Últimos temas
» Para romper el hielo [Privado][Amaranth-Sabael]
Hoy a las 21:08 por Sabael Bleak

» Amarga ingenuidad, buena voluntad. [Libre 3/3]
Hoy a las 21:05 por Bardo

» Habilidades de Cryz
Hoy a las 19:34 por Sigel

» _•*•_ Lista de Cryz _•*•_
Hoy a las 18:26 por Cryz

» ¿Quieres apostar? [Privado-Seth]
Hoy a las 17:45 por Matthew Owens

» Gabhar
Hoy a las 17:07 por Sigel

» Hoja de Rey
Hoy a las 17:03 por Sigel

» Rapónchigo nocturno iridiscente
Hoy a las 17:02 por Sigel

» La flor de la maldad [Libre] [4/4]
Hoy a las 17:01 por Cryz

» Nymphaea
Hoy a las 17:00 por Sigel


¡Pobre pero… no tan honrado! [Interpretativo • Libre] [Cerrado]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ¡Pobre pero… no tan honrado! [Interpretativo • Libre] [Cerrado]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Dom Nov 13 2016, 04:40

Ashy mantuvo sus manos en los hombros de la elfita, observando todo con cuidado, mientras Elt intercambiaba palabras con un joven al que la rubia no le había puesto ni una pizca de atención. La verdad eran pocas las veces que la ojiazul desconfiaba de alguien y ese hombre por algún motivo no le daba buena espina. Miró a Elt con preocupación cuando le encargó al extraño que las cuidara y fue entonces que se dignó a observar a tal personaje. El guardia comenzó a reprender al viejo Billie John, cuando de pronto la escena se llenó de humo. La elfa se abrazó a su compatriota, preparándose para lo peor, mientras algunos aldeanos huían espavoridos. Eso sin duda no era una buena señal y tenían que apresurarse a salir de ahí, pues no estaban precisamente en un lugar seguro. Eltrant gritó llamando al otro joven, pero antes de que pudiese terminar de darle indicaciones una bola de fuego salió de la nada y se impactó en su brazo.

— ¡Elt! —Gritó la rubia con preocupación. El brujo había regresado y de nuevo sus vidas pendían de un hilo.

Quiso acercarse al guardia y ayudarlo, pero temía alejarse de Iliaki y que al ser quien llevaba la caja el brujo centrara su furia en la pobre niña. Desafortunadamente sus temores se vieron confirmados cuando éste señaló a la elfita, lanzando una de sus bolas de fuego en dirección a donde se encontraban. Ashy se puso frente a su compañera, buscando protegerla, no obstante, Elt fue más rápido y terminó recibiendo el impacto directo de la bola de fuego. Nuevamente la rubia gritó el nombre de su amigo, ignorando las palabras que el ex-guardia les dirigía. Buscó entre el humo al guardia y la desesperación comenzó a apoderarse de ella, cuando una vez más el guardia dio instrucciones de que las sacaran de ahí. No quería dejar a su nuevo amigo ahí, ella realmente no deseaba dejarlo, pero las instrucciones eran claras y no deseaba causarle más contratiempos al guardia.

Corrieron detrás del tal White, tratando de confiar en las palabras de que volverían a buscar a Elt. Ashy no conocía muy bien al guardia, pero daba la impresión de ser alguien aún más capaz de lo que pudiese parecer y ella confiaba en él. El lugar se había transformado en un campo de batalla y por lo que parecía varios guardias corrían a controlar la situación, de pronto una extraña melodía comenzó a sonar, anunciando el fin de la contienda. Ayudó a la elfita a sentarse en un lugar seguro y le obsequió un dulce de cerezas, pues se le notaba palida y no era para menos después de todo lo que habían vivido. Ahora se encontraban seguras, esperando que los guardias les tomaran declaraciones y terminaran con la investigación acerca de todo lo que había acontecido. Ashy le pidió a la elfita que la esperara y se dispuso a buscar a su amigo por el lugar. El humo comenzaba a cesar y el cuerpo del brujo yacía inerte en el suelo al lado de la bendita caja de la discordia. No muy lejos de ahí un natural cabello castaño captó su atención, haciendo que la elfa corriera hacia a él y lo abrazara con fuerza. El pobre muchacho las había pasado negras por causa de ella y de Iliaki y lo menos que podía hacer era recompensarlo por tantos contratiempos. Lo ayudó a sentarse y nuevamente comenzó a sanar sus heridas, alegrándose de ver que el ungüento que le había obsequiado había servido de algo.

—Supongo que pedirte que seamos amigos sería demasiado a estas alturas, ¿no? —bromeó mientras terminaba de sanarle las heridas—. Gracias por ayudarnos y por habernos cuidado tanto. Cuando te sientas mejor te invitaré un buen trago y una buena cena, además siempre contarás con mi apoyo y ayuda, cuando lo necesites —le sonrió—, aunque sea mucho me gustaría que fuéramos amigos —se desató el brazalete que había comprado en su primer viaje a Lunargenta y se lo obsequió al guardia.

Un rato después la algarabía había mermado y se encontraban sentados en un jardín, cuando la pequeña le pidió que la acompañara a interrogar al famoso Billie John. Ashy asintió y la siguió con tranquilidad, escuchando las preguntas que la elfita le hacía. La rubia se llevó la palma de su mano a la frente ante las evasivas del gordito. El hombre relataba una rebuscada historia de marineros, interpretándola con sus manos como si de un mal actor se tratase. Los ojos se le abrieron como platos cuando entendió que aquel hombre le había robado la caja al brujo, inclusive Iliaki se había quedado en shock, haciendo que la rubia la pellizcara para ver si así reaccionaba. Finalmente, la hora decisiva había llegado y podría vislumbrar aquel maravilloso artefacto que tantos problemas había causado, debía tratarse de algo excelso, extraordinario, maravilloso.

—Esto debe ser una broma… —expresó la rubia, sintiendo como el color abandonaba su rostro. Efectivamente se trataba de algo fuera de serie, pero no de una buena manera. ¡Tantos problemas para ese cachivache! No fue de esperar que la elfita quisiera irse de la ciudad, aunque esas palabras le dieron una pequeña idea—. Iliaki en unos días búscame en el hospital de Lunargenta, tengo algo que proponerte.

Le había estado dando vueltas al asunto desde que se separaron cuando Ashy llevó a Elt al hospital y cada vez le parecía una mejor idea. Solo tendría que hablar con su padre y con Allen, pero no creía que ellos fuesen a poner alguna resistencia, pues salvo por su cualidad como ladrona, la elfita era bastante adorable y sería bueno tenerla como una miembro más de su familia. Por el momento ese día había sido su debut y despedida como ladrona, de ahora en adelante se dedicaría a sus estudios en el hospital y a pagar la deuda que tenía con el guardia.
avatar
Cantidad de envíos : : 245
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Pobre pero… no tan honrado! [Interpretativo • Libre] [Cerrado]

Mensaje  Eltrant Tale el Lun Nov 14 2016, 18:57

El humo se acumulaba a su alrededor y apenas sin poder ver nada, solo con una extraña música de fondo, se alejó en dirección a la voz que le llamaba. La plaza era un caos, humo, gritos, y la suave música que parecía sobreponerse a todo lo presente.

A pesar de ello, no tardó en llegar hasta el muchacho que había dejado a cargo de las elfas, un sin número de soldados coronaban los tejados de los edificios que el exmercenario tenía a su alrededor, era obvia aquella reacción, el brujo había convertido en ceniza casi todo el lugar - ¿Cid Campeador? – Sonrió Eltrant sujetándose con fuerza el brazo herido - ¿Es algún tipo de héroe? – Negó con la cabeza, apartando aquello de su cabeza y se encogió de hombros al ver el escudo humeante del chico – Buen trabajo, White – Dijo dejando caer una de sus manos en el hombro, no había visto con exactitud lo que el rubio había hecho, pero seguía de una pieza después de aquello, como mínimo se merecía aquello.

Una vez la música desapareció, hombres y mujeres, cargando pesados cubos de agua comenzaron a entrar en la plaza y arrojarlos, poco a poco el fuego fue menguando, apagándose bajo los insistentes ciudadanos de Lunargenta, Eltrant cerró los ojos al ver, desde dónde se encontraban, como varios guardas levantaban el cuerpo inerte del brujo, que aún yacía en el centro del lugar, volvió a girarse hacía Morcar - ¿Dónde están Iliaki y Ash…? – La pregunta fue automáticamente por el fuerte abrazo que Ashryn le dio sin apenas pensárselo dos veces.

Gimiendo levemente de dolor, debido a las quemaduras, se quedó quieto un par de segundos mirando a la elfa, con los brazos levantados sin saber exactamente cómo reaccionar ante aquella muestra de afecto. – Yo también me alegro de verte – Dijo finalmente, sonriendo, aunque seguía sin saber muy bien qué hacer con los brazos, que continuaban en la misma postura.

Sin que pudiese decir nada más, la elfa le condujo hasta un lugar en el que la muchedumbre se dispersaba un poco, y una vez Eltrant estuvo sentado, le obligó a aceptar otro tratamiento – Esto no es necesario… de verdad. – Dijo mientras Ashryn aplicaba aquel extraño calor con sus manos, aliviando el dolor que le producían las quemaduras del brazo. – No hay de que, además, es mi trabajo – Eltrant revolvió el pelo de la elfa con la mano recién curada, sentía como le seguía doliendo débilmente, pero nada que no pudiese aguantar descansando un par de días, los elfos nunca seguían sorprendiéndole, si en aquel momento vivo, tenía que admitir que era gracias a los habitantes de Sandorai, había perdido la cuenta de las cicatrices que estos habían hecho desaparecer – ¿Amigos? – El castaño miró a Iliaki, no muy lejos de dónde se encontraba, y después a Ashryn, que seguía frente a él, curándole las quemaduras, suspiró y sonrió a la muchacha – Claro – Contestó – Somos amigos.

No conocía a muchas personas que le hubiesen pedido directamente ser amigos de aquella forma, la mayoría lo hacían mediante un puñetazo directamente a la cara, o después de llamarle “idiota” por llevarse algún espadazo que tenía como objetivo otra persona.

¿Cuántos de sus amigos le habían llamado? Probablemente todas, ensanchó su sonrisa, incluso Alanna. – Illiaki – Dijo llamando la atención de la peliblanca, para cuando la tuvo, lanzarle la bolsa que el brujo le había dado, la que estaba dentro de la caja – Esto es lo que había dentro de la caja, es tuyo, pero trata de no meterte en mas problemas ¿Vale? – Una vez hubo entregado la bolsa a su “supuesta” dueña, se tumbó de espaldas sobre la hierba que tenía justo tras él, quedándose mirando al cielo durante unos instantes, el humo comenzaba a desvanecerse, dando paso a la luz del sol – Sí que hace un buen día ¿No crees? – Preguntó cerrando los ojos de nuevo.

Dicho esto, sin levantarse del sitio, contempló como Illiaki y la elfa se dirigían a Billie John y su extraña banda, al otro lado de la calle. Frunciendo desenvainó su espada y, sin levantarse, la dejó junto a él, Ashryn acababa de parchearle, no le apetecía volver a pelearse, no aquel día, pero no podía evitar la sensación de que el hombre tramaba algo.

Por fortuna, al parecer tuvieron una conversación civilizada, aunque por los gritos que dio la pequeña elfa, perfectamente audibles desde dónde se encontraba el viejo Billie no era el entrañable mercader que trataba de vender a la guardia, le vigilaría muy de cerca de ahora en adelante.

Cuando las chicas volvieron, Eltrant se incorporó levemente – No os preocupéis, yo me encargo de los guardas – Se levantó ayudado por Ashryn, volvió a envainar la espada – No creo que quieran cazar a un par de ladronas con toda la que se ha liado, no ahora, al menos. - Estiró los brazos y bostezó - Ahora tengo hambre... ¿Al final me vas a hacer ir al hospital? Si ya estoy bien… - Unos segundos en silencio, con los insistentes ojos azules de la elfa clavados en él le hicieron cambiar de idea - …Esta bien, supongo que siempre puedo dar un justificante en el cuartel.
Eltrant Tale
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 714
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Pobre pero… no tan honrado! [Interpretativo • Libre] [Cerrado]

Mensaje  Morcar el Mar Nov 15 2016, 21:18

Morcar fue con el guardia hasta el lugar donde finalmente se encontró con todos los que habían provocado realmente todo el revuelo, dos elfas y un guardia. Parecían un divertido trío y creyó que estarían mejor solos, al fin y al cabo el apenas había llegado a ver el final de la aventura. Así que se fue sin despedirse, alguien le dijo una vez "Nunca digas adiós, porque si no dices adiós, no te habrás ido, sólo no estarás ahí en ese momento" ¿Quién sabe si se los volvería a encontrar a alguno de ellos en alguna aventura?

Fue en dirección a su casa, no sin antes pasar por la bulla de guardias que iban de un lado a otro, uno de ellos lo reconoció sin miramientos:

-¡Mirad! ¡Es El Exterminador! -dijo el guardia señalándolo.

Morcar cerró los ojos, aún recordaba el asqueroso placer que le generaba cuando era sombrío, pero ahora... Ahora le causaba dolor, aquel mote que le impusieron sería su tortura, su segunda penitencia tras todo su pasado. Sin embargo, nadie olvida un nombre si se lo escriben una y otra vez en un papel, solo logra que quede más marcado, por ello miró al guardia sin expresar ningún desprecio.

-El Exterminador murió, yo soy Morcar, sólo Morcar y nada más que Morcar.

Acto seguido entró por la callejuela que le llevaría a la puerta de su piso. Abrió la puerta y se dispuso a entrar hasta que alguien le gritó desde detrás.

-¡Sir White! ¡Sir White!

Se dio la vuela y logró ver a uno de los guardias más jóvenes acercarse corriendo, Morcar lo conocía. Era Dean, un novato de pelo castaño, ojos marrones y tez morena. El chico se paró delante de él para expirar.

-¿Qué quieres Dean?

-Quería preguntarle... ¿Cuándo volverá a la guardia? Todos sabemos que el general tan sólo espera a que vuelva pidiendo perdón y le aceptará de nuevo en su puesto.

Morcar pensó un segundo su respuesta, Eltrant le había devuelto las ganas de entrar en la guardia, de ser de nuevo el "héroe que fue".

-Yo no soy ni fui ningún héroe-pensó sin querer en voz alta, al instante negó con la cabeza-Verás, para que una persona aprenda una lección, muchas veces uno tiene que alargar su aprendizaje porque sabe que no está preparado. De la misma manera, primero debo pasar un tiempo redimiendo mis errores y, cuando vuelva al status normal, volver a considerar si entrar o no en la guardia. Espero que lo entiendas.

Dean le observó entristecido mientras Morcar volvía al interior del edificio para subir las escaleras en dirección a su piso, comenzó a oler a tostadas, Doc debía estar preparándole el segundo desayuno... Cómo conocía a su amo, nada le gustaba más que un segundo desayuno.
Morcar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Pobre pero… no tan honrado! [Interpretativo • Libre] [Cerrado]

Mensaje  Iliaki el Mar Nov 15 2016, 23:03

Ashryn y Eltrant se han despedido y han ido cada uno por su camino, mientras que el guerrero que había llegado de improviso, tan sorpresivamente había llegado, de la misma forma se había ido. Billie John no había hecho más que problemas ese día ¡Qué fortuna que ya se haya retirado del negocio! Pero conociendo al viejo, lo más probable es que no se haya librado del todo de sus artimañas.

En dos iré con los Ladrones a arreglar unas cosillas con unas personas que se han hecho con dos de nuestros camaradas, y de ahi, a las Islas Illidenses. Sin embargo, no puedo evitar pensar que algo falla con este entorno. Oh, sí, es aquella pila de basura, juraría que no estaba hace unas horas ¡Ni de qué preocuparse!

Quizá, aparte de esa pila de basura, hay algo que no me cuadra en la mente.

Deteniendo su andar, la elfina se puso a hacer memoria de lo acontecido aquel día, hasta dar con un par de hermosas melodías que rondaban escurridizas en sus recuerdos. Música suave, notas que calaban a arrancar una tercera canción que no alcanzaba a recuperar del todo. Sin embargo, tanto esfuerzo por reconocer había hecho que un dolor de cabeza se agolpara de nuevo contra la chica.

Auch, tanto pensar me hará daño. Pero, a pesar del dolor, no hay nada mejor que conservar el botín por el que se ha estado luchando todo el día. ¡Una lástima por Ashryn, que no quiso nada! Mejor, más para mí.

Sacando un pequeño trozo de seda que servía de envoltorio a una última cosa, Iliaki corrió a subirse a uno de los árboles que se hallaban cerca de la entrada a las catacumbas, escuchando la ya típica música que alegraba un bar contiguo.

Ya acomodada en su asiento vegetal (en la rama de más altura), abrió con cuidado la tela, dejando al descubierto una esfera cristalina.


La cosa cososa :

- ¡Es hora! - exclamó entusiasmada.

Tocando la esfera, un vuelco de luces y olores llenó la esfera, asombrando los vivarachos ojos de la elfilla. Un paisaje se dibujó dentro del extraño cristal, dando a Iliaki una sensación de calidez en el pecho. Dibujando una sonrisa de oreja a oreja, la pequeña ladronzuela se sentía satisfecha de consumar su cometido una vez más.

Después de un rato de admirar aquella obra de arte, Iliaki dio, por fin, un mordisco a tan extraño caramelo de cristal.


- Ñom, ñom, los brujos sí que tienen buen gusto haciendo dulces a base de biusas, oh sí ¡Ñom!
Iliaki
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 244
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Pobre pero… no tan honrado! [Interpretativo • Libre] [Cerrado]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.