La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Sáb Feb 13 2016, 22:21

Un día de semana habitual, nada especialmente extraño. La rutina del robo debe realizarse con dedicación, si no ganas no comes como dicen en los bajos fondos. Chimar no se preocupa demasiado, lleva meses puliendo sus habilidades. En este momento las personas corrientes son incapaces de percibir su trabajo, esos pobres diablos darán algunos saltos cuando descubran su mala suerte horas después.

La zona comercial es el blanco habitual de los Gorriones, nadie se salva. Algunos mercaderes incluso colocan advertencias en un intento por alertar al público, “extrañamente” dichos carteles nunca sobreviven la mañana. Fue el propio inventor quien estableció la política de turnos rotativos para no atraer demasiada la atención aunque últimamente toda precaución parece poca, sin duda habrá que pensar en algo más adelante.


Disculpe…

Un pequeño golpe sin importancia o eso parece, una bolsa mas para el saco. Maquiavelo suspira, demasiado fácil, a veces necesitas un poco de emoción en la vida, sobre todo si eres tan enano. La facilidad en el trabajo debería ser motivo de júbilo pero los niños rara vez mantienen una línea lógica, incluso los listos. Levanta la mirada en busca de nuevas víctimas y de repente sus plegarias son escuchadas.

“Un turista”


Sonríe maliciosamente al detallar todo un personaje, cierto elfo de cara rara que prácticamente grita “¡róbame!”. Los extranjeros algunas veces traen tesoros consigo y como valor agregado el chico obtendrá reputación con sus colegas por vaciarle los bolsillos a un “orejas de punta”, trabajo perfecto. Avanza conteniendo la emoción y entra en su estado de concentración, pronto le llega al blanco por un lateral.

Haciendo gala de su asombrosa agilidad inicia el tantas veces repetido proceso, registra con discreción las partes comunes mientras estudia al objetivo. Existe una frase sabia que dice “cuidado con lo que deseas”, cuando la recuerdas seguramente acabas de cometer un error. No todos los días son iguales y de vez en cuando ocurren eventos aleatorios que dañan el debido sistema.

“mierda”

Una persona con montura pasa demasiado cerca y desequilibra a todos los presentes, Chimar elude el golpe pero sus manos quedan atrapadas en el bolsillo ajeno, está bastante seguro que ha realizado un movimiento incorrecto. Saca las manos como puede pero se da cuenta que no tiene una ruta de escape libre, se cruza de brazos y mira para otro lado en un burdo intento por pasar desapercibido, solo podrá correr cuando el estúpido caballo se mueva.



Última edición por Chimar el Lun Feb 15 2016, 15:40, editado 1 vez
Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Sáb Feb 13 2016, 22:38

Iltharion caminaba tranquilamente por las calles, haciendo girar entre sus manos el arrollado de hierba menta seca, encendida de la cual fumaba de forma intermitente mientras se paseaba por las calles, buscando un lugar concurrido al cual otro bardo no hubiera empezado ya, o quizás alguna moza sola y descuidada a la que engatusar esa mañana, nunca se sabía, y como siempre, tiraría hacia lo que mas le apeteciera en el momento.

El tintineo de los aros de oro acompañaban su caminar como el repiqueteo suave y sordo del laúd en su espalda, o el del morral en su cadera que rebotaba ligeramente a cada paso.
La vida era buena a veces, tenia donde dormir, que comer, y toda la ciudad llena de posibilidades por delante hasta que se cansara y se fuera para otro lado. O no tan buena, de golpe una presencia extraña en su bolsillo le llamo la atencion, un tirón y un tacto que no era de sus pertenencias en el mismo, aunque estaba vacío.

Giró el rostro inmediatamente, y entonces lo vio, un niño justo en ese lado, entre el y un caballo.El elfo lo miraba, estaba de buen humor, y no sabía bien si reñirle o reírse, a fin de cuentas, el también es un ladrón a su modo, la postura del joven, intentando disimular de forma tosca hizo que se inclinase por lo segundo, soltando una ligera risa entre dientes antes de dar otra calada a su cigarrillo de menta, y soltar el humo en forma de círculos que giraban sobre si mismos mientras asciendian hacia el cielo.
Su rostro sereno, una sonrisa ladeada en el mismo, y una ceja alzada se mantenían de ese modo mientras miraba al muchacho y empezaba a hablarle al pequeño rufián que había fallado en su intento.

-¿De verdad muchacho?¿A un bardo?.-Encaró una ceja mientras alargaba una de sus manos intentando engancharlo del cuello de los ropajes para que no se escabullera cuando el caballo se apartara.-¿Es que no sabes que nos lo gastamos todo nada mas conseguirlo?.- Era una verdad a medias, pero por lo menos, no llevaba su dinero de forma tan accesible, los bolsillos era lo que siempre revisaban los ladrones, solía tenerlos llenos únicamente de cintas de raso que usaba para atarse el pelo, por las puntas en una coleta por el final, tal y como lo llevaba en ese momento.
-Muéstrame las manos, a ver si tenía algo de valor en los bolsillos y no me di cuenta.- Uno siempre podía olvidarse algo en ellos, pese a no tender a usarlos.-¿O a caso quieres una cinta?
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Sáb Feb 13 2016, 23:23

Menuda tontería ¿Cómo rayos pudo pasar?, la vida es injusta a veces. El elfo tiene algo de cerebro para variar, dos a cero. Chimar comienza a sudar abundantemente, solo hace falta que el autodenominado bardo monte una escena para que se reúna la multitud. Muchos mercaderes con escobas es algo malo para el negocio y la integridad física del honesto amigo de lo ajeno, nadie aprecia el trabajo duro actualmente.

Hubiera podido eludir el intento del adulto pero su nerviosismo le hizo fallar, ahora con la movilidad limitada debe debatirse que hacer. Podría dispararle un virote pero eso entorpecería las operaciones del clan, robar y dañar son dos cosas muy distintas. Al menos el sujeto no parece molesto, incluso se puede decir que mantiene un comportamiento bastante civilizado.


Dos veces…


Deja escapar, van dos veces que le atrapan con las manos en la masa. La anterior ocasión no salió tan mal, tal vez este acontecimiento pueda arreglarse un poco. Suspira y baja la cabeza, su brazo armado se mantiene discretamente apuntando al abdomen del pelilargo pero la postura deja de ser tan amenazante. Levanta ambas manos y las abre revelando la nada absoluta, no logro hacerse con algo.

No había mucho que digamos…

Sonríe levemente, si las palabras del sujeto son ciertas probablemente sea uno de esos aventureros vagabundos con pocas cosas de valor. Los bardos tienen vidas interesantes aunque poco remuneradas, se pasan la vida saltando entre intrigas raras. Ven muchas cosas y cuentan historias de lo más interesantes pero rara vez consiguen una propiedad a su nombre.

¿Y ahora qué?

Pone cara de niño inocente, completamente fingida pero tal vez funcione. Si las cosas se ponen feas le disparara en una pierna y saldrá corriendo, no es el mejor desenlace pero luego de varias semanas la gente olvidara el suceso. También podría hacer su numerito dramático, ponerse a llorar pidiendo ayuda, los humanos claramente le endosaran el papel malo al extranjero de orejas extrañas.
Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Sáb Feb 13 2016, 23:45

El bardo movió la oreja al escuchar el murmullo del joven, Dos veces...¿De que?, ahora el pequeño había suscitado su curiosidad.
El joven siguió hablando:

-No había mucho que digamos…

Su comentario arrancó al elfo una sonora carcajada, mientras apoyaba el hombro en el muro cercano sin dejar al joven, mirándolo de arriba abajo decidiendo qué hacer con ese rufián.

-Solo llevo cintas para el pelo en los bolsillos.- Negó para si. Las cosas de valor estaban donde difícilmente las podían alcanzar, en su cuello, la cadena llena de anillos bien protegida por la camisa,de la cual solo asomaba la cadena dorada,  y en su oreja, algunos más de esas alianzas relucientes recicladas para ser convertidas en pendientes, lugar reservado para sus mejores amantes casadas. O en el morral, pese que difícilmente ese muchacho encontrase de valor un montón de pinturas de mujeres desnudas o en paños menores en posiciones sugerentes dedicando picaras miradas al espectador, un par de paisajes, y los retratos de los grupos de mercaderes y músicos con los que había viajado las ultimas décadas.

-¿Y ahora qué?.- El joven tenía razón. Podía entregarlo a la guardia, pero ¿Para que? Con suerte apenas le darían las gracias, y no era un acérrimo amigo de la ley. Entonces el muchacho puso una cara inocente, los gestos del joven el divertían, realmente no parecía malo en su trabajo, pero en estas cosas, siempre te atrapan alguna vez.

-Ahora lo estas haciendo mucho mejor.- Aduló cuando adoptó esa cara de no habér roto nunca un plato.- Dejame pensar.- Murmuró dando otra calada al canuto, y soltando lentamente el humo por la nariz como si fuera un dragón.-Me encuentro sumamente aburrido, asi que vas a contarme que es eso de las dos veces y a entretenerme un rato, y yo no voy a gritar que acabas de robarme.- susurro mientras mostraba sus perlados dientes en una sonrisa divertida.- Ni a llevarte como si fueras un saco de patatas hacia el cuartel de la guardia.¿Es un buen trato no crees?

Probablemente el joven se sentía fastidiado de tener que entretener a un viajante en vez de seguir consiguiendo el sustento, pero su suerte no había sido tan pésima, por lo menos no se había encontrado con uno de esos sujetos que encuentran en los niños el placer que se saca de las mujeres.

-Si me divierte, te comparare algo de comer.- se encogió de hombros el bardo, no le venía de unas pocas monedas, y en la calle había diversos puestos de comida ambulante entre los cuales el muchacho podía elegir, y que inundaban la calle mercantil con sus aromas, atrayendo a los trabajadores mas exaustos hacia una breve pausa para calmar sus famelicos estomagos.

De golpe el bardo reparo en algo, muchos chicos se juntaban a robar en pequeñas bandas en las diversas ciudades. Miró alrededor, sin soltar su presa, para controlar que no se acercara ningún otro crío sospechoso en su dirección.
-¿Tengo que esperar que vengan otros niños con palos a intentar que te suelte?.- miró de refilón al prisionero.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Dom Feb 14 2016, 00:31

Chimar arquea ceja por el primer comentario del elfo, un sujeto peculiar sin duda. Si no lleva el dinero en los bolsillos debe tener otros mecanismos, nada mal. Desafortunadamente cuando eres un pequeño ratero lo seguro es ley, la gente de ciudad rara vez varia sus comportamientos. Sin duda robar viajeros es un poco más complicado, tienen más escamas que un pescado de rio deforme.

La cara de enano nunca falla, la gente tiende a recordar su infancia cuando ve un niño. Maquiavelo sonríe un poco por las acotaciones posteriores, ese personaje es bastante divertido. Parece buen trato, entretener al caminante se le da bien. Lunargenta es su hogar natal, le conoce de toda la vida, puede gastar dos horas en una visita guiada digna de cualquier noble. Eventualmente la promesa de comida gratis le anima más.


¡Tenemos un trato!


Extiende la mano a modo de saludo para sellar el acuerdo, un contrato de caballeros. Podrá ser joven pero está bien versado en el protocolo, antes era de la clase intelectual. Cambia su cara a una de aburrimiento pues tendrá que revelar su otro error, no le gusta quedar como el tonto frente a nadie. Se resigna y comienza a soltar la historia, no es nada del otro mundo pero errar golpea el ego.

Pues… esta es la segunda vez que me atrapan “tomando prestado”, curiosamente el primero fue un viajero también… no tengo suerte con los turistas…


Resopla levemente, tiene que pulir sus habilidades algo más. Una técnica efectiva seria dejar de lado la facción más amenazante aunque eso limitaría la diversión, prioridades primero. Se lleva la mano al cuello de su camisa, no es muy cómodo que tiren a cada rato de esa prenda. El joven pone un rostro serio y se prepara a parlamentar, no está en la mejor posición para negociar pero nada cuesta probar.

Tenemos un trato y no escapare mientras haya comida gratis al final del camino… ¿puedes soltarme?

En eso el Bardo eleva su guardia y mira alrededor, parece haber deducido un aspecto pertinente. El científico escucha atentamente antes de soltar algunas risas, un temor poco sustentado. Aunque los Gorriones tienden a coincidir en sus “lugares de trabajo” siempre buscan separarse para maximizar las ganancias recolectadas por día, un golpe afortunado para el adulto pues si se hubiera topado con Demian no estaría tan sonriente.

Tranquilo, mis hermanos están en otros lugares ahora… por cierto me llamo Chimar ¿Cuál es tu nombre?


La presentaciones son importantes, normas sociales. Seguramente el de orejas picudas soltara una serie de palabras inentendibles a la primera, los nombres elfos son muy raros. Técnicamente todas las especies vienen del mismo lugar por lo que resulta raro esas variaciones en el lenguaje aunque al final las civilizaciones siempre buscan formas de diferenciarse unas de otras, cosas de razas inteligentes.

Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Dom Feb 14 2016, 00:57

El bardo soltó finalmente al joven y le estrecho la mano con firmeza, pero sin excederse en fuerza para no lastimar al joven mientras escuchaba con atención los dos fallidos intentos del muchacho de robar a los viajeros. Asintió ante la mala suerte que clamo para si el muchacho.

-Cuando viajas tiendes a estar mas pendiente de tus cosas.- Algo que probablemente el joven ya sabia o se imaginaba.
Relajó la postura cuando el niño le aseguró que sus hermanos estaban en otro lado, aunque no dejaría de controlar de refilón las inmediaciones en todo momento, por pura precaución, los niños de los bajos fondos pueden ser mucho mas peligrosos de lo que su aspecto da a entender. Y eso era algo que el bardo conocía de primera mano, por haber estado entre ellos durante una lejana época de su vida.

-Chimar.- repitió memorizando el nombre, era bueno recordando cosas, talento indispensable para su profesión.- Iltharion, un gusto.- dijo sonriendo divertido al final de la frase, siendo que, la forma en la que se acababan de conocer, no sería precisamente un gusto para la mayoría de paseantes, quienes habrían llamado a la guardia a gritos.

-Imagino que será mejor que nos movamos, antes de que alguna otra de tus presas empiece a gritar que le han robado cuando vea que faltan sus cosas.- Agregó en un tono mas bajo, a sabiendas de que e una calle tan transitada, era fácil robar a varios antes de que nadie se diera cuenta, y apostando, por numerica, a que el no era la primera presa del dia del muchacho.- Ante cualquier problema, siempre puedes ser mi hijo adoptado.- bromeó con aire complice, ante tal idea, ya que cosas mas raras se veian en las compañías.- solo espero que sepas hacer alguna cabriola.

Se despeó de la pared empujando con el hombro donde estaba poyado e hizo un grácil gesto con el brazo invitando al muchacho a guiarle por las calles, a la vez que a mirar las tiendas de comida para que fuera eligiendo que querría probar si es que tenía éxito en su empresa.

-Por cierto, no espero milagros, pero ya que tienes hermanitos, si les adviertes de que no roben a este pobre trovador.- se puso la mano en le pecho de forma algo teatral.- Sería un bonito gesto. No creo que les gusten las cosas que llevo encima.- sonrió para si mismo como aquel quien tiene un secreto, o sabe algo que el resto no, claramente por el peculiar contenido de su bolsa.

El elfo se veía mas relajado, de mejor humor, y ahora el aire que le rodeaba ya no tenía ese intenso olor a humanidad que caracteriza las grandes metrópolis, si no que por suerte, era aplacado por el aroma a menta de su canuto, uno de los motivos por los cuales fumaba con tanta regularidad. Demasiada gente junta, trabajando, sudando, las ciudades eran una cacofonía olfativa además de sonora.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Dom Feb 14 2016, 01:31

Una valiosa acotación aunque algo tardía, se debe andar con cuidado cuando trastees bolsillos de viajeros. Los ladrones se encuentran en todas las ciudades civilizadas, de muchas formas y colores. Chimar se deja envolver un momento por sus pensamientos, ¿Cómo serán los ladronzuelos de otras locaciones? Difícil saberlo, seguramente tendrán métodos jodidamente extraños para ganarse el sustento.

Ilth…ilthar….Iltharion ¡bien lo tengo!

Es un chico listo y a memorizado nombres muy raros gracias a su profesión pero los calificativos personales siguen costándole algunos segundos, un nombre tiene muchas connotaciones y eso hace difícil el desglose. Si tenemos en cuenta que algunas razas tienen significados específicos para ellos... en fin es una guerra de nunca acabar donde juega la lingüística y otra amplia serie de tendencias.  


Jeje si será lo mejor.

Maquiavelo lleva cerca de ocho robos adicionales, quedarse quieto sin duda aumenta las probabilidades de que alguien le reconozca. Cuando la gente se pone a gritar es mejor desaparecer, afortunadamente los torpes tardan mucho en darse cuenta que viajan más ligero. Muchas veces cuando alguien monta el espectáculo la acción aconteció al otro extremo de la populosa ciudad.

¿Hijo adoptado? … no es la primera vez que me endosan un pariente elfo jeje.


Algunas veces cuando pasa tiempo con Níniel escucha algunas conversaciones discretas endosándoles parentesco, la gente hace lo que sea para generar un chisme interesante. Más gracioso aun es la extraña comunidad que tienen en los Gorriones, un montón de niños huérfanos que se consideran hermanos, completamente ilógico desde el punto de vista real pero jodidamente funcional a largo plazo.


Jejeje les diré que los bardos no tienen dinero, te dejaran tranquilo mientras lleves algún “instrumento profesional”.


Una buena acción para ambas facciones, es mejor robar mercaderes o nobles que probar suerte con aventureros. De la primera forma todo resulta más sencillo, con la segunda opción muchas cosas pueden salir mal. Algo llama la atención del chico, esa extraña cosa con aire mentolado que fuma el elfo. Chimar mira esa cosa discretamente y siente curiosidad, sabe lo que es pero nunca lo ha probado.


Oye… ¿puede probar eso?  

Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Dom Feb 14 2016, 01:52

El bardo encaró una ceja al escuchar lo del otro pariente elfo, desde luego su especie no eran los mayores moradores de esa región, y muchos no se sentían cómodos entre tanta piedra y construcción artificial, destrozando el ecosistema en vez de adaptarse a el.

-¿Fue el numero uno?.- Preguntó por mera curiosidad, en una clara referencia al primer viajero al que había intentado robar sin éxito el ladronzuelo que lo acompañaba. Mientras, discurria por las calles, caminando tranquilamente entre el gentío, dejando una estela de olor a menta a su paso.

-Siempre llevo mi instrumento.- aclaró con una sonrisa, dando un par de golpecitos suaves en el mango del laúd que colgaba de su espalda, haciendo sonar con sutileza la madera, enganchó la yema del dedo en la parte superior de una cuerda y la soltó con suavidad, haciendo que una breve nota los acompañara por un instante.

El elfo escuchó las palabras del joven e hizo danzar el cigarrillo entre sus dedos mientras lo miraba, mesándose la barba con la mano libre, no eran un producto caro, ya que los fabricaba el mismo y no se encontraban en las tiendas, y siempre podía ir a buscar mas para rellenar su cigarrera medio vacía a esas alturas. Finalmente concluyo en cederle el que estaba consumiendo.

-Claro, no veo porque no.- lo acerco sin extenderselo aún.- Tienes que aspirar el aire de el, pero tambien un poco del ambiente, si no te atragantaras y empezaras a toser, simplemente respira un poco y apartalo a media exhalación y el sabor pasara solo por tu garganta como si fuera seda.-explicó antes de darselo, para evitar el numerito del pequeño tosiendo buscando aire y todas las miradas de los paseantes deteniéndose sobre ellos para ver que ocurría, quizás hasta con alguna acusación de haber envenenado al niño. No de nuevo. Sacó otro cigarrillo de la caja labrada de madera que los contenía, y lo acomodo en sus labios, encendiendolo con el que poseía entre las manos antes de regalárselo al muchacho.

-Todo tuyo.-Se lo dió finalmente. Mas o menos por la época de la vida que parecía rondar el muchacho era cuando el había adoptado esa costumbre.
Dio una calada despacio, ilustrando su propia explicación, y ladeó el rostro, haciendo tintinear los pendientes al chocar entre si mientras observaba el joven, esperando su reacción al peculiar regalo.

A lo lejos, entre la multitud, una voz de alarma de algún aldeano empezó a pregonar a los gritos que le habían robado, parecía estar bastante lejos, y estaban fuera de peligro, pero por alguna razón, quizás porque le había intentado robar a el mismo, le dio la sensación de que se trataba de alguna treta anterior del muchacho, cosa que le hizo reír bastante. Raras veces escuchaba lo que ocurría tras un robo, normalmente se encontraba bien lejos para cuando sus propias presas se percataban de ello, y ninguna de ellas tenia la posibilidad de gritar sin exponerse a problemas mas graves que el que les hubieran sustraído algo, además, de que en muchas ocasiones, pasaba, o ellas mismas lo pasaban, por un extravío desafortunado.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Dom Feb 14 2016, 02:32

Chimar niega con la cabeza para responder una pregunta del elfo, a Níniel no la conoció de esa forma, casi pero no. No todas sus amistades las inicia con un robo aunque últimamente parece ser su única forma de presentación, gajes del oficio. Se alejan un poco del mercado, pronto dejan atrás la zona peligrosa. Si una víctima no consigue al ladrón cerca pierde su potestad, reglas del callejeo.

Oye eso suena bien.

Quién diría que una simple nota pude sonar tan bien, fascinante. Maquiavelo no es muy dado a la música aunque como cualquier persona sonríe cuando escucha algo agradable al tímpano, los científicos rara vez toman partido en tendencias culturales o las disfrutan de alguna forma, triste pero cierto. Finalmente llegan al punto importante, definir quien será el nuevo dueño del cigarrillo mentolado.

Tranquilo, aprendo rápido.

Chimar aspira la primera vez siguiendo el debido proceso, tiene en cuenta todos los puntos pertinentes descritos por Iltharion y como una patada a la vieja creencia no se ahoga. Es una sensación extraña nunca antes experimentada aunque bastante estimulante, el sabor de la menta viaja por todo su sistema dejándole un aroma interno agradable, parece que los adultos inventan cosas buenas.


Oye es “tos seca” muy “tos seca”.

Al hablar toda la concentración se va por el drenaje y sufre el característico ahogo por inhalación de humo, deja de moverse y se lleva las manos hasta la garganta en un vano intento por conseguir aire, los ojos se humedecen dejándole en un estado claramente desagradable. Eventualmente el sistema se recupera permitiendo al pequeño volver a respirar con normalidad, ya más tranquilo expresa un claro veredicto.

¡¡Esto es horrible!! … creo que le jugare una broma a Dem con esto jeje.


Apaga el instrumento de tortura y se lo guarda en uno de los bolsillos de su capa, algunas cosas no deben ser probadas cuando mides tan poca estatura. Los curiosos que se estaban aglomerando alrededor debido a los lastimosos gimoteos del niño rápidamente desalojan riéndose un poco, todos pasaron por eso al menos una vez. De repente el joven recuerda una dirección cercana que posiblemente le interese al bardo, sin perder tiempo expone su punto.      


En la siguiente cuadra esta el paseo de la moneda
“tos leve” es el lugar donde se agrupan los artistas en la ciudad, muchas posadas costosas tienen teatros y cosas por el estilo allí… ¿te gustaría visitarlo?
Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Dom Feb 14 2016, 03:59

La acotación del joven le sorprendió, si bien era cierto que gente de todas las edades disfrutaban de la música, normalmente los chicos con mas problemas, y por ende los que se venían obligados a robar, raramente prestaban atención a temas mas alegres, este, pro el contrario, se veía bastante animado. Al ver que disfrutaba de la música, se acomodo el laúd para que cayera sobre su pecho y empezó a tocar suavemente, pellizcando las cuerdas de forma leve para que la melodía, tranquila, sonara a un nivel bajo que no interrumpiera la conversación.

Miro con sorpresa mientras tocaba como el joven aspiraba sin problema, hasta que se empezó a ahogar, deteniéndose en seco esperando a que le pasara el primer atragantó que todo el mundo sufre, tarde o temprano, cuando empieza a fumar.
El muchacho termino recuperándose mientras clamaba cuan terrible era su invento, y el elfo no pudo contener una pequeña risita entre dientes.

-La primera vez nos pasa a todos.- le sacó importancia.- Cuando aprendes a usarlo bien es agradable.-acotó volviendo a tocar tranquilamente mientras seguía al muchacho por las calles. Rió ante la ocurrencia del mocoso de hacerle una broma pasada con ello a un amigo suyo.-En ese caso, quizás deberías usar otra hierba, puede ser mucho mas divertido.- aconsejó con picardía sin dar ningún dato en concreto, la imaginación sería el limite, habia plantas alucinógenas, habia otras mas rasposas que hacían toser mas, incluso algunas que adormilaban y te permitian hacer de la cara de alguien un bonito cuadro si poseían un tintero.

Dejo que el muchacho empezara a explayarse con una sonrisa, resultaba curioso ser guiado por una ciudad en la que había habitado durante bastante tiempo, aunque de forma intermitente, y que se conocía bastante bien, de hecho, había tocado en esos lugares que relataba, pero era interesante el cáliz que le estaba dando el joven a la situación, proponiendose como guia turistico.

-Me encantará escuchar las curiosidades sobre ese lugar, y quizas podamos conseguir algo de agua para que te aclare la garganta.- el picor ese era más fácil pasarlo con un buen vino, pero temía que si le daba un trago, el joven lo escupiera por su regusto a alcohol, pese que la idea le divertía un tanto.
De hecho, se había alojado durante algunas noches sueltas en esas costosas posadas, cortesía de algunas damas mucho mas adineradas que el, disfrutando de sus lujos, y de la música que por una vez tocaban otros.

-¿Eres nativo de esta ciudad?.- Alzó la mirada para dejar de ver al joven un instante, el también había recorrido esas calles robando a la gente, mirando los lujos con anhelos, pero sus compañeros, en la mayoría humanos, habían muerto hace tiempo, o eran ancianos enfermos, de quienes prefería mantener el recuerdo de la vivacidad y la juventud.
No le extrañaba de todos modos que nadie lo diera por sentado, era un elfo, para todo el mundo provenía de los bosques, era un extranjero o un turista, no importaba cuanto tiempo viviera en ningun lado.

-Dime, ¿Bajo que criterios has elegido mostrarme primero ese lugar?.- La respuesta obvia era que era bardo, pero por ese mismo motivo, era muy probable que aun siendo un turista ya hubiera paseado por ese lugar en primera instancia.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Dom Feb 14 2016, 04:40

Dejando el molesto espectáculo con el cigarrillo atrás el dúo prosigue su avance, Iltharion Sale en defensa de su extraña fuente de humo pero la mente de Chimar ya le repudia por inercia, no volverá a probarlo en mucho tiempo. Quizás en algunos años con los pulmones mas grandes lo vuelva a intentar, muchas cosas comienzan a gustarte con los años o eso dicen las personas mayores.

Interesante...

Menciona en pleno proceso de pensamiento, las bromas planificadas resultan memorables. El elfo toca algunas notas adicionales cosa que despierta la felicidad en el pequeño, es imposible poner mala cara con un sonido tan melodioso. Muchas personas escogen aprender a tocar un instrumento con el único objetivo de saber pasar el rato, es usual conseguir individuos completamente desligados del arte con un laúd a cuestas.

Un poco de agua me caería de “tos leve” maravilla.

Sigue con esa sensación molesta en la garganta que le impide hablar normalmente, algo le dice que pasara medio día así. Se estira un poco mientras entran de lleno en el paseo de la moneda, un lugar de lo más pintoresco donde personas de todas las clases vienen para matar el aburrimiento. Una sociedad debe tener distracciones para todos los gustos, de lo contrario se volvería completamente demente.


Pues… creí que te gustaría ver algunos contemperaremos aunque tengo un pequeño plan en mente, ven acércate.

Entre murmullos explica una idea interesante, maliciosa pero divertida. Si Iltharion acepta podrían realizar un golpe de lo más gracioso, quizás hasta memorable. Todo se resume a cierta estrategia simple, Mientras el bardo desarrolla un numerito musical Chimar se dedica a vaciar los bolsillos del público. Un robo elegante al propio estilo del populoso paseo, si resulta incluso algún pregonero podría gritarlo varias mañanas.

¿Te interesa?


Maquiavelo ya ha completado sus robos diarios pero esta podría ser una oportunidad única de entretener al elfo, un poco de pericia infantil para variar. Puede que el orgullo tenga algo que ver con la propuesta, el niño quiere demostrar que su error anterior es un raro golpe de mala suerte y no una tendencia repetitiva. Todo depende del bardo para funcionar así que la decisión está en la palma de su mano.

Cuando terminemos podremos comer como reyes en una de las posadas jeje.

Una vez se disuelva el público solo tienen que alejarse al otro extremo del paseo y hacerse pasar por clientes regulares, la pequeña treta les proporcionara dos almuerzos completos. La gente tiende a botar los aeros a montones en este lugar, facilitar el proceso es prácticamente una misión de honor. Con una sonrisa ansiosa el jovencito se queda mirando a su compañero y posible colega temporal.
Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Dom Feb 14 2016, 15:36

Nada mas llegar al paseo de la moneda el bardo busco alguna persona que vendiera pro las inmediaciones cualquier bebida que pudiera propiciarle al muchacho para calmar la tos, las enfermedades en invierno no eran tampoco mal vistas, y no el agradaba la idea de que fueran tratados como apestados por aldeanos temerosos de morir de una neumonía.
Le dio un par de monedas a un vendedor ambulante y le cedió un vaso de agua, con unas gotas de vino al muchacho. Nunca le había gustado esa costumbre, pero era propia de las ciudades, donde el agua no estaba enteramente libre, aparentemente el vino "purificaba" el agua como cualquier alcohol, tal y como hacía con las heridas.
-Bebe.- Le insto, esperando a que terminara para proseguir su marcha y devolverle el vaso al vendedor.
El bardó alzo una ceja ante lo del pequeño plan, y se encorvó, acercándose como había pedido para poder escuchar la idea del joven
.
Mientras el chiquillo se explayaba, el elfo se limitaba a sonreír, y a soltar pequeñas nubes de humo por la nariz, aparentemente divertido, pero con una atención en la mirada, que dejaba en claro que no se estaba tomando esa idea como una broma en lo mas mínimo.
-Espero que seas rápido.- se enderezo y crujió el cuello y la espalda.- Te voy a estar observando.- Alargó la mano y le revolvió el pelo al mocoso. Aunque era algo amistoso, había cierta advertencia en su voz de que no se le ocurriera largarse con el dinero, o ese buen humor podía esfumarse rápidamente.

El bardo se separó del niño y se dirigió hacia una pared, a la cual darle la espalda, para disminuir los ángulos des de los que podía ser visto el muchacho, y a su vez, que le permitiera a el controlar los movimientos del ladronzuelo.
Se aclaro la voz, y empezó a tocar de nuevo, la notas sonaban esta vez más claras y nítidas, más fuertes, y se entrelazaban en una melodia melancolica. El bard ladeo el rostro para que parte de su melena cobriza le cubriera un cuarto del rostro, mientras entornaba los ojos acompañando la melodía de todo un gesto. Tras los primeros acordes, su voz empezó a acompañar al laud, grave y aterciopelada, pronunciaba con la misma claridad con la que tocaba, y con un tono triste, quebrando la voz ligeramente sin salirse del tono.

Siempre anhele un lugar al que llamar hogar, todo lo que quise, se fué.
Pero la lluvia no puede durar siempre, su caída me mostró el final del río.
Nunca podrás reclamar conocerme ahora,Nunca fuiste quien me amó,
Y sea por necio o por azar, elegí mi actuar.Convirtiéndome, en el hombre que soy.
Siempre anhele, algo incondicional, todo lo que quise, fue amor.
Pero las nubes no pueden tapar siempre el cielo, su sombra me mostró lo escondía el alba.
Nunca podrás reclamar conocerme ahora, Nunca fuiste quien me amó,
Y sea por necio o por azar,elegí mi actuar, haciéndome, el hombre que soy.


Cantaba otra de sus piezas de creación propia, esta, era vieja, tan vieja que no sabia porque había empezado a tocarla. Quizás podría decir que es porque la gente suele sentir interés por el drama ajeno, y porque a las mujeres les conmueve un hombre con el corazón herido. Pero solo sería una verdad a medias. La canción hablaba de un Iltharion que había perecido años atrás, que era pequeño, un rufián de bolsillo, hablaba de como se había empezado a disipar en el tiempo, aunque ahora aprecia verle su sombra mirarle entre el publico sin reconocerse a si mismo, preguntándose quien era aquel que tocaba y cantaba en la calle.
Las elecciones que había tomado, por necio o pro azhar, le habían convertido en alguien quien no ansiaba un hogar, ni amor, quien era condicional, e incapaz de amar, alguien cuya bandera era la libertad. Estaba orgulloso del hombre que era.

Sus cavilaciones no lo sacaban de su atención, así como no interrumpian su actuación, tampoco el control que ejercía su mirada velada, des de detrás de las pestañas,que buscaba y seguía a chimar entre la multitud.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Dom Feb 14 2016, 16:43

Chimar agradece mentalmente el gesto del agua, finalmente puede dejar de toser como un asmático en invierno. Aunque tiene un sabor extraño lo deja pasar, no es buena idea quejarse de un regalo amistoso. Pronto se encuentra como nuevo y pega algunas inhalaciones por la boca para sentir su sistema restablecido, la moraleja de todo es obvia, fumar es terriblemente malo para la salud de cualquier enano.

Tu solo observa.


Dice en tono desafiante, no fracasara de nuevo. No es la primera vez que lo hace aunque si se cuenta como experiencia diferente estar confabulado con el bardo, esa variante es nueva. Se aleja un poco para dejar al trovador iniciar su espectáculo improvisado, el golpe debe realizarse con un tacto impecable y buena pericia, un error y todo se vendrá abajo como un castillo de cartas.

Iltharion empieza su numerito, nada mal. Maquiavelo debe hacer un poco de esfuerzo para no quedar hipnotizado por el acto, resulta agradable para cualquiera. Pronto las personas se aglomeran en una pequeña multitud, cosas similares son el pan de cada día en el paseo de la moneda. El niño sonríe de medio lado mientras traza las mejores rutas para realizar su labor, el tiempo esta contado.

Avanza con discreción y comienza a cortar bolsas, la gente esta tan concentrada en la melancólica actuación que apenas suponen un reto. El chico actúa con rapidez y profesionalismo, apenas gasta unos cuantos segundos por objetivo. Varios minutos después se retira sonriente, no queda nadie con los aeros iniciales. Pasa a recostarse de una pared mientras observa a modo de espectador la interpretación de su colega, en un cruce de miradas le indica con los ojos que es tiempo de moverse.

Luego de asegurarse que el elfo entendió dicho mensaje se retira a paso relajado hasta una zona segura, allí espera con discreción al compañero delictivo. Nadie se ha dado cuenta del pequeño robo, probablemente lo descubran mucho después cuando quieran pagar algo o al llegar a sus casas. Esto de robar bolsillos es prácticamente una labor social, demasiado fácil y completamente justificado.

De momento el pequeño se deja envolver por algunos pensamientos propios, comienza a tener hambre. Se imagina engullendo manjares en algún establecimiento refinado, con lo que consiguieron pueden pagar con creces un almuerzo abundante. Lo mejor de todo es que las nuevas monedas son valor agregado, la cuota principal diaria no se verá afectada en absoluto por el pequeño gusto.

Sonríe como tonto un buen rato, siempre con la mirada puesta en su nuevo colega. Se estira un poco mientras detalla el ambiente circundante, últimamente hay mas vendedores ambulantes en el paseo de la moneda. Todos quieren un pedazo del pastel, muchos nobles vienen al lugar para buscar entretenimiento. Dicen que las obras en los teatros interiores son de lo mas graciosas, quizás algún día asista para variar las cosas.  

Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Dom Feb 14 2016, 20:45

Las ultimas notas se alargaron mas allá de la letra, dando un final puramente instrumental a la pieza, tras ver el gesto del joven, y su actuación particular vaciando los bolsillos de la cual solo el bardo era espectador. Cabe decir que le costo contener una sonrisa al ver la pericia con la que desplumó rápidamente a toda su audiencia sin que estos se percatasen en lo mas mínimo.

Se aparto gracilmente el pelo que le cubría el rostro e hizo una teatral reverencia ante los presentes, despidiéndose de los mismos y dando por finalizada su obra. Había muchos mas artistas ambulantes a los cuales podrían espectar los paseantes, así que con mas o menos reticencia, la gente siguió avanzando por la calle en busca de un nuevo entretenimiento, mientras el elfo se escabullia hacia el escondite en el cual su pequeño compinche le esperaba sonriendo bobaliconamente.

-Por tu expresión deduzco que vamos a comer bien.- acoto en un tono bajo pero claro el elfo mientras se acomodaba el laúd en la espalda, y le hacía un gesto al muchacho para que le siguiera. No le era difícil encontrar huecos entre las personas para escurrirse entre la multitud, avanzando sin problemas, y cuidando que el joven pudiera seguirle entre la aglomeración de gente que poblaba el paseo de la moneda.

Finalmente se detuvo en un local llamado La Rosa Florida, abriendo la puerta y cediéndole el paso hacia el interior al muchacho.
Las paredes de madera con barniz oscuro se encontraban decoradas con inmensos ventanales de vidrios opacos de colores, que teñían el suelo pero no permitían ver el exterior, enmarcadas con cortinados. Las mesas dispersas por todo el gran salón se encontraban en un notable buen estado, y formando uns emicierculo alrrededor de un escenario que ahora se encontraba vacío. Ese local que contaba con varias plantas disponía de una exquisita comida, una buena atencion y una extensa carta de licores, ademas de que a la noche se desarrollaban exóticos espectáculos. Los pisos superiores se usaban como hospedaje, o como habitaciones privadas, ya que la mayoría de artistas que allí performaban, se ponían a la venta pasada la media noche, pero durante el día era un excelente restaurante bastante cotizado que convertía al lugar en un local rentable durante las 24h.

Era tarde para desayunar y temprano para comer, asi que el lugar se encontraba solo medio lleno, y había sillas, y banquetas forradas de tela libres alrededor de algunas mesas.
Condujo al muchacho hacia una alejada en lo posible del resto de tertulianos, para poder hablar tranquilamente sin temer indiscretos oídos, ni cotilleos, aunque había elegido ese lugar precisamente, porque la gente no quería que se metieran en sus asuntos, ni se metía en los ajenos. Algo útil si eres un ladrón, y acabas de dar un golpe como el de hacia pocos minutos.

Tomó asiento en la mesa cerca del ventanal vidriado, que hacia danzar sus luces sobre la mesa de madera, y deslizo con las yemas de los dedos el encuadernado de cuero que contenía la comida y bebida que ofrecía el local durante el turno diurno, para que el muchacho pudiera elegir que deseaba comer, mientras esperaba que pasara un tiempo prudente para volver a transitar por el paseo de la moneda.

Mientras esperaba a que el joven escogiera que tomar, dejo sus cosas colgadas de la silla, y sacó un cigarrillo, miro alrededor con aire distraído y se levanto.
-No tardaré en volver.- Aclaró con aire distraído mientras se ponía en pie para pedir fuego de algún velador, mirando de soslayo, ocultado su gesto tras el pelo, al muchacho, para ver que tanto le podía al joven la curiosidad a la prudencia, y de paso, que tan confiable era. Echar un ojo en las pertenencias de alguien era una cosa, quedarse con algo otra muy distinta, y no hacer nada, una opción por la que no estaba seguro de abogar el bardo, pero que esperaba concretar tras su "descuido".

Total si el joven intentaba huir con sus cosas, el se encontraba mucho mas cercano de la salida como para volver a agarrarle del pescuezo.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Dom Feb 14 2016, 23:31

Misión completada, paga resuelta. El bardo se retira por la puerta grande manteniendo un temple admirable, sin duda tiene experiencia en la rama delictiva. No debería resultar raro, esa profesión muchas veces es tildada de criminal, algunos incluso desempeñan peligrosos papeles de espionaje para familias nobles en distintas sociedades. Se podría escribir sobre los mencionados todo un libro con muchas entradas anecdóticas incluidas.

Volviendo al ahora el par se marcha abriéndose camino entre la multitud, esta vez la batuta de líder la lleva Iltharion. Parece tener una idea clara sobre a donde ir y Chimar le sigue el juego, está en su elemento prácticamente, nada mejor que un profesional del entretenimiento para moverse por la zona de ocio. Extrañamente el papel de guía turístico se intercambia discretamente, quien lo diría.

Ingresan en un elegante establecimiento de varios niveles, la decoración es fantástica. Siempre resulta entretenido ver como las personas desechan lo funcional y abrazan el estilo ostentoso, no son los gustos del inventor pero algo bonito siempre despierta empatía en la mayoría. “La Rosa Florida” que nombre más peculiar, debe existir una competencia oculta entre posaderos para ver quien pone el calificativo más raro.

El lugar está en su hora muerta, se puede contar poca gente al entrar. Avanzan hasta una mesa discreta cosa que alegra al ladronzuelo, no es momento para hacerse ver demasiado. Toman asiento mientras el pequeño mira todo, no es su ambiente habitual. Debe ser la primera vez en meses que se dispone a pagar una comida y hace casi un año que no visita lugares tan pomposos.

El elfo deja sus cosas en la mesa y se retira a buscar fuego para su cigarrillo, se nota que la pequeña cosa debe tener alguna característica adictiva. Chimar suspira y se estira en la mesa, luego revisa los platos en el menú. Tiene ganas de carne, una de procedencia segura al menos. Su colega se demora un poco y le pica la curiosidad acerca de los objetos dejados, no para robar sino como un leve atisbo chismoso.

Pone cara de inocente e intenta proceder pero se detiene al final, no vale la pena arriesgarse. Dos aspectos influyen en su decisión, en primer lugar recuerda las reglas sobre propiedad establecidas por los Gorriones, cuando vives con un montón de niños huérfanos el respeto evita problemas. En segundo plano pero no menos importante los adultos muchas veces llevan cosas desagradables consigo, por esa razón cuando roba solo selecciona objetos valiosos como monedas y joyas.

Al final levanta la mano y atrae a cierto empleado, este le mira como un bicho raro pero no dice nada. Chimar lanza su pedido, carne con vegetales cosidos. El sujeto lo memoriza de mala gana pero se mantiene firme como un edificio, un carácter promedio. Muchas veces los niños vagabundos entran a los locales para molestar y aunque Chimar no tiene la pinta al estar solo puede ser confundido, lógica cruel. El joven arquea una ceja y saca la cantidad necesaria de aeros para pagar el plato, les deja sobre la mesa y habla.

Esperemos a mí… colega, el elfo de allí. Espero que no quieras propina.

Por supuesto que no señorito, error mío.

Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Lun Feb 15 2016, 00:03

El bardo encendió el cigarrillo con una vela que le cedió el servicio del local, y hablaba con el mismo para hacer tiempo mientras controlaba a escondidas al pilluelo que llevaba consigo. Vio como alza una mano y.. nada, ¡Sorprendente! si hubiera apostado, habría perdido unos cuantos Aeros. Por suerte, ese dia solo habia ganado, y volvió hacia su mesa con su perenne sonrisa y el cigarrillo entre los dientes, haciendo girar un cuenco del revés sobre su índice.

Apoyó el cuenco para las cenizas en una esquina de la mesa, y tomo asiento, mirando al camarero al que el muchacho había llamado, pidiendo un plato de carne roja a la cerveza, algo de pan, y un jugo que dejó a elección de muchacho con un gesto. Embriagarse ahora, por mucha tolerancia al alcohol que tuviera, solo le acortaría el dia, la mente, y el bolsillo.
No le hace falta mirar la carta, ya que conoce que sirven en el local, y una vez pedido, el dedica una mirada al camarero mientras inclina ligeramente la cabeza indicandole que no queda nada que pedir y su presencia estorba. Este se retira hacia las cocinas, y deja al dúo esperando por su pedido.

-Ágil, astuto y con sentido común.-pronuncia al aire, pese a estar hablando claramente del muchacho. Los rasgos mas superficial siempre eran fáciles de ver, el joven, era vivo, como la mayoría de ladronzuelos, que tenían que aprender, por las buenas o por las malas ese rasgo si querían sobrevivir en las calles. Era hábil, lo había podido ver durante su actuación, quizás por eso, el joven parecía buscar emoción, comprobado por lo mismo, ante la idea que le había propuesto, algo arriesgado con un desconocido, pese que su profesión jugaba a favor de las posibilidades del muchacho, curioso, porque habia dudado, y había pedido de probar el cigarro, como todos los niños, pero, tenía auto control, el rasgo que mas le había llamado la atención. ¿Era realmente autocontrol, o miedo de alguna represalia? Quizás un poco de ambas, pero muchos niños en su situación no habrían resistido la tentación de echarle una ojeada a lo ajeno.

-Si no mueres joven y usas bien tus cartas, te auguro muchos Aeros en el futuro.-añadió soltando lentamente el humo entre los dientes, en una suave y casi imperceptible risa para si mismo.-¿Que mas te gusta hacer, amigo de lo ajeno?.- Y es que estaba claro para el que el muchacho disfrutaba de sus golpes, y no eran únicamente fruto de la necesidad, cosa que muchos compartían pro el poder de hacer algo prohibido con impunidad, sin conocimiento del otro, por la pillería, el reto y la habilidad, así como tantos otros motivos de deleite mas o menos personales que ya dependían en gran medida de la personalidad del perpetrador del crimen en cuestión.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Chimar el Lun Feb 15 2016, 01:15

Iltharion vuelve y pide su plato, luego despide al empleado con desdén. El niño sonríe maliciosamente, eso gana por molestarle. De vez en cuando se debe alegrar el alma, aunque sea con tales tonterías mundanas. Un simple juego de niños para reír internamente siempre viene bien, especialmente cuando pateas las normas sociales preestablecidas.

El elfo queda en silencio varios instantes, luego vocifera algunos cumplidos. Chimar se reconoce en esas palabras y sonríe aunque no dice nada, mantiene el ego controlado. Cae bien que alguien admire tus cualidades, es una de las pocas cosas que hacen a los adultos tolerables. Resulta agradable salir del ambiente competitivo de la ratonera y recibir buenas palabras gratis.

La comida llega y Maquiavelo se toma unos momentos en silencio para devorar, es rápido comiendo y sus modales dejan mucho que desear. Nunca le vio mucha lógica a mantener el buen comportamiento en la mesa, cuando quedo huérfano dejo de tratar. Es el Gorrión que mas rápido come y eso ya es un logro memorable por sí solo, será interesante ver como evoluciona su potencial a medida que crece.

Ese es el espíritu jeje.

Sonríe por el comentario de su acompañante, nadar en aeros siempre es bienvenido. En cuando a lo de morir joven esta difícil, los niños con ballestas automáticas llegan a la adultez sin contratiempos. En un parpadeo ya tiene la mitad del plato consumido, que se puede decir tiene talento para comer. Otra pregunta despierta un poco de arrogancia en el jovencito quien se apresura por contestar.

¡Soy Chimar Maquiavelo, el mejor inventor humano de esta generación!

A veces se emociona cuando habla de su profesión, no existen muchos intelectuales vagando por las calles. Probablemente el elfo no le crea, difícil asimilarlo luego de conocer su otra faceta. Irónicamente es completamente verdad, inventor de cuna. Por desgracia los genios huérfanos deben comer también y es una vida costosa, además tiene una responsabilidad con sus colegas marginados.

Termina el plato emitiendo cierto sonido de satisfacción al final, buena comida. Este día pasara a la historia como uno de los más interesantes aunque seguramente sea destronado dentro de algunas semanas, muchas cosas raras pasan en la capital humana. El chico coloca los aeros necesarios para pagar todo sobre la mesa, un trato es un trato. Eventualmente se pone de pie preparando la retirada, tiene algunas cosas que hacer en el distrito alto. Ofrece la mano a modo de despedida mientras suelta palabras, al final de la conversación partirá.


Me divertí bastante, si necesitas ayuda solo búscame por el mercado... me gustaría pensar que conseguí un amigo.

Chimar
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 710
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Lun Feb 15 2016, 14:47

Inventor, pla palabra rondó por la mente del bardo. Una extraña profesión sin duda, sobre todo para alguien quien ansiaba riquezas. había visto, durante su vida, un par de hombres que se proclamaban a si mismos bajo ese titulo, uno de los cuales tenia todo un sistema de trampas en su carreta para que no le robaran sus preciadas ideas, mientras se trasladaba a aun lugar que no quería mencionar para proteger su "brillante trabajo", el otro, un hombre amable y rebuscado, poseía en su casa una cantidad de chatarra y basura impresionante, bajo el pretexto de que todo tenía una utilidad, y seguramente mas adelante le sirviera de algo, pese que gracias a esa acumulación, no se veía ni el suelo, ni el mobiliario, y era casi intransitable excepto por las ratas. Ninguno de ellos nadaba en oro, pero ambos poseían ingenios, mas o menos ocurrentes, que habían llamado la atención del bardo en algún momento.

No pensaba hacerle al joven una nueva predicción, en donde se volvía un acumulador compulsivo, y paranoico, completamente aislado del resto, y perdido en sus propios pensamientos alejado de la sociedad.

De todos modos el elfo no tubo demasiado tiempo para pensar cuando el joven, como si de un pato se tratase, se había metido entre pecho y espalda, toda la carne y las verduras dejando el plato tan limpio que no tendrían ni que pasarle un trapo. El, pro contra, comía disfrutando de la comida, sin los modales de un noble, pero con la elegancia que caracterizaba sus movimientos cuidados.

Soltó una risa hacia si mismo, viendo que debería haberse imaginado semejante glotonería, y cuando el joven se levanto y extendió la mano, no hizo mas ademan de retenerlo. Se limpió las manos con un paño y le estrecho la que tendía el mocoso.
-Igualmente Chimar. Espero poder ver la prueba de tus palabras en alguna ocasión.- Izo clara referencia a la profesión que se adjudicaba el niño, pese a no esperar nada mas complicado que un tirachinas.-Si tu o tus hermanos os aburris, suelo tocar por toda la ciudad, solo es cuestion de tener ojo. U oido en su defecto.-Sonrió cordialmente, y soltó al joven, despidiéndose con un grácil gesto y permaneciendo en en lugar a terminar su comida.

Había resultado una mañana extraña, pero tenía en su bolsillo todos los aeros que necesitaba, y el estomago lleno, habia tocado un poco, reido algo, y recordado viejos tiempos lo justo y necesario como para refrescar su memoria sin sentir excesiva nostalgia. Mientras disfrutaba de un par de bebidas, esta vez a su propia cuenta, sacó sus utensilios de dibujo para retratar a su extraño amigo para su colección de rarezas, y finalmente, pagó, y desapareció del local.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La suerte de carterista [libre] [CERRADO]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.