No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Rodxar el Dom Abr 02 2017, 18:17

Estaba frente a una hoguera, era media tarde, miraba el rio que pasaba al lado derecho de él, se encontraba en los reinos del sur, se dirigía a los reinos del oeste, quería viajar hasta donde su vida le dejase, no le importaba morir si era viajando, lo que no permitiría es acabar en una casa, gordo, viejo y morir en un sillón, sería su mayor decepción. Dejó esos pensamientos de lado cuando escuchó a unos hombres en un carro.

Apagó el fuego con la arena y se encaminó a ellos, no llevaba nada a parte de lo puesto, su espada, y aunque pareciera curioso, una capa que tenía enganchada en el cuello, y su taparrabo, nada mas, el resto lleno de cicatrices, algunas superficiales y otras no tanto. Empezó a ocultarse lo mejor que sabía para verlos, no parecían malas personas, había aprendido hablar mejor gracias a la gente que había conocido, así que no temió ir a ellos, nada mas acercarse los saludo.

-Hola, señores ¿os dirigís a los reinos del oeste?- Los hombres, que eran cuatro, mas uno que estaba tumbado en el carro de madera tirado por dos caballos, se miraron entre ellos y el que conducía el carro se levantó, los otros tres bajaron del carro, y el que se hallaba en la parte trasera sacó una ballesta con remaches de acero y una saeta de punta de hierro dentada –Veo que quieres que te llevemos- Se empezaron a acercar a él con lentitud –Podemos llevarte, y también, venderte- Rod entonces cayó en la cuenta de algo que había oído en una taberna.

Desde una de las mesas, mientras bebía cerveza, escuchó que estaban secuestrando a personas en algunos caminos al oeste, cosa que ahora le preocupaba algo –Creo, que mejor es que vaya andando, tampoco quiero desviaros de vuestro camino, seguro que vais con prisa –entonces, vio que el carro se movía, había alguien dentro del carro  -Además, ya vais cargados, no es cosa de molestar…- Su  habla había mejorado tanto que no parecía él, es más, parecía otra persona, cosa que era mejor –No, si no nos importa, ¿a que no chicos?- Todos sonrieron -¿Lo ves?- Sonreía con una mirada maligna.

Sabía que el de la ballesta no tardaría en disparar si se movía, tenía el bosque atrás, el problema era, que había pocos árboles cerca del camino, lo cual le ocasionaría problemas, sabía también que eran muchos, 5 personas, 3 armadas con espadas, uno con un hacha, el otro con la ballesta y a saber que mas, no lograba ver de caderas hacía abajo .Vale, espero que no seáis muy malas personas- Dos de ellos se posicionaron a sus lados, le cogieron de los brazos y lo llevaron al carro, en el interior un hombre de unos 33, con una de las saetas clavadas en el hombro, la sangre ya se había coagulado y apenas se movía. Lo ataron y lo tiraron.

Tumbado en el carro, el cual se movía por culpa de las rocas y piedras que había allí, cosa que hacía que gimiera de dolor el pobre hombre que tenía los labios secos, no tenía pinta que durase mucho, mejor era dejarlo en silencio. Se hizo de noche y su cuerpo le dolía, estaba ahora atado en un árbol con cuerdas mirando al cielo, el hombre de al lado no tenía pinta de seguir vivo, pero aun se movía el pecho, los hombres que los secuestraron estaban alrededor de una hoguera comiendo.
Rodxar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 147
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Amaranth el Mar Abr 04 2017, 20:57

Estaba anocheciendo, la ocasión perfecta para salir en busca de alimento, el mejor lugar para eso eran los caminos desolados de Lunargenta que por la noche suelen ser transitados por algún infeliz borracho el cual no le ofrecería ninguna resistencia y sería un buen aperitivo para sobrevivir por un par de días.

Se puso la capucha cubriendo su cabeza, escondió la daga al costado de su vestido y se dispuso recorrer el lugar. Todo estaba en silencio y el calma, mientras la noche ya se había encargado de cubrir todo a su paso. Se escabullía sigilosa entre los árboles, miraba a su alrededor pero al parecer estaba sola. Resopló un poco –Esta noche será larga- pensó.

A lo lejos observó el leve brillo de una hoguera y sus sentidos se pusieron en alerta dibujando una leve sonrisa en rostro. Avanzó a paso rápido hasta poder apreciar todo el escenario. Sigilosamente se escabulló detrás de un árbol, desde esa posición se dio cuenta que eran 5 hombres seguramente viajantes de paso que les ha sorprendido la noche hambrientos y cansados. Si eran comerciantes aparte de saciar su apetito podría llevarse algunos aeros también, cosa que la entusiasmó.

Sus armas estaban cerca de ellos pero no demasiado, solo había dos que mantenían la espada al costado. Negó con  la cabeza y rió  -Gran error- susurró. Era tiempo de acercarse, miró al cielo cubierto de negro respirando hondo y se encaminó hacia la hoguera, una vez allí miró uno a uno a los sujetos que engullían algo que parecía ser un conejo, estaban peleándose como animales por un pedazo de carne.

-Buenas noches- dijo en fingiendo amabilidad, en el fondo sentía repulsión por esos hombres. Recorrió el lugar con la mirada y se percató de algo que llamó poderosamente su atención, más allá de la hoguera habían dos personas las cuales estaban atadas a un árbol.

-Estoy hambrienta y es de noche podrían acogerme aquí en su hoguera- les sonrió de manera seductora. Necesitaba ganar tiempo para saber cómo proceder. El panorama había cambiado radicalmente porque no eran viajantes, ni comerciantes, sino más bien ladrones o asesinos quizás.
Amaranth
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 225
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Rodxar el Mar Abr 04 2017, 21:57

Estaba a punto de caer rendido al sueño, pero de golpe, una mujer, o eso le parecía la voz, apareció de la oscuridad, curioso, una mujer en un bosque como ese a esas horas de la noche, sola y sin arma aparente. Su llegada alertó a los dos mas espabilados, el de la ballesta y el del hacha, quien se limpió la boca tras engullir la comida, casi  se asustan por la presencia de ella. El de la ballesta se levantó casi de un salto, sin dejar a ella seguir hablando, era rápido y cogió su ballesta la cual estaba cargada con una saeta con punta de cerámica, una punta peligrosa, se veía  que no era un hombre cualquiera, sabía bien lo que hacía, esa saeta si daba en el cuerpo de alguien le causaría daños casi incurables, la cerámica estallaría en el interior y sería casi imposible sacarla toda.

El de la ballesta fue el primero en hablar, mientras los otros, aun sorprendido la miraban, estaban concentrados en la comida, se podría decir que era conejo, aunque se les estaba quemando algo. Ni se levantaron, no parecía que le tuvieran miedo, o mas bien, les interesaba mas la comida -Buenas noches jovencita- El de la ballesta, que se llama Alfons, se percató de la figura de ella -Claro que te puedes resguardar en nuestra hoguera, no hay problema, me llamo Alfons- El dicho de ‘’Dos tetas pueden mas que dos carretas’’ Se ve bien claro aquí cuando Alfons bajó la ballesta para presentar a los suyos con una sonrisa que mostraba sus dientes amarillos y medio comidos.

Señaló al del hacha el cual estaba de pie, le sacaba dos cabezas a ella, y de cuerpo casi el doble, era un hombre robusto y fuerte -Se llama Ros, aunque lo llamamos la Roca- No dijo nada Ros y se volvió a sentar para seguir con la comida -Los otros  tres se llaman, Josh, Lucas y Reno, son serviciales aunque no muy listos, ni agradables a la vista- Había que decir, que no le faltaba razón, uno de ellos no tenía dientes y tragaba sin masticar, uno era calvo y otro tenía un mentón y una nariz que le podría servir de arma. Dejó la ballesta a un lado y le ofreció asiento en un tronco talado -Acomódate y come, estamos de viaje, hemos capturado a dos asesinos que hemos encontrado de camino al oeste- Mintió con soltura, era un hombre con buena parla -Si quieres que te acompañemos a tu destino no dudes en decirlo- Era gracioso el ver que no dudaban de ella, que no pensaban que podría ser una distracción, por muy listo que fuese el de la ballesta, estaba cegado por ella.

Rob se removió, y notó al hombre de su lado, frio, y sin respirar, ya había perecido, le molestó mucho, hiciera lo que hiciera estaba perdido, la ballesta del Alfons la tenía bien a mano, y cualquier cosa que dijese Rob sería usado e su contra o algo peor, podría atravesarle con esa saeta. Estaba perdido de momento, y esa mujer, o hacía algo, o estaría perdida también, nada de esto era de lo mas agradable y sabía que no iba acabar bien.
Rodxar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 147
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Klinge el Mar Abr 04 2017, 22:36

Los caza recompensas y mercenarios tiene algo en común con los bandidos y ladrones, ambos son oportunistas de profesión, y todos ellos podían ser personajes implacables, incluyendo este espadachín quien había visto una oportunidad de oro, un hombre siendo arrastrado a la fuerza a un carro por 5 bandidos. Cuando oro le darían por la cabeza de 5 traficantes de esclavos? Pensó el mercenario mientras se disponía a seguirlos sigilosamente esperando la oportunidad perfecta para atacar.

Continuo siguiéndolos hasta que se detuvieron a descansar, dejando atados a sus dos pobres victimas a un árbol mientras se disponían a reposar del viaje alrededor de una hoguera, hablando, comiendo y embriagándose cual pordioseros, dejando sus armas a un lado sintiéndose seguros, cuando de pronto algo que nadie en la escena se esperó, una mujer extraña se presentó y empezó a actuar gentilmente cual cortesana ofreciéndose a un posible cliente, pidiendo alimento a cinco imbéciles que se peleaban por un conejo.

“Ahí de dos” se dijo el joven guerrero a sí mismo, o era una jovencita y/o elfa extraviada, o se trataba de algo más siniestro, algo que al guerrero le revolvía las vísceras de pensar en ello una de las pocas criaturas en Aerandir que el mercenario mataría solo para hacerle el favor al mundo de sacar su inmunda presencia de la faz de la tierra sin esperar recibir nada a cambio.

Pese al disgusto que le pudiera causar si esa chica resultaba ser lo que el sospechaba lo cierto es que esa muchacha le proporciono la distracción perfecta para intervenir, el guerrero no hesito un segundo y desenfundo sus espadas, acercándose rápidamente a los distraídos hombres por la retaguardia, dirigiéndose directamente al dueño de la ballesta, caminando de forma rápida pero silenciosa, sin decir ni una palabra.

Cuando estuvo a la distancia justa, atravesó el pecho del bandido por la espalda con la espada de su mano derecha, el bandolero grito de dolor para sorpresa de sus camaradas que entraron en shock, el guerrero prosiguió dándole una patada a su víctima para sacar de un jalón la espada de sus entrañas tumbando al desgraciado al piso, que intento en vano arrastrarse cuando su agresor lo remato implacablemente atravesando su cuello con la otra espada, el mercenario se irguió mirando a los compañeros del hombre que yacía muerto en el piso con las espadas ensangrentadas en sus manos, una sonrisa sádica se dibujaba en su rostro, le había llegado la hora a Klinge para matar.
Klinge
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 153
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Amaranth el Vie Abr 07 2017, 00:18

Los hombres miraron a la vampira con lascivia, embobados por su belleza y sensualidad, los miraba e intuía a la perfección cada una de los pensamientos retorcidos y pueriles que les recorrían la cabeza. 


-Todos son iguales- sonrió con desdén, -Adelante señorita ¿nos honraría con su compañía en esta fría noche?- dijo uno de los viajantes mientras los demás asentían embobados, el más regordete le acercó una jarra de vino y ella delicadamente se sentó en un tronco frente a la hoguera, -Esto le servirá para abrigar el cuerpo-  no quitaba la sonrisa lasciva del rostro mientras la vampiresa por dentro deseaba clavarle la daga en lo mas profundo de las entrañas para acabar con su existencia de una vez, pues para lo único que podía servir era para sacar su apetito, pero aún era demasiado pronto para ello, tenía que controlar sus impulsos y pensar con lógica, pues no podría contra 5 hombres armados eso sin contar los dos infelices que estaban atados al árbol.

La mejor alternativa era emborracharlos al punto que ya no pudieran mantenerse en pie, así no ofrecerían ninguna resistencia, y podría llevar a cabo su cometido de manera exitosa sin ningún contratiempo. Estaba dispuesta a ello aunque le llevara la noche entera. Bebió con falsa alegría, compartió risas con ellos a medida que les iba sirviendo mas vino, algunos ya estaban algo aletargados sintiendo los primeros efectos del exceso de bebida, les contemplaba en silencio y a la vez dirigía la mirada hacia los arboles donde yacían los otros dos hombres, de esos se encargaría mas tarde.

Todo  marchaba a la perfección hasta que en un parpadeo el sonido del acero quebranto las risas convirtiéndolas en alaridos de dolor, suplicas y miedo, todo era confuso no tuvo tiempo de percatarse que estaba sucediendo,  apenas pudo ponerse de pie y coger su daga cuando por fin  vio a un hombre cortándole la cabeza al tipo que anteriormente le ofrecía vino a la vampira - maldición- gruñó a la vez que empuñaba su daga con ira, alguien se estaba interponiendo en sus planes y estropeando la noche y la diversión 

El resto de los sujetos al ver como asesinaban a sangre fría a uno de sus compañeros corrieron en busca de sus armas, algunos estaban bajo los efectos del alcohol lo cual hacia que sus movimientos y reflejos fueran erráticos, aprovechó la oportunidad  aplastando con la bota la espada que estaba en el piso, el hombre se lanzó en picada contra la vampira en un intento de derribarla con un empujón, ambos cayeron al suelo mientras forcejeaba para tratar de quitarle la daga.

Como pudo se puso a horcajadas sobre el sujeto clavándole sin piedad  la daga en el cuello dando un giro certero y sacándola de refilón sonriendo de manera siniestra, parecía disfrutar del espectáculo al ver como se extinguía la vida de aquel infeliz. Sacudió la daga levemente para limpiar la sangre y se puso de pie, salió corriendo hacia donde estaban los otros cautivos, pero notó que venían tras ella, supuso era el intruso que arremetió con la espada el que continuaba causandole problemas.
Amaranth
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 225
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Rodxar el Vie Abr 07 2017, 12:43

Rodxar no podía hacer mucho desde su posición, acabó suspirando y removiéndose para colocarse mejor, se fijó mejor en la mujer que estaba mas cerca de la hoguera, era una mujer bien guapa, le parecía interesante el como los hombres estaban casi embrujados por la belleza de ella, eran almas tan débiles, inútiles para el gusto de Rodxar -Ni yo caigo tan bajo…- Pronunció en su silencio, viendo todo aquello con atención, sabía que esa mujer planeaba algo, no le extrañaba nada, después de todo, seguramente que no estaba sola, sino que había alguien mas, lo presentía, no era normal una mujer tan guapa y sola en el bosque.

Todos los hombres bebían con placer, hasta el mas grande de ellos, Ros estaba bebiéndose las jarras de una tajada, pero por algún motivo no le afectaba apenas, estaba mas ebrio que cualquiera de ellos, sonriéndole a la chica, conservaba todos los dientes y no del todo amarillos, se les veía algo blancos, quizás se los lavase con algo, aunque eso perdió importancia.
Rod vio como el señor de la ballesta, era decapitado, sabía que ella no estaba sola, estaba mas que claro eso, no era de extrañar, teniendo en cuenta que no tenía pinta de ser una mujer de armas, aunque le vio la daga después, y encima de pronto se levantó Ros, antes de llegase a caer la cabeza ensangrentada del ballestero al suelo, saltó hacia atrás, para correr a coger su hacha, un hacha de guerra negra como el carbón, de dos manos, aunque el bestia de Ros la llevaba a una mano como si fuera una rama. Miró a sus compañeros por un segundo, sabía que iban a morir, mejor dejarlo para mas adelante, para cuando estuvieran mas relajados, sorprenderlos. Salió corriendo a la espesura del bosque, sería grande, pero no era tan tonto como se podría pensar. Pasó por el lado derecho de Rod, el cual lo miró suspirando -si yo pudiera haría lo mismo…-  Miró su único entretenimiento, la pelea.

Vio como uno de los hombres se lanzó sobre la chica, le pareció una estrategia denigrante, podría matarlo el otro sin problemas en esa situación, los otros dos, uno de ellos mas borracho que el otro, se chocaron los puños, parecían hermanos si uno se fijaba mejor, uno manejaba la espada con la mano derecha (Reno), el otro con la izquierda (Lucas), se complementaban, cosa que no se veía mucho. Lucas le lanzó una estocada no muy firme, Reno le lanzó una tajada desde arriba a bajo abalanzándose sobre él torpemente, se veía que no iban a durar mucho, aunque podrían dar juego, ya que cuando ellos se dio cuenta de que la chica iba a ir hacía Rodxar, porque el otro estaba muerto ya desde hace rato, se fueron tras ella.

Rod no logró ver bien lo que le hizo al otro hombre, aunque se lo imaginaba, al ver el cuerpo, aun moviéndose con espasmos en el suelo y sangrando por el cuello, casi como un rio, negó con la cabeza viendo que son unos inútiles -¡Chica! ¡trás de ti!- Le advirtió Rod como pudo y empezó a tirar mas fuerte de las cuerdas, las cuales eran duras, se empezó a mover tanto que notó algo crujir y no era de él, sino del hombre muerto, al cual se había crujido las costillas -Desátame, yo ayudo, yo fuerte- Le propuso animado.
Rodxar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 147
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Klinge el Lun Abr 24 2017, 07:50

Dos contra uno era una situación muy común para el guerrero que estaba acostumbrado a trabajar bajo estas condiciones cuando tenía que despachar bandidos, para los ataques simultáneos de sus contrincantes con sus espadas, y sin separar los fierros consigue quedar en una posición ventajosa con las armas de sus enemigos apuntados lejos de sus puntos vitales.

El espadachín aprovecho la momentánea sorpresa de los bandidos para lanzar una estocada a cada uno apuntando a sus gargantas de forma simultánea con sus espadas, ambos logran reaccionar a tiempo desviando el golpe con sus propias armas, solo para recibir un poderoso tajo de parte del guerrero que los forzó a romper su formación y separarse unos metros permitiendo al mercenario pasar entre ellos libremente.

El bandido diestro perdió ligeramente el equilibrio al recibir el impacto de la espada del mercenario con su propio acero, pero su compañero surdo se tropezó y cayó al piso debido a la sorpresa combinada a la superior fuerza del brazo dominante del bandido, aun así, sería el diestro quien al final se llevaría la peor parte, visto que el espadachín arremetería contra el ignorando a su compañero caído, el bandolero trataría de reaccionar con otra estocada para interceptar a su enemigo, pero su ataque seria desviado por la espada diestra del mercenario mientras la espada surda lanzaba una contra estocada a la cara del criminal, quien logro defenderse al dar un paso atrás mientras desviaba el ataque con su espada.

El bandido se veía obligado a empuñar su espada con ambas manos mientras intentaba defenderse desesperadamente del brutal asalto de su enemigo que atacaba simultáneamente con ambas armas desde direcciones opuestas o usando una de sus armas para cubrir un golpe de la otra, sin dejarle espacio al desgraciado para contraatacar, quien, presionado por la constante agresión de su rival deja caer su arma al ser herido en su mano izquierda y ver como su espada era arrebatada de sus manos por un poderoso golpe simultaneo de ambas armas de su rival quien se preparo para rematarlo inmediatamente, cuando el compañero surdo del bandolero vino en su rescate atacando al espadachín con una serie de feroces y secos tajos de su espada sacando de balance al guerrero, manteniéndolo a la defensiva el tiempo suficiente como para permitirle a su compañero reponerse.

El espadachín paso a la ofensiva después de parar unos cinco tajos de su rival y se lanzo de vuelta a la ofensiva solo para ser interrumpido por el banido diestro que se interpuso en su camino para permitirle a su compañero contra atacar, pero el guerrero consiguió defenderse, entonces el combate se reanudo de nuevo, los dos bandidos intentaban mantener a su enemigo a la defensiva, pero este lograba defenderse de sus ataques eficientemente e incluso responderles manteniendo las cosas igualadas, atacando a uno mientras se defendía del otro a la vez, un despliegue impresionante de destreza y concentración, pero nada que pudiese durar mucho, tenía que terminar con esa pelea de inmediato.
Disculpa :
Lamento haber tardado tanto en responder, estuve pasando el último tiempo bastante ocupado y luego bajoneado, recién ahora soy capaz de escribir el post.
Klinge
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 153
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Amaranth el Miér Mayo 24 2017, 03:01

Afinó el oído y escuchó al hombre atado al árbol advertirle que alguien la perseguía, mientras corría miró hacia atrás y pudo comprobar que a una corta distancia la seguía uno de los maleantes que había logrado mantenerse a salvo. No lograba ver con claridad si estaba armado pero suponía que sí, sin embargo ella mantenía la daga afilada y lista en sus manos.

Saltó sobre un montículo de tierra y piedra que la condujo hacia el árbol donde estaban los otros dos “rehenes”.  El de cabello largo intentaba comunicarse casi balbuceando, pero se hacía entender entre forcejeos con las ataduras. Amaranth se acercó a el sintiendo que el otro sujeto casi se le abalanzaba con el simple contacto de la daga cortó las cuerdas sin antes hacerle una advertencia a modo de susurro cerca de su oído -Si me traicionas te mataré como a un perro-.

Espera que saliera huyendo y se perdiera en la espesura de los caminos, poco le importaba, ahora era más importante acabar con la existencia de la último infeliz que seguía en pie.

Encolerizado se dirigió a toda velocidad apuntando a la vampiresa con una espada, ella le miraba fijamente a los ojos con la daga empuñada sin hacer ningún movimiento, -Maldita criatura del demonio te regresaré al infierno de donde nunca debiste haber salido-, decía con ira pero no con determinación pues al blandir la espada se notaba el temblor de sus manos y el sudor en la frente producto de la tensión de aquel momento.

-¿Pobre idiota, crees que asi me vas a amedrentar?, en este momento podría hacerte lo mismo que le hice a tu compañero, hacer que te retuerzas de dolor hasta que mueras lentamente o simplemente acabar con tu vida en un segundo- le escupió la cara y rió con desdén enseñándole los colmillos afilados.

Quería jugar con su miedo un momento antes de dar el golpe final, sabia dentro de sí que él no tendría el valor de atacarla pues estaba  muy nervioso y aun no daba crédito a la masacre que acababa de presenciar.

Estaba divirtiéndose pero escuchó un ruido que la inquietó…alguien estaba merodeando por ahí, y no tenía certeza de quien se trataba.
Off rol:
Chicos disculpen la tardanza,estuve sin pc por un tiempo largo
Amaranth
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 225
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Rodxar el Lun Mayo 29 2017, 17:02

-¡No soy un perro¡- Gritó desde lo más profundo de su alma cuando se zafó de sus ataduras con rabia y se puso en pie de un salto. Una vez en pie, juntó sus dedos y se estiró un poco. Se oía sus huesos crujir mientras se preparaba, se colocó a la derecha de aquel hombre y se puso en posición de carrera, el hombre que se enfrentaba a la chica estaba muy distraído. Gracias a ello pudo hacer lo que quiso, salió corriendo hacía el hombre, le hizo un placaje, ambos cayeron al suelo rodando, hasta que Rod acabó encima de el hombre, dándole un cabezazo en la nariz, este se intentaba zafar y le dio con el mango de la espada en la cabeza a Rod, le hizo sangre en donde le golpeó, haciendo que rodase por el suelo hasta colocarse de nuevo de pie.

A Rod no se le podía ver más enfurecido –Este, va a ser mi presa- se echó el pelo hacía atrás, la sangre le caía por el lado derecho de la cabeza, por suerte pasaba por la oreja y no le molestaba mucho –Llego a saber que sois tan débiles y que vuestra mejor baza es un cobarde- Miró al señor de la ballesta, sabía que ese no tuvo opción, pero el del hacha la tuvo –Estáis sordos, no los habéis escuchado, ni siquiera os habéis molestado en poner trampas- Suspiró molesto –¿Q-que estás diciendo?- El hombre parecía nervioso, miraba a ambos, a la sexi chica que había matado a uno de sus compañeros y a Rod, quien iba a enfrentarse a él aunque fuer con los dientes.

Rod ignoró lo que dijo el hombre, miró a la hoguera, se veía al otro lado al hombre que mató al de la ballesta sin piedad, ni se preguntó si el malo era Rod o ellos. Luchaba contra los hermanos –Chica, no es normal que una mujer ande por estos lugares sola… supongo que serás una bruja-
lee:
Para Rod, toda mujer fuerte es bruja hasta que se demuestre lo contrario
Aunque el olor que ella era demasiado amargo como para ser el de una bruja –Solo quiero decirte una cosa, déjame este hombre a mí, aunque no lo mate yo, pero déjame reducirlo… como venganza- Incoó una rodilla en el suelo y cogió un puñado de tierra, no era lo mismo que la arena, pero tendría el mismo efecto.

Corrió hacia él como un perro furioso y lanzó la tierra a la cara del hombre, quien esquivó esta, cosa mala para Rod, pero todo plan A tiene un plan B y es que gracias a lo que hizo, pudo seguir corriendo en vez de pararse con el, se acercó a una bolsa al lado de una de las tiendas y sacó su espada de madera –Ahora podemos luchar justamente- Aunque después de cada combate tuviera que hacerse una, era un arma peligrosa, más que cualquiera, la madera sin lijar estaba llena de astillas, los dientes que estaban incrustados en la hoja, solían estar sucios como las heces, si no moría en combate, moriría a los días por los cortes.

El hombre estaba en un triangulo, el hombre de las dos espadas al otro lado de la hoguera, no podría huir por allí, la chica a su espalda ¿Quién sabe si hace favores? Y el licántropo frente a él, enfurecido por lo que le han hecho pasar, por el golpe y sobre todo, por el hambre, se lanzó a por Rod y este desviaba los golpes de la espada, no frenaba ninguno, intentaba lanzar algún tajo a los brazos, la ropa del hombre se iba rompiendo por cada tajo que lanzaba Rod, pero este no quedaba ileso, el hombre lograba hacerle algunos cortes con su afilada espada, en uno de los momentos, como de descanso, acabaron a mas de 5 pasos uno del otro Rod tenía algunos cortes, mientras que el otro hombre, estaba lleno de cortes por todas partes, cortes superficiales algunos. Había uno en el brazo que le había clavado bien, tanto, que el hombre se sacó uno de los dientes.
Rodxar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 147
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Fehu el Jue Jun 08 2017, 13:01

Bien parecía que Ros había huido al ver la masacre que esos caminantes habían hecho con sus amigos. ¿Quedaba alguno en pie? No lo supo cuando salió corriendo para ocultarse entre los árboles, pero el ruido de la pelea aún era evidente. Habían matado a sus amigos y su plan era el de esconderse. Cobarde, ¿no? Nada más lejos de la realidad. A pesar de su aspecto brujo, Ros era diestro en combates y sabía que era mejor buscar una técnica que dejarse llevar por la rabia de haber sido asaltados. Su amigo el de la ballesta había sido un idiota al dejarse encandilar por los atributos de una mujer. ¡Así le había pasado! La confianza en los caminos podía llevarte a la muerte. Él había decidido salir del tumulto para pensar qué hacer, cuántos atacantes eran y los recursos con los que contaban. Por ahora, con su hacha, su gran amiga, la que le había convertido en victorioso en tantas ocasiones.

Después de detenerse unos minutos para pensar su táctica, salió de la arboleda a paso lento, sin levantar su arma.

-Bien, chicos, espero que os hayáis divertido después de acabar con la vida de mis amigos. -Miró al suelo para ver los restos de los hombres, negando con la cabeza. Sólo uno quedaba en pie y estaba siendo víctima de los golpes del forastero que habían atrapado antes para venderlo. Suspiró. -Deberías darle en la cabeza o en el cuello. ¿No te han enseñado a portar la espada? ¡Vamos! ¡Muévete! -Reprendió a su compañero por no atinar con los golpes. Así solo se cansaba. Tenía que ver dónde y cuándo asestar el espadazo, ni darlos al aire así porque sí.
Al escuchar esa palabras, el hombre que manejaba la espada empezó a golpear con mucha más violencia contra el hombre-lobo.

-Y ustedes… -Se dirigió al hombre de la armadura y a la mujer con la daga. -Han de pagar por lo que han hecho. -Se encogió de hombros como si solo tuvieran que darle un par de aeros. -Nada es gratis en esta vida. A pesar de que eran unos muertos de hambre, cada vida cuesta. -Susurró con una leve sonrisa. Para él era lo más normal del mundo cobrar por absolutamente todo y  creía que una vida valía por otra. -Veamos, ¿quién pagará primero su deuda? -Miró a los tres, levantando su hacha y entonando una cancioncilla que usaban los niños de Vulwulfar para saber quién era el que contaba cuando jugaban al escondite, señalando a cada uno con su hacha, desde la distancia. -Y te ha tocado… ¡A ti! -El último de los forasteros a quien apuntó con su negra arma era quien recibiría el primer ataque.

Si al principio parecía un borracho que no tenía dónde caerse muerto, las apariencias con respecto a Ros engañaban mucho. Cualquiera que lo viese pensaría que no podría dar ni un hachazo, y sin embargo no solo era listo en cuanto a técnicas de pelea, sino también tenía más habilidades aparte de la fuerza. Demasiado curtido en batallas para ser un humano. Algo que pocos conocían, pero que resultaba impresionante, era su gran velocidad. Se movía mucho más rápido que cualquier humano normal, por increíble que pareciera por su gran tamaño. Y eso hizo, correr hacia quien había sido el desafortunado en ese jueguecito de niños, con su arma en ristre, listo para asestarle un golpe en el hombro que, de acertar, acabaría dejándole un buen recordatorio de quién era él, a ese maldito que había osado joderle la noche.


_________________________________________


A petición de Rodxar hago una intervención en este hilo para introducir a Ros, uno de los bandidos que había huido anteriormente. No os lo voy a poner fácil para enfrentaros a este boss, chicos y chica, vais a tener que hacer uso de vuestras mejores habilidades... Y de la suerte. ¿Quién iba a pensar que un cobarde como ese iba a volver para vengarse?
Lamentablemente, ha vuelto. ¿Podréis detenerlo sin salir heridos?

Veréis que he tirado runa, esto decidirá contra quién ha ido el ataque de Ros. Los resultados serán:
Runa muy buena/buena: El ataque irá dirigido contra Amaranth.
Runa media: El ataque irá dirigido contra Rodxar. (Tú "solo" tienes una tanda de runas porque uno de los bandidos está luchando contra ti)
Runa mala/muy mala: El ataque irá dirigido contra Klinge.

El ataque de Ros se puede dirigir contra cualquiera de los tres. Pero sólo Amaranth y Klinge pueden ayudar; Rodxar, no podrás, pues debes defenderte del espadachín.

Si el ataque va dirigido contra Amaranth o Klinge:
Quien sea el atacado deberá lanzar runa, a ver si los dioses están de vuestra parte.
Runa muy buena/buena: Te libras del ataque, sales ileso/a. Conseguirás reducir, esquivar o atacar a Ros con éxito. ¡Demostrarás que solo por tener un hacha no es mejor que tú!
Runa media: Te costará más enseñarle lo que es bueno. Es más... En este caso, tu compañero debería ayudarte, si es buen amigo, claro. Si tu compañero/a decide ayudar, la runa debe ser mejor que la tuya. El trabajo en equipo es bueno, así que de ser una runa más alta, te librará de Ros y podréis darle su merecido. En cambio, si la runa es más baja que la tuya o no ayuda, a pesar de que consigáis acabar con él, tendrás heridas leves.
Runa mala/muy mala: Puede que tu amigo/a decida ayudarte pero no llega a tiempo. El ataque te dará de lleno y acabarás con graves heridas. En este caso, deberás ir a uno de los talleres de medicina o consultorios para que te sanen. Avísame de ser así para que pueda ver si te cuidan bien.

Klinge o Amaranth: Si el ataque va contra uno de los dos, el otro puede hacer dos cosas: ayudar o huir. En caso de escapar no habrá que tirar runas. Con ser un cobarde es suficiente...
Si decidís ayudar (podéis ayudar al otro o a Rodxar, pero sólo a uno), tened en cuenta que la runa debe ser mejor que la del compañero que está siendo atacado. Sólo en ese caso conseguiréis quitárselo de encima. Si la runa de vuestro compañero es mala, aunque consigáis atacar a Ros o al espadachín, no le libraréis de las heridas. ¡La vida es dura!

Si el ataque va dirigido contra Rodxar:
Ten en cuenta, joven lobo, que a ti ya te está atacando otra persona, así que como los dioses decidan que Ros también va a por ti, créeme que estarán riéndose desde el Valhalla. Deberás lanzar runa.
Runa muy buena/buena: Sólo te atacará Ros, el hombre de la espada quedará fuera de combate (se cansará, perderá la espada...)
Runa media: Los dos te atacan y tú sólo podrás defenderte contra uno de ellos, el que elijas. Podrás deshacerte de uno, pero el otro te atacará. Acabarás con heridas de media gravedad. Tus compañeros pueden ayudarte lanzando una runa que sea mejor que la tuya y evitarte esas heridas.
Runa mala/muy mala: Ambos te atacarán, dejándote graves heridas. Deberás ir a uno de los consultorios o talleres de medicina para que te sanen. Avísame en ese caso para que vigile los procedimientos médicos. Aunque tus compañeros te ayuden, no te librarán de las heridas.

Si no te ataca a ti, deberás seguir combatiendo contra el hombre de la espada. No podrás ayudar a tus compañeros. En caso de seguir peleando sólo contra él:
Runa muy buena/buena: Consigues ganar.
Runa media: Acabarás victorioso el combate, pero con heridas leves.  
Runa mala/muy mala: Tu destino será el mismo que si Ros te atacase. Severas heridas y la visita a un/a curandero/a.


Las indicaciones esta vez han sido demasiado largas, lo siento, chicos, pero estáis en una situación complicada.
No volveré a intervenir, aunque seguiré vigilando este hilo como hasta ahora. Le estáis dando mucha accción, seguid así.



Fehu vældr frænda róge
Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 412
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Tyr el Jue Jun 08 2017, 13:01

El miembro 'Fehu' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :



Representación de las runas:
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 739
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Klinge el Jue Jun 15 2017, 06:12

El feroz intercambio de ataques entre el par de bandidos y el guerrero se interrumpió mientras ambos bandos intentaban estudiar al otro para ver cómo salir mejor librados de esa situación, el trabajo de equipo de los bandoleros no consiguió darles buenos resultados, e incluso se podría decir que ellos apenas lograron mantenerse en pie en contra de ese único adversario contra el que se enfrentaban, quien los estaba humillando al aventajarlos constantemente.

Los dos bandidos si miraron a la cara por un instante y ambos asintieron con la cabeza, luego intentaron separarse para atacar al mercenario por dos direcciones distintas para confundirlo, pero antes de poder dar siquiera dos pasos, el espadachín se les abalanza encima blandiendo sus aceros con una ferocidad bestial, lanzando dos violentos tajos simultáneos al diestro quitándolo de balance asiendo que tropezara y cayera al piso para luego repetir el ataque con el surdo quien logra bloquear los primeros dos tajos sosteniendo su espada con las dos manos, pero de repente sintió un fuerte dolor en su tobillo derecho que lo forzó a arrodillarse al piso, el guerrero uso su primer ataque como distracción para cubrir un pisotón en esa área que termino lastimando su tobillo incapacitándole el poder mantenerse en pie por el dolor.

El guerrero se lanzo por el bandido diestro quien apenas tuvo tiempo para volverse de pie y ya tenía que defenderse desesperadamente de los ataques de su implacable adversario, el bandolero consigue parar un tajo descendiente de la espada izquierda del guerrero solo para recibir una estocada en el costado que apenas por centímetros no termina en su hígado, el maleante se dobla al soltar un grito de dolor al cielo para luego ver como la espada diestra del mercenario impactaba contra su cara a la altura de su nariz que empezó a brotar sangre como una fuete, este intenta cubrírsela desesperadamente con la mano izquierda, pero el espadachín lanza otros dos tajos con sus espadas, causándole un profundo corte en el brazo derecho que lo fuerza a soltar su arma y costándole varios dedos de su otra mano, el guerrero continuaría apuñalándole el estomago con la espada zurda y clavándole la guardia de su espada diestra en el ojo izquierdo al mismo tiempo.

El bandolero zurdo al fin logra ponerse de pie y sale corriendo lo más rápido en dirección de los otros dos hombres peleando con intenciones de vengar a su amigo, el mercenario se da rápidamente cuenta de esto y le propina al mal herido bandido una patada a la altura del estomago para ayudarse a sacar sus aceros de su carne, el zurdo le lanza un mandoblazo a la altura de la cabeza, pero el espadachín logra desviar el ataque con su espada zurda logrando que el golpe pasara por encima de su cabeza mientras le lanza un tajo al costado con su espada diestra que se entierra profundamente en las costillas del maleante al que remato clavándole su otra espada profundamente en la garganta matándolo instantáneamente.

Después de forcejear un poco para sacar sus espadas del bandido muerto, el espadachín se dispuso a acabar con la vida de su compañero tendido en el piso cuando fue sorprendido por el segundo al mando de la banda, el grandote del hacha quien le propino un poderoso tajo horizontal con su arma que el espadachín rápidamente intenta desviar con un golpe de su espada zurda mientras sonreía y maldecía por dentro al bastardo que lo estaba atacando a traición justo ahora.

Klinge
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 153
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Tyr el Jue Jun 15 2017, 06:12

El miembro 'Klinge' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 739
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Amaranth el Jue Jun 29 2017, 03:36

No era posible lo que estaba presenciando, lo que acontecía se estaba escapando de su control y esa sensación le incomodaba, debía reaccionar rápidamente sino lo pagaría bastante caro. Quien iba a pensar que ese mal nacido pudo lograr escabullirse y volver para cobrar venganza. Estaba en un verdadero dilema pues tenía que intervenir no había tiempo para titubeos, decidió ayudar al guerrero que estaba en problemas, pues sería más fácil negociar con ese hombre que salvarle el pellejo a un perro mugroso.

Era su vida o la del hombre con el hacha, no estaba segura de cómo actuar, por primera vez estaba en duda sin embargo el tiempo apremiaba.

Amaranth en un rincón miraba el enfrentamiento, mantenía firme la daga desde la empuñadura, su mano sudaba ante la presión de aquel momento.

Uno de los dos hombres iba a terminar muerto o muy mal herido. La mirada del que tenía el hacha era puramente odio y deseos de venganza,  su rostro había enrojecido producto de la ira, -Desgraciado traidor- vociferaba mientras empuñaba el hacha directamente hacia el espadachín mal herido.

Con una mano el espadachín intentaba detener la hemorragia producida por el tajo, pero sus esfuerzos eran en vano pues la sangre escurría por entre sus dedos, estaba débil y mareado sin embargo no decaía.

Amaranth se mantuvo en silencio esperando la oportunidad para limpiar el camino, lo único que se le ocurrió en ese momento su servir de “carnada” y esperar que el guerrero pudiera aprovechar el momento de distracción para atacar al sujeto del hacha puesto que el espadachín estaba casi fuera de combate debido a la herida sangrante tambaleaba de un lado a otro y no sería mucho obstáculo.

Se asomó de entre las sombras desafiante con la daga empuñada –Hey tu marica, ven aquí, espero que no te orines en los pantalones como los demás - lo llamaba haciéndole un gesto con el dedo índice. Sabía que estaba desatando furia, sin embargo este era el único recurso que le quedaba, sentía que esto era el equivalente a saltar desde un acantilado, la sensación de adrenalina corría por sus venas.

La vampira arremetió contra el con la daga apuntándole directamente al cuello, sin embargo el era superior en altura, la sorprendió con la velocidad que esquivó el ataque que iba dirigido a la yugular, haciendo que la daga se incruste en el hombro derecho.
Dio un gemido de dolor mientras  miró la daga clavada en el hombro, pero se la quitó rápidamente como quien quita una astilla de la pata de un león. –Maldita sea- masculló la vampira al ver la daga tirada en el piso.


Última edición por Amaranth el Vie Jun 30 2017, 20:59, editado 1 vez
Amaranth
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 225
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Tyr el Jue Jun 29 2017, 03:36

El miembro 'Amaranth' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :



Representación de las runas:
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 739
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Rodxar el Lun Jul 03 2017, 20:59

Rod no se esperaba la vuelta de aquel hombre, hubiera deseado que ese hombre no hubiera venido en ningún momento, sabía que iba a ser un rival duro, o al menos peligroso -Vaya... un animal sale del bosque- Escupió al suelo, para volver su mirada a su contrincante, el cual sonreía feliz -Ooooh...  estas jodido, no creo que ni llegues a cortar su piel- Estaba orgulloso de la llegada de su compañero, aun después de las palabras que había soltado, no solo estaba contento, sino que ahora se sentía más confiado -Aunque mueran los hermanos... él cuenta por cuatro- Bromeó y se lanzó sin decir nada más hacía Rod, lanzando una estocada directa al pecho. Rod no tuvo tiempo de reaccionar, la frenó con su espada, haciendo que se partiera por la mitad, aunque gracias a ello, frenó el golpe y saltó a un lado.
 
El hombre se empezó a reír -¿Que vas hacer sin arma? - Rod sonrió y se puso en posición de carga -He comido carne más dura que la tuya- La espada de Rod, aun rota, conservaba parte de su filo, y en donde debería estar la punta, estaba todo astillado por la parte rota -Ademas, has mejorado mi espada- Puso sus manos en el suelo sin soltar la espada, parecía una rana a punto de dar un salto, pero nada cerca a la realidad. Empezó a correr hacía él, el cual puso su espada apuntando a Rod, como si este fuese un animal que se fuese a lanzar sobre él y la espada se fuese a clavar por su propio peso en el pecho de Rod. Pero no, desvió la espada cuando estuvo cerca, lo único que logró el bandido, fue golpearle con la empuñadura en la espalda, antes de que cayesen al húmedo suelo, estando Rod sobre él a horcajadas.
 
Rod intentó clavar la espada de madera en el brazo portador de la espada, así podría lograr que por el dolor soltase la espada, cosa que ocurrió, aunque el bandido mordió el brazo de Rod. En un acto reflejo, le golpeó la cabeza con la frente, haciendo que soltase su brazo. Pero el bandido, nada contento con aquello, le golpeó la cabeza con su puño. Rod, algo aturdido, por el puñetazo, se levantó de un salto alejándose un par de pasos. Se estaban quedando exhaustos -Eres duro, animal- Le dijo el bandido, que se acercaba a su espada con disimulo, cosa que Rod vio. No quiso permitírselo, volvió a cargar contra él, el bandido se tiró al suelo cogiendo la espada y colocándola de forma que se la clavase a Rod, pero no lo logró. Rod volvía a estar encima, la espada del bandido a un lado y la espada de Rod, clavada en el pecho del bandido, apenas se clavaron las astillas, así que la sacó, para clavarla repetidamente en el pecho de ese hombre.
 
El hombre se defendía como podía, golpeando a Rod con su puño, ya que no logró cogerle del brazo. Rod, cuando vio que le había roto la caja trafica, sonrió feliz y se levantó para ver que hacían los otros dos: La  chica le había clavado al señor del hacha, la daga, aunque no parecía afectarle mucho -Joder...- Cogió la espada del bandido muerto, pesaba algo más que su espada y era algo más larga -Espero que me sirva...- miró al otro hombre, para ver cómo iba, había acabado con lo hermanos, cosa que le agradó -Somos tres contra uno, no creo que nos dures- Dijo Rod riendo. Aunque se estiró un poco sintiendo su espalda crujir y dolerle mucho, como si se lle hubiera astillado una de las costillas con el golpe recibido de aquel hombre.


Última edición por Rodxar el Lun Jul 03 2017, 21:01, editado 1 vez
Rodxar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 147
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Tyr el Lun Jul 03 2017, 20:59

El miembro 'Rodxar' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 739
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Amaranth el Lun Jul 31 2017, 20:22

La vampira estaba exhausta, su respiración era agitada producto del esfuerzo agotamiento físico, jamás un maleante le había dado tanto trabajo como este. Maldecía entre dientes, mientras miraba al guerrero y al licántropo.

El hombre estaba rodeado pero al parecer nada lo intimidaba, seguro sabía que cualquiera de los tres que estaba ahí le iba quitar la vida. Por un instante se quedó pensando en que pasaba por la cabeza de ese sujeto en ese momento, rodeado y malherido, no tenía escapatoria.

La herida que le había propinado con la daga parecía un leve rasguño, en sus ojos se reflejaba el odio al verse cercado, Amaranth lo sostuvo la mirada con tanto o más odio que él. Cerca suyo estaba el licántropo, notaba en el cierta ansiedad por acabar rápido con la amenaza, por otro lado el guerrero ese hombre desalmado que era capaz de todo tal como lo había demostrado.

“Es inútil permanecer aquí” aquel pensamiento cruzó su cabeza en el momento que se disponía a efectuar el segundo ataque. No ganaba nada permaneciendo allí tarde o temprano el licántropo o el guerrero acabarían con el infeliz, una vez muerto quizás se matarían entre ellos.

Suspiró dio un paso hacia atrás, sin dejar de contemplar el panorama de la situación, retrocedia hasta alejarse lo suficiente de la escena. Sin querer tropezó con el cuerpo de uno de los maleantes, al cual pateo con fastidio.

-No tengo nada más que hacer aquí, seguro estos dos terminan matándose y no quiero estar aquí para cuando eso suceda-, sonrió de manera irónica y continuó su camino siguiendo un improvisado sendero lejos de aquel lugar.



Amaranth
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 225
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos los caminos son tranquilos [Amaranth] [Libre]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.