[Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Sáb Oct 17 2015, 23:56

Y acá estaba, de nuevo en el insufrible cuartel de la Guardia Real, pero esta vez no como prisionero o sospechoso, sino como colaborador; aunque aún intentaban convencerme, mi viaje a Beltrexus parecía cada vez más lejano, debía llevar mi informe a la base del gremio, sin embargo, diversos eventos habían retrasado el viaje, la actual: unos soldados de la Guardia Real habían conseguido reconocerme en el Puerto de Lunargenta y me habían convencido de ir por mi cuenta a su cuartel, esta vez sin chantajes ni amenazas, era por fin por voluntad propia.

Al llegar al lugar, el amable sargento cuyo nombre jamás lograba recordar, me ofreció una misión de espía para investigar extraños sucesos en la mansión Cambridge -No- Fue mi primera palabra incluso antes que me dieran los detalles, pero un favor de la Guardia Real me resultó sumamente tentador y no pude resistirme.

Como de costumbre, la misión se mantendría en secreto, una nota explicativa me fue entregada pero no debía leerla hasta estar en camino a la mansión, aunque entre los detalles que alcanzaron a darme, había algo que estaba completamente fuera de mis capacidades -Completamente absurdo- Dije mientras dejaba salir una carcajada -Ni siquiera sé colocar una venda ¿Cómo esperan que me encargue de eso?- Pregunté sin parar de reír ante la locura que me proponían -No será necesario que lo sepas- Me dijo el sargento en un tono muy serio -Hemos enviado a buscar a alguien que ha trabajado en el hospital, que se encargará de ese trabajo; solo debes seguirle el juego y fingir- Me quedé pensativo por unos instantes, pero a fin de cuentas, fingir era algo que ya se me daba muy natural -Pero harán algo por mí, estoy buscando a una niña pequeña, responde al nombre de Magazubi, si la buscan por mí, haré este trabajo para ustedes- Exigí mientras levantaba una ceja -Y en caso de problemas, no garantizo proteger a ningún médico cobarde, así que espero que sepa cuidarse solo- Tomé el sobre con la nota que me habían puesto sobre la mesa y la guardé para salir en dirección a la misteriosa mansión.

Una vez fuera del cuartel, habiendo tomado bastante distancia, me dispuse abrir la nota para conocer todos los detalles que me habían dado acerca de la misión: Si estás leyendo esto significa que has aceptado. En primer lugar, el señor Cambridge falleció hace casi dos semanas por razones que aún no han sido aclaradas, se presume que fue envenenado aunque no se ha podido confirmar; luego de eso, a ritmo de uno cada dos noches, sus hijos han ido enfermando y luego falleciendo por causas que aún no sabemos, finalmente solo quedan dos de sus hijos y extrañamente, ambos han enfermado al mismo tiempo.

Creemos que uno de los hijos pudo haber querido eliminar a los otros para quedarse con la herencia, o tal vez algún enemigo del padre ha decidido asesinar a toda la familia por alguna deuda pendiente.

Tus objetivos serán los siguientes:
- Reunirte con el otro espía y planificar una estrategia creíble para su ingreso a la mansión.
- Hallar al culpable, en caso que lo haya, y traerlo con vida.
- Asegurar la supervivencia de ambos hermanos.


Dentro del sobre había también una rosa de papel que debía sostener en mis manos hasta que llegara el otro “espía”, seguramente un médico presumido y pesado, me despertaba mucha curiosidad saber a qué tipo de persona enviarían para un trabajo como este, al estar cerca de la mansión me detuve en la esquina donde me habían indicado y, rosa en mano, decidí esperar a que llegara mi compañero forzado, aunque si tardaba mucho, entraría solo, la paciencia jamás formó parte de mis cualidades.


Última edición por Bio el Dom Nov 01 2015, 14:05, editado 1 vez
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Lun Oct 19 2015, 00:41

En aquellas fechas era difícil encontrar una posada con habitaciones libres e incluso era una pequeña odisea lograr que los camareros tomaran nota de los pedidos y los sirvieran antes de que la hora de la comida se convirtiera en la hora de la cena y la posada cercana al hospital que Níniel había convertido en su segundo hogar debido a la gran cantidad de tiempo que pasaba últimamente en Lunargenta no era ni mucho menos una excepción. La planta baja del lugar, que servía de bar, salón y comedor estaba abarrotada de tal manera que resultaba complicado moverse sin tener que pedir disculpas varias veces a otros clientes por empujarles para pasar. En más de una ocasión uno de esos roces casi acaba en una pelea si no fuese porque con tan poco espacio para moverse, realmente empezar una trifulca era complicado, eso y que Beor, el posadero, había sido campeón de lanzamiento de peso durante varios años consecutivos antes de casarse y a pesar de su cada vez más abultada barriga seguía siendo capaz de lanzar a un hombre promedio por los aires con una sola mano sin esforzarse. El motivo de que aquel y otros lugares de descanso estuvieran tan hasta arriba aquellos días era la feria de ganado que se estaba celebrando en el lugar. Un gran evento con mucha gente adinerada dispuesta a pagar un sobreprecio con tal de tener un techo sobre sus cabezas y una buena cerveza fría en la mano.

Por suerte para la peliblanca, para Beor y su familia era casi como una más después de tanto tiempo conviviendo y eso garantizaba un trato preferente. Cada vez que uno de los hijos del posadero o él mismo se hacían un corte o parecía que había cogido la gripe acudían a la elfa para recibir sus expertos cuidados, a cambio recibía un buen descuento por su estancia y la sensación de estar en un hogar y no en una fría y solitaria habitación, lo cual viniendo de una familia de una raza diferente era mucho. En días como aquellos, a pesar de tener tanto trabajo, Beor le subía la comida a la habitación pues sabía que la peliblanca no podía sentirse cómoda rodeada de tanta gente, tantos humanos, muchos de los cuales no dudarían en ser bastante descorteses con una habitante de los bosques, por no decir otra cosa. Por ello Níniel no se sorprendió al escuchar que llamaban a su puerta mientras leía atentamente un libro sobre alquimia. Lo que si que fué una sorpresa fue ver que el posadero no estaba solo.

-Níniel, te traigo la cena...Y este es el sargento Lond, de la guardia real. Le dije que estabas ocupada pero insiste que es un tema importante...Un trabajo.-

-¿Un trabajo?...Bien, gracias Beor.- Le dijo al humano grandullón con una sonrisa dejando pasar al soldado a su habitación y cogiendo la bandeja de comida para dejarla sobre una pequeña mesa. -¿Qué puedo hacer por usted sargento?, ¿Le sirvo algo de comida?. Siempre me traen de sobra.- Le ofreció al hombre con hospitalidad y cortesía.

-No, gracias, me temo que el asunto que me trae hasta aquí es urgente.- Le tendió un pequeño trozo de papel que venía a resumir de forma concisa la situación en la que querían que la peliblanca se implicara, los objetivos y el modo de encontrarse con un compañero para la misión. Aquellas pocas líneas bastaban para dejar claro lo que querían de ella pero...

-Creo que se equivocan de persona. Soy sanadora si, pero no espía. Tiene que haber personas más adecuadas que yo para investigar estas cosas.-

-No es una equivocación, tiene la medalla al heroísmo y ya ha colaborado con la guardia antes, incluso en trabajos similares a este. Es la candidata ideal para apoyar al otro agente.-

En eso tenia razón, no sería la primera vez que acabara haciendo de espía para la guardia, aunque la vez anterior no fue precisamente por propia voluntad si no por un cúmulo de circunstancias añadidas a encontrarse con Alanna en la que debería haber sido una divertida noche de música y danza. Níniel pensó que quizá por eso la habían escogido, quizá Alanna sería su compañera aquella noche lo cual cambiaba las cosas...Pero no tenía sentido, aquel sargento se había referido al otro en género masculino, además si Alanna necesitara su ayuda la hubiera pedido ella directamente o figuraría su nombre en aquel trozo de pergamino.

-Recuerdo haber oído lo de los dos hermanos...No sabía que el caso estuviera yendo a más...-

-Es usted o nadie, no estaría aquí si no fuera así, pero no puedo obligarla, ni siquiera es...-

-¿Humana?, no y no debo lealtad a la ciudad a pesar de la cantidad de líos en los que me meto por ella. Así no me convence...-

-Si, ha sonado peor de lo que esperaba, esperaba poder decirlo de manera mucho más respetuosa.-

-Está bien, me reuniré con esa persona, pero sin compromiso, si me gusta su plan bien, si no tendrá que apañárselas solo.- Finalizó Níniel aceptando sus disculpas, conocía a bastantes humanos irrespetuosos con los suyos y en aquel caso no parecía uno de ellos, solo alguien que había escogido mal las palabras.

Aquello pareció satisfacer al soldado a la vez que le aliviaba. Tal y como había dicho no podían obligarla a hacer nada ya que no era ni súbdita de su mismo rey, y sin embargo seguramente le habrían ordenado que tratara de convencerla si se negaba a pesar de que saltaba a la vista que resultar persuasivo en una conversación no era precisamente el punto fuerte de aquel sargento Lond. Níniel se quedó sola y suspiró comenzando a preparar las cosas que creía necesitar para aquel trabajo y apenas probó bocado por culpa de los nervios. Una vez estuvo lista se despidió de Geralt y salió de la posada rumbo al punto de encuentro para lo cual tuvo que abrirse paso a través del salón hasta llegar a la calle donde también había bastante movimiento a pesar de haber oscurecido ya. Esquivó a un par de borrachos que la hicieron una proposición muy indecente mientras pasaba por su lado y apretando el paso avanzó rumbo a altaciudad.

La zona más opulenta de Lunargenta estaba mucho más tranquila y silenciosa, además allí la poca gente con al que se cruzó tenía al menos los modales necesarios para como mucho lanzar una mirada curiosa hacia ella y no los comentarios soeces de unos borrachos con ganas de marcha. Era increíble que solo hiciera falta una copa o dos para pasar de roba niños y asaltacaminos a ser "digna" de sus camas. De hecho normalmente no hacía falta ni alcohol para eso con los humanos...Al acercarse al lugar designado la peliblanca sostuvo en sus manos aquella rosa de papel para que su compañero aquella noche la reconociera. Cual fue su sorpresa cuando se dio cuenta de que quién tenía delante no era otro más que Bio. ¿Qué hacía allí?, ¿Planeaba robar otra cubertería?. Se acercó hasta él y, aún con aquella rosa en una mano llamó su atención, solo para quedarse de piedra al ver que el vampiro tenía también una flor de papel en sus manos como la suya.

-Esto si que es una sorpresa...¿Desde cuando Bio trabaja para los humanos?-
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Lun Oct 19 2015, 06:53

La noche había caído muy de prisa, sin embargo, el tiempo parecía ir cada vez más lento, tal vez por lo estresante que me resultaba tener que esperar a alguien sin saber exactamente la hora en que llegaría -Alguien debería inventar un reloj que pueda llevarse en la muñeca- Pensé mientras intentaba adivinar la hora calculando el tiempo que había pasado esperando en ese lugar, mientras tanto, intenté analizar la enorme mansión a la que deberíamos entrar como parte de un extraño equipo médico; necesitaba que el otro agente realmente tuviera mucha apariencia de médico pues yo no la tenía por ningún lado.

La mansión era bastante grande, abarcando ella sola toda la manzana en la que se encontraba, unos altos muros rodeaban por completo el amplio terreno que quedaba libre entre la mansión y las calles, el gran portón, por donde podía asomarme hacia el interior, estaba sutilmente decorado por barras de metal que terminaban con puntas en forma de rosas en la parte superior, miré la rosa que llevaba en la mano pensando en la extraña coincidencia. La gran mansión parecía ser demasiado grande para ser llenada por apenas dos chicos, debía tener unas 10 habitaciones sin contar los diversos baños y salones dispuestos para otras cosas, lugares de sobra para que un hábil asesino pudiera esconderse dentro de la casa durante mucho tiempo, así que no descartaría la posibilidad de que alguien estuviera intentando asesinarlos lentamente como venganza.

Acerca de los habitantes, no había recibido mucha información, pero sabía que el difunto Señor Cambridge era dueño de varios barcos de transporte en el puerto de Aerandir, lo que le generaba muy buenos ingresos, no parecía tener enemigos, al menos ninguno de forma evidente; la mayoría de los sirvientes se habían ido tras la muerte del Señor; los otros huyeron al ver la sucesión de muertes, creyendo que la casa estaba embrujada y las muertes eran algún tipo de maldición, hasta que finalmente solo quedaron 3 personas: el jardinero Arlin, la cocinera Claudia y la nana Freya, muy pocas personas para una casa tan grande.

Volví de nuevo a la esquina para esperar la llegada del otro agente aunque mi sorpresa fue grande al ser sorprendido por la inconfundible voz de aquella elfa, que parecía tener el don divino concedido por los dioses, de acompañar siempre su dulce voz con algún comentario ácido -Hey, que bueno que apareciste, justo te estaba buscando- Le dije ignorando su incómoda pregunta, me disponía a contarle mi descubrimiento de los escorpiones cuando algo llamó mi atención, al igual que yo, traía una rosa de papel en la mano -Parece que no soy el único trabajando para los humanos- Dije en tono de ironía -Nunca dejas de sorprenderme, sanadora, alquimista, espía... ¿Qué serás luego? ¿Mujer pájaro?- Reía de momento hasta que caí en cuenta de la situación que se acercaba -Esto debe ser una misión sencilla- Dije cambiando a un tono muy serio -Analizarás a los chicos mientras investigo, pero si hay algún peligro, si hay algo que pueda lastimarte de alguna manera, saldrás de la casa- La miré a los ojos al decirle eso hasta que me sentí perdido en la inmensidad de sus ojos azules y me vi en la necesidad de cortar el tema bruscamente -Vamos adentro- Finalicé en tono protector mientras le daba la espalda para comenzar a caminar hacia la entrada donde seguro nos estaban esperando.


Última edición por Bio el Mar Oct 27 2015, 03:06, editado 2 veces
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Mar Oct 20 2015, 01:31

Níniel inclinó la cabeza y el cuerpo ligeramente en una leve y educada reverencia al estilo humano al escuchar sus palabras, una que destilaba ironía por todas partes, especialmente en la media sonrisa que se dibujó en sus labios. Podía parecer algo de muy poca educación que ambos se trataran siempre como si esperasen la mínima oportunidad, la mínima apertura en el otro para lanzarse algún comentario punzante, pero lo cierto era que la extraña pareja de "espías" tenía toda una historia detrás y de algún modo aquella clase de comentarios eran el modo que tenían de interactuar a pesar de ser personas con una personalidad y un pasado tan chocantes.

-Parecen saber dónde encontrarme siempre que necesitan un favor y siempre trato de ayudar si es posible pero no soy ninguna espía. En cuanto a lo de volar...Bueno, estoy trabajando en ello.-

Fuera bromas no estaban allí para charlar animadamente, la vida de aquel par de nobles estaba en juego y con ello seguramente los intereses de gente importante o de lo contrario no estarían allí. Resultaba tranquilizador en cierto modo que el destino hubiese querido que su compañero aquella noche fuera el vampiro pelinegro pues a pesar de saber que había cometido grandes atrocidades en el pasado le había visto desenvolverse en situaciones peliagudas con gran solvencia. A pesar de su pasado le prefería a él que a algún niñato humano con aires de grandeza y con el deseo de emular a "La gata" sin poseer ninguna de sus virtudes para tales asuntos. Se podría decir que confiaba en Bio, aunque de una manera un tanto peculiar, una especie de confianza con reservas, pero desde luego sus aptitudes estaban más que probadas. Además aquella coincidencia tenía otra cosa positiva, al conocerse todo resultaría más sencillo del mismo modo que los soldados veteranos conocen a su compañero de escudo y se vuelven más eficaces. Por supuesto la peliblanca no verbalizó que se alegrara de tenerlo allí, lo conocía y no quería ser el motivo de una de sus sonrisas socarronas.

-No solo los analizaré, también intentaré curarles si está en mis manos pero si, te diré cuanto descubra por si te es de ayuda con tu parte del trabajo. Es evidente que no estás aquí para mantener las compresas frías...- Puntualizó como si resultara evidente. -Estas cosas siempre empiezan pareciendo fáciles y nunca acaban siéndolo.- Sostuvo su mirada sin parpadear y sus mejillas se ruborizaron muy levemente al notar cierta preocupación por su bienestar en aquellos ojos y en sus palabras. -Soy consciente de mis limitaciones, tendré cuidado, además a estas alturas estoy curada de espanto. No tienes ni idea de con qué tengo que lidiar cada vez que voy al hospital, es de todo menos tranquilo.-

Con aquel punto claro aún quedaba otro por resolver. en aquella gran mansión esperaban que apareciesen un par de sanitarios de confianza que cuidaran de los nobles y trataran de salvar sus vidas, pero de aquel par solo Níniel era realmente sanadora y por lo que sabía de Bio, él de curas y pociones no tenía mucha idea. Debían aclarar cómo iban a actuar antes de entrar para no levantar sospechas nada más llamar a la puerta.

-Espera, antes de entrar. Yo soy sanadora pero tú no así que fingirás ser mi ayudante. Responderás que sí a todo cuanto te diga y me obedecerás sin rechistar. Por mi parte intentaré encargarte en un principio tareas sencillas y cubrirte lo mejor que pueda para que nadie sospeche nada. Será mejor que no hables con nadie si no te preguntan. Por lo demás, solo sígueme la corriente, tengo una idea que puede facilitarnos la tarea.-

Entonces si llegó el momento de recorrer la distancia desde los muros exteriores hasta la mansión propiamente dicha a través del cuidado jardín y de llamar a la gran puerta de madera noble. En cualquier otra circunstancia en la que tuviera que mentir y fingir la peliblanca estaría mucho más nerviosa ante aquella puerta adornada con rosas de metal negro pero resultaba que tenía que hacerse pasar precisamente por lo que era y eso la ayudaba a mantenerse calmada, de hecho era Bio quien más se la iba a jugar con aquello. Pasaron unos instantes y nadie acudió a abrir la puerta por lo que Níniel volvió a insistir tras mirar a su compañero. ¿Donde estaría el servicio de la casa?, normalmente en ese tipo de propiedades un mayordomo abría la puerta enseguida mirando  con altanería y desdén a quien llamara, especialmente si quien llamaba era una elfa. De nuevo no hubo respuesta a la llamada. La peliblanca iba a llamar una tercera vez cuando por fín la puerta se entreabrió despacio y apareció una guapa sirvienta de  entorno a treinta años, pelo negro y lacio largo hasta por debajo de los hombros y unos bonitos ojos verdes. Parecía ojerosa, como si no hubiera dormido bien durante un tiempo.

-Disculpen la demora, ¿En que puedo servirles?- Preguntó de forma amable, sin la altanería de un mayordomo.

-Nos envían del hospital para atender a los hermanos Cambridge. Soy la sanadora Níniel y este es mi ayudante, Lily. Creo que nos esperaban.- Dijo con su siempre melodiosa voz aprovechando la oportunidad para quedar por encima de Bio en cuanto a puyitas.

-!Ah si!, por fin llegan. Me alegra mucho que por fin estén aquí, los jóvenes amos no mejoran, al contrario, y nada de lo hemos probado ha servido en lo más mínimo. Ni siquiera el alquimista pudo hacer nada.- Dijo con renovados ánimos la sirvienta, sin duda debía de querer mucho a los señores de la casa para semejante reacción. -Pasen pasen por favor, las habitaciones están en el piso de arriba, les llevaré allí.-

El ímpetu de aquella mujer era tal que solo pudieron contemplar la opulencia de aquel lugar de pasada rumbo a las grandes escaleras de mármol con barandas doradas que llevaban al segundo piso de la mansión desde el enorme hall que había nada más entrar, tan amplio y despejado que parecía ser usado para recibir a grandes cantidades de invitados allí. Su altura se alzaba dos plantas y el techo en forma de bóveda era sostenido por unas magníficas columnas bastante separadas unas de otras. Tanto a derecha como a izquierda había puertas que debían llevar a las diferentes alas de la mansión . Ya en la segunda planta parecía que la distribución se repetía y la sirvienta les guió hasta el ala este, pasando por las puertas que la separaban del recibidor y entrando en una zona adornada profusamente, quizá de manera demasiado sobrecargada con todo tipo de objetos relacionados con barcos o el mar. Figuras de barcos, incluso uno parecía ser de oro macizo, cuadros de barcos en el mar capeando tormentas y retratos de hombres vestidos con uniforme de marinos. Parecía que el negocio de aquella familia era vocacional y no solo una enorme fuente de ingresos. Eso o su mal gusto no conocía límites.

-Los empleados, la mayoría de esos desagradecidos, ha abandonado su puesto alegando temer una maldición pirata sobre la familia y esta casa...Solo nos quedamos tres empleados incluida yo...Bueno dos.Espero que cuando los señoritos se recuperen se ocupen de "premiar" a esos miserables. Hemos intentado que coman algo, aunque fuese una sopa...Pero apenas han probado unas cucharadas. ¿Qué pueden tener?.-

-No lo sé, para eso estoy aquí, pero sea lo que sea puede ser contagioso. ¿Han tomado medidas para evitar la propagación?-

-¿Medidas?...No...¿Qué medidas?- Respondió la criada asustada.

-Higiénicas y de control sobre todo y usar mascarillas de tela. Por el momento no quiero que nadie salga de la casa para evitar un brote. ¿De acuerdo?.-

-Si, si, se lo diré al jardinero.-

-Os examinaré a todos, pero antes debo ver a los hermanos.-

Aquello era una pequeña treta pensada para facilitarte a Bio su tarea. Níniel sabía de sobra que fuera lo que fuera que había afectado a aquella familia no era contagioso, lo sabía por los casos que habían acabado en el hospital de la ciudad y de los que se había enterado durante una de sus jornadas ayudando allí como sanadora y alquimista. Aquella idea se le había ocurrido durante el camino desde la posada hasta altaciudad como un burdo intento de que un hipotético asesino se auto delatara, con tan poca gente en la mansión aquello además podría servir como escusa para mantener a los empleados bajo "custodia". Sacó de su bolsa unas mascarillas de tela blanca y le tendió una a Bio y otra a la sirvienta. Bastaría para hacer el paripé.


Última edición por Níniel Thenidiel el Mar Oct 27 2015, 22:33, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Miér Oct 21 2015, 05:54

Nunca había llevado con nadie una relación tan particular como la que tenía con la elfa, nos tratábamos delicadamente mal, pero a pesar de todo, había un compañerismo y preocupación por el otro que resultaba evidente -Sé que lo lograrás, eres bastante ingeniosa- Aseguré al menos por una vez en un tono bastante sincero, al tiempo que me preguntaba qué clase de peligros podría haber enfrentado Niniel en el hospital.

Apenas pude dar unos pasos hacia la entrada cuando la peliblanca me detuvo con sus palabras para darme instrucciones -Claro, mi señora, se hará su voluntad- Dije con palabras cargadas de ironía aunque en el fondo intentaban esconder mi evidente disposición a seguir sus consejos pues de hecho, el plan me parecía bastante sensato.

Finalmente llegó el momento de entrar, mientras caminábamos por el enorme patio yo permanecía casi embobado en la decoración exterior de la casa; en la puerta, tras varios llamados nos atendió una mujer bastante guapa para su edad, recorrí con la vista a la mujer en busca de algún indicio de sospecha hasta que algo en la presentación de Niniel casi me hace morir de un ataque de risa y enojo a la vez -Así es, Lily es mi nombre- Dije casi entre dientes; caminé ligeramente cerca de la espalda de la elfa para susurrarle tan bajo que solo ella me escucharía -A veces te odio- Murmuré en un discreto susurro antes de volver a ponerme a su lado.

La inteligente elfa parecía tener todo planeado, excelente decisión de la guardia enviarla a ella para este trabajo, difícilmente habría podido trabajar con la misma confianza si no fuera junto a Nin, Alanna o Bath. Mientras recorríamos el interior de la elegante casa, escuchamos lo que la mujer tenía que decir, y nos enteramos la manera en que los sirvientes habían huido del lugar por temor a una maldición -Cómo si una maldición fuera a matarlos- Pensé mientras miraba en mi muñeca la Marca de la Reina que venía arrastrando desde mi paso por las minas oscuras.

La vocación con la que hablaba la peliblanca era tal que confundía fácilmente su tono y no sabía si hablaba en serio o solo me estaba tomando el pelo. Me coloqué la máscara y tras esto la mujer también lo hizo, si el objetivo era asustar a la mujer, la elfa lo había hecho bastante bien.

Finalmente llegamos a la habitación de uno de los chicos, y aunque la habitación del otro se encontraba bastante retirados, pudimos encontrar a todos en la misma habitación -No dejaré que me quites lo que por derecho me pertenece- Dijo uno de los chicos al tiempo que cruzábamos la puerta -Pero también era mi padre- Replicó el otro en un tono más calmado y aparentemente sin rencor, apenas escuchamos el final de la conversación pues al vernos, dejaron de discutir -Estos son los enviados del hospital, vienen a intentar curarlos- Dijo la amable mujer que nos había guiado, pero las palabras de uno de los chicos resultaron de lo más hirientes -No necesitamos la ayuda de una de su clase- Alegó en tono prepotente mientras el otro intentaba disculparse por su hermano -Lo lamento señorita, mi hermano tiene delirios de grandeza- No tardó mucho en hacerse notar el enojo del otro hermano que sin decir nada se dedicó a caminar hacia la salida de la habitación, cuya puerta cerró tan fuerte que amenazó con romperse, pero antes de salir susurró para que la elfa le escuchara, aunque su voz grave hizo que al final todos acabaran oyendo lo que había dicho -Estúpidos elfos- Tanto el otro hermano como la sirvienta bajaron la cabeza apenados por  la situación -Yo me haré cargo de él, al menos a mí no me odia- Dije en tono chocante hacia la elfa que ahora podría examinar tranquilamente a uno de los hermanos mientras yo me aseguraba que el otro llegara directamente a su habitación.


Última edición por Bio el Dom Nov 01 2015, 03:37, editado 3 veces
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Miér Oct 21 2015, 22:12

Bastó aquel corto pero intenso intercambio de impresiones para que Níniel se diera cuenta de que estaba delante de al menos dos situaciones bastante típicas que se habían dado juntas, lo cual tampoco resultó especialmente extraño. Por una parte estaba el caso de dos hermanos que se llevaban poco tiempo de diferencia entre ellos a juzgar por su aspecto  y que a pesar del parecido físico y de compartir progenitor no se parecían en nada en cuanto a carácter. Por otro lado estaba el típico humano que despreciaba a los elfos incluso sabiendo de buena tinta que de todas las razas de Aerandir eran los únicos cuyas habilidades les permitían sanar heridas y enfermedades normalmente fuera del alcance de los tratamientos comunes, muchos convencidos de extrañas historias inverosímiles. Siendo a menudo voluntaria del hospital la peliblanca se había encontrado a lo largo de los últimos meses con un buen número de gente así, siempre humanos, por suerte para ellos muchos no tenían firme dicha convicción, la mayoría cambiaba de opinión en cuanto se les decía que era eso o reunirse con sus ancestros pues a pesar de ser costumbre honrar a sus difuntos muy pocos estaban dispuestos a reunirse con ellos de forma prematura si podían evitarlo. Por ello la elfa estaba ya acostumbrada a verse ante aquella clase de comentarios y se limitó a mantenerse serena sin decir nada ni molestarse en responder a aquella falta de respeto. Ni siquiera cuando Bio y la sirvienta la dejaron sola con el otro hermano la peliblanca hizo comentario o gesto alguno que denotaran que estuviera molesta o afectada. Si que pensaba que poco podría hacer con un paciente que no quería ser tratado, en que se había separado de Bio demasiado pronto y que eso podría ser peligroso para su tapadera de ayudante de medicina y en las primeras hipótesis sobre qué estaba afectando a aquellos humanos y cómo podría combatirlo basándose en un primer vistazo.

El chico estaba demacrado, muy delgado y con la piel pálida aunque muy distinta a la palidez natural y sana de Níniel, la suya era una palidez preocupante. Aquella sirvienta no mentía cuando comentó que hacía días que apenas probaban bocado. También saltaba a la vista que no dormía bien pues tenía unas ojeras tan oscuras como maquillaje negro y los ojos rojos. Casi costaba creer que aún tuvieran fuerzas para moverse y para preocuparse por si la enviada por el hospital tenía las orejas redondas o puntiagudas o para dar portazos a las puertas. Era un buen punto de partida pero necesitaría mucho más para poder hacer algo más allá de conjeturar.

-De nuevo le pido disculpas, Soy William, William Cambridge-  Dijo el chico sentado sobre una cama de aspecto caro con sábanas de seda.

-Soy Níniel, voy a examinarte más a fondo y mientras me gustaría que me respondieras a algunas preguntas si te ves con fuerzas. ¿Te parece?.- Le dijo la peliblanca buscando que su voz cantarina resultara más amable, agradable y tranquilizadora al hablar, como siempre hacía para que los pacientes se sintieran a gusto en su presencia. Realmente aquel tono no distaba mucho de su tono normal, su voz siempre había tenido esas propiedades, era una ventaja para sus labores de sanadora, lo malo era que incluso cuando se enfadaba seguía sonando melodiosa. -Túmbate.- Le dijo, comenzando a comprobar sus latidos, su respiración y se más de cerca notaba alguna pigmentación atípica en su piel que resultara útil o relevante. -¿Cuándo comenzaron los síntomas?.-

-Fue hace cuatro días, tras el fallecimiento de mi hermano mayor. La verdad es que no me extraña que los sirvientes pensaran que se trataba de una maldición, primero mi padre, luego mis hermanos...Y ahora nosotros, toda la familia....-  Níniel sabía de aquello, realmente si se tratara de una enfermedad a la que toda la familia se hubiese visto expuesta no se hubiesen producido unas muertes tan escalonadas, a no ser que de dicha forma escalonada en el tiempo la casualidad o la mala fortuna hubiesen querido que se vieran expuestos individualmente al foco de la enfermedad, algo ciertamente extraño. Mucho más plausible era que se tratara de un veneno, uno lento e insidioso.

-¿Recuerdas si tus familiares tuvieron los mismos síntomas? ¿Son los mismos que los de tu hermano?.-

-Medio hermano...Como bien le gusta recordarme constantemente. Tenemos el mismo padre pero madres distintas, soy un bastardo y me considera poco más que una garrapata por ello...La verdad es que no sé si le ocurrió lo mismo a mi padre, quería que aprendiera leyes cuando me concedió el derecho a llevar el apellido familiar y me nombró heredero de sus bienes como al resto de mis medio hermanos. Estaba estudiando fuera cuando enfermó y falleció. En cuanto a Thomas, no hablamos mucho y cuando lo hacemos es para discutir, pero si, es lo mismo, sea lo que sea.-  Respondió el chico cerrando los ojos con un specto cada vez más fatigado.

-La doncella me dijo que no duermes, apenas comes...- Continuó la peliblanca mientras continuaba revisándolo.

-Es como si tuviera un nudo en el estómago...Y un clavo en la cabeza. Ni siquiera las pócimas de ese alquimista que contratamos me hacen descansar más de un par de horas. Thomas le echó a patadas por su "incapacidad para tratarlo", como hizo con los sanadores anteriores.-

-Entiendo, parece que la paciencia no es su punto fuerte.- Dijo con una sonrisa agradable la elfa entendiendo cómo los miembros de una familia tan noble habían acabado teniendo que ser atendidos de una forma tan poco común en vez de por médicos de los caros, aunque no por ello mejores.

-Ni la paciencia ni los buenos modos...¿Cree que usted podrá encontrar una cura señorita Níniel?. Dicen que los elfos tienen un don para la sanación. Quizá por eso la han mandado a usted.- Aquel chico estaba empezando a caerle bien a la elfa que estaba encantada por su buen estar y educación a pesar de las circunstancias.

-Haré cuanto pueda y no me dejaré desalentar por Thomas, al que ahora iré a ver. ¿Quieres contarme algo más que creas que pueda ser de ayuda?. ¿Una molestia, una sensación...Alguna idea de haber hecho algo o comido algo anormal justo antes de que todo empezase?.- Aquella era una pregunta mayormente médica pero que también buscaba obtener alguna información que pudiera resultarle útil a Bio. Por el momento si tenía que apostar por una teoría, la elfa lo haría por la del envenenamiento, por ese camino continuaría su investigación y comenzaría a tomar precauciones con la intención de salvar la vida a aquellos chicos.


Última edición por Níniel Thenidiel el Jue Oct 22 2015, 17:15, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Jue Oct 22 2015, 05:27

Esperaba volver con Niniel tan rápido como me fuera posible, sin embargo aprovecharía el momento a solas con el otro hermano para sacar algo de información, no tardaría mucho, sería solo llevarlo a su habitación, sacarle algo de información y regresar con la elfa, era tiempo de comenzar a trabajar.

El orgulloso joven intentaba caminar rápido para no tener que interactuar conmigo, sin embargo su delicado estado de salud no se lo permitía, se encontraba débil, demacrado, pálido, ese extraño mal había hecho estragos con su cuerpo que con claras muestras de agotamiento, se recostaba a ratos a las paredes para evitar caerse -No es necesario que me sigas- Dijo en tono soberbio -Puedo llegar por mí mismo- Justificó con orgullo su necedad de avanzar por su cuenta, pero a fin de cuentas, realmente parecía poder hacerlo -Sé que no lo necesitas, pero me han pagado una buena suma de aeros por cuidar de ustedes- Respondí mientras comenzaba a planificar minuciosamente mis preguntas para un discreto interrogatorio.

Al llegar a la habitación del chico sentí que había entrado a una especie de santuario, casi todo en esa habitación era alegórico al padre del chico, lo admiraba en todas las maneras posibles, como un ídolo, tal vez por eso estaba tan enojado con tener al hermano en casa, ese cuya habitación tenía apenas una pequeña imagen del padre -Era un gran hombre, al parecer- dije sin dejar de sentirme impresionado por cada cosa que veía, puse especial atención en algunos dibujos de hermosos barcos, todos con el mismo estandarte de la familia, pero con diferencias en su forma -Parece que has heredado una flota entera de barcos- Dije de manera curiosa pero el chico respondió de manera cortante dejando ver un poco de frustración en sus palabras -Esa flota ya no existe, uno a uno se perdieron los barcos, hundidos, quemados, asaltados, ya no queda ninguno, era el más grande legado de mi padre- A pesar de su carácter, sus palabras expresaban mucha admiración y respeto hacia su progenitor.

La pérdida de la flota me resultó muy interesante -¿Cómo sucedió?- Pregunté en referencia a los barcos -Pues, una noche mi padre fue a cerrar un trato con un cliente que le ofrecía buena paga por transportar algo, sin embargo mi padre por alguna razón se negó a aceptar -Finalmente el chico se recostó en la cama sin dejar de contar la historia -Después de eso mi padre parecía estar siempre nervioso, miraba mucho a las ventanas y siempre estaba pendiente del reloj- En esa última frase se detuvo un instante tal vez intentando entender la razón de esa obsesión con el tiempo -Días más tarde, mi padre fue citado por el mismo hombre, pero no asistió y desde entonces, día tras día, graves accidentes iban acabando con cada barco hasta que no quedó ninguno- Los ojos del chico parecían a punto de soltar un diluvio de lágrimas pero lograba contenerse -La pérdida de la flota deterioró la salud de mi padre, enfermó y murió, tras él, mis hermanos sufrieron la misma suerte hasta que ahora nos ha tocado el turno a nosotros- Apretaba la sábana fuertemente con los puños -Yo no quiero morir- Dijo finalmente antes de explotar en llanto dejando por fin salir sus lágrimas, a fin de cuentas eran aún un niño de 16 años -Todo va a salir bien- Dije mientras me acercaba a la cama pero su actitud de orgulloso y malcriado salió a flote de nuevo -No necesito tu lástima, vete- Dijo con voz temblorosa, ante lo cual preferí salir de la habitación y regresar a donde se encontraba Niniel. Ya había conseguido mucha información acerca del asunto, pero aún nada estaba claro, la misión apenas estaba comenzando.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Vie Oct 23 2015, 01:08

Níniel no sacó nada más en claro de su conversación con William pues a parte de encontrarse fuera estudiando leyes no recordaba haber hecho nada especial. Ninguna comida fuera de lo común, ningún altercado ni actividad se le antojaba digna de mención ante la pregunta de la peliblanca. Tampoco era de extrañar, una pregunta tan genérica era difícil que pudiera sacar a la luz nada interesante y necesitaría investigar más para acotar las posibilidades y poder hacer preguntas más precisas que quizá hicieran que el chico cayera en la cuenta de algo que pasaba por alto, si tenían suerte. Esperaba que Bio hubiera conseguido algo más con Thomas, aunque con el carácter del chico dudaba mucho de aquella tarea fuese a ser sencilla precisamente. La mera idea de que tendría que ir a tratar a aquel humano a continuación se le antojaba un trago bastante desagradable a la peliblanca pero era un deber del que no podía abstraerse, ni como sanadora ni por el trabajo.

Salió de la habitación de William cerrando la puerta tras ella con cuidado y comenzó a mentalizarse para la sin duda poco afectuosa bienvenida que la esperaba en cuanto Thomas la viera aparecer. Para momentos así Níniel hacía un ejercicio de memoria en el que evocaba todas las cosas feas que los humanos habían tenido la bondad de hacer, decir, insinuar o proponer en su contra y una vez aquel repaso estaba completo lo asimilaba y se aseguraba de que a pesar de todo aquello era capaz de continuar manteniendo en su rostro si no una sonrisa, al menos un gesto neutro. La idea era sencilla, si aquella colección no era capaz de hacerla torcer el gesto, nada podría. Era un ejercicio útil para cuando ejercía de sanadora, momentos en los que atizarle a los pacientes con el bastón por su grosería no era un tratamiento adecuado y en los que necesitaba mantenerse tranquila y concentrada para ser eficaz. Por suerte a pesar de encuentros así la lista de cosas buenas superaba con mucho a la de cosas malas y tras aquellos ratos difíciles era fácil volver a sonreír.

El sonido de una puerta abriéndose la hizo acabar aquel ejercicio mental para ver como a unas puertas de distancia de donde se encontraba el vampiro pelinegro salía de otra de las habitaciones. Por su gesto parecía que le estaba dando vueltas a algo lo cual era buena noticia pues significaba que había tenido más éxito que ella y tenía al menos algo sobre lo que pensar y no solo un buen número de teorías y conjeturas. Níniel se sorprendió al darse cuenta de que le había bastado mirar a Bio unos segundos para darse cuenta de aquello. ¿Desde cuándo podía entender los gestos de aquel vampiro con tanta certeza?. Hacia tiempo que se conocían y habían pasado por cosas juntos pero...¿Tantas?. La elfa apartó ese pensamiento y avanzó unos pasos hasta Bio dispuesta a compartir con él lo que había descubierto, asegurándose de que pareciera una simple conversación entre sanadora y ayudante de una forma que denotaba que aquello no era lo suyo aunque al menos le ponía cabeza y ganas.

-Aún tengo que ver a Thomas y hacer algunas pruebas pero esto no lo causa una enfermedad natural. Es alguna clase de veneno de acción lenta. A las malas puedo probar con antídotos de amplio espectro aunque es probable que necesite algo más específico. Existe la posibilidad de que de algún modo sigan siendo envenenados, por lo lento que actua. Comida, bebida...Solo son los medios más normales pero no los únicos.- Compartió con él todo lo demás que William le había contado por si para él tuviera más valor y tras escuchar lo que tuviera que decir se dirigió a la habitación del otro hermano Cambridge.
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Vie Oct 23 2015, 06:19

La breve conversación con el chico había dejado algo de información, aunque todavía no era suficiente como para llegar a concluir algo que diera una respuesta a todo lo que sucedía, al cerrar la puerta me quedé pensativo e inmóvil por unos segundos mientras trataba de ordenar las piezas del rompecabezas, todo apuntaba a que había alguien que odiaba a la familia y se había encargado de asesinarlos lentamente, pero de ser así ¿Por qué no matarlos a todos de una vez? ¿Por qué prolongar el juego de muertes durante tanto tiempo?

Di algunos pasos en dirección a la habitación donde antes había dejado a Niniel pero para mi sorpresa esta ya se venía acercando a mi dirección; la mirada de la elfa era siempre un poema, difícilmente podía lograr disfrazar sus gestos, delicadamente acostumbrados a expresar sus pensamientos -¿Estás bien?- Fue mi primera pregunta al verla acercarse, tras el desplante que había hecho el malcriado jovencito, posiblemente se le habían bajado los ánimos a la pobre peliblanca -Terminaremos esto rápido y saldremos de aquí- Dije intentando tranquilizarla para luego escuchar lo que había conseguido tras ver al primero de los chicos, ciertamente aún le faltaba el otro y con algo de suerte podría sacar un poco más, el chico había sido un poco blando conmigo pero no sabía cómo reaccionaría con la elfa a la que odiaba por alguna razón; también aproveché en momento para contarle lo que había sacado del chico en esa breve conversación.

Me recosté a la pared mientras escuchaba lo del veneno, a la vez que me alegraba tenerla acá para ayudarme a resolver un caso que solo con mis conocimientos no podría lograr ni en mil años -El chico odia a los elfos, podrías preguntarle por qué, tal vez tenga algo que ver con todo esto- Le dije a modo de susurro mientras veía una silueta asomada al final del pasillo donde nos encontrábamos, la cual nos observaba de manera misteriosa -Ten cuidado al entrar a la habitación, podría no ser buen momento, estaba llorando cuando salí- Le susurré a la elfa mientras caminaba tras la silueta que nos observaba, aunque ésta al ver que me acercaba desapareció de prisa -Volveré- Dije a la elfa mientras le señalaba la puerta donde encontraría al chico al momento en que pasé junto a ella, esperaba que entrara y se mantuviera adentro en caso de cualquier peligro, aunque el chico la odiaba, en su estado no sería una amenaza para ella.

Dejé atrás a Niniel y avancé hasta el final del pasillo sin encontrar absolutamente nada ni a nadie; froté mis ojos imaginando que había sido solo mi imaginación pero al tratar de regresar con Niniel escuché unos pasos distantes que se alejaban con algo de prisa, de momento, seguiría el eco de los pasos y cualquier otra señal que pudiera encontrar hasta encontrar el origen de los misteriosos pasos.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Vie Oct 23 2015, 21:50

La preocupación del vampiro por su estado era hasta conmovedora aunque innecesaria en ese punto, y así se lo hizo saber con un seguro asentimiento de cabeza y media sonrisa. Haría falta algo más que falta de educación para desalentar a la elfa. Resultaba realmente extraña aquella historia que Bio le había sonsacado a Thomas en la que su padre se reunía con una figura misteriosa y tras negarse a darle un servicio bien remunerado acababa perdiendo poco a poco su imperio comercial y después la salud propia y la de la familia. Si tal y como la sirvienta había dicho, los miembros del servicio habían abandonado la casa por creer que una maldición había caído sobre la hacienda era cierto, desde luego no podía decirse que su miedo fuese infundado. Las maldiciones existían, eso era un hecho, no eran tan habituales como las historias alrededor del fuego en plena noche querían hacer creer pero reales eran. ¿Era posible que no se tratara de un veneno si no de una auténtica maldición lo que había traído la desgracia a la familia cambridge?.  Visto lo visto no podría descartarse pero darle relevancia a esa idea dejando el tratamiento médico de lado sería temerario y peligroso. Bio se ocuparía de seguir ese hilo y cualquier otro de ese tipo, ella debía de ocuparse del asunto con sus conocimientos y artes sanadoras que para eso la habían escogido, no para pensar en ensoñaciones poco probables.

-Una elfa preguntándole por qué odia a los elfos...No parece que tenga muchas opciones de prosperar esa conversación, pero lo intentaré, al fin y al cabo de alguna manera tengo que convencerle de que se tumbe en la cama y me deje revisarle, seguramente será lo más cerca que haya estado nunca de una elfa.- Respondió a sus palabras con determinación a pesar de todo y asintiendo nuevamente a sus consejos sobre cómo debía actuar teniendo en cuenta que el chico estaba llorando. -¿Has vuelto a hacer de las tuyas?, eres un pésimo ayudante haciendo llorar a los pacientes...Esta bien, ten cuidado-

Le vio alejarse por el pasillo rumbo a hacer lo que fuese que tenía que hacer y cuando le perdió de vista se acercó a la puerta de la habitación de Thomas con paso decidido llevando una de sus manos al pomo de la puerta comenzando a hacerlo girar lentamente hasta que la entrada comenzó a entreabrirse sin apenas esfuerzo muy lentamente. La elfa entonces iba a empezar a empujar de forma lenta para no sobresaltar al chico cuando una voz la hizo detenerse y quedarse con la puerta solo ligeramente entreabierta y la mano aún en el pomo.

- Eso no era parte del trato, fui engañado...No, eso no es lo que tenía que pasar...-

Decía la voz de Thomas desde el interior de la habitación, como si estuviera hablando con alguien, pero, al menos desde donde estaba, la peliblanca no alcanzaba a oír una segunda voz que hubiese dicho nada. Se hizo el silencio y con cuidado Níniel entreabrió algo más la puerta para intentar ver con quien estaba hablando el humano pues en teoría debería estar solo allí tras la salida de Bio de la habitación. Asomándose un poco más pudo ver la figura del joven recortada frente a una crepitante chimenea que caldeaba de forma agradable el lugar, pero no vio a nadie más. Abrió más aún la puerta, entrando en el dormitorio y a pesar de ello siguió sin ver nada ni escuchó nada.

-¿Señor Cambridge?- Preguntó Níniel mostrando respeto por la posición del chico para así evitar en la medida de lo posible una salida de tono por su parte, Níniel aún buscaba con la mirada por el lugar a alguien que parecía no estar allí, estaba segura de haber escuchado una parte de una conversación. -¿Está bien?- Thomas dio un respingo de sorpresa que trató de disimular rápidamente de malas formas.

-¿Elfa?. No recuerdo haberte dado permiso para entrar a mi habitación, márchate ahora mismo, redactaré una carta para el hospital en la que prescindo de tus servicios y exijo que me manden una sanadora humana y no una...Ramera con orejas de punta.- Ramera era una de las cosas que peor sentaban a la peliblanca y siempre le daban ganas de responder aludiendo a que por las calles de Lunargenta por las noches lo que se veían eran humanas y no elfas, pero se contuvo y se mantuvo serena, si perdía la calma el chico habría ganado.

-Lo lamento, me pareció escuchar algo extraño y me preocupé, debí llamar antes.-Dijo la peliblanca percatándose de la reacción del desafortunado noble.

-Yo no he escuchado nada y ahora...Largo. Necesito una sanadora y no una calientacamas.- Le lanzó una mirada de arriba abajo a la peliblanca que acabó  rápidamente cuando sus ojos se encontraron con los aguamarina de Níniel, lo cual causó que el chico apartara la mirada. Esa era otra de las cosas a las que los humanos la tenían acostumbrada, a insultar con la boca y a comer con los ojos, como si esos insultos tachando a las elfas de mujeres de vida alegre no fueran si no el reflejo de lo que les gustaría que pasara...Podían seguir soñando.

-Me temo que no esa carta no tendría ningún resultado positivo para usted señor. El hospital no mandará a nadie más después de que echara a los demás sanadores. Soy la última que intentará que su noble apellido no acabe desapareciendo, una nota a pie de página en algún polvoriento registro de la ciudad.- No sabía si el hospital mandaría a más gente o no pero intentaba aprovechar la información de la que disponía en su favor. Pareció dar en el clavo porque vio la duda en los ojos del humano. -No sé qué tiene contra mi raza pero le aseguro que soy de las mejores en mi trabajo y que a pesar de sus palabras haré cuanto esté en mi mano por ayudarle.- Thomas volvió a mirarla con el labio temblando y mirada insegura. Níniel se limitó a esperar en la puerta, esperando que al no forzarlo más se ganaría su confianza...O al menos conseguiría que se dejara tratar.

-Qué tengo contra su raza...He oído las historias, de cómo matáis a los que se acercan al bosque, de vuestros ritos nocturnos y de vuestros fornicios a la luz de la luna...Secuestros de niños...Y que yacéis con bestias.-Aquella era la colección de cuentos casi entera, una buena síntesis, desde luego. Níniel no pudo ocultar su cara de sorpresa y comenzó a reírse ligeramente sin poder evitarlo.

-¿Eso era?. Temía que fuese algo personal por algún encuentro desafortunado...Me alivia que sea esa sarta de bobadas. El bosque es nuestro hogar, no damos permiso a muchos para que lo visiten y defendemos lo nuestro con uñas y dientes claro...Como usted mismo defendería uno de los barcos de su difunto padre ante cualquiera con intenciones poco claras o incluso malas...Taladores, furtivos, esclavistas...No puedes culparnos de ello, es nuestra casa. Tenemos nuestra propia religión, entre nuestras deidades están la luna y las estrellas, luz en la oscuridad, claro que los ritos son nocturnos...Igual que los ritos solares son de día...No secuestramos niños, de hecho intentamos devolverlos a sus padres cuando alguno se pierde en el bosque. Incluso algunos padres no parecen muy contentos de recuperar a sus hijos...Los abandonan por que les resultan una carga que no pueden llevar...Es algo atroz, abandonar a una criaturita indefensa en el bosque...Y luego dicen que hemos sido nosotros para ocultar su vergüenza y deshonor. y debo decir que si que duermo con bestias...Al menos con una, se llama Geralt, es una ardilla blanca terrible y fiera...Al menos eso pensarías si fueses una bellota...o una nuez.- Aquello hizo sonreír a aquel humano un poco, un cambio positivo en su cara de pocos amigos y un gran descubrimiento, podía hacer algo más que ladrar.- Duerme a los pies de mi cama, sí.-

-No te creo...Seguro que me estás engañando elfa...Las historias....-El chico desvió su mirada hasta una zona de la habitación mal iluminada unos instantes.

-Las historias son solo historias, descubriré qué es lo que le ocurre y le llevaré a conocer el bosque cuando se recuperes. Si es que esas historias tan tontas no le dan miedo.-

-No tengo miedo a nada...¿Crees que puedes ayudarme de verdad? , los demás también lo dijeron, todos lo decían...Pero no eran más que mentiras.-Había un profundo amargor en esas palabras, no simple altanería o malas maneras.

-Voy a hacer cuanto esté en mi mano, y me ayudaría que colaborase.-

-Está bien, ¿qué quieres que haga?- Cedió por fin aquel muchacho.

-Por el momento que se quite la camisa y se tumbe en la cama. Voy a examinarle.Y por cierto, prefiero Níniel a "elfa".-Le dijo girándose hacia la derecha, hacia una parte de la habitación en penumbra pues se encontraba alejada del fuego de la chimenea. La peliblanca podría jurar que había sentido un rumor proveniente de allí, o quizás solo hubiese sido su imaginación.

Con aquella conversación no iba a convencerlo de que aquellas historias sobre los elfos eran exageraciones, mentiras y patrañas de pueblerinos, seguidas y aumentadas por gente con aviesos intereses. Lo sabía bien pues ella misma hasta hacía unos meses hubiese metido a todos los humanos en el mismo saco de deshonor, hipocresía, mentira y egoísmo. Resultaba complicado a menudo dejar atrás las ideas preconcebidas, especialmente cuando la mayoría de los humanos encajaba con dicha idea, todo sea dicho, pero incluso los orejas redondas a veces podían sorprender a una de forma grata. Como fuese, al menos había conseguido convencerlo para que se dejara tratar por una elfa, era un buen primer paso por el que no habría apostado minutos antes y que quizá abriera la puerta a conversaciones sin insultos ni faltas de respeto.

Mientras revisaba al chico y comprobaba que, efectivamente, parecía los mismos síntomas que su hermano aunque ligeramente menos pronunciados, sin duda por contar con una constitución claramente más fuerte que William, Níniel pensaba en las palabras que le había oído pronunciar con la puerta entreabierta y el respingo que dio cuando la presencia de la elfa le pilló por sorpresa. Era una frase tan clara, tan bien estructurada y su reacción...Tenía que contárselo a Bio. Podría no ser nada, pero era mejor que el vampiro supiera absolutamente todo.
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Dom Oct 25 2015, 00:41

Seguía el rastro de aquella silueta que aunque se alejaba, parecía esperarme, ¿Esperaba indicarme algo? ¿O tal vez me llevaba hasta una trampa? De cualquier manera, ya estaba en camino y si quería llegar al fondo del asunto debía tomar el riesgo de caer en alguna emboscada si llegaba a suceder, sin darme cuenta deambulé entre largos y oscuros pasillos que me llevaron a una especie de sótano de la enorme casa -¿A dónde me llevas?- Murmuré intrigado pero antes de poder notarlo había caído en una trampa, al entrar a una última y oscura habitación apenas iluminada por la tenue luz de unas pocas velas, la puerta por donde había entrado se cerró violentamente -Atrapado, ahora a por la elfa- Escuché el apenas audible susurro de una siniestra voz al otro lado de la puerta, me habían atrapado como un idiota de manera tan fácil.

La pequeña y misteriosa habitación que parecía funcionar como una especie de calabozo subterráneo era ahora mi prisión, me encontraba estúpidamente atrapado mientras algo fuera se dirigía hacia Niniel -¡¡Maldición!!- Exclamé mientras daba un fuerte golpe a la puerta cuyo grosor me haría múy difícil llegar a romperla, además al intentar abrirla por la manija, ésta parecía estar cerrada por fuera con algo que la bloqueaba e impedía que se abriera; di varias patadas a la arcaica puerta esperando hacerla ceder pero todo resultaba ser en vano, apenas y lograba medio moverla; a pesar de parecer antigua, la madera se había conservado en un estado digno de elogio, con una resistencia comparable a la madera tratada por los elfos.

Registré el resto de la habitación en busca de algún objeto que me sirviera para golpear la puerta y tratar de romperla, pero la tenue luz de las velas no me permitía encontrar nada, cada instante que dejaba pasar sin salir de ese lugar era un instante de peligro para mi compañera, debía darme prisa.

Aunque la puerta era de madera, el resto de la habitación parecía ser de piedra, me dediqué a golpear diversos puntos de las paredes en busca de algún lugar hueco donde pudiera haber una escapatoria inesperada, no parecía poder encontrar nada hasta que un diminuto sonido me hizo entender que no estaba solo ahí adentro, giré la vista en dirección al origen del sonido, encontrando en el lugar a un pequeño roedor que al sentirse descubierto huyó por un pequeño agujero en la pared, corrí de prisa y di una fuerte patada a la zona alrededor del agujero, descubriendo que el orificio era más grande de lo que aparentaba, continué pateando hasta que la piedra hueca de la zona comenzó a desmoronarse dejando ver un pequeño túnel por donde, con algo de suerte y paciencia, podría escapar de la habitación bajo el riesgo de no saber a dónde me llevaría.

Sin pensarlo dos veces tomé una de las pequeñas velas y me lancé al piso para luego avanzar a través del túnel arrastrándome con los codos y empujándome con las piernas; usaba la vela para ahuyentar a los roedores que a ratos se acercaban con ganas de morderme, un largo túnel lleno de excrementos de roedor me llevó hasta otra pared que al empujarla con fuerza varias veces, acabó por ceder, dejándome pasar a otra pequeña sala similar pero esta vez con una salida posible, sin embargo antes de irme, noté que en un rincón de la habitación que se encontraba mejor iluminada que la de antes, estaba tirado el cadáver de una mujer, el estado de descomposición indicaba que llevaba varios días muerta, sus ojos abiertos y con rostro de terror indicaban que podría haber muerto de un gran susto que detuvo su corazón; pero al final, lo más intrigante de todo era que su rostro, o al menos lo que quedaba de él, era bastante similar al de la misma mujer que nos había atendido al entrar a la casa.

Retrocedí impresionado mientras pensaba con algo de espanto -¿Qué está pasando aquí?- Murmuré mientras daba un vistazo rápido para ver que en esta sala sí tenía herramientas fuertes como para golpear la puerta que también estaba cerrada al igual que en la sala anterior, tomé una barra de metal y la usé para golpear con fuerza el centro de la puerta que apenas mostraba unas ligeras fisuras, a este paso tardaría mucho en salir, sin embargo, no tenía más opción, continué golpeando hasta que agotado, me apoyé sobre la manija de la puerta y esta se abrió sin más.

Levanté una ceja al sentirme tan ingenuo pero reaccioné abriendo la puerta y corriendo de prisa a donde se encontraba Niniel esperando que no hubiera tenido que enfrentar ningún peligro, pues parte de mi misión era protegerla.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Dom Oct 25 2015, 19:59

Terminadas las revisiones y segura de no obtener nada más de ellas, llegó para Níniel el momento de ponerse a trabajar de verdad para encontrar una cura a esos males que tantas vidas se habían cobrado ya y que tanto preocupaban incluso a la guardia de la ciudad. Lo primero de todo sería suministrarles a los jóvenes una poción reconstituyente de efecto rápido para combatir su debilidad y que de ese modo tuvieran más fuerzas para luchar contra aquello que les afectaba fuera lo que fuera. Una vez preparada y suministrada esa poción comenzaría con las pruebas de reacción a diferentes antídotos y medicinas para reducir cada vez más las opciones hasta dar con la solución. Empezaría con los antídotos mas generalistas e iría pasando a los más específicos y potentes conforme tuviera más información. Para ello había llevado su estuche con el pequeño set de alquimia portátil, una idea muy práctica que le debía a Elen, una bruja incluso más hábil que la propia Níniel en asuntos de alquimia. No obstante ambos hermanos habían mencionado a un alquimista trabajando en aquella mansión, quizá no tuviera que verse tan restringida por su equipo e ingredientes lo cual sería muy positivo.

-Señor Cambridge...Han mencionado a cierto alquimista que trató de encontrar una cura sin éxito antes de nuestra llegada. ¿Me pareció que tuvo que salir bastante rápido de la casa...¿Es posible que sus cosas aún estén por aquí?- Puede que algunos alquimistas de la ciudad no fuesen más que vendedores de tónicos y de placebos de poca monta pero incluso estos solían contar con equipos bastante buenos. Los Cambridge habrían contratado a uno de los más caros, con un poco de suerte...

-Estás bien informada elf...Níniel. No logró nada más que causarnos vómitos con sus pociones y le eché por su inutilidad. Dejó todas sus cosas en esta planta, en la tercera habitación de la derecha, junto a las escaleras de servicio. Me parece bien que las uses, peor que ese tarugo no creo que lo hagas.- Aquellas palabras aún llevaban bastante veneno en ellas pero incluso se llegaba a intuir una mínima confianza...Menos era nada, además la había llamado por su nombre, quizá aquel chico no fuese una causa perdida después de todo.

-Me pondré a ello ahora mismo, incluso si es posible haré que tenga un gusto que os agrade...-Aquella frase dejaba una pregunta en el aire que el humano respondió enseguida, parecía gustarle la idea de tomar medicinas con buen sabor. Era normal, estaba en esa edad en la que los humanos se hacían los hombres pero seguían siendo niños.

-Limón...Si sabe a limón y funciona conseguirás que me caigan bien los de tu especie.- Sentenció.Toda una oferta esa.

La elfa tomó sus cosas tras instar a aquel chiquillo a permanecer en la cama y descansar y salió de la habitación dispuesta a ver con qué equipo contaba y comenzar a preparar cuanto necesitara para los tratamientos. Cerró la puerta tras ella con cuidado y miró a ambos lados del gran pasillo esperando ver a la sirvienta o a Bio por allí, pero no había nadie y el lugar estaba en el más absoluto de los silencios, iluminado por unas velas que dejaban ver bastante bien por donde iba pero que dejaban muchas zonas mal iluminadas así como inquietantes sombras agitadas por el titilar del fuego. Una casa tan grande, tan vacía y tan silenciosa causaban cierta aprensión en Níniel ahora que estaba sola, sensación que no había notado antes con la compañía. La peliblanca tomó uno de los candelabros del pasillo y se dirigió hacia la habitación señalada por Thomas la cual se abrió con un leve giro de su pomo, chirriando de manera escandalosa.

-Por los dioses...- Exclamó la peliblanca ante aquel estrépito inesperado y que debía de haberse oído por toda la planta, abriendo del todo la puerta con cuidado para evitar que sonara más en la medida de lo posible. Adelantó el candelabro para que iluminara algo de la sala y soltó un grito ahogado ante lo que allí vio.

-Es un equipo de fabricación artesanal maestro completo...-Dijo en voz alta y con los ojos haciendo chiribitas de la ilusión. No era para menos, la peliblanca no había visto semejante maravilla de la alquimia en su vida a parte de aquel que su madre tenía en Sindorai y que solo podía usar ella, no era para aprendices ni mucho menos, sus prácticas siempre las hacía en otro de buena calidad pero inferior por supuesto. Estaba ante una fortuna en equipo y el sueño de cualquier alquimista, con algo así poco había fuera del alcance de Níniel en cuanto a equipo se refería. Comenzó a encender las velas de aquella habitación para iluminarla y durante el proceso acarició aquellas herramientas y objetos casi con adoración. Sus lisas formas, sus curvas, sus adornos de metales nobles y grabados de ensueño. También se fijo en las paredes cubiertas por armarios repletos de ingredientes. Realmente aquel otro alquimista era un tarugo por no ser capaz de hacer algo con semejante equipo.

Tan absorta estaba con todo aquello que cuando escuchó la puerta de la habitación cerrarse de golpe la elfa se sobresaltó tanto que casi rompe uno de los matraces contra el suelo y acabó cayendo de culo al suelo por evitarlo. Enseguida miró hacia la puerta sin ver nada ni a nadie que hubiera dado semejante portazo hasta que escuchó el inconfundible sonido de una llave de metal  buscando encajar en la cerradura. -!Eh! ¿Qué pasa?. Si esto es una broma no tiene ninguna gracia- Gritó la elfa levantándose del suelo y lanzándose contra la puerta para evitar quedar encerrada tal y como parecía que pretenda quién estuviese al otro lado. Comenzó a tirar de la manilla de la puerta con todas sus fuerzas para que la puerta no pudiese cerrarse y al menos pareció conseguir que el gracioso de turno no acertara a introducir la llave. El forcejeo duró unos segundos y justo cuando la elfa más fuerte tiraba la otra parte empujó por sorpresa haciendo que la peliblanca se diera un golpe en la cara y acabara de nuevo en el suelo dolorida. Aún así levantó la vista para ver en la puerta la figura de un hombre al que no pudo ver bien la cara, pero era un hombre, eso estaba claro. La miró fijamente y volvió a agarrar el pomo de la puerta para encerrarla ahoya ya sin resistencia pero no llegó a hacerlo. Un ruido de pasos a la carrera comenzaron a oírse por el pasillo y aquel sujeto salió corriendo de allí, dejando a la elfa en el suelo, sangrando por una herida en la frente que dolía horrores.
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Dom Oct 25 2015, 22:26

Finalmente había logrado escapar de aquellas tétricas habitaciones, corrí a través de un largo pasillo hasta llegar a unas escaleras de caracol que me llevaron al piso superior; sin embargo, no recordaba haber visto nada de lo que tenía ante mis ojos, la casa había resultado ser más grande de lo que pensaba, me sentía perdido en la enorme habitación, sin embargo recordaba haber caminado siempre hacia el lado izquierdo de la casa, así que lógicamente para volver debía ir siempre a la derecha, sin embargo, por el camino me encontré con la oficina del padre de los chicos, era una suerte que no podía dejar pasar por alto, más aún por el detalle de que la puerta estaba ligeramente abierta, sin pensarlo dos veces me adentré en la habitación en busca de alguna pista que pudiera servirme de algo, sin embargo al entrar pude ver una misteriosa silueta sombría saliendo por la ventana y dejando un desastre de documentos sobre el escritorio del señor Cambridge.

Me acerqué de prisa a la ventana para tratar de ver hacia dónde se había ido aquella misteriosa silueta, aunque no alcancé a ver rastro alguno; cerré la ventana para evitar que volviera y me tomara por sorpresa y me dediqué a observar los documentos que estaban regados en el escritorio, imágenes, tratados, contratos, pero entre todo, un pequeño diario forrado con piel marrón y bordes dorados, al abrirlo noté que aunque efectivamente parecía haber sido usado, todas las páginas estaban en blanco y lo único que alcanzaba a leerse era una extraña inscripción en la portada, con una lengua extraña, tal vez antigua, que no alcanzaba a comprender, o al menos no de momento. Con tan poca iluminación en esa sala me resultaba imposible leer la enigmática nota, así que tomé el pequeño diario y Salí de la habitación asegurándome de dejar la puerta cerrada esta vez.

Corrí de prisa hasta encontrar lugares que por fin comenzaban a resultarme familiares, las inconfundibles escaleras de mármol con ostentosos bordes dorados me hicieron sentir ubicado fácilmente y corrí por ellas hasta llegar al segundo piso; pasé a toda prisa todo el pasillo rumbo a la habitación de Thomas donde había dejado a Niniel, sin embargo antes de entrar escuché una puerta cerrarse de golpe -No de nuevo, no a ella- Dije mientras corría en dirección al origen del sonido esperando llegar a tiempo para ayudar a Niniel si estaba en problemas, y de ser posible, atrapar a quien estuviera intentando deshacerse de nosotros.

La tenue y melodiosa voz de la elfa en ese tono alterado me anunciaba que se encontraba en apuros, apuré el paso hasta que vi por fin el forcejeo en la puerta, un sujeto alto, con el cuerpo bastante cubierto como para que fuera difícil identificarlo, claramente diferente físicamente al que había saltado antes por la ventana pero que claramente podría ser el que me había encerrado, al parecer había más de una amenaza, si trabajaban juntos y coordinados contra nosotros debíamos estar muy atentos -¡¡Hey, detente!!- Dije casi a gritos mientras me acercaba, a lo que el sujeto soltó la puerta y corrió de prisa perdiéndose entre pasillos y puertas que lograba abrir con relativa facilidad sin importar que estuvieran cerradas con llave o no. Me dispuse a seguirle para acabar al menos con una de las amenazas pero ver a la elfa sangrando me hizo detenerme y correr hacia ella, al estar cerca me agaché y estiré mi mano a su frente para intentar limpiarle la sangre que comenzaba a correr -¿Estás bien? ¿Te hizo algo?- Pregunté con evidente tono de preocupación que luego cambió a una evidente impotencia mientras me levantaba y daba un golpe a la pared para luego apoyarme en ella con ambas manos.

Respiré profundamente sin voltear a donde estaba la elfa -Lo lamento, ha sido mi culpa, es mi trabajo cuidarte- Había un tono de culpa en mis palabras, intenté calmarme pero fuimos interrumpidos por un sujeto que apareció apuntándonos con una temblorosa espada -¿Qui-quiénes son ustedes?- Preguntó nervioso, y no era para menos, era apenas un chico ligeramente más grande que los Cambridge, pero aparentemente de la misma edad; estaba a punto de sacar mis dagas y desquitarme con él cuando una voz conocida se dejó escuchar desde el fondo -Espera Arlin, detente- Dijo la mujer que antes nos había recibido mientras tomaba del hombro al chico y le arrebataba la espada de mala manera -No es manera de tratar a los invitados, son los médicos que ha enviado el hospital- Interrumpí de prisa -Sí, ambos médicos- El chico desistió de su ataque con cierto desdén y se retiró del lugar -Discúlpen por favor, Arlin es el jardinero de la casa, pero al ser el único hombre sano siente que debe protegernos a todos- Tras un vistazo a la elfa lanzó un grito de espanto -Oh por los dioses ¿Arlin te hizo eso? Castigaré severamente a ese chico- Dijo mientras se retiraba del lugar hasta que fue interrumpida -Espera, creo que no ha sido él- Dije mientras miraba a Niniel esperando a que nos explicara los hechos.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Lun Oct 26 2015, 23:20

La voz de Bio terminó de ahuyentar a aquel misterioso atacante y reconfortó a la peliblanca que continuaba en en suelo con una mano sobre el lugar de la herida por el golpe de la puerta y hacía muecas de dolor al palparse la herida para comprobar si era más grave de lo parecía. No tardó más de unos segundos en darse cuenta de que a pesar de que dolía bastante no revestía ninguna gravedad aunque tendría que lavar su túnica pues había quedado manchada con un poco de la sangre que manaba de la herida. Podía considerarse afortunada por haber acabado con solo esa herida pues fuese quien fuese aquel sujeto bien podría haberle hecho cosas mucho peores si no hubiera tenido que huír, incluso antes de eso podría haber intentado hacerla daño de verdad y no solo encerrarla en aquella habitación. ¿Quién sería y por qué querría hacer tal cosa? ¿Acaso era el culpable de los males de aquella familia intentando que nadie hiciera nada por los hermanos Cambridge?.

-Estoy bien, solo es un golpe...¿Has llegado a verle?. ¿Están bien los hermanos?.-

Preguntó manteniéndose pragmática a pesar de que acababa de causarse un pinchazo de dolor al quitarse la sangre de la zona del ojo para poder abrirlo, era una zona bastante molesta para tener una herida. Era curioso ver que a pesar de que el golpe se lo había llevado Níniel Bio parecía bastante más alterado que ella y lo pagaba con la pared causando un sonido de cristales vibrando dentro de los armaritos de ingredientes de aquella sala de alquimia. El vampiro se echaba la culpa por algo que difícilmente podría haber evitado al no ser que pudiera estar en dos sitios al mismo tiempo, además la elfa sabía que en esa clase de trabajos nunca había que bajar la guardia por lo que en todo caso la culpa sería suya por haberse distraído con aquel equipo maestro. Iba a decirle que no se mortificara por aquello y preguntarle algunas cosas más cuando un hombre armado apareció por la puerta. Era un humano joven y parecía fuerte y sano, sin embargo no era capaz de mantener la espada firme entre sus manos denotando estar menos acostumbrado a usar un arma incluso que la peliblanca.

En otras circunstancias Níniel se hubiese preocupado por estar en presencia de un hombre armado y que la amenazaba con una espada pero...En ese momento lo primero que pensó fue estaba a salvo y que el peligro no se cernía sobre ella si no sobre aquel muchacho. A tipos bastante más duros y con el pulso más firme había visto caer ante el pelinegro que además tenía un pequeño problema a la hora de mantener la calma y la paciencia. En aquellos momentos no parecía muy buena idea amenazarle, daba miedo cuando estaba molesto o enfadado. Por suerte para el la sirvienta que les abrió la puerta y les guió hasta aquellas habitaciones hizo acto de presencia y aclaró las cosas justo en el momento oportuno. Todo había sido un malentendido, al menos la parte de la llegada de aquel jardinero.

-No, no creo que fuese ese chico, el hombre que me atacó era de complexión distinta y no llevaba espada...Pero alguien ha intentado encerrarme aquí dentro cuando iba a empezar a preparar las medicinas para William y Thomas. Estaba revisando el magnífico equipo que hay aquí cuando la puerta se cerró de golpe y trataron de encerrarme con llave. Traté de forcejear con la puerta pero acabé recibiendo un golpe...¿Los hermanos están bien?-

Volvió a preguntar la elfa, esta vez a la sirvienta que se apresuró a comprobar las habitaciones de los hermanos. Níniel se llevó una vez más una mano a la herida que ya estaba dejando de sangrar y comenzó a curarse a sí misma con su habilidad de sanación elfica. La palma de su mano se iluminó tenuemente con una luz cálida y apenas unos segundos después no quedaba ni rastro de la herida más que la mancha de sangre, mancha que se quitaría con un poco de agua fresca. El dolor también había desaparecido por lo que la peliblanca se levantó del suelo con su destreza habitual y sin signos de estar conmocionada, desorientada ni nada por el estilo.

-No ha sido culpa tuya, no puedes quedarte siempre conmigo, ni yo olvidar que aquí no estoy tratando una simple gripe...- Aprovechó para decirle al vampiro al quedarse de nuevo solos. -¿Has descubierto algo?-

La conversación no pudo extenderse mucho pues la sirvienta pronto comenzó a vociferar por el pasillo con un tono de voz cláramente alarmado un montón de palabras sin sentido. Farfullaba que todo era culpa suya y que era una pésima sirvienta. Mencionaba merecer un severo castigo y nombraba a varios de los miembros de la familia Cambridge ya fallecidos. Estaba fuera de sí  y acabó tropezando con un expositor del pasillo y haciendo caer una maqueta de un barco que a juzgar por su calidad debía de ser valiosa. Níniel salió al pasillo alarmada por aquel tono y enseguida trató de calmarla y hacer que hablara más despacio para ver si podía sacar algo en claro de sus palabras. Cuando tras unos instantes lo consiguió la sirvienta dijo claramente:

-Es Thomas...No está en su habitación...Y si...¿Y si el hombre que la atacó le ha hecho algo?, Dioses ayudadme...Tenemos que encontrarlo- Acabó la frase comenzando a llorar como una madalena, tanto que hasta William se asomó al pasillo para ver qué estaba ocurriendo. ¿Qué estaba pasando en esa casa?.


Última edición por Níniel Thenidiel el Mar Oct 27 2015, 20:30, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Mar Oct 27 2015, 03:26

La elfa parecía bastante calmada para la situación que acababa de experimentar, así que de momento no haría más preguntas acerca de su estado, pues resultaba ser más resistente y determinada de lo que yo pensaba; guardé silencio por un instante mientras pensaba cómo mantener a todos a salvo -Hay que reunir a los hermanos en una misma habitación- Dije en tono preocupado, si realmente alguien quería deshacerse de los hermanos, sin duda querría aprovecharlos divididos y solos.

La insistente preocupación de Niniel por los hermanos fue el catalizador de la reacción de la sirvienta que sin más, corrió a las habitaciones de los chicos para verificar que se encontraban a salvo. Por otro lado, las palabras de la peliblanca me aliviaron un poco la culpa, aunque de igual modo era mi debes cuidarla -Apenas logré ver la silueta de tu atacante, pero puedo decir que no es la única amenaza- Respondí en tono serio -Hay alguien que se mueve como una sombra silenciosa y veloz- Dije mientras sacaba el pequeño diario que había descubierto en la oficina del padre de los Cambridge, aunque dicho documento parecía estar en blanco, no tenía nada más que aquella extraña frase “Kust a Vrue DamCridge Dan Sead Vhis Cook”, la cual parecía no tener sentido alguno -Y este misterioso diario, ha despertado mi curiosidad, aunque está en blanco- Tras ojear el libro, esperaba decirle a Niniel que había también un cadáver que había resultado ser idéntica a la mujer que nos atendía, ignoraba lo que pudiera significar eso, pero antes de poder contarlo, fuimos interrumpidos por los gritos de aquella mujer que se echaba culpas hasta de cosas que no tenían sentido alguno.

El desastre que hacía la mujer derribando cosas, hizo que la peliblanca saliera a su encuentro para tratar de controlarla y al hacerlo, anunció una terrible noticia, uno de los hermanos estaba ahora desaparecido, por lo que la precaución de mantenerlos en una misma habitación resultaba completamente inútil, primero debíamos encontrarlo, en medio del alboroto apareció William, quien no había podido quedarse en la cama ante tal alboroto -Ustedes manténganse juntos- Dije mientras veía llegar de nuevo al tímido Arlin quien también venía algo asustado por los gritos -Yo iré a buscar a Thomas- Dije dispuesto a partir pero antes detuve mis pasos para hacer una pregunta a la asustada mujer -¿Hay algún empleado más en la casa? ¿Alguna mujer?- Pregunté con cierta malicia, a lo que la mujer respondió con tono de preocupación -Freya, la nana de los chicos, desapareció apenas unos días después que todo esto empezó, tal vez huyó como los otros para evitar una muerte horrible- Bajó la cabeza un instante -Es la madre de Arlin... Y mi hermana, somos casi dos gotas de agua, espero que se encuentre bien- Un nudo se me hizo en la garganta ante aquellas palabras, decirle que esa mujer estaba muerta no sería nada bueno en ese momento -No la necesitamos, Tía Claudia... Es una cobarde que nos abandonó- Murmuró Arlín con desprecio haciéndose en instantes el dueño de una bofetada de parte de la que recién descubríamos que era su tía.

No era el momento indicado para contarle a Niniel acerca de la mujer muerta, así que tras una mirada a la elfa me decidí a recorrer de nuevo las habitaciones en busca del Cambridge perdido -Encontraré a Thomas- Fue todo lo que alcancé a decir antes de correr en dirección a la habitación del odioso chico, era definitivamente el mejor lugar para buscarlo, al menos una pista tenía que encontrar en esa habitación que me llevara a descubrir su paradero, aunque una vez más tenía encima la presión del tiempo, cada minuto que pasaba podía ser la diferencia entre evitar o sufrir una tragedia.


Última edición por Bio el Miér Oct 28 2015, 04:27, editado 1 vez
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Miér Oct 28 2015, 00:04

La idea de Bio de mantener a los hermanos juntos y vigilados había llegado tarde para Thomas pero seguía siendo un planteamiento válido dadas las circunstancias...O puede que no tanto. Con un villano suelto por la casa la peliblanca se había permitido incluso mostrarse confiada, no era ninguna guerrera pero había practicado junto con su buena amiga Alanna algunos fundamentos básicos de combate lo que añadido a su magia la hacían capaz de defenderse, pero si había más de un posible enemigo por el lugar la cosa cambiaba totalmente. No solo significaba que en cualquier momento podrían aparecer varias personas armadas contra las que nada podría hacer, si no también por lo que aquello implicaba. Aquel jardinero no era quien la había atacado a ella...Pero quizás fuese la veloz sombra que Bio había mencionado, quizá aquella sirvienta y el resto de los empleados que quedaban en la mansión no fueran los serviciales y leales trabajadores que aparentaban ser, ¿si no cómo podía explicarse que hubiera al menos dos sujetos extraños en la casa sin que nadie se diera cuenta?. Las apariciones y desapariciones bien podrían ser una simple coincidencia...O parte de un plan. Quedarse rodeada de una gente en la que no podía confiar no era plato de buen gusto para Níniel pero...¿Qué más podía hacer?. "Ten cerca a tus amigos y a tus enemigos más cerca todavía", rezaba el saber popular.

-Comenzaré a trabajar en las medicinas.- Dijo Níniel tratando de aparentar convencimiento aunque lanzando una mirada desconfiada a Claudía y Arlín que solo Bio pudiese ver. Toda una declaración de que no le hacía ninguna gracia quedarse con ellos y que cuanta más prisa se diera en volver mejor se sentiría.

Ya sola con aquellos desconocidos Níniel instó al jardinero para que apañara una cama para William en la habitación de alquimia con el colchón de su cama y tantas almohadas y cojines como necesitara el noble para estar cómodo. Si iban a estar juntos tendría que ser allí, no podía retrasar más la investigación y el tratamiento o los atacantes acabarían saliéndose con la suya sin tener siquiera que volver a moverse. Aquel pensamiento le dio una idea a la elfa de cómo debía llevar la cura de cara a la galería para aumentar sus posibilidades, una que solo confiaría a Bio. Cuando el joven humano estuvo acomodado la peliblanca le tendió una de aquellas mascarillas de tela blanca a Arlín para que se la pusiera tal como tenían puestas Claudia y la propia Níniel.

-Ya que vas a estar en contacto con el enfermo tienes que llevarla, podría ser contagioso.- Explicó la elfa que no pasó por alto que aquel chico tomó la mascarilla sin inmutarse siquiera ante la mención de un posible contagio, una reacción muy diferente de la que aquella posibilidad causó en su tía, que fue de miedo y sorpresa.

-No es contagioso...-Dijo el humano bastante seguro.- ...Si lo fuera ya estaría muerto, como el señor y sus hijos mayores...- Se apresuró a aclarar sin que nadie de los allí presentes le pidiera ninguna explicación sobre cómo un simple jardinero hablaba de temas médicos con la seguridad de la que hablaría de la poda de los rosales, aún así se puso la mascarilla. Níniel tomó nota mental de aquello también, pero evitó reaccionar de modo alguno aunque acababa de convertirse en su principal sospechoso.

-Muy bien, comenzaré a trabajar, podéis quedaros en ese lado mientras, atendiendo a William y vigilando la puerta.-

Dicho eso, y asegurándose de que aquel jardinero estuviera en el extremo más alejado de ella posible de la sala por si intentaba hacer cualquier cosa con esa espada suya, Níniel comenzó a seleccionar los ingredientes que usaría para sus pociones. Durante un proceso alquímico había varios factores a tener en cuenta a la hora de saber qué tan bueno sería el resultado tras su elaboración. La primera por supuesto era la habilidad del propio alquimista, un buen alquimista podría fabricar pociones sorprendentes con muy poca cosa. Lo segundo a tener en cuenta era el equipo, un buen equipo permitía acelerar procesos y obtener mejores resultados. Por último a tener en cuenta estaba la calidad de los ingredientes. Frescos cuando tenían que serlo y no cuando no tenían que serlo, mantenidos en un ambiente de conservación óptimo y si era posible que hubiesen sido recogidos por gente experta en el oficio para evitar cortes imprecisos o contaminación cruzada con otros ingredientes, algo bastante habitual aunque solo importante en las pociones de mayor calidad y valor. En esos momentos Níniel contaba con todo aquello.

Tal y como tenía planeado hacer desde el principio, lo primero que comenzó a preparar fue una poción reconstituyente para que William recuperase fuerzas, no obstante cogió ingredientes suficientes para más de una dosis, confiando en que Bio encontrase a Thomas antes de que fuera demasiado tarde. Pétalos de flor azul, veneno de abeja y esencia de ajo fueron los ingredientes escogidos. Machacó los pétalos de flor azul en un mortero maestro vertiendo poco a poco agua destilada hasta crear una pasta blanco azulada de la textura y tono adecuados. A continuación destiló el veneno de abeja usando el alambique para quedarse solo con sus efectos beneficiosos y no con los propios de otra disciplina al mismo tiempo que concentraba la esencia de ajo para aumentar sus efectos en una pequeña cantidad en un segundo alambique. Aquella maravilla de equipo permitía hacer en minutos lo que normalmente llevaba varias veces más tiempo y pronto todo estuvo preparado para mezclarse en el orden y la proporción que solo un alquimista podría conocer hasta dar como resultado una serie de pequeñas ampollas llenas del color del agua aunque ligeramente azulada. Níniel observó el resultado a trasluz de la luz de uno de los candelabros y asintió más que satisfecha. Ojalá tuviera un equipo así en su posada...

-¿Qué se supone que hace esa poción elfa?. El señor no beberá nada sin que yo lo pruebe antes...- Dijo Arlín colocándose entre la peliblanca y William con un par de amplias zancadas aunque esta vez sin amenazar a nadie con su espada. William levantó con cansancio una mano de forma tranquilizadora e instando al jardinero a apartarse. -Está bien amigo mío, confío en esta mujer.-Dijo el joven noble sentándose sobre la improvisada cama, dejando sus huesudos hombros al descubierto al retirarse la manta de encima. Claudia tomó a su sobrino por los hombros a pesar de que este le sacaba dos cabezas de altura y lo separó de allí unos pasos intentando también tranquilizarlo. -Solo es una poción reconstituyente no te preocupes, le hará bien.-Le dijo en voz baja, pero Níniel alcanzó a oírlo.

Níniel ayudó a William a beber la poción de un trago, y una vez apurado el frasco a volverse a tumbar y a taparse con la manta para que no cogiera frío, aquella habitación no tenía chimenea como la suya. Con dulzura le limpió un poco de sudor de la frente y esperó allí, de rodillas a su lado unos minutos para ver qué tal le sentaba el preparado y si a pesar de haberla hecho expresamente para evitar vómitos el noble no era capaz de retenerla, no se produjo tal adversa reacción, buena señal. La peliblanca se incorporó y volvió a los armaritos en busca esta vez de ingredientes para un antídoto. Los escogidos esta vez eran envoltorio de colmena, ranúnculo encorvado y pluma de halcón.

Pulverizó el envoltorio de colmena y mezcló el polvo resultante con agua destilada que luego colocó en un alambique. Cortó las puntas de las raíces del ranúnculo encorvado y con cuidado y pericia extrajo de ellas un líquido de color rojizo ligeramente viscoso que colocó en un mortero al que luego añadió raquis de la pluma de halcón previamente pulverizada hasta obtener la mezcla deseada. Sobre esa mezcla vertió poco a poco la esencia de envoltorio de colmena cuando estuvo destilada, una vez más controlando la proporción hasta obtener el resultado deseado. Aquel antídoto era fuerte aunque poco especializado, algo así era muy útil cuando no se conocía el veneno a tratar o si se desconoce los peligros a los que alquien a enfrentarse como precaución a un amplio número de toxinas. Quizá no fuera suficiente, seguramente no, teniendo en cuenta que no era la primera alquimista que trataba de curar a aquellos hermanos y a sus ya fallecidos familiares, pero daría pistas para probar otros tratamientos así como tiempo para seguir investigando.
Investigar por ejemplo cómo la sirvienta sabía que la primera poción que había preparado era una poción revitalizadora...Parecía que en aquella casa todos parecían saber bastante sobre alquimia o medicina a pesar de no ser más que siervos.

-Bien William, otro sorbito más por favor. ¿Notas alguna mejoría?-

Subrayado el uso de la pasiva alquimia en dos pociones diferentes.
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Miér Oct 28 2015, 18:18

Finalmente Niniel había decidido comenzar a trabajar con las pociones, seguramente encontraría algo, pero su mirada de desconfianza hacia los acompañantes me hizo querer darme prisa tanto como pudiera, debía encontrar al chico y traerlo de vuelta en el menor tiempo posible. Corrí de prisa hasta la habitación de Thomas para verificar que realmente no estaba ahí aunque misteriosamente no habían rastros de haber sido tomado a la fuerza, la cama estaba casi perfectamente ordenada y la única cosa sospechosa era la ventana abierta, me apresuré en asomarme para asegurarme de que no hubiera ninguna amenaza, pues había visto que la sigilosa sombra tenía una gran destreza para colarse entre ventanas, sin embargo no había rastro de nada, cerré la ventana y salí de la habitación quedando en medio de un largo pasillo, ir a la derecha me llevaría de regreso a donde estaban Niniel y los otros, de haber ido hacia allá, habríamos visto pasar a Thomas, así que definitivamente su única opción sería ir a la izquierda.

Avancé a través del pasillo atravesando varias puertas de habitaciones hasta que en una de ellas escuché un leve lloriqueo, al abrir la puerta encontré que no había nadie dentro, sin embargo, y aunque el lloriqué se había calmado un poco, seguía escuchando a alguien luchar contra sus mocos e intentando mantenerlos dentro de su nariz, el sonido venía de un armario así que me acerqué con cuidado, pero al abrirlo fui sorprendido por un palo de escoba que casi me parte la cabeza en dos, pero logré esquivarlo moviéndome hacia un lado para luego tomar el palo al final de su trayecto y halarlo hacia afuera del armario, haciendo salir a Thomas que parecía estar muy asustado -No dejaré que me maten tan fácilmente- Dijo mientras forcejaba para tener de nuevo el control de su palo largo pero al ser solo un chico humano, me resultaba muy fácil mantenerlo sostenido para evitar un nuevo ataque ¿Qué razón podría tener para atacarme? -Yo solo quería cuidar el legado de mi padre- Dijo con los ojos llenos de lágrimas -Solo yo soy un verdadero Cambridge, Willian es un bastardo que no se merece nada de lo que es mío- Al acabar esa frase soltó su arma y escupió un poco de sangre por la boca mientras otras gotas de su rojo líquido vital comenzaban a salir por su nariz -No quiero morir, no dejes que me maten- Dijo asustado mientras miraba hacia la puerta -¿Quién quiere matarte?- Pregunté intrigado, seguramente me podría revelar el misterio de los extraños que deambulaban por la casa.

El joven guardó un temeroso silencio por un rato hasta que finalmente acabó por confesar -Son dos hombres, llegaron luego de la muerte de mi padre y me ofrecieron librarse del bastardo William y todos los otros para que yo fuera el único dueño de todo, así que acepté, pero ahora me han enfermado de verdad con esta cosa- dijo mientras señalaba su débil cuerpo -Ahora quieren matarme para evitar que confiese, seguramente para quedarse con todo el legado de mi padre- Al hablar no dejaba de mirar a la puerta con miedo, había aprendido por las malas, que los mercenarios podrían llegar a ser una pésima opción; cerré la puerta mientras lo venía sentarse en un rincón para luego sentarse junto a él -No dejaré que te pase nada, pero tienes que confiar en mí y en Niniel, ella seguro encontrará la manera de curarte, a ambos, y yo me encargaré de esos sujetos- Mientras hablaba, el chico se quedó mirando el pequeño libro que se asomaba del bolsillo de mi camisa y lo sacó rápidamente con algo de recelo -¿Por qué tienes esto?- Dijo mientras me lo señalaba y lo miraba con adoración y para mi sorpresa, al tomarlo, las letras mayúsculas de la misteriosa frase comenzaron a brillar, el secreto para descifrarlo seguramente estaba en esas letras, en algunos acertijos parecidos, cambiar las letras servía para formar nuevas palabras, así que me decidí a cambiar cada una de las letras que brillaban a la letra siguiente y fue así como la frase “Kust a Vrue DamCridge Dan Sead Vhis Cook” se convirtió en “Just a True CamBridge Can Read This Book”, la lengua no era del todo antigua, pero sí muy diferente al idioma común, sin embargo, había visto esa escritura antes, y si mi memoria no me engañaba, podría recordar algunas palabras o entender otras por contexto “True Cambridge” me vino a la mente con la frase que había usado antes Thomas “Un verdadero Cambridge”; las palabras “Read” y “Book” las conocía en múltiples idiomas pues eran lo que más hacía “Leer-Libros”, el resto eran solo conectores pero por contexto pude asumir que la frase significaba “Solo un verdadero Cambridge puede leer este libro”.

Al ser Thomas el único hijo legal de ese matrimonio, podía considerarse como un verdadero Cambridge, sin embargo, los misterios comenzarían a resolverse casi solos, al abrir el libro, una serie de manchas de tinta comenzaron a moverse aunque no tomaban forma de nada, sin embargo, parecía una ilusión para engañar los ojos de los curiosos, pues el joven Thomas parecía poder leer algo en medio de todo eso -Es el diario de mi padre, siempre dijo que solo yo podría leerlo cuando llegara el momento, y que tendría que tomar decisiones para el crecimiento de la familia- Murmuró mientras recordaba tal vez, las palabras de su difunto padre -No puede ser- Dijo impactado mientras dejaba caer el libro al suelo -Mi padre era un hombre de muchos secretos, y muchos romances, uno de ellos fue con la madre de Arlin... Acá dice que él también es hijo de mi padre- Con esa frase muchas cosas comenzaron a tener sentido, tras la muerte de todos los miembros, un único hijo restante, aunque fuera bastardo podría cobrar todo para sí, seguramente el pobre Arliln habría tenido que pasar incontables maltratos y desprecios que no merecía, así que al enterarse, asesinó a su madre por haberle escondido la verdad y ahora acabaría con el resto de las personas de la enorme mansión; todos habíamos sido engañados por la actitud de chico asustado que había mostrado antes, y yo lo había dejado con Niniel -¡¡Demonios!!- Exclamé mientras me levantaba de prisa -Dejé a Niniel con ese chico- Thomas intentó levantarse pero parecía cada vez más débil y acabó por irse al piso, así que me tocó levantarlo y llevarlo cargado hasta el lugar donde se encontraba la elfa, mientras iba por el camino pensaba en lo difícil que sería para el temeroso niño realizar tales asesinatos, no parecía ser muy listo, así que su única opción debería ser buscar algunos asesinos pagados, aunque de momento solo era una suposición.

Atravesé el largo pasillo corriendo tanto como podía hasta llegar a donde se encontraba la peliblanca junto a los otros y tras acostar en el piso a Thomas, cerca de Niniel para que ella pudiera ver lo grave que se encontraba, me dirigí al recién descubierto bastardo -Así que eres un Cambridge- Señalé sin dejar un rastro de duda en la frase -¿Pensabas asesinar a todos como hiciste con tu madre?- Su rostro de confusión ante la pregunta fue bastante perturbador -¿Co-cómo... Lo sabes? -Preguntó el chico descubriéndose a sí mismo en su inexperiencia para mentir, seguro la vida no le había enseñado lo suficiente, dudó por unos instantes pero al ver que me acercaba decidido acabó por confesar -Al parecer, aquí nadie es lo que parece... ¿Verdad Lily?- Me miró de manera inquisitiva como imaginando que yo no era ningún médico -Yo no asesinaría a mi madre, ella se fue, pero ustedes sí serán asesinados...- Alzó la voz como para ser oído en toda la casa -Hermanos Dafgus, maten a estos entrometidos- Dijo con total seguridad -Ustedes no tienen ningún derecho a juzgarme, estos Cambridge siempre me han tratado como basura, aún cuando yo debería tener los mismos derechos que ellos- aunque al final el plan no le salió como esperaba, una rápida y silenciosa sombra entró por una de las ventanas y tras dar algunos saltos se paró tras él, poniendo una filosa daga en la espalda del chico -No estamos aquí para seguir tus órdenes- Dijo el sujeto con voz susurrante mientras incrustaba la daga en la espalda del joven confundido para luego dejarlo caer al piso a su suerte; la herida no era profunda, y aunque una hemorragia lo acabaría lentamente, por ahora podría estar consciente, al menos lo suficiente como para escuchar la entrada del otro sujeto, un hombre alto, incluso más que yo, con negra barba y cabello largo, el mismo que había intentado encerrar a la elfa -Tu madre murió por órdenes de quien nos trajo a esta casa- Le confesó al chico mientras se seguía acercando hacia donde se encontraban los otros Cambridge -Unos niños como estos no podrían idear un plan tan bueno como este- Dijo mientras acariciaba su barba con la mano izquierda -Estamos aquí bajo las órdenes de alguien más, aunque da igual que lo descubran o no, porque todos van a morir- Dijo mientras levantaba su mano derecha para señalarnos al tiempo que miraba a otro sujeto vestido de negro cual sombra nocturna, cubierto completamente y ligeramente más pequeño que él.

El hombre que revelaba el plan se quedó de brazos cruzados mientras el sigiloso sombrío salía disparado hacia nosotros pero por poco conseguí cortarle el paso, intentaría detenerlo mientras la elfa aplicaba algún antídoto a los hermanos -Veamos quién es más rápido- Dije mientras sacaba mis dagas y me preparaba para defenderme aunque estaba consciente que mi velocidad y destreza eran inferiores a la de ese silencioso asesino.
☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼
Offrol: Subrayado el uso de mi pasiva Conocimiento Antiguo (Lenguas)
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Sáb Oct 31 2015, 00:56

Aunque aún era pronto para saber si aquel primer antídoto era de ayuda o no, debería de ocurrir algún tipo de reacción aunque fuese pequeña sobre la que seguir trabajando, así que Níniel se quedó junnto a William y volvió a revisarlo mientras Claudia y su sobrino Arlin continuaban vigilando la puerta y hablaban entre ellos con rostro de preocupación. La peliblanca no tardó en notar que la respiración del joven se volvía más regular y sosegada por momentos, también sudaba menos aunque aún tenía fiebre. Tendría que controlarla. Sería un buen momento para probar a darle al noble algo suave de comer, alguna sopa o puré sin condimentar, así vería si también era capaz ya de retener algo de comida, lo que significaría que con su primer intento se había acercado bastante a la cura. Volvió a mirar al par de sirvientes pensando en si era sensato o no enviarles a por algo de comida.

Aquel par descolocaba totalmente a Níniel que no sabía qué pensar de ellos. Por una parte Claudia había parecido desde el principio preocupada por los hermanos, hasta el punto de no hablar precisamente bien del resto del personal de la casa por abandonarles. Su respuesta cuando mencionó lo del falso posible contagio fue de sorpresa como era de esperar en alguien que desconocía la dolencia de sus señores y también reprendió a Arlin por su aparición espada en mano...Pero ¿Cómo había sabido que la primera poción era un reconstituyente?. ¿Dónde se había metido mientras la elfa examinaba a los hermanos?. Quizá bastaría preguntar y todo se aclararía pero...¿Cómo preguntar si levantar sospechas en caso de que las dudas acabaran dando en el clavo?. Por otro lado estaba Arlin, el jardinero con espada. Había aparecido por sorpresa, había reaccionado como Níniel esperaba que reaccionara el culpable, sabiendo algo de aquel mal que aquejaba a la familia que solo sabían un puñado de personas relacionadas con el hospital conocían. Pero no era del todo concluyente y había estado dispuesto a tomar una poción antes que William para protegerle.

Daba vueltas a todo aquello cuando la puerta se abrió de golpe causando que la peliblanca emitiera un bote de sorpresa pensando en que se trataba de un enemigo. Empuñó su daga oculta para defenderse y suspiró aliviada al ver que se trataba del vampiro . A punto estuvo de tirarle un matraz a Bio en la cabeza  por entrar de aquella manera sabiendo lo tensa que estaba la situación, por cosas así acababa gente con una daga elfica clavada en el estómago...O donde fuera. Pero no tuvo tiempo para reprocharle nada pues había encontrado a Thomas y éste había empeorado. Además tan pronto como dejó a Thomas en el suelo el pelinegro encaró a Arlin con tono amenazador. Las palabras de Bio, de las cuales no pensaba dudar, resultaban demoledoras y hacían encajar por fin las piezas de aquel rompecabezas, pero Níniel tenía que atender al chico, el vampiro tendría que ocuparse sólo del jardinero por el momento.

Níniel llevó al humano junto a su hermano y comenzó a comprobar su estado, a limpiar la sangre y a tranquilizarlo aunque no podía si no levantar la vista constantemente para observar la escena entre Bio y Arlin. Le suministró el mismo tratamiento que a William de reconstituyente y antídoto y rogó a los dioses por que no fuera ya demasiado tarde para él. El hermanastro, tumbado a su lado le tomó una mano y la apretó con la suya en un gesto de apoyo sin palabras que la peliblanca no se esperaba de unos hermanos que se llevaban tan mal. Ya fuese por miedo, por agradecimiento o por no ser consciente de lo que hacía, Thomas no apartó la mano. Fue entonces cuando en la sala aparecieron dos figuras más, de las cuales Níniel reconoció por la complexión a una de ellas y sin que la elfa entendiese qué diablos pasaba uno de ellos apuñaló a Arlin. Níniel se levantó del suelo y tomó su bastón dispuesta a luchar junto a Bio que acababa de detener el avance de uno de los enemigos pero estaba en desventaja.

-Si, matadlos a todos...El plan me da igual a estas alturas, solo quiero ver a todos los Cambridge muertos...Una maldición pirata, casi me cuesta creer que todos se creyeran esa tontería hasta ahora. Simple veneno de Dornia en la comida y la bebida de estos malnacidos. Primero el padre...En el alcohol que tomaba en cada vez mayor cantidad por la mala racha de su negocio. Luego sus hijos...Pero dejando a sus favoritos para el final...Y por el camino...La puta de mi hermana. Acabó como merecía.- Níniel se quedó helada al escuchar aquellas palabras saliendo de la boca de Claudia a pesar de haber sospechado de ella.Daba la sensación de que aquella mujer llevaba tanto tiempo fingiendo que deseaba contarlo todo. -Pareces sorprendida elfa... Casi caigo cuando nada más llegar dijiste lo del contagio, bien pensado. El tarugo de mi sobrino si que se lo tragó y se delató ¿no?...-

-Tú también cometiste errores.-

-La poción...No se te pasó por alto. Yo también soy alquimista...O lo era, antes de todo esto. Te contaré una historia, de alquimista a alquimista mientras tu amigo muere delante de ti...Lord Cambridge era un hombre muy apuesto y su mujer...No sabía satisfacerlo en la cama. Me conoció cuando trabajaba en el puerto ganándome la vida vendiendo remedios a las tripulaciones...Yo era tan joven...Y él sabía cómo hacerme gritar de placer, desde luego que sí...Me contrató como sirvienta en la mansión solo para estar cerca el uno del otro...Y tras un tiempo mi hermana entró a trabajar en la casa gracias a mi, como un favor ya que apenas tenía para comer. ¿Sábes quién no perdió el tiempo y se dedicó a sacarle brillo a la espada equivocada?. De un día para otro Lord Cambridge solo tenía ojos para ella...Hasta se quedó embarazada la muy...Debí matarla entonces pero...No pude. Tampoco alejarme de esta casa, por mucho que sabía que ya no era la otra, era la otra de la otra. Años odiando a ese hombre a la vez que le amaba...¿Y qué se le ocurre hacer? Iba a casarse con otra furcia que ni siquiera conozco...Legitimó al hijo que tenía con ella en secreto...Así que dije basta...El resto ya lo sabes...Debí hacerlo hace mucho. Ahora tú también acabarás como los Cambridge Níniel, si es que ese es tu verdadero nombre.-

Aquella vengativa mujer llena de odio tomó del suelo la espada de Arlin y mientras sus asesinos lidiaban con Bio ella se lanzó contra Níniel. La elfa tenía que luchar, era lo único que se interponía en ese momento entre Claudia y los hermanos. ¿Sabría luchar?. Desde luego la espada la sujetaba con firmeza. Aún así Níniel reunió el coraje suficiente para al menos tratar de generar dudas en aquella mujer.

-Ese no fue tu único error, el primero fue dejarnos entrar.-

La peliblanca musitó unas pocas palabras en su idioma natal y señaló con su bastón a Bio para otorgarle defensa extra y así ayudarle a combatir contra aquellos peligrosos rivales(1) e inmediatamente rodeó su propio bastón con energía para aumentar su eficacia(2). Tanto Bio como el arma comenzaron a emitir un ligero brillo como prueba de que tanto el vampiro como el bastón estaban bajo alguna clase de efecto mágico, efectos que aquellos sujetos no conocerían y que podrían ser la carta de triunfo en aquella lucha.

(1) y (2): Uso de las habilidades Imbuir y Abrazo de Isil.
avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Bio el Sáb Oct 31 2015, 04:34

Lo que había dicho aquel sujeto no tenía mucho sentido, fuera de los chicos Cambridge y Arlin, la única persona restante en la casa era -Claudia- Murmuré con algo de duda, a fin de cuentas ella nos había recibido, tal vez para vigilarnos y evitar que diéramos con algo indebido, la suposición fue confirmada luego por la misma Claudia al confesar sus razones para armar un plan tan bien orquestado para acabar con la familia.

La mujer no demoró en lanzarse al ataque contra los hermanos, aunque primero debía quitar a Niniel del camino, por si fuera poco el sujeto que se acercaba no me permitiría ayudar a la elfa, de momento debía defenderse sola; frente a mí, el sombrío y misterioso sujeto lanzó al suelo una pequeña esfera que sacó de entre su ropa y al dejarla caer al piso, una efímera nube de humo negro cubrió su cuerpo apenas unos instantes pero al dispersarse el humo, el sujeto ya no estaba -¿Cómo puede ser tan rápido?- Pensé mientras al mirar a la izquierda lo veía venir con un puñetazo directo a mi rostro que apenas alcancé a bloquear con mis antebrazos aunque me hizo retroceder un par de pasos, debía estar más atento si quería salir ileso -No más juegos- Susurró el sujeto mientras sacaba de nuevo su ornamentada daga, aun llena de la sangre de Arlin.

Mientras se lanzaba hacia mí, noté como un extraño brillo rodeaba mi cuerpo, el extraño efecto me distrajo por un instante, el cual bastó para que el  sujeto pudiera lanzar un corte horizontal hacia mi pecho aunque por alguna razón, la hojilla de su daga fue detenida por una especie de capa invisible que rodeaba mi cuerpo y producía ese extraño brillo -¿Qué rayos eres?- Dijo el sombrío asesino indignado mientras yo dirigía la vista un instante hacia Niniel y notaba que su bastón también brillaba de la misma manera -¿Será cosa de ella?- Pensé mientras devolvía mi atención a la batalla que enfrentaba, el sujeto lanzaba su daga de una mano a la otra y al contrario, era su daga contra mis dos dagas, parecía que yo tenía una clara ventaja en ese aspecto pero no era así, su velocidad le permitía usar su única daga para bloquear mis ataques mientras me contra atacaba con patadas o golpes directos que gracias a la protección de la elfa solo me hacían daño reducido.

La batalla se hacía más larga de lo necesario, a este paso nos acabaríamos cansando antes que alguno lograra dañar al otro, era necesario acabar la batalla en un único y devastador ataque y así como yo, él también parecía haberlo entendido, pues retrocedió un par de pasos como tomando vuelo para lanzarse luego contra mí, tal vez con una fuerte estocada que seguramente lograría romper la mágica defensa que me rodeaba; su movimiento fue tan rápido que no alcancé a reaccionar físicamente, solo se me ocurrió usar alguno de mis trucos mentales induciendo intimidación e inseguridad en su mente [1] Al ver que se acercaba lancé un grito de kiai [2] que hizo trastabillar sus pasos, dándome la oportunidad de aprovechar su momento de duda y lanzar un ataque directo a su cabeza que evadió agachándose de prisa, aunque mi habilidad le impedía atacar, no limitaba sus capacidades de movimiento, giré mi cuerpo completamente para lanzar una nueva puñalada mientras me agachaba para estar a su nivel pero alcanzó a bloquear mi ataque deteniendo mi brazo en lugar de detener la daga, bastante listo había resultado ser, pero no contaba con el potente rodillazo que dirigí a su rostro aprovechando que él aún permanecía agachado y que lo envió hacia atrás hasta hacerlo caer al piso sangrando por la nariz, ante el daño fue incapaz de reaccionar cuando salté sobre él incrustando mis dos dagas en su pecho, haciendo que una se ellas atravesara su corazón matándolo al instante, dándole apenas la oportunidad de escupir varios cuajos de sangre que acabaron bañando su rostro.

Giré de inmediato hacia Niniel para asegurarme de que estuviera bien y hubiera podido resistir contra la insospechada asesina Claudia.
☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼☼
Offrol:
[1] Uso mi habilidad de nivel 3 para intimidar al oponente e impedirle que ataque
[2] Kiai (気合, Kiai) es un término japonés usado en varias artes marciales que designa una clase de grito agudo exhalado durante la ejecución de un ataque. En este caso el grito de Kiai es solo un complemento de teatralidad y nada tiene que ver con la efectividad de la habilidad.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1469
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Dom Nov 01 2015, 01:51

Claudia lanzó un par de golpes contra Níniel bastante sencillos de bloquear y que hicieron pensar a la elfa que aquella criada despechada o bien no era muy ducha en el arte de la lucha o bien estaba tanteando qué tal sabía usar la peliblanca el bastón que portaba entre sus manos. Aquel tenue brillo que rodeaba el arma también parecía hacerla desconfiar pues tras cada obvio ataque la humana retrocedía para mantener siempre una distancia prudencial con Níniel que tampoco se decidía a tomar la iniciativa. Para ella en principio estaba bien así, mientras fuera capaz de mantener a aquella enemiga alejada de los hermanos sería suficiente pues confiaba en las aptitudes de lucha de Bio y en que tan pronto como acabara con los matones podría ocuparse también de Claudia sin problemas. Sin embargo aquel plan pronto demostró no ser tan válido como había pensado.

A diferencia de lo que la elfa había pensado, el oponente que enfrentaba a Bio era capaz de luchar de igual a igual contra él, quizá incluso contase con ventaja ya que su compañero parecía bastante confiado y sin ningún interés en participar de la lucha, ni contra el vampiro ni contra la elfa. Continuaba allí, cruzado de brazos y observando la escena como quien ve una obra de teatro. Su mera presencia allí plantado hacía que Níniel se mordiera el labio inferior por temor a que la balanza acabara decantándose por los enemigos si aquel sujeto se decidía a intervenir...Pero no lo hizo. Aquella distracción causó que uno de los tajos de Claudia casi la alcanzara, pero por suerte las prácticas con Alanna daban sus frutos y pudo detener el golpe antes de acabar con un feo corte en el pecho aunque tuvo que aguantar la sonrisa de superioridad de la humana que pareció ver en aquel ataque el comienzo del fin de la peliblanca.

-¿Ya estás cansada?. No podrás bloquear todos mis golpes mucho más...En cierto modo me das lástima, pero esto es lo que pasa cuando se mete las narices en los asuntos de los demás.- Sin embargo Níniel detuvo su siguiente golpe sin tanto apuro como el anterior y le borró la sonrisa de la cara a su rival.

-No voy a dejar que hagas daño a esos chicos solo porque fuiste tan tonta como para creer que eras especial para el lord. Por los dioses si ponía los cuernos a su mujer contigo ¿Qué pensabas que iba a pasar?.- Colocó el bastón de nuevo delante de ella sin atacar observando como Claudia hacía rechinar los dientes ante aquel comentario y dejaba de atacar un instante.

-¿Qué sabrás tú elfa...Era mio, mi hermana, todas las demás, me lo robaron..- Aquello era el no va más del autoengaño. Níniel no había conocido a aquel Lord Cambridge pero le había bastado el relato de Claudia y las conversaciones con los hermanos para saber que aquel hombre gustaba demasiado de la compañía femenina. Infiel continuamente con una sirvienta, luego con otra, hijos bastardos...Era la clase de hombre que Níniel detestaba, pero ¿qué culpa tenían sus hijos de tales desmanes?.

-Su familia no tiene culpa.-

-!La tiene!, todos la tienen. Heredan sus monedas, también su culpa.- Níniel no le veía sentido a su cruel venganza. Ya había matado al lord y a su hermana...Crímenes por los que debía pagar, desear la muerte de todos sus hijos era una locura incluso dentro para un demencial plan de venganza. ¿Que sería lo siguiente?. Quizá incluso planeara buscar a todas las amantes del lord y matarlas también.

-Estás loca...- Sentenció la peliblanca.

Entonces Níniel tuvo un plan para acabar con aquel enfrentamiento. Acababa de percatarse de que sobre la mesa de alquimia aún estaban algunos de los frascos con los ingredientes que había usado para preparar el antídoto para los jóvenes, entre los cuales estaba el veneno de aguijón de abeja. Bien preparado y tratado tenía potentes propiedades beneficiosas pero sin ese trabajo de alquimia previo resultaba tóxico, incluso peligroso. La elfa dio un paso adelante como si tuviera la intención de lanzar su primer golpe ofensivo y cuando Claudia colocó la espada en posición defensiva lo que hizo fue colocar el bastón sobre la mesa y lanzarle a la humana aquel frasco. El vial se rompió contra la espada de la sirvienta homicida y el veneno acabó salpicando su cuerpo y su cara, incluidos sus ojos, causándole un inmediato dolor que la hizo emitir un alarido, soltar la espada y llevarse las manos a la cara. Un movimiento más del bastón contra la vulnerable humana sirvió para dejarla inconsciente.

Bio también acababa de ocuparse de su adversario de una forma bastante más letal y debió de ver como ella hacía lo propio con Claudia por lo que Níniel se permitió una media sonrisa de suficiencia a su compañero. Se sentía orgullosa de haber podido apañárselas sola contra una enemiga armada aunque era plenamente consciente de el rival del pelinegro la hubiera hecho pedazos casi con total seguridad. Solo quedaba un enemigo, uno que a pesar de lo ocurrido seguía mostrándose sereno y no había ni descruzado sus brazos. Comenzó a hacerlo en ese preciso momento y Níniel volvió a colocar el bastón en posición defensiva...Pero aquel extraño sujeto simplemente comenzó a aplaudir.

-Bastante impresionante. Un vampiro y una elfa formando un equipo...Y uno bastante interesante...Debe de gustarte mucho en la cama para que pases por alto que es un asesino, sacerdotisa, y uno de los buenos, o al menos antes lo era. Supongo que ahora debería mataros y cumplir el encargo de la humana...Pero lo cierto es que tu cabeza Bio pertenece a otra persona. Les daré recuerdos a tus hermanos de tu parte.-

Hubo un destello, o algo similar aunque por alguna extraña sensación Níniel sintió un pinchazo en la cabeza, y cuando pudo volver a abrir los ojos aquel sujeto que parecía conocer al pelinegro ya no estaba. La elfa miró alrededor por si se trataba de algún truco para que bajaran la guardia pero...Allí ya no quedaba rastro de él. ¿Quién demonios era y por qué había actuado de esa manera?. Miró a Bio inquisitívamente, nadie más que él tendría respuestas para aquello. Iba a preguntarle por el sentido de aquellas palabras y a dejarle claro que no iba a tolerar comentario alguno sobre asuntos de cama, cuando Arlin, vivo a duras penas, dio una fuerte bocanada de aire haciendo que Níniel se olvidara por el momento de aquel asunto y se centrara en sus labores de médico una vez más.

-No se si quiero saberlo...Ayúdame a moverlo, se está ahogando con su propia sangre.-

Ahora sabía qué habían usado para envenenar a los Cambridge, podría fabricar un antídoto específico y salvarles. Y con un poco de suerte también podría salvar a aquel jardinero, aunque solo fuera para que la justicia humana se hiciera cargo tanto de él como de su tía. Sería una dura noche de trabajo, pero ya no como agente de la guardia, aquello parecía haber acabado ya, si no como sanadora, nada más, nada menos.

avatar
Cantidad de envíos : : 703
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Othel el Lun Nov 09 2015, 19:29

Un trabajo ligero de leer, interesante y fiel a los pj's. Felicidades a ambos.

Recompensas:

20 puntos de experiencia a Níniel y a Bio.
400 aeros a Níniel y a Bio.

3 puntos de habilidad pasiva, alquimia, a Niniel.
2 punto de habilidad pasiva, Conocimiento antiguo (lenguas) a Bio.

*No olvideis pedir las recompensas en los lugares correspondientes.


---
Othel
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 648
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] El misterioso caso de los hermanos Cambridge [Trabajo][Niniel]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.