Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Thorn el Sáb Ago 01 2015, 01:23

El sol de la tarde se había extinguido tras los nubarrones que anunciaban tormenta. En un par de horas a lo sumo comenzaría a caer un chapucero que no permitiría ver más allá de dos brazos hacia adelante. La luna llena aparecía intermitente entre los pequeños agujeros de las nubes galopantes, empujadas por un gélido viento que comenzaba a ponerse peligroso.

La gran casa de dos pisos había sido edificada en la primera invasión alrededor del mismo tiempo que el hospital. Se decía que las almas de los que allí murieron rondaban intranquilas, sobre todo en noches como esa. Solamente poseía dos puertas, la frontal, imposible de utilizar por un derrumbe previo, la lateral, escondida tras los matorrales que otrora habían conformado el jardín.

El edificio estaba en la cima de una pequeña colina, las casas más cercanas estaban a unos quinientos metros a la redonda, en el bajo de la misma. Altas vallas de hierro corroído rodeaban la propiedad al igual que sombras ambulantes sospechosas. Al lado del camino principal de la casa, un camposanto con altas lápidas derruidas con nombres e inscripciones en lenguas ya muertas o indescifrables por la inclemencia del viento que siempre corría imparable a través de ellas. No solo la oscuridad, las plantas, hierbas malas y alimañas rodeaban aquella mansión, sino también el misterio y las historias de asesinatos violentos, desapariciones y apariciones…

Misión: Roba la reliquia.

En el rol encontrarán las siguientes complicaciones por capítulos o bloques:

Capítulo I: (1 turno)

La reunión: Deberán llegar al lugar, describir lo que siente y ve su personaje hasta la puerta de la casa que no cederá. Werner y Magazubi intentarán abrirla, por turnos, pero será imposible para ellos. Aparecerán un par de guardias de los que deberán deshacerse mientras Eco abre la puerta. (Yo dirigiré al pnj)

Capitulo II: (2 turnos)

-Entran a la mansión, pero se dan cuenta de que es muy grande. Deciden separarse, uno de ustedes tiene que tomar las escaleras y el otro quedarse en la planta baja. Las descripciones quedan a su criterio. Quiero conocer la casa a través de sus ojos.
-Escucharán ruidos extraños, deberán describir al menos dos momentos en los que se les heló la sangre. Escucharán ruidos y voces. Lanzarán la voluntad de los dioses con lo que decidiré su suerte para el siguiente turno.

Capítulo III: (2 turnos)

-  Caerán en una “trampa” (o tendrán un accidente, como tablas podridas, etc.) La idea aquí es que tengan la oportunidad de utilizar una de sus habilidades pasivas. Nuevamente lanzarán la voluntad de los dioses y esperarán mi respuesta para cerrar la acción y su suerte.

-Salen de la trampa.

Capítulo IV: (2 turnos)

-Encuentran el posible lugar de la reliquia, pero solo uno de ustedes hallará la verdadera, eso será decidido por la voluntad de los dioses nuevamente.

Capítulo V: (1 turno)

-La reunión y retirada hacia el gremio.
Thorn
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 807
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Magazubi el Mar Ago 04 2015, 04:42

    Nuestra primera visita al gremio de ladrones oficialmente y ya el capitán pulposo y yo teníamos una misión, el primer robo como parte del gremio. Necesitábamos lograrlo para así demostrar a Ambar y a Gabret que realmente merecíamos pertenecer a su familia.

    Los datos del robo que había que realizar eran muy escasos, sin embargo Eco se nos adelantó un poco y nos proporcionó información que podría ser de ayuda. Primero la ubicación del lugar y junto a eso las supersticiones de apariciones y desapariciones que parecían venir acompañadas con el cartel de bienvenida del sitio. No era precisamente un campo floreado esperando ser cruzado por nosotros para que al ser atravesado encontráramos directamente el rastreador de dragones legendarios; incluso cuando Ambar comentó un poco acerca de la misión parecía estar bastante clara de que no era muy fácil, dijo que era para probar nuestra valía en el campo de batalla -¿tendríamos que luchar? ¿sobrevivir? ¿matar tal vez?- pensaba intrigada.

    Eco, Werner y yo nos preparábamos para partir, terminamos de comentar algunas cosas para luego “equiparnos”, aunque la única que se preparó con fundamentos fue Eco, creía haber visto al pulposo agarrar algo pero no estaba segura, yo por mi parte no tenía ni idea de para qué servían la mayoría de las cosas y preferí no entorpecer. Me coloqué los guantes que me había obsequiado Eco, me puse mi capa marrón nueva, acomodé mi arco y me ajusté un cinturón con compartimientos llenos de lo vital para mi supervivencia, cargué a Pelusa y esperé en la puerta a que ellos terminaran de tener sus “ideas de guerra”. Hasta ahora no teníamos un plan de ataque muy claro pero primero necesitábamos entrar al lugar.

    La noche se empeñaba en arroparnos con velocidad acompañada con una lluvia nada beneficiosa para ninguno de nosotros, por suerte la luna llena nos acompañaba, sin embargo después de unos instantes dude que aquello fuese mucha “suerte”, había escuchado que la palabra lunático viene de la luna y que la mayoría de los seres de la noche y la oscuridad suelen ser más fuertes durante esos periodos.

    Salimos de nuestra casa, apreté fuerte a Pelusa contra mi capa y me aferré bastante a ella, el clima parecía estar en contra de nosotros. Nos manteníamos todos unidos siguiendo a Eco, nos dirigía a la mansión pero había algo que me perturbaba mentalmente, el Capitán era el rey de los mares y del liderazgo, yo … sinceramente prefiero el sol y el bosque, y nos envían a una misión lluviosa y oscura -¡Uyy!, espero que al menos esta lluvia cree un río y podamos ir en un barquito de madera hasta el lugar- pensaba mientras meditaba lo lejos que estábamos de “nuestra zona de tranquilidad”, a lo mejor podríamos dominar las situaciones pero no como me hubiese gustado – Menos mal que Eco nos acompaña-.

    Seguíamos caminando y mis acompañantes parecían decididos y con bastante confianza en el asunto, aquellas energías positivas y guerreras no tardaron mucho en contagiarme, incluso la misión que al principio me preocupaba sobremanera me parecía una aventura divertida y retadora en donde podríamos ser los héroes y matar a todo lo -¿ya muerto? ...pero matarlo bien-.

-Hermosa entrada y decoración- vacilé mientras atravesábamos un caminito con lápidas para subir a una pequeña montaña.

    La colina no parecía muy alta, pero el recorrido lo sentí interminable. El frío era terrible, la lluvia estaba fría y eso parecía un circulo vicioso, sin contar lo agradable que es el no ver casi nada porque las gotas te atacaban como proyectiles directo a los ojos con una velocidad “interesante” y altamente molesta. No estaba acostumbrada a este tipo de situaciones, tenía que hacer un mayor esfuerzo para alcanzar el ritmo de los muchachos porque mis piernas son más cortitas que las de ellos y mi peso es menor también, así que tenía mayor probabilidad de salir volando que ellos. Gracias a los dragones ambos se dieron cuenta de esto y me ayudaban arrastrándome de vez en cuando.

    Empezaba a odiar la misión, el resfriado que aquella lluvia me iba a provocar iba a ser más terrorífico que la supuesta mansión, pero antes de poder insultar la situación con fundamentos habíamos llegado a una puerta enorme -Al fin- dije con déficit de aliento lanzándome sobre la puerta.

    Estaba pegada a aquella superficie de madera que me mantenía en pie, no se sentía muy endeble, de hecho, todo lo contrario, podría perjurar que era una puerta bastante gruesa. Me daba un poco de vergüenza que Eco y el Capitán hayan tenido que deshacerse de la mayoría de los obstáculos que habíamos encontrado en el camino sin mi ayuda, me dejaban el camino abierto, lo único que les faltaba era ponerme una alfombra roja en todo el camino mientras me abanicaban. Quería hacer algo para compensarlos.

-¡Yo lo abro!- dije decidida guindandome sobre la manecilla de la puerta para halarla, torcerla, darle vueltas e incluso tocar con mis nudillos la puerta fingiendo conocer un código secreto que por no ser real obviamente no funcionó.

    Halaba con las fuerzas que me quedaban y empujaba hasta con los pies, pero nada que aquella puerta abría. Dejé que los demás intentaran hacer algo mejor para tener éxito en la entrada pero no pasaron ni 2 minutos y logré escuchar que alguien se acercaba. Dos guardias -¿habrían más?- se aproximaban. Dejé a Pelusa en el suelo junto a la puerta y cerca de Eco para tener mis manos libres y jugar un rato – al fin ayudaré en algo- pensé emocionada.

    Saqué de mi cinturón dos agujas y con telequinesis hice que se dirigieran a los pies de uno de los guardias para clavárselas verticalmente y poder inmovilizarlo un poco al intentar atravesarle los pies completos, incluso tratando de enterrar las agujas al suelo; aquello pretendía darme tiempo y distancia para poder sacar mi arco y disparar una flecha no mortal a su estómago.


_________________
OffRol

Sorry lo largo, me inspiré un poquito
Cualquier errorsito, mala utilización o para felicitarme enviar mp *insertar sonrisita*
Magazubi
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 607
Nivel de PJ : : 4
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Miér Ago 05 2015, 13:56

Era uno de esos días. Los días que todos los marineros temían. El viento soplaba fuerte e indomable, las gotas de lluvia caían como afiladas cuchillas y desde el cielo se podía ver el inicio de una tormenta eléctrica. Pocos eran los capitanes que se atrevían a navegar en aquellos días. “Hoy el cielo morirá para dejar nacer mañana uno nuevo; más brillante y más azul del que hoy vemos”. Le dijo una vez a Goldie para tranquilizarla del miedo de la tormenta.

Para el Capitán Werner, que su primera misión para el gremio de ladrones fuera en un día de tormenta fue señal de mal augurio. No era supersticioso. No creía en los echadores de cartas ni en la suerte de los astros. Mas, con las tormentas, debía tener cuidado. Muchos capitanes perdieron sus navíos en aquellos días. Para un ignorante supersticioso, tener una misión en un día de tormenta, era como nacer bajo el graznido de una bandada de cuervos.

Decido, quiso combatir el mal augurio con su mejor indumentaria para la ocasión. Unos pantalones de pana de color oscuro, una ligera camisa del mismo color cubierta de una dura chaqueta de cuero que le llegaba hasta las rodillas y, por supuesto, su sombrero de Capitán. Los colores claros brillaban por su ausencia. Debía ser un ladrón; debía ser una sombra. El único color claro que tenía era el acero de su espada oculta en su vaina.

Bajo el frío y húmedo manto de lluvia. El Capitán, junto con la pequeña Magazubi y la mujer tigresa de nombre Eco, llegaron a la entrada de una enorme mansión que coronaba la cima de una colina. “Una montaña de mierda para una mansión de mierda.”  El edificio estaba en peor estado que su propio apartamento en el puerto. En ese momento entendió porqué razón a Eco le pareció que Alfred vivía en un lugar de lujo.

Una valla rodeaba la falda de la colina. Alfred se adelantó y con su pinza cortó parte del cercado de hierro oxidado. –Las damas primero.-  Se inclinó ligeramente el sombrero dando paso a Eco y a la pequeña Magazubi.

El comentario de la hija de Bio no fue en vano. El pasillo que deba a la puerta principal de la mansión daba asco. A los alrededores crecía toda clase de hierbajos, las piedras del camino estaban desechas por el paso de los años y, entre los matorrales de malas hierbas, el Capitán alcanzaba extrañas figuras. Lápidas. Rocas mal formadas podridas por el moho y cubiertas por gruesas enredaderas. Se quitó su sombrero y se lo posó en el pecho como signo de respeto hacia los muertos que allí descansaban.

Al fin llegaron hasta la puerta principal de la mansión. El Capitán fue a abrirla tal y como hizo anteriormente con el cercado. Sin embargo, Magazubi se adelantó. Ella decidió que, abrir la puerta, era su tarea. Alfred sonrió. Le gustaba que la pequeña fuera tan valiente y decidida. Hizo todo tipo de virguerías con la puerta. No sirvió de nada.  

Dos guardias, seguramente atraídos por el agujero en la valla que Alfred había hecho, se aproximaban con paso acelerado. –Ocúpate de ellos.- Le dijo a Magazubi echándola atrás de la puerta con un ligera toque con su pinza. – Yo me ocupo de la puerta.-

El Capitán se puso de espaldas a los guardias que se acercaban cada vez más rápido. A su frente solo estaba la puerta. Golpeó la puerta con su dura pinza. No cedió. No tenía sentido. La madera estaba carcomida por el tiempo y los insectos. Debería romperse al primer golpe. Se concentró para un nuevo golpe, esta vez con todo su cuerpo. Dio unos pasos hacia atrás y saltó contra la puerta. De nuevo, no pasó nada. Estaba perdiendo la paciencia.

Miró hacia atrás un segundo para asegurarse de que Magazubi podría ocuparse ella sola de los guardias. Podía. Acto seguido, desenvaino su espada de corsario y la embistió contra la puerta. Una, otra y otra vez. Pero de nada sirvió. Su furia salvaje, la maldición de los de su raza, comenzaba a revivir en su corazón. Debía controlarse. La tormenta y el miedo hacia los espíritus de las tumbas habían dejado salir su furia animal. Frenó inmediatamente su ataque al darse cuenta por lo que estaba pasando. – No puedo….- Suspiró. No se atrevió a decir nada más.
avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Fehu el Miér Ago 05 2015, 15:46

Eco sabía que la misión que les esperaba no iba a ser fácil, no dudaba de las capacidades de Werner y de la pequeña bruja, pero había decidido prepararse a conciencia.

Sobre el papel el trabajo era sencillo, entrar en el antiguo edificio y llevarse una reliquia del mismo haciendo el mínimo ruido posible, en el terreno la cosa cambiaba, la chica-bestia avanzó en cabeza, le hubiese gustado llevar a Panda allí, no dudaba de la habilidad del animal para pasar desapercibido, pero no podían correr riesgos, y el tigre era simplemente, muy voluminoso.

Informó a sus compañeros de lo que debían hacer mientras caminaban colina arriba, dejando atrás las casas y los edificios de la ciudad, siempre en cabeza, Eco atravesó el agujero en la valla oxidada que el buen capitán se había encargado de hacer y, una vez estuvieron todos en el recinto, caminó entre las tumbas que, desgastadas por el paso del tiempo, daban la bienvenida a los ladrones.

Avanzaron sigilosamente bajo la lluvia, amparados por esta, evitando rastrojos y arbustos, improvisando caminos que habían sido modificados por el paso del tiempo, y aunque Magazubi tuvo algún problema al moverse por aquel terreno frío y repleto de barro, con la ayuda del capitán y de la propia Eco, llegaron a la entrada de la mansión antes de que encontrasen problema alguno.

Mientras la pequeña bruja comenzaba, con una determinación digna de elogio, la tarea de abrir la puerta principal de la aquella mansión ruinosa, Eco permaneció en silencio, estudiando su alrededor, que hubiesen llegado hasta allí sin tener ningún encontronazo con algún guardia era raro, no podían bajar la guardia.

Como pensaba no tardaron en aparecer dos guardias, estaban en la entrada principal, quizás atraído por el ruido que estaban haciendo tratando de entrar en el edificio, o quizás simplemente estaban siguiendo una ruta preestablecida,  el hecho es que estaban allí y que si les dejaban tiempo a reaccionar alertarían a todos los demás,  la tigresa frunció el ceño y se preparó para combatir.

Magazubi, que había desistido por fin en su intento por abrir la puerta principal se encargó rápidamente de un primer guardia usando sus habilidades y un certero tiro con el arco, el capitán mientras tanto, que había tomado el relevo de la joven, trataba de tirar la puerta abajo embistiéndola.

Eco se mordió el labio cuando contempló como el capitán, como la pequeña bruja, desistía en su intento por echar la puerta abajo – Échate a un lado, déjame a mí – Pidió la mujer-bestia lanzando miradas nerviosas al otro guardia que quedaba vivo.

La fuerza bruta no bastaba,  la cerradura era más fuerte de lo que su desgastado aspecto parecía indicar, sin dejar de preocuparse por sus dos compañeros, la tigresa jugueteó con la cerradura durante varios segundos,  forzar una cerradura en mitad de una tempestad no era tarea sencilla, mucho menos cuando un guardia trata de acabar con tu vida.

Eco dejó escapar una ligera exclamación de júbilo cuando el “click” de la cerradura le indicó que esta ya no daría más problemas, sin perder más tiempo, pateó la puerta, que se abrió de par en par.

Vamos, entrad, rápido -  Justo tras aquellas escuetas palabras extrajo uno de los pequeños puñales y, presumiendo de una agilidad felina, lo lanzó contra el segundo de los guardias, quien cayó muerto cuando la hoja de la pequeña arma se clavó en su frente, aquellos dos no avisarían a nadie.

-No podemos perder más tiempo – Dijo cerrando la puerta tras ella cuando todos estuvieron dentro de a mansión.


_________________________________________


  • Thorn ha tenido la amabilidad de cederme esta misión a mi, espero que en principio, no haya ningún problema.

  • No se modifica nada de la misión, todo sigue tal y como Thorn lo había pensado.

  • Capitán, te has lastimado el brazo derecho tratando de echar la puerta abajo, te costara moverlo correctamente hasta que recibas atención médica.





Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 422
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Bio el Jue Ago 06 2015, 04:31

Era lamentable tener una cama tan grande y no poder dormir en ella, demasiadas cosas rondaban en mi cabeza, observaba en silencio el ornamentado techo de la habitación cuando escuché movimiento en la manija de la puerta, unos instantes de incertidumbre se adueñaron de mis sentidos hasta que vi entrar a Manuela; en comparación a como la había visto antes, ahora su semblante lucía más serio e incluso preocupado, por lo que entendí que el asunto que la había traído a mi habitación era bastante serio, en primer lugar me entregó un pequeño mapa con el dibujo y la ubicación de una casa en Lunargenta, había recibido diversos informes con operaciones del bajo mundo dirigidas a ese lugar, si algo sucedía, debíamos enterarnos, además, el objetivo no parecía ser un simple ataque, parecía ser más que eso, tenía que haber algo valioso en ese lugar, tanto como para que los grupos del bajo mundo orquestaran una incursión.

Entre las recomendaciones, Manuela me advirtió que debía mantenerme en sigilo, como una sombra invisible, al tiempo que me ofreció el acceso a una habitación con algunas prendas que me podrían servir para cambiar mi desordenada apariencia al menos durante esta misión, tomé algunas prendas que me parecieron útiles, sobre todo una capa con capucha, sería indispensable, aunque debía devolverla al acabar la misión; y solo en caso de emergencia, llevaba también una máscara, ser precavido nunca está de más; antes de partir, quise pasar a despedirme de Bath, sin embargo, había tenido una agotadora lucha contra aquellas máquinas, por lo que seguramente estaría cansada, así que me limité a dejar bajo su puerta una nota con instrucciones para encontrarnos luego.


☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼


El viento arremolinado amenazaba con llevarme lejos, y la lluvia por su parte, parecía que intentaba aplastarme en lugar de solo mojarme, desde lejos se podía ver aquella majestuosa mansión, o al menos, la silueta difusa que la espantosa lluvia me dejaba ver, en un momento podía sentir que las gotas de aquel diluvio no solo caían hacia el piso, sino en todas direcciones, inclinadas, de medio lado, hasta hacia arriba tal vez, pero finalmente tras muchos esfuerzos conseguí llegar, aunque no por la entrada principal, habría que estar loco para intentar meterse a la casa en secreto, a través de la entrada grande; me encontré entonces limitado por un simpático muro, algo roído por el paso de los años, y con algunas salientes que me permitirían trepar, y aunque esa había sido la parte fácil, el resto no lo sería tanto, asomé apenas la cabeza al escuchar algunas voces al otro lado, un par de guardias hablaban acerca de la demora que tenían en sus pagos, hasta que uno de ellos cambió el tema drásticamente mientras levantaba una mano - Escucha eso - Dijo mientras volteaba en dirección a la entrada principal de la casa - Es la entrada, algo pasa - Dijo el otro mientras partían velozmente a ver lo que sucedía.

Al verlos marcharse, pensé que era la oportunidad perfecta para introducirme a la casa, terminé de trepar la pared y me dejé caer hasta el otro lado mientras los guardias se alejaban lentamente, sin embargo, había algo que no había podido ver antes - Rayos, error de novato - Dije mientras contemplaba a un perro de tamaño considerable que se acercaba mientras me miraba con ojos de hambre, aunque al menos no había comenzado a ladrar, así que lo miré con intensidad intentando intimidarlo [1] El animal retrocedió unos pasos mientras yo me alejaba corriendo hasta acercarme a la casa; pude ver una ventana abierta en el segundo piso, pero estaba bastante alto, sin embargo había un árbol cercano que me serviría para llegar justo a la ventana de al lado que estaba ¿Cerrada? - Odio las ventanas - Murmuré de nuevo mientras pensaba de prisa, no tenía mucho tiempo y el perro podría seguirme en cualquier momento; finalmente decidí subir hasta la ventana cerrada y una vez ahí, di un salto hasta la ventana abierta que estaba a unos pocos metros; por un momento sentí que iría a dar al piso irremediablemente, pero conseguí sujetarme con una mano y luego con ambas, la pared estaba resbalosa debido a la lluvia, por lo que me fue difícil usar los pies para empujarme hacia arriba y finalmente me tocó usar solo la fuerza de los brazos para levantar mi cuerpo hasta meterme por aquella ventana, luego de eso, caí al piso de la habitación donde había conseguido entrar y respiré para recuperar energías, aunque no tendría mucho tiempo para ello, al otro lado de la habitación, escuché ruidos a través de la ventana, así que me acerqué de prisa deteniéndome solo para asegurarme de que no había nadie en esa habitación.

Finalmente conseguí asomarme por la ventana y vi algo que jamás habría esperado ver en este lugar, uno de los guardias que había visto antes, estaba siendo detenido por una niña, pero no cualquier niña... ¡¡Mi niña!! Mis ojos se abrieron impresionado por aquella inesperada sorpresa - Maguita... - Susurré con una mezcla de temor y emoción, pero luego me invadió cierto enojo - ¿En qué está pensando? ¿Qué hace acá? - Me preguntaba mientras apretaba con fuerza el marco de la puerta, a un lado, pude ver los pies de otros dos individuos, aunque el pequeño techo que cubría la puerta de la casa no me permitió ver nada más que eso; finalmente lograron entrar, llevando a maguita con ellos y cerrando la puerta, pero dejando al otro guardia afuera y que seguramente haría sonar alguna alarma o avisaría de la presencia de intrusos - ¡¡Qué descuidados!! - Pensé mientras buscaba alguna manera de ayudarles hasta que encontré un pequeño pero pesado cofre entre las cosas de aquella habitación - Me alejé para mantenerte a salvo - Murmuraba mientras llevaba el cofre a la ventana - No para que persigas los problemas - Dije con algo de enojo al dejar caer el cofre de apenas unos 15 centímetros directamente hacia la cabeza del guardia, aunque antes que le aplastara la cabeza un veloz  cuchillo que también había sido lanzado hacia el guardia le impactó la cabeza dejándole tirado en el piso; un poco impresionado fui en busca de alguna puerta que me llevara al interior de la casa para ver quiénes acompañaban a maguita, adicionalmente, me coloqué la máscara que había traído, solo en caso de emergencia, no sería conveniente que la pequeña lograra reconocerme, o alguien más.
Apariencia Temporal de Bio:



Off: [1] Uso mi habilidad de Nivel 3: Los espíritus de los muertos
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1496
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Magazubi el Vie Ago 07 2015, 05:34

    La enorme puerta de la entrada no quería dejarnos entrar, se resistía ante nuestros repetidos intentos  por atravesarla. Me había resignado ante aquella tarea, preferí encargarme de un asunto que podría traernos problemas, ataqué a uno de los guardias que se aproximaban y me di la vuelta para observar si habían mejoras en la situación pero no obtuve resultados positivos. -Me encargaré del otro mientras...- pensé preparando mi arco de nuevo.

    No me dio tiempo ni de posicionar correctamente la flecha cuando Eco logró abrir la puerta para luego ordenarnos que entráramos de forma rápida. Halé a Pelusa por una patita y seguí las instrucciones dictadas. No tuve que dar muchos pasos en el interior de la mansión para darme cuenta de su estructura; era un sitio muy amplio, con una escalera en cada extremo, estas eran anchas y bastante oscuras, llevaban como a un pasillo que se conectaba arriba que podía ser visible desde el piso de abajo. Al entrar lo primero que hice fue abrazar la capa que tenía puesta y a mi aionsito para darnos un poco de calor, ya que a pesar de no tener el viento que producía la lluvia los colores de la mansión por dentro denotaban mucho frío, tonos de grises, azules oscuros, colores opacos que aunque suponíamos estar en la mansión, yo me sentía como si estuviésemos bajo la lluvia todavía, por suerte esta percepción era principalmente visual, ya que en temperatura estaba más cálido.

-Vamos a necesitar ayuda con la iluminación- comente para mí misma en voz alta.

    No quise alejarme mucho de la puerta de entrada porque a pesar de no ser supersticiosa no sabía si habían peligros que correr si hacíamos cosas indebidas en el lugar, no quería despertar aquellos espíritus de los que hablan los miedosos para justificar sus retorcijones de estomago.

    Escuché la puerta cerrarse a nuestras espaldas y a la chica tigresa decir que no podíamos perder tiempo, teníamos que encontrar aquel objeto rápido, pero ¿por donde empezar?, habían varias puertas y seguramente dentro de esas puertas habitaciones con varios gabinetes y compartimientos, podía estar en cualquier lado. Entre los cuatro, contando a Pelusa nos miramos las caras por unos instantes, sabíamos que teníamos que separarnos para buscar el objeto.

-Me quedaré abajo- les comenté a los muchachos para que entendieran la distribución de la tarea.

    Arriba habían claramente más puertas, iban a necesitarse ambos, yo prefería quedarme con las tres entradas que habían en ese nivel, así incluso me evitaba el subir escaleras, me daba mucha pereza aquello.


Mansión Estilo::

Es algo parecida a esta, pero por el clima y la falta de luz se ve con colores azulados y oscuros.
Maguita no sabe si hay más puertas en el nivel de abajo (eso depende del master), pero principalmente sólo percibe 3: dos a los laterales y una hacía el fondo como se ve en la imagen.
Magazubi
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 607
Nivel de PJ : : 4
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Sáb Ago 08 2015, 13:00

Estaba desgastado. Hacía mucho tiempo que su lado más salvaje no se apoderaba de su cuerpo. El Capitán, a diferencia de otros hombres bestias, se mantenía sereno y tranquilo incluso en las tormentas más feroces, aquellas que devoraban los navíos como si fueran papas fritas. Sin embargo, en aquel momento y con aquella tormenta, Alfred se dio cuenta que había perdido los estribos. Se sentía nervioso. Él era un ladrón de los mares no un ladrón de tierra. Tenía miedo que la misión fuera un fracaso por su culpa. Ya en el primer obstáculo fracasó. No pudo abrir la puerta. La desesperación y el miedo fueron los causantes del “frenesí”.

Dio un bufido. Necesitaba calmarse. No soportaba que su lado más salvaje tomase el control de su cuerpo. Mientras, Eco tomó el relevo. La mujer felina trasteó con la cerradura durante un tiempo, relativamente corto, pues el Capitán sabía lo complicado que podría ser intentar abrir la desgastada cerradura de un viejo cofre; al tratarse de una puerta, estaba seguro que sería todavía más complicado.

La puerta se abrió y los cuatro ladrones (la niña, el perro bobo, la mujer felina y el Capitán) entraron por la destrozada puerta dejando tras de ellos los cadáveres de la guardia. Dos muertos más para el cementerio.

Le dolía un poco el brazo derecho. El exoesqueleto de quitina que la naturaleza le dio no fue lo bastante resistente para salir indigne del golpe que le había dado contra la puerta.

Nada más entrar, lo  primero que Alfred vio son dos grandes escalares que se dirigían al piso de arriba. La madera de los escalones estaba roída por el tiempo y por las ratas, al igual que el resto de la casa. La mansión daba más asco que su casa del puerto. Era por el tamaño. El apartamento del Capitán era tan pequeño que no cabían ni las motas del polvo. Mas, la mansión era enorme y la suciedad podía correr por todos los rincones del lugar.

-No creo que sea en lo único que vamos a necesitar ayuda.- Contestó a Magazubi. La casa estaba más destrozada por dentro de que lo estaba por fuera.

La puerta de cerró. El Capitán respiró hondo. El sonido de las bisagras de la puerta al cerrarse eran como campanas que anunciaban el inicio de su misión. –Yo buscaré el artefacto arriba.- Dijo. No sabía qué aspecto podría tener, desconocía también cuántos muertos de fuera podrán estar recorriendo los pasillos de la mansión en forma de espectros. Ninguna de esas dos cosas le importaron. Cuando encontrase el rastreador lo sabría por el simple hecho de que atrae a un dragón y levantará un tentáculo de su barba por cada espíritu que vea para poder tener la cuenta. –Sí veo algo os haré una señal.-

-Yo voy contigo mi capitán. - Dijo Eco con una de sus amplias sonrisas que tanto le caracterizaban. -He visto que te has hecho en ese brazo. Necesitarás ayuda.- La felina empezó a seguir a Alfred sin ni siquiera esperar a que este contestase. En aquella misión, Eco era la capitana y Alfred solo un aspirante a grumete.


Última edición por Capitán Werner el Miér Ago 12 2015, 19:00, editado 2 veces
avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Bio el Sáb Ago 08 2015, 17:22

Al volver sobre mis pasos pude finalmente detallar la habitación en la que había caído, estaba misteriosamente vacía, no solo de personas, sino de todo, parecía ser una especie de depósito, pues solo habían algunas cajas y pequeños trastes viejos dispersos en algunos lugares de la sala, afortunadamente había entrado por acá y no por otro lugar, me dirigí hasta la puerta que me llevaría hasta el pasillo central de la casa, o al menos era lo que esperaba, sin embargo me encontré con un serio problema, la puerta estaba cerrada con llave -Odio las llaves- Murmuré con algo de enojo mientras pensaba en una solución al problema, retrocedí unos pasos buscando entre los objetos almacenados en aquella habitación, alguna cosa que me sirviera para abrir la puerta, dejando a un lado la posibilidad de golpearla con un objeto contundente, pues eso descartaría por completo el “sigilo” de mi misión sigilosa.

Entre los objetos encontré un par de objetos filosos que me servirían para introducirlas en la ranura de la llave y tratar de girarla -Tristemente, la paciencia jamás ha sido uno de mis atributos- Susurré para mí mismo mientras seguía intentando girar la perilla, seguramente tendría que practicar esto luego, pero por ahora comenzaba a desesperarme, mientras esperaba abrir la puerta, pude escuchar la voz de maguita en el piso de abajo, acompañada por otra voz que me sonaba conocida, aunque de momento no lograba recordarlo con exactitud y el único que me venía a la mente, y más por su gracioso acento que por su voz era alguien que difícilmente estaría metido en un lío como este, tan lejos del mar.

Hice una pequeña pausa a mis movimientos para tratar de escuchar la conversación, aunque la pauso tuvo al final otro propósito muy oportuno, escuché venir otros pasos, además de los del grupo de maga, y pasaban muy cerca de la puerta donde me encontraba, así que dejé lo que estaba haciendo y posicioné de modo que pudiera quedar tras la puerta en caso que la abrieran, aunque finalmente no fue necesaria tanta precaución, aunque alguien abrió la puerta desde fuera, apenas metió una mano para arrojar una prenda de ropa, una larga capa blanca que seguramente lo haría muy fácil de ver, lo que me pareció totalmente lógico, al cerrar la puerta, llevé la mano muy de prisa hasta la cerradura e introduje uno de los objetos filosos que tenía para evitar que el pasador llegara a su destino, quedando la puerta aparentemente cerrada; tras esperar unos segundos la abrí lentamente para no hacer ruido, me asomé en busca del ser que había asomado aquella mano tan bestial que había visto antes, pero ya había desaparecido entre las sombras, si podía desvanecerse de tal manera en tan poco tiempo, podría ser un oponente difícil, incluso para mí, pero más aún para mi pequeña, eso añadía más complejidad a mi misión y un nuevo objetivo, reunir información en sigilo al mismo tiempo que protegía a maguita sin que ésta llegara a notarlo.

Al acercarme un poco más, pude verlos abajo, de espaldas hacia mí, era un grupo de tres, aunque pensaban dividirse, irían dos por un lado mientras la pequeña e indefensa criatura se iba por otro lado ¡¡SOLA!!

Debía seguirla como fuera, pero primero debía esperar a que se dividieran, era más fácil esconderse de un objetivo que esconderse de tres, sin mencionar al otro posible enemigo que los estaba acechando en silencio…
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1496
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Magazubi el Lun Ago 10 2015, 01:24

    Empecé la búsqueda por la entrada que teníamos al frente, desde donde estábamos no podíamos precisar que era lo que se encontraba en ese cuarto, así que dejé que el Capitán y Eco subieran para luego yo aproximarme con Pelusa y atravesar aquel marco. Era como una especie de recibo, unos cuantos muebles llenos de polvo y tela de arañas, un piano grande a mi derecha y un minibar con algunas mesitas y sillitas. Al seguir caminando la iluminación iba disminuyendo y pronto no podría percatarme de lo que había a mi alrededor, así que saqué de mi cinturón una de mis roquitas para dibujarle una runa con un objeto puntiagudo, algo que me ayudara a buscar el objeto que necesitamos robar.

    El brujo que había conocido en las calles de Lunargenta me había dado una base fundamental para la creación de runas y mi posterior investigación me ayudó a unir conceptos. Una de las runas básicas que se mencionaban eran aquellas que proporcionaban luz, de hecho, muchas de los hechizos o inscripciones proporcionan una especie de espectro lumínico para su funcionamiento, así que el generar luz por un tiempo finito y corto no iba a ser tan difícil. Agarré mi aguja y empecé a dibujar, para luego decir -φως- y dejar que mi piedra se iluminara un tiempo máximo de dos minutos. Necesitaba conseguir de carácter urgente algo que me ayudara a prender los candelabros y velas que fuesen necesarias para poder buscar.

    En el minibar encontré un encendedor y rápidamente corrí con él para prender unas velitas que se encontraban en el centro de las mesas, logré prender varias fuentes de luz, incluso me devolví hasta la parte principal para prender los candelabros que se encontraban al pie de las escaleras para que mis compañeros arriba tuviesen una mejor visión del espacio. Cuando volví a la sala de estar todas las luces que había prendido con fuego se habían apagado y Pelusa se encontraba en un rincón temblando; cuando me acerqué a él le pregunté que pasaba y me gruño para luego enrollarse como si fuese una bolita. Mi runa ya estaba perdiendo su luz y yo había perdido todo el trabajo ya hecho, corrí para prender otra vez todas las velas del recibo y cuando por fin terminé de prenderlas todas mi runa se apago. Respiré con un profundo alivio de que ya podía buscar el objeto tranquila, pero aquella tranquilidad se vio interrumpida por un sonido -¿será el viento?- pensé rápidamente.

    Parpadeé dos veces y me abracé a mí misma cuando un frío recorrió mis huesos, helándome hasta la sangre y dejándome ver como ilógicamente todas las llamas se volvían a apagar, haciendo la habitación oscura y permitiendo ver a penas una vaga silueta de los inmuebles de la sala.

    Corrí con mucho miedo hasta la esquina en donde se encontraba Pelusa y me hice bolita con él, lo abracé fuerte y bajé mi cara, no quería ver lo que estaba sucediendo y tampoco quería oír. Unas voces hacían eco dentro de la sala, unos pitidos y silbidos, unos llantos leves y, como si fuera poco, unos gritos desgarradores. -Pelusa, estamos teniendo una pesadilla compartida, no te preocupes esto no es real- me repetía constantemente en la cabeza para no tener miedo, pero unos chirridos, como si alguien estuviese rasgando la pared, me sacaron de mi momento de concentración, provocando que casi estrangulara a mi bebé.

-No pasa nada peludito- logré decir suavemente sobre la orejita de mi aion. -Yo te protegeré- dije tratando de llenar ese hueco desagradable de mi estomago.

    Cargué a Pelusa y me levanté, mis intenciones eran salir de ahí y volver hasta el centro, corrí con todas mis fuerzas hacía la salida y me olvidé por completo que un piano gigante estaba al frente mio por estar pendiente de los gritos que se acercaban a nosotros. Choqué irremediablemente contra el piano, lastimandome la costilla con la esquina del mismo; pero el instrumento no me detuvo, seguí corriendo y por la colisión entre nosotros terminé mi carrera rodando en el piso.

    Levanté la mirada para ver en donde había quedado mi peludo amigo y estaba sano y salvo fuera de la habitación. -¡¡¡Corré!!!- le grité como una orden, que mi aionsito siguió hasta que por miedo chocó con la puerta principal de la mansión y se calló como muertico en el piso.


_______________
OffRol

Subrayada Hab. Pasiva Arcana.
Nota: Pelusa calló COMO muertico, está en knock out, no muerto.
PostNota: Después de que Maguita ve apagarse las luces está que se hace pipisito en el resto del post x.x
Magazubi
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 607
Nivel de PJ : : 4
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Tyr el Lun Ago 10 2015, 01:24

El miembro 'Magazubi' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses

'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 792
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Miér Ago 12 2015, 23:06

Los peldaños de la escalera crujían al pisarlos como si de ratas lastimeras se tratase. El Capitán, durante muchos años, chafó las ratas que quisieron adoptar su propia y ruinosa casa como nido. Conocía, casi a la perfección el ruido que hacían cuando dejaba caer su pesado cuerpo encima de ellas. ”Ñeeeeee”.

La mujer tigresa como el hombre marino subieron los escalones con suma precaución. Al Capitán no le gustaba el ruido de las tablas al chafarlas, ni tampoco su aspecto, pensaba que, cuando menos se lo esperase, la madera se rompería haciéndolo hasta el sótano de la mansión (si es que tuviera). La cautela de Eco, por el contrario, no se debía al aspecto de la escalera, más bien se debía al aspecto del brazo derecho de Alfred. Más de una vez le había visto mirar de refilón su brazo herido.

”Ñeeeeee”. ”Ñeeeeee”. ”Ñeeeeee”. Sonaba a cada paso que ambos ladrones daban. El Capitán arrugaba la frente cada vez que tenía que escuchar ese ruido. No le gustaba nada.

-No pasa nada mi Capitán.- Dijo Eco cogiéndole del brazo herido. - ¡Mira donde estamos! Ahora que por fin hemos entrado no vamos a morir. – Su sonrisa consiguió tranquilizar el corazón de Alfred.

La pared estaba repleta de distintos cuadros. Todos eran retratos de los que el Capitán se imaginaba que serían los antiguos propietarios de la mansión o, tal vez, de los muertos que había visto al entrar. Ambas ideas eran igual de posibles e igual de perturbadoras. Pues Alfred sentía que los ojos pintados en los lienzos lo estaban vigilando. Por cada cuadro que dejaba a sus espaldas, el Capitán creía escuchar unas voces extrañas. No solo lo estaban vigilando, también murmuraban en cuanto él se daba la vuelta.

-¿Lo oyes?- Susurró el Capitán Werner lo suficientemente bajo para que solo lo pudiera escuchar su compañera felina.

Eco no contestó. Simplemente, movió su cabeza de arriba a abajo signo de que ella también escuchaba los ruidos y las voces que tras de ellos se formaban.

La braveza que tanto caracterizaban a los piratas no servía de nada. El Alfred Werner sentía el temor en su corazón. Le costaba continuar subiendo las eternas escaleras al ritmo de los ”ñeeeeees”. Su pulso era acelerado, al igual que sus pasos que hacían rato que dejaron de guardar la cautela que antes hubieron tenido. Los [i]”ñeeeeees” se convirtieron en “ñoooooos”.  No sonaban como ratas. Sonaban como perros siendo torturados.

El Capitán corrió y corrió hasta llegar por fin a la segunda planta.  Huía de las voces y de los cuadros que le seguían. Un cuadro, más grande que ningún otro retrato que él había visto le esperaba en la padre del frente de la escalera. En el cuadro se veía una mujer asesinada por una criatura venida de los infiernos. El temor que sintió al ver el rostro de la horrenda bestia que posaba en el cuerpo de la mujer hizo que Alfred se resbalara y se topase directamente cara el cuadro. Sus tentáculos de la barba, instintivamente, palparon cada rincón de la obra como si ellos pudiesen ver algo que sus ojos no veían.

El Capitán notaba que el cuadro había sido pintado con pinturas de hechas con distintos materiales. Lo notaba por el relieve. Unos tramos de la obra tenían una pintura más gruesa y otras una pintura más lisa. No podía ser casualidad. Siguió palpando el cuadro hasta hacerse una idea mental de éste. Era como un idioma. Una lengua que solo se pudiera leer con los dedos en lugar de con los ojos. Siguió leyendo. Allí había algo escrito y estaba empeñado a resolver de qué se trata. “Al dormir, tus sueños son demonios que deshacen tu carne hasta que no quede nada de ti.”

Pasó al siguiente cuadro. Dejó atrás los retratos y continuó con otra obra de aspecto similar a la que acababa de analizar. Esta vez era una muñeca de porcelana de pie en una mesa de madera, junto a ella había un pequeño espejo. El cuadro no sería siniestro si no fuera porque el reflejo de la muñeca en el espejo miraba directamente a la persona que viese la obra en lugar a la muñeca. El Capitán comenzó de nuevo su lectura. Estaba dispuesto a desentrañar el significado de estos símbolos. “Escaparas de muchas cosas pero nunca podrás escapar de tu propio reflejo.”

Tercer y último cuadro antes de llegar a la puerta central del segundo piso. Esta vez se trataba de un esqueleto sentado en una silla de mimbre en lo que parecía un desierto.

-No tiene sentido.- Murmuró el Capitán. -No hay nada.-

-¿Qué ocurre Capitán?- Dijo Eco que hasta ahora se había mantenido callada observando que era lo que Alfred estaba haciendo.

-En esos dos cuadros había algo escrito. Algo que no se podía ver con la pintura. Solo unas frases. Pero aquí no hay nada.- El miedo que sentía en su corazón y la emoción tras creer que por fin había encontrado una pista sobre la ubicación del rastreador de dragones no le dejaban expresarse con claridad.

Descolgó el cuadro del esqueleto. Sabía que allí había poder encontrar algo. Ahí estaba la clave. Detrás del lienzo, en la pared, había unas palabras escritas en sangre, parecía estar fresca.

Cuadro 1:
 
Cuadro 2:
 

Cuadro 3:
 


Off rol:  
1.- Subrayo la parte que el Capitán hace su pasiva. (Conocimiento antiguo)
2.-  Llevo un día sin que se me ocurra nada medianamente bueno. He tenido la idea de los cuadros y me pareció medio bien.  Sin embargo, no sé si será contrario a los planes de los  del Master.  Si es así, estoy dispuesto a cambiar lo que sea.
3.- No he dejado la intriga por gusto (bueno, un poco sí). La cuestión es que no estoy seguro si el Master tiene algo pensado así que se lo dejo a él por si acaso. Supongo que dependerá de la suerte que saque. Eso había pensado. No sé.
4.- Si tengo que cambiar lo que sea avisadme y en seguida lo hago. Sea por Master o por quien sea xDDDD
avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Tyr el Miér Ago 12 2015, 23:06

El miembro 'Capitán Werner' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses

'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 792
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Bio el Jue Ago 13 2015, 23:44

Caminé hacia el borde del lugar donde me encontraba, una especie de pasillos con vista al centro de la casa desde donde podía ver a los intrusos, un par de escaleras frente a ellos, y una puerta en la parte baja con un aspecto bastante tétrico –Soy una niña dulce, iré por el camino más horrible y así estaré a salvo- Murmuré en voz baja intentando emular la voz de maguita al tiempo que me escondía casi reptando por el piso, ayudado por la poca luz que imperaba soberbia en la sala, finalmente Magazubi se había adentrado en la tenebrosa ruta que había preferido mientras el capitán y la felina que los acompañaba, subían las escaleras evidenciando cierto miedo, aunque no podía juzgarlos por ello, pues la casa en sí misma era ya bastante aterradora, aunque, no podía haber fantasmas –Los fantasmas no existen- Me dije a mí mismo en un susurro al tiempo que saltaba desde el nivel alto donde me encontraba hasta caer en la planta baja, serían apenas unos 2 metros de altura, por lo que la caída no representó ningún problema, acto seguido corrí hasta la pared y me escondí tras una fea estatua con armadura dando tiempo a que la valiente brujita avanzara un poco más.

Observé con algo de inquietud cómo se detenía a hacer… Algo, y me tocó esperar a que continuara su camino para no acercarme demasiado y poner en riesgo la misión, me sorprendí mucho al ver que era capaz de hacer una luz con ¿Magia? Dí un paso hacia un lado un poco sorprendido por tal hazaña sin darme cuenta que había un jarrón cercano apenas puesto sobre una frágil mesa que tropecé sin darme cuenta poniendo el jarrón a tambalearse –No seas idiota Bio- Me murmuré a mí mismo mientras me apresuraba a tomar el jarrón antes que se viniera al piso y causara un grave desastre, al colocarlo, me estaba preparando para continuar mi camino cuando pude ver que la niña venía hacia mí a toda carrera -¡¡Me verá!!- Me susurré alarmado y retrocedí a toda prisa hasta esconderme tras unas cortinas en las que apenas se me veía la punta de los pies, por lo que preferí ponerme en puntillas mientras sentía a la niña pasar corriendo junto a mí, una y otra vez; sentirla tan cerca me daba un poco de nostalgia, quería saltar sobre ella y abrazarla para sacarla de ese horrible lugar, pero primero debía acabar la misión.

Tras el paso de la pequeña y luego de asegurarme de que no volvería, y si lo hacía me daría tiempo de esconderme de nuevo, salí de la cortina que milagrosamente me había ocultado buscando de inmediato otro posible escondite para no repetir el mismo en caso de necesitar ocultarme de nuevo, fue entonces cuando se dejó escuchar un susurro detrás de mí, el cual pareció causar que una fría y tétrica brisa recorriera el pasillo y eliminando toda la iluminación -No eres el único que observa desde las sombras- Escuché decir tras de mí en una voz femenina pero bastante lúgubre, sentí unas frías y filosas garras recorriendo mi espalda y llegando hasta mi abdomen aunque sin llegar a lastimarme, sólo intentaba asustarme y lo había logrado, estaba completamente vulnerable y asustado, tal vez sería mi fin, podría hacer lo que quisiera conmigo, un simple descuido podría costarme la misión, y antes que pudiera reaccionar la criatura simplemente se alejó, al mirar hacia atrás ya se había desvanecido entre las sombras, voltear hacia atrás me distrajo un rato hasta que un nuevo susto me hizo saltar de pánico, un sonido de algo estrellándose contra un piano que hizo un ruido nada sigiloso me hizo preocuparme por mi pequeña, pensaba correr hacia ella pero antes que pudiera sentí unos pequeños pasos acercarse en la oscuridad, era la pequeña bola de pelo que la acompañaba que pasó junto a mí como si no existiera nada más que su camino a la salida donde graciosamente se estrelló contra la puerta quedando boca arriba con una patita estirada y las otras recogidas, al menos podía ver entre las sombras la silueta de maguita, así que finalmente me agaché a un lado del pasillo para evitar una sorpresa parecida sin perder de vista a la pobre niña.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1496
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Fehu el Miér Ago 19 2015, 16:24

Un fuerte sonido alertó al grupo, que nerviosos, desenvainaron a toda prisa las armas que portaban, nada importante, dagas en su mayoría, debían de ir ligeros para aquel trabajo.  Llevaban oyendo crujidos y el susurro del viento desde que el pequeño contingente de ladrones entró en el lugar, todos estaban de acuerdo en que en el interior de aquella ruinosa vivienda sucedían más cosas de las que se podían percibir a simple vista, pero aquel ruido era diferente, era como si alguien hubiese golpeado algún tipo de instrumento; Ventajosamente para los ladrones alguien se había encargado de ir encendiendo una a una la mayoría de las velas de la planta baja, de alguna forma estas se habían vuelto a apagar, pero la ligera voluta de humo que desprendían solo demostraba que no estaban solos en aquella mansión, y todo indicaba a que era alguien a quien podían enfrentar, no fantasmas ni supersticiones.

El líder no dijo nada a sus súbditos, estos entendían que debían hacer, si había alguien en aquel lugar a parte de ellos solo podía significar una cosa, no eran los únicos que iban tras la reliquia.

Como todo líder que fuese digno de aquel cargo, él era cauto, debía de serlo, la vida de aquellas personas dependían de sus decisiones, por eso indicó a tres de los individuos que le acompañaba que subiesen a la planta superior, nadie sabía dónde podía estar la reliquia que buscaban, pero si sus competidores eran tan numerosos como ellos no tardarían en encontrarla, debían anticipar todos los posibles movimientos de los mismos.

Las buenas noticias llegaron pronto, los ladrones vieron lo que parecía ser una cría corriendo por la planta baja y todo indicaba a que era ella la que encendió las velas que se volvían a apagar y la que hacia esos ruidos, al principio le sorprendió el informe, pero no eran pocos los grupos que usaban niños para robar debido a su estatura y agilidad; le informaron a su vez de que la pequeña ladrona se había escapado, pero la seguían muy de cerca, por otra parte el pequeño animalillo que la acompañaba estaba ahora dentro de un saco, habían encontrado al animal junto a la puerta principal, sin sentido.

El líder asintió conforme y amparándose en la oscuridad indicó a varios de sus hombres que siguieran a la chiquilla, y de ser posible,  la atrapasen; también se aseguró de que estos tuviesen los ojos abiertos, aquello era una competición y debían ganarla a cualquier precio.


_________________________________________


  • Magazubi, has alertado a otro grupo de ladrones que también va tras la reliquia y te siguen de cerca, han capturado a Pelusa cuando esta encontraba fuera de combate por lo que deberás priorizar que es más importante para ti, si la reliquia o tu mascota.

  • Los otros ladrones son muy habilidosos y dominan muy bien el arte de ocultarse en las sombras, por lo que no tardan en notar la parecencia de Bio, quien tendrá que tratar de librarse de ellos.

  • El Capitán Werner solo tiene tiempo de ver la mitad del mensaje antes de que los ladrones irrumpan en la habitación, afortunadamente las tablas del suelo están podridas y uno de ellos cae al piso inferior, deberá decidir que desea hacer para librarse de los atacantes y volver a ver el resto del mensaje; se consciente de que te mueves sobre un terreno peligroso, tú también podrías caer al piso inferior si haces movimientos bruscos.

  • Como recordatorio para el Capitán y Magazubi, el uso de las pasivas estaba previsto para el siguiente capitulo (En el que entramos ahora) , por lo que, cuando las uséis a continuación, debido al ajetreo y al uso anterior de la misma, estaréis cansados y solo serán parcialmente efectivas.


Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 422
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Magazubi el Vie Ago 21 2015, 06:06

    Pelusa se había estrellado, empezaba a dudar si era seguro para él estar en la misión, al fin y al cabo era un aionsito pequeño y tierno que no tendría porque estar chocando o temblando de miedo por mi culpa. No era justo que mi bebé sufriera por mí. Bajé la mirada como señal de mi equivocación y cuando la subí para levantarme del suelo ya Pelusa no estaba.

    Que mi amiguito no estuviese me produjo unas enormes ganas de gritar, definitivamente algo o alguien se lo había llevado, ya que él no se encontraba en condiciones óptimas para irse caminando. Llevé mis dos manos a la boca para aguantar el grito que era más de asombro que de miedo y supliqué en mi interior que mi peludito se encontrase bien. Cualquier cosa había podido llevarse a mi valiente acompañante indefenso, pero había sido de una forma muy sigilosa y rápida, eso era lo que más me preocupaba.

    Me quedé mirando unos instantes la puerta con la que había chocado mi aion, buscaba algo que pudiese tener como una trampa o un pasadizo, pero todo tenía apariencia de que era una puerta normal de madera. Respiré hondo y giré sobre mi propio eje para observar a mi alrededor, incluso yo misma podría estar en peligro sin saberlo y aquella sensación de incertidumbre no me gustaba. Inicialmente la idea era entrar en la mansión, agarrar el objeto que necesitamos robar y salir de ahí, nada tendría porque salir mal, exceptuando el hecho de que ahora tenía a mi mascota perdida.

-Debo buscar la reliquia 1 y la reliquia 2 (Pelusa)- pensé mientras exhalaba con angustia.

    Me rasqué un poco la cabeza pensando en lo que podría hacer ahora para conseguir las dos cosas y luego lleve mis manos a las piernas para sobarme el golpe que me había dado con el piano. Decidí proseguir con la búsqueda, estaba más que claro que quedarse parada pensando y temblando no solventaría ninguno de los dos problemas.

    Ya había “buscado” en el recibo, la habitación que se encontraba al fondo de la entrada principal. Con todo lo ocurrido no me di el lujo de buscar a profundidad el rastreador de dragones, pero ya había pasado suficiente tiempo ahí y necesitaba seguir con la búsqueda; tenía pensado que si no lo conseguía en las otras dos habitaciones que me faltaban, podría volver a pasar por la sala de estar y buscar con mayor detenimiento, así que me dirigí a la puerta que se encontraba a mi derecha y la abrí con cuidado para adentrarme en la habitación.

    Por suerte esta habitación a pesar de no tener luz era bastante clara, tenía unos ventanales grandes que dejaban entrar la poca claridad que la naturaleza nos proporcionaba. Eran unos cristales sucios que permitían una mejor visualización del lugar. No me gustaba mucho la oscuridad, siempre había preferido el sol y sus beneficios, pero en esta ocasión sólo los restos de lluvia me acompañaban desde las afueras de la casa. La silueta de una mesa enorme se dejaba ver claramente, unas cuantas copas servidas en la mesa larga y unos platos de comida que no fueron terminados; los alimentos se estaban descomponiendo y ya nada era comestible. Llevé mis manos a la cintura y pensé en lo fastidioso que se estaba tornando buscar aquel objeto. -Espero que Pelusa se encuentre bien- pensé de inmediato.

    Empecé a revisar los platos de comida y los adornos en la mesa, revisé los alrededores y había una pequeña puerta que llevaba a la cocina pero mi sentido común interrumpió mi perdida de tiempo -¿Tu esconderías una reliquia así en la cocina?- me pregunté a mi misma tratando de usar la inteligencia y dejando a un lado la fuerza bruta -¿Qué estamos haciendo? … Estamos lanzando golpes sin pensar en el enemigo y mucho menos como él... Si yo fuese el dueño de la casa y tuviese una reliquia así lo pudiese poner en tres lugares: primero en uno visible para alardear de él... tengo una mansión, ¿por qué no alardear más sobre mis pertenencias?. El segundo lugar sería en un sitio súper escondido, en donde podría guardar aquellas cosas de valor y preciadas, en un lugar cerca de mí y que nadie sospechase. Y el tercero, en un lugar común y corriente en donde nadie se le pasara por la cabeza que podría estar ahí.-

    Al pensar en todo aquello se me había ocurrido un lugar de inmediato -La escal...- no pude terminar de decírmelo a mí misma en cuanto oí que había algo o alguien cerca. Como reacción instantánea me oculté bajo la mesa del comedor y con una aguja rápido hice un signo de protección en mi mano, la runa que pretendía hacer funcionaba con activación por voz y no por contacto, así que al terminar el dibujo de la “e” con el filo que me había enseñado el brujo Geralt, pronuncié las palabras correctas para su activación en voz baja -Ασπίδα-. Se me había olvidado por completo que aquel hechizo no sólo te daba una protección sino que también te cubría en un principio de una capa delgada de aura amarilla que podría funcionar en mi contra dando mi ubicación. Tragué un poco de saliva al ver mi mano cubierta del escudo amarillo. -Que oportuno-



___________________________
OffRol

En este post se supone que me encuentro con la dificultad, que en mi caso esta relacionada con que los otros ladrones me intentan atrapar o me ponen una trampa o lo que sea que se le ocurra a Fehu el macabro roba Pelusas xD
Magazubi
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 607
Nivel de PJ : : 4
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Tyr el Vie Ago 21 2015, 06:06

El miembro 'Magazubi' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses

'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 792
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Sáb Ago 22 2015, 17:10

No tenía sentido. El mensaje en sí no tenía sentido. En la pared, tras el tercer cuadro, estaba escrito con sangre una única palabra escrita en mayúsculas: “MUERETE”. En los otros mensajes habían frases enteras; acertijos según sospechaba.  

-Capitán tenemos compañía.- Dijo Eco mientras Alfred observaba con detalle el mensaje.

-Ahora no puedo.- Era consciente de que unos hombres iban hacia ellos, seguramente para matarlos. Sin embargo, con su tono de voz, parecía que dijera que esperasen, tenía cosas más importantes que hacer.

Al Capitán solo le importaba encontrar el mensaje oculto bajo la palabra: “MUÉRETE”. Como la anterior vez, posó sus tentáculos en la sangre con la esperanza de encontrar algún tipo de relieve. Si en los cuadros, en mensaje estaba escrito con distintas clases de pinturas, en la sangre, el Capitán pensó que cabría la posibilidad que hubiera un mensaje inscrito con la sangre de distintas personas.


-¡Capitán!- Gritó la dama tigresa. No había tiempo que perder. Los hombres armados estaban cada vez más cerca. Debían darse prisa.

“La muerte nos llega…”  

-¡CAPITÁN!- El último grito de Eco hizo que se apartarse de la sangre habiendoleído tan solo cuatro palabras del mensaje oculto.

Cuatro hombres cuyas apariencias eran más censurables que muchos de los marineros de la tripulación del “Promesa Enardecida” llegaron a la posición donde Alfred había cogido el primer cuadro.  Los  hombres desenvainaron sus armas. Uno, el más gordo de los cuatro, portaba un hacha de dos metros, dos  de ellos estaban armados con espadas cortas y el cuarto con una ballesta.

El Capitán Werner no desenvainó su espada. Eco tampoco lo hizo con sus cimitarras. Los dos miembros del gremio de ladrones no iban a enfrentarse a los cuatro hombres al mismo tiempo. Sabían que, luchar contra ellos, les llamaría demasiado la atención. Podrían haber más.  Eco y Alfred abrieron la primera puerta que se encontraron al subir y corrieron por la oscuridad del enorme pasillo que habían descubierto.

El hombre de la ballesta disparó un virote que se clavó en la madera de la puerta por donde acaban de entrar los miembros del gremio de ladrones. Por un segundo de diferencia, el virote se podría haber clavado en la gabardina del Capitán Werner. El primer hombre, el del hacha,  fue el primero en lanzarse al ataque. Las tablas del suelo crujieron bajo sus pies. Llegó a la puerta por donde habían entrado.

-¡Moriréis!-Dijo el hombre del hacha.  El Capitán tenía la impresión que hasta las paredes de la mansión le deseaban la muerte.

Para el hombre, su ataque se fue a la mierda en el mismo momento que el suelo se quebró bajo sus pies. Aquello sirvió para que Alfred prestase más cuidado a las tablas donde pisaba. El Capitán conocía todos sus puntos débiles, ese era su mayor punto fuerte. Entre ellos, se encontraba su peso. Si un hombre podía caer, una bestia como él, lo tenía más fácil.

Mientras corrían, Eco le guiñó un ojo al Capitán. Alfred lo entendió. Sabía perfectamente la idea que se le había ocurrido a la joven tigresa.  Iban a hacer el mismo truco que hicieron el mismo día que ambos se conocieron.

Eco desenvainó sus cimitarras y agarró a por la espalda al Capitán entrecruzando sus armas por su cuello. –¡Deteneos o lo mato!- Gritó la mujer tigresa.

Los tres hombres se quedaron paralizados por la sorpresa. Nadie sabía qué es lo que estaba pasando.  Para ellos, uno de sus enemigos se había vuelto loca y ha atacado al que tenía la barba de hecha de comida. Cayeron a la trampa que ambos había formado. Eco, amarrando al Capitán por la espalda, fue hacia la puerta, de vuelta al pasillo de los cuadros.  Los hombres no sabían qué hacer. ¿Qué pasaría si le mataban? ¿Por qué no iban a querer que lo matasen? No quisieron arriesgarse.

-¡Suéltame lagartija con dientes!- Gritó el Capitán para darle más realismo a la situación. Eco y Alfred salieron del pasillo. Los hombres armados se quedaron dentro. -¡Ahora!-  Rápidamente, Eco cerró la puerta dejando a los hombres dentro; mientras, el Capitán cogió un trozo de madera que se formó cuando el hombre del hacha se cayó por el suelo. Con el trozo de madera, atrancó la puerta para que no se pudiera abrir de dentro.

Llegó el momento de leer el mensaje que había dejado a medias. Odiaba mancharse los tentáculos de sangre, más no había otro remedio. Los hombres gritaban, no podía concentrarse en el mensaje. Con los insultos de los hombres de fondo, el Capitán terminó de leer todo lo que ponía bajo la sangre de la pared.

"La muerte nos llega en el momento que menos esperamos."

avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Tyr el Sáb Ago 22 2015, 17:10

El miembro 'Capitán Werner' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses

'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 792
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Bio el Sáb Ago 22 2015, 19:06

Me encontraba aún agachado a un lado del camino cuando algo en la entrada llamó mi atención, los ladrones no habían venido solos, habían traído refuerzos, tal vez alguien que se encargara de cuidar a maguita; intenté acercarme aprovechando la oscuridad que había quedado tras apagarse las velas, al acercarme y escuchar sus palabras, entendí que no formaban parte del mismo grupo, eran otro diferente, más numeroso y seguramente más preparados -(Debo sacar a Maga de este lugar)- Pensé mientras me quedaba observando como los sujetos también se dividían en dos grupos, eso me facilitaría un poco las cosas, solo un poco.

El líder del grupo se quedó atrás junto a uno que sostenía en un pequeño saco mientras sus otros dos hombres avanzaban en dirección hacia nosotros, aunque de los dos que venían, uno volvió a donde se encontraba el líder cuando fue llamado, el otro se adelantó solo, ofreciéndome una mayor oportunidad para acabarlo, aunque me intrigaban las instrucciones que había dado el líder al sujeto al que le hablaba casi en susurros mientras señalaba en mi dirección, parecían ser profesionales, lo cual hacía mucho más sospechoso el asunto -(¿Qué podrán estar buscando?)- Pensé mientras veía pasar al primero de los sujetos por el pasillo donde yo me escondía en una oscura sombra que me cubría por completo.

Finalmente el sujeto se acercó después de recibir las instrucciones de su líder; caminaba con mucha precaución hasta que se detuvo muy cerca de donde yo me encontraba, era la oportunidad perfecta y tras asegurarme de que el líder parecía distraído por unos instantes mirando una especie de mapa, y que el primer sujeto se había alejado, estiré el brazo mientras avanzaba un poco mi cuerpo hasta alcanzar la espalda del incauto individuo, no pesaba mucho, por lo que no fue problema halarlo por la camiseta hasta la penumbra que me había servido de refugio y lo estrellé contra la pared mientras le cubría la boca con mi mano libre -¿Quiénes son y qué buscan?- Pregunté entre susurros mientras sacaba una daga y la colocaba en su cuello haciendo un pequeño corte de advertencia -Si gritas te arrancaré la lengua- Susurré de nuevo mientras lentamente le quitaba mi mano de la boca esperando obtener alguna respuesta de lo que estaba sucediendo, el sujeto intentó gritar al instante así que volví a tapar su boca antes que pudiera lograrlo y tras empujar su cabeza y golpearla contra la pared hice un segundo corte de advertencia en su cuello.

No disponía de suficiente tiempo, así que empujé su cabeza con fuerza hacia la pared haciendo presión con mi mano para que no pudiera escapar y enterré la daga en su hombro izquierdo, el dolor lo mantendría distraído por unos instantes mientras yo revisaba en su camisa en busca de alguna pista pero solo encontré un pequeño pedazo de pergamino con algunas notas, saqué la mano con el papel en busca de un poco de luz pero el sujeto forcejeaba por zafarse y apenas alcancé a leer algunas palabras “Searching... Dragons Tracker”.

No había sido mucho, pero al menos me había dado una pista, ese lenguaje era el usado por un aristocrático grupo de ladrones conocidos como “Los Coleccionistas”, al menos hasta ahora, eran el único grupo que sabía que usaban ese lenguaje, y si realmente se trataba de ellos, esto no sería nada fácil, y lo descubrí al instante cuando el sujeto, en medio de mi descuidado interés en analizar el escrito, había sacado algunas monedas de su bolsillo que dejó caer al piso haciendo un ruido que seguro llamaría la atención de los otros sujetos -¡¡Maldito!!- Dije en un susurro mientras tomaba su cabeza y la empujaba con toda mi fuerza hacia la pared para intentar aplastarle el cráneo, el maldito me había tendido una trampa distrayéndome para lanzar las monedas y alertar a los otros de mi ubicación, tal vez había sido el plan desde el principio y yo había caído inocentemente.

El líder y su acompañante del saco, no tardarían en llegar a mi ubicación y el que había pasado tal vez regresaría sobre sus pasos para ayudar a su compañero, aunque eso al menos dejaría el camino libre para Maguita y le regalaría algo de tiempo; el cuerpo de mi rehén caía lentamente al suelo, aparentemente fuera de combate, así que saqué mis dagas y me preparé para lo que vendría, seguramente estaría rodeado, aunque sabían mi ubicación, no tenían idea de a lo que se enfrentaban, ese sería mi elemento sorpresa, además de ello, no todo había sido en vano, la palabra “Tracker” vino a mi mente como un efímero recuerdo -(Rastreador)- Pensé con cierta intriga, la otra palabra resultaba evidentemente fácil -(Rastreador de Dragones)- Pensé completando un poco más la traducción de la nota.
☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼
Off: He usado mi habilidad pasiva para...
1. Identificar al segundo grupo de ladrones
2. Traducir el nombre del objeto buscado, el Rastreador de Dragones
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1496
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Fehu el Sáb Ago 22 2015, 21:53

La niña era rápida y escurridiza, pero seguía siendo una niña. Ellos habían sido seleccionados entre muchos para aquella misión, para obtener la reliquia. No eran pocos los que afirmaban que había sido porque eran prescindibles, carne joven que no importaría perder en algún imprevisto, los tres ladrones que se internaron en la habitación en busca de la joven bruja pensaban que era por su habilidad para esconderse en las sombras, para ser invisibles. Por eso estaban confiados, una niña pequeña no podía hacer nada contra ellos, y no se equivocaban, al menos en parte, tenían superioridad numérica y estaban bien armados, cualquiera en sus cabales se apartaría del camino de aquellos ladrones.

Se sorprendieron cuando una tenue luz de color amarillo les indicó que la cría a la que seguían era una bruja de corta edad, bastante hábil, pues de algún modo casi pasaba desapercibido, sin embargo, aun usando ardides que solo los brujos podían realizar, ellos eran los maestros del escapismo y de las sombras, adiestrados para ello desde que tenían uso de razón, con solo echar un vistazo a la habitación en la que se encontraban podían detectar fácilmente los mejores sitios en los que un ladrón como ellos podía pasar desapercibido, la niña había obviado todos aquellos lugares y había decidido ocultarse bajo una de las mesas.

Sonrió y uno de ellos indicó a sus compañeros que cubriesen las salidas, el jefe iba a estar contento.

***

“Capitán” Había oído gritar hasta tres veces, el líder de los ladrones se cruzó de brazos, no sabía quiénes eran los que, inconvenientemente, competían contra ellos para robar la reliquia, pero no eran muy sigilosos, sin tiempo que perder indicó con escuetas señas a otros dos ladrones que examinaran los pisos superiores, había dividido sus fuerzas de aquel modo, pero así era mejor, cuanto antes se hicieran con la reliquia, mejor.

“Deteneos o lo mato” Escuchó justo después, la casa estaba prácticamente vacía, por lo que aquella amenazadora voz femenina llegó con claridad hasta los oídos del líder, todo indicaba a que estaban oponiendo cierta resistencia en el piso superior, así que, encogiéndose de hombros, envió uno de sus guardaespaldas al piso superior, el corpulento hombre asintió y, como una sombra, subió por las escaleras hasta el piso superior; Vladimir se encargaría de ellos sin esfuerzo alguno.

Afortunadamente todo parecía indicar que los rivales que se habían encontrado casualmente estaban perdiendo tanto tiempo como ellos.

***

Tanto él como su segundo guardaespaldas oyeron el tintineo de unas monedas, frunció el ceño, confiaba en sus habilidades para pelear, pero el trabajo de un ladrón era pasar desapercibido, ya le parecía una afrenta al orgullo que ellos, quienes normalmente eran quienes se fundían con la oscuridad, fuesen los que estaban cazando a los amateurs que se hacían llamar ladrones y vociferaban por los pasillos de la mansión.  

Había alguien cerca, vigilandoles, probablemente desde algún lugar alto, parecía ser el único ladrón competente al que se enfrentaban, suspiró y se pasó la mano por su ya canosa melena, en aquel momento se preguntó dónde estarían “Los gemelos”. Sabia que uno de ellos estaba con los tres que habían ido en busca de la joven en la planta baja, los del piso superior tenían a Vladimir con ellos… sonrió, tenía que estar cerca.


_________________________________________


  • Magazubi, tus perseguidores saben dónde te encuentras y han bloqueado todas las salidas, líbrate de ellos; ten en cuenta que te superan en numero, por lo que no podrás hacerlo mediante fuerza física ni en un combate cara a cara.

  • Capitán Werner, Eco y tú habéis llamado la atención del grueso del grupo de bandidos, no creo que puedas ponerte a pensar el significado de lo que acabas de leer cuando temes que cualquier sombra pueda matarte, debes escapar.

  • Bio, algo comienza a seguirte, es muy rápido y siempre parece saber dónde estas, es casi como si, por algún motivo, tratase de alejarte a propósito de Magazubi.

  • Como dato, os habéis adelantado un turno a la hora de lanzar dados, por lo que deberéis lanzadlos de nuevo en el siguiente post para saber cual es vuestra suerte a la hora de escapar de las trampas.






Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 422
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Magazubi el Lun Ago 24 2015, 04:45

-Que oportuno, pasar desapercibido con una luz brillante alrededor de mi cuerpo, que inteligencia...- me critiqué a mí misma pensando en mi seguridad “próxima” y olvidándome de las consecuencias. Aquello no podía volver a pasar, no sabía a lo que me enfrentaba y cualquier movimiento en falso pondría en peligro no sólo la misión sino también mi vida, dependiendo de lo que busquen aquellas personas. Necesitaba meditar cada movimiento, no podía malgastar mi magia en pequeñas tonterías que no llevaban a nada, mi cerebro sería el dueño de mis movimientos de ahora en adelante.

    Me apresuré a pensar, analizar el territorio. Ventanales grandes y con luz tenue, una mesa gigante, comida podrida, pequeños gabinetes, poco tiempo... Me sentía preocupada por el poco tiempo de planear que me quedaba y eso me hacía perder la concentración, no era el mejor momento para perder nada, ya había extraviado a Pelusa. Cerré mis ojos y pensé en el viejo de Artabán, su sangre fría, su corazón no dudaba, hacía lo que debía hacer y usaba toda su inteligencia, sus recursos. Apreté mis labios con mis dientes y cerré los ojos. -Debo ser una con el ambiente- repetía como mantra en mi cabeza. -Mi cerebro es más desarrollado que todos los que están en esta mansión juntos- decía con convicción para darme ánimos, confianza y la concentración necesaria para salir de ahí.

    Desde el suelo bajo la mesa lancé una flecha hasta los ventanales con suficiente fuerza como para que se rompiera alguno y dejara entrar más luz -Trabajo mejor viendo lo que hago- Salí de mi escondite con velocidad para montarme sobre la mesa, esperaba que el estruendo de los cristales funcionara como una pequeña distracción, lo suficiente como para arriesgarme, jugar con mi suerte y agarrar los platos de comida para lanzarcelos por la cara. Realmente mi plan inicial era distraerlos para huir, pero algo en el fondo me decía que aquello no iba a funcionar, tenía que inhabilitarlos o matarlos, sino iban a ser un estorbo y un peligro que no quería correr. Me congelaba la sangre pensar en matar a personas con intenciones de hacerlo(1), jamás lo había hecho, pero era mi vida o la de ellos. -El mundo necesita mi cerebro superior-. Después de decidir intentarlo fue que agarré objetos filosos o pesados con fines de verdaderamente lastimar a mis enemigos: tenedores, cuchillos, platos, candelabros y otros objetos que estaban inicialmente sobre la mesa, salieron volando directo a la cabeza a todo el que se encontraba en la habitación; justo en ese momento le daba gracias a mi entrenamiento y a mi papi por darme buena puntería(2); a demás tenía un “seguro”, si esta habilidad me fallaba podría recurrir a mi último recurso: alterar un poco la dirección de los objetos con telequinesis.

    La luz amarilla no tardó en apagarse, mi protección mágica había desaparecido; no le di mucha importancia a aquello y por la adrenalina le seguí lanzando todo lo que encontraba a todo lo que estuviese vivo, ya no me importaba si los había o no dejado fuera de combate, mientras más cosas les lanzaba más adrenalina me entraba y más ganas de sufrimiento tenía. Realmente estaba disfrutando aquello y cuando me percaté de que ya no me quedaban objetos sobre la mesa que lanzar me di cuenta de lo mucho que disfrutaba el desorden. -¿Qué estoy haciendo?- pensé asustada y mirándome internamente como un monstruo descontrolado -Menos mal que querías pasar desapercibido, ser "uno con el ambiente" y meditar todos tus movimientos... Excelente meditación, mucha concentración y tranquilidad... se notó.- me dije a mí misma. -Uff , sí menos mal... Somos las reinas del sigilo- me contesté tratando de cambiar el tema, "lo que había hecho", de mi mente.

____________________
OffRol

(1) Primera vez que Maguita intenta conscientemente lastimar gravemente a alguien, incluso en el post lanza a matar.
(2) Uso explicito de mi habilidad de tirador.

Pd: no concreté ninguna acción, sólo que se rompiera algún ventanal, pero si está mal me avisan.
Nota: Maga se volvió literalmente loca lanzando todo a su paso *insertar cara de niña macabra*
Posposdata: Werner(daddy putativo) y Bio (papá real) no me odien después de ese post D': me volví loquita, prometo volver a ser tierna y besar maripositas después del post.

Espero que las runas me acompañen.

Super Pd: Edité para hacerle énfasis a algunas cosas(subrayar y colocar comillas) y para adorar a Tyr por darme buena suerte.


Última edición por Magazubi el Lun Ago 24 2015, 04:53, editado 1 vez
Magazubi
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 607
Nivel de PJ : : 4
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Tyr el Lun Ago 24 2015, 04:45

El miembro 'Magazubi' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses

'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 792
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Miér Ago 26 2015, 18:00

“Al dormir, tus sueños son demonios que deshacen tu carne hasta que no quede nada de ti.”
“Escaparas de muchas cosas pero nunca podrás escapar de tu propio reflejo.”
"La muerte nos llega en el momento que menos esperamos."


El Capitán Werner hizo recuento mental de los tres acertijos que acababa de descubrir. Aparentemente parecían frases sin sentido alguno. Incluso los cuadros parecían estar hechos por pintores distintos. En cambio, los tres cuadros tenían una dinámica diferente en comparación al resto de retratos de la mansión. Eso fue lo que llamó la atención del Capitán. En esas tres pinturas, no estaban los rostros de los muertos que creyó que lo observaban.

Cogió un trozo de tela del interior de su gabardina y se limpió la sangre que manchaba sus tentáculos de la barba. Alfred sabía por experiencia propia que si dejaba secar la sangre costaría el doble de limpiar.

- Nos han querido dar una pista sobre la posición del rastreador en forma de acertijo.- El Capitán susurró de forma que Eco fuera la única que le escuchase hablar. Si por desgracia, alguno de los ladrones atrapados le hubieran oído alguna palabra, debido al extraño acento del Capitán que se incrementaba al hablar con voz baja, no hubieran podido entender nada. - En el primero ponía: “Al dormir, tus sueños son demonios que deshacen tu carne hasta que no quede nada de ti.” En el segundo: “Escaparas de muchas cosas pero nunca podrás escapar de tu propio reflejo.” Y en el último: "La muerte nos llega en el momento que menos esperamos." – A medida que iba recitando cada acertijo, arranco un trozo del último cuadro, mojo un astilla del marco con la tinta de su boca y escribió cada código en trozo de tela del cuadro. -Será mejor que lo guardes.- Eco era la capitana de la misión. Ella, y solo ella, debía tener todo la información posible para encontrar el rastreador de dragones.

-Tus tentáculos son más útiles que apetitosos.- Contestó Eco con una sonrisa mientras guardaba el trozo de tela entre uno de los bolsillos de su pantalón. –Me ha parecido oír algo. Más enemigos.-

El Capitán no lo escuchó, no tenía el oído tan desarrollado como la joven tigresa. Mas, no por ello dudó de sus palabras. Eco le había salvado más de una vez.

Un hombre, más robusto que el hombre que se hubo caído por el agujero del suelo y más silencioso que los otros tres hombres que tras la puerta gritaban para salir apareció delante de los dos ladrones. No portaba ninguna arma, al juzgar por sus fuertes brazos, no le hacían falta. Si uno de esos brazos cogiera al Capitán del cuello, ya podría decir adiós al resto de su cabeza.

–Mira,  pajaritos. – Dijo el hombre al ver a los dos ladrones. - Lindos pajaritos. ¿Se han escapado? Pájaros malos. Yo enseñar a los pajaritos malos. Yo machacar. – Su voz acompañaba a su cerebro de escasa materia gris. Era un subnormal, de los pies a la cabeza. Su inteligencia no era superior a la inteligencia que podría tener una oruga. Sin embargo, su fuerza se podría comparar a la fuerza de una orca. Ni Eco ni Alfred podían hacer frente al tal vil enemigo.

De nuevo empezó la carrera. Estaba vez no tenían que huir de cuatro hombres, ahora solo era uno. Un solo hombre más grande, más rápido, más sigiloso y más retrasado que los otros que habían conseguido burla. Al correr, el Capitán se llevó su mano al brazo herido. Seguía recordando el dolor que se hizo al intentar derribar la puerta de la entrada. Si estuviera bien podría abrir con su tenaza un boquete en el roído suelo y hacer que el subnormal de los pájaros cayese en él. Pero no podía hacerlo, de ser así, arriesgaría a perder su brazo derecho.

Corrieron por el pasillo, pasaron la primera puerta donde estaban encerrados los otros hombres y entraron por la segunda. El camino se separaba, uno iba por la derecha, al lugar de los otros tres hombres y el otro camino hacia la izquierda, hacia lo desconocido.

-Yo por la derecha y tú por la izquierda- Dijo el Capitán. -Tengo una idea.-

Alfred sabía que el retrasado mental iría a por él. No se equivocó. Él era mucho más lento que Eco, era una presa fácil. Además contaba con la ayuda de los otros hombres que allí le esperaban.

-¡No escaparás pajarito!- Gritó el subnormal mientras corría.

Enfrente se topó con la figura de los tres hombres, ellos también lo vieron, a su espalda el gigante retrasado. Alfred no dudó. No había lugar para la vacilación. Entró por la primera puerta que vio abierto. Un agujero en la pared la comunicaban con la habitación de al lado. El Capitán entró por él. Los tres hombres junto al retrasado entraron en la primera habitación. El subnormal era demasiado grande para entrar por el agujero, pero los hombres no. Uno a uno fueron tras de Alfred quien ya estaba entrando en la habitación de enfrente. Solo uno de los tres hombres, el de la ballesta, lo vio entrar en esa habitación, los otros dos se quedaron en la segunda y el retrasado en la primera. “Divide y vencerás”.

El ballestero se quedó en la tercera habitación buscando al Capitán quien estaba oculto bajo la cama. No sabía con certeza dónde estaban los otros dos hombres y el subnormal de los pájaros, supuso que estarían en las habitaciones colindantes buscándole. Debía probar suerte. Con su pinza, se arriesgo a dar un golpe al suelo mientras continuaba oculto bajo la cama. El hombre de la ballesta lo escuchó y también lo hizo el retrasado quien con un golpe destruyó la pared de una de las habitaciones adyacentes tirando al hombre de la ballesta en el suelo. Uno menos. Alfred, aprovechó la ocasión para huir por el nuevo agujero. Esta cuarta habitación quedaba en frente de la primera. Nadie le había visto ocultarse ahí, los dos hombres que quedaban y el retrasado continuaron en la tercera habitación.

Mas quedarse quieto era un error que no se podía permitir. El Capitán salió de la cuarta habitación, subió por el pasillo y entró de nuevo por la puerta de la segunda asegurándose que por lo menos uno de los hombres lo viera y llamase  a los demás. De nuevo, por el agujero de la pared que no cabía el retrasado, llegó a la primera habitación. Los dos hombres se miraron entre ellos. Entendieron lo que estaba haciendo el Capitán, creyeron que estaba jugando con ellos para que se matasen los unos a los otros. Fueron por el pasillo central hacia la primera habitación mientras el grandullón esperaba en la segunda.

Ilusos, si el Capitán hubiera querido jugar con ellos todo sería muy diferente. Lo que Alfred quería era matarlos. Ya había muerto uno, los otros tres solo era cuestión de tiempo. En el techo de la primera habitación había un boquete que le llevaba a la habitación de arriba. Trepar por allí sería una tarea casi imposible para cualquier hombre de su tamaño, pero no para el Capitán. Sus tentáculos de su mano izquierda fueron lo suficientemente largos como para llegar a la cama de la habitación superior y ayudarse así poder ayudarse a trepar. Cuando los hombres entraron tras de él, Alfred empujó la cama hacía el agujero por donde él había entrado. En un principio, la cama no parecía caber, pero a medida que ponía más peso sobre el agujero este se hizo más grande. Los dos hombres quedaron aplastados por el dosel de la cama.

Solo quedaba uno, el más difícil. Alfred estaba demasiado cansado. Lo suyo no era el correr de un lado a otro. Estaba agotado. Física y mentalmente. Le dolía el brazo herido. ¿Qué demonios hacía allí? Era un viejo capitán pirata, no un ladrón. Pronto, recordó qué hacía. Aceptó el trabajo por Eco, y luego por Magazubi. Ellas eran su nueva familia. No podía abandonar a su familia. Ya perdió a Goldie una vez, no iba a permitirse el lujo de volver a perder más gente. Sin embargo, en aquella habitación estaba solo. Ni Eco ni Magazubi le acompañaban. Solo estaba él.

“No te rindas.” Alfred creyó escuchar la voz de Goldie. Cuando sus fuerzas rozaban el límite solía creer verla. El Capitán se estaba volviendo loco. “ Oh mi capitán.” Sin embargo, esa locura le mantenía con vida. Hacían que su fuerza no se disminuyese por completo. “Te quiero Alfred.”

-Yo también te quiero Goldie.- Susurró. Se erguió de nuevo y se mantuvo en firme. Sabía que estaba solo, herido y que un grandullón lo buscaba en la habitación de abajo donde se encontraba. Pero, por un momento, todo aquello le importó una mierda. Todo lo que de verdad le importaba lo guardaba en su corazón: Era Goldie, ella siempre estaría con él recordándole en los peores momentos quién era el Capitán Alfred Werner y por qué ella la amaba.
avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Tyr el Miér Ago 26 2015, 18:00

El miembro 'Capitán Werner' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses

'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 792
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Bio el Miér Ago 26 2015, 19:07

La situación era sumamente tensa, las monedas parecían formar una orquesta de ruidos que sin duda atraerían hacia mí toda la atención, sin embargo, no fue tan malo como esperaba, los que habían ido primero tras maguita no habían regresado, el líder de los sujetos se mantuvo quieto mientras acariciaba su blanca melena hasta que hubo algo más ruidoso que yo y consiguió llamar su atención, venía desde la dirección a donde se había ido Maguita, lo cual me puso un poco nervioso pero me dio un poco de tiempo para buscar una salida, caminé hacia una puerta cercana intentando no ser visto, aunque sabía que había llamado la atención, del grupo restante, pues estuvieron unos instantes señalando en mi dirección hasta que una voz susurrante les dijo desde algún lugar -Yo me haré cargo...- Apenas logré abrir la puerta y entrar a la habitación para luego escuchar más ruidos desde donde se encontraba mi pequeña; finalmente, la manija de la puerta comenzó a moverse, alguien venía por mí, y lo mejor sería evitar un enfrentamiento que me hiciera perder el tiempo, necesitaba llegar pronto a donde estaba Maga, antes que los otros sujetos le hicieran daño, atravesé una silla, o lo que quedaba de una vieja silla de madera contra la manija de la puerta para conseguir algo de tiempo.

Observé la pequeña habitación donde había ido a parar, parecía un depósito de vinos, muchas botellas ordenadas a ambos lados y un par de barriles amontillados al fondo; más arriba, sobre los barriles, una pequeña ventana, no parecía estar cerrada más que por un pequeño seguro que no sería ningún problema, corrí de prisa y trepé los barriles hasta llegar a la ventana, la abrí quitando el seguro y salté para meter mi cuerpo a través de ella, aún estaban mis piernas dentro cuando escuché que lograban abrir la puerta, la adrenalina del momento me hizo empujarme con las manos hacia afuera, giré en el aire para caer de pie y me alejé tanto como pude.

Corrí rodeando la casa hasta llegar a una ventana rota, algunos pedazos de cristal se encontraban aún colgando, por lo que parecía haberse roto hace poco tiempo, escuché tras de mí el sonido de unas alas arropando el aire pero al mirar no había nada, solo la tenue oscuridad que había enmarcado la casa durante toda la noche, me alejé un poco de la casa hasta esconderme bajo la sombra de un árbol con el fin de tener un panorama más amplio, tenía la certeza de que algo me seguía pero aún no alcanzaba a ver nada, hasta que esa susurrante voz rompió el silencio muy cerca de mí -No eres el único al que las sombras esconden... Vampiro- Dijo esa misma voz en tono soberbio -Puedo oler tu miedo- Escuché decir a mi izquierda pero al voltear no había nadie en ese lugar, fuera lo que fuera a lo que me enfrentara era demasiado rápido o era invisible, además de todo, un conjunto de nubes desfilaba en el cielo reduciendo mucho la visibilidad en un escenario que era a ratos apenas iluminado por algunos relámpagos -La oscuridad no es mi única aliada- Murmuré mientras preparaba mis dagas y cerraba mis ojos -También lo es el silencio[1]- Mi oído se agudizó siendo capaz de percibir cada cosa en el ambiente, y aunque el oponente no siempre estaba en el piso, el sonido de la lluvia contra su cuerpo me daba su ubicación -Puedes volar- Murmuré con una macabra sonrisa -Conque así desaparecías tan fácil- Me quedé quieto esperando a que se acercara, esperaba el momento indicado de su ataque aunque parecía no ser necesario cuando escuché la voz a mi derecha -Fin del juego- Giré de prisa pero en ese instante usó sus alas para impulsarse hacia arriba y caer a mi espalda, habría sido una gran jugada de no ser porque al escuchar sus pies cayendo sobre la tierra mojada actué por reflejo llevando una de mis dagas a la altura del abdomen hasta donde calculaba que estaba, para luego desencadenar una serie de cortes rápidos y brutales en su dirección esperando atinarle más de un corte.

Tras esto dirigí la vista hacia la casa, me había alejado demasiado, ahora debía buscar la manera de volver adentro, y esa ventana rota parecía ser una buena opción, aunque había demasiado movimiento en el interior, así que primero me acercaría para tratar de ver hacia adentro.
☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼
Offrol:
[1] Uso mi habilidad de nivel 1: Silencio.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1496
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bautismo de sombras [gremio ladrones][Cerrado]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.