[Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Thorn el Lun Ago 25 2014, 18:47

I La reunión
El sabor de la mar, su olor, su textura… todo eso y más intentaba meterse al puerto de Lunargenta a través de la tempestad que se estaba dando. Por suerte y era verano, el viento pronto amainaría y el sol del atardecer regalaría sus últimos rayos a los valientes que aún permanecían fuera de sus camas. En uno de los múltiples fondeaderos se podía escuchar la voz de un capitán, fuerte y segura como las decenas de lunas que tenía la madera de su barco.

-¡Levanten las velas y amarren este barco! ¡Marinero! No estamos para ver el paisaje, limpie la cubierta y ¡ustedes! Despertad a los vagos que están allá abajo, iremos a por más tripulación y a abastecernos. Partiremos lo antes posible.

*  *  *
-Dijo usted señor…

-Calvarian, señor

-Claro, Calvarian, que tiene experiencia en este tipo de cosas…

-He sido marinero durante toda mi vida señor…-dijo el hombre con su gorro entre sus manos arrugadas y llenas de callos-

-Por supuesto… puedo ver que habla con la verdad. Diríjase a la barra y espéreme allí. Pida algo, será cortesía del capitán Penique, quién le está hablando.

Al parecer no era una recluta normal la que se realizaba en diversas tabernas alrededor del muelle. Se buscaban perfiles específicos. ¿Serían capaces de encontrarlos los delegados de ese capitán?

Instrucciones: Hagan contacto con cualquier persona del barco, y no quiero que todos estén igual. Recuerden que los marineros tienen que abastecerse y tal. Sean originales.


Última edición por Thorn el Miér Ago 27 2014, 19:51, editado 1 vez (Razón : Error de dedo)


[
Thorn
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 807
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Alfhild Rush el Lun Ago 25 2014, 20:20

Después de cobrar la miseria que Emiria les había pagado a Eonishia y a ella y tras comprarse un bonito vestido de tela, especial para dragones, el cual le había encantado pues era tal y como lo quería, no, era mejor. ¡Mucho mejor!

Era un largo vestido de terciopelo lila oscuro ceñido en la parte superior, en la cintura tenía un trozo de tela del mismo color con bordados dorados que se dejaban caer como un cinturón, ese tipo de bordados también se podían ver en la separación de los tirantes a las finas mangas de un lila más clarito de larga y semitransparente seda que bailoteaba de forma etérea al comas de los saltitos de pastorcilla que iba dando la dragona feliz de estrenar un vestido tan bonito. No es que Alfie fuese una mujer especialmente coqueta, pero esa había sido su primera compra en Lunargenta y como no recordaba nada, ese era para ella el vestido más hermoso que había llevado nunca y eso la hacía sentirse feliz.

Detuvo sus pasos cerca del puerto, donde se quedó mirando cómo cargaban unos enormes barcos.

<< Nunca me he subido en un barco… Que yo recuerde… >>pensó mientras veía como con unas poleas y unas gruesas cuerdas subían una enormes cajas, automáticamente se llevó la mano a su bolsa de aeros, bolsa que por cierto había vaciado por completo al comprar su vestido nuevo, Alfie infló de aire sus mejillas<< A que me cuelo… >>se retó a sí misma, cuando escuchó al parecer el capitán de un barco cercano decirle a alguien de su tripulación que buscase a gente. Sonrió ampliamente << Allá voy… >>decidió, pero cuando fue a llegar hasta donde estaban los hombres un carro medio descontrolado la hizo apartarse súbitamente-. ¡He! –exclamó enfurruñada pero el carro se alejó sin más. Sin hacer más caso que eso al accidente volvió a voltearse hacia aquellos marineros, pero los vio alejarse por un callejón-. ¡He esperadme! ¡Que quiero subir al barco! –exclamó empezando a correr detrás de los hombres, que ni se habían percatado de su presencia pues estaba demasiado lejos.

Entre tropezones y choques de tanto en tanto con algún pobre peatón, Alfhild siguió a los marineros hasta una taberna, ella les siguió de muy cerca y con una sonrisa de oreja a oreja cargada de emoción ante la idea de ir en barco.
Era una taberna bastante humilde, más bien chiquitita y al estar cerca del puerto estaba abarrotada de marineros, que bebían cómo gorrinos, contaban sus batallitas con detalles de cosecha propia, otros se golpeaban, insultaban a las madres de otros o se lanzaban comida entre ellos mientras la dragona observaba e panorama divertida

<< Pero que brutos son >>rió, pues por lo que veía ser sucio, mal hablado e incluso mal oliente era un requisito necesario para ser marinero. Hablando de marineros, los que la dragona seguía, estaban siendo acompañados hasta las bodegas del local, pues al parecer, el propietario iba a ayudarles a abastecerse. Ella se acercó a las escaleras que bajaban a la bodega, miró a los lados y disimuladamente bajó tras ellos. Se asomó por el marco de la puerta y les vio cargando cajas y parloteando sobre lo mucho que necesitaban encontrar tripulantes aptos, eso llamó la atención de Alfie que no se lo pensó dos veces y con todo el morro del mundo atravesó el umbral de la puerta exclamando

-¡¿Buscáis tripulación?! ¡Pues aquí estoy! –con los brazos en la cintura una amplia sonrisa y en una actitud confiada con una aplastante seguridad en sí misma. Olvidando por completo que no sabía nadar.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Verdammt Blot el Mar Ago 26 2014, 01:36

Las luces del día entraban por la ventana de la habitación en la que Verdammt, nuestro joven aventurero se encontraba aposentado, había llegado a aquella ciudad tratando de buscar un empleo estable, pero de seguro aceptaría casi cualquier otro trabajo a cambio de obtener el suficiente dinero como para vivir, le esperaban muchas aventuras por delante y estaba seguro de que no serían tan buenas sin el apoyo económico aunque fuese mínimo, por esa razón él partió a una ciudad tan grande como Lunargenta y por aquella razón había estado varias veces en peligro de disecarse a causa del terrible calor que hacía en aquella zona, era verano y él se trataba de un hombre del norte que pese a haber viajado pocas veces se había enfrentado al verano, es más, lo huía, aunque eso de que había estado en peligro de disecarse no era más que otra de sus exageraciones.

Como cada mañana, Verdammt se levantó y limpió su armadura y sus armas, aquello era un rito que realizaba cada día y cada mañana al levantarse, dado que aquellas pertenencias eran muy preciadas para él y no quería que el tiempo las fuese dañando que ya suficientemente se dañaban con los enfrentamientos a los que estaba sometido día tras día, mas, prefirió no darle más vueltas a aquel tema y proseguir con lo suyo.

Una vez preparado su equipamiento decidió echar un vistazo en la habitación, en la cual encontró a su amigo en una de las esquinas de esta, durmiendo hecho una bola con las sábanas, qué adorable se veía en aquella postura el joven vampiro, el cual las luces del día no podían alcanzar gracias a lo alejado que se encontraba de la ventana a lo que Verdammt recordó que él no había pasado la noche durmiendo, así pues decidió dirigirse hacia el cuerpo de su amigo para acercarse, lo que aparentemente fue malo.

El cuerpo de Zinkreirk olía fuertemente a alcohol así que acto seguido pasó a girar su cuerpo para así encontrarse el saquito en el cual depositaban sus fondos completamente vacío, nuestro joven aventurero tras ver esto no supo si seguir presenciando a su amigo o si sin embargo acabar con su absurda vida allí mismo pero prefirió abandonar aquella habitación con lo puesto y con el saco vacío y partir en busca de trabajo.

Verdammt viajó a lo largo de todas las calles de Lunargenta, tratando de buscar un lugar en el cual alguien pudiese enterarse de los últimos rumores y también de los últimos trabajos que podría haber en aquellas épocas del año, el lugar fue fácil de encontrar, ya que las tabernas suelen ser los lugares más llenos de lo que el joven caballero de dragón estaba buscando pero, al llegar lo único que pudo encontrarse dentro fue una gran cantidad de marineros sucios y borrachos pero había que reconocer que la taberna estaba bastante llena, al ser casi todos marineros supuso que habría llegado algún barco de marineros a aquella zona, que sería lo más lógico por lo que Verdammt decidió buscar al tabernero dentro de aquella pequeña taberna.


"Vengo a buscar trabajo y me encuentro a un montón de borrachos gastándose la miseria de paga que habrán recibido en la mar", pensaba él mientras buscaba al tabernero el cual no se encontraba sirviendo en aquel instante desde su mesa, así que tras tanto buscarlo se encontró una de las puertas abiertas del local que parecía dar hacia la despensa, quizás no fuese buena idea bajar hasta el interior de esta pero no perdía nada por intentarlo, así que nada más llegar lo primero que se encontró fue a una muchacha gritando en voz alta que quería unirse al barco de unos marineros, "vaya, pues hoy sí que estoy teniendo un día de lo más extraño, quizás debería volver a la posada y volverme a acostar"pensó Verdammt para sus adentros el cual observaba la situación sin añadir ninguna palabra más, esperando encontrar entre los presentes al tabernero, casi a punto de darse la vuelta para emprender la acción que había pensado realizar anteriormente.


Última edición por Verdammt Blot el Mar Ago 26 2014, 18:51, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 35
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Saintus el Mar Ago 26 2014, 01:52

Siempre me encontraba en lunargenta y en algunas ocasiones veía como partían los barcos desde el puerto, cosa que me causaba un poco de inquietud, adentrarse en la mar algo que me parecía magnífico pero todo quedaba en eso.. vagos pensamientos que jamás se hacían realidad, eran algo así como deseos plantados en lo mas profundo de mi corazón y memoria, era inalcanzable, mas de una vez veía esos carteles que decían "se busca personal para tripulación, se busca mucama, capitán" pero jamás hacia caso, pues no tenía ni un poco de experiencia en cuanto a barco se tratase.

Era ya muy y sabía que la ultima embarcación del mes partía esa misma noche ¿dejaría pasar de nuevo la oportunidad? seguro que sí, total aun tenía un par de Aeros para comer unos días mas, o eso creía, corrí a un puesto de frutas y pedí unas 3 manzanas, teniéndolas en mano mordí una y con la otra mano busqué en mi bolsa de aeros.. "¿Que es esto?" Me pregunté escupiendo el pedazo de manzana que tenía en la boca, sacudiendo la mano dentro de la bolsa de aeros y comenzando a sudar, estaba en una embarazosa situación, no me quedaba mas que pedirle a la señora del puesto que esperara un par de días para pagarle, esta muy molesta  se dispuso a gritar ¿¡CREES QUE ESTOY JUGANDO ACÁ?! Estaba exasperada cosa que me irritaba y a la vez me molestaba, inmediatamente tuve una laguna mental donde olvidé todo, pero ese espacio se llenó con lo referente al viaje, levanté la mirada y comenté.. Pronto le pagaré Me dí media vuelta y corrí en dirección al puerto, tal vez me toparía con uno que otro ladrón en el camino pero era seguro de que no serían gran problema.

Tras un rato corriendo en dirección al barco cuando llegué no comenté nada con los que subían y bajaban cajas del barco, sino que fuí hasta babor y busqué al primer sujeto que se me cruzara.

¿Siguen buscando gente para la tripulación? - Pregunté viendole a los ojos y esperando una respuesta, así dijeran que no, me las ingeniaría para entrar al viaje.
Saintus
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 63
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Sydara el Mar Ago 26 2014, 04:23

Parecía que yo era el único que tenía frío ese día, pues todos parecían morir de calor, y no dejaba de culpar al colgante que debía protegerme de ciertos males. Colgaba sobre mi cuello bajo la unión de la capa de abrigo que llevaba, y que ondeaba detrás con mi andar por una de las calles del puerto. Llevaba puesta la capucha, dándome un aspecto de monje o alguien sospechoso pero quien me mirara de frente, podría ver mi rostro que no me molestaría en ocultar.

Había oído rumores de que Alyssa habría viajado a la península para encontrarse con alguien e ignoraba su nombre, pero deseaba averiguarlo. Oliver, el elfo rubio de test pálida, era mi cómplice en esto, por así decir. Ni Lex, ni Lionel, ni Zod, habían calificado para mi persecución silenciosa. No habían ganado mi confianza para confiarles esta misión. Los rumores me había traído hasta el puerto, y mi compañero se encontraba en las cercanías investigando, aunque no lejos del deber de guardia, resguardando mi seguridad.

Mi mente se dispersó en pensamientos mientras caminaba con calma buscando con la mirada a alguien que diera con los requisitos de mis sospechas e ir por esa persona. En mi distracción, olvidé mis pasos por unos momentos, llevándome automáticamente hacia un grupo de personas que estaba a lo lejos subiendo pesadas y grandes cajas al barco, además de animales de ganado, artículos de artesanía, utilizaría y cosas de comercio para llevarlos a algún destino. Varias personas pasaban por mi lado, apuradas todas por sus diversos roles en el puerto. Muchos eran pescadores, comerciantes o gente de negocio, y algunos viajeros dispuestos a aventurarse o viajar.

Alguien me seguía detrás y dí un respingo cuando sentí un tirón en la manga derecha. Giré mi cabeza bruscamente, regresando a la realidad de nuevo. Era un joven niño, no muy pequeño. Tendría al menos unos 12 años y vestía en ropa andrajosa. El pequeño dio un paso hacia atrás asustado.
-Me has dado un susto muchacho... ¿Qué necesitas?-pregunté, aunque sabía la respuesta. El joven titubeó un poco, hasta que pudo ver mi rostro y se abalanzó para darme un empujón, aunque no tenía fuerzas para moverme siquiera y exclamó:

-¡De un elfo nada!-y vi que de sus manos salieron unos pequeños rayos de electricidad. Era un pequeño brujo, rubio de ojos claros, pero parecía pobre y muy mal educado por los de su raza. Me crucé de brazos, molesto por esa actitud y lo miré con enfado. Aunque antes de decir algo, salió corriendo. Había estado por darle unos cuantos aeros igual, a pesar de cómo me jugaba, pero en fin, nada había por hacer. Seguí mi camino y me encontré con que estaba cerca del grupo de personas. Pero detuve mis pasos para observar contento como mi objetivo se ajustaba la capucha sobre su cabeza. Pero era largo su vestido y pude reconocer las vestiduras élficas, y sus colores. Era ella, que venía en sentido contrario a donde yo e iba hacia el barco, pero el grupo de gente que antes había visto, se interpuso ante mi vista, dirigiéndose a la vereda de enfrente, a una posada que había.

Traté de apresurarme lo más que pude, y cuando ese grupo terminó de cruzar, perdí de vista a la mujer. Maldije por dentro, pero no me iba a rendir. Estaba seguro que habría subido al barco.

-¡Cuidado hombre!-dos sujetos chocaron conmigo y rápidamente retrocedí un paso para dejarles lugar a transportar una caja que llevaban, llena de gallinas. Las plumas caían por las pequeñas rendijas que tenía la madera y se escuchaba mucho cacareo desde el interior.

-Perdonen...-dije esquivando por detrás a uno de ellos y seguí. Busqué con la mirada desesperado a la elfa, pero nada. Parecía que la tierra se la había tragado. Por fortuna quien recibía a la gente allí para ingresar se había distraído unos momentos con un hombre que solicitaba el ingreso, y con mi paso sigiloso, me escabullí por detrás de unas cajas en el borde del muelle, y subí por el tablón hacia la cubierta. "Genial... no me han visto... A echar un vistazo rápido entonces..."pensé.

Habían muchas personas trabajando allí arriba, y ultimando detalles antes de partir y más cajas en las cercanías con las que pasar desapercibido. Así que ocultándome por entre éstas y el borde de la nave, fui adentrándome más. No presté atención a cuando la capucha cayó hacia mi espalda, pero tampoco me interesaba de momento. Me desperaba no encontrar a esa elfa, y estaba seguro, muy seguro de que no podría haber desaparecido de la nada. ¡Si la había visto subir! Mi vista no podía engañarme.

Muchos pasos por la cubierta hacían crujir la madera, y los golpes secos al depositar cajas y/o moverlas. El sonido del mar y el olor a pescado fuerte no faltaban.

Escuché un silbido a lo lejos, y mi corazón dio un vuelco. Era Oliver. Me giré a la barandilla del barco y lo vi cerca de un muelle, donde habían varias descargas de otro barco. Hice señas con la mano de que el objetivo estaba en este barco, pero él luego respondió llevando el indice derecho a su pecho y luego al barco, que no tardaría en venir. Levanté el pulgar, diciendo que lo esperaba.

-¿Un polizón eh?-dijo una voz grave detrás de mí. Me giré con una sonrisa de "no hice nada" apoyando ambas manos sobre la madera. El hombre estaba muy cerca mío, avanzando una daga hacia mi cuello. Era calvo, con un parche en su ojo izquierdo, corpulento y grande. Sus facciones del rostros estaban surcadas por cicatrices.

-Ya me iba....-empecé sin deseos de iniciar una lucha o de tirarme al agua en el peor de los casos... pero estaba seguro de que no dejaría que me fuera tan rápido.

-Vendrás conmigo hasta el camarote de mi capitán, polizón. Parte de la nave, parte de nosotros, ¿entiendes elfin?-gruñó sin dejar de apuntar. No me atreví a voltearme. Ignoraba lo que haría Oliver ahora, o qué sucedería con mi objetivo-Bonito arco y espada... Interesante...-observó el grandulón sin dejar de empuñar la daga. o imaginaba que planes podría tener conmigo...
Sydara
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1008
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Trafalgar el Miér Ago 27 2014, 16:34



La noche en el puerto había sido ajetreada, no recordaba bien lo que había pasado cuando empezó a abrir los ojos. Los piratas de Teatch habían anclado el Sable Negro en el puerto de Lunargentea y parecía que aquellos hombres de mar habían hecho una pequeña fortuna en el mercado negro. Así fue efectivamente, habían partido en un principio con la intención de vender unos cargamentos de grog en las islas Illidenses, en vez de eso tubieron la suerte de topar con un mercante y volvieron con el botín y el grog. Ello tubo la consecuencia de arrastrar con gran euforia a los piratas a tierra.

Tenían que celebrar por todo lo alto que seguían vivos, pues la noche antes de anclar en Lunargentea tubieron que enfrentarse al mar enfurecido y una tormenta que quería arrastrar su embarcación a las profundidades. Trafalgar, muy resacoso, se despertó con dos mujeres en su misma cama y pronto comprendió que se había quedado a dormir en una de las tabernas del puerto. Estaba la mar de agusto consigomismo y pretendía despertarse poco a poco, masticar algo de tabaco y bajar a pegarse un buen almuerzo cuando un fuerte portazo le despertó de pronto. - ¡Capitán Teatch! - Fue lo primero que escuchó. Un portazo y un estrenduoso grito proviniente como no de su anciano segundo de abordo, los gritos del cual, eran conocidos por toda la gente del puerto.- ¿¡Te estas acomodando otra vez Teatch!? - Siguió gritando a modo de escarmiento para el capitán, y las dos mujeres que solo despertarse, recogieron su paga de la mesita de noche y salieron corriendo.

- ¡Eh, esperad! - Dijo el resacoso capitán alargando la mano sin poder coger a ninguna de las fulanas que salían a toda prisa, intentando esquivar al anciano tuerto que había gritando en la puerta. - ¡Claro que no me acomodo, maldito vejestorio! Pronto volveremos al mar... - Dijo. Esta vez se dirigía directamente a Henry El tuerto , que cuando escuchó el adjetivo que le había impuesto Trafalgar puso una cara de pocos amigos que forzó al capitán a rebajar su tono. Como su vozarrón, también era conocido por su malhumor. Por irritado que estuviera Trafalgar sentía un profundo respeto hacia el anciano, por lo que ni los gritos de mañana ni la resaca le llevarían a discutir seriamente con ese hombre.

- A mi no me hables en ese tono chaval.- Dijo Henry desde su posición de pie mientras Trafalgar empezaba a levantarse de la cama para vestirse y despejarse. Mientras, aquél anciano siguió hablando.- He enviado a los hombres a aprovisionar el barco de comida y grog. - Dijo. Su tono era realmente serio y parecía muy decidido en lo que había hecho.

- ¿A qué tanta prisa por gastar el botín? - Empezó a decir Trafalgar. Aunque lo negara, le hubiera gustado pasar una temporada en tierra para gastar su parte del botín como él hubiese querido.-  ¿Has encontrado el mapa del tesoro perdido o qué? - Siguió hablando mientras se calzaba las botas y acomodaba sus elegantes ropajes rojos.

- Yo, capitán, al contrario que tu... -Empezó a responder, ojeando aquella habitación que había sido profanada por la lujuria propia del capitán Teatch y la mayoría de sus piratas cuando volvían a tierra con los bolsillos llenos.- He escuchado ciertos rumores más que jugosos.- Dijo. Aquellas palabras fueron suficientes para dibujar una sonrisa en el capitán que ya se había puesto su sombrero y ajustado sus ropajes pareciendo una persona nueva. Se mesaba la barba más que interesado en lo que Henry le contaba.- De hecho lo he visto con mis propios ojos... ¿Has oído hablar del Sin Nombre? - Siguió hablando. Trafalgar negó con la cabeza invitando a Henry a proseguir su relato.- Pues al contrario que el Sable Negro, ahí la capitanía se hereda de padres a hijos.

Aquello extrañó en suma medida a Trafalgar, que enseguida respondió con una risotada.- ¿Qué locura es esa, son nobles o qué? - Dijo entre risas. Henry en cambio parecía de lo más serio mientras hablaba, por lo que pronto dejó al viejo pirata seguir hablando.

- Yo conocía al viejo capitán de ese barco, y sin duda alguna ese tal Peñique no es el capitán por derecho del barco. Se ha metido en un buen lio. - Dijo. Aquello cada vez despertaba más la curiosidad del capitán Teatch. Un capitán que no era reconocido como tal por la tripulación no tenía nada que pelar contra la fuerte comunidad del Sable Negro y eso tanto Henry El Tuerto como Trafalgar lo sabían del cierto.- Supongo que ya me entiendes donde quiero ir a parar. - Trafalgar que estaba cargando y colgando sus ballestas de mano de los cinturones de su pecho efectivamente, le seguía.- La cuestión es que he oído también un par de cosas: Por un lado el capitán por derecho de la embarcación desapareció hace unos años, y por otra y que a nosotros nos interesa, está reclutando una nueva tripulación, aunque no se para qué aun.

No hacía falta decir mucho más. Trafalgar envainó sus dos sables produciendo el fino ruido del metal bien afilado para entonces hablar.- Entonces no hay nada que decir, avisa a los hombres, le sorprenderemos en alta mar. - El tono de resaca del capitán había pasado para dar lugar a la elocuencia que le era atribuida por quienes le conocían poco. Henry dejó ir una amarga risotada rasposa ante el entusiasmo de su capitán. Era un buen motivo para estar alegre, pues volvían al mar.

Off: Continua en: Quest - El que roba a un ladrón
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Thorn el Miér Ago 27 2014, 20:41

Se hizo un silencio brutal en la taberna en donde se encontraba Alfie cuando ella se ofreció tan felizmente al encargo. Un tipo en la esquina derecha del local tosió y a alguien se le cayó una caja. Luego todos echaron a reir y se olvidó el asunto. Por lo visto, habían tomado todo aquello a broma.

-Eh muñeca, no te cabrees. ¿Es que no eres de este mundo? ¿Qué no sabes que las mujeres son de mala suerte entre la tripulación de un barco?- Preguntó un listillo de pelo crespo y tan negro como el ébano. Sus ojos llevaban la mar. Se rascó la barba dos o tres veces esperando su respuesta. –Y tampoco debes enojarte, que ese vestido tan mono parecerá cutre si sigues haciendo esas caras. Mi nombre es Helfbam, por cierto- culminó tendiéndole una mano para robarle un beso de su dorso. –¿Te apetece una copa?- Alzó una ceja y le invitó a sentarse.

*  *  *
Un hombre fornido con pinta de matón, pasó hacia la puerta golpeando con  su hombro a Verdammt. –Grrrr- fue su única palabra al semi detenerse ante la acción. Al parecer el ambiente estaba poniéndose un poco hostil en ese lugar.  Se notaba que habían diferentes tripulaciones de barcos que probablemente tenían enemistad. El aire comenzaba ponerse tan denso que podría cortarse con tijeras.


* * *

-¿Qué si buscamos gente chiquillo? Esto es un barco, siempre buscamos gente.


-Gente, pero no ratas

-El capitán es bastante estricto, este es el “Sin Nombre” y se le tiene mucho respeto.

-¿Sigues Interesado?-  Preguntó el marino joven que sostenía una caja para pasársela al mas viejo, quien colgaba desde una polea, haciendo de puente para los tripulantes que estaban en cubierta.

-Aquél que va bajando, es el sastre. Si le convences, podrás entrar al barco.

sastre:

* * *
En aquel momento, en aquél lugar, el viento volvió a endurecer su puño y mostrar su fuerza con garras y colmillos. Las banderas del barco en el que se encontraba se desataron súbitamente y el barco dio un hamacón.

-¡Vuelvan a asegurar las velas!-Gritó el segundo de a bordo, al tiempo que se acercaba al que escoltaba al elfo. -¿Polizón?- Le preguntaría al tipo alto, ignorando a Sydara. –Llévalo al calabozo, le avisaré más tarde al capitán-

Pero antes de bajar las escaleras de la cubierta, el elfo guerrero podría ver doblada y escondida la vela negra de aquel barco.

Instrucciones: Alfie y Verdammt, describan como inicia una trifulca en la taberna. Alfie, no querrán dejarte subir al barco, tendrás que insistir. Verdammt, te terminarás embarcando al barco de Trafalgar junto con Sydara y postearán en el siguiente link directamente: http://aerandir.foroes.org/t3910-quest-el-que-roba-a-un-ladron

Alfie, Saintus ambos tienen un turno más para rolear aquí. Luego les daré el link de la siguiente locación.


[
Thorn
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 807
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Alfhild Rush el Miér Ago 27 2014, 21:31

No comprendía por que se reían, pero ella también rió pues debía de ser algo divertido, aquello no contribuyó a su favor pues todo el mundo pensó que bromeaba

-¿Mala suerte? –Preguntó parpadeando un par de veces ante la afirmación de uno de los marineros-. ¡Qué va!¡Que va! ¡Sí yo doy muy buena suerte! –Corrigió  de manera ingenua moviendo nerviosamente las manos, luego volvió a ponerlas sobre su cintura-. He ayudado a mucha gente ¿Sabéis? –comentó alzando la barbilla orgullosa-. Primero ayude a un chico a entregarle un regalo a una mujer colándome en un castillo, luego a un brujo muy majo a encontrar un niño perdido y también… ¿Una copa? Claro, muchas gracias –se interrumpió a sí misma agradeciendo con una deslumbrante sonrisa el amable gesto de aquel marinero que se había presentado con el nombre de Helfbam, cuando le sirvieron la jarra de hidromiel se la bebió de un trago-. Jo… Que sabor más raro tiene esto… -comentó mirando el interior de la jarra, luego se encogió de hombros-. Lo que iba diciendo que he ayudado a mucha gente, soy muy útil –finalizó cruzándose de brazos, al no obtener respuesta por parte de los marineros durante unos segundos de ominoso silencio Alfie junto las palmas de sus manos dando una palmadita-. ¿Me dejáis subir? ¡Porfi!¡Porfi!¡Porfi! – empezó a rogar de manera infantil y pesada.

De nada sirvió, pues los marineros seguían negándose a dejarla subir, por mucho que la dragona no entendía el por qué, fuese mujer o no, en su forma dragón podría aplastarlo como a una uva

-¡Jo! ¡Venga ya!¡¿Y si las mujeres traen mala suerte porque dejáis subir a esa?! –preguntó enfurruñada al borde de una pataleta señalando a un tipo bajito, escuálido y con el pelo largo y revuelto. Un hombre de la tripulación que la dragona había confundido con una mujer muy fea

-¡He! –protestó el señalado cruzándose de brazos, la dragona pateó el suelo

-¡Nada de he!¡Es una mujer  y muy fea por cierto! ¡Que a mí no me engañáis! –finalizó cruzándose de brazos e inflando las mejillas, los compañeros de la tripulación de aquel hombre empezaron a reír a carcajadas, al menos si dejaban subir a la dragona las risas no les faltarían. Sin embargo aquel hombre molesto empezó a maldecir

-¡Que soy un hombre!¡Y dejad de reíros que no hace gracia! –comenzó a vociferar, pero de nada sirvió porque al oírlo, la dragona se llevó una mano a la boca

-Ups… Lo siento… -se disculpó al darse cuenta e su error, luego se rasco detrás de la cabeza-. Es que tiene usted un aspecto muy…Muy…No sé…De bruja vieja… -siguió excusándose de manera inocente, sin malicia, pero al decir lo primero que se le había pasado por la cabeza, todos los hombres de la taberna comenzaron a reír más fuerte y al final el hombre-bruja cansado de la situación golpeó en la cara a uno de sus compañeros, este le devolvió el ataque pero el hombre-bruja lo esquivó, dio a un señor hediondo que tenía detrás que se dio la vuelta y pego al pescador que tenía a su izquierda pensando que había sido golpeado por este y así de manera sucesiva  todos los presentes en la taberna comenzaron a golpearse, maldecir, lanzarse sillas, taburetes y jarras llenas o vacías poco importaba, pues todo era una buena arma en aquel momento. Saltaban dientes y maldiciones por doquier, en medio de todo aquello estaba Alfie, que no entendía no que acababa de ocurrir, por puesto que todo el mundo se pegaba, se encogió de hombros y le estampó una jarra de cerveza al primer tipo que se le cruzó en medio, entrando también ella misma en aquel festival de golpes e insultos.


Esquivo un taburete volador y dio un puñetazo a un tuerto que intentaba golpearla con un arenque, tras el impulso del puñetazo por parte de la dragona el tuerto cayó al suelo, desapareció bajo un mar de pies, entre los cuales estaban los de señor hediondo.

<< Pobre… >>pensó la dragona conteniendo unas risas mientras le lanzaba una jarra a un pescador que estaba unos metros por delante suyo, le dio concretamente en la cara rompiéndola la nariz, luego frenó con la mano el puñetazo del hombre-bruja, al que le dio una patada en la entrepierna, tras un agudo grito el hombre-bruja calló al suelo hecho un ovillo con las manos en sus genitales-. Pues sí que era un hombre sí… -comprobó al fin, luego miró a su alrededor, la pelea seguía y seguía, sopló -. Esto empieza a ser aburrido ya… -refunfuñó, pues al principio le había parecido divertido, peor empezaba a llegar demasiado lejos y sin pensarlo, decidió estrenar su vestido especial para dragones.

En cuestión de segundos un inmenso dragón negro de tres metros y medio rellenó el local entero, empujando a la gente que quedó aplastada como sardinas en lata contra las paredes y las ventanas, algunos marineros incluso terminaron sobre el lomo de Alfie que se vio obligada a permanecer tumbada como una salamandra por la falta de espacio, los hombres empezaron a pincharla con tenedores para que volviese a su aspecto humano-“¡He!¡Que eso molesta!” –gruñó electrificando su cuerpo con los voltios suficientes para darles un inofensivo peor muy molesto calambre a todos os presentes. La pelea se detuvo de golpe-. “¿Puedo ir ya?” –preguntó inocentemente confiando en que aquella demostración de fuerza y electricidad hubiese bastado para convencer a los marineros, aunque fuese de que daría mas mal fario dejarla en tierra que subirla con ellos al barco.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Saintus el Miér Ago 27 2014, 22:55

Mas tardé preguntando que recibiendo respuesta por parte de uno de los sujetos del barco, no solo él me habló sino el otro también diciéndome "rata", tenía suficiente paciencia como para ignorarlo, total, no sabía quién era. Cargaban cajas, se las pasaban uno al otro, vaya que trabajaban duro, no sé si estaba hecho para eso, pero recordaba que no tenía ni un Aero y menguaba mi resistencia, dejandome llevar por la necesidad.Volteé a ver el sastre, su apariencia era como de un psicópata, cargaba un chaleco de tela rústica gris y una camisa manga larga blanca muy muy antigua, además con una navaja en su mano y lo que parecía ser un guatín viejo.

Subí encima de una caja y salté dando un par de volteretas en el aire y cayendo frente al sujeto raro, me incliné un poco hacia atrás  y le sonreí.

Deseo unirme.. - Le dije sacando mi arco y una flecha donde coloqué la vista en una caja que guindaba de una soga fuerte, a la que disparé y una caja vacía cayó al mar, rompiéndose por el impacto.

¿Le parece suficiente? Pregunté guardando el arco y dedicándole una sonrisa, quería su aprobación para viajar, pero como pensaba desde hace un buen rato, aún asi no me lo permitiesen sería capaz de ingeniármelas para embarcar junto a ellos. Levanté la mirada al mar y observé como las aves se adueñaban del cielo, así como algunos peces saltaban tal ato que luego se sumergían de nuevo en el agua, muchos hombres en la tripulación tenían el rostro cortado, cicatrices en sus narices, tuertos, de mal olor, sin dientes, narizones, a simple vista daban asco, y lo que menos quería era entablar conversación con alguno de ellos.

Comenzó a gruñir mi panza producto del hambre.. ¿Donde consigo comida? Pregunté tocando mi abdomen de forma circular, esperaría respuesta.
Saintus
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 63
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Thorn el Jue Ago 28 2014, 01:49

Alfhid y Saintus, continuan en el siguiente link: http://aerandir.foroes.org/t3916-questmi-nombre-estronco#37188


[
Thorn
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 807
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Quest]Mi nombre es...¡Tronco!

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.