El Vigilante [Quest][Cerrada]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Fehu el Dom 2 Ago - 0:58

Sentado sobre una de las numerosas gárgolas que adornaban los edificios más antiguos de la ciudad, alzó la vista al cielo y miró el manto oscuro que era el firmamento en aquel momento tratando de discernir algo entre la penumbra mientras dejaba que la lluvia resbalase por su piel, que le refrescase, que le recordase que seguía con vida.

-“Una noche más sin luna” – Pensó.

Clavó su mirada en la pequeña puerta de madera, medio carcomida por el paso de los años, que se encontraba dos plantas bajo él, hacía ya varias horas que se había cerrado, pero no le importaba esperar, el amanecer estaba aún lejos.

Al cabo de un rato vislumbró a su presa, como había supuesto, abandonó el edificio por dónde él había esperado, siguió con la mirada a su objetivo hasta que lo perdió de vista en una esquina, momento que aprovechó para ocultar su cara bajo el pañuelo del color de las tinieblas que rodeaba su cuello.

Avanzó por los tejados amparado por la tormenta, acechando a su presa, siguiéndole por los laberínticos callejones de Lunargenta de cerca, no era la primera vez que lo seguía, pero aquella sería la última, su decisión ya estaba tomada.

Asesino le llamaban unos, fantasma, gritaban otros cuando vislumbraban su sombra, no podía evitar encontrar divertido aquellas palabras, los asesinos ganaban dinero, él no;  Los fantasmas, por otro lado, estaban muertos.

Siguió a su botín, como cada noche hasta esa, hasta un pequeño almacén cerca del puerto y  como había hecho momentos antes, esperó pacientemente.

Si entraba en el almacén con demasiada antelación, su guardaespaldas seguiría portando su fiel espada, no podía permitirse un combate cara a cara en un lugar tan estrecho, no si quería acabar con su objetivo rápidamente, por el contrario, si entraba demasiado tarde, la presa se desvanecería por los túneles inferiores, como hacia cada noche después de sus negocios. Por eso aguardó tres minutos exactos, ni uno más, ni uno menos.

Se deslizó entre las sombras y bajó del tejado, con una agilidad felina, aturdió al primero de los guardias, el cual se encontraba apostado junto a la entrada del almacén.  

Una vez dentro del edificio se las ingenió para ocultarse tras el centenar de cajas de madera que había repartidas por todo el lugar, no tardó en noquear al segundo de los vigilantes, continuando su avance; Llegados a este punto solo quedaban su presa y su guardaespaldas, ambos ultimando los preparativos para perderse en las catacumbas bajo la ciudad.

Se movió rápidamente y, como si no fuese más que un susurró, se acercó por la espalda al enorme sujeto que acababa de depositar su espada en la estantería, como todas las noches, dos puñaladas, rápidas y metódicas, una en la ingle, la otra en el cuello, el hombre cayó muerto antes de que se hubiese percatado de lo que acababa de suceder.

Solo quedaban él y su presa, el cual se había percatado por fin de su presencia, al fin y al cabo, estaban a un palmo el uno del otro.

Llevaba siguiéndole durante demasiado tiempo,  por fin iba a acabar con él, sonrió y se acercó a su objetivo, el cual, asustado, trató de desenvainar la espada que llevaba atada del cinturón, más solo consiguió con este gesto que su atacante se lanzase contra él y le agarrase del cuello.

El hombre intentó resistirse, pero la fuerza de su agresor era, simple y llanamente, superior a la suya propia.

-“Capitán de la guardia Charles Mason. Soy tu juez, soy tu verdugo, y por los delitos de asesinato, esclavismo y corrupción, yo Alexander Blackwell, te sentencio con la muerte”

***

El cabo Robert no podía estar más aburrido, llevaba horas sentado en aquella mesa, en mitad de la plaza, viendo a gente ir y venir de un lado a otro, nadie parecía fijarse en él y los que lo hacían, después de leer detenidamente el cartel que estaba junto a él se marchaban tras encogerse de hombros.

Un poco confuso el soldado giró el anuncio y lo leyó:

“Se buscan guerreros que crean ser capaces de atrapar, vivo o muerto, al vil asesino que está dando cazas a diferentes oficiales y altos cargos del gobierno de Lunargenta, se pagara la suma de 600 Aeros por el villano con vida y 300 por su cabeza.

Capitán George Forbes, Guardia de Lunargenta.”


No, el texto estaba bien, el cabo Robert volvió a releer por encima el edicto y, después de suspirar, lo dejó donde estaba, volviendo justo tras eso a sentarse en la mesa dónde un pequeño montículo de formularios descansaba, con un poco de suerte alguien estaría lo suficientemente loco para aceptar aquel trabajo y él podría volver a casa antes de la cena.


_________________________________________



Si tenéis el suficiente coraje como para emprender la búsqueda del individuo que esta aterrorizando Lunargenta debéis describiros aceptando el trabajo en la plaza, así como el por qué os encontráis en la ciudad.


Raza: Cualquiera.
Nivel: Desde nivel 0.
Personajes: 4 participantes máximo.
Recompensa:
- 15p. de experiencia +10p. posibles por buen desarrollo.
- 600 Aeros si atrapáis al villano con vida, 300 Aeros si lo entregáis muerto.
- Posibilidad de algún objeto dependiendo de como se desarrolle la historia.


- No se debe estar participando en otra quest/mastereado.
- No debe estar participando en duelo/entrenamiento/trabajo.
- Se debe notificar si no se responderá dentro de las 48h establecidas.
- 10 post onrol
-  Este rol puede ocasionar daño medio y leve a los PJ's.
-  El orden de posteo será : Master - PJ1 - PJ2 - PJ3 - PJ4







Última edición por Fehu el Dom 11 Oct - 6:19, editado 1 vez
Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 382
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Leon Alexander el Dom 2 Ago - 4:40

Leo se encontraba en uno de sus múltiples paseos de vagabundeo por el mundo, ahora se encontraba el Lunargenta, una ciudad portuaria bastante transitada, ahí había de todo, comerciantes de armas, de joyas, de ropa, comida, lo que se pida lo encontraras ahí, hasta un castillo con rey y todo, pero leo no estaba ahí para visitar ninguna de esas cosas, de echo ni siquiera sabia por qué estaba en ese lugar, simplemente siguió su instinto, el cual le decía "ve a Lunargenta, te conviene, la pasaras bien". Fue un viaje tranquilo y largo, no había tenido inconveniente alguno y así se conservó hasta llegar a destino, las murallas de la ciudad eran imponentes y en la entrada un guardia le hizo el alto preguntando:

-¿A que vienes a Lunargenta, gato? El sujeto lo miraba con franco desprecio, a Leo no le importaba, ya casi era costumbre para él.
-Vengo de visita, no tengo un motivo en especifico El felino lo observó indiferente esperando la respuesta del guardia, el cual contesto con un escueto
"Vale, pero no te metas en líos, estaré vigilando, hay un asesino suelto por ahí y en lo personal desconfío de los foráneos"

Luego del pequeño incidente el gato avanzo junto con las demás gentes que entraban en la ciudad, pero sintió como su curiosidad crecía mas y mas, ¿por qué  él despertaría las sospechas del guardia?, ¿acaso el felino parecía un asesino?, solo tenia su mochila con sus pertenencias y su hacha de acero, nada mas, ademas, ¿que clase de asesino se presentaría así en las puertas de la ciudad y a plena luz del día?, ensimismado en sus pensamientos llegó hasta la plaza central, el lugar estaba lleno de personas, todas en sus asuntos y caminando en todas direcciones, hasta que entre la multitud pudo divisar un cartel, era de busca y recompensa, se acercó mas y vio a un hombre sentado en una mesa, tenia cara de estar aburrido, tal vez llevaba un buen rato ahí y nadie se había interesado, estaba a punto de descubrirlo.

-Hola buen hombre, si la vista no me falla ese es un anuncio de busca y captura ¿verdad?, dígame, cuales son los requisitos, cuando da inicio la caza y donde firmo jajajaja El felino estaba un tanto nervioso por que nunca se había enfrentado a un desafio como aquel, pero en esta ocasión no se quedaría de brazos cruzados ante la oportunidad.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Sajin el Dom 2 Ago - 4:58

El bio-cibernético había esperado horas la caída de la tormenta del puerto, se había ido justo después de ello a dar de paso su viaje hacia toda la ciudad con el mero objetivo de investigar acerca de como lograría dar a paso sus respuestas para poder entender las palabras de ese antiguo anciano del que había aprendido, si él quería seguir el camino de un espadachín, que mejor que ir a la ciudad más conocida en donde el rey residía para demostrar tales habilidades cumpliendo con la ley de Lunargenta. Pero tras la caída de la tormenta el cielo se había pintado de gris; sus nubes nublaban el sol y el azulado tono de vida del cielo. 

A pesar del clima, el bio-cibernético caminaba con el orgullo de mostrar sin miedo su cuerpo férreo y tonificado, ya no era el hombre apartado que se cubría en su túnica andrajosa que dialogaba por mera programación a las personas. Era un espadachín nuevo y estaba listo para probar sus habilidades en busca de una tarea de la cual pudiese emprender para llevarlo más lejos de su camino disciplinado de la espada. Chocó contra un hombre de una armadura ligera de cuero con una mediana edad, pero con la emoción de un joven así como la lengua maleducada de muchos al hablar.

— ¡Quítate del medio, trozo de hojalata! —Dijo el sujeto, parecía tener prisa hacia donde pensaba ir y sin pensarlo dos veces quitaría del medio a cualquiera que lo interrumpiese. Sin embargo, se había dejado un moretón en su frente justamente al chocar contra el acero de la coraza de Sajin. Demostró el dolor tras acariciarlo un poco, pero también su desesperación pasando por el costado del bio-cibernético junto con sus tres acompañantes. — ¡Hay que revisar si a algún otro bastardo más le pusieron precio a su cabeza!

— Precio... —Susurró el bio-cibernético, había estado buscando la oportunidad de mostrar sus habilidades de espadachín en un combate o hazaña para denotar su avance y analizar sus capacidades actuales. Estaba justamente decidido por mejorar, ya sea teniendo que actuar como un caza-recompensas en nombre de Lunargenta. — Es un blanco interesante.

Llegó justo a tiempo de que la multitud de caza-recompensas y mercenarios buscaban como perros un hueso la necesidad de una recompensa por matar o traer a alguien, ya sea su cuerpo en vida o un simple costal de huesos inerte. La multitud de esa clase de personas llenaba el lugar, el bio-cibernético perdió el interés luego de que analizase su lado robótico que sería muy difícil conseguir una entre la multitud de personas, sin herir alguna o iniciar una que otra lucha por una simple tarea de traer vivo o muerto a alguien. Los vientos se habían llevado del tablón un anuncio de recompensa por una persona, Sajin llegó a atraparla con una de sus manos y notó lo que afirmaba en ella.

Contrato:
Se buscan guerreros que crean ser capaces de atrapar, vivo o muerto, al vil asesino que está dando cazas a diferentes oficiales y altos cargos del gobierno de Lunargenta, se pagara la suma de 600 Aeros por el villano con vida y 300 por su cabeza.

Capitán George Forbes, Guardia de Lunargenta.”


— No le recomiendo esa tarea. —Dijo uno de los guardias, veía con atención el reluciente cuerpo férreo del bio-cibernético tan atlético que le causo sorpresa ver a una clase de su tipo rondar por la ciudad. — Terminarás como un trozo de chatarra con patas.

— Entonces la tomaré. —Contestó Sajin, girando hacia el guardia con la vacía mirada de sus cuencas sin vida a este. — Si tengo que tener un final, me agrada la opción de una muerte extravagante.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Fehu el Lun 3 Ago - 12:25

Robert se cruzó de brazos, de entre toda la muchedumbre que vagaba de un lado a otro en aquel lugar, solamente dos habían tenido el valor suficiente como para aceptar aquel trabajo, se encogió de hombros y sin pensarlo dos veces les entregó el contrato necesario.

-“Muy bien…” – Dijo tomando el papel que les había entregado una vez estos lo rellenaron –“Leon… Alexander” – Leyó en voz alta, para justo después girarse hacia el hombre-bestia.  –“Y… Sajin… sin apellido…” – Lanzó un rápido vistazo al hombre que, cubierto por una extraña armadura de cuerpo completo, no podía sino ser un Bio-Cibernético, o eso invitaba a pensar su apariencia.

Asintió conforme ante aquella visión, quizás solo fuesen dos, pero el hombre que parecía ser un gato sobredimensionado tenía brazos tan fuertes como robles y un arma que dudaba mucho que otra persona pudiese blandir y Sajín, el Bio-Cibérnetico, a pesar de tener una actitud más pasiva que su compañero, aparentaba estar preparado para desenvainar su espada en cualquier momento. Puede que aquel no fuese un par precisamente usual, pero como había pensado poco antes, menos era nada.

Después de plantar el sello de la ciudad de Lunargenta en los papeles que los mercenarios acababan de firmar, Robert se levantó de la silla y se sentó en la mesa, frente a ellos.

“Si me permitís ser sincero, no si habéis hecho lo correcto aceptando este trabajo…” – Dijo tomando una pequeño libro que le habían entregado al otorgarle aquella aburrida posición, antes de decir nada, el cabo se aclaró la garganta y pasó varias páginas del cuaderno hasta que encontró la que estaba buscando.

“No se sabe gran cosa de vuestro objetivo, salvo que siempre, siempre actúa de noche, sin excepción, lo que nos ha invitado a pensar que se trata de un Vampiro…” – Pasó la página – “… Por otro lado, los cadáveres que deja tienen cortes limpios y apenas parecen haber ofrecido resistencia, por lo que es alguien diestro con el uso de las armas…” –  Robert no podía evitar pensar que estaban usando a los mercenarios como perros de presa, lanzándoles contra lo desconocido, no es como si la guardia tuviese mucha información sobre aquel asesino, pero al fin y al cabo, si la guardia tuviese algo más sobre él, se habrían encargado ellos mismos de cazarle.

“… Por último, hay testigos que dicen haber visto una sombra dirigirse a la vieja mansión abandonada al norte de la ciudad, y otros afirman que un individuo casi invisible se mueve por los tejados en torno a los almacenes cercanos al puerto” – Cerró el libro y lo dejó en la mesa, para después mirar fijamente a los hombres –“… Os recomiendo que os deis prisa”


_________________________________________

Instrucciones:



  • No tenéis muchas pistas que seguir, pero podéis decidir a que sitio ir para continuar la investigación, si a la mansión o a los almacenes.

  • Solo podéis visitar uno de los dos lugares antes de que anochezca, pensad bien vuestra decisión, pues esto os puede dar ventaja (O no) en futuros acontecimientos, os recomiendo poneros de acuerdo por la CB o por mensaje privado.

  • A partir de este momento si alguien nuevo quiere participar en la Quest, debe mandarme un MP.






Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 382
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Leon Alexander el Mar 4 Ago - 7:57

El hombre que estaba sentado al parecer estaba inconforme con la cantidad de interesados que acudieron a la oferta, solo dos, él y un bio al cual no había visto en su vida, el reclutador no se demoró mucho entregarles el contrato que lo nombraba "mercenario". El nunca antes había echo trabajo de mercenario, pero le gustaba el título "Leon El mercenario", le iba bien y se esforzaría en demostrar que no estaba ahí para jugar a los soldaditos, una vez firmado y timbrado el documento el tipo se relajó un poco más y le habló de manera más amistosa, se levantó de su asiento y se acercó a los dos, con tono de amigos les dijo que creía que no hacían bien en aceptar el trabajo y luego tomando un libro les dio los detalles de la misión, se trataba de un asesino en serie, al parecer y según los datos que habían recabado el enemigo podría ser un vampiro, ya que solo ataca de noche, lo que hizo a Leo pensar "--uuuhhmmm... si, un vampiro, tal vez nuestra fuerza se compare, pero no podría competir con la rapidez y agilidad de una de esas cosas, será sin dudas un adversario formidable... si lo llegamos a encontrar jajaja--". El hombre de los contratos les contó que además las victimas mostraban cortes limpios y que además no tenían indicios de haber dado mucha pelea, lo cual indicaba que el asesino tenia gran control de la situación y de las armas que manejaba, por ultimo añadió que testigos habían visto siluetas casi invisibles en los tejados de los almacenes cercanos al  puerto y otros más decían haber visto una sombra dirigirse a la casa abandonada al norte de la ciudad.

Debían buscar pistas y ya que tenían dos lugares en los que investigar había que escoger uno, ir solo podía ser demasiado arriesgado, irían los dos juntos o no irían, así de simple, y para asegurarse aun mas irían de día, así podrían controlar un poco mas la situación. Leo pensaba que sería mejor ir a la mansión, tal vez esa era la guarida del asesino, y además, si el vampiro gustaba de matar a sus víctimas en los almacenes podían toparse con él, no así en la mansión, donde con un poco suerte lo encontrarían durmiendo. Antes de emprender el viaje habló con el sujeto que les entregó en contrato y le pidió que cuidara bien de sus cosas, no las iba a necesitar y además le estorbarían, solo se quedó con sus puñales de plata, su hacha de acero forjado, los anillos que actuaban a modo de manopla cuando daba golpes de puño, los guantes que habitualmente usaba para esconder sus filosas garras ahora serian inútiles así que los guardó dentro la mochila y la entregó.
Luego tomando la delantera se dirigió al bio y le dijo:

¡Hola, un gusto,¡ Sajin ¿verdad? Mi nombre es Leon, y al parecer estamos juntos en esto, yo recomendaría ir a la casa abandonada, a mi parecer el lugar será más seguro, y hasta puede que nos encontremos al asesino dormido, me acompañaras o ¿prefieres que vayamos al puerto?

Aunque Leo ya estaba encaminado a la casa del norte,  quiso preguntar para saber la opinión de su nuevo compañero de aventura.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Sajin el Mar 4 Ago - 19:59

Las palabras del sujeto que entregó los datos de la misión resonaban dentro de la mente del bio-cibernético, en la cual formulaba hipótesis con una fluidez mucho más rápida que la de una persona normal. Su analítica y dinámica forma para ejercer especulaciones y cálculos de las probabilidades a partir de la lógica le hacían centrarse más en el tema, quisiera o no, era el instinto inducido por su lado cibernético. Giro su vista disimuladamente hacia su compañero; sus ojos azules lucieron en la oscuridad de sus cuencas que alguna vez habían parecido vacías, notó el campo de combate en el que se centraba el felino antropomorfo enseguida. Arma pesada, potencia pero no rapidez... fue lo que pensó, aunque las características felinas del sujeto le hicieron dudar si o no pudiesen bonificar lo que parecía estar en la contra de este al usar semejante hacha.

Pensó con detenimiento la situación de los datos que se le habían dado. No creía que fuese un vampiro; después de todo, la noche no era característica solo de ellos, si no de horrores más grandes ocultos en la penumbra de la oscuridad. Además, el hombre podía resultar tan terrorífico como cualquier chupasangre, después de todo, el miedo a la muerte puede darse entre los hombres y puede dominarse por el que se lo otorgue al prójimo. Después de todo, un vampiro estaba acostumbrado a su alimentación por parte del engaño, ¿por qué entonces usaría armas? era incoherente, pero era algo que podía suceder siendo Lunargenta una gran ciudad humana, sería un ganado para el vampiro. Pero sus víctimas no parecían ser mordidas, por lo que el sujeto decía acerca de sus asesinatos. Dudas e hipótesis era lo único que el bio-cibernético Sajin tenía en mente, carecía de una conclusión totalmente acertada debido a su extremista lógica en el intento de resolver el problema en el que se estaba para localizar ahora o nunca la situación del asesino en serie. Vio por su delantera ir caminando al hombre bestia, su estirpe de felino no parecía tener nada que ver con alguna personalidad abrupta o salvaje, más bien, parecía ser muy amistoso.

— Claro, ¿o acaso es normal ver a un bio-cibernético con ese nombre? —Contestó atestiguando su sarcasmo de manera involuntaria en aquellas palabras. — La hora debe estar acorde con la lógica de todo esto, guerrero Leon. Hay que probar su búsqueda en la mansión antes del anochecer si es que se trata de un vampiro o será tarde, quizás sus caminos por los tejados sean en una búsqueda exasperada por derramar sangre.

Sajin se encamino en un paso tranquilo pero con cierta apresura por llegar hacia la casa de la que el hombre bestia conocido como Leon estaba por ir. Agarro el mango de su sable en uno de los lados de su cadera, tramaba sostenerla todo el día hasta que el momento de la verdad llegase.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Maximilian Deus el Mar 4 Ago - 23:32

Desperté con el caer de la noche, desorientado miré hacia ambos lados, desenvainé a Azhar y ese mero hecho me recordó todo*. Respiré profundamente y volví la espada a su posición original. No estaba en casa de mi ama, de eso habían pasado meses ya; ahora me encontraba en Lunargenta, buscando a mi elfa perdida: Idril. Observé los alrededores, si mis hermanos me vieran se reirían de mi -Tampoco caí tan bajo- murmuré viendo el tapiz de las paredes, claro que habían visto mejores tiempos, pero al menos alguien había tenido la decencia de ponerlos pensando en mejorar el aspecto de aquella posada.

Al llegar a la ciudad humana no había tenido demasiadas opciones a la hora de elegir un lugar donde hospedarme. Las luces del alba estaban por despuntar cuando encontré este lugar y sin mirar atrás entré como si el diablo me persiguiera. No tanto, pero tampoco menos. De eso hacía ya tres noches… bueno, esta que estaba comenzando era la tercera. Las primeras dos las utilicé para ir conociendo la ciudad, pasar por las bien llamadas catacumbas donde ocupé gran parte de mi tiempo. Habían sido horas interesantes de seguro, las malas lenguas siempre se hallaban en los agujeros más bajos de las sociedades y esa era literalmente, su poza.

Lunargenta estaba repleta de humanos, pero también habían bestias de muchos otros lugares, como yo mismo. Alimentarme no había sido difícil, curioso fue que algunas humanas se vieran más atraídas por sus bajos instintos que yo mismo. Sin duda los tiempos cambiaban… Había un rumor, uno en especial que me llamó la atención y despertó mi instinto de caza. Decían que había un vampiro que asesinaba a personalidades importantes. -Jajaja, por favor, ¿cómo dijo? ¿Los cuerpos rodeados de charcos de sangre?-pregunté, colándome en un grupillo variopinto, que afilaba sus lenguas escaleras abajo de mi habitación rentada. Al principio se incomodaron, pero yo estaba en una especie de momento alegre. Les sonreí ocultando mis colmillos y le palmee la espalda a uno mientras robaba una silla de otra mesa y me abría paso en la ronda.

-Por favor, no se detengan. Soy un cazador… se imaginarán de cuales- mentí con voz ligera y baja. Ellos parecieron relajarse y tras varias rondas a mi cuenta habían soltado todo lo que sabían y todo lo que sospechaban, incluso llegaron a acusarse entre ellos mismos. Aunque aquello no fue más que una serie de intercambios que no pasaron a mayores, parecía que se conocían de hacía tiempo -… y por eso temo por mi primo, usted sabe… siendo un mercader – concluyó uno, regordete. Tragué saliva y simulé dar un sorbo a mi vaso, su cuello se veía tentador. Yo prefería las dulces flores que crecían escondidas en sus casas, lejos de la vida agobiante, el sudor y el trabajo…pero este interlocutor se veía apetitoso. Asentí a sus palabras y le solté otra sonrisa, esta vez reaseguradora. -¿Hay alguna pista?- pregunté.

-Asique tú también crees que es un vampiro, ¿irás a darle caza?- preguntó un mozalbete, el más joven del grupo. Sus primeros intentos de barba parecían raíces enmarañadas alrededor de su rostro.

-Nunca está mal ser precavidos y echar un ojo, nunca se sabe qué secretos oculta la Luna- respondí, sacaba pecho esta vez, recordando un par de anécdotas que un caballero no puede contar.
-Dicen que la guardia está metida, quizás deberías…- comenzó a decir el hombre, negué enfáticamente con la cabeza

-No soy un mercenario, no me gusta la guardia, hace demasiados aspavientos-O los harían si se dieran cuenta que soy un vampiro” pensé -Trabajo solo o no trabajo. Quieres proteger a tu primo ¿no?, entonces suelta lo que sabes o la oportunidad que mi presencia representa se desvanecerá- la última parte del discurso fue más recia, me estaba haciendo el difícil. Para mí aún no dejaba de ser un juego. Los humanos podían llegar a exagerar mucho las cosas. Si realmente era un asesino de ese calibre no iría a por su primo, de eso estaba seguro como que me llamaba Maximilian Deus.

-Hay una mansión en el Norte, a pocas calles de aquí. Se dice que merodea ese lugar-.

-Jajaja ahora sí nos estamos entendiendo. ¡Otra ronda para mis amigos!- ordené al mesero y le dejé la paga sobre la mesa. -Si se mueve de noche, no tendré que esperar mucho- “…Y podré salir al fin de este lugar para echarle un vistazo a ese lugar”



Off: Fehu me dijo que podía unirme. En ese megapost tengo el por qué y el cómo. Aunque como aún es de día según sus posts no puedo salir de la posada. Cualquier cosa edito y agrego mi llegada master. Gracias por admitirme y espero que a Leon y Sajin no les moleste.
*El hecho de desenfundar el arma que le regaló su ama en el lecho de muerte le recordó su razón de estar lejos de ella y en un lugar desconocido. Creí que sería bueno especificarlo.
avatar
Cantidad de envíos : : 58
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Vael el Miér 5 Ago - 2:30

Había pasado mucho tiempo con su hermano últimamente. El chico aún estaba convaleciente, y necesitaba la muleta para desplazarse. Aunque los médicos le habían encargado reposo. Cedric no llevaba bien estar tanto tiempo sin moverse, en ese sentido se parecía a Vael. La situación en ocasiones sacaba su lado más huraño y caprichoso. La mujer bestia lo entendía en cualquier caso, no podía moverse y encima estaba solo la mayor parte del tiempo. Sus padres solo se habían quedado en Lunargenta un par de días después de la entrega de medallas, pues no podían dejar la villa tanto tiempo desatendida.

Así pues, Vael se había compadecido de la situación de su hermano y había decidido hacerle compañía hasta que se recuperara un poco. Entonces viajaría finalmente a Beltrexus. La joven bestia estaba convencida de que su hermana podría ayudarle. Los sucesos de la batalla de Terpoli aún le pesaban y sentía que necesitaba hablar de eso con alguien. Sophie siempre había sabido escuchar y era mucho más sosegada que Cedric a la hora de dar consejo. Si bien él probablemente la entenderla mejor, pues también había combatido en Terpoli, la mujer bestia sabía que el chico por su parte lidiaba con sus propios demonios.

Había sido en una de esas mañanas perezosas con un sol pegajoso golpeando desde el cielo. Jugaban con una baraja de cartas cuando su hermano dejó caer el inquietante tema del Vigilante.

-Los chicos en la guardia están nerviosos con las historias del Vigilante.- Comentó mientras el muchacho de hombros anchos, haciendo su jugada.

-¿El Vigilante? ¿Un colaborador de la guardia? - Vael puso su carta boca arriba en la mesa, satisfecha con su jugada.

-No no, qué va. Es el asesino ése del que la gente habla últimamente. Ha matado a varios peces gordos. La guardia no le ha podido echar el guante. La gente está aterrorizada aunque de momento solo ha matado a oficiales y altos cargos. -Todo esto lo dijo el muchacho casi en un susurro. -Incluso... mató al capitán Mason.- Dijo el chico tragando saliva con dificultad, parecía haber miedo en sus ojos, aunque se compuso rápidamente y añadió. -Porque yo no estoy en plenas facultades... si no, ya lo habría atrapado.- Cedric chocó su puño contra la palma de su mano.

-Si en plenas facultades no eres capaz ni de atrapar una mosca.- Se burló Vael. Aunque su diversión duró poco pues Cedric sacó una carta vencedora  y la descubrió sobre la mesa, ganando la partida.

-Qué te parece, hermanita. En la guardia no sólo he mejorado el uso de la espada.-

-Tu uso de la espada apesta... - La mujer bestia comenzó a barajar de nuevo. - ¿Qué va a hacer la guardia al respecto?-

El chico se encogió de hombros.

-Yo solo soy un humilde soldado. No tengo ni idea de que piensan los oficiales. Pero es difícil luchar contra algo que no ves. Un compañero me dijo que se ofrece una recompensa. Pero no creo que funcione, ¿quién está tan loco para aceptar un encargo así?-

***

Así pues, ella debía estar como una cabra.

No era por el encargo en sí. Aunque el dinero nunca venía mal, y proteger a la gente también era una recompensa en sí misma. Sin embargo, si aquel tipo estaba atacando a miembros de la guardia, ¿quién le aseguraba que no era cuestión de tiempo que empezara a asesinar miembros de la guardia de rangos más bajos? En algún momento la víctima podría ser su hermano.

Cedric le había contado bastante sobre el Vigilante, mezclando realidad y rumores. En general resultaba difícil diferenciarlos, aunque Vael estaba convencida de que el tal Vigilante no podía hacerse invisible tal y como parecía perjurar su hermano. Aunque eso no impidió que la joven sintiera un escalofrío al pensar en la simple posibilidad. Siempre había sido bastante impresionable de pequeña y Cedric adoraba aterrorizarla con historias de miedo, sobre todo de vampiros y fantasmas.

Y mientras más se acercaba a la mansión en la que se rumoreaba se encontraba aquel espectro asesino o lo que quiera que fuera, mayor era la certeza de Vael de que había cometido un gravísimo error.

-------
Off: Permiso para participar pedido y concedido por mp.
Vael
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 99
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Fehu el Miér 5 Ago - 12:00

Había llegado el momento.

Hacía mucho que se temía aquello, en muchos sentidos le extrañaba que no hubiese sucedido antes, demasiados cargos asesinados, demasiados mercaderes corruptos y guardias habían caído bajo su espada. Era lógico que enviasen a mercenarios tras él, no les culpaba, como él mismo, solo hacían lo que debían.

Se levantó de la cama en la que seguía dormitando, el sol estaba aún alto, aquello podía llegar a ser un inconveniente,  debía de haber sido más cauto con sus presas, no eran pocos los rumores que corrían por la ciudad sobre la mansión en la que se alojaba, frunció el ceño.

Cuando estuvo fuera de la cama el hombre se agachó junto al baúl que descansaba al pie de su cama, estaba cansado, no era habitual en él dormir tan poco, pero había pasado por cosas peores, aquello no le supondría un gran esfuerzo en comparación con lo que solía hacer a diario, las ventanas estaban casi en su totalidad, tapiadas, el sol no sería ningún problema. La falta de sueño, quizás.

Tomó una a una, todas sus pertenencias de dentro del baúl y metódicamente, fue atando las armas a diferentes correas que recorrían su armadura, nunca le había gustado gastar dinero, pero aquel equipo era lo primero que había adquirido después de tanto tiempo comportándose como un ermitaño.

Una vez con todos los objeto que necesitaba en su poder, respiró hondo y apartó una gran tela que cubría lo que parecía ser un cuadro colgado en mitad de la habitación, una vez la obra de arte estuvo a descubierto,  alargó la mano y acarició el rostro de la joven de tez pálida y ojos azules que estaba dibujada en el interior del marco.

-“Selene…” – Dijo devolviendo la mirada al retrato con el fantasma de una sonrisa en su rostro  –“… He hecho todo lo posible… por… “– La habitación volvió a quedarse en silencio durante unos instantes – “… Siguen faltándote al respeto Selene, aún sin vida, aún habitándotela robado, tienen el valor de enviar a sus esbirros aquí, a tu mansión” – Se apartó del cuadro y se dirigió hacia la entrada  del dormitorio, dónde desenvainó la espada –“…Buscan mi sangre Selene, como buscaron la tuya tiempo atrás,  piensan que me han atrapado, que traerán justicia a la ciudad, que regresaran a casa como los héroes que derrotaron a un asesino sanguinario”

Sonrió, antes de abandonar la habitación le lanzó una última mirada al retrato.

-“Pero están equivocados, mi amor, son ellos los que están atrapados conmigo”


_________________________________________


  • Cada uno de vosotros entra en la mansión en momentos y lugares diferentes, Leon y Sajin, encuentran desbloqueada la entrada principal, Vael solo encontrará abierta la puerta trasera, Maximilian al llegar el último deberá improvisar la forma de entrar en la mansión.

  • Describid como exploráis el lugar, la mansión es inmensa y todas sus habitaciones esconden misterios, sed cautos.

  • En el mismo instante en el que ponéis un pie en el interior de la vivienda, notareis una presencia que os sigue, que os vigila, pero que no sois capaces de ver u oír.





Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 382
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Leon Alexander el Jue 6 Ago - 7:34

Luego de caminar unos minutos la singular pareja de mercenarios llegó a la mansión, era enorme y se veía desde lejos, a todas luces recorrer esa casa seria un reto, lo mas seguro es que estuviera llena de habitaciones y pasadizos, por lo general ese tipo de lugares guardaban muchos secretos, y este no era distinto, adentro podría estar el asesino que buscaban o también podía no haber nada, solo lo sabrían una vez dentro.

Leo había descartado entrar por la fuerza o rompiendo una ventana, sería muy estrepitoso y podría arruinar todo, asique intentó lo más obvio; entrar por la puerta principal, casi sintiéndose estúpido por lo que estaba a punto de hacer giró la perilla de la puerta para verificar que estaba cerrada, enorme fue la sorpresa cuando se dio cuenta de que estaba abierta, la entre abrió y antes de entrar le dijo a su Sajin:

Hey, a que sería genial si entro de una patada y grito “amor, ya llegue” jajajaja al no obtener respuesta del bio Leo se adentró en la maravillosa estructura pensando "Bah... amargado... los bio no tienen sentido del humor"

Tal vez se debía a su instinto animal hablándole, o tal vez a que se encontraba alerta o incluso podían ser simples suposiciones, pero sentía una mirada, fría, llena de un sentimiento que no lograba identificar del todo pero aun así lograba ponerle los pelos de la cola en punta.

Un pequeño gruñido gutural broto de su garganta mientas cambiaba el peso de su cuerpo de un pie al otro adoptando una posición que consideraba más cómoda para un posible ataque, ademas de esa forma se veía mas intimidante, los músculos se marcaban y lo hacia parecer mas grande.

Tomó su hacha con ambas manos para así sentir el reconfortante peso entre sus garras y lograr calmar un poco su ansiedad. Olfateo el lugar sintiendo como su nariz protestaba ante el familiar olor a moho, humedad y metal, olores que le acompañaban en casi todas sus travesías pero a los que un no se podía acostumbrar. Una vez se acostumbró un poco al lugar dio mas pasos dentro de la vivienda, pero volvió a sentir aquellos escalofriantes ojos, ahora acompañados de una presencia más fuerte, aterradora para cualquiera, pero no para el, a el le producía una extraña sensación de desasosiego, miro a todos lados tratando de averiguar donde estaba o podría estar el sujeto por el cual habían llegado en primera instancia, el lugar parecía haber sido lujoso en sus tiempos de esplendor, hoy estaba arruinado, pero no tanto como se podría suponer, aquí y allá se encontraban rastros de que alguien o algo podría haber pasado hacia no mucho tiempo, asi lo demostraba una capa de polvo más delgada que en el resto de la casa, un cuadro que no encajaba con la sombra de la muralla, marcas de pisadas en el polvo del piso, etc. Definitivamente habia alguien mas en esa casa y debían encontrarlo, de preferencia rápido y sin derramar sangre.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Sajin el Jue 6 Ago - 18:53

El camino había sido extenso, pero no por ello era capaz de provocar cansancio en el cuerpo de la máquina. Luego de unos minutos después de todo habían llegado a la mansión abandonada, pero temía de que luego del tiempo en el que tardaron quizás el supuesto vampiro tuviese el chance de escapar en las sombras gracias a la noche que estaba por llegar lentamente en el cielo gris. El graznido de los cuervos sonaba por los alrededores tanto como el aleteo de los murciélagos, parecía indicar la llegada de la noche una vez que llegaron al supuesto escondite del asesino en serie que debía ser cazado. Sajin desenvaino su espada de manera elegante y suave, de forma que no dejo escapar el sonido de su filo de una forma tan simple y azarosa como cualquier otro.

Estaba al lado de su compañero Leon cuando vio la pintura y la arquitectura abandonada como mal cuidada que había sido desfavorecida por los años que contaba en su haber. Las ventanas eran tétricas y empolvadas, pero aún así parecían reflejar la oscuridad del hogar, como si el verdadero dueño de la mansión los acosase al filo de las sombras. La sensación de ser observado puso un poco más alerta al bio-cibernético que, algo paranoico, se digno a ver cada rincón mas de la mansión cada vez más que caminaban hasta su entrada principal. La naturaleza estaba tan tétrica que su verde era oscuro como cualquier noche, parecía que poco a poco la noche iba como fiel compañera del vampiro. Pero no fue así, si no que las nubes se ennegrecieron tanto que la lluvia cayó repentinamente contra nosotros.

Conservo su postura aún así, ya habían llegado después de todo. Su compañero Leon había entreabierto la puerta de la mansión, era de ébano tan viejo y ennegrecido por el pasar de los años en polvo y olvido que se hacía rechinar con el mínimo toque. Leon dio un comentario cómico, pero Sajin no asintió con una respuesta en particular, solo con el frío silencio que ello acarreaba la seriedad de una situación como aquella. Sajin abrió un poco más la puerta de la mansión, entraron sin importar el rechinamiento de la puerta. Al proseguir con avanzar al interior de la mansión, el viento entregó a la puerta un fuerte portazo que la cerro tan rápido que Sajin solo alcanzo a escuchar el fuerte golpe.

Su compañero Leon estaba paranoico con la situación, su vista no paraba de moverse a cada rincón con la confianza de su vida puesta en su hacha. Sajin veía ello como un símbolo tanto de analítica como de inseguridad, parecía no preocuparse de lo que le pasase con tal de investigar por la mera seguridad que le tenía a su hacha. Sajin asintió a su compañero con su mano sobre su hombro y dio un comentario por la protección de su compañero.

— Mantenga los ojos firmes al centro o será tarde.—Dijo Sajin—. El asesino asestaría su filo rápidamente a su garganta en el momento de su desorientación.

Palabras educadas, sí, pero ciertas en el sentido de dar a entender que no debía de subestimarse tanto al asesino. Podías inspeccionar cada lado de la guarida de murciélagos, pero nunca sabrías a donde te esperan en ella.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Maximilian Deus el Vie 7 Ago - 3:13

El manto de la noche al fin había caído y los misterios de aquella mansión serían prontamente desvelados. Me ajusté la capa y la capucha al salir del callejón donde yacía inconsciente el pequeño aperitivo, estaba vivo, anémico, pero sobreviviría. Mi estómago se sentía tibio y el calor de la sangre recorría mi cuerpo, entibiándolo. No fue difícil dar con el lugar, era la única mansión lo suficientemente grande, alejada y que prácticamente gritaba que fuera inspeccionada. Si no era el lugar que buscaba, pronto me daría cuenta. Con cada paso que daba, agregaba una nueva reflexión al acervo de este misterioso gendarme. Quería ser un testigo de lo que sucedía y conocer cómo funcionaban las cosas en la ciudad. Desconocía si eso era moneda corriente, pero de serlo corría con una ventaja: conocería de primera mano los movimientos.

-…Parece que sí es aquí- susurré en un hilo de voz. Sabía que no podía seguir hablando conmigo mismo, tal vez era hora de conseguir un pequeño acompañante. No, para eso estaba aquella elfa. Suspiré mientras recorría envuelto en las sombras las inmediaciones de aquél lugar. Parecía haber estado deshabitada por algún tiempo, sin embargo habían rastros recientes. Tal vez y la guardia ya había ingresado… sería bueno no aparecer por algún lugar obvio entonces. Descarté la entrada principal, también la trasera. No me gustaba entrar a un hogar como un bajo ladrón. Por si aún quedaban dudas, al levantar la cabeza para considerar las ventanas y los balcones superiores noté que sería imposible. Clavos y tablas en varias. Respiré profundamente y miré pensativo el suelo. Las opciones se reducían.

Di un pequeño puntapié a un pedrusco que estaba suelto. Salió despedido, rebotó dos veces contra el adoquín que rodeaba la casa y luego se estrelló contra lo que parecía un zócalo tras unos arbustos. Ladee la cabeza y me agaché donde estaba ¿Podría ser? me pregunté. Estaba tras unos pequeños arbustos, pero existía. Caminé hacia aquella pequeña posibilidad que a medida me acercaba se hacía más grande hasta ser tan obvia como el mismo cielo. -Gracias- le dije a cualquier ente que estuviese cerca para escucharme o al mismo destino que había guiado mis pasos. Tras hacer una muy rápida y ligera poda de algunas ramas y romper un viejo y oxidado candado, abrí las puertas dobles y estrechas de lo que estaba seguro era un sótano: la salida de emergencia más necesaria en casas como aquella.

La luz de la luna iluminaba tenuemente las escaleras que descendía, escalón por escalón lentamente, como si se tratara de una procesión. Había olor a humedad y encierro, era de esperarse, después de todo esos lugares no solían ser muy frecuentados. Mi visión, aunque adaptada a la oscuridad era pobre entre aquellas paredes rocosas y mojadas. Con seguridad podía ver el suelo que pisaba al principio con pequeñas venas de agua que corrían hacia una esquina y que cada vez se hacían más escasos. Mobiliario robusto y austero, antiguo podría decir, probablemente los requeches de los pisos superiores. Hacía frío, me encaramé bajo la capa y ajusté la capucha mientras caminaba rápida y sigilosamente siguiendo el pasillo. Buscaba una escalera hacia los pisos superiores, tal vez puertas.

Miré a mis espaldas más de una vez. -No es gracioso- dije en un momento en el que estaba tan concentrado en mi camino que olvidé que no estaba en los conocidos túneles de la casa de mi ama. Hubiera jurado que había una presencia siempre tras de mí, a un brazo de distancia. -Imaginaciones mías, quizás- volví a susurrar, poniendo mis ojos al frente, donde luego de más de diez minutos de búsqueda en la oscuridad apareció la primera puerta. No lograba quitarme aquel mal augurio de mis hombros, el aire allí abajo corría fuerte, quizás aquella “presencia” se debía a eso. Estiré mi izquierda para empujar la puerta mientras ponía la diestra sobre Azhar. Nunca era poca la precaución que se debía tener al explorar un lugar.
avatar
Cantidad de envíos : : 58
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Vael el Sáb 8 Ago - 1:26

Probó primero la puerta principal aunque la encontró cerrada. La había tanteado un poco después de haber reprimido el impulso de llamar a la puerta. Sabía de sobra que lo más probable es que no hubiera nadie, y si lo había... bueno, anunciarse no era la idea más sensata. Otra opción era intentar tirarlas abajo. No obstante, las puertas parecían lo suficientemente gruesas como para aguantar los embistes de la bestia. En cualquier caso la idea era contraproducente, pues tirar las puertas abajo también habría provocado demasiado ruido.

Así pues, la joven bestia contempló con atención el edificio mientras lo rodeaba buscando otra forma de entrar. No se podía atisbar el interior de la mansión desde fuera debido a las ventanas tapiadas. En general el lugar tenía un aire deprimente y de claro abandono. Nada sospechoso a simple vista. Quizás debería dejarlo, el lugar era inquietante y además. Vael hizo caso omiso de su voz interna y continuó buscando la manera de entrar en el caserón.

La suerte le sonrió cuando, en la trasera del edificio, encontró otra puerta. Mucho menos impresionante que la primera, probablemente había sido usada por el personal de servicio en los tiempos de esplendor de aquella mansión. Los criados, el panadero, el lechero... Nada de gente importante por supuesto, ellos irían por la puerta principal. La mujer bestia no podía evitar preguntarse qué habría sido de los residentes de aquella mansión.

Los goznes de la puerta maullaron de forma desagradable cuando Vael comprobó, no sin cierto asombro, que la puerta estaba abierta. Enseguida se detuvo y se mantuvo alerta, había hecho demasiado ruido pero si la habían descubierto ella no escuchó nada que lo indicara. Así pues, terminó de abrir la puerta con sumo cuidado, aunque era inútil hacerlo en completo silencio.

En cuanto se encontró en el interior de la estancia sintió un escalofrío recorrerle la espalda. La extraña sensación de que alguien le observaba hizo que se le erizara el pelaje. Agitó el rabo nerviosa. Decidido, aquello había sido una terrible idea… aún estaba a tiempo de darse la vuelta...

Algo parecido a un quejido se escuchó a espaldas de la bestia.

La joven respingó, dando un salto digno de un gato, para aterrizar a cuatro patas, pelaje erizado, alerta, enseñando los colmillos. Una corriente de aire había hecho que la puerta se moviera parcialmente, arrancando quejidos a los goznes y dando un gran susto a Vael.

La mujer bestia recuperó la compostura y dejó escapar un suspiro. En parte le alegraba que nadie hubiera podido ver su torpeza. O eso quería creer, porque seguía sin poder librarse de la sensación de que alguien la observaba. Intentó agudizar los sentidos. Era inútil, estaba comportándose como un cachorro asustado. Todo estaba en su mente. Negó con la cabeza, debía dejarse de tonterías y mantener sus sentidos alerta. Si realmente había alguien en aquel lugar lo oiría o lo olería... ¿cierto?

Con la adrenalina manteniendo su cuerpo en tensión y preparado, mientras trataba de agudizar sus sentidos, comenzó a explorar la estancia... y hacia dónde podría llevarla.
Vael
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 99
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Fehu el Sáb 8 Ago - 2:36

Eran cuatro, cuatro los que estaban atrapados en sus redes, cuatro los que patrullaban su hogar buscandole.

La máquina y la bestia con forma felina llegaron los primeros, por la puerta principal.  El gato era grande, fuerte, un enemigo formidable sin lugar a dudas, pero también era impetuoso y despreocupado, un blanco fácil de estar solo; Pero no lo estaba, su compañero, una lata, un ser que según lo que él sabia era más metal y engranajes que persona, pero este al contrario que la bestia, mantenía la calma y estudiaba sus alrededores de forma cautelosa, dispuesto a cercenar lo primero que se pusiese en su camino. No era una buena idea atacar de frente, no habiendo dormido tan poco.

Otra bestia entró poco después, por la puerta de atrás, esta pareció percatarse de su presencia, y a causa de esto estuvo a punto de dejarse ver demasiado pronto, afortunadamente, decidió no hacerlo, aún arriesgándose a ser atacado por sorpresa. La recién llegada era cauta y tenía unos sentidos bastantes más agudos de lo que él había imaginado, debían de serlo si había estado a punto de descubrirle. Sonrió, con aquellos inesperados invitados, el destino estaba premiándole con un reto digno, le gustaban los desafíos.

El último de los asistentes se infiltró en su casa como un ladrón, a hurtadillas por la bodega, no encontraría muchas botellas de vino ahí abajo, pero quizás sí que algún otro problema. Blackwell sonrió cuando vio al muchacho vagar por el sótano, era uno de los suyos, un vampiro, el olor a sangre le delataba; Se había alimentado hace poco. Sin embargo, era poco más que un crío, probablemente no llegaría al centenar de años, si acaso.

A pesar de tener aquellos pensamientos, el tiempo le había enseñado a no subestimar a nadie, especialmente a los suyos, por muy joven que fuese aquel crío no podía menospreciarle, o lo último que vería en vida seria el arma del joven vampiro en su cuello.

Suspiró y cuando hubo analizado a todos los que moraban su casa, se retiró durante unos minutos.

¿Qué sabia la guardia de él? ¿Por qué no mandaban a alguien importante? ¿Cómo habían descubierto dónde vivía? Los perros de presa podrían desvelarle la respuesta para aquellas preguntas.

Se pasó la mano por el pelo, pensativo, encararse con la pareja era un sinsentido, no le veía ninguna ventaja a enfrentar a dos enemigos, no dudaba de sus habilidades, pero tampoco dudaba de la de sus rivales. El vampiro era un sujeto curioso, quería observarlo un rato más, aquel muchacho le recordaba a él cuando era “joven”, se enfrentaría si superaba lo que le esperaba, solo entonces.

Al final, si quería respuestas, solo le quedaba una opción, sonrió dejando entrever sus colmillos.

No le llevó mucho localizar a la segunda bestia que había entrado en su propiedad,  la contempló durante varios segundos y cuando estuvo totalmente seguro de que no le veía se deslizó por una de las numerosas cortinas desgastadas y se colocó a varios metros tras ella.

Bienvenida – Susurró blandiendo una espada del color de la noche. – Ya que eres mi invitada, me gustaría hacerte unas preguntas - Sonrió a la bestia que tenia frente a él.

Por el momento no le preocupaban los demas, con un poco de suerte, la casa se encargaría de ellos.



_________________________________________


  • Leon y Sajín, las entradas de la habitación en la que os encontráis se quedan completamente bloqueadas, tan pronto como os percatáis de esto el suelo comienza a abrirse lentamente desvelando un oscuro vacío bajo vuestros pies, tenéis un turno para escapar de la habitación. Ambos describiereis la acción que realizáis para escapar, pero solamente Sajín lanzará la voluntad de los dioses para desvelar vuestra fortuna en la huida.

  • Maximiliam, tú también te quedas atrapado en una de las muchas habitaciones del lugar, pero en esta, al encontrarse en el sótano, empieza a inundarse lentamente con agua que por su olor pronto identificas que viene del mar. Si no te das prisa, en un turno la estancia estará completamente inundada, también deberás lanzar la voluntad de los dioses.

  • Vael, te encuentras cara a cara con el asesino, tienes carta blanca para decidir que hacer, pero ten en cuenta que no es un enemigo corriente, lanzarás la voluntad de los dioses.





Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 382
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Leon Alexander el Dom 9 Ago - 0:35

Leon y Sajin entraron cautelosamente en la casa, el felino estaba un tanto preocupado y movía las orejas en todas las direcciones tratando de encontrar algún sonido que acusara la presencia del enemigo al cual buscaban, probablemente era un vampiro y si esa era su casa estaría llena de trampas, ellos tienden a hacer eso con sus moradas y así poder protegerse durante el día de posibles intrusos (como ellos mismos).

Los minutos pasaba y la pareja de aventureros investigaban a fondo la casa, leo ya había guardado su hacha por que ocupaba mucho espacio, era contraproducente y además podía tirar algo con ella y eso advertiría de su presencia a cualquiera que estuviera ahí. Se adentraron más y más en la casa y revisaron bastantes habitaciones, en ninguna había rastro de nada, casi todas eran iguales, excepto una, era más espaciosa que las demás y estaba un poco más vacía, menos muebles la adornaban y además estaba un poco más limpia de polvo, lo más probable, juzgando por sus dos puertas es que esa era una habitación de paso y que tal vez los llevaría hasta el sospechoso, o tal vez los llevaría a otra decepción.

Una vez dentro del cuarto Leo caminó hasta el otro extremo sin fijarse mucho en nada, solo caminó para cruzar de una vez por todas la habitación y descubrir que se escondía tras la otra puerta, grande fue su sorpresa cuando se topó con que estaba cerrada, no se movía a ninguna parte, leo miró al Bio e hizo un gesto de “no se abre”, acto seguido comenzó a caminar hacia el otro extremo para poder regresar sobre sus pasos. La puerta estaba cerrada, Leo no sabía cuándo ni como pero la habían cerrado, pero algo le decía que debía abrirla de inmediato. Ahí olía a “gato encerrado”.

La puerta que ahora yacía a sus espaldas tampoco cedía, era imposible de abrir, y mientras más lo intentaba más se daba cuenta de que algo andaba mal, lo intentó una vez más, pero ahora algo cambió, el suelo comenzó a moverse, poco a poco se abría a sus pies dando paso a un gran agujero en el piso, Leo comenzaba a desesperarse. Sentía como el pecho se le empezaba a apretar, el oxígeno que entraba por sus fosas nasales pronto se vio reducido a nada, intento respirar por la boca pero el resultado le pareció igual, los pelos de la cola se le erizaron y las orejas se echaron para atrás, sintió sus pupilas rasgarse, volverse tan delgadas que casi no se veían, un frío horrible empezó a llenarlo. Tenía que salir de allí ahora o le ocurriría algo horrible.

En ese momento su cerebro bloqueo todo pensamiento racional, solamente pensaba en echar la puerta abajo y salir de ahí, con su gran hacha, comenzó a golpear la puerta, sintió un doloroso tirón por la brusquedad en sus movimientos pero no le importo, el temor a caer en el agujero era aún más fuerte que el doloroso latido que sentía en el brazo.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Sajin el Dom 9 Ago - 8:14

La oscuridad había entrado por cada rincón de la mansión, Sajin no le quedó de otra que ver con la dependencia del infrarrojo de su frente, cuya roja e intermitente luz era lo único que podía orientar a el bio-cibernético en la penumbra de la noche dominando en el interior de la mansión. Como si se tratase de la luz del mediodía entrar por las ventanas, la noche se había adueñado de todo el hogar hasta dejar entre sus sombras el aire tan sombrío de misterio que dejaría la carne de gallina incluso al más valiente de todos los guerreros. Por algo es que la mansión abandonada nunca había sido demolida o reconstruida, parecía que estuviese embrujada o maldita, aunque cualquiera de las dos no sería nada bueno para el dúo de aventureros en su persistente búsqueda del asesino en serie.

No era normal que en un lugar como ese, el bio-cibernético empezaba a sentir inquietud e incomodidad al respeto con la penumbra de la noche dominando todo rincón de la mansión. Apenas Sajin era capaz de aprovechar su infrarrojo como una antorcha, pero de luz leve y poco útil, era lo único que tenía para ese entonces. ¿Acaso se trataba de ansiedad? ¿claustrofobia? era improbable para el bio-cibernético, tomaba como hipótesis esa clase de cosas, a las cuales pronto trataba de refutar a base de lógica. No parecía tomar la inquietud o incomodidad por si mismo, más bien tomaba una decisiva altruista al respecto de su compañero en el oscuro lugar. Cada habitación en la que buscaban era más que una posada de ratas y murciélagos, los desagradables chillidos de los pequeños invasores daban la idea de lo tan abandonado que estaba ese lugar. Sajin no se imaginaba que tan lleno de insectos estaría ese lugar como para albergar semejantes pestes.

Una de las habitaciones había denotado ser diferente a las demás, demostraba estar mucho más cuidada en cambio a higiene que las anteriores, que habían sido adueñadas por plagas. Pisaban a cada paso que daban en el pasillo la vieja y larga alfombra por debajo de sus pies, apenas era capaz de denotarse el oscuro color rojo que poseía que hacía juego con los sofás que mostraban más cuidado que sus contrapartes de las otras habitaciones. Entre las paredes una serie de retratos se mostraban lado a lado del espacioso pasillo de origen desconocido, pero que aún así servían para reflejar a los dos aventureros que estaban en el camino exacto, poco a poco interviniendo más en el misterio que había dentro de la mansión. Quizás, prosiguiendo a dar más de cerca al mismísimo asesino si tenían la suerte de seguir en pie y con vida. Pero seguir en vida o en pie sería en vano si no lograban escapar, solo serían simples presos en la guarida de un asesino experimentado como el cual los guardias de Lunargenta les habían advertido antes de tomar el encargo. Leon tomó la decisiva de ir primero que el bio-cibernético que Sajin; el había guardado su hacha para poder asegurarse de girar la perilla de la puerta sin problemas y proseguir con sus caminos. El intento de girar la perilla era en vano, la puerta estaba bloqueada. Sajin se mostró calmado por la situación y al igual que su compañero, decidió regresar a atrás desde sus espaldas. Sin embargo, la puerta en la que habían anteriormente entrado había demostrarlo no serle fiel a los motivos de su cruzada por la mansión, se había cerrado al igual que la puerta delante de Leon y Sajin. Sea lo que sea que estaba pasando ahí, no pintaba nada bien al respecto de quedar atrapados en la misma habitación con entrada y salida cerradas sin motivo aparente, la coincidencia que había era bastante clara hasta para el más tonto.

Sajin se alejo un poco de su compañero; no era el mismo felino amistoso y confiado que se desenvolvía con cautela ante nuestra llegada a la mansión, ya no, se había vuelto desesperado en busca de una salida; sus golpes demostraban la incomodidad a la situación, como Sajin había mostrado alguna vez en el filo de la oscuridad. El bio-cibernético comprendió a lo que su cuerpo se refería: la inquietud era un signo de debilidad. Cada momento en el que veía a su compañero golpear la puerta, hacía comprender más la inquietud que había resaltado en su interior hace unos minutos y la que su compañero estaba experimentando justo ahora. Si no podía contra ese signo, tendría sea como sea, eliminarlo para morar por el bien de su compañero. 

El suelo comenzó a temblar aunque leve, podía sentirse de tal manera en los pies del bio-cibernético que hicieron retroceder su postura más hacia atrás. De repente, un agujero negro se había desprendido cerca de los pies de Leon. La gran depresión del suelo hubiese por poco arrastrado al felino a su negro abismo si no hubiese sido por su retroceso hacia la puerta que habían abierto anteriormente: su única puerta de escape. Sajin lo siguió por detrás, veía la desesperación de su compañero por romper la puerta con su hacha de una forma tan salvaje y abrupta como su apariencia indicaba de él. Ya no era el mismo hombre amistoso que trataba de detener a un asesino como si fuese salvar a una damisela, no, lo que veía Sajin era la desesperación reflejada de su compañero, una desesperación para no ser uno más entre los que temen de su muerte. Lo comprendió; así como él no quería morir de una forma tan simple, Leon no quería ser una víctima más del asesino. ¿Cómo podría perdonarse que Leon fuese el tercer hombre que no logro proteger? no era una opción permitir que sus finales fuesen ser devorados por el abismo.

 Eso no lleva a ningún lado, estimado Leon. —Dijo Sajin, poniendo una de sus manos sobre los hombros de su compañero. — Nos llevarás a la perdición de esa forma y acabaremos como una víctima más, no soy menos conocedor de lo que pasa aquí, pero resolver esto de esa manera es aberrante.

El bio-cibernético no era el sabelotodo para lo que sucedía en ese momento, estaba seguro de lo que había analizado se trataba de un vórtice que no sólo los tragaría, si no todo lo que sala llevaba dentro. Los sofá comenzaban a ser los primeros en ser tragados, de los cuales Sajin no lograba escuchar sus caídas por el vórtice. La caída parecía estar destinada a ser grave o, quizás no había sido una caída lo que les esperaba. El bio-cibernético pensó con calma, o eso intentaba, no había analizado tanto tiempo lo que una situación a muerte como esta podía significar si la hipótesis de la que estaba precisamente seguro podría llegar a fallar. Un plan B no valía en un caso así, no tuvo de otra que pensar en el antiguo caballero dragón que conoció, pocas personas sabias de las que se había topado en su vida, solo ellas eran la clase de información única de la que Sajin prescindía de vez en cuando.

Si miras la hoja, no verás el árbol. Pero si miras el árbol, no podrás ver el bosque.

No alcanzaba a recordar del todo al anciano, su rostro, sus ambiciones. Nada, solo pensaba día a día en esa frase que tanto había marcado en toda su mente desde su lado robótico como el más humano, reprimido por el artificial. Solo resonaba en su cabeza como un recordatorio, el único regalo del anciano para el bio-cibernético había sido simplemente aquella frase. 

— Mirar el bosque, el árbol, la hoja... —Susurraba para sí mismo el bio-cibernético, trataba de recobrar su paz mental una vez más. — Cada uno conforma solo una cosa. Pero si solo alcanzas a ver una, no puedes conocer todo lo que va después... ya entiendo tu metáfora, anciano. Es muy humana, debe ser por eso que no la entendí a la primera.

Sajin se percató de las termitas en lo profundo de la oscuridad por debajo del margen de uno de los retratos del pasillo. Vio como pasaban por arriba y por debajo de cualquier manera por el retrato. Había algo ahí, algún hueco o secreto oculto de alguna forma gracias al retrato. Entendió perfectamente lo que estaba viviendo; el abismo era la hoja que impedía ver a su compañero el árbol, pero aún así trataba de buscar el bosque. Ahora el bio-cibernético entendía que, el árbol, siempre había estado oculto por detrás del aquel retrato en la pared. Corrió por el a pesar de que el abismo poco a poco se acercaba con tal de tragárselo, aunque eso no impidió que llegase a levantar el retrato de la pared en la que estaba colgada. Arrojo el retrato al suelo y se percató del hueco oculto que reflejaba una pequeña caja de madera casi devorada por las termitas: era la razón de que ellas viniesen a por el retrato. El bio-cibernético metió sus dedos en la pequeña caja en busca de algo, de lo que solo sintió una pequeña cosa contra sus férreos dedos. La tomó y la vio de reojo: era una pequeña llave que a pesar de los años, carecía de óxido. Así como la inquietud había sido un signo de debilidad para Sajin, la llave demostró ser la esperanza para aquella situación, si podía abrir la puerta.

Corrió antes de que el abismo llegase a alcanzar casi la mayor parte de la sala; metió desde el hueco de la perilla la llave y la giró dentro de esta. Ni la lógica, ni las probabilidades lo ayudarían. Solo la tan aclamada suerte podría salvar al bio-cibernético y al felino del trágico destino, si la llave era la indicada o solo era un recuerdo olvidado de la caja; o se salvarían entrando a la puerta aparentemente cerrada por los años o en el peor de los casos el abismo  resolvería con ellos.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Tyr el Dom 9 Ago - 8:14

El miembro 'Sajin' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses

'Runas' :

Resultados :



Representación de las runas:
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Maximilian Deus el Lun 10 Ago - 4:14

Toda aquella tensión pareció poco menos que hilarante cuando ingresé a una habitación vacía. La puerta había cedido con un fuerte “crack” pero no había nada tras de ella, no rastros de algún asesino en serie, tampoco sangre, ni instrumentos de tortura. Incluso llegué a plantearme el hecho de haberme equivocado de dirección luego de haber recorrido un número casi descabellado de habitaciones para un sótano. Casi parecía que me había tragado una mansión-laberinto. Lo peor era que no podía dar con los pisos superiores. Comencé a pensar que estaba siendo víctima de un embrujo hasta que mis temores se condensaron.

-Vaya… esto sí es nuevo- murmuré acariciando la madera que conformaba la pesada puerta que se había cerrado tras de mí ni bien puse un pie en el interior de la habitación que resguardaba. Por fortuna o desgracia, esta sí estaba iluminada, por una sola vela, que le quedaba poca vida. Pero era un rastro, allí habitaba alguien. Alguien que se ocultaba demasiado bien tras las sombras, incluso para un guardián como lo había sabido ser yo mismo en mis días. Sería patético que fuera de otro modo, casi impensable… es decir, no podían darse tantas coincidencias juntas, aquella sensación de ser seguido, los extraños sonidos, la cantidad interminable de puertas y finalmente una que se cierra como si tuviera vida propia…

Suspiré. Por lo general era yo quien ponía las reglas del juego, por lo que no estaba acostumbrado a este tipo de desenlaces, pero ahora que había abandonado la tranquilidad del hogar, era buen momento para estar del otro lado, y vaya que era macabramente divertido. Recorrí con la vista el gran espacio, era una especie de antesala. Frente a mí, cruzando toda la habitación había otra puerta. Caminé directo a ella, si se abría sería sospechoso… pero si no lo hacía perturbador… me debatía entre intentarlo con Azhar en mano o no cuando mis pies comenzaron a hacer un sonido patoso, con algo como un “splash splash” miré el suelo y vi casi con terror que había una pérdida importante… -Sí… una pérdida- murmuré mientras alcanzaba la puerta y la empujaba solamente para que mi cuerpo rebotara contra ella. El sonido del golpe fue apagado, se trataba de poco menos que un bastión.

El agua se agolpaba para entrar a un ritmo endemoniadamente rápido. Venía desde una especie de drenaje en la pared a mi derecha, se suponía que por allí debían haber más habitaciones, aunque probablemente habría algún acueducto. Me rasqué la nariz, era agua salada. Arquee una ceja, del piso salían pequeñas burbujas, al parecer también de abajo venía la “filtración” -Piensa vampiro, piensa- me dije en voz alta, mirando los alrededores. No había nada lo suficientemente fuerte como para derribar alguna de las puertas. Las paredes eran de piedra, descartadas. Tampoco habían ventanas, estaba en el subsuelo.

Miré hacia el techo, parecía de madera, pero estaba a varios metros sobre mi cabeza. Un pequeño taburete me golpeó una rodilla, el agua me llegaba a media pierna ahora. -¿Mesas? No, están apolilladas, ¿sillas? Tal vez… ¿qué mas?- murmuraba mientras buscaba en el lugar. El agua estaba fría, no me gustaba. Prefería el agua de río… todo eso me desconcentraba.

Afortunadamente habían un par de barriles de los que podría hacer uso, lo sentía por aquellas botellas, parecían tener un contenido digno de la realeza, pero mis huesos estaban primero. Fue difícil establecer la base de mi escape, pero no imposible. Lo más difícil sería escalarlo sin que se desmoronase. Tomé una barra de hierro para picar el techo o para lo que hiciese falta. Pero al llegar a la cima de mi construcción me percaté de algo.
avatar
Cantidad de envíos : : 58
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Tyr el Lun 10 Ago - 4:14

El miembro 'Maximilian Deus' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses

'Runas' :

Resultados :



Representación de las runas:
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 707
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Vael el Lun 10 Ago - 21:03

Vagabundeaba por la casa intentando encontrar algo, una pista o una señal de vida. El silencio hacía resaltar el crujir del suelo bajo sus pasos, el quejido de los muebles o el viento silbando por alguna rendija... Aquellos sonido la mantenían alerta y tensa. Con todo, hasta el momento su búsqueda había sido infructuosa. Al menos hasta que, de pronto, se dejó escuchar una voz a sus espaldas. La mujer bestia se sobresaltó nuevamente, aunque de forma más comedida que en la entrada.

Esta vez no había lugar a dudas, claramente se trataba de una voz masculina, imposible de confundir con un quejido de la puerta ni con el crujir de tablones de madera. La mujer bestia trató de retroceder un paso, guiada puramente por un acto reflejo.

-S-siento mucho la intrusión... - Respondió la gran felina con un leve tartamudeo, intentando disimular su sobresalto. -L-lo cierto es que la puerta estaba a-abierta y... l-la verdad... p-pensaba que nadie vivía aquí... M-mis disculpas... -Añadió frotándose con nerviosismo el cuello, bajando la mirada. Fue entonces cuando la joven se percató del arma en las manos del sujeto. Tragó saliva, tensándose una vez más. Todo su cuerpo preparado para actuar en caso de que fuera necesario. Tuvo la tentación de llevar su mano al mango del martillo, sin embargo, se contuvo. Si el... hombre... hubiese querido atacarla, ya estaría muerta ¿cierto? No había podido verle, olerle ni oírle acercarse... No era un pensamiento muy tranquilizador, la verdad. No las tenía todas consigo pero quizás aún podía salir de aquella situación sin utilizar la violencia.

La figura del hombre resultaba inquietante, pero no tanto como su sonrisa. Aparentemente no se había dejado amedrentar por la apariencia de la bestia. Y eso no era algo habitual. La joven se imaginaba que de ser realmente el dueño de la casa su reacción ante un intruso como ella habría sido distinta... Pues Vael no podía adivinar miedo ni temor en su mirada. Y aunque no podía estar segura de que fuera la persona que estaba buscando, resultaba cuanto menos sospechoso. ¿Era ese el espectro que habitaba la mansión? ¿Aquel que llamaban el Vigilante?

Tras un momento de duda la joven continuó hablando.

-P-puedo intentar responder a sus preguntas... - Tras un momento de pausa, añadió.- L-lo cierto es que... también t-tengo algunas preguntas... -La mujer bestia carraspeó, tratando de parecer firme, o al menos, no parecer amedrentada.- La verdad es que estoy buscando a alguien... - Dejó la frase en el aire. Seguía observando al individuo, tratando de adivinar sus intenciones, aunque temía que sólo podría tratar de confiar en su instinto.

De momento no estaría de más procurar mantener la distancia. En cualquier momento el hombre podría pensárselo mejor y decidir que quería una alfombra nueva de piel a juego con el salón.

Vael ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (Runas.) :
Vael
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 99
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Fehu el Lun 10 Ago - 22:08

Arqueó una ceja, por el tono de voz de la bestia no era sino una mujer, por su aspecto nadie lo habría adivinado, ni siquiera él.

Así que la puerta estaba abierta… ¿La entrada trasera? ¿La principal? – Sonrió a la mujer bestia y caminó por la polvorienta habitación, siempre con la mirada fija en su invitada. – Entonces… - Se detuvo cerca de una de las estanterías, tan polvorienta como el resto de la casa, y sacó un libro – … Estas buscando a alguien – Alexander abrió el libro por una página indeterminada y suspiró,  le dolía que la casa de su querida Selene se encontrase en aquel estado, podía haber empleado toda la fortuna que esta le dejó para restaurar la mansión, pero prefirió crear trampas, muchas veces dudaba de que hubiese sido lo correcto

Volvió a depositar el libro en la estantería y se giró de nuevo hacia la desconocida. - Pero dime, ¿Por qué vas armada? – Dijo haciendo énfasis en la palabra “armada” y señaló con su propia espada el martillo que estaba seguro que la bestia podía blandir sin ningún esfuerzo, encontraba divertida la actitud de la mujer, distaba mucho de la prepotencia de los mercenarios usuales, cualquier otro se habría lanzado sobre él aun sin saber de quien se trataba, aquella bestia se aseguraba de no herir a nadie inocente, respetaba aquello –  ¿Es que este ser al… que dices buscar en una mansión abandonada peligroso? ¿Sabes algo sobre él? Quizás pueda ayudarte – Volvió a sonreír y lentamente, envainó su espada.

Si no le importa que le siga, por supuesto, yo también estoy tratando de encontrar a alguien, el destino es caprichoso ¿No cree? – Mintió.


_________________________________________


  • Leon, en tu intento desesperado por abrir la puerta te haces daño en los brazos, por lo que no podrás blandir el hacha con normalidad en combate, lamentablemente también caes al vacío, pero no todo es malo; os encontráis en una casa antigua y ruinosa, de alguna forma el agua que inunda la habitación de Maximilian se filtra a través de la paredes formando una especie de piscina al fondo del abismo, por lo que aunque dolorosa, la caída no te mata.

  • Sajín, contra todo pronostico consigues abrir la puerta, la llave que has encontrado tras el retrato estaba ahí como precaución por si el dueño de la mansión se quedaba atrapado en ella por accidente, bien hecho, sin embargo, cuando logras abrir la entrada es demasiado tarde y el suelo termina de abrirse bajo tus pies, quedas colgando de la puerta pero no has caído al vacío; puedes optar por continuar con la caza en el piso superior o ir a buscar a tu aliado, la decisión es tuya.

  • Maximilian, subido sobre la improvisada escalera el agua sigue fluyendo hasta inundar la habitación casi por completo, logras destruir la madera medio podrida que esta sobre ti sin mucho esfuerzo, para descubrir que tras esta se esconde el mármol que es el suelo de la primera planta, no obstante, debido al estado general del lugar, logras escapar; cansado y aturdido, pero vivo, bien hecho.

  • Vael, le has parecido una persona interesante al vigilante, por lo que no te atacará, pero te seguirá por la casa y te dará conversación, elige bien lo que quieres decir y hacer, ya que este estará vigilando de cerca tus acciones, aun con la compañía del dueño del lugar sigue habiendo trampas por todas partes, se cauta.






Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 382
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Leon Alexander el Vie 14 Ago - 3:44

Leon escucho a su compañero, y una pequeña parte, esa diminuta parte racional que no se había visto cegada por el pánico y el miedo, escucho su concejo y lo siguió sus músculos se relajaron bastante, a pesar de sentir los brazos como carbones al rojo vivo logro guardar su hacha, sus orejas se fueron despegando del cráneo y la cola perdiendo esponjosidad, su respiración empezó a tranquilizarse hasta cierta medida. Mientras trataba de tranquilizar su respiración sintió a su compañero alejarse ¿Para que se marchaba?, ¿Habría visto algo que -ante su momento de pánico- se le había escapado?. Tal vez podrían salvarse… Entonces el suelo bajo sus pies desapareció, se encontró flotando ante el vacío mientras veía con asombro el techo y a su compañero demasiado ocupado en abrir la puerta como para darse cuenta que Leon había caído por el abismo, “Es el fin” no pudo evitar pensar, entonces choco contra al agua y luego el piso, había agua. ¡Bendita agua!, Odiaba el agua, pero ¡¿que mas daba cuando le había salvado la vida?!

Era un agua un tanto extraña puesto que pudo sentir la sal de la misma, así como tampoco había suficiente agua para evitar que golpeara el fondo, tan solo había actuado como un colchón de sal y humedad, medio mareado y confundido Leon logro sentarse, el agua le llegaba justo debajo de las fosas nasales, era muy incomodo y el felino no podía evitar sentir que el agua seguía subiendo, al ver hacia arriba pudo ver a su compañero flotando.

-Estoy…“bien no puedo decir, porque casi no siento los brazos y me duele la cabeza, ¿Cómo no me la corte con mi hacha?” No estoy muerto- La voz le salio algo rara, con un tono fatigado y desigual, pero bastante fuerte.

-Creo que deberías seguir, yo puedo flotar y por algún motivo aquí hay agua, terminare flotando hasta arriba.Sigue y encuentra a ese tipo.

Leon suspiro mientras se ponía de espalda flotando, su pelo –Gracias a dios- aun no estaba completamente húmedo por lo cual tenía cierto grado de flotabilidad extra, cosa que agradeció mucho pues no sería nada agradable cuando la sal le llegara a la piel, entonces no solo tendría que soportar el dolor de músculos y la jaqueca que ya le empezaba a atacar el lado derecho del rostro y parte del estómago, si no que la molestia del peso extra por el pelo chorreante de agua si no que la sal al secarse se le pegaría a la piel y le haría heridas con el rose y sin contar con la picazón que le produciría; Trato de mover los brazos pero un el dolor le obligo a desistir, tal vez el agua no seria tan mala idea, recordaba a su dulce madre introducir sus machucados dedos luego de un juego algo brusco con sus compañeros en agua fría con un poco de sal, “para bajar la inflamación y el dolor amor” le había dicho, su madre siempre había sido muy diestra en los remedios caseros por lo que confiaba en que aquella agua salada le relajara los adoloridos músculos, tal vez recuperarse lo suficiente como para subir con sus garras desgastando la porosa piedra, tal vez buscar el origen de la filtración de agua y agrandar el agujero para que el agua subiera a mayor velocidad.

-Esto será aburrido-

Sin nada más que hacer que esperar Leon miro el techo tratando de buscar formas formadas por la humedad y ese tipo de cosas, los insectos también producían una curiosa cantidad de patrones con los cuales distraerse sin olvidar donde estaba y que aquel escalofriante lugar aún tenía a un asesino experimentado paseándose por allí como pedro por su casa “aunque si es su casa” pensó Leon soltando una pequeña risa gatuna

-Espero que el Bio logre algo bueno y no caiga tan patéticamente como yo.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Sajin el Vie 14 Ago - 5:37

La oscuridad era un gran abismo que arrebata la luz de los hombres, cobrándose la vida de su compañero Leon en el proceso. Solo alcanzo a escuchar el fuerte temblor que daba la madera del suelo, crujiendo de la vejez hasta colapsar, como el asesino probablemente había querido después de todo. Ahora el bio-cibernético había quedado solo y agarrado de la vieja perilla de la puerta, todo había sido como cualquiera de sus días actuando como protector, su presencia siempre traía los malos augurios a quienes acompañaba o protegía. Por un momento llegó a pensar que estaba maldito, mientras escuchaba las bisagras oxidadas de la puerta no aguantar mucho a que colapsasen y la puerta le cayese encima, pudiendo poner fin a su última oportunidad para pasar hacia el otro lado que la puerta alguna vez les había bloqueado. 

— Dios, sea cual sea el que esta escuchándome... —El bio-cibernético comentó al borde del abismo, tratando de mantener algún contacto con los dioses que tanto había ignorado a lo largo de su vida, parecía no ser capaz de escuchar a su compañero en el interior del abismo. — ¿Por qué me odias? ¿es el hecho de que soy la tan aclamada abominación de los hombres? ¿fue mi destino acaso escoger serlo? condenaste a la gente que serví, condenaste a mi compañero y me condenas a mi a presenciarlo todo. Por primera vez, Dios, luego de que nunca hubiésemos conversado en ese inquebrantable silencio que nos separaba, por primera vez esta abominación se enemista con su voluntad ante ti.

El bio-cibernético no era alguien religioso, pero su pérdida lo había hecho reflexionar acerca de lo que de él decían. Tenían razón, era una abominación de la naturaleza, algo innatural que no merecía haber sido creado, pero él nunca lo había pedido. ¿Era necesario ser castigado por los pecados que los hombres habían cometido en crearlo? una vez más no podía ser coincidencia, todo esto se trataba del fuego enemigo que los malos augurios provocaban contra él. La vida de los demás no le importaba, eso era lo que alguna vez había dicho. Pero la vida a la que su deber estaba inclinado a defender, esa clase de existencia era la cual movía el autoestima de la máquina a seguir su motivo de vida. Sin ella, su moral se quebraría tan pronto para pasar hacer una vez más la esclava de su programa, justo como las pérdidas que había tenido que soportar provocaban en él mas que un sentimiento de venganza, un sentimiento que con tal de equilibrar esa balanza entre él y Dios solo podría ser cumpliendo con lo que Leon falló, con lo que el destino requería: el Vigilante.

Su pensativa pausa había acabado tras escuchar el pobre desgaste de las bisagras que no tardarían en hacerlo caer, la motivación que había provocado en él ese sentimiento tan vengativo en limpiar el nombre de Leon, había clavado su sable en el suelo de madera al otro lado de la puerta y se impulso gracias al sable hacia dentro, soltándose de la perilla para agarrar a su vez con ambas de sus manos el pomo de su espada. Se elevo hacia el otro lado de la puerta a fin de cuentas y las bisagras oxidadas no pudieron contener más la apertura de la puerta, dejándose caer como su compañero en ese oscuro y glotón abismo mortal. Desde la llegada del bio-cibernético hasta el otro piso, no dudo en seguir hacia delante sin ver hacia atrás el triste final de su compañero. 

¿Por qué tan serio? si esto apenas esta comenzando, antítesis.

Escuchó desde su mente una icónica voz, esta vez ya no estaba tan reprimido como alguna vez había estado aquel desagradable ser del que aquel pensamiento había transitado por su cabeza bajo un mensaje de voz hacia él. Se trataba de aquel persistente y cruel camino del que la hoja de Sajin se había divido entre la justicia y el propio deleite de aquella naturaleza corrupta que vivía como su sombra.

— Vuestro comentario aún así no me da el sentimiento de proteger a alguien más que a un parásito. —Respondió Sajin en la soledad de los pasillos de la mansión. — ¿Qué le trae ahora por aquí?

Sajin no escuchó respuesta, parecía ser que se trataba de Jinsa en un intento de apoderarse del cuerpo en el frágil estado psicológico de Sajin, pero aún parecía persistente en seguir con el control. A medida que avanzaba por los pasillos pudo percatarse de que lucían mucho más renovados que los otros antes de pasar de aquella forzada puerta. La oscuridad parecía haberse marchado un poco, o quizás el bio-cibernético se había acostumbrado a pasillar durante todo ese tiempo al filo de las sombras en aquella noche en esa mansión, ahora parecía entender el porque muchos habían hablado de que la mansión abandonada estaba embrujada, que a lo que parece solo se trataban de trampas muy elaboradas.

 Vampiros, mansiones embrujadas y ratas por doquier, el bio-cibernético tomaba aquellas cosas de una forma muy surrealista al respecto, pero se mantenía en duda si el asesino era vampiro o una persona en sí, al parecer ya no se notaba tan claro de la raza del sujeto. Ahora entendía lo que el guardia dijo sobre la empatía del asesino en la noche, un humano común no podría desenvolverse así ante la oscuridad. Era la obra del cazador supremo de la noche, no podía ser otro que un vampiro como para refugiarse en una fortaleza de tan mal estado del que la noche dejaba caer su oscuridad en ella.

Justo como se habían topado Leon y él con la puerta forzada, se había topado esta vez con unas luces en aquel pasillo en la deriva. Poco a poco Sajin se acercaba se había percatado que aquellas pequeñas luces no eran más que velas que yacían por los costados de un retrato recubierto con rosas a su alrededor. ¿Qué hacia exactamente eso en un lugar abandonado? no sabía exactamente, pero su aspecto parecía ser en honor a aquella cosa que estaba retratada en la pintura que había quedado empolvada por los años.
Sajin
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 237
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Maximilian Deus el Lun 17 Ago - 17:27

Aquello que había visto no había sido más que un mal rastro de la suerte que me acompañaba. El agujero de la ventilación estaba obstruido, por lo que no tuve más remedio que atacar con el hierro el techo. La madera podrida caía sobre mi cabeza, podía sentir como el polvillo se metía en los espacios vacíos de mi máscara. Estornudé y tosí un par de veces, no estaba hecho para el polvo, eso lo sabía mejor que nadie. Con los ojos medio llorosos y luego de un buen rato trabajando con la punta, logré deshacerme de aquella vieja madera solamente para que en lo que esperaba fuera el último ataque, mis brazos temblaran por el eco de una fuerte colisión contra una superficie resbalosa y totalmente sólida.

Miré hacia el suelo respirando profundamente por la nariz mientras me quitaba la máscara para limpiarme el rostro. En el entretiempo descansaba mis brazos. El agua se acercaba cada vez más hasta mi altura. Estaba determinado a no morir ahogado como un simple gato en una bolsa. Apreté los dientes y me puse en puntillas para mirar de qué se trataba. -Por todo lo que es bueno en este mundo, ¿por qué?- me pregunté al darme cuenta que aquello sobre mí, era ni más ni menos que mármol. Una capa de fino mármol blanco, sólido y frío. Me rasqué la barbilla en un efímero intento por buscar otra alternativa para salir. -Saldré de aquí y le sacaré el alma por la garganta a quién me haya metido en esto- espeté entre dientes levantando mi puño cerrado en alto mientras con renovadas fuerzas tomaba la barra de hierro y la usaba para romper aquella férrea barrera.

Respiraba agitado por el esfuerzo, me dolía el revés de los brazos por el peso de mi rudimentaria arma que se había mochado por el trabajo. Cada vez golpeaba con menos impulso y más fuerza, respirando profundamente cuando alzaba la barra y soltando el aire al momento de dar el golpe. Finalmente el metal se atoró al salir a la superficie. -Esté donde esté mi señora, creo que esta se la debo a usted- murmuré con una leve y rápida reverencia con mi cabeza hacia el cielo. Me costó un poco destrabar el metal, pero una vez hecha la primera pequeña ventana, el trabajo se hizo más sencillo y rápido.

Logré salir hacia el piso de la habitación superior justo antes de que el agua se acercara nuevamente a mis pies. -Eso estuvo cerca- murmuré acostándome en el piso y extendiendo mis extremidades para descansarlas. Sabía que no era muy apropiado, pero acababa de salir de mi propio pequeño infierno. Estaba cansado, pero más que eso algo aturdido. Siempre tuve cierto repelús por el agua salada, mucho más por la corriente, peor si esa corriente iba dirigida a mí. Tenía calor, estaba transpirando. Deseaba quitarme la máscara, pero ese era el peor momento y el peor lugar, sabía que estaba siendo vigilado y que me matarían si no tenía más cuidado. Me había comportado como un novato bajando la guardia, pero procuraría ser más cuidadoso en adelante.

Me pareció escuchar unos pasos en el pasillo. Rápidamente me senté y busqué a Azhar aguzando el oído y sigilosamente moviéndome hacia la puerta más cercana.
avatar
Cantidad de envíos : : 58
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Vael el Miér 19 Ago - 1:28

La mujer bestia siguió al individuo con la mirada en su recorrido por la habitación. El hombre parecía tranquilo, relajado. Y así lo reflejaban sus palabras.

-L-la trasera...- Respondió Vael, no sin cierto nerviosismo, cambiando su peso de un pie a otro. ¿Qué hacer ahora? Sospechaba aún de aquel hombre. Demasiado tranquilo, demasiado seguro de sí mismo, paseándose por aquella estancia abandonada y cubierta de polvo como si de su propietario se tratase. El individuo se acercó a una estantería y tomó un libro polvoriento entre sus manos sin objetivo aparente, más allá de evaluar el estado del mismo. ¿Por qué lo hacía? ¿Era acaso una puesta en escena para reforzar la impresión de seguridad, de control sobre la situación? Nada en sus gestos permitía adivinar si estaba alerta o tensión.

Una cosa era cierta sobre aquel hombre, por lo pronto parecía conocer el lugar. Aunque hasta qué punto... la bestia lo ignoraba. ¿Podía tratarse realmente de su propietario a fin de cuentas? ¿O alguien que se había adueñado del lugar después de abandonado? Las preguntas se agolpaban en la mente de la bestia, aunque obviamente la más importante era aquella que se repetía... ¿eres tú el Vigilante? No se atrevía a expresarla en voz alta. Todavía no.

Frente a las historias de fantasmas era fácil menospreciar a un hombre de carne y hueso. Incluso uno como aquel, que hacía gala de un sigilo sobrenatural. Y sin embargo la mujer bestia no se sentía en peligro, al menos de momento. Aunque su buen juicio, o su instinto, no le permitía relajar del todo su postura, ni siquiera después de que el hombre envainara su espada.

-S-siempre suelo ir armada... - La mujer bestia se encogió levemente de hombros. Por primera vez se le ocurrió que quizás aquel hombre era un mercenario. Contratado como ella para atrapar al Vigilante. Pero entonces por qué fingir ignorancia... - Es cierto que... p-puede ser peligroso, no sé qué esperar... hay quiénes dicen que esta... persona, creo, tiene habilidades sobrenaturales... - Hizo una breve pausa. -S-si es así...las armas no servirán de mucho en realidad...- Vael esbozó una leve sonrisa nerviosa.

-T-tampoco sé gran cosa... s-sólo que ha matado a algunas personas ilustres... y a miembros de la guardia... - La joven se movió por la estancia con intención de avanzar hacia otra sala. Intentaba encontrar una pista, quizás en algún cuadro, en una carta, en una prenda... Cualquier cosa relevante, algo que pudiera dar algo de luz sobre la identidad del Vigilante y sus motivaciones. Suponía que tenía permiso del dueño de la mansión para curiosear un poco más... En cualquier caso, fuera quién fuese aquel hombre, si las cosas se torcían, Vael estaba preparada... o esperaba estarlo.

La mujer bestia asintió con la cabeza ante las palabras del individuo. No se detuvo demasiado a plantearse si el hombre mentía o no.

- ¿A quién?-
Vael
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 99
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Vigilante [Quest][Cerrada]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.