Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Vie Oct 24 2014, 19:10



La noche había sido larga, no cabía duda de ello. El capitán se despertaba durmiendo en uno de los bancos de la calle echando de menos una de sus botas. Agitaba la cabeza por su situación, varios transeúntes le miraban y se apartaban de ese hombre que aunque vistiera ropas elegantes, tenía toda la pinta de un pordiosero. - Dejenlo estar señoras, el agua es para navegarla. - Diría ante el público que se había montado a su alrededor mientras se levantaba aquél hombre con olor a bebida hasta en las lagrimas.

Cuando se había dispersado el gentío, podía ver estirado no muy lejos de él a su contramaestre a las puertas de una posada discutiendo con el posadero, probablemente por una deuda que no podía saldar. Cuando vio a su capitán le señalaba y el posadero se dirigía hacia él con un cuchillo carnicero en la mano en medio de la calle. Trafalgar manoseaba la bolsa de monedas que tenía escondida en un lugar muy preciado de su cuerpo, las cuales no eran suficientes para saldar la cuenta de Murray y darse la fiesta que pretendía, por lo que descalzo de un pie, empezó a correr entre las gentes de la calle los cuales apartaba a empujones de ser necesario.

Para cuando el capitán hubo dado varios esquinazos por las cantonadas del puerto entró en una de las tabernas regentadas por un viejo amigo suyo, que al reconocerle le ofrecería una buena mesa y algo de grog para despertar al capitán del Sable Negro. Sus hombres llevaban varios días dispersos por Lunargenta gastando su último botín, así que aprovechaba hasta la última de sus monedas antes de volver a hacerse al mar. En lo que el camarero iba atendiendo sus pedidos, el capitán empezaría a masticar tabaco y escupirlo a un lado de su silla cuando se cansaba de su sabor. Aquella acción llamaba la atención de la gente decente de su alrededor, pues los que no eran marineros procurarían estar alejados de aquél hombre tan sucio que ahora reposaba su pie descalzo en una de las sillas, no quería que se le enfriase.

Ese lugar parecía lleno de gente aburrida, pero a medida que pasasen las horas, sabía que alguno de sus piratas llegaría para animar ese aburrido ambiente en el que se encontraba bebiendo el capitán.


Última edición por Trafalgar el Vie Oct 24 2014, 23:53, editado 1 vez
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Blien el Vie Oct 24 2014, 21:09

La actividad para las Aves de trueno permanecía baja hasta ahora. Aunque eso a mi no me sorprendía, mi padre se mostraba siempre preocupado por el abrupto descenso en los contratos hacia la compañía. ¿Y como no? Ese anciano siempre preocupado por su absurdo renombre.  

La mañana anterior, como un alma en pena, apareció tras la neblina un extraño sujeto encapuchado ingresando por la puerta del local. Se dirigió hasta el mostrador donde se encontraba Zula y le dio especificas instrucciones de donde y cuando debía ser entregado un pequeño paquete no más grande del tamaño de una naranja. El sujeto hizo un perturbador énfasis en conservar una total discreción y que debía ser entregado cuanto antes. Luego de cubrir la cuota inicial de la entrega, se marcho sin decir más y desapareció tras la neblina proveniente del puerto.. Cuando Strauss se entero de este hecho, no tardo en llamarme al frente de la diligencia ya que parecía ser algo bastante importante y claro.. No mandaría a este tipo de encargos a Deimond de ninguna manera.

El pedido estaba hecho y yo estaba preparado para salir cuanto antes. Zula me entrego un pequeño mapa y algo de dinero que se supone utilizaría en caso de cualquier adversidad. Luego de un estupido sermón, finalmente dejo que me largara y emprendí mi viaje hacia Sacrestic ville, lugar donde se supone encontraría a la persona de contacto. El sol acariciaba mi rostro con magnificencia, el viento soplaba a mis espaldas y parecía dotar un empujón extra para emprender mi largo viaje. Parecía ser el comienzo perfecto para una aventura, pero faltaba algo...
.
.
.

!Tranquilo, no es necesario retirarse aun! Implore a un sujeto que compartía mesa conmigo. Al notar el poco dinero que contenía el pequeño saco que me entrego Zula, me vi en necesidad de conseguir un poco más por mi cuenta, ¿Y cual era la mejor forma de hacerlo? ir a una taberna llena de tontos y hacer uso de la famosa suerte Vorhauzen, aunque al parecer esa suerte no me había acompañado el día de hoy. Había llegado a la taberna antes del anochecer y me había entablado en una larga jornada de bebida y apuestas con las cartas en la cual había perdido todo el dinero y ya no me quedaba nada para apostar.

- Olvídalo muchacho. Te has quedado sin dinero. Respondió el hombre mientras guardaba sus ganancias. - ¡Espera! Debo poseer algo que te interese. Busque entre los bolsillos de mi chaqueta pero solo estaban llenas de morusas. - ¿Que te parece mi lanza? ¡Es una magnifica pieza!. El sujeto arqueo una ceja y la miro por un momento, se acerco hasta ella y la tomo en sus manos. Luego de unos instantes la regreso a mis manos con desprecio y dio la vuelta para irse. - Es muy pesada. Olvídalo, no recuperaras tu dinero esta noche. - Mierda... no podía volver hasta la cede de la compañía y pedir más dinero a Zula puesto que debí haber partido desde esa misma tarde y se supone esas monedas debían aguantar durante todo el encargo.

Me levante de la silla resignado, cuando sentí un pequeño bulto en el bolsillo de mis pantalones. Lleve la mano hasta él y saque el pequeño saco que contenía el objeto para la entrega.- Eso es... Susurre. Sabia que era una descabellada idea y que si lo perdía, podría provocar la perdida total del prestigio de la compañía, hecho que llevaría a mi muerte en las manos de mi propio padre, pero debía arriesgarme. - Poseo otro objeto. Un objeto misterioso dentro de este pequeño saco Dije meneando dicho objeto en mi mano. - Es un objeto muy preciado y poderoso puesto que el sujeto que me lo entrego parecía muy preocupado por su rápida entrega. No estaba seguro de mis palabras, pero debía mentir un poco para envolver al sujeto.

El hombre dio media vuelta y se dirigió nuevamente hasta le mesa para echar un vistazo. Algún tipo de curiosidad le envolvía pues no dejaba de mirar el pequeño saco. mmm... Esta bien. Hagámoslo. El sujeto volvió a sentarse,  deposito el dinero sobre la mesa, tomo el mazo de cartas y comenzó a mezclarlo. - Todo o nada. ¿de acuerdo? Propuse con una sonrisa de lado. jejeje... Esta bien, pero también tu lanza viene conmigo. Afirme con un leve movimiento de cabeza y las cartas fueron lanzadas una a una hacia la mesa. Tomamos las cartas e intercambiamos miradas furtivas el uno con el otro.

Si mi mano llegase a fallar, lo perdería todo absolutamente... - Estas perdido muchacho. Dijo el hombre con una sonrisa de satisfacción mientras mostraba su sólida mano. Sin embargo... - No tan rápido. Mira y llora... El sujeto quedo totalmente sorprendido cuando noto que mi juego superaba con creces al suyo. Solté una grosera carcajada mientras me apoderaba de todas las ganancias en la mesa, incluyendo el paquete y mi lanza. - JAJAJA. Buen juego ¡Perdedor! El hombre no parecía convencido del todo, frunció el cejo con fuerza y lanzo la mesa a un lado para quitarla de su camino. - ¡Estuviste perdiendo toda la noche! No es posible que hallas ganado esta mano sin hacer trampa. Se acerco hasta mi y me tomo por el cuello de la chaqueta. - Quítame las manos de encima. Nadie me llama tramposo, pedazo de basura. El sujeto sintió una pequeña descarga en la mano con la que me sujetaba y retrocedió un par de pasos. - Que cara... Aprovechando su distracción, propine tremendo puñetazo justo en la nariz del sujeto, el cual callo al suelo sin remedio.
____________________________________________________
Espero que no te importe pero no puedo postear los fines de semana. Me disculpo de antemano por cualquier molestia.
Blien
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Eona el Sáb Oct 25 2014, 12:17

Estornudé. Pero no, no estaba resfriada, por todos los dioses, nunca caería tan bajo. ¡Era por aquella maldita peste de pescado podrido! Pero era lo que tenía tener que hacerle una visita al puerto de la ciudad. Por mucho que lo odiase era en aquellas callejuelas malolientes donde la mayoría de mis informadores se encontraban.

Me desperecé estirando mis brazos hacia el cielo, pues aún era por la mañana, pero no era capaz de disfrutarlo. Estaba más que acostumbrada a las ciudades, pero eso no cambiaba el echo de que no eran lo mío. Cierto, habían muchas más presas, una mayor variedad de selección, pero eso no lo compensaba. Por suerte al menos me había librado del mocoso de Keff por un par de horas, usando al pobre par de asesinos como niñeras. - Idiotas... - dejé escapar una risita maliciosa.

La misión que tenía por delante no era tan entretenida como me habría gustado, y como buena mandada que era pretendía aplazarla lo más que pudiese. Tenía tiempo de sobras y el estómago vacío, así que olisqueé la taberna menos pestilente y decidí entrar a echarle un vistazo. No era la gran cosa, pero se podía respirar, lo cual  me era más que suficiente, pero... Había un olor que me desconcertaba. Era leve, por lo que supe que aquel hombre no se encontraba entre aquellas paredes, pero tal vez sí alguna de sus "pertenencias", y valía la pena comprobarlo.

Me dejé llevar por el pequeño rastro de fragancia; una mezcla de tabaco, sudor y piel seca entre otros... Pero en mi camino me detuvo el escupitajo de, probablemente, el sujeto más apestoso del local. Me lo quedé mirando, sin odio, sin alegría. Simplemente le dediqué una mirada curiosa, tratando de encontrar todos los factores de interés. Sin moverme del sitio observé que en la siguiente mesa se encontraba la fuente de aquello que tal vez podría interesarme; un saquito de cuero con a saber qué en su interior. Después de rápidamente pensar en una estrategia decidí sentarme frente al hombre que apestaba a mar, de espaldas a la mesa del saquito de cuero.

- Ya que casi me destrozas el zapato no te importará que me siente a tu lado, ¿verdad? - sonreí juguetona, como siempre hacía, de lado. Pero a saber si aquello había tenido sentido alguno, pues poco después de sentarme la mesa de detrás de mi salió volando hacia un par de borrachos malhumorados y otro poco después  uno de los hombres a mis pies.

Sin exaltarme me giré hacia el desgraciado que se había desplomado a pocos centímetros de mí. - Que descarado... - fingí que aquello había llegado a molestarme. Le eché un vistazo al joven que lo había echo volar sin ton ni son y comprobé que aquel objeto misterioso le pertenecía. - Podría haberme quedado coja. Parece que todos van a por mis pies el día de hoy. - sonreí, tratando de encandilarlo como mosquito que se dirige a la luz de su perdición.

Off: Bueno, ya hice el trabajo de juntarnos a los tres, ahora que empiece la diversión! xDD
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Dom Oct 26 2014, 02:27

La mañana acontecía sin novedad mientras el capitán llevaba dos jarras de potente grog para su estomago que acababa de despertarse. Aquello reafirmaba sus fuerzas para el día que le quedaba por delante, el cual parecía ponerse cada vez más interesante. Una mujer de pelo rubio se acercaba a él, que se sentía profundamente atraído por aquella mujer que no parecía huir ante la higiene y la presencia del capitán Teatch, el cual le devolvía una amplia sonrisa a la que había distraído su atención de la interesante partida que se estaba dando unas mesas más allá. - Por favor. - Respondió Trafalgar retirando su negro pie descalzo de la silla para que su acompañante femenina se sentase.

Sonreía, pues ninguna chica de puerto se resistía a los encantos del capitán que ajustaría torpemente su sombrero y sus elegantes ropas rojas que habían sido maltrechas por la noche anterior, de la cual para bien o para mal, recordaba bien poco. - Capitán Trafalgar S. Teatch, para servi... - Intentaría presentarse, pero los que hacía unos momentos tenían una tranquila partida empezaban a llamar la atención más que el capitán, algo que le desagradaba profundamente. Las mesas rodarían y un hombre iría a parar no muy lejos del propio Teatch.

Era su momento de lucirse ante la chica que acababa de conocer, la cual parecía tener suficiente rudeza como para no escandalizarse ante la escena. Se levantaba Trafalgar con aires de ofendido ante todo aquél jaleo y miraría de arriba abajo al muchacho que iba armado con una lanza, por lo que pronto sus malas palabras se dirigían al hombre que había recibido el puñetazo.- ¡Soy el capitán Teatch, un respeto cuando intento beber grog en buena compañía! - Diría primeramente para girarse un instante a guiñar el ojo a la mujer a sus espaldas, la cual daba por sentado que tenía en el bolsillo.- ¡Largo de aquí rufián, si no quieres pasar por la espada de mis sesenta hombres! - Dijo cuando propinaba una patada en ese hombre que intentaba levantarse como buenamente podía, desconociendo Trafalgar si este tenía en ese lugar algún conocido que saltase en su defensa cuando el pirata le echaba del lugar, pues se dejaba llevar por la euforia del grog.

Fue esta misma euforia la que le llevaba al capitán a sentarse de nuevo junto a la mujer para pedir más grog para ambos, en un intento de hacer ver a la muchacha que no tenía por qué preocuparse por los asuntos marrulleros de la taberna. - Tus pies están ahora a salvo. - Dijo mostrándole sus carcomidos dientes cuando sonreía de cerca, dejando escapar un aliento a grog y tabaco bastante desagradable.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Blien el Lun Oct 27 2014, 21:18

- ¡Eso te enseñara! Mencione en un tono bastante alto hacia el sujeto en el piso mientras me daba vuelta para darle la espalda. Cuando estuve seguro de que nadie podría verme, acaricie mis nudillos con el uso de mi otra mano pues aunque había sido un buen puñetazo, ese sujeto poseía una cara tan dura como la de una roca. Luego de cerciorarme de que mis nudillos no estuviesen rotos, volví mi atención hacia el hombre abatido quien por si no fuera poco, recibía algunas amenazas por un hombre con un decadente y repulsivo aspecto, aunque para mi no muy diferente al resto de perdedores en el lugar.

Algunos sujetos de otras mesas se pusieron de pie con un semblante serio y malhumorado. Al parecer todos se sentían de algún modo influenciados por la muestra de hostilidad y violencia que había demostrado, pero por ahora no tenia intenciones de comenzar una enorme trifulca. Debía recuperar algo de las energías empeñadas durante la noche y regresar a los asuntos de la compañía, por lo que de alguna manera debía apaciguar a estas cada vez más latentes bestias enfurecidas. Quede mudo durante algunos instantes mientras buscaba una astuta salida para la situación, hasta que mis ideas se iluminaron como un resplandeciente relámpago. - ¿Que les sucede mis amigos? Ignoraba que con el fin de la noche también nos abandonaría su tan buen humor. Venga Tabernero, !sirve una roda para todos los presentes, esta va por mi cuenta! Las sonrisas se dibujaron en el rostro de todos los borrachines quienes levantaron sus tarros para destajar tan agradable ofrecimiento. - ¡Eso esta mejor! Ese tipo de personas era tan predecible... Como darle un jugoso hueso a un perro vagabundo.

Mi excompañero de juegos se puso de pie lentamente mientras se la pensada dos veces por volverme a atacar. Con las nuevas amenazas y mi clara muestra de ingenio, decidió resignarse y se retiro sin decir una palabra más.

Con la situación bajo control, ahora finalmente notaba a la chica rubia que acompañaba al desalineado y sucio sujeto. Me acerque hasta ambos y mire de pies a cabeza a la chica frente a mi. - Vaya... Que pareja tan singular. Al juzgar por su aspecto, este sujeto debe poseer una gran personalidad para poseer una compañera como usted ¿no es así? Dije para ella con una sonrisa juguetona. El atuendo de la mujer no parecía ir acorde con las chicas que gustaba frecuentar, pero siempre podría tontear un poco antes de mi partida. - Claro que lo digo sin ofender mi buen caballero. Posee usted un estilo sin igual. Mencione para el maloliente hombre sin la mínima intención de molestarlo, pero el siempre inconciente tono sarcástico en mi voz podría traicionarme. - Me he quedado sin compañía y veo que a ustedes les sobra una silla, ¿puedo acompañarlos? Sin esperar respuesta, tome asiento a un lado de la rubia.

- Dígame... ¿Que hace una mujer bella en medio de estos esperpentos? Luego de mi pregunta, guiñe un ojo para ella. - Una vez más lo digo sin ofender. Usted comprenderá buen hombre. Recargue mi arma en el costado de la silla y procedí a tomar una aptitud más relajada.

Blien
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Eona el Sáb Nov 01 2014, 05:02

No me hizo falta armar un escándalo para ganarme la atención del pestilente marinero con el que el destino me había reunido. Estaba más que claro que no pretendía quedar mal delante de mí, o mejor dicho, de mí y todas las fulanas del local, pues saltaba al pelo que era del tipo de hombres que les gustaba fanfaronear, y curiosamente lo estaba consiguiendo.

Sonreí cruzándome de piernas y brazos. - Vaya, pues muchas gracias capitán. Sin tu ayuda ahora mismo estaría rogando por algún palo en el que apoyarme de camino a casa. Aunque me imagino que bastones les sobran, pues ni con las dos manos puedo contar la cantidad de borrachos del local. - fingí buscar con la mirada mientras el hombretón se levantaba del suelo con la lagrimilla suelta. Finalmente hizo bien y decidió retirarse con la cola entre las patas, y yo podía añadir tranquilamente al capitán en mi lista de borrachos de la taberna. - Salud. - levanté la jarra que acababan de servirme a mí y a todo el local, y todos sabían de parte de quién.

- Vaya... Que pareja tan singular. Al juzgar por su aspecto, este sujeto debe poseer una gran personalidad para poseer una compañera como usted ¿no es así? - Una vez más las cosas salían tal y como las deseaba y sin tener que levantar un solo dedo, pues fue el misterioso joven el que personalmente se dirigió hacia mí y mi "acompañante".

- Pues no lo se, tendré que averiguarlo. - sonreí mostrándole la silla libre con la mirada. A eso se le llamaba entrar en la boca del lobo.

Ahora tenía a dos hombres embobados comiéndome de la mano, o al menos esa era la impresión que transmitían, claro que nunca vendría mal no confiarse demasiado. Debía de encontrar alguna forma de mantenerlos ocupados y, tal vez, conseguir echarle un vistazo a aquella bolsa del demonio.

- Siempre he tenido curiosidad por el juego, y parece que tu eres un experto. - respondí pegándole un trago a la bebida, agradeciéndole con el gesto el haberla pagado por mí. Después, para enredar un poco más la cosa, le lancé una sugerente mirada al que decía tener sesenta hombres bajo su mandato. - Sería de lo más divertido contemplar una partida de cerca... -

Off: Siento el retraso y gracias por esperarme, ya estoy libre de nuevo ;)) xDD
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Sáb Nov 01 2014, 22:57

La muchacha le devolvía una agradable mirada al capitán que hacía esa asquerosa sonrisa, mas algo seguía molestando al capitán, que algo distraído por la mujer a su lado no se había percatado de cómo le estaba mirando toda la taberna después de haber golpeado al hombre que parecía más idiota de entre los que se encontraban. Los amigos del denominado idiota empezaron no solo a mirar con malos ojos al capitán sino también al muchacho que había empezado todo eso. No sabía cómo iba a acabar aquello, pero no les convenía a ninguno de aquellos lameruzos buscarse problemas con el bien provisto Trafalgar, que no iba falto de armas, el cual se encontraba acariciando una de sus espadas sin quitar ojo a su acompañante.

Fingía que no se percataba de todo aquello, aunque en realidad esa delicada situación le tenía mosca. Para su gratuita salvación o en un arrebato de generosidad el muchacho de la lanza invitó a todos a beber. Aquello aplacaría los problemas del capitán que se había librado hasta que de nuevo el resto de la taberna tuviera sed otra vez, así que por el momento celebraría también aquella invitación.- ¡Salud! - Diría agradecido, aunque prefiriese sin duda el grog que estaba bebiendo hacía apenas unos instantes, cierto era que bebiera lo que bebiera cada vez estaría más borracho.

Hubiese querido entonces empezar a hablar con su compañero sobre lo fantástico que él era y su barco lleno de caballerosos piratas, pero el muchacho que invitó a la taberna con lo que seguramente había ganado desplumando a su contrincante en las cartas. Estaba muy crecido, se comía el mundo. - (Niñato...). - Pensaría algo ofuscado cuando se le acercaba con sus palabras para no ofenderle. Daría un largo trago Trafalgar vaciando su jarra cuando este finalmente se sentaba confiando en que no estaba interrumpiendo al capitán, que veía como aquél joven le robaba la atención de su presa del día, que parecía buscar una apuesta entre los de la mesa. Aquello suponía un reto para el capitán que cuando no miraba a la mujer dedicaba miradas asesinas a su rival masculino.

- Claro juguemos, pero esto es una taberna de puerto. ¿Doble o nada por mis dedos? - Diría Teatch interrumpiendo con un gesto brusco de su brazo, que haría que un cuchillo se deslizara del interior de su manga hasta su mano derecha, el cual mostraría a los presentes cuando ponía la mano izquierda estirada en la mesa y empezaba a canturrear clavando el cuchillo alrededor de sus dedos tras poner un par de monedas en la mesa.- Yo soy un gran pirata, cinco dedos tengo hoy... Y si mis dedos no perdiese, gano más de lo que doy. - Empezaría a hacer un golpe con el cuchillo entre sus dedos por cada sílaba de la canción, haciendo el cuchillo al clavarse en la mesa produciendo la percusión necesária para no perder el ritmo e ir acelerando.- La mesa yo golpeo, el cuchillo yo ho ho, y si golpeo mis dedos la sangré pronto saldrá y todos veréis este juego de que va.- Cuando acabó la última sílaba plantó el cuchillo en medio de la mesa retando a los demás a que repitiesen lo que acababa de hacer, especialmente retando al muchacho deseando que se dejara medio dedo.

- Vamos, ganarás un par de monedas si tu mano sale entera de esta. - Diría con media sonrisa, esperando que su nuevo acompañante se acobardara ante la idea y que la mujer se fascinara por un juego que era rutina entre los piratas y que hacía enfadar a los taberneros por cómo quedaban luego las mesas, así que procuró hacerlo rápido para que no le pillaran mientras lo hacía.
____
Off: Vi esto y me dio ideas -->Juego del cuchillo. La canción (soy malo adaptando canciones para aerandir, lo se xD) -> Canción juego del cuchillo
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Blien el Mar Nov 04 2014, 23:04

El tabernero, contento por no haber comenzado una pelea y haber destruido todo el lugar, se acerco para dejar un tarro de fría cerveza frente a mi. - ¡Ya era hora! Tome el asa de la jarra y comencé a beber a interminables tragos hasta que el recipiente estuvo completamente vacío. Cuando el cristal quedo libre de la bebida, pude ver a través de él la luz colándose a través de las rendijas de las ventanas. El tiempo había transcurrido con celeridad y, odiaba recordarlo, pero tenia que cumplir con mi deber para con la compañía. Había logrado mi objetivo al adquirir más dinero y ahora debía regresar a mis preocupaciones. Sin embargo, me había envuelto nuevamente en otra distracción. La rubia me dirigía algunas palabras, sacando el objetivo nuevamente de mi cabeza.

- Efectivamente bella dama. Cartas, dados... hasta la más absurda de las apuestas. a veces, como ahora, se gana y otras... bueno, todo depende de la suerte. Le aseguraba mientras hacia uso de la mejor de mis sonrisas. - Si realmente quiere verlo, entonces no hay opción. Con gusto retare a una partida o dos a nuestro agradable compañero. Del bolsillo de mi chaqueta saque el mazo de cartas y comencé a barajarlo hábilmente. - ¿Que dice, buen hombre? Aunque el hombre respondió de forma positiva, mucho se alejaba de la reacción esperada.

El estrafalario y desalineado sujeto comenzó a cantar al ritmo que clavaba aquel filoso cuchillo en medio de sus dedos, con la habilidad y cuidado de no atinar a ninguno de ellos. - Ridículo... Susurre mientras lo observaba con los ojos entrecerrados y una peculiar y amarga sonrisa. El sujeto clavo el cuchillo con fuerza sobre la mesa e invito a hacer lo mismo para superarlo.

Aplaudí irónicamente ante aquella muestra con todo e interpretación musical. - Vaya... un pirata. Veo que le he subestimado. Declare con una ceja flexionada. - Una gran muestra de habilidad y puntería, además de su angelical voz. Acerque mi mano hasta el cuchillo y lo tome de la mesa. - Bien, supongo que es mi turno... Desenfunde un par de monedas de mi bolsillo y las arroje en medio de la mesa. - Ahora, no era lo que tenia planeado pero claro que no rechazare. Dije en tono juguetón hacia la rubia. Coloque mi mano izquierda tal como anteriormente lo había hecho el pirata y antes de comenzar dirigí una sonrisa a ambos. Si bien nadie podía llamarme tramposo, eso no significaba que no cometiera un truquillo o dos.

Mi control físico no se equiparaba de ninguna manera al del sujeto frente a mi, pero como todo brujo, siempre tenia un truco bajo la manga. Con el uso de mi telequinesis, guiado a través de la mano que sostenía el cuchillo, comencé a soltar estocadas en medio de mis dedos igual o incluso mejor que como lo había hecho aquel fanfarrón. Para el ojo cualquiera, pereciera que mi desempeño con el arma era optimo, pero alguien observador podría notar que la presión sobre el mango del arma se veía casi nulo. Una vez finalizado mi acto, arroje el cuchillo hacia su dueño, esperando que lo atrapara. - He ahí. Decidí no hacer uso de mi bella voz. Espero que eso no fuera parte de la apuesta, jajaja Reí con una grosera carcajada. Levante mi tarro e indique al tabernero traer más bebida. - ¿Lo ve señorita? Es cuestión de un poco de determinación. Dije coqueteándole.
Blien
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Eona el Vie Nov 07 2014, 05:23

Cuando el que resultó ser un pirata se puso a cantar al ritmo del golpeteo del cuchillo en la mesa de madera no pude evitar levantar ambas cejas por la impresión. No sabía si se trataba de un fallo mío por desconocer dicha costumbre humana, pero debía de admitir que aquella era la primera vez que veía realizar un uso tan... Único con un cuchillo filoso y cortante. Cuando terminó sin haber derramado sangre alguna aplaudí junto al hombre de rubia cabellera, fijándome en las cicatrices de los dedos del marinero con una sonrisa juguetona.

Después fue el turno del fanático de las apuestas. Estaba claro que era igual de fanfarrón como el primero y no pretendía desaprovechar la oportunidad de impresionar a una mujer como yo. Cogió el cuchillo con ligereza e imitó el ritmo del pirata maloliente, pero de una forma mucho más limpia, casi como si el filo se moviese solo, y de dagas y cuchillos sabía lo mío. Alce una ceja y volví a aplaudir cuando hubo terminado, lenta y provocativamente.

Si no hacía algo perdería la oportunidad de husmear lo que me había llevado hablar con ese par, así que sin mucho tiempo para pensármelo dos veces le arrebaté a Trafalgar el cuchillo que momentos atrás le había sido lanzado de forma amenazante.

- No puede ser... Seguro que no está afilado. - fingí no tener ni idea, pues afortunadamente mi colección de dagas permanecía escondida bajo mi larga camisa roja. Hinqué la punta del arma en mi dedo índice y dejé salir una gota de sangre, además de un leve quejido de dolor. - Auch... Vaya, pues sí que corta... No tendréis algo con que vendarme por casualidad, ¿verdad? - pregunté paseando la mirada por sus ropajes y, finalmente, deteniéndome en el saquito que desde el inicio había captado mi interés. - Pareciese que te diriges a un viaje... ¿Qué llevas ahí? - pregunté lanzándole una pícara sonrisa. Fingí que repentinamente una idea había aparecido en mi cabeza y así el cuchillo con mayor entusiasmo. - Ya se. También yo intentaré este juego y si lo logro me darás lo que hay en él. ¿No suena divertido? - Después le lancé una mirada suplicante al marinero, que aunque apestoso parecía ser lo suficientemente mujeriego como para acceder a mi silenciosa petición. - Una vez que me encapricho con algo no hay forma de pararme los pies. - Si jugaba bien mis cartas conseguiría que él consiguiese el saco de cuero por mí.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Vie Nov 07 2014, 12:56

Tras clavar el cuchillo en la mesa el capitán Teatch miraría risueño qué posibles reacciones tendría aquél joven de manos finas, pensando primeramente que se retiraría como tantos otros ante el reto del juego del cuchillo. El pequeño pelota le alagaba con una ironía que no era ignorada por el capitán. - (Veamos si sigues siendo así de chulo cuando te rebanes medio dedo). - Pensaba para si Trafalgar, que veía como el muchacho no solo no vacilaba, sino que igualaba rápidamente su apuesta y daba mano al cuchillo que le ofrecía el pirata y empezaba a clavarlo entre sus dedos sin pensárselo dos veces.

El muchacho parecía muy confiado en sus habilidades, por lo que el capitán observaba de cerca sus manos en espera de ver durante el proceso algún corte que le permitiera ganar esas dos monedas. Parecía no ser el caso, el muchacho acababa el juego lanzando el cuchillo hacia el capitán, que sorprendido por aquello apartaría su cabeza de la trayectoria del cuchillo para cogerlo con la mano, levantándose algo violento.- ¿¡Pero qué te has pensado niñato!? - Diría con cara de pocos amigos el capitán, armado con el cuchillo y con intenciones homicidas hacia el chulo que se le había sentado en los morros y seguía intentando ligarse a la rubia a costa de la salud o la dignidad del capitán que parecía dispuesto a lanzarse a por él en cualquier momento, pero entonces la mujer intervino para coger el cuchillo de las manos de Trafalgar.

Aflojó sus dedos para que la mujer cogiera el cuchillo, tranquilizándose un poco, aunque la bebida que había tomado hasta el momento solo potenciaba las tendencias más violentas de Teatch, que intentaba retomar el juego, devolviendo las dos monedas a sus propietarios al quedar en un empate mientras escuchaba a su acompañante femenina, que con el sangrado comprobaba que los cuchillos arrojadizos del pirata no eran cosa de broma. Eona parecía tener una gran curiosidad por la bolsa que portaba el muchacho, por lo que el capitán también clavó la vista en esta, dándose ahora cuenta de su existencia y sonriendo de medio lado.

Miraba como sangraba el dedo de la rubia, si no sabía distinguir siquiera un cuchillo bien afilado de uno que no lo estaba, no tenía nada que pintar en ese juego a menos que tuviera intención de quedarse manca.- Deja ese cuchillo, mi señora... -Diría de la manera más caballerosa que había escuchado por boca de los oficiales marinos cuando era pequeño, a los cuales le agradaba imitar cuando se encontraba en tierra, por pordiosero que pareciese, de hecho cuando más pordiosero iba más divertido le parecía ese registro. Arrebató el cuchillo de las manos de la mujer rozando en lo que pudo sus manos con las de ella y chupándole indiscriminadamente el dedo índice, aunque no hubiese querido, no le hubiera dado tiempo a retirarlo.- Esto es cosa de hombres... - Diría sonriente, pensando que se estaba dirigiendo a una de tantas chicas del puerto tan comunes en las tabernas de ese lugar.- A ver muchacho, diez aeros contra tu saquito, esta vez no te pienso quitar ojo de encima. - Advertiría Trafalgar, oliéndose que algo no había ocurrido con normalidad, quizá el muchacho movía la mano cuando se acercaba, había algún detalle que se le había pasado desapercibido al inculto capitán, que ignoraba por completo que aquél chico pudiese usar la magia.

Colocó esta vez diez monedas oficiales de la ciudad humana en la mesa a favor de la integridad de su mano para luego volver a repetir el proceso de canturreos y golpes del cuchillo alrededor de su mano, algo que tenía bastante practicado y con lo que había desplumado a varios hombres de su tripulación en más de una ocasión.- ... De que va. - Finalizó una vez más clavando el cuchillo en la mesa a la espera de qué iba a hacer el muchacho. Aceptase o no, seguramente ya se había ganado la simpatía de la mujer, o eso pensaba el engañado Teatch, que sonreía como un bobo que cree tener todas las de ganar.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Blien el Mar Nov 11 2014, 17:31

Luego de devolver el cuchillo a su dueño, el sujeto se levanto violentamente de su asiento haciendo uso de, probablemente, el tono más furioso que poseía. El supuesto capitán sostenía en su mano el filoso cuchillo y lo blandía en dirección hacia mi. Seguramente en su mente formulaba la mejor y más eficaz forma de terminar con mi despreciable mirada hacia él. Con gran disimulo, busque por debajo de la mesa, fuera de la vista del sujeto, el mango de mi lanza. Si el pirata querría pelea, entonces la tendría con gusto a pesar de que me ponía un poco nervioso la idea. Mantuve la mirada, haciendo uso de la sonrisa más "electrizante", sin perder de vista sus ojos. - No soy ningún niñato... Pero tú comienzas a parecer uno. Dije ante su comportamiento de mal perdedor.

Por suerte para mi o para él, la rubia intervino, arrebatando el cuchillo de las manos del pirata. Nuestra atención se desvió hacia ella y solté nuevamente el mango de mi lanza. La chica inocentemente jugaba con el filo del arma, parecía un inocente corderillo acercándose a la punta de un barranco. - Debe tener cuidado. Ese objeto no es ningún juguete. Le asegure con una gallarda sonrisa. Luego de herir su dedo, la mujer parecía analizarme detalladamente con una mirada de pies a cabeza. - Lo lamento. No poseo nada que pueda ayudarle... Me pareció un tanto fuera del lugar el hecho de que su mirada se detuviera en el pequeño saco que colgaba de mi cinturón. Por ahora no preste mucha importancia, tenia la oportunidad de alardear un poco sobre mi.

- ¡En efecto! Exclame mientras me recargaba sobre el respaldo de la silla. - Quizás reconozca mi uniforme. El fabuloso traje de la compañia de mensajeria y paquetería Aves de trueno En realidad no era mucho de mi agrado hablar al respecto, pero ¿que más podría decir? - Nuestras fama se remonta a años y años de realizar encargos peligrosos y de suma importancia, y por supuesto... Este paquete no hace la excepción. Coloque mis manos atrás de mi nuca mientras me regodeaba con el orgullo de mi familia.

La chica parecía interesada en el paquete, por alguna razón. - Mi bella dama, usted no necesita de este objeto. No tengo ánimos de ofenderla, pero no sabría que hacer con él. Mencione ante su muestra de torpeza para con el arma. Fuese lo que fuese, no debía caer en manos inexpertas o equivocadas, aunque probablemente cualquiera opinaría lo mismo al verlo bajo mi poder. El pirata se reintegro a la charla y volvió a tomar su arma. No estaba seguro de cuales eran sus intenciones ¿Seducir o espantar a la dama? Con esa muestra de modales y su falso acento de señor, solo le harían caer más en el ridículo. Al parecer tenia una nueva propuesta para mi.

- JAJAJAJA No pude evitar reír a carcajadas ante su propuesta, aunque el sujeto parecía ir en serio pues volvió a realizar aquella desafiante y peligrosa practica del cuchillo entre sus dedos. Cuando termino volvió a clavar el cuchillo sobre la mesa y me miro con aquella retadora sonrisa que anteriormente ya había esbozado. - Ustedes dos deben estar bromeando... Mire a ambos mientras continuaba riendo sutilmente. - ¿diez monedas? Hice una pequeña pausa acompañada de una mirada irónica. - ¿Viste al sujeto al que le rompí la boca? Tuve que jugar mucho a cambio de esta pieza. Puedo pagar, incluso doblar tu apuesta sin la necesidad de interponer el paquete, sin embargo... Me incline nuevamente al filo de la silla y lleve la mano hacia mi mentón. - Podrían ofrecer mucho más por él. Díganme ¿Que están dispuestos a perder? comprendan que este objeto representa el honor de la compañía. No podría apostarlo por una tontería como diez monedas. Preste atención de lleno a la rubia y la mire de pies a cabeza. - ¿Se le ocurre algo bella dama? Le pregunte levantando una ceja.
Blien
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Eona el Vie Nov 14 2014, 02:04

Para bien o para mal el apestoso pirata me había babeado todo el dedo limpiando la gota de sangre que aún permanecía en su sitio cuando me arrebató el cuchillo como había esperado. No estaba segura de si era de lo más higiénico, desde luego mucho menos que la saliva lobuna, pero al menos podía tener la seguridad de que la gran cantidad de alcohol de la boca que ese sinverguenzas desinfectaría el pequeño pinchazo que nada me preocupaba. Simplemente lo ignoré.

Lo más importante era que ahora ya sabía el por qué este jovenzuelo llevaría consigo una propiedad de ese malparido. ¿Quien no conocía al hombre con las manos más sucias de Lunargenta? Fuese lo que fuese que se encontrase en el interior de ese saco, si Berno era el propietario, debía husmear de qué se trataba, y mejor engañar al mensajero que al que lo recibiera, pues dudaba que este muchacho fuese más peligroso que el tipo al que Berno le confiase algo de su propiedad.

El pirata volvió a realizar su numerito con el cuchillo y después fue el turno del chico rubio aunque, este, decidió no participar sin más, no con tal recompensa. Me miró de arriba abajo y no hizo falta saber más. Había otra cosa que le interesaba y si eso era lo que buscaba no tenía por qué decir que no, es más, era un punto a favor.

Mostré la sonrisa más pícara de la que era capaz, una que hasta atrajo miradas que nada tenían que ver con nuestra pequeña conversación, y me levante lentamente rodeando al mensajero de traje dorado, colocando mis manos en sus hombreras al pasar. - Está bien, hagámoslo más entretenido aún. - pronuncié casi en un susurro.

Ambos hombres estaban sentados de frente entre si y al salir del rincón junto a la pared en el que estaba sentada me encontré entre los dos entorpeciendo un poco el correteo de las camareras. Me senté en el bordillo de la mesa de madera de manera provocativa y con una mano desaté un trozo de tela que llevaba atado a la muñeca izquierda a modo de muñequera; suerte de que estaba recién lavado en el río más cercano. Lo paseé lentamente desde la muñeca hasta mi hombro y mientras tanto explicaba las nuevas reglas. - Ya que parece ser que ambos sois unos grandes expertos, vamos a subir la recompensa, pero también el reto. - dejé fluir mi voz de tal modo para llamar su atención. - Yo seré el premio, pero no os emocionéis demasiado, no creáis que soy una chica fácil. La recompensa será una cena conmigo, mientras que el perdedor no me volverá a ver el pelo. - solté una risilla "encantadora". Definitivamente la actuación era lo mío.

Les lancé una corta pero seductora mirada a ambos y me dirigí hacia el pirata. Rodeé su cuello con los brazos y até el trozo de tela por encima de sus ojos. - No hace falta que lo hagas tan rápido si tienes mido. Además, basta con que claves el cuchillo siete veces. -

Volví a sentarme en el borde de la mesa esperando que ambos aceptasen mi versión del juego. - Confío en que grandes jugadores como vosotros podrán hacerlo sin problemas. -  

Off: Pedí el permiso del master para mencionar el nombre de Berno, pues me pareció que le daría emoción al rol, espero que no te moleste Blien, sino lo edito ;)) http://aerandir.foroes.org/t2336-berno-del-burdel-de-lunargenta?highlight=berno
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Miér Nov 19 2014, 21:43

El capitán Teatch sonreía divertido al ver que el muchacho no aceptaba seguir jugando al cuchillo con la apuesta de Trafalgar, y con aquello ya le valía. En realidad todo ese numero había sido meramente para impresionar a la mujer por la que al parecer ambos competían realmente como gallos en un gallinero, sin tener en cuenta lo llenos o vacíos que tuvieran los bolsillos. Trafalgar daba un largo trago de su jarra como un triunfador mientras el muchacho daba explicaciones sobre lo ridícula que podía ser la apuesta de Teatch respecto al valor de esa bolsa que cada vez le tenía más intrigado. Aunque él no le diese ningún valor ya que no sabía que contenía dentro, le asociaba un alto precio por las reacciones tanto de la mujer como del joven que se resistía a menos que el pirata diera un paso más allá en su apuesta.

Como el muchacho, no estaba dispuesto a perder demasiados bienes materiales en una absurda apuesta de tabernas. Aunque su profesión fuera muy diferente a la de este, él también tendría que dar explicaciones a su terrible segundo de abordo y su harapienta tripulación si perdía un buen pellizco de la mañana a la tarde.- (Dejemos estar el asunto de la bolsa entonces). - Pensaría por un momento Trafalgar recogiendo su cuchillo y, tras arrastrar el antebrazo por su zona de la mesa, devolviendo las monedas al sitio que le correspondía, que era en una bolsa de cuero en su cinto. En ese instante la mujer sentada a su lado se levantaba risueña mirando a sus acompañantes que clavaban su mirada en ella, consciente el capitán que estaba ante una mujer guapa que sabía que lo era y sabía utilizarlo, por lo que sonreiría como un bobo de medio lado mientras hablaba y se movía para su deleite mientras les tentaba a seguir jugando.

Podía hablar lo que quisiera, no iba a perder más de lo poco que llevaba encima, pero cuando Eona se sentaba en la mesa les daría una agradable sorpresa para animarles a jugar que no pasó para nada desapercibida para el pirata.- Yo seré el premio, pero no os emocionéis demasiado, no creáis que soy una chica fácil. La recompensa será una cena conmigo, mientras que el perdedor no me volverá a ver el pelo. - Dijo mientras Trafalgar ya se lamía los labios pensando en la deliciosa recompensa que había aun y el riesgo de hacerlo sin mirar. Aunque lo hiciese de manera que no pudiese ver, ese juego había desarrollado una especie de automatismo en el capitán y no era la primera vez que lo intentaba de ese modo.

Seguramente por la cara del capitán provocada por las distintas insinuaciones de la fémina, esta daba por sentado que iba a apostar y le rodeaba con sus brazos al manso Teatch, que se dejaba hacer de forma más que voluntaria por la mujer que volvía a hablarle para incitarle más aun a aquella arriesgada apuesta, tentando a un 'no te atreves a...' con el que su hombría se podía sentir herida, por lo que ayudó a anudar bien aquella muñequera alrededor de sus ojos. Cogió el cuchillo con la mano derecha y dejaba reposar la izquierda en la mesa, entendiendo que el chico no se iba a quedar atrás ante el posible premio. Se palpaba bien la mano que tenía tendida en la mesa pare coger conciencia de donde estaban los dedos que exponía a merced del despiadado cuchillo que estaba blandiendo.

Aunque no fuera ciertamente por miedo como había dicho la mujer, el hecho era que él las manos las usaba bastante, por lo que quizá sería mejor apostar la cabeza o algo de menos utilidad para Trafalgar, que empezaba con su estúpido canto en un intento de concentrarse mientras iba dando las estocadas a un ritmo bastante lento por lo que era costumbre en él. Aun así cuando ya llevaba las seis estocadas la última corto levemente el meñique del capitán que clavaría igualmente el cuchillo en el centro de la mesa para hablar antes de llevar el dedo cortado a su boca.- Ahí va un poco de piel de mi meñique, a ver qué te dejas tu. - Diría risueño mientras se quitaba lo que hacía la función de venda para mirar desafiante primeramente al chico y dedicarle una sonrisa a la mujer por la que el meñique que se estaba chupando sangraba.

______
Off: Perdonen el retraso x/
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Blien el Vie Nov 21 2014, 23:11

La chica había entendido mi mensaje. Se levanto de su lugar y se dirigió hacia el borde de la mesa, justo en medio de nosotros. Sus movimientos eran delicados y seductores, tenia que admitir que esa dama de extrañas ropas sabia como utilizar de manera eficiente sus encantos. Había algo que no terminaba por convencerme... Mire por un par de segundo el semblante del pirata frente a mi y de igual modo, intente imaginarme en medio de la situación. Estábamos demasiado entablados por la posesión de las atenciones de la bella dama y estábamos cometiendo bastantes tonterías por un ápice de sus favores.

Mi incomodidad se amplifico justo cuando la mujer coloco aquella prenda sobre los ojos del pirata y lo retaba de nueva cuenta a clavar el cuchillo al rededor de sus manos. La dificultad aumentaba y ahora el precio por fallar o triunfar, se había incrementado a un objeto el cual no me pertenecía. - Mierda... Trague un poco de saliva al pensar en las posibles consecuencias. ¿En que me había metido? El paquete que debía entregar con tanta importancia ahora se veía en juego por una mujer y ni siquiera ganaría lo que yo había esperado. El que saliera victorioso solo se llevaría un entupida cena, como si se tratara de alguna insulsez romántica de la cual podría conseguir con cualquier ingenua muchacha antes de llevarla a mis aposentos. Todo se estaba saliendo de mis manos rápidamente.

Observe al pirata con nerviosismo y clara atención. Esperaba que el maldito se acobardara o al menos se volara un dedo en su intento. Nada de eso sucedió. El sujeto clavo una y otra vez el cuchillo en un lugar donde sus dedos se mantendrían seguros, lo hacia de forma más lenta, pero aun así era impecable, a excepción de su ultimo golpe que logro herir un poco su meñique.

Ese Infeliz lo había logrado. Estaba dispuesto a dejarme en ridículo y probablemente lo lograría. Era claro que sus costumbres lo hacia alguien con una mayor habilidad. Probablemente él ya habría probado este juego en esta modalidad y yo... Sin el uso de mi visión estaba perdido. Ahora ni mis poderes podrían ayudarme. Cuando el pirata por fin termino, Levante mis manos y aplaudí su demostración de una manera lenta y sarcástica. - Bravo... Bravo... Agregue a mis palmadas. Ahora era mi turno.

Tome la prenda de la mujer y la ate a mis ojos con calma. Ya no había marcha atrás. Mi petulante orgullo me obligaba a arriesgar mi mano ante el acto, después de todo, era mi mano o perder la vida a manos de mi padre. Tome el cuchillo de la mesa y mientras soltaba un pequeño suspiro de nerviosismo, intente palpar mi mano sobre la mesa para asegurarme de la dirección de mis estocadas. Sonreí de forma fresca a la mujer mientras reunía todo mi valor para comenzar.

Antes de empezar, tome el resto de la bebida que aun había en mi vaso. - Bueno... ¡Brindemos! !Por las apuestas y las mujeres hermosas que siempre nos harán cometer locuras! Comencé a clavar el cuchillo en medio de mis dedos. A pesar de mi falta de practica y buen manejo del cuchillo, aparentemente lo estaba haciendo bien, llevaba ya cuatro buenos golpes, pero antes de poder continuar, lo que podía salir mal sucedió. En el sexto golpe, mi puntería fallo y el cuchillo fue a terminar clavándose en el dorso de mi mano. Un hilo de sangre broto de inmediato ensuciando la mesa. - ¡Hijo de puta! Grite con dolor. Retire el cuchillo de mi carne y quite la venda de mis ojos. - jajaja. Me temo que no he sido tan hábil como usted, señor pirata. Le dije con una sonrisa y un seño fruncido. Regrese el cuchillo a la mesa y coloque mi diestra sobre la herida para intentar contenerla. - Supongo que ahora esperaran que cumpla con mi parte por esta derrota... Mire a ambos, la mujer y el pirata. Parecía que aun no me estaba del todo conciente de lo que había sucedido. Tendría que cumplir con mi palabra y entregar el paquete a estas personas, pero... Si habría algo que podría asegurar sobre mi, es que no tenia ni el mínimo de palabra.
Blien
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Eona el Mar Nov 25 2014, 01:44

El pirata terminó su parte del juego con todos los dedos aún pegados a su mano, tal y como había imaginado, y ahora era el turno del encantador pero estúpido joven.

Aplaudí por la maña de Trafalgar y alcé mi jarra ante el brindis del mensajero, que justo después procedió a colocarse la venda sobre sus ojos. En cuanto lo hizo había llegado mi esperado momento. Poco me importaba aquella estúpida apuesta, desde el principio mi objetivo había sido solo uno, y ahora estaba al alcance de mis manos.

Le hice una seña al andrajoso hombre que, quisiese o no, se había convertido en mi cómplice, para que se mantuviese callado. Con agilidad me deslicé de la mesa y con el sigilo de un ratón me acerqué hasta la bolsa de cuero que aún adornaba el cinturón del de cabellos dorados, que por cierto, aún no se había molestado en presentaciones. Saqué finalmente una de las dagas escondidas bajo mi ropa y corté con un solo movimiento la cuerda para liberar el posible tesoro que me esperaba.

Una vez todo echo me dispuse a desaparecer, y el llevarme al pirata me pareció una buena idea, sobre todo si tenía que distraer de alguna forma al mensajero si algo salía mal, y así fue. Nada más abrir la puerta del local, el tipo de la lanza que aún seguía jugando en solitario, gritó sacándose el vendaje de los ojos. Nuestras miradas se encontraron y alcancé a lanzarle un beso justo antes de salir de la taberna junto a mi apestoso pretendiente.

Off: Decidí crear una escena algo más divertida, lo cual anularía las palabras que mencionas después de quitarte la venda, encontrándote con que ya no estamos ahí xDD Si no te gusta la idea edito, pero me pareció más entretenido que surgiese algún que otro problemilla ;)) El interior del paquete te lo dejo a ti Blien, y Traf, puedes mencionar que te lanzo una mirada o algo para que me acompañes xDD Nuestra huida está en tus manos xDDDDD
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Jue Nov 27 2014, 02:36

Teatch sonreiría por los aplausos dedicados a su persona por una actividad tan estúpida como banal mientras el muchacho dedicaba un brindis a las mujeres que les tomaban el pelo, a lo que Trafalgar alzó su jarra para chocar con la de la próxima víctima de su cuchillo al son de:- ¡Y que lo digas! -. En una especie de camaradería masculina para con el chaval que iba a quedar manco en esa triste mañana, o eso era lo que pensaba cuando le veía poniéndose la venda y concienciándose de lo que iba a hacer.

El pirata dejó reposar su jarra ahora vacía mientras observaba a la mujer que iba a tomar esa noche cuando veía ahora en ella una expresión totalmente distinta a la que había podido ver hasta entonces. Su seductora mirada se volvió picaresca desde el primer momento que el muchacho palpaba sus dedos a ciegas sin apenas haber empezado a dar uso del cuchillo ya era víctima de un acercamiento más que sospechoso que acabó en el hurto de la bolsa que tanto interés había creado desde el principio. Claramente no era la persona que había pensado todo ese rato y la expresión de Trafalgar era un libro abierto ante la sorpresa de lo que estaba viendo sin mediar palabra, no estaba bien pelearse entre compañeros de gremio, razón por la que el capitán guiñó el ojo con complicidad para levantarse lentamente de la silla, sabiendo que no podrían estar mucho más rato en aquella taberna.

Aunque el joven empezó a golpear la mesa con el cuchillo, el juego había perdido en realidad todo interés mientras el capitán emprendía su intento de fuga discreta cuando el muchacho pareció herirse y gritar para llamar la atención de todo el mundo, seguramente al tabernero no le haría gracia lo que habían estado haciendo con su mobiliario y pretendería cargárselo a alguien, por lo que obviando que el muchacho también podía ser peligroso, empezó a correr instintivamente hacia las calles con su pie descalzo parándose un instante en la puerta al ver que la chica lanzaba una provocación al que había sido la víctima final de sus engaños y no quería quedarse atrás.- ¡La dama ha elegido, y recuerda, me debes un cuchillo! - Dijo levantando un instante el sombrero antes de salir escopeteado.

Todo aquello le había parecido sumamente divertido al hasta ahora tan aburrido Trafalgar, que ahora no podía dejar ir varias risotadas tras un rato de haber empezado a correr cogiendo del brazo a la mujer, a la cual pretendía llevar hacia el gentío de los embarcaderos para ver de qué se trataba el botín, pues le gustara esa idea o no, ahora debían compartirlo.- Está en el código. - Diría cuando parecía haber aclarado sus ideas y acallado su risa sin dejar su carrera, que se había llevado a un par de transeúntes por delante.- A los embarcaderos, no estamos lejos.- Finalizó con bastante convencimiento para la mujer que le seguía sorprendentemente bien el ritmo, y a causa del grog sobre su hígado día si y día también, seguramente podía superarle, por lo que procuró no desfallecer antes que ella, mirando hacia atrás lleno de orgullo para ver como la chica le seguía con normalidad, por lo que de paso se quiso asegurar si les perseguían para ahorrarse ese sobresfuerzo matutino.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Blien el Vie Nov 28 2014, 22:25

Para mi suerte, la punta del cuchillo no había herido hueso o tendones, no perdería la mano ese día, sin embargo estaba perdiendo una considerable cantidad de sangre. Las desgracias provocadas por mis estupideces no terminarían ahí. Cuando levante la mirada para ver a mis compañeros, estos ya no estaban. Los lugares que anteriormente ocupaban, ahora estaban vacíos. - ¿Que carajo? Un peculiar sonido, proveniente de la puerta, llamo mi atención. Se trataba de la rubia en compañía de aquel sucio pirata haciéndome algunas picaras señas, para después salir disparados del bar sin motivo aparente. - ¿!A donde van!?

Lleve la mano a mi bolsillo, el dinero seguía a salvo pero luego de una corta pero exhaustiva búsqueda, el paquete del cliente ya no colgaba de mi cinturón. ¡Hijos de perra! Me levante de la mesa golpeando su superficie con ambas manos, lo que provoco un fuerte dolor en mi mano izquierda. - ¡Maldición! Exclame sujetándola nuevamente. Los sujetos que se habían percatado del hecho reían sin pausa. Tome mi lanza que se había mantenido descansando sobre mi silla y me aproxime a la salida. Estaba furioso, el metal de mi arma despedía chispas por todo su cuerpo. Los cabellos de los sujetos cerca de ella se levantaban influenciados por mi energía. - Ladrones de mierda Dije apretando los dientes.

- ¡Espera! Debes pagar por los daños causados. Dijo el tabernero, colocando su mano en mi hombro para intentar detenerme. - A la mierda. El sujeto pudo sentir una fuerte descarga recorriendo la mano que mantenía en contacto conmigo, se sacudió un par de veces y cayo al suelo adolorido. Salí de prisa tras la puerta, dejando un rastro de sangre a mis espaldas y mire en la dirección que ambos pillos habían tomado. - Ahí están... En efecto, el par de sujetos huían con dirección hacia el sur. Algunas personas entorpecerían su paso y quizás eso me daría algo de tiempo para ir tras ellos. - Bastardos sin vergüenza. ¡Deténganse! Comencé a tomar carrera tras ellos. No los dejaría escapar tan fácil después de todo. Era eso o enfrentar la ira de mi padre.

Mientras avanzaba, empujaba a cada uno de los que se interponían en mi camino. Uno de ellos termino por caer de cara sobre un montón de basura. - ¡Ten cuidado maldito loco! Advirtió un hombre al que me aproximaba rápidamente. - No estorbes, insecto. El sujeto sufrió la misma suerte que el cantinero cuando extendí mi brazo para apartarlo: Una descarga que lo dejo aturdido en el suelo. - ¡Devuélvanme ese paquete! Insistí de manera violenta. Levante la lanza en mi mano e intente enfocarla en dirección a la espalda de uno de los fugitivos.
Blien
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Eona el Lun Dic 01 2014, 03:33

Mientras que el pirata decidió salir corriendo yo preferí una salida algo más elegante, esquivando con maestría a los ciudadanos que como ratones se metían de por medio. - ¿Código eh? - respondí risueña después de que amablemente me mostrase el camino a seguir. Alcé la bolsa de cuero, columpiándola en mi dedo ante su atenta mirada, y le lancé un guiño insinuante. - Lo siento, pero no tengo ni idea de lo que me estás hablando. -


Tenía pensado seguir con la broma, pero ambos fuimos sorprendidos con la rápida recuperación del mensajero, el cual ahora nos seguía las patas. Chasqueé con la lengua y aumente el ritmo, superando la velocidad del pirata con poco esfuerzo. - Si no te das prisa acabarás ensartado como en un tenedor. - me reí sacándole la lengua; por qué mentir, hoy tenía un día juguetón.

Noté como el rubito nos apuntaba con su juguete y decidí tomar una callejuela, apartándome de la multitud. Aunque era cierto que lo más enrevesado habría sido usar a los estúpidos aldeanos como escudo hoy era diferente, pues me apetecía jugar al pilla pilla. De inmediato supuse que el peligroso marinero, respaldado por sus "sesenta hombres", me seguiría a donde fuese. No sabía si era cierto que como capitán disponía o no de una fiel tripulación, pero si así era al menos tendría la seguridad de que vengasen su muerte una vez perdiese la vida en nuestro pequeño jueguecito del gato y el ratón.

- ¡El juego ha cambiado~! ¡El que me capture será el ganador~! - grité lo suficientemente fuerte para que ambos pudiesen escucharme, justo antes de escabullirme de cualquier intento de ponerme una mano encima por parte de los dos.

Seguí corriendo por el callejón, el cual no estaba completamente oculto de los rayos del sol, y aproveché un bajo saliente del lado derecho para pegar un salto hasta la cornisa del edificio en frente. Cualquiera que me viese notaría que el salto fue insuficiente y que, sin lugar a dudas, mi destino era estampiñarme contra la pared, pero todo formaba parte del plan con la intención de sorprender a mis antiguos pretendientes. Con el tiempo justo para reaccionar pegué un segundo salto, la única diferencia del primero es que en este no tenía lugar donde apoyar el pie, solo el aire fue mi impulsor. Así es, di un segundo salto, en el aire, como si no fuese más difícil que atarse los zapatos.

Finalmente llegué a la cornisa y me senté con las piernas colgando hacia abajo, pues aunque lo intentaran, dudaba de que fuesen capaces de alcanzarme. - Las chispas no están permitidas. - me reí una vez el mago mensajero se acercase lo suficiente, notando por primera vez su naturaleza. Y claro está, también le dediqué una sonrisa al pirata, el que desgraciadamente parecía estar al alcance del furioso ricitos de oro.

Off: Lo de saltar en el aire es una de mis habilidades ;))
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Vie Dic 05 2014, 21:54

Cuando estaban corriendo por las calles el capitán escucharía con interés a la mujer que portaba el botín que a su entender, ambos habían conseguido. - ¿Código eh? Lo siento, pero no tengo ni idea de lo que me estás hablando. - Diría con uno de aquellos guiños que le hacían entender que no podía hacer nada en contra de ella. Y era cierto, por un lado era una mujer de belleza poco común y por otro la mujer le dió a entender durante la carrera que no era precisamente una enclenque. - Ya, seguro. - Respondió Teatch sin dejar de correr, presuponiendo que era una ladrona que se hacía la loca.

 - Bastardos sin vergüenza. ¡Deténganse! - Escuchó entonces a sus espaldas por boca del chico que aun le sangraba la mano izquierda. Realmente aquél paquete debía tener un valor incalculable del cual tenía que sacar tajada. Empezó a pensar en aquello ignorando que el chico portaba su lanza en la mano y muy probablemente le ensartaría antes o después debido a la fatiga que empezaba a sentir en el momento que la mujer se lo recordaba burlona, adelantándole.

Le había empezado a dejar atrás en aquella carrera hacia los muelles, pero cuando volvió a cogerle el ritmo se percató de que la mujer tomaba una ruta diferente, dándole esquinazo. Sin duda, se la había jugado tanto o igual que al muchacho que corría desesperado detrás del capitán. Dudó un instante si seguir hacia las muelles, pero había ganado la apuesta y se había hecho a la idea de que aquella mujer le correspondía. Llevado otra vez más por su lascivia que por su valor, emprendió una nueva carrera hacia el callejón, pero la mujer hizo unas acrobacias que dejaron cuanto menos boquiabierto al capitán Teatch, que veía ahora físicamente imposible llegar hasta ella.

Cuando aquello acontecía, el de pelo rubio que estaba ya bastante cerca de él, vería a Trafalgar retirándose un poco el sombrero para rascarse la cocotera pensando en qué hacer, sin aparentes intenciones de defenderse del que había sido su persguidor apenas unos segundos antes, como si no hubiera sido partícipe en el robo de aquella bolsa.- No podemos vivir con ellas y tampoco sin ellas, ¿Eh? - Le diría disimulando, intentando desviar la atención sin dejar de mirar a la mujer en el tejado, que volvería a hablar para ambos proponiendo un nuevo desafío.

Sin dudarlo demasiado, Trafalgar empezó a golpear la puerta de aquél edificio de viviendas, pensándo que si llegaba a la segunda planta podría llegar al techo.- Lo siento chaval, pero tienes que entender que la vi yo antes. - Diría tras golpear durante apenas unos segundos la puerta sin respuesta. Lanzó una patada para que saltaran unas astillas y con la segunda entró en el edificio que parecía ser la casa de unos pescadores. Aquello estaba lleno de mujeres y niños que se asustaron ante la brusca entrada de Trafalgar, que dejaría caer las pocas monedas que le quedaban por el suelo.- Siento lo de la puerta, asuntos del mar, mi compañero se encargará. - Diría, y sin esperar reacciones de aquella gente totalmente desconcertada, empezaría a subir escaleras arriba.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Blien el Lun Dic 08 2014, 19:37

Al ver la astuta forma de esquivar a cada persona que se interponía en su camino, sabia que no se trataba de la inocente muchacha que había fingido ser durante todo este tiempo. Tampoco era una ladrona común y vulgar como los que podrías encontrar en los pasillos de las catacumbas. Las capacidades de esta desconocida iban más allá de lo que expresaba a la vista y sabia como aprovechar sus encantos para llevar a cabo sus ambiciones. La rubia levanto con fuerza la voz para proponer un nuevo juego. Al escucharlo, no pude evitar reír sutilmente. La mirada de furia en mi rostro se desvanecía poco a poco y era reemplazada por una sonrisa y un claro semblante de entusiasmo. - No lo puedo creer. Susurre mientras me esforzaba por seguir el paso de la mujer.

Doble por la misma esquina que ellos había tomado, solo para ver como la chica se encontraba sentada con una sonrisa en una alta cornisa, muy lejos del alcance del pirata y de mi. ¡Hey! ¿Como llegaste hasta ahí? Cuestione luego de una rápida inspección a los alrededores. Adelante la punta de mi lanza hacia el cuello del pirata para amenazarlo. Era evidente que este sujeto nunca fue cómplice de aquella tramposa, solo había sido victima de las circunstancias. - No tengo tiempo para ti. Asegure mientras bajaba mi arma. Buscaba la forma de llegar hasta donde la rubia, pero con una mano herida, me seria casi imposible llegar hasta ella.

Escuche algunos golpes provenientes de una de las puertas al costado del callejón. Se trataba del pirata quien no se daría por vencido aún. - Muy astuto... Allanar una casa, ¿Que más da? Comente encogiéndome de hombros, decidiéndome por tomar la misma ruta que aquel desalineado sujeto. Quizás había sido una mala decisión, pues ahora debía lidiar con la estela de confusión y caos que había dejado mi cómplice el pirata. - ¿Que hacen? Tú pagaras por los daños. Me dijo un furioso sujeto que se interponía en mi camino al lado de otro hombre. - No se interpongan Les respondí mientras continué avanzando y empujándolos con fuerza para hacerles terminar por estrellarse contra una mesa en el medio de la habitación. Llegue hasta un grupo de escaleras que el pirata seguramente habría tomado para llegar hasta el tejado, sin embargo, una ventana apostada a su lado me dio una idea.

Abrí el ventanal y salí por su margen para apoyarme en el y llegar hasta el techo. Una vez ahí busque con la mirada a la mujer. - ¡Escucha! Ya no pretendo quitarte ese paquete. Lo han ganado justamente. Le asegure mirando mi ensangrentada mano. - Solo deseo ver lo que he perdido. Grite, ignorando aún si la rubia seguía ahí sentada o no. Mi voz había sido sincera. Debía admitir que había sido derrotado en pleno conocimiento y el único responsable por aquella perdida había sido yo con mi imprudente apuesta.
Blien
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Eona el Miér Dic 10 2014, 00:48

De la nada el pirata desapareció dentro del edificio, seguido muy de cerca por el mensajero. Se escucharon un par de golpes y gritos desde la planta de abajo y no pude evitar reír por lo bajo. Al parecer esos dos estaban montando un gran alboroto con los dueños de la casa. Lo cierto es que me sorprendió lo bien que decidieron seguirme el juego. Nunca habría pensado que algo de hambre desencadenaría toda esta diversión; lo cual me hizo recordar: "¡Qué hambre!"

Me levanté y me dirigí con total tranquilidad hacia el centro del tejado, revisando los alrededores. Había una especie de trampilla por la que supuse aparecerían los dos hombres, mucho menos cabreados de lo que deberían estar; lo que hace una cara bonita... Me aparté de nuevo hacia el borde del edificio balanceando la bolsa en mi dedo índice y, a punto estuve de mirar en su interior cuando el mago me sorprendió saltando desde el lado izquierdo. - Mierda. - exclamé en un fugaz destello de sinceridad; eso me pasaba por no prestar más atención, pero pronto recuperé el ánimo del juego y retrocedí un par de pasos juguetona, mostrando el paquete frente a mi mirada. - ¿Solo quieres ver qué hay dentro? - sonreí, pues parecía ser sincero con sus palabras.

Entonces apareció como había supuesto el famoso capitán Teatch, por el lado opuesto, cerrándome el paso cada uno por una dirección diferente. - Las mujeres son codiciosas, y el señor pirata quiere una parte del pastel... Te mostraré lo que hay en su interior - dije meneando la bolsita de cuero - si consigues que este "caballero" guarde sus manos a la espalda. Como dije, las chicas lo queremos todo para nosotras. - le guiñé un ojo antes de correr hacia mi vía de escape, saltando de aquel tejado al siguiente de muchos. Era cierto que hasta humanos cualquiera podrían realizar un salto tan sencillo como aquel, pero tenía curiosidad de ver cual de los dos tendría más gracia al hacerlo.
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Dom Dic 14 2014, 17:50

El capitán apartó de su camino a las mujeres y criaturas que habrían venido primeramente sorprendidos por su estrafalaria entrada, pero sonreía Trafalgar mientras avanzaba en busca de las escaleras por el marrón que se encontraría el muchacho de la lanza cuando él diera con la mujer y el premio que le correspondían. Al dar con las escaleras empezó a subir hacia arriba hasta dar a las golfas del edificio donde parecían habitar las ratas madre del puerto, pues ciertamente se quedaba impresionado por el tamaño de estas alimañas, de las que huyó camino a la pequeña trampilla que daba al tejado como si de perros guardianes se tratara.

Al llegar se encontró que el muchacho ya había llegado al tejado, mucho más rápido que él, por lo que la idea de haber perdido su premio hizo que se diera más prisa para dar con la mujer que le recibía con palabras cortantes.  - Las mujeres son codiciosas, y el señor pirata quiere una parte del pastel... -Dijo, aclarando al capitán que su suplicio no iba a acabar allí. Estaba agotado por la carrera que se había dado escaleras arriba y por el puerto. Ahora el reto del muchacho era evitar que el pirata no diera mano a la bolsa de cuero, aquello le importaba ahora por el hecho que se había quedado sin moneda de cambio para poder seguir bebiendo, pero el premio gordo parecía mucho más escurridizo. Tras aclarar el nuevo juego, la mujer emprendería una nueva carrera hasta saltar al tejado colindante con tanta gracilidad como cuando subió al tejado.

Teatch desesperaría por aquella visión y el cada vez mayor cansancio que le había procurado toda aquella carrera bajo los efectos del grog, mas no era un buen perdedor y ahora se veía obligado a saltar de un tejado al otro.- ( Eres idiota Teatch... ). - Intentaría advertirle entonces la poca conciencia del capitán en sus adentros cuando se hacía a la idea de que iba a saltar de un tejado al otro sin mediar palabra con el muchacho rubio. Estaba acostumbrado a saltar de un barco a otro barco, pero para aquello acostumbraban a usar cuerdas y si te caías lo peor que te acababa pasando era alguna desgracia bajo el agua. Claramente ese asunto no le hacía gracia, pero para cuando se daba cuenta sus piernas iban tras la estela de la mujer rubia, pronto apoyaría el pie en el último trozo de techo antes de saltar con decisión.- ¡WOAAAH! - Balbuceó mientras saltaba como buenamente pudo, llegando la mitad de su torso a la altura del siguiente tejado.- Ugh... - Pronunció adolorido por aturar la caída con el pecho y por tener sus piernas colgando en el vacío.

Intentaría agarrarse a las techas con sus dedos, lo cual le permitió conservar la vida al menos durante unos segundos mientras los meñiques de cada mano ya se desprendían del agarre. Teatch tragó saliva y alzó la pierna para intentar llegar al tejado, aunque los pantalones que portaba no eran lo más flexible de su vestuario, haciendo que otros dedos se soltaran por el balanceo de su cuerpo que tenía como único propósito que el pie descalzo llegara al tejado, al menos eso quería creer.

____
Off: Perdonadme el retraso, pero andaba muy falto de ideas y no me gustaba nada de lo que escribía x/, espero que disculpen la demora x(.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Blien el Lun Dic 15 2014, 22:04

Aun cuando mis intenciones habían sido tal cual las de un buen perdedor, la rubia no estaría satisfecha con ese final. Estaba dispuesta a vernos llegar hasta el final mientras ella se divertía. - ahhh... ¿Eres astuta no? Respondí luego de sus claras provocaciones. Le otorgue la mas "electrizante" de mis sonrisas mientras ambos nos percatábamos de la llegada del pirata quien luego de unos instantes se unía nuevamente a la fiesta. La rubia hacia una nueva propuesta, pero si continuaríamos jugando, seria mejor que comenzara a hacer mis propias reglas, por lo que no respondí nada ante su ofrecimiento.

Las habilidades de la mujer no parecían tener fin, cada minuto nos había dado una sorpresa tras otra. Esta vez, saltando de un edificio a otro lo cual había hecho parecer tarea sencilla. El pirata cayo en sus juegos nuevamente y se preparo para saltar. - Espera. Le dije, mas sin embargo, no quiso escucharme. El sujeto tomo todo su impulso y salto lo más que pudo. Cerca estuvo de caer y estrellarse de bruces contra el empedrado. De ser así, ese seria un barco que no zarparía en mucho tiempo. Era mi turno, pero en esta ocasión no iría por la rubia, mi objetivo había cambiado. - ¡Aguanta! Exclame hacia el hombre. Una gota de sudor frío recorrió toda mi frente mientras hacia acopio de toda mi fuerza y valor.

Salte hacia el siguiente de los tejados, de donde colgaba el temeroso pirata, casi perdiendo su agarre. Pude aterrizar en la orilla de los adoquines, pero algunas tejas vencieron ante la presión de mis pies, haciéndome contonearme en la orilla de las alturas. Pude reaccionar rápidamente y clavar mi arma un par de pasos más adelante para estabilizar mi postura. Una vez asegurada mi integridad, extendí la mano hacia el colgante sujeto quien aun no lograba subir. Le dirigí una amistosa mirada mientras mis labios dibujaban una gallarda sonrisa. - Toma mi mano o cae y rompe tu espalda. Le dije, confiando en que aceptaría mi propuesta. - ¿Y que aprendimos hoy? a no dejarnos llevar por un culo bonito ¿No es así? jajaja Ahora me daba cuenta de todo. Ese hombre solo había sido victima de los encantos femeninos, tal como yo lo había hecho. Si quería llegar a algo, no podíamos seguir en un constante conflicto entre nosotros. Debíamos unir fuerzas y poner en su lugar a esa traviesa.

Me acerque al oído del pirata y le susurre algunas cosas, asegurándome de que la rubio no pudiera escuchar nuestra charla. - Hey... ¿Porque seguimos compitiendo? Ambos podemos ganar en esta situación y dejar en la nada a esa zorra tramposa. Ayúdame y obtendrás la mitad de mis ganancias, lo que he ganado en la taberna y lo que me pagaran por entregar ese paquete. Hice una breve pausa mientras analizaba las posibles ventajas de esta retorcidas y nueva relación. - De hecho... Puedo rentar sus servicios de marineros y me ayudarían a entregar el paquete en Sacrestic. Solo analízalo, dinero y más dinero, ¿No es eso lo que quieres? Aunque podría no convencerlo, debería hacer un ofrecimiento un poco más jugoso aunque costara más de lo que pensaba, quería poner en su lugar a esa malvada. - ¡Oye, oye! lo se. Una concesión permanente con la compañía Aves de trueno. Solo piénsalo.
______________________________________
Lamento la demora.
Blien
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Eona el Miér Dic 17 2014, 22:09

Me giré al momento de escuchar a una vaca estampillarse contra el borde del edificio, deteniendo mi carrera, pero aunque sonaba como una vaca, no lo era; era el pobre pirata. Di un par de pasos hacia donde se encontraba con la intención de ayudarle a subir, pues aunque poco me importaba si moría, algo me impedía dejar que el juego llegase a su fin; tal vez les había cogido una extraña clase de cariño a aquel par de estúpidos... Pero no hizo falta que me acercase, pues al instante el mensajero saltaba en su ayuda.

Observé con curiosidad no solo el cómo conseguían mantenerse a duras penas sobre el edificio, sino lo que parecía ser una conversación. Levanté las cejas sorprendida, pues a pesar de la distancia podía captar diminutas partes de la discusión gracias a mis avispadas orejas de lobo aunque, ¿quién no se daría cuenta de sus intenciones? Nada estaba en claro aún, pero parecía ser que los idiotas a los que había tomado el pelo pretendían darle la vuelta a mi jugada y juntarse en contra mía. - Uno nunca sabe con quién iniciará una amistad, ¿cierto?. - mencioné risueña y provocativa lo suficientemente fuerte para que me oyesen desde la otra punta del tejado, sin perderlos de vista en ningún momento. Les mostré el saquito colgando de la punta de mi dedo y me dispuse a seguir con lo empezado. Fuesen o no mis aliados, la caza del gato y el ratón había comenzado, lo único que no estaba en claro todavía era quién era el gato y quién el ratón.

Off: Wow, aquí hubo un malentendido, pues me parece a mí que vosotros os imaginasteis algo como esto (http://i.ytimg.com/vi/ZK4HmeGJ22s/hqdefault.jpg) mientras que yo me imaginé algo como esto (http://thumbs.dreamstime.com/z/casas-himalayan-tradicionales-del-tejado-plano-en-el-pueblo-de-dhankar-con-35979931.jpg) xDDDD Pero eh, fue gracioso! xDD
Siento lo corto, ando falta de ideas. Por el momento correré por los tejados (?) xDD
Eona
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 307
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Trafalgar el Jue Dic 18 2014, 21:48

El corazón del ebrio capitán Teatch estaba bombeando a niveles estrambóticos, hacía como... Unos días que no se veía tan cerca de la muerte y sin duda, odiaba aquella horrible sensación. Algo desesperado, consiguió hacer que el pie descalzo diera con el tejado, aunque aquella opción no hizo sino que poner a Trafalgar en una postura aún peor, manteniéndose de medio lado, pudiendo ver la caída que le esperaba y los viandantes que venían a ver encantados el espectáculo que ofrecía antes de morir. - (Desgraciados). - Pensaría para sus adentros en un último instante.

Se alivió completamente al ver que el muchacho rubio se apiadaba de su penosa situación, ofreciéndole una mano a la que agarrarse, la cual no rechazó ni un instante. Era una buena ocasión para hacerlo caer a él, pero una vez más, le había salvado la vida un extraño, que disparaba ahora palabras en el aturdido Trafalgar, aun sorprendido por no haberse dejado la crisma. - Y que aprendimos hoy? a no dejarnos llevar por un culo bonito ¿No es así? jajaja - Dijo el muchacho entre risas, a lo que el pirata tan solo pudo responder con una sonrisa a medida que se recuperaba del shock. Se acordaría entonces de uno de los motivos de todo aquello, buscando la mujer alrededor, que parecía seguir observando la escena con ánimos de seguir con aquél juego cada vez más maquiavélico.

Mientras recuperaba el aliento escuchó con más atención las palabras del chico rubio, que le hacía ahora jugosas ofertas a cambio de su ayuda. No sabía del todo qué podía él ofrecerle, no obstante escucharía como si le desagradaran todas las propuestas.- ¿Cómo iba a fiarme de la palabra de un granuja del que no se ni el nombre? - Diría primeramente ante sus palabras de repartir las ganancias por el trabajo del chico, que no estaba nada mal. Finalmente salió a la luz el propósito final del jóven de pelo rubio, con las palabras marineros, Sacrestic y dinero dinero.

- ¡Oye, oye! lo se. Una concesión permanente con la compañía Aves de trueno. Solo piénsalo. - Diría entonces. Cierto era que se trataba de una compañía conocida y respetada, por lo que si sabía dónde y cuando se hacían los envíos los podría ir a saquear libremente. Finalmente una sonrisa iluminó el rostro del capitán que escuchaba de fondo las palabras de la mujer que seguía su juego. - Podemos tener un trato, aunque pensemos dos veces cómo saltar de un sitio a otro, ¿Si? - Finalizó haciéndose el interesante, como si no fuese él el que había estado a punto de tener una penosa caída.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche y día, día y noche [Libre] [2/3]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.