Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Sáb Feb 28 2015, 16:37

Lilina, ¡no puedes hacerme esto! Ya le he dado mi palabra a la familia Brendenne. dijo una mujer en la mitad de sus cuarenta, regordeta y con cara de ser una de esas gorditas risueñas, aunque esa vez no quería estar en los zapatos de la que parecía su hija. Ataviada en hermosos vestidos, la joven no mayor que yo parecía tener una expresión apologética, más no daba su brazo a torcer. Panda y yo nos encontrábamos en la plaza, comiendo unas facturas cuando escuchamos todo el alboroto y disimuladamente nos habíamos acercado por si algo se ofrecía, pero no se trataba de nada grave, no al menos lo que había sospechado al principio.

El tigre y yo intercambiamos miradas y decidimos no darle importancia al asunto más la mujer tenía el tono demasiado elevado como para ser ignorado y parecía estar en un apuro. Te lo digo mamá, no quiero ir a esa casa. Esos niños son insoportables y malvados, ¡llevan el diablo dentro! exclamó, más la dureza que mostró durante unos segundos se volvió de caramelo cuando su madre le dirigió una de esas miradas feroces que solo las madres son capaces de hacer. La chica parecía al borde de las lágrimas, pero su progenitora parecía no tener clemencia para con ella. Vaya… hacía tiempo que no veía tal despliegue. Si hubieras conocido a mamá… le comenté a mi compañero, agachándome para acariciarle el pecho y cuello. Te quiero susurré en su oído ronroneando.

Entonces me percaté de que ya no se escuchaba a ese par, por lo que me levanté con algo de curiosidad, con las orejas bien paradas en busca de cualquier sonido que les delatara, después de todo, me interesaba conocer su historia. A esa hora había suficiente gente como para dificultar la visión, pero no tanta como para perder un objetivo de vista. Ahí están señalé y caminamos sigilosamente hacia el par. En breve estuvimos a unos dos o tres metros de ellas, parecían muy concentradas tramando algo “típico” pensé, perdiendo el interés mientras creía que ellas ya habían olvidado sus diferencias y sus palabras empeñadas. Pero algo en mi interior decía que debía darles un último vistazo antes de volver a mis asuntos y en ese preciso instante ¡las pillé! Parecían estar eligiendo mujeres.

Enarqué una de mis cejas mientras negaba con la cabeza y levantaba una oreja para poder escuchar mejor. No esa no Lilina, se ve zorra, esa tiene pinta de ladrona y aquélla otra seguro tiene una familia a la que alimentar. Decía mientras negaba con la cabeza con las cejas casi pegadas. Su hija no parecía querer darse por vencida y miraba hacia todos lados buscando más prospectos. Deben de ser muy difíciles realmente como para ponerle tanto empeño, ¿no crees? cuchichee por lo bajo con el tigre que parecía seguirme la corriente por aburrimiento. Esta vez la chica había señalado la que me parecía mejor de todas hasta el momento, una joven bien vestida, recatada y al parecer humilde, con manos de trabajo, pero luego de una exhaustiva mirada la mujer adulta la despachó agradeciéndole el haberse acercado para prestar su ayuda.


Última edición por Eco el Sáb Mayo 23 2015, 22:36, editado 1 vez
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Sáb Feb 28 2015, 16:37

Fue cuando la mujer buscaba palabras para explicar sus acciones cuando me vio. Le devolví la mirada y torcí la cabeza de forma inquisitiva. Claro que sabía lo que estaban haciendo y parcialmente la razón de ello, pero yo no era precisamente el tipo de persona apta para el trabajo. Es decir, era una guerrera y estaba vestida como tal, acompañada de un tigre y siendo una mujer bestia. Es decir ¿dónde se me veía alguna pizca de confiabilidad? Además era una ladrona con actividades clandestinas no confiables y una total desconocida. ¿Qué les pasaba a los humanos por la cabeza?

Ella me hizo señas para que me acercara. Miré a ambos lados para cerciorarme de que no se dirigía a alguien a mi alrededor, más ese no era el caso. Gesticulé y ella volvió a hablarme a través de ese medio al punto de que estábamos manteniendo una conversación a distancia con señas y caras. Finalmente, aburrida del intercambio y a la vista de que yo no pensaba acercarme, las dos féminas se presentaron ante mí, algo cuidadosas sí, más con demasiada convicción como para amilanarse.

¿Señoras? dije aún sentada contra un pequeño poste que separaba la plaza de la calle. La más joven de ellas miró a su madre con ojos silvestres y desaforados. No puedes estar pensando eso. ¡¿En serio?! preguntó la joven no sin mucha consideración hacia mi persona, más solamente me dediqué a aseverar ante las palabras de la chica sin abrir mi boca, la mayor de las dos intercambiaba su mirada entre su hija que se había puesto delante de ella y yo y asentía una y otra vez sin poder articular demasiado debido a la emoción. Ella es la indicada, parece estar preparada para la guerra y es una fina joven, apuesto a que viene de un señorío importante por su armadura aseveró asintiendo a sus propias conclusiones Nadie le confiaría esas armas tampoco a cualquier bestia y ¡mira! Tiene una mascota y parece humana … en su mayoría, claro finalizó mirando con desdén mi cola.

“Apuesto que envidias mi cola” pensé mirándole a los ojos, algo que ella comprendió ya que se sonrojó y bajó momentáneamente la mirada. Todo eso puede ser verdad, o es una embustera ladrona dijo la chica con suficiente sentido común como para soltarlo tan naturalmente, aunque se dio cuenta de sus propias palabras luego de haberlas pronunciado y se volvió apenada aunque dirigiéndome una mirada venenosa Sin ánimos de ofender, claro, no es como que le esté acusando… agregó más para mí que para que su madre le escuchase. Ella parecía más sensata que su versión adulta y regordeta más no quería imaginarme qué tipo de familia necesitaría una guerrera como nana. A esas alturas o sabía qué expresión facial poner, por lo que encogiéndome de hombros me rendí y me dediqué a escuchar las idas y vueltas de la discusión que al final terminó por ganar la voz de la experiencia con una oración final Pues tú decides, pero te apuras porque llega la noche y si no encuentras a alguien mejor y que YO apruebe, entonces tendrás que hacerte cargo tú y eso fue todo. El trabajo era mío sin siquiera yo pedir por él.
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Sáb Feb 28 2015, 16:37

Aun con la cabeza hecha un nudo, con un papel todo ajado explicando con pelos y señas la dirección y una nota de recomendación, toqué la puerta de aquella ostentosa casa. Parecía una de las que había tenido que entrar a robar en nombre del gremio, aquella que tenía los tres hijos extraños. Ahogue aquél recuerdo ya que era muy complicado y complejo; aún no tenía una idea clara de todo aquello que habíamos vivido y no era momento de evocarlo sin un espejo frente para poder controlar cualquier emoción extraña.

Esperé tan solo unos momentos, tiempo suficiente solo para que Panda se sentara a mi lado ya que cuando automáticamente ponía mi mano sobre su cabeza una ama de llaves –o lo que fuese- estaba ya abriendo la puerta en una pose exageradamente formal. Abrió sus ojos enormemente pero pronto volvió a lo que supuse era su máscara de trabajo. ¿Si? preguntó con cierta monotonía en la voz que por un instante me hizo temblar. Cuando llegara a su edad quería tener algo más de júbilo al hablar. Vengo de parte de la señora Grey, su hija se ha puesto mala y me ha enviado para que cuide de los niños. Apostaría que por un segundo capté una mirada de preocupación y sorpresa más luego con una sonrisa políticamente correcta –y muy misteriosa- me hizo pasar.

La noche estaba cayendo y con ella la temperatura. Al parecer la servidumbre estaba conmocionada e iban y venían de allá para acá con paquetes, ropas, y objetos diversos de un lado para otro con paso apurado apenas dándose un momento para reconocer nuestra presencia. Tan apurados estaban que parecían no tener conciencia del peligro inminente que representábamos Panda y yo. Llevábamos allí una hora y nadie nos había pedido credenciales ni explicaciones y habíamos sido tratados como una parte más del exquisito mobiliario que adornaba la casa.

Finalmente, una dama impecablemente vestida bajó las escaleras de la gran casa tomada del brazo de un caballero con todas las letras. Contuve el aliento un instante para luego apurarme a reverenciarles y tenderles el papel que había enviado la señora conmigo como justificativo. No es necesario, he oído todo lo que necesitaba más temprano. ¿Cuál es su nombre? preguntó con amabilidad mientras me devolvía con extrema elegancia y gracilidad la reverencia al igual que su pareja; parecían estar hechos el uno para el otro. Me llamo Eco y este es Panda señalé, haciendo acercarse al gran animal que había permanecido escondido tras mi figura.

Oh jojojo vaya, un hermoso ejemplar de tigre blanco. ¿Hace cuánto lo posee? preguntó con interés el caballero. Con una agradable sorpresa y una leva sonrisa le respondí desde que apenas era un cachorrito mi señor. Muy bien muy bien dijo ella complacida, a lo que el hombre respondió Se quedará sola en la casa con los chicos, el evento es de suma importancia y requerimos a la mayoría de los sirvientes, otros han pedido el día libre explicó tomando del brazo a su mujer quién se dirigió una última vez a mí antes de traspasar la puerta No nos importan los muebles, sólo la seguridad de ellos y ah… que no salgan de la casa en lo posible.

Muda como una estatua me quedé viendo la puerta cerrada durante un buen rato.
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Dom Abr 26 2015, 00:38

No daba crédito a lo que acababa de pasar; o sea ¿cómo alguien podría ser tan despreocupado como para dejar a sus hijos en manos de una completa extraña y sin nadie que los pueda salvaguardar de una persona que incluso podría ser una asesina, o enferma de la mente. Un sonido escaleras arriba me sacó rápidamente de mis cavilaciones. Paré una oreja e instintivamente los pelos de mi cola se tensaron.

¿Hola? dije una y otra vez más nadie respondió a mi llamado. Con cada una de mis palabras me acercaba lenta y sigilosamente al pie de la ancha escalera. Las velas alrededor de la casa iluminaban todo como si fuese de día por lo que no tenía que preocuparme en donde pisaba, claro, si la casa no tenía ninguna trampa escondida. Comenzaba a pensar que todo eso era una especie de estafa o broma pesada, incluso un teatro armado por algún enemigo del gremio para conmigo… todo era demasiado sospechoso como para ser cierto. Pero cuando terminé de dar mi último paso, por el rabillo del ojo vi una figura moverse saliendo del recodo de lo que parecía un pasillo.

Al percatarse de mi presencia un encapuchado de pequeño porte se desvaneció en la penumbra del lugar. “Tch, conoce el lugar” pensé mientras miraba hacia el otro lado. “¿Será uno de los niños?” me pregunté sin demasiada convicción tratando de encajar las descripciones de las féminas en esa abstracta figura de hacía unos instantes. Panda estaba a mi lado, cubriendo mis flancos. Por la izquierda apareció una pequeña niña hermosa, de ojos cristalinos y cabellera que parecía de hilos de oro. Di una última mirada hacia donde se había perdido aquella extraña y misteriosa figura y luego centré toda mi atención en la chica. Buenas noches saludé con una sonrisa, apoyando mis manos en las rodillas y agachándome para que tuviera una versión completa de mí.

La jovencita me devolvió una sonrisa llena de agujeritos, al parecer estaba en esa etapa de la vida… Estiró rápidamente su manita hacia mi cabeza, hecho que me sorprendió y no pude más que echarme hacia atrás en un acto reflejo. Ella se mantuvo quieta, estoica… como toda una domadora de fieras. Con sus ojos transparentes me hizo entender que no pasaba nada y volví a la posición inicial, cosa que ella estaba esperando, ya que en ese mismo momento atrapó mis orejas con una agilidad increíble pero con mayor certeza y cuidado del que me hubiera imaginado. Pareció comprobar su textura, acercó su nariz a mí y me olfateó sin preocuparse de nada. La observaba con ojos grandes, no sabía cómo reaccionar; al menos no parecía disgustada conmigo o mi olor, aunque me pareció extraño su gesto “¿Actuará de acuerdo a lo que ha visto en sus mascotas?” me pregunté.

Deja a mi hermanita dijo una voz que bien podía ser de mujer joven o de un muchachín. La niña me liberó lentamente, haciéndose para un lado para ver detrás de mi espalda. Al parecer el jovenzuelo había vuelto por donde le había visto, aunque no me preocupaba ya que Panda me estaba cubriendo, más cuando finalmente me voltee pude ver que tenía entre su manos una especie de cachiporra. Enarqué una ceja, quizás esos padres no tenían hijos sino pequeñas bestias salvajes, como bien lo habían dicho las señoras, lo que explicaría una o dos cosas en su negativa por ir a cumplir con su deber.
niña:
hermano:
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Dom Abr 26 2015, 00:38

Tranquilo, soy Eco y este es Panda dije levantando las manos e incorporándome. A esa altura ya yo le sacaba una ventaja de al menos unos cuarenta centímetros. Hemos venido a cuidar de ustedes por esta noche, asique no deberías de estar tan en guardia, nosotros lo haremos por ustedes dije asumiendo que ellos eran los hermanos en cuestión y tratando de fingir una sonrisa despreocupada. Por más de que no pudiera ver sus ojos a través de la capucha, su actitud era amenazante y había algo en él que gritaba ¡peligro! Aparte, parecía saber defenderse bien con su arma, o al menos estaba lo suficientemente confiado como para dar esa impresión.

La niña entonces se puso del lado de su hermano y volvió a sonreír, pero esta vez maliciosamente, y no, no fue mi parecer; incluso Panda se tensó al verle frente a nosotros. Sabemos que estás aquí para cuidarnos, y eso quiere decir de que no debes de hacernos daño, ¿verdad? asentí a sus palabras sin saber a qué se refería, yo era inocente en ese entonces, aunque algo en su razonamiento hizo que se me pusiera la piel de gallina instintivamente. Yo estoy aquí para ver tu trabajo y cuidar de la casa mientras mis padres no están agregó el chico, dando un pequeño paso al frente y bajando su arma, momento en el cual respiré aliviada. Pero no creas que esta noche la pasarás haciendo nada, “nana” y esa fue la advertencia, el preludio del comienzo de aquella larga noche que recordaría por el resto de mi vida.

Nunca antes había trabajado cuidando niños. Lo más parecido había sido el cuidado y entrenamiento colectivo de los niños del clan cuando me reencontré con mi padre, pero eso era completamente diferente en comparación con esto. Es decir, aquellos niños eran naturalmente sanos, mientras que estos dos, aunque fueran tan pocos eran mil veces más difíciles de echarles un ojo. Traté de pensar las cosas como una humana y ver a los chicos como simples jóvenes carentes de atención, lo que me provocó una nueva oleada de piel de gallina además de escalofríos. Un humano jamás podría sobrevivir a ellos y aquellas bromas malvadas que podrían terminar cortándole el cuello a  más de una persona no preparada.

Todo comenzó con una oración simple, un “tengo hambre” por parte de la más pequeña que terminó en una diatriba con el hermano porque de alguna forma se había empeñado en que le cortaría un brazo a la pequeña para alimentarla con él luego de hervirlo. “¡Que no! ¡no! ¡no! ¡no! Y ¡no! No se comen humanos aquí” dudé unos instantes “al menos no bajo mi cuidado esta noche” agregué para acallar al joven que solamente conocía de retórica y violencia, una combinación explosiva y peligrosa para un joven con tanta energía y potencial para el debate y la pequeña no se quedaba atrás… no. Ella se dedicaba a chillar, gritar y hacer ruido de forma en la que no podía concentrarme, pero cuando estaba en silencio era lo peor. Sí. Cuando ocurría eso sentía que en cualquier momento algo saldría volando por los aires o que mi cuello sería rebanado por cuchillos envenenados.

Después de eso, no dejaban de pelear, entre ellos, conmigo o intentaban hacerle cosas impensables a Panda, desde ponerle faldas extremadamente cortas y almidonadas de color rosa, hasta afeitarle. Más de una vez incluso pude sentir como alguno de mis propios mechones eran cortados en medio de alguna de nuestras encarnizadas batallas por la supremacía del poder.

Esto no puede seguir así le dije a Panda en un momento de paz en el que nos habíamos refugiado en un rincón de la cocina. Ellos parecían tener alguna especie de sexto sentido para dar con nosotros. ¿Será que pueden ver a través de las paredes? pregunté al animal que ante mis palabas se escondió tras de mí. No muy lejos se escucharon pasos dirigiéndose hacia nosotros. Esto es la guerra dije elevando apenas el tono y cerrando un puño que levantaba en el aire. Hasta el momento me había esforzado por ser buena y una nodriza excelente en términos humanos, pero eso era imposible, ¡imposible! Ahora era el turno de la guerrera Eco y su fiel acompañante Panda. Esos mocosos sabrían con quién se habían metido.
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Dom Abr 26 2015, 00:39

¡Aquí estás! gritó la pequeña, alertando así a su hermano que además parecía tener el oído muy bien desarrollado. La fiereza de Panda pareció perderse entre sus manchas mientras solamente veía su rabo desaparecer en una esquina Me las pagarás perjuré mordiéndome el labio inferior. Di un salto magistral y caí sobre una mesada en cuatro patas. Le eché la lengua a la mocosa, corrí entre saltos por encima de la mesa y esquivando comida colgada, topándome con el hermano en el marco de la puerta, desde donde me agarré para saltar sobre él y emprender mi huida hacia el rastro del tigre traidor.

Escondidos bajo una cama, continuamos con nuestra planeación muy apurados, claro, luego de que le diera sus buenos coscorrones al gran animal. Ellos tienen conocimiento del terreno a su favor, pero estamos uno a uno. Tú te encargas de la chica y yo del chico. Divide y vencerás susurré. Lo primero que debemos hacer es reconocer el lugar. ¡Adelante, Panda! y sin más comenzamos un proceso sigiloso de reconocimiento. Como extra, fui apagando luces de forma aleatoria para intentar despistarles. El hecho de no tenerlos a ojos vista me inquietaba un poco, pero podía escucharles caminando y tramando cosas horribles. Incluso hablaban de un lugar de torturas que imaginé era su cuarto cuando no encontramos ningún sótano. Son perversos terminé escupiendo mientras me mordía cuidadosamente las garras.

En más de un lugar encontramos trampas, como hilos en las puertas que activaban complejos diseños que terminaban por tirarnos cubetas de agua. Caimos en varias, pero muchas otra fueron simplemente una pérdida de tiempo para ellos. Era un juego de estrategia que comenzaba a gustarme, esos niños sabrían lo que quería decir “meterse con una mujer tigre y su mascota”. Los encuentros eran muy poco frecuentes, y luego de un par de ocasiones en las que nos enfrentamos cuerpo a cuerpo ellos prefirieron el velo de las sombras. Poco tiempo después entendí a lo que se refería la madre con lo de los muebles. Sin dudas era una práctica recurrente de ellos usarlos como carnada o como arma. Aún no podía comprender la fuerza que ellos dos poseían y de no ser porque nos recorrimos todo el lugar y mi olfato me lo aseguraba, hubiera pensado que tenían algún aliado.

Llegando la media noche paramos en la cocina a descansar. Fue una especie de tregua pactada para rellenar nuestros estómagos. La noche había sido muy ajetreada y sería muy larga de ese momento en más. Filetee varios trozos de carne y los asé rápidamente en el fuego mientras preparaba unas verduras con mis propias garras, cosa que ellos no dejaron pasar, y por primera vez en ese día-noche vi sus rostros con algo distinto a maldad y planeamiento, era completa ingenuidad y sorpresa. “Whoooaaaa” dieron casi al unísono, acercándose un poco para mirar más de cerca las garras retráctiles hacer su trabajo con aquellas verduras precocidas y blandengues. Eso no es nada agregué haciéndome la madura mientras poco a poco intentaba ganarme su confianza a las buenas, haciendo demostraciones de equilibrio y manejo de los cuchillos en medio de una cocina. “Nada mal para estar tan desentrenada” pensé con cierta alegría al descubrir que los jóvenes estaban disfrutando el momento.
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Dom Mayo 03 2015, 16:41

La tregua duró muy poco, una vez que el asado estuvo hecho no hubo más tiempo para retomar los juegos y la diversión y poco después ya estábamos en medio de la casa haciendo y esquivando trampas, bromas, empujones y demás. Los niños humanos realmente eran una cosa muy extraña… al menos eso creí hasta el momento que en la cocina descubrí al mayor de los dos estornudando con una botella de pimienta en las manos. Sin querer yo había tirado su contenido más temprano y aunque lo limpié al parecer habían quedado restos.

¡Já! Te mereces pensé, pero mientras me mofaba de su situación vi algo que no esperaba. El chico se convirtió en un gran perro. ¿Pero cómo? me pregunté, pero a partir de allí varias cosas cobraron sentido. Los licántropos deben de ser como los perros, odian a los gatos. Pero adivina qué Panda, nosotros no somos gatos y les mostraremos nuestras garrasdije con completa resolución mientras cerraba mi puño y lo agitaba al aire con vehemencia. Una vez que ese gran misterio estuvo aclarado, las cosas se pusieron mucho más fáciles para nosotros y abusamos de la información que descubrimos para seguir con su juego, ahora de una forma más holgada. Eran impresionantes su inteligencia y tácticas para la corta edad que tenían, sin dudas habían adquirido mucha experiencia a través de tiempo y ¿por qué no decirlo? Ser niños ricos probablemente les había dado una buena ventaja, pero nosotros nos ocuparíamos de ponerle punto final a la tortura que probablemente estaban sufriendo sus múltiples nanas y sirvientes y tomaríamos venganza por aquellos que habían caído en batalla.

Todo machaba bastante bien, el reloj daba las 02:30, el tiempo había pasado volando y pronto todos deberían comenzar a llegar. Los chicos no se habían escapado y la mayoría de los muebles aún estaban en pie. La guerra estaba en tablas por el momento, hasta que Panda olfateó algo extraño, algo que buscamos con interés y que encontramos saliendo de una habitación. Extraño susurré, no habíamos visto a tal criatura en nuestro recorrido previo, pero sin dudas pertenecía a la casa, estaba impregnado con el aroma de la mamá lican. ¡Cuidado! dijo el joven secundado por su hermana. Quién se acercaba por detrás de él agitando los brazos como si quisiera volar. Todo pasó tan rápido, sin embargo ellos parecían moverse en cámara lenta. Haciendo alarde mi de agilidad, me interpuse entre ellos y el animal que más que nervioso parecía preparado para lo que estaba por venir.

Reconocía a la especie, lo había visto solo una vez en mi niñez cuando un viejo caminante de Sandorai se interpuso en el camino que mi madre y yo transitábamos. Se trataba de un Erizo de Myr. Miré al pequeño animal y luego a los dos pequeños traviesos. Extendí mis brazos y abrí las piernas Las travesuras terminan aquí espeté luego de lo cual rugí y mostré mis dientes delimitando el espacio que no debían pasar. Fue una comunicación muda en ambos sentidos, tras la cual el hermano mayor decidió retirarse a sus aposentos.

Le gustan las cosas dulces, por si quieres hacer las paces con él dijo la pequeña, de quién no había registrado presencia hasta que habló. Mi atención estaba completamente en aquél pequeño animal extraño. ¿Por qué…? “…querría hacer las paces con él?...”  terminé de preguntarme en mi interior mientras observaba que la chica se me acercaba. Panda y yo nos encontrábamos sentados frente al pequeño animal pensando qué hacer con él. Aunque no era del todo peligroso, no sentía que estuviera bien dejarlo rondar por la casa a su antojo. La pequeña se agachó a nuestro lado.

Le caes bien a mi hermano y quería prevenirte de Serafín. Serafín puede ser muy rudo con los desconocidos… aclaró la jovencita, haciendo que todo el peso del mundo cayera sobre mis hombros, sobre todo al recordar la forma en la que agaché las orejas y le mostré mis colmillos en una clara declaración de guerra cuando él solamente había querido protegerme. Si fuera por mí hubiera disfrutado verte retorciéndote de dolor mient… continuó con su diatriba pero para la mitad ya había dejado de escucharle. Me había agarrado la cabeza mientras me sentía absolutamente culpable.

Si te sientes tan miserable, has algo con tus garras y que sea dulce volvió a repetir ella, ahora parada frente a mí. Me lamí la mano diestra que había sido brutalmente pellizcada para devolverme a la tierra. Ella con una pícara sonrisa se dispuso a arrear al tal Serafín hasta el cuarto de su progenitora que no estaba muy lejos y allí lo encerró con cara de perverso diablillo. ¿Y bien? preguntó cruzando sus manos tras la espalda y jugando con sus pies. Fue en ese momento en el que me di cuenta que más que malosos y traviesos eran niños que no encajaban con todo el prototipo y cosas de la clase en el que habían nacido. Solamente eran incomprendidos y en el fondo, muy muy muuuuy en el fondo, tiernos y de corazón blando.

Respiré profundamente y le tendí mi mano a la pequeña. Comencemos de nuevo ¿sí? Mi nombre es Eco y es un placer conoceros mi señora. ¿Puedo pediros dos tan grandes favores? Conocer vuestro nombre y pediros escolta para la cocina así como su más sabio consejo. pedí con la voz más noble que pude rejuntar.
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Dom Mayo 03 2015, 17:00

La pequeña me miró con cautela por unos momentos más luego sonrió mostrando aquellas chistosas ventanitas que tenía en los dientes. Tomó mi mano con fuerza y la sacudió sin decoro. Hablas chistoso Eco. Y no han sido dos, han sido como mil las peticiones, pero no importa porque eres la nana que le gusta a los hermanos Sandforgagregó con aire de gran señora encogiéndose de hombros. Bien, ¡a la cocina! ordenó montándose a Panda y en el mismo movimiento espoleándolo como a un caballo para que avanzara hacia donde su dedo índice apuntaba. Vaya que tiene confianza[i] pensé observando cómo mi fiero tigre se había convertido en un jamelgo.

[i]¿No crees que es demasiado poco?
le pregunté a la niña mientras subíamos las escaleras hacia el cuarto de su hermano. Las formalidades se habían olvidado luego de tener conversaciones de mujeres por un buen rato en la cocina. Sigo creyendo que las formitas de estas manzanas son raras y que podría haber hecho algo mejor… añadí echando mi labio inferior hacia adelante. Nada de eso Eco, a él le encantan los conejos, incluso de manzanas y es lo más rápido y más dulce que tenemos. O ¿me dirás que no estaban muy buenas cuando te relamiste las garras? preguntó con mirada acusadora. Sentí que los colores se subían a mis mejillas al tiempo que me sentía escarlata. No sabía que estaba siendo vigilada respondí para intentar salvar algo de mi orgullo.

Toqué la puerta una, dos y hasta cuatro veces, más no hubo respuesta alguna. Bruce, puedo olfatearte de aquí a la mitad de la ciudad. Se que estás allí. Tu hermana Lucy y yo queremos darte algo dije con el mejor tono de voz posible, nunca había sido muy compradora, pero esta vez estaba haciendo el esfuerzo, incluso Panda puso una de sus manos en la fría madera de aquella puerta maciza. Eh, Bru, si no abres me encargaré de que tengas problemas amenazó la pequeña, tras lo cual se escuchó una tranca destrabarse. Sin perder el tiempo traspasé el umbral sólo para encontrarme con una gran habitación a oscuras y al niño tendido en el piso. ¡Bruce! dijimos Lucy y yo al unísono mientras corríamos hacia su pequeño cuerpo inerte.

Sin perder el tiempo puse mi oreja sobre su boca y aún respiraba, aunque con dificultad. Escuché los latidos de su corazón y estaban algo erráticos. Le tomé en brazos con suma facilidad y le tendí en la cama que su hermana me indicó. Abre las ventanas y la puerta, quiero que corra aire. Tu hermano está hirviendo le ordené a la pequeña rubia que ahora era secundada por el gran tigre. El chico estaba con fiebre y murmuraba palabras sin sentido. Tenía la nariz tapada y sudaba. Le saqué algunas capas de ropa y partí rauda a la cocina de donde acarree un balde con agua fría para aplicarle compresas en la frente.
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Sáb Mayo 23 2015, 22:35

La temperatura del joven no mejoraba y me preguntaba qué estaba haciendo mal. Acerqué las lámparas de aceite hasta él con la ayuda de su hermana y comencé a desvestirle para ponerle compresas en todo el cuerpo. Estaba terminando con la parte superior cuando encontré una terrible infección en uno de sus brazos miré a Lucy y ella me devolvió una mirada completamente blanca e inocente; luego reaccionó con tanta desesperación que creí que también tendría que hacerme cargo de ella. ¿Se va a morir? preguntó entre sollozos mientras abrazaba el cuerpo de su hermano y se hamacaba con él. No, no, no le respondí, apartándola trabajosamente. Apártate y déjame trabajar. Panda llamé al tigre para que se llevara más atrás a la pequeña porfiada.

Lo primero que hice fue limpiar la herida. Se trataba de una cortada como de veinte centímetros en su antebrazo derecho, pero eso no podía estar tapando su nariz, debía haber algo más. Pensaba mientras enjuagaba repetidas veces la pus hasta que la cosa tuvo un color un poco más saludable. Entonces me acerqué a su rostro y revisé su cuello y nariz en busca de algún obstáculo, finalmente con trabajo le hice abrir la boca y allí estaba. Tenía la garganta inflamada. ¿Qué fue lo que pasó? le pregunté, pero él no respondía, estaba bastante ido. ¿Lucy? increpé mientras repasaba en mi mente lo que podría estar necesitando. La niña me relató una larga historia en la que tras un abuso de uno de los sirvientes el chico perdió los estribos, se transformó y terminó hiriéndose. Claro que el hombre desapareció de la casa, haciendo que los jóvenes se salieran con la suya, pero eso no era algo que pudieran explicar a sus padres por temor a las retaliaciones contra el hombre.

De esa forma, escondieron la herida, pero se había ido de sus manos. Completamente. Negué con la cabeza. Sigue pidiéndole compresas. Iré a la cocina a preparar lo que pueda. En un momento vuelvo le ordené a la pequeña que ahora lloraba a mares. Desde el umbral de la puerta di media vuelta Y no desesperes, saldremos de esta y si hay otra ocasión díganle a sus padres ¿sí? pregunté tratando de suavizar mis facciones con una sonrisa maternal. Ella asintió con ojos completamente decididos, entonces me di cuenta que todo saldría bien y partí tranquila hacia la despensa para ver qué podría encontrar.

Lo primero que hice fue poner unas grandes ollas al fuego para hervir agua. Avivé las llamas y comencé a buscar ingredientes. Lavanda, ortiga, raíz de acruire, Tahni, Barrimorth. Cada una de las hierbas medicinales las iba poniendo sobre la mesa. Las que iban para té de un lado, las del ungüento para el otro. Dado que algunas tenían distinto tipo de cocción tuve que apartar agua en diferentes cuencos y allí las iba poniendo de acuerdo a lo que dictaba mi experiencia.

Lo primero en salir fueron los tés, uno de lavanda, para los nervios de la niña, el otro de raíz de acruire me tomó un poco más de tiempo ya que fue necesario poner en remojo la misma para luego extraer algo de su jugo y finalmente verterlo al té propiamente. Hice un viaje para llevar ambas infusiones a los chicos. Lucy ahora estaba más receptiva y aunque al principio se negó a beber, luego de degustar mi preparación se contentó con calentar sus temblorosas manos con la taza. Hacer que Bruce bebiera no fue una tarea tan sencilla, sin embargo de sorbo en sorbo fuimos capaces de hacerle beber un poco más de media taza. [i]Iré por el resto. Espérenme
ordené. El chico ahora estaba un poco más despierto, por lo que le recosté contra la pared y quedó sentado sobre su cama.

Ya en la cocina me dispuse a preparar el ungüento hecho con Ortiga, Tahni y Barrimorth. La primera para reparar tejidos así como para limpiar la sangre, el Tahni como anestésico y el último ingrediente con fin de que sane y potencie los efectos. Luego de hervidos los componentes me quedaba darles la textura viscosa… no quería usar azúcar ya que necesitaba más tiempo y cuidado, quizás a alguien más experto… por lo que decidí usar leche de aion. Luego de machacar los ingredientes, les puse a hervir con la leche mientras que revolvía hasta que se tornaron en lo que yo deseaba. Aunque el color no invitaba demasiado, el olor me decía que era lo que necesitaba. Pero cuando me dirigía escaleras arriba escuché unos sonidos extraños. Entonces me di cuenta que faltaba Panda pero antes de pronunciar su nombre, el animal vino hacia mí con los pelos de su lomo completamente parados. Habían personas indeseadas.

Sigilosamente subí hasta la habitación y con mucho cuidado apliqué la crema al joven ojeando la herida. De no estar así ya te hubiera cosido como a una muñeca, pero así no puedo le informé. Al parecer el té ya había hecho efecto en ambos ya que la niña estaba más tranquila y su hermano parecía más descongestionado. Al principio aunque no se quejaba me di cuenta que mi tacto le molestaba, pero pronto la pomada hizo efecto y él pareció relajarse. Bruce, necesito que cuides un momento a Panda. Lucy prometió mostrarme algo. Ya volvemos expliqué. La pequeña muy rápida de ideas, asintió sin perder tiempo y ambas salimos de la habitación sin mediar palabra.
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Eco el Sáb Mayo 23 2015, 22:35

¿Qué pasa Eco? preguntó ella ni bien estuvimos lo suficientemente alejadas, pero inteligentemente lo hizo en voz baja. De igual manera le respondí agachándome Creo que hay ladrones, pero no estoy segura. ¿Puedes acompañarme para ver que no sean parte del servicio? pregunté, pero la respuesta no se hizo esperar. Sin perder pisada la chica levantó su nariz y extendió sus brazos. Sé que puedes ver en la oscuridad. Te guiaré[/i] afirmó con total entereza. Estaba asombrada de ese par de hermanos, en realidad de toda la familia, pero no era momento de charlas ni adulaciones. La cargué en mi espalda a caballito y nos movimos por la casa.

Al llegar al cuarto de los padres escuchamos un grito desgarrador. Probablemente Serafín esté haciendo de las suyas. Mucha gente le confunde con algo de valor y terminan… no necesitaba que ella acabara la frase, sabía muy bien a lo que se refería, aunque no tenía idea con qué cosa podrían confundir a esa pequeña bestia. Uno menos dijo ella en mi oreja. De no ser porque el corazón me palpitaba y estaba nerviosa en un lugar desconocido eso me hubiera hecho cosquillas, más en esa ocasión sólo me limité a asentir. Entonces ¿sí son ladrones? pregunté, era obvio, pero tenía que hacerlo. La chica se tomó unos momentos para responder Esto no es raro. No importa si son o no ladrones, no tienen que estar aquí. Pero sé a lo que te refieres, he olfateado tres distintos, uno es conocido, los otros no.

No necesitaba más detalles, aunque tenía un mal presentimiento y era terrible saber a los peligros que esos pequeños habían vivido hasta el momento. Si ella había olfateado a tres y uno había sido alcanzado por las espinas del erizo, entonces sólo quedaban dos. Está cerca informó y lo pude oler también. Aunque mi sentido del olfato no fuese tan fino como el de un licántropo, seguía siendo muy bueno. Fui a bajar a Lucy, pero sentí su cuerpo tenso, cuando estaba a punto de preguntar lo que sucedía ella lo explicó. Es él, el empleado malo. Él robaba de nuestras arcas, es el que lastimó a Bruce. No necesité más explicaciones. Asentí una sola vez y bajé a la pequeña. Escóndete ordené mientras desenvainaba las cimitarras. Hola saludé mientras con el filo del arma apagaba la única vela que iluminaba la estancia.

El hombre no se había percatado de mi presencia por lo que pegó un alarido, pero fue demasiado tarde. Cuando sus labios se sellaron, él ya estaba estampado contra una pared, con el filo de una cimitarra bajo su garganta y mis labios muy cerca de su rostro. Procura que no nos volvamos a ver porque te prometo que perderás los ojos…como mínimo amenacé en un tono sereno y grave. Con sus ojos abiertos como ventanas él me miraba sin animarse a decir una palabra [color=white]¡Cobarde! y el eco se escuchó por todo el espacio. Entonces le di un puñetazo en la boca del estómago que le hizo doblarse del dolor y toser. Trató de cargar contra mí cuando se vio libre del arma, más fácilmente le esquivé debido a mi ventaja nocturna y como recordatorio le hice un tajo dos veces más grande y profundo del que tenía el joven Bruce. [color=white]Piérdete ordené y con eso el ex empleado salió disparado como una afilada saeta a través del aire.

Tendrías que haberle matado escuché la voz de Lucy recriminar, pero cuando quise advertirle de la otra presencia era demasiado tarde. Ella había revelado su localización y la había tomado el tercer secuaz de rehén. No te atrevas grité, pero el susodicho se negó y cuando levantó la cabeza para decir sus condiciones casi se la abro con uno de mis cuchillos arrojadizos. El frio metal pasó tan cerca de su cabeza que logró cortarle algunas mechas. Había desviado el tiro por una sola razón: se trataba de una mujer y eso me había sorprendido… pero al parecer a ella más porque con eso, soltó a la pequeña y puso pies a tierra.

Con eso son tres le dije a la niña que se mantenía quieta, estática. Agité mis tres dedos frente a ella. Sabía que era fuerte, pero al fin y al cabo era una niña. Al fin ella levantó la cabeza y miró hacia las escaleras donde un hombre llevaba del brazo a otro cojo. Con eso son cuatro increpó. Enarqué una ceja por lo vista, el comentario y su tono. ¿Revisamos? pregunté dando un círculo en el aire con mi índice y ella asintió con la cabeza. No valía la pena salir a perseguir a los malhechores, por lo que la cargué en mi espalda y dimos una última vuelta por la casa.

El reloj dio las cinco de la mañana cuando todos comenzaron a volver y para entonces Lucy le había contado varias veces a su hermano con pelos y señas nuestra pequeña aventura. Ahora eran ellos quienes no querían dejarme ir y como siempre, las despedidas no eran mi fuerte y lloré a ríos mientras sus padres me hacían preguntas de rutina, comentaban acerca de su evento y me daban mi paga. …¿Le interesaría volver? color preguntó la fina dama secundada por su marido. Abrí mis ojos grandes, mirando el desastre de los alrededores. Al principio hubiera dado un no rotundo, pero luego pensé en que esos chicos eran maravillosos, sonreí amablemente y di un rotundo .
Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Fehu el Miér Mayo 27 2015, 00:54

¡Enhorabuena! ¡Excelente ha sido tu trabajo, Eco! Como de costumbre, para mí resultó ser todo un deleite la lectura de tu rol, que mezcla el humor, la acción y hasta ciertas pizcas de suspenso.


 Has sido recompensada con:  



+400 aeros.
3 Puntos de Habilidad Pasiva: Primeros Auxilios.
10 Puntos de Experiencia por participación + 10 Puntos de Experiencia por destacado desarrollo.


Recordar debes de solicitar la acreditación de los Puntos adquiridos en los apartados respectivos.
Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 381
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por todas las nanas! [trabajo] [Eco][cerrado]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.