Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Philip Ecutauro el Miér Jul 23 2014, 13:08

Al ecutauro le estaba yendo bien el negocio, mucho mejor de lo que había pensado en un principio. Aunque había empezado forjando elaborados carteles para tiendas, restaurantes e incluso para las calles más distinguidas de la ciudad, también había ido recibiendo encargos para armas, pues había forjado alguna por iniciativa propia y ahora tenía más pedidos de armas que de otras cosas. También forjaba de vez en cuando algunos adornos, como broches, colgantes o brazaletes. Todos de acero o hierro, pues aún no se podía permitir forjar en metales preciosos como oro o plata.

Algo que no le estaba gustando es que cada vez sentía más cómodo en aquella tierra, en aquella ciudad. Ya sabía dónde se encontraba su hogar, o eso pensaba, pero iba a necesitar una suma importante de dinero para poder comprar un barco pequeño, quizás un velero pues no quería arriesgarse a alquilar un barco y llevar de nuevo a alguien con pocos escrúpulos a las cercanías de su hogar y que volvieran a capturar a ecutauros para venderlos de esclavos.

En ese momento estaba empezando a recoger un pequeño tenderete que había puesto en una de las plazas en la que se hacía mercado, su herrería estaba un poco escondida y aunque iba ganando fama por su excelente trabajo necesitaba seguir dándose a conocer, además de que muchas personas sólo iban a comprar a los mercados,  y otros tantos nunca pasarían ni de casualidad por las cercanías de su herrería. Aunque le había costado un pellizco el alquiler de la pequeña zona del mercado donde ponía el tenderete, le había resultado provechoso. Ahora, tras otro día de ventas ya había recogido sus productos, guardados en cajas de madera y envuelto en telas para que las piezas más delicadas no se arañaran.

El ecutauro era todo un espectáculo en sí mismo, era un hombre caballo, y que el supiera único en su especie en la ciudad de Lunargenta. Sabía que mucha gente sólo acudía a su herrería o a su tenderete del mercado para verlo de cerca, a él eso le daba igual pues esas personas siempre le terminaban comprando alguna baratija o incluso algún cuchillo o daga. En ese momento se encontraba vestido con su taparrabos de cuero, con un ancho cinturón donde reposaba un par de dagas ligeramente curvas. Usando un carro  de mano, carga las cajas con los artículos que no había conseguido vender y espera a que pasara un grupo de mercaderes que también se marchaban ya  a casa  para poner rumbo a su herrería y descansar hasta el día siguiente, pues por suerte el mercado sólo abría una vez a la semana y de momento solo tenía un par de encargos que realizar y que no le llevaría demasiado tiempo.

Tenía un rosto amigable, aunque por su cuerpo musculado y bien formado daban a entender que no solo era un habilidoso herrador, si no, un experto guerrero. El sonido de las ruedas de madera del carro de mano y de los cascos herrados del ecutauro, empieza a resonar en los adoquines de la calle cuando el joven ecutauro se pone en movimiento.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Vie Ago 01 2014, 03:15

Risk miraba detenidamente cada puesto del mercado. Le parecía bastante interesante ver como las personas mostraban gestos variados al llamar a cada posible cliente para que compre su mercancía. Frutas, verduras, carne, comida; había de todo el mercado. Risk buscaba algo en particular, un herrero que pueda arreglar sus espadas. Un par de katanas que se habían desgastado por el constante uso que les daba. Sereno y con mirada muy fría, preguntaba a cada herrero que visitaba el precio de su trabajo pero al ver su joven rostro, cada uno de ellos quería aprovecharse un poco del muchacho. Risk no era ajeno a sus intenciones y rápidamente dejaba ir cualquier tipo de frase que saliera de sus bocas para tratar de convencerlo. En ese momento recordó que la noche anterior había estado una taberna cerca y había oído hablar a un par de viajeros acerca de un ecutauro que tenia un buen negocio de herrería.

No tenia las referencias exactas, así que tuvo que guiarse por lo que había escuchado. Risk caminaba por una calle oscura, tratando de hallar el negoció del ecutauro pero todo hacia parecer que estaba muy oculto. Después de varias horas dando vueltas, encontró el puesto. El olor a metal combinado con el calor del ambiente, daban una extraña sensación de pesadez. El rostro de Risk estaba como siempre, serio, tranquilo, sin mostrar ninguna emoción de asombro o alivio, nada.

El lugar parecía ser bastante agradable y cálido." Un buen lugar para atraer a los mejores clientes", pensó Risk, mientras miraba alguna de las mercancías que estaban cerca a el. Luego tocó el mango su katana izquierda. " Espero que aquí las ayuden compañeras".  Risk era alguien que valoraba las cosas que poseía. Los objetos que más quería eran sus katanas, sus dos compañeras, como les llamaba. El chico no tenia muchos amigos y desconfiaba de las personas pero no de algunos objetos. Sus katanas habían pertenecido a su cruel maestro en las artes de las espadas y a veces se preguntaba, si aquel hombre no le habría arrebatado la vida a muchas personas con ellas. Cuando las obtuvo, receloso del pasado de aquellas armas, dudo si conservarlas o no. A medida que pasó el tiempo, Risk sintió un apego hacia ambas katanas. 

Cualquier persona normal solo usaría las armas como un medio para conseguir algo, una simple cosa para ser usada y acabar trabajos u otras actividades pero para Risk, aquellas armas su única familia. Les hablaba algunas veces, tratando de buscar a alguien que escuche las ideas que tenía, y luego de algunos momentos se respondía así mismo. En ese momento recordó que sus compañeras estas necesitaba ser afiladas de una manera correcta para que su esplendor se mantenga y sigan acompañando a Risk en su viaje por buscar su destino.
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neros Alseth el Vie Ago 01 2014, 18:37

La situación del encapuchado no había mejorado en absoluto. Sus ropas estaban más andrajosas que nunca, comía lo que encontraba y las fuentes de la ciudad eran su sustento. Pero aquello no era suficiente para derrumbarle, su aspecto calcinado por las llamas no le había permitido obtener un empleo y pronto las malas condiciones y el hambre acabarían por provocarle una enfermedad antes o después. Almenos obtenía un trato nulo de la gente de la ciudad, que al contrario de la tierra de la que el brujo venía, allí no era perseguido ni maltratado por la gente de la ciudad, que apenas le prestaba atención debido a su aspecto de vagabundo.

El brujo deambulaba durante el día por aquella gran ciudad que era un bullicio de gente y mercancías, tenía que haber un trabajo para él que era una persona estudiada y que era capaz de controlar el fuego. Aun así, allí donde se atrevía a acercarse para preguntar, rápidamente era echado de malas formas y alguna vez le llamaron monstruo, creando bastante ajetreo a su alrededor, lo cual le aterraba. Había pasado el día en el mercado cuando harto de comer basura y cosas en mal estado se le ocurrió por robar mediante la telequinesis, pero luego pensando mejor en su situación y en el negro porvenir que le esperaba si le cogían decidió que su estomago rugiera algo más.

Neros estaba sentado en la acera de una de las calles del mercado durante el atardecer mientras los mercaderes recogían ya sus tiendas para irse. Les observó desde su posición y cuando le pareció que los últimos carromatos ya habían pasado se levantó. No aguantaba más el hambre y estaba dispuesto a conseguir dinero de cualquier forma. Esa disposición firme le llevó a levantarse precipitadamente y chocar lo que en principio le pareció un caballo, que pronto le devolvió a su posición en el suelo. - Ah... Disculpas señor. - Dijo mirando al suelo, entonces levantó la vista en busca del jinete cuando vio que se trataba de un hombre bestia de gran tamaño en comparación a Neros. Esa visión le heló la sangre por un instante pero recordó haber conocido ya hombres-bestia que le trataron de buenas maneras.

Se apresuró en levantarse para tener una distancia de seguridad respecto las patas del hombre-bestia, se quito el polvo de la túnica como buenamente pudo cuando su estomago volvió a rugir, tenía que hacer algo para mejorar su condición.
avatar
Cantidad de envíos : : 130
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Philip Ecutauro el Miér Ago 06 2014, 18:13

El ecutauro ya caminaba por una de las calles que salían del mercado llevan su gran carro de mano con los productos que no había podido vender ese día y sus herramientas, que eran quizás más valiosas que los productos, pues sin ellas no podría crear nueva mercancía que vender. Alguien que lo viera pasar por la calle podría deducir que era herrero, además de que en los laterales del carro llevaba un cartel echo por él mismo, anunciando la herrería y ser el único ecutauro de la ciudad ayudaba a que quien lo buscara lo identificara fácilmente.

Justo estaba pensando para sí, murmurando en voz baja lo que tenía que hacer al llegar a la herrería, guardar el carro, repasar las herramientas, darse un buen baño , cenar algo y descansar, por al día siguiente tendría que ponerse a trabajar en la creación de nuevos productos y dar los últimos retoques a un par de encargos. Siente como algo o alguien choca con él, haciéndole salir de su ensimismamiento de golpe, dando un respingo y mirando a un tipo encapuchado y tirado en el suelo. Philip solo llevaba un taparrabos de piel, tras un día de trabajo, olía a sudor y a caballo, a la altura de la cintura le llegaba la barra de madera que iba conectada con otras dos barras laterales al carro de mano.

-No pasa nada… tengo algo más de cuidado…- dice el ecutauro con voz tranquila y amable, por sus rasgos se notaba que era un macho joven de su especie, aun en desarrollo pero ya casi un adulto.

Al escuchar el rugir de tripas de aquel tipo, hace una mueca y señala con un pulgar hacia atrás, hacia la plaza de la que venía.

-En la iglesia de la plaza dan de comer y una noche de alojamiento si es lo que busca amigo.- el ecutauro vuelve a empuñar la barra de madera del carro.- Si es tan amable de hacerse a un lado y dejarme pasar…-pide el joven potro, esperando paciente a que le dejaran el paso libre.

Agita un poco la espesa cola crines gris oscuro impaciente, las crines del cuello y la cabeza las llevaba recogida en una serie de trenzas. Su pelaje era de un gris más claro en el pecho y vientre, y se iba oscureciendo por los hombros y muslos, hacia las manos y pies hasta adoptar un color marrón oscuro. No llevaba calzado, pero sus poderosos cascos iban herrados.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Sáb Ago 09 2014, 01:24

Estaba claro que tendría que esperar al ecutauro.  La paciencia de Risk era una de sus más grandes virtudes, así que le sería permanecer en aquel lugar por un buen rato. Esperar al herrero fuera de su puesto era bastante aburrido, así que Risk decidió tratar de entretenerse un momento. Desenvaino sus katanas e hizo algunos movimientos para probar la destreza que poseía. Su maestro de le había enseñado que sus armas debían ser una extensión de su cuerpo pero aquellas katanas ya desgastadas, no complementaban los rápidos movimientos de Risk.[/size]

“Cuando recuperen su filo , el poder manipularlas en combate con mi estilo podría permitir que estas un poder letal , aunque para ser sincero pienso que sería perfectas para cosas en silencio, sigilosas, lentas y en las sombras”, pensaba Risk mientras movía sus brazos en el aire para probar más aquellas armas que tanto apreciaba. Al terminar de comprobar algunas de las cualidades de ambas espadas, las volvió a guardar. El muchacho miro al suelo y vio como una mosca se posaba sobre el suelo frió de piedra y luego se iba. El viento no era tan fuerte y el día no era tan caluroso como otros.

Risk miró a su alrededor comprobando si el dueño había llegado. No había nadie aun. El ecutauro se iba a tardar y lo único que Risk pensaba era en que si valía la pena o no el esperar al hombre - bestia del que había escuchado. Sentado en la entrada al puesto Risk recordaba en todas las cosas extrañas que  le había contado su maestro acerca de los hombres - bestia. Miro hacia el suelo, notando que las piedras estaban agrietadas. El día no era muy caluroso como los otros días de la semana. Risk se quitó la capucha y se toco la cabeza, pasó las manos por sus cabellos tratando de refrescarse un poco y miró al cielo. Estaba despejado y claro, las nubes se movían lentamente.
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Philip Ecutauro el Jue Ago 14 2014, 16:38

El ecutaruo deja atrás al hombre que había chocado con él, sin molestarse en si seguía sus instrucciones, sólo asegurándose de que no lo siguiera a escondidas, pues no sería la primera vez que alguien le intenta robar los beneficios del día o sus productos obtenidos del duro trabajo. Seguro de que nadie le seguía, al menos no tan cerca como para darse cuenta, sigue tirando del carro de mano hacia el lugar dónde tenía su negocio y herrería. La semana que viene volvería al mercado con nuevos productos, pero de momento descansaría y se pondría a trabajar en los encargos que tenía pendientes.

La calle estaba adoquinada y limpia, aunque no fuera una calle principal, era una zona donde vivía gente que tenía cierto nivel económico. Había sido una suerte que la mujer que lo había contratado para limpiar las cuadras de sus caballos, le hubiera terminando cediendo el antigua local adosado a la casa donde el marido de esta había echo fortuna como excelente maestro herrador.

El resonar de los cascos herrados y el traqueteo del carro de mano, es lo primero que se escucha por la calle, por la que sólo pasaba algún transeúnte, normalmente las personas que vivían en el lugar, pues había muy pocas tiendas en esas calles, una panadería, una floristería y la herrería de Philip eran los únicos negocios de aquella zona residencial. Cuando iba acercándose al gran portón de madera por el que salía el carruaje de la señora de la casa, el ecutauro repara en que había alguien esperando a la entrada de la herrería. Deja el carro un momento delante del portón y se acerca al hombre que esperaba.

-Buenas señor… ¿Qué se le ofrece?.- Pregunta educadamente el joven ecutauro, sabía que su aspecto podría resultar desagradable o inquietante para algunos, por lo que decide mantener cierta distancia con el individuo de las katanas y esperar a que este diera el primer paso si quería estrechar manos o alguna otra cosa. –Tengo cerrado, pero si desea hacer algún encargo puedo atenderlo en un momento.- Abre la puerta del negocio, el cual contaba con un panel de madera reforzada con bandas de hierro al lado de la puerta, este panel podía levantarse, dejando ver el interior para mostrar la mercancía, refrescando el interior, y el panel servía al tiempo de tejado donde la gente podía buscar refugio de la lluvia, o sombra para protegerse del sol y quizás así vender alguna baratija. Estas iban desde adornos y utensílios cotidianos, a algunas armas, escudos, protectores de espinillas y antebrazos, brazaletes, y cascos sencillos pero de buena calidad.

El Ecutauro pasa tras una barra de madera, que separaba una zona donde atender clientes y exponer su artesanía a la zona de trabajo. El ecutauro toma papel y lápiz, tomando nota de lo que le hubiera dicho o le fuera diciendo el hombre, o si solo quisiera hacer una consulta, prestar atención a lo que le preguntara.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Vie Ago 15 2014, 02:30

Risk vio como el Ecutauro llegaba hasta donde estaba. Tiraba de un carro de mano con fuerza, donde tal vez traía nueva mercancía y algunos encargos. A Risk le pareció interesante la contextura de aquel hombre – bestia y no le pareció desagradable. Parecía ser alguien amigable y amable de buenos sentimientos y con ganas de poder sobresalir en un mundo lleno de hombres corruptos y egoístas. Risk vio como el Ecutauro entraba en su puesto y antes de hacerlo observo en carro que había estado tirando y pensó “Tal vez trae un cuerpo sin vida ahí, pero no, no lo creo, no debo pensar cosas raras”.  Risk entró en el puesto y notó enseguida el olor a metal combinado con un calor bastante diferente que no podía explicar de dónde provenía. El techo del lugar estaba sostenido con fuertes vigas de madera y de las paredes colgaban armas y armaduras a medio reparar. Unas pocas espadas estaban amontonadas en un rincón y algunos utensilios cotidianos sobresalían en los estantes.
 
Risk se imaginó que el Ecutauro tenía mucho trabajo por hacer, así que se acercó frente a él. Sostenía un lápiz y estaba listo para escribir lo que el muchacho iba a decir.  Risk se quitó la capucha, dejándose ver el rostro. Se llevó la mano a la cintura y se quitó las katanas, una de cada lado. Las coloco frente al Ecutauro y lo miro fijamente a los ojos.
 
-Mi nombre es Risk Meinz, no tengo profesión ni oficio determinado, la razón por la que he venido aquí es para ver si usted podría darle nueva vida a estas espadas que son tan preciadas para mí. No me pertenecían y no me fueron regaladas, las tome de mi maestro – dijo Risk mientras levantaba una de las katanas y la desenvainaba y la colocaba a lado de la otra – Se han convertido en parte de mí, en una extensión más de mi cuerpo, en una familia  y me entristece ver a mis hermanas así, sin casi filo. Sé que si tuvieran alma y voz, ellas llorarían al ver que no pueden ser me de utilidad para protegerme. Es por eso que quiero que las restaure para poder continuar mi camino en busca de un destino mejor. Tengo dinero para pagarle.
 

Risk no acostumbraba a hablar mucho pero en ese momento, algo en él había hecho que la lengua se le soltara frente a un extraño. Tal vez era por el hecho de que debía confiar algo importante a una persona que nunca había visto. Le sorprendía que tendría que confiar en alguien pero le alegraba que sea ese hombre - bestia que tenia delante. Su cabello era bastante parecido a los crines de un caballo y su piel no era muy diferente a la suya pero tal vez más resistente. Risk pensaba en las penurias que debía haber sufrido para adaptarse y sobrellevar su naturaleza en la ciudad y eso le agradaba.
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Philip Ecutauro el Lun Ago 18 2014, 23:54

El joven ecutauro escucha con paciencia y seriedad la presentación y la explicación que le da el hombre que se presenta como Risk, mira las katanas que parecían de excelente calidad pero que se la había dado mucho uso como así lo indicaba el descaste del filo de las hojas de acero. Toma algunos apuntes, como el nombre del cliente y el estado en el que entregaba las armas.

-El mío es Philip.- Se presenta el ecutauro mientras toma con delicadeza una de las armas, pidiendo antes con una mirada de sus ojos verdes a Risk.

Toma el arma con extremo cuidado y observa la hoja, poniendo el arma de forma que miraba también el largo de la hoja para asegurarse que estaba no se había doblado o combado de mala manera. Comprueba que la hoja estaba recta, con la curvatura necesaria , la empuñadura también estaba bien y la hoja no parecía “bailar” en la empuñadura, al parecer sólo necesitaban ser afiladas y pulidas.

-Entiendo perfectamente lo que dice.- le asegura el ecutauro que dejaba de nuevo la katana sobre el mostrador de madera. – ¿Cuándo tiempo estará en la ciudad? Aunque el afilado y el pulido no lleva mucho tiempo, tengo otros encargos… podría tenérselas preparadas para mañana por la noche o la mañana del día siguiente lo más tardar.- dice el joven potro, mientras toma un par de apuntes mas.- No será caro.- le asegura mientras espera paciente a que Risk le confirmara si quería que le preparase las katanas. –Hoy ya he cerrado, ha sido un día agotador y me dirigió a las termas comunales para darme un merecido baño…- se apresura a decir el potro, pues siempre le pasaba que todo el mundo tenía prisas en que le preparase o arreglase algún arma, pero sentía que no podía ni sujetar el martillo de forja, mucho menos ponerse con un trabajo tan delicado como afilar dos armas tan magnificas.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Miér Ago 20 2014, 22:46

Risk escuchó a Philip atentamente. Miro sus katanas y luego con una voz calmada le dijo:

-No importa el tiempo, no hay mucho que hacer en estos días para mi - dijo mientras se volvía a cubrir la cabeza con la capucha.

Entendía que el trabajo si quería ser bueno, no debía apresurarse y si el ecutauro necesitaba descansar para hacerlo debería esperar. Había escucho que los baños termales públicos estaban concurridos por aquellas días, ya que los hombres y mercaderes deseaban pasarse un buen rato tranquilos después de sus duros trabajos. Risk nunca había ido a uno, ya que el único lugar donde tomaba baños era en los ríos cerca a la ciudad. Le parecía un tanto interesante el hecho de conocer ese lugar pero no sabia si acompañar al ecutauro o ir por su propia cuenta.

-Podría acompañarte, digamos que yo también necesito un descanso han sido días difíciles. Tal vez en el camino me puedas contar algo acerca de tu gente y tu raza, estoy interesante en ello.

Risk no hablaba incoherentemente. En verdad estaba interesado en las costumbres de los hombres - bestia pero nunca había tenido una oportunidad para conocer alguno y preguntarle por ello. Aunque la gente no vería muy bien acompañar a un humano con un ser tan diferente a ellos, a Risk poco le importaba eso. El no buscaba reconocimiento de nadie y no le importaba que dijeran.

Se acomodo el cinturón y por un momento se sintió extraño al no tener sus katanas en la cintura. El peso que se había restado de su cuerpo era una sensación un tanto incomoda pero sabia que no iba a ser por mucho tiempo.
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Philip Ecutauro el Vie Ago 22 2014, 00:09

Parece que el hombre aceptaba sus condiciones, tomando la nota que había escrito, y la pone en un clavo que había en una estantería alta donde guardaba algunas de las herramientas que usaba, en junto a la nota de Risk había puesta antes otras tres notas. Saca un cajón largo de madera de debajo del mostrador, al abrirlo se ve que estaba forrado con lana, toma las katanas y las guarda, envolviéndolas en lana y trozos de tela. Tras cerrar la caja, se dirige a una especie de armario de metal, y deposita en este la caja de madera, echa una llave que saca de uno de los bolsillos del cinturón del taparrabos. Cuando el otro le dice de acompañarlo a las termas, el joven ecutauro encoge los hombros.

-Claro, con suerte no habrá mucha gente.- dice mientras sale de detrás del mostrador he invita a Risk a salir fuera.- Voy a guardar el carro y coger mis cosas.- dice el ecutauro, cerrando la puerta del negocio y luego dirigiéndose a por el carro.

Tras abrir el portón y guardar el carro, tarde unos minutos en salir con un pequeño baño de madera, donde había una toalla y un trozo de jabón. Le hace una señal para que lo siguiera por la calle, la cual estaba limpia y adoquinada, el sol ya casi se había ocultado y los serenos iban encendiendo las farolas de aceite de las calles.

-Al lugar dónde vamos podrás conseguir estas cosas… -dice alzando el pequeño baño de madera con toalla y jabón. –Y sobre mi gente hay muchas cosas que contar…-dice con una mueca pensativo, rascándose una quijada con una mano, mientras con la otra llevaba sus cosas. –Pertenezco a los ecutauros, y somos un clan bastante unido, tenemos nuestras propias leyes y costumbres. Yo pertenezco al clan de los Cascos de Hierro, y somos 4 clanes en total, los Cascos Firmes viven junto a nosotros, los Crines del desierto viven en zonas desérticas y son los que mas comercializan con los productos que elaboran los otros clanes. Los Cascos de Oro, explotan las minas, y son buenos trabajando los metales preciosos.-Los cascos herrados del ecutauro iban resonando en los adoquines de la calle, mientras alrededor iba oscureciendo y la calle era iluminada por las farolas y la luz que salía de las ventanas de las casas. –Los Cascos de Hierro somos excelentes guerreros, herreros, agricultores y producimos el mejor vino y aceite de oliva de la región. Como ves somos de una estatura y complexión parecida a la de los humanos. Los Cascos Firmes no tienen una habilidades en concreto, pero destacan por su tremenda fuerza y su gran tamaño, hay quien podría compararlo con los caballos percherones, son realmente grandes. Los Crines del Desierto, son gráciles y elegantes, como los elfos o los caballos árabes, como he dicho son comerciantes y entre ellos hay grandes hechiceros. Los Cascos de Oro son grandes artesanos del metal, también hay artistas e inventores, crean poesía y obras de arte. Son algo achaparrados, como los enanos o los ponis. –Terminan por llegar al lugar de las termas.

Había poca gente, parecía una casa muy antigua aunque la fachada estaba bien cuidada, no había mucha gente en la entrada, mas bien era gente que salía, el ecutauro ya era un habitual, de modo que no levanta muchas miradas de desaprobación o sorpresa, paga unas monedas en el mostrador donde el dueño lo saluda con un gesto de cabeza. Philip espera a que Risk pagara y luego lo guía hasta los vestuarios, allí el ecutauro deja sus cosas de aseo en un bando y acercándose a un hueco vacío de una de las estantería, se dispone a dejar su cinturón y su taparrabos de piel, no sin antes colgarse la llave que antes había guardado, del cuello con un cordel de cuero. El ecutauro no parecía incómodo mostrando su desnudez, ya que la parte que ocultaba con el taparrabos no se diferenciaba mucho de un caballo, la zona era de piel suave y oscura como la del hocico, sin pelaje. Los testículos estaban en el exterior y el pene en el interior, indicada la zona por donde salía con una funda de piel.

-Hay mucho que contar, pero si me haces alguna pregunta en concreto no me temo que estaría hablando los próximos dos o tres días como mínimos.-dice lanzando una carcajada divertido, pues suponía que con lo que había contado ya Risk estaría un poco harto, o quizás se equivocaba, al ecutauro no parecía molestarle contarle cosas sobre su raza, costumbres y cultura.

Espera a que Risk dejara su ropa y sus pertenencias antes de coger sus cosas de aseo he ir a las termas, a Risk le habrían entregado un baño como el suyo, un trozo de jabón nuevo y una toalla limpia. Entran en una sala llena de vapor, alicatada de tonos suaves, en las paredes, a izquierda y derecha, habían banquetas de madera frente a grifos de agua, al fondo estaban las termas. En el lugar había un grupo de 4 o 5 personas que hablaban animadamente en la terma. Philip toma asiento en una banqueta, frente a uno de los grifos y empieza a llenar el baño de madera, dejando la toalla en una pequeña percha por encima del grifo para que no se mojara.

-Debes tener en cuenta de que todo lo que te cuenta no tiene que ser como viven otros hombres-bestia, los ecutauros nos mantenemos separados de otras especies de hombres-bestia.- dice el ecutauro, que se había quitado los abalorios y sujeciones de las crines en los vestuarios, por lo que estas se veían mucho más largas.

Una vez lleno el baño se lo echa por encima, repite el proceso dos o tres veces antes de empezar a enjabonarse la cabeza. Espera paciente a las respuestas y preguntas de Risk mientras se escuchaba de fondo las risas y chanzas de los hombres, que no dejaban de contar historias picantes y chistes verdes.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Vie Ago 22 2014, 00:54

Risk comenzó a lavarse el cabello con el jabón. La espuma que brotaba de este era clara y suave pero aun así un peligro para los ojos. No se lavaba mucho el cabello así que era raro que lo hiciera pero sabia como. Luego se paso el jabón por el cuello y se froto con fuerza.  Risk nunca se había imaginado la situación en la que estaba pero suponía que no era tan inusual. Había estado escuchando todo lo que Philip había dicho y aun así habían cosas que le llamaban la atención.  Claramente suponía que al ser mitad humanos y mitad bestias debían tener más fuerza que los humanos comunes por lo que eso le daría ventaja en luchas e incluso a la hora de ejercer trabajos como lo hacia el ecutauro que tenia enfrente.

-Considero que tu raza es bastante hábil para relacionarse con lo humanos, la manera en que trabajan en las cosas por lo que me cuentas y su esfuerzo debe haberles dado un buen lugar al momento de considerar una flujo de economía bastante estable para una ciudad.

Risk sabia muy bien que si decía las cosas de una manera que se entendiera pero a la vez no podría confundir a Philip.

-Es decir, ustedes deben haberse ganado una consideración importante en la vida de los humanos, eso sin mencionar la fuerza y destreza que tiene tu raza

Siguió sentado enjabonándose el cuerpo, sonrió y luego dijo:

-Espero que no te inquiete lo que te voy a decir pero yo soy un caza recompensas, en mi oficio he aprendido que la información sobre nuestros objetivos es imprescindible antes de aceptar un trabajo pero no es por ello por que te he acompañado, es por que todo lo que no sea humano me interesa, personalmente creo que obtendría buenos descuentos si te conviertes en un buen amigos, no.- Risk dijo lo ultimo en un tonó burlón y luego sonrió - No somos muchos caza recompensas en la ciudad, tal vez a lo más haya 12 o 13, antes eramos más, algunos realizábamos trabajos de protección o guardia para mercancías importantes pero la guardia comenzó a informarse de ello y comenzaron a cazarnos. Algunos están en prisión y otros se fueron a otras tierras.

Risk recodó que un caza recompensas joven , que le había pedido ayuda, se había vuelto su compañero. Sin embargo, la vida fue cruel con el y murió antes de que pudiera gozar de su juventud. Una flecha de un arquero de la muralla le a travesó la espalda y le perforo el pulmón. Estuvo agonizando frente a Risk durante 2 días seguidos hasta que en su ultimo aliento, el chico le dijo a Risk que no era tan malo tener amigos.  

- me gustaría conocer tus tierras algún día, a tus clanes y a tu familia - dijo mientras volvía en si

Risk sabia que tal vez lo que pedía era demasiado para el ecutauro, ya que exponer a su gente de esa manera a un desconocido para nadie seria fácil. No sabia si Philip tenia familia o si la había perdido, calvez el hecho de mencionarlo lo incomodaría.

-Lamento si te incomode con ese comentario, creo que no diré nada más
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Philip Ecutauro el Vie Ago 22 2014, 23:56

El ecutauro se frota las crines de la cabeza con energía, haciendo espuma y eliminando la suciedad de los últimos días. Tras enjabonarse, empieza a echarse varios cubos de agua caliente encima hasta que elimina la espuma del todo, luego empieza a frotarse los brazos y el pecho. Se había sentado un poco de lado a Risk, para poder mirarlo cuando hablasen y no darle la espalda. El ecutauro asiente antes las palabras del hombre.

-Sí, no tenemos más remedio, aunque los Cascos de Hierro somos un poco más reservados con tratos con humanos. Nuestros congéneres, los Crines del Desierto, son los que más tratan con los humanos, nosotros les entregamos los productos que fabricamos y a cambio nos dan productos que nosotros no podemos fabricar por nosotros mismos, o productos humanos, como sal y azúcar.
-El ecutauro empieza a lavarse el estómago, entre las piernas y las piernas. Luego coge un cepillo largo para frotarse la espalda que había colgado junto a la pared, y empieza a frotarse la espalda. –Yo creo que menos los mercaderes con los que los Crines del Desierto tratan directamente, ningún humano sabe de dónde salen los productos ecutauros que consumen, de echo dudo que sepan siquiera que son ecutauros lo que fabrican el aceite o el vino que beben.

Mientras hablaban, los cinto tipos que estaban en las termas, salen del lugar, siguiendo con sus risas y sus bromas. Philip se quita el jabón del cuerpo echándose baños de agua caliente por encima, luego se pone a frotarse y enjabonar la espesa cola de crines. Alza una ceja sorprendido cuando el otro le explica que era caza recompensa, guarda silencio dejándolo hablar, mientras se frota la cola y se pasa los dedos entre las crines para desenredarlas.

-Bueno, no me importa a que os dediquéis, pero es imposible que no me inquiete la idea de que has aparecido muy oportunamente para aprender sobre los miembros de mi raza.- dice con una medio sonrisa, divertido, mirándolo de arriba abajo como si intentara hacerse de nuevo una idea de quien era aquel hombre realmente. Lanza una carcajada.- ¿Descuentos? ¿Sobre qué? Yo no hago descuentos en mi trabajo.- dice con un brillo divertido en los ojos verdes. Chasquea la lengua con disgusto ante lo que le cuenta que empezaron a darle caza. –Siempre le complican las cosas a la gente que trata de ganarse la vida honradamente.- dice asintiendo serio.

Se termina de enjabonas la cola y se la enjuaga con barreños de agua hasta eliminar toda la espuma, tras lo cual se pone en pie sacudiendo un poco la cola y las crines, caminando hacia las aguas termales del fondo. Tras meterse en el agua se sienta, llegándole el agua por el pecho.

-Bueno, lo siento mucho Risk, pero nadie que no sea ecutauro puede entrar en nuestro territorio sin el permiso del consejo, y sólo soy un joven ecutauro que fue arrancado de su hogar a la fuerza.
- dice mientras se echa agua en la cara con las manos y cierra los ojos para relajarse. –No me importa si quieres que te cuente algo más sobre nuestras costumbres, leyes y celebraciones, por ejemplo, los ecutauros rara vez llevamos prendas de ropa, excepto los Crines del Desierto que usan holgadas túnicas para protegerse del sol y la arena. En mi aldea solo usan prendas de ropa, por necesidad o identificación. Como un herrero o un soldado.- Explica mientras se recuesta en la pared del fondo, apoyando los codos en el borde de la terma.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Dom Ago 24 2014, 19:33

Risk no quería ser muy entrometido en los asuntos del Ecuatauro pero el interés se había hecho más grande. Se enjuago el cabello y luego todo el cuerpo, mientras veía como Philip se alejaba y se metía en la terma del fondo. Risk se puso de pie y camino hacia la misma terma. Se introdujo en el agua. La sensación fue bastante agradable, ya que el agua cubría parte de su cuerpo. Nunca antes había estado tan relajado. Risk se apoyó de la misma que estaba Philip y mirando el techo de aquel lugar dijo:
 
-Reglas he?, supongo que la organización de tu gente es bastante cerrada, la tradición y cuidar a los suyo les hacen ser así.- Risk se detuvo por un momento y miro el agua transparente que le rodeaba - Supongo que has vivido alguna que otra cosa respecto a los tuyos, me gustaría escuchar alguna historia, si no te molesta
 
Risk quería escuchar algo acerca del ecutauro.  A veces le gustaba escuchar lo que las personas le relataban con gran emoción. Risk sabía escuchar a las personas, no era del tipo de hombres que le cansaban las palabras, era alguien paciente y curioso con lo que le rodeaba.  
 
Movió un poco sus piernas agitándolas suavemente sobre el agua para que sus músculos se relajaran.
 
-Por  ejemplo Philip como son vuestras mujeres?, seguro que sus familias son muy unidas,  ha habido conflictos entre los clanes?, han luchado con alguna otra raza?, has visto algo extraño dentro de tu gente que te parezca inusual?.
 

Risk quería saber más, no solo por el hecho de querer aprovechar al máximo aquella oportunidad sino porque siempre le había gustado conocer nuevas cosas.  No muy lejos de donde estaban ellos había tres hombres hablando y haciendo graciosas bromas acerca de lo que habían pasado en el día. No notaron que Risk y Philip hablaban tranquilamente en la terma del fondo y Risk no había notado que conocía a esos hombres, ya que era caza recompensas al igual que él.

"Seguro que se pregunta, que es lo que quiero saber exactamente solo espero que lo que le mencioné no le incomode", pensó mientras mira al ecutauro esperando algunas palabras de respuesta.
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Philip Ecutauro el Miér Ago 27 2014, 18:59

El ecutauro disfrutaba de las termas, tenía los ojos cerrados y la cabeza echada atrás, las crines de la cabeza se le pegaban mojadas en torno a la cara y entre los ojos, cuando escucha al hombre acercarse, lo mira sin pudor como camina hacia tas termas y entra. No puede evitar lanzar un resoplido divertido, con una media sonrisa, algo del cuerpo de Risk le había causado gracia, pero no dice nada al respecto, se limita a escuchar al hombre.

-Bueno, yo no diríamos que somos cerrados… más bien cautelosos, en el pasado vivimos tiempos muy difíciles, siendo esclavos  y usado para toda clase de fines… -encoge los hombros.- Nosotros no pensamos hacer lo mismo, pero tampoco vamos a permitir que la historia se repita. -Se rasca una quijada sonriendo de medio lado, cuando el hombre le pide que le cuente alguna anécdota.- Bueno he vivido unas cuantas.- dice lanzando una carcajada divertido. –De donde vengo hay aguas termales parecida a estas… hay varias cuevas donde las hay, una están destinadas a machos y otras a hembras, los potrillos menores de  6 años pueden entrar con sus madres a las termas femeninas.  Hay otras termas que son en teoría “secretas”, unas termas mixtas donde los ecutauros van a charlar de temas picantes o bélicos,  o a... bueno… buscar cierta compañía.- dice sonrojándose un poco el hocico del ecutauro.- Somos bastante liberales con respecto al sexo, y si eres mayor de 16 años, puedes ir a estar termas a  divertirte con alguna charla o escuchando historias de antiguas batallas o de como un macho conquisto el corazón de una potra y que técnicas uso para hacerlo…-dice con un brillo divertido en los ojos. – Es un lugar que de lo que se hable u ocurra no sale de ese lugar…- se estira perezoso, no quería centrarse mucho en aquel tema, pues algunos recuerdos le resultaban bochornosos y otros, bastante nítidos en su mente, hacía que la sangre empezara a hervirle en las venas.- Te podría contar otras muchas historias, de cómo conocí a la primera potra de la que me enamore o de como abatí a mi primer ciervo en los densos bosques del valle…¿De qué temas prefieres la historia? .- pegunta mientras mete las manos bajo el aguay se desliza hasta que el agua le llega al hocico.

Mira hacia el hombre divertido cuando le pregunta sobre las hembras de su especie, se alza de nuevo y se rasca el suave hocico de piel oscura.

-Bueno, son muy hermosas, al menos a mí me lo parecen. Tienen el cuerpo cubierto de pelaje como los machos, pero sus caderas son algo más anchas, sus cinturas más estrechas, tienen pechos, normalmente bastante generosos y su sexo… bueno, supongo que es como el de las yeguas o las humanas.- dice  mientras alza la vista al techo.- Suelen ser algo más baja que los machos, su cabeza más gráciles y sus crines más largas. Desprenden un aroma agradable, que a veces hace cosquillear el hocico.-dice con el hocico rojo al recordar ciertas cosas.-  Suelen ser las hembras  ecutauros o yeguas como las llamamos las que llevan el tema político, nuestras creencias y hacen cumplir las reglas. Los machos también tienen voz y boto en todo eso, pero es el consejo, formado sobre todo por yeguas las que tienen el poder de tomar las decisiones importantes. En combate, luchan tanto ecutauros machos como hembras, pero en este caso somos los machos quienes tenemos la voz cantante.

Mira hacia el humano cuando le pregunta lo de los enfrentamiento entre clanes.

-Bueno, al principio hubo disputas por lo territorios, pero eso quedo solucionado pronto, rara vez ha habido un enfrentamiento entre clanes que a llevado a las armas….- carraspea y baja la mirada avergonzado. – Una vez, cuando era un potro de 13 o 14 años fui castigado por el clan Crines del Desierto, en una visita en la que iba con mis padres… un mal entendido con la joven hija del jefe del clan y de la portavoz del consejo… - encoge los hombros con una sonrisa culpable.- fue mi primer amor, ninguno sabíamos que ella estaba comprometida con otro macho… por suerte o desgracia, según quieras verlo, nos pillaron antes de que los besos, caricias y arrumacos fueran a algo más… “intenso”. Se demostró que ambos seguíamos vírgenes y a mí me humillaron públicamente haciéndome llevar un llamativo taparrabos de “castidad” durante 3 semanas, a ella no sé si le hicieron algo parecido, no volví a verla desde que nos descubrieron en el oasis de su clan… Luego, al cumplir los ella los 16, me enteré que se casó con un joven potro de otro pequeño clan de Crines del Desierto, para reforzar alianzas y todo eso…- dice con un gesto vago de la mano, como sin querer darle más importancia al tema. –En cuanto a tus otras preguntas, sí, hemos tenido enfrentamiento contra humanos y algunos hombres bestias, como los lobos o los leones, pero todo eso ya quedo solucionado.  ¿Y algo extraño? No, nada que yo considere extraño, sólo sé que el invierno debería haber acabado y cuando fui capturado para venderme como esclavo, aún continuaba. – El potro lanza una mirada a los hombres que había cerca de ellos pero no le presta mayor atención.

En aquel momento, un grupo de unos 5 hombres entran en el lugar, iban desnudos excepto por llevar toallas en la cintura, tenían bastante mala pinta, parecían piratas o esclavistas. Philip no repara en ellos de momento, pero uno de ellos lo mira abriendo los ojos como platos, d aun codazo al que parecía el jefe y empieza a señalar a Philip con un gesto de la cabeza, todos los hombres miran a Risk y a Philip.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Sáb Ago 30 2014, 19:48

Risk escucho todo lo que Philip dijo, al ver que se preocupaba por cambiar de conversación y de tema, Risk sonrió. El hombre miro el agua tibia y casi transparente de la terma. Le había gustado aquella primera visita y sabía que alguna vez tendría que volver para relajarse, solo esperaba que no se le hiciera costumbre ya que prefería no gastar su dinero e ir al rió a bañarse. Recordó que una vez mientras lo hacia una dama de alta alcurnia paso por donde él estaba, lanzo un quejido de espanto al verlo desnudo y su cara se puso roja para luego cubrirse con las manos el rostro. Risk supuso que las mujeres tenia ciertos recelosos para con la privacidad y pudor de los hombres pero en ese momento el no conocía eso. Quiso acercase como estaba a pedirle disculpas pero desde donde había llegado la mujer en su caballo, llegaron dos hombres más, vestidos con túnicas y cinturones marrones con espadas enfundadas y símbolos de alguna casa de reputación, desenvainaron sus espadas y le recriminaron a Risk el haber puesto a su señora en una situación tan vergonzosa. Al final el hombre tuvo que huir desnudo cruzando el rió para que no que aquellos guardias no le alcanzaran.

No se había percatado de la presencia de los 5 hombres que estaban mirándolos. Cuando lo hizo, se les quedo mirando. Risk sabía que de algún lugar los había visto pero no recordaba donde. Al ver que parecían interesados en su compañero y tal vez en él, fue precavido para hablar.

-Perdonen pero si no les molesta, estamos tratando de relajarnos, sus miradas no nos lo permite y creo que si quisieran algo ya nos lo hubiera dicho, además no creo que mi compañero los conozca, ya que…

Lo recordó en ese instante. No recordaba bien cuál era su oficio en los muelles de Lunargenta pero sabía que intercambiaban mercancías robadas de otros lugares e incluso de barcos militares náufragos por dinero. Algunas veces capturaban a algunas personas desprotegidas y las vendían como mano de obra o esclavos a dueños crueles y sin remordimiento. Recordó lo que Philip le había dicho antes, lo capturaron muy joven y lo vendieron como esclavo. Risk sabía que era ello, ya que él había visto con sus propios ojos la degeneración de aquel acto. Se hubiera sentido más tranquilo si sus katanas estuviera con el pero si algo malo pasaba debía solo defenderse con sus puños. Sabía que tal vez aquellos hombres querrían capturar a Philip para volver a venderlo pero esta vez Risk estaba con él, aunque el ecutauro ya no era tan indefenso como cuando lo hicieron otros. Tenía las manos libres y estaba preparándose para reaccionar a cualquier evento inesperado.
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Philip Ecutauro el Vie Sep 05 2014, 13:30

El potro estaba tan distraído y relajado en la terma, que no había prestado atención a los hombres que habían entrado hasta que Risk no les dirige la palabra, entonces el potro también los mira y se pone tenso, lanzando un resoplido tenso y enfadado.

-Creo que estos tipos no son muy charlatanes Risk…-dice el ecutauro mientras lentamente, con los músculos tensos, se levanta de la terma, chorreando agua, manteniendo las orejas equinas hacia atrás y pegadas al cráneo, señal inequívoca en un caballo que se disponía a atacar o amenazar a alguien.

En ese momento, los tipos dejan caer las toallas y aparecen con taparrabos o ropa interior, donde llevaban sujetas algunas armas, como porras y cuchillos. Los cinco tipos empiezan a abrirse en abanico, mientras uno de ellos pedía a los otros tres que estaban en las termas que salieran, otro da un paso y señala a Philip con una de las porras, una vara de gruesa madera oscurecida por manchas de sangre.

-Ese esclavo viene con nosotros.- dice el tipo, que era completamente calvo y tenía una cicatriz que le cruzaba el rostro.

El ecutauro muestras los dientes en una mueca feroz y nada más cruzan la puerta los otros tres hombres que se estaban bañando, todos se lanzan enarbolando porras y cuchillos. Philip pasa de un salto el borde de la terma, pero en vez de enfrentarse directamente a los tipos, se da media vuelta, apoya las manos en el borde de la terma que estaba a la altura de las rodillas, coge impulso con las piernas pegando las rodillas al pecho y lanza los cascos herrados contra dos de los tipos. Los cascos herrados de los pies de Philip, golpea a dos de los tipos en el pecho y salen volando por los aires, una de las porras de madera, salen volando hacia arriba. Al tiempo que Philip se volvía de nuevo hacia ellos con gesto desafiante, alza una mano y la porra de madera cae en su mano. Los otros tres tipos se quedan mirando pasmados como sus dos compañeros se retorcían en el suelo, jadeando en busca de aire. Con un grito, de furia, el tipo calvo se lanza a por Philip enarbolando la porra de madera, el sonido de madera entrechocando resuena en las termas y los otros dos tipos tratan de rodear a Philip, ignorando a Risk, pensando que el humano desarmado no intervendría en la pelea.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Jue Sep 11 2014, 02:31

Risk vio como Philip respondió a las amenazantes palabras de uno de los 5 tipos que estaba frente a ellos con patadas muy fuertes a sus compañeros. La fuerza que generaron sus patadas hacia atrás dejo claro que aquel ecutauro era alguien que sabía defenderse bien. Los dos hombres a los que golpeo volaron por los aires chillando de dolor al caer al suelo. Sus rostros habían empalidecido y jadeaban rápidamente, el gesto de sus rostros era claramente de temor por la rápida reacción del hombre – bestia quien no dejo ser predecible en ese momento ya que una de las porras de madera cayo en su mano y se preparó para enfrentarse a los otros tres. Risk salió rápidamente de la terma colocándose a lado del grupo de contendientes.

-Hey – escuchó desde atrás. Uno de los hombres que había visto antes en las termas contiguas le lanzo dos trozos de madera medianos. Los cuales reconoció rápidamente como una escoba. Uno de ellos había roto a la mitad una escoba de madera con la que solían limpiar el piso de piedra gris cuando las termas cerraban.

Risk los miro y los reconoció en ese momento. El los conocía y ellos a él. Era bien sabido que aquellos tres hombres eran los mejores caza recompensas de la ciudad y Risk los había visto algunas veces cuando intentaban atrapar a toda una banda de criminales para cobrar una gran suma de dinero por hacerlo. No sabía sus nombres pero si sabía que eran igual que él. Uno de ellos tenía el cabello largo que le llegaba hasta la cintura, era de color negro y su complexión alta y atlética le hacía ver imponente. Una cicatriz en diagonal en todo el pecho, le dio a Risk la idea de que se le había producido en alguna batalla. Sus otros dos compañeros tenían el cabello de color rubio, ojos marrones algo más bajos pero de la misma contextura.

Risk recordó en ese instante las reglas que se habían dado en una reunión general de caza recompensas en la ciudad. Ningún caza recompensas intervendría en los asuntos de otro a menos de que este se lo pidiera. El muchacho sonrió y se giró para ver a Philip y sus tres atacantes.  Ahora ambos estaban armados, Risk de alguna forma sabía que podría derrotar a los tres a pesar de solo tener dos trozos de madera. Su estilo de manejo de dos armas le había dado la capacidad de enfocar su fuerza en cualquier cosa que tuviera en sus manos, aunque claramente no se sentía cómodo con las improvisadas armas que tenía, era mejor que nada. Dos de los atacantes de Philip lo miraron de reojo y se giraron hacia a él, cargando con sus porras para golpearlo.

“Solo debo concentrarme”, pensó mientras cerraba sus ojos por unos momentos, sintió las rápidas pisadas que daban sus atacantes en el suelo frio de piedra. Abrió los ojos y cuando lo hizo, tenía a los dos hombres encima. Uno de ellos bajo rápidamente la porra de madera que tenía levantada para golpearle en la cabeza pero el ágil movimiento de Risk le hizo pasar de largo mientras él le golpeaba en la espalda un fuerte golpe con la madera, el hombre perdió el equilibrio cayendo hacia adelante. El otro hombre llegaba desde el costado, moviendo su porra para romper su brazo izquierdo. Risk lo vio y reacciono rápidamente cubriéndose con ambos trozos de madera, los cuales aguantaron la fuerza de la porra. Risk dio un empujón con fuerza hacía con ambos trozos de madera. El hombre que lo había atacado retrocedió unos pasos pero no pudo reaccionar ante el rápido movimiento de Risk. Atacaba desde abajo, ya que la guardia de su mentón estaba abierta por haber atacado con tanta fuerza y en su mala posición ni siquiera pudo cubrirse. El golpe llego de un movimiento de elevación del brazo de Risk y le dio de lleno en la cara. Le hizo elevarse unos centímetros del suelo para caer de espaldas, casi inconsciente.
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Risk Meinz el Dom Oct 19 2014, 16:27

Risk había acabado con los dos hombres que lo habían atacado. Vio como Philip terminaba golpeando al líder grupo con la porra de madera en el estómago. Risk notó que los otros cazas recompensas se habían ido y solo estaban ellos. Tiro al suelo los trozos de madera con lo que había luchado y salió de la zona de las termas para coger sus cosas. Se vistió rápidamente y cuando terminaba de hacerlo Philip apareció detrás de él. Mantuvieron una conversación durante un momento. Philip se reía y Risk también, ya que hace algunos momentos había sucedió algo de lo que antes habían estado hablando.  Luego de hablar unos minutos, ambos salieron del local en dirección al puesto de Philip. Atardecía y Risk decidió despedirse del hombre bestia para dejarlo hacer su trabajo.
 
Algunos días después Risk regreso a recoger sus espadas ya mejoradas.  Cuando regresó Philip lo recibió con una sonrisa.
 
-Tengo lo que buscas, dame un momento – le dijo mientras terminaba de calentar el horno donde fundía los mentales.
 
Fue a la parte trasera y regreso de entre una habitación pequeña, donde supuestamente guardaba las cosas y trabajos ya terminados. Risk tomó sus katanas con mucha ansiedad. No las había tenido en algunos días y se sentía muy extraño. Al desenfundarlas, vio que su filo era increíblemente fino y que estaba bien pulida.
 
-Excelente, parece nuevas
 
El ecutauro sonrió al ver que le había agradado su trabajo. Risk le pago lo que habían acordado y ambos se dieron la mano.  Risk le agradeció a Philip por lo que había hecho por sus katanas y se marchó con una gran emoción en su corazón al ver a sus compañeras relucir como si hubieran vuelto a nacer.


----------------------TEMA TERMINADO-----------------------
Risk Meinz
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscándose la vida. [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.