[EVENTO P.] Bestias salvajes.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[EVENTO P.] Bestias salvajes.

Mensaje  Wyn el Dom Feb 01 2015, 23:00

Gritos en la noche, de una mujer, de dos. Ambas salen corriendo de la casa. El hombre sale tras ellas. La puerta se cierra haciendo un fuerte estruendo.
Os tres corren hacia la primera posada, hace frio, o llevan ropas adecuadas.


La gente de la posada se ríen al verles, aunque su cara de miedo les calla unos segundos después ¿Qué ha pasado?
Una de las mujeres, la más mayor responde a la pregunta que nadie hizo.


-¡Un monstruo! ¡Un monstruo enorme se ha colado en nuestra casa y pretendía comernus!- gritaba desesperada mirando a los hombres en busca de que uno les ayudase. Su marido, con la cabeza baja de la vergüenza, no dijo nada. –Necesitamos que alguien ayudemos… -dijo un poco más bajo, aunque aún con la voz alzada.
La chica más joven se puso en el centro de la posada, llamando la atención de los que estaban en una mesa.


-Esque no nus estáis escuchiando. ¡Anecesitamos ayuda! Un bichejo enorme se a apoderado de nuestra casa y no nus deja dormir. ¡Quiere comernus!- decía con el mismo aire de miedo que la mayor, su madre.


____________________________________________



Aceptas a ir a la casa de este matrimonio a ver qué pasa, cual es el monstruo. Debes llegar y sacarlo, eliminarlo, ese es tu deber como conocedor de bestias…

Aunque cuando llegas te das cuenta de que no es más que un animal pequeño, inofensivo. Identifica de qué animal se trata y… elimínalo… si hiciera falta, claro.


_______________________________

You exist because we allow it
and you will end because we demand it.

Que empiece el juego
_______________________________
Wyn
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 700
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO P.] Bestias salvajes.

Mensaje  Eco el Lun Feb 09 2015, 03:40

Nos encontrábamos en una de esas pocas tabernas en las que un animal como Panda era bienvenido. No era la primera vez que estábamos por allí, pero no era el de nuestro mayor agrado… por lo que tardábamos en pasarnos por allí lo suficiente como para tener confianza con el tabernero y seguir los chistes internos del lugar, como el que se estaba dando en ese momento cuando por las puertas de vaivén había entrado una familia en sus ropas de noche. Yo no le encontraba la gracia a lo que estaba pasando. Es decir, era una familia obviamente en apuros, de lo contrario no llegarían en esas fachas a ese lugar y en esas condiciones. Sin embargo, me mantuve al margen de la situación, ahogando mis palabras en un mar de buen ron.

Cuando las explicaciones comenzaron a ver la luz entre toda aquella densa neblina de borrachos y groseros, el silencio reinó en el lugar y a medida que el tiempo pasaba, la recopilación de los hechos enseñaba a aquellos ofensivos alcohólicos las complicadas tramas del arte de la noche y el saber. Por algunos momentos me regocijé de su ignorancia, deseando profunda y amargamente que ellos sufrieran alguna de esas inexplicables experiencias para que no juzgasen de esa forma a tan lastimosas personas. Dado que nadie se ofreció como voluntario para ayudar a las mujeres, ni siquiera el “padre” de la familia, me vi en la obligación moral de velar por la seguridad de ellas; después de todo, había crecido en mi niñez temprana solamente con mi progenitora y sabía qué se sentía estar solas y desamparadas mientras el resto te veía como un bicho raro y te daba la espalda. Tomé mi botella del cuello y me zampé el resto de su contenido sin molestarme en verterlo en un vaso.

Mis señoras, no se molesten más. Ya conocemos las características del sexo opuesto dije dándome una vuelta completa para encarar los ojos de todos los presentes. Yo y sólo yo, soy suficiente y necesaria para deshacerme de su alimaña. Eco Wildo a su disposición. Y sin mucho más preámbulo nos dirigimos a su humilde morada a unas pocas calles de aquél fastidioso lugar. Panda nos seguía desde una distancia prudencial y es que, aquellas mujeres estaban espantadas hasta la médula y no quería agregar más sopa al caldo. ¿Es esta su casa? pregunté antes de traspasar una puerta de madera ancha. Ellas, incapaces de decir palabra se abrazaron mutuamente y asintieron al unísono. Aquello fue suficiente para darme la idea de que podía proceder. Dejé a Panda al cuidado de las féminas y con un pequeño candelabro entré al oscuro lugar.

La casa no tenía más de tres ambientes. La cocina con una cama solitaria, un cuarto que debía de ser de la pareja y un baño, todo reducido dentro de aquellas cuatro paredes. Los muebles estaban movidos, las camas des tendidas, era obvio que ellos habían salido huyendo del lugar. Algunos objetos dispersos por el suelo y un gran desorden. Pero nada de marcas de patas en el suelo, nada de rasguños en la madera ni colmillos en ventanas y puertas. Fruncía el ceño preocupada, pensando que quizás aquella bestia ya habría ido a azotar otro hogar con su figura cuando un objeto volador rozó los pelos de mi nuca. Las flamas de la vela se corrieron hacia la derecha mientras esquivaba con todo mi cuerpo una lluvia de pequeños objetos. No sabía de dónde provenían, pero estaba claro de que no era la única en aquella estancia.

Más que claro era que no se trataba de un animal común. Tras haberme refugiado en el resguardo de la cama pequeña, me mantuve en silencio. Apagué la luz y dejé que mis ojos felinos se adaptaran a la oscuridad reinante. Unos terribles sonidos comenzaron a emerger de la nada, eran graves con matices agudos, como si de una bestia salvaje de gran porte se tratase más no había nada allí, eso lo constataba con mis propios ojos. Entonces, comencé a hablar en voz baja y recitar palabras tranquilizantes. Sea lo que fuere que estuviese allí, debería de caer bajo aquél sortilegio relajante… continué así por un buen rato, pero la fiera no se calmaba.

Un poco desconcertada, pensando que quizás se trataba de algún ánima ya que no era capaz de verla, decidí salir de mi escondite, solamente para casi darme de lleno con una pequeña amiguita. Bueno, “amiguita” que al verme pareció sorprenderse y luego enfurecerse. Pude ver claramente que su rostro se distorsionaba y los pequeños objetos hechos por delicados artesanos que ella usaba para hacer aquellos sonidos ferales. También pude ver cómo pretendía atacarme con aquella colita poco amistosa. Probablemente quien nos viera creería que yo me había vuelto loca, luchando contra el aire. Ella arremetía y yo retrocedía, apuntaba con su aguijón cual abeja enfadad y venía a por mí y en una de esas “embestidas” la atrapé de su cola con una mano, lo que no me exentó de recibir sus pequeños puñetazos, pataditas y mordidas.

Tuve que tomarla por el cuello como a un gatito salvaje y estirarla el todo su largo. Si serás malvada le dije con acento enfadado mientras salía de la casa para encontrarme con Panda y las mujeres tras él, aún abrazadas. Ya está, se trataba de esta pequeña hadita malvada. Debió estar perdida y se refugió en su casa. Deberán devolverla al bosque lo antes posible o volverá por ustedes dije ofreciéndosela en vano a la joven espantada. La mujer mayor, colorada de la vergüenza tomó al pequeño ser entre sus manos diestras y ordenó a su hija ir por una pequeña jaula.
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO P.] Bestias salvajes.

Mensaje  Wyn el Lun Feb 09 2015, 12:02

La más joven de las dos trajo la jaula como le había pedido.


-Muchas gracias...- dijo la madre dejando a la “hada” dentro de la jaula, o mejor dijo tirándola, ya que el miedo aun le podía.
La Ylitrio se agarró con sus pequeñas manos en los barrotes de la jaula, tirando de ellos, intentando escapar de forma inútil. Le pasaron la jaula a la mujer bestia, casi estampándosela contra el pecho.


-Muchas gracias, te estamos muy agradecidos.- repitió el marido entrando en la casa detrás de las mujeres, que habían pasado por delante casi corriendo, esquivando al gran animal blanco.
La puerta de la casa se cerró haciendo un poco de ruido, que resonaría en la noche.


Eco se encontraba sola, sin contar a Panda, con una jaula en la que una Ylitrio enfadada exigía libertad a base de mordiscos, intentando pillar los dedos de la joven.  Parecía que aquello que había dicho de “Deberán devolverla al bosque lo antes posible o volverá por ustedes” se había convertido en su responsabilidad.

___________________________________________________
jaula:


5 puntos de exp. de habilidades pasivas.

Obtienes una Ylitrio en una jaula, que debes devolver al bosque… o no, ¿Cuánto crees que te pagarían por ella? Depende de cual sea tu decisión habrán consecuencias, buenas o malas, pero eso ya será otro tema.

De camino de vuelta de la casa te encuentras con una anciana que reconoce la criatura, y te cuenta un poco sobre ella, como su nombre, habilidades y facetos de la especie… por lo que aprendes sobre las hadas malvadas. También te cuenta que son ejemplares raros de encontrar en una ciudad, que pagarían bien por ella en el mercado negro.

-Si decides devolverla al bosque: según cronología, debes explicar en tu siguiente tema como dejas a la pequeña en el bosque.
-Si decides venderla: envíame un mp avisándome de tu decisión, yo mismo te facilitaría el trabajo entrando en uno de tus temas para comprarlo.


_______________________________

You exist because we allow it
and you will end because we demand it.

Que empiece el juego
_______________________________
Wyn
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 700
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO P.] Bestias salvajes.

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.