Últimos temas
» [Practica de rol] Perdida otra vez
Hoy a las 01:53 por Claudena Orsteni

» Dando señales de vida (?)
Ayer a las 01:33 por Woodpecker

» Recordatorio para la osa [TAREAS]
Ayer a las 00:36 por Bruna

» SISTEMA DE COMBATE
Jue Dic 14 2017, 16:16 por Sigel

» {Tareas} Tablón de encargos de Khariz
Miér Dic 13 2017, 19:57 por Khariz

» Auckland {Af. Normal}
Miér Dic 13 2017, 19:03 por Invitado

» MERCADO de Aerandir
Miér Dic 13 2017, 17:46 por Ansur

» Solicitud de Trabajo
Miér Dic 13 2017, 17:26 por Ansur

» Atributos
Miér Dic 13 2017, 09:52 por Elen Calhoun

» ¿Qué estas escuchando?
Miér Dic 13 2017, 06:08 por Aliena


[Gremios. Ladrones-Informantes] Sentencia demoníaca en la plaza central

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Gremios. Ladrones-Informantes] Sentencia demoníaca en la plaza central

Mensaje  Ger el Miér Nov 16 2016, 20:47

HISTORIA DE LA MISIÓN:

El sol comenzaba a ocultarse tras las altas montañas que rodeaban la ciudad de Dundarak. La capital de los dragones cerraba el día con la ejecución de dos de los criminales más buscados de la ciudad: El vampiro Víctor y el hombre bestia que creía ser dragón, Lazid.

¿Sus crímenes? Asaltar el mismísimo palacio real con el único objetivo de robar un objeto. Tras meses como fugitivos, finalmente los eficientes miembros de la logia de Dundarak y el Escuadrón de Acero de Luanrgenta consiguieron capturar a los ladrones y entregarlos ante la justicia de los dragones, donde serían ejecutados por el procedimiento de la guillotina. Práctica cada vez más extendida en la ciudad y que equivale a la hoguera, utilizada para las brujas.


* * * * * * * * * * * * * * * *

Amaterasu reposaba sobre una roca. Observando como el anochecer caía sobre la capital de los dragones. Estiró su brazo para alcanzar uno de los árboles del manzanar, uno verde y floreciente, para tomar uno de sus frutos verdes, aún inmaduros. Arrancó la manzana con delicadeza y esta comenzó a marchitarse con el contacto de su piel, a pudrirse, pero aquello no parecía importarle a la centinela para degustarla.

-¿Por qué hay tanta gente en la calle? – indicó la nigromante y “protectora” del mundo, desde su elevada posición, en un mirador de las montañas, donde veía a lo lejos Dundarak – Aborrezco las multitudes. – comentó incordiada, dándole un nuevo mordisco a la manzana podrida.
-Hay dos ejecuciones en la plaza central. – respondió su acompañante. - ¡Mejor! Más caos que habrá. – comentó entre risas.
-Sólo es un aperitivo de lo que les espera en cuanto el amo retome su poder. – continuó con la broma la centinela de la corona astada. Y se giró para contemplar a su siervo. - ¡Oh! Veo que “lo tenéis” ahí. – miró junto a su acompañante, allí había una enorme caja forjada en hierro que desprendía un calor tremendo. Bufidos coléricos provenían de su interior. – Magnífico ejemplar para mostrarles a esos pueblerinos el verdadero poder de la oscuridad. – comenzó a reírse maléficamente, contemplando la caja y volvió a girarse para mirar a la ciudad de Dundarak. – Permíteme, querido, añadirle mi toque personal.

Amaterasu comenzó a gesticular con sus brazos y pies, en una especie de bella danza que tornó sus ojos, marcas del cuerpo y manos en un tono morado. El suelo comenzó a agitarse levemente, la hierba comenzó a desintegrarse, ¿qué era lo que venía de sus pies?

Venían sonidos guturales.

AMATERASU:

* * * * * * * * * * * * * * * *

Por las calles centrales de Dundarak circulaba un carruaje escoltado. Los fugitivos, Víctor “Bio” y Lazid Rajeesh iban esposados en su interior. El vampiro había vivido un lento proceso de descongelación por el hechizo que la encantadora, Abbey Frost, le había lanzado para detenerlo en la torre de la Logia.

-¡Nos van a cortar la cabeza, Víctor! – le dijo el enano Lazid. – Sabía que no era buena atacar aquel palacio. ¡Y todo porque soy un ser de gran corazón y ayudé altruistamente a tu estúpida amiga canosa! Ella sería la que tenía que estar aquí. – escupió al suelo de la caravana.

Miró por las rendijas, allí se encontraba Sammuel, el caballero dragón al que los tres habían conseguido exculpar. Ambos sabían que él, como máximo hombre de confianza del rey de Dundarak, debía velar por la seguridad del lugar y porque la ejecución no fuera interrumpida.

Sammuel miraba apenado hacia el interior, no por Lazid, el cual le repugnaba, sino porque sabía que Bio no tenía culpa de nada y se encontraba en aquella situación. La amistad entre la bruja y el vampiro era de sobra conocido por el veterano caballero dragón.

-¡Viejo! Yo te ayudé a seguir en tu puesto. – le dijo a Sammuel. – Podrías devolverme el favor y sacarme, maldito bastardo desgradecido. – insultó. El hecho de hablar en primera persona claramente reflejaba que Víctor a Lazid le importaba lo mínimo. El propio vampiro sabía que el lagarto era un interesado que miraba por sí mismo.
-No puedo fallar a mi deber. – se limitó a decir con su voz de anciano. El hombre tampoco podía ayudarlos aunque quisiese, ni decir nada en contra pues estaba rodeado de compañeros que podrían acusarle de deslealtad.
Sammuel:


* * * * * * * * * * * * * * * *

Manuela D’Lamberght estaba a las puertas de Dundarak junto al resto de informantes: Ashryn Elaynor, Rauko y la recién incorporada también elfa Xana. La nigromante estaba en deuda con el joven de cabellos blanquecinos y le ayudaría en lo que necesitara. Habían detenido la búsqueda del artefacto por rescatar a un amigo y compañero.

-Entre tanta gente necesitaremos visión para elegir vías de escape. – indicó la bruja, una experta espía. Anochecía en la ciudad y había un enorme bullicio en la misma. – Uno de vosotros será mis ojos desde la montaña. Tomad esta pócima, bebéosla y subid. – sacó entregando un pequeño frasquito que dispuso tanto a Rauko como a Ashryn. – En las montañas no tiene que haber ningún peligro. Sólo los pastores pasan por allí. – explicó para tranquilizar a los tres elfos que la acompañaban. - Y en cuanto a la poción. No os pasará nada una vez consigáis tragar el repugnante sabor a ajo que tiene. El otro vendrá conmigo a rescatar a Bio. – tomó el frasquito y lo puso a disposición de Ashryn y Rauko. - ¿Quién subirá? – preguntó la mujer adulta con una sonrisa en la cara.

Una vez se decidieran, ella y el informante restante se dirigirían a la plaza central, donde deberían encontrar la manera de liberar al vampiro de su cautiverio.

-Va a ser muy difícil. La plaza está repleta de guardias. – se lamentó Manuela a su acompañante, ya en la plaza, con fastidio. Estirándose para tratar de ver por encima de la multitud de gente que se aglomeraba en torno a la plataforma de ejecución,  veía como el carromato con los forajidos llegaba y, también, como la guillotina estaba preparada.

En aquella plaza había, además, uno de los miembros del gremio de ladrones. El líder del grupo, Lazid, estaba en peligro. Conociendo al hombre lagarto seguramente les diese algún tipo de recompensa por rescatarlo. Era un interesado pero siempre pagaba sus deudas y, por ello, los ladrones estaban allí. El solitario miembro sabía que dos de sus compañeros habían partido para conseguir una mejor posición. Con lo que no contaba éste era que un misterioso hombre de máscara y vestido de negro se había postrado a su lado.

-Escúchame bien. Al igual que tú, debo rescatar a Lazid. No me conoces, ni sabes quién soy. Mis motivaciones no te importan. – le dijo, serio. – Lazid no debe morir… por ahora. Así que seremos socios por unas horas. – le dijo el hombre sin demasiada entonación y sin darle explicaciones de qué pretendía.

Manuela:
Xana la nigromante:
Meck:

* * * * * * * * * * * * * * * *

La dragona Ingela se encontraba paseando por la ciudad. ¡Todo el mundo corría a la plaza central! Allí se iba a celebrar una peligrosa ejecución en las próximas horas. Vio pasar a su lado el carromato de los fugitivos bien escoltado por los caballeros dragón. El vampiro Bio y Lazid se encontraban en su interior, pero no era capaz de verlos por el bullicio. ¿Qué iba a llevar a la dragona a desviarse de sus quehaceres diarios por una simple ejecución? ¿A quién iban a ahorcar? Podría interesarle o no, eso dependería de su gusto por el morbo o el cuchicheo.

A quien sí que parecía interesarle era a la gran encantadora Abbey Frost. La bruja de hielo sonreía cada vez que veía a Bio entre rejas, y ahora que Lazid también se encontraba ahí, todavía más. Ambos, junto a Elen Calhoun, la habían humillado dentro del palacio, y ahora por fin podría ver como sus cabezas rodaban. Tanto era su gracia que, acto seguido, el destino quiso que se tropezase con la dragona. Era tal el frío que desprendía la hechicera que la dragona pudo sentir sobre su brazo una enorme aura congelante. De permanecer demasiado tiempo en contacto con Abbey, podría terminar helándosele.

-¡Mira por dónde andas! – le recriminó Abbey con su característico mal humor.

El Palacio se había encargado de que las calles estuviesen repletas de caballeros dragón. Nada ni nadie podría impedir la ejecución. A menos que… la centinela. La protectora de Aerandir, y no nos referimos a Elen, hiciera algo ¿bueno?, para evitar que la ejecución tuviera lugar.

Los ladrones iban caminando buscando la manera de liberar a su líder. Ninguno de los dos sabía nada de Meck hasta el momento en que una nota sobrevoló el cielo de Dundarak y cayó a sus pies. “¿Queréis rescatar a Lazid? Neutralizad a Abbey Frost. Fdo: “M”.” con una fotografía de una mujer, pelirroja que, increíblemente, se encontraba a su lado, dialogando con otra.

* * * * * * * * * * * * * * * *

Se ha apuntado tanta gente que la misión se ha dividido en 3 partes. El formato es “mundo abierto” y todos podréis moveros de un lado a otro al final de cada turno

Esta es (junto a la del otro gremio), la primera “mega quest” interactiva que realizamos. Aquí los actos de unos tendrán las siguientes repercusiones. Y, como he dicho, podréis pasar de un lado a otro si lo deseáis al final de cada turno dejándolo claro on-rol y mandándome un MP (o permanecer siempre en el mismo lugar).

Algunos (Elen, Bio e Ingela) no podéis elegir el tema en el que comenzar. El resto podéis apuntaros al que queráis dentro de las limitaciones que establezco. Las misiones se dividen en:



  • Montañas: NPC’s presentes: Amaterasu, ejército no muertos + “megasorpresa”. PJS obligados: Elen Calhoun + 1 informante
  • Plaza: Meck, Manuela, Lazid. PJS obligados: Bio + 1 informante + 1 ladrón
  • Ciudad: Abbey Frost, Sammuel. Ingela + 2 ladrones



Para los que no habéis participado, las misiones de Gremio suelen ser bastante cortas. No más de 5-6 turnos. Por favor, es muy importante que respetéis los turnos de 48 horas para que la trama avance con fluidez. Las recompensas serán 15 ptos de experiencia, 200 aeros e influencia variable para vuestro gremio.

Hay multitud de NPC’s y todos ellos (a excepción de Amaterasu) pueden sufrir heridas graves o incluso morir. Son sólo algunos de los pjs que han salido en misiones master. Todos ellos han salido en unas misiones u otras intervenciones master. Os hago un resumen de los que forman parte de la quest para que comprendáis quienes son y por qué están aquí:



  1. Amaterasu “la revividora”: Nigromante irracional de inmenso poder. Y, aunque parezca increíble, centinela y “protectora” de los Reinos del Norte. Salvo que os llaméis Elen, intentad no acercaros o ateneos a las consecuencias.
  2. Sammuel: Jefe de los caballeros dragón. Encargado de emitir la orden de la ejecución y de conseguir el correcto funcionamiento de la misma.
  3. Lazid Rajeesh: Hombre lagarto enano. Estafador y ladrón con el don de la palabra y la picaresca. Lo daría todo por dinero y poder. Junto con Bio, va a ser ejecutado.
  4. Manuela D’Lamberght: Líder del gremio de informantes. Interesada en liberar a Bio.
  5. Meck: Misterioso hombre interesado en liberar a Lazid.
  6. Abbey Frost: Bruja de hielo, gran encantadora de la logia. Estará presente sólo para disfrute y regocijo. No es malvada, sólo tiene mal perder.
  7. Xana: Elfa nigromante, novata y arrepentida, amiga de Rauko. Puede ser determinante. Irá siempre contigo.

Ger
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 651
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.