Últimos temas
» -Plumas Nuevas-[Trama Clan Cuervos de Plata parte 5][Interpretativo][Petronella-Wallace-Aquila]
Hoy a las 16:04 por Petronella Prauz

» Donde el sol no llega
Hoy a las 15:53 por Ulareena Werner

» Habilidades de Cryz
Hoy a las 15:42 por Cryz

» Atributos
Hoy a las 14:56 por Ulareena Werner

» Damisela en apuros [Trabajo]
Hoy a las 13:56 por Ébano

» Los Calvarimes
Hoy a las 10:44 por Sigel

» Nymphaea
Hoy a las 10:42 por Sigel

» Calypse
Hoy a las 10:40 por Sigel

» Un Buen Descanso[Libre]
Hoy a las 10:33 por Zukura Kito

» Nada es lo que parece. [Petronella/Frith]
Hoy a las 09:41 por Friðþjófur Rögnvaldsson


Los protectores del circo (Tema libre)(2/3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los protectores del circo (Tema libre)(2/3)

Mensaje  Adolphus el Lun Dic 26 2016, 16:58

Capitulo 1. La llegada


El señor Hamon se encontraba inmóvil y pensativo sentado en una de las sillas de su carpa. Habían pasado varias horas desde que había dejado aquel mensaje en la taberna y ahora comenzaba a pensar que quizás no sería tan buena idea aceptar a desconocidos para garantizar su seguridad en aquel viaje.¿ Acaso no podrían en la oscuridad del camino arrebatar-le todo aquello que tanto le había costado de reunir durante todos eso años? El hombre debía tener aquello muy presente y no sería bueno fiarse de cualquiera para aquella empresa. En un futuro sería bueno contratar a alguien de confianza, pero ahora no había tiempo para ello. En Lunargenta ganarían mucho dinero y no podían permitirse faltar a esa cita anual.

A las afueras de la carpa se podía escuchar a la señora Hamon dialogar con uno de los mimos del circo.- Debes mejorar tu actuación. Partiremos mañana al mediodía y no tendrás mucho tiempo más para practicar durante el camino-. Decía su laboriosa mujer.

Pronto oscureció y el señor Hamon se dispuso a ultimar los últimos detalles para el viaje del próximo día. En la mañana llegarían los aspirantes a guardaespaldas y ya tendría tiempo para elegir...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Adolphus avanzaba despacio entre las calles de Baslodia. Hacía ya unos minutos que había anochecido. Justo acaba de vender el botín de su ultima cacería en el mercado de la ciudad, una gran pieza de venado. Todavía recordaba el momento en el que sus garras habían destrozado el cuello de aquel animal. El licantropo no disfrutaba matando animales, pero lo hacía gustosamente para satisfacer sus necesidades. Le habían dado una buena suma por aquel animal y estaba dispuesto a destinar una parte de ese dinero en la posada más cercana.

El carnicero le había hablado de un local llamado " El conde borracho" muy famoso por acompañar todas las consumiciones de cerveza con un poco de pan y queso. Aquello le agradaba y se relamía por dentro ante la idea de beber cerveza. Finalmente llego al local, se trataba de un antro con un letrero en el que estaba dibujado una especie de hombre con un sombrero.- Debe de ser un conde borracho-. Pensó Adolphus mientras abría la puerta y exigía una caña al posadero.

El sabor de la cerveza bajando por su garganta era reconfortante y aunque el pan y el queso no eran de mucha calidad; pues mira, menos dan en otros sitios carajo. Observando mas detenidamente el local se dio cuenta de que era un sitio espacioso, con muchas velas. El posadero era el único que servía en el local y eso hacía que algunos clientes se quejarán debido a que este tardaba en atender a la gente. En el fondo pudo escuchar a unos hombres que hablaban sobre un circo que había visitado la ciudad hace unos dias. Al parecer los del circo estaban asentados a las afueras de la ciudad y ahora precisaban de protección para viajar a su próximo destino.- Aeros fáciles de ganar-.Pensó el licantropo rápidamente.

Adolphus se dirigió al tablón de anuncios y comenzó a leer por encima todas las ofertas de trabajo hasta que leyó el letrero del circo y asintió con la cabeza.- !Posadero, esta noche dormiré aquí!-. Dijo mientras sonreía ante la perspectiva de una nueva misión

Letrero de Hamon:

Se precisa de guardaespaldas para asegurar la protección de los integrantes del circo hasta llegar a Lunargenta. Pagaremos al acabar el trabajo. Para partir mañana al mediodía se precisa a los interesados en las afueras de la ciudad a la salida del sol.

Contrato de trabajo a tiempo completo
Comida y bebida durante el trayecto corren a cuenta del circo


OFF:


En este primer post deberéis relatar el porque estáis en la ciudad.
Me trae sin cuidado si utilizáis algún pnj siempre y cuando sus acciones no sean relevantes.
Deberéis buscar un sitio en donde pasar la noche y prepararos para el reclutamiento de mañana.

Adolphus
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 13
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los protectores del circo (Tema libre)(2/3)

Mensaje  Reidar el Mar Dic 27 2016, 16:06

El goblin se había pasado un buen y largo rato hablando con aquel tipo que tenía nombre de alimento proveniente de un cerdo. De hecho, hasta tenia cierto parecido a un cerdo y eso un poco gracioso le resultaba al hombre del norte y obviamente el goblin no había perdido la ocasión en mencionárselo más de una vez mientras regresaban de la carpa del circo. La mirada del pobre hombre parecía estar suplicante, aunque Reidar había notado el brillo de la desconfianza en ellos y todo parecía indicar que a regañadientes, acepto el trato con el goblin.

¿Crees que es mala idea? No tenía tanto oro como para ti y para mí. Intento hacerse el gracioso incluso diciendo que pagaría la mitad por mi estatura hasta que te vio—. La pequeña y verde criatura esbozo una sonrisa burlona mientras entraban a la taberna. Como era normal, Reidar llevaba los bolsos de ambos, porque si el pequeño Vaas llevase el suyo lo acabaría arrastrando como solía hacer de vez en cuando con sus manos. —El peligro está en la primera parte del trayecto, luego de Vuwulfar podrán continuar sin nosotros. Además, no me agrada Lunargenta—. Reidar se encogió de hombros restándole importancia al asunto del viaje. Si fuera por el, se quedarían estáticos en un solo sitio y no se moverían de allí en todo lo que les quedara de vida, pero si hacían eso…no tendrían comida en el estómago.

En el interior de la taberna buscaron un sitio donde sentarse, donde tuvieran un poco más de luz y también tuvieran algo para poder comer; La mesa que eligieron estaba cerca de una ventana pero lejos de la puerta, y mientras tomaban asiento y esperaban que el camarero de aquel sitio les trajera algo para alimentarse y para saciar su sed, el hombre del norte echo una mirada alrededor en completo silencio solo para poder tener un poco de reconocimiento sobre todos los rostros de los presentes. Hombre precavido, solo eso.

Pasado un rato, Reidar comenzó a mirar por la ventana en dirección al burdel que estaba a no muy pocos paso de donde estaba aquella posada; Miraba a las muchachas y una en particular llamo su atención, cabello rojizo como la llama de la vela que había encendido el goblin y pecho generosos que se movían con total libertad bajo el vestido de tela blanca que llevaba. —¡Hey! Concéntrate muchacho, mañana en la mañana tenemos un largo viaje por llevar a cabo—. Aunque el pequeño socio mercenario que tenía el norteño también e quedo un tanto atontado ante la aparición de una elfa que también ejercía el mismo trabajo que la humana de cabello rojizo. —Vale…no he dicho nada, ¿Podemos continuar con el trabajo, muchacho?—. Reidar soltó una carcajada burlona por el goblin y finalmente le obedeció medio a regañadientes y mirando el mapa que le enseñaba.

Finalmente y tras lo que pareció una eternidad, el cantinero trajo una pata de jabalí a la mesa de ambos y dos jarras de cerveza, justo en el momento en que notaban a un hombre enorme entrar por la misma puerta que ellos habían cruzado hacia un largo momento atrás; El largo cabello del hombre y la poblada barba le hicieron a Reidar enarcar una ceja y continuar mirándolo fijamente como si esperase que aquella persona hiciera algo fuera de lo común de un momento a otro.

Tal vez nosotros también deberíamos de quedarnos a pasar la noche, ¿no crees Reidar?—. Comento Vaas mientras miraba también a aquella persona extraña que pedía a los gritos una habitación para quedarse a pasar la noche. —Preferir plaza, Vaas. Él no me agrada—. Contesto, señalando con la cabeza al recién llegado que estaba en la barra bebiendo. Había algo en la mirada de esa persona que…simplemente le hacía desconfiar al nórdico que prefería estar alejado de aquella persona lo más que podía antes de que acabasen teniendo problemas.

Reidar
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 41
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los protectores del circo (Tema libre)(2/3)

Mensaje  Adolphus el Mar Dic 27 2016, 23:48

Capítulo 2. El comienzo



El sol comenzaba a ganar terreno a la luna y el alba nacía, poco a poco. Aquel día hacía algo de frió y los pájaros comenzaban a improvisar sus dulces melodías. Toda una escena de belleza que chocaba con la habitación en la que estaba durmiendo Adolphus que se encontraba tirado en el suelo patas para arriba en aquella habitación maloliente. Su hocico era capaz de detectar  diversos olores desagradables y ahora se estaba arrepintiendo de no haber-se quedado a dormir en pleno bosque. La borrachera del día anterior le había impedido arrastrarse a fuera de la ciudad a descansar. El lupino miró por la ventana y apresuró a volver a convertirse en un humano.- Debo ir al circo-. Pensó rápidamente Adolphus mientras se volvía a poner la ropa que estaba tirada por el suelo.

Mientras tanto, los integrantes del circo ya estaban listos para partir y del único asunto del que tendrían que ocuparse era de elegir a sus guardaespaldas. El día, Hamon, ya había elegido a dos que esperaba que dieran la talla. Se trataba de un hombre que estaba acompañado por un hombrecillo pequeño. Al verlos había pensado que tenían pinta de duros y por eso los había escogido enseguida para el trabajo.

Los primeros en llegar fueron dos hombres bastante altos con aspecto de guerreros experimentados. Uno de los hombres, el que iba montado en un caballo de color marrón se dispuso a hablar.- Saludos patrón, mi hermano y yo nos ponemos a tu servicio. Hemos trabajado en cosas como esta desde hace años. Ahh por cierto yo soy Bob y mi hermano se llama Sam-.Dijo el hombre. Tras unos breves segundos en los que Hamon pensó que Sam diría algo.- Disculpadle, Sam no suele hablar casi nunca-. Replicó Bob.


El señor Hamon pensó que aquellos hombres eran de confianza. Los aceptó de inmediato debido a sus apariencias.Parecían fuertes y capaces de protegerlo a él y a su familia. Seguramente debían ganarse la vida con trabajos como aquel.

Seguidamente, continuaron llegando más hombres y a algunos los descartaba enseguida debido a que solo parecían los típicos rufianes que no habían hecho nada en toda su vida y que ahora intentaban ganarse algo de dinero esperando que todo fuera bien en el trayecto.- Más me vale deshacerme de tipos así-. Pensó Hamon.

Tras un par de horas ya había escogido a sus cinco protectores para el circo. Los dos hermanos Bob y Sam el silencioso, el hombre acompañado de aquel pequeño ser y un hombre muy corpulento que se llamaba Irgroth.

Justo cuando estaban a punto de marcharse llego un último hombre con aspecto algo descuidado. Era alto y parecía fuerte, pero el hecho de que hubiera llegado tarde y sus descuidados ropajes hacían muy poco por él.

-Hola, joder casi os marcháis sin mi-. Dijo Adolphus con un tono de voz que delataba que la noche anterior había consumido más cerveza de lo normal.- Mi nombre es Adolphus y seré vuestro protector-. Se presentó.

-Ha llegado usted tarde señor Adolphus, mucho me temo que ha perdido el tiempo. Más suerte la próxima vez-. Dijo Hamon. Varios de los hombres que habían obtenido el trabajo mostraron una carcajada al oír las palabras de burla del patrón.

Adolphus debido a su naturaleza de lobo era una persona bastante temperamental y no pudo evitar molestarse gravemente ante estas palabras.-Soy mejor guerrero que cualquiera de estos que has elegido. Dame la oportunidad de enfrentarme a alguno de ellos y te lo demostraré viejo-. Le retó Adolphus.

Irgroth, decidió que era el momento de comenzar a ganarse el pan y rápidamente avanzó hacía Adolphus y sin mediar palabra le propinó un puñetazo en el pecho logrando desestabilizar al lupino. Adolphus que que no se esperaba una acción tan repentina cayó al suelo de espaldas y intentando escapar de aquel gigante rodó hacía atrás para posteriormente abalanzarse sobre las piernas de aquel hombre hasta que logro desestabilizar-lo y que cayera al suelo, pero Irgroth fue listo y aprovechó aquello para enroscar sus fuertes brazos al cuello de Adolphus.-Joder que cabrón-.Pensó el hombre lobo que empezaba a quedarse sin aire.-!Me ggrindoooo!-. Consiguió chillar Adolphus con una pobre bocanada de aire con la esperanza de que aquel animal lo soltará. Irgroth miró a Hamon y esté hizo un gesto con la mano para que lo soltará.

-Tienes coraje chico, pero eso no basta para proteger a mi gente. Has desafiado a uno de mis hombres y has perdido. Esta todo dicho...!Adiós!-. Dijo Hamon mientras ordenaba a todos que se retiraran.

Adolphus estaba algo más tranquilo. Los fuertes brazos de aquel hombre le habían ocasionado la falta de aire y debido a esto no había tenido la concentración suficiente para convertirse en lobo. Aunque era consciente de que en su forma lupina sería capaz de acabar con aquel bruto, sería mejor no hacerlo puesto que estaría en inferioridad numérica. Mientras observaba como el grupo se marchaba trazó un plan en su mente para arruinarles las cosas a esos payasos...

.....................................................................................................

La caravana del circo avanzaba tranquila por los bosques, estaba formada por tres carromatos. En el primero viaja Hamon, su esposa y sus dos hijos pequeños. En el segundo los payasos, hombres que se dedicaban a gastar bromas a todo aquel que tenían delante. En el tercero estaban los especialistas aquellos dedicados a hacer malabares y trucos de magia baratos en las exhibiciones. En toral eran una compañía de 15 personas a las que ahora se habían sumado los protectores que habían contratado. Los protectores por su parte se encontraban caminando alrededor de los carromatos y en ocasiones hablaban entre ellos. La campaña había empezado y muchas cosas podían pasar a partir de ahora...¿Serían los hombres lagarto la amenaza real?¿Lo sería Adolphus?¿O quizás ellos mismos?...


................................................................

OFF:
En este turno:
1. Debes observar todas las acciones del principio. Puedes demostrar compasión por Adolphus o simplemente reírte como la mayoría hacían.
2. En la segunda parte tienes total libertad para hablar con todas las personas de la caravana y los protectores. Tienes derecho a narrar las conversaciones y sus acciones. Esta historia la hacemos entre los dos. Aquí te dejó alguna información que te ayudará a rolear:

-Hamon no es propenso a hablar contigo... No le gusta hablar con ninguno de los protectores.
-Si hablas con los payasos debes saber que se burlarán de ti y de tu peculiar amigo.
-Bob y Sam esconden un oscuro secreto. No té lo contarán a las primeras de cambio, pero si juegas bien tus cartas podrían confiar en ti en un futuro.
-En el carromato de los especialistas hay una chica joven muy guapa que se llama Betsy.
-Irgroth es idiota, pero será siempre leal a Hamon.
Adolphus
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 13
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los protectores del circo (Tema libre)(2/3)

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.