El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Vie Jun 12 2015, 19:17

Níniel debería haberles hecho caso a sus jóvenes compañeros de cautiverio cuando la advirtieron de que esperar allí tranquilamente a que la guardia llegara no era ni de lejos la mejor de las ideas. Debería haber seguido su ejemplo y haberse marchado antes de que nadie pudiese reconocerla y desvincularse totalmente de aquel asunto de los fragmentos, de los hombres con el emblema del puño rojo y de los túneles secretos bajo el panteón de una de las familias mas importantes de la ciudad. Debería haber tenido en cuenta que si una historia digna de un libro se la cuenta una elfa a un guardia, este se reiría en su cara y la retendría contra su voluntad hasta que "Se aclarara el asunto", cosa que no parecía que fuese a suceder a corto plazo.

Habían pasado un par de horas desde que había logrado escapar de su encierro y salido a la superficie y hasta el cementerio de Lunargenta se había desplazado un grupo numeroso de guardias antes la alarma de algunos personajes notables por lo que consideraban una profanación del lugar de enterramiento de sus familiares y antepasados. Había pasado la hora de comer pero ninguno de los humanos de uniforme se había dignado a ofrecerle bocado a la elfa peliblanca ni se había preocupado por su estado, sin duda no creyéndose su historia, aunque al menos no la habían amenazado ni golpeado, solo la retenían allí.
Níniel sabía que un grupo de guardias había bajado por las escaleras de caracol de dentro de la cripta a sus espaldas para comprobar si eran ciertas sus palabras, pero hacía ya mas de media hora que lo habían hecho y no habían vuelto, a pesar de que el trato recibido no era el mejor, esperaba que aquellos hombres estuviesen bien y solo se estuvieran tomando en serio su tarea de investigación.

Al menos tenía tiempo para pensar y había mucho sobre lo que hacerlo. ¿Por qué podían interesarle tanto unos fragmentos que parecían de simple metal común a nadie y menos a un grupo tan peligroso como eran aquellos hombres del puño rojo?. ¿Por qué aquella mujer carmesí había sospechado que otras personas estaban detrás de aquellos trozos?. ¿Hasta donde llegaba la influencia de ese grupo? Ya se había topado con ellos en el bosque, y no se echaban atrás ni aunque tuvieran que ganarse la enemistad de todo un pueblo. Aquel brujo, Olaf, la mujer carmesí...Escondites secretos...Tenían recursos. Por todos los dioses ¿En que lío se había metido?. ¿Estaba segura ahora que no tenía ningún fragmento?.

Sacó el papel con aquel dibujo de un templo con aquel extraño símbolo que formaban los fragmentos reunidos, con aquellas letras y números sin sentido aparente y con la palabra "Resurreción" sobre el esbozo del templo. Ahora que los fragmentos habían desaparecido junto con el cuerpo de la dama carmesí, era lo único que tenía como pista para responder a un sin fin de preguntas. Se lo entregaría a la guardia cuando viese que estaban dispuestos a creerla, mientras no fuera así, lo conservaría.
Níniel no reconocía la estructura representada, estaba relativamente segura de que no era ningún lugar en Lunargenta. La curiosidad le decía que con algo de esfuerzo podría encontrar a alguien que supiera dónde estaba aquel lugar, si es que existía, pero el sentido común le decía que había cosas que era mejor no conocer.

La elfa vio como uno de los guardias la miraba a ella y a aquel dibujo con mucho interés así que lo volvió a doblar con cuidado lo guardó en un lugar seguro. El humano no dijo nada pero desde ese momento la miraba de forma muy continuada.
Poco después llegó otro guardia y comenzó a comentar a sus compañeros allí presentes que el teniente iba hacia allí, a tomar el mando de la situación. Níniel se alegró, aquel hombre era el padre de Alanna y la reconocería, pues se conocieron en el asunto de la falsa obra de teatro de la plaza de altaciudad en el que la elfa y Alanna habían tenido un importante papel. El teniente la creería, seguro, y a él podría entregarle el dibujo con la certeza de que no acabaría en una chimenea sin mas.
Por fin las cosas iban a mejorar.

Off:
Alanna, tu padre tenía uno de los fragmentos, Demian se lo robó. Por lo tanto le resultará familiar el tema de los fragmentos una vez se les describa aunque solo lo tuviera como amuleto de la suerte. Tu pj, llegará con tu padre al cementerio, concrétamente en la zona de panteones familiares de familias ricas. Un campo verde, con un camino de tierra y unos pocos panteones-criptas familiares de piedra salpicando el lugar. Y es que los ricos quieren ser exclusivos hasta muertos. Durante la misión de la caravana mencionaste que te sonaba de algo el emblema del puño rojo, podemos acordar de qué via mp o por cb^^.

Demian: Sin duda reconocerás al teniente y a Alanna, pero aún hay mucha guardia...Quizá quieras mantenerte escondido esta ronda junto a Chimar.

Chimar: No sé si reconocerás al Teniente, a Alanna creo que tampoco. Te digo lo mismo que a Demian. De todos modos con el teniente y Alanna aquí ya no os detendrán por este suceso. Acercaos si queréis.


Última edición por Níniel Thenidiel el Jue Jun 25 2015, 16:38, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Alanna Delteria el Vie Jun 12 2015, 20:16

Era de día, ya tarde, no hacía demasiado que Alanna se había levantado, completamente descansada. Habían sido unos días tan tremendamente raros que poco tiempo había tenido para descansar. Por suerte no habían abierto una investigación sobre ella tras lo sucedido con Paul, su padrastro daba la impresion de sentirse algo culpable, y más que como su teniente, había comenzado a tratarla como a una niña.

Mientras Alanna se vestía, empezó a pensar en eso, le resultaba algo incomodo y vergonoso, nunca había podido ser una niña, y que la trataran como a tal, le resultaba incomodo pero, a la vez agradable, como si el teniente fuera su verdadero padre y no alguien que la adoptó por compasión. Por que Alanna lo sabía, todo había comenzado por pura compasión, el hombre había visto a una niña llorosa, atemorizada que, aun así, había blandido un arma por el bien de sus compañeros, había visto la sangre manchar sus mejillas y sus enormes ojos marrones abiertos de terror, terror al mundo y a ella misma. Y el hombre, que a pesar de ser soldado, tenía un corazón de oro, había querido que esa niña se hiciera fuerte.

Era una de las razones por las que Alanna no había querido acercarse demasiado a él y a su esposa, era una de las razones por las que, en cuanto tuvo oportunidad, adquirió su propio hogar y por las que, a pesar de las apariencias, a pesar de sus sonrisa, en realidad era una persona solitaria que lloraba por dentro. Sus propios pensamientos la herían más que cualquier daga. Alanna tocó la herida que había quedado tras la aventura por las catacumbas, afortunadamente solo era un corte, sin manchas por el veneno, al final, Paul, por muy asesino que fuera, la había ayudado mucho, no solo había salvado su vida, si no que, ademáss, había evitado que le quedasen grandes marcas.

El sonido de la puerta llamó su atención, haciendo que la chica moviese la cabeza, se diera unas fuertes palmadas en las mejillas y sonriera a su reflejo. No se podía permitir pensamientos oscuros. Anudó su pelo y abrió la puerta. Allí su padrastro, con aspecto serio, la esperaba con una sonrisa. "Tal vez" pensaba ella, " jamás me quiera como a una hija, pero, al menos, confia en mi como guardia" Tomando su cinto de una silla salió cerrando la puerta con expresión similar a la del hombre y preguntó:

- ¿A dónde?- cerró la puerta y subió al caballo que este le tendía.

Llegarón al cementerio con cierta rapidez, la zona de los ricos distaba tanto de la de la gente de a pie, era molesto. Los guardias se reunian allí, y una figura delicada, blanca, llamó la atención de Alanna a medida que se acercaban. ¿Niniel? ¿Qué hacía allí? Dejó al caballo atado y se acercó rapido a la chica, pero los guardias le cortaron el paso, ¿Qué quería decir eso?

- No puede pasar Miss, esta chica está bajo sospecha.
- ¿Bajo sospecha? ¿Sois idiotas? Ella es mi amiga, dejadla suelta, nunca haría nada malo.
- Jovenes, dejadla pasar, la joven a quien reteneis ayudó a despertar el otro día a los dormidos en el teatro.
- Pero señor, ha dicho noseque de la desaparición de unas piezas de mosaico o algo así.

Alanna se acercó corriendo a Niniel y se agachó junto a ella, preocupada, ¿le habría pasado algo? Parecía agotada. Miró a los guardias con ceño fruncido y luego volvió a prestar atención a la elfa:

- Niniel, ¿todo bien? ¿Qué te ha pasado? Pareces agotada ¿tienes alguna herida?- esperó a sus respuestas para continuar habñando.-¿Qué están diciendo de la desaparición de unos fragmentos? Espera, mandaré que te traigan algo de comer y beber, y luego me lo cuentas, lo primero es lo primero.

Alanna dejó a la chica un momento para comunicarse con el teniente, que asintió a sus pedido y escuchó lo que su hijastra tenía que decir:

- Confio en ella, sea lo que sea que diga, se que no miente, por favor, escuche su explicación Teniente.- Con un asentimiento de este, volvieron junto a Niniel justo al tiempo que unos soldados le daban algo de agua pan y queso, no era un manjar, pero menos da una piedra.- Niniel, el teniente y yo te escucharemos, ¿de acuerdo?
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Demian el Vie Jun 12 2015, 22:40


Pocas veces recordaba haberse aburrido tanto desde que compartía con Los Gorriones como en ese lapso. No estaba muy seguro de si había pasado una hora, dos... ¿más?, pero estar escondido detrás de una lápida, sólo hablando en susurros y sin siquiera tener un bocado era desesperante, pero si había algo que caracterizaba a Demian era su perseverancia. Cuando se proponía algo lo buscaba a viento y marea y esa no sería la excepción.

Hizo dibujitos en la tierra, a ratos estuvo a punto de caerse dormido, incluso en un momento propuso un juego a Chimar sobre quién pillaba la tumba más tenebrosa... contó el número de pájaros que pasaba, organizó una pequeña pelea de escarabajos y elaboró un laberinto para una hormiga a la que tuvo que impedir trepar los muros en repetidas ocasiones, pero al final apareció la guardia.

Le dijo a Chimar que estaba allí para cuidar sus intereses, que quería asegurarse de que ella no los delatara de nada, pero eso sólo era parcialmente cierto. No lo iba a reconocer jamás, pero estaba allí porque sabía que le debía un favor a la elfa y que de algún modo era alguien conocido de Chimar. Mataba dos pájaros de un tiro, su amigo quedaba satisfecho de saber que Níniel estaría bien y él quedaba con la tranquilidad de saber que había retribuido de alguna manera a ella, después de lo que le había hecho tiempo atrás.

Tal como era su temor, los guardias no parecían especialmente amistosos y comenzaron, ¿cómo no?, una aparentemente inútil e ineficiente manera de enfrentar la situación, una que sólo conseguía hacerles esperar más y más. Entre la desesperación de la sorna y el esfuerzo sobrehumano por no pegar un grito vio algo que le confirmó de que las cosas no iban del todo bien. Cuando Níniel sacó el papel con ese dibujo de un templo uno de los guardias la miraba con desconfianza. Era como si le hubieran dado una señal.

-Níniel debe salir de allí, la llevarán a ella -dijo.

Entonces se puso en marcha. Un manto de ilusiones lo envolvió, volviendo muy difícil detectarle, mientras se desplazaba de una lápida a otra, sigilosamente, con sus pies casi flotando sobre el suelo.

"Debo ser rápido", se dijo. En efecto, eran muchos y cualquier acción requeriría de extrema precisión y cuidado, pero era la única manera. Al estar a la distancia suficiente usó nuevamente su magia ilusoria, haciendo aparecer una cabeza asomada de una de las tumbas, mirando fijamente a uno de los guardias para luego esconderse rápidamente.

-¿Lo han visto?, hay alguien allí -dijo uno de los guardias.

Sólo uno de ellos se quedó con Níniel, mientras los otros iban a investigar al supuesto infiltrado. Demian sonrió desde su escondite, preparándose. La daga que había cargado con veneno antes la dejó en su mano izquierda, mientras en la derecha sostenía el pequeño escalpelo. No podía intentar matar a un guardia, eso metería a todos en serios problemas, pero si le hería en una pierna haría difícil seguirles. Como precaución puso su otra daga en su boca, mordiéndola, para tenerla lista a ser usada en caso de que las cosas no resultaran como planeaba.

Se acercó más, casi hasta estar a un metro de distancia del guardia que custodiaba aún a Níniel, con el arma en su mano, listo para actuar... pero entonces algo le interrumpió.

"Mierda".

Volvió a su escondite como un gato asustado, pues llegaban más de sus enemigos, al menos una chica y un hombre mayor. No podría llevar a cabo su acción, debía esperar otra oportunidad. Maldijo apretando firmemente sus dientes contra el filo de su arma, que aún no había retirado de su boca, quizás sólo por tener algo que morder.

Los otros guardias ya habían vuelto, apenas divisado su superior era como si se hubieran teletransportado de vuelta a sus puestos, a juzgar con la velocidad con que lo hicieron y lo tranquilos que se veían luego. Comentaron algo sobre un gato que había pillado entre las tumbas y que su compañero debía dejar de beber tanto. Allí no había pasado nada.

Demian iba a retroceder más, alejarse de la escena, pero algo llamó su atención. Era un rostro conocido, no, no uno, sino dos. Uno era el viejo al que había robado el fragmento que lo inició todo. Claro, como si eso no fuera ya suficientemente enredado. Más motivo para desconfiar de la guardia. Pero había una cara conocida más...

Alanna.

Claro, ella había comentado que era parte de la guardia, pero entre la enorme ciudad y la numerosa población de guardias no había tenido la oportunidad de cruzársela nunca, menos aún ahora que había sangre ya seca manchando su pecho, sus brazos y su rostro, sangre ajena, por supuesto.

Pero allí no acababa todo, no, las cosas siempre podían encontrar giros adicionales en qué enredarse. Alanna no sólo conocía al barbón del fragmento y parecía ser cercana, sino que llamaba a Níniel por su nombre.

"Me cago en todo".
Demian
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1126
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Chimar el Sáb Jun 13 2015, 03:44

Esperar horas detrás de una lapida no es la acción mas divertida que digamos pero todo se hace por los amigos. Resulta una sorpresa agradable que fuera iniciativa de Demian aquella acción protectora, aunque trate de enmascararlo Chimar sabe que lo hace como buen gesto así que le recordara. Todo sería perfecto de no ser por el monótono ambiente que parece “de tumba” por muy tonto que suene.

Demian encuentra varias formas de mantenerse ocupado pero el pequeño inventor sabe exactamente lo que debe hacer cuando no tiene labores pendientes. Se recuesta sutilmente y pasa a quedarse dormido luego de varios minutos, por suerte no ronca ni babea de modo que su sueño se puede considerar discreto. Fue un poco egoísta dejar al brujo con las tareas de vigilancia pero duda que dicho personaje pueda conciliar sueño estando tan activo.

Las palabras de su hermano le despiertan horas después. Mira la vieja posición de Níniel y detalla que está llena de guardias, no parece irle muy bien pero era de esperarse gracias a la desconfianza que muestra la sociedad humana con los elfos. A veces es molesto encontrarse con gente tan correcta como para no salir corriendo cuando la lógica lo dice, esa personalidad suele atraer muchos problemas innecesarios.

Aquel hechicero parte como si le persiguiera un muerto rumbo al cumulo de oficiales, claro, lo hace con su estilo sigiloso pero se puede ver la velocidad con la que se desplaza todo a su alrededor. Chimar se queda atrás pues carece de las habilidades ilusorias de su compañero pero tiene la ballesta a punto por si debe incapacitar algún guardia, tal acción quitaría el elemento sorpresa pero causaría suficiente confusión para huir.

Se queda detallando todo a la distancia aunque su óptica pudiera ser mejor si hubiese terminado el prototipo de monocular táctico, ya se recordara finalizarlo e incluirlo en sus aditamentos cuando consiga los cristales especiales. Volviendo al ahora la situación se desenvuelve con normalidad, al menos hasta que un par de guardias van a investigar por tener la percepción de algo.

“¿Demian se equivoco?”


Imposible, en sigilo nadie le gana así que tal vez sea una distracción. Chimar se encoge en la lapida esperando que el peligro pase, aunque los uniformados están lejos con sus sentidos exaltados pueden dar la voz de alarma por cualquier tontería. Pasan cierto par de minutos recorriendo las hileras de tumbas hasta que se retiran con una rapidez impropia, un rápido vistazo refleja la razón de esto, llego su superior.

“Rayos esto no me gusta nada”


No solo están al lado de un jodido destacamento bien nutrido de combatientes si no que ahora también tienen a su oficial inmediato paseándose por los mausoleos. El sentido común dice que es hora de largarse pero con sus dos amigos en la “zona caliente” no puede comenzar a correr, esto no va a terminar bien y lo siente en los huesos, solo hace falta un error para que todos estén en el punto de mira.

Como única acción posible continúa mirando la escena de adelante. Las cosas parecen haber mejorado para la elfa quien por alguna razón tiene amigos de peso en la guardia ¿Cómo es esto siquiera probable?, imposible de contestar. Tal vez la mujer no esté tan falta de contactos como indica su apariencia, quizás todo se resuelva óptimamente de ahora en adelante. El joven Se relaja un poco lo que facilita cierto golpe de estupidez.


¡¡Mierda!!

Expresa al ver como el florero de porcelana que se encontraba decorando la tumba predilecta se cae por un mal movimiento ¿acaso esa babosada no estaba unida?, salta cuando detalla como un grupo de cuatro hombres se le acercan por el lateral, a cometido el error del siglo llamando la atención de medio cementerio. Se levanta y amaga una carrera pero le cortan el paso ¿Qué debe hacer? ¡No puede disparar y quedar como el malo!


Chicos… no es lo que parece….

Se aleja varios pasos con las manos levantadas pero rápidamente le cierran las salidas. Esta atrapado como un roedor en medio de cualquier trampa barata. No quiere disparar pues si lo atrapan le endosaran cargos graves, ahora solo peca de chismoso y quiere dejarlo así. La adrenalina le hace vacilar ya que quiere huir en vez de dialogar, comportamiento que se le puede agradecer a los Gorriones.

Ve su oportunidad así que sale corriendo pero torpemente tropieza con un desnivel y cae de cabeza en la tumba más cercana. Atontado por el golpe sus posibilidades de huir quedan en cero, se lleva las manos a la zona de impacto hasta que siente como le levantan bruscamente. Lo ponen de pie y con la mano en el hombro le guían hasta el centro de todo, a medida que se mueven piensa como reaccionar pero opta por hacerse el tonto pues tal vez le sirva.
Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 729
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Sáb Jun 13 2015, 20:56

Los guardias se aseguraron de mantener una posición firme ante las noticias de la cercanía de un superior, como si temieran que formar de manera incorrecta pudiera tener represalias. La verdad es que resultaba bastante cómico ver tiesos como palos a aquellos enlatados que tantos aires habían permitido darse hasta aquel momento. La peliblanca por el contrario decidió permanecer sentada, pensando y ordenando ideas en su cabeza para asegurarse de hacer una bueno exposición de los hechos llegado el momento. Además tampoco tenía ganas de que la tocaran y la hicieran cambiar de posición como ya habían hecho antes, como si de pie fuese una amenaza o algo.

Entonces un guardia dio la señal de aviso de que había visto algo y se llevó consigo a otros guardias para revisar. Al ser el lugar un cementerio y al estar cerrado por la guardia no debería haber nadie allí. Níniel se tensó pensando que podría tratarse de algún enemigo, quizá la mujer carmesí que reaparecía tras su extraña desaparición, o quizá aquellos puños rojos tenían a mas hombres en la zona. No obstante no tardaron mucho en volver echándole la culpa a un gato y al exceso de imaginación del guardia que había dado la voz de alarma. Todos volvieron a sus puestos tras la falsa alarma y el teniente no tardó en aparecer.
Iba a caballo y a su lado estaba...!Alanna!. Níniel se permitió mostrar una sonrisa sincera por primera vez en las últimas horas y trató de levantarse cuando su amiga se acercó hasta allí, pero el guardia no la dejó incorporarse ni a la humana acercarse en aquel primer momento, al menos no hasta que el teniente dio su permiso reconociéndola. Para mas inri el guardia ni siquiera parecía tener clara la historia que Níniel había repetido en varias ocasiones y apenas era capaz de farfullar algo sobre tres piezas en vez de algo coherente o medianamente explicativo. Maldito idiota, ni siquiera le había hecho caso o era tonto de remate.

Ya con cierta libertad pudo responder a las preocupaciones de su compañera de trabajo y de aventuras y poner fin a sus temores. Su sincera preocupación la hizo sonreír de nuevo y la hubiese abrazado de no tener la ropa manchada de sangre, no quería manchar a su amiga.

-Estoy bien, la sangre no es mía. Han sido ellos otra vez Alanna, los hombres del puño rojo.- Níniel iba a soltar toda la historia y a evocar los recuerdos del primer encuentro entre la peliblanca y la guardia cuando Alanna la dejó con la palabra en la boca y se alejó para hablar con el teniente y traerle algo de comida y agua a la elfa. Agradecida bebió del agua pero no tocó la comida, era de mala educación hablar con la boca llena, incluso con hambre. Una vez saciada la sed les explicó a Alanna y a su padre la historia que los guardias cercanos ya habían oído varias veces.
Les habló de cómo había despertado en las celdas, de cómo allí se había encontrado con unos conocidos, aunque no dio detalles sobre ellos, y cómo habían conseguido escapar. Les habló del puño rojo y le indicó a Alanna que era el mismo emblema de los atacantes de la caravana en el bosque. Les habló de los fragmentos, de nuevo insistiendo en que Alanna ya sabía sobre aquel que aferraba el cuerpo sin vida del brujo al que se enfrentaron en Sandorai, y lo que sabía sobre ellos. Les mostró y entregó el papel con el dibujo de un templo, el símbolo, las extrañas combinaciones de números y letras y la palabra "Resurreción" allí escrita. Para acabar dijo que sus acompañantes en la huida habían escapado por miedo, para evitar así cualquier referencia a que sus pequeños amigos no hacían buenas migas con los guardias y que no tenía explicación para la misteriosa desaparición de la mujer de rojo, pero las manchas de sangre eran testigo mudo de que realmente en la zona había habido una lucha a muerte.

Sabía que Alanna la creería, ella ya se había enfrentado al puño rojo, ya había visto como había luchado aquel brujo contra ellos y como incluso tras la muerte aferraba uno de los fragmentos, pero podía ver un gesto en el rostro del teniente de la guardia. Se hacía cargo, ella tampoco se creería una historia así si mas. Sin embargo el hombre preguntó de nuevo por los fragmentos y describió uno de ellos a la perfección. Níniel enseguida asintió, era uno de los tres que llevaba en la cajita la dama de rojo.

-Era uno de los tres, otro era el que tomé del cuerpo del brujo muerto en el bosque, el tercero no sé de dónde lo sacaría. Espero que fuese de donde fuese no le hayan hecho daño a nadie...Por los dioses. Esta gente es peligrosa-

Esperaba que así lo viera el oficial, Níniel dormiría mas tranquila sabiendo que la guardia iba a ocuparse del asunto de forma activa, viendo que no era ningún asunto menor que dejar aparcado sin mas. En ese momento se escucha el ruido de porcelana rompiéndose contra el suelo y a una señal unos guardias van a ver lo que ocurre. Es el segundo ruido o visión de algo que alerta a los hombres, sería estúpido culpar a un gato de ambas alertas...
Cuando los guardias regresan lo hacen llevando en volandas al pequeño Chimar.

Níniel disimula, hace como si no le conociera, tratando de desvincularlo del asunto aunque quizá su presencia allí ya le hubiese metido en un lío. Sin duda los guardias no tendrían miramientos con un pequeño que se hubiese colado en la zona rica del cementerio, y si supiese algo del asunto de la elfa, los fragmentos y el puño rojo se lo sacarían a las malas, pero como el teniente estaba allí, la decisión era suya.

-Señor, hemos atrapado a esta rata entre las tumbas, ¿Qué hacemos con él?-

Spoiler:
OFF: Alanna, para no poner aquí toooodo lo ocurrido, puedes revisar el tema anterior aquí: http://aerandir.foroes.org/t5618-prisioneros-en-las-tinieblas-interpretativo-libre-2-2-cerrado
avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Alanna Delteria el Dom Jun 14 2015, 00:48

Alanna se agachó junto a Niniel y escuchó su historia con atención bajo la atenta mirada del teniente, el alivio la recorrió al saber que la sangre no era suya, pero claro, eso quería decir que se habia metido en otro lío, aunque sabía que ella nunca mataría a nadie, al fin y al cabo, eran muy distintas. A Alanna le encantaría ser como Niniel, tan pacifica, madura, responsable e inalterable, y que, además, podía curar a la gente con sus manos, ella solo sabía herir y salir herida.

Suspiró al ver que la chica unicamente tomaba el agua, estaba pálida, es decir, la chica tenía la piel de porcelana, ahora estaba empapada en sangre, pero se veía más palida, casi amarillenta, con ceño fruncido escuchó como Niniel, claramente molesta popr las acciones de los guardias, explicaba los sucesos, de las catacumbas, no, otra vez esas cosas no, qué demonios sucedía y ¿por qué el teniente sabía de ellas?

- Un moneto, Teniente, ¿usted lo sabía?

El hombre iba a responder cuando el sonido de un jarrón rompiendose llamó la atención de todos los presentes y unos guardias llevaron hasta ellos a un niño, era pequeño, y llevaba una ballesta en el brazo, al igual que Niniel, tenía manchas de sangre, la impasividad de la elfa la hizo sospechar y mientras todos se acercaban a ver al niño, Alanna, más pícara que los otros soldados, se agachó junto a Niniel y le dijo sin rodeos:

- Lo conoces.- afirmó sin necesidad de respuesta, miró a Niniel y sonrió para calmarla.- tranquila me ocuparé yo, algo me dice que el pequeño arquero ha tenido mucho que ver en lo que te ha pasado, ¿me equivoco?- se levantó dandole a la elfa una palmadita en el hombro, cuando pudieran salir de allí la llevaría a su casa a que pudiera cambiars,e, ir llena de sangre no era agradable, Alanna lo sabía bien.

Se acercó a los guardias y susurró al teniente al oido pidiendo ocuparse ella, escudandose en que los niños confiaban más en las mujeres, cuando el hombre accedió, empezó a acercarse al resto de soldados.
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Demian el Dom Jun 14 2015, 01:37


El ruido del jarrón quebrándose vino a cambiarlo todo. ¡Maldita sea Chimar!, pensó cuando vio lo que pasaba. Su amigo estaba en problemas y no tenía ilusiones ni nada parecido para librarse. Las cosas empeoraban y rechinó sus dientes cuando arrastraban a su amigo como a un criminal peligroso. Sentía unas ganas enormes de que sus dagas probaran sangre nuevamente, pero sabía que debía ser cuidadoso, aquello podía terminar peor que en la golpiza que la guardia les tenía prometida hacía tanto tiempo. Se acercó con cautela.

-Señor, estoy seguro que ese es uno de los niños que anda robando en el mercado, ¿le damos una golpiza para que aprenda? -propuso alegremente uno de ellos.

Notó que Alanna parecía intervenir y, luego de hablar con el que parecía al mando, se acercaba a Chimar justo cuando uno de los soldados parecía a punto de darle una buena bofetada. Era su oportunidad, todos tenían su atención puesta en Chimar y el de más rango acababa de quedar solo, desprotegido. Se movió con soltura, aún oculto por su magia, hasta pararse detrás de él. Entonces apareció.

-Nadie mueva un puto músculo -dijo Demian con la voz más decidida que fue capaz de articular.

Acababa de aparecer, como salido de la nada, como materializado desde el mismo aire. Estaba detrás del teniente, pero una de sus manos se asomaba, una que cargaba una daga y apuntaba directamente a la zona de la ingle. La otra estaba por la espalda, apoyada con una ligera presión sobre la zona donde se encontraría el riñón izquierdo.

-Si alguien da siquiera un paso les mostraré cuánta sangre corre por esta zona, pero una pista, es mucha... mucha... y duele que no se imaginan -sonaba decidido, a pesar del tono infantil de su voz- sólo dejen ir al chico y aquí no ha pasado nada.

Se quedó mirando fijo, intentando ignorar el hecho de que Alanna estaba allí, no tenía tiempo de momento para saludos. Notó entonces que uno de los guardias acercaba su mano a su espada y presionó un poco la daga de la espalda, haciendo que el hombre mayor emitiera un quejido. El soldado supo que el niño no jugaba y retiró su mano. El ambiente estaba tan tenso que podía cortarse el aire con un cuchillo.

-Alanna -dijo sin mirarla directamente- tú sabes de lo que soy capaz, díselos, soy capaz de matarlo y lo sabes... ¡díselos!, diles que dejen ir a mi amigo.

Había un pequeño dejo de desesperación en su voz, pero era claro que no se quebraría tan fácilmente y que lo haría, podían tener por seguro que lo haría si forzaban su mano a ello. El hecho de que tanto él como sus dagas estuvieran manchados en sangre sólo ayudaba a que se entendiera el mensaje.
Demian
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1126
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Chimar el Dom Jun 14 2015, 05:18

Ahora estaba atrapado en problemas de los buenos, no solo le cargaban ser entrometido si no que además algún baboso le reconoció de sus “operaciones” en el mercado por lo que es fácil deducir que pasara, paliza. Solo puede esperar que no sean demasiado duros y que los golpes sanen en una semana. Algunas veces es tan molesto ser pequeño por lo poco que se puede hacer en casos como este.

Níniel finge no conocerle y es lo mejor para evitar problemas mayores, claro que hubiera sido más satisfactorio ¡¡largarse de allí en primer lugar!! Pero no se puede ganar todas ¿o sí?, la guardia que parece ser amiga de la elfa se le acerca al joven denotando cierta empatía. Chimar le mira con discreción mientras dicha mujer persuade a sus colegas para dejarle comunicarse ¿los niños confían más en las mujeres?, Claro pues ese género no se desquita golpeando cosas. Le dejaron avanzar pero antes de articular palabra paso algo bastante inesperado.


Mierda…

Demian entra en la escena con su característica sutileza ¿Qué mejor forma de demostrar un punto que amenazando con castrar al ¡¡jodido oficial de más rango!!? Chimar pone los ojos como platos mientras se lleva la mano violentamente hasta la cabeza, su hermano les acaba de poner en el punto de mira por meses. El brujo parece conocer a la oficial de nombre Alanna pero eso no le hace desistir en sus intentos “médicos”.

Si chicos… es mejor no hacerle molestar.

Dice para darle un toque más teatral a la situación. Lo bueno es que le sueltan el hombro y recupera plena libertad, ya con una movilidad completa se pone detrás de su amigo mientras coloca su ballesta en posición de ataque. Es claro lo que deben hacer, a penas suelten a su “victima” tienen que salir corriendo hasta atravesar la ciudad dos veces, luego de despistar a sus perseguidores será necesario mantener bajo perfil por al menos un mes.


Gracias hermano.

Susurra con moderación pues sabe que fue un error propio, ya le debe una grande a su compañero que seguro deberá pagarle con creces más adelante. Es mejor no poner a prueba la paciencia de los casi ocho guardias allí adelante por lo que se prepara para salir corriendo en cualquier momento. Ya Níniel está en buenas manos así que su deuda moral esta saldada, seguro la encontraran más adelante en una situación igual de extraña.

Solo di la palabra…

Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 729
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Dom Jun 14 2015, 23:54

Hubiese sido mucho pedir que nadie asociara a Chimar con ella y con todo aquél peliagudo asunto. Níniel no sabía por qué seguía el pequeño inventor por el lugar cuando supuéstamente él y Demian se habían largado para poner tierra de por medio con todo aquello y con la guardia. Habían expresado su voluntad de marcharse de allí tan rápido como les permitieran sus piernas, incluso la habían tomado por tonta por su decisión de quedarse allí y confiar en los humanos. ¿Por qué había vuelto? ¿Acaso temían por ella?. Fuese por el motivo que fuese a Alanna no se le escapó que el pequeño niño de la ballesta y la peliblanca se conocían, seguro que tampoco se le había escapado que debía de ser uno de los "Amigos", que la elfa había mencionado en su relato de lo sucedido. Por si aquello fuese poco un guardia lo reconoció como un ladrón, dejando al pequeño en una situación peliaguda.

Aquello preocupaba a Níniel que, viendo como su intento de hacerse la tonta no había dado resultado, se permitió exteriorizar su malestar por la tesitura de su amigo y trató de defenderle.

-Si, lo conozco, me ayudó a escapar, nos ayudamos mútuamene a escapar de esos malnacidos del puño rojo. Por eso está manchado de sangre como yo.-
Aquello podría exculparlo de algunas sospechas pero por desgracia no de ser un ladrón. Y eso no era lo único que perturbaba las ideas de la joven elfa. Si Chimar rondaba aún por el lugar, Demian no andaría muy lejos y no se tomaría la captura de su "hermano" muy bien. Níniel temía que hiciera alguna estupidez, a esos muchachos se les evaporaba la razón y el sentido común cuando otro de los suyos estaba en peligro, la peliblanca lo sabía de sobra a pesar del poco tiempo que hacía desde que los conocía.
-Hemos pasado por una situación muy angustiosa, y de hecho se podría decir que hemos prestado un gran servicio a la ciudad al escapar e informar de todo a la guardia...Quizá eso merezca un poco de ...-

Iba a decir de mano izquierda con el tema de los robos del pequeño Chimar, aunque eso supusiera en cierto modo que no veía las actividades delictivas del inventor como algo malo, o al menos no algo tan tan malo, pero no pudo acabar la frase. Sus peores temores se hicieron realidad e incluso fueron excedidos por la reacción de un Demian, que sin duda usando su magia, se había colocado tras el oficial de la guardia y padrastro de Alanna y le amenazaba de muerte colocando sus dagas en los puntos vitales mas importantes del humano a los que tenía acceso con su menuda estatura.
En ese momento, cualquier atisbo de empatía de los guardias allí presentes se esfumó y en sus rostros se dibujó un odio sin límites, llevaron sus manos a las empuñaduras de sus armas y apretaron los dientes mirando a Demian. Si el brujo fallaba, si algo salía mal, si vacilaba, aquello no se saldaría con unos golpes y unos días en el calabozo, los guardias lo matarían sin miramientos aunque fuese solo un niño, y quizá también a Chimar, puede que incluso a Níniel por tratar de defenderlo. ¿No se daba cuenta de que actuar así hace que las cosas empeoren en vez de mejorar?. Las palabras de desafío de ambos muchachos, no hicieron si no aumentar la rabia de los guardias. Además el ilusionista interpeló a Alanna por su nombre. ¿Se conocían?. ¿Alanna había perseguido a Demian o a los gorriones?.
Níniel hubiese querido decir algo, interpelar a todos a calmarse, llegar a algún acuerdo, pero solo era una elfa, no tenía ni voz ni voto allí, de hecho, técnicamente, seguía siendo una "prisionera" hasta que se aclarase el asunto, y el asunto lejos de aclararse se enturbiaba más.

Tras unos tensos segundos, el guardia que sujeta a Chimar lo suelta y este se reúne con su amigo y apunta a los guardias que siguen sin moverse por respeto a la vida de su apreciado superior. Oficialmente los gorriones han pasado de ladrones a otra cosa...Incluso aunque lograsen escapar del lugar, cosa que estaba por ver, verían el filo del hacha del verdugo pendiendo sobre sus cabezas como nunca habrían experimentado como simples ladrones callejeros.
Solo un milagro podría hacer que aquello acabara bien para todos.
avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Alanna Delteria el Lun Jun 15 2015, 00:35

Todo sucedió con rapidez, cuando La Gata se acercó a que soltasen al chico, de la nada un nuevo niño salió amenzando al teniente, y no era un niño cualquiera, era Demian, llevaba semanas sin verlo, y se lo reencontraba en esa situación. ¿Es qué se había vuelto loco? Amenazar al teniente... y ordenarla a ella que mandase que soltasen al chiquillo, no sabía el lío en que se estaba metiendo.

Con un movimiento de su mano hizo que soltaran al otro chiquillo que se unió a Demian, amenazandolos. Alanna dio un suspiro, sabedora de que el teniente, lejos de estar asustado, se reía infinitamente por dentro, su padrastro adoraba a los niños, y jugar con ellos, ella misma había sufrido las consecuencias de amenazarlo durante sus entrenamientos. Avanzó unos pasos, despacio, y dijo apelando a su condición de hijastra:

- Padre, deje de jugar con ellos, que acabaran creyendose que está asustado, y miré, van llenos de sangre, más que un castigo, ahora necesitan nuestra ayuda. Somos la guardia de lunargenta, nos urge más capturar a unos asesinos que, según dice el soldado, a unos ladrones, es más si quieren, yo misma me ocuparé de ellos. Pero no olvidemos que son niños.


Se había ido acercando a Demian a medida que hablaba y, finalmente, se acucliyó a su lado sacando un pañuelo.

- Sal de ahí detrás ya mismo y ven aquí que te limpie la cara.- lo riñó.- me parece increible, te dejamos solo un par de días ¿y ya montas un grupo de niños ladrones? y, para colmo te manchas de sangre, como te hayas hecho daño te enteras brujito, no puedo estar preocupandome porque estés bien siempre.- riñó mientras le limpiaba la cara. Su padrastro, confiando en la chica, se había retirado para volver junto a la elfa y seguir con sus preguntas con total calma.- Ya te vale brujito, eres un niño, ¿crees que puedes ir por ahí haciendo estas cosas? ¿Qué te dije? que disfrutases de ser niño, me parece bien que hagas trastadas, ¿pero robar? y seguro que casi te matan, ¿te crees que es normal? Acabaré levandote con un arnés a mi lado para que no te metas en líos - se giró al otro chico- Y ven aquí tu también- ordenó en tono severo, se levantó para mirarlos desde arriba.- ¿se puede saber que se os pasa por la cabeza? No se roba.- les dio a cada uno un coscorrón, flojito, en la cabeza. Los guardias la miraban desde atrás, al igual que su padrastro, que reía disimuladamente por su forma de tratarlos, con cara de estupefactos.- Ahora mismo vais a disculparos, y tu, Dem, también vas a pedir perdon al teniente, sin rechistar.- entonces le vino algo que no había hecho aun a la cabeza.- Oh, si, y antes.- volvió a agacharse frente al brujito, esta vez dandole una sonrisa.- Me alegro de volver a verte, peque.- le revolvió el pelo y le dio un abrazo al niño.- venga, id a disculparos, el teniente es bueno, no os hará nada. Cuando seais buenos os daremos algo de comer y de beber y escucharemos que ha pasado, ¿vale?- cambió de nuevo al tono serio.- pero no podeis robar, ¿entendido?

Se acercó al teniente con mirada seria y esperó a que los chiquillos hicieran caso, miró a Demian con una ceja enarcada, mirando las dagas, para que el niño las guardase y luego se dirigió a pedir la comida de los chiquillos, un guardia, mirandola incredulo, asintió y se fue a cuplir el pedido. Luego, la chica, volvió al instante para sentarse junto a Niniel y escuchar lo que ambos niños debían decir.
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Demian el Lun Jun 15 2015, 01:16


El momento era tenso y las manos del pequeño brujo estaban firmes sobre sus armas. No importaba quién fueras, una daga cargada contra tus interiores podía ser el fin de cualquiera y eso le daba seguridad. ¿Tendría que hacerlo?, algo era seguro, no deseaba hacerlo, quería que simplemente le dieran a su amigo y largarse. Su objetivo pareció cumplirse, Chimar avanzaba al fin libre y Demian estaría con una enorme sonrisa en ese momento si no fuera porque debía mantener su concentración al máximo. El punto más difícil sería soltarle, en ese instante debía ser rápido, alejarse de inmediato, pues nada impediría al soldado intentar atacarle.

-Ve primero, Chim -dijo a su amigo.

Iba a comenzar a contar en su cabeza, darle unos segundos a Chimar de ganar distancia, pero entonces vio que Alanna iba directamente hacia él. ¿Qué pretendía?, ¿por qué?... ¿debía huir de inmediato?. No alcanzó a hacerlo, la actitud tan relajada de ella le desconcertó y pronto estuvo directamente sobre él. Le habló con tono firme, ordenándole salir.

Sin saber muy bien cómo, se encontró a sí mismo bajando los brazos mientras ella le limpiaba la cara, manchada de sangre seca. A decir verdad no tenía nada contra ella y valoraba cómo lo había tratado allá en el norte, pero tampoco era alguien tan especial en su vida, en especial para recibir un regaño... ¿por qué entonces no le contestaba?. Incluso había dejado ir al teniente casi sin darse cuenta.

La verdad es que lo sabía, en el fondo lo sabía. En el templo era apenas un pequeño y le debía total obediencia a su maestro y sus superiores, quienes tenían una férrea disciplina. El mínimo error era merecedor de algún castigo y el autocontrol era esencial. Jamás hubiera siquiera pensado en contestarle a su maestro cuando le regañaba. Era lo que sabía hacer. Bajó un poco los ojos y la cabeza, mirando a un punto fijo en algún lugar del suelo sin importancia, mientras apretaba ligeramente sus labios.

El coscorrón, a pesar de no ser duro, le sacó de sus pensamientos. Iba a protestar, decir algo, a pesar de que no se le ocurría muy bien qué. Aunque sonara ridículo, no sabía cómo contestar, pero iba a hacerlo, hasta que ella le dio un abrazo. Claro, ¿primero le regañaba y luego le abrazaba?, ¿es que acaso no se decidía?. Realmente hubiera preferido un castigo, aquel abrazo luego del regaño era como si se tratara de un niño pequeño, el hecho de llamarle peque sólo acentuaba la connotación.

Se alejó unos pasos de Alanna hacia el teniente, pero no iba a disculparse. Habían tomado a su amigo por la fuerza, no tenía nada de qué pedir perdón. Suspiró lentamente y miró fijo al viejo.

-Me durmieron con algo, no se con qué, algún dardo, me imagino... al parecer le hicieron lo mismo a mi amigo... lo siguiente que supimos es que estábamos encerrados en unas celdas oscuras -contó- una mujer nos amenazó con torturarnos, por un momento de verdad pensé que iban a hacerlo, pero luego la mujer se fue... el grandullón que la acompañaba nos iba a hacer daño, pero logré... tuve que matarle, era él o yo... creo que alcancé a herir a la mujer, pero arrancó.

Era mejor no contar que todo había empezado por robarle, justamente, a dicho teniente, aunque no era fácil ocultar el hecho. Guardó sus dagas en sus fundas.

-Somos niños de la calle, a veces uno tiene que hacer cosas para comer, pero no somos el real peligro aquí, esos sujetos capturan gente, la meten en celdas y las torturan con quién sabe qué brutalidades, no somos el real peligro, ellos lo son... y ustedes gastan tiempo y energía en tenernos retenidos mientras ellos escapan.
Demian
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1126
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Chimar el Lun Jun 15 2015, 04:30

Parece existir una esperanza de escapar pues en teoría tienen la iniciativa. Cierta ansiedad perturba a Chimar quien espera el más mínimo gesto para salir a toda velocidad sin detenerse hasta caer casi muerto “literalmente”. Los guardias parecen estar llenos de ira con la situación al punto de que si les ponen las manos encima pueden incluso matarles, acaban de escalar demasiado el rango criminal en este momento.

Bien nos vemos del otro lado.


Murmura a su hermano listo para tomar la carrera, hubiera partido de no ser porque aquella guardia llamada Alanna se le acerca despreocupada al brujo. Chimar le mira con cara de asombro pues Demian no reacciona, incluso cuando le trata como a un niño. Es la primera vez que ve a su compañero dejarse manejar de esa forma sin chistar, tal es la sorpresa que se cohíbe de huir solo para detallar mas esa escena.


Si…. Si señorita….

Dice a la petición de la mujer sin entender muy bien porque obedece, una vez a punto de contacto recibe cierto golpe leve en la cabeza lo que ocasiona un gesto de desagrado y varias miradas interrogantes. Le recuerda de muchas formas a su padre, por alguna razón le hace sentir como un mocoso cosa que lo confunde demasiado, lleva desde que inicio su orfandad sin experimentar tales sensaciones.

A pesar de lo irracional del comportamiento les ofrece una salida más cómoda que correr. Chimar detalla al Teniente y nota que dicho individuo ha superado bastante rápido su temor inicial ¿Qué rayos está pasando? ¿No deberían estar persiguiéndoles ya?, parece que es demasiado anormal ser tratado como niño después de todo lo vivido pero aunque no lo crea sigue siendo uno con todas las de la ley.


Yo…. Lo siento…

Expresa con la mirada baja rehuyendo los ojos del oficial. Lo hace en parte porque es lo correcto pero la razón que toma más peso es que tiene hambre y prometieron comida por el gesto, cabizbajo escucha la respuesta de su amigo quien obvia la disculpa pasando directamente a los hechos. Nada raro si tienes en cuenta su orgullo testarudo, en realidad el mago no se siente muy a gusto con ningún adulto.


Si…. Es cierto, esos tipos ¡¡son peligrosos!! ¡¡Deben hacer algo!!


Agrega con cierto nerviosismo aunque ya la historia este contada, no cree necesario adaptar mas palabras al testimonio pues entre los otros dos testigos tienen la trama completa. A este paso los demás uniformados se habían calmado y espera que no cambien su actitud más adelante, después de todo ellos no son los malos en el cuento aunque sea difícil de creer, solo son gente con muy mala suerte. Se lleva la mano al estomago para controlar cierto gruñido mientras masculla.

Que hambre….
Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 729
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Mar Jun 16 2015, 00:25

Níniel, a pesar de tener algo de trato con Demian, se quedó totalmente perpleja por el rumbo de los acontecimientos. Cuando todo parecía a punto de acabar de la peor forma posible y tan solo acercándose, la humana consiguió que el chico dejara libre al teniente y que bajara sus armas. Casi parecía mentira y fue evidente que aquello no se lo esperaban ni los demás guardias que no reaccionaron tampoco, absortos con las palabras de "La gata" y el modo en el que, casi como si tuviera el don de alguna extraña magia, dominó a los pequeños y los riñó como si fueran unos críos cualesquiera que se habían manchado la ropa jugando. Cuando el teniente se acercó a ella y trató de retomar la conversación por donde la habían dejado antes de las interrupciones de los chicos como si tal cosa, no hizo si no aumentar la sensación de haber despertado de un sueño y de haber visto cosas que en realidad no habían pasado.

Pero habían pasado, por suerte. Los guardias seguían tensos aunque al menos ya no parecían a punto de lanzarse a morder. El teniente se ocupó de que la tensión de sus hombres se desvaneciera del todo ordenándoles permanecer a cierta distancia, aunque también mando a algunos de ellos a ver qué tal le iba al grupo que ya se había adentrado en los túneles. Menos guardias hacían que la situación se destensara un poco y el teniente escuchó la historia de Demian y las palabras de Chimar, todo venía a corroborar la misma historia de la elfa.

-Ya veo, os creo, supongo que podemos pasar ciertos asuntos menores por el momento en pos de centrarnos en esos sujetos. He dicho por el momento, no os penséis que tenéis el perdón real ni nada parecido pillastres- El hombre sonrió de manera afable y despeinó a los dos chicos a la vez al alborotarles la cabeza como haría un padre o un abuelo con sus hijos o nietos. Al notar las expresiones de los chicos rió sonoramente. - No pongáis esa cara, me recordáis a Alanna de pequeña- Sin ton ni son alborotó el pelo también a su hijastra a pesar de ser adulta haciendo que Níniel soltara una risita, lo cual la puso también en el punto de mira del teniente.
Un hombre muy afectivo sin duda, pensó la elfa tratando de recolocarse el blanco cabello sintiendo que no debía replicar a aquel hombre a pesar de que seguramente casi le doblaba en edad y tratando de mantener la dignidad.

-Pongámonos serios, si estos sujetos están dispuestos a tanto por esas piezas, tienen que valer para algo o ser valiosas para alguien. Pondré a mis hombres a investigar. Alanna, llévales a casa y que se limpien y se cambien. A ver si encuentras algo en los armarios que les sirva a los chicos.- Por si alguien tenía algo que objetar el teniente puntualizó. - Por el momento estáis todos bajo la autoridad de Alanna, quizá penséis que es como si os mantuviera prisioneros pero es por vuestro bien. Alanna, cuando hayáis acabado, entrégale el dibujo de la señorita Thenidiel al cuartel, que el capitán lo vea. Yo me quedaré aquí a ver que encontramos-

Con aire marcial el padrastro de Alanna dio por acabada la conversación y se centró en su tarea, dejando a los tres al cargo de la joven guardia. Una vez que emprendieron el camino y estaban lo bastante lejos para que los guardias no la oyesen, la elfa no pudo evitar preguntarle a Demian:

-Por los dioses ¿En que estabas pensando?. Casi haces que nos maten a todos...¿No se suponía que ibais a alejaros del cementerio?. Amenazar a un teniente...Y al padre de Alanna...Casi me da algo. Menos mal que estaba Alanna si no...-


avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Alanna Delteria el Mar Jun 16 2015, 01:10

A pesar de que Demian no se disculpó, narró una historia similar a la de Niniel, añadiendo algo que la propia Alanna había dicho antes, que no servía de nada perseguir ladrones cuando había una secta entera dando vueltas por ahi y ausando estragos. El teniente, afable como era, escuchó la historia y despeinó a los niños haciendo referencia a Alanna, que, de pequeña, había hecho más de una travesura. Con esto y el tierno gesto de despeinarla, sonrojó a la chica. Nunca se acostumbraría a esas sencillas expresiones de afecto.

Lo cierto es que, antes, era más frío con ella, tal vez porque ella misma intentaba matenerse alejada hasta acabar con sus problemas, tal vez porque no se sentía parte de su familia realmente, pero el caso es que, tras lo sucedido con Paul, su padrastro se habia vuelto más cercano y afable, más como un padre que como un teniente. se volvió a peinar y, en seguida, se cuadró para escuchar las ordenes que le daba. Confiaba en ella para llevar a los niños y a Niniel a descansar un poco. La chica sonrió agradecida, ella no era una guardia con ellos, era una amiga, y su bien estar antes que por la informacion.

- Gracias teniente.-
sonrió antes de girarse hacia los caballos. El teniente no tendría problemas de conseguir un caballo para él.- Venid conmigo, iremos a mi casa a que podais descansar y os haré algo de comer, debeis estar hambrientos.- sonrió tomando las riendas del caballo.- Nin, tu puedes tomar ese, lleva al pequeño que se ha disculpado y yo llevaré a este trasto.- comentó la chica señalando a Dem.

Subidos ya en os caballos, en silencio, Alanna encabezaba la marcha con Demian delante suyo, escuchó como Niniel le regañaba por sus acciones. Salían ya del cementerio cuando Alanna volvió a hablar:

- Chicos, de verdad, debeis tener mucho cuidado, si no hubiera estado allí y si el teniente no tuviera esa personalidad tan alocada, solo los dioses saben que podía haber sucedido. No podeis lanzaros a amenazar a cualquiera así como así, no sabeis lo peligrosos que pueden ser algunos guardias, no todos son como yo. Peque,-
se giró al chico que iba junto a Niniel.- siento que te hayan dado ese tirón, son demasiado bestias. Pero no os arriesgueis tanto, es peligroso y aunque no os guste, seguis siendo niños.- dijo con preocupación.- en lugar de hacer estas cosas, deberíais estar jugando. Dem, al separarnos te dije que, si necesitabas ayuda estando en lunargenta, preguntases por mi, debise haberlo hecho, y lo sabes- dijo con suavidad al niño.

Ya estaban llegando a la puerta de la casa de Alanna, la chica bajo del caballo y ayudo al pequeño a llegar al suelo para, después, ató la montura en el poste de la entrada y abrió la puerta entrando ella y dejandolos pasar antes de cerrar:

- Pasad y sentaos, allí teneis un baño, pasad y aseaos,-
señaló una puerta al fondo- ahora os saco algo de ropa, creo que debo tener aun algo de cuando era pequeña para vosotros.- pensó mientras cerraba la puerta y se acercaba al armario, lo abrió y, tras rebuscar, encontró algunos de sus pantalones, camisas y casacas de cuando era niña- Tomad, creo que os vendrán, las llevaba yo a los quince años, pero siempre he sido bastante bajita y delgaducha, así que creo que será vuestra talla, sois más altos de lo que era yo a vuestra edad.- luego se levantó y rebuscó entre su ropa actual, miró a la elfa un segundo, m... parecía que Niniel tenía un poco más de pecho que ella y también algo más de trasero, pero no demasiado, ¿no?, ¿tal vez le incomodara la ropa muy ajustada? Bueno, le sacaría algo cómodo.- Toma, con esto te será facil moverte, además no es demasiado ajustado para que tengas más libertad de movimiento.- sonrió ella- ahora os haré algo de comer, cuando salgais estará todo listo.

Se dirigió a la cocina, arremangó sus mangas y abrió la despensa. Comenzó a cocinar y dejó la fruta, el pan y el queso sobre la mesa para que fuesen picando algo, deb´ian tener hambre. Cuando estuvo listo lo sirvió en la mesa, se puso un vaso de agua y llenó el de los otros para, tras dar un trago, preguntar:

- ¿Y bien? ¿alguna teoría?-
preguntó con una pequeña sonrisa tamborileando los dedos sobre la mesa.
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Demian el Mar Jun 16 2015, 02:06


El teniente se acercó y pronunció unas palabras que sonaban a amenaza. "No quiero tu perdón, viejo, como salga de aquí no me vuelves a ver la sombra", dijo para sus adentros, pero se mantuvo tranquilo. Incluso cuando el sujeto le revolvió el pelo contestó con una pequeña sonrisa. Hasta un niño pequeño habría notado que la sonrisa era más falsa que un bistec de unicornio, pero allí estaba, no podían acusarlo de hostil.

Todo aquello le resultaba incómodo, a decir verdad, su maestro mostraba las mismas habilidades para expresar afecto que un pez, pero de a poco entendía que las personas solían hacer esas cosas y que despeinar no era una agresión, sino de alguna manera se suponía que era agradable. Ahora, lo más extraño es que aquel sujeto hiciera lo mismo con Alanna.

Una vez puestos bajo la autoridad de la guardia se separaron un poco de los otros soldados y Níniel comenzó a darle una nueva bronca. ¿Que no había recibido ya suficientes?. A pesar de tener ganas de reclamar su aprendizaje férreo le condicionaba a bajar la cabeza y soportarla en silencio. Tenía ganas de decirle que era por su amigo, que la guardia les tenía prometidas cosas horribles, pero se contuvo.

Subió al caballo con Alanna, luego de ser llamado de manera despectiva. "Vale, vale, la he cagado", se dijo para sí. Algo le decía que el camino arriba de ese caballo iba a ser una larga sesión de regaños, por lo que suspiró profundo y trató de obligarse a mantener la calma. No tardó en llegar un segundo regaño, aunque el tono parecía ir cediendo. Después de todo parecía sí funcionar el quedarse callado cuando alguien te regaña.

Llegaron a la casa y Alanna lo ayudó a bajar del caballo. No reclamó, en esos momentos era como un dócil perrito. Entraron y pronto la humana les indicó un baño para asearse. Entró y procedió a remover las manchas de sangre principalmente. Para suerte la mayor parte estaba en los brazos, aunque también debió remover algo más que sólo sangre, siendo sincero debía reconocer que en La Ratonera no imperaba precisamente la pulcritud y el concepto de aseo para Demian era principalmente ir a nadar. Al final hizo un buen trabajo, que hasta parecía un niño más, como cualquier otro. Debía reconocer que si le quitaban las dagas y la sangre no intimidaba ni a una anciana.

Al salir Alanna buscaba entre unas cosas aparentemente viejas, mostrando unas ropas que, si bien no lucían tan mal, declaró como suyas... de una chica. No sólo Demian era bastante pequeñito, más que la mayoría de los niños de su edad, ¡sino que incluso era más pequeño que Chimar!. Aunque le costara admitirlo, era más pequeño que su amigo, teniendo un año más que él. Eso sin considerar que tenía menos carne que un gorrión.

-Espera... no me pondré ropas de una chica... digo, gracias por el ofrecimiento y todo, pero así estoy bien -dijo procurando ofrecerle una sonrisa a Alanna.

Entonces vio una oportunidad aún mejor de sacar la atención de sí cuando Alanna mencionó algo sobre que la ropa era suelta para Níniel y sonrió, probablemente la primera sonrisa auténtica desde el cementerio, aunque era una expresión pícara.

-No te vendría mal bajar unos kilos, ¿eh, Níniel?.

Sabía que jugaba con fuego, pero realmente no quería usar ropa de chica, mucho menos de Alanna, y luego de todo lo ocurrido sospechaba que no haría mal algo de distensión en el ambiente luego de lo ocurrido. ¿Qué tan mal podía tomarse la broma?... a decir verdad, Demian nunca había sido muy bueno con las bromas.
Demian
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1126
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Chimar el Mar Jun 16 2015, 08:30

A decir verdad Chimar se esperaba otro golpe por parte del Teniente por lo que cuando recibió un gesto afectivo se sintió confundido ¿acaso los guaridas olvidaron su tosquedad?, ya profundizara mas en el tema futuramente. Lo cierto es que no le importaría que los uniformados se comportaran de esa forma siempre pero sabe que sería mucho pedir, esta conducta entra más en el rango de “cosas aleatorias irrepetibles”.

Dejan al par de pequeños y su compañera elfa bajo el cuidado de Alanna mientras el resto de guardias maneja la situación en el cementerio. Al parecer les llevaran a un lugar seguro para recuperar lo “civilizado”, en realidad lejos del hambre el pequeño inventor no tiene ningún otro problema notable gritando por atención, se puede decir que en la pequeña situación demencial tuvieron suerte.

Irán a caballo por lo que Chimar comparte una bestia junto a Níniel quien lleva las riendas, vale destacar que pocas veces a montado así que es algo inexperto en el tema. No puede evitar ver como todo el mundo parece sermonear a Demian, resulta algo divertido si no se le da muchas vueltas ver a su hermano siendo tratado como un niño pequeño, a todos les llega el momento como dicen.


Si…. Tiene razón señorita.


El joven científico también se lleva una parte del regaño pero se le puede considerar mucho más leve, a veces disculparse tiene sus ventajas. Indiferentemente lo que dice Alanna tiene sentido, están llamando mucho la atención así que es hora de realizar las operaciones con mas sigilo. Deben aprenderle su discreción a Ratita antes de que terminen tras las rejas o en el cadalso, esa será la meta de la próxima semana.

Llegan hasta una modesta casa en donde son invitados a pasar. El niño le sonríe a su compañera elfa como agradecimiento por llevarlo y ayudarle a desmontar, ingresan con tranquilidad mientras son instruidos de lo que deben hacer. Resulta cómodo volver a ver un baño con todas las de la ley, aunque Chimar esta construyendo uno en la ratonera aun le faltan varias partes puntuales para poder funcionar.


Nada de robar Dem.


Dice en susurros a corta distancia de su hermano, no pueden permitirse morder una mano aliada. Aquel brujo toma la primera ronda en el baño y una vez sale más presentable ingresa el intelectual. Limpia su cara de cualquier rastro de sangre ocasionado por los cabezazos en la cripta, su camisa esta algo manchada del molesto fluido pero lo puede dejar pasar. Una vez se refresca deja libre el lavado.

No gracias…. Mi padre me enseño lo de las flores y las abejas….

Hay una regla bien estipulada que dice que los niños y niñas usan ropas diferentes, aunque las prendas de Alanna parecen ser algo masculinas no piensa quebrantar la “sagrada ley”. No tiene muy claro el porqué de tanto alboroto pero sabe que es mal visto así que solo seguirá la corriente social esta vez, además apenas tiene unas pequeñas manchas de sangre no es que este empapado, Demian lleva más encima.


En teoría ya que no tenemos fragmentos dejamos de ser su objetivo ¿no?

Responde a la interrogante de la guardia, posteriormente no aguanta el hambre y comienza a comer algo de pan con queso, está bastante bueno por lo que arrasa gran cantidad. Sus modales son horribles cuando come ya que siempre lo hace con gusto, aunque fue de la clase intelectual toda su vida nunca se preocupo mucho por la etiqueta. Los genios rara vez usan servilletas como dice el dicho. Hubiera continuado hipnotizado por la comida de no ser gracias a una broma formulada por el hechicero, aquel inventor se le queda mirando y tiene que hacer esfuerzo para no atorarse, hasta él sabe que no es bueno decirle eso a las mujeres.

Veo que…. aun debo darte clases intensivas sobre como bromear hermano…. “risa nerviosa”.
Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 729
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Miér Jun 17 2015, 01:00

Parecía que el único tema de conversación del grupo durante su camino hasta la casa de la guardia era Demian y su manera de hacer las cosas por las malas complicándolo todo. Bueno, quizá así algo de todo aquello se le metiera en la dura mollera al brujo y empezase a ver las cosas de otro modo. Era poco probable pero los milagros existen. También salió a relucir algo mas de la relación entre el brujo y la humana, el tono de Alanna indicaba que, al menos por su parte, tenía una buena relación con el pequeño ya que se preocupaba por él, de hecho podría pasar por su hermana mayor y se le daba bien, hasta a Níniel le gustaría tener una hermana como la humana. Recordó que la joven tenía una hermana a la que buscaba, tenía que acordarse de preguntar si había encontrado alguna pista sobre aquello, Alanna siempre la había ayudado y por el contrario ella nunca le había sido muy útil a ella, ahora que ambas parecían pasar mucho tiempo en Lunargenta quizás pudiera ayudarla con aquello, tenía que preguntárselo mas adelante.

Llegaron a la casa y una vez dentro la guardia les ofreció un lugar donde asearse y les buscó algo de ropa para cambiarse. La verdad es que su túnica no estaba especialmente mal, pero al ser blanca las manchas de sangre resaltaban mucho y parecía que estuviera herida de muerte. Era curioso como a algunas personas las manchas rojas les daban un aspecto feroz y aterrador y sin embargo como hacían que Níniel pareciera una indefensa dama herida.

Demian fue el primero en entrar al aseo, y al salir casi parecía una persona diferente, la verdad es que si por un momento olvidas que era un brujo, su afición por las dagas y lo veías limpito, resultaba un crío muy mono. Después fue Chimar y cuando salió Alanna ya tenía algo de ropa buscada.
Las primeras prendas que Alanna sacó fueron para los niños, era ropa bastante normal y que nadie sabría distinguir si era de chico o de chica pero aún así Demian se negaba a usarla, lo cual dadas las circunstancias era una falta de respeto y de gratitud. Chimar tampoco parecía quererla aunque se escudaba en que la suya estaba relativamente limpia.
La siguiente fue una prenda para la peliblanca y se notaba que Alanna la conocía bien, pues escogió para ella un vestido vaporoso de color claro, muy del estilo de alguien que suele llevar túnicas blancas. También hacía evidente algo que ya comprobó durante aquel trabajo del teatro, que cuando la humana quería ser femenina y no tener aspecto de aventurera letal, lo conseguía.
Alanna le entregó el vestido alegando que aquel parecía el adecuado por no ser muy ajustado. Níniel entendió a qué se refería, la humana era muy delgada, más que la esbelta elfa y si Alanna le prestaba ropa que a ella le fuera justa, en Míniel resultaría provocativa en exceso, sobre todo en el pecho. Alanna estaba en todo. Níniel iba a agradecérselo, y a entrar al baño cuando Demian soltó una frasecita de muy mal gusto.

Níniel torció el gesto inmediatamente y cuando se giró llevaba la muerte escrita en la mirada.-Ponte la ropa que te ha ofrecido Alanna ahora mismo y siéntate a comer algo- Su tono no daba lugar a reproches. Sin decir nada más entró al baño y cerró la puerta tras ella.

En cuanto entró se quitó la ropa y, molesta por el comentario del chico se miró en el espejo que le devolvió la imagen de una joven delgada pero esbelta de piel blanca y suave, el sueño de muchos hombres. "Llamarme gorda a mi..." Después se afanó en limpiarse. La elfa era muy meticulosa con el aseo personal y ya que tenía la oportunidad iba a aprovecharla a fondo por lo que le llevó mas tiempo a ella que a los niños salir del baño. Cuando lo hizo salió con el vestido de Alanna y la vedad es que le sentaba muy bien.Se encontró con que todos estaban en la cocina comiendo y hablando sobre las piezas por lo que fue hacia allí y se sentó a la mesa sin mencionar nada sobre la frasecita del brujo.

-Yo creo que las letras y los números del dibujo tienen que significar algo, creo que mirándolas en algún orden concreto o algo así tendrán algún sentido, pero no se cuál ni cómo leerlas. Es como esos mensajes cifrados que se mandan los soldados en las guerras, o quizá no. En cualquier caso es cosa de la guardia en cuanto vayamos al cuartel- Dijo cogiendo algo de pan y queso para comer y agradeciéndole de nuevo su hospitalidad y el vestido a Alanna.
avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Alanna Delteria el Miér Jun 17 2015, 01:59

Tanto Demian como Chimar rechazaron la ropa que había estado buscando por los cajones, Alanna, con un suspiro, la dejó sobre su cama por si alguno de los dos cambiaba de idea y sirvió la sopa mientras Niniel se cambiaba. Parecía que el chiste de Demian sobre su talla no había hecho mucha gracia a la chica, que no era para nada gorda, pero es que Alanna siempre fue un palo, desde pequeña, que se le iba a hacer.

Con un suspiro se sentó a que los demás comieran, ella había desayunado hacía bastante poco y no tenía ninguna hambre y sonrió a ver salir a Nin, comiendo, ella explicó su teoría sobre el dibujo, Alanna contempló los numeros sin entender nada, a penas comenzaba a aprender lenguas. Se levantó de la mesa sonriendoles y abrió su armario para sacar su espada. Se la ató al cinto y miró a sus invitados, no le gustaba, pero debía pedirselo.

- Chicos, ahora iremos al palacio, donde la guardia, no podeis ir armados porque no sois parte de ella, así que cuando lleguemos a la entrada, debeis entregarme vuestras armas, os las devolveré al salir, ¿de acuerdo? no podemos tener más problemas, al final, por mucho que mi padrastro sea el teniente, yo no dejo de ser un soldado raso. ¿De acuerdo?-
se acercó a Demian y se agachó para queda r asu altura.- y brujito, portate bien, no amenaces a nadie y no hables a no ser que te pregunten. ¿entendido? - cuando hubo terminado de hablar, sonrió despeinó al pequeño y aso junto al chiquillo de la ballesta haciendo lo mismo.

Guardó un par de cosas mientras los demás acababan de comer y luego esperó a que salieran de la casa para cerrar con llave y volver a subir a los caballos, se había dado cuenta de que Demian tenía más peligro que el otro chiquillo, debía ser la edad del pavo. Subio de nuevo sobre el mismo caballo que el pequeño brujo y espero a que estuvieran listos el inventor y la elfa:

- Seguidme, está un poco lejos y hoy es día de mercado, así que no podemos ir por las calles principales.-
Atusó al caballo para empezar un trote suave por las calles mientras iba dando explicaciones.- Primero que nada, mejor cuanto menos hableis, en la guardia hay gente... dificil y yo misma no confio en todos, así que mantened la cabeza gacha y la boca cerrada.- emepezó a explicar.- iremos directos a hablar con el capitán y luego nos reuniremos con Evy, es el mejor experto en codigos de la guardia, y un buen amigo, confio en él, por favor, no lo ofendais.- dijo estó más dirigido hacia el pequeño que se sentaba con ella que a los otros dos  mientras aceleraba la marcha de su caballo.- y, sobre todo, no podeis llevar armas, os las esconderé yo, a mi no me registraran, pero es probable que si os cacheén a vosotros. Niniel- llamó a la chica- ten ciudado, hay algunos que son un poco... si crees que se propasan, miramé y los detendré, no dejes que se pasen ni un pelo.

Explico todo esto con cara seria, odiaba en lo que se había convertido la guardia los últimos años, demasiado juego político, demasiadas mentiras, demasiados laberintos entremezclados y sonrisas falsas con puñaladas traperas, ese no era el sitio en el que aprendió a luchar, ese lugar, no era nada, si hubieran acpetado su dimisión... solo seguía allí por el teniente y el capitan que, junto a unos escasos miembros más, valían la pena y realmente se preocupaban por los ciudadanos más que por si mismos.

Llendo por las callejuelas, Alanna sintió una extraña presencia que parecía seguirlos, más de una vez se giró a comprobar su teoría, pero... ¿sería cierta?
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Demian el Miér Jun 17 2015, 03:45


Si antes ya le habían dejado en claro al chico que no estaban muy de acuerdo con algunas de sus conductas, a medida que pasaban los minutos se iba haciendo más notorio que llevaba la bandera del chico malo, el distinto, papel que conocía de hace mucho.

Níniel le dio una mirada muy dura, lo que sumado a su tono le hizo bajar la mirada. No había sido muy acertada su broma, alcanzaba a ver eso, pero en realidad no sabía como reparar las cosas y no le quedaba más que el silencio. Todo era más fácil con su maestro, con él las cosas solían solucionarse con algún castigo y ya, eso era simple, directo, ahora la situación era ambigua.

Le hizo parcialmente caso y se sentó a comer, aunque no estaba dispuesto a que Chimar pudiera luego burlarse de que usaba ropa de niña. Disfrutando en silencio de una comida que realmente le venía muy bien. El queso era un lujo que no podían permitir muy a menudo los gorriones y todo lo que les sirvió Alanna le permitió sentirse plenamente satisfecho.

Níniel les mostró el dibujo y Demian lo repasó. De momento no le hacía demasiado sentido, pero procuró memorizarlo y seguiría dándole vueltas en su cabeza, tratando de encontrarle un sentido.

Alanna a continuación les explicó lo que pasaría a continuación, dedicando un momento en particular a volver a una amenaza, una que dolía un poco más que los regaños anteriores, pues mostraba que no confiaban en él. No era un idiota, no quería causar problemas, lo que había hecho había sido por salvar a su compañero y amigo, no por buscar pelea gratuitamente. Dio un suspiro y se quedó mirando al piso cuando le revolvieron el cabello.

Al salir, subieron al caballo y nuevamente Alanna expresó su desconfianza por él, lo que lo hizo meterse más profundamente en un estado de desánimo. En silencio se quitó sus dagas y las pasó a Alanna, luego sacó de sus botas unos cuchillos arrojadizos y finalmente de su muñequera extrajo un escalpelo afilado. Contaba con un pequeño arsenal y no estaba muy seguro de cómo la chica escondería todo aquello.

-Gracias por todo -le dijo a Alanna con la cabeza gacha- la comida estaba muy buena y.... y... lo siento.

Lamentablemente no alcanzaría a continuar el intercambio, pues en ese momento notó que Alanna se daba vueltas a mirar algo, algo detrás de ellos. No sabía muy bien qué, pero su mirada era de preocupación. Miró también Demian en ese sentido y notó que al menos un par de caballos iba directo a ellos. Demian levantó una ceja, pues se suponía que iban por calles poco transitadas y era extraño que se dirigieran con tal premura. Al afinar su vista pudo comprobar un símbolo en las ropas de uno de ellos, un símbolo conocido, un puño rojo.

-Son ellos -dijo de manera disimulada, tratando de que no se notara mucho que se había percatado de ellos, aunque luego de que se girara Alanna iba a resultar evidente.

Concentró entonces su energía, lo que hizo que algunos de sus cabellos se levantaran ligeramente. El grito de una mujer y el sonido de un estallido fue lo que primero se escuchó. Había causado una ilusión de una explosión y dejaba fuego falso en medio del camino. Los caballos que los perseguían se encabritaron asustados, frenando en seco, haciendo que uno de sus jinetes saliera desprendido de la montura y fuera a estrellarse contra una muralla. El otro lograba detener su animal para intentar recobrar el control.

-Sólo hemos ganado tiempo, vamos rápido -gritó.

Comenzó a mirar en todas las direcciones, sin saber si aquel par de jinetes eran los únicos que les habían seguido. De momento parecía ser que su mejor opción era llegar pronto con la guardia.
Demian
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1126
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Chimar el Miér Jun 17 2015, 08:12

Hubo ciertos momentos de tensión por el comentario de Demian pero la madurez de Níniel supera aquel golpe bajo. La elfa tarda lo suyo dentro del lavado sin embargo es bien conocido que las mujeres gastan más tiempo en ese tipo de situaciones, cuando sale muestra un buen aspecto haciendo imposible para cualquier tercero ligarla con la terrible situación pasada horas atrás.

Todos a excepción de Alanna disfrutan de la comida con rapidez, lo cierto es que llevaban buen tiempo sin probar alimento lo que les da ese aspecto de frenética hambruna “al menos en el caso de Chimar”. Luego de saciar su hambre el pequeño inventor se lleva las manos hasta la nuca y emite un sonido de satisfacción, ya puede pasar lo que sea pues esta sin ápice de hambre o cualquier sensación similar.


¡¡Excelente comida gracias!!


Dice algo exaltado, sigue siendo un enano y si le tratas bien será agradecido. La pequeña despeinada anima aun más al chico quien escucha atentamente varias instrucciones de la guardia. No pueden aparecerse armados por un cuartel “que raro”, no ve problemático despegarse de su ballesta un poco más en especial con toda la seguridad que debe tener el destino, claro, la entregara cuando llegue solo por precaución.

Salen de la vivienda y esperan varios segundos a que Alanna cierre, luego se acercan a los caballos. Antes de subir Chimar nota cierta desanimo en su hermano, lo mira intrigado pues no es propio de él. En realidad Demian ha sido el foco de todos los regaños desde hace horas por lo que es probable que hayan lastimado sus sentimientos. El joven científico no puede evitar sentirse algo mal, después de todo es su mejor amigo.

Le da cierta palmada en la espalda y cuando establecen contacto visual sonríe, una discreta forma de decir “estoy de tu lado”. Suben a sus monturas comenzando la marcha poco después, el niño listo casi cae un par de veces por no acomodarse bien cosa que le hace avergonzarse profundamente, los caballos no son su fuerte. Níniel por otra parte parece en su elemento ¿los elfos usan aquellos bichos regularmente?

Avanzan por las callejuelas para evitar rutas concurridas debido el día de mercado, de momento parecen haber eludido el alboroto. Alanna continua impartiendo datos puntuales sobre varias cosas, se nota que tiene cierto roce con su propia facción “los guardias”. Chimar medita un poco ese punto, a diferencia de su amigo sabe que están en el lado oscuro de la moneda por lo que no se toma las cosas como personales, claro, tampoco se pondrá a llorar si un guardia se rompe la pierna.

La marcha avanza a paso relajado cuando de repente una expresión de Demian hace despabilar al grupo, les siguen de cerca. No pasa mucho antes de que aquel hechicero haga uso de sus habilidades ocasionando una explosión ilusoria que enloquece las monturas hostiles. Chimar se voltea intentando apuntar pero es inútil con todo ese espectáculo irreal, se sujeta fuerte de la jinete pues presiente que comenzaran una carrera.


Tratare de apuntar…. Señorita Níniel no me deje caer Por favor…. Lamento la situación….

Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 729
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Jue Jun 18 2015, 01:51

Níniel le dio un par de vueltas mas al dibujo mientras comía, disfrutando de aquella calma que consideraba que se había ganado con creces y permitiéndose una última chispa de curiosidad antes de que aquel problema dejase de ser suyo. Como bien decía Chimar, sin ninguna pieza en su poder y una vez entregaran el mapa, deberían de quedar al margen de todo aquello, o eso esperaba la peliblanca, claro que en su caso ya se había puesto en el camino de aquellos sujetos en dos ocasiones ¿Podría figurar su nombre en alguna lista negra y su vida seguir en peligro a pesar de todo? ¿Podrían querer venganza? No sabían qué había psado con la dama carmesí, y no parecía de la clase de personas que perdonaban una puñalada por la espalda. Aquello atemorizaba a la joven pero no quiso compartir ese temor con los demás, no quería asustar a los chicos con aquellas oscuras conjeturas.

Alanna les dejó terminar de comer tranquilamente, aunque al menos Chimar mas que comer parecía engullir la comida en gran cantidad a pesar de su pequeño tamaño, y cuando todos estuvieron listos y satisfechos, llegó el momento de ponerse de nuevo en camino.
Antes de partir, Alanna les advirtió de que llegado el momento tendrían que dejarle a ella sus armas y seguir desarmados lo cual Níniel aceptó sin problema alguno, de todos modos si pasase algo, al menos en su caso, las armas no iban a servirla de mucho contra medio ejercito.

Ya a caballo, por una ruta mas larga y menos concurrida de lo habitual para evitar las aglomeraciones del día del mercado. Alanna retomó las advertencias comentándoles cómo debían actuar para evitar problemas con los guardias. Escuchar a una de ellos decir que no confiaba en algunos de sus compañeros no decía nada bueno del grupo que supuéstamente velaba por la seguridad y el bienestar de las gentes de la ciudad, de hecho resultaba perturbador, casi tanto como que podrían cachearla. La idea de que un humano desconocido le pusiera las manos encima con la insistencia necesaria para comprobar si llevaba algo oculto era...

-¿Y si empiezo a mirarte desde ya? Tocarme sin permiso ya es propasarse- Y es que la joven, era muy suya para esas cosas. Su ropa no solía dejar mucho a la imaginación, solía ser así entre su gente y ya se había costumbrado a las miradas de los humanos y a sus comentarios que tenían otras costumbres en cuanto al vestir, pero eran eso, palabras, tocarla era algo muy diferente, especialmente si como decía la humana, algunos de sus compañeros tenían las manos muy largas.
A pesar de ello hizo un gesto para quitarle hierro al asunto, si era necesario para pasar, lo aceptaría.

-Solo llevo el bastón y una daga, difícilmente podrás ocultar el bastón así que tendrás que mostrarlo.-
Níniel acercó su caballo al de la joven para entregarle la daga y su funda y entonces escuchó lo que parecía un sincero agradecimiento y una disculpa de Demian a la humana, pero hizo como que no lo había oído para no incomodar al pequeño.

Entonces, Alanna y Demian comenzaron a mirar hacia atrás como si algo les llamara la atención en aquella dirección. Por curiosidad la joven elfa hizo lo mismo y vio a aquellos jinetes avanzar en su dirección como si tuvieran prisa. Sin temer nada extraño, Níniel dirigió a su caballo para que se alejara de la montura de Alanna y dejarles pasar si tanta prisa tenían, pero en ese momento Demian murmuró que "Eran ellos". Níniel volvió a mirar y su mirada, mas fija y analizadora, causó que los jinetes pusieran sus monturas al trote directos hacia ellos al saber que habían sido descubiertos, claro que tampoco es que se hubiesen estado ocultando mucho precisamente. Eso no era ninguna casualidad, al hacer que sus caballos corrieran mas rápido las capas de los jinetes dejaron entre ver el emblema del puño rojo sobre sus pechos y Níniel dio un respingo de miedo. Azuzó a su propio caballo para que les sacara de allí mientras la distancia entre ellos desaparecía a un ritmo alarmante pero antes de que su caballo hubiese dado unos pasos se escuchó un grito, luego una explosión y unas llamas bloquearon el camino haciendo que el jinete de la espada desenvainada acabara en el suelo tras una aparatosa caída.

Níniel no necesitó explicación sobre aquello, tampoco que dijeran que tenían que salir de allí rápido, su caballo ya estaba galopando sobre las empedradas calles, esquivando cajas y tinajas, toldos y contraventanas.

-No es mi intención dejarte caer, pero eso no depende de mi si no de lo fuerte que te agarres- Le dijo a Chimar. Soltó por unos instantes una de sus manos de las riendas del caballo y tomó la mano del pequeño inventor, aquella en la que no llevaba la ballesta, y le instó a sujetarla con mas ahínco.

Unos metros por detrás, el jinete que aún quedaba sobre su montura logró controlarla y se dispuso a buscar una ruta alternativa para alcanzar a sus objetivos, pero antes de que terminara de dar media vuelta, llegaron otros tres jinetes, uno de ellos llevaba una máscara dorada cubriendo su rostro, su presencia parecía dar confianza a los demás.

-No es mas que un truco...Y aunque no lo fuera, el fuego no debería detenerte soldado, cumples la voluntad del maestro-

Entonces el hombre esmascarado chasqueó los dedos y la ilusión se desvaneció pemitiéndoles reanudar la persecución con renovado brio, los hombres tenían ganas de demostrar su valía en presencia de su superior.
Pronto el ruido de las pisadas de los caballos volvió a ser audible para Níniel y los demás. Les seguían muy cerca, les ganaban terreno y no eran solo dos perseguidores ahora, si no cuatro. Pronto estuvieron ya a la vista y enseguida demostraron que Chimar no era el único con arma a distancia. Uno de ellos, tras esquivar con habilidad una contraventana de madera con un rápido movimiento para pegarse a su caballo, apuntó y disparó un virote de ballesta sobre Alanna y Demian que pasó silbando muy cerca de impactarles.

Spoiler:
OFF: Avanzamos por calles y callejones poco o nada transitados, con sus curvas, sus irregularidades y sus obstáculos. Los enemigos ganan terreno. Podéis actuar en consecuencia como consideréis pero no podéis dar como acierto nada que hagáis contra el tipo de la máscara dorada, con los demás perseguidores si.



avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Alanna Delteria el Jue Jun 18 2015, 17:31

Sin tiempo para escuchar las palabras de la elfa, Demian se disculpó finalmente, ahora estaba segura de que todo saldría bien, iba a decirle que ahora estaba todo olvidado cuando se inició la persecución. Demian inició un hechizo y los gritos comenzaron a sonar mientras la ilusión de un fuego y llantos aparecía a sus espaldas cortando el paso de sus perseguidores.

- Salgamos de aquí antes de que se decidan a seguir.-
Dijo la chica atusando a su montura mientras devolvía sus dagas a Demian y a Niniel.- por si las necesitais.

Mientras ella hablaba escuchó una voz severa dando órdenes, giró su cabeza para comprobar como la ilusión se desvanecía de la nada y un mago regañaba a sus subordinados lanzandolos a por las dos mujeres y los dos chiquillos. Levantandose un poco de la montura empezó a acelerar la velocidad del animal. Escuchó un disparo de ballesta, la flecha les pasó rozando. Debían llegar a la guardia cuanto antes.

- Demian, cogete fuerte, no te caigas.-
Dijo al niño mientras forzaba un poco más al caballo.

No solía abusar tanto de los caballos, pero solo Chimar tenía una arma de larga distancia, era más seguro alejarses cuanto antes. lo cierto es que, en cierto modo, parecía que la suerte estaba de su parte, tanto Alanna como los caballos se conocían esas callejuelas a la perfección, no como los caballos de sus perseguidores, que daban traspies cada cierto tiempo desviando las flechas.

Mientras corrían, acercandose cada vez más al palacio, Alanna vio que una flecha se acercaba peligrosamente a Demian, y que no podría evitarla, por eso, sabiendo la imposibilidad de mover al caballo con suficiente rapidez, se interpuso en la trayectoria. La flecha se clavó con profundida en su hombro izquierdo haciendola lanzar un alarido. Sin detener el caballo, vió que llegaban por fin al papalcio donde dos guardias esperaban en la entrada:

- ¡Llamad refuerzos!-
Gritó Alanna a los dos que vigilaban las puertas.

En un segundo uno de ellos desapareció, sonó un cuerno y varios guardias armados salieron a la entrada. Dejando a los guardias atrás entraron en el palacio y las puertas se cerraron a sus espaldas. La flecha se había caido del hombro de la chica rasgando más su piel y manchandola de sangre. Frenó a su caballo mientras escuchaba como unos caballos se alejaban y ls guardias que habían salido a socorrerlos entraban cerrando las puertas nuevamente. Loshabían espantado.

La chica bajó del caballo, dolorida, la punta de la flecha había quedado medio enterrada en su piel deberían sacarsela. Sin esperar a nadie, palpandose la herida, se la retiró ella misma quejandose del dolor y, luego, sin preocuparse de su brazo, se giró a mirar al resto:

- ¿Estais todos bien? ¿os han hecho daño?-
Se agachó a mirar a los niños para revisarles.- ¿No os han herido verdad? - Con el brazo que no le dolía comprobó que había evitado todo golpe que pudiera haberse llevado Demian y suspiró aliviada.

El capitán se acercó a ellos, había sido advertido del ajetreo y quería explicaciones, Alanna se levantó y se cuadró al verle sin dejar de sostenerse el hombro herido, que, con la extracción de la punta, había comenzado a sangrar algo más.
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Demian el Jue Jun 18 2015, 18:11


Cuando la situación se volvía compleja y le eran pasadas de vuelta sus dagas por Alanna el chico cambió su rostro. Había sido entrenado para mantener la cabeza fría en el combate y era eso lo que estaba dispuesto a hacer. Sabía que su ilusión no los detendría, sólo los retrasaría, y era una suerte que al menos uno de ellos hubiera caído por el truco, pues una caída de caballo es asunto serio y, si bien lo más probable es que no correría peligro de muerte, podía considerarlo fuera de combate. Eso reducía la oposición a apenas uno, pero claro, no podía esperar que fueran a seguirlos en desventaja, pues se sumaron 4 caballos más.

No dejó de llamar poderosamente la atención del pequeño brujo el que uno de ellos fuera capaz de deshacer su ilusión. Debía andarse con cuidado, interrumpir magias ajenas era una capacidad compleja.

La persecución continuó y Alanna mostraba una actitud protectora para con él. Eso no tenía sentido, pensó, y si antes se había sentido desplazado por la desconfianza de ella, ahora el insulto se duplicaba, agregando ahora sus capacidades de combate.

Los enemigos se aproximaban y contaban con armas de largo alcance. Era hora de los cálculos. El que estaba más a la cabeza se acercaba y Demian estimó el tiempo que tardaría en llegar a una distancia suficiente. "Ven aquí, infeliz, acércate a mis dagas". Estaba atento a sus movimientos, esperando para saltar a intentar degollarle. Usó su magia sobre el caballo siguiente, creando ilusiones sobre sus ojos para confundir al animal, como si pájaros se arrojaran a picarle los ojos. Esto consiguió retrasarle, dejando al más cercano en acercarse en solitario. El plan iba funcionando, ya casi estaba a la distancia necesaria, pero aún tenía un tiro con su ballesta.

"Atrévete, atrévete", se decía a sí mismo, como tratando de provocarlo. Esperaba ser capaz de esquivar el disparo, aunque sabía que era una jugada muy arriesgada. Un proyectil bien disparado era casi imposible de esquivar, pero con el movimiento del caballo y la inestabilidad de sostener un arma allí tenía una oportunidad. Si lograba que no le diera el proyectil tenía un tiempo mientras recargaba para saltar sobre él. El disparo finalmente se realizó, con bastante más precisión de la que esperaba...

Entonces Alanna lo cubrió.

Aquello no se lo esperaba y el alarido de la mujer lo desconcertó, interrumpiendo su plan de saltar al abordaje del caballo enemigo. Ella permaneció cubriéndole, protegiéndole, impidiendo, quizás sin saberlo, que intentara una jugada en extremo arriesgada. Los otros guardias en ese momento entraban en escena y la persecución se detuvo.

Bajaron del caballo y en los momentos siguientes Demian mantuvo un estricto silencio. No le gustaba el hecho de que Alanna se hubiera herido por él, aunque el motivo de tal enfado era confuso para su joven mente. No sabía exactamente por qué, quizás era enfado por sentir que la chica no confiaba en sus capacidades y lo veía como un niño indefenso, quizás era el hecho de saber que un aliado suyo se había sacrificado por su seguridad.

Vino a su mente aquel momento en las cercanías de Ulmer, cuando acabó con la vida del pescador y luego sintió miedo de usar sus propias dagas por temor a herir a un amigo. Había logrado superar ese miedo, sin embargo, aunque nunca lo reconocería en voz alta, seguía siendo para él algo muy duro de enfrentar que alguien saliera herido por su culpa.

Un guardia interrumpió sus pensamientos, que de todas maneras sólo conseguían confundirle más, producto de su aún inmadurez para comprender sus propias emociones, exigiendo la entrega de sus armas.

-Bien... pero no quiero ni una raya -dijo molesto, entregando con cierta agresividad sus tesoros más valiosos con una mirada desafiante al guardia. Iba a agregar una amenaza, pero al menos fue capaz de contener ese impulso antes de meterse en más problemas -son un regalo de alguien muy querido -agregó con sinceridad y en un tono más amistoso. Habían sido las armas que usaba su propio maestro, la persona que más admiraba en el mundo. Jamás se perdonaría si las perdía.
Demian
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1126
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Chimar el Jue Jun 18 2015, 20:04

No hubo que decirlo siquiera, las jinetes actúan en consecuencia a la situación y ponen toda la distancia que pueden. Más atrás aquella ilusión desaparece tan rápido como se manifestó revelando otra serie de hostiles, esta vez van liderado por cierto tipo con mascara que parece tener una dureza intrínseca. Ahora con un nuevo líder enemigo duro de pelar la cosa se pone más complicada, ese grupo del puño rojo tiene bastantes recursos.

Si… si señorita Níniel.


Dice algo nervioso, no sabe porque pero últimamente tener contacto físico con las mujeres le hace sentir raro. Aprovechando el apoyo que le brinda la elfa apunta su arma, debe tener muchas cosas en consideración con tanto movimiento pero su mente es sagaz. En un punto de estabilidad dispara, apunta al pecho del jinete enemigo pero los saltos hacen que el virote de directo en el cuello.

Rayos….

Dice algo impactado por lo grotesco de la escena, aquel herido se lleva las manos hasta la herida antes de caer violentamente del caballo. Chimar baja la mirada, no se siente orgulloso de haber quitado una vida pero debía hacerse. Un proyectil pasa cerca de Alanna y Demian revelando que la caballería enemiga tiene armas de distancia también, eso pone el peligro en otro nivel pues tienen poco espacio para maniobrar.

Entre tantas situaciones un par de hostiles les supera y van por el grupo de adelante. aquel joven apunta pero justo cuando dispara su arma el caballo del blanco hace una girada errática que lo deja atrás, un tiro fallido con todas las de la ley. Debe esperar los segundos de recarga automática así que esta fuera del juego, no puede apoyar a sus amigos en problemas quienes “bailan” con un Puño rojo armado.

Lo peor sucede y aquel enemigo dispara su arma con asombrosa precisión, Chimar aguanta respiración pues la trayectoria indica que perforara la cabeza de Demian. Afortunadamente Alanna interfiere con el disparo llevándose una herida fea pero evitando un desenlace mortal para el brujo, pese a todo no hay tiempo para celebraciones pues tienen aun tres perseguidores tras ellos.

El joven inventor sonríe al ver como el mecanismo de su ballesta mecánica finaliza la recarga por lo que apunta al agresor anterior, le tiene a tiro pero nuevamente algo le hace fallar. Esta vez para consuelo es un puesto de control aliado lo que hace virar violentamente el grupo del tipo enmascarado, por ahora las víctimas del ataque están a salvo dentro de una institución amurallada y llena de soldados recién alertados.  


Quien…. ¿Quién quiere hacerlo otra vez?


Baja del caballo lleno de sudor por la adrenalina y respira agitadamente a la vez que son abordados por un oficial de peso, dicho sujeto demanda un reporte completo mientras uno de sus subordinados pide las armas de todos. Chimar entrega su ballesta al ver que Demian acepta también, no está contento con la acción pero de momento deberían estar a salvo. El pequeño aborda un punto pertinente haciéndole cierto gesto con los ojos a Níniel.

Estamos bien señorita Alanna… usted por el contrario necesita atención inmediatamente.  
Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 729
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Dom Jun 21 2015, 01:06

Un disparo certero de Chimar y el número de perseguidores pasó de cuatro a tres, pero aquello no amedrentó a los demás, más bien todo lo contrario, pues a pesar de que se hizo evidente que las monturas sobre las que las dos mujeres y los dos niños tenían mas soltura de movimiento por aquellas calles, los enemigos seguían ganándoles terreno. Pronto ni toda la suerte del mundo bastaría para evitar que uno de los proyectiles disparados contra ellos diera en el blanco.

Niniel hizo que su caballo esquivara unas cajas y aquello le costó la escasa distancia que les separaba de sus perseguidores que comenzaron a cabalgar a su altura, Aunque no hiciera ninguna falta, la elfa advirtió de aquello al joven inventor para que tuviese cuidado de sus posibles ataques y también por si podía hacer algo al respecto, seguro que otro virotazo les haría replantearse las cosas, quizá incluso les hiciera retroceder, al fin y al cabo Chimar tenía una gran ventaja con respecto a los enemigos y sus ballestas, la del chico recargaba sola. Sin embargo aquel par de enemigos pasaron de largo y fueron directos a por Alanna y Demian, unos metros por delante y marcando el camino a seguir hasta el palacio. Chimar disparó a uno de ellos pero el caballo de aquel enemigo hizo un movimiento extraño e impredecible y el virote se perdió. Al menos y a pesar del fallo solo un jinete avanzó hacia los otros.

Níniel en aquellos momentos, aunque se preocupase por sus compañeros, tenía sus propios problemas y no eran pequeños. El hombre de la máscara dorada estaba a tan solo unos metros por detrás y parecía que eran su objetivo. Si tenía también algún arma a distancia no lo demostró, desenvainó una espada de filo negro y se preparó para usarla contra ellos. La peliblanca apenas podía permitirse observar a tan peligroso rival por el rabillo del ojo concentrada como estaba en mantener el ritmo y en guiar a su caballo para mantener las distancias, pero después juraría que había oído como aquel tipo se reía tras la estrafalaria máscara, un diseño de máscara que, por otra parte, no era la primera vez que veía. Tan concentrada estaba que cuando escuchó el grito de dolor de Alanna no supo con exactitud lo que había pasado, solo pudo apretar los dientes y esperar que no hubiese pasado lo peor. Seguían cabalgando, eso era buena señal, o al menos no una mala.

Por su parte debía hacer algo o acabarían muertos por aquella espada de negra hoja, conseguir ir mas deprisa o despistar al enmascarado, ¿Pero cómo?. Su pobre caballo ya estaba dando todo de si y como Chimar no hiciese algo ella no disponía de armas que usar en aquella situación. Claro que no sabía que el inventor había decidido que su siguiente blanco fuera el que amenazaba a Demian y había herido a Alanna, no al que les amenazaba a ellos, dependía de ella.

Entonces recordó aquella vez que su madre le preguntó por qué los humanos habían acabado por aprender que no debían adentrarse en Sandorai. En aquel momento, Níniel, orgullosa de su legado y considerando a su madre como un ser invencible de poder infinito, había respondido que temían a los elfos. Su madre sonrió pero le quitó la razón. "No temen a los elfos, aunque sin duda han aprendido a respetarnos, pero si que temen a los elfos en el bosque". Le había dicho. Usar el entorno a favor fue la lección de aquel día, y nadie usaba mejor el entorno que los elfos en Sandorai, pues eran, son y serán, uno con el bosque.

No estaban en Sandorai, pero allí también había cosas que podría usar en su favor. Centró su vista al frente y se permitió una sonrisa al encontrar algo que quizá funcionase. Al pasar al lado de unas cajas apiladas, las tocó lo suficiente para que estas cayeran al suelo, aquello le costó buena parte de la velocidad, pero era una apuesta que esperaba ganar. Inmediatamente espoleó a su montura para que volviera a ganar velocidad pero se permitió una mirada hacia atrás.
Justo tras ella, se escuchó de nuevo una risa casi burlona y el caballo del enmascarado dio un potente salto por encima de las cajas...Y esa era precisamente la idea. Al saltar el jinete se golpeó con la contraventana del primer piso de una vivienda, un obstáculo demasiado alto para ser un problema...Salvo que saltases. El enmascarado acabó en el suelo, habían ganado el tiempo que tan desesperádamente necesitaban.

Llegaron a la zona segura justo después de Alanna y pronto estuvieron a salvo. La guardia alertada puso en fuga a los perseguidores y cuando las puertas se cerraron Níniel se permitió soltar un suspiro de alivio. Chimar bromeó sobre repetirlo a lo que la peliblanca respondió apoyando su cabeza sobre el cuello de su caballo agotada anímicamente por tanta tensión.

-Ya he estado a punto de morir varias veces hoy...¿Qué tal si lo dejamos para mañana?-

Alanna se preocupó por los demás y comprobó que estuvieran bien. Por suerte Chimar se percató de su herida porque la propia Alanna actuaba como si no fuera la gran cosa y se preocupó antes por los demás que por si misma, algo por otra parte típico de ella. Con un deber médico que cumplir Níniel se incorporó y bajó del caballo de forma ágil, dándole unas cariñosas palmadas en el cuello como agradecimiento por su esfuerzo. Después se lanzó a por Alanna, pero un guardia la detuvo no de muy buenas maneras, exigiéndole que entregara las armas. Níniel se las entregó pero mirándole mal.

-¿Suficiente o vas a seguir en medio hasta que mi amiga se desangre?. Total solo es la hija del teniente...-

Tal y como esperaba la peliblanca, esas últimas palabras hicieron que la dejaran ir hasta Alanna sin mas trabas. Si aquel Shemeln* se le hubiera ocurrido en esos momentos querer cachearla, Níniel le hubiera estampado el bastón en la cabeza.
Examinó la herida de la joven e inmediatamente pidió que le indicaran un sitio donde poder atender aquella herida lejos de miradas indiscretas. Iba a tener que quitarle o rasgar parte de la ropa de Alanna para curar la herida y allí había demasiados soldados.
El capitán aceptó esperar por el informe detallado hasta que la guardia hubiese recibido atención pero exigió una explicación por de la situación a grandes rasgos de manera inmediata.

-Chimar, Demian, tengo que atender a Alanna, ¿Podéis ocuparos de ello?-

Níniel iba a un lugar mas privado con Alanna cuando una potente voz de tenor se escuchó por todo el lugar desde mas allá de los muros. La voz parecía de alguien muy enfadado.

-No penséis ni por un momento que habéis ganado. Ni toda la guardia ni el muro más alto podrá protegeros del maestro. Níniel Thenidiel, Chimar y Demian, Alanna Delteria...Sabemos quiénes sois, sabemos dónde encontraros. Nunca mas estaréis a salvo-

El capitán enseguida hizo señas de buscar al hombre que lanzaba semejantes amenazas ante el mismísimo cuartel. En su mente tales palabras solo podían esgrimirlas dos clases de personas, las locas o las realmente peligrosas. Tenía ante si a una de sus mejores guardias herida, eso reducía las posibilidades.

Níniel no podía negar tener miedo, pero tenía una fea herida que tratar. Instó a Alanna a seguir caminando para poder atenderla. Ya a solas, con la asistencia de otras mujeres de la guardia, Níniel le pidió a Alanna que se quitara la parte superior de la ropa y comenzó a limpiar la herida, retiró las astillas que habían quedado y después aplicó sus dotes sanadoras élficas para cerrar la herida. Pronto la joven estaría curada.

-Esto me trae recuerdos ¿Sabes?-


Spoiler:
OFF: Bien, Alanna, en tu siguiente post puedes narrar que te curo la herida y nos presentas a ese genio de la desencriptación del que hablaste. No obstante vuestros siguientes post deben de ser hechos con la idea de que son los últimos de este hilo, continuaremos en otro.
avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El puño carmesí. [Interpretativo][Libre] (Completo) [Cerrado]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.