Últimos temas
» Puntos de experiencia.
Ayer a las 22:25 por Ingela

» Cierre de Tema
Ayer a las 18:52 por Zöe

» Tema pausado
Ayer a las 16:22 por Alana

» Invitación a tema ilbre [Nuevamente abierto]
Miér Oct 17 2018, 23:42 por Alexander H

» Akbil, el vago.
Miér Oct 17 2018, 23:17 por Helyare

» Hola!
Miér Oct 17 2018, 23:17 por Helyare

» Apoyo de un crowdfundig interesante
Miér Oct 17 2018, 13:06 por flames

» Desde Midgar con amor <3
Miér Oct 17 2018, 00:06 por Helyare

» Buenas tardes/noches/días
Miér Oct 17 2018, 00:04 por Helyare

» ¡9 años online!
Mar Oct 16 2018, 18:11 por Chimar


Halloween a la vuelta de la esquina!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Halloween a la vuelta de la esquina!

Mensaje  Othel el Lun Oct 13 2014, 02:38


Queridos aerandianos, se acercan fechas de terror, miedos, sustos, fantasías, disfraces y sobretodo... ¡Caramelos! Son fechas perfectas para pasarlas en familia y entre amigos, pero no os olvidéis de que en Aerandir también somos una gran familia. ¡Por eso hemos decidido organizar un concurso de relatos de terror!

Las normas serán las siguientes:

- El tema del relato es libre, y puede ser tanto original como basado en cualquier cuento, leyenda o historia existente.

- Cualquiera podrá enviar un relato, pero solamente uno por user.

- Los relatos han de serme enviados a mí personalmente, Othel, y yo mismo los publicaré en este apartado de forma anónima.

- El ganador será decidido por los votos de todos, pero de haber un empate serían los Masters los que tendrían la última palabra.

- ¡Nadie podrá votar su propio relato!

- Para hacerlo más difícil y entretenido habrá un límite de palabras por relato. Este será de 500 palabras, lo cual no llegaría a llenar un folio DIN A4. ¿El motivo? Será un reto mayor para el escritor, pues tendrá que conseguir ponernos los pelos de punta con cuantas menos palabras posibles.

- Los relatos podrán ser enviados desde ahora y hasta el día 1 de Noviembre, a las 00:00.


· También me parece importante el anunciar que esta vez serán 3 los ganadores, repartidos en primer, segundo y tercer puesto.

Los premios serán:

- Tercer puesto: 5 p. de experiencia + 500 aeros.
- Segundo puesto: 15 p. de experiencia.
- Primer puesto: 15 p. de experiencia + ¡objeto mágico sorpresa!


¡No dudéis en apuntaros y mucha suerte a todos los participantes!

Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Valhalla

Mensaje  Othel el Sáb Oct 18 2014, 01:57

VALHALLA


¿Sabias que? Los vikingos ya utilizaban estas fechas como festividad.

Veturnætur, Winternights o Noche de Invierno


Esta fecha es dedicada a las Dísir, espíritus de la fertilidad gobernadas por Freyja. En estos días los elfos bendicen la cosecha que finaliza; periodo que tiene su máximo apogeo en Yule y que termina en Ostara. Es un momento para recordar a nuestros antepasados y seres queridos fallecidos, una fecha semejante en contenido al Samhain céltico. Era una ceremonia de abandono salvaje - muy parecida a la temporada de carnavales de los países mediterráneos - marcando el final de la temporada de comercio y viajes y el comienzo de la temporada invernal de caza. Se realizaba abundante actividad relacionada con oráculos durante Vetrnaetr para predecir la fortuna del próximo año. Se dice que si uno se sienta en una tumba durante toda la noche de Vetrnaetr obtendrá completo poder y control de adivinación, shamánicos (Galdr y Seith) y como bardos (Skaldr), siempre y cuando conserve la cordura. Vetrnaetr marca el comienzo de la Caza Salvaje comandada por Odín, que se mantiene vigente hasta Walpurgis.

Gracias a la aportación de Nana.

Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Relatos!

Mensaje  Othel el Sáb Oct 18 2014, 02:02

De ahora en adelante encontraréis los relatos de vuestros compañeros y, esperemos, que también los vuestros propios. ¡Mucha suerte a todos los participantes y no os olvidéis de votar a vuestros favoritos! (Sí, podéis votar a más de uno)

Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Relato n. 1

Mensaje  Othel el Sáb Oct 18 2014, 02:08

Nada

La noche era estupenda, perfecta, consideraba un crimen tener que dormir teniendo un velo nocturno tan perfecto. Veía por la ventana y divisaba la luna llena brillando majestuosa, acompañada de algunas estrellas cercanas que decoraban muy bien al satélite. Era embriagante la sensación que sentía al contemplar tal firmamento que sólo en algunas ocasiones tengo el lujo de observar. Definitivamente no dormiría esta noche, no sería justo para la naturaleza rechazar ese regalo.

Mi plan era ver el cielo toda la noche, pues nada debería distraerme. Mas no fue así. Percibí un sonido, similar al choque de dos objetos diminutos, pero de madera. Fue fugaz, pequeño, sigiloso, pero pude oírlo.

Fui a investigar, queriendo saber qué sería. Pasé por la sala, y todo estaba quieto. Pasé por el pasillo, y todo quieto. Entré a mi cuarto, y entonces yo quedé quieto. Había una figura sentada en mi cama. Y la veía bien, aun con la luz apagada, pues vestía de blanco y con la poca luz que llegaba a mi habitación era suficiente.

Me estremecí por un momento y sentí un escalofrío recorrer mi columna vertebral. Aunque no me entregaría a la incertidumbre, hasta ahora nada extraño había sucedido. Bien podía ser algún familiar.

Me acerqué—. ¿Todo bien? —Dije con voz fría y mu baja.

No recibí respuesta, lo que me provocó una gran inquietud y una parálisis total. Me quedé a un metro de esa persona, y pensé en retroceder, incuso salir corriendo, mas no era capaz de hacerlo, mis músculos estaban tensos y mis pies clavados al piso.

Lentamente giró su cabeza hasta voltear completamente hacia mí. Fue espantoso. No lo que vi, sino lo que me hizo sentir. Cuando vi esos ojos rojos sentí mi mente colapsar. Mis fuerzas me abandonaron, mi pecho se oprimió y perdía la capacidad de respirar. Me sofocaba y temblaba.

Se puso de pie, sin dejar de fulminarme con sus orbes brillantes color infierno. Me sentía atrapado, impotente. Desde el suelo unas cadenas brotaron y sujetaron mis piernas y brazos. No sólo presionaban, sino que rasgaban mi piel hasta llegar a los huesos para astillarlos. El dolor de la agonía era intenso, y quería gritar y llorar, mas era en vano, mi labios estaban sellados y no tenía ni siquiera aliento.

El espectro de blanco alzó su brazo y clavó su mano putrefacta en mi estómago. Aquella acción no me dañó, sólo sentía un frío interior que paulatinamente se convertía en un hueco a medida que ascendían sus dedos dentro de mis entrañas y finalmente salían sosteniendo mi corazón. Y se alejaba de mí. O mejor dicho, yo me alejaba. Las cadenas me arrastraban hacia abajo, sumergiéndome en un mar oscuro, en tinieblas infinitas donde nada se veía y sólo se sentía el vacío espacial, la asfixia y la tristeza por desprenderme de la realidad, yendo a la muerte o a algo peor, al olvido, a lo desconocido. Estaba perdido, y nadie me podía salvar. Me volvía presa de las sombras.
Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Relato n. 2

Mensaje  Othel el Mar Oct 21 2014, 00:29

La llamada de la bestia

Todo empezó la noche de Halloween, frente al camino de tierra que daba al bosque, supuestamente maldito. Por aquel entonces, no creía en leyendas. - Si estás tan segura de que no hay nada ¿por qué no entras?- dijo Alice retadora. - Si entras y te quedas una hora te creeremos.- Eché un vistazo y acepté, empeñada en demostrarles que tenía razón.

Comencé a internarme en el camino, alumbrando con mi linterna para no tropezar. Avancé lentamente, evitando los árboles y atendiendo a cualquier sonido extraño. Tras unos minutos volví la vista atrás, ya me había alejado suficiente. Me detuve y miré el reloj, faltaba poco para la medianoche.

Apenas habían pasado diez minutos cuando el crujir de unas ramas me sobresaltó. - Será algún pequeño animal…- murmuré, intentando convencerme de ello. Otro crujido a mi espalda, más cerca que el anterior. Me giré bruscamente, con la mano temblorosa a causa de los nervios.

Una gélida respiración en la nuca. El miedo me paralizó y no pude ni gritar para pedir ayuda. Cerré los ojos, las leves pisadas se alejaron de mí, para empezar a rodearme. Un gruñido gutural. Abrí los ojos asustada y vi la silueta de una enorme bestia frente a mí. Tenía los ojos rojos y las fauces abiertas, mostrando una larga hilera de afilados dientes.

Me observó con atención, la linterna cayó al suelo y sólo tuve tiempo de cubrirme con las manos antes de que se abalanzara sobre mí. Hundió los dientes en mi hombro, grité y lo golpeé hasta que me soltó. Sus garras me alcanzaron el rostro, retrocedí cubriendo la herida con una mano y me levanté como pude.

Empecé a correr tan rápido como me permitían las piernas pero me pisaba los talones, no me dejaría escapar. Conseguí llegar al camino, tropecé y caí al suelo, creí que estaba perdida. Para mi sorpresa no fue así, se quedó observándome desde los árboles pero no me siguió.

¿Por qué no acababa conmigo? Pronto lo descubriría. Los demás me sacaron del lugar y me llevaron al hospital rápidamente. Hice todo lo posible por evitar el tema, pero llegaron las pesadillas, tan vívidas que parecían reales. Siempre aparecía en medio de una cruenta escena. Luego llegaba la bestia, me observaba con sus ojos rojos y gruñía.

Intenté mantenerme despierta para evitarlas, pero el sopor me vencía. Tras unas cuantas noches comencé a entenderle, aquello me asustó aún más. - Ven conmigo…- decía, intentando atraerme hacia él. Cuando pedí ayuda nadie me creyó, me fui aislando poco a poco mientras las pesadillas seguían atormentándome.

La noche que se cumplían tres semanas desde el incidente fue distinta, estaba cansada de luchar. Caí en un profundo sueño y al despertar estaba en el bosque, rodeada por la sangre y restos de mi familia. Caminé hacia un charco cercano y observé mi reflejo, pero ya no era yo.

Un par de ojos rojos me devolvían la mirada…. ahora yo también era una bestia.

Spoiler:
Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Relato n. 3

Mensaje  Othel el Mar Oct 21 2014, 20:09

Casa de muñecas

- Bienvenida. - me recibió la dueña de la tienda. Tanto el exterior como el interior eran como me los había imaginado, con aquel aire francés clásico, antiguo, pero el toque primordial eran las decenas de miradas que se habían fijado en mí nada más entrar. Las muñecas me saludaban con aquellos enormes ojos de cristal, apareciendo en cada esquina, rincón, estantería...

- Buenas tardes... - saludé con timidez, abrazando con más fuerza la pequeña princesa de porcelana. - Se me ha roto la muñeca y me preguntaba si podía ser arreglada... -

Le mostré a mi amada Anna y ella la recibió con cuidado, observando cuidadosamente la grieta en su rostro blanco como la nieve. - Es hermosa... - comentó distraída la mujer mayor. Dejó mi más preciado tesoro en la mesa registradora y se fue a la parte de atrás sin decir palabra alguna, momento que aproveché para echar un vistazo a la tienda.

Las muñecas dominaban todos los rincones de la amplia habitación, haciendo gala de toda clase de vestidos victorianos, peinados bien elaborados y rostros de lo más angelicales. Alcé la mano para rozar la fina superficie de una de las piezas más hermosas y en ese preciso momento la dueña me sorprendió con un sonido sordo resonando en la mesa. Me giré sorprendida, siendo recibida con una extraña sonrisa.

- Podré arreglarla, pero tardará un poco. Adelante, toma un poco de te mientras tanto. -

Volvió a irse, esta vez con mi muñeca en sus manos. Lo cierto es que me había asustado, apareciendo tan repentinamente, pero fue culpa mía por no prestar atención. Me acerqué a la mesa y aspiré el dulce aroma del te de jazmín, presentado en un delicado juego de porcelana, como no. No pude resistir más y tomé un largo sorbo de aquel néctar color caramelo, pero después de eso mis recuerdos desaparecieron como la luna en una noche nublada...

Cuando al fin desperté no podía mover mi cuerpo. No había nada que me impidiese levantarme, pero mis piernas simplemente no respondían a mis deseos. Parpadeé, siendo eso lo único que podía hacer, y cuando quise gritar nada salió de mi boca; estaba completamente rodeada por muñecas de porcelana.

Una vela solitaria iluminaba la habitación sin ventanas, alumbrando así las cientas de figuritas de todos los tamaños. Todas permanecían inmóviles, como yo, y todas dirigían su mirada hacia la mía. Era como si pudiese leer sus corazones... Como si sus almas llorasen por mi cruel destino, aunque ni siquiera yo lo conociese aún. Pero... De entre todas las muñecas habían algunas que sí lloraban. Inmóviles, dirigían sus ojos cristalinos en mi dirección. Eran reales, jóvenes y hermosas... Con la piel blanca como la nieve... Estaban vivas.

De la nada se escucharon unos pasos al fondo, de entre las sombras. Era la propietaria, llevando puesta una máscara de porcelana, y en sus manos; cargaba un vestido de princesa victoriana...

Solo la infantil melodía que escapaba de entre sus labios resonaba en aquella gélida habitación.

Spoiler:


Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Relato n. 4

Mensaje  Othel el Jue Oct 23 2014, 03:52

El fabricante

El nuevo fabricante miraba el libro de instrucciones de nuevo, estaba  algo confundido, pero sale de ese trance al oír el clic del mecanismo, el reloj de arena se acaba de voltear otra vez y sus granos caen uno a uno marcando los segundos.

No puede perder más tiempo, se acerca a la mesa de trabajo, es una mesa vieja y elegante con adornos victorianos, arriba hay un muro tapizado con estantes, cajones y frascos que guardan todos los materiales que el fabricante pudiera utilizar, la habitación donde esta es acogedora y repleta de libros, pero si no fuera por la escasa luz de las velas estaría a oscuras.

El fabricante revisa el libro de instrucciones, cada página contiene el modelo e instructivo para hacer un muñeco tamaño natural diferente, selecciona una muñeca de figura elegante  y abriendo el cajón del fondo saca tela de color gris pálido, dibuja el contorno de los brazos, las piernas, el torso y la cabeza, con las tijeras va recordando todo el contorno  y cuando tiene cada pieza en su lugar las va tejiendo con un hilo negro.

Al finalizar rellena la muñeca con algodón y empieza a coser los moldes de la ropa, le coloca un vestido sencillo, pero lo bastante elegante y personalizado para darle un aire de alegría.

El fabricante casi había terminado, solo le faltaba un corazón.

Abre otro cajón y saca arcilla blanca, la moldea, le da una forma encantadora pero a la mitad y lo pone a coser ya frio el corazón, le coloca dentro un mecanismo musical y une sus mitades para completarlo.

Al momento de ser cocido dentro de la muñeca, se escucha la canción de una caja de música proveniente de su corazón y esta cobra vida.

El fabricante y ella se quedan platicando juntos de temas tan innecesarios como hermosos hasta que el reloj de arena está a punto de acabar, el fabricante se levanta y dándole un abrazo a la muñeca le da el libro de instrucciones, cuando el ultimo grano del reloj cayo, el fabricante se convirtió en polvo y desapareció.

La nueva fabricante miraba el libro de instrucciones de nuevo, estaba  algo confundida, pero sale de ese trance al oír el clic del mecanismo, el reloj de arena se acaba de voltear otra vez y sus granos caen uno a uno marcando los segundos.

Spoiler + música de ambiente:


Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Relato n. 5

Mensaje  Othel el Sáb Nov 01 2014, 00:04

Pueblo de sombras

¿Detestas a alguien? ¿Alguien a quien no dudarías en lastimar? ¿Harías cualquier cosa por una gota de su sangre? Apuesto a que sí. Serías bienvenido en el Pueblo de Sombras.
Para ir ahí, acude a cualquier asentamiento humano considerable y busca un callejón nocturno desierto. Ingresa, y cierra tus ojos con ahínco, no te frenes. Susurra «Pueblo de Sombras» y focalízate en la penumbra. Seguramente percibirás que vislumbras colores difusos y figuras abstractas si centras tu vista en ese estado; fíjate en esas imágenes. Dentro de poco, deberían transformarse en entes centellantes.
Y no solo eso; adquirirán formas concretas: escenarios de homicidios despiadados, animales deformados y semejantes. Nada tiene importancia, mantén cerradas tus ventanas. Irás perdiendo toda noción temporal, mas eventualmente llegará a su fin. Únicamente verás ausencia total de luz, simplemente un mar negro profundo, sin matices ni contornos. Sabrás que has alcanzado este punto. Abre tus ojos.
Te hallarás en un paraje urbano siniestro, no habrá una sola luz o astro en el firmamento. Deberías poder ver las siluetas azul oscuro de los edificios a tu alrededor. Sal del callejón y camina tan silenciosamente como te sea posible por la acera. No te preocupes por la dirección; llegarás.
Estate atento. Aléjate sin piedad del ruido. En el Pueblo de Sombras rondan bestias. Las sombras no permitirán que distingas sus rasgos, pero algo te dirá que te pueden acabar. Matarán todo cuanto esté en sus garras. Continúa caminando. Hallarás una zona inhóspita; la zona limítrofe.
Un niño te descubrirá, cuyo rostro luminoso te permitirá ver que carece de ojos.
«¿Compartirás tu luz conmigo?» Interrogará.
Contesta que sí; créeme, no quieres decir que no. El niño aproximará sus extremidades a tu cara y te despojará del ojo derecho. Dolerá infernalmente, y todo esto sin sangre ni cicatriz. Después de un distorsionado «gracias», se irá. Continúa, que un hombre colosal te saldrá al paso.
«¿La luz de quién robarás?».
El nombre de la persona que odias dirás. Apenas lo hagas, ceguera eterna y total para tu víctima.
«¿Ha encontrado satisfacción tu desprecio?», se te cuestionará. Si es afirmativo, que afirmativa sea tu respuesta; en el callejón abrirás los ojos. Si dices que no, el espectro se desvanecerá. Continúa. Otro infante sin ojos te asechará. Puede olvidar la idea de ignorarle; no te dejará.
«¿Y conmigo, tu luz compartirás?».
«Sí»
Te sacará tu ojo izquierdo, ¡ciego! Sigue caminando y el hombre alto se te aparecerá por última vez. Del estruendo de su voz dependerás.
«¿La vida de quién deseas que la oscuridad reclame?».
Repite el nombre, y la muerte lo tomará. No importa si tu ira ha hallado la saciedad; no podrás retornar al callejón. Te lo advertí. Debías asegurarte de que tu odio valía antes de proceder, porque pasarás el resto de tu vida vagando por el Pueblo de Sombras, ciego, únicamente acompañado de tu miserable desprecio. ¡El odio te consolará!
Con eso basta.
Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Ding... Ding... Ding...

Mensaje  Othel el Sáb Nov 01 2014, 00:12

¡La media noche ha llegado! Los muertos empiezan a levantarse de sus tumbas y los niños se acurrucan entre sus sábanas aterrados... Pero eso no es lo importante, o al menos no aquí y ahora; ¡Con esto ha llegado el fin de los relatos! Y ya que ninguno de ellos ha recibido puntuación alguna serán los Masters los que elijan los ganadores. ¡Esperad por los resultados!

Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween a la vuelta de la esquina!

Mensaje  Othel el Mar Nov 04 2014, 00:42

Finalmente, después de cuatro días de espera, los resultados fueron decididos. Al final sí hubo un relato que recibió un voto, pero ya que este fue entregado después de la finalización de la votación este no se tendrá en cuenta. Y sin más preámbulos, aquí están los resultados:

- Primer puesto: El fabricante, por Aisling. ¡Recibes 15 p. de experiencia + Libro de hechizos! (Mirar abajo)
- Segundo puesto: Pueblo de sombras, por Rowena. ¡Recibes 15 p. de experiencia!
- Tercer puesto: Casa de muñecas, por Eona. ¡Recibes 5 p. de experiencia + 500 aeros!

No hace falta decir que todos los relatos han sido maravillosos y agradecemos mucho la colaboración de todos los participantes. Por ello, aquellos que no han sido premiados recibirán un punto de reputación en alguno de sus posts al azar, sumando así un punto a su experiencia. ¡El staff de Aerandir espera que hayáis tenido un divertido Halloween!
___________________________________

- Aisling, a continuación encontrarás la descripción de tu premio:

--- A pesar de que el libro de hechizos, de tapa negra y desgastada, sea tan pesado y voluminoso, no hay nada escrito entre sus páginas, pero, en el momento en el que realmente tu vida corra peligro y no tengas otra opción, este se iluminará y aparecerá en él la magia que salvará tu vida.

Normas y condiciones: El libro tendrá un único uso. El hechizo que en él aparezca será precisamente el que necesites para salvar tu vida; por ejemplo, si estás ardiendo, en el libro aparecerá un hechizo de agua. La magia será potente, de ahí que tenga un único uso; después de este el libro se volverá polvo. El hechizo ha de ser aceptado por el Master que lo entregó, yo mismo, por lo que habrás de avisar sobre su utilización antes de la misma. ---

Cualquier duda no temas en mandarme MP. Tampoco olvides el registrar el libro en el apartado siguiente: http://aerandir.foroes.org/t3322-registro-de-objetos-master?highlight=registro
Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 646

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween a la vuelta de la esquina!

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.