Últimos temas

[Cerrado] Vuelta a las andadas

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Alanna Delteria el Jue 17 Dic - 18:07

Todos se decidieron a seguirla sin demasiada tardanza. Se sentía ansiosa, algo cansada e irritable, para ese tipo de situaciones, era bueno el silencio y los pisoteones de Barbacero y el constante parloteo de Schott no hacían mas que ponerla nerviosa. A pesar de como solía ser, no podía más que pensar "Por dios, que laguien le ponga una mordaza" Afortunadamente acabó por callar, antes de que la misma Alanna fuera quien le cerrase el pico.

Suspiro y se detuvo frente a la puerta cerrada e iluminada, como Níniel había notado, había una marca más que clara en una de las zonas de esta, eran usuales entre los ladrones y bandidos que, para marcar un territorio, usaban diferentes símbolos. Las rayas era que el sitio era bueno para robar, un circulo era que no era apto, dos rayas era que no había demasiado para robar, pero que era sencillo y una cruz...

- O este sitio ya ha sido robado, o es su refugio-
murmuró de modo muy bajo, intentando que su voz no revotase entre las paredes. Sin embargo su afirmación fue cortada por el impetu de Barbacero que decía de entrar en el edificio por arriba- Pues vamos, acabemos con esto de una vez, por favor.- dijo cansada, tenía los nervios ya a flor de piel, se moría por irse a casa y cerrar los ojos, visto estaba que, aunque fuera dando vueltas sin dormir, estaba mejor allí encerrada que no saliendo, porque fuera a donde fuera, se encontraba con algo que estropeaba su tiempo de calma.

Giró para retroceder un par de pasos para mirar hacia la primera avertura de alcantarilla que hubiera, y, de un salto, se colgó del marco. Subió a pulso y se sentómirando en dirección a las escaleras que habían encontrado, solo había una casa posible. Ayudó a Níniel a subir y señaló silencio con un dedo mientras avanzaba por la plaza. Le pidió entre murmullos, que intentara entrar por la ventana mientras ella creaba una distracción en el piso de arriba, entre lo que hicieran Nicolás y Schott bajo y ella allí arriba, la elfa podría sacar a la chica y todos podrían huir de allí, pies para que os quiero.

En cuanto pensó que era un buen momento, pateó la puerta de entrada tirandola al suelo de la sala con un golpe seco, y entró rodando las dagas y silvando, solo tres personas se encontraban en el piso de arriba, los tres parecían cansados, tenían sus armas lejos, estaba claro que no esperaban que nadie les atacase, y menos de un modo tan directo.

- Muy bien, ¿a quien le pateo primero el culo?-
Preguntó levantando una ceja, sin esperar respuesta.

Antes de que pudieran acercarse a sus armas, Alanna corrió hacia delante, saltó sobre la mesa que rodeaban, subió al techo cortando la cuerda de la los tres tipos y tomó la cuerta para, con rapidez, volver a bajar. Sus movimientos eran rápidos, los tipos, más que probablemente borrachos, no acababan de entender lo que pasaba, por ello le fue fácil golpearlos en la nuca y ataralos.

Allí arriba parecía que no quedaba nada por hacer. Suspiró y se sentó en una silla poniendo los pies sobre los restos de la mesa. Esperó unos segundos y decidió bajar para ayudar a los de bajo por si había problemas, cuanto antes acabasen, muchisimo mejor.
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Níniel Thenidiel el Jue 17 Dic - 21:57

Alanna cada vez se comportaba de forma más extraña, no parecía ni ella pues apenas quedaba rastro de sus siempre presentes ganas de ayudar a los demás y su fuerte espíritu de colaboración. Siempre que habían coincidido había sido el alma del grupo, conciliadora, amigable, preocupada por los demás...Pero en esos momentos se mostraba agría y...Seria, bueno seria no, sería era la propia peliblanca, la gata estaba más bien en la clase de plan que poco antes ella misma criticaba de sus compañeros guardias. La sabiduría popular dice que el tiempo todo lo cura, pero parecía que en el caso de la gata, conforme pasaban los días era peor. Ni siquiera durante aquella "cena" en la que le contó a la elfa lo de la muerte de su hermana estaba tan mal y eso que era reciente. Cuando todo terminase hablaría con ella, como amiga. Encerradas en una habitación si hacía falta para que absolutamente nada ni nadie pudiese molestarlas, incluso aunque Alanna no quisiera. Era mejor discutir con ella ahora que seguir viendo cómo se marchitaba y consumía.

Cuando la conversación sobre sus cabezas terminó y dejaron de oírse voces al otro lado de la trampilla de madera, el plan de Barbacero fue aceptado y el grupo se separó en dos. Los chicos entrarían por la trampilla de las alcantarillas y las chicas lo harían desde la calle si era posible para maximizar el efecto sorpresa. No era mala idea por lo que la peliblanca asintió y siguió a Alanna hasta la calle y desde allí a la única casa a la que podría corresponder aquella trampilla. Era una vivienda común, ni demasiado bien cuidada ni demasiado destartalada aunque destacaba para el ojo atento que al lado de la puerta volvían a hacer acto de presencia las marcas con forma de equis, no había error posible. La elfa asintió a la petición de la gata y comenzó a comprobar cuál de las ventanas era la mejor candidata para punto de acceso. No solo necesitaba una que fuese fácil de abrir o romper, también buscaba una que no la arrojara a los pies de uno de aquellos criminales o acabaría como el pobre Ruiseñor.

La mayoría de las ventanas tenían más mierda que el palo de un gallinero, eso dificultaba la tarea de ver posibles amenazas en el interior pero tras revisar un par, dio con una entreabierta por la que colarse en silencio sin ser vista y así lo hizo. Entró a una parte de la casa sin iluminar donde había amontonados varios sacos y cofres y bastón en mano se asomó con cuidado pues en la sala contigua había luz y se podían escuchar pasos. Rápidamente la elfa pudo comprobar que allí había tres sujetos que se acomodaban para dormir la mona y que parecían poco preocupados por si entraba alguien en la casa, muy posiblemente se creyeran el pez más grande del lugar y no creían posible que nadie les atacara o tratara de robarles lo que ellos mismos habían afanado. Gran error, siempre hay un pez más grande...Y lo iban a aprender por las malas.

Un fuerte golpe en el piso de arriba fue la señal que Níniel esperaba y, tras cargar su fiel báculo con magia, salió de su escondite antes de que aquellos tres individuos tuvieran tiempo para reaccionar al jaleo, usando sus cabezas como si de tambores se tratase noqueándolos sin dejarles siquiera preparar sus armas. Satisfecha de su éxito, pues rara vez la sacerdotisa podía vencer con tanta facilidad a tantos enemigos a la vez, se permitió una leve sonrisa y con cuidado siguió avanzando por aquella planta en busca de más enemigos o de la hija del ruiseñor que parecían mantener allí cautiva, infringiéndole peor tormento que la tortura a juzgar por las palabras del que parecía el jefe de aquel atajo de miserables y las risotadas de estos últimos. Un fuerte gemido femenino fue la pista que necesitaba para guiar sus pasos hasta la habitación del fondo, cuyas puertas se abrieron de par en par cuando el líder de aquellos hombres salió de la misma espada en mano y medio desnudo.

-¿Qué demonios ha sido ese ruido?. No quiero oír más ruido que los gemidos de la mujer que me estoy tirando.- Dijo con mal humor y medio desnudo. Comenzando a subir las escaleras evidentemente enfadado al no recibir respuesta. -¿Ahora os calláis?, voy a enseñaros a joder al que jode.-

Níniel sabía que el ruido arriba era cosa de Alanna y el silencio y la falta de respuesta era prueba de que ya debía de haberse ocupado de los malandrines de la primera planta por lo que aquel malnacido iba directo hacia ella y a su propio fin. Ella se ocuparía de él. Aprovechando el momento Níniel se coló en la habitación y se encontró con una escena que le hizo desear ocuparse ella misma de aquel sujeto. Sobre una cama grande había una chica de apenas quince o dieciséis años atada, amordazada y totalmente desnuda. La habían golpeado y era evidente que las ataduras le dolían en muñecas y tobillos. Cuando se percató de la presencia de la elfa comenzó a gemir aterrada de miedo por ayuda.

-No te preocupes, voy a sacarte de aquí, vamos a ayudarte.- Le dijo la peliblanca tratando de calmarla y cortando las ataduras con su daga. La instó a guardar silencio y con cuidado le quitó el trozo de trapo que tenía en la boca. La joven humana, entendiendo no dijo ni una palabra, pero por sus mejillas no paraban de resbalar incontables lágrimas. -Sígueme, saldremos por la ventana.-

La elfa usó las sábanas de la cama para cubrir la desnudez de la joven y juntas se dirigieron hacia la ventana donde la ayudó a salir. Iba a ir tras ella y ya tenía medio cuerpo fuera cuando una fuerte mano la agarró por el tobillo y la arrastró de vuelta al interior de la casa de malas maneras, haciendo que la sacerdotisa se golpeara contra el suelo y perdiera su bastón. Era uno de aquellos bandidos y le puso una espada corta en el cuello colocándose sobre ella. La humana cautiva, aterrada salió corriendo.

-¿A quién tenemos aquí?...¿Ayudando a la putita a escapar?. Entonces ocuparás su lugar, creo que salimos ganando con el cambio.- Intentó tocarla impúdicamente pero Níniel le mordió y aprovechó para darle un golpe en sus partes.

-Tócame y te la cortó, humano.-
avatar
Cantidad de envíos : : 705
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Schott el Sáb 19 Dic - 11:13

Asentí ante el intento de plan de Nicolás, a veces lo más simple es lo más efectivo, aunque otras veces acabas corriendo por tu vida, esperemos que esta no fuese una de esas veces.

Niniel y Alanna se fueron buscando una salida para entrar por fuera, nos quedamos bajo la trampilla Nicolás y yo.
-Vale ¿qué te parece esto?, si asomamos asi por las malas somos un blanco fácil, así que subo y me hago el tonto para distraerlos, entonces surges tú de la trampilla como un huracán y acabamos con ellos- sonreí, no tenía ni idea de cómo reaccionarían al ver salir unos tipos de la trampilla, pero espero que no estuviesen esperando al segundo con ballestas apuntando.

Cogí los barriletes y subí las escaleras, me quedé un segundo sopesando la idea bajo la trampilla, hice un gesto de complicidad a Nicolás y subí de golpe.
Lo primero que noté fue una luz deslumbrándome, la habitación estaba iluminada y Niniel se había llevado nuestra luz, así que por unos instantes no vi nada, solo oía gritos de gente notablemente enfadada.

Cuando volví a ver, estaba en una especie de semisótano grande con al menos 5 tipos armándose y apuntando hacia mí.
-¡EEE, alto ahí! ¿Quién coño eres? ¿Por qué mierdas sales de ahí?- Gritó un tipo duro amenazándome con una gran espada.

-Eeeemmm…emmm…inspector de desagües, estaba inspeccionando sus cloacas, parece que tienen ustedes un problema de ….-
-¡Pero te crees que somos imbéciles, nos estaba siguiendo, es de la guardia!- Gritó otro apuntándome con una ballesta
-Vale vale..¿qué os parece esto?..emm..repartidor de hidromiel, ¿alguien ha pedido un par de barriles?, son de una estupenda…-

-¡Matadle!- Oí gritar, y un segundo después vi con horror como un virote de ballesta se clavaba en mi barrilete a escasos dedos de mi cabeza.
-¡Mierda!- exclamé, no había colado, el tipo de la espada se abalanzó hacia mí y sin pensármelo demasiado le lancé con todas mis fuerzas el barrilete dañado que se le partió sonoramente  en la cara tirándole al suelo inmóvil.

Solté el otro barril y desenfundé mi pala y mi escudo, justo a tiempo para parar otro virote de ballesta que rebotó en mi escudo.
Apenas había tiempo para pensar, seguidamente otro tipo corrió hacia mí y nos enfrascamos en combate singular, no sabía si Nicolás había salido ya de la trampilla, pero por el escándalo que oía tras de mi supuse que sí, o tal vez fuesen Niniel y Alanna desde fuera.

El tipo contra el que me estaba enfrentando era hábil con la espada, paraba mis golpes con un giro de muñeca, aunque yo también paraba los suyos, finalmente logré aprovechar un desliz suyo para desarmarle con un golpe de escudo y repartirle soberano golpe con el canto de la pala en la cara, cayó sobre una mesa rompiéndola.

-¿Venga quién es el siguiente?- dije animado, haciendo una innecesaria floritura con la pala, aunque mi gozo duró poco, un tipo enorme, incluso más que Nicolás me dio una patada en la espalda que me dejó sin aliento, me giré encorvado fruto del dolor y solo pude ver como el tipo me enganchaba otra patada en el pecho que me lanzó varios pies hacia atrás, con tan mala fortuna que caí por el hueco abierto de la trampilla.

-Uaaaaaaaa…- grité hasta que la asquerosa agua  del fondo frenó mi caída, me vi en un instante tumbado en el fondo sumergido por completo en la porquería, alcé la cabeza buscando desesperadamente aire.

-¡¡Aaaaaaaaaaaa!!- grité tosiendo rodeado de dolor e inmundicia, me puse de pie goteando sustancias indescriptibles, iba a vomitar, pero eso no ayudaría, podía ver sobre mi lucha en la casa, así que decidido volví a subir por la escalera deseoso de volver a la acción y salir de este agujero para no volver.
-¡Aquí llegan los refuerzos!- dije ascendiendo los últimos peldaños.
Schott
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 160
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Nicolás Barbacero el Dom 20 Dic - 0:46

El plan había sido aceptado: las chicas irían desde arriba y ellos desde abajo.
Schott se prestó voluntario para hacer de distracción para los posibles vigilantes de la casa, y aunque a Nicolás no le hacía ni pizca de gracia tuvo que aceptar a regañadientes que el magullado hombrecillo tomase la delantera.
Lo vio abandonar la trampilla y pudo detectar luz en la habitación de arriba, así como un gran estruendo en el edificio y griterío vario.
Escuchó el sonido de madera partiéndose y cosas volando por los aires, y minutos más tarde lo que volaba era Schott en dirección a las heces de las nauseabundas cloacas.
Claramente la cosa se estaba poniendo fea arriba, así que el mercenario no dudó en trepar la escalerilla velozmente.

Al llegar arriba apenas tuvo tiempo de esquivar la patada que una mole de carne intentó propinarle. Probablemente era el que había lanzado a su compañero de vuelta a las alcantarillas, ya que sobre el suelo en medio de numerosos pedazos de madera yacían los cuerpos inconscientes de otros hombres en el suelo, con vestimentas parecidas a las de aquellos arlequines de la taberna, aunque con variaciones en los ropajes de cada uno.
A los lados otros dos hombres apuntaban sus ballestas al recién llegado.
Nicolás, aprovechando la torpeza de aquel armario de hombre, se posicionó detrás de él, usándolo de escudo humano ante los virotes de sus compañeros

Varios sonidos de proyectiles atravesando carne después, el cuerpo cayó al cuelo, perforado por incontables sitios.
Su peso al chocar contra el suelo causó la rotura del cuerpo de los virotes.
Al parecer los ladrones, o lo que fuese que eran aquellos hombres, se habían quedado sin munición durante el asalto, por lo que recurrieron a sus garrotes.
Ambos se dirigían hacia el ex-gladiador con sus armas en alto, pero este arremetió contra uno de ellos con el escudo por delante, dándole un hermoso planchazo en la cara al desafortunado canalla.
El que quedaba reconsideró sus opciones tras ver eliminados a sus camaradas y echó a correr por las escaleras hacia el piso de arriba en busca de ayuda al mismo tiempo que Schott volvía a emerger de la fecal gruta.

¡Vamos, muchacho, tenemos que encontrar a nuestras compañeras!
Tras esperar por él, Nicolás emprendió de nuevo la batida a aquella casa, dirigido de vez en cuando por gritos ocasionales o estruendos de muebles partiéndose.
avatar
Cantidad de envíos : : 217
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Alanna Delteria el Dom 20 Dic - 20:29

Mientras se adentraba en la casa, vio salir disparada a una joven desde un cuarto, ¿Níniel ya había liberado a la chica? Alanna, sabiendo que la elfa no acostumbraba a luchar, se acercó preocupada al no verla junto a la joven, y corrió hacia la dirección de la chiquilla adentrándose a la zona de los dormitorios.

Allí se encontró con la elfa intentando alejar a un tipejo de aspecto burdo al que parecía que se le caerían los pantalones de un momento a otro, la elfa, regia como solía ser, se apartó amenazando al tipo con cara de odio y asco, Alanna, desde la puerta, con ceño fruncido, miró al tipo con dureza, si las miradas matasen, probablemente, el tipo habría sido atravesado por un puñal, un puñal que le habría quemado por dentro hasta reducirlo a cenizas.

La guarda señaló silencio a Níniel con un gesto de los dedos, y se acercó en silencio absoluto por la espalda del tipo. Era alto, pero si calculaba bien, soltando sería suficiente para cortarle la garganta. Sin embargo, mejor sería que estuviera vivo para saber de los crímenes por los que se le acusaba. Clavó una de las dagas en el hombro del tío, que gritó de dolor, y se alejó situándose delante de Níniel, cubriéndola del idiota que, ahora, parecía furioso.

- Secuestro, chantaje, violación e intento de violación.- recitó de memoria, con las suposiciones que había sacado al ver el aspecto de la joven que había huido del cuarto.- No se quien es, y me importa bien poco, pero quien rompe la ley, no queda sin castigo, y quien intenta ponerle una mano encima a una amiga, muere en el intento.- dijo simplemente, narrando una realidad, y no como amenaza.

Giró una daga en su mano mientras el otro la insultaba mirándola con ira. Esa mirada no hizo más que hacer sonreír a la guarda de modo frío, hacía ya mucho que tenía las manos manchadas, uno más no iba a cambiar nada. Se acercó con paso lento, hasta el tipo, que le intentó atizar un puñetazo en la tripa que esquivó por poco. Al echarse a un lado, sabía que el hombre intentaría golpearla con el brazo, por ello, colocó una daga en su costado al tiempo que lanzaba una patada, que daba justo en la cara del tipo.

Como ella había supuesto, el violador había intentado dar seguida a su golpe, y efectivamente, le había dado con fuerza en la espalda, pero se había llevado una fuerte puñalada en medio del brazo, con algo de suerte, no podría volver a moverlo, si es que sobrevivía a ella. Con la daga clavada, hizo fuerza para cortar carne, piel y musculo, llevando el tajo por todo lo largo del interior del brazo del tipo, haciendo que soltase un grito desgarrador que resonó por la casa ya vacía.

Cuando finalmente sacó el cuchillo del brazo, el tipo se desangraba en el suelo entre llantos, bajo la mirada fría de la guardia que había acabado manchándose de la sangre que el tipo perdía, en otra ocasión, tal vez hubiera sentido lástima, pero en ese instante estaba, simplemente, fría, no sentía lástima por ese tipo que tanto dolor había causado, mucho menos pensando que había intentado herir a una amiga. Tentada estuvo, incluso, a escupirle, pero se controló, por respeto, algo que ella tenía y de lo moribundo carecía.

- Vamos Nín, salgamos de aquí, antes de que empiece a oler a muerto.- dijo saltando el cuerpo ya casi inerte del tipo y dirigiéndose a la puerta, esa noche, estaba harta de todo.
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Níniel Thenidiel el Lun 21 Dic - 19:58

La lucha entre Alanna y aquel líder de bufones recordó a Níniel a la de un gato jugando con su comida. De haber querido evitar aquella lucha la humana podría haber noqueado a su contrincante al pillarlo por la espalda con suma facilidad pero en lugar de eso se contentó con herirlo y después jugar con él para finalmente dejarlo desangrándose en el suelo con cortes y heridas nada necesarios. Realmente aquella chica había perdido el norte completamente. Y es que aunque muchas veces era necesario arrebatar una vida, ya fuera en defensa propia, en defensa de otros o para prevenir un daño a inocentes, había maneras de matar que demostraban que no se buscaba ningún bien con dicha acción y que era poco mejor del modo en que actuaría un asesino.

-Aún no podemos irnos, no hemos acabado. Y no va a oler a muerto porque no voy a dejar que muera, ni tú tampoco deberías. De sobra sabes que no me tiembla el pulso cuando debo arrebatar una vida...Pero solo cuando es necesario. Pudiste incapacitar a este tipo y apresarle, entregarlo a las autoridades, eres guardia no la matona de un maleante. Ni siquiera te interesa devolverle lo robado a la gente...-

Decepcionada con su amiga por su forma de actuar, no solo con aquel tipo si no durante toda la noche, la sacerdotisa se agachó sobre el jefe de la banda malherido y aparentemente desmayado. Con sus habilidades sanadoras evitó que siguiera perdiendo sangre y tras sacar unas vendas limpias de su bolsa comenzó a vendar las heridas tras verter sobre ellas un poco de poción de flor azul para evitar que se infectaran, al menos por el momento. Seguramente acabaría en una oscura y sucia mazmorra donde ni toda la flor azul del mundo bastaría para evitar que las heridas se infectasen, pero no sentía que fuera un esfuerzo en vano si no lo que debía hacer por mucho que aquel tipo no se lo mereciera. Con habilidad colocó bien firmes los vendajes y comprobó que su respiración y constantes se estabilizaban. Podría darle alguna más de sus pociones pero, su objetivo era evitar que muriera no hacer que se recuperara por lo que hasta allí llevó sus atenciones médicas.

-La chica, la hija del Ruiseñor, escapó por la ventana, iba solo tapada por una sábana, miedo me da que se acabe encontrando con algún individuo más sin escrúpulos.- Comentó levantándose a la vez que Barbacero y Schott llegaban hasta allí tras haber tenido éxito con su parte del plan.-El oro robado está en esa habitación de allí, hay una buena cantidad, y el laúd está en el dormitorio principal, al lado de la cama. Supongo que habrá que avisar a la guardia para que se ocupen de todo, si nos vamos dejando la casa llena de muertos, heridos y oro...Bueno este no es el mejor barrio de ciudad, podemos olvidarnos del oro.-

Níniel volvió a la habitación principal y tomó el laúd entre sus manos. Quería comprobar si tal y como había pensado desde que supo que el Ruiseñor usaba algún tipo de magia aún siendo humano, el extraño poder hipnótico que había controlado a los espectadores en la taberna, incluidos Barbacero y Schott, provenía de aquel instrumento de magnífica y hermosa factura élfica. Simplemente sosteniéndolo no percibía ninguna magia de el pero en cuanto tocó un acorde volvió a sentir esa sensación de maná recorriendo su espalda. -Me pregunto por qué un maestro artesano elfo fabricaría algo así...Es una lástima que tenga tan pérfido efecto, es realmente hermoso.- Lo giró para mirarlo mejor y vió que el nombre del artesano estaba grabado con elegantes y estilizados caracteres élficos. Al leerlos se quedó en silencio sorprendida aunque tratando de ocultarlo ya que reconoció ese nombre, de hecho lo conocía muy, muy bien. Miró a Alanna y aunque dudó si hacerla partícipe de aquello ya que estaba muy rara tuvo una idea.

-Alanna, tengo una propuesta para ti.-

Poco después, atraídos por el escándalo, avisados por algún vecino o quizá tras encontrase con la casi desnuda hija del difunto Ruiseñor la guardia llegó a la casa encontrándose con todo el pastel. Siempre venía bien que cuando apareciesen y pillasen a Níniel en asuntos de esa índole la gata estuviera cerca, si no a esas alturas estaría pudriéndose en alguna mazmorra...O como poco tendría que ir siempre encapuchada, vigilando no toparse con los soldados y quizá vivir con Chimar en su refugio de niños ladrones, unas perspectiva poco agradable.


Subrayado el uso de la pasiva primeros auxilios.
Spoiler:
Creo que con esto podemos dar el tema por acabado. Barbacero, si quieres seguir la trama de la vinculación nobiliaria. Hay una nota en una mesilla del dormitorio principal, cerca de donde estaba el laúd, que menciona que el que parecía el líder del grupo trabajaba bajo las órdenes de un tal H.B. quién les cedió el instrumento para sus viles actos.
avatar
Cantidad de envíos : : 705
Nivel de PJ : : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Schott el Miér 23 Dic - 11:31

Cuando alcé la cabeza por la trampilla me sorprendí del espectáculo que había montado Nicolás, ya no quedaba nadie moviéndose en el sótano y me pareció ver que un tipo huía por las escaleras despavorido, hacía bien.
-Eh..si..Si amigo mío, estoy a tu lado- dije saliendo del agujero y respondiendo a Nicolás, que había hecho un gran trabajo ¿Cómo demonios habría esquivado a los ballesteros?

Antes de salir recordé el barrilete que me faltaba, no lo veía por ninguna parte, y solté una maldición cuando lo vi reventado debajo de la mole que me había tirado por la trampilla, que de alguna manera Nicolás había cosido a virotes.
-¿Maldita sea, es que nunca me sale nada bien?, ¡espera ya voy!- Dije recogiendo mis bártulos y corriendo escaleras arriba con Nicolás, sobre nuestras cabezas se oían sonidos de pelea, por lo visto Alanna y Niniel ya estaban haciendo de las suyas.

Guiados por el ruido llegamos a una habitación con fuertes señales de pelea donde estaban Niniel y Alanna y un tipo vendado en el suelo, seguramente se había emitido con las chicas equivocadas.
-Ya estamos aquí..Jajaja- dije retomando el aliento –Uf no ha sido fácil, eran así como una docena o dos, pero hemos podido eh amigo mío- sonreí dándole un amistoso golpe a Nicolás -¿Vosotras que tal?- sonreí, me fijé entonces en una cama revuelta con cuerdas aun atadas y claros signos de haberse usado recientemente. -¿Me…me he perdido algo?- bromeé.

Niniel nos indicó por donde estaba el oro, asentí y fui a por él, para mi sorpresa vi que tenían varios sacos y cofres a rebosar de oro, por lo visto el plan de timar a idiotas en tabernas funcionaba bastante bien, podía haberme llenado los bolsillos hasta arriba, pero no lo hice, en parte porque ya había llevado bastante peso por hoy, así que cogí un puñado para llenar mi escueta bolsita y cargué un fardo similar al que habían usado para robarnos para volver con mis compañeros.

-Emm..amigos..ahi hay oro suficiente para parar un carromato, yo ya he cogido lo mío y una pequeña compensación por las molestias y mis barriles- sonreí -¿Qué hacemos?¿Llevamos esto a la taberna? Aunque va a haber que tener cuidado, se nos van a lanzar como buitres- reí.

En estas que oí el inconfundible sonido de la guardia irrumpiendo en la casa, oh la guardia, siempre en el momento oportuno eh, alcé las manos rápidamente, si es que estaba ya acostumbrado, el saco de oro cayó pesadamente al suelo.
-Amigos míos, ha sido un honor pasar esta velada con ustedes- les sonreí con sinceridad, había estado bien, una aventura de vez en cuando sentaba bien para cambiar la monotonía del trabajo, y más cuando era con amigos, solo espero no acabar en las mazmorras esta vez, otra vez no.

off:

Como siempre, un placer, sois los mejores =D
Schott
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 160
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Nicolás Barbacero el Miér 23 Dic - 17:54

Nicolás y Schott llegaron a una habitación en donde pudieron ver a Niniel, Alanna y un hombre de aspecto desagradable con heridas aún menos agradables.
¿Me…me he perdido algo?, bromeo el joven.
Vaya, parece que han dado buena cuenta del cabecilla, ¿me equivoco?
Perfecto, nosotros nos hemos encargado ya de los secuaces que quedaban.
Por desgracia pocos se encuentran en estado de testificar, si entienden a qué me refiero, pero supongo que bastará con este canalla y algún testigo. Creo haber escuchado a una chica antes, con suerte encontrará pronto a los guardias.


La elfa les indicó dónde acumulaban los ladrones el oro, y vaya que si habían amasado una buena fortuna.
Schott se apuró a recoger dinero suficiente para reponer sus pérdidas (y hacer ganancia, ya que podía), pero en seguida se pudo comenzar a oír un cierto ruido a las afueras de la casa: la guardia había llegado, alertada por la chica liberada.
Un pequeño mueble llamó la atención de Nicolás, una mesita de dormitorio cerca de donde habían encontrado el dichoso laúd.
Pudo ver que uno de los cajones no se encontraba cerrado del todo, por lo que se dio prisa para echar un vistazo a su contenido, por si tuviese algo de relevancia para el caso.

Dentro del mueble pudo ver una nota escrita con una nota de refinada caligrafía, aunque por desgracia para Nicolás igualmente imposible de entender, dados sus casi nulos conocimientos de escritura.
Solo pudo distinguir dos letras: "H.B."
Quien quiera que fuese ese tal "H.B." estaba metido en esa mierda como el que más, pues parecía que también se podían distinguir esas iniciales en el propio laúd.

Apurado por el poco tiempo para no resultar culpable de los crímenes de aquellos bandidos, Barbacero escondió entre sus ropas la nota, esperando encontrar un buen uso para ella en el futuro y así poder solucionar este embrollo criminal.
¿Quién era el misterioso "H.B."? ¿Por qué aquellos estafadores de medio pelo contaban con un artefacto de tal poder?
¿Había quizás algo más detrás de todo eso?
Como fuese, ya era demasiado tarde, y los guardias registraban todo, un tanto alterados por el descubrimiento de aquel antro de mala muerte.
Nicolás se despidió de sus compañeros y, tras prestar declaración, abandonó el edificio, perdiéndose en la oscuridad de las calles nocturnas de Lunargenta.
avatar
Cantidad de envíos : : 217
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Thorn el Mar 29 Dic - 12:07

Recompensa:

Niniel:+2 puntos de habilidad pasiva en primeros auxilios.

Thorn
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 807
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] Vuelta a las andadas

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.