Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Alestasia Nic Cárthaigh el Lun Jul 21 2014, 21:38

Las hermanas huían a toda velocidad, ambas montadas en aquel caballo corrían a toda velocidad por el bosque para poder despistar a los guardias que iban detrás de ellas juntos a su padre. Aranissë aún se encontraba en shock después de todo lo que había pasado y Alestasia no dejaba de llorar por la muerte de su madre, su abuela había sido sabia en haberles advertido de que estuvieran preparadas para cualquier cosa, pero la muerte de su madre era demasiado fuerte aun estando alertas de cualquier amenaza. Ahora ambas eran fugitivas y no podían volver a casa, sabían que serían buscada por todo Aerandir si era necesario para poder atraparlas y llevarlas ante la justicia, debían ir alguna parte en donde no fueran conocidas, pero Alestasia no recordaba nada más que los lugares en los que había estado y a la gente que había conocido y Aranissë nunca había salido de aquel bosque.

Corrían en su caballo sin detenerse ni mirar atrás, las hojas golpeaban su rostro como una lluvia de ellas y el viento hacia mecer sus claros cabellos, el bosque era demasiado grande y se encontraban perdidas sumidas en aquel mar de árboles y la luz del sol yace hacia escasa y estaba todo teñido de rojo. Fue entonces cuando de entre aquellos arboles aparece un cuerpo estilizado, de túnicas blanqueadas y cabellos largos, cruzándose en el camino de las hermanas. Alestasia, quien montaba aquel caballo bruscamente lo detiene, quien bota al suelo húmedo a ambas jóvenes y espantando a la joven muchacha, quien también cae al suelo con el caballo casi encima de ella. Asustado el animal huye dejando a las fugitivas tiradas y desmoralizadas.

- Aranissë, te encuentras bien? – pregunta muy preocupada la elfa menor colocándose de pie y ayudando a su hermana a levantarse. – no te preocupes, estoy bien. Debemos salir pronto de aquí. – Alestasia ve a la joven elfa tirada en el suelo quejándose por la caída y también la ayuda a colocarse de pie. – te encuentras bien?, sabes cómo salir de este bosque o algún lugar en donde pasar la noche?. – la muchacha es interrumpida por su hermana Aranissë bruscamente. – un lugar en donde pasar la noche?, estás loca?, debemos salir de aquí lo más antes posible, si nos encuentran los esfuerzos de nuestra abuela habrán sido en vano, debemos averiguar realmente lo que pasó. – la elfa mayor estaba muy agitada y exaltada, completamente alterada. Alestasia recordó aquel incidente en su casa y sabía que sus cabezas ahora tenían precio, pero realmente quería huir de ese lugar tanto como su hermana, pero sin su animal, a pie, las hacia más lentas y vulnerables.  


Última edición por Alestasia Nic Cárthaigh el Jue Oct 23 2014, 04:06, editado 2 veces
avatar
Cantidad de envíos : : 76
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Éire el Mar Jul 22 2014, 19:21

El caballo apareció abruptamente  de la nada, y con gran sorpresa Éire cayó al suelo haciéndose unos pequeños raspones en los codos. Las jóvenes elfas  que también  se habían caído parecían algo alteradas y preocupadas. Pudo saber que una de ellas se llamaba Aranissë y que era la que más alterada estaba; se notaba en su tono de voz. - Me encuentro bien, gracias - dijo mientras se levantaba con la ayuda de la otra joven. Las observó detenidamente, tenían rasgos muy parecidos, seguramente eran hermanas.
    Iba a contestar cuando la elfa de nombre Aranissë  interrumpió a la otra. Sorprendida Éire escuchó lo que Aranissë decía - ¿Quien las sigue? -preguntó preocupada- Pueden pasar la noche en mi casa, no habrá ningún problema con eso  y al amanecer las ayudaré a salir del bosque - dijo y se detuvo a pensar un poco, por más peligrosa que pareciera la situación de las jóvenes elfas  sonaba como esas emocionantes  historias de aventuras que ella se pasaba leyendo- Síganme, las llevaré a mi hogar y mientras tanto si quieren pueden contarme que les ha pasado- dijo con una pequeña sonrisa intentando animarlas.
Mientras caminaban algunos animales se asomaban con cautela a ver a las dos desconocidas. Éire seguía pensando en las historias y en la situación de las jóvenes. Una parte de ella quería seguirlas fuera del bosque y vivir una aventura y otra parte de ella estaba asustada de lo que había fuera. Sumida en sus pensamientos, no necesitaba centrarse en el camino, ya que se lo sabía de memoria
Éire
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 4
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Alestasia Nic Cárthaigh el Miér Jul 23 2014, 00:57

Aquella elfa de túnicas blancas se encontraba bien y solo había recibido unos pequeños rasguños. Aranissë, alterada, solo quería huir del lugar, pero Alestasia no sabía qué hacer y como escapar. La muchacha respondió la pregunta de la elfa desmemoriada, ofreciendo su casa para esconderlas, algo que era muy arriesgado para las hermanas ya que podían ser reconocidas.

- ¿Quien las sigue? - preguntó preocupada - Pueden pasar la noche en mi casa, no habrá ningún problema con eso  y al amanecer las ayudaré a salir del bosque –

Alestasia la miró desconfiada y al percatarse que su hermana la miraba fijamente, corrió la vista. Si contaban lo ocurrido no les creerían y podría entregarlas a su padre y hermano, sus verdugos y los esfuerzos de su abuela serian en vano. Solo querían salir del lugar lo antes posible y la muchacha era un retraso. Aranissë respondió aquella pregunta, pero quizá no de la mejor manera.

- no te diremos quién nos persigue, ni por qué. Ya tu presencia nos coloca en riesgo, solo debemos salir de aquí y lo antes posible. Si nos marchamos tarde o temprano nos delatarás, así que tú ahora vienes con nosotras y nos dirás la salida en este mismo instante. –

Aranissë se acercó a la muchacha y la tomó bruscamente de su hombro obligándola prácticamente a ir con ella a las afueras del bosque y donde quiera que fuera su destino. Por el momento debían escapar de aquel lugar, a alguno muy concurrido y que pudieran pasar desapercibidas. No tenían ayuda de nadie y debían valerse solo de ellas mismas, ahora había una tercera persona involucrada y todo se hacía más complicado. Alestasia en desacuerdo con su hermana se acerca a ella y obliga a soltar a la muchacha por aquel trato que le ha dado de manera extremista.

- no tiene la culpa de nada, así que suéltala en estos momentos. Es verdad que corremos el riesgo de que nos delate, pero eso no hace que la trates de aquella manera. Suéltala en este momento, no debemos actuar de esta manera, no somos así, Aranissë.  – La elfa suelta el brazo de la muchacha y se acerca hacia Alestasia y de una manera muy hiriente le responde. – y que sabes tú de cómo somos, si no recuerdas nada? Ni siquiera sabías que yo era tu hermana y al enterarte de que Armathar era nuestro hermano corriste a sus brazos y ahora por su culpa estamos en esta situación tan desagradable. No me digas como tengo o no tengo que actuar frente a esta situación. Toda tu vida has sido una niña mimada y nunca aprendiste a valerte por ti misma, siempre ayudándote con tus problemas y cuando no podías solucionarlos tu misma, corrías a las faldas de nuestra madre para que te ayudase. Aun me pregunto cómo fuiste capaz de lograr de sobrevivir en aquella montaña y llegar sola hasta Sandorai. – Aranissë había dejado en evidencia como era su hermana menor antes de aquella tragedia, lo cual dejó sin palabras a su hermana e hizo recordar todo lo que había pasado al llegar hasta su hogar que ahora debía dejar. La ayuda de Alba Ruckert en el bosque de Midgar, Vilem a las afueras de aquel bosque y aquel incidente con aquella bruja y como Sydara de Edén la había ayudado herida para llegar hasta el pueblo de Sandorai junto a Aureus y Oliver. Siempre había alguien allí para ayudarla. No pudo esbozar palabra alguna y solo accedió a hacer lo que Aranissë digiera, fue entonces que esta última comenzó a instigar a la elfa para que le dijese como escapar.
avatar
Cantidad de envíos : : 76
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Eizan el Miér Jul 23 2014, 18:20

Ese pequeño sonido matutino proveniente del cantar de las aves anunciaba el albor del día, otro más, uno nuevo. Para ese entonces un hombre de alta estatura yacía encaminado por un sendero de tierra a través de un pasaje lleno de árboles y hojas secas, dispuesto a dirigirse a su puesto de vigilancia cosa de rutina, pero aún cuando el astro diurno evitaba hacer acto de presencia y sin embargo el cielo delataba su próximo despertar.

El cabello largo de aquel sujeto con un arco en mano y su carcaj de flechas a la espalda, se mecía de un lado a otro mientras dirigía sus pasos hacia aquel punto predestinado dispuesto a iniciar su labor en lo más profundo del bosque. El tiempo no parecía tener alguna variación, por lo que supuso que no habrían cambios durante el resto del día, pensaba él.

Tras un largo paseo, al fin había llegado al lugar, y haciendo uso de un sonido en clave avisó a uno de sus compañeros de su presencia. Así pues, cuando aquel salió de su escondite, saludó amenamente al Elfo de rubios cabellos. No obstante, antes siquiera de entablar una charla común y comenzar su oficio, aquel le indicó sobre que justo ese día le tocaba hacer rondas para asegurar el área que resguardaban. Eizan, sin poner replica alguna, dio media vuelta y dirigió su marcha no sin antes despedirse de su "hermano".

Una vez más, inició una nueva caminata en base al patrullaje que debía hacer, algo que esencialmente era su deber. Sin embargo, en esa ocasión no intuía siquiera del encuentro que horas más tarde tendría que afrontar.

El día rápidamente iba transcurriendo, la luz comenzaba a escasear producto de la espesa arboleda en la que se estaba adentrando, mientras que el viento suave y constante hacia de sus cabellos ondear casi con ritmo a la par que su azulada mirada indagaba entre todo el entorno hasta que algo le alertó. Sus oídos captaron un fuerte sonido, como una estrepitosa caída, y enseguida, las aparente pisadas de un caballo echar a correr a gran velocidad.

Eizan, por naturalidad, apresuró el paso para llegar al sitio, cuando eso aquel sonido de cuatro golpes se descubrió como lo que claramente había pensado: un caballo. Por fortuna, pudo evadir su trayectoria a tiempo antes de que fuera embestido por el animal, pero al seguirse acercando pudo escuchar varias voces y uno de ellas más exaltada -y algo agresiva- que las demás.

Con la mayor discreción, el elfo se acercó hasta quedar tras un árbol y ver toda la escena junto los miembros que la integraban. Para su curiosidad eran tres mujeres, de las cuales una de ellas estaba un tanto eufórica, por decirlo de algún modo. Sin embargo, no sabía el motivo de aquel ajetreo ni el porqué tres féminas andaban en medio de la nada discutiendo, para el pensar del rubio por supuesto, mientras mantenía una inquisitiva mirada escrutando a cada una y descubriendo un peculiar detalle: sus orejas.

Condujo despacio su mano tras la espalda y cogió una flecha apostándola en el arco para su posterior preparación. La cuerda del arma se tensó mientras él la estiraba en conjunto la flecha, y de pronto, sólo la soltó recreando un silbido agudo en el aire. El objeto quedó clavado en el tronco de un árbol cercano a las tres mujeres, marcando una trayectoria en medio de la "agresiva", la "callada", y la de túnica nívea. Su motivo era sólo llamarles la atención, mientras tomaba una segunda flecha y las miraba con suma serenidad dejando su figura al descubierto.
- ¿Quienes son ustedes?

[Off: ¿les molesta que las acompañe? De ser así, no hay problema.]
Eizan
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Alestasia Nic Cárthaigh el Sáb Jul 26 2014, 05:02

Las palabras de Aranissë habían sido muy crueles y habían hecho sentir a Alestasia como una cría mimada. No podía creer que después de todo lo que había vivido antes de llegar a Sandorai, la forma de ser de ella antes de aquella tragedia, fuera tan distinta como su hermana la describía. Ahora sabía que más que haber perdido su memoria, perdió a aquella persona que era en su pasado, pues la Alestasia de ahora era completamente distinta, pero ello no hacia la hacía negar el hecho de que había llegado a casa gracias a la ayuda de mucha gente.

Nuevamente Aranissë intimidaba a la elfa de túnicas blanqueadas para que dijera la manera de salir de aquel lugar y su tono de voz no había cambiado en nada. Alestasia no podía soportar la forma en que su hermana estaba llevando las cosas, aun cuando sabía que se encontraban en peligro y debieran salir de aquel lugar lo antes posible y huir hacia donde nadie las encontrase. – ya basta! – La desmemoriada elfa alzó voz sobre su hermana para detenerla en su interrogatorio. – comportándote de esta manera no conseguirás nada. Sé que en nuestra posición no podemos arriesgarnos, pero no se ve como una amenaza ni nada malo. – Aranissë se volteó hacia su hermana y con una mirada fulminante se dirigió hasta ella. – y de qué manera crees tú que sería mejor preguntarle?, te recuerdo que por ella es que estamos varadas aquí y nuestro caballo huyo del lugar o quizá fue tu culpa por no estar pendiente del camino y tropezar con ella. – las palabras de Aranissë eran hirientes, realmente no era la persona que Alestasia había creído que sería.

Las hermanas se encontraban tan ofuscadas en su conversación, que no notaron la intervención de otra persona que se las observaba oculto en el bosque, sino hasta que éste hizo denotar su presencia con una flecha lanzada desde su arco. Alestasia se interpuso entre aquella persona y la elfa desconocida, sacando su arco y flecha para el contraataque al igual que su hermana. La silueta estilizada pertenecía a un hombre elfo, de cabellos dorados similares a la de las hermanas.  – quienes son ustedes?. – preguntó el individuo apuntándolas nuevamente con su arco. Aranissë se encontraba dispuesta a responder el ataque aun cuando ello trajera consecuencias drásticas, pero su hermana al percatarse de ello dio un paso hacia adelante y sin bajar el arco respondió. – Solo somos unas viajeras, escoltando a nuestra joven señora por el lugar, pero hemos perdido el caballo en el cual se desplazaba Mi lady. – Alestasia miró a su hermana quien no bajaba la guardia tras aquel hombre, entonces ella decidió bajar su arco y flecha. Miro a la desconocida elfa y le susurró. – no te preocupes, todo estará bien, no tienes nada que ver en esto. –  nuevamente se dirigió hacia el hombre. – no debe de que preocuparse, puede bajar su arco, ya que representa una incómoda amenaza hacia nuestra joven señora y no queremos confusión alguna. – Las hermanas no sabían si las habían reconocido y tampoco si aquel hombre era algún sirviente de la familia Nic Cárthaigh, pero al menos Aranissë no vacilaría en disparar contra aquel desconocido y Alestasia no dejaría que la elfa de túnicas blancas saliera perjudicada.
avatar
Cantidad de envíos : : 76
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Eizan el Sáb Jul 26 2014, 06:10

Era natural que el elfo actuase de esa manera, y hubiera sido más certero de no ser porque eran precisamente tres féminas, al parecer de su misma raza y debatiéndose entre fuerte palabras en medio del bosque. No obstante, aquel acto trajo como consecuencia a que ambas jóvenes reaccionaran inmediatamente ante la acción de Eizan, ambas apuntándole con sus arcos y ambas con una singular determinación que se reflejaban en sus ojos.

Tal vez eso no era suficiente, tal vez sólo era intuición, pero el rubio como instante fugaz imaginó la similitud entre ambas dada a la discusión que ambas habían tenido y aquel brillo idéntico en sus ojos al apuntarle. Pese a eso, él no bajó el arco ni su expresión varió, mas una de ellas fue capaz de responderle a su pregunta de una manera que no le convenció del todo, y aún así no era de su apetito juzgarlas de antemano. No obstante, las palabras de aquella muchacha demostraban su afán por mantener la situación en calma.

Así pues, despacio, Eizan también optó por bajar el arco pero no a un grado total, siempre manteniendo una precaución encendida dado que así fue enseñado. - Entiendo, pero no es muy usual ver a tres... jóvenes andar por aquí en solitario. - Comentó, puntualizando con un tono singular al referirse a ellas como jóvenes al igual que lo haría un anciano humano, aunque él no sabía la edad de ninguna de ellas como para desde ya pensar que sólo eran tres niñas.

Por otro lado, si algo debía darle veracidad a su argumento, era el caballo que había mencionado, puesto que el mismo minutos antes por poco y se lo lleva por el medio. - Supongo que ya sabrán que están en medio de la nada, pues no hay nada más que unas cuantas chozas a la redonda. - Expresó con cierta voz sugestiva, nada más para indicarles que el hecho de que estuviesen allí varadas era sinónimo de extravío si no conocían el lugar.

Sin embargo, las puntiagudas orejas de aquel hombre comenzaban a captar sonidos bastante lejanos que venían a prisa, algo por el cual estaba al pendiente por si eran intrusos que se hubiesen adentrado en la selva. Pero reparando en sus compañías, detalló mejor con la vista a cada una, de las cuales ninguna le influía esa sensación de amenaza excepto la de voz alta, no a su homóloga que parecía ser la más diplomática.

Siento mi rudeza, pero no las conozco de ningún sitio. - Se disculpó el hombre, aunque después de todo sólo les llamó la atención, pues de querer atacarlas y dado al enfrasque que tenían en su disputa sin percatarse de su presencia, como apreció antes, sin dificultad hubiese al menos asestado la flecha. - Aunque si es cierto lo que dicen, sería mejor que lleven a su señora a otro lugar. Algo se acerca.
Eizan
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Éire el Lun Ago 04 2014, 22:42

Las palabras de Alestasia la sorprendieron por un segundo. Sonrió interiormente ante la rapidez de pensamiento de la elfa y adoptó un  un porte distinguido propio de una persona de importancia mientras acomodaba su cabello que había quedado algo desalineado debido a la disputa,si se le podía llamar así, con Aranissë. Debía seguirle el juego a Alestasia para que su hermana entendiera que no quería perjudicarlas en lo absoluto.La situación por peligrosa que pareciese, le estaba gustando ya que era lo más cercano a una aventura que ella había vivido   –No debe de que preocuparse, puede bajar su arco, ya que representa una incómoda amenaza hacia nuestra joven señora y no queremos confusión alguna. – Le dijo Alestasia al elfo e inmediatamente Éire hizo un pequeño gesto de disgusto mirando la flecha con la que les apuntaba.
         Lo miró a  Eizan por unos segundos analizandolo, algo en él mostraba su incredulidad con respecto a lo que ellas decían.Lo había leído en muchos libros y estaba bastante segura. Se le notaba en los ojos
–Le agradezco que bajara el arco señor- dijo en una voz calmada; aunque notaba el recelo del hombre prefería aparentar que lo ignoraba. “si es cierto lo que dicen” había dicho el elfo demostrando así su desconfianza, Éire reprimiendo una sonrisa contestó –Estoy de acuerdo con este señor cuyo nombre desconozco por cierto–dijo mirándolo como esperando que les diga su nombre – Deberíamos partir ahora, no puedo permitirme llegar tarde – agregó inventando un compromiso con la intención de que su historia pareciera veraz.
Éire
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 4
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Alestasia Nic Cárthaigh el Lun Ago 04 2014, 23:58

La elfa de túnicas blancas había hablado, respaldando la mentira de Alestasia, pero todo estaba colocándose más peligroso por cada segundo que pasaba. Como aquel hombre había dicho, algo se acercaba hacia ellos, pero como podían escapar ahora con dos personas al lado de ellas y pudiendo ser el fin para las hermanas. Rápidamente Aranissë tomó a la elfa de túnicas blanqueadas del brazo y la agitó. – necesitamos salir de aquí rápido. – la agresividad de Aranissë era demasiada y molestaba a Alestasia. Nuevamente esta última mintió a aquel hombre de cabellos dorados. – le pido por favor que nos oculte, nuestra joven señora está en peligro y depende de nosotras colocarla a salvo, no pueden descubrirnos. – Si le decía a alguien que había visto escapar a dos elfas, sabrían que eran las hermanas Nic Cárthaigh, pero si eran tres elfas, una señora y sus escoltas personales no llamaría tanto la atención. La vida de las hermanas corría peligro con su hermano buscándolas acusándolas de la muerte de su madre, Armathar no podía ser heredero siendo un bastardo y debía acabar con la amenaza. La vida de ellas ahora se encontraba en las manos de aquel desconocido hombre y aquella desconocida elfa había formado parte de toda aquella amenaza, pero no podía irse ya que era parte fundamental en la mentira dicha a aquel elfo.

Alestasia hizo que su hermana soltara a la elfa y en voz baja le murmuro. – yo me encargaré de ella. – la desmemoriada elfa le sonrió a la jovencita. Aranissë miraba al hombre lista para reaccionar dependiendo cual fuera su respuesta, si no podía acabar con la elfa blanqueada, no dejaría que este ser fuera una amenaza para sus vidas.
avatar
Cantidad de envíos : : 76
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Eizan el Mar Ago 05 2014, 01:46

Su mirada inquisitiva yacía sobre las tres mujeres, cuando una de ellas, la de trato especial, habló agradeciendo el cese de hostilidades. Aún con ello, la misma prosiguió a sugiriendo el continuar el camino con una parsimonia en su voz casi palpable, y que distaba mucho de la actitud de la otra fémina que suponía ser su escolta. No obstante, Eizan en seguida sintió algo desigual en los argumentos de aquellas, precisamente entre la de túnicas blancas y la que más parecía ser diplomática.

Aún así no llegó articular algún comentario al respecto, mas su mente realizaba unas observaciones a la discordancia entre las palabras ajenas. - Vayan. - Fue lo único que dijo, mientras su expresión facial se descubría impasible, con una voz levemente seca que demostraba cierto desinterés en si se marchaban o no dado cierto motivo. Así, cuando ellas se fueran, se quedaría de pie al lado del árbol del que ni siquiera se había movido, esperando la llegada de aquellos que se acercaban a la distancia con paciencia. Para ese entonces el elfo se encontraría rotundamente solo, a su vez que a sus oídos llegaba el sonido del crujir de las ramas y hojas, y el viento bailotear a su alrededor, pero en su mente algo se cuestionaba sin duda.

A su parecer, si aquella joven blanqueada tenía un compromiso, ¿porqué su escolta habría mencionado que estaban en peligro?. A menos que ese compromiso implicase el riesgo que llevaban a cuestas en esos instantes. Eso era viable. Por supuesto, entre tantas cavilaciones, finalmente se presentaron los personajes que hacía rato estaba captando en la lejanía; entre ellos se encontró frente un joven de mediana edad, junto otro que parecía ser mayor y varios -claramente- guardias a su alrededor.

Con un tono algo prepotente, para el elfo, el sujeto le preguntó acerca de dos jóvenes a las que venían persiguiendo desde largo tiempo atrás, y él precisamente con quienes se había topado habrían sido aquellas tres nada más. Por ello, Eizan optó por preguntar las descripciones de la fugitivas, y tal cual lo intuyó, supo entonces que eran aquellas mujeres a expresas palabras de aquel hombre, pero entonces quedaba excluída la de túnicas blancas. Sin embargo aún no suponía nada acerca de aquellas jóvenes, pero antes de decir la dirección a donde se habían ido, preguntó el motivo de tal persecución.

Se llevó una sorpresa cuando escuchó tales razones... pero con aquella chica, la de alto tono de voz y ruda actitud, quizás no era de extrañar demasiado. Luego de eso, el rubio alzó la mano y señaló sin más la dirección a donde aquellas mujeres se habían ido, e inmediatamente los jinetes fueron por aquel sendero.

Quizás fuese un problema pero él prefería saber la verdad por su cuenta dado que aquellas féminas, en especial la de actuar conciliador, no le atribuían ningún sentimiento de desconfianza más allá de las palabras que habían dicho. Probablemente sus motivos tendrían, pero lo menos que alguna tenía era un rostro de asesina. Así pues, no creía del todo que los hombres elfos habían descrito sobre esas muchachas, pero iría a cerciorarse antes de tomar una decisión definitiva.

Sin más, el rubio emprendió marcha hacia la verdadera dirección a las que las tres elfas habrían de haber ido, totalmente opuesta a la que él les señaló a los jinetes. También sabía fingir. Y una vez más, reconociendo el entorno y usando su sentido auditivo, siguió el rastro de lo que sería esta vez su objetivo marcando su velocidad a través del bosque asumiendo el tiempo que abordaría el alcanzarlas. Con ello le tomó varios minutos llegar a su meta, e inclusive se tomó la molestia de simular el sonido de un águila cuando esta visualiza a su presa durante la travesía. Y así, por fin, pudo alcanzar al trío fugitivo.

Lo primero entonces que reveló su llegada fue otra flecha, como aquella en la ocasión anterior pero esta vez para que frenaran su marcha, y así cual fantasma se apareció frente a las mujeres caminando con laxitud. - Saben... Es de mala educación mentirle a alguien, y aún más a un desconocido. - Expresó notando la flecha clavada en un árbol cercano a las mujeres, mientras las hojas de las copas arboladas caían sobre ellos lentamente y el viento se situaba tranquilo e imperturbable, tal y cómo el semblante del elfo se descubría ante su compañía.

Pero pregunto de nuevo, ¿Quienes son?
Eizan
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Alestasia Nic Cárthaigh el Lun Ago 11 2014, 18:57

Habían evitado a sus captores gracias a la ayuda de aquel hombre desconocido. Ahora debía salir lo más rápido del lugar y marchar hacia algún rumbo en donde puedan estar a salvo. Alestasia se encontraba al lado de la desconocida joven elfa y su hermana se encontraba atenta a lo que pasase arco y flecha en mano.
Nuevamente una flecha dio cerca de ellas, Aranissë subió su arco para contraatacar, pero otra vez apareció el hombre extraño.

- Saben... Es de mala educación mentirle a alguien, y aún más a un desconocido. Pero pregunto de nuevo, ¿Quiénes son? –

Alestasia se colocó de pie y se dirigió hacia el hombre, las mentiras dichas habían sido de su parte hacia él y se sentía responsable, pero no podía andar contándole a cualquier persona lo que habían pasado. Aranissë dejó caer su arco y también se dirigió hacia el hombre, haciendo a un lado a su hermana y encarando al hombre.

- crees que tienes derecho a saber lo que ha pasado?, no sabemos quién eres y además nos atacas con tus flechas como si fuéramos delincuentes. No creo que estés en una muy buena posición para preguntarnos cosas si andas repartiendo flechas a diestra y siniestra. – las palabras de la elfa eran muy duras y fuertes, realmente estaba muy furiosa, pero lo que habían vivido hace unas horas había sido demasiado y necesitaba sacarlo fuera.

Realmente la hermana mayor de Alestasia era de un carácter muy explosivo, las palabras de ella hacían sentir mal a la elfa menor ya que podía ver como su hermana sufría por la muerte de su madre y ella no reaccionaba de la misma manera, quizá porque no podía recordar a su madre y ello hacia que lo tomase con más calma. Se incorporó a la situación y respondió ante el engañado elfo de cabellos dorados. – somos perseguidas por la muerte de nuestra madre. – bajó su vista y empuño sus manos. – ella no tiene nada que ver en esto. – dijo refiriéndose a la elfa de túnicas blancas. – si mentí fue para que no nos entregaras en ese instante. Pido disculpas. – la situación estaba superando a Alestasia, pero no quería quebrarse frente a su hermana y darle motivos para una nueva discusión.

Aranissë se encontraba molesta por lo que había dicho su hermana y se fue a sentar al lado de la elfa desconocida. – no me entrometeré más en esto, si quieres hablar, hazlo, pero recuerda que no somos responsables de la muerte de Madre y no sabemos si este hombre nos delatará o no, además, creo que lo mejor es dejar a esta chiquilla aquí y que sola se vaya hacia su casa. – Alestasia escuchó a su hermana y miró al hombre elfo. – no somos responsables de la muerte de nuestra madre y nuestro hermano se está encargando de acusarnos y hacernos pagar por ello. – Aranissë soltó un grito. – no es nuestro hermano!, es un maldito bastardo mal agradecido. – ella sabía mejor que Alestasia quien era Armathar ya que tenía sus recuerdos intacticos.
avatar
Cantidad de envíos : : 76
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Eizan el Miér Ago 13 2014, 01:23

Eizan se detuvo frente aquellas mujeres, sin ninguna actitud o movimiento que significase una amenaza para ellas, y por tanto evitando que las alterasen de algún modo. Así pues, ambas jóvenes, sobre todo la más altanera, se encararon hacia el hombre elfo quien las miraba con un semblante sosegado. Escuchó atentamente a las palabras de las dos, tanto a las acusaciones de una como la justificación y las disculpas de la otra.

Poco a poco la rubia, la más calmada por supuesto, le explicaba el motivo de la falacia que antes le habían dicho y la razón de aquella huida que emprendían. En el parecer del joven, podía ser tanto cierta como no, dado que una vez ya le habían mentido y podrían hacerlo otra vez sin problema. Pese a eso, Eizan interiormente decidió darles el beneficio de la duda.

Si es verdad lo que dicen, entonces deberían afrontar la acusación que tienen sobre ustedes. - Dijo. - Lo único que están ganando es darle la razón a aquellos que las persiguen, pues si son inocentes, nada deben temer. - Y era cierto, lo que decía no podría haberlo dicho de mejor modo. Quien no debe, nada teme. Ese era un dicho que había escuchado hace mucho tiempo, pero tampoco sabía del todo la situación de ellas en realidad, por lo que se atrevió a decir unas cuantas palabras más.

Sin embargo, he de reconocer algo. No veo maldad en ustedes aparente, y a pesar de lo que hicieron, les daré una oportunidad. - Articuló con una mirada fija en cada una de ellas, sin ninguna variante en su voz más que la parsimonia con que las expresaba. - Si son inocentes, seguidme. - Sugirió, sin pronunciar ninguna otra opción, porque esperaba que ellas mismas la plantearan y así saber si lo que decían era cierto o no.

Además, la joven aquella emitía cierto aire apaciguante, aunado al hecho de que aquel hombre de antaño tampoco le había dado buena espina. Quizás por eso se debía la actitud del elfo para su compañía. Entonces, dio media vuelta dándole la espalda a las tres pero sin emprender alguna marcha. - ¿Qué harán? - Inquirió, que con paciencia se quedaría allí hasta obtener una respuesta, pues probablemente aquellas se ceñirían en otra enfrascada discusión. O, de ser en realidad asesinas, tenía su as bajo la manga.
Eizan
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Aviso de Inactividad

Mensaje  Nafen el Dom Ago 31 2014, 03:59

Aviso de Inactividad por dos semanas sin respuesta.

Les recuerdo que la sanción por abandonar un Tema es la resta de 5 Puntos.
Favor de enviar un MP una vez se reciba una respuesta. Este mensaje será eliminado entonces.
Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Nafen el Lun Sep 22 2014, 17:36

Cerrado por abandono. Favor de enviar MP para reabrir.


Cabe recordar que por cada Tema Abandonado se pierden 5 puntos de experiencia.
Si en 15 días este tema no vuelve a ser activo será enviado a la Papelera de Temas.

Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Alestasia Nic Cárthaigh el Jue Oct 23 2014, 03:56

Todo había empeorado, tenia dos personas involucradas en esto y no quería que saliesen perjudicadas. Aquella muchacha se veía muy inocente y delicada, no creo que pudiera soportar algún viaje y menos uno a Lunargenta. Aquel elfo se veía muy experimentado y sería de mucha ayuda, pero no sería justo que se involucrarse y menos con nuestro hermano.

La joven elfa se encontraba a un costado de nosotras, mientras que el elfo nos miraba detenidamente. Aranissë era muy temperamental y en cualquier momento surgiría algún problema. Por ello decidí abandonarlos.

- Dormiremos aquí y en la noche partiremos al Alba en dirección a el Bosque de Midgar. - Aranissë no se apartó de mi lado y decidimos los turnos de guardia.

Era más de media noche y mi hermana se encontraba aparentemente dormida, la joven elfa dormía profundamente y sospechaba que aquel elfo no estaba durmiendo precisamente. Mi hermana se levantó sigilosamente y llegó a mi lado.

- Sé que tienes algo planeado, a mi no me engañas. - No se equivocaba.
- Nos iremos sin que se den cuenta, no creo justo que se vean involucrados en esto. - miré a la joven elfa. - ella es demasiado delicada, no creo que pueda seguirnos el ritmo. Mi hermana dio una pequeña carcajada. - ¿de que te ríes?. - desde que la había visto por primera vez nunca le vi sonreír o esbozar algo de alegría, pues lo primero que recibí de parte de ella fueron insultos y malos tratos. Realmente ese gesto me sorprendió mucho.
- Hablas de esa chica como si te sorprendiera su forma de ser y tu antes eras idéntica. Andabas detrás de nuestra madre y la ayudabas en todo. - aun cuando me contase algo sobre mi persona, me incomodaba el tono en que lo decía. No podía encontrarme similitud con aquella chica, desde que desperté no he hecho mas que sobrevivir y en lo que me he convertido ahora, si es que así se le puede decir, no es en nada parecido a aquella princesita. - vamos, no me mires así, tu querías saber cosas de ti y yo solo te he contado algo, me sorprende lo osada que te has vuelto, hermanita. - Era mi hermana, pero no la soportaba.
- En fin, ahora creo que es mejor enfocarnos en nuestra "huida". Toma tus cosas y marchémonos. - crucé mi arco en mi pecho y salí de hurtadillas, Aranissë me siguió.
- Estás consciente de que aquel hombre no duerme verdad?. -
- Sí. -

Caminamos todo lo que restaba de noche y frente a nosotras solo había mas y mas bosque. Habíamos dejado atrás a esas personas y solo debíamos seguir adelante hacia Lunargenta, nuestra abuela nos dijo que allí podríamos encontrar a alguien que nos ayudaría ha revelar la verdad, Ahora solo debíamos encontrar la dirección correcta hacia aquella Ciudad, ojala no nos pase nada malo en el camino.
avatar
Cantidad de envíos : : 76
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mi hogar [libre][1/3]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.