dormir otro día más y esperar un barco que partiese al anochecer, rumbo, de nuevo, a Beltrexus.



“Si tú lo quieres volveré a ser un angel otra vez, otra vez… viviré. De los infiernos surgiré, como el alma que cayó y que ahora vuelve a renacer por ti…”

Lista de tareas.
Ficha de Personaje.
Habilidades.



.
Ébano
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1328
Nivel de PJ : : 3
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noticia para isele [Ébano]

Mensaje  Ansur el Mar Mayo 06 2014, 00:29

Excelente Ébano.

Te han dado un pergamino con dormitorios y estadías gratuitas en posadas de Dundarak, Sandorai y Lunargenta (5 temas de rol en duración)

+800 aeros.


Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1141
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noticia para isele [Ébano]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.