Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Sáb Jun 11 2016, 20:35

Algo que muy poca gente era que los silencios, lejos de parecer situaciones desagradables, eran en realidad remansos de calma y paz casi tan agradables como la conversación más pulcra. Después de la confrontación que había tenido con el mercenario de las dos espadas, un silencio bien llevado era capaz de sanarle el cansancio y las heridas más internas. El Capitán se acomodó en su viejo sillón de madera corroída y suspiró muy levemente, un sonido casi imprescriptible para cualquier oído común. El Capitán estaba disfrutando del agradable silencio.

Una dura mirada de resignación fue a parar hacia el elfo por parte del Capitán cuando éste habló haciendo callar al agradable silencio. Sabía que el elfo era de aquellos tipos que necesitaban, para ellos era como respirar. Fuera de lo que fuera, aunque se inventasen nombres absurdos como el de “Jacinto”, los charlatanes no se callaban ni en los días más sagrados de sus respectivas religiones. El Capitán solo podía resignarse y dejar hablar al elfo.

-Los años han sido los que me han otorgado la cortesía.- Dijo el Capitán con una media sonrisa. - Después de tiempo aprendí que sin principios no seríamos más diferentes que los perros sarnosos y salidos que se ven en las calles más pobres de Lunargenta.- Tomó un sorbo a la botella que había cogido y continuó hablando sin saber muy qué estaba diciendo. - Algunos piratas están obsesionados con ir haciendo “el rosa” a cada elfo de cabello largo que se encuentren.-

Estaba a punto de decir algún improperio más pero se calló justo en el momento en el que vio a la vampira acurrucarse entre la prenda que le había cedido Iltharion. Sintió lástima por ella y luego lástima por él mismo. Si no fuera tan orgulloso con su tesoros del pasado sería capaz de ir hacía el armario de la habitación, coger un vestido de Goldie y regalárselo a la chica. Sería lo justo. Goldie estaba muerta y enterrada. Solo los recuerdos y una falsa esperanza de que ella volvería le impedían al Capitán entregar uno de los vestidos a la chica para que se cubra.

Iltharion volvió a hablar y, esta vez, dijo una de esas necedades de mal charlatán. Algo mucho peor que haberle llamado Jacinto en un primer momento. No solo se refirió al Capitán como “marisco” sino que además acusó a la joven albina de cazarle. Alfred confiaba en la chica, ella podía ser una vampira pero no era la primera que conocía y seguramente tampoco sería la última. En muchas ocasiones, en muchas más que los vampiros se habían mostrado como seres diabólicos sin corazón, un vampiro le salvó la vida.

Estuvo a punto de estallar con múltiples improperios y necedades más estúpidas de las que contaba el elfo. Pero fue la chica quien habló primero con voz vacilante, casi tartamudeando, y el Capitán tuvo tiempo de redimirse al hablar.

La chica, sin saberlo, provocó el segundo silencio de la noche. Uno oscuro y desagradable, muy diferente al primer silencio. Cualquier cosa que dijera o hiciera el Capitán para defender a la chica estarían fuera de lugar, fuera del silencio desagradable. Defenderla equivaldría a defender un gato por rebuscar entre la basura de los bares. Era la chica la que tenía que romper el silencio pues ella lo había causado.

Y así fue, tras esconder su rostro todavía más en la capa del elfo, la chica habló con el mismo tono vacilante.

-La creo.- Dijo el Capitán con total seguridad cunado la chica terminó de hablar. – Sé lo que es querer conocer lo nuevo. La curiosidad mató al gato. – O lo tiraban por la borda al igual que tiraron al joven Alfred de quince años por la borda del  navío Cazador de Oro cuando le descubrieron de polizón. – Te comprendo hija, te comprendo muy bien.- El Capitán dio otro trago a la botella antes de continuar soltando más idioteces.

Alzó la botella y vio a contraluz el líquido que corría por ésta. Las botellas eran de vidrio verde, sin etiquetas que pusieran su nombre ni mucho menos algún tapón de corcho de color que le indicase de qué se trataba. Solo podía responder al elfo por el aspecto del líquido, ni siquiera por el sabor pues, tras la batalla, toda la boca del Capitán sabía a sangre.

-¿Ron, whisky, orina de rata? No lo sé, y creo que prefiero no saberlo.- Dio el último sorbo que quedaba en la botella que había cogido y cerró los ojos como si estuviera descansando.
avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Sáb Jun 11 2016, 21:25

Si bien al cara de calamar del capitán no permitían intuir de el muchos rasgos como la edad, si lo dejaban entrever sus palabras, y la confirmación de ello fue prácticamente una formalidad.
Sin embargo el bardo no estaba completamente de acuerdo con el comentario del capitán. No eran los principios lo que alejaba a los hombres de reducirse a si mismos a su parte mas primitiva, era la conciencia de uno mismo, la inteligencia, lo que volvía a los hombres mejor que patanes. Los principios no eran mas que una correa que hacía ir a dichos hombres, mas necios o mas listos, por un redil para que los pocos que tiraban de las riendas pudieran mantener el orden del rebaño.
La siguiente acotación hizo que el bardo soltara un suspiro cansado, como si de golpe le pesaran todos los años de experiencias por un instante, por suerte fugaz.
-Por desgracia entre los marineros de cualquier clase abunda la desesperación mas de lo que lo hacen los homu..Hombres decentes.-se corrigió, a tiempo. Si bien estaba ya cansado de lo común de relacionar a su especie con la sodomía, yy con sus años no le resultaba solo una idea de ficción, el hastió de aquellas acusaciones le había granjeado una molestia, no por su implicación, si no porque recaer en esas bajezas era para el como si lo trataran de imbécil. Aun así, logró reprimir el deseo de apodar homunculo a aquel cefalopodo.-Deberíais llevar mas variedad en los barcos.
Había mujeres tan buenas navegantes como muchos hombres, incluso mejores, pese a que aquello no acallara a muchas de las supersticiones de los marinos. Y también esas mujeres tenían necesidades como las tripulaciones masculinas. Iltharion estaba seguro de que muchos de los suyos serían menos perseguidos en los asentamientos costeros si los navegantes eran mejor saciados en sus largos meses en el mar. Aun así, para lo que a el el valía, solo deseaba que lo dejaran en paz esa clase de sujetos indeseables.

El bardo escuchó en silencio tanto a la vampira como al pirata cando este dio su veredicto.- Tiene sentido.-admitió el elfo. El capitán werner era todo un personaje, y a el tambien se habría sentido intrigado de habérselo encontrado durante el dia y no en un callejón sombrío en plena noche.
En cuanto a la ultima acotación de la joven no pudo si no sorprenderle. La mayoria de vampiros neófitos eran cuidados por su creador, o huian rápidamente a tierras de su especie tras ser convertidos.
-Apostaría a que tanto el capitán como yo hemos viajado bastante, no puedo hablar con el, pero si hay algo que te de curiosidad, eres libre de preguntar. El mundo es un lugar vasto y rico, y los libros no siempre le hacen justicia.- Dio un largo trago a su botella pese a los posibles contenidos que enumeraba el capitán.-No quiero saber como has logrado embotellar lo último.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Catherine Blair el Dom Jun 12 2016, 22:38

La jovencita levantó la mirada hacia el hombre bestia, quién fue el motivo por el que ella tuvo que dar explicaciones un tanto comprometidas; y lejos de mostrarse enfadado o molesto, el Capitán correspondió sus ansias de curiosidad ante lo desconocido, dejándole entrever que, quizás, él sabía cuál era el sentimiento que describió la albina por experiencia propia.
Catherine no pudo hacer otra cosa que apretar los labios intuyendo lo que podría haberse convertido en una sonrisa, aliviada porque la decisión de seguirle no fuera la causa de una nueva situación incómoda.

Pero segundos después de haberse pronunciado Alfred, Iltharion volvió a dedicarle unas palabras a la vampira, y ésta se quedó mirándolo fijamente ante la propuesta que le brindó.
“Cosas que le dieran curiosidad”, había demasiadas. Su vida nunca fue ningún cúmulo de sucesos sorpresivos o interesantes. De hecho, lo más atractivo que encontró fue lo que le llevó a aquel modo de vida, rastrera y monstruosa.

Catherine agachó la cabeza y relajó los hombros dejando que los minutos pasaran sin pena ni gloria, aunque su mirada ya había viajado varias veces entre el capitán y el joven elfo, como si esperase que ellos añadieran algo más.
La oportunidad que el muchacho le dio fue para ella casi como una ocasión de oro que, en caso de perderla en ese momento, no podría volver a aprovechar. No todo el mundo que se encontrara iba a cederle sus vastos conocimientos a sabiendas del ser que era ella. Ahora que aquellos dos hombres parecían dispuestos a ayudarla aunque fuera en cuanto a recoger algún tipo de información… lo emplearía para intentar sonsacar algo que, no sólo había temido hablar de ello por no ser descubierta, sino que el simple hecho de buscar respuestas en libros o documentos le infundía una sensación de inseguridad que, en aquel momento y en aquel lugar, la casa del Capitán, tan oscura como discreta, y ellos dos, los cuales ya sabían lo que ella siempre pretendía ocultar… no perdía nada por intentarlo.

Bueno… –Con tono suave, logró romper el silencio nuevamente, y, aunque ahora no se ocultaba, sí que parecía mucho más apurada y vulnerable que en cualquier momento anterior. – Yo querría saber el secreto para hacer... sangre –Los miró, y sus ojos dorados parecieron brillar con la esperanza de que ellos tuvieran la respuesta. – Sangre artificial. Sé que existe la posibilidad de crearla.

Suponía que para sus acompañantes era obvio que, para ser una vampira, era una demasiado rara. Y aunque se sentía débil dejando entrever sus preferencias en cuanto al modo de conseguir alimento, algo le decía que no les extrañaría en lo absoluto.
Por ello, a medida que su voz se iba perdiendo, volvió a apretar los labios y a acurrucarse bajo la capa, rezando para sus adentros que si bien no tenían la receta exacta, pudieran cederle algún que otro indicio o señal que le abrieran paso a realizar una búsqueda más exacta, o al menos, que no estuviera basada en meras suposiciones.
avatar
Cantidad de envíos : : 126
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Vie Jun 17 2016, 10:55

Entre las tabernas que solía frecuentar, existía un viejo dicho el cual rezaba que el buen alcohol es el que cae todo a la vez. Si al terminar de verter el líquido de la botella, fuer el cual fuera, quedaban unas gotas pegadas en el culo de ésta significaba que el alcohol era de muy mala calidad.  El Capitán Werner recordó aquel viejo dicho cuando, al terminar de dar el último sorbo, observó una mancha naranja en el interior del culo de la botella. Mientras el elfo hablaba sobre los marineros y sus necesidades más internas, el Capitán daba pequeños golpes secos con la pinza de su brazo derecha a la botella para que cayeran esas últimas gotas de alcohol.

Los golpes fueron inútiles y ninguna gota más cayó en los finos labios del Capitán. Aquello le puso de mal humor, pero peores fueron los comentarios de Iltharion. El padre del Capitán, años difunto pero nunca olvidado, en sus días fue marinero. No un pirata como lo era Alfred, sino un humilde pescador que se ganaba la vida como buenamente podía. Había veces que Humphry, debido a su trabajo, pasaba meses lejos de su familia. Las palabras de Iltharion mezcladas con el mal alcohol hicieron que el Capitán Werner se imaginase a su propio padre siendo profanado violentamente.

Antes de soltar una grosería, el Capitán dejó caer la botella a sus pies. El ruido de cristales rotos fue suficiente para acabar con la repugnantes imágenes que veía el Capitán en su cabeza.

Iltharion continuó hablando, esta vez, en respuesta a la petición de la vampira albina de conocer el mundo. El Capitán no estuvo de acuerdo con elfo, nada de lo que les pudiera contar saciaría la curiosidad de la chica. Para ella, sus palabras serían tan vacías como lo era un libro. La vampira necesitaba y ansiaba ver las cosas con sus propios ojos no que nadie, persona o libro, se lo contase.

La chica, más relajada, hizo el comentario menos relajante para el Capitán. Era posible que algún alquimista supiera fabricar sangre, pero para un vampiro, como  lo era ella, esa sangre le parecería mundana, sosa y sin sabor alguno. Elder Lim, más conocido entre la tripulación del Capitán como Abdulah, probó una vez sangre fabricada por un alquimista de Belltrexus que aseguraba ser uno de los mejores de Aerandir pero que, al final, descubrió que no era más que un pobre charlatán. Según las propias palabras del vampiro, la sangre que fabricó el charlatán sabía a vomito de wendingo.

-Es posible crearla.- Dijo el Capitán con un tono de voz firme a la vez que suave, pues no olvidaba que estaba tratando con una joven que, mientras no sacase los colmillos, parecía pequeña e inocente. - Pero casi imposible encontrar a alguien que te la fabrique. Hasta el momento no he visto ningún alquimista que supiera hacer sangre similar a la de un humano. Tal vez en Sacrestic Ville haya alguien con ese conocimiento.- Con la pinza se acarició la barba de tentáculos en señal de que estaba pensando en las personas que conocía en aquella ciudad. La primera persona que se le ocurrió ya le había amenazad con la matarlo. – Fabricar sangre es algo con lo que se puede ganar mucho dinero, como comprenderás, hay muchos farsantes. Sacrestic Ville es el único lugar en el que si alguien quiere estafar a un vampiro con sangre falsa, éste acabaría devorado al instante.- Sentenció con una media sonrisa.
avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Vie Jun 17 2016, 16:37

El bardo noo se interrumpió cuando el sonido de vidrio rompiendose llamo su atención. e limitó a observar los fragmentos desperdigados de vidrio los cuales casi podía asegurar que el hombre calamar no recogería, y que terminarían formando parte del ecosistema que se había formado en la morada del hombre de mar.
Si era por embriaguez, o por algo que había dicho e traía al fresco, ya se había percatado que no era especialmente del agrado de su anfitrión y se esperaba que en cualquier momento le señalara al puerta con esa gigantesca pinza que lucía como mano.
Pero mientras aquello no aconteciera, era parte del salón y de la conversación que allí se desarrollaba, y cuando la voz de la vampira volvió a romper en silencio, el elfo le dedicó casi toda su atención.

La expresión, el gesto y la postura la hacían ver completamente desvalida y vulnerable, en otra ocasión dos actitudes que le hubieran podido resultar sumamente ventajosas para acercarse a la damisela.
Iltharion había visto a muchas vampiras que usaban el teatro para atrapar a sus presas, y que tomaban convincentemente ese papel antes de lanzarse al cuello de alguien, pero en ese caso el bardo hubiera puesto la mano en el fuego a favor de que la muchacha no estaba actuando.
El capitán fue el primero en responder, claro y conciso puso a la muchacha en situación del tema, y no le faltaba razón. El elfo asintió una vez con lentitud corroborando lo que decía el capitán. Iltharion miró al cefalópodo de reojo, ese hombre era, sin duda alguna, un pirata excepcional. El bardo estaba seguro de haber visto en ese sujeto compasión y cuidado, empatía en cierto grado, y, aunque quizás no había un gran aprecio mutuo, le concedía a aquel sujeto sus virtudes con asombro, pues era mas difícil mantenerlas en su oficio que en el de los hombres comunes.

-Lamento no poder ofrecerte mas datos que el capitán. Los vampiros que tienden a ansiar sangre falsa suelen sentirse incómodos hablando de su alimentación, por lo que no conozco nada útil al respecto- Pues estos solían ser aquellos que acarreaban sobre sus hombros la culpa de segar una vida aunque fuera en pro de su propia supervivencia.- Y  los que no tienen problemas para hablar del tema no gustan de abandonar su dieta humanoide.- El bardo apagó el cigarrillo en la suela de la bota y lo dejó a un costado del cobre a falta de un mejor lugar, pero cerca de si para tirarlo fuera de aquel domicilio a su marcha. El dueño podía hacer con su casa lo que le saliera en gana, pero el no era tan descortés como para ir dejando su porquería en los hogares ajenos.
-Muchos vampiros que no quieren dañar gente optan por encontrar personas que gusten de ser sus donantes, y aprenden a alimentarse sin matar. No es tampoco algo sencillo, pero vuestra mordida puede resultar placentera así que siempre habrá algún voluntario.-Dio otro trago a su botella.
No era ni de lejos lo que la joven había preguntado, pero era lo mas que podía ofrecerle. Una opción para no matar personas, ni animales, hasta que pudiera conseguir sangre artificial. No se imaginaba a si mismo comiendo pollo artificial, o sopa artificial... de hecho ni siquiera podía imaginarse como podía fabricarse aquello, pero no era su estómago. La joven tenía toda la eternidad para perder sus principios, si ahora se le antojaba complicarse la vida, o meterse en el cuerpo sustancias extrañas el no era el mejor para impedírselo.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Catherine Blair el Jue Jun 23 2016, 00:33

Catherine miró a uno y a otro en lo que esperaba algún tipo de respuesta. Estaba nerviosa, ansiosa, apurada y algo asustada. Todas esas emociones se arremolinaban en la boca de su estómago pero, en su semblante, tan sólo se veía la estoicidad de alguien demasiado tranquilo para ser lo que demostraba en sus palabras.
Estaba a punto de volver a encogerse, envolviéndose nuevamente con la prenda, y musitar por lo bajo que “no tenía importancia” comprendía que sus acompañantes no quisieran tocar ese tema, o no supieran demasiado del mismo. Pero antes de que sus gestos delatasen su arrepentimiento, el Capitán se pronunció, siendo el primero en responder.

La chica clavó sus ambarinos ojos en los pequeños y afilados del hombre bestia, poniendo su atención en cada cosa que él decía, empapándose de esa información que en aquel momento le valía como lo más valioso que podía ganar aquella noche a parte de la compañía de aquellos dos hombres.
Como cabía de esperar, las palabras del Capitán tuvieron una de cal y otra de arena, y mientras su cabeza rumiaba todo lo nuevo que le había brindado Werner, Iltharion continuó con su intervención a lo ya dicho, y Cat volvió a levantar la mirada, ahora para enfocar al pelirrojo.
Lo primero que el muchacho anunció, es que poco más podía ofrecerle que no lo hubiera dicho ya el Capitán, pero aun así, como siempre, supo darle ese toque a la conversación que, pese a mantener un tono y una intención desenfadada, formaba sin más remedio un punto de tensión en el cuerpo de la joven vampira.
Ella no iba a protestarle, estaba segura de que el elfo sabía de lo que hablaba y no lo hacía con mala intención, pero aunque al principio le resultaron incómodos sus comentarios, lo último que mencionó hizo brillar levemente los ojos de Catherine, haciéndole evocar la única situación en la que cierto brujo se ofreció a servir de alimento para ella.

Una vez ambos dos callaron, dando pie a que la vampira hablase, la chica optó por volver a guardar unos largos segundos de silencio, en los que meditó la información que había recibido. Y ordenando brevemente sus ideas, contuvo un suspiro y viró su vista hacia Iltharion.

La verdad es que… eso último que ha dicho no estaría nada mal –Apretó los labios y casi se intuyó una sonrisa soñadora. – Ojalá hubiera gente que estuviera dispuesta a ello... ojalá. –Miró entonces de reojo al Capitán, y al fin, soltó ese suspiro que llevaba reteniendo hacía rato. – Sacrestic Ville… –Murmuró. – Está lejos… aunque igualmente no tengo dinero… –Arrugó la frente y los miró ahora a los dos, de nuevo en busca de su experiencia. – Qué… ¿Qué tipo de trabajo creéis que podría buscar bajo mi condición?

Les lanzó una mirada con cierto aire preocupado, era consciente de que hacía mucho que no trabajaba, y dudaba que de poder incorporarse al mundo laboral… fuera de aquello a lo que acostumbraba y aprendió desde su infancia. Pero, para más inri, ahora tenía la dificultad de no poder aprovechar las horas que duraba el día.
De pronto sintió que tenía más necesidad de saber esa última cuestión que la anterior que les había propuesto, y es que entendía que sin dinero… no iba a llegar a ningún sitio.
avatar
Cantidad de envíos : : 126
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Lun Jul 04 2016, 20:21

Todo lo que el elfo decía, fuera directamente o indirectamente, parecía tener que ver con el sexo y la lujuria nacida del más intenso placer carnal.  La solución que, tras un pequeño ritual que consistía en apagar el trozo de papel que fumaba y dejarla en un costado del cofre que le servía de asiento, dio a la chica vampira, como no, estaba relacionado con la lujuria con la que siempre hablaba de forma muy sutil.

“No le escuches, eso no es para ti”. Estuvo a punto de decir el Capitán Werner para advertir a la albina de los peligros que guardaba utilizar un donante de sangre. El Capitán conocía muy bien esa clase de relaciones. Al principio, parecía que los dos, donante y vampiro, se ayudaban el uno al otro. El Vampiro tenía la sangre que le servía de alimento y el donante el placer sexual que sentía con la mordedura. Pero esa relación pronto se transformaba en una obsesión. Los dos dependían el uno del otro, se volvían esclavos de ellos mismos. El donante dominaba sobre el vampiro y el vampiro sobre el donante.

El Capitán no se quería imaginar a la joven y aparentemente vampira siendo esclava de su propia sed. No quería imaginársela en la misma posición que él mismo estuvo hacía años. Muchos antes de conocer a Goldie, el Capitán conoció a todo tipo de mujeres de diversas razas, vampira incluida. En sus tiempos mozos solo buscaba placer, fuera del tipo que fuera, solo quería sentir los placeres sexuales que las personas tendían a censurar y con razón. Por supuesto, también probó lo que sentía cuando una vampiresa le mordía el cuello. El placer pronto se mezcló con la obsesión y la obsesión trajo consigo grandes desgracias que no quería volver a recordar. Cogió otra botella, la última que quedaba en el cofre que tenía un color más o menos tinto en lugar del repugnante color amarillo oscuro que tenían las otras, la abrió con su pinza y bebió un gran tragó para olvidar como muchas veces ya había hecho a lo largo de la noche.

Pese a los pensamientos contrarios del Capitán, a la chica le pareció interesarle la propuesta que le dijo Iltharion; más que la propuesta de Alfred que por falta de aeros para viajar la acabó obviando. Hubo algo en la chica que no le gustó, solo fue una rápida mirada por su parte dirigida únicamente hacía él que creía que decía más que cual otra palabra. El recuerdo de haber sido mordido tiempo atrás por Phaedria y el deseo por volver a ser mordido por otra vampiresa incrementado por la soberana cantidad de alcohol que había bebido el solo, le hicieron imaginar que esa simple mirada era una petición por ser su donante de sangre.

Antes de que el Capitán pudiera contestar y decir algo que en un futuro lamentaría, la chica volvió a hacer una de sus preguntas. Estaba demasiado cansado y ebrio para seguir contestado al interrogatorio por lo que decidió que, esta nueva pregunta la contestase solo Iltharion. El Capitán se retumbó en su sillón viejo y podrido y cerró los ojos. Dormirse en plena conversación era maleducado pero más decir que el elfo era un lujurioso y que reconocer que la chica vampira le producía un deseo más propio de su parte animal que de un capitán disciplinado.


Off rol:
El Capitán está muy borracho, perdona Catherine por no contestarte a tu pregunta. Si lo llego a hacer, lo más seguro es que por el alcohol hubiera dicho que le pones cachondo al Capitán o algo así pero más sutil.  
avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Lun Jul 04 2016, 21:27

El molusco gigante que les hacía de  anfitrión permaneció en silencio, iltharion vio algo turbulento en su mirada, pero no fue capaz de dilucidar  ni su origen  ni su significado, y tampoco permaneció tanto tiempo alejado de su botella como para  intentarlo.
Además las palabras de  la vampiresa en respuesta a su explicación reclamaron su atención nuevamente.
-Los hay.-Afirmó el bardo encogiéndose de hombros, y dejó su botella en el suelo, luego se apartó el pelo que cubría su cruel y tironeó un poco de la camisa hasta descubrir un par de incisiones que tenían unas cuantas lunas en la junta entre el cuello y el hombro.
No estuvo mucho en aquella postura, no era  una oferta si no una forma de corroborar su teoría, ya había perdido mucha sangre aquella noche.
-Solo tienes  que encontrarla, quizás eso sea lo difícil.-Dió un trago.- Yo a veces conozco a algunos de los tuyos en mis viajes, y en algunas ocasiones les hecho una mano.- El bardo no permanecía el suficiente  tiempo en un solo lugar como para poder alimentar a un solo vampiro de forma asidua, no era fanático de la debilidad que aquello dejaba, y por encima de todo, no quería sentirse atado, por lo que era algo sumamente esporádico. Últimamente se había encontrado más de ellos en el sur de lo que tendía, y era una rara casualidad que dispusiera de aquella muestra al hablar con  la neofita.
-No hace falta dinero para viajar.-Contestó el bardo.- Solo paciencia, y aguante para soportar la carencia de comodidades, pero por lo general encontrarás en los caminos todo lo que precises. Hay cada ciertas  millas posadas, y animales en los bosques, puedes viajar de  noche, o pedir asilo a algún mercader.-Lo último era algo que hacía a menudo, amenizando el viaje con su música, algo que muchos comerciantes agradecían, pues los viajes eran largos y fácil presa del tedio.

Cuando preguntó por el dinero el hijo de  Sandorai entrecerró la mirada examinando a la muchacha, como si su escrutinio pudiera revelarle qué habilidades ocultas poseía la peliblanca.
-Los cementerios contratan celadores esporádicos a veces, sobre  todo en las épocas de  frío, hay muchos muertos por enfermedad, y muchos de  los celadores enferman por la cercanía de los cuerpos, además de que al haber mas entrada de cuerpos, es el momento idóneo para los ladrones y chalados, así que precisan de cuidadores extra para evitar los expolios. Y....-Izo una pausa sacando otro de esos churros de hoja de menta, como si fuera incapaz de pasar mucho tiempo sin uno de ellos en la boca.-Nadie quiere estar de noche en un cementerio, es perturbador, y se escuchan ruidos de los gases de los cuerpos, muchos toman el trabajo por ser fácil y renuncian muertos de miedo.- Más de  una vez se había cruzado con algún que otro hombre blanco como un fantasma jurando haber escuchado ruidos provenientes de los sarcofagos cerrados y asegurando  que sombras lo perseguían entre las lápidas.

-No es  glamuroso, pero es mejor que hacer las calles. No hay mucho que una mujer pueda hacer de noche. Tampoco se si tienes alguna habilidad. Los bardos somos cotizados en las tabernas pasado el ocaso, en las festividades los camareros y cocineros  también.-Se levantó buscando con que prender  el cigarrillo, y hasta que no hubo dado un par de caladas al mismo no volvió al baúl que le servía de asiento.- Si sabes bailar, cantar o tocar algún instrumento puedo llevarte conmigo hasta Sarestic Ville y enseñarte como ejercer de bardo un poco por el camino.- ofreció.
No sería la primera vez que tenía pro un breve periodo un aprendiz, y siempre era algo entretenido el enseñar las habilidades que se poseían, además de saber que las canciones  que  había compuesto llegarían a mas rincones de aerandir, pese a que  nadie supiera nunca de su autor.

Iltharion alzó la botella apra darle otro trago, pero sus labios permanecieron secos, el licor se había terminado sin que se percatasé, y soltó un resoplido mientras dejaba el recipiente vació en un costado del arcón sobre el que se hallaba, y suplía la falta de alcohol con una honda aspiración de su humeante canuto.
-Quizás el capitán pueda ofrecerte otra visión, o un puesto en su nave, parece un pirata especial y podrías no correr riesgo en su barco incluso. ¿Quien sabe? Los que viven al margen de la ley tienden a juzgar menos, puede que entre ellos halles algún donante.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Catherine Blair el Mar Jul 05 2016, 21:42

Parecía que el avance de aquellas horas nocturnas, y la ingesta de alcohol, comenzaban a hacer mella en cierto Capitán. Catherine había logrado percatarse de casi cada detalle del hombre bestia puesto que, al haber sido el primero en hablarle a cerca del lugar donde podía encontrar su tan ansiada “sangre artificial”, creía que sería también el primero en dedicarle algunas palabras en respuesta a su inocente pregunta. Aunque quizás, no eran tan inocentes los oficios que la noche le podría beneficiar. Cat quiso pensar que fue la desesperación lo que la hizo cuestionar algo tan obvio en voz alta a los dos hombres.

Su mirada siguió el camino que realizó Werner para hacerse con la que, al parecer, sería su última botella por aquel día. La vampira fue ladeando la cabecita en pos al cerrar de ojos del anfitrión de la casa, y en vista de lo que aquello significaba para ella –y para cualquiera que hubiera estado de visita en casa ajena– se removió cuidadosamente en el sitio, volviendo a alargar la mano hacia la tela de su blusa. Aún estaba húmeda.

Iltharion, al contrario del Capitán, sí parecía estar algo más despierto. Probablemente le ayudaba la edad, porque la experiencia en beber… era por seguro que la llevaban bien igualada. Catherine atendió al pelirrojo, mientras éste volvía a hacer gala de su naturalidad para moverse de aquella forma tan tentadora, más aún cuando lo que le estaba mostrando a la vampira era exacto a lo que significaba para ellos la boca de cualquiera de las botellas que les habían embriagado.
La muchacha suspiró silenciosamente, llevando su vista a otro punto de la estancia que no le pidiera a gritos darse una segunda cena, y en cuanto el elfo cambió de tema, le escuchó atenta y más tranquila, pese a rehusar mirarlo de momento.
Cada idea que salía de la boca del elfo era bastante buena y para nada fuera de lugar. El cementerio era casi como el segundo hogar de la vampira, y saber que era capaz de moverse bien por aquel lugar sin temores ni apuros, le daba bastantes puntos a favor. Luego estaba la otra opción que le ofreció.
Catherine no pudo evitar entonces levantar la cabeza y la vista para posarla sobre los ojos del muchacho. Sorprendida, para bien, e igualmente extrañada y como siempre… desconfiada.
Le observó distraída mientras se servía otro de esos canutillos que comenzó a fumarse, y en los segundos de silencio que se volvieron a adueñar de la salita mientras el elfo se percataba de la falta de bebida, Cat barajó las posibilidades buscándole los pros y los contras que creyó más importantes en aquel momento.
Para antes de que la chica fuera a responder, Iltharion volvió a pronunciarse, ahora para dar pie al Capitán a que hablara. Pero casi a punto de terminar la frase, Catherine levantó las manos hacia el elfo, pidiéndole una pausa, quietud, o cualquier señal de negación que pudiera captar con su gesto.

Señor Iltharion, quizás es mejor dejarle así –Dijo rápida, pero empleando un tono suave para no molestar el sueño de Werner. – Las opciones que me ha dado usted creo que… son más que suficiente. Quiero decir que, son… interesantes –Carraspeó, nerviosa quizás, y revolviéndose dentro de la capa del elfo, se hizo hueco en su interior para colocarse la blusa, la cual había recogido mientras hablaba. – No estoy preparada aún para salir de la ciudad… pero quería agradecerle el ofrecimiento de… ser su compañera en algunos de sus viajes –Aprovechó el momento de desprenderse de la capa para ocultar su rostro, que muy probablemente tendría las mejillas coloreadas. Hacía demasiado tiempo que no le proponían algo así, y menos un muchacho de tan buen ver. – Tome… muchas gracias también por esto.

Apretó los labios cediéndole la capa, la cual sin quererlo, se había impregnado parcialmente de ese olor a lirios que desprendía su cuerpo por el perfume que usaba. Le hubiera gustado esperar un poco más a que la blusa dejara de estar mojada, pero en vista a las circunstancias del Capitán, le parecía una grosería permanecer más tiempo allí. Por lo que tuvo que aguantar la frialdad de la tela pegada a su torso desnudo, sin poder evitar que se le erizasen los poros de la piel.

Creo que… yo voy a marchar ya, no quisiera abusar más de la hospitalidad del señor Werner –La joven dedicó una mirada cálida hacia el hombre bestia que dormitaba en el sillón. Luego se dirigió otra vez hacia el elfo, e hizo una sutil y natural reverencia con la cabeza. – Gracias de nuevo por todo… espero que le sanen bien sus heridas.

Apretó los labios y se giró deprisa. Deprisa pero silenciosa, como las sombras en las que antes se había convertido y que ahora dominaban gran parte de la lúgubre estancia.
No quiso demorarse en más gestos de despedida, por lo que una vez cerca de la puerta, buscó a Iltharion con la mirada, y luego al Capitán, intuyéndose en sus ojos algo más que el agradecimiento y un nuevo y último adiós.

Off rol:
Jajajaja no pasa nah Sarez!! xD está bien así :3
Y espero que no os moleste que aproveche la situación para salir de la escena! me daba palo seguir con el Capi medio sopa, el pobre mío
avatar
Cantidad de envíos : : 126
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Capitán Werner el Jue Jul 07 2016, 13:03

En los pequeños trances de conciencia que el alcohol le dejaba dilucidar, el Capitán solo los gastaba para preguntarse por qué se comportaba de tal manera. Su casa, ruinosa y sucia, volvía a ser cobijo de un par de viajeros. Debería estar agradecido. Hacía años que nadie entraba allí y menos para charlar cómo en un tiempo atrás habían hecho los antiguos piratas de Aerandir. Los muebles maltrechos y repletos de polvo fueron testigos de las muchas reuniones y celebraciones. Los años de diversión pasaron más rápidos de lo que al Capitán le hubieran gustado. Los antiguos capitanes piratas estaban muertos o, peor, trabajando para la Guardia de la ciudad para matar con los otros piratas. Al parecer, una bolsa de aeros y un título nobilario era más que suficiente para apartar a un pirata del mar. Una bolsa de aeros fue suficiente para destruir la vida del Capitán Werner. La soledad, junto a la pérdida de su amada, le habían llevado a una malsana locura. Se había quedado ciego, ya no podía ver que los mismos muebles que vieron reuniones de los piratas, ahora estaban viendo la reunión de tres desconocidos hechos amigos por vicisitudes del destino.

Poco a poco, el Capitán fue abriendo muy lentamente los ojos. Olía menta, Iltharion perfumaba el toda la habitación con otro de sus papeles de fumar. Aspiró profundamente el aroma mentolado mientras el elfo continuaba hablando de los posibles quehaceres de la muchacha. Cuando hubo cerrado los ojos por la embriaguez, perdió el conocimiento de todo lo que sucedía a su alrededor. La vista, el tacto, el oído, el gusto y el olfato desaparecieron por completo. Era por eso por lo que disfrutaba oliendo la menta, significaba que estaba consciente.

Lo segundo que notó el Capitán al recuperar la conciencia fue el tacto y el peso de la botella de cristal que tenía sujeta sobre la pinza. El aspecto que le daba era el de un borracho más de puerto. Inmediatamente, en cuanto se dio cuenta de la imagen que daba, dejó caer la botella al suelo por vergüenza y orgullo.

En ese mismo instante el elfo hablaba sobre acoger a la vampira como compañera de viaje. Sí, eso estaría bien. La chica podría conocer mundo e Iltharion tendría a su lado a una joven hermosa con la que poder presumir. El miedo que tenía el Capitán es que, a parte de presumir de chica, el elfo también se aprovecharía de ella. La vampira era demasiado inocente, no podía darse cuenta de las intenciones de un burlesco mujeriego como él.

En el Promesa Enardecida, la chica, tendría otro destino distinto que encontrarse con la polla del elfo. En el barco no sería la única mujer, si de algo podía presumir el Capitán era de la amplia diversidad de raza y personas que se encontraban entre sus marineros. Tampoco sería la única vampira. Elder, aunque fuera un vampiro samaritano, le podría ayudar a saciar su sangre. Los pensamientos del Capitán eran cada vez más claros y nítidos. Dejó de recordar sus pasadas noche como amante, las antiguas celebraciones de piratas y todas sus penas y se centró en lo que de verdad importaba en aquel momento: La vampira y el elfo.

Sin embargo, pese a que ya se había desvanecido la confusión de la embriaguez, todavía seguía sintiéndose lento y pesado. Antes de que pudiera decir nada, la chica se adelantó a hablar. Rechazó la oferta del elfo, rechazó todas las ofertas y decidió que lo mejor para ella y para los demás era que se marcharse de allí.

-No.- Gruñó sin levantar la voz. Tarde, la chica ya había abandonado el umbral de la puerta. El Capitán le dedicó una mirada desesperada al elfo. Iltharion y la vampira habían resucitado un sentimiento que creía olvidado. Si el polvo y la suciedad de su hogar fueran cenizas, pensarían que ambos eran aves fenix. –Se fue.- Dijo con un suspiro a la vez que pensaba que había perdido de nuevo la oportunidad de volver a tener amistades en su hogar.

Apoyándose entre los muebles con tal de poder caminar más deprisa sin caerse, el Capitán fue al umbral de la puerta que todavía estaba abierta. Buscó a la albina por la lejanía confuso y con gesto suplicante, pero no vio nada.  

-Si me oyes debes saber que aquí tienes tú casa chica.- Llamó como última suplica. - Y en el puerto, coronado con una bandera negra con una bandera con tentáculos, tú barco el Promesa Enardecida.- La “promesa” que el Capitán se había prometido así mismo incrementó justo en ese momento. Iltharion y la vampira entraron en la “promesa” en el mismo nivel que Goldie, Bio y Magazubi estaban.- Lo mismo para ti.- Dijo girándose lentamente hacia el lugar donde estaba el elfo.
avatar
Cantidad de envíos : : 262
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Iltharion Dur'Falas el Jue Jul 07 2016, 20:55

El bardo se detuvo un poco tarde en sus preguntas hacia el capitán, escuchando a la moza hacia la cual giró su rostro apra dedicar nuevamente toda su atención a la misma, pero al ver que esta empezaba a volver a ponerse sus ropas, decidió desviar la mirada para no incomodarla. De cualquier modo no vería a través de su capa mas que con la imaginación, y para eso no necesitaba escrutarla fijamente quedando como un perturbado en el proceso.
El elfo dio una larga calada al cigarrillo mientras escuchaba la respuesta de la muchacha, y ladeó levemente el rostro con conformismo, no esperaba tampoco una respuesta  distinta  de una desconocida.
-No se merecen.-Respondió con la voz agravada por el alcohol, el humo y el cansancio, empezando a notar sus parpados mas pesados que hacia unos minutos.
El hijo de sandorai se levantó con pesadez y tomó la capa que la muchacha le extendía, haciendo un grácil gesto con la mano, mas exagerado de lo normal en el por la perdida de  coordinación de los vapores del alcohol, y sonrió levemente.
-Le deseo mucha suerte en su empresa.-Dijo sincero, pues veía poco futuro en la búsqueda de la dama  mientras permaneciera  entre los gruesos muros de Lunargenta, y bajo el opresivo sol del sur.
Iltharion le devolvió la inclinación a la muchacha.- Espero que no guarde solo un mal recuerdo de esta noche.-Fue su corta despedida.

El elfo observo los lentos movimientos del hombre calamar al sostenerse en el ajado mobiliario en dirección a la puerta, escuchando y leyendo sus labios mas que oyendo su voz. Siguió, no solo con la mirada, al cefalópodo por los restos de su morada hacia el umbral, y escuchó su reclamo a la noche, a la figura ya ausente de la vampiresa que se había desvanecido en las sombras tras su adiós.
El tono suplicante del molusco le dió un pinchazo, nimio, pero existente, de pena al bardo, un resquicio de aquella emoción que apenas si podía sentir su frío y anciano corazón.
Quizás por eso no rió al escuchar sobre la peculiar bandera que enarbolaba aquel extraño capitán, cuya tripulación, estaba seguro, sería interesante mientras fuera la mitad de peculiar que su comandante.
Encaró una ceja al ver aquella oferta extendida hacia si mismo, devolviéndole al pirata una mirada confusa, pero asintiendo un par de veces, no por cortesía, si no con la firmeza de  aquel quien tenía la seria intención de cumplir lo que  no hacia falta poner en palabras.
Algún día visitaría aquella nave.
-Cuídese Capitán.-Recogió sus cosas y salió del refugio, girándose mientras se colocaba la capa un par de pasos mas allá del umbral.- No quisiera que fuera otro quien me recibiera en El Promesa cuando el sino me conduzca al mar.-Hizo con la mano un gesto simple, dos dedos juntos y extendidos sobre  la frente  antes de dejarlos ascender en el aire, respetuoso símbolo que había adoptado de otras tripulaciones durante sus viajes sobre aquel inclemente territorio por el que discurrían los navíos.

El elfo dió finalmente la espalda a la casa y a su morador, se arrebujó en su capa, y desapareció como había hecho la muchacha  hacia las caballerizas de  la ciudad, no pasaría una segunda noche en Lunargenta, no tan pronto.
avatar
Cantidad de envíos : : 525
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de desahucio [Interpretativo] [Libre] [Cerrado]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.