¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neriah el Dom Feb 01 2015, 13:14

Por fin había conseguido llegar a las Islas y me lo había pasado muy bien durante el baile, a pesar de que intentasen matarme unas galletas. ¿Y ahora qué? Las islas no parecían más afectadas por el terremoto que mi hogar y era poco probable que hubiese empezado allí. Pero me habían encargado investigar y tenía que hacerlo. Volví a comprobar que el pelo me tapaba bien las orejas, estaba un poco paranóica, sabía que adentrarme sola en las islas, siendo una elfa, era poco más que un suicidio, por eso no quería que nadie se diera cuenta de lo que era.

Miré a mi alrededor, sólo había bosque. Punch chascó el pico desde lo alto de una rama, como queriendo decirme que él vigilaba, que no me preocupase. Tenía que empezar por algún lado y aquel bosque era tan bueno como cualquier otro lugar. Además, la naturaleza siempre me relajaba y me permitía sentirme algo más segura que las grandes ciudades. Había llegado allí con poco más que lo puesto, pues no había querido traer mucho conmigo, por si encontraba problemas. Intenté no pensar en cómo iba a regresar al continente, si no tenía ni un aero. Supuestamente los brujos odiaban a los elfos, así que no me iba a ser fácil encontrar un trabajo con el que pagarlo. Pensé en Luna, a pesar de ser una bruja, habíamos congeniado más o menos. Pero sabía que no podría tener la misma suerte con todos los brujos que me encontrase. Así que me ajusté el pelo una vez más y me encaminé al norte, por coger alguna dirección.

Punch, al ver que me movía, alzó el vuelo y aterrizó en mi hombro. Sentir sus garrar clavarse en el cuero de la protección me dio seguridad. Esperaba que mi aventura en tierras de magos no me costase la vida. Y, bueno, si conseguía algún aliado estaría bien. Al fin y al cabo, las madres de la aldea habían dicho que estaba llegando un tiempo en que todas las razas deberían volver a unirse para luchar contra un mal mayor.


Última edición por Neriah el Mar Feb 03 2015, 21:07, editado 1 vez
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Killian el Lun Feb 02 2015, 06:58

Un extraño rumor llegó a mis oídos cierta tarde en que acompañaba a los ebrios aventureros de Lunargenta. El alcohol distorciona la mente de los hombres pero la convicción con que señalaban que ciertos bosques en donde los árboles flotan, habita una criatura cuadrúpeda con la cabeza de oso, cuerpo de león y zarpas de tigre. Según ellos, si bebes su sangre adquieres la fuerza de un titán. Parecía una estupidez, pero alguien debía desmentir el mito. Muchos aventureros habían arriesgado el cuello y no habían vuelto con vida, por lo que de cierta forma a pesar de las limitaciones intelectuales de mi persona, advertí cierta mala intencionalidad de todo ello. Quise correr el riesgo, y volver con la versión definitiva de la historia. Tenía ganas de realizar el viaje sobretodo porque aún no me acostumbraba al ritmo acelerado de la ciudad, y mis pies ansiaban con fervor pisar tierra salvaje otra vez. Entonces ahí estaba, en los bosques frondosos de las Islas Illidenses.

Trotaba a un paso acelerado con la respiración agitada, sumamente entusiasmado de la imponente naturaleza que me rodeaba. Las heridas que había sufrido hace no mucho tiempo aún dolían levemente pero me sentía muy bien, aunque lamentaba el todavía no tener el dinero para reparar mi espadón. Pero ¡Hey! ¡Quizás me encontraría algún tesoro en esta nueva travesía! ¿Quién sabe? En Aerandir todo es posible, ¿Verdad? Ese pensamiento me llenaba de ánimos.

Tras un rato, paré en seco pues había delatado completamente mi posición ante una mujer de cabellos rojizos, que parecía estar acompañada de un pájaro.

- ¡Oh, woooow! ¡Killian se disculpa si te asustó! Estaba muy concentrado corriendo, y no me di cuenta de que había alguien más aquí. - Dije aún agitado. Sin embargo, al verla con más detenimiento me di cuenta que sus orejas eran... ¿Puntiagudas?
- ¡Heeeeeeeey! - Dije riéndome fuertemente. - ¡¿Qué les pasó a tus orejas?! ¡Son muy graciosas! ¡HOOOOOOO HOHOHOHOHO!

La verdad no era mi intención ofenderla, pero el impacto fue demasiado. Volví a la normalidad y le miré con una sonrisa.

- ¿Puede Killian saber tu nombre y qué te trae por aquí? ¡He oído que estos bosques son peligrosos! Quizás seas habitante de estos lugares, y de ser el caso, me gustaría que me dieses direcciones si la molestia no es demasiada. ¡Oh, por cierto soy Killian! ¡Hola! Hahaaaa...
Killian
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 268
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Luna Kaliope el Mar Feb 03 2015, 15:11

“Estúpido Kuzu, no puedo creer que no hayas venido a esta estúpida cita en este estúpido lugar” no dejaba de repetir las mismas palabras con algunas variaciones de “estúpido por idiota o cosas por el estilo. Llevaba horas deambulando por el bosque y como siempre, me había perdido. Usualmente tenía a alguien para guiarme, pero dado que venía a ver a un fugitivo perseguido, no era posible jugar esa carta. Suspiré profundamente, esperando que todo estuviera bien con él y que nadie le hubiera reconocido.

Después de la fiesta no habíamos podido hacer mucho antes de ser descubiertos juntos luego de salir del museo de Rine, primero habían sido unas amigas mías, otras hermanas de los brujitos enclenques que querían algo conmigo y finalmente mi propio hermano. A él no podía mentirle tan flagrantemente, por lo que nos tuvimos que separar momentáneamente. Además, habían muchas novedades en mi familia desde que me había ido varios meses atrás, por lo que hasta ahora había sido imposible encontrar un lugar para colarme y estar tranquila hecha bolita. Pero tanto silencio y soledad ya comenzaban a ser abrumadores… hasta que escuché el chasquido de ramas, como si un jabalí salvaje estuviera corriendo cerca de mi.

Sentí que mi corazón se aceleró hasta un punto alarmante. La primera idea que cruzó por mi mente había sido salir corriendo, huir del peligro, pero pronto me di cuenta que eso sería estúpido estando perdida y con terreno desfavorable, por lo que traté de calmarme y pensar fríamente las cosas. Probablemente debería seguir al animal y tenderle una trampa; me aseguré de tener la daga a mano y caminé sigilosamente en dirección donde había escuchado por última vez aquellos ruidos, dando con una especie de sendero hecho por algo sumamente grande. Tragué saliva, tratando de imaginar qué había sido aquello que había pasado por allí hasta que escuché unas voces. ¡Era terrible! ¿Y si mi Kuzu estuviera en problemas? ahora mi corazón estaba tan errático que no estaba segura de que seguiría latiendo.

Estaba a punto de gritar que todos estuvieran quietos y que estaban rodeados, algo se me iba a ocurrir luego, cuando vi algo de pelo rojo inconfundible Neriah susurré, y luego volví a decirlo en voz suficientemente alta como para alertarle de mi presencia. Estaba con una masa de músculos bárbara que parecía tener problemas con eso del habla y la sintaxis. Espero no estar interrumpiendo nada dije, dándole una mirada entre acusadora y asombrada a ese desconocido.
Luna Kaliope
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 171
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neros Alseth el Mar Feb 03 2015, 18:44

El brujo andaba en un caminar pesado por el interior de los bosques, siempre evitando el camino con tal de no ser encontrado por sus congéneres. Sabía cómo darles esquinazo, y, con las sombras cubriendo todo su ser, avanzaría como un oscuro espectro apoyado en su bastón, pues por si sus penurias no fueran suficientes, había resultado herido en la pierna, exponiéndolo a que si cualquier indeseable o depredador le encontraba, no pudiese huir como era debido, aquella estúpida herida acabaría con él si no encontraba los medios para sanarla.

Se dejaría apoyar en los árboles a modo de descanso, pues el hecho de no detenerse había hecho una importante mella en él, un desgaste que quedaría reflejado en el rastro de sangre que había dejado a su paso. Unas voces perturbaron su calma e hicieron que se pusiera en guardia ante lo que pudiese acontecer, no se encontraba muy lejos del sendero del bosque. Avanzando con todo el sigilo que su cojera le permitía observaría desde la espesura dos personas extranjeras hablando entre si.

Desde el interior de su capucha sonrío de medio lado aun cubierto por su túnica y un manto sombrío que le otorgaba total opacidad para observar de tal modo que sería difícil ser descubierto. Tan sólo debía esperar que los viajeros se adentraran al sitio equivocado del bosque y sus habitantes les darían muerte, podría saquear sus restos en busca de las monedas que tanto necesitaba. Mas no iba a salir todo a placer de los planes de Neros, el cual vería acercarse al grupo una mujer cuyo color de pelo le resultaría familiar, la había visto antes en Beltrexus. Aunque no conseguiría identificar a la de pelo rosa, su belleza y su apariencia bruja le habían llamado la atención en el pasado al vagabundo, que extremaría las precauciones ahora que su propósito había podido fallar.

Con el bárbaro como guía cabía aun alguna esperanza de que los planes mentales del brujo llegasen a cumplirse, mas no con una bruja que les era conocida acompañándoles, debía huir de ahí con prisa. Girando sobre si parte de los arbustos que le había cubierto cuando observaba se moverían levemente, las hojas quebrarían a sus pies sin que pudiese evitarlo.

___
Off: Puse que Neros te tiene vista del pueblo (?) tu también puedes haberte fijado en él, aunque si lo ves muy desorbitado por lo de que ha estado mucho en cama puedo editar sin problema.
avatar
Cantidad de envíos : : 130
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Kuzu el Miér Feb 04 2015, 05:00

“Inoportunos… inoportunos todos” iba refunfuñando mentalmente mientras caminaba por el bosque. Tantas oportunidades para pedirle matrimonio a Luka, y todas ellas arruinadas por esos… entrometidos.

Inhalé profundamente, y exhalé. Estaba cansado de huir, pero sabía que era mi culpa por venir a tierras enemigas. El baile no me había dado muchas pistas sobre quienes habían asesinado a mis padres; la expedición al norte no había dado muchos frutos para encontrar la familia de mi madre; al parecer nada me salía bien últimamente. “Pero al menos sigues vivo” traté de darme ánimo a mí mismo.

Conocía este bosque. Podría decir que como la palma de mi mano; pero hacía tantos años que no me adentraba en la densidad de su follaje, que el actual paisaje verdoso hacía jugarretas en mi mente, mezclándose con mis recuerdos de este mismo hasta formar una masa abstracta e indescifrable: un laberinto del tiempo y la naturaleza.  Aquél árbol, junto a aquella piedra en la que supuestamente nos reuniríamos… ya no estaba. Y si estaba, no estaba donde lo recordaba, ¿o quizás aún no había llegado a tal lugar? Odiaba admitirlo, pero estaba confundido y totalmente perdido, y si no fuese porque no era una isla tan grande, mi destino sería vagar por toda la eternidad.

Pero quizás por arte del mismo destino, de algún ser superior que guiaba mis pasos, o de la magia que parecía emanar de cada fibra vegetal de este majestuoso lugar, terminé encontrando lo que buscaba, como siempre.

O algo así.

Desenfundé mi espada y la apunté sobre la nuca de la extraña figura encapuchada, aprovechando su torpeza y acercándome sigilosamente. - Que pretendes… ¿brujo?.- dirigí con una ira controlada, sin saber exactamente su genero, y levanté la mirada, observando en el claro a una pelirroja familiar, una peli-rosa extremadamente familiar, y una masa de músculos no identificada; y antes de que el sujeto pudiera contestar, volví a inquirir, esta vez alzando la voz a propósito. - ¡Dime! ¡Dime que pensabas hacer o te cortaré la cabeza, brujo!.- Si planeaba acabar con aquella raza maldita que destruyó mi vida, y no sabía quiénes fueron, entonces todos merecían morir, más temprano que tarde; pero dependiendo de su respuesta decidiría entre dejarle vivir y que el resto se encargue, o tendría el efímero privilegio de ser quien escuchase sus últimas mentiras.
Kuzu
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 139
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neriah el Miér Feb 04 2015, 11:24

​Casi se me sale el corazón por la boca cuando un extraño me asaltó​ en mitad del camino señalando​,​ a voz en grito​,​ la forma de mis orejas. Deduje que era humano, por ​l​a sorpresa ​que mostró ante mi anatomía y​,​ ​bueno, ​porque no estaba intentando matarme. —Chist, calla. —Dije en un susurro histérico. —No les pasa nada a mis orejas, son así de forma natural porque soy un elfo. Pero por favor, no lo vayas gritando por ahí, a las gentes de estas tierras los elfos les caemos como una patada en el estómago. —Aunque a esas alturas probablemente ya diese igual. Con las voces que había dado, cualquier brujo en un kilómetro a la redonda sabría que había un elfo en las Islas.​ Y tampoco es que pudiese hacer nada contra aquel maromo si decidía que no le daba la gana dejar de gritar; con la musculatura que se gastaba, podía matarme si soplaba un poco fuerte. Genial, mi esperanza​ de vida había bajado de: "Puede que sobrevivas si no llamas mucho la atención", a: "Tendrás suerte si llegas a mañana".



—Espero no estar interrumpiendo nada —Me giré asustada, esperando encontrarme a algún habitante local que pidiese mi cabeza. Jamás me había alegrado tanto de ver a Luna. ​​Volví a colocarme el corazón en su sitio y sonreí aliviada al encontrar un rostro familiar en aquellos parajes.—¡Luna! Tranquila, n​​o interrumpes, acabamos de conocernos. Me​ lo he encontrado en el camino y se ha interesado por mis orejas.​ Ha dicho que se llama Killian.—Me di cuenta en ese momento de que con los nervios me había olvidado de presentarme.  —​¡Vaya! ​¿Dónde están mis modales? Mi nombre es Neriah.​ Neriah D'Anna.​ — Dije girándome hacia él.



Iba a preguntar que qué estaban haciendo ellos ahí, cuando apareció más gente para unirse a la fiesta. Alertada por sus voces​, vi que Kuzu sostenía una espada con la que amenazaba con cortar el cuello a lo que, esta vez sí, parecía un lugareño.​ ​Mira por donde, una tarde de reencuentros. Giré la cabeza en ​todas direcciones, esperando ver aparecer a la pequeña Aisling o a Trafalgar, pero no parecía que estuvieran allí.​ Así que me acerqué a Kuzu y al ​encapuchado, lista para salir corriendo si las cosas se ponían feas entre ellos. Pero al verlos más de cerca me di cuenta de algo, ¡El que suponía era un brujo estaba herido!



Educación y naturaleza chocaron durante unos segundos, los brujos eran malos. Y los brujos acechantes en la espesura, más. Pero estaban vivos, y la vida había que respetarla. así que tras un pequeño debate interior, al final ganó la naturaleza. El problema era que había que ir con tacto​ para no acabar todos a tortas​. ​​​-Veo que estás herido​, pero puedo curarte si juras no hacernos daño. Más que nada para que el que tienes detrás baje la espada, que, sin ánimo de ofender, está muy loco y como se le vaya la mano lo mismo te corta la cabeza. Y eso sí que no podría curártelo. -Efectivamente, había dicho que hacía falta tacto... Y lo había tenido, el de un hacha mellada, para ser exactos. -​Y que conste que no es una amenaza, solo estoy constatando un hecho. ​ Dije, y me acerqué con cuidado dispuesta a curarlo si se dejaba.



Off: ​Kuzu​,​ no se como sentirme con respecto a tu personaje. ¿Como de lejos pretendes llevar tus intentos se asesinato contra Trafalgar? Es para saber c​ó​mo de mal te mira Neriah. Mas que nada, para que no me vayas cayendo mejor o peor según avance el otro post... ^_^u ​​
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Killian el Miér Feb 04 2015, 20:19

Otra vez hablé de más, y la extraña me explicó que en realidad es una elfa y que tal parecer los de su raza no son muy bienvenidos en este lugar, a lo que me pongo una mano en la boca como reprochándome a mí mismo y asiento con la cabeza para confirmarle que me mantendré en silencio.

Sin embargo, una segunda persona aparece, esta vez una chica de cabellos rosados que parece conocer a la mujer con la que estoy. Me inquiere con la mirada, y la elfa le responde que acabábamos de conocernos y se identifica como Neriah D'Anna. Sin embargo las sorpresas no terminan ahí, pues dos sujetos más aparecen no muy lejos, un guerrero apuntando con su espada a un extraño encapuchado, y parece estar amenazándolo. Pero Neriah parece tener disposición de ayudarle si promete no hacernos daño. Sin embargo a mis ojos quien parecía ser una mayor amenaza era el humano que apuntaba al encapuchado con su espada, y ello me avivó raudamente y me acerqué a ellos.

- Heeeey, él va desarmado amigo. Si quieres pelear, Killian puede darte una buena batalla, ¿Eh? ¿Qué te parece? - Me acerco a ellos y empujo a Kuzu con la mano izquierda hacia atrás para que deje al encapuchado tranquilo y en seguida desenvaino de la funda de mi espalda la mitad de mi espadón, pues había sido partido en dos pero aún así, su filo rondaba el metro de espesor. Hago una sonrisa un tanto sombría, pues los enfrentamientos siempre me emocionan y entonces le apunto con la mitad de mi arma.

- ¿Quieres chocar acero? ¡Atacar por la espalda es inmoral, y pongo en duda tu honor de guerrero por ello! Heheheheeee...
Killian
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 268
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Luna Kaliope el Jue Feb 05 2015, 17:30

Bizarro” no pude dejar de pensar mientras negaba con mi cabeza intentando ahogar una sonrisa. Era bueno encontrar a Neriah por esos rumbos, aunque un poco inesperado. Saludos Killian, mi nombre es Luna, Luna Kaliope dije con amabilidad mientras me ponía de frente a él para verle mejor. Era simplemente grande y musculoso, pero mi recuento sobre sus atributos se vio forzado a terminar cuando escuché la voz de Kuzu. “ I-no-por-tu-no” pensé dejando salir el aliento que había estado conteniendo en presencia de aquél grandote. Fuera lo que fuera que estuviera haciendo, estaba segura de que no era nada bueno ni beneficioso para ambos, de lo contrario otro hubiera sido su proceder.

¿Ya quieres empezar a cortar cabezas amore mio? pregunté desde la retaguardia con tono irónicamente meticuloso, mientras me acercaba a lo que ahora parecía una muchedumbre. Me sorprendí al ver a la víctima de mi humano, pestañee un par de veces sin saber cómo actuar. Estaba segura de haberle visto en las Islas antes de abandonarlas y era tan claro como el dos más dos, porque era el único encapuchado que parecía cargar con el abismo tras aquella capa. Era imposible ver una pequeña parte de su piel, como si no perteneciera a este mundo… pero verle herido, tal como puntualizó la elfa, descartó varias de mis teorías. Si fueras tan amable cariño, el pobrecillo no sería capaz de hacer nada en ese estado y creo que tu nuevo amigo quiere jugar contigo… deberías soltar a este e ir con el otro que se ve más saludable dije con una sonrisa forzada mientras me interponía entre la testosterona del ambiente.

En realidad, por el misterio que rodeaba aquella figura no podía estar segura de que fuera pobrecillo o pobrecilla, aunque por aquél porte, si fuese mujer sería doblemente pobrecilla ya que nadie la consideraría en su sano juicio, no al menos siendo brujo o humano… aunque quizás algún troll con ganas de aparearse… negué con la cabeza tratando de deshacerme de todos esos pensamientos mientras me centraba en lo que estaba aconteciendo. ¿Y tú? ¿acaso o sabes que no es bueno acechar a la gente? Menos a desconocidos le reproché en tono poco menos que maternal al de la capucha.

Intercambié la mirada con Neriah y asentí, dándole a entender que la apoyaba tomara la decisión que tomara y eso incluía dejar fuera de combate al desconocido para curarle si era necesario. En cuanto a ese Killian y Kuzu, parecían llevarse lo suficientemente bien como para tener que preocuparme por ellos.

__________________________
Off: Perdonen si es que dirijo algunas cosas, pero es muy tenso todo xD. Si quieren que edite, lo haré sin inconvenientes ò.ó
Luna Kaliope
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 171
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neros Alseth el Vie Feb 06 2015, 09:21

Unos pasos le interceptarían en su huida, se daba cuenta del ruido que había hecho, su craso error final, pues el brujo apenas pudo interponer su bastón para defenderse, había desperdiciado gran parte de sus fuerzas intentando aleccionar a una niña como un estúpido. Tan solo la herida que le desangraba poco a poco en su pierna derecha sería de algún modo su única recompensa por un acto caritativo que había tenido hacia un ser que podría haber considerado más débil, otra importante lección que le entregaba la vida si lograba sobrevivir a la enseñanza por sus medios. No solo sus planes se vieron perjudicados, ahora él, el ser más débil en el lugar, se veía en el suelo bajo el filo de un extraño que demandaba explicaciones.

Al apartarse de la sombra de los árboles y recibir los rayos del sol, toda oscuridad que le hubiese podido cubrir se desvanecería casi en el acto, incapaz de dominar a placer el sombrío elemento tanto como pudiese llegar a soñar.- ¡Dime! ¡Dime que pensabas hacer o te cortaré la cabeza, brujo!. -Exijiría el hombre, haciendo que el brujo levantase involuntariamente la mano que tenía libre del agarre del bastón, en un intento de proteger su cuello de aquella amenaza, incapaz de reaccionar con velocidad a la pregunta.

Por muchas veces que la muerte le mirara a los ojos jamás superaría su miedo sobre el estado al que el último aliento conducía, pero una vez más, los crueles dioses decidieron divertirse permitiendo que Neros sobreviviese una vez más por manos de terceros. - Yo... - Balbucearía cuando primeramente la que reconoció como elfa observaba su estado y se apiadaba de él. Aunque prefiriese matar a mendigar, la piedad de la primera y el vigor del bárbaro parecía que iban a liberarle de su asaltante sin que el brujo tuviese que mediar palabra.

Con la entrada de la de pelo rosa, el brujo intentaría retirarse del alcance de la espada como buenamente el cuerpo le permitía arrastrándose por la hierba y el follaje antes de hablar.- Unas voces en el bosque llamaron mi atención, no es común ver extranjeros por estos lugares. - Confesaría el brujo ocultando parte de la retorcida verdad que guardaría para si.- Mi nombre es Neros, de la familia Alseth... - Diría para quienes quisieran escuchar su rasgada voz, pues los dos hombres que había en el lugar parecían poder una reacción totalmente inesperada.- Juro no dañaros, tan solo dejadme partir y volveré a Beltrexus. - Se apoyaría en su bastón para levantarse a la espera de la reacción de quienes le habían descubierto. Aunque no lo confesaría en voz alta, no confiaba lo suficiente en la magia de los elfos ni las miradas de los desconocidos en su tullido cuerpo bajo la túnica.
avatar
Cantidad de envíos : : 130
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Kuzu el Sáb Feb 07 2015, 21:07

“¿Habrá sido la mejor opción?” reflexioné. Por una parte podría haberme ahorrado el drama y acabado sin mayor problema con el encapuchado, pero había decidido llamar la atención de quienes estaban en peligro, y las cosas no habían salido como lo esperaba. La elfa fue la primera en acercarse a nosotros, y su actitud había sido atípica para su raza, a pesar de la sabiduría en cada una de sus palabras. “¿No que los elfos y los brujos se odian a muerte? Eres demasiado buena, y algún día pagaras caro tu bondad, Neriah.” pensé mientras mantenía firme el agarre de mi arma sobre el cuello del sospechoso.

- Para mi tambien es un placer verte de nuevo, elfa.- solté con el más absoluto de los sarcasmos. No estaba seguro de querer hablar con ella en estos momentos, no luego de todo lo ocurrido en el Sable Negro, y a mi rescate se acercaron Luka y la masa de músculos. - ¿Ya quieres empezar a cortar cabezas amore mío?- dijo la peli-rosa con esa lengua venenosa que a ratos parecía apoderarse de ella. -  Quizás podría acostumbrarme a ello, si eso de algún modo te salva la vida, o te mantiene a salvo de pervertidos peligrosos como este.- respondí, tratando de mantener la seriedad y de recordar en qué otra ocasión había intentado decapitar a alguien o algo estando ella presente.

- Heeeey, él va desarmado amigo. Si quieres pelear, Killian puede darte una buena batalla, ¿Eh? ¿Qué te parece? – balbuceó el humano. “¿Pelear? ¿Desarmado? Este está demente.” pensé, y de ningún modo le iba a dar el gusto, pero nuevamente Luka intervino, sorpresivamente poniéndose de lado del encapuchado. - Si fueras tan amable cariño, el pobrecillo no sería capaz de hacer nada en ese estado y creo que tu nuevo amigo quiere jugar contigo… deberías soltar a este e ir con el otro que se ve más saludable.- no tuvo reparos en decir. ¿Acaso también había perdido la cabeza? Por un momento sentí como me tiritaba el ojo derecho y la vena de la sien se tensaba.

Estaba comenzando a perder la paciencia, y la sarta de mentiras que soltaba el encapuchado solo empeoraban las cosas. No confiaba en los brujos, no después de lo que habían hecho, y de ningún modo era prudente dejarlo partir así como así. “¿Acaso piensas ir en busca de refuerzos? ¿Es acaso ese tu verdadero nombre?” de ninguna forma se lo permitiría, pero de pronto algo, una simple acción, rebalsó completamente el vaso. El empujón del humano me hizo retroceder un par de pasos y cambiar mi guardia, dejando fuera de peligro al brujo. “Eres hombre muerto.”

- No digas tonterías.- respondí sonriente a su interrogante, cerrando los ojos y enfundando mi espada en señal de paz. Di unos pasos hacia adelante, dos más, y con una finta y un giro rápidamente esquivé su poca ortodoxa espada, para posicionarme en su espalda y ponerle una de mis dagas envenenadas en su cuello. - Ingenuo, no solo eres lento, sino que un brujo no necesita armas para matarte. La moral y el honor son para los mártires. Agradece la presencia de la mujeres, o serías un cadáver perdido por la eternidad, con una muerte sin honor ni gloria.- dije en voz alta para que todos oyeran. - Jugaremos otro día.- susurré, guardando mi arma secundaria y me preparé para esquivar cualquier intento de represalia por parte del hombre, con la intención de ir al lado de Luka, quien no tenía reparo en reprochar el actuar de Neros.

~ ♠ ~

Off-Rol: Neriah, puedes dirigirte a mi como Kamui xD Aunque si me quieres decir Kuzu, supongo que tendré que encargarme de eso en el otro tema X_O. Ahm, no pienso asesinar a trafalgar, así que estoy seguro que no me odiaras a muerte, pero tampoco seremos amiguis, no en ese tema por lo menos, aunque el futuro es vasto y en este cualquier cosa puede pasar (?) xD

Off-Rol 2: Luna querida, estas perdonada (?) <3

Off-Rol 3: Como podrán ver, ordené la progresión de los hechos y dialogos a mi conveniencia, cualquier inconveniente, favor mp y lo corrijo ^^U
Kuzu
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 139
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neriah el Dom Feb 08 2015, 14:25

El brujo solo pidió que lo dejásemos partir, pero estaba herido... -Por favor, no te vayas. Déjame curarte antes. Comprendo que no te fíes de mí, por ser una elfa, pero ella también es una bruja y jamás he levantado mi mano contra su persona. De verdad, yo podría... -El jaleo que estaban montando los otros dos me hizo perder el hilo de lo que iba a decir, sobre todo cuando Kamui empezó a amenazar en voz alta para que lo oyésemos todos. Su discurso había sido tan prepotente que una parte de mi cerebro había querido contestarle, interrumpiendo la acción diplomática que el resto del mismo intentaba llevar a cabo. -Disculpa un segundo -Le dije al brujo. Si no lograba convencerlo, aquel hombre se iría sin dejar que lo curase y los otros dos idiotas, en lugar de ayudar, se estaban peleando.

Me giré hacia ellos echando chispas por los ojos y me llevé los dedos a los labios para llamar la atención de todo el mundo con un fuerte silbido. Punch que con el ajetreo había levantado el vuelo hasta una rama cercana, volvió a posarse en mi hombro ligeramente asustado. -¡ESTOY INTENTANDO QUE UN JODIDO BRUJO CONFÍE EN MI PARA PODER CURARLO! ¿OS IMPORTARÍA DEJAR LO DE MEDIROS LAS POLLAS PARA OTRO MOMENTO? ¡INTENTO SER DIPLÓMATICA Y VOSOTROS ME ESTÁIS DISTRAYENDO CON VUESTRAS TONTERÍAS! -Grité exhortándoles a dejar de pelearse, pues aunque Kamui hubiese guardado las armas, estaba casi segura de que el otro guerrero iba a volver a empezar como represalia por el tema del cuchillo en su garganta y de la amenaza. Punch se removió inquieto en mi hombro y lo acaricié para que comprendiese que no estaba enfadada con él. Respiré hondo y, para no asustar de nuevo a Punch, volví a un tono más calmado, pero no más exento de furia. -Con un herido me llega y me sobra, así que o bajáis las armas y os tranquilizáis, o por mucho que seáis mejores guerreros que yo, os juro que convertiré vuestras entrañas en vuestras extrañas a mordiscos. ¿Estamos? -Puede que yo no tuviese ni media bofetada, pero en ese momento mi mirada indicaba que si no dejaban de pelarse, era capaz de cumplir mi amenaza. ¿Es que no se podía pasar ni un segundo en compañía de humanos sin que llegasen a las manos? ¡Por Imbar, qué raza más primitiva!

Me volví de nuevo hacia el brujo, y dulcifiqué mi expresión. -¿Qué estaba diciendo? ¡Ah, sí! Sólo tienes que dejarme la pierna unos segundos, luego podrás irte, de verdad. Me sabe mal que vayas por el bosque herido, podría atacarte cualquier animal salvaje, y en esas condiciones no podrás defenderte de forma adecuada... Por favor... -Puede que aquel hombre fuese un brujo, pero no me gustaba ver a nadie herido, y si lo atacaba un animal salvaje y luego me encontraba su cadáver en el bosque, me iba a sentir muy culpable. Además Luna también era una bruja y hasta la fecha no me había hecho nada malo. Tal vez el recuerdo de la guerra había exagerado la maldad de los brujos en la memoria de mi pueblo. O tal vez Luna fuese la excepción, pero aún así no podía dejar a alguien herido y solo en mitad de un bosque, por muy brujo que fuera. Iba en contra de mi naturaleza. Además, había jurado no hacernos daño.
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Killian el Dom Feb 08 2015, 20:48

Las cosas no parecían estar saliendo como lo esperado. La mujer de cabellos rosados parecía tener una especie de relación previa con el hombre al que estaba desafiando, aunque su confianza me hizo pensar por un breve segundo que tal vez ahora estaba como siempre subestimando mi propia suerte. El encapuchado por otra parte, parecía a mis ojos un sujeto de buenas intenciones. Se llamaba Neros y estaba dispuesto a marcharse sin armar alborotos, lo que reafirmó mis sospechas de tiranía de parte del humano.

Su reacción ante mi empujón me hizo sonreír aún más sombríamente. Era rápido, sí, ¿Pero de verdad pensaba que podía ponerse en mi espalda cuando mi mirada no se despegaba de él? Sin embargo, se lo permití, y el único movimiento que hice fue el de poner el filo de mi roto espadón en el hígado, y con la potencia de mi brazo no me hubiese costado demasiado atravesarlo como un pedazo de carne a las brasas.  Dijo un par de cosas que no me hicieron sentido, y respondí.

- ¿Brujo? A Killian le gustan esas historias, pero brujo o no tenías al pobre hombre a tu merced. Sea fuerte con el cuerpo o con la mente, cualquiera merece un enfrentamiento justo. - Tensé mis músculos, pues se venía la furia que me caracteriza cuando mi vida está en peligro... y no sería consciente de mis actos. - El honor te hace hombre, no existen mártires en batalla. Sólo sangre y gloria, porque a Killian y al clan siempre han luchado contra hombres y mujeres sin honor, y eso los hace débiles. No entiendes nada, extraño. ¡Es el honor lo que ha mantenido vivo a Killian! Y la razón principal por la que nunca Killian tendrá miedo de gente como tú.

Traté de seguir calmado, no quería caer en locura todavía. Necesitaba seguir saborando esos momentos de tensión extrema en que la vida se decide en un golpe certero, dándome un electrizante placer.

- ¿Acaso eres tan ingenuo para no derramar sangre frente a mujeres? Ellas van más sangre que nosotros, extraño. Son fuertes, muy muy fuertes, si quieres derramar sangre Killian está seguro que han visto cosas peores. ¿Es que tienes miedo a enfrentarte a Killian? ¡¿Por qué posponer el encuentro?!

Se dispuso a una posición segura y yo me iba a abalanzar contra él con todo lo que tengo... hasta que la violenta intervención de la elfa se hizo escuchar, retumbándome los oídos.

Oh... ¿Otra vez me había equivocado? Escuché lo que tenía que decir y bajé la cabeza apenado. En realidad, ella tenía razón. Lo estábamos haciendo todo mucho más difícil. Me calmé dando una gran bocanada de aire y guardé mi arma en su funda. Se dibujó un rictus de tristeza en mi rostro.

- Killian lo siente... no quería hacer daño, sólo se dejó llevar...

Corrí hacia Neros y le sonreí gratamente.

- ¡Deja que la elfa te cure! ¡De seguro ella sabe lo que hace! Un guerrero herido no sirve mucho para los combates, debes tratar tus heridas, ¿Eh? ¡De seguro podrás seguir con mayor fervor tu camino! ¡HAAAA HAHAHAHA! - Reí con ganas, pero me volví a tapar la boca rápidamente. Había olvidado que no debía hacer mucho escándalo.
Killian
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 268
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Luna Kaliope el Lun Feb 09 2015, 23:20

Llevé mis manos a la boca cuando el hombre herido se presentó. Al ser de las afueras de Beltrexus y haber crecido con el complejo de mis padres super amorosos en conjunto con la enfermedad que me había mantenido en cama durante años, me enteré casi de casualidad de la tragedia que habían sufrido. En realidad había sido una especie de cuento de terror de mis amigas que solían burlarse de mi infancia y de las cosas que me gustaban. Solían decir «Luna querida, de no ser por tu apellido no sé qué sería de ti. Tienes un sentido retorcido de la belleza cariño» y variantes que realmente me cabreaban al principio pero que aprendí a ignorar tras una máscara de sonrisas.

Desvié mi mirada de Neros, no quería que viera en mí la sombra del reconocimiento, que le había asociado y ahora le identificaba plenamente. Si bien no podía ver su rostro, estaba segura de que era él mientras la elfa le daba una clase acerca de la confianza. Me puse a su lado y posé mi mirada sobre Killian y Kuzu quienes estaban teniendo diferencias importantes. Confiaba en mi… mmm no sabía cómo catalogar a Kuu, pero confiaba en sus destrezas y habilidades aunque no en su carácter y aunque Killian era un guerrero colosal no creía que las cosas funcionaran bien si seguían por el camino que estaban tomando. Para colmo, Neriah, la pacífica de Neriah, enojada terminó por rezongarle con cada una de las letras de la palabra. De continuar así despertaría a todas las fieras del bosque y no era de extrañar que tanto Punch como yo nos sorprendiéramos y reculáramos un poco. Cuando ella terminó, creí que era mi deber tomar mi turno.

Kamui Kuzuryu, como vuelvas a decirle algo así a los amigos de mi amiga, juego o no, te jalaré de las orejas hasta que quedes sordo o te usaré como mi muñeca. ¿Recuerdas a Dorila verdad? Pues bien, acabarás peor me crucé de brazos mirándole con los ojos entrecerrados y sacando el labio inferior para afuera. Había tenido informes acerca de su carácter de mercenario y de sus quehaceres y si bien era consciente de que no iba a corregir todos sus pecados y devolverle la virtud a su alma, no permitiría que frente a mí continuara condenándose y si me refrenaba era solamente por la situación. De estar solos probablemente ya le habría hecho alguna maldad, de esas que se recuerdan por el resto de la vida como una cicatriz.

Me giré hacia Killian, tratando de pacificar mis interiores, momentos atrás había tenido ganas de abrazarle y saltarle a la yugular al mismo tiempo, es decir, reivindicaba nuestra posición de mujeres pero atacaba lo más preciado que yo tenía en el momento  y aún no sabía como actuar frente a él hasta que Kuzu no hiciera su siguiente movimiento, pero por lo pronto me contenté con darle una cálida sonrisa cuando se disculpó, parecía muy simple, pero muy noble. Un buen hombre… Volví a mirar a Kuu con cierto veneno y rápidamente me volví hacia Neros.

Neros Alseth, como sigas así de obstinado harás de cebo para las bestias salvajes que han de haber venido siguiendo ese evidente rastro de sangre. Así que se bueno y hazte responsable de tu herida dejándote curar porque si me llego a quebrar siquiera una uña combatiendo los dioses saben qué por tú culpa, mi ira hacia ti no tendrá límites y puedo asegurarte que lo que mi amiga le dijo a esos guerreros será como una canción de cuna para lo que tengo ya planeado.

No me gustaba mostrar mi verdadero carácter frente a los demás, menos si eran de las Islas, pero suponía que eso sería mejor que obligarle… o al menos lo esperaba. Me sentía enojada y sobrecogida por la situación; la sangre había subido a mis mejillas por todo lo que había dicho pero no me arrepentía de nada. En esos momentos debería de estar en los brazos de Kuzu de no ser porque no había aparecido y ese pensamiento reavivó mis más profundos sentimientos de odio infinito de mujer despechada pero por otro lado quería que él me tranquilizara diciéndome que todo iba a estar bien. Finalmente decidí que era yo la de los problemas y canalicé mi odio hacia una piedra porque por supuesto, no me gustaba para nada la idea de no quererme era narcisista y me sentía orgullosa de ello.
Luna Kaliope
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 171
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neros Alseth el Mar Feb 10 2015, 04:31

Desde su posición de apoyo en el bastón observaría las diferentes reacciones a su alrededor, aunque ninguna causaba suficiente caos para que el brujo, con su cojera, pudiese huir de los desconocidos que le rodeaban. A cada cual con un carácter más fuerte si cabe, la aparentemente bondadosa elfa parecía plantarse ante los hombres después de insistir en la cura de su herida exponiendo una polaridad que no incrementó la confianza del encapuchado.- (¿Qué pretende?). -Pensaría lleno de desconfianza Neros para si ante la perseverancia de la elfa, aunque contendría sus preguntas debido a que su interlocutora ahora ponía orden con gritos mientras el hombre de más tamaño exponía sus absurdas ideas sobre el honor a voces, haciendo que el brujo mirara nervioso alrededor por si habían llamado la atención de algún visitante indeseado.

Una vez más, la elfa le pediría que confiara en ella para tratar las heridas, y aunque había escuchado anteriormente sobre la magnificencia de su magia curativa, no la había probado en su piel y no imaginaba que llegase a tener oportunidad de ello, no obstante hubiera preferido una roja poción. Antes de que pudiese hablar, el bárbaro había parecido zanjar su dilema personal para dirigirse con prisa al brujo, que intentaría retroceder intimidado por aquél acercamiento súbito, aunque aquél gigante solo tenía intención de animarle a aceptar la propuesta de su compañera con su tono de voz elevado y una tan boba como cercana sonrisa. - No son las bestias lo que me preocupan... - Diría el brujo, agradeciendo que el mastodonte que invadía su espacio vital se hubiese tapado la boca.

Ambas mujeres habían impuesto una paz favorable al vagabundo, el cual sentía cierto dolor por mantenerse en pie, y aunque su expresión lo demostrara con gestos, estos serían imperceptibles bajo la capucha. Escuchó entonces a su congénere de pelo rosa, la cual también forzaba que Neros tuviese una decisión acertada, si no para él, para que quienes le habían rodeado no sufrieran el ataque de alguna bestia. Aquella regañina por parte de una muchacha de edad aparentemente inferior a la suya no le intimidaría, mas al contrario de jactarse, recordaría en silencio la experiencia que había tenido momentos antes con una infante, no volvería a subestimar a nadie tan fácilmente. - Solo la elfa. - Diría entonces el brujo rompiendo el breve instante de silencio con su desgarrada voz.- Creo que si no me vais a dejar partir debéis darme esa opción, de lo contrario me veré forzado a luchar. - Dijo finalmente aparentando serenidad hacia el exterior de la túnica pese el paupérrimo estado que sufría y lo agotado que se pudiese sentir mentalmente. Cuando hubiese hablado, empezaría a caminar si se lo permitían y, tras alejarse unos pasos, se dejaría caer tras uno de los árboles cercanos.
avatar
Cantidad de envíos : : 130
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Kuzu el Miér Feb 11 2015, 05:45

- No entiendes nada, y hablas demasiado. Guarda tu sermón de valores para quien le interese.- contesté a Killian mientras llevaba mi mano a la empuñadura de mi arma. Había sido ingenuo pensar que podría haber acabado con él con una simple daga a plena vista, por muy lento que fuese, pero las fichas estaban tiradas. Aquél brujo era mi presa, y no lo dejaría ir tan fácilmente, no luego de aquel craso error, pero mi mayor amenaza no era aquél bruto bonachón, sino aquella bruja de cabellos rosáceos.

Y tal como esperaba, se dejó caer la primera bomba, y en efecto casi me deja sordo en el acto. - Hmph, que tontería. No tienes porqué gritar, elfa.- sonreí y deshice mi guardia al ver como el humano tomaba una postura distinta a la mía y se convertía en un gatito regañado. Pero esa no era la prueba de verdad, ya que la Neriah había resultado no ser más que un perro que ladra, pero que no muerde. Y uno muy ruidoso además. Ignorando completamente las amenazas de cartón de la elfa pelirroja, continué hasta estar frente a Luka.

- Kamui Kuzuryu, como vuelvas a decirle algo así a los amigos de mi amiga, juego o no, te jalaré de las orejas hasta que quedes sordo o te usaré como mi muñeca. ¿Recuerdas a Dorila verdad? Pues bien, acabarás peor.- espetó, dejando caer la segunda bomba, más su reproche fue un completo fraude, por lo que solo me remití a desviar la mirada desinteresado. Recordaba a la perfección aquel incidente con su muñeca, pero sus amenazas habían resultado ser tan vacías como las de su “amiga”. Su cara me indicaba más el berrinche de una niña pequeña, en vez de aquel sadismo que a ratos parecía apoderarse de ella y que hacía temblar al cielo y la tierra.

Supuse que el siguiente sería el turno de Killian, pero luego de aquella disculpa de niño arrepentido, ¿Quién en su sano juicio lo volvería a regañar? Tal vez debería aprender una o dos cosas de él acerca de cómo verme inocente y miserable para engañar luego de cometer un crimen, pero no hubiera funcionado contra las mujeres presentes, me conocían lo suficiente como para saber que yo no mostraba fácilmente ese tipo de sentimientos. Al final el reto nunca llegó, y el que sería suyo terminó siendo un doble regaño visual para mí, como queriendo quitarse la frustración con quién más lo merecía en ese momento.

Por otro lado, Neriah estaba empeñada en sanar a aquel rastrero brujo, ignorando cualquier peligro que pudiese significar aquello además de dejarlo ir sin supervisión; y aunque desconfiaba de él en su totalidad, seguíamos teniendo la superioridad numérica en caso de que algo saliera mal, además de una bruja presente para nuestra seguridad. Pero… ¿era necesario rogarle para dejarse curar? ¿Acaso el mundo se había vuelto loco? Para empeorar las cosas, Killian insistió en que el brujo se dejase curar, terminando con una insoportable risa que hizo eco en todo el bosque.

Lo inesperado fue la aparición de una tercera bomba, esta vez dirigida al brujo malherido. Su sadismo era ejemplar, y quizás lo peor era efectivamente dejar a la imaginación las consecuencias que deparaba el futuro, pero quizás era algo tarde para su advertencia, ya que luego de ese estruendo tendríamos suerte si había alguna bestia sorda y sin sentido del olfato en el bosque que no acudiera al llamado. Quería salir de ahí cuanto antes y abandonarlos a todos a su suerte, pero sabía que Luka no accedería estando su amiga presente. “Al menos no está la pequeña… ¿cómo se llamaba?” no lograba recordar su nombre, pero de seguro eso hubiera empeorado las cosas por mil.  

Pero al verla desquitarse con una piedra, decidí retractarme y retomar mi curso de acción. Me acerqué lentamente por su espalda e intenté abrazarla, para luego susurrarle al oído palabras dulcemente venenosas. - Tranquila, no tienes porqué pasar por esto. Será mejor que nos vayamos. Ya nos encontramos, y si ellos quieren quedarse a ayudar al brujo, no es asunto nuestro. – Segundos después, Neros decidió que solo necesitaba a la Elfa, y por mí no había problema, por lo que volví a mirar a mi compañera, tratando de convencerla de que era la mejor opción, y su amenaza de que se vería forzado a luchar solo daba argumentos a mi favor. - Forzado es una linda palabra para justificar tu ataque a quienes desean ayudarte, brujo. Si tienes problemas conmigo, entonces me iré, haz lo que quieras.- dije en voz alta mirándolo de reojo, aunque ni de broma pensaba dejar a la peli-rosa con un sujeto tan sospechoso y peligroso.
Kuzu
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 139
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neriah el Miér Feb 11 2015, 21:07

El fortachón me caía bien. Se veía que no era muy listo, pero era buena persona, aunque se dejase llevar por los impulsos. Tenía pinta de ser muy peligroso si perdía los nervios, pero si no te enemistabas con él, parecía un buen aliado. Y una persona alegre y sencilla que tomaba la vida como venía. Se arrepintió al instante de haber interrumpido y él mismo vino a animar al mago a que se dejase curar.  

Kamui sin embargo, me resultaba cargante, cínico y pagado de sí mismo. Se creía mejor que los demás y sin embargo parecía vivir en una lucha constante con el mundo, como si no disfrutase de estar vivo. No entendía qué era lo que Luna veía en él. Aunque tampoco me quedaba muy claro qué relación tenían esos dos, porque un matrimonio al uso no eran, eso desde luego.

Rodé los ojos ante las palabras que le dirigió al brujo, era como si se conociesen de antes y tuviesen algún asunto pendiente, sólo que parecía que no se conocían de nada. Tal vez entre los humanos también circulase la leyenda de que los brujos eran criaturas horribles y sanguinarias y por eso Kamui se comportaba así. Pero Neros no había intentado hacernos ningún daño y sus amenazas parecían las de un cachorro herido que enseña los dientes creyendo que lo van a dañar más. Estaba solo y acorralado, era normal que no se fiase. Por eso, simplemente me encogí de hombros y les hice un gesto a los demás para que me dejasen adentrarme en el bosque tras el brujo sola. Esperaba que me hicieran caso y no me siguieran. La petición era normal, a ninguna persona le gustaba que lo vieran herido y en sus momentos de debilidad.

Lo cierto es que alguien sí me siguió, Punch voló hasta lo alto de una rama, siempre vigilante. Parecía que no se fiaba de mi paciente aunque, bueno, Punch  no se fiaba de nadie nuevo hasta que demostraba que era de fiar, era mi pequeño guardaespaldas emplumado. Así que se quedó en lo alto de la rama, con los músculos en tensión, dispuesto a abalanzarse sobre el mago si intentaba herirme de alguna manera. De camino a donde estaba Neros, cogí algunas plantas medicinales que vendrían bien para ayudar en la sanación de la herida.

Cuando llegué hasta él le pedí que se levantase la túnica y  me arrodillé a su lado. Me sorprendí al ver la gran quemadura de la pierna. –¡Uf! -Exclamé. –Debes ser un tipo muy duro para haber sobrevivido a esas quemaduras. -No mostré ningún tipo de asco ni desprecio, era más bien asombro, sorpresa y dolor. En mi carrera como cetrera había visto suficientes cuerpos desfigurados por animales descontrolados, como para que juzgase a las personas por su aspecto físico. A mi primo Aelion, sin ir más lejos, le había comido media nariz un águila de un picotazo y tenía un montón de cicatrices por todo el cuerpo de las semanas que tardó en domarla. Pero nunca había visto quemaduras de semejante envergadura. Debía haber sido algo realmente doloroso.

Sin embargo, ahora estaba ocupada en otros temas, así que dejé de lado su apariencia y me puse a buscar algo en mi mochila. Lo saqué y se lo enseñé. –Es sólo un odre de agua, para limpiar la herida, sería peligroso que te la cerrase con algo dentro. Y pañuelos, para limpiarla y vendarla. –Quería que se sintiese lo menos incómodo posible, sabía que no se fiaba de mí, por eso fui contándole lo que iba a hacer de antemano, para que no se asustase ni lo viese como una amenaza. Ahora que lo pensaba, últimamente no ganaba para pañuelos, entre los niños del chocolate y el mago, había perdido cuatro de los cinco pañuelos de lino con los que había salido de casa, tendría que reponerlos de nuevo.

Le limpié la herida con cuidado para que no le quedase suciedad dentro, pero intentando hacerle el menor daño posible. Luego le apliqué mis poderes curativos para que se cerrase.

Saqué de mi mochila una ramita de tomillo y se la enseñé, junto con el resto de hierbas que había cogido en el bosque. -Bien, ya te la he cerrado, ahora voy a ponerte un vendaje con estas plantas. Son tomillo, hierbabuena y cedrón. Sirven para reducir inflamaciones y para evitar que las heridas se llenen de miasmas que producen la putrefacción verde. También son analgésicas y harán que no te duela hasta que se te cure del todo la pierna. Fíjate bien en ellas, pues si las recoges en el bosque puedes ponertelas tú mismo. No son difíciles de encontrar. -Partí la rama de cedrón por la mitad y le apliqué un poco del aceite que desprendió. Lo suyo hubiese sido hacer una infusión con el tomillo y la hierbabuena, pero dadas las circunstancias, lo que hice fue coger el pañuelo limpio,  mojarlo con un poco de agua, poner las hierbs dentro y estrujarlo, machacando las hierbas con las manos para que soltasen su esencia. No sería igual de efectivo, pero también funcionaría. Quité las hierbas e improvisé un vendaje con el pañuelo. -Ya está. Si te lo haces tú mismo, será mejor que hagas una infusión con las hierbas, pues así son menos efectivas.

Me levanté y me sacudí los pantalones de tierra, ramitas y hojas. Luego le tendí la mano, en parte como saludo, en parte para ayudarlo a levantarse de su asiento. -Por cierto, mi nombre es Neriah D'Anna, creo que aún no me había presentado.

off: He supuesto que Neros accede de verdad a que lo cure. Si no se deja, dilo y lo cambio.
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Killian el Jue Feb 12 2015, 03:41

Neriah se había ido con Neros en la espesura del bosque para que curase sus heridas. El humano abrazaba a la bruja e intentaba calmarla. Incluso para un estúpido como yo era evidente que estaba enfadada por alguna razón relacionada con él, y por alguna razón las palabras que dijo a la de cabellos rosados no me parecían honestas. Pero en fin. Ella había mostrado que tenía un carácter muy fuerte, por lo que sea como fuere que manejase sus relaciones, de seguro lo tendría bajo control.

Me senté sobre una piedra y alcé una ceja pues se me ocurrió que ella era la debilidad del que posiblemente sería mi rival esta ocasión. Había vivido en un clan, había vivido experiencias, alegrías y penurias como todo el mundo por lo que tan ciego no era. A mi punto de vista, una relación basada en un amor pasional, es fuerte pero no suele durar cuando empiezas a descubrir los defectos de la persona y ese pensamiento me hizo entristecer un poco, pues hasta ahora a pesar de todo, nadie había sido capaz de soportar mis defectos. Bueh, ya qué. La vida aún así es hermosa. Concluí mis propios pensamientos con una leve sonrisa.

Desempaqué de mi bolso un pequeño trozo de pan, y lo partí. Las criaturitas del bosque alzaron sus orejas y un par de ardillas se pararon frente a mí mientras les arrojaba pedacitos.

- Si tienen intención de irse, ¿Pueden contestar a Killian una cosa? Se dice que hay una criatura con cabeza de oso, cuerpo de león y zarpas de tigre por estos lugares, y que el beber de su sangre te da una fuerza extraordinaria. ¿No sabrán algo al respecto? Killian debe desmentir si es real o no, porque hay aventureros que se están adentrando por estos lugares y tienden a no regresar. ¿Pueden ayudar? ¿Hum?

Sea cual fuere su respuesta, les extendí otro trozo de pan por si tenían hambre. Yo comencé a comerme el mío con un apetito voraz y sin modales.
Killian
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 268
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Luna Kaliope el Vie Feb 13 2015, 01:15

¡Ja! fue lo único que pude decir en contestación a mi imposible dolor de pie, las palabras pretenciosas del brujo y el comportamiento de Kuzu. Al único que no le tocaba porción era a Killian porque lo que se dice a Neriah quería desayunármela viva por hacerle caso a ese… ese ¡brujo! “Aaaaarrrrrgggg ¡cómo me molestaba no encontrar palabras más hirientes que el nombre de mi propia raza!” Quería darme la vuelta y morder a Kamu, pero por otro lado estaba contenta de que él no se hubiera separado de mí, independientemente de las sandeces que estaba diciendo.

Justo cuando pensaba ir tras ese par, sin darle una respuesta a mi humano, Killian comenzó a hablar desde aquellas formas bárbaras que tenía, incluso nos ofreció pan que decliné con un movimiento de muñeca No gracias Killian, ya hemos desayunado me aventuré a decir en nombre de los dos. Conociendo como creía conocer a Kuzu, estaba tan segura como de mi nombre que él no aceptaría nada de ese grandote a no ser que involucrara aeros o algo que realmente le interesara y era más, mal o bien el de la espada rota no era el tipo de juntas de Kuzu por lo que era tiempo perdido siquiera intentar hacer sociales o esconder el sol con un dedo.

Eso suena como a una criatura mitológica… creo que he leído algo sobre ella ¿puede ser que hables de una quimera? le pregunté, dándome la vuelta sin salirme de entre los brazos de Kuzu, incluso tomándolos con fuerza entre los míos para aprisionarle allí. Si había otra cosa de la que estaba segura era que no le iba a gustar que le ignorara como lo estaba haciendo y menos para hablarle a su enemigo pero bueno, era eso o comenzar a discutir por algo que incluso yo no tenía claro. ¿Quería irme o apoyar a Neriah? ¿Qué pasaría con Neros? no quería tomar una decisión en el momento ni ser apresurada por él, aspiraba a su comprensión y si no lo hacía… entonces tendría que tomar otras medidas.

Según creo no son de verdad Killian, probablemente esos guerreros conocieron un destino fatal o… bueno, quizás otro que les impidió volver traté de tener algo de tacto, en realidad no quería que soltara toda esa verborragia acerca del honor y esas cosas. Yo era más práctica que eso, pero bueno… Daba igual, todo daba igual. Súbitamente no tenía ganas de nada. Apoyé mi peso contra el cuerpo de Kuzu ¿A ti qué te pasó? Estaba preocupada, te esperé por horas le dije en un tono cansino. Sentía que me pesaban los párpados y que no quería estar allí pero de nuevo, estaba preocupada.

¿Deberíamos ir a ver? pregunté casi en un susurro. Si ese Neros Alseth era el mismo que el de mi cuento de terror, se decían muchas cosas sobre él y siendo sinceros, de algo real nacen los cuentos y leyendas. Quizás no solo existía, quizás fuera una amenaza y yo le estaba dejando serlo. No sabía si era el momento para ser responsable, pero no podía dejar que esa elfa muriera tan lejos de casa, además sería todo un problema si alguien fuera de las Islas se enterase, además ese brujo era sospechoso, muy sospechoso y no me había gustado nada lo que dijo antes de internarse en el bosque… ni mucho menos el posible origen de su herida.

Luna Kaliope
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 171
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neros Alseth el Vie Feb 13 2015, 10:05

Apoyando su espalda contra el grueso tronco restaría sentado a la espera de lo que sus asaltantes decidieran hacer con él. Aunque no se fiaba aun de ella, no le cabía duda de que aquella elfa de espíritu bondadoso iba a velar por él, si más no, evitaría que los humanos le dañasen, en un acto de despreciable piedad élfica. No obstante, antes de dirigirse al bosque, escucharía como el humano que lucía una apariencia más civilizada que su congénere, el que suponía la verdadera amenaza, afirmaría para su sorpresa que se apartaría de su camino si le representaba una molestia. Todos ellos eran una molestia para Neros, que en un silencio sepulcral, escucharía desde su situación el avanzar de lo que esperaba fuese la elfa que decían, iba a curar sus heridas.

La de orejas puntiagudas le pediría que levantase su túnica cuando finalmente se plantara cerca del encapuchado, que tan sólo la observaría desde abajo cuando frustraba sus esperanzas de que los elfos pudieran curar a través de las ropas. Notaba por ello que su pulso se aceleraba, un miedo intenso, no comparable al que le provocaba el peligro a perder la vida al que tan acostumbrado estaba, se manifestaba ahora en él. No recordaba la última vez que había enseñado su cuerpo a un extraño, siquiera se había planteado aquella opción en su cabeza desde hacía tiempo. Él era un monstruo fruto del fuego y la sombra, maldecido a aquella triste existencia por su propio padre y los suyos.

Un silencio incómodo propio del brujo se apoderó de la mente en blanco de Neros, el cual tan solo observaba como la elfa con total naturalidad se postraba a su lado y disponía de varias hierbas para sanarlo, por lo que en un acto de voluntad para curarse, levantó parte de la túnica de forma que revelaría a los rayos del sol y a sus propios ojos, los cuales intentaban evitar la visión del cuerpo que les era propio, asqueado. Observaría en silencio la reacción de la elfa al observar los pocos trozos de piel sana que poseía un tono de color rojo amarillento, los cuales resaltaban entre las quemaduras negras que habían prevalecido en su mayoría para dejarle sobrevivir para vagar por el mundo en aquella horrible forma. Aquella rugosa pierna derecha tendría una herida en forma de punta en el costado exterior del muslo que tan solo había sido vendado con un trozo de la andrajosa túnica que llevaba, lo cual no hacía sino hacer que la arena cayese con más presteza en su contra en el reloj.

No gritó, no huía. Aunque mostró una natural impresión por lo que sus ojos veían, la elfa pronto se puso a su labor sin más objeción, siguiendo Neros en un profundo silencio por los nervios que le causaban aquella situación, mas no pudo sino permanecer estupefacto ante la inquebrantable voluntad de quién le atendía, que le explicaba los pasos que hacía, quizás en un intento de expresar que no pretendía rematarle, aunque si le causaría algo de dolor al limpiarle la herida. Tan solo sabía de aquella raza tan cercana a la suya propia lo que había leído en los libros y las habladurías del anciano Maeloc, aunque pronto, vería con sus ojos que solo con sus manos eran capaz de sanar una herida que sangraba.

Cerró los ojos ante la extraña sensación de energía ajena recorriendo su cuerpo, una que no podía controlar, una sensación invasiva demasiado extraña que haría que sus escasos músculos se tensaran, sus puños se cerrasen. Mas pronto aquella energía sería totalmente benévola, transmitiéndole calor y bienestar. Para cuando abriese los ojos, su herida estaba prácticamente cerrada y la mujer le vendaba tras aconsejarle de varias hierbas de un bosque que no le era propio.- (Quizás Maeloc no estaba tan desencaminado después de todo). - Pensaría entonces, consciente de la cantidad de saber que debían guardar los secretos élficos.

Su interlocutora se levantó interrumpiendo los pensamientos que pudiese tener el silencioso hombre, embutido ahora una vez más en la túnica negra túnica, no aceptaría el agarre que le ofrecía la mujer, pues de nuevo sentía que se podía valer por si mismo pese su agotamiento. Por cierto, mi nombre es Neriah D'Anna, creo que aún no me había presentado. - Escuchó mientras se levantaba apoyándose en su bastón, observando ahora detenidamente a quién le había salvado de una posible muerte despreciable a manos de la fiebre o los habitantes de las islas. - Gratitud Neriah D'Anna, lamento no poder corresponder tu benevolencia hacia un ser como yo. - Diría con plena honestidad cortando su prolongado silencio.- Mas antes de tomar mi propio camino, permíteme saber qué lleva a una elfa a estos bosques plagados de viejos enemigos para tu pueblo y en todo caso, corresponderte con el consejo de que abandones estas islas. - Afirmaría con seguridad antes de que la elfa respondiese.- Solo encontrarás un largo sendero de decadencia y ruina.
avatar
Cantidad de envíos : : 130
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Kuzu el Dom Feb 15 2015, 02:35

- ¿Y ahora qué?- dije mientras la elfa se marchaba tras el brujo. Por una parte, mi bruja favorita no se veía muy feliz por la forma en la que se habían dado los hechos, a pesar de que había evitado de algún modo que me acriminara con el brujo y el resto de los presentes. Por la otra, Killian parecía un poco más contento y solo se remitió a sentarse sobre aquella roca que por algún momento supuse sería LA roca que andaba buscando, la de mis recuerdos y la que se supone era mi punto de encuentro con Luka.

Pero mi pregunta iba más allá de solo convencer a mi compañera de marcharnos de aquél lugar: era también una forma de salir de aquel punto muerto al que habíamos llegado. ¿Es que acaso no nos quedaba más que esperar la resolución de la decisión de la elfa y el brujo? ¿Y si ella moría en el intento de sanarlo y ninguno de los dos volvía, nos quedaríamos pastando en aquel lugar por la eternidad? No señores, consideraba mi tiempo más valioso que eso, pero justo cuando pensaba marcharme de ese lugar, Killian –quien de un momento a otro parecía haber congregado a todos los animalitos inofensivos del bosque a su alrededor– comenzó a hablar. “Tch… inoportuno.”

“Demasiadas… palabras…” dije algo confundido en mi mente, tratando de averiguar qué contestar primero mientras Killian nos ofrecía un trozo de pan de dudosa procedencia. Traté de mover mi boca y declinar con arrogancia, pero Luka me había ganado en hacerlo. “Como sea…” pensé mientras trataba de evitar mirar a aquel bárbaro devorar aquel diminuto trozo de pan como si fuera un banquete para 30 personas. Aquella criatura que describía el hombre no tenía ni pies ni cabeza, y si realmente existía algún hombre-bestia con tales características, lo hubiera sabido, así como el precio de su cabeza.

Estaba consciente de que nada de lo que dijese iba a convencer al humano, ya que había perdido cualquier tipo de credibilidad que pudiese tener con mi propio actuar. No necesitaba más de dos dedos de frente para saber que al sujeto no le caía bien, a pesar de su repentina muestra de amistad, probablemente más para con Luka que conmigo. Entonces… ¿Qué podría decir yo al respecto, aparte de la teoría de la quimera que decía mi compañera? Mentir estaba fuera de rango, pero cuando eso sucede, simplemente les dices la verdad para que no crean en ella.

- Tal criatura no existe. En estos bosques solo encontrarás brujos escuálidos como aquél, y si tales aventureros no regresan, es porque se topan con gente sospechosa, y terminan siendo conejillos de indias en oscuros rituales, o simplemente son lanzados al mar como sacrificio. La única sangre que terminan bebiendo es la de sus propias venas.- dije tratando de no meter a todos los brujos en el mismo saco, considerando que tenía presente a una que parecía muy a gusto en mis brazos. - Tú decides si creernos o no.- añadí casi en un tono burlón luego de que mi compañera diera su versión. Ella seguía siendo el principal enemigo para mis engaños, con sus puntos de credibilidad y las posibles réplicas que podría generar si se daba cuenta de que yo mentía.

- ¿A ti qué te pasó? Estaba preocupada, te esperé por horas.- inquirió mi enamorada, cambiando radicalmente de tema. - A mi nada, también te esperé por horas y luego decidí salir a buscarte, cuando fue que encontré al brujo acechando.- traté de excusarme ante el hecho de que había sido yo quien se había perdido al final. De pronto una bandada de pájaros tomó vuelo desde la dirección donde supuestamente habían ido Neriah y Neros.

- ¿Deberíamos ir a ver?- preguntó en voz baja, pero yo sabía que más que una pregunta, era una afirmación. Las cartas estaban echadas, y la conocía bien, no se contentaría con un no por respuesta. Así que suspendiendo momentáneamente nuestra huida de las islas, accedí a su petición. - Aún no se qué pretendes, pero te seguiré el juego, por ahora.- susurré. Tenía la esperanza de que aquel bruto no nos siguiera y se fuera a buscar su alimaña mitológica, pero no apostaría mis fichas a aquello.

No tardamos mucho en llegar a donde se encontraba la que podría ser una pareja muy dispareja, justo para escuchar el consejo del encapuchado. - Exacto, decadencia y ruina es lo único que va quedando en esta isla.- dije sosteniendo con fuerza la mano de Luka. - Veo que estás mejor, brujo. Espero no les importe nuestra interrupción- finalicé, mirándolo con infinito desprecio.

- Off-rol: No quise especificarlo, pero se que Killian nos seguirá. De todos modos dejé la acción abierta y evité mencionarte para no metarolear xD
Kuzu
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 139
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neriah el Dom Feb 15 2015, 19:47

Escuché las palabras de Neros y, cuando terminó de hablar suspiré, iba a contestar, pero Kamui y Luna hicieron acto de presencia, interrumpiendo mis palabras. Fulminé a Kamui con la mirada, no por su interrupción, sino por la forma en la que lo había hecho, ¿es que no podía tener ni siquiera un poco de empatía con un herido? O un mínimo de educación al menos. Sin embargo, aún tenía que responder a las preguntas del brujo, así que hice caso omiso a su interrupción, aunque no pude dejar de preguntarme a qué se debían las miradas de odio que lanzaba a Neros. Si no le había hecho nada y, por lo que parecía, tampoco se conocían de antes... Era extraño.

Antes de volver a girarme al brujo, le dediqué a Luna una sonrisa para indicarle que todo había ido bien y que no me había hecho ningún daño. Debía de estar preocupada, pues después de lo que había dicho Kamui cuando veníamos hacia aquí, seguro que no había sido idea de él venir a buscarnos.

-No sé a que te refieres con lo de un ser como tú. Para mí eres una persona, y mientras tus acciones no me demuestren que no lo mereces, recibirás mi respeto. ¿Es porque eres un brujo? Nuestras razas están enfrentadas por una guerra en la que ni tú ni yo luchamos. Tú no me has hecho nada. ¿Por qué habría de odiarte? ¿Por qué han de pagar los hijos los pecados de los padres? Es cierto que aún os miro con algo de temor, porque me han educado para que os tema, pero creo que es un error. Las personas son personas, y las hay buenas y malas independientemente de su raza. -Dije haciendo referencia al inicio de la conversación, no había querido interrumpirle cuando hablaba y por eso no había respondido en el momento, pero no quería que se fuese pensando que lo que había hecho lo había hecho a disgusto porque fuese un brujo. Una vez aclarado ese punto, continué hablando para contestar a su pregunta.

-Sé que corro peligro viniendo aquí, pero es por una buena razón. Tras el gran terremoto que sacudió toda la tierra, las ancianas de mi pueblo tuvieron un sueño. Un sueño que las advirtió de que un gran peligro se cernía sobre este mundo. Dijeron que todas las razas se volverían a unir para derrotar a un enemigo más grande que todos nosotros. No quiero asustar a nadie, además no sé cuanto es cierto, pues los sueños de las ancianas no siempre hay que interpretarlos de forma literal. Sin embargo, varios jóvenes de mi aldea fuimos seleccionados para salir e investigar tanto el terremoto, como el mal del que hablaba el sueño.

-Nos enviaron en distintas direcciones y nos dijeron que volviésemos al cabo de un año con todo lo que hubiésemos podido averiguar. Las ancianas quieren tener más datos para poder interpretar sus sueños antes de llevar sus temores ante el árbol madre. No tienen intención de atemorizar a toda nuestra raza sin saber la envergadura del peligro. Yo me presenté voluntaria y fui seleccionada para venir aquí. Por eso me encuentro en las Islas, aunque por lo que he podido ver hasta ahora, no parece que el peligro provenga de aquí.
-Terminé. Por lo que había podido ver, las Islas Illidenses estaban bastante bien, habían tenido un baile de fin de año y las gentes que me había cruzado, no parecían preocupadas por un peligro inminente. Pero eso era todo lo que sabía, no estaba ni un paso más cerca de averiguar qué había pasado. Aunque, como decía mi madre, saber qué no ha pasado, es mejor que no saber nada.


Off: Neriah ni se plantea que lo de "un ser como yo" pueda ser por el aspecto físico. Ha asumido que es por tu raza.
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Killian el Dom Feb 15 2015, 21:16

Había tenido las respuestas que había buscado. Todos se adentraron en la espesura del bosque y a decir verdad, no vi motivo alguno para seguir entrometiéndome en asuntos ajenos. De hecho me sentía algo culpable, pues tal parecer había actuado más bien como un estorbo en todo el proceso de negociación por la vida del hombre encapuchado, por lo que resolví continuar con mi propio camino.

Continué a través de senderos sinuosos y exploré los bosques durante bastante tiempo. Finalmente concluí que mi primera expedición había sido un fracaso por lo que decidí volver a Lunargenta pues ya había tenido mi dosis de naturaleza por el momento, y estaba listo para seguir probándome en la gran ciudad. Decidido, me puse en marcha y atravesé los parajes que me llevaríana mi destino.

Pensaba en la gente que había conocido. ¡Una elfa! Ni siquiera sabía que existía esa raza, pero al parecer era buena persona.
El humano... tal vez nos enfrentaríamos algún día pues no me transmitía cosas buenas.
Luna parecía amable pero con un fuerte temperamento.
¿Y un brujo? Ni siquiera estaba seguro de si era una amenaza o no.

Oh, bien. Tendría que volver a la taberna a informar sobre mi viaje.
Off: Killian se retira de este tema xD ¡SEYA!

Killian
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 268
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Luna Kaliope el Lun Feb 16 2015, 00:13

Observé con cierto remordimiento a Killian mientras nos dábamos la vuelta para ir en busca de la elfa y el brujo. Por algún motivo la forma en la que nos miraba parecía decidida a algo, más apenas intercambiamos unas miradas cuando el cuerpazo de Kamu ya me había puesto en nuestro camino. No sabía a qué se refería con seguirme el juego, pero no me gustaba nada la manera en la que se había expresado. ¿Acaso no podía ser un poco más dulce? Suspiré mientras nos adentrábamos en el bosque, sin intercambiar realmente ninguna palabra con el humano.

El silencio nos rodeaba hasta que escuché la voz rajada de Neros contaminando el ambiente, pero más que intervenir, preferí contener el aliento y de no ser por mi compañero me hubiera quedado allí estaqueada, sin poder moverme. La energía de Kuzu podía ser envolvente, atrayente… y era lo que estaba provocando en mi: movimiento. Sintiéndome como una intrusa, llegamos a la escena justo antes de que Neriah diera alguna respuesta. Como siempre, la versión crecidamente mal educada de mi compañía hacía su intervención sin ningún reparo. Le di un buen codazo en las costillas mientras intercambiaba una significativa mirada con la fémina. Al parecer nos podíamos comunicar bastante bien sin necesidad de mover nuestros labios. “Si Kuzu fuera así… ” pensé sin esperanzas mientras escuchaba el discurso de la dama.

De hecho… me aventuré a intervenir, tomando un poco de interés al nuevo giro de la conversación Existen unas teorías bastante nuevas acerca de lo que provocó ese terremoto. Aunque me temo Neriah que no debes de explorar en estas tierras, nosotros… por más que muchos vean “ruina y decadencia” dije citando no sin poca dificultad las palabras de los hombres tenemos puntos buenos y no estamos interesados en terminar con la vida de Aerandir. Sin embargo… ¿no has escuchado acerca de los jinetes oscuros y del mal que se cierne sobre la Isla Volcánica?.

Sentía mis manos sudorosas y busqué la mirada de ese Neros tan pesimista acerca de nosotros para de alguna forma reasegurarme. Tomé las manos de Kuzu, tan cálidas que casi quemaban Tal vez deberíamos pensar en ir hasta allí, a ese terrible lugar, donde el eterno mal descansa sugerí con apenas un hilo de voz. Siempre me había jactado de ser una bruja poderosa, de provenir de una familia de abolengo y con mucho orgullo pero el temor no escapaba incluso al más fino linaje ya que la muerte se cernía sobre nosotros, sobre todos. El filo de la parca podía estar pesando sobre mi cuello sólo por haber hecho esa sugerencia, pero sabiendo que incluso los elfos tenían ese presentimiento por tan distantes que eran nuestros conocimientos me daba un muy mal augurio.

Quizás Killian hubiera estado interesado en todo esto dije finalmente, habiendo tomado de alguna forma su ausencia como una separación.
Luna Kaliope
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 171
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Neros Alseth el Mar Feb 17 2015, 18:39

Observaría el brujo algo violentado la aparición de los que creía eran una pareja. Se habían acercado hasta donde se encontraban y habían escuchado las últimas palabras del brujo, a las que el humano le daba cierta razón, parecía tener tanta prisa para marchase como el propio Neros, no obstante, se quedaría a escuchar lo que la elfa tuviera que decirle en silencio. -Si alguno de mis congéneres supiera hacer temblar la tierra de sus enemigos desde la islas ya se hubiera proclamado rey. - Sería lo único que afirmaría entonces, intentando ser lo menos despectivo que pudo hacia las preocupaciones de la elfa, las cuales le parecían infundadas.

Escucharía respetuosamente las palabras de su congénere de pelo rosa a sus espaldas, engañosamente positivistas que contrarrestaban sus propias palabras, mas cunado siguió hablando mencionó sin ningún reparo aquellos ya demasiado conocidos jinetes oscuros y la isla del dragón sombrío, haciendo que Neros negara con la cabeza ante la mera idea de viajar hasta ese lugar maldito.- Valientes palabras, aunque demasiado osadas. - Diría cortante el encapuchado, dándose cuenta entonces de que el bárbaro había desaparecido de la vista de todos, se obligó a justificar sus duras palabras antes de irse.- Se dice que el mal en su estado más puro gobierna ese lugar, ¿Cómo ibais siquiera a acercaros? - Preguntaría con incredulidad el brujo observando al grupo cada vez más reducido de dos mujeres y un hombre.- Y aunque dieseis en tierra, permitirme preguntaros, ¿Qué haríais entonces sino esperar la muerte? - Planteó mientras clavaba su mirada desde la oscuridad que le proporcionaba la capucha a los rostros de quienes le acompañaban, recordando entonces que sus destinos no eran de su incumbencia.

Volteó sobre si en pos de marcharse, sin duda la magia elfica había sido igual o más efectiva que cualquier poción que Neros hubiese podido obtener, sus pasos eran ahora firmes y cada vez necesitaría menos el apoyo de su bastón, mas sin saber por qué se detuvo para hablar una vez más de espaldas a sus interlocutores.- Aunque la guerra forme parte del pasado tuve un buen allegado demasiado interesado en los elfos, hace tiempo que no sé de él, aunque os aseguro que no consiguió abandonar las islas. - Diría volviéndose para mirar en dirección a la elfa.- Vuelve a tu tierra Neriah D'Anna y diles lo que todos sabemos, luego será tarde y solo podrás arrepentirte. - Diría algo ruborizado por sus palabras, pues aunque ella fuese una elfa, la compañía del vagabundo solo acarrearía más problemas con su propia gente por ambas partes, debía dejarles pronto a su suerte.
avatar
Cantidad de envíos : : 130
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Kuzu el Dom Feb 22 2015, 19:57

Luego del codazo de Luka que de algún modo presentía que llegaría, escuché con atención las palabras de Neriah, quien al parecer había ignorado todo lo que había dicho, o al menos había pretendido hacerlo. Al parecer la presencia de mi compañera era un prospecto más interesante para la elfa que cualquier cosa que yo pudiera decir con mi venenosa lengua, y eso me desilusionaba un poco.

“Ingenua…” no podía evitar pensar en lo ingenua que era esta mujer. Esto no se trataba de la patética guerra entre razas, ni la educación familiar. ¿Qué respeto puede merecer alguien que te espía y luego te amenaza al mostrarle simpatía? Además, ¿ser elegida para abandonar su pueblo solo porque unas ancianas tuvieron un sueño después del terremoto? Era lo más estúpido que había oído en toda mi vida. Seguí escuchando el monologo y solo me remitía a tomarme la cabeza. “Y además, voluntaria… para luego hablarle a un árbol… ¿que acaso los elfos son todos igual de drogados?” reflexioné.

Tenía ganas de sacarle en cara todas sus verdades, pero Luka intervino antes de que pudiera tomar la palabra. No estaba seguro de como tomar todo lo que estaba diciendo, y sentí un peso en el corazón cuando dijo que los brujos tenían puntos buenos. Sabía que ella no tenía la culpa de lo sucedido 14 años atrás, pero no podía descartar al resto de lo de su especie hasta encontrar a los culpables. Y no solo eso, también había averiguado durante mis misiones que quién había provocado el terremoto y había liberado a los jinetes oscuros había sido culpa de un brujo, o un grupo de ellos. Tenía claro que aquella raza estaba llevando al mundo a su propia destrucción,  y no estaba dispuesto a permitirlo.

Me mantuve en silencio durante toda la conversación. Era mejor oír y contraatacar al final, que tratar de intervenir y caer en oídos sordos. De pronto Luka tomó mis manos y lo siguiente que dijo me sorprendió de sobremanera. Era una idea descabellada, y a la vez la única solución. No sacábamos nada con investigar tanto, si nunca aplicaríamos lo aprendido, pero necesitábamos preparación, mucha preparación y entrenamiento. Luego de aquel enfrentamiento en la arena de Lunargenta, conocía lo poderosa que era ella, pero no era suficiente para enfrentarse al mayor de los males, siquiera a un jinete. Y yo tampoco.

- Es algo que debemos hacer… pero aún no es el momento… solo somos un humano, una bruja y una elfa. No es suficiente. ¿Siquiera debería contarte a ti?- di mi opinión apuntando a Neros, ante lo cual Luka mencionó al ausente Killian, quien había decidido seguir su propio camino. Sin embargo, aún con él, tampoco hubiera sido suficiente, y el encapuchado parecía concordar conmigo, e iba mucho más allá. Ir en nuestro estado actual  solo significaría una muerte prematura, y dejar un misterio imposible de resolver; quizás éramos los únicos capaces de salvar el mundo en ese sentido. ¿Teníamos el derecho de condenar el mundo a su ruina, ya sea por imprudencia, como por inacción?

- Puede que sea verdad que el mal más puro gobierna aquél lugar… ¿pero qué diferencia hay entre caminar el sendero de la muerte, y esperarla a que llegue en cualquier momento en la comodidad de nuestros hogares?- dije más para establecer mis convicciones que para convencer a alguien, luego me dirigí a Luka. - Ya te lo dije una vez, te acompañaré a donde quiera que vayas. Pero no podría soportar perderte sabiendo que podríamos habernos preparado mejor. Y lo más probable es que necesitemos ayuda de cada una de las razas que pueblan aerandir.- finalicé acariciándo su mejilla. No estaba en mí ser un salvador, pero estaba determinado a acabar con los brujos que tenían más probabilidad de haber sido quienes hicieron de mi infancia un infierno, y me separaron durante más de una década de quien más amaba.

Off-Rol: Perdón por la tardanza T.T por alguna razón creí que era el turno de Neriah :S Gracias Luka por avisarme ^^ Y de nuevo lamento las molestias causadas u_u
Kuzu
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 139
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y ahora qué? [Interpretativo libre] [4/4]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.