¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Mensaje  Alanna Delteria el Mar Dic 15 2015, 21:23

La pelea no tardó en terminar cuando Wernak y Eoghan llegaron al más puro estilo de pelotón de refuerzo acabando en un par de instantes con la pelea que había contra el mastodonte gigante que la había perseguido hasta esa planta. Al parecer todos habían salido más o menos bien parados, excepto quien daba la impresión de preocuparse por todos.

Con un suspiro Alanna miró el desastre de su alrededor, parecía que alguien había hehco una matanza, uno aun se revolvía por el suelo presa del dolor en los bajos, esa imagen le sacó una sonrisa a la chica, al parecer, aun con anemia, tenía bastante fuerza como para hacer retorcerse a un tipo de más del doble de su tamaño. Suspiró y sacó de su bolsilló una venda para darsela a Eoghan, lo de su brazo no tenía buena pinta, aunque ella no era quien para juzgar eso, de curar heridas sabía nada y menos.

Cuando pareció tener claro que nada podría hacer con la herida del chico, se acercó rodando una de sus dagas en la mano, la sangre la manchaba aun e incluso su cara estaba con algunas gotas rojas, no era agradable lo que iba a hacer, pero el tipo ya estaba acorralado, y temblaba como un perro apaleado, era momento de darle fin al juego.

Se acercó con mirada fría, haciendo rodar la daga en su mano. mientras tarareaba con voz baja. A medida que se acercaba al tipo, este era capaz de apreciar más la frialdad en sus ojos, sus pasos lentos resonaban en la sala como tic tacs de agujas de reloj que anunciaban muerte.

Llegó frente al tipo y, con calma, sonrió de medio lado, sin que sus ojos denotasen emoción alguna, y, aguantando las arcadas que le provocaba lo que iba a hacer, lamió la cuchilla de su daga, ensangrentada y se relamió los labios comprobando con satisfacción que, el tipo, temblaba aun más en su esquina. Se agachó alzandole el mentón al tipo con la punta de la daga y, sin perder la mirada sádica, exigió.

- ¿Dónde está Crane? - comentó haciendo un corte finisimo con la daga, del que comenzó a salir un hilo de sangre. Se alejó para darle una falsa sensanción de seguridad al tipo.- Si nos lo dices, no te mataremos.- comentó siguiendo con su teatro.

Tenía ganas de escupir y labarse la boca, aun notaba el horrible sabor de la sangre en su boca y, si no se estaba asustado, como era el caso del tipo, podría verse con facilidad que, a pesar del gesto de su cara, las manos de la chica comenzaban a temblar. La situación no le gustaba, y tener que usar esos metodos, tampoco. Ella no era la que se encargaba de los interrogatorios, y aun asi, sabía de los metodos que se usaban, si lo que ella estaba haciendo parecía cruel, es porque nadie sabía el tipo de cosas que se llegaban a hacer en los sótanos de la guardia.

Muchos de los que, como ella, se dedicaban a las actividades más secretas, se había especializado en todo tipo de torturas y crueldades, sonsacar información de los modos más horribles, obligando al detenido a decir hasta el más minimo e ínfimo detalle. No era su estilo, ella recopilaba información de otros modos más delicados, pero visto lo visto, con lo poco que había encontrado, no tenía más remedio que usar otras tácticas.
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Mensaje  Finn el Miér Dic 16 2015, 22:08

Magnus recuperó la conciencia lentamente. Oía voces a su alrededor pero estas parecían lejanas y amortiguadas. Abrió sus ojos grises emitiendo un gruñido y parpadeó varias veces hasta que sus pupilas se adaptaron a la luz. ¡Dioses, cómo le dolía la cabeza! Sentía como si alguien hubiera usado su cráneo como yunque… no, espera, eso sí había ocurrido. ¡El gato!

Se incorporó trabajosamente con ojos muy abiertos y mandíbula apretada. Un rápido vistazo al lugar confirmó sus temores. Tragó con dificultad sintiendo el corazón crecer diez veces en su pecho latiendo furioso. Eso era todo. Estaba acabado.

Uno de los intrusos, una mujer joven, se aproximó hacia él para interrogarlo, dejando en claro que su objetivo era Crane. Magnus la observó con una mezcla de incredulidad y pánico, mas su miedo se relacionaba sólo parcialmente con la amenazadora joven frente a él. Lo que realmente le horrorizaba era el imaginar lo que Crane haría con él si hablaba. No. Mejor era morir aquí.

¿C-Crane?” preguntó el hombre, confuso. Intentó sacudir su cabeza pero el palpitante dolor en sus sienes se lo impidió de inmediato. “¿Qué es esto? ¿Quién os envía? ¿Tenéis idea acaso de con quién os estáis metiendo?” El contable emitió un gruñido lastimero al arrastrarse hasta apoyar la espalda contra una de las mesas volteadas. Se limpió la sangre y el sudor que amenazaba con invadir sus ojos y recorrió al disparejo grupo con la mirada. Sus ojos parecieron iluminarse por un segundo y estalló en una carcajada histérica que rápidamente acabó en quejidos de dolor.

No tenéis idea, ¿no es así? Oh, vaya, esto es realmente patético. Qué más da. Estoy muerto de todas formas.” Magnus lanzó un suspiro trémulo intentando controlar la angustia que sentía en esos momentos. “Crane es uno de los barones, pero no es quien está al mando. Lo que tenéis frente a vosotros es algo mucho más grande de lo que imagináis.

Finn se acuclilló frente al hombre dedicándole una expresión neutra. Si lo que decía era cierto se encontraban en una situación difícil. No había forma de evitar que el sujeto repitiera sus acciones y, peor aún, adoptase resoluciones mucho más extremas.

¿Dónde podemos encontrar a Crane?” preguntó el muchacho abiertamente, su mirada sincera clavada en los ojos del contable. Magnus lo observó por unos instantes para luego dirigirle una sonrisa burlona que cargaba un dejo de compasión.

¡Quién sabe! Viene a Lunargenta al menos una vez cada otro mes. Por supuesto, noticies de esto llegarán pronto a sus oídos. No os será fácil encontrarlo, eso os lo aseguro. Su tuvierais un dejo de sensatez dejaríais  la ciudad cuanto antes y os esconderíais bajo una roca por un buen tiempo. ¿Los niños que mantenemos aquí? Algunos de ellos son moneda de cambio… seguros humanos para mantener personajes clave a raya. ¿Qué creéis que hará Crane o su círculo cuando se entere de lo que habéis hecho? No, si fueseis listos correríais por vuestras vidas.” Magnus echó atrás la cabeza contra la mesa jadeando ligeramente. Tragó con dificultad mientras un par de lágrimas caían por sus mejillas enjutas. “Os he dicho todo lo que he podido. No tengo nada más que pueda ayudaros. Os pido a cambio un pequeño favor. Preferiría, en lo posible, morir aquí y ahora. Por favor.

Finn le miró sorprendido unos instantes. ¿Quería morir? Eso era poco usual. Generalmente la gente rogaba por sus vidas sin importar las circunstancias. Recordó de pronto lo que una de las chicas del burdel le dijera alguna vez, sobre cómo los escorpiones clavan su aguijón en su propia espalda cuando se sienten acorralados por el fuego, prefiriendo morir así antes que consumidos lentamente por las llamas.

Desde luego. Gracias por el consejo, abuelo” dijo el muchacho esgrimiendo nuevamente su daga. Se acercó un par de pasos y se detuvo para mirar al grupo. Si no había objeciones lo mejor sería concederle ese último deseo al viejo. No había nada más que pudiese ofrecerles y de esta manera eliminaban un potencial testigo. Era una situación donde todos ganaban...
Finn
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 67
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Mensaje  Asher el Jue Dic 17 2015, 16:36

Al parecer Eoghan había salido herido, tan solo para protegerme a mi. Le miré en silencio. ¿Por qué había hecho eso? No nos conociamos realmente y definitivamente no lle había pedido ayuda. Sin embargo, sabía que tenía que decir algo o me sentiría como un idiota.

-...tal vez no seas como el resto.- dije en voz baja. No sabía si podía decir lo mismo de la pálida mujer que estaba lamiendo su daga y cortando a un hombre gordo, al parecer un subordinado de Crane. Yo prefería mis propios metodos para sacar información, con brutales palizas, garras hundiendose en carne y demás, pero cada uno con su mecanismo.

El gordo nos explicó que Crane ni siquiera era el que mandaba realmente. Que teniamos algo más grande de lo que creiamos, y no se refería a su obesidad. Tal y como lo contaba, había algún poder mayor detrás de todo eso, lo que me hizo sospechar sobre el objetivo. ¿Para que quería un "barón" el dinero que robaban unos huerfanos? Todo eso sonaba muy turbio. Era posible que estuviese financiando algo, o incluso que tuviese control sobre la guardia de Lunargenta.

-Mejor que no salga vivo. Cuanto menos cosas nos relacionen con esto, mejor.- comenté. Lo que menos necesitaba en ese momento era más nobles poderosos pidiendo mi cabeza. -Ya no hay nada que hacer aqui. Vamos.-

Una vez salimos todos, miré la puerta, ahora desencajada, con la runa grabada en sangre. Con mi espada, le di un tajo para "tachar" la runa, activandola, lo que la cubrió de llamas casi al instante. El fuego no tardaría en propagarse por el resto del edificio, lo cual, con suerte, taparía cualquier rastro que hubiésemos dejado.

-Igual deberíamos hacer caso al gordo y no meternos más en este asunto, al menos por ahora. No tenemos nada que ganar.- dije, algo preocupado. -Ah, cierto.- me quité el pañuelo de Finn y lo puse alrededor de su cuello con gentileza. -Vamos a descansar por hoy, ¿hmm?- le sugerí al felino, sonriendo ligeramente.

Momentos después, nos alejamos del caserón mientras el fuego lamía la madera y los cuerpos que allí se habían quedado. No había forma de saber si habíamos hecho bien, pero esa era la razón de que no me preocupase realmente.
Asher
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 429
Nivel de PJ : : 3
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Mensaje  Eoghan Lothannor el Vie Dic 18 2015, 16:53

-Ya te dije que no dudaría. -Aseguró el humano mientras se agarraba el brazo tras dejar atrás el espadón, intentando como podía que la sangre dejase de manar, pero con algo de dificultad. Aceptó las vendas de la joven guarda, con un suave asentimiento de su cabeza y empezó a afanarse a vendarse el brazo, al menos en un intento de primeros auxilios para evitar infecciones o que empezase a marearse por la pérdida de sangre.

Escuchó la retórica del contable, y el cómo pidió que lo matasen después. Frunció el ceño, pero no dijo ni mú al respecto: Si era su deseo, no iban a dejar un cabo suelto que podría ser realmente perjudicial para ellos. Lo que le sonó mal, fue la parte de los barones. ¿Para qué querría un noble dinero de unos huérfanos? No, no. Ahí tenía que haber algo más.

-Honestamente, dudo que sea un noble. Probablemente usa el título para alzar su categoría criminal, igual que los bandidos poderosos acostumbran a autodenominarse caudillos o caciques. -Aseguró mientras terminaba de hacer el nudo a la venda y se levantaba, dejó el hacha a un lado tras clavarla en el piso de madera. -Sé que a nadie le gusta matar a sangre fría, pero si es su deseo, lo haré yo. No merecéis mancharos las manos así.

Y él tampoco, pero alguien tendría que hacer el trabajo sucio, el trabajo que lo denigraría. ¿Quién mejor que un viajero vagabundo para ello? No era algo que le agradase, pero era igual que sacrificar un caballo con la pezuña hendida e infectada: Había que ahorrarle el sufrimiento, por mucho que doliese.

Cuando al fin estuvieran fuera, Eoghan miró el edificio con un resoplido. El antiguo ladronzuelo se acercó a ellos, cargando con una niña de unos tres años al regazo y una joven de unos siete cogida de su mano. En un callejón contiguo, el resto de la tropa esperaba, aunque por su predisposición a esconderse, parecían muy reacios a mostrarse, aunque les hubiesen salvado.

-Yo... Quería daros las gracias. Nadie antes había dado un solo paso por nosotros. -Dijo el jovenzuelo, mirando a los cuatro. Eoghan miró a Alanna.

-No podemos dejarlos a su suerte. Conocerás un buen orfanato, ¿no? Al menos hasta que el campeón pueda trabajar por sí mismo... Aunque yo a tu edad ya era aprendiz de algún herrero. -Comentó Eoghan. El joven ladeó la cabeza.

-No tengo fuerza física para golpear el metal. -Confesó, frustrado. --Y tampoco soy bueno para nada, solo para robar.

-Tienes manos hábiles y buenos reflejos. Y no parece que tengas problemas con el esfuerzo físico, ¿qué tal si te ofreces como aprendiz de cazador? Seguro que eres un hacha armando trampas y disparando con el arco. -Eoghan sonrió y alzó la mano sana, cerrando el puño.

El joven sonrió suavemente. No repuso ninguna queja, la sugerencia no era del todo desacertada al fin y al cabo... Y con un poco de suerte, quizás lograría hacerse un hueco en la sociedad, si avanzaba y sobrevivía en su oficio lo suficiente. Ahora la pregunta era, ¿dónde meterían a semejante tropa de forma desinteresada?

Eso... Eso quizás sería otra historia, pero no iba a dejarles colgados.
avatar
Cantidad de envíos : : 162
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Mensaje  Alanna Delteria el Vie Dic 18 2015, 20:12

Dejó que el tipo hablase, sin apartar la mirada fría de sus ojos, aun con las ganas de vomitar en el cuerpo por culpa de su idea de lamer la sangre de la daga, hacía tiempo que no hacía nada tan asqueroso. Cuando terminó su charla y pidio que lo mataran, Alanna no pudo más que dejar atrás su fachada para mostrar su cara de sorpresa.

"¿Morir?" ¿Realmente quería morir? Quien en su sano juicio pediría que lo matasen, eso no era normal, ella ya había estado al borde de la muerte demasiadas veces, y había visto morir a demasiada gente, que alguien escogiera morir en lugar de luchar le parecía una solución cobarde. Era la salida facil, cuando mueres, no sufres, muchos de los chiquillos que con ella crecieron, los más mayores sobretodo, escogieron la salida facil, dejando a los pequeños a su suerte.

Aunque no le gustase admitirlo, sentía cierto rencor a quienes actuaban así, ya que ella conocía a mucha gente, un numero demasiado importante, como para poder respetar esa decisión, huir era la salida fácil, el sufrimiento acaba cuando mueres, lo dificil es seguir luchando y salir adelante, ella lo hizo siendo una niña, quien podía creer que un adulto hecho y derecho era incapaz. Ese idiota se merecía vivir y que el tal Crane le hiciera lo que fuera que le iba a hacer y tanto miedo le daba.

Se giró hacia la calle, dejando que los demás hicieran lo que les diera la gana con esa maldita bola de sebo, si pudiera le inyectaría grasa en las venas por la noche, a ver si le daba un infarto al cabrón. Salió a la calle y dejó que el aire marino y otoñal le revolviese el pelo, intentando relajarse, la gente tan idiota, tan manipuladora, cobarde, rastrera, que usaban a otros para sus fines, y para colmo a niños inocentes.... la sacaban de quicio, les daría de bofetadas hasta que les sangrase el alma.

Cuando el resto salieron a la calle, el pequeño ladrozuelo se acercó con dos niñas tomadas de sus manos, la visión de las pequeñas le recordó tanto a su hermana y a ella misma, hubi una época en la que fue ella quien hubiera hecho lo indecible por cuidar de su hermanita, y, en realidad, aun seguía haciendolo, a pesar de que la pequeña de las Delteria había abandonado el mundo meses atrás.

Dio un suspiro y se acercó a ellos, dejando que Eoghan hablase primero, al fin y al cabo, ella estaba un poco afectada por la visión, la mención del orfanato la tensó, ella no tenía buenos recuerdos del orfanato, que, aunque ahora estaba en reconstrucción por su torpeza, seguía sin parecerle el mejor lugar para los niños.

- No... el orfanato.... no.- suspiró nuevamente y se agachó para mirar a los pequeños directo a los ojos.- Mirad, mientras encontramos un buen sitio, podeis quedaros conmigo, cuidaré de vosotros hasta que encontremos un buen hogar- les propuso con una sonrisa alentadora.- además, conozco un par de cazadores de la guardia que seguro estarán encantados de tener un aprendiz así de habil- le guiñó el ojo al pequeño, no pasaba nada por pedir un favor personal.- Pero se acabó el robar, ¿entendido?- Dijo seria, esperando una promesa que llegó al instante. La chica se alzó nuevamente para hablar con los adultos.- Informaré a la guardia de lo sucedido y pediré que vigilen esta zona, esperemos encontrar pronto a ese tal Crane, no me hace gracia que hagan daño a los niños.- Comentó seria dando por finalizada su intervención.

Durante unos días que tardasen en encontrar un hogar apropiado, los niños estarían totalmente a salvo bajo su cuidado, además, le venía bien la compañía, tal vez la ayudase a recordar viejos tiempos de un modo más feliz y alegre de lo que había hecho últimamente.
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1090
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Mensaje  Finn el Mar Dic 22 2015, 21:14

Finn apartó la mirada del viejo contable aceptando la oferta de Eoghan en silencio. Si el humano quería hacerse cargo de esa parte no lo detendría. Una cosa era matar por necesidad, pero hacerlo por misericordia le resultaba algo extraño. Parecía una labor propia de un curandero o un sacerdote quien ofrece descanso al moribundo, no a un cazador.

Salió del edificio pensativo, apenas prestando atención a la runa que Wernack utilizara para prender fuego a la estructura. Los niños aguardaban expectantes y algo recelosos en un callejón contiguo y el muchacho escuchó en silencio el intercambio entre el mayor – Alexen, creía recordar – y los dos humanos, frunciendo el ceño ligeramente al imaginar qué dirían si supiesen lo que él hacía normalmente para ganarse la vida. ¿Pensarían de él lo mismo que pensaban sobre el viejo y los matones? ¿Mostrarían la misma preocupación que mostraban con esos niños o lo arrastrarían a golpes para entregarlo a la Guardia? Poco importaba, pensó Finn sacudiendo la cabeza levemente. No tenían que saberlo. Al fin y al cabo no eran sino aliados fortuitos y temporales.

N-no creo que podamos simplemente dejar el asunto así” comentó el muchacho mientras Wernack le ponía el pañuelo gentilmente alrededor del cuello, provocando que el menor agitara la cola algo nervioso por lo inesperado que le había resultado el gesto. Su mirada de clavó nuevamente en el grupo de niños y los señaló con un leve movimiento de su cabeza. “Tenemos todo un pelotón de testigos que podrán dar cuenta de lo que sucedió hoy aquí. Si lo que el viejo ha dicho es cierto habrá gente intentando dar con nuestro paradero y, dadas las condiciones, no les será difícil si son medianamente decentes en su trabajo. Creo que la única alternativa será averiguar al menos a qué nos enfrentamos y decidir qué haremos para asegurar nuestro pellejo.

Suspiró pesadamente y su estómago respondió con un gruñido para recordarle que no había probado bocado desde que se levantara. La emoción de la escaramuza se había desvanecido por completo y el muchacho podía sentir ahora el dolor en su hombro. Se llevó una mano a la zona y sintió suavemente con sus dedos para asegurarse de que la herida no se hubiera reabierto.

Pero un descanso suena bien” sonrió Finn pensando un comer algo y echarse en la cama de su posada por algunas horas. Tras un enfrentamiento mortal una buena siesta sonaba como la recompensa adecuada. La sonrisa se desvaneció por completo al dirigirse a los dos humanos. “Estaremos en la Posada Estrella al menos durante las próximas dos noches. Podréis encontrarnos allí poco antes del anochecer. Espero volver a veros dentro de poco. Personalmente preferiría resolver este asunto cuanto antes.

Dando media vuelta comenzó a seguir al mayor de los hombres bestia quien se alejaba ya en dirección al centro de la ciudad. El muchacho se giró brevemente para despedirse del grupo de humanos con un gesto efusivo. Abrió la boca para decir algo pero la cerró tras un par de segundos. ¿Qué podía decir tras lo ocurrido? ¿'Fue divertido, espero que podamos repetirlo en el futuro'? Sonaba cortés y amigable pero probablemente lo tomarían por un desquiciado. En lugar de ello se limitó a dedicarles una enorme sonrisa que resultaba por lo menos disonante contrastada con la escena de los huérfanos en la calle junto a un edificio en llamas, el fuego engullendo los cuerpos sin vida que habían dejado atrás. El pequeño hombre bestia se perdió entre la gente que entre gritos se acercaba al lugar con baldes de agua, tierra y hasta algún orinal, temerosos de que el incendio se propagase a otras viviendas o estructuras colindantes. Un enorme pilar de humo negro se alzaba a sus espaldas y algunas campanas comenzaban a tañer de manera frenética.

"Sospecho que lo haces adrede" comentó el muchacho con una sonrisa pequeña, mirando de soslayo al mercenario. "Lo de las entradas o salidas dramáticas."
Finn
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 67
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Mensaje  Wyn el Mar Dic 22 2015, 21:53

Puntos de habilidades pasivas:

Wernack: +1
Eoghan: +1




Recordad registrar los puntos de Exp* y de Hp*, así como los Objetos*, en los apartados correspondientes.
Wyn
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 719
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos quietas! [Interpretativo][Libre 3/3] [CERRADO]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.