Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Asarta el Sáb Ene 14 2017, 20:01

Cada invierno, durante unas pocas semanas, el cielo sobre la Península de Verisar exhibía un rotundo color azul oscuro y punteado de tintineantes estrellas. En la ciudad de Lunargenta, el silencio tomaba las calles y en el puerto los mástiles sucumbían a la brisa fresca de la noche. Mientras, hombres y mujeres, se refugiaban en sus hogares al calor de una fogata y de una buena comida casera, yo me dedicaba a aguardar “pacientemente” con cara de reventar cabezas a la espera de una señal. Xaczer se había reservado su particular venganza para fastidiarme una prometedora noche como rata de biblioteca, poseía un espíritu muy rencoroso y vengativo cuando se trataba de devolver algunas represalias. Sabía lo que odiaba pasar la noche fuera del único lugar que me llamaba la atención de toda la ciudad. Asfixiada de convivir día tras día entre aquellos muros, solo el conocimiento de otros lugares que absorbía de los libros me ofrecía paz y serenidad. Virtudes que brillaban por su ausencia en mi personalidad.

Resople profundamente dejando escapar un vaho que se disipo al rato, estire la espalda y deje que la cabeza se balancease en señal de absoluto aburrimiento. Empezaba a plantearme realmente que aquel recado no era más que un engaño, una advertencia; “Sobrepasa los límites y serás castigada”

Mis piernas colgaban alegremente unos centímetros sobre el agua levemente vapuleada por la débil brisa, apoye las palmas de las manos sobre la desgastada madera y observe, otra vez, el horizonte cubierto de mástiles, sombras de velas y alguna fugaz silueta que se movía entre las cubiertas. Marineros que invertían su tiempo en cruzar mares y visitar otros lugares. Mi único recuerdo del mar era difuso y estaba bastante corrupto por el estrés y el miedo que había sufrido como polizón del primer barco en el que logre quedarme. Apenas pude quedarme con una buena sensación de recordar la libertad de surcar las olas, de perderse en la inmensidad de un azul infinito y de romper las raíces que me sujetaban a una tierra infértil y despiadada.
¿Y si el castigo de Xaczer era más cruel de lo que pensaba? ¿Y si enviarme al puerto, bajo todas aquellas posibilidades, no era más que una retorcida prueba? Gruñí, apreté la mandíbula y bufé con fuerza. Pues si no fuese porque ya no era una niña que podía colarse a hurtadillas y pasar desapercibida, muchas ganas tenía de colarme en algún barco y desligarme de aquella nueva cárcel. Aunque estaba exagerando, había perdido las agallas que tuve de cría, sino, ¿Por qué seguiría al servicio de Xaczer? Sentía que estaba estancada en las cosas que aprendía y, por otro lado, sentía que aquel brujo me mantenía al margen de mucho más que podía ofrecerme.

Escuche un murmullo a mi espalda, las voces gritonas de un par de marineros, les eche un vistazo de reojo. No, sin duda no eran mi objetivo ni de mi interés. Rodé los ojos, poniéndolos en blanco, me tape con la capucha y espere pasar desapercibida.
Asarta
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Firnen Barlan el Dom Ene 15 2017, 15:22

A Jarek se le había ido la mano con el vino, para variar. Tanto, que había comenzado a lanzar indirectas muy poco sutiles a la hija del posadero. No era algo extraño en una posada. Muchos hombres no saben medir los límites cuando se trata de controlar sus impulsos ante una mujer bonita. A ciertas horas, el respeto acaba por brillar por su ausencia, y las damas son las primeras en sufrir las consecuencias de borrachos y maleantes. Pero lo cierto era que la muchacha coqueteaba con él, y al trovador le cuesta resistirse a los cumplidos a su música, y a los contoneos de una chica de buen parecer. Siempre dice que no mezcla negocios y placer, pero lo cumple pocas veces.

Llevábamos cuatro días en Lunargena. Jarek había conseguido un pequeño contrato con aquella posada para asegurarnos un lecho en el que dormir y un techo bajo el que guarecerse del frío. Tocaba y cantaba a cambio de tres comidas al día y una parte de las propinas que reuniera. Debo reconocer que tiene la labia suficiente para convencer casi a cualquier persona para que haga lo que desea. Lo hace incluso conmigo, pero no le culpo por ello. En mí encuentra protección, además de alguien capaz de aguantarle. A veces me sorprendía a mí mismo. Soy paciente, pero hasta yo tengo límites, aunque sean difíciles de sobrepasar. Jarek suele rebasarlos con creces, y lo que me sorprende es hasta dónde puede llegar mi santa paciencia, porque siempre va un paso más allá con él. Ninguno de los dos teníamos remedio.

Durante el día me dedicaba a buscar por la ciudad, a preguntar por Vervada, y al caer la noche volvía agotado y resignado a la posada. Era como si se la hubiese tragado la tierra. Cualquiera en mi situación hace años que se habría rendido, pero era incapaz de volver a casa con las manos vacías. No quería ponerme en lo peor, aunque la búsqueda me llevara un centenar de años. No quería pensar que podía estar muerta, tirada en alguna zanja, o en algún agujero. Tragaba saliva antes de que aquellos pensamientos y fatales ocurrencias llegaran a hacerme imaginar situaciones muy oscuras. Siempre que me disponía a volver mi mente volvía a Jarek y alocada cabeza, preguntándome si al llegar le encontraría apaleado por meter la mano donde no debía, aunque de momento el trovador se había dedicado a mirar solamente.

Se llamaba Nani, y era una chiquilla de unos quince años con cuerpo de mujer. Las caderas anchas, el busto generoso, y el escote cubierto de pecas. Uno tampoco es de pierda y se da cuenta de esas cosas. Era bonita, pero era una niña, y se notaba sobre todo en su manera de sonreír a los clientes, cargada de inocencia. Quizá fuese fingida, pero a Jarek se le caía la baba.

Aquella noche yo mismo había sucumbido al alcohol para olvidar que llevaba años buscando a mi hermana sin dar más que palos de ciego. Jarek tocaba su música, una canción soez muy popular en la región. Tenía una memoria privilegiada para recordar versos, y era capaz de hacerlos suyos. Hacía reír a los clientes, que coreaban y acababan por cantar con él, golpeando las mesas con las manos siguiendo el ritmo del laúd y levantando sus jarras derramando más cerveza al final de la que bebían. Pero mi humor en aquel momento era poco menos que sombrío. Jarek estaba en su completa salsa.

No sé en qué momento desapareció. En un abrir y cerrar de ojos, entre trago y trago, Jarek se había ausentado durante un descanso para vaciar la vejiga y aún no había vuelto. Tampoco había rastro de la bella Nani, así que empecé a temerme lo peor. El posadero pareció leerme el pensamiento, porque comenzó a preguntar por su hija y a maldecir el nombre del trovador. Era un tipo grande, de brazos gruesos y barriga tan oronda que apenas alcanzaría a vérsela mientras echa una meada. Le pasaba una cabeza, pero nunca subestimo a un hombre por su altura. Tenía aspecto de superarme en fuerza bruta si se lo proponía.

Me levanté, yendo tras él cuando se dirigió escaleras arriba y, por supuesto, pilló a Jarek con los pantalones bajados y a su niña con la falda subida hasta la cintura en la habitación que compartía con el trovador. La chica chilló cuando el posadero montó en cólera, rojo de ira, gritando como un energúmeno y le lanzó una silla. El joven la esquivó de milagro, y la madera reventó contra la pared. Entré en la habitación como un rayo para recuperar mi fardo e impedir que aplastaran la cabeza de mi compañero. Éste suplicaba por su vida entre balbuceos, evidentemente borracho y magullado por algún golpe que ya se había llevado.

Jarek se abrochaba los cordones de los calzones mientras lo arrastraba escaleras abajo. En algún momento recuperó su sombrero, y de camino, su laúd. Recordé, una vez más, la noche en la que le conocí, y le solté una colleja en cuanto nos vimos a salvo entre las sombras de una callejuela.

-Eres un idiota- gruñí, riñéndole- ¿Vas hacer enemigos en todas las malditas posadas de esta ciudad? Porque no me compensa salvarte el culo cada dos por tres.

-Empezó ella…- balbució el trovador, tambaleándose tras el subidón de adrenalina y la carrera.

Rodé los ojos, resoplé, y finalmente me pasé un brazo suyo por los hombros para prácticamente cargar con él. Acabamos en el puerto, con un frío que pelaba y un Jarek a punto de echar las tripas. El trovador vomitó mientras pasábamos por detrás de un muchacho encapuchado, y salpicó sus botas, y las mías.

-Agh...- exclamó con asco Jarek, tosiendo, con el torso doblado hacia delante.
avatar
Cantidad de envíos : : 31
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Eretria Noorgard el Dom Ene 15 2017, 16:34

Desde mi solitario y reducido espacio los escucho a través del tabique que divide dos secciones del barco pesquero, los tripulantes que deberían estar guiándolo se las pasan sentados con una luz agonizante en medio de un círculo, recreando un entorno tétrico mientras se cuentan entre ellos relatos de naufragios y catástrofes en medio del océano. La fiereza de la marea, las espumosas olas y los seres marinos con el tamaño suficiente como para confundirlos con el kraken. Entrecierro los párpados, agudizando mi vista y que de esta forma, sea más cómodo cotillear a través de la mediana circunferencia por donde los espío a modo de pasatiempo. A mis oídos asisten las memorias de exploradores intrépidos, capitanes de barba espesa y larga predominados piratas, esclavos sublevados con fe ciega de que algún día volverán a tocar tierra. La dimensión épica de cada historia convive con la exploración lírica, sin olvidar los buques fantasma y toda la contribución del mar al género fantástico, como las sirenas y a su vez, las demás razas fuera de Lunargenta. Con los dedos entrecruzados y las nalgas prietas sobre una de las cajas en la bóveda aguardo al desembarque, la pierna derecha la mantengo apoyada en la superficie cuadrada, cansada de la anterior postura llevo ambas manos a la rodilla más alzada donde me apoyo, embelesada por las historias de los marineros.

Algún día estaré en primera fila y tendré la oportunidad de observar al mar devorar los crepúsculos y luchar contra sus tempestades y desafíos que arrasarán desde las profundidades.No obstante, mis sueños tendrán que seguir en mi fuero interno, muy a pesar, seguiré conformándome con las fantasías e historias entre la negrura. Nos acercamos a una bahía generosa donde desembarcaremos, ¿qué pinta tendré este puerto? Temo caer en las tentaciones y precipitarme al borde del precipicio porque es siempre donde termino, no va conmigo tener cuidado en esos detalles que hacen que realice pasos en falsos. Los abucheos aumentan, las órdenes del capitán y las sacudidas del navío acorde a la cercanía del puerto. Soy fuerte, pero mi estómago no soporta tantos meneos continuos, inspiro con apetencia para segundos después arrepentirme, el hedor a pescado es nauseabundo, tanto que me impaciento por sacar la cabeza e inclusive esencia de la bóveda y dirigirme a la parte alta, a proa. Cual decisión inapelable encamino mis pasos y el ritmo traicionero de mis curvas hacia las fauces de los tripulantes que, desconcertados por mi presencia, atavío y como no, orejas advierten de que no soy una de ellos. Alzo las comisuras hasta que una media luna se forma gracias a mis labios, ocultos por un trozo de tela que desciende desde la altitud de mis pómulos y transita por la zona baja de mi nariz.

El capitán me observa anonadado y yo, sin embargo, lo analizo cual cacho de carne más, nada interesante que me atraiga aunque si algo debiera llevarme, sería el saquito de monedas. De momento la situación parece estar controlada, no todos los días llevan a una elfa de paseo sin ser conscientes de ello. Cautelosa y con ese contraste que me empuja hacia las contingencias de la vida me acerco a la vera del mandamás, coloco mi palma enguantada sobre su pecho, obligándola a descender hasta que se pierde alrededor de sus caderas. ─ Gracias por el viaje. ─ Murmuré con un retintín de lo más emotivo a la par que bato las pestañas y finalmente, le guiño un ojo. Hombres, presas fáciles. La tabla que conecta la salida del barco con el puerto ya está acomodada y lo sé porque antes de que alguno abra la boca yo ya estoy largándome, así de rápido y efectivo puesto que de paso me he llevado un regalito. Sonrío mientras que de mi mano brincan un buen par de aeros, la noche ha caído y no soy la única en el puerto que se lo ha pasado de muerte. Con osadía, aunque también fuese irremediable me encuentro en medio de dos borrachos y un encapuchado que necesitará un par de botas nuevas, menuda faena. ─ Qué bonito. ─ Espeté con ironía mientras el pobre gato callejero seguía limpiando su estómago, no tardó en llegar un olor para nada apetecible, aunque sí que me hizo soltar una carcajada. ─ Siempre consiguen sorprenderme la multitud de las tierras inéditas. ─ Yo, prudente como ninguna si tengo que meter más leña al fuego, será a un par de metros hasta que las hostias decaigan y pueda sacar partido.


Última edición por Eretria Noorgard el Mar Ene 17 2017, 14:11, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 247
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Asarta el Dom Ene 15 2017, 17:16

Supuse que mi mayor error fue cambiar mi placida posición por otra, por temor a resultar molestada o peor aún, escaldada por alguna grosería de los marineros y borrachos. Mira tú por donde, no había contado con el factor de la mala suerte unido a un alcohol en exceso. Abrí las cuencas de par en par al comprobar como algunos restos, grumos asquerosos, salpicaban mis botas. En cuestión de segundos había pasado de la calma a la tempestad. Alce la vista en dirección de aquel estúpido borracho que había sucumbido a las consecuencias etílicas de no saber donde está el límite. Apreté la mandíbula, me contuve cuanto pude y al ver su expresión bobalicona no puede reprimirme. Me salió del alma, alzar la mano y soltarle un tortazo que le cruzo la cara. Mi gesto fue tan repentino que lo pillo por sorpresa, se tambaleo emitiendo algunos quejidos desconcertantes hasta caer sobre su propio regalo. Me aparte, dando un paso atrás para evitar acabar salpicada nuevamente.

Solo entonces, tras poder soltar la rabia que había acumulado de manera espontánea, alce la vista en dirección de su acompañante. Retándolo con la mirada a que intentase defender el honor de su amigo o simplemente, añadir algo que tampoco me gustase. Puede que no tuviese un porte fuerte o una apariencia peligrosa que ni hiciese temblar a un niño de diez años, pero sabía gastar mi mal humor en las dosis necesarias para que unos cuantos se lo pensasen antes de creerse con poder para ningunearme. La voz a nuestras espaldas me hizo desviar la mirada, a ella no la había visto venir. Lo primero que hice fue tratar de fijarme en quien podría ser, distinguiendo la voz femenina y quedando sorprendida, bastante, por sus orejas puntiagudas.

-¿Sorpresa?-masculle con ironía- Esto es el pan de cada día-comente señalando a los dos hombres, y poniendo especial interés en el que por ahora guardaba su integridad y dignidad sin regurgitarla. Mi tono sonaba borde, huraño y bastante a regañadientes. Xaczer lo llamaba mi primer escudo, pero yo siempre pensaba que mi primer escudo era mi cara de malas pulgas. El segundo borracho se removió en el suelo, impregnando sus ropajes aún más con su propio vomito. Sus dificultades para coordinar sus extremidades y que, en el fondo, no parecía más que un pobre borracho inofensivo casi consiguen que me sintiese mal por tener un pronto tan malo- Por favor, levántalo, empieza a darme pena-manifesté torciendo el gesto. Eso, y que sus gimoteos iban a llamar la atención de todo el puerto.
Asarta
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Firnen Barlan el Dom Ene 15 2017, 17:39

Di un bote retrocediendo un paso emitiendo un gruñido ante la vomitona de Jarek, que se abrazó a una caja de carga mientras escupía bilis y se quejaba. Vi que el trovador trataba de erguirse para disculparse, y levanté las cejas cuando el muchacho se giró y resultó no ser tan muchacho. Era una cría, y con muy malas pulgas. Todavía alcé más las cejas cuando le atizó en la cara e hizo que perdiera el equilibrio. Jarek cayó al suelo, manchándose el jubón lapislázuli, su favorito porque decía que hacía juego con sus ojos, de su propio vómito. Se llevaba las manos a la nariz y gimoteaba de dolor.

-¡Me cago en…! ¡Me ha roto la nariz!- se quejó.

-Te lo mereces, por pensar con la entrepierna- dije cruzándome de brazos. Había que verle la ironía a la situación, y yo la veía claramente.

Entonces escuché una voz tras de mí, otra voz femenina, y giré medio cuerpo para ver de quién podía tratarse. Una elfa de tez oscura se había acercado a nosotros y parecía entretenida con el espectáculo. Jarek siempre conseguía atraer al público. De una forma u otra. Miré a la niña cuando pidió que levantara al trovador del suelo, que era incapaz de ponerse en pie por sí solo. Por un momento pensé en dejarle ahí tirado un poco más, pero finalmente me encogí de hombros y le agarré de un brazo para ayudarle.

-Deja ya de quejarte- le dije en tono grave, bajo, áspero.

-¡Me ha roto la nariz!- volvió a gimotear el trovador.

-Sólo te ha roto el orgullo.

Pero ambos sabíamos que orgullo, lo que se dice orgullo, a Jarek le escaseaba, y le daba igual.

-Discúlpale. Ha tenido una mala noche- le pedí a la chica-. Y se acabó la función- dije después, mirando a la elfa.
avatar
Cantidad de envíos : : 31
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Eretria Noorgard el Lun Ene 16 2017, 17:02

Al pobre poco le faltó para que de paso, junto con la comida del día y las grandes cantidades de alcohol, también vomitase sus propias entrañas revueltas y terminase por destrozarse internamente. Con los brazos entrecruzados a la altura de mi pecho y ocultos gracias a la capa negruzca y larga cuales serranías ladeo la cabeza, observo con detenimiento a la víctima, también encapuchada hasta que por su tamaño y menudez deduzco que es una mujer o posiblemente un hombre de huesos pequeños o en un estado famélico.Ni siquiera dudó en girarse y con la fuerza iracunda de los vientos del este, propinarle un tortazo limpio y de esos que no sólo duelen, sino que también crean mella. Desde mi fuero interno una segunda carcajada, una más sonora que la anterior los advierte de que me lo estoy pasando fenomenal a costa de sus acciones, tan graciosas y fuera de lo normal. ─ Ya veo como os tratáis en Lunargenta, nada más arribar y noto afianza a este lugar no tan monótono. ─ Le aclaré, esta vez sí, a la mujer de cabellos pardos y mentón acentuado, para ser minúscula posee una buena fogata como corazón, latente y canículo. Con el infeliz rodando entre sus deshechos y la sangre caer desde una nariz torcida y seguramente destrozada, su amigo afirmando de que la función a finalizado y la menuda sintiéndose después de su arranque de ira, insatisfecha y quizás, con remordimientos, me sabría mal desaprovechar la oportunidad y rechazar una exigua diversión.

No seáis así, no es como si disfrutase viéndoos en una situación tan embarazosa. ─ Le advertí al hombre de mediana edad mientras recogía desde el terreno sucio a su buen amigo. ─ Todo es tan nuevo aquí, que me saca una sonrisa con facilidad. ─ Qué calumnias, con un gesto de cabeza les indico el barco del cual he descendido a escasos kilómetros de donde nos ubicamos actualmente. En la mujer presiento un tipo de lumbre que irradia frescura y resplandor, tuerzo los labios bajo el tejido sobre mi boca, no me inspira confianza y mis instintos, nunca se equivocan. ─ Si sois tan amable de indicarme alguna posada servicial donde pueda pasar algunos días, os lo agradecería. ─ Repliqué con un tono ilustrado y sin pestes, al menos de momento. ─ Podéis llamarme  Anfaüglir, hija de Deldúwath y proveniente de las Islas Illidenses. ─ Con una presentación íntegra y una reverencia ensayada y orientada a las primeras épocas donde se utilizaban más, sosegada, aguardo una respuesta hacia donde debería dirigirme para encontrar calidez y amparo.
avatar
Cantidad de envíos : : 247
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Asarta el Lun Ene 23 2017, 20:34

Ahora que lo pensaba podía haberme metido en un grave problema por mi impulsividad, me sacudía las botas mientras observaba de reojo al otro hombre, que bien podía haber sentido el deber de compensar el orgullo herido de su amigo y enfrentarse conmigo. Sin embargo, parecía que por una vez no estaba predestinada a llamar la atención más de la cuenta, o como lo decía Xaczer; “Cavar mi propia tumba”. En el momento en el que aquel borracho dejo de ser una preocupación y tenía que reconocerlo, ya se me había pasado todo el enfado pues con la humedad, un par de sacudidas y las telas rasgadas y abandonas de otros barcos, conseguí quitarme aquella desagradable salpicadura. Eso sí, el olor nos acompañaría un buen rato.
-¿Pero de dónde demonios has salido tú?-pregunte en referencia a la chica, sin hostilidad, solo con mi habitual tono arisco y antisocial. Era incapaz de entablar conversación de otro modo, y el lenguaje y las expresiones de aquella extraña mujer había captado mi atención. Aunque también me había molestado ligeramente que nos tratase como a feriantes o como si fuésemos un espectáculo publico puesto a su disposición-Seguro que en lo de la posada ellos pueden ayudarte-me adelante opinando y verificando que por sus pintas y por el pedal que llevaba al menos la victima de mi mano largo, debían de venir de alguna.

No sé que expresión debí poner al escuchar su nombre, creo que parpadee descaradamente más de la cuenta mientras entreabría la boca con gesto torcido y la sensación de que con aquella presentación sonaba más a tomadura de pelo que a verdad. No obstante, su tono y su modo de decirlo y lo mucho que había leído de los elfos hizo que mis neuronas se tomasen aquello como demasiado cierto. Sobre todo, tras su reverencia, casi se me escapa una carcajada sarcástica y borde.
-Anfaffffff- farfullé, en un intento para nada esforzado, de repetir su nombre- Anfagu…-volví a intentarlo, esta vez con un poco de interés, sin embargo, ya había olvidado como seguía. Me encogí de hombros y le señalé con el dedo la dirección hacía las posadas más decentes de aquel lugar- Te daré un consejo forastera, si al entrar en la posada sientes que todo el mundo se te queda mirando y en silencio, date media vuelta. Hay experiencias en Lunargenta que es mejor no tener-le mencione de forma distendida, recordando que había lugares de mala muerte donde era mejor no querer verificar las leyendas urbanas.

Lance un vistazo al amigo de aquel extraño hombre que no había saltado ante el ataque, tenía la impresión de que se había quedado dormido.
-¿Vas a cargar con él?-pregunte- Igual te saldría más rentable lanzarlo al agua… por el olor y esas cosas…
Asarta
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Firnen Barlan el Mar Ene 24 2017, 13:57

Me pasé un brazo de Jarek por la nuca una vez lo puse en pie. Le costaba mantener el equilibrio, pero la vomitona parecía haberle espabilado. ¿O quizá había sido el puñetazo de la muchacha? Miré a la otra extraña, la elfa. Hablaba de forma rara, con mucha pompa. No había tenido mucha relación con los elfos, así que supuse que sería cosa de su pueblo, o que tal vez pertenecía a una clase alta, y alguien de condición humilde como yo no era capaz de comprenderlo. Si se daba ese caso, encontrarla viajando sola y de noche resultaba sospechoso. Quizá huía de alguien, o de algo.

-Joder, cómo duele…- gemía Jarek cubriéndose la nariz con la mano. Le lloraban los ojos.

-No está rota, sólo sangra un poco- le dije, restándole importancia a sus quejas.

La elfa se presentó, y enseguida supe que no iba conseguir pronunciar su nombre ni en cien años. Sonreí de lado cuando la chica con el antojo en la frente trató de reproducirlo en voz alta, y enarqué una ceja cuando le dio aquel consejo. Todo era posible en Lunargenta, eso ya lo sabía. Me encogí de hombros ante su pregunta, y solté una breve carcajada.

-No creas que no lo he pensado alguna vez- le respondí. La idea de lanzarlo al agua cuando se ponía en aquel plan era a veces bastante deseable.

-Menudo amigo estás hecho- se quejó Jarek con voz nasal echándome mirada llena de dolor, tanto físico como moral.

-Yo soy Firnen- me presenté yo también-. Y este pobre diablo se llama Jarek. Si estuviera algo más sobrio y menos dolorido os diría que es un poeta famoso por toda Aerandir- me mofé, y le eché un vistazo de reojo, a lo que respondió con una cara malhumorada- ¿Y qué hace la hija de Deldúwath tan lejos de casa?- pregunté a la elfa, ignorando a mi querido amigo trovador.
avatar
Cantidad de envíos : : 31
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Eretria Noorgard el Miér Ene 25 2017, 02:18

Con pasos contados voy acercándome hasta tenerlos a unos cuantos centímetros, casi completando un metro más o menos. La joven observa al borracho, el borracho la observa a ella e intercala su mirada con su buen amigo, y su buen amigo con el rabijo del ojo me examina. Todo muy gracioso. ─ De las Islas Illidenses. ─ Le repetí a la mujer por segunda vez, ¿acaso era sorda o no está atenta a lo que comparto con ella? El caso, el ambiente se vuelve tenso cuando en realidad debería ser jolgorio, ya que ellos van tomados y la morena, bueno, digamos que es un caso especial. ─ Prefiero guiarme de vuestras indicaciones, visto lo visto. ─ Murmuré casi para mis adentros, el observar a aquellos dos hombres partir de una de las posadas que, posiblemente me recomienden no es una buena idea, no, sería nefasta puesto que yo soy volátil y en instantes me veo armada hasta los dientes, dando caza a diestro y siniestro, todo sea por orgullo.

Mis palmas las llevo atrás, a mi cintura donde las entrelazo creando una postura cómoda y normalita. Con su voz comprometida intenta nombrarme y lo único que consigue es sacarme un buen par de risas, es un apodo fácil si lo comparamos con los nombres de los elfos arcanos, que ni un testamento entero sería suficiente para ocupar las letras de dichos nombres. ─ Anfa servirá, no os preocupéis. ─ La lengua se me enreda cada vez que suelto palabras bonitas y no escupo barbaridades. ─ Pues, ─ hago una pausa, quiere saber que hago y en realidad, aún no estoy del todo segura. ─ Viajar, ver mundo y quedarme con lo bonito de los paisajes. Mis islas son preciosas, más se hacen pequeñas con el pasar de las décadas. ─ Era cierto, pero también mentira. Si no sigo en mis bosques natos, es por la simple razón de que no soy querida en dichas tierras. ─ ¿Tan peligrosas son las posadas? O mejor dicho, ¿los humanos de este lugar? ─ Pregunté, bárbaros que solo beben y yacen, normal que sigan siendo una raza inferior.
avatar
Cantidad de envíos : : 247
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Asarta el Miér Ene 25 2017, 13:29

-Era una pregunta retórica-murmure entre dientes, pues más bien aquella elfa parecía salida de algún cuento de alta cuna.  Enarqué una ceja, o más bien, mantuve aquella expresión de cierta perplejidad por el comportamiento de aquella mujer. Para ser una elfa solitaria en los bajos fondos de Lunargenta no sabía si pecaba de ingenua o de atrevida. La verdad es que su compostura me daba más por pensar en lo segundo. “Anfa”, sonaba grotesco para lo meticulosa que ella era, pero no iba a quejarme, nunca entendería el gusto por la complejidad de los nombres elfos, en bocas humanas no sonaban nada elegantes ni mucho menos lo parecían. La verdad es que no me interesa que la ha llevado hasta Lunargenta, ni siquiera debería importarme continuar aquella ambigua conversación con los otros dos varones, recordé mi objetivo y alce la vista en busca de alguna señal que hubiese pasado desapercibida. Torcí el gesto, solo pro el enfado y la espera iba a terminar por asumir que aquello solo era un castigo de Xaczer, y si no lo era, tampoco iba a ser el fin del mundo si por una vez no cumplía con un recado. Bueno, quien dice por una vez en el último mes, claro…

El caso es que el humano que no había activado desenfrenadamente mi gran hostilidad hacia el resto se había ganado mi gracia con su comentario y su forma de picar a su amigo. ¿UN gran poeta? No podía imaginarlo más que vomitando palabras sin sentido. Se notaba por su falsa hostilidad que entre los dos había confianza, un concepto desconocido para mí.
Apoye el codo sobre unas cajas que se quedaban a la altura perfecta para que mi mano sostuviese mi barbilla y los observe con gesto aburrido. Realmente, podría marcharme sin más, sin embargo, habían sido ellos los que habían llegado hasta el lugar que yo rondaba, por lo que no tenía que ser precisamente yo la que se marchase como si sobrase.
-Entonces, ¿Sois todos transeúntes de tierras? -pregunte entornando los ojos. Esperaba que mi modo de preguntar no manifestase cierto interés, que era inevitable, llevaba años anclada a aquel sitio y sin esperanzas de que eso fuese a cambiar en los próximos años.
Asarta
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Firnen Barlan el Jue Ene 26 2017, 19:53

-¿De dónde íbamos a ser transeúntes si no?- pregunté- ¿Tienes nombre, chica?- pregunté.

-Firnen… Me encuentro mal otra vez- gimió Jarek con voz temblorosa, y lo cierto es que no tenía muy buena cara. Los labios le temblaban, y no dejaba de tragar saliva. Le daban pequeñas arcadas, y no quería acabar con la armadura de cuero tan sucia como su jubón de señorito.

Rodé los ojos, soltando un bufido, y acerqué al trovador a las cajas para que se sentara y apoyara la espalda. Si tenía que volver a vomitar, esta vez apuntaría mejor. Me arrodillé frente a él y le sujeté la cabeza por la frente con una mano enguantada mientras le miraba las pupilas. Estaba verde, pálido, pero sobreviviría. Aunque fuera a echar las tripas en cualquier momento. Antes de ponerme en pie de nuevo, hice palanca con un par de dedos para darle un golpecito en la frente por el que se quejó con un sonoro “au”, que resultó bastante infantil.

-¿A que ya no te duele tanto la nariz?- le pregunté, burlándome un poco de él.

-¿I qui yi ni diili tinti li niriz?- replicó el trovador con retintín habiéndose llevado la mano a la frente, por lo que solté un bufido nasal a modo de risa, y me levanté.

-Todo depende de a quién te tropieces, y de con quién te juntes- le respondí a la elfa-. Hay de todo en todas partes. No hay por qué generalizar- dije mirando a la chica del puño suelto-. En una ciudad grande, así que lo malo destaca más- miré a Jarek un momento-. Nosotros buscamos un sitio para esta noche también. Podemos acompañarte- volví a echarle un vistazo al trovador y torcí el gest-. Bueno, tal vez dentro de unos minutos.
avatar
Cantidad de envíos : : 31
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Eretria Noorgard el Vie Ene 27 2017, 00:23

Repasé de pies a cabeza a la morena, a sus atavíos y la forma que cae su cabello en cascada sobre sus hombros, no parece una vagabunda o una joven con necesidades, y eso es bueno supongo. Después de su análisis va el de los dos hombres, uno con mejor aspecto que el otro. ─ Así es, tiendo a viajar por todo el mundo. ─ Le respondí con suavidad y tragándome la aspereza de un tono más ronco, el mío fuera de este espectáculo. ─ Hay tantos misterios que resolver y paisajes que grabar a fuego, que no seré alguien que pueda perdérselo. ─ Además de que el tiempo está a mi favor y otros términos más crudos.como sería la maldición y el destierro de Sandorai. Con las manos aún cruzadas en mi espalda voy acercándome centímetro a centímetro, creando una cercanía más concisa y de la cual pueda aprovechar al menos la convicción de los dos extranjeros, no les haré daño de momento.

El borracho se torna pálido cual alabastro mientras su nariz sigue con ríos carmesíes, podría sanar sus heridas y aliviar esa fatiga que lo descompone de dentro hacia afuera, pero como soy arisca y egoísta, no lo haré. ─ Bueno, recién he llegado así que no me visualizo tropezando o juntándome con humanos que me desprecien por mi ética. ─ Como serían mi color, mis ropajes o incluso orejas. Noto los hombros tensados del viaje así que los encojo y seguidamente los estiro, mucho mejor. ─ A decir verdad, estoy más interesada en lo frondoso e incógnito, las ciudades nunca me han agradado. ─ Le expliqué al barbudo, ojeando después a su amigo medio muerto. ─ ¡Oh! Os lo agradecería de corazón. ─ En la posada estaré los primeros días, compraré y repondré provisiones, todo lo necesario para que al perderme en los bosques, nadie vuelva a saber de mi presencia hasta que desaparezca y parta hacia otro lugar. ─ No me supone ningún inconveniente esperar a que vuestro amigo se recupere.
avatar
Cantidad de envíos : : 247
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Asarta el Vie Ene 27 2017, 19:31

Ignore con toda la intención del mundo al hombre cuando me pregunto directamente por mi nombre, tenía la costumbre de no darlo a la ligera. En muchas ocasiones eso había sido una prueba de los contactos de Xaczer para luego poder echarme en cara lo despreocupada e ignorante que era de los peligros ocultos. Había olvidado mencionar en mis pensamientos que aquel hombre, mi mentor, era ciertamente paranoico. Algo en su pasado, una enorme traición, lo había vuelto como era; tosco, huraño, y sobre todo, desconfiado.

Observé a los dos hombres hablar y vi que en aquella situación, era la única que no tenía nada que ver en una posada o a la que no le interesaba la búsqueda de un lugar donde reposar aquella noche. Sin querer reconocerlo, me producía una enorme envidia, lejos de sonar contradictorio que lo sonaba, ellos vivían con la incertidumbre de su camino mientras que yo me limitaba a saber donde descansaría mi suerte cada noche. Cada vez que me acercaba a un emigrante sentía esa sensación de opresión y de retortijones por la pura envidia de querer en algún momento ser tan libre como para salir de aquella ciudad.
Mis pensamientos encontraron la oportunidad de alargarse mientras el supuesto trovador se recuperaba, mi golpe no había servido para sacarlo de aquel estado de embriaguez, seguramente solo lo había empeorado. Pero ya era tarde para replantearse mi mal carácter y si debía o no, haber reaccionado como lo hice. Escuche a la elfa hablar con aquel hombre, hacia un rato que no participaba en la conversación así que me limite a sutilmente apartarme.

Mientras me alejaba disimuladamente, seguramente preparando mi marcha en mi propio subconsciente, el trovador me miro con ojos rojos y brillantes, mientras Firnen y la elfa de nombre impronunciable intercambiaban palabras y estrechaban distancias.
-¿Por qué me odias?-me pregunto de golpe.
-No te odio- respondí simple.
-Pero me has pegado- gimoteo abriendo los ojos de par en par sin dejar de tocarse la nariz, su mirada se cruzaba de vez en cuando, síntoma de que no iba a ser la última vez que vomitase.
-Ha sido un accidente-me excuse encogiéndome de hombros y dando un par de pasos atrás para no entrar dentro de su rango de salpicaduras.
-Mentira, lo has hecho MUY a propósito-matizo aquella palabra con dolor.
-Tengo un problema de ira…-acabe por soltarle sin saber muy bien porque, la verdad es que me daba pena. No parecía mala persona, todo lo contrario, era infantil y cándido.
-Oh, la ira…la ira esa ingrata y despiadada rata que carcome nuestra conciencia…-comenzó a recitar antes de acabar echándolo todo.
-Ea, ea. Ea ea…-repetí desde la distancia-Eum, Firnen-lo llame dubitativa pues su amigo iba inclinándose cada vez más hacia el suelo. Seguro que ni había tomado nada antes de beber sin control. Había visto a Xaczer en estados de embriaguez similares, aunque él era más tirando a violento, de no darle algo para compensar las pérdidas acabaría poniéndose completamente pálido y frio. Me acerque para colocarle solo una yema del dedo sobre la frente. La verdad es que estaba muy frio- Tu amigo-le indique señalándolo con ese mismo dedo.
Asarta
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Firnen Barlan el Miér Feb 01 2017, 12:27

Alcé una ceja ante la visión del mundo que la elfa tenía. ¿A caso no había visto el mundo real? Querer ver mundo está muy bien, y paisajes que quitan el aliento, pero también hay que sobrevivir, algo que no era nada fácil en los tiempos que corrían. No era la primera vez que me tropezaba con alguien con la cabeza llena de pájaros, sin embargo, pero no iba a ser yo el que le rompiera las ilusiones. Raramente me había cruzado con un elfo que no fuese más anciano que yo, así que no iba a entrometerme en los asuntos de alguien tan antiguo, y tampoco era correcto preguntarle la edad a la primera de cambio.

-De acuerdo- respondí a la doncella elfa a su respuesta afirmativa sobre que la acompañáramos. Había ignorado la breve conversación entre Jarek y la otra chica, pero me volví cuando ésta llamó mi atención. Entonces miré a Jarek, que seguía echando las tripas a pesar de que no le quedaba nada en el estómago. Olía a bilis.

-Ay… Me muero, Firnen…- exageró el trovador, tosiendo, de modo que me acerqué a él para ponerme de cuclillas a su lado antes de pasarle una mano por la frente. Tenía el pelo mojado por el sudor-. Juro que no vuelvo a beber…- gimoteó el pobre diablo.

-Ya, y tampoco vas a meterle mano a ninguna hija de posadero, ¿verdad?- pregunté con sarcasmo, evidentemente sin creer ni un ápice en su palabra- Venga, será mejor que nos movamos. Antes de que pilles una pulmonía- dije, y le agarré del brazo para ayudarle a levantarse poco a poco.
avatar
Cantidad de envíos : : 31
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Eretria Noorgard el Jue Feb 02 2017, 15:50

Ceñuda y con una impaciencia que disimulo a la perfección trato de mantener la zuela del zapato fija al terreno, sin pisotear apresurada sintiendo mis músculos tensados y la sangre correr a través de las extremidades. Asentí en cuanto el joven (porque para mí son jóvenes) se ofreció de buena manera e inclusive, acepto la compañía que le haría en el camino hacia una posada. ─ Vuestro amigo se está muriendo, sí. ─ Manifesté experta, no por comas etílicos ni mucho menos, tan sólo he visto muchas heridas y semblantes retorcidos por las consecuencias de un mal día, o bueno en este caso. Reacia a cooperar, no tuve más remedio que acercarme al cacho de carne semi muerto y analizarlo, está ardiendo y no descartaría que tenga fiebre. ─ Puedo aliviar su dolor. ─ Gratis, "gratis" chasqueo inconsciente a la par que las palmas de mis manos apartan la capa que cae desde mis hombros, en el cinturón se aprecia una valija colmada de todo tipo de hierbas, desde las medicinales hasta las tóxicas.

Con minuciosidad voy separando las letales de las placenteras, de las placenteras las medicinales, y en estas últimas las calmantes. Relajarán al borracho lo suficiente como para que el dolor mengue al igual que su estómago revuelto. No me apetece sacar una de mis dagas y darles la oportunidad de apreciarlas, así que lo haré con las manos. El medicamento consiste en dos ramitas cítricas con unos lamparones cobrizos, mis dedos van suavizando las asperezas hasta engendrar una especie de bolita para que sea fácil de ingerir. ─ Le ayudará con los punzones de estómago y el malestar de la nariz. ─ Especifiqué en alto. Cuando Firnen eleva del suelo a su compañero, apoyo dicha bola en los labios del afligido, dejando que este la tome por propia voluntad. ─ Notará el efecto en cuestión de minutos. ─ Sobretodo al estar concentrada, sin rebajar.
avatar
Cantidad de envíos : : 247
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un encuentro inesperado (Interpretativo) [2/3]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.