Últimos temas
» Buenas noches!
Hoy a las 07:08 por maritasantini

» Saludos
Hoy a las 07:05 por maritasantini

» Hola... Otra vez :D
Hoy a las 06:51 por maritasantini

» En los bosques del Este [Libre]
Hoy a las 04:21 por Balnn

» Me presento
Hoy a las 03:51 por maritasantini

» [Desafío] Este solo no es la guitarra de Lolo
Hoy a las 02:30 por Alzzul

» Duros inicios. [Libre]
Hoy a las 02:04 por Ozkolok

» 1 - La Espada Kaliha [Robo organizado][Noche]
Hoy a las 01:55 por Niura Caelia

» Un trago y marchamos, volumen 2
Hoy a las 01:55 por Niura Caelia

» Música en el calor del fuego [Libre.]
Hoy a las 01:15 por Alice


Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Mar Nov 01 2016, 04:50

Nuevamente había llegado al bosque de Sandorai, tierra de elfos libres, largos y verdes senderos llenos de luz y magia, los árboles parecían cantar entre leves susurros y los animales danzaban al son que los rayos del sol dibujaban entre líneas de colores formadas por el pasar de la luz a través de las hojas mojadas; pocas veces el elfo se había aventurado a recorrer estos bosques por considerar que los tristes elfos débiles que se habían dejado arrancar de su verdadero hogar eran tan solo unos conformistas cobardes que no merecían la sangre que llevaban en sus venas.

Pero ¿Qué motivos podrían traer al odioso elfo al bosque de aquellos que consideraba poco menos que débiles y cobardes renacuajos? Era un misterio tal vez incluso hasta para él mismo, pero pronto entendería que todos los caminos de los hijos del bosque estaban deliberadamente hilvanados por sus dioses para llevarlos a cumplir objetivos que iban más allá de sus propias decisiones para contribuir a un bien mayor, al bien del bosque mismo.

Caminaba con tanto cuidado como podía para no llamar la atención aunque sabía que seguramente desde que puso el primer pie en el bosque ya estaba bajo la férrea mirada de alguno de los guardianes del bosque, o al menos así esperaba que fuera o realmente su raza se extinguiría antes de tiempo; sus pasos fueron cortados por algunos animales que pasaron corriendo a su lado, parecían estar huyendo de algo pero al mirar el elfo no consiguió ver nada ¿Acaso los mismos elfos ahora se dedicaban a cazar a las criaturas del bosque? ¿Tan bajo habían caído?

Sus inquietudes fueron rápidamente respondidas al escuchar unos gritos a lo lejos -¡No, no, por favor, no de nuevo!- Escuchó aquella voz tan frágil y femenina pidiendo ayuda y no pudo evitar correr para ofrecer su ayuda al menos mientras llegaban los demás elfos que no debían estar lejos; tamaña sorpresa encontraría al llegar a una especie de campamento pequeño en donde algunos humanos bastante agresivos golpeaban a un par de ¿Chicos? Destino miró a todos lados en busca de la chica pero de nuevo un grito femenino salió de uno de los chicos al ser golpeado de nuevo -Oh vamos, no pueden estar tan mal- Dijo el pelinegro avanzando a los agresivos guerreros que maltrataban al par de jóvenes elfos.

Mira Kerpes, tenemos a otro para jugar- Dijo uno de ellos señalando al pelinegro mientras tomaba su maza y se preparaba para ir hacia él; Destino evadió el primer golpe del mazo y girando su cuerpo consiguió cortar a la mitad el arma de su adversario cuya punta de metal cayó al piso en un golpe seco; acto seguido apuntó con su espada al cuello del grandulón que retrocedió impresionado -Parece que ese sí sabe jugar- Dijo el otro que se había quedado atrás; levantándose y tomando su espadón para hacerse cargo del chico nuevo que al parecer no se había enterado de quién mandaba en ese lugar.

Destino se preparó para lo peor pero antes que iniciara la verdadera batalla unos nuevos pasos se escucharon acercándose de prisa -Los dejaremos vivir esta vez, no tendrán tanta suerte la próxima- Dijo amenazante el sujeto mientras hacía una seña al otro para que se fueran en sus caballos; aunque no sin antes señalar de forma intimidante a los chicos que aterrados los vieron marcharse ante la llegada del elfo y quien fuera que venía después...
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Rauko el Vie Nov 04 2016, 00:28

    En aquel día me encontraba paseando por los senderos del bosque, buscando el camino que me llevaría de vuelta a la ciudad de Lunargenta, aunque mientras caminaba no estaba al tanto de los detalles del entorno debido a que estaba completamente hundido en mis más profundos pensamientos; después de los últimos eventos me vi en la obligación de pensar seriamente en mis habilidades que en algunas situaciones no me eran suficientes para lograr mis metas, y si seguía así no podría ser capaz de proteger las cosas que realmente importan en la vida… Como la comida.

    Después de caminar por un rato, todos mis pensamientos se vieron interrumpidos cuando el hermoso silencio del ambiente desapareció al ser reemplazado por el agudo y molesto grito de una dama en peligro -(Un momento… ¿Dónde estoy?)- Fue lo único que pensé, pues en ese instante descubrí que luego de una larga caminata todavía me encontraba en el bosque, lo peor era que no sabía en qué parte del bosque, al parecer todos mis esfuerzos por volver a Lunargenta habían resultado ser en vano, y eso era decepcionante.

    Dejando esos detalles de lado, volví a escuchar la molesta voz de la chica que necesitaba ser rescatada de una aterradora amenaza -No puede ser, ahora debo ayudar- Dije de mala gana mientras fijaba rumbo hacia el origen de aquellos gritos que arruinaban la armonía del bosque -Espero que me agradezcan con comida o información- Seguí para luego desenvainar mi espada.

    Tras unos segundos, finalmente llegué a un lugar apartado donde podía ver bien lo que sucedía gracias a mis ojos élficos, aunque me mantuve escondido entre los arbustos para examinar la situación antes de actuar sin idear un buen plan, no obstante, no pude pensar en nada al descubrir que todos aquellos gritos tan femeninos eran nada más y nada menos que de un vergonzoso chico elfo que sin duda alguna manchaba la buena imagen de todos los hijos del bosque -(Después dicen que yo no doy un buen ejemplo)- Pensé tras estrellar la palma de mi mano derecha contra mi frente como un gesto de decepción.

    Tardé unos instantes pero finalmente pude entender lo que sucedía, al parecer un par de humanos lastimaban a un par de elfos, razón suficiente para ofrecer mi ayuda y ser recompensado por aquel acto tan noble y desinteresado.

    Desafortunadamente fui muy lento, en ese instante llegó un nuevo personaje a la escena, se trataba de un elfo pelinegro cuya apariencia me resultaba familiar, aunque en ese momento me era difícil reconocerlo.

    Saber quién era el elfo dejó de importarme cuando éste demostró sus habilidades con la espada derrotando al contrincante con un único golpe con aquella destreza que caracterizaba a los hijos del bosque, y eso logró que llegara a mi mente una idea deslumbrante -Un momento… Es la persona que necesito- Dije mientras contemplaba las circunstancias -Él me dirá dónde estoy- Finalicé para luego dejar que una sonrisa se dibujara en mi rostro, me sentía todo un genio, aunque en el fondo, en realidad quería ser entrenado por él, recibir consejos nunca quedaba de más.

    Sin embargo, si quería que éste me viera como alguien digno de recibir su sabiduría primero debía mantener mi buena imagen, y para ello tenía que ayudarlo contra los humanos.

    En ese momento todo apuntaba a que una nueva batalla estaba por comenzar, esa era mi oportunidad, así que comencé a correr en dirección al elfo; me desplacé velozmente por el sendero tratando de no tropezar con las piedras colocadas estratégicamente para hacer caer a alguien, y finalmente, tras unos instantes, logré llegar a la escena, por desgracia ya era demasiado, las cosas fueron resueltas sin necesidad de mi intervención -(Bueno, lo intenté)- Pensé mientras envainaba mi espada.

    A pesar de no haber logrado mi meta, por lo menos pude reconocer al elfo pelinegro, pues era el único que conocía de mi raza con el cabello negro -¿Destino?- Pregunté con curiosidad, no sabía que él viviera por esos lares, aunque tampoco sabía mucho sobre éste como para estar sorprendido, no obstante, en ese momento se hizo presente un nuevo personaje para interrumpir nuestra conversación…
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 204
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Mar Nov 08 2016, 20:35

Sus pies apenas si se movían, mientras recorría el largo camino de regreso a Sandorai. La semana de turnos nocturnos en el hospital de Lunargenta por fin había terminado y era hora de recibir su bien merecido descanso. Allen seguía haciendo malabares para evitar que el clan Elaynor descubriera sus travesuras y ciertamente cada día se volvía más difícil mantenerlas en secreto; al grado que la rubia esperaba el momento en que la verdad se supiera y así pudiese ir y venir en completa libertad. Claro que esta idea era solamente eso, pues en cuanto su abuelo se enterara de sus sentimientos por un humano no volvería a ver la luz del día. Aun así, se sentía bastante optimista al respecto y esperaba que las cosas se acomodasen de la mejor manera para su fortuna. Fuese como fuese, en esos momentos lo único que la ojiazul deseaba era tumbarse en su cama y dormir como si no hubiese un mañana.

Un pequeño bostezo escapó de sus labios y no pudo evitar tallarse los ojos con cansancio. Todavía le faltaba un buen tramo para llegar a su hogar, cuando escuchó unos gritos exageradamente agudos, provenientes de un lugar cercano. Aquellos berridos resonaron por todo el lugar, haciendo casi imposible la tarea de ignorarlos, por lo que la rubia simplemente masajeó sus sienes y pidió a Imbar que le brindase suficiente paciencia. Quiso seguir su camino y no darle importancia a la situación, pero su instinto metiche fue más fuerte que su fuerza de voluntad y terminó yendo en la dirección de los gritos. La escena le sorprendió, pues en lugar de encontrarse con una damisela en peligro se dio cuenta que los gritos no provenían de ninguna fémina, sino más bien de dos chicos. Al parecer un par de humanos se encontraban maltratando a unos chicos, cosa que no agradó para nada a la pequeña elfa. Estaba a punto de llamar a los guardianes del bosque para que se encargaran de los alborotadores, cuando alguien más intervino en la situación.

En un movimiento impresionante un joven de cabellos azabaches detuvo al contrincante con su espada, haciendo retroceder a los humanos sin mucho esfuerzo. Los ojos de la rubia se abrieron impresionados, que hasta logró olvidarse del cansancio acumulado, todo porque realmente deseaba poder ser así de intimidante. Vale, siendo honestos, ella no asustaba ni a un osito de felpa; de hecho, si apariencia frágil e inocente hacía que la gente no la tomara en serio y eran contadas las ocasiones en que no era subestimada. Sus pensamientos se vieron interrumpidos con la silueta de otro chico al que no había vislumbrado antes y esta vez se trataba de una cara conocida, el elfo que también pertenecía a los informantes. El color abandonó su rostro y retrocedió instintivamente. No quería tener nada que ver con los informantes, no estaba lista, aún tenía esa sensación de ser un peligro andante por causa de la última misión del gremio y su inestabilidad emocional corría peligro al estar cerca de alguien que le recordara aquel trauma. Claro que su escape furtivo hubiese funcionado de no ser porque una rama crujió bajo sus pies, delatando su posición.

—Hola…Rauko —ya no le quedaba de otra que hacer notar su presencia en el lugar—. Lo lamento, solo pasaba por aquí.

Todo lo que tenía que hacer era saludar y retirarse, era un plan bastante simple y sus miedos estarían ocultos en su cabeza, de donde jamás debían salir. Quería evitar más contacto del ya establecido, pues no sabía cuánto tiempo pasaría antes de que su inestabilidad saliera a flote y terminara lastimando a alguien, aunque a juzgar por su inutilidad fuera del hospital, dudaba ser un peligro para aquellos dos sujetos.
avatar
Cantidad de envíos : : 229
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Jue Nov 10 2016, 01:30

El par de bravucones humanos se habían marchado, aunque no sin antes amenazar a los chicos que parecían no ser víctimas por primera vez, si aquello se repetía con frecuencia, Destino no se explicaba cómo es que nadie más había acudido a ayudarles -Es tu culpa Tier- Dijo el primero de ellos, un joven de cabello oscuro y aspecto rudo aunque sus habilidades no resultaran especialmente destacables -Oh, claro Nitos, siempre todo es mi culpa- Reprochó su compañero, un joven más pequeño de cabello un poco más corto bañado en restos de hojas y cara de niño llorón; tal vez había sido él quien diera los alarmantes gritos de niña asustada.

Ambos chicos se perdieron en una discusión estéril hasta que finalmente fueron interrumpidos por la llegada de otro niño, aunque éste sí resultaría conocido para el pelinegro -¿Rauko?- Respondió a modo de pregunta recordando aquella particular aventura que habían tenido junto a Don Rocín, justo estaba por preguntarle lo que había por ahí pero considerando que era un elfo y que los elfos vivían en ese bosque, resultaba un poco obvio así que prefirió no preguntar, aunque la mirada confundida de los otros chicos hacía suponer que era un desconocido para ellos.

Poco después, antes de que se pudiera intercambiar más información entre los chicos apareció una nueva elfa, de nuevo una chiquilla, cosa que comenzaba a incomodar a Destino -¿Qué ahora los elfos no crecen?- Preguntó al verse rodeado de pequeños y teniendo en cuenta que eran muy pocos los que había conocido de su raza desde su despertar en la isla de los brujos; Rauko y la chica parecían conocerse; los otros chicos susurraban entre ellos, al parecer también la conocían de algún lado pero no se atrevían a decir nada en voz alta.

Finalmente la extraña escena de llegadas y saludos finalizó bruscamente cuando el sonido de un golpe fue seguido de la brusca caída de Tier, quien acabó de bruces en el piso -Eso es porque eres un cobarde, solo has traído deshonra para ti, para nuestra familia, para nuestro ganado- Recriminaba el otro furioso -Yo no pedí nacer en una familia de salvajes- Dijo Tier desde el piso -Solo quiero ser un bardo, vivir libre, cantarle a los árboles- Se excusaba el chico con adorable rebeldía -Ya, basta, nadie ha deshonrado a...- Decía Destino justo cuando escuchó aquello de cantarle a los árboles -Bueno, eso ha sido deshonroso, pero nada ganan con discutir entre ustedes- Intentó mediar entre ambos.

Nito se adelantó unos pasos para quedar entre su hermano y los recién llegados -Ustedes no entienden, venimos de una familia de guerreros, es nuestro deber seguir la tradición- Decía Nitos con vehemencia y pasión -Nos han encargado custodiar este punto del bosque como prueba de valor, solo necesitamos hacer eso para mantener el honor de la familia- Explicaba el chico -Pero este cobarde se niega a pelear- Señaló a su hermano Tier con desprecio -Y ahora será peor, esos hombres vendrán de nuevo y estarán furiosos, habíamos mantenido sus maltratos en secreto, les permitíamos llevarse algunos animales y nos dejaban en paz pero ahora vendrán por nosotros- Dijo angustiado -Esperemos que vuelvan, y los espantarán para siempre- Dijo Destino de manera solidaria -Yo los entrenaré para que puedan defender el bosque- Ofreció el pelinegro a los chicos como una alternativa para salir de la situación.

¿Y si no podemos?- Preguntó Tier con voz quejumbrosa y tímida -Lo único que hace falta para aprender, es el deseo de aprender- Dijo el pelinegro con determinación -Con eso hasta ella podría- Dijo señalando a la chica elfa que había llegado al final, pues aparentemente era la cosa más frágil del lugar, y si ella lograba hacerse fuerte, entonces cualquiera de los otros podría también.
Hermanos Elfos:

Tier

Nitos
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Rauko el Sáb Nov 12 2016, 01:45

    Por más que intentara no burlarme del responsable de los gritos, a medida que transcurría el tiempo más defectos le encontraba que me hacían difícil poder considerarlo como un elfo y no una elfa; sin duda alguna era una criatura que manchaba la buena imagen de los hijos del bosque, al menos… Que todos los elfos fueran de esa manera -(¡Qué horror!)- Debía tratar de pensar en otras cosas para no terminar perdiendo la fe en mi propia raza.

    En ese momento Destino respondió mi saludo mencionando mi nombre a modo de pregunta, aunque luego pareció querer decir algo pero se limitó a no hacerlo; al mismo tiempo yo quería continuar la conversación para acabar con el silencio incómodo que se hizo presente, sin embargo, inventar algún tema me pareció mucho trabajo y opté simplemente por esperar que otro se encargara de llenar el aire con algún otro sonido que no fuese el de las aves cantando.

    Repentinamente se escuchó el característico sonido de una rama al romperse -(¡Peligro, peligro! ¡Debo aniquilarlo antes de que ataque!)- Fue lo único que pensé en aquel instante al tiempo que llevaba mi mano derecha hacia mi espalda en busca de mi arma, no obstante toda preocupación fue en vano, pues sólo se trataba de una elfa inofensiva, así que bajé la guardia.

    Fue entonces cuando el nuevo personaje dijo mi nombre -(Un momento…)- Me parecía extraño que me conociera, así que nuevamente entré en modo de alerta para luego mirar a aquella persona cuyo aspecto aún no lograba reconocer.

    Afortunadamente, al escuchar su voz una vez más, logré recordarla como Ash, aunque todavía no podía identificar su apariencia debido a que solamente nos encontramos una vez, durante la prueba suicida de Manuela quien nos obligó a explorar una cueva oscura llena de peligros y engaños que aún me aterrorizaban con tan solo recordar.

    Dejando esos detalles de lado, tuve la impresión de que Ash intentaba marcharse rápidamente por alguna razón, tal vez me quería evitar después de no ayudarme durante la última misión del gremio en donde por poco no terminé congelado, o tal vez quería largarse por algún otro motivo que por el momento no podía imaginarme… O simplemente le era urgente encontrar un baño.

    Fuese como fuese, pensé que lo mejor era dejarla ir tal como ella lo quería, yo no tenía motivos para interponerme en sus planes y tampoco me interesaba estorbar -Hola Ash- Saludé de forma amistosa y serena -Tranquila, no tienes por qué pedir disculpas… Puedes seguir en lo tuyo- Tal vez pude decir algo mejor que eso, pero así ella se libraría de mí lo más rápido posible y todos continuaríamos felices con nuestras vidas y sin momentos incómodos.

    En ese instante Destino protestó por algo que no era mi culpa -Hey, todavía estoy creciendo- Dije para excusarme -O eso espero…- Susurré para mí mismo mientras volteaba mi mirada hacia un lado.

    Después de aquello, el par de chicos entraron en discusión, nada que realmente me importara -(Rauko, pierdes tu tiempo escuchando estas ridiculeces)- Escuché dentro de mi mente, y aquella voz tenía toda la razón, así que era momento de marcharme, sin embargo ahora había un problema, todavía no tenía ni la menor idea de cuál era el camino a Lunargenta -(¿Cómo preguntar “dónde queda la salida” sin perder mi dignidad?)- Pensé tratando de encontrar la respuesta.

    Tras unos segundos de profundos pensamientos, Destino mencionó algo que llamó mi atención -(Ésta es mi oportunidad para volverme más fuerte)- Pensé para luego buscar las mejores palabras que debía utilizar para convencer a Destino de que me permitiera recibir sus enseñanzas.

    Cuando finalizó el diálogo entre los elfos, respiré profundo y entré en acción -¿De verdad los entrenarás?- Le pregunté a Destino mientras me colocaba entre éste y los demás -Chicos, deben convertirse en sus discípulos; él no es cualquier guerrero, es uno de los mejores espadachines que conocerán en sus vidas- Comenté con tal certeza que tal vez los convencería de mis palabras.

    Si yo quería ser entrenado, antes debía convencer al par de chicos ya que Destino se había ofrecido a ayudarlos a ellos y no a mí; así que para que ellos accedieran, yo primero debía hacerles creer que la propuesta era muy tentadora -Si no aceptan, entonces perderán esta oportunidad… Y eso es algo que yo no haré- afirmé con determinación para luego voltear y colocarme frente a Destino -Por favor, déjame recibir tu conocimiento- Supliqué de forma cortés; ahora sólo había que esperar las reacciones de los presentes tras ver mi actuación.
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 204
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Mar Nov 15 2016, 09:37

Vale, su plan de escape no estaba resultando como esperó. Instintivamente infló sus mejillas ante el comentario del pelinegro y asintió cuando Rauko afirmó que aún le faltaba crecer. Ciertamente ella no era una niña, solo era joven y…pequeña, aunque eso no quitaba el hecho de que aquella insinuación fue bastante ofensiva. Le regaló una pequeña sonrisa a su compañero de gremio y se debatió mentalmente acerca de si debía explicar lo que había ocurrido en la cueva de las sirenas; después de todo, el muchacho podría creer que a ella le importaron tres hectáreas de pepino su bienestar, siendo que al perderlos a él y a Candau, el grupo atravesó por difíciles contratiempos. Nuevamente se encontró en pleno debate existencial, pues, aunque no deseaba recordar su más reciente trauma, no podía culpar a todos los informantes por lo que sucedió en la mansión de Elso. Claro que eso no lo iba a admitir a viva voz. Todavía estaba herida por el hecho de que Bio no la recordara y por las borrosas imágenes de un sangriento asesinato, en las cuales ella —difusamente— aparecía como la perpetradora.

Tenía miedo de sí misma y de lo peligrosa que pudiese llegar a ser. No recordaba como había ocurrido aquel terrible acto, ni tampoco el motivo por el que su mente la torturaba con esos recuerdos inconsistentes, pero prefería no arriesgar a sus compañeros mientras no estuviese segura de que no les haría daño. Una vez más se había perdido en sus pensamientos y cuando volvió a retomar el hilo de la conversación era el elfo de cabello azabache quien hablaba. Su mirada viajó hasta los dos elfos, que hasta hacía unos momentos se encontraban en problemas y escuchó atentamente como el joven les ofrecía su ayuda para defender el bosque. Un entrenamiento era algo que anteriormente hubiese anhelado, siempre quiso ser alguien que pudiese defenderse, aunque a esas alturas todo podía ser un detonante para su inestabilidad. El más adorable de los elfos pareció dudar de la propuesta, recibiendo del pelinegro palabras alentadoras, que bien hubiesen sido magnificas, si no fuera por el hecho de que la señaló, asegurando que inclusive ella podría aprender…lo que fuese que él quisiera enseñarles.

— ¿Eh? —Fue lo primero que salió de sus labios—. N-no…yo no…

La ojiazul paseó su mirada temerosa por distintos puntos del suelo, preguntándose ¿qué demonios hacía ella en ese lugar? Se suponía que tenía que estar en su hogar y disfrutar de su preciosa y cómoda cama, si seguía ahí solamente conseguiría que los demás la creyeran loca y era una de las cosas que tanto deseaba evitar. Su creciente terror se vio interrumpido por las palabras de Rauko, quien parecía sorprendido con la decisión del elfo de entrenar a los otros dos. Debía admitir que las palabras de su compañero eran bastante convincentes, inclusive podía elogiar la forma tan elegante que usaba para expresarse, pues había logrado captar la atención de la ojiazul y vaya que en las últimas semanas eso parecía una tarea imposible para los demás. Una pequeña risa escapó de sus labios cuando entendió la trascendencia de tan elocuente catedra, por lo que, olvidándose un instante de sus problemas mentales, instintivamente decidió seguir aquel entretenido juego.

—Si es tan bueno como Rauko dice, entonces yo también quiero —mostró un gesto de gatito adorable, ese que siempre le servía para que su padre cediera a lo que ella quisiese y sonrió.

Casi parecía que volvía a ser la misma de antes, solo esperaba ver cuánto tiempo pasaría antes de que se diese cuenta de lo que estaba haciendo, pero por el momento estaba disfrutando de participar de aquel espectáculo que había sido planeado con el fin de convencer a los otros dos elfos y ¿quién sabe? Tal vez ese fuese el escenario perfecto para dejar salir todo lo que la estaba atormentando y así recuperar su personalidad de siempre, además, no estaba de más entablar una pequeña amistad con su compañero de gremio y de paso descubrir si el elfo de la espada era tan bueno como lo aparentaba.
avatar
Cantidad de envíos : : 229
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Dom Nov 20 2016, 01:35

Era bastante extraño que aquel bosque se encontrara plagado de jóvenes elfos, pero al mismo tiempo Destino sentía que como un experimentado guerrero, era su deber sacar todo el potencial que los chicos podrían tener escondido; miró fijamente a todo el grupo para confirmar lo anterior, debía estar muy muy escondido en algunos casos pero a pesar de todo el pelinegro aún no perdía la fe en su gente, su raza tenía mucho más que ofrecer que simplemente cantarle a los árboles, tenía que haber más que solo eso.

Rauko se defendió alegando que aún estaba creciendo; cosa que era bastante probable por su aspecto que representaba muy poca edad; por lo que Destino aceptó su argumento como válido y no quiso increparle nada más; la chica recién llegada, por su parte, parecía bastante desorientada, claramente su llegada había sido más un accidente que otra cosa pero a fin de cuentas, si los dioses habían decidido llevarla hasta ese lugar justo en ese momento, deberían tener sus razones para ello, nada sucede solo porque sí.

Los hermanos se miraron uno al otro ante la oferta se ser entrenados por el pelinegro; Tier aún se mostraba un poco renuente pero Nitos sí que se había animado de inmediato, incluso antes que Rauko emitiera su magistral discurso acerca de las habilidades del elfo espadachín que no tenía idea de dónde había sacado el chico tales expectativas; incluso había pedido ser entrenado también al igual que los hermanos; sus palabras tan elocuentes incluso consiguieron convencer a la elfa que parecía muy fuera de lugar, aunque pese a todo, Destino tenía la esperanza de que cada hijo del bosque tenía una misión en el mundo y sin importar cual fuera, no dejaba de ser importante... Salvo por cantarle a los árboles, eso sí que no era nada importante.

Finalmente tras ver que todos se sumaban al grupo de pupilos, el joven Tier no tuvo más opción que aceptar con la cabeza agachada, no parecía estar del todo convencido en que pudiera llevar el camino de un guerrero pero a fin de cuentas, solo necesitaban ganar una batalla contra aquellos humanos abusivos y eso sería todo, podría continuar con su vida cantándole a los árboles mientras los abrazaba -Pues bien, ya, si todos dicen que es tan bueno, veamos si puedes formar a un guerrero que no desea pelear- Dijo de mala gana mientras se ponía de pie tan solo para ganarse un codazo de su hermano por el irrespeto hacia el  maestro que habían encontrado pero Destino no pareció molestarse por ello -Las batallas se ganan con la mente, no con puños o armas- Dijo el elfo en un tono tan serio que de inmediato dejó al quisquilloso chico en silencio, como si esperara saber más.

Destino les enseñará, para que los elfos no vuelvan a ser desterrados jamás- Dijo con un claro resentimiento por lo ocurrido en las islas contra los insolentes hechiceros -Deben saber que el supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar; no necesitan ser más fuertes, solo hacer creer a su enemigo que lo son- Explicó con paciencia -¿Entonces no nos enseñarás a pelear? ¿A usar la espada?- Preguntó Nitos que parecía un poco decepcionado por la falta de violencia y acción en el futuro de la clase -Las armas son instrumentos de mala suerte, usarlas por mucho tiempo producirá calamidades y dolor- Exhortó el elfo al chico -Una vez que has arrebatado una vida, ésta no vuelve, y se lleva con ella un pedazo de tu humanidad- Explicó acerca de lo difícil que era la conclusión de la pelea, en donde asesinar al contrario era inevitable.

El pelinegro se acercó al centro de todos para explicarse mejor -Las batallas se ganan primero aquí- Dijo poniendo dos dedos de la mano derecha en su frente -Si no aceptan las consecuencias que tendrán sus actos antes de cometerlos, entonces no serán capaces de llegar hasta el final, o perderán más de lo que puedan ganar con la victoria... Siéntense- Dijo mientras se sentaba él y señalando que hicieran una especie de semicírculo -Deben saber siempre por qué pelean, sus razones para seguir adelante hasta el final, si pierden su rumbo perderán la batalla incluso antes de empezar- Miró inquisitivamente a todos sus pupilos uno a uno -¿Cuál es su razón para pelear? ¿Proteger? ¿Sobrevivir? ¿Imponerse?- Preguntó esperando una respuesta que marcaría no solo el rumbo del entrenamiento, sino además el rumbo de las vidas de los jóvenes elfos...
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Rauko el Vie Nov 25 2016, 01:05

    Aunque no hice nada que impidiera que Ash siguiera su rumbo, ésta seguía presente como si algo aún la detuviera en aquel lugar; tal vez en realidad no quería irse o estaba ahí simplemente para defender su honor ante el ofensivo comentario del pelinegro, pero fuese como fuese, estaba más que claro que me equivoqué al pensar en un principio que ella necesitaba ir al baño.

    Una vez que Destino aceptara mi irrefutable e irrebatible argumento, Ash me mostró una sonrisa debido a que defendí nuestra orgullosa dignidad de elfo -(¿Cómo puede sonreírme después de dejarme abandonado en una oscura y tenebrosa cueva?)- Pensé mientras que también dejaba que una sonrisa amistosa se dibujara en mi rostro; me era difícil olvidar los problemas por los que tuve que pasar  aquella vez, y aunque en realidad fue a causa de mi incompetencia, me sentía obligado a culpar a los demás por mis desgracias, eso era más fácil que aceptar mis debilidades.

    Finalmente, cuando expuse mi grandiosa actuación, obtuve los resultados esperados, de hecho, fue mejor de lo que esperaba; todos creyeron que en realidad Destino era un grandioso espadachín, incluso Ash quedó influenciada por mis bien elaboradas palabras y optó por unirse al improvisado grupo de discípulos -(No puede ser… ¡soy genial!)- Pensé sintiéndome completamente satisfecho por mis logros, aunque eso era algo que tuve que ocultar ya que arruinaría el engaño.

    Sólo faltaba uno, el elfo más… “Débil” de todos; éste era terco y se negaba a aceptar, pero al final no tuvo de otra que resignarse, aunque de mala gana y con un comportamiento descortés que me resultaba desagradable, pero finalmente se pudo dar inicio al tan esperado entrenamiento.

    Las primeras palabras de Destino fueron completamente inesperadas, en ningún momento hubiera imaginado que él diría “Las batallas se ganan con la mente, no con puños o armas”, no podía negar que tenía razón y además despertó mi curiosidad, por lo que me dispuse a poner toda mi atención en el pelinegro; pero yo creí que comenzaría diciendo algo como “Lo importante en cualquier batalla es tener muchos aliados, así tendrás menos trabajo”; sin duda alguna mi sabiduría no era de admirar.

    Finalmente el pelinegro dejaría salir una lección que jamás podría olvidar en mi vida; en aquel día solo quería ser más fuerte y poderoso sin importar si era necesario explotar mi cuerpo para lograrlo, pero cuando Destino pronunció “no necesitan ser más fuertes, solo hacer creer a su enemigo que lo son” mi perspectiva cambió; no lo entendí al principio por mi inexperiencia pero sabía que aquellas palabras me serían muy útiles.

    Por otro lado, uno de los elfos no estaba satisfecho con el rumbo de la clase, éste esperaba algo más bárbaro y sanguinario, por lo que sufrió una decepción y quiso interrumpir al pelinegro -(¡Rauko, elimina al insolente antes de que sea demasiado tarde!)- Ordenó con ímpetu una voz dentro de mi cabeza, pero me mantuve tranquilo a pesar de que empezaba a preocuparme lo de escuchar voces.

    La clase siguió su rumbo y Destino dijo más cosas interesantes, entre ellas mencionó que al arrebatar una vida perdemos parte de nuestra humanidad; cuando escuché esto último no pude evitar mirarme de forma retrospectiva y recordar mis últimos veinte asesinatos… Y no me sentí culpable, todas mis víctimas merecían su final.

    Hasta el momento no tuve la necesidad de interactuar, sin embargo, luego de que todos nos sentáramos me vi obligado a responder una pregunta que el pelinegro dejó en el aire -(¿Cuál es mi razón para pelear?)- Pensé buscando la verdadera respuesta en mi interior y no fue difícil encontrar la verdad -Proteger- Dije con un tono más serio del usual para luego desenvainar mi espada y sujetarla frente a mí -Mi motivación, mi razón para luchar… Es porque quiero proteger a los que merecen vivir- Indiqué sin dejar de observar las hojillas de mi arma -No me importa perder mi humanidad o mi propia existencia en el proceso… Haré lo que sea necesario para proteger la vida de los seres justos e inocentes- Una vez dicho eso, volví a la normalidad y miré a mis compañeros para saber cuáles eran sus reacciones.
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 204
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Mar Nov 29 2016, 22:10

Los acontecimientos habían dado un giro que ella no esperó, de la nada estaba participando en el intento de convencer a los elfos a aceptar la oferta del pelinegro, aunque en el fondo, muy en el fondo si deseaba volverse un tanto más fuerte no fue consciente del peligro que aquello atraería hasta que ya había hablado. De pronto guardó silencio y observó a los elfos a su alrededor, tratando de esconder el terror que rápidamente se había arremolinado en su interior. El hermano mayor parecía estar completamente dispuesto a aquello, mientras que el más joven parecía dudoso. Ashy también tuvo curiosidad por saber cómo le haría aquel maestro para adiestrar al muchacho, pues sinceramente no creía que hubiese poder alguno que lo hiciera dejar su pacifismo. Destino fue bastante hábil en sus palabras y por un momento parecía haberlo convencido. Vale, lo admitía abiertamente, también la habían convencido a ella, quien discretamente se quedó en su lugar, en vez de retirarse hacia su hogar.

Escuchó atentamente las palabras del elfo y arqueó una ceja curiosa a la pregunta decepcionada del mayor de los hermanos. La perspectiva planteada era bastante interesante, algo así como justo lo que necesitaba escuchar, pero aquella explicación acerca de la muerte le heló la sangre y su mirada se congeló, siendo presa del pánico. El aire comenzó a faltarle y estaba segura de que su rostro se encontraba se encontraba tan pálido como la nieve. ¿Arrebatar una vida? Instintivamente los recuerdos difusos del baile en la mansión de Elso Ponsio quisieron cobrar sentido. Todo ese tiempo había intentado descifrar que fue lo que realmente pasó ahí, pero su mente parecía haber sido manipulada de alguna manera y solo conseguía ocasionarse una terrible jaqueca, pero aquellas palabras encendieron una luz en los recovecos de su mente, una que quizá nunca debió dejar que se encendiera.

Una punzada de dolor le atravesó la cabeza y cerró los ojos, perdiéndose un momento de lo que se suponía era una catedra que debía ayudarle. Los cuerpos inertes de los invitados de la fiesta, los hombres de Elso llevándose a Bio a un laboratorio subterráneo, sus compatriotas inconscientes con los cuerpos tasajeados, ella a punto de ser asesinada, Bio corriendo a buscarla aun sin recordarla, la daga en sus manos, las manchas de sangre en su hermoso vestido y debajo de ella los cadáveres de los dos hombres que habían intentado matarla. Todo aquello se esclareció de repente, haciéndola caer de bruces al suelo, horrorizada ante la atrocidad de sus acciones. Respiró tan rápido como podía, pero sencillamente no sentía tener el aire suficiente en sus pulmones. Sus compañeros habían acatado a las instrucciones del pelinegro, sentándose en un pequeño semicírculo, del que seguramente ella tendría que ser participe. Ella retrocedió desde el suelo con horror, hasta que su espalda chocó con el tronco de un árbol y trató de borrar todo lo que hasta hacía unos minutos se había empeñado en recordar.

—Soy una asesina… —susurró con los ojos ensombrecidos y el semblante que tendría alguien que murió.

Era cierto, al haber arrebatado las vidas de aquellos hombres ella también había muerto. Lo que una vez fue un rostro inocente de una adorable adolescente, ahora parecía una figura mal tallada por unas monstruosas manos. ¿Qué clase de criatura maligna era ella? Su mente había tratado de protegerla de la verdad y ahora ya no había nada más que pudiese hacer que enfrentar su sangrienta realidad. Sabía que no podía traer a la vida a esos hombres y simplemente le aterraban sus acciones. Sus pensamientos fueron interrumpidos por la voz de Rauko, quiso lanzarle uno de sus zapatos y gritarle que no sabía de lo que hablaba. ¿No importaba perder tu humanidad en el camino? Con esa mentalidad podrías arrebatar la vida de cualquiera y no sentir culpabilidad alguna, de eso no se trataba, la existencia de cada ser en el mundo era valiosa y nadie tenía porque decidir cuando debía acabar ni de qué manera, eso era trabajo únicamente de los dioses. Afortunadamente recordó otros retazos de aquella audaz palabrería y fue lo único que la hizo no lanzarse contra el muchacho para hacerlo callar por tan frívola mentalidad: proteger.

—Entonces… ¿matar está bien si es por proteger a alguien que amas?... —Sus labios se abrieron por inercia, escupiendo las palabras en un susurro temeroso.

Necesitaba saber la respuesta, puesto que su corazón ya se sentía demasiado destruido como para justificar sus acciones. Ella jamás habría hecho tal cosa sino fuese por proteger a su querido amigo, pero a pesar de eso no sentía que hubiese hecho lo correcto, una vida era una vida y ella había quitado dos de ellas. Su mente era un desastre, temblaba como si se encontrara expuesta a un gélido aire invernal y tenía el semblante de una muñeca de trapo a la que fácilmente podrían matar. Se sentía en un callejón sin salida y desgraciadamente ya había mostrado más de lo necesario, seguramente tendría que explicar el porqué de su actuar, especialmente a su compañero de gremio. No era mala persona… ¿o sí? En ese punto de la historia ya no podría decirlo con seguridad.
avatar
Cantidad de envíos : : 229
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Dom Dic 04 2016, 21:50

El día transcurría lento, bastante lento de hecho, el sol brillaba en lo alto y algunos halos de luz se dejaban caer intermitentes entre las ramas y hojas de los abundantes árboles; mientras tanto, Destino esperaba con paciencia las respuestas de sus improvisados pupilos, el primero en animarse a responder fue Rauko, quien con mucha determinación afirmó que su objetivo era nada menos que proteger a los inocentes, su discurso había resultado muy emotivo y convincente; al punto que ante los ojos del pelinegro el chico parecía todo un genio en el don de la palabra.

Y aunque la intervención y la respuesta habían sido muy elocuentes, esto parecía tener un efecto adverso en la joven elfa que para sorpresa de todos pareció sufrir una especie de remordimiento, acabando por decir que era una asesina; Destino la miró serio sin manera de asimilar que aquella niña tan adorable hubiera matado tan siquiera a un insecto en su vida, y es que difícilmente alguien podría imaginarlo con esa cara de perrito llorón, pero fuera como fuera, ahí estaba la chica sufriendo todo un drama interno lleno de amargura y culpa.

La pregunta de la elfa parecía ir más dirigida a Rauko, pero el pelinegro le daría una pequeña ayuda con un ejemplo -Si alguien amenaza con asesinar a 100 niños y tienes la oportunidad de asesinarlo para detenerlo- Planteó el elfo la situación hipotética -Si lo detienes matarías a una persona pero a cambio salvarías a otras 100- Continuó exponiendo el caso -Pero si lo dejas vivir y aun pudiendo detenerlo no lo haces, serías culpable de la muerte de esos 100 por no haber actuado antes- Dijo en tono serio -Quien pudiendo, no hace nada para evitar un mal, es tan culpable como quien lo comete- El elfo era un asesino y había sido asignado a varias misiones de asesinatos, pero sabía que sus objetivos siempre solían ser personas que no merecían la vida y por eso los ejecutaba sin piedad alguna.

Yo quiero pelear para proteger el bosque, mi hogar, mi gente- Dijo Nitos desde su posición interrumpiendo el momento -Yo...- Dijo Tier acercándose ligeramente a la chica rubia -Yo no quiero asesinar a nadie...- Dijo en tono bajo mostrando algo de temor a ser escuchado -Matar no es la única opción, ni la mejor, solo es la más fácil- Replicó el instructor -Si aprenden a pelear y son lo bastante fuertes, podrán neutralizar al oponente y detenerlo sin matarlo- Explicó esperando con eso darle una alternativa menos drástica al par de pacifistas que había encontrado en el entrenamiento.

La manera más sencilla de aprender a combatir, es aprovechar sus puntos fuertes y evitar los puntos débiles- Dijo el elfo mientras los miraba a todos -A ti te va bien con la espada- Le dijo a Rauko en primer lugar para luego fijar la mirada en otros -Tú también puedes llevar una espada, te irá bien- Le dijo a Nitos para luego fijar la vista en los dos más difíciles -Tú...- Dijo mirando al más débil de los chicos mientras se tomaba la barbilla con los dedos índice y pulgar -Ataque a distancia- Dijo al encontrar la respuesta -Eres muy frágil, pero también ligero, puedes atacar desde lejos y moverte de prisa- Dijo para luego dirigir la mirada fijamente a la chica rubia -Y tú...- Pensó durante unos instantes sin que se le ocurriera nada en lo que la chica pudiera destacar, a fin de cuentas parecía que solo sabía hacer dramas y poner ojitos tiernos.

El momento se hacía incómodo ante la duda sobre la utilidad de la chica hasta que finalmente una idea surgió, derivada de la misma cara de perrito llorón -Dagas y ataques súbitos- Dijo con tono de emoción al encontrar al fin la respuesta -Con ese rostro tan dulce nadie se esperaría un ataque sorpresa, serías una buena espía- Afirmó aún sin saber que la chica ya era parte de un grupo de espías -Tenemos algunas de esas armas en el puesto de vigilancia- Dijo Nitos emocionado para luego correr y en apenas unos instantes estaba de regreso trayendo una espada, un arco para su hermano y una daga para Ashryn en caso de que no tuviera una, finalmente estarían listos para comenzar la parte física.
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Rauko el Dom Dic 11 2016, 03:14

    En aquel momento lo único que me importaba era escuchar las sabias palabras de Destino, sin embargo era muy difícil estar concentrado cuando alguien en el grupo no dejaba de comportarse un poco… Extraño… Bastante extraño -(¿Pero qué le pasa a Ash?)- Era lo único que podía pensar al ver a la elfa que de un momento a otro decidió confesar que era una asesina; ella estaba delirando, con ese rostro de gato hambriento ¿Cómo podría quitarle la vida a algo? Sin duda alguna debía alejarme de ella antes de que me contagiara aquel mal que afectaba su cabeza.

    Traté de ignorarla y cuando fue mi turno de hablar dije lo que me pareció lo más acertado sin preocuparme en la opinión que tendrían los demás, no obstante nuevamente Ash se mostró con su peculiar comportamiento y se ganó la atención de todos quienes la observaron extrañados.

    Ash no era la misma elfa que conocí en aquella noche donde tuvimos que arriesgar nuestras vidas, algo realmente la estaba afectando y aquello se trataba de algo que afligía su alma sin consuelo, al parecer sí era una asesina y su conciencia la castigaba por eso; pero su verdadero problema no era ése, sino que por alguna razón silenciaba los gritos de su corazón para evitar conseguir la ayuda que necesitaba, como si quisiera alejar a las personas de ella. No expresar sus penas sólo le causaría más estrés y preocuparía a las personas que la rodean.

    Desafortunadamente, yo también me sentí de esa forma después de realizar mi primer asesinato y por eso no pude evitar sentirme identificado con ella, por lo que luego tuve la necesidad de ayudarla de alguna manera y así evitar que luego se formara una escena dramática.

    Después de analizar a la elfa quise responder a su pregunta para intentar acabar con su angustia, sin embargo Destino fue más rápido y se encargó de esa tarea; él compartió un ejemplo con el que todos los presentes debieron entender que en algunas situaciones es necesario trabajar en la oscuridad para proteger la luz.

    Una vez que el silencio reinó nuevamente, me dispuse a mostrarle a Ash una perspectiva que la vida me enseñó de la forma difícil, sin embargo uno de los elfos optó por interrumpir el momento diciendo detalles que ya no importaban -(¡¡Por amor a los dioses, déjenme hablar!!)- Pensé tratando de esconder mi frustración.

    El elfo más “débil” también decidió hablar para evitar que mis palabras fuesen escuchadas, y cuando me di cuenta todos ya habían olvidado el tema de “asesinar para proteger”, así que todo el esfuerzo que realicé buscando las mejores palabras para contestarle a la elfa de una forma elegante fue en vano.

    Fue entonces cuando Destino comenzó a asignar el modo de combate que le sería más beneficioso a cada uno de los presentes. Por mi parte no me interesaba saber qué arma utilizarían los demás, pues yo solo quería seguir aprendiendo y era frustrante tener que esperar para obtener lo que deseaba, aunque mi actitud cambió cuando el pelinegro dijo que Ash sería una buena espía. Quería reírme por aquel hecho, pero me contuve para no terminar revelando nuestros vínculos con el gremio.

    Finalmente apareció una nueva oportunidad para hablar con Ash, así que me acerqué a ella para mostrarle mi forma de pensar y así tal vez ayudarla de alguna manera -No sé cuáles fueron los motivos que te obligaron a convertirte en una asesina- Le dije en un tono comprensivo para luego mirarla a los ojos -Pero debes aprender a perdonarte a ti misma- Indiqué con un tono más serio -Existirán momentos donde habrán vidas en peligro y te verás obligada a actuar para ayudarlos, pero algunas veces la única solución es realizar actos desagradables de los que no te sentirás orgullosa- Expliqué con cierta melancolía de modo que la elfa pudiera entender que yo había tenido que pasar por esos momentos.

    Aunque mis palabras parecían no tener un buen rumbo, ahora diría la razón por la que no me molestaba ser un asesino -Pero a mí no me importan cuáles sean los métodos. Al final, cuando puedo ver a las personas que he salvado…- Hice una pausa para mostrar una leve sonrisa y continuar -Me siento satisfecho al saber que gracias a mi esfuerzo y sacrificios todavía pueden sonreír, soñar y vivir… Y si esa siempre será mi recompensa entonces valdrá la pena luchar y morir por ellos- Dije mostrándome completamente enorgullecido por mis ideales.

    No sabía si mis palabras funcionaban realmente, pero decidí continuar intentando ayudarla aunque esta vez diría algo basado en suposiciones -Así que si yo puedo ser un asesino y pensar de esta manera, tú no deberías sentirte como un monstruo. Aunque no eres la misma de antes, estoy seguro de que todavía eres una buena persona y que tuviste que asesinar por una buena causa, de otro modo no hubieses llegado hasta aquí para acudir al llamado de ayuda de éstos- Dije señalando al par de hermanos.

    Si lo dicho anteriormente no funcionaba entonces tendría que utilizar otro método para ayudarla o simplemente cambiar de tema y olvidarnos del asunto, pues no me resultaba muy entretenido tener que durar mucho tiempo con lo mismo sin obtener resultados.

    Dejando todo eso de lado, en ese instante apareció uno de los elfos repartiendo las armas necesarias para iniciar con el entrenamiento físico -(Genial, por fin comenzaremos con la parte divertida)- Pensé para luego mirar a Destino y esperar sus siguientes instrucciones.
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 204
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Mar Dic 13 2016, 11:01

Los presentes no parecieron creer en sus palabras, pero lo que había dicho era totalmente cierto. Recibió miradas desconcertadas y eso solo logró agravar su inestabilidad mental. Había cuestionado el punto de vista de su compañero de gremio, atribuyéndole una horrible mentalidad que sinceramente le parecía injusta. El primero en hablar fue el pelinegro, dirigiéndole un sermón bastante profundo, el cual le ayudaría a tratar de comprender la naturaleza de sus acciones. Parpadeó confundida, escuchándolo con atención en un intento por deshacerse de aquello que tanto la quejaba desde hacía tiempo. La hipótesis planteada por Destino se encajó en lo profundo de su mente, dándole la respuesta que su alma se negaba a aceptar. Matar a alguien para proteger a personas inocentes no era precisamente algo bueno, pero tampoco debía culparse por haber hecho lo que creyó correcto en esos momentos.

Si no hubiese actuado de aquella manera, seguramente Bio y ella estarían muertos, seguramente Elso habría acabado con las vidas de los invitados de la fiesta y eso habría sido mil veces peor. Los hombres a los que había asesinado eran personas malas, que trabajaban bajo las ordenes de un ser desalmado y ambicioso, quien no dudó en querer destruirlos por interponerse en su camino. Sus ojos buscaron el suelo y se mantuvieron dándole vueltas a ese asunto, mientras los jóvenes elfos expresaban sus sentimientos, de acuerdo a las palabras del pelinegro. Con una nueva perspectiva, Destino había terminado por explicar que existían más caminos a tomar que el acabar con la vida de otro, lo cual hizo que la rubia alzara la mirada, como si hubiese recibido una revelación de los dioses. Las tareas y las armas les fueron asignadas a cada uno de los elfos, pero a ella tardaron un poco en designarle un objetivo. No los culpaba, pues sabía que su rostro era el culpable de que su inteligencia fuese subestimada constantemente.

Una pequeña sonrisa burlesca se ocultó en su rostro cuando finalmente el pelinegro hizo alusión a que con su apariencia sería buena espía y no dudó en intercambiar una mirada cómplice con su compañero de gremio. Fue entonces que recordó algo importante con respecto a él. No es que se hubiese olvidado de sus traumas existenciales, pero necesitaba explicarle lo que había sucedido durante la prueba de reclutamiento, quería disculparse por haberle hecho creer que lo abandonaron a su suerte, siendo que no hubo un momento en que no pensaran en su bienestar. Sus labios se abrieron para hablar, más sus palabras fueron interrumpidas por el elfo, quien logró sellarle la boca con las palabras que pronunció. Sus palabras firmes y reconfortantes fueron más de lo que ella jamás podría agradecer, sus ideales fueron plasmados de una manera tan segura, que pocas personas habrían sido capaces de reprenderlos o rechazarlos y la elfa no sería la excepción. Por una extraña razón su mirada atemorizada no fue capaz de despegarse de los determinados ojos masculinos, centrando su total atención en todo lo que Rauko decía.

—Iban a matarnos… —aquellas palabras fueron pronunciadas por inercia—. No podía dejar que dañaran a Bio —quizá el resto de los presentes no entendería ni una palabra de lo que hablaba, pero solo le importaba que su compañero lo comprendiera—. Jamás abandonaría a un compañero, ni mucho menos permitiría que lastimaran a alguien importante para mí —esta vez habló con un poco más de seguridad—. Sé que puedes creer que te abandoné en aquella cueva, pero no fue así; todos deseábamos buscarlos a ti y a Candau, pero nuestro rescate fue mermado cuando una sirena se llevó Wind también —hizo una pequeña pausa—. El guardián de arcilla nos guiaba hasta ella, por eso tomamos la decisión de buscarla primero, además creíamos en ustedes…y cuando por fin logramos rescatarla para así entrar a buscarlos, ambos ya habían salido completando la misión...solo puedo decir que lo lamento mucho... —lo miró nuevamente—. No puedo revivir a aquellas despiadadas personas…y como has dicho, no soy la misma persona que solía ser, por eso es que mi alma se siente atormentada por lo que tuve que hacer…pero reprimirlo solo me ha hecho más daño y no sé…como ver mis manos sin sentir que están llenas de sangre… —mordió su labio inferior—. Ni siquiera me conoces y aun así crees en mí…no sabría cómo agradecerte por ello…

¿De dónde habían salido todas aquellas palabrerías? Realmente no tenía idea. Había pasado tanto tiempo huyendo de aquello, que hablarlo parecía algo ilusorio. La jaqueca comenzaba a disminuir y su mente solo le daba vueltas a las palabras de apoyo que había recibido de Rauko y del pelinegro. Quizá ellos no lo vieran de esa forma, pero le había brindado a su alma lo necesario para sanar poco a poco. Secó su rostro y aceptó la daga que Nitos le daba, echando cierto vistazo a la espada que se quedaba para él. No lo diría, habían pasado muchos años desde la última vez que le permitieron empuñar la espada de su padre y seguramente haría el ridículo si solicitaba que le permitieran practicar un par de veces con ella, así que se limitaría a seguir las ordenes de Destino y a tratar de que su interior aceptara lo sucedido y por fin adquiriera la paz que tanto necesitaba; aunque estaba segura de que le esperaba un largo camino antes de volver a ser la misma de antes.
avatar
Cantidad de envíos : : 229
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Lun Dic 19 2016, 01:29

El joven Rauko se mostraba conversador ese día, al parecer se le daba muy bien el don de la palabra, cosa que el pelinegro tendría en cuenta más adelante para sacarle provecho al chico; Destino se dedicó a escuchar sus palabras sin intervenir pues le parecían bastante certeras, tal vez podrían calar en el corazón de la joven elfa para menguar su arrepentimiento por lo que sea que hubiera hecho y por lo que ahora la atormentaba la culpa de sus acciones.

La joven de dorados cabellos parecía, a pesar de todo, perdida en sus pensamientos, a saber qué clase de atrocidad había cometido para tener semejante culpa encima, tal vez había asesinado a toda una tribu de adorables aiones color rosado o algo igual de grave; lo que fuera estaba lejos de los intereses del pelinegro que de momento solo quería explorar el potencial bélico de los elfos actuales; por ello también guardó silencio cuando los niños comenzaron a explicarse lo ocurrido en una cueva.

Finalmente al llegar el elfo con las armas y repartirlas a cada uno estaban listos para iniciar por fin el entrenamiento, desde luego lo primero sería esperar a que cada quien tuviera su arma, luego enseñarles a conocer cada una -Las armas son solo herramientas- Dijo el elfo en tono serio -Lo que nos hace fuertes no es el arma que llevamos, sino lo que sepamos hacer con ellas- Explicó mientras caminaba en círculos alrededor del grupo de pupilos -Dagas y espadas son ambas cortantes, pero no se usan de la misma manera o para las mismas acciones- Sacó lentamente la dos espada que llevaba en su espalda -La espada se usa para combates, funciona para atacar y defender simultáneamente- Giró la espada un par de veces a los lados antes de empuñarla con ambas manos y lanzar un ataque suave pero directo hacia Rauko tan solo para medir su capacidad de reacción.

Una daga en cambio es diferente- Señaló a la elfa mientras retrocedía de nuevo alejándose del chico de cabellos plateados -No es un arma propiamente para combates sino un arma de precisión- Señaló mientras clavaba en el piso la punta de su espada -Con ella puedes golpear un punto vital o simplemente herir la mano de alguien para desarmarlo- Explicó a la rubia dejando claro que no solo servía para matar.

Finalmente solo quedaba señalar al arco que habían dejado al que parecía ser el más complicado de los pupilos -Y eso que tienes en las manos es un arma a distancia, significa que te escondes lejos, apuntas y disparas- Destino no era muy amante de ese tipo de armas pues las consideraba poco honorables, pero era casi una obligación para los elfos saber usarlo, incluso casi podría considerarse el arma por excelencia de su raza -¿Sabes cómo usarlo?- Preguntó el pelinegro con cierta curiosidad -Pero claro, soy pacifista, no idiota- Tras decirlo tomó una flecha y la tensó apuntando a un árbol, tristemente su flecha resbaló de sus manos y antes que pudiera controlar el disparo el proyectil salió directo hacia la pierna de su hermano que cayó al piso herido y sangrando [1] -Oh, no, lo he matado, lo lamento, lo lamento- Dijo Tier soltando arma al piso y retrocediendo asustado -Oh, genial, otro con traumas- Se quejó el pelinegro estrellando su palma contra la frente.

Ahora se habían atascado en un nuevo problema, sería necesario tratar la herida en la pierna del chico antes que pasara a peor; el nuevo traumado no tardó en echarse a correr desapareciendo entre la maleza al tiempo que su hermano se mostraba menos valiente, gritando una y otra vez que se le iba a salir el corazón por la pequeña herida en su pierna -Ve tras él- Dijo el pelinegro a Rauko señalando el pupilo en fuga -¿Puedes tratar la herida?- Preguntó a la joven pues ciertamente la sanación no era el mayor de los dones del improvisado instructor de combate.
◄ ❂ ● ● ○ ○ ○ ░░░▒▓█ Ⓞ Ⓕ Ⓕ Ⓡ Ⓞ Ⓛ █▓▒░░░ ○ ○ ○ ● ● ❂ ►
[1] Inicio de la complicación: Herido por flecha
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Rauko el Sáb Dic 24 2016, 20:54

    Afortunadamente mis palabras lograron servir de consuelo para el angustiado corazón Ash y gracias a eso ella tuvo el valor para dejar escapar por sus labios todo lo que necesitaba decir. Por mi parte no hice otra cosa que no fuese estar ahí para escucharla y ser la presencia que la ayudaría a superar sus remordimientos.

    Después de escucharla comprendí que no existía un relato de Bio donde no intentaran matarlo, al parecer era un imán de problemas. Por otro lado finalmente descubrí cuáles fueron las razones por las que mis compañeros no habían aparecido para ayudarme dentro de la cueva, pero a pesar de eso se me dificultaba perdonar a Manuela ya que después de mucho tiempo, todavía durante cada uno de mis sueños, los desagradables recuerdos plasmados en mi mente me obligaban a revivir el dolor, el miedo y la angustia que experimenté cuando una sirena estaba sobre mí desgarrando la piel de mis brazos.

    Dejando esos detalles de lado, Ash terminó de expresar lo que realmente sentía y tal vez yo era el primero en escucharla hablar sobre eso; mis esfuerzos por ayudarla funcionaron, mi trabajo estaba hecho, pero todavía no estaba satisfecho, necesitaba decirle algo más o no estaría bien conmigo mismo -No necesito conocerte para creer en ti; sólo con mirarte a los ojos puedo ver la luz de tu alma- Dije con un tono sereno pero con seguridad en mis palabras -Y aunque ahora has tropezado en la oscuridad, mientras esa luz siga brillando podrás levantarte todas la veces que caigas… Sólo no pierdas el valor de confiar en ti misma- Dicho eso, Ash ya tenía todo lo necesario para poder afrontar los hechos y encontrar nuevamente su camino.

    Finalmente Destino continuó con la clase, explicando las funciones de cada arma que poseíamos y siempre destacando que no era necesario asesinar; no obstante, al tiempo que hablaba comenzó a girar hábilmente su espada para exhibir sus habilidades, aunque me inquietaba que cada vez más se acercaba peligrosamente a mi posición -(Se le resbalará y terminaré sangrando)- Era lo único que podía pensar, pues en algunos momentos los dioses querían reírse de mí, así que tomar precauciones no estaba de más.

    Repentinamente Destino lanzó un ataque directo hacia mí -(¡¡Es un traidor!!)- De inmediato incliné mi cuerpo con velocidad para evadir su hoja y luego desenvainé mi espada mientras tomaba una roca del suelo que me serviría para arrojársela al pelinegro si me lanzaba un nuevo ataque antes de que yo me levantara; no obstante la clase siguió como si nada hubiera pasado -(¿Era una prueba?)- Me pregunté mientras guardaba mi espada y volvía a colocarme en mi puesto. Después de aquello me mantuve en silencio deseando que los demás no me vieran desde ese momento como un chico dramático.

    Poco después el más débil del grupo decidió probar sus habilidades con el arco para demostrar que no era un “idiota”, una meta que parecía difícil de alcanzar; pero sin importarme sus razones fijé mi atención en él esperando que hiciera algo vergonzoso y así se olvidaran de mi última escena -(Vamos, que suceda algo extravagante)- Fue mi plegaria.

    Desafortunadamente mi deseo se cumplió y el elfo fue torpe con sus manos por lo que terminó disparándole una flecha a su propio hermano; tras esto soltó el arco y al no saber cómo afrontar los hechos optó por abandonar el lugar -(No puede ser… ¡¿Puedo manipular la realidad?!)- Pensé mientras miraba desconcertado al herido.

    El rumbo que habían tomado las cosas indicaba que la clase se cancelaría y eso me parecía un hecho bastante decepcionante, pero por suerte Destino no pensaba de esa manera y me ordenó seguir al elfo que había huido -Entendido- Dije para luego levantarme y perseguir al prófugo -(Un momento ¿Por qué yo debo seguirlo y no él?)- Pensé sin dejar de correr.

    Me moví hábilmente entre los árboles, evadiendo desde rocas hasta pequeños animales que rondaban por la zona, y tras apenas unos cuantos segundos de intensa persecución logré situarme cerca del elfo quien ahora se comportaba como una niña llorona -Déjame en paz, quiero estar solo- Exigió con un tono que no expresaba otra cosa más que tristeza -¿No me oyes? ¡Déjame tranquilo!- Exclamó para luego tropezar con sus propios pies y caer de bruces al suelo donde no quiso levantarse, se quedó ahí sintiendo lástima por él.

    Fue entonces cuando el sonido de voces llegaron a mis oídos, una voces que me resultaron un poco familiares -Oye, bardo ¿Escuchaste eso?- Pregunté con seriedad mientras cerraba mis ojos para concentrarme en aquellos sonidos -¡Mi nombre es Tier!- Protestó como toda niña mimada -No me importa, sólo deja de gritar y presta atención- Dicho eso, el aire fue libre de las palabras del afeminado elfo y lo único que llegaban a mis oídos eran las voces de unos sujetos.

    Me moví hacia un lado, hacia el lugar proveniente de los sonidos, y apenas un par de pasos bastaron para descubrir que detrás de unos extensos arbustos se encontraba un campamento -No hagas ruido- Le ordené a Tier quien no dejaba de mirarme desconcertado.

    Me acerqué un poco al campamento y me escondí detrás de unos arbustos para escuchar la conversación de dos sujetos que arreglaban una de sus tiendas; Tier por su parte decidió seguirme e imitar todos mi movimientos -Termina rápido con eso; recuerda que debes prepararte para la venganza de esta noche- Dijo uno de ellos -¿De qué te preocupas, Kerpes? no será problema quemar el lugar que tanto protegen esos besa árboles- Respondió el otro con despreocupación -Por esa confianza fuiste derrotado fácilmente; esta vez no debes subestimarlos- Planeaban hacer algo esa misma noche y eso no era una buena noticia.

    Desafortunadamente Tier también escuchó la conversación y sin pensarlo emprendió una carrera de vuelta hacia su hermano, revelando nuestra presencia con el sonido de sus pasos -¿Qué fue eso?- Uno de los sujetos miró a donde me encontraba y se levantó con desconfianza.

    No podía moverme sin llamar la atención pero no sabía qué hacer para despistar a los sujetos; por suerte en ese momento un conejo estaba saliendo de la madriguera que estaba a mi lado -(Tengo una idea)- Pensé al tiempo que una sonrisa maliciosa se dibujaba en mi rostro. Rápidamente agarré al conejo y lo arrojé suavemente hacia el otro lado del arbusto esperando que eso funcionara -Tranquilo, es un simple conejo- Fueron las siguientes palabras que escuché, pero antes de que sucediera alguna otra cosa, me alejé con cautela, procurando hacer el menor ruido posible.

    Una vez que estuve lo suficientemente lejos comencé a correr como si no hubiera un mañana -(Estúpido Tier ¿Cómo se atrevió a abandonarme? Después de todo lo que hice para conseguir un entrenador ¡así es como me paga!)- Me sentía indignado y ofendido, quería vengarme de alguna manera, pero por el momento debía preocuparme de los posibles eventos que vendrían a continuación; el tan esperado entrenamiento podría ser cancelado y yo debía hacer lo que estuviera a mi alcance para evitar ese fin.
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 204
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Mar Dic 27 2016, 05:11

La rubia removió sus manos con nerviosismo, rogándole a Imbar que su compañero de gremio creyese en sus palabras, pues estas eran totalmente ciertas. Sus ojos se abrieron como plato, cuando el elfo volvió a reconfortarla con palabras serias y determinadas. Sin saber cómo, ni por qué, la rubia lo abrazó con fuerza; era la primera vez en mucho tiempo que se veía un vestigio de su verdadera personalidad y el joven Rauko se había ganado ser el primero en presenciarlo. Se separó de él y le sonrió, girando su daga con cierta destreza. Había practicado tanto con el arma que le había robado a Bio, que ya hasta se sentía una verdadera experta en esos artefactos, aunque echaba miradas de vez en cuando a la espada que Nitos cargaba. De pronto Destino se lanzó contra Rauko, siendo interceptado hábilmente por el muchacho, quien no parecía muy contento con aquella sorpresiva demostración.

El siguiente ejemplo corrió por parte del adorable Tier, quien quiso dejar en claro que solo era pacifista y no idiota, aunque esto último terminó siendo bastante cierto, cuando la flecha que lanzó hirió a su hermano en la pierna. Acto seguido el joven salió corriendo cual damisela en apuros, siendo perseguido por Rauko, mientras el pelinegro le pedía a ella que tratara la herida del mayor de los hermanos. La ojiazul se acercó al elfo y comenzó el proceso de sanación. Ciertamente la herida no era profunda, pero seguramente lo más dañado era la dignidad del joven al haber sido derribado por su propio hermano. Instintivamente comenzó a reír melodiosamente, ante la idea de lo que acababa de suceder. No es que se alegrara de las desgracias ajenas, pero aquella situación había sido demasiado cómica como para ignorarla. Eventualmente el joven no estaba contento con que la rubia se riera de su situación y no tardó en reñirla por ello, haciendo que la elfa se disculpara con una sonrisa burlesca en la cara.

—Listo, tu pierna está completamente curada —lo miró con gentileza.

—No te necesitaba para nada, Elaynor —resopló el joven, desviando su mirada con las mejillas sonrojadas.

—Siempre tan insolente, Nitos —la rubia le revolvió el cabello—, por eso es que te pasan este tipo de cosas.

— ¡No necesitaba ayuda de una loca princesa, quien además es una asesina! —Si no fuese porque el elfo estaba realmente colorado, la rubia se hubiese tomado esas palabras en serio.

—Al menos ya sabes que puedo defenderme —le sacó la lengua graciosamente—, no podría decir lo mismo de ti —volvió a reír graciosamente al recordarle que su hermano casi lo deja cojo de por vida. De pronto los arbustos se removieron, dejando ver la agitada silueta de Tier, el cual parecía haber visto a un fantasma.

—Y-ya… —respiraba agitadamente—. Los…los…ellos…

Se quedó expectante a lo que el chico tuviese que decir, pero realmente no lograba articular palabra alguna, lo cual comenzó a desesperarla. Buscó con la mirada a Rauko, aunque no encontró rastro alguno de él, por lo que aguardaría a que llegara y seguro él tendría más información que el pequeño Tier, aunque por como lo veía no parecían tener un buen panorama para su entrenamiento. La rubia miró a Destino, preguntándole que es lo que deberían hacer y esperando su respuesta a la situación, pese a que no tenían idea alguna de lo que estaba ocurriendo.
avatar
Cantidad de envíos : : 229
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Vie Dic 30 2016, 08:37

La clase iba relativamente bien y todo comenzaba a tomar un buen rumbo hasta que ese molesto chico decidió demostrar que no era idiota nada menos que hiriendo a su hermano en una pierna para luego darse a la fuga ¿Tan bajo habían caído las nuevas generaciones de elfos? Es decir ¿En serio? Estos pensamientos ahogaban la mente del instructor que pensaba seriamente la posibilidad del suicidio, tal vez morir ahora mientras aún sentía que tenía algo de honor sería mejor que torturarse a vivir sabiendo que los elfos actuales eran una partida de inútiles.

Salió de sus pensamientos al notar como el chico herido se portaba como un idiota al ser ayudado por la chica, el pelinegro se acercó con evidentes ganas de golpearlo por tratar así a la chica pero al final prefirió contenerse para evitar asesinar a los pocos elfos que quedaban aunque resultaran tan decepcionantes -Ten cuidado, joven elfo, la arrogancia merma la sabiduría- Le dijo en tono muy serio mientras se colocaba detrás de él a la espera de que Rauko regresara con el otro chico.

Destino asintió con la cabeza a la joven en un gesto de aprobación por la actitud que había tenido ante las duras palabras del imprudente chico y luego volvió a fijarse en la dirección por donde esperaba que apareciera el joven de cabellos canos; grande sería su sorpresa al notar que quien regresaba no era Rauko sino el “mata-hermanos” con una evidente agitación mientras indicaba que ellos, ellos, ellos algo; Destino comenzaba a desesperarse ante la falta de claridad en la explicación del chico pero finalmente éste consiguió calmarse y explicar la situación.

Tier tomó aire y respiró profundo antes de comenzar a relatar lo que había escuchado junto con Rauko de quien no había rastro alguno -Ellos dijeron que van a quemar todo- Estaba exagerando un poco pero no es que fuera del todo cierto, en el bosque el fuego se propagaba rápido y no hacía falta mucho para que todo ardiera en poco tiempo -Cálmate, ustedes no permitirán que eso pase- Dijo Destino mientras pensaba en un plan -¿Ah no?- Dijo Tier al tiempo que comenzaba a recoger sus cosas para huir lejos -Claro que no, van a quedarse a pelear por su hogar, por su honor- Reprendió el pelinegro elevando el tono de voz cada vez más y causando con ello que el chico detuviera su afanoso intento de tomar todo cuanto pudiera para correr a esconderse -No puedes huir toda la vida, no se puede vivir con miedo- Continuó diciendo hasta ser interrumpido por la llegada de Rauko.

Hoy es el día en que lucharán por lo que aman- Dijo Destino clavando su espada en el piso -Aprenderán a proteger lo que es suyo y nunca nadie les arrebatará nada- Clamó en voz alta y finalmente Nitos se levantó decidido -Yo pelearé, con lo que tengo, éste es mi hogar- Dijo convencido el chico al tiempo que su hermano le ponía la mano en el hombro dispuesto a sumarse finalmente a la lucha -Arcos, flechas, espadas, armas humanas, hoy aprenderán a luchar como elfos- Dijo Destino orgulloso de su raza mientras generaba entre sus dedos un pequeño orbe de luz -Esto está dentro de ustedes, es lo que usan para sanar, pero también puede tener otros fines- Caminó hacia el pequeño Tier -Si concentran la magia de luz en la punta de una flecha pueden hacer que el impacto sea más fuerte- Caminó hacia Rauko lentamente -Si pueden concentrarse y canalizar esta magia dentro de ustedes mismos, pueden fortalecerse, hacerse más veloces o resistentes.

Finalmente caminó hacia Ashryn a quien parecía más difícil hallarle su capacidad bélica -Incuso con la debida concentración, puedes sanar heridas propias o de un compañero sin tener que tocarlo- Extendió su mano derecha al frente hasta generar de nuevo un orbe de luz entre sus dedos -La magia de luz está en ustedes, aunque la usen de diferentes maneras, es la misma magia, está dentro, solo deben descubrirse a sí mismos y confiar en sus propias capacidades- Las palabras del elfo habían causado curiosidad en los hermanos y para sorpresa de todos, el primero en intentarlo sería el cobarde Tier, quien sostenía en su mano izquierda una flecha que brillaba con luz propia -Solo deben encontrar su camino- Dijo el pelinegro señalándolos a todos, esperando que cada uno encontrara la manera de descubrir su potencial mágico para combinarlo con el entrenamiento físico que les esperaba luego.
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Rauko el Miér Ene 04 2017, 04:24

   Después de brindarle unas cuantas palabras a la elfa, yo solo esperaba que ella pudiera perdonarse a sí misma para que en el futuro no terminase corrompiéndose por una supuesta oscuridad inventada por la culpa y el remordimiento, los sentimientos más peligrosos por llevar a las personas hacia la autodestrucción.

    A pesar de eso, Ash decidió recompensarme y mostró su agradecimiento dándome un abrazo -(¡Oh no! Espero que ella no decida vivir conmigo como lo hizo Xana; no tengo comida para alimentar a tantas personas)- Pensé mientras trataba de no mostrarme nervioso ante aquella posibilidad.

    Por otro lado, finalmente me sentí satisfecho; el abrazo me hizo estar seguro de que Ash podría seguir con su vida sin convertirse en una psicópata por creer que es un monstruo o suicidarse por creer que no merece vivir. Por eso, cuando la elfa se separó de mí para mostrarme que podía volver a sonreír de verdad, dejé que una leve sonrisa se dibujara en mi rostro. Mi trabajo estaba hecho y me sentía bien por mi logro.

     Más tarde, cuando me encontraba corriendo de vuelta hacia donde estaban Destino y los demás, toda la satisfacción que alguna vez sentí desapareció debido a los últimos acontecimientos; me resultaba aterradora la idea de que después de todo mi esfuerzo, al final mi valioso tiempo haya sido desperdiciado en un entrenamiento que terminó antes de comenzar.

    Afortunadamente, logré regresar con los demás para descubrir que nada se interpondría con el entrenamiento; Destino estaba decidido a continuar e incluso dio unas cuantas palabras con la determinación suficiente para poder despertar el espíritu guerrero de los elfos presentes.

    Para mejorar las cosas, en ese momento el pelinegro concentró entre sus dedos una pequeña cantidad de maná, formando de esa manera un resplandeciente orbe de energía de luz, la inigualable luz que vive dentro de todos los elfos -Es… Fascinante- Susurré para mí mismo maravillado por el gran control de la magia que podía envidiar y contemplar ante mis ojos.

    Destino comenzó a explicar las distintas formas de utilizar la energía a nuestra voluntad, y cuando se acercó a mí, las siguientes palabras que pronunció no solo quedaron grabadas en mi mente, sino que también definirían mi camino como guerrero -(Estuve buscando ciegamente la forma de ser más poderoso, sin saber que el verdadero poder siempre estuvo dentro de mí)- Me sentí como un tonto al descubrir eso ya que era algo que me habían dicho muchas veces, pero nunca lo había tomado como algo literal, y ese fue mi error.

    Sorprendentemente, Tier no tardó en controlar su energía y se convirtió en el primero de los alumnos que logró canalizarla perfectamente sobre un objeto como si fuese una tarea muy sencilla -(Esto es humillante; debo superarlo cuanto antes)- Pensé para luego sentarme con las piernas cruzadas y comenzar el desafío.

    Cerré mis ojos y traté de ignorar todos los ruidos, todas las sensaciones y todos los olores; por unos instantes tuve que dejar de lado mis sentidos para poder percibir lo que me importaba, y tras un par de segundos logré sentir el cálido maná que recorría mi cuerpo desde mi cabeza hasta mis pies y viceversa; era un ciclo interminable pero a pesar de eso, era más complicado de lo que aparentaba.

    Ahora que podía sentirlo sólo me faltaba canalizar la energía desviando el flujo hacia un lugar específico, pero ¿Cómo hacerlo para potenciarme? Antes había intentado algo parecido pero simplemente para sanar heridas, y además de eso había sido en momentos de adrenalina donde aprender era lo de menos.

    Sin saber cómo continuar, presioné mis labios con mi pulgar derecho para intentar pensar en algo; no obstante, gracias a eso noté un detalle interesante, pero para asegurarme de que no era un engaño de mi mente, moví uno de mis dedos y luego moví uno de mis pies. Tras esto, toda duda quedó descartada.

    Cada vez que me movía, una pequeña porción de maná se concentraba por sí sola sobre las partes del cuerpo que estaban involucradas en el movimiento, de ese modo tendrían la fuerza necesaria para realizar la acción, aunque luego el maná utilizado se desprendió para volver a ser uno con la naturaleza, por lo que mucho esfuerzo podría llevar al agotamiento.

    Sabiendo eso, abrí mis ojos y me quité el guante derecho para poder colocar la mano frente a mí y observarla mientras concentraba un poco de maná en los huesos y músculos de ésta -Vamos, vamos, funciona- Susurré para mí mismo mientras seguía reuniendo energía -Vamos, vamos- Cerré mis ojos otra vez -Solo… Debo… Concentrarme- Dicho eso, volví a mirar y finalmente pude quedar maravillado al contemplar un brillo tenue dentro de mis propios dedos…
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 204
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Lun Ene 09 2017, 05:47

Ashy parpadeó confundida cuando el joven Tier regresó con el rostro tan pálido como un muerto y casi sin poder hablar, esperó pacientemente a que el joven terminara de explicarles que sucedía, para finalmente mirar a Destino con preocupación. El joven elfo comenzó a tomar sus cosas, mientras el instructor trataba de calmarlo, cosa que realmente parecía complicada, considerando que el muchacho era todo menos alguien bélico. En ese momento la rubia miró a todos lados, aguardando a la aparición de su compañero de gremio, pero este simplemente no retornaba. Se puso de pie dispuesta a ir en su búsqueda, cuando el joven no tardó en aparecer, sacándole un pequeño suspiro de alivio, retomando el curso de la clase; aunque, esta vez con un toque de prisa. La ojiazul observó maravillada a su maestro, quien les enseñaba a concentrar su magia para potenciar sus habilidades aun no descubiertas.

Tier fue el primero en conseguir su objetivo al impregnar su magia sobre una de sus flechas, ante las caras estupefactas de los demás. La pequeña elfa realmente no tenía ganas de intentar, pues si lo hacía posiblemente terminaría fracasando y lo que menos necesitaba era humillarse aún más, así que observó con atención a sus compañeros, meditando que podría hacer para ayudarles. No lo iba a negar, envidiaba a Allen en esos momentos, pues al ser un dañador mágico le era bastante sencillo materializar su magia y usarla como ofensiva; mientras que ella, siendo una inútil sanadora siempre tenía que mantenerse atrás y aguardar el momento en que fuese necesario…potenciar sus habilidades. Una luz se encendió en su cerebro al recordar ese pequeño, pero nada insignificante detalle, y se acercó a Rauko con una idea en mente. Su compañero se encontraba seriamente concentrado, tratando de conseguir su cometido, por lo que se sentó silenciosamente junto a él, aguardando el momento en que lograra lo que se había propuesto.

Durante un buen rato la joven se mantuvo callada, buscando no perturbarlo, viéndolo tratar y tratar con envidiable perseverancia, hasta que por fin pudo vislumbrar un buen resultado. Ashy sonrió emocionada y se preparó para el momento en que ella pudiese probar lo que se le había ocurrido. No hizo ningún movimiento en falso hasta que vio al joven bastante seguro de lo que estaba logrando y fue entonces que respiró profundamente, concentrando su magia en Rauko, sin quitar la mirada de la pequeña estela de luz que se había concentrado en su mano derecha. Rogó a los dioses que aquello funcionara, pues la última vez que lo probó fue con Bio y desde entonces no volvió a intentarlo, ni siquiera con Allen. Los segundos transcurrieron con especial lentitud, hasta que por fin pudo ver como la esfera comenzaba a hacerse un poco más grande y consistente.

—Funciona —dijo con sorpresa—. Lo siento, quizá querías intentarlo tú solo y vine a importunarte.

Soltó una pequeña risa nerviosa y paseó sus orbes azules por el lugar, buscando vislumbrar el progreso de sus otros compañeros. Tier parecía no tener problemas más allá de su aparente miedo, mientras que Nitos seguía tratando de incorporar su magia en el uso de la espada. Ashy se levantó de su lugar y se acercó a él con la intención de ayudarle, pues para su gusto el muchacho estaba empuñando el arma de la manera incorrecta. En realidad, no es que el joven elfo estuviese haciéndolo mal, pero a veces ella no podía reprimir a la niña caprichosa que llevaba dentro y gustaba de mostrar a los demás como debían hacerse las cosas, aun si estas estuviesen hechas bien desde un inicio. Quizá era por ser la mayor de los dos gemelos que su instinto mandón luchaba por aparecer; fuese como fuese no siempre las cosas resultaban de manera pacífica cuando ella entraba en esa faceta y seguramente esta vez no sería la excepción.

—Espera —le sonrió—, déjame mostrarte como…

— ¡No te acerques! —Replicó de nuevo el joven con las mejillas coloradas—. ¡Ocúpate de tus asuntos!

— ¡Moo! —Infló sus mejillas acercándose más a él quitándole la espada—. ¡Ni siquiera sabes cómo sostenerla!

— Aléjate, Elaynor¿Qué no tienes flores que recoger? —La rubia frunció el ceño cuando él volvió a arrebatarle el arma—. Ve a hacer lo que sea que las sanadoras inútiles hagan y no te interpongas.

— ¡No soy una sanadora inútil! —Tomó la daga que le habían dado anteriormente y oprimió el mango con singular molestia.

— Claro, olvidaba que eres una asesina —el elfo ni siquiera la miró, volvió a concentrarse en su tarea con el rostro rojo, mientras que la ojiazul inflaba las mejillas una vez más—. Lo que menos necesitamos es a una traidora de la raza en nuestro grupo.

Eso fue la gota que derramó el vaso. La pequeña rubia giró un par de veces la daga en su mano y la lanzó con toda su fuerza. Un destello de luz salió disparado junto con el arma, con envidiable rapidez, rozando la mejilla del insolente jovencito, para finalmente terminar ambos asestando en el círculo central de una de las dianas que Tier había colocado en varios árboles. Realmente no tenía de donde había salido aquella puntería, pero ni de chiste se trataba de un golpe de suerte, pues de ser así, Nitos habría terminado muerto. Ashy lo miró con molestia, pensando en el brillo que salió junto al arma y preguntándose si acaso una parte de las habilidades de Allen también estaba en ella.

—No vuelvas a subestimarme ni a llamarme traidora —respiró un poco agitada—. O la próxima vez será tu cabeza a lo que le dé.

Con cierta indignación se retiró a un lugar donde no pudiese importunar a nadie y tomó varias bocanadas de aire, mirando sus manos. Necesitaba controlar ese temperamento, que salía a flote en muy contadas ocasiones, pero que bien podría terminar lastimando a alguien…o matando de nuevo. No quería oír sermones de su instructor, por lo que tomó otra daga y volvió a concentrar su magia, intentando descifrar como hacerla funcionar de nuevo para que el arma diese siempre en el blanco; a pesar de que en el fondo sabía que ella no debió haber sucumbido a las provocaciones de su compatriota.
avatar
Cantidad de envíos : : 229
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Mar Ene 10 2017, 16:21

Tier había conseguido lo impensable, seguro que ninguno de los presentes imaginaría que sería justo él, quien lograría en primer lugar controlar el flujo mágico en su cuerpo, pero para envidia de su hermano a quien parecía costarle un poco más, lo había logrado; tras lo cual se dedicó a colocar algunas dianas ahora que se encontraba motivado a luchar para protegerse y proteger al bosque; Destino no lo diría, pero había visto mucho potencial en el chico, incluso más de lo que alguna vez podría llegar a controlar, por lo que de momento era mejor mantenerlo en niveles bajos y evitar que sus emociones le hicieran salirse de control y terminar temiendo a su propia fuerza.

La elfa a pesar de parecer bastante lista, deambulaba aparentemente sin saber qué hacer; tal vez un poco de confianza en sus propias capacidades era lo único que necesitaba aunque justo cuando el pelinegro pensaba acercarse a ella, ésta se escondió detrás de Rauko, siendo ahora el pequeño quien se volvería el centro de atención al comenzar a canalizar su energía; definitivamente había mucho potencial en el grupo -Eres delgado y liviano, concentra tu magia en las piernas y salta tan alto como puedas- Indicó Destino a su pupilo que podría convertirse en un rápido peleador aéreo tal como los más diestros elfos que el pelinegro podía recordar -¡¡Oh por Imbar!!- Exclamó el instructor al notar la riña que se formaba entre la elfa y el imprudente de Nitos y que casi le costaba la vida al chico.

Definitivamente la chica también tenía más fuerza de la que ella misma estaba dispuesta a aceptar, pero solo la dejaba salir de manera inconsciente al perder el control, cosa que podría ser una espada de doble filo, pues las peores armas al estar fuera de control podían dañar a sus propios dueños; el elfo detuvo su acelerado paso al ver el haz de luz que junto a la daga salía disparado para estrellarse contra el árbol; tras un instante el pequeño machista se libró de la joven rubia, pero no del pelinegro que sin siquiera mediar palabra le conectó un fuerte golpe directo a la nariz arrojándolo al piso -¿Quieres ver a un asesino?- Dijo en voz alta mientras lo tomaba por el cuello estrellando la espalda del chico contra un árbol y separando sus temblorosos pies del piso -¿Traidora has dicho?- Le gritó el pelinegro claramente enojado -¡Creer que los elfos no deben matar es lo que los llevó a perder las guerras!- Dijo mientras la mano le temblaba de rabia -Las estúpidas peleas entre los mismos elfos los llevaron a la ruina- Tomó la espada de manos de Nitos y la arrancó para lanzarla lejos -Aprendes a respetar a todos tus hermanos o no podrás salvar a ninguno- Dijo el pelinegro con voz gutural para luego dejar caer al chico sentado al piso.

Destino se dirigió a la espada y la tomó para ir en dirección a la elfa -Parece que sabes tomar una espada- Le dijo intentando animarla a que se uniera de nuevo al grupo -¿Qué tal una demostración?- Le ofreció el arma a la chica y la enterró en el suelo esperando a que la tomara para luego señalar a Rauko -Tú la atacarás y ella se defenderá- Dijo el pelinegro intentando bajar el ritmo de su agitada respiración después de lo ocurrido; aquella improvisada demostración no solo serviría para romper la tensión del momento, sino además era una manera para que la chica, quien parecía saber más de lo que todos pensaban, se ganara el respeto de Nitos y más aún, el de ella misma.

Dio media vuelta y se alejó algunos pasos antes de comenzar a dar instrucciones -Para triunfar en una batalla deben enfrentarse con preparativos a enemigos desprevenidos; no ataquen sin tener un plan, no dirijan su espada a cualquier lado sino a un punto específico; cada ataque debe ser solo un preparativo para el siguiente- Aclaró mirando al horizonte -Los mejores guerreros se hacen a sí mismos invencibles para luego buscar la vulnerabilidad del oponente- Giró por fin para mirar a ambos -Hacerse invencible es conocerse a sí mismos, buscar debilidades es conocer al contrario- Señaló a ambos -No dejen pasar los detalles, la mano con que su oponente toma el arma les dará pistas de qué lado atacar; los movimientos de las piernas antes de cada ataque les ayudarán a adelantarse y bloquear o esquivar; la invencibilidad está en ustedes mismos, la vulnerabilidad está en el adversario- Dijo alzando cada vez más el tono de voz y demostrando pasión en sus palabras.

El pelinegro estaba seguro de que aquellos dos chiquillos tenían potencial, y también había notado que se conocían y se tenían algo de confianza -Haz que los adversarios vean como extraordinario lo que es ordinario para ti; haz que vean como ordinario lo que es extraordinario para ti- Dijo finalmente para cruzarse de brazos y ver la exhibición; luego se unirían también Tier e incluso Nitos; ahora Rauko y Ashryn se habían convertido en el centro de atención.
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Rauko el Dom Ene 15 2017, 04:38

    A pesar de todos los inconvenientes, la clase siguió su rumbo y gracias a ello logré canalizar una pequeña parte de mi energía y aprendí un poco sobre el funcionamiento del maná en el cuerpo, sin embargo hacer que mi mano brillara no me era suficiente, mi objetivo era superar a Tier y eso lo lograría en ese mismo instante… O algún otro día si no me iba bien.

    Fue entonces cuando descubrí que Ash estaba cerca de mí sin hacer el más mínimo ruido, como si esperara el momento adecuado para hacer algo que necesitaba lograr -(¡Oh no! Seguro quiere decirme: “Rauko, tú me has ayudado mucho. ¿Podría acompañarte? ¿Podrías sacarme de este maldito bosque en el que me encuentro? Prometo poner todo mi empeño en alejarme de este tipo de magia”)- Recordé cada palabra que me había dicho Xana antes de mudarse conmigo y me aterraba que el siguiente desenlace terminara de la misma forma; no obstante, había algo que todavía no encajaba -(Un momento, ella no es nigromante, así que no tendría que alejarse de la magia... Pero lo seguro es que quiere vivir conmigo para comerse mis chocolates y mis biusas)- Fuese como fuese, solo podía pensar que al final habría menos comida para mí.

    Dejando eso de lado volví a practicar mi control de la energía; no obstante, repentinamente cuando apenas volví a controlar el flujo de maná experimenté un incremento de energía que rápidamente circuló por todo mi cuerpo hasta llegar hasta mi mano. Ante eso no pude evitar quedar impresionado y con dudas sobre lo que había ocurrido, así que cerré mis ojos para intentar encontrar la respuesta dentro de mi interior.

    Esta vez fue más fácil despojarme del mundo para sólo sentir lo que pasaba dentro de mí, pero nuevamente pude descubrir nuevas cosas; por el momento no pude saber por qué mi energía había incrementado pero pude apreciar cómo una parte del maná en mi mano comenzaba a desprenderse para volver a formar parte de la naturaleza sin haber sido utilizado en alguna acción, pues me faltaba más concentración para poder condensar tanta energía en un mismo lugar.

    No obstante, eso último me dio una nueva idea -(Supongo que podría reunir energía fuera de mi cuerpo como lo hizo Tier)- Pensé para luego intentar desviar el maná hacia la palma de mi mano y de ahí hacia un punto en el exterior.

    Pasaron unos cuantos segundos lentamente logré formar una pequeña pero maravillosa esfera de energía, sin embargo no pude evitar que continuamente una pequeña parte se esparciera con el aire, era como si me faltara hacer algo más que todavía no alcanzaba a comprender.

    Repentinamente una voz se dejó escuchar cerca de mí haciéndome perder mi trabajo al dar un pequeño salto instintivo debido al susto, pero por fortuna no me encontraba en peligro y mi preocupación fue en vano, pues en realidad se trataba de Ash quien reveló haber sido responsable de mi último logro, aunque por alguna razón ella no se mostraba contenta por ayudarme -Descuida, me han enseñado que lo importante es creer en uno mismo, pero que una pequeña ayuda de los demás nunca es malo- Comenté para luego mostrar una leve sonrisa -(No puede ser, hoy he sonreído tanto que ya me duele el rostro)- Pensé mientras volvía a controlar mi energía.

    Antes de volver a hacer lo mío, Destino se acercó para darme una sugerencia que de inmediato tomé en práctica llevando mi energía hacia los músculos y tendones de mis piernas; por desgracia no pude obtener resultados gracias al surgimiento de un nuevo problema.

    De un momento a otro se formó un problema entre uno de los elfos cuyo comportamiento orgulloso comenzaba a ser irritante y Ash quien en el último momento realizó una gran hazaña que logró hacerme sentir como alguien insignificante -(¡¿Hasta ella hace mejores trucos que yo?! ¡¿Cómo es posible?!)- Ahora tenía un nuevo rival y por ello me sentía más motivado a mejorar.

    Poco después fue Destino quien se ganó la atención de todos al golpear al elfo orgulloso para luego decir unas cuantas palabras que le permitieron salir el rencor que permanecía dentro de él atormentándolo como si la gran derrota de los elfos le hubiera hecho perder algo valioso.

    Las cosas indicaban que la clase podría terminar en cualquier momento y eso, pues me aterraba al igual que antes, pero gracias a los dioses Destino decidió continuar, por desgracia eso no sería como lo hubiese esperado.

    Destino le entregó una espada a Ash motivándola a luchar y demostrar de lo que era capaz de hacer, y eso era bueno para ella ya que de esa manera lograría obtener respeto además de que también podría servirle para confiar en ella misma, sin embargo no contaba con que Destino decidiera convertirme en el rival, lo que hizo despertar mi espíritu competitivo sin importarme lo que sucediera con Ash.

    Nuevamente me coloqué el guante en mi mano derecha y me levanté para luego prepararme para la batalla. Mientras tanto, Destino compartía unos cuantos consejos que nos servirían durante cualquier clase de enfrentamiento y aunque no pude entender de inmediato sus últimas palabras fingí haberlas comprendido para no quedar como un idiota.

    Una vez en posición tomé mi espada con una mano y luego señalé a Ash con las puntas de mis hojas duales -Vamos, Ash, no temas; esto será divertido- Dije para motivar a mi contrincante, después giré mi espada un par de veces para luego colocarme en una postura de combate -Si me lastimas me sanaré, así que no te preocupes por mí y no te contengas- Finalicé con un tono desafiante.

    Antes de atacar opté por seguir los consejos de Destino y examiné rápidamente el entorno para asegurarme de que no hubieran obstáculos en el terreno o que el sol no estuviera al frente. Viendo que todo estaba bien, analicé la postura de mi oponente y la forma de su arma.

    Finalmente, con una estrategia en mente sujeté mi espada con las dos manos para comenzar el enfrentamiento -Prepárate- Advertí para luego emprender una vertiginosa carrera hacia donde se encontraba Ash pero sin dejar de observar cada uno de sus movimientos ya que seguramente me estaría esperando con una buena maniobra de contraataque.

    Cuando la distancia entre ambos fue corta, frené rápidamente colocando un pie adelante y sin perder tiempo flexioné y tensé un poco mis piernas para luego girar mi cadera y lanzar un veloz tajo horizontal de izquierda a derecha, aunque esperando que las hojas de mi espada no alcanzaran a Ash sino que llegaran cerca de ella, sólo para asustarla y hacerla reaccionar.

    Una vez hecho eso di un rápido paso hacia atrás para evadir cualquier tipo de contraataque, y luego me impulsé hacia adelante para lanzar un nuevo ataque horizontal ascendente dirigido directamente hacia el arma de Ash con la intención de abatir su defensa, de ese modo tendría mi oportunidad perfecta para señalarla con mi espada y declarar mi merecida victoria, sin embargo, todos mis planes podrían verse frustrados si Ash respondía con buenos movimientos, ahora el siguiente desenlace se decidiría por la velocidad de sus reflejos y su determinación en batalla...
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 204
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Dom Ene 15 2017, 10:34

Desde siempre a la elfa le había disgustado que la subestimaran, pues ella ya tenía bastantes complejos con ser pequeña y con una apariencia inocente, como para tener que lidiar con que le remarcaran aquello a viva voz. No podía recordar una sola vez en que Nitos la hubiese tratado de manera amable; de hecho, si se ponía a rememorar, siempre resultaba de la misma manera cuando se topada con el muchacho, pero eso no quitaba el hecho de que en esta ocasión si la hubiese herido y molestado con sus comentarios despectivos. Se concentró en observar sus manos, dándole vueltas al asunto de la magia y del destello que había salido en aquel arranque, cuando el instructor llamó la atención al golpear al imprudente joven con singular furia, riñéndolo por su comportamiento para con ella; cosa que logró hacerla sentir un tanto culpable al haber ocasionado que Nitos terminara sufriendo aquel regaño.

Parpadeó un tanto confundida cuando Destino le dirigió unas palabras, entregándole la espada que le había arrebatado al elfo, animándola a volver a reintegrarse con los demás. El maestro quería ver una demostración y para ello asignó a Rauko como su oponente, mientras volvía a retomar el curso de la clase. Ashy aprovechó el momento de instrucción para tomar la espada con mano, recordando sus antiguas clases con Allen y su padre. Tenía muchísimo tiempo sin acercarse a un arma de esa clase, por lo que primero tendría que volver a acostumbrarse. Cerró un momento los ojos sin soltar la espada, calculando el peso de la misma y ajustándolo a su propio peso para no perder el equilibrio. Una vez que se sintió completamente segura y adaptada, levantó la mirada para volver captar un poco de las palabras del instructor.

Se deshizo de su capa y tomó un par de bocanadas de aire, buscando relajar sus músculos y así tener una idea más clara de lo que sabía acerca de esgrima. Rauko la miró, animándola para no contenerse, a lo que ella no dudó en asentir con seguridad. Levantó el arma frente a ella, empuñándola con ambas manos. Examinó la distancia que la separaba de su compañero y trató de prepararse para cualquier movimiento que este hiciera, pues ciertamente él le llevaba una tremenda ventaja. Asintió una vez más y observó como el joven se acercaba peligrosamente a ella, mientras ella se mantenía en la misma posición, tratando de calcular el momento y la distancia en la que lanzaría el primer ataque. Rauko se detuvo a una longitud prudencial, a lo que Ashy se preparó para el ataqué. El largo de los brazos de su compañero, aunado a la separación que había entre ambos le hizo pensar que posiblemente no tiraría a matar, pero esto no era lo que ella quería, pues significaría que de nuevo la estaban subestimando.

—No te contengas.

Dio un pequeño paso lateral hacia la izquierda y giró un poco la parte superior de su cuerpo al lado contrario, para bloquear el ataque con un arresto, que sirvió para empujar el arma del elfo con la suya y así dejarle en claro que no estaba bromeando. Como era de esperarse el hábil espadachín no tardó en alejarse y lanzar un nuevo ataque más consistente y confiado que el anterior, pero la ojiazul no iba a defenderse en esta ocasión, por lo que tomando una posición más ofensiva, avanzó con rapidez hacia su compañero, inclinándose un poco antes de llegar a él para contraatacar a su ataque horizontal con un movimiento diagonal en forma ascendente de izquierda a derecha, cuyo propósito podría servir para desarmarlo si contaba con suerte y con la suficiente precisión. Dio un par de pasos hacia atrás y nuevamente examinó la situación para prepararse. Aunque su compañero era mucho más alto y fuerte, ella también contaba con algunas cosas bajo la manga como su agilidad y la peculiaridad de no saber cuándo darse por vencida.
avatar
Cantidad de envíos : : 229
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Dom Ene 22 2017, 07:28

La batalla de práctica entre los dos chicos no estaba nada mal, apenas había comenzado y ya era todo un derroche de destreza, incluso más de la que seguramente el pelinegro habría esperado de ellos; estaba gratamente sorprendido pero es no le impediría tratar de corregir algunas cosas -¡Lentos, vamos, pueden ser más rápidos!- Gritó el pelinegro -Vean la reacción del oponente antes de iniciar su ataque y adelántense- Sugirió mientras volteaba a mirar al joven Nitos, el cual se encontraba petrificado y con la boca abierta al ver la habilidad con que se defendía la joven rubia; Destino sonrió con cierta malicia y caminó hacia el orgulloso chico -¿Ahora qué quieres?- Preguntó el joven de mala gana -Atácame- Dijo Destino sacando su espada y girándola un par de veces -Pero no tengo espada- Dijo aún con mala actitud señalando a donde se encontraba Ashryn con el arma pero su frase cerraría con el sonido de la hoja del instructor clavándose a sus pies -Puedes usar esa- Dijo el pelinegro ahora armado solo con su guante de metal.

Nitos arrancó la espada del suelo y lleno de superioridad se lanzó contra su maestro con la clara intención de lastimarlo pero el elfo utilizó el guante de metal para desviar el rumbo de la espada y con la otra mano golpeó la muñeca de la mano con la que Nitos sostenía la espada, obligándolo a dejarla caer al piso -No es tu arma lo que te hace fuerte, es tu propia determinación- Dijo el pelinegro dando un paso atrás -Levántala, intenta de nuevo- Dijo en tono severo y Nitos no demoró en obedecer la orden para volver a atacar ahora con más velocidad pero menos precisión.

Un nuevo golpe fue detenido del mismo modo pero esta vez sería acompañado de una serie de nuevos intentos que pondrían a prueba los reflejos del instructor que ahora debía esforzarse para bloquear uno a uno los ataques interponiendo su guante metálico para desviar los ataques hasta que finalmente Destino se vio en la obligación de contra atacar con una parada a la rodilla de Nitos que lo hizo perder el equilibrio y cesar el ataque -No descuides tu defensa al atacar- Advirtió el pelinegro -Bien hecho- Concluyó para darle algo de crédito al chico y reconocer que lo había puesto en apuros -Será una noche larga, por ahora lo mejor será descansar- Aconsejó el elfo dejando su espada en manos del joven Nitos que ahora lucía de mejor ánimo, parecía estar preparado para enfrentar la batalla que se acercaba.
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Rauko el Dom Feb 05 2017, 06:07

    Simplemente con mirar el aspecto frágil de Ash no pude evitar pensar en que mi victoria estaba completamente asegurada, de hecho pensé en que ella caería o se rendiría justo después de mi primer ataque, pero la realidad terminó siendo totalmente distinta y los dioses quisieron recordarme que la apariencia no lo es todo.

    Sorprendentemente Ash demostró que era más hábil y determinada de lo que aparentaba, y además de eso, durante mi primer ataque, me pidió que no me contuviera, una petición que me sería difícil de cumplir ya que yo generalmente luchaba en serio cuando debía asesinar a alguien vil, y claramente en esta ocasión mi oponente no se trataba de una mala persona; aunque ella ya había arrebatado una vida, sus ojos no mostraban la mirada de un asesino.

    A pesar de eso, pude reaccionar de la mejor forma ante la maniobra defensiva de Ash, sin embargo mi siguiente ataque hacia su espada no había logrado desarmarla ni por lo menos romper su defensa ya que ella optó por responder casi de forma inmediata con una acción ofensiva y realizó un rápido movimiento con la intención de contrarrestar mi ataque de una forma que logró sorprenderme, aunque no lo suficiente como para vencerme.

    En ese instante, gracias a mis reflejos y un poco de suerte, empuñé mi espada con un poco más de fuerza para resistir al choque de nuestras hojas; por desgracia Ash fue más astuta de lo que esperaba y además de desviar mi ataque también estuvo a punto de desarmarme; hice lo posible para no perder mi arma, pero como consecuencia perdí mi postura, dándole posibilidades a Ash para que pudiera acabar conmigo si volvía a atacar al instante, así que mi mejor opción fue alejarme rápidamente dando unos cuantos pasos hacia atrás.

    Fue entonces cuando la voz de Destino se escuchó nuevamente para darnos consejos, diciendo que éramos lentos y que debíamos adelantarnos a los movimientos del oponente, pero esta vez sus palabras quedarían de lado ya que era la batalla lo que realmente me importaba en ese momento.

    Antes de que el enfrentamiento pudiera continuar, una sonrisa se dibujó en mi rostro debido a lo bien que me sentía y tuve la necesidad de decirle algo al respecto -Ash, realmente eres una espadachín admirable y luchar contra ti es emocionante. Lamento haberte subestimado- Alagué con algo de orgullo al tiempo que volvía a colocarme en una postura ofensiva -Ahora, cumpliré con tu petición y no me contendré- Advertí con cierta malicia en el tono de mis palabras para luego sonreír de forma pícara -(Genial, creo que me he visto bien diciendo eso)- Pensé sin decir nada más.

     Después de haber observado los movimientos, reacciones y la forma de luchar de Ash tuve que considerar en cambiar mi forma de pensar; tal vez lo ideal para vencer en ese combate era ser más rápido y realizar una cadena interminable de ataques, pero con esa actitud posiblemente descuidaría mi defensa y estaría vulnerable a un buen contraataque de mi oponente además de que me agotaría más rápido; debía pensar en algo más efectivo.

    Al final no pude planear una buena estrategia debido a que no podía tardar demasiado pensando en medio de un enfrentamiento, así que opté por hacer lo mismo de antes pero con pequeños movimientos adicionales.

    Antes de continuar, observé rápidamente el terreno, la postura de Ash y la expresión de su rostro; acomodé mis piernas, empuñé mi espada apretando más la mano derecha que la izquierda, me incliné ligeramente hacia adelante, y finalmente, emprendí una nueva carrera hacia mi oponente pero esta vez con toda la velocidad que mis piernas podían alcanzar y con mi rostro mostrando una mirada de determinación.

    Cuando la distancia fue lo suficientemente corta, di un salto diagonal hacia la derecha de Ash para luego frenar y apoyar mi peso sobre mi pie izquierdo, seguido con la ejecución de un nuevo ataque horizontal ascendente de izquierda a derecha, utilizando mi mano derecha para empuñar mi espada mientras utilizaba la otra para empujar el lado sin filo de las hojas, aunque tratando de evitar hacer un corte muy profundo sobre el torso de mi oponente si llegaba a alcanzarla.

    Inmediatamente después, me alejé de Ash dando un paso hacia atrás para estar a salvo de cualquier respuesta ofensiva, y sin perder un segundo pasé mi espada de la mano derecha a la otra para luego acercarme rápidamente y girar la parte superior de mi cuerpo hacia la izquierda al tiempo que lanzaba un ataque horizontal hacia el mismo lado, pero esta vez mi ataque no sería importante para mí, pues sin importar el resultado utilizaría el impulso del giro para lanzar una patada hacia una de las corva de Ash con la intención de hacerla caer; sin embargo, si el resultado no era el esperado, mi oponente tendría la oportunidad perfecta para atacarme y obtener la victoria, o mejor dicho, derrotarme de forma humillante; fuese como fuese, nuevamente el siguiente desenlace sería decidido por los reflejos y la astucia de Ash.
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 204
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Ashryn Elaynor el Lun Feb 06 2017, 09:30

Ashy había puesto todo su empeño en demostrarle a su compañero que ella no era alguien a quien se debiese subestimar. Sus movimientos fueron precisos, aunque por la falta de practica no podía decir que fue lo suficientemente veloz, y esto quedó claro con las palabras que el maestro les brindó. Como era de esperarse el espadachín era impresionante, su experiencia y habilidades no podían pasarse por alto así de fácil, por lo que la ojiazul no dudó en elogiarlo mentalmente. El choqué de las espadas y el lapso que tuvo para vencer a su oponente fue tan corto como emocionante, a lo cual no pudo evitar sonreír con emoción, cuando Rauko la reconoció como su rival, acordando no contenerse esta vez y disculpándose por no haberla tomado en serio desde un inicio. Asintió una vez más, mostrándole que se sentía de la misma manera y se preparó para la siguiente ronda.

Echó un rápido vistazo a su compañero y trató de memorizar el estilo de combate que este poseía, buscando formular una estrategia que le permitiese una ventaja sobre su compañero de gremio, por lo que comenzó a concentrar en su interior la magia que solo salía de ella en momentos de adrenalina. No tenía mucho tiempo, así que memorizó lo más que pudo y mostró una postura defensiva, esperando que él fuese quien atacase primero, cosa que el joven no tardó en hacer. Por la velocidad con la que se precipitó hacia ella, la rubia se dio cuenta que esta vez el muchacho si buscaría hacerle daño, así que se preparó para contener el ataque con todas sus fuerzas, aunque sus cálculos le daban una idea de que le sería difícil. Cuando el elfo se encontraba a unos escasos metros realizó su ejecución; comenzando por un pequeño salto, seguido por un ataque horizontal que buscaba herirle el abdomen si se descuidaba.  

Empuñó su espada con su mano izquierda y la levantó en un nuevo movimiento diagonal, apoyando su otra mano en la hoja, sosteniéndola con firmeza para contener el ataque de Rauko con todas sus fuerzas. El joven volvió a alejarse un poco de ella, brindándole un segundo para planear su siguiente movimiento. Recordando las palabras que Destino le había brindado a su oponente momentos atrás, aplicó toda la magia que con esfuerzo logró concentrar en sus articulaciones, esperando el momento adecuado para hacer uso de ella. El elfo no la hizo esperar, cambiando de estrategia rápidamente y lanzándole un nuevo ataqué hacia ella, esta vez hacia su lado izquierdo. En el lapso entre que Rauko se acercaba a ella y giraba su cuerpo, Ashy aprovechó para clavar su espada en el suelo, haciendo uso de la velocidad y agilidad que le brindaba la magia sobre los puntos específicos de su cuerpo.

Potenciada por la magia de la luz y usando el mango de la espada como punto de apoyo, giró e impulso su cuerpo en una pequeña voltereta lateral hacia el lado donde venía concentrado el ataque; la cual apenas si le permitió librarse de la hoja de la espada enemiga. Aquel movimiento no hubiese sido posible sin la previa concentración de la magia y sin la ayuda de su pequeño y menudo cuerpecillo, pero una vez que sus pies volvieron a tocar el suelo, grande fue su sorpresa al ver que aquella imprudencia la había llevado justo al lado de su contrincante, por lo que sin perder tiempo tomó la daga de Bio que siempre estaba oculta en su ropa y la levanto en alto, amenazando el cuello del elfo sin dejar de mirarle las manos, por si osaba atravesarla con su espada ahora que ella se encontraba completamente desarmada.

—Creo que perdí —soltó una risita graciosa al remarcar el hecho de que ella había dejado su arma abandonada por no pensar bien en su manera de escapar—. Eres increíble Rauko.

Bajó la daga de Bio y miró a Destino, esperando el regaño por aquella osada manera de escape; aunque, ciertamente el hecho de haber podido empuñar una espada una vez más y contra un oponente como su compañero de gremio era más de lo que ella hubiese podido desear. Solo restaba prepararse para lo que vendría a continuación y estaba segura de que sería mejor que lo anterior.
avatar
Cantidad de envíos : : 229
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Destino el Jue Feb 16 2017, 23:59

El elfo alcanzó a ver el final del combate de los otros jovencitos en donde la elfa había perdido su arma pero al final se las había ingeniado para quedar en lo que podría considerarse un empate técnico, aunque eso en un combate real solo significaba que ambos habían muerto, sin embargo el pelinegro ya no quiso recriminarlos, tal vez porque habían hecho un buen trabajo en general, o tal vez porque esa peculiar daga en manos de la rubia le recordaba a alguien, aunque de momento tampoco le daría mucha importancia.

Han hecho un gran trabajo, ahora deben descansar- Instó el pelilargo señalando algunas piedras junto a un árbol en donde podrían sentarse, incluso estaban lo suficiente cerca como para que pudieran abrazar al árbol, siendo que parecía ser el pasatiempo de los elfos actuales, aunque lamentablemente no habría tiempo para ningún descanso pues repentinamente una llamarada de fuego voló sobre ellos; una antorcha había sido lanzada a la pequeña cabina que servía como puesto de vigilancia para los chicos y que al estar hecha de madera no tardó en comenzar a arder -¡¡NO!!- Gritó Tier mientras salía disparado como una flecha en dirección al puesto de vigilancia que rápidamente era consumido por las llamas [1] -¿Pero qué haces? ¡Tonto!- Le gritó Nitos aunque sin lograr nada.

No tardó una segunda antorcha en aterrizar cerca de donde se encontraban los elfos, seguida de una molesta risa maliciosa -¿Creyeron que habían ganado no? Mugres orejudos- Dijo uno de los mismos sujetos que habían atacado en la mañana y que tal como habían amenazado antes, habían vuelto por la revancha, una revancha que podría dejar graves consecuencias no solo para los dos hermanos sino para el bosque mismo; el otro hombre no tardó en aparecer con una espada en sus manos mientras que el otro llevaba un par de hachas ligadas con una cadena; los dos sujetos eran muy diferentes entre sí, uno usaba el cabello largo y llevaba una especie de abrigo hecho con la piel de un animal, el otro por su parte tenía una risa molesta que no paraba de sonar mientras acariciaba sus hachas y a ratos parecía que les hablaba mientras señalaba a los jóvenes elfos.

¡¡Nitos, la tengo!!- Gritó Tier desde la cabina de vigilancia mientras agitaba por la ventana una hermosa capa roja -Eres un tonto, no debiste ir por la capa de nuestro abuelo- Dijo su hermano desde abajo limpiando sus lágrimas con las manos -Baja de inmediato antes que- No terminó de decir su frase cuando la estructura se movió casi un metro hacia abajo, había sido solo un susto pero no tardó en hacer el resto del recorrido hasta desplomarse e impactar contra el piso; la mirada de Nitos era un poema de preocupación -Uno menos- Dijo el hombre de las hachas entre risas molestas desatando con ello la ira del jovencito que se lanzó sin precaución contra el sujeto de la risa molesta aunque antes de alcanzarlo fue golpeado por el de cabello largo que lo mandó al piso sin remedio -Idiota, te dije que no los subestimes- Le gritó el de cabello largo recomponiéndose para luego acercarse al joven elfo que ahora se encontraba en el piso.

Ayuden al chico, Destino sacará al otro si sigue vivo- Dijo el pelinegro señalándoles a Rauko y Ashryn la posición de Nitos que ahora se encontraba en peligro; debían ser rápidos si querían salvar al menos a uno de los chicos pues el estado del otro era un completo misterio; Destino se acercó a la cabina que en principio había estado elevada en el árbol y se había deslizado por todo el tronco hasta estrellarse contra el suelo, afortunadamente la fricción con el tronco había hecho la caída más lenta y tal vez Tier hubiera resistido; apartando escombros en llamas con su guante, el pelilargo consiguió entrar al reducido espacio donde las llamas se habían adueñado de casi todo y logró ver por fin al joven Tier aferrado a la capa en un rincón -Acércate a la puerta, toma la mano de Destino- Dijo el pelinegro estirando la mano tanto como podía, ciertamente podía entrar y sacarlo a la fuerza, pero el deseo de sobrevivir y luchar para conseguirlo era una lección que Tier debía aprender, era él mismo quien debía tomar la decisión de salvarse.
Oponentes:

Kerpes

Filomeno

◄ ❂ ● ● ○ ○ ○ ░░░▒▓█ Ⓞ Ⓕ Ⓕ Ⓡ Ⓞ Ⓛ █▓▒░░░ ○ ○ ○ ● ● ❂ ►
[1] Subrayada una Segunda Complicación: Habrá un suicida que complique tu clase y deberás ayudarle


Última edición por Destino el Sáb Abr 22 2017, 02:23, editado 2 veces
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 278
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuidado con los elfos [Trabajo][Rauko+Ashryn]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.