Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Dom Sep 28 2014, 00:21

Me agarré con fuerza a su cuerpo antes de que despegase, pero el dolor del corte hizo que pusiera una mueca y enrollé parte de la capa en la mano para poder agarrarme mejor. Una vez en el aire me tumbé sobre su lomo para no caerme con las ráfagas del viento. Me encantaba volar. Nunca lo había hecho encima de otro dragón y la sensación era genial. Aunque no se comparaba para nada con lo que sentía volando yo misma. De todas formas era agradable no cansarse. Me levanté un poco para echar un vistazo. Vaya... Era precioso. El sol iluminaba todo el bosque y pude llegar a ver el reflejo del lago. Nunca había volado por el bosque de los licántropos, a pesar de que me tiré años viviendo en sus cuevas. No quise arriesgarme.

Después de un rato empecé a preocuparme por Thomas. Llevaba volando mucho tiempo. Si el otro día solo con un par de llamaradas y unos golpes terminó tan echo polvo esta vez era probable que no despertase en un rato. Cuando noté que comenzó a descender volví a tumbarme para no caer. Pensaba que llegaríamos hasta el lago, pero no iba a poder ser, estaba demasiado exhausto como para eso. Conforme nos acerábamos al suelo me agarraba más fuerte. Probablemente el golpe fuese intenso. Pero no. Fue descendiendo poco a poco, tanto como pudo, y cuando cayó se tambaleó hacia delante y dio un par de trompicones pero no llego a girar cual peonza como yo pensaba. Una vez en el suelo se tambaleó un poco y terminó cayendo al suelo. Me bajé lo más rápido que pude y él comenzó a transformarse en humano de nuevo. Esperé para ver como estaba, pero cuando me di cuenta de que, logicamente, se estaba quedando desnudo, cogí su carcaj de la parte de atrás de mi esalda y saqué su manta para echársela por encima. Como yo esperaba estaba incosciente.

Me giré para fijarme en dónde estábamos. Nos encontrábamos junto al río, a unos kilómetros del lago. No quedaba mucho para llegar pero tendríamos que andar otro rato más. No quise ni pude mover a Thomas, así que dejé las cosas junto a una roca que había a unos metros, saqué lo que él utilizaba para el agua, bebí un poco y fui a rellenarla al río. Cuando llegué me desenrollé la capa de la mano y la metí en el agua. Eso me calmó, al igual que haber bebido. Cerré los ojos sintiendo el movimiento del río y volví a abrirlos. Me froté con cuidado para limpiar la herida y fui hasta mi carcaj. Usé el ungüento para ponerlo sobre la herida con cuidado. Esta tardaría un poco más en curarse. Me levanté la falda azul del vestido y cogí el forro blanco de debajo, me lo llevé a la boca y lo rasgué para poder usarlo de benda. Me lo até a la mano y fui de nuevo hasta donde estaba Thomas.

Coloqué la mano sana sobre su cuello. Estaba boca abajo, cosa que agradecí cuando le vi desnudo, aunque no negaba que sus partes traseras estaban bastante bien. Deseché ese pensamiento y me concentré en su cuello. Hice salir de mi cuerpo un poco de agua, la justa para refrescarle pero que no gotease por ninguna parte. Tenía que beber, había desgastado demasiado. Volví a coger esa cosa del agua y me arrodillé al lado, le cogí por los hombros y lo giré un poco. Lo levanté ligeramente y le acerqué la abertura a la boca -Vamos. Tienes que beber. Después te dejo dormir, pero bebe.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Dom Sep 28 2014, 00:49

El cansancio pudo conmigo y todo se volvió negro. Escuchaba voces, susurros, el murmullo del agua, las hojas de los árboles en el viento... pero nada más. Mis pensamientos se mezclaban, todo era un amasijo de ideas sin ningún sentido aparente. La aporía de mi mente no era más que un enrevesado laberinto de ideas que ahora poco interés tenía en distinguir.

Sentí un tacto extraño en mi cuello, pero agradable. Era suave, y luego escuché la voz de Elisa y sentí la boquilla húmeda de la bota. Abrí ligeramente los labios y, con la ayuda de Elisa bebí parte del agua del recipiente. El líquido bajo por mi garganta calmando mi sed y refrescando mi cuerpo, casi que incluso disminuía el dolor de mis extremidades, aunque eso era absurdo.
En cuanto aparto la bota, sentí que mi cuerpo desfallecía , y me sumergí en un sueño profundo del que puede que me costase despertarme en un tiempo...

La neblina se despejaba y volví de nuevo a aquel bosque oscuro. Las llamas de mi hogar ya habían dejado de verse  en el horizonte. Boros iba a mi lado. Aún era un pequeño potro que por poco superaba mi altura. De vez en cuando le iba dando de comer de la hierba que encontraba por el camino. Era mi única familia y por desgracia las antiguas tardes de juegos se habían transformado en una larga lucha para los dos. Para él quizá era más fácil alimentarse, hierba no faltaba, pero yo llevaba dos días sin comer, y me costaba mucho cazar en mi estado. Me alimentaba de pequeñas bayas en el bosque que apenas rendían en mi organismo. Quizá los únicos momentos de desfallecimiento eran las noches en las cuevas, cuando Boros se arrodillaba a mi lado y me dejaba usarle de almohada, aunque más que por eso, le necesitaba por el calor que desprendía su cuerpo. Todo era dolor...

La sucesión de imágenes resultaba agobiante, me agotaba mentalmente. ¿Tanto me había obcecado en la búsqueda de respuestas? Casi había olvidado el cariño de Boros, ahora solo le trataba como a mi montura. Estaría en Dundarak esperándome, con sus ojos negros y redondos. Tal vez merecía otra vida.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Dom Sep 28 2014, 01:26

Una vez conseguí que bebiese algo y teniéndole en esa posición pude cogerle mejor. Metí las manos bajo sus brazos y agarré la manta para que no se cayese de su lugar. Me levanté con cuidado y fui arrastrandole hasta la protección de dos rocas, resguardándonos del bosque que teníamos detrás. Necesitábamos estar en un sitio seguro mientras se recuperase. Justo después me dejé caer sentada en frente de él. Pesaba, y me había costado llevarle ahí. Le miré un momento y le aparté el pelo de la cara -Eres un inconsciente... Pero gracias. Has vuelto a salvarme. Lo que quiere decir que sigo estando en deuda contigo... Qué cruz de hombre-. No puedo evitar echarme a reír antes de volver a ponerle bien la manta y levantarme.

Me acerqué hasta la orilla del río y me acuclillé allí. Respiré hondo y me pasé las manos por la cara, dejando una en la frente. Me estaba sobrepasando todo. Dejé que la rabia saliese de mí en forma de lágrimas, pero no lloraba de forma desconsolada, simplemente dejaba que saliesen de mis ojos y me resbalasen por las mejillas. Después de un rato me lavé la cara en el río y la sequé con la manga, echando la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos. El aire me daba en la cara refrescada por el agua y era glorioso. Estaba frustrada. Me habría encantado eliminar a esas bolas de pelo asquerosas, pero eran demasiados. Cobardes... Por su culpa ahora estábamos como estábamos.

Cada día los odiaba de forma más profunda. Me giré para mirar el bosque. Me entraron ganas de gritarles desde allí, estaba muy cabreada. Pero me contuve. Thomas no estaba en su mejor momento y ya habíamos tenido demasiados problemas por un día. Me levanté y fui hasta las cosas y cogí mi arco y el carcaj. Me los puse y entré un poco en el bosque. No me alejaría, solo cazaría un par de aves para comer algo en condiciones esta noche. Ese dragón necesitaba reponer fuerzas y mis algas no le iban a servir. Me detuve cuando escuché a unos cuantos pavos y me agazapé entre los arbustos para comenzar mi caza.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Dom Sep 28 2014, 01:51

Todo estaba oscuro, tan solo oía voces y ruidos en la lejanía. No se cuanto tiempo paso hasta que me desperté, absolutamente agotado y dolorido. Fui a levantarme cuando vi que estaba desnudo y bajo mi manta. Desde donde estaba solo veía el río y sus piedras grises, yo estaba apoyado en dos grandes rocas. Era hermoso. ¿Estaríamos ya cerca del lago?

Quise levantarme pero apenas podía moverme, y la espalda me dolía de una forma exagerada, así que tuve que quedarme allí, aunque me preocupaba no ver a Elisa por ninguna parte. Era increíble. Era testaruda, me sacaba de mis casillas, siempre complicándolo todo, y aun así ahora me resultaría imposible separarme de ella. Quizás ya me había acostumbrado al continuo enfado y a sus bobadas, que en cierto modo a veces resultaban adorables... pero en fin... ¿qué narices pensaba? Estar quieto solo hacía que pensase en estupideces faltas de sentido y absurdas como ellas solas, pero era algo que no podía quitarme de la cabeza, igual que aquella imagen en la playa.

Boros... aún recordaba sus oscuros y redondos ojos azabache. Era mi mejor amigo y mi única familia desde la muerte de mis padres, y cuando creció apenas le presté el atención que se merecía. En cuanto me reencontrase con el en Dundarak le daría el saludo que se merecía un animal tan noble, pero... ¿donde estábamos exactamente? Solo recordaba haber dejado el lago a unos kilómetros de distancia, y aquella zona del río me sonaba de algo. Tal vez estuviésemos cerca de mi casa. Necesitaba visitarla, y esperaba que a esa mujer no le importase, pero no la pasaría de largo sin antes haberla visto una vez más. Quizás allí encontrase las respuestas que tanto tiempo había buscado de forma estúpida por todo Aerandir.

Miré hacia los lados buscando a Elisa. Esperaba que no tardase demasiado en venir.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Dom Sep 28 2014, 02:09

Tensé la cuerda y entrecerré los ojos. Fijé mi objetivo, me mantuve unos segundos así y solté la cuerda. La flecha le dio al pavo de lleno y le atravesó el cuello. Acto seguido cogí otra flecha y se la asesté en el estómago. Era grande, con uno habría suficiente. Una vez hubo caído y los demás pavos salieron despavoridos salí de mi escondite y me dirigí hacia él. A su altura me agaché para sacar las flechas con cuidado, las limpié con la capa y las guardé de nuevo. Cogí al pavo por las patas y me decidí a volver hasta donde estaba. Decidí deleitarme un poco del bosque por el camino, aunque no tenía mucho más que ver que ya no hubiese visto. Quería volver a Dundarak... Lo echaba de menos. Al fin y al cabo era mi hogar.

Conforme me fui acercando y vi el agua y el claro empecé a estar de mejor humor. Odiaba ese bosque. Había sido mi prisión durante años y estaba deseando salir de allí y no volver a no ser que me fuese necesario. Me acerqué hasta las rocas donde estaba Thomas y al verle despierto sonreí un poco -Vaya. Yo pensaba que ibas a estar inconsciente durante dos días por lo menos-. Dejé el pavo apoyado en una de las rocas y el arco con las flechas a otro lado. Me senté junto a Thomas con la espalda apoyada en la roca y saqué el cuchillo que llevaba detrás. Cogí el pavo y empecé a quitarle las plumas con las manos, dejando el cuchillo a un lado -¿Estás bien?-. Me entraron ganas de decirle "Veees, yo sí que pregunto", pero preferí guardármelo.

La verdad es que, aun estando enfadado conmigo, se había portado. Podría haberse ido sin mi o simplemente irse y dejarme allí. Podía haberlo hecho dos veces y no lo hizo. El caso es, ¿por qué? Yo no le caía bien, eso había quedado claro. No me conocía más que de tres días. Era algo raro, pero lo cierto es que yo también podía haberme ido y no lo hice. Y tampoco sabía por qué. Lo único que sabía es que había veces que me sacaba tanto de mis casillas que me entraban ganas de degollarlo y otras no podría agradecer más el que estuviese conmigo en un momento determinado. Preferí dejar de hablar para que se explicase y seguí a lo mío con ese animal.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Dom Sep 28 2014, 02:34

Empezaba a preocuparme de verdad hasta el momento en el que la vi llegar con... ¿eso era un pavo? El caso es que, cuando se sentó y pregunto, noté en ella una actitud distinta a la de antes. ¿Se le había pasado ya el cabreo a la monada rubia? Me fijé en como desplumaba al pavo y en la mano que tenía herida. Dudaba que se hubiese herido la mano cazando pavos, por lo que supuse que tuvo que ser alguna de mis escamas.

-Dolorido y agotado.- Respondí a su pregunta, mientras, entre algún que otro quejido, adelantaba la mano hasta la bota de agua, de la que bebí un poco. -Fui yo lo de la mano, ¿no?- Pregunté, observando con detenimiento su forma de limpiar al animal. Aunque más bien estaba pensando en como devorarlo que en la técnica depurada de mi acompañante, y aunque quisiese preparar el fuego, no podía moverme demasiado, no aún, y no sabía si fiarme de Elisa, pero si había sobrevivido todo ese tiempo supuse que sabría realizar algo tan básico como un fuego.

No sabía qué hacer, me aburría allí quieto, pero poco podía hacer en ese momento en el que hasta estirar el brazo me resultaba agotador. -¿Donde estamos?- Pregunté, volviendo al tema que me preocupaba. Si estabamos cerca del lago sería perfecto, pero necesitaba asegurarme de que había conseguido alejarnos lo suficiente como para no correr peligro, y en ese momento eso era lo que más me importaba saber.

Planté la vista en el agua del río, que murmuraba con un sonido verdaderamente apaciguador al fluir entre las grises y redondeadas rocas del claro.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Dom Sep 28 2014, 02:50

No recordaba el dolor en mi mano hasta que me preguntó por ella. Me la miré antes de seguir quitando las plumas algo más deprisa -No. No has sido tu. He sido yo. Me agarré mal y me corté-. Era una estupidez que se auto inculpase por un fallo que había tenido yo. Cuando terminé de quitar las plumas comencé a cortar la carne con el cuchillo, quitando las patas. Ser haría antes a modo de filetes. Cuando terminé fui a buscar algunos palos y un poco de leña, además de ramas secas y hojas para poder encender el fuego. Empecé a hacer los pasos habituales para ello, los mismos que había hecho él. Con la diferencia de que yo tuve que soplar más para avivarlo que lo que lo hizo él.

Le miré ante la pregunta y eché un vistazo al río antes de terminar de avivar el fuego y responderle -Nos separan unos pocos kilómetros del lago. Calculo que en una... media hora o una hora como mucho llegaríamos. Aunque puede que me equivoque, pero no queda lejos. Me preocupa que nos sigan, pero no puedes seguir en tu estado y tienes que comer-. Fui hasta mis cosas para coger una flecha y ensartar en ella varios filetes. No tenía otra cosa que hacer, así que sería yo la que los pondría sobre el fuego y los tendría en la mano. Tardaría más si construía un soporte y nos convenía no tardar demasiado. Me senté mientras esperaba y me quité la capa dejándola caer hacia atrás. Con todo el ajetreo me había dado calor y sed, pero como no llegaba a la bota decidí usar el río. Para no separarme de la hoguera hice que el agua viniese hasta mí y bebí para reponerme de la deshidratación.

Había resultado ser un día duro, pero al menos un minuto de tranquilidad podíamos tener. La carne no tardó tanto como yo pensaba en hacerse y, cuando estuvo bien, le pasé la flecha a Thomas y puse unos cuantos más para que siguieran haciéndose. Yo apenas tenía hambre, todas esas emociones me habían cerrado el estómago, pero al menos un filete me tomaría. No podía estar sin comer nada en todo el día. Cuando la segunda tanda estuvo cogí uno y comencé a comérmelo y le pasé el resto a él. Aun quedaban, pero me esperé para ver si quería más o no. Si no se podían guardar y nos durarían algo más.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Dom Sep 28 2014, 22:36

Me quedé allí sentado observando con detenimiento como hacía el fuego. Para mi sorpresa sabía bastante bien lo que hacía, tanto que se parecía mucho a mi método. Me preguntaba si en cierta medida me estaría imitando. Fue reconfortante ver como iban creciendo las llamas. Sentía el calor que me proporcionaban y era verdaderamente placentero.

¿Tan cerca estábamos? La noticia me alegro en gran medida. Estábamos cerca de mi hogar, y cerca del camino a Dundarak. Habíamos ahorrado un día de viaje así con las tonterías, algo que en mi estado agradecía. -Me alegro de estar tan cerca entonces... pensé que no podría acercarme tanto.- Dije, recordando el cansancio y el dolor de las alas durante el vuelo. El olor de la carne mientras se cocinaba era embriagador. Pavo... hacía mucho que no comía pavo, y mientras mi nariz degustaba los aromas, escuché lo que tenía que decirme.

Cuando me paso los filetes, los cogí con cuidado y los saboreé, impregnando mi boca con la jugosidad de la carne fresca recién hecha. Sentía rápidamente el descanso que me proporcionaba comer. Quizá en una hora estaría lo suficientemente descansado como para poder continuar el viaje. Si conseguíamos llegar a mi hogar antes del anochecer tendríamos una buena zona donde acampar. Recordaba la gran formación de rocas que la rodeaba en casi su totalidad, lo cual hacía de la zona un lugar bien protegido y resguardado del frío y de los animales salvajes.

-Por un momento pensé que te había pasado algo.- Dije, mientras degustaba otro de los filetes, mientras ella me los iba pasando. la verdad es que me resulto raro preocuparme tanto pero después de un aterrizaje así, el despertarme y no verla me puso nervioso. Quizá fueron dos minutos, pero a mi se me hicieron eternos.

El sol estaba alto, tal vez faltaban unas cinco horas para que empezase a anochecer. Suficiente para llegar.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Dom Sep 28 2014, 23:22

Sonreí un poco cuando se alegró de estar tan cerca. La verdad es que nos habíamos ahorrado bastante viaje, cosa que agradecía. Pero por otra parte no sé si el precio era lo suficientemente bueno. Ahora estaba magullado y echo polvo, y una de las causas había sido yo. Me hacía sentir un poco mal la verdad. Seguí comiendo pensando en ello. Estaba buenísimo ese bicho, la verdad es que era genial poder saborearlo después de tanto tiempo. Cuando terminé ese trozo cogí otro y comencé a darle mordiscos. Casi doy un pequeño gemido de alegría. Mi estómago me llevaba pidiendo comida todo el día y eso lo agradecía. Además había podido refrescarme con agua fresca, cosa que era aun mejor.

Volví a dar un mordisco bastante grande a la carne cuando comentó que le había preocupado no verme. Eso hizo que dejase de masticar durante un momento y le mirase. Me revolví un poco y seguí comiendo un poco más despacio hasta que conseguí tragar Sin atragantarme -¿Por qué tendría que haberme pasado algo? Me sacaste de allí y aterrizaste bien. Pero sabía que tendrías hambre y esos pavos me miraban mal-. Reí un poco ante eso antes de volver a darle otro mordisco al trozo de carne. Lo cierto es que estaba realmente buena. Cuando terminé limpié la flecha para volver a guardarla y me encogí un poco mirando al fuego. Estaba segura que querría descansar, así que estaríamos un rato allí. Empecé a soplar el fuego, viendo como las llamas se apartaban y volvían de nuevo a su lugar en cuanto el aire desaparecía.

Miré río arriba, imaginándome el lago... Me encantaba ese lago. Era lo suficientemente profundo como para que pudiese nadar como un dragón sin ser vista y me gustaba estar por allí. Me quedé pensativa y volví a mirarle -¿Me vas a contar ya por qué quieres ir a Dundarak? Prometo no contarlo y no reírme si me dices que vas a trabajar como bailarina. La verdad es que yo pagaría por ver eso-. Sonreí un poco casi riendo. Al menos intentaría pasar las horas que quedaban tranquila. Quería despejarme un poco después de lo ocurrido y estar en tensión continua con él no sería bueno para ninguno. Además casi no podía ni moverse, me daba un poco de pena.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Dom Sep 28 2014, 23:52

La miré detenidamente, sonriendo ante el comentario. -Bueno, no se, simplemente no te vi y me preocupé.- Dije, mientras empezaba a devorar otro de los filetes, saboreando cada matiz, embriagándome con el sonido del río y con el de su voz al hablarme. ¿Que por qué quería ir a Dundarak? Pensaba que ya se lo había dicho. Sería imaginación mía.

-Boros está en Dundarak esperándome, además de que busco algunas respuestas sobre mi pasado. No te daré el placer de verme bailar vestido con atuendos de alta costura y de poca tela.-Respondí,riendo, mientras me volvía a imaginar el reencuentro con aquel gran hermano. Me preguntaba como reaccionaría al verme. La última vez que me había separado de él la bienvenida fue todo un espectáculo. Al menos para mí.

De pronto recordé lo de su mano. Era una tontería pero me sentí en cierto modo culpable por no avisarle de aquel detalle. -La próxima vez fíjate en donde te agarras, anda.- Dije, intentando restarle importancia al asunto, aunque a decir verdad a veces me hacía sentir todavía más aislado el hecho de que acercarse a mi era hasta un peligro físico. Aún no conocía ningún dragón como yo, todos tenían escamas duras pero esbeltas, y otros como Elisa eran sencillamente hermosos y gráciles, y yo sin embargo era un amasijo de escamas y púas deformes y afiladas, negras como la obsidiana.

-Después cogeremos un desvío hacia el bosque para llegar antes a la parte este del lago.- Dije, sin concretar ni el por qué ni el lugar al que pretendía ir con el desvío. Cuantos menos detalles mejor, prefería que si se daba cuenta, lo hiciese en el momento. No tenía ganas de discutir, ahora estaba demasiado calmado y necesitaba descansar, nada de sobresaltos. Discutir con ella me ponía de los nervios, más que cuando lo hacía con cualquier otra persona. Sonaría estúpido, pero hasta estar cabreado con ella me gustaba. Al menos tenía alguien con quien discutir. Cuando me ponía nervioso y le hablaba a Boros me entendía, pero no era lo mismo. Al fin y al cabo ¿como va a responderme un caballo?
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Lun Sep 29 2014, 00:12

Asentí. Es cierto. Me había comentado algo sobre Boros pero no había concretado, y lo que yo quería era que concretase. Pero viendo que probablemente no me diría mucho más decidí no discutir, era lo mejor. Cogí lo que quedó del pavo y miré cómo podía guardarlo sin que diese problemas. Me encogí de hombros un poco para mí y levanté ligeramente la falda azul de nuevo para volver a rasgar el forro blanco de nuevo. Ya lo había roto, así que ¿qué más daba? Lo estaba envolviendo con la tela cuando comentó lo de los atuendos. Empecé a reírme al imaginarlo vestido con un vestidito y enaguas. Desde luego era una imagen muy pero que muy divertida.

Estuve así un rato hasta que siguió hablando. Le miré algo emocionada por lo que acababa de decir -¿Vas a dejarme montar otra vez?-. La idea me gustaba bastante. Había sido agradable volar con forma humana. No lo había hecho nunca. Mi padre no se transformó jamás delante de mi y mi madre tampoco, así que no había podido disfrutar en ese sentido. Yo sí lo hice delante de ellos, es más, me encantaba hacerlo. Pero después de las primeras cincuenta regañinas por salir de casa así dejé de intentarlo y solo lo hacía de vez en cuando y estando sola. Ahora entiendo por qué me lo prohibían.

Pasó aproximadamente una hora desde que habíamos llegado y Thomas parecía dispuesto a colaborar y proseguir la marcha. Si lográbamos llegar al lago antes del anochecer sería bastante alentador y podríamos descansar bien. Y yo podría por fin darme un baño tranquila. Cuando recordé la última vez que lo hice no pude evitar ruborizarme y no miré a Thomas en varios minutos. Había sido vergonzoso y aun no entendía por qué lo había hecho. Bueno, sí. Quería estar en paz con él. Si yo había visto su forma él tenía derecho a ver la mía. Aunque mis métodos no fueron los mejores desde luego. El suyo fue más elegante. En cuanto estuvo listo me coloqué el carcaj y el arco a la espalda para poner seguidamente la capa sobre mí y abrocharla. Acto seguido me acerqué un poco a la orilla del río y, con ambas manos metidas en el agua, fui levantando poco a poco una bola del tamaño de una rueda de esos carros que llevaban sacos de un sitio a otro. Me moví con ella hasta la hoguera, la bajé con cuidado y a una distancia a la que no pudiese salpicar la dejé caer. La hoguera se apagó y solo quedó el humo que comenzó a subir por unos instantes. Hecho esto esperé a que Thomas me indicase el camino para seguir el transcurso de nuestro viaje.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Lun Sep 29 2014, 00:32

Sonreí cuando hizo la pregunta. -Si tienes cuidado te dejaré hacerlo las veces que quieras.- Respondí. Los picos eran territorio de dragones y era seguro volar allí.

Pasada una hora más o menos me levanté con aún algo de esfuerzo y recogí mis cosas. Miré a mi alrededor para orientarme antes de ponerme en marcha. El camino sería relativamente fácil, allí la vegetación no era frondosa y resultaba sencillo caminar entre los árboles. Habíamos dejado atrás el territorio más concurrido de los licántropos y a medida que nos íbamos acercando a Dundarak, nos adentrábamos más en los territorios de dragones.

Recordaba aquellos bosques, en invierno nevados y en verano verdes y llenos de belleza. En esta época había aún verde y las coníferas dejaban crecer junto a sus raíces los helechos y los musgos más hermosos de la temporada. El olor a húmedo era agradable y ayudaba a pensar en lo positivo de aquel frío. Se escuchaban pájaros en los árboles y se podían observarse sus nidos en las copas más altas y en los bordes de las ramas más apicales.

Paso cerca de una hora de camino cuanto llegamos a una formación rocosa que recordaba con claridad. Me detuve en seco y la observé con detenimiento, lanzando un suspiro lleno de dejadez. Avancé lentamente los recuerdos comenzaron a invadir mi mente y cuando quise darme cuenta, ya habíamos llegado. Alcé la mirada para observar la escena, con el corazón encogido en un puño.

Entre los árboles jóvenes podían verse las ruinas de una casa totalmente calcinadas. La madera negra y quebradiza se curvaba en las vigas más largas. Era una casa de planta cuadrada y de dos pisos. Donde estaba el tejado solo había un enorme hueco en el que solo quedaban las vigas de soporte. A la izquierda de la casa se veía un muro que nos llegaría en altura por la cintura, hecho con cantos rodados del río, y tras el un jardín ya más que dejado. Podían verse algunas especies comestibles, pero todo estaba lleno de helechos y plantas enredaderas. Me acerqué lentamente hasta la casa, concretamente a su derecha, donde había otro cerco en cuyo interior había una gruesa vaya de madera fabricada con tres tocones verticales con un tronco encima. Estaban completamente quemados, negros como el azabache. El aspecto quebradizo me hizo pensarme el tema de tocarlo, pero finalmente posé mi mano y la deslicé por la superficie de madera con lentitud, mientras observaba la casa.

Mi hogar... lo que alguna vez fue mi hogar fue pasto de las llamas y de él solo quedaban escombros. Había varias formaciones de rocas que rodeaban la casa, y tras los árboles, en la distancia, podía verse el lago, a unos treinta metros, pero yo no me fijaba en el lago, no... me fijaba en mi pasado.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Lun Sep 29 2014, 01:19

Sonreí aun más cuando dijo eso aunque bajé la mirada por un momento. Todas las veces que quisiese... Eso quería decir que probablemente mantuviésemos el contacto de alguna forma. A pesar de lo mal que me caía y lo que me enfadaba tenerle cerca casi el cincuenta por ciento del tiempo eso me alegró inesperadamente. Oficialmente podría decirse que era algo así como mi amigo. El único que tenía por ahora, y veía difícil hacer más. Era una mujer difícil de tratar, eso era un hecho que no podía rebatirle a nadie, pero él, y aun no se cómo, conseguía aguantarme. Empecé a seguirle por aquellos senderos y conforme avanzábamos mi estado de humor mejoraba. Pensar que quedaba poco me gustaba.

Llegar a Dundarak no me asustaba, al contrario, lo que me asustaba era seguir hacia las montañas. No estaba segura de cómo iba a reaccionar al ver mi casa, pero la verdad es que estaba empezando a sentirme emocionada por ello. Al fin y al cabo era mi hogar, me había criado allí y me encantaba esa casa. La echaba mucho de menos... Pero era el lugar de mis pesadillas. Empecé a recordar el camino a seguir. Lo conocía bien. Durante mis años de aislamiento intenté ir varias veces, pero cada vez que llegaba a ver el tejado volvía de nuevo, corriendo, asustada y sin mirar atrás. Lo había hecho muchas veces sin dudarlo... Pero siempre me arrepentía.

Después de un par de horas de camino, más o menos, no estaba segura porque me había pasado todo el rato ensimismada en mis cosas, empecé a ver a lo lejos el lago y me emocioné un poco. Aunque mi emoción frenó en seco y me golpeó de golpe cuando vi una casa destruida por el fuego. No pude evitar ponerme una mano en la boca -Madre mía...-. Lo primero que me vino a la cabeza fue muerte. En un incendio era raro que no muriese nadie. Conforme nos íbamos acercando me fijaba más en los detalles y el corazón se me encogió -Santo cielo... ¿qué pasaría?-. Miré a Thomas justo para darme cuenta de que él sabía lo que había pasado. Sus ojos parecían llenos de dolor y desdén. La forma por la que estaba pasando la mano por la madera la conocía bien... Esa imagen es la que siempre había imaginado yo cuando llegase a casa.

Volví la vista hasta la casa y entré sin pensarlo dos veces. Todo estaba destruido por completo. Las paredes eran negras, parecían sentir dolor. Puse una mano sobre una de ellas mientras miraba alrededor. Aquello era sin duda una imagen que no me gustaría recordar. Era extraño... Estar allí dentro me asfixiaba. Era como estar en una pesadilla de la que no podías despertar. Volví hasta la puerta, apenas había entrado un par de pasos pero no pude avanzar. Algo me decía que no debía hacerlo, que debía hacerlo él, no yo. Me aparté de la puerta y le dejé espacio para que hiciese lo que debiese hacer. Le esperaría allí por mucha curiosidad que tuviese de ver todo aquello. Al menos por respeto.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Lun Sep 29 2014, 01:39

Las imágenes se sucedían como trozos de un dibujo, y las llamas estaban presentes en todas ellas. Miré a Elisa cuando entro y su gesto al salir. Apenas dije nada, tan solo entré en silencio, observando con detenimiento el interior. Recordaba todo... la chimenea donde mi padre quemaba la leña mientras mi madre servía la comida, las innumerables historias... La mesa donde ella tejía y donde me caí de pequeño. Recuerdo que aquella vez casi me abro la cabeza contra aquella esquina.

Me acerqué al lugar donde estaban las escaleras. Ni quise ni podría subirlas dado su estado, y me apeno no poder hacerlo. Arriba estaban los cuartos donde dormíamos y era donde estaban depositados la mayor parte de mis recuerdos, y simplemente no pude resistir la tentación, y con cuidado fui subiendo por los bordes de las maderas, que era donde aun mantenían cierta fuerza. Trataba de no apoyar demasiado peso sobre ellas, y cuando conseguí subir entré en la habitación de mis padres.

Estaba todo completamente calcinado, pero podían verse los trozos de los muebles, pero nada me inspiraba ningún recuerdo... el problema fue cuando entré en mi habitación. Estaba oscuro pero podía verse donde estuvo casa cosa. Me arrodillé en el suelo y puse la mano sobre el suelo, lanzando un suspiro desbocado. Todo me recordaba algo, alguna escena, todo me hacía daño, era un absoluto caos...

Cansado de no encontrar nada, bajé las escaleras del mismo modo que antes, pero pisé mal en el último escalon, que cedio bajo mis pies e hizo que me cayese en el suelo. Emití un pequeño quejido pero me levanté rápido y me sacudí las cenizas de la ropa. Di un pequeño paseo por las habitaciones inferiores, pero nada, tan solo dolor. Quizá había sido un error ir hasta allí, pero ya era tarde. Sabía que a ella igual no le hacía demasiada gracia, pero era el mejor lugar para pasar la noche. Quedaban unas dos horas para el anochecer y no daría tiempo a encontrar nada mejor.

Salí de allí, lanzando una triste mirada a Elisa antes de volver junto al poste. -Aquí creció Boros.- Dije, acariciando de nuevo el poste de madera. Recordaba con alegría la de mañanas que salía corriendo de mi habitación e iba junto a Boros para jugar. Era lo que mejor recordaba de todo aquello, y creía que Boros también.


avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Lun Sep 29 2014, 02:02

Le miré mientras paseaba por la parte baja de la casa y comenzó a subir las escaleras. Cuando lo perdí de vista me acerqué a uno de los laterales para ver la madera que había tocado antes. Parecía un poste. Era precioso... Estaba segura de que en sus mejores tiempos relucía. Nunca había tenido un caballo ni me había subido en uno, solo a mi padre cuando hacía de uno para jugar conmigo. Cuando vi a Boros la primera vez me impresionó lo bonito que era, era un gran caballo. Y por lo que vi le caí bastante bien. Me gustaría poder volver a verlo, y creía que lo más seguro es que no tardase en hacerlo. Volví hasta la entrada justo para ver como caía de bruces contra el suelo. Di un paso hacia él pero se levantó como un resorte, así que retrocedí.

Esperé hasta que estuviese listo para salir y me entretuve en ver el entorno. Era un lugar precioso la verdad. Rodeado de bosque y con el lago al fondo. Me gustaba ese sitio, pero los recuerdos que Thomas hacían que fuese reticente a estar allí. Cuando salió y me miró de esa forma fue como si se me cayese el alma a los pies. Es la primera vez que le veía así y no era para nada agradable. Hasta hace unas horas había estado riendo conmigo junto al río, y ahora parecía haber envejecido unos años. Su mirada estaba apagada y su cuerpo parecía cansado, y exhausto mentalmente. No sabía si era para tanto lo que sentía pero es lo que reflejaba a simple vista.

Apreté los puños y los labios un momento, sopesando si debía o no acercarme. Opté por hacerlo. Se veía tan decaído que no podía estar sin hacer nada ante eso. Me estaba dando mucha pena, pero no la típica pena ajena que se siente, sabía por lo que estaba pasando. ¿Eso era lo que a mi me esperaba dentro de unos días? Probablemente sí, y eso me helaba el corazón. Cuando estuve a su altura puse una mano en su brazo y lo apreté un poco, intentando consolarle de alguna forma. Con sus palabras no solo insinuaba que allí había crecido Boros, allí había crecido él, y eso fue lo más duro de todo, volver al hogar. Quise decirle algo pero no me salían las palabras y no estaba segura de si debería hablarle en ese momento o no. Miré hacia el poste y puse la otra mano sobre él -Estoy segura de que se siente agradecido por haber crecido aquí. Es un sitio precioso...-. Puede que no fuese lo mejor, pero realmente lo pensaba.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Lun Sep 29 2014, 02:22

La miré detenidamente unos segundos antes de desviar la vista de nuevo al poste. -Ya sabes lo que te voy a pedir. Quedan dos horas para que anochezca y no se si encontraremos otro sitio.- Dije, intentando sonar lo más convincente posible. Caminé, mientras, alrededor del cerco de Boros, recordando cada día a su lado. Aún recordaba el momento de su nacimiento, fue algo raro pero me sentí orgulloso de que mi padre me dijese que aquel caballo iba a ser mi hermano para siempre. La madre era la yegua de mis padres, se llamaba Blanchy, la pobre y vieja Blanchy. A diferencia de Boros, era ella blanca como la nieve.

Es que... era cierto, literalmente crecimos juntos, jugando y paseando juntos, nunca nos habíamos separado. En ese momento no lograba entender como había podido dejarle allí, pero no tenía dinero para poder llevarle en el barco que me llevo a las Islas Illidenses. Además, de haberlo llevado no podría haberle salvado de aquellas criaturas... en el fondo sabía que había hecho bien, pero me daba pena haberme separado de su lado. No era capaz de imaginarme como se tenía que sentir él.

Me acerqué andado lentamente hasta el viejo jardín. Entre los helechos podían verse las plantas que habíamos sembrado mi padre y yo. Por lo que pude comprobar habían conseguido reproducirse sin ayuda. Había alguna zanahoria y algunas verduras. Me acordé entonces de como mi padre me había enseñado a sembrar y a cuidar del campo para que las frutas y las verduras saliesen tiernas y de buena calidad. Luego mi madre las vendía en el pueblo. Las metía en una carreta y ponía a Blanchy a llevarla.

-¿Vamos al lago?- Le pregunté, en un desesperado intento por alejarme de todo aquello y poder relajarme. -Aunque primero prefiero dejar las cosas.- Añadí, intentando, quizá en vano, retomar la idea de quedarnos allí. Era cierto que había dolor pero... también había amor y buenos recuerdos.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Lun Sep 29 2014, 15:01

Era raro ver así a una persona. No conocía a nadie que estuviese así de mal y que le hubiese pasado algo tan espantoso como lo que me pasó a mí. Bueno, a decir verdad directamente no conocía tan bien a nadie, así que tampoco podía opinar demasiado. Cuando me preguntó indirectamente no pude evitar mirarle algo incrédula. ¿Quería quedarse allí con todo lo que eso conllevaba? -Si a ti no te importa... Por mí está bien. Es un techo al fin y al cabo, y mucho mejor que la cueva de ayer-. Sonreí un poco esperando quitarle algo de hierro al asunto. En parte entendía que quisiese quedarse allí, al fin y al cabo era su casa, si había crecido allí y tenía tantos recuerdos felices puede que le viniese bien rememorarlos.

En cuanto se movió del sitio me puse a ver el jardín que tenía la casa al otro lado. Estaba bastante mal, pero se parecía un poco al de mi casa. Me agaché y toqué la tierra. Tenía aun humedad y probablemente se pudiese volver a cultivar en él. Me levanté dejando caer la tierra de mis manos y mirando la parte de atrás de la casa. También estaba chumascada y ennegrecida. Sin duda no era una imagen para nada agradable. No sabía cómo Thomas era capaz de aguantar aquello. Yo no sabía si mis padres habían sufrido o no. Siempre preferí pensar que no lo hicieron. Pero él si sabía que sufrieron. Morir quemado no es agradable ni mucho menos. Notar como te arde la piel... Solo de pensarlo se me ponía la carne de gallina.

Me crucé de brazos en un intento por recomponerme y volví de nuevo hasta la puerta de la casa, justo en el momento en el que me preguntó si íbamos al lago. Asentí y le seguí hasta la casa para dejar las cosas a un lado. A pesar de haber accedido a quedarnos allí no me gustaba estar en una casa ajena en la que habían pasado tantas cosas. Salí en cuanto dejé a un lado las cosas y me encaminé en dirección al lago. No estaba segura, pero igual necesitaba estar solo unos minutos. Y yo alejarme de allí un poco. Era algo agobiante.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Lun Sep 29 2014, 21:58

Asentí y fui adentro con ella para dejar las cosas y dejé que fuese yendo de camino al lago. Yo, mientras, me quedé en silencio observando de nuevo aquel sitio. Los recuerdos que me traían aquellas ruinas eran hermosos, pero aquella mañana en la que las llamas devoraron mi vida, y el recuerdo de ello, conseguía tragarse cualquier buen pensamiento que se me viniese a la cabeza.

Salí lentamente de la casa y me fui acercando al lago por donde lo había hecho Elisa, y en un momento dado me giré para observar la casa con detenimiento, antes de proseguir la marcha. Una vez llegué allí me quité la ropa hasta quedarme con unos pantalones de tela que llevaba bajo los que usaba para vestir, a modo de protección contra el roce y como refuerzo para los golpes. Me acerqué al agua e introduje los pies en ella lentamente, alzando la mirada para deleitarme con las vistas. El lago era inmenso. Muy a lo lejos se veían las montañas, y al oeste el agua alcanzaba el horizonte y no se veía la parte opuesta. Era un lugar hermoso, de aguas cristalinas y que invitaba a la meditación. A nuestra derecha, a unos treinta metros, había una cascada de unos quince metros de alto por la que caía el agua, chocando contra la superficie del lago y creando un sonido perpetuo que ayudaba al ejercicio de la calma. Había una gran cantidad de rocas cerca de la costa y bajo la cascada, incluso ya más adentro en el lago, llenas de musgos y verdes plantas acuáticas. Siempre me había gustado sentarme sobre ellas.

Me metí en el agua y buceé durante unos segundos antes de salir a la superficie y permanecer desde allí mirando con detenimiento a Elisa. Era tarde y el sol se escondía pero era un lugar seguro y tenía la impresión de que a ella también le gustaría hacerlo. -¿Vienes?- Pregunté, mientras esbozaba una sonrisa de medio lado y me introducía más en el agua, acercándome a una gran roca. el agua estaba genial, a esas horas tenía una temperatura poco diferenciable de la exterior, y al no haber aire bajo ella daba la sensación de que incluso se estaba más caliente ahí dentro que en el bosque. No me habría alejado ni quince metros de la cosa y se veía aún el fondo como si estuviese en la misma orilla.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Lun Sep 29 2014, 22:20

Me quedé en la orilla, admirando el lago y todo lo que había a su alrededor. Era un lugar precioso. Solo había tenido la suerte de estar ahí una vez antes de ese día, y no pude pararme porque me llevaban atada. Todavía no sé como pude salir de aquello con vida. Sonreí un poco al recordar todo aquello. Me tenían en una jaula y, en cuanto hice un par de truquitos, esos humanos salieron despavoridos pensando que era un mago o algo peor. Lo complicado fue salir de allí. Me habían capturado cuando salí por leña para la cueva y no llevaba nada conmigo, ni mi arco, ni mi cuchillo, nada. Estaba todo en la cueva. Esa fue la última vez que salí desarmada. No volvería a tropezar con la misma piedra. Ese día estaba muy asustada. Pensaba que no saldría de allí porque eran demasiados, pero cuando conseguí calmarme lo conseguí. Lo cierto es que fue algo impresionante por mi parte.

Estuve un rato ensimismada, con la mirada perdida en el horizonte, en las aguas más lejanas del lago mientras notaba el viento en la cara y me movía el pelo con suavidad. Estaba muy relajada en ese momento. O al menos hasta que me percaté de que Thomas se había metido en el agua. Cuando lo vi aparecer y sonreír así no pude evitar hacer lo mismo. Por supuesto que iría. Llevaba todo el día soñando con pisar las aguas del lago. Me agaché para quitarme las botas y dejarlas a un lado, acto seguido me quité la parte azul del vestido para quedarme solo con la blanca y me lancé al agua. Me puse a bucear hasta estar algo más alejada de la orilla como para tener algo de fondo y bajé. Me agarré de un par de rocas que estaban adheridas al suelo para poder sentarme en el fondo.

Una vez allí abrí los ojos para contemplar los peces que paseaban por allí. No hacía falta decir que aguantaba bastante tiempo bajo el agua. Estaba concentrada para poder soltarme de las rocas y que el agua me mantuviese en el fondo. Cuando conseguí mi propósito mantuve mi concentración en el agua que me rodeaba para no subir a la superficie, pero también en un banco de peces que estaba pasando delante de mí. No pude evitar la tentación y me transformé para perseguirlos. Tras unos minutos ya estaba bajo el agua, nadando tras los peces y dando mordiscos cerca de ellos mientras los veía escapar. Tenía aguante bajo el agua pero no de horas, y las transformaciones me desgastaban, así que volví a mi forma humana y subí rápidamente a la superficie para coger una enorme bocanada de aire y empecé a toser. Me había pasado demasiado y me había entrado agua. No me gustaba que pasase eso, era desagradable.

Me mantuve flotando un rato, descansando de lo que había pasado en menos de veinte minutos. Empecé a buscar a Thomas, aunque al intentar darme la vuelta me mareé un poco y decidí que era mejor esperar unos minutos. Era una bestia, como siempre, y tanta piruetas bajo el agua no eran buenas, ni siquiera para mi. No tardaría en pasarse, pero tenía que descansar un rato, así que eso fue lo que hice. Simplemente quedarme flotando.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Lun Sep 29 2014, 22:40

Después de tanto cansancio y malos recuerdos, aquello me estaba viniendo genial. Sonreí ligeramente al ver que Elisa se iba quitando las partes más superficiales del vestido para meterse en el agua, aunque eso hizo que me sonrojase un poco. Vi que iba un poco a su bola y decidí seguirla, aunque cuando se quedo allí abajo simplemente me quedé mirándola desde arriba, introduciendo la cara bajo el agua y abriendo los ojos. Era espléndido verla tan tranquila allí abajo. Me gustaría poder hacer algo así.

Pensé que iba a subir cuando vi que empezaba a nadar pero la cosa estaba en que se estaba transformando para...¿para perseguir peces? en ese momento sentí envidia, mucha envidia. Yo jamás podía hacer eso, transformarme por placer para disfrutar de ello. Es decir, sí podía, `pero el dolor a veces no merecía la pena... me quedé observándola con detenimiento, aunque a veces la perdía a causa de las distancias que recorría, pero siempre volvía a verla. Era una dragona hermosa. Si ya sentía envidia por esa forma de poder disfrutar de su transformación, también envidiaba que su cuerpo fuese tan bello.

Cuando ascendió y vi que tosía y se desorientaba comprendí que incluso ella tenía limitaciones a la hora de transformarse, pero seguía siendo mejor que lo mio. Me acerqué nadando lentamente hasta estar a su lado. -¿Sabías que tu forma draconica es hermosa?- Pregunté, casi de forma refleja. Aunque cuando me di cuenta de lo que hice me dieron ganas de bucear y ahogarme en el fondo. ¿qué hacías, Thomas, preguntando eso? Menuda estupidez...

La miré, ya que al menos, ya que se lo había dicho, tenía curiosidad por saber quué me contestaba. Igual me daba un bofetón o algo, a saber... era tan impredecible como el fuego.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Lun Sep 29 2014, 22:55

Cuando escuché su voz me giré para ver que le tenía al lado. Lo que dijo hizo que mirase hacia el agua y me sonrojase un poco. ¿A qué había venido eso? La verdad es que no solía recibir piropos sobre mi forma de dragón. Ante ella lo único que había escuchado es "está mal", "no es bueno para ti hacer eso", "tu forma no puede verla nadie, no lo hagas". Recibir una buena crítica por ello me resultaba extraño, aunque me gustaba, y mucho. Pero la verdad es que era la primera que había recibido directamente y me ponía algo nerviosa, aunque intenté que no se notase demasiado y volví a mirarle -Gracias. Aunque la tuya es mejor. Quitando el dolor... Me gustaría imponer tanto como tu. Con mi forma lo único que conseguiría asustar sería a una ardilla...-. Eché la cabeza hacia atrás para mirar al cielo y meterla bajo el agua por un momento para volver a salir.

Pensé en preguntarle qué había pasado en su casa para que acabase así. Me había contado que a sus padres los quemaron, pero no cómo ni por qué. Estuve a punto de abrir la boca para preguntar pero me quedé callada. Ahora mismo se le veía relajado y tranquilo, y no me había gustado nada verle como le vi en la casa. Precisamente por eso tuve una idea. Sonreí un poco y me coloqué a su lado, paralela a él -Te echo una carrera. El primero que llegue a esa roca que sobresale gana-. Le señalé una roca enorme de forma ovalada que sobresalía del agua a unos quince metros más o menos. Me quedé quieta mirando hacia la roca justo antes de volver a dirigirme a él -Uno... Dos... ¡Ya!-. Lógicamente salí antes de tiempo y comencé a nadar.

La verdad es que no lo hacía con la intención de ganar, simplemente era por pasar un buen rato. Pero lo cierto es que era muy buena nadadora, como era lógico. No miré dónde se encontraba él. Daba brazadas una tras otra y sacaba de vez en cuando la cabeza para poder respirar. No paré en todo el rato, solo un momento a mitad de camino para ver por dónde estaba. Continué dando brazadas lo más rápido que podía. Empezaba a notar cómo los músculos de mi cuerpo se tensaban, pero me gustaba la sensación. La adrenalina me subía a causa del ímpetu de querer llegar antes que él. Cuando llegué toqué la roca y salí a respirar sin mirar si había llegado antes o no.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Lun Sep 29 2014, 23:13

Sonreí como un imbécil cuando dijo aquello... pero no creía que fuese cierto, mi forma era un amasijo sin sentido de destrozos, pero me agrado que me lo dijese, aunque no me lo creyese, y de hecho iba a decírselo cuando dijo aquello de la carrera. No me dio tiempo ni a decir nada, sencillamente empezó a contar... ¡y encima salio antes que yo! Eché a nadar con toda la rapidez que podía, aunque el cansancio aún se hacía notar y cuando quise darme cuenta y toqué la piedra, ella ya estaba allí. Me quedé en silencio mirándola. -Saliste antes de tiempo.- Inquirí.

Era genial estar así con ella... a pesar de los cabreos no cambiaría aquellos momentos por nada del mundo. El sol se escondía y la oscuridad empezaba a hacerse patente, pero yo solo me fijaba en el reflejo de sus ojos y el del agua. Era agradable tener a alguien con quien hablar y con quien divertirse y, los Grandes Dragones me perdonen de pensar así, porque siempre ha estado ahí Boros, pero aquello era diferente... y no sabría explicar por qué. Permanecí mirándola unos segundos en silencio, pero eso no duro porque me fijé en que aquella fina tela mojada hacía que se definiesen ciertas partes de su cuerpo, lo que hizo que me sonrojase, y por disimular me metí un segundo en el agua, antes de salir y mirar hacia el cielo. Inmediatamente todo aquello me volvió a recordar a lo de la noche en la playa. No entendía por qué razón tenía que estar pensando ene so siempre. ¿Por qué no me lo podía quitar de la cabeza?

Suspiré lentamente después de unos minutos. -No creo que mi forma valga para demasiadas buenas críticas, no es más que un amasijo de escamas malformadas y afiladas.- Dije, intentando cambiar de tema y, a poder ser, de imágenes mentales, que francamente no le hacían ningún bien a la situación. Si podía evitarlo y pensar en otras cosas, mejor que mejor. Además, tenía que recalcar eso, no creía en absoluto que alguien pudiese pensar bien de mi forma draconica.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Lun Sep 29 2014, 23:24

Me encogí de hombros cuando me dijo que había salido antes de tiempo, haciéndome un poco la tonta y sonriendo después. Me apoyé en la roca mientras le miraba. Mi subconsciente estaba dando saltos de alegría porque le había ganado, como era evidente me encantaba ganar. Mucho más si era a un hombre y mucho más si era más fuerte que yo como era el caso. Me hacía sentir superior y eso me gustaba. Aproveché un pequeño saliente que la roca tenía bajo el agua para sentarme un poco sobre él y poder descansar mejor mientras mi respiración cobraba su ritmo normal después de eso. El ver que me miraba me ponía algo nerviosa, pero di gracias de que se pusiese bajo el agua. En ese momento pude respirar hondo y poco a poco recuperé mi respiración normal.

Le miré frunciendo el ceño cuando dijo eso -Cómo puedes decir eso. Tu forma es genial. Eres un gran dragón de fuego y bastante poderoso. No es que conozca a muchos dragones... A decir verdad solo he visto la forma dracónica de dos personas, y ahora la tuya. Pero sé que la tuya no es un amasijo como tu le dices. Es poderosa, da miedo, impone respeto. Es genial. No entiendo por qué reniegas de ella. Entiendo que... No te guste que te duela. Pero no que reniegues de ella. Deberías agradecer tener esa forma y ser lo que eres y deberías estar orgulloso de tu forma-. Me callé en seco después de eso. Me estaba pasando. ¿Qué narices hacía diciendo esas cosas? Se supone que le odiaba... Bueno, más o menos. De todas formas le dije la verdad, eso era lo que pensaba. Precisamente por eso me reprendí a mí misma. No debía decirle a alguien como él lo que pensaba directamente.

De todas formas ya poco se podía hacer. Volví a bajarme de la roca para quedar en frente de él -Boros se avergonzaría de ti por haber perdido. Así que en su nombre, y como un favor que le hago porque me cae bien...- me alejé un poco por las consecuencias que pudiese tener lo que iba a hacer -Creo que te mereces un castigo-. Sin apartar los ojos de él dejé caer encima de su cabeza una enorme ola que había creado conforme le hablaba. Me agarré a la roca para que no me llevase la corriente y no pude evitar echarme a reír. Este hombre era tan inocente que siempre que quería me lo llevaba por delante. La verdad es que era gracioso, además él se dejaba y no se enfadaba por esas cosas. Eso me gustaba. Era como volver a ser una niña. Nunca había disfrutado del placer de jugar con más niños y eso era lo más parecido a hacerlo.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Thomas Brethil el Mar Sep 30 2014, 00:29

Me quedé callado al escuchar lo que decía. ¿A que venía eso? No tenía ni idea de lo que sentía con respecto a eso. Lo dejé pasar simplemente porque no tenía ganas de discutir, pero no podía decir nada, su forma era estupenda, y la mía no, era así de sencillo. La incredulidad aumento cuando empezó a decir lo de Boros. ¿Castigar qué? Esa mujer estaba como una cabra, ¿como se supone que me iba a castigar? Seguía malmetiendome con ella en mi cabeza cuando vi que se alejaba, y al darme la vuelta fue demasiado tarde, una ola me llevo por delante y me hundió en el lago. Cuando ascendí fruncí el ceño, no por cabreo, sino por indignacion. Yo no podía hacerle nada, de hacerlo podría causarle mucho daño. ¿Ves? otra cosa que odiaba de mi elemento, solo valía para destruir... y al pensarlo instintivamente miré a la casa, como si una luz se encendiese en mi cabeza. Algo se me revelo delante de mis narices y jamás me había percatado de ello... ¿Podría ser...?

Suspiré lenta y apaciblemente mientras me fui acercando a nado hasta la orilla. Una vez allí me dejé caer en la arena y me quedé mirando hacia el cielo, sintiendo las pequeñas ondas del lago en la mitad de mi cuerpo que se sumergía en él. Ya era de noche... y la inmensidad del cosmos resultaba empequeñecedora cuando veías tantos brillos y diferentes colores juntos. La luna comenzaba a salir y a iluminar la superficie del lago, dejando patente en él su imponente reflejo.

Quería calma, quería descanso, estaba deseando volver al agua con Elisa pero también deseaba volver a la casa para poder dormir en un techo por primera vez en muchos, muchos días. Y allí estaba, en el término medio, donde se dice que está la virtud. Por una parte quería descansar, poder dormir y dejar atrás ese agotador día, mi cuerpo estaba hecho polvo aun y mi mente a veces ya me daba demasiadas vueltas, y sin embargo no quería que se acabase aquella noche. Era todo demasiado extraño, demasiado revuelto. ¿Por qué no era capaz de decidirme con algo tan absurdo? En cualquier otra situación ni me lo pensaría, pero estando con Elisa merecía la pena permanecer despierto... como ya dije, era alguien con quien hablar y hacer cosas.
avatar
Cantidad de envíos : : 266
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Elisa Bourousis el Mar Sep 30 2014, 00:42

Me quedé quieta y callada cuando lo vi alejarse. ¿Tanto le había molestado? No lo había hecho con mala intención y no era la primera vez que le hacía algo así. El otro día en el río también se lo había hecho. No le entendía. Precisamente eso era lo que me ponía de los nervios. ¿Por qué narices tenía esos repentinos cambios de humor sin venir a cuento? Me enfurecí con él por eso. Ese pedazo de imbécil se acababa de cargar una buena tarde por cualquier gilipollez suya. Aunque claro, como no me lo decía ni me lo diría lo más probable es que yo no me enterase. Estaba frustrada, cabreada y a punto de estallar.

Le miré con rabia cuando se quedó ahí tumbado y miré al cielo. Ya había oscurecido y no me había dado ni cuenta. Volví a sentarme en la roca y me quedé allí observando la inmensidad del cielo. Pero la roca me tapaba. Así que me giré y empecé hasta escalarla hasta conseguir llegar a la cima y sentarme allí. Me relajaba mirar al cielo. Y a ese pedazo de idiota le convenía que me relajase. No quería enfadarme con él después de lo que le pasó, después de ver la casa. Sabía cómo debía sentirse y eso hacía que relajase un poco las formas con él. Pero lo estábamos pasando bien, al menos eso me dio a entender. Si era así, ¿por qué narices se alejaba de esa forma?

Jamás entendí a los hombres y creo que jamás les entenderé. Pero aquel en particular era más raro aun de lo normal. Por norma general, al menos con los que yo me había cruzado hasta ahora y quitando a un par, todos buscaban el sexo. Cosa que por otra parte no entendía. Era algo desagradable. Desde aquella vez no me permití ni el lujo de pensar en volver a hacer algo así. Me daba asco solo de pensarlo. No entendía cómo los tíos podían querer tanto el sufrimiento de una mujer como para hacerle algo así. Lo repudiaba y siempre iba a hacerlo. Pero Thomas no buscaba eso. No había intentado tocarme en ningún momento ni me miró de forma descarada, aun cuando me desnudé aquella noche. Al menos a mi no me resultó lo desagradable que me había resultado otras veces. Eso es lo que hizo que confiase en él, que me mostrase un poco más como realmente era. Pero todo eso se esfumaba cada vez que hacía alguna estupidez como esa. Decidí no pensarlo más y apoyé las manos en la roca, a cada lado de mis caderas, para poder mirar mejor las estrellas.
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viaje sin fin [Thomas-libre]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.