Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Miér Jul 22 2015, 18:14

La tormenta caía con fuerza sobre las tejas de la taberna. El Capitán afinó sus oídos para poder escuchar más atentamente el sonido que hacia el agua al recorrer el tejado del bar hasta caer en el suelo. El ambiente que se respiraba era le resultaba más que agradable. La humedad de la lluvia hacía que su parte marítima se sintiera más cómoda. Gracias a la tormenta, los borrachos se habían refugiado en sus respectivas casas, la taberna estaba casi vacía, estaba casi perfecta.

Cinco sillas rondaban la mesa. Dos estaban vacías, dos las ocupaban dos perdedores y en la última se sentaba él. El Capitán Werner tomaba una copa de whisky junto otros dos capitanes de barco. Uno era un elfo llamado Dilkâ y el otro un hombre bestia cuyo animal de referencia era el cocodrilo cuyo nombre era Acog. El elfo bebía una copa de vino especiado mientras que el cocodrilo, al igual como Alfred, prefería el whisky.

Hacía tiempo que no se veían y los tres hombres contaban todo lo que había pasado estos últimos años mientras jugaban una partida de datos. Dilkâ era el más viejo de los hombres y sin embargo parecía el más joven.

Dilkâ contaba con orgullo como consiguió escapar de una batalla naval. Acog lo veía con sumo respeto y admiración, Alfred, como un sinvergüenza que prefería vivir él a salvar a sus marineros. El Capitán Werner conocía la historia real; sabía que el antiguo capitán Dilkâ hizo un trato con una horda de tritones. En una noche, el elfo, cogió la barca de emergencia de su barco y huyo mientras los tritones escalaban por las paredes del barco, mataron a todos los marineros y quemaron el barco. Dilkâ recibió a cambio dos cofres rebosantes de oro. Dinero suficiente para vivir el resto de su asquerosa y larga vida.

Acog no relató su historia. Estaba callado, no tenía ganas ni humor para relatar su historia. No hizo falta. Tanto Dilkâ como Alfred conocían la historia del Excapitán Cocodrilo. Acog quiso conquistar un galeón de un importante noble de Beltrexus. Su barco quedó hundido. Los marineros decían que los brujos invocaron el propio Mar haciendo que olas gigantescas golpeasen el barco de Acog hasta hundirlo al fondo del océano.

Dilkâ y Acog eran dos perdedores. Al igual que lo fue en algún tiempo el Capitán Werner. Un momento que, hacía tiempo, había pasado. En aquel momento, volvía a tener su propio barco, ya no era un perdedor, no tenía razón por la cual estar con un par de perdedores. Sin embargo, sentía una cierta empatía con ellos pues él también había sido un perdedor.


Juego:
Las reglas se explican en este link http://www.ludoteka.com/poker-mentiroso.html  

En lugar de apostar dinero, se apuesta con garbanzos. Viejo truco que hacían los pobres como explico en este rol http://aerandir.foroes.org/t5404-promesa-de-oro-interpretativo-libre-cerrado

Para sacar las los números usaremos la web https://www.random.org/ y se pondrá en el spoiler la imagen del número que os ha salido. Los otros jugadores no veremos esta imagen del spoiler para hacer como si fuera el juego de verdad.

Usaremos los números de https://www.random.org/ del 1-6 siendo el orden:
1 - As
2 - 7
3 - 8
4 - J
5 - Q
6 - K
 


Última edición por Capitán Werner el Sáb Jul 25 2015, 12:03, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Miér Jul 22 2015, 19:15

El cielo estaba encubierto de esa capa de nubes grises que persistían a lo largo del puerto con la seguridad de que incluso el más valiente de los marinos titiritase de frío con las gotas de agua que caían con rapidez de los cielos grisáceos. Estaba más oscuro que de costumbre para un día nublado pero aún así no fue excusa para que grandes relámpagos dejasen ver el brillo de sus ráfagas eléctricas en los cielos. Cada paso por el puerto era tener que escuchar cada vez más fuerte el sonido de los tronados de cada relámpago que caía de los cielos. Iban tan rápido así como desaparecían de forma veloz de los cielos que me hacía formular si ello acabaría pronto o no. El acero de la coraza se enfriaba con las entumecidas gotas de agua que caían contra su cuerpo, pero aún así le resultaba indiferente para un cuerpo tan resistente como el suyo. Era más cómodo que las gélidas brisas de las tierras del norte para el bio-cibernético.

Cada paso que daba era acompañado con la fuerte brisa que se amontonaba a lo largo de su camino, aún persistente y sin parar de arrojar cosas al suelo tales como peces o frutas de alguno que otro barril cargado de comida. A pesar de eso, la cantidad de puestos y hogares estaban en su totalidad cerrados en su mayoría, pero a lo lejos podía escucharse el continuo choque de las puertas abrir y cerrarse con la potencia del viento. Los botes pequeños estaban revolcados en las aguas bocabajo por culpa del viento. Su fuerza era tan salvaje que parecía que incrementaba cada vez más que intentaba llegar a mi punto de encuentro. Justo después de haber encontrado el punto de objetivo, su sistema había indicado que más de media hora había tardado en llegar gracias al fuerte clima. Tal vez era mucho más avanzado que la vida orgánica, pero no era rival para la naturaleza, o eso es lo que parecía.

Había entrado a la taberna tras el uso de la llave entregada por el mismo dueño de esta. Solo era su coraza y él contra el clima; estaba todo mojado y esta vez ya no traía la túnica de siempre, ahora parecía desnudo en su coraza. Entregó la llave al cantinero que solo sabía limpiar el interior de un tarro de whisky bajo la meseta de madera que los dividía. Había empezado a dialogar con el dueño por asuntos financieros luego de que él cumpliese el encargo que le había dado ese respectivo hombre lampiño. El cantinero ajustó sus lentes y miro de reojo al bio-cibernético; parecía impresionado de su llegada como si fuese un día de lluvia común y corriente.

— Vaya, parece que tuviste suerte. -Dijo el cantinero, mientras acaricia el cristal del tarro con su paño mojado-. — Te estaba esperando, ¿cumpliste el encargo? ¿no es así?

— Si no lo hubiese hecho, créame que no estaría aquí. -Respondió, sin una pizca de emoción en ello a pesar de tan comunes que eran tales palabras, el tono frívolo y metálico borraba la humanidad en ellas-. — El bribón ya no lo amenazará mas, estimado cantinero.

— ¿Cómo estás tan seguro de eso si estuvo apunto de matarme? -El cantinero preguntó en un tono más arisco y en forma de reproche, parecía estar algo descontento con la actitud del bio-cibernético-. — Si ni siquiera me muestras su cabeza.

— Le disloqué accidentalmente el brazo. -Respondió una vez mas bajo el mismo tono sin que su pregunta me hiciese cambiar mi estoicismo de alguna que otra forma, todavía estaba tan calmado como había llegado-. — No podrá volver a usar su hacha, estimado cantinero.

— Lo creeré cuando lo vea, ''señor''. -Dijo el cantinero en el mismo tono-. — Pero si lo que dices es verdad, solo tengo con que pagarte más que con mi humilde negocio, espera un poco para que cese la tormenta.

El bio-cibernético respondió tras bajar su cabeza con un ''sí'' seco y emprendió un camino hacia las mesas vacías por la taberna. Se sentó en una mesa cercana a la de un grupo peculiar de personas cuyos aspectos delataban su dedicación a los viajes marítimos por Aerandir. Tenía su espada el cual mango estaba justamente acostado sobre su hombro metálico; el filo caía hasta su rodilla y su vaina brillaba de una tonalidad negra. Sus cuencas estaban aparentemente vacías hasta que de un momento repentino de ella se habían mostrado lo que eran unos rojos ojos que asemejaban más odio que calma. Un sujeto con un aspecto característico de los reptiles pero de una fisionomía antropomorfa lo vio por un segundo en disimulo, cosa que pudo notar, respondiendo a esta de la misma forma con una mirada más penetrante y frívola.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Durenot el Jue Jul 23 2015, 19:44

Debajo de una cornisa lo suficientemente grande como para proteger a una persona en un día de lluvia se encontraba una figura envuelta en telas negras y una capucha del mismo color que le cubría de las gotas de lluvia rebeldes que decidían no seguir el curso de sus iguales y caer bajo la cornisa. Durenot había salido a dar una vuelta bajo la tormenta a la espera de conseguir algo que hacer, no soportaba tirarse el día encerrado en la habitación que tenía alquilada sin ni siquiera un triste libro para leer. El brujo siempre llevaba un par de libros consigo, pero había algo en aquella ciudad que cada vez que iba acababa perdiéndolos todos y teniendo que resignarse a dar un paseo por aquellas calles. Echó un vistazo al cielo encapotado y cerró los ojos para disfrutar del sonido de la lluvia y de la tranquilidad de las calles. No soportaba caminar por aquel lugar cuando estaba lleno de gente, pero la lluvia había encerrado a las gentes en sus casas y el mago podía caminar tranquilamente. Pero había aún así había algo que no le seguía manteniendo incómodo, la lluvia había traído consigo el frío, algo que el brujo no soportaba demasiado bien.

Entonces se le ocurrió una idea que tal vez podría ayudarle con su problema. Hasta aquel momento había practicado con las runas dibujándolas una y otra vez sobre un trozo de papel pero tal vez aquel era el momento de intentar darles un uso práctico de una vez por todas. Empezó a rebuscar en los bolsillos de su vestimenta hasta que dio con una pequeña pequeña piedra del tamaño de una pequeña mandarina y empezó a darle vueltas entre sus manos, observándola. Había varios métodos para dibujar la runa pero en aquel momento el más sencillo de usar y el más barato sería la sangre. Sacó su pequeño puñal que llevaba guardado en otro de sus bolsillos, colocó el dedo pulgar derecho sobre la hoja del arma, cerró lo ojos y deslizó el acero sobre su propia piel- Joder...- susurró mientras notaba como el puñal se hundía un par de milímetros en la yema de su dedo. Se guardó el puñal de nuevo tras limpiarlo con sus propias ropas y empezó a dibujar con el dedo sobre la piedra hasta que estuvo formada una sencilla runa de color escarlata. Metió el dedo en su boca para aliviar un poco el dolor y presionar con la lengua sobre la herida esperando que se cerrase sin muchas dificultades. Cogió la runa y comenzó a observarla procurando que no le cayesen gotas de lluvia, si por algún casual se borraba el dibujo tendría que volver a hacerse otra herida para dibujarlo de nuevo o resignarse a pasar frío. No sabía si aquella runa funcionaría, nunca había probado a hacer ninguna aún, pero había leído todos los libros que había podido y estaba seguro de conocerse al dedillo las nociones teóricas básicas de las runas. Cogió con fuerza y comenzó a concentrarse en la runa, intentando infundirle energías sin saber realmente como tenía que hacerse aquello. Al principio no pasó nada y estuvo a punto de desistir, cualquiera que le viese agarrando una piedra y mirándola fijamente pensaría que estaba loco, pero quería que aquello funcionas no ya por el calor, sino por su orgullo. Tras mirarla un rato, notó como la mano se le fue calentando más y más a causa del calor que irradiaba la piedra. No era mucho, ni siquiera quemaba al tacto, pero no podía pedir más de una runa tan básica como aquella y más siendo la primera vez que lo intentaba. Guardó la piedra en el bolsillo mientras la sujetaba con la mano izquierda para notar su calor y comenzó a caminar bajo la lluvia, dándose cuenta a los pocos metros que la runa solo calentaba su brazo, pero que seguía teniendo frío en el resto del cuerpo. Aún así, estaba orgulloso de haber conseguido que funcionase.

Tras caminar durante un rato llegó pasó junto a una taberna y decidió entrar. Había intentado ir caminando de cornisa en cornisa para minimizar así la lluvia que le caía encima, pero de todas maneras estaba chorreando y sus ropas estaban goteando sin cesar, creando un pequeño charco de agua bajo el brujo. Dio un rápido vistazo a la taberna y , tras ver que se encontraba casi vacía, decidió avanzar hasta el camarero, que se encontraba allí revisando un papel y haciendo lo que parecían ser cuentas. Se quitó la capucha mientras avanzaba y comenzó a frotar la piedra rúnica entre sus manos para calentarse un poco más, pero aquella piedra no servía ni para derretir un cubito de hielo- Póngame el ron más barato que tenga- El camarero asintió con la cabeza y le colocó la bebida a Durenot, quien se bebió el contenido del vaso de un solo trago- Jodidamente asqueroso. Sírvame un whisky que no me haga vomitar- el camarero cogió una botella de la repisa y sirvió al brujo, quien esta vez solo dio un sorbo para saborear el alcohol- Mucho mejor... Deme la botella-dijo mientras dejaba sobre la barra las monedas suficientes como para pagar lo que había pedido y un par más de propina. La verdad es que no le quedaba mucho dinero ya, pero Durenot no era lo que se conoce como una persona ahorradora.

Una vez con el vaso en la mano derecha, la botella en la izquierda y la piedra dentro de la boca comenzó a caminar por el local buscándose un lugar en el que sentarse. La mayoría de las mesas estaban vacías, solo había un par de clientes en el fondo, un grupo jugando a los dados y otro sentado solo. Durenot se quedó mirando al tipo solitario hasta que recordó quien era y se dispuso a caminar para saludarlo-Bofbo, ¿pfobo pe paf?- Escupió la piedra sobre la mesa en la que estaba el bio para poder hablar con claridad y se sentaba enfrente suya- Nadie debería estar en una taberna sin un vaso en la mano- dijo mientras le ofrecía su vaso lleno de whisky. La verdad es que no sabía si los biocibernéticos consumían alcohol o si le molestaría que se sentase con él, pero el brujo estaba aburrido y dispuesto a intentar mantener una conversación.

Off: Uso de Arcanos


Última edición por Durenot el Lun Jul 27 2015, 12:52, editado 1 vez
Durenot
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 55
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Vie Jul 24 2015, 23:30

La  partida comenzó a parecerle aburrida y repetitiva. Sus dos compañeros de juego no hacían más que incordiar, cada uno a su manera. El elfo, orgulloso, malmetía con míseras puyas.  Sus palabras, eran dagas dirigidas al resto de los capitanes. A Alfred no le importaba pues volvía a tener un barco y una tripulación que poco a poco comenzaba a  tomar forma. Sin embargo Acog, no podía soportar tener que escuchar cómo Dilkâ le recordaba una y otra vez la desagradable forma que el hombre cocodrilo perdió su barco. Acog cruzó ese abismo gigantesco que había en los corazones de los hombres bestia que separa lo salvaje de lo humano. No se cayó. Gruñó y rugió como un cocodrilo en lugar de hablar como un hombre. Sus ojos se le pusieron blancos y los dientes le brillaron más que nunca. Tiró la mesa por los aires. Empujó al elfo con un golpe seco llamándolo con insultos más severos que el propio Capitán Werner utilizaba y, con espada en mano, se dispuso a poner fin al orgullo del elfo.

-¡Ayudadme!- Gritó Alfred a los otros hombres que había en la taberna mientras intentaba sostener a Acog para que no hiriese a Dilkâ.

-Déjalo.  Ese estúpido cocodrilo sabe luchar tan bien como llevar un barco.- Contestó el elfo con extraña calma. El Capitán Werner no le hizo caso. Mantuvo a su compañero sujeto hasta que el elfo abandonó la taberna.

 -Debiste haberme soltado capitán.- Gruñó el cocodrilo cuando se hubo marchado Dilkâ.  –Lo hubiera matado con mis propias manos a ese idiota chinga árboles.-

-Por esa misma razón no te he soltado. No mereces matar a alguien como él. Ve a casa y descansa.- Ordenó el Capitán Werner. La vida de los hombres bestia era una lucha constante. Su humanidad contra su instinto animal. Acog había perdido una batalla y ahora necesitaba descansar.

El Capitán se sentó de nuevo en su silla, como si nada hubiera pasado. Recogió la mesa, recogió los dados, recogió los garbanzos y se dispuso hacer una última tirada. Miró hacia ambos lados de la mesa. No había nadie sentado a su lado. Se había quedado solo por culpa del orgullo y la poca disciplina de sus compañeros.  
avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Dom Jul 26 2015, 23:42

Sus ojos habían estado desafiando fijamente la mirada disimulada que arremetía el reptil antropomorfo contra su estancia en el bar, pero se habían desviado de ese desafío justo después de que la madera de la puerta rechino tras la llegada de alguien a la casi vacía y pobre taberna. Vio con sus enrojecidos ojos al sujeto que pedía como todo hombre que iba a embriagarse en una taberna un buen tarro de ron, era extraño el hecho de embriagarse en medio de una tormenta y atrapado aquí. Fijé mi vista hacia el metal de mi sable, ya no estaba tan frío como alguna vez había estado tras mis viajes en el norte de Aerandir. Esos fríos y oscuros días en el norte habían sido cambiados a días tormentosos y lluviosos en Lunargenta, pero la potencia de sus vientos no era nada comparada con la potencia del frío en el Norte. 

— Bofbo, ¿pfobo pe paf? —El nuevo visitante de la taberna había empezado a dialogar con Jinsa, el cual tenía claro que tales palabras no estaban en su base de datos. Había caído de la boca del sujeto una piedra de su boca a la mesa, ello fue tan descabellado incluso para Jinsa. 

— ¿Disculpe? —Respondió a tales palabras extrañas, parecía ser que la piedra que había estado alojada dentro de su boca era la causante de tales palabras maldichas. — ¿Necesita ayuda?


— Nadie debería estar en una taberna sin un vaso en la mano. — El sujeto le había demostrado ansias de amistad, puso su tarro de ron como una ofrenda ante la soledad del bio-cibernético.


— Lo siento. —Jinsa contestó de manera cordial, aunque no tan respetuoso como su contraparte. — Pero mi sistema no lo acepta.


En el apogeo de la conversación Jinsa escuchó la caída de una de las mesas contra el suelo, la maderar rechino de forma horrenda por su vejez y el peso que había caído contra ella. Su sistema se alerto y miro atentamente al sujeto al que había visto anteriormente antes de la llegada del amistoso sujeto que tenía junto a él. Insultos sobresalieron en el ambiente que alguna vez había estado calmado, el reptil soltó su espada de su vaina y amenazó a muerte al elfo, estaba por dar fin a la vida de la criatura hasta que fue parado por su compañero. Uno de esos fieros marinos de ese trío había pedido ayuda a los demás hombres de la taberna, a pesar de ese aspecto de molusco que cualquier hombre temería ante sus pies, ellos habían acogido al rescate del elfo al borde del filo de la espada del reptil.

La gran pinza que llevaba ese fiero hombre de barba repleta de tentáculos sometió el hombro del lagarto, intentando impedir junto con los demás hombres que le arrebatase la vida al elfo. El elfo, sin lugar a dudas y al borde de morir a manos de ese hombre bestia, prefirió huir a aceptar un combate con él. Era bastante lógico, las probabilidades de que el elfo persistiera y llegase a derrotar a semejante reptil eran casi imposibles; el conservaba un aspecto joven y esbelto, pero el reptil tenía un físico corpulento y duro. Pero el orgullo del elfo aún persistió a pesar del miedo, hubiese sido menos humillante su ida si no hubiese contestado al intento de asesinato del hombre bestia.

— ¿De qué sirve protegerlos? —Susurró Jinsa, intentando que Sajin se diese cuenta de ello dentro de su sistema. — Si al final ellos mismos lo ocasionan...

Así como el elfo salió por esa puerta, el reptil se había ido por igual. Los ánimos de ambos por combatir parecían haberse esfumado por distintas razones y el que alguna vez había estado entre esos dos en la misma mesa, se había quedado solo. La soledad que transmitía ese hombre, a pesar de su aspecto excéntrico más de animal que de hombre, le parecía muy lamentable. Solo, recogiendo todo lo que habían dejado sus compañeros arrojados al suelo por la rivalidad entre ambos, se había quedado para bien o para mal ahí, solo para seguir la última jugada que a él le tocaba. Jinsa se apiado de ello, él no era alguien que se preocupara por los demás, pero quería premiar al hombre por su perseverancia. Tomó el tarro de whisky que el amistoso sujeto le había estado ofreciendo hace unos minutos; guardó su espada envainada en un costado de su coraza y lo dejó sobre la mesa del hombre de barba tentacular.

— Así ya no tienes que pedir más ron por el que sus amigos tiraron al suelo. —Dijo, su tono era tan frívolo y metálico como el de cualquier máquina, pero preservaba cierto aspecto susurrante. Levanto del suelo las dos sillas que habían arrojado el elfo y el reptil como si nada, era la primera vez que Jinsa había sido generoso como su prójimo Sajin.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Durenot el Lun Jul 27 2015, 13:20

Durenot no iba a dejar que el biocibernético rechazase su invitación, tenía curiosidad por ver qué es lo que le pasaba a aquellos seres con el alcohol dentro de sus cuerpos. Fue a insistir un poco más, pero de improviso los bebedores de la mesa más cercana comenzaron a pelear y a gritar, revolucionando a los pocos clientes que se encontraban en aquel tugurio. El hombre reptil quería ensartar con su espada al elfo y, de no ser por la rápida actuación del tercer bebedor, lo habría conseguido. El rostro del brujo denotaba una clara decepción mientras observaba como el atacante abandonaba la taberna en silencio.

- Deberíais haber dejado que acabase con ese elfo- susurró de manera que nadie pudo escuchar sus palabras- Se giró para conversar con Sajin, pero este ya estaba de pie y con su botella en la mano, dirigiéndose hacia el hombre bestia que se había quedado solo- Mi botella...

-Así ya no tienes que pedir más ron por el que sus amigos tiraron al suelo- ante la perplejidad del mago, Sajin le ofreció la botella que él había pagado y levantó las sillas que habían acabado por el suelo tras la pequeña trifulca.

Durenot se levantó de su asiento y se dirigió hacia aquella mesa, olvidándose de su piedra rúnica. Encima de la mesa había un juego de dados y unos cuantos garbanzos, los antiguos ocupantes de la mesa debían de haber estado apostando. Durante el camino se terminó de beber lo que le quedaba de whisky en el vaso y se sentó en la silla que había a la derecha del hombre calamar, dando un fuerte golpe con el vaso sobre la madera al acomodarse. Sin mediar palabra, agarró su botella, se rellenó el vaso y se la dejó al lado del bebedor- Jugar solo debe ser muy aburrido- Le hizo una seña con la cabeza al biocibernético para que se sentase en el asiento libre-Espero que no te importe si me uno a la partida
Durenot
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 55
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Miér Jul 29 2015, 22:13

No era como uno de esos borrachos que pasan las noches en los bares por no tener un lugar dónde regresar. Él tenía una casa; “dulce y apestoso hogar” como a le gustaba describirlo. La razón por la cual se quedo en la taberna aquella noche al marchar sus compañeros fue otra más sencilla. Quedarse en casa aquella noche tan prometedora sería perder el tiempo. Cogió uno de los vasos que habían dejado de de su compañeros, lo llenó con su propia tinta y, con una pluma que se sacó del bolsillo de su camisa, empezó a escribir. La tormenta de fondo creaba el ambiente perfecto para continuar escribiendo.

“Van, furiosos por el cielo
El viento, el frío y la humedad
Nubes enormes ya se encrespan
Algo muy serio va a pasar…”


La luz de un relámpago alumbró toda la taberna en el momento en que el Capitán acabó de escribir el último verso. Un sonido estridente siguió a la luz. Los cristales de las ventanas rugían de dolor por el viento. Algo muy serio iba a pasar…

“Duro silencio, calma y oscuridad
de pronto todo estalla.
Trémulo el rayo con su espada
saca el relámpago a brillar
el trueno ruge intermitente
y el cielo entero a tumbos va,
el viento rápido jadea,
levanta hinchando todo el mar;
la humedad triste y más callada
se ha desmayado por allá;
solloza el agua, se exaspera,
llora de pena un gran caudad;
se esconde el frío en la neblina,
todo ya es duda y ansiedad…”


Se quedó sin tinta en la pluma. Fue a mojarla de nuevo en el tintero que había improvisado cuando un biocibernético posó sobre su mesa una botella de whisky. Su vaso y el de Dilkâ se rompieron cuando Acog echó la mesa abajo, solo se salvó el vaso del hombre cocodrilo, el cual estaba ahora relleno de tinta. Se lamentó por ello. Los dados continuaban en silla de la mesa. Otro hombre se le acercó proponiendo una partida. Un juego de dados.
-Estar solo es aburrido.- Corrigió el Capitán. - Beberemos los tres.- Levantó los tres dedos centrales de su mano izquierda, los únicos que tenían forma de tentáculos, para que el camarero le trajera tres vasos a la mesa. No estaba seguro si el hombre chatarra podía beber alcohol; sin embargo, prefiero curarse en salud y pedir tres vasos. -Mis compañeros de juego se han marchado.- No dijo el motivo, todos en aquella taberna lo habían visto. - ¿Os gustaría acompañarme en esta gloriosa noche de tormenta en una partida de dados?- Volvió a mojar la pluma en la tinta y escribió el último verso de su poema.

”La tormenta siempre vendrá.”


avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Dom Ago 02 2015, 05:51

La tormenta tronaba con fiereza sobre los cielos y los relámpagos iluminaban las ventanas que yacían de negro a el brillante tono de las corrientes eléctricas que caían de los cielos en cuestión de segundos, más de los que un ser humano podría analizar tan rápido como un relámpago. La tormenta se hizo con una lluvia cada vez más fuerte, más potente y sin duda más persistente que antes. No iba a ceder, la naturaleza siempre era así sea donde fuese el bio-cibernético. Dios nunca había hecho las pases con él, la aberración de la naturaleza que muchos denominaban a Jinsa y Sajin por igual, solo los hermanos incomprendidos eran al final los únicos en su cruzada. 

La soledad remarcaba en su estancia en la taberna, había decidido marcharse de la taberna aún sea teniendo que enfrentar las corrientes de viento como mismo había hecho con las de nieve, pero el molusco antropomorfo había ofrecido hospitalidad en su mesa e incluso uno que otro trago amistoso, ya eran dos solicitudes de que el bio-cibernético bebiese aunque sea un pequeño tarro de ron. Se dio la vuelta aún así y se sentó junto al marino solitario que que alguna vez había estado apostando, ahora escribía con calma en la poderosa tormenta que nos había dejado prisioneros de la taberna.

— ¿Que escribe en ese trozo de papel, mi necesitado compañero? —Jinsa contestó con su tono metálico y frívolo inconsciente en él, pero más humano que el propio Sajin. — ¿Es acaso su diario en tiempos de tormenta? ¿o una carta para redimir el aclamado amor del corazón a su amada? perdone mis palabras, carezco de lo que se llama como afecto.


Se sentía mas libre; mientras Sajin reposaba en la extensa base de datos de su cociente, Jinsa debía representarlo, actuar como él en momentos de calma y paz. Aquello era una tortura, un asesino nace como asesino, no puede cambiarse y tampoco reprimirse. Ello no era el campo de Jinsa, era de Sajin. Pero junto con el pulpo, se había dado cuenta de algo: ambos eran unos marginados. Entre marginados se apoyan tal como el cocodrilo y el pulpo, podría suceder lo mismo con él. 

— La bebida y mi sistema digestivo no son uno. —Contestó a la ofrenda del pulpo por unos tragos para cada uno sobre la mesa, visualizó poco después el juego que yacía en la mesa del que el sujeto se había dignado a reclamar por una partida entre los tres. — ¿Que le parece si lo compenso en una partida junto a usted como lo ofrece este señor? esperé, ¿de casualidad no nos hemos visto?

Jinsa señalo hacia el sujeto de aspecto humanoide que yacía junto al pulpo y él en la mesa. Su base de datos compartida entre Sajin y él le había dado a conocer, a pesar del tiempo que tardo en analizarlo, que era nada menos que él. Había estado con Sajin en el norte, uno de los sobrevivientes en el genocidio de la iglesia abandonada.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Durenot el Miér Ago 05 2015, 20:49

Tal vez en otro momento y lugar el joven brujo, como buen amante de la palabra escrita que era, se habría parado a ver lo que escribía el hombre bestia. Sin embargo, ya se había tomado el resto de una botella de ron antes de salir de la habitación donde se alojaba y nos estaba muy acostumbrado a beber, por lo que en aquellos momentos ya se encontraba algo traspuesto. Agarró su vaso, se bebió la mitad de un trago y agarró los dados y el cubilete- Espero que no te importe que sea una partida amistosa, mis últimos ahorros los he gastado en esa botella y en esta ciudad es imposible ganar dinero, así me no podría pagarte lo que ganes esta noche- Agarró tres dados y comenzó a agitarlos entre sus manos cuando de repente el biocibernético le interrumpió. Su pregunta le pilló bastante de improviso, no había caído en la cuenta de que tal vez el espadachín no se acordase de él. El brujo se sintió bastante abochornado por haberlo tratado con tanta familiaridad- Pues sí, nos vimos hace no mucho tiempo... Tal vez no te acuerdes, estábamos rodeados de licántropos intentando asesinarlos, brujos locos atacándonos y unos cuantos dragones. Supongo que te habrás encontrado en esa situación muchas veces, puede que no te acuerdes por ello- Dijo de forma irónica mientras lanzaba los dados que tenía en la mano sobre la mesa.


-Genial, ni una maldita pareja- gruñó mientras daba otro trago a su vaso. Puede que no se estuviese apostando nada, pero de todas maneras perder nunca siente bien. Lanzó los otros dos dados dentro del cubilete y arqueó las ceja derecha al ver el resultado- Doble pareja de roja y jota-Pasó el cubilete al hombre bestia sin dejar ver lo que había en su interior- Por cierto, me llamo Durenot, Dure para los amigos- apuntó con el dedo al biocibernético, resentido porque se hubiese olvidado de él- Tú llámame  Durenot- Se volvió a girar hacia el otro jugador-¿Cómo puedo llamarte?

Dados bajo el cubilete:

Los dados los he ido generando conforme posteaba, están puestos en el orden que me han salido.
Durenot
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 55
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Vie Ago 07 2015, 19:40

-Es solo un poema.-   Contestó bruscamente al hombre cibernético. No le gustó que mencionara a su amor perdido por las vicisitudes de un cruel destino. Comprendía que lo hizo por la ignorancia. Era pirata y bardo, todo el mundo pensaba que únicamente podía escribir en su diario de abordo o en poemas sobre las mujeres que había conocido. Ignorantes. Él escribía mucho más.

Mientras ambos hombres hablaban sobre su primer encuentro. El Capitán dio la vuelta a la servilleta donde estaba escribiendo. Mojó la pluma en su improvisado tintero y dibujó dos líneas verticales que separaban el papel en tres columnas. En la parte superior de la primera columna dibujó una espada, en la segunda dibujo un rostro con una barba y en el tercero la bandera de su barco. Cada dibujo representaba a cada uno de los hombres que se sentaban en la mesa dispuestos a empezar con el juego de dados.

-Me lo creo.-  Dijo arrastrando el cubilete hacia su lado. La primera tirada, aunque fuera por cortesía siempre tenía que creérsela. Levantó ligeramente el cubilete hacia su lado para que solo él viera el resultado. Acertó.

En la mesa dejo tan solo las dos sotas. Debía superar a la doble pareja y para ello el triple era su mejor opción. Movió el cubilete y lo dejó caer contra la mesa. Miró el resultado de forma que solo pudiera ver lo que ha salido.

Murmulló. La jugada era arriesgada y lo que le había salido todavía más. Solo tenía dos opciones, mentir o decir la verdad.
–Doble pareja. Jotas y unos.- Era un número más alto del que había dicho antes su nuevo compañero de juego de nombre Durenot. Era alto, pero por poco. Sonaba a mentira, a la última treta de un hombre que no le ha salido nada. Sonrió ligeramente. Puede que eso fuera lo que quería que ellos pensasen. O, simplemente, puede que estuviera diciendo la verdad.

Pasó el cubo hacía su compañero de metal.

-Soy el Capitán Alfred Werner. Dueño del…-   Por un momento iba a decir “Sueños cumplidos.” – “Promesa Enardecida”.-


Tirada:

avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Jue Ago 13 2015, 04:33

¿Cómo no se había enterado? Sajin en el norte combatiendo entre bestias y magia, mientras él solo se había regocijado de asesinar a uno entre tanta masacre que había habido sin enterarse por su prójimo. Luego de que por él mismo tratase de encontrar una forma por la cual calmar su naturaleza opuesta a la de su lado artificial había sido arrebatada aquella oportunidad por su antítesis de una forma inesperada, en el fondo se había sentido traicionado por él. El bio-cibernético no tenía lo que quería y ahora, su único entretenimiento era en una vieja mesa de madera de la que a cierto tiempo alguno de los tres se dignaba a lanzar sus dados con tal de ganar la ronda, o eso es lo que el bio-cibernético creía en lo que veía. Quien diría que el lado más cruel de Sajin tendría que disfrutar de un pacífico y amistoso juego de mesa que por la obstinación de la máquina no era capaz de entender por sí misma.

— Jinsa. —Respondió el bio-cibernético ante el tal Durenot, justamente para dedicar con recelo un poco de información extra acerca de su hermano gemelo. — Parece ser que ya conoces a Sajin y si, es mi versión mas patética y sentimental, ''estimado'' Durenot.

Jinsa parecía haberse enemistado de Sajin, tanto que comentaba como si se tratase de este último sus muletillas al hablar. De pronto escuchó las palabras del escritor cefalópodo que estaba a su lado, su brusco comentario le hizo recordar a Jinsa a ambos marinos que habían estado por matarse el uno al otro, se lamento por no haber participado aunque sea en amputar la mano del reptil antropomorfo que tenía entre sus garras al elfo. A diferencia de su gemelo, Jinsa era más un morboso y ácido lado del bio-cibernético, que, junto a la crueldad humana natural en él, no lo hacían una persona que se adaptase mas sencillo a la paz y tranquilidad del lugar. Pensó por un momento que si hubiese seguido su comando de asimilación a los comportamientos de Sajin, pudiese así acabar con el tiempo que tenía esperando a que la tormenta pasase en vez de estar disfrutando de dados en una mesa con dos hombres que no dudaban en beber el ron como salvajes.

— Bueno, caballeros. —Comentó el bio-cibernético con el frívolo y metálico tono en su susurrante voz, que remarcaba mayor sutileza que Sajin. — ¿Cuál es la guía exacta para jugar esta clase de... ''juego'' que tenemos aquí?

A pesar de que con su gran capacidad analítica hubiese podido formular en su base de datos el método exacto de como jugarlo, no podía gracias al desinterés en él en formar parte del pacífico entorno entre marinos borrachos que tenía a su alrededor, exceptuando con los dos que compartía su mesa. Recibió el cubo por parte del hombre de la barba tentacular, tomándolo entre sus manos, parecía que la educación tan programada en Sajin había llegado en una parte a él.

— ¿Capitán? —Dijo el bio-cibernético en duda, ¿acaso se trataba de un marino o un pirata exactamente? lo desconocía, tal vez su mente pensaba diez veces más rápido que un hombre, pero no él no poseía el saber infinito. — ¿Es usted un pirata o marino, mi compañero Alfred? 
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Miér Sep 09 2015, 18:05

Al Capitán le extrañó que el hombre cibernético no supiera jugar a los dados. Para él, no saber jugar a los dados equivaldría a no saber coger una cuchara para comer una sopa. Era algo inaudito, algo tan extraño como hubiera podido parecer el propio Alfred en una escuela de acompañado de millares de niños como la pequeña Magazubi. Alfred Werner, que había vivido toda su niñez en el puerto, de bar en bar observando a los marineros ir y venir con sus mercancías, estaba más que acostumbrados a juegos como el poker, los dados incluso el truco. Los aprendió cuando era solo un curioso niño de seis años. Si hacía el esfuerzo podía recordarlo casi a la perfección. Estaba esperando a su padre en una de las muchas tabernas del puerto. El deseo de ver a su padre después de cuatro duros meses sin saber nada de él pronto se difuminó al ver por primera vez cuatro capitanes piratas entorno a una mesa jugando a los dados. Alfred se quedó mirándolas durante largo tiempo, observó cada movimiento que hacían, les fascinaba todo lo que guardaba ese simple juego, pues de simple no tenía nada. Era un juego de estrategia, de mentiras y verdades usadas en compañía de gestos traicioneros con el fin de despistar a su rival y ganar la partida.

-Es un juego de mentiras y verdades.- Fue la explicación más exacta que se le ocurrió. – Debes acertar si lo que he dicho es verdad o mentira. – Cambió el orden de “mentira y verdad” por “verdad y mentira” para no dar pistas de lo que salió en su tirada. – Si aciertas ganas, sino pierdes. Parece sencillo pero no lo es. Te lo aseguro. – Hizo una pausa para comprobar que el cibernético ha entendido lo que él dijo. – Si aciertas mi tirada te tocará tirar a ti y deberás superar mi tirada.  A medida que el juego avanza, el número ha de ser más y más alto. Cada vez es más difícil superar el número y cada vez es más fácil mentir. – El Capitán le dio su sonrisa más socarrona que pudo sacar. Dio un par de golpes al cubilete que le estaba cediendo al hombre mecánico. - ¿Lo has entendido?-

La segunda pregunta del cibernético le sorprendió aun más que la primera pregunta. ¿A caso su aspecto, su talente y, sobretodo su sombrero de Capitán pirata no describían a la perfección su posición social? Le ofendió que lo llamaran marinero. Era un Capitán. El Capitán Alfred Werner, el último pirata de la hermandad que quedaba con vida.

-Capitán pirata.- Gruñó entre dientes. -  Habla de una vez.- Su paciencia en el juego tenía un límite. Un límite que el hombre mecánico ya había pasado.
avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Sáb Sep 19 2015, 06:54

Mentiras y verdades, parecía ser la parte más fundamental de aquel juego de mesa del que el tentacular sujeto lo detallaba, su sonrisa expresaba rasgos de ironía mientras los dados golpeaban el interior del frasco que ofrecía, de lo que sin más preámbulo cedió a tomarlo de una manera desconfiada, quizás por el hecho de que aquellas palabras no parecían ser tan específicas o concretas al respecto del juego, pero un juego como aquel no requería ser tan detallado como para explicar la sinopsis de su método, si cualquier tabernero ebrio o no podía jugar de una manera tan sencilla, ¿por qué le sería tan complicado para el robot ejecutar alguna jugada tales como las de sus compañeros? aquella clase de cosas eran el pan de cada día para la gente de aquel lugar con tal de matar el tiempo.

— ¿Era necesario mentir acerca de la dificultad de este juego, Capitán? -Respondió con un sarcasmo inteligente por parte de Jinsa, a diferencia de algunas muestras espontáneas de sarcasmo por su gemelo, involuntarias. Sin embargo, tras una impaciente muestra de molestia por parte de la segunda pregunta de la máquina tal vez había resultado un grave insulto para el lobo de alta mar. — Oh, mis disculpas. No pensé que mis dudas resultasen una molestia o aquello hubiese sido una falta de respeto a su reputación como aventurero. Es sólo que, el hecho de que lo viese de casualidad escribiendo, no me hizo pensar que usted fuera como los ebrios o mujeriegos hombres que me he estado encontrando a menudo por aquí. Me ha dado una forma de pensar un poco más abierta sobre los piratas, Capitán... ¿Alfred Werner dijo? ¿no es así?

Tras agarrar el cubilete, el bio-cibernético respondió con una afirmación al respecto de la jugada del pirata. Parecía ser coincidencia el hecho de que su tentacular compañero sonriese en el momento de que explicase en que consistía el juego y que, irónicamente, saliese por arte de magia una jugada por poco mucho más superior a la que el jugador anterior había dado, la ligera sonrisa del pirata le hacía desconfiar más al respecto de que fuese o no un mentiroso. Jinsa entrecerró sus ojos carmesí con sus pestañas ocultas en las cuencas de su metálico rostro, viendo discretamente a Alfred de una forma poco amistosa, probablemente por el hecho de querer hacer ver como un tonto a la máquina.

  Werner. -Contestó luego de un pequeño tiempo en duda. — Usted dijo que cada vez era mas difícil superar el número, ¿no es así? pero, usted también afirmo que era más fácil mentir, por lo que, creo que esto es falso. 

La máquina entreabría poco a poco el cubilete, dudaba de que sí aquella afirmación del pirata había sido la pura verdad o la mentira más astuta que se la había ocurrido. El bio-cibernético temía a que quedase como un tonto al respecto frente a un pirata tan peculiar como aquel, pero a su suerte, no tenía el mismo código de honor que su gemelo Sajin. Paró en el momento que estaba al borde abrirlo, prosiguiendo con aquella discreta y desconfiada mirada algo siniestra del cibernético por parte de él hacia el pirata.

— ¿Y cuál sera el premio si nuestras mentiras salen a la luz? -Preguntó Jinsa. — Parece ser que ya entendí el método de este juego, Capitán. ¿Mentiras y verdades? no creo que de eso se trate. Es más bien un juego entre el cazador y la presa, cualquiera de ambos podría resultar cazado.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Sáb Sep 26 2015, 22:00

¿Una apuesta? Hacía mucho tiempo que no apostaba. Muchas veces se prometió a sí mismo que iba a dejar de apostar. Una de ellas fue tras quemar su anterior barco, el Sueño Cumplidos. Mas, aquella promesa no la cumplió. La promesa que sí prometió fue la promesa que le hizo a Eco. Ella le dio las fuerzas que necesitaba cuando más decaído estaba por la muerte de Goldie y la pérdida de su antigua vida pirata que poco a poco estaba recuperando. El Capitán se puso nervioso al escuchar la proposición del hombre cibernético. No sabía qué debía contestarle para no quedar como un cobarde. Si algo tenía claro es que no iba a negar la apuesta y que piense que era una gallina ni tampoco iba a apostar nada físico por miedo a perderlo al igual que perdió el Sueños Cumplidos.

-Interesante.- Dijo el Capitán para ganar tiempo. - ¿Si, según tú es un juego tan sencillo, qué emoción tiene apostar?- No le gustó que el hombre cibernético le llevase la contraria cuando tenía razón. Cuando se equivocaba podría rectificar si alguien le llegase a corregir de forma educada. Pero cuando decía la verdad, su bravuconería de capitán pirata salía a la luz en todo su resplandor. – ¿Qué propones? ¿Qué pasará si abres el cubilete y descubres que has ganado? – Se le escapó una sonrisa sarcástica.- O perdido. – Una vez sabiendo cual era la puesta del hombre cibernético, el Capitán daría la suya en proporción con la suya.

En su mente continuaba resonando el poema que él había escrito. Era muy bueno. Lo mejor que había escrito en años. Volvía a ser el escritor que un día fue y estaba orgulloso de serlo.


“Duro silencio, calma y oscuridad.
Mas, ya nada estallará.
Se quebró la espada del rayo,
el relámpago no brilla más
el trueno enmudeció
y el cielo tranquilo va.
El viento rápido apacible,
Solo una hoja puede levantar;
la humedad triste y más callada
casi desaparecida está;
contento el agua, sonríe;
La pena, por fin, acabó;
se derrite el frío en la neblina.
La noche alegre vuelve a estar…”


El Capitán se maldijo por no poder escribir en aquel momento la continuación de su poema en el cual relataba esperada calma después de una dura tormenta.
avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Sáb Sep 26 2015, 23:40

Tal vez no era un simple juego en una taberna cualquiera para que la tormenta cesara una vez por todas, quizás era lo que el destino había planificado. Podía convertirse tan pronto como empezó en negocios, apuestas... ya no significaba mucho un juego. Ahora ambos trataban de competir acerca de quien era el más listo entre ambos en aquel simple juego: el pirata o el espadachín. Las palabras que salían de esa boca repleta de tentáculos que poco después se erizo a una sarcástica y desagradable sonrisa entre aquella textura viscosa de cefalópodo no lucía muy encantador, tanto el aspecto como las palabras del pirata no reflejaban para Jinsa la seguridad en escoger una opción en contra de sus proposiciones. Falacias o no, trato de romper el hielo de la cruda conversación que había derivado de lo simple a lo competitivo.

Cerró el cubilete, ahora tan sólo chocaba sus dedos contra la corteza de madera rústica y poco cuidada en todo el paso de los años, tal vez tan sólo para matar el tiempo. No se fiaba, sea lo que fuese que pudiese escupir de la boca ese pirata, definitivamente debería traer una falacia consigo como as bajo la manga. No parecía saber si sus impulsos humanos o las palabras del pirata eran los verdaderos enemigos aquí, en ese momento sintió inferioridad a su antítesis artificial. Paró el movimiento de arriba abajo de sus dedos metálicos sobre la corteza de la mesa, siendo quizás una señal de que el cibernético había tomado su decisión.

Sea lo que fuese, no apostaban nada. Posiblemente solo se trataba del juego entre dos aventureros sin ni siquiera una pizca de oro entre sus bolsillos, pero eso no es exactamente lo que interesaba a la diosa de metal que rugía oculta en su vaina, esperando ser desenvainada. Él entendía que el honor y el deber que su gemelo seguía era solo una moral esclava, tan sólo contención como meritaba su programación. Pero esta vez él podía poner a prueba el filo de su espada en una aventura, así como daba Sajin el servicio de su espada a los inocentes, el podía darla como recompensa para el capitán que tenía en frente. No perdería nada, ganaría poder liberar los impulsos de los que Sajin siempre había reprimido de él, los que había olvidado. Era mejor eso a ser la sombra de un hombre que sirve una mera ilusión que ello era la justicia.

— Me pregunto algo. -Dijo el cibernético, tras un período de silencio. — Me pregunto que tramabas entre vuestros compañeros, el cocodrilo y el elfo. ¿Qué tan buenos para nada son para jugar con vos? ¿no es así? tal vez ha de ser el hecho por el que te quedaste solo aquí, no eres igual al resto de los piratas. Nunca he creído en el hecho de dar fuerzas para situaciones que ya están perdidas, pero siempre he tenido la fe de que si lo hago tener un cambio equivalente.

Jinsa calló por un momento y se percató en el entorno; algunas personas los veían con disimulo, tal vez habían llamado bastante la atención. En cuestión de segundos, no tardo en proseguir con total seguridad. Sea lo que fuese que tramase, lo tenía decidido en el tiempo que había pasado antes de que emprendiese a verificar la falsedad o verdad del cubilete. Analizando el juego a partir de lógica y números mas que diversión o creatividad como cualquier persona normal, no podía dejar de interesarle el hecho de la similitud del cubilete a una paradoja.

 — Creo que por fin me haz abierto los ojos, pirata. -Dijo, lo que no parecía debido al hecho de que el mismo tono frío, susurrante y metálico seguía persistente en su voz. — El juego es una paradoja constante para el que trate de adivinarlo. Mientras que en la descripción clásica de este juego no podemos saber si el resultado es cierto o no antes de que abramos el cubilete y comprobemos su estado. Desde un punto de vista más analítico, esto se encuentra en una superposición de los estados posibles hasta que interviene el otro jugador, lo que no puede ser posible de adivinar por el simple uso de la lógica en sí, si no también de la suerte.

Dio un aplauso leve y que poco después acabo en el cierre de ambas de sus manos. Por cada choque continuo de sus manoplas de metal, sus ojos carmesí quedaban con una mirada inerte destinada al pirata.

— La verdad es la debilidad y la mentira sería el arma escondida, ¿no es así? -Continuo el cibernético. — O puede cambiar. -Amortiguó su argumento de la misma forma en la que el capitán devolvió su puesta. — Entonces, que las probabilidades traigan consigo un efecto incorregible. Si tu ganas, pongo mi espada al servicio de tu tripulación sin la necesidad de oro, tan sólo hasta que caduque. Pero si yo gano, entonces vos deberás deberme algo a cambio, que caducará también. Es así como obtienes un cambio equivalente, pirata.

Equivalente o no, solo quería ser libre de sus cadenas.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Miér Sep 30 2015, 10:28

El Capitán Werner no había conocido un gran puñado de biocibernéticos a lo largo de su vida. Pocos eran los que presentaban su vida como marineros y quienes lo hacían era por cumplir un deber para y con los habitantes de las ciudades. La inmensa mayoría de cibernéticos con los que antaño trató formaban parte de la flota naval de la guardia de la ciudad.  En otras palabras, eran enemigos de los piratas. Los hombres máquina solo sabían obedecer órdenes. No pensaban y no amaban, solo servían. No había duda de que eran la raza más extraña de toda Aerandir, incluso para él que tenía el aspecto de un hombre con cabeza de calamar y la pinza de un cangrejo.

Sin embargo, aquel biocibernético se estaba preguntado qué hacía con los otros dos hombres, el cocodrilo y el elfo. Curiosidad, una cualidad totalmente nueva para los seres mecánicos.

-Son terribles jugadores.- Confesó el Capitán todavía impresionado por el sentimiento que había mostrado el cibernético. -Solo quieren beber para olvidar las penas pasadas. El juego es una excusa. No hay apuesta ni tampoco hay emoción. Solo alcohol y recuerdos que nadie quiere sacar a la luz.-

Recordó las aventuras del pasado en la Hermandad de piratas. Tanto Dilkâ como Acog fueron famosos piratas y cada uno por sus propios méritos. Dilkâ, como todo elfo, era benevolente con sus enemigos; su único deseo era el de vivir una vida de paz y armonía en el mar lejos de la corrupción qué, según él, empezaba a dominar los bosques debido a la ambición de los humanos.  En cambio, Acog era fuerte y audaz más que ningún otro pirata que el Capitán Werner hubiera conocido jamás. Era capaz de enfrentarse a una flota de enemigos él solo y ganar. Pero aquello fue hace mucho tiempo, antes que la Hermandad de Piratas que un día dominó los mares de Aerandir se hundiera por culpa de un solo hombre. Desde entonces, Dilkâ solo se preocupó por seguir con vida sin hacer daño a nadie,  Acog contra todos los que osaran poner unos grilletes sobre sus manos y ambos perdieron sus navíos.

El hombre mecánico continuaba pensando en voz alta. Meditaba en voz alta sobre la finalidad del juego que el Capitán le había propuesto. Razonar, esa cualidad sí era propia de un biocibernético. Pero, de nuevo, Alfred notó algo que contrarrestaba la imagen que tenía de aquella raza. Él cibernético creía en la suerte. Para el Capitán la suerte no existía. Existía el ingenio y la picaresca con la cual poder engañar a sus enemigos en un combate o en un juego, nunca la suerte.  Mas aquello no fue lo que más le impresionó. Lo más extraordinario fue la apuesta que dejaba en la mesa. Su espada al servicio de su tripulación. El Capitán Werner no podía negarse, necesitaba nuevos y buenos hombres capaces de formar parte del “Promesa Enardecida”.

-Está bien.- Contestó con una amplia y siniestra sonrisa fruto de todo cuanto había planeado meticulosamente. - Alguien que cree únicamente en la suerte no puede ser capaces de ganarme. – Hizo una pausa para fingir que estaba pensando en qué iba a dar al cibernético si el ganaba. - Sí tú ganas te concederé algo que nadie más te habrá podido dar: Una vida libre como pirata del “Promesa Enardecida”.-

En cibernético cometió dos errores al hablar con el Capitán, el primero fue mostrarle que era muy inteligente y el segundo presentar la apuesta frente a él. Un hombre, fuera mecánico, animal o humano nunca presentaría una apuesta que no fuera capaz de cumplir.   Alfred Werner, como capitán del “Promesa Enardecida”, antiguo capitán del “Sueños Cumplidos” y el último miembro de la Hermandad de Piratas que todavía no se había cansado de luchar; sabía que lo más importante para cualquier persona era la libertad.
avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Vie Oct 02 2015, 01:23

Una excusa, de eso se trataba todo. Tan sólo era un juego de desdichados con un oscuro pasado y como escape de su ambigüedad moral, su deducción había acertado. El as bajo la manga más discreto que tenía fue perfecto, todo lo que decía ahora, presuponía la máquina, eran falacias tratando de ocultar la verdad de que ello era falso. Había logrado ver los hilos del juego: la verdad era la debilidad y la mentira la hoja oculta, como anteriormente había mencionado al pirata. Pecaba de astuto, pero tanto que su orgullo y bravuconeria de marino con tal de quebrar sus hipótesis de falso o verdadero al respecto del juego.

Sin emoción, sin apuestas. Sería un juego que tal vez a los cibernéticos les encantaría, pero el alcohol y los recuerdos no eran nada para él, tan sólo la última opción significaba algo para Sajin. Más, sin embargo, Jinsa era mucho más nihilista y despreocupado por los demás, tan sólo por el bien del sistema. Sea lo que fuese, debía de encargarse de su cuerpo y despreocuparse por los demás, tan sólo era la supervivencia que movía a esos impulsos humanos aglomerados que lo formaban. Pero no fue al final del todo bueno, la costumbre fue desarrollando un sadismo natural en él que ya no era normal, su naturaleza artificial no tuvo más remedio que ocultarlo hasta ahora.

— Se delata usted solo, pirata. —Dijo con total seguridad el cibernético. —Tus verdades son debilidades que no quieres que descubra, la mentira es el arma con la que atacarás a diestra y siniestra. Mi hipótesis se convierte en una conclusión y mi conclusión se ha convertido en vuestra ruina, pirata.

Era curioso. Su voz era susurrante y fría, no era la voz ideal como para que aquellas palabras sonasen tan humanas. Oh, los impulsos humanos de Jinsa se hacían fuertes. Era una ventaja para poder entender con exactitud al pirata, pero había una mala jugada en todo eso y era que terminaría a final de cuentas traer de vuelta a su antítesis al cuerpo. Él era fuerte, podría ocultarlo una vez más como si él solo hubiese sido un estado de lapsus moral, pero no, no podía ahora. Estaba por ganar, tenía todas las probabilidades de dar consigo la victoria.

La impresión acertó en su confianza: el pirata no cree en la suerte. ¿Cómo? si cada una de las personas creían en ella, ya sea como un regalo de los dioses o por voluntad del medio. Sin embargo, recordó que el juego se trataba de miserables desdichados como el pirata. Entonces, no tendría por que preocuparse, o eso creía. Hubo algo de lo que no se sintió afable con el pirata como estuvo antes y fue el hecho de que lo pusiera bajo el estereotipo de la máquina recibe órdenes. Era degradante, pero aún así no tenía porque caer bajo algún impulso primitivo como lo era la ira o rabia. Él era muy inteligente, aquello sería caer en lo irracional como el pirata había estado tratando con sus engaños y falacias.

— ¿Cree que soy como los demás? —Respondió Jinsa, que dio un movimiento inesperado hacia el mango de su espada y la desenvainó; mientras la gente veía desconcertada como la espada hacia rugir su metal y era colocada en la mesa. El cibernético le reprocho. — Pues, sí. Mi especie ha de ser como dice usted desde esa indirecta: marionetas. Salvo que yo puedo ver los hilos que me rigen a mi.

Agarró el mango de su espada y paso suavemente sus dedos metálicos en el filo de su diosa de metal. La guardó tan rápido como la desenvaino de su vaina, justamente prosiguió luego de ello. Agarro el cubilete y dio unas palabras al pirata.

— Es el momento de la verdad, pirata.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Lun Oct 05 2015, 10:33

El biocibernético no era mucho más inteligente ni mucho más astuto que cualquiera de sus marineros. Lo intentaba ser, parecía seguro de serlo, pero no lo era. El arma del Capitán Werner durante toda la noche no había sido la mentira como había asegurado el hombre mecánico, la auténtica arma y la fuente de toda su ventaja durante todo el juego estaba en el uso de la verdad. Podía hacer memoría si lo deseaba, hasta aquel momento el Capitán no había mentido ninguna sola vez a su oponente con respecto al juego de palabras, en el juego de dados era difente. Si había fingido algún sentimiendo o emoción lo había hecho con el fin de aprender cómo pensaba su rival. Por ejemplo, había aprendido que su oponente mecánico era paciente y calculador, no se dejaba ceder antes las exigencias del falso nerviosismo que fingió el Capitán al ver que él no lanzaba los dados. También había aprendido que era desconfiado, su primera impresión al coger el cubilete fue pensar que Alfred mintió en su tirada, nada importante pues el juego era el juego; lo importante estaba en la conclusión que dijo finalmente. Desconfianza, otra característica desconocida de los hombres de su especie que tenía que añadir a la lista.

Los pocos hombres que había en la taberna saltaron somprendidos al ver como el cibernética desenvainaba su espada y la ponía sobre la mesa. Al Capitán no le impresionó. Ya había descubierto que era un ser desconfiado, frío y calculador. Una persona que no le gustaba que jugasen con él y que menos le analizasen como si fuera un vulgar problema de matemáticas. Cosa que el Capitán estaba haciendo desde el primer momento que él se sentó en frente suya.

Si algo le sorprendió es que hubiera creído que el Capitán le dijo marioneta solo por su condición como máquina. si el Capitán le había propuesto una vida de libertad era porque creía que todos los hombres, independientemente de su raza, eran marionetas. Todos sin excepción tenían que arrodillarse ante los nobles de la ciudad, el rey e incluso se tenían que arrodillar ante el propio dinero. Eso no era una vida, era una exclavitud. El Capitán Werner limpiaba el culo con las leyes de Lunargenta, las mismas leyes que le llevaron a perder el "Sueños Cumplidos". El mar era el úncio lugar donde existía la libertad. Podían viajar a lugares inimaginables para cualquier ciudadano de Lunargenta, podían coger todo aquello que desearan aunque estuviera en otro barco, podían vivir y podían ser libres sin rendir tributo a nadie ni a nada.

-Un poco de respeto.- Contestó Alfred sin levantar la voz por no llamar la atención de algún ser indiseado que se estuviera emborrachando en la taberna pero con una gran molestia en su tono de voz. - Si creías que te había cedido una vida de libertad por estar hecho de tuercas y tornillos te has equivocado. - Guardó un segundo sin decir nada para pensar en qué decir.- Eres lo suficientemente inteligente para creer que te mienten pero eres incapaz de poder distinguir una verdad de una mentira.-Le arrebató el cubilete al hombre mecánico con su pinza de la mano derecha y lo abrió mostrando su resultado. -En toda la noche no te he mentido ni una sola vez.-Lanzó el cubo dos mesas adyancentes a la que estaban sentados.- Pensé que sería interesante jugar con una persona inteligente para variar. Lástima que no haya encontrado ninguna.- Se levantó de la silla.-Un hombre que se niega a ser libre no merece la libertad.- El biocibernético no lo sabía pero el capitán acababa de lanzar su última tirada para aprender más sobre él.
avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Lun Oct 05 2015, 23:43

Así que eso era... nunca mintió. Podía pensar formular mucho más rápido que un hombre, pero como consecuencia podría ser más indeciso que un hombre. Vaya, con que al final de todo, si que fue considerado como un igual para el pirata. No dejo una palabra más, tan sólo escucho el suave y leve sonido del cubilete cayendo al suelo, para después rodar entre sus pies. No era un mentiroso como un pirata más, no era un vándalo y tampoco un imbécil. Entonces, ¿que era? hubo algo de lo que la máquina había puesto con fuerza en todo el juego, como era claro en la personalidad en la que estaba: humanidad. No eran sentimientos, no era emoción, tan sólo era la naturaleza belicosa, el deseo de triunfo. ¿Por qué una máquina no podría soñar con algo así? podía, pero su pecado fue su soberbia a la hora de actuar.

La libertad es algo contradictorio. Puede ser libre de la moral humana, pero no puede ser libre de la programación que lo rige. ¿Qué es la libertad para un autómata? ¿que es la libertad para los últimos restos de humanidad en una caja de tuercas y engranajes? nada, tan sólo eso, nada. Y eso es lo que había sido durante todo ese tiempo, la sombra de su programa artificial: Sajin. Poco a poco, ese programa en su cruzada de justicia personificaría sentimientos, emociones... el quedaría en el pasado, en la oscuridad de aquel programa que arrebato lo que era suyo, su ser. El hecho de servir a alguien podría volver a su pasado, tan sólo hacía la ilusión de poder volver a significar algo como lo fue. Su programación de protector no era igual a la de su antítesis. Tan sólo deseo volver a chocar espadas, escuchar los gritos que tan solo serían puro desinterés para su programación, solo era lo que no podía controlar aquella personalidad oscura de un ser artifical. Tan sólo los residuos más oscuros de la personalidad de un hombre, de un guerrero.

Estaba claro. No era una batalla cuerpo a cuerpo en el que las espadas chocaban, pero por un momento el cibernético sintió como si el pirata hubiese atravesado directamente el pecho de la máquina. ¿Qué iba a hacer? ya había sido derrotado, no quedaba otra de marcharse con el error aprendido, con el fracaso provocado por su auto-confianza. 

— Fue un juego interesante. —Comentó el cibernético, ahora estaba solo en la mesa. Tengo que admitir que vuestra analítica es impresionante a pesar de que lo haya hecho sin emoción, sin motivo alguno. —Jinsa miró su reflejo en una de las jarras de ron Tengo que aceptar mi derrota, para ser una simple parodia de un ser humano no lo hago mal con fallar en lo que hago. —Disimulo pensar, aunque solo veía su propio reflejo Para vos soy como ellos, o todos aquéllos a quienes consideras inferiores: otro imbécil más, otro alienado. El "Sistema" me ha seducido y ahora como de su mano, sólo soy un prosélito incapaz de mostrar insurrección; un mandado, un borrego que obedece a otro, un casi-humano. Obviamente no estoy a tu nivel, ¿verdad? A mí, sinceramente, me da igual cómo me vea, ya sea como un peón o como un engranaje, una pieza más en esta maquinaria sobre la que escupe desde su Torre de Marfil.

Se levantó de la mesa, tan sólo para acercarse e iniciar un duelo entre ambas miradas.

— Os contaré mi visión, aunque la consideres inferior. —Prosiguió el cibernético, podían notarse los ojos carmesí que no eran característicos de su contraparte Sajin. — Soy la sombra de un sistema dogmático e inhumano para los tuyos, que tan sólo sigue la mera ilusión que es la justicia, la moral. —Entrecerró sus ojos rojos detrás de su enmascarado rostro de metal. — Tal vez os parezca extraño viniendo de este emisor, pero, nunca he luchado por nadie, solo por mi. Puedo estructurar yo mismo mi propio sistema de valores sin la necesidad de servir a lo que es la moral humana.


Paso de largo del pirata, estaba decidido a largarse tras su derrota.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Lun Oct 19 2015, 10:48

El Capitán Werner prestó toda su atención a las palabras del hombre de metal. Si se esforzase un poco más podía ser mucho más inteligente de lo que ya era. “El Sistema”, aquella palabra que tanto repetía el cibernético, debía ser, traducido al lenguaje de Alfred, la prisión de la sociedad, las normas, las leyes, los impuestos y, sobre todo, la vagancia por no luchar por la libertad. Oh sí, para esos borregos era más fácil aceptar vivir arrodillados a merced del “Sistema” que luchar por la libertad. Así era su padre, su madre e incluso Goldie antes de conocerle. Solo vivían arrodillados ante el poder de los aeros. Para ellos era más sencillo vivir así, aceptaban la derrota al igual que lo aceptó el biocibernético.

El hombre metálico se levantó de la silla para poder estar a la misma altura del Capitán. Un verdadero acto de fuerza de voluntad por su parte. Después de haber dicho que había aceptado, Alfred pensó que se quedaría sentado con la cabeza gacha meditando sobre lo ocurrido. Era lo común para todos los hombres que perdían ante él, por lo menos aquellos que estaban hechos de carne y hueso y no de metal. Pero él no era como los demás, ya lo había demostrado otras veces. Su forma de pensar era mucho más veloz que la de cualquier humano, brujo o elfo que el Capitán había conocido.

¿Justicia moral? Alfred necesitaba unos segundos para poder entender cada palabra que decía. El vocabulario del cibernético era demasiado diferente al del Capitán como para poder entender inmediatamente todo cuanto decía. Tras unos segundos meditando sobre las palabras de su rival, el Capitán entendió que él se describía a sí mismo como una especie de extraño justiciero que tan solo sigue su modo de pensar sin atender al pensamiento colectivo de la ciudad. El Alfred Werner se preguntó si, de verdad, aquel hombre hecho de tornillos podía entender el significado de la justicia. Siendo sinceros, por su forma de hablar,  su justicia más parecía el poder rescatar a todos los que estuviesen en peligro que atacar directamente al corazón de lo que ocasiona tales peligros. Esa era la diferencia entre la vida de un capitán pirata que la vida de un justiciero. Los piratas atacan al corazón de todos los males: el dinero. Mas, ese mismo mal con forma de monedas, también fue la causa que la hermandad de piratas que un día perteneció el Capitán Werner, quedó destruida. El Riquezas, así bautizaron al primer barco que causó tal masacre.

El cibernético se dio la vuelta y comenzó a andar hacia la salida de la taberna. Algo en él le recordó a su infancia. Por aquel entonces, él tampoco sabía usar toda la inteligencia que disponía para poder hacer frente a sus rivales; de haber sabido utilizarla jamás hubiera confiado en Tihomir y el Riquezas estaría hundido.

-¡¿Ese va a ser tu último movimiento?!- Bramó el Capitán con la misma energía con la que hablaba a mandos del timón de su barco. -¿Largarte sabiendo que te he ganado? Si de verdad fueras tan libre como crees ser seguirías luchando en lugar de aceptar las reglas del juego.- Guardó silencio con el fin de captar la atención del cibernético. - Ese sistema de quien tanto hablas no es más diferente que este juego. No el de dados, me refiero al de las palabras. ¿No lo ves? Dices que eres libre, que sigues tu propio pensamiento. Pero dime, ¿puedes acceder al palacio del Rey y cagarte en su lindo trono? No puedes y, sin embargo, yo he destruido decenas de navíos de la realeza con el fin de apropiarme de sus riquezas. -Esta vez, el segundo de silencio lo guardó en memoria de la  Hermandad. –Yo me he limpiado el culo con las leyes y las normas creando mi propia libertad en el inmenso océano. ¿Tú que has hecho para ser libre, salvar a una anciana de la guardia porque estos le iban a quitar las tierras por no pagar los impuestos? Yo he destruido los impuestos. De nuevo te doy la oportunidad de venir junto a mí y te enseñaré el significado de la libertad pues no es el poder hacer lo que uno quiera como tú has dicho. La libertad es poder vivir de pie sin que nadie te obligue a arrodillarte por nada.-
avatar
Cantidad de envíos : : 257
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Sajin el Mar Oct 20 2015, 04:56

Falacias, eso era todo. No era un espíritu libre que pudiese identificar su propio sistema de valores, no podría y si lo hiciese, no serían valores que fuesen como la moral que su contraparte estaba empezando a crear por sí misma. Tan solo la anarquía era parte de lo que la belicosidad y deseos de más podrían alcanzar para Jinsa que, tratando de vivir más en la permanencia del ser humano, estaba tratando de experimentar las mismas inexactitudes y errores que la naturaleza de estos. No había mucho que poder hacer; sufriría si no pudiese alcanzar su objetivo reprimido en una moral esclava que su antítesis seguía a todo gusto bajo la promesa del honor y la lealtad o, se encontraría en profundo tedio consigo mismo si los alcanzaba.

Sin embargo, el pirata no trataba de optar por la victoria o por la derrota. Trataba de asimilarlo, para ser parte del absolutismo moral del pirata y su anarquía, al margen de su programación. Era una oferta que, a pesar de todos esos engaños y bufonadas por parte de aquel hombre, todavía seguían manteniendo la jugosa calidad de ser libre. La libertad, tal vez, podría volver a recordar su humanidad en actos de belicosidad y desinterés en la moral de la sociedad como el pirata le prometía. El hecho de poder regirse por si mismo para disfrutar de lo que mejor es, tan solo la espada con él, nada de patrañas de honor y deber como prometía su compañero al mundo... tan solo su sinceridad reflejada en el filo de su espada. Sus dedos todavía no giraban la perilla de la puerta, pensaba todavía acerca de la oferta que el pirata le había ofrecido con la oportunidad de que tras su derrota, pudiese ganar una victoria contra lo que lo oprimía.

Girándose de vuelta hacia el tentacular y extraño pirata que, si bien lo había sorprendido con una personalidad que no hubiese sido intrínsecamente inadaptada como sus compañeros, también había tenido la valía de darle cara. A pesar de lo dicho anteriormente, el hecho de que pudiese tener su propio sistema para identificar todo lo bueno que proceda de su voluntad no haría en él un héroe, no haría un hombre para la sociedad, no. Un hombre que solo aprendió de la espada durante esa recta y dogmática programación regida por lo poco que le quedaba de humanidad, no podría caber en la sociedad como lo hacía su otro yo, del que se esforzaba por mantener la supervivencia de este a pesar de sus patrañas de honor y lealtad. En los días de ahora, uno mantenía la paz a partir de la guerra y de la que la gente, nunca estaba satisfecha... mercenarios, asesinos, la gente había olvidado lo que era en realidad usar un arma. Y lo peor, usar una espada, incluso su antítesis.


— Su sagacidad es eficaz para muchas cosas e incluso para convencerme luego de mi derrota. —Alagó un poco la valía del pirata, más sin embargo, estaba dispuesto a dedicarle unas ciertas palabras de más.— Si bien es cierto que habéis ganado la apuesta, debo admitirle que mi metáfora con la que he tratado de explicar mi mal, podréis toparos con esta en algún momento. —Dio una referencia discreta de Sajin.—  Solo le sugiero que me recuerde cuando inicié, el objetivo por el que tomé el trabajo.

Giró la perilla con la lluvia aún persistente, que, si bien no había cedido, ya estaba debilitándose.

— Por cierto... podéis llamarme Jinsa.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juego [Interpretativo][Libre] [2/2] [Cerrado]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.