Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Lun Abr 03 2017, 21:34

Tras el fracaso que me había llevado al investigar los rumores que había recibido sobre aquel lobo al que quería matar volver con Feith y los pequeños era lo que mas me apetecía así pues me puse en camino. El viaje fue largo y tedioso y no paraba de pensar en mi dama blanca hasta que por unas cosas del destino aquella festividad a los Dioses del amor se me puso delante. Ir a Lunargenta me pillaba de paso y tenía algo que pedirle a la Diosa del amor, un favor bastante grande, que incluso cuando la carta se quemó pensé para mis adentros intentando darme ánimos para que aquello no fuera un desastre al volver junto a mi amada.

Los Dioses habían reparado en mi un encuentro de lo mas especial pues allí mismo, en su festividad en Lunargenta, mi dama y mis pequeños me estaban esperando. Fue tan emotivo el encuentro que Feith casi me estrangulo para darme aquel beso tan profundo y perfecto. Desde lo que había pasado en el bosque aquel día donde nos unimos ella y yo habíamos intentado llevar todo con mas calma y apoyándonos mutuamente. Sabía que ella necesitaba de mi apoyo para ir pasando mejor las noches y siempre la arropaba con mis brazos y mi cuerpo para que se sintiera segura y protegida en esas noches donde las pesadillas la acosaban.

Bueno después de marcharnos de la festividad como la familia feliz que eramos, llevábamos a los pequeños uno cada uno en brazos. Yo llevaba a la pequeña Enel quien dormía plácidamente y Feith llevaba a Joner que también estaba mas que dormido. Estaba muy feliz de estar de nuevo con ellos, pese a que mi viaje había sido en vano, mi vuelta iba a ser de lo mejor pues volvía con mis hijos a los que quería con todo mi corazón y con la mujer que me hacía sentir único en la vida que llevaba.

Ya se estaba haciendo tarde y era mejor parar a descansar en la próxima ciudad que nos encontramos. Yo no me sabía el nombre de dicha ciudad pero pronto encontramos la posada y pedimos una habitación para los cinco pues el pequeño Black también viajaba con nosotros. A aquel joven le debía mucho por cuidar tanto de los pequeños como de Feith cuando yo me encontraba fuera por alguna razón, ya fuera por uno de mis dos objetivos principales o porque debía atender algún recado para los pequeños y para nosotros mismos.

Una vez en la habitación le di a Enel a su madre para darle un dulce beso a mi dama primero en los labios y luego un beso en la frente a cada pequeño. -Es mejor que los acueste su madre te espero en nuestra habitación Feith.- Le dije con una sonrisa y la dejé para que acunara a los pequeños mientras yo entraba en nuestra habitación. Una vez dentro me quite la capa y la deje sobre una silla para luego quitarme también la armadura y dejar mi torso al desnudo, aunque aquellas tiras de cuero que cubrían algo mis brazos siguieran puestas sobre mi piel.

Me senté en la cama esperando a que Feith viniera pues quería decirle algo importante, algo que había estado pensando durante todo mi viaje y durante la festividad de los Dioses del amor en Lunargenta. Aquello que quería decirle era muy importante y yo estaba rematadamente nervioso por lo que estaba en la cama sentado respirando muy marcadamente para así calmar mis nervios que me hacían notar hormigas en el estomago, pero era algo normal, aquello que le quería decir a Feith, a mi dama blanca, posiblemente iba a cambiar nuestras vidas para los restos y era un paso muy importante para ambos que no debíamos tomar a la ligera.


Última edición por Alexein Meltwork el Mar Abr 04 2017, 10:48, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Lun Abr 03 2017, 23:46

Tal vez hubiese sido bueno quedarnos en Lunargenta y le hubiese dicho a Alex sobre el lugar que tenía en la ciudad humana de no ser porque parecía estar apurado por volver a casa. Me imaginaba que tal vez habría encontrado problemas y por eso estaba tan distante, había algo en él que no era exactamente lo de siempre. Es decir, su actitud complaciente, el amor que demostraba por Emel y Joner, nuestro reencuentro… eso estaba dentro de lo normal, pero bajo lo usual, había un algo que delataba cierto nerviosismo. Conocía esa actitud en otros, pero el tiempo con él, todo lo que habíamos vivido a diario desde que yacimos juntos por primera vez en el bosque, me decía que no me apresurara a hacer inferencias, sobre todo cuando era tan mala usando mi cabeza para algo distinto a golpear.

Me sorprendí que nos dejaran entrar a una posada tan entrada la noche, pero estaba feliz de que Baslodia ofreciera un lugar para nosotros. Estaba extremadamente cansada por el viaje, nos habíamos venido prácticamente sin paradas desde Ulmer, conocimos a Hugurth, atravesamos el Tymer, llegamos a Lunargenta donde presencié un funeral y luego el evento de los dioses, una impresión de la que aún no me podía recuperar, y finalmente Baslodia. Era la primera vez que estaba en esa ciudad. Había escuchado que en la segunda ciudad fortificada se hacían buenas armas y había un puerto que de vez en cuando rivalizaba con el de Lunargenta. Quería recorrerla con la “vamos Wood, tú puedes decirlo Fa-mi-lia” pensarlo incluso, me daba cosa, era como si algo malo pudiera pasar si me atrevía a pedirle más dicha al destino o a los dioses.

Alex me permitió acostar a los menores, tarea difícil por lo general, pero en esta ocasión el cansancio había podido con ellos, y ahora que habían visto a su padre, los mellizos dormían a pata ancha en su cama, como si no tuvieran preocupación en el mundo. -Mawood…- dijo Black, y me senté al borde de su cama para peinarle y darle un beso en la frente. ¿Qué pasa mocosín? pregunté arropándolo -Ahora todo está bien, ¿verdad?- me quedé sin palabras por un momento, cuando abrí la boca para responderle reparé en que se había sumido en un profundo sueño. Sonreí de lado y acaricié su rostro una vez antes de salir de la habitación.

Mientras avanzaba hasta el cuarto iba quitándome la ropa, una a una las prendas caían al suelo con un sonido apagado. Hacía semanas que no compartía mi cama con Alex y la necesidad estaba llevándose lo mejor de mí, la abstinencia era algo a lo que no estaba acostumbrada, ni permitiría que eso llegase a suceder. Con tan solo la camisa blanca que llevaba por debajo de la ropa cubriéndome con suerte mis partes más íntimas, me detuve en el marco de la puerta, apoyando un brazo por sobre mi cabeza en la madera y el otro estirando hacia el otro lado. Sentado sobre la cama, en una actitud sospechosa y bastante exaltado, mi hombre estaba esperándome semi desnudo. La cosa iba bastante bien… no, en realidad no. El ambiente no estaba para hacer el amor. Podía verlo en sus ojos, algo le molestaba. Mire mi cuerpo, tal vez la respuesta se escondiera en él. Señalé mi pecho Cicatrizará pronto, no es nada dije, sentándome a su lado, pero por su respuesta esa no era la causa de su malestar.

Me estás poniendo nerviosa hombre. ¿Es que te has cargado a tu enemigo? ¿O es que dejaste preñada a alguien? Si ese fuera el caso, tú aceptaste a Joner y Emel, no veo que sea exactamente un problema, siempre y cuando haya sido pasajero fruncí el ceño, no creía que algo así le pasara a Alex, era muy sincero siempre con todo y muy recto, pero tenía que decir cosas absurdas para ver si reaccionaba. La piel se me estaba poniendo de gallina, ¿por qué no me estaba dando una respuesta?
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Mar Abr 04 2017, 00:14

Me estaba ahogando en mis propios pensamientos, en mis propias ideas, en mis propios sentimientos. Aquello que tenía en mente y que deseaba hacer me asfixiaba por dentro por una simple razón, ¿que pasaría si salía mal aquello? No quería pensar en que pudiera salir mal pero era casi imposible no pensarlo y mira que rara vez había tenido dudas en algo, y menos aun cuando se trataba de algo con Fetih pero en aquellos momentos el miedo a un fallo era demasiado enorme en mi interior como para poder respirar con total normalidad, pues el aire me faltaba a raudales.

En la otra habitación Feith debía estar acostando a los pequeños incluyendo a Black, mientras mi mente vagaba entre un millón de posibilidades negativas y positivas que eran capaces de responder una pregunta que tenía en la mente. ¿Era tan difícil encontrar el valor suficiente para aquello? Estaba mas que claro que si lo era. Rara vez un hombre decide lo que yo había decidido sin estar antes seguro de lo que sentía por ese alguien especial era tan verdadero y puro como el mismo diamante que se sacaban de las mas abundantes minas. Para mi aquello era un futuro en el cual quería sumergirme sin miedo pero desgraciadamente el miedo siempre estaba presente.

Estaba tan centrado en mis pensamientos que no caí en la presencia de mi dama blanca hasta que su voz llego a mis oídos, fue entonces cuando giré mi rostro para mirarla con una sonrisa nerviosa. Estaba allí de pie queriendo algo de mi que me daba miedo dárselo, y no me refería a entregarme de nuevo a ella pues eso lo haría sin dudarlo un segundo, aquello que realmente me daba miedo darle era algo aun mas complicado que hacer el amor aquella noche. Era algo de vital importancia tanto para mi como para ella cuando lo escuchara.

Escuché su deducción de lo que me pasaba y una risa floja se me escapo de entre los labios. -No hay ninguna otra mujer que sea capaz de atraerme tanto para yacer con ella que no seas tu Feith.- Le dije mirándola con aquella media sonrisa. Debía hacerlo ya para quitármelo del medio cuanto antes y poder disfrutar de una nueva noche en su compañía. -Ven aquí conmigo Feith necesito que estés cerca en estos momentos tan importantes.- Era el momento de poner las cartas sobre la mesa y contarle la verdad a la mujer que me podía llamar de mil formas que ninguna me resultaría ofensiva.

Cuando ella estuvo delante mía pose mis manos en su cintura y la obligue a sentarse sobre mi con sus piernas dobladas a mis lados. La tenía delante y no pude mas que mirar aquella marca que ella misma se había hecho en el pecho. La lamí delicadamente y luego le di un beso en aquella zona. -Veras Feith yo...- Solté un nuevo soplido y baje la mirada. Me costaba y las manos que tenía en sus caderas me temblaban; realmente todo el cuerpo me temblaba como si el hielo corriera por mis venas y me hiciera sentir un frío infernal. Decidí volver a mirarla.

-Veras Feith la razón por la que estoy así es porque...- De nuevo un silencio por mi parte con mis ojos cerrados posé una de mis manos sobre aquella marca que ella se había hecho en su pecho, una señal que sabía que era por mi para que se supiera que su corazón me pertenecía. Abrí los ojos y la mire seriamente aunque mi cuerpo seguía temblando. -Sobre esta marca Feith yo Alexein Meltwork quiero pedirte que seas mi loba para el resto de nuestros días hasta que los Dioses quieran llevarse nuestras vidas.- Ya estaba hecho. Ya había pedido lo que quería pedir; y no era otra cosa que un matrimonio con Feith a quien quería tener por mi esposa.
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Mar Abr 04 2017, 01:02

Esa sonrisa compradora que salió de los labios de mi amado había disipado mis dudas iniciales, respiré relajada e hice caso a su petición, sentándome sobre sus piernas. Me gustaba esa nueva intimidad, el silencio que nos rodeaba, su cuerpo caliente, tembloroso… “¿Tembloroso?” el pulso que siempre había sido tan firme en él ahora parecía haber desaparecido, sólo quedaba un temblor casi pegadizo. De no ser porque estaba segura de que no había ningún peligro asechándonos probablemente yo también estuviese temblando, lista para transformarme, pero cada vez me sentía más confundida. Algo estaba torturando a mi Alex, y comenzaba a torturarme a mí también. Sentí que el corazón se me disparaba cada vez que intentaba formar una oración y contarme lo que sucedía. Nunca había sido de las personas más pacientes, pero la situación me estaba obligando a ponerme seria, enarcando una ceja mientras veía sus carnosos labios moverse y temblar.

Alex jugaba con el tatuaje que me había hecho. Nerviosa ya, decidí colocar una de mis manos sobre su garganta, por algún motivo me distraía y quería mordérsela. Era una mujer pervertida incluso en momentos tan difíciles para él como ese… no, era más pervertida porque él parecía estar quemándose con sus propias palabras, pero hasta no saber de qué se trataba decidí mira sus ojos, sus reacciones, su cuerpo… sea lo que fuese podía esperar a que tuviésemos nuestra noche de amor ¿no?, pero el tono que usó la última vez hizo que le prestase atención y me detuviera a medio camino de besar sus labios. “¿Una promesa?” ya me había hecho dos hasta el momento y no había faltado a ellas, no era necesario una tercera, pero antes de poder pedirle que no se esforzara tanto, él dijo algo que yo ya sabía. Respiré aliviada.

¿Eso es todo? pregunté con una gran sonrisa inocente Pero si sabes que soy tu loba mi corazón ¿por qué estabas tan nervioso? ¿Pasó algo que me quieras contar? Tú sabes que siempre estaré a tu lado también, somos el uno para el otro aseguré besando sus labios una y otra vez, acariciando su pecho y comenzando a lamer su cuello hasta el lóbulo de una de sus orejas. Mis manos se deslizaban por lo que quedaba de su ropa para comenzar a desvestirlo. Sentía como mi cuerpo se ponía cada vez más caliente, tomé una de sus manos y la puse sobre uno de mis senos, pero Alex no estaba reaccionando como solía hacerlo. Entonces me detuve, nada era como siempre. Está bien, está bien, a veces soy densa. ¿Había algo más que quisieras agregar? pregunté apartándome de él para rodar sobre la cama juguetona, después de una larga separación mi humor estaba imperturbable. ¿Mañana nos tomaremos el dia para recorrer la ciudad? inquirí sin que el ambiente comenzase a hacerme mella.
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Mar Abr 04 2017, 10:47

La había vuelto a liar, sin duda alguna la había vuelto a liar, ya me había pasado como en el bosque cuando le dije por primera vez a Fetih que la amaba, ella no me había entendido. Estaba seguro que lo había hecho mal por los nervios que no me dejaban explicarme exactamente como yo quería o decir las cosas con la claridad que debían ser dichas pero... ¿como calmar los nervios? No veía la forma de hacerlo y con Feith buscando algo mas pasional que mis simples palabras me era aun mas complicado de decir todo pero debía hacerlo, no quería esperar mas.

Me froté un poco el pelo cuando mi dama blanca rodó a un lado de la cama para luego soltar un comentario sobre mañana. -Me parece bien Feith.- Dije sin apartar la mirada de la pared que tenía enfrente. Estaba pensando como volver a decirle lo que quería a ella para que lo entendiera a la primera, pero seguramente debía ser directo y decírselo como tocaba sin andarme con tonterías o con palabras parecidas que querían decir lo mismo pero que le podían crear confusión como había pasado antes cuando se lo había dicho por primera vez.

Solté un último soplido al aire y luego me gire hacia Feith quedándome de rodillas en la cama y me acerqué a ella. -Ponte de pie Feith.- Cuando ella se hubo puesto de pie sobre la cama quedando delante mía mi rostro quedaba a la altura de su vientre al cual sin dudarlo un segundo le di un beso para luego coger sus manos y mirarla a los ojos desde allí abajo. -Escúchame atentamente Feith porque lo que quiero decirte es muy importante.- Le dije ahora con firmeza en mis palabras y seguridad, de aquello ya no había vuelta atrás ni yo quería que lo hubiera.

-Feith Greenwood ¿me harías el inmenso honor de convertirte en mi esposa y casarte conmigo?- Ya esta, se lo había dicho con total claridad y no me arrepentía en absoluto, es mas, mi corazón latía con fuerza y no por el miedo ni por los nervios sino por la satisfacción de haberle dicho por fin lo que llevaba queriendo decirle desde que me fui en mi pequeña aventura en solitario.

Ella era quien ocupaba mi vida, quien ocupaba mi mente y quien vivía en mi corazón y si de algo había estado tan seguro en mi vida era en que quería casarme con la loba que tenía delante mía. -Cásate conmigo Feith y me harás el lobo mas feliz y afortunado de todo Aerandir.- Dicho aquello bese de nuevo su vientre para apoyar mi cabeza en este esperando su respuesta. No quería separarme de ella hasta que me respondiera pues para mi aquello era de momento lo mas importante de la noche.
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Mar Abr 04 2017, 16:01

Me mordí el labio inferior, comenzaba a sospechar que Alex se esforzaba por decirme algo realmente importante y se lo estaba complicando gratuitamente. Intenté, por todos los medios posibles comportarme como la mujer hecha y derecha que era, pero era muy difícil en ese momento de reunión y paz. Sonreí mostrando todos mis dientes al escuchar que podríamos salir juntos a recorrer la ciudad, era, en esos momentos, más dichosa de lo que había sido en mi vida hasta ese momento. Sólo quería que la noche durara para siempre y que fuese eterna para que mi hombre pudiese decir lo que necesitaba y así pasar a los otros asuntos…

El licántropo cada vez actuaba de forma más extraña. Entrecerré los ojos, me puse en pie como me pidió y me acerqué a él mientras el venía hacia mí de rodillas, como si fuese a rogar algo, pensamiento reverendamente estúpido si pensamos que estaría dispuesta a sacrificar mi vida si él lo pedía. Ahora con toda mi atención puesta en él, escuché lo que tenía para decir. De cierta forma algunas de estas acciones no me parecían del todo raras porque él era un dulce y parecía haber recuperado el don del habla. La seguridad estaba plantada en sus ojos, como el macho que conocía y del que estaba enamorada. Podía con lo que viniera, sabía que podría contra fuese lo que fuese si él se mantenía a mi lado.

Pestañee un par de veces al escuchar sus palabras, revisé mis orejas por si andaban mal y puse la cabeza de lado, lo que escuchaba no podía ser cierto. Sabía de la devoción de Alex hacia mí, hacia nosotros... pero ¿casarnos? Miré al techo, generalmente el cielo tenía las respuestas, pero… por supuesto que la luna no diría nada ¡si ni siquiera la podía ver! Él esperaba que yo reaccionara al menos de alguna forma, pero me había quedado en blanco. Nunca pensé en la remota posibilidad de ser una de esas novias con sus ojos brillantes por la excitación y felicidad, para Woodpecker no había un final feliz, al menos eso había pensado. Me había hecho a la idea de vivir como pareja por siempre, juntos por nuestra mano y no con las bendiciones correspondientes de seres queridos y dioses…

Esto es tan… propio de ti. No sabía que pensabas de esa forma mis palabras eran tanto para él como para mí, no salía de mi sorpresa Estaríamos yendo totalmente al revés… niños y casa primero, matrimonio después continúe, comenzando a tomarle regusto a la idea. Miré a mi lobo a sus hermosos ojos azules, tan profundos y transparentes como el agua de una laguna ¡casemonos! casi grité con tanta emoción que me temblaban las rodillas y caí frente a él, ruborizada y con los ojos empañados de la felicidad. No había sido consciente de lo importante que era el matrimonio para mi hasta que el hombre lobo de mi corazón lo propuso. Le abracé con todas mis fuerzas llorando por vez primera de felicidad.


Última edición por Woodpecker el Miér Abr 05 2017, 00:48, editado 1 vez
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Mar Abr 04 2017, 16:27

Mirar a aquella loba, desde aquella posición, con tanta seriedad en mi mirada, con la firmeza en mis manos y diciéndolo con palabras tan claras y concisas; sinceramente me parecía que estaba soñando y que aun estaba muy lejos de ella pero no era así. Allí me encontraba de verdad, de rodillas delante de Feith, con mi cabeza apegada a su vientre esperando que mis palabras fueran contestadas por ella, esperando que mis miedos a un rechazo no fueran verdaderos y solo fuera una mala pasada que me creaba mi mente por la inseguridad que podía llegar a sentir ante aquello que pudiera salir mal.

El silencio reinaba en la habitación y el tiempo parecía haberse detenido o avanzaba extremadamente lento a mi parecer, mientras seguía ahí, parado, esperando unas palabras de ella que por el momento no llegaban. ¿Era tal el shock que había sufrido mi loba que no podía contestarme? ¿Ahora que se tenía que pensar la manera mas adecuada de decirme que no quería aquello para nosotros? A cada segundo que pasaba peores cosas imaginaba mi mente y me llenaban el corazón de miedo en estado puro.

Al final su voz se hizo de notar y mis ojos se fijaron en ella. Sus primeras palabras eran de desconcierto total, podía notarlo, pero las siguientes se iban acercando mas a una respuesta que quería escuchar, fue entonces cuando la escuché. Aquel grito de Feith afirmando que nos casáramos me hizo sonreír de oreja a oreja pero cuando ella se desplomo delante mía y me abrazo llorando fue el momento en que mis brazos la rodearon por la cintura pegándola a mi tanto como pudiera, pues desde esa noche ya no eramos una simple pareja de enamorados.

-Me acabas de hacer el lobo mas feliz de Aerandir.- Le dije para sin mas darle un beso largo, dulce y delicado que se prolongaba por momentos. Mientras seguían nuestros labios juntos nos fui tumbando en la cama, colocandola a ella debajo mía. Cuando su espalda estuvo contra el colchón la mire de nuevo a los ojos, esos ojos que me tenían enamorado desde la primera vez que los vi. -Desde esta noche soy tuyo para siempre Feith y ninguna mujer puede separarme de ti nunca.- Le confesé besándola de nuevo.

Me quedé callado después del beso sobre ella mirándola con una sonrisa bobalicona. La mujer que tenía delante mía ya no era mi simple pareja, era mi futura esposa y ahora que la miraba nuevamente detenidamente podía asegurar que esposas mejor que ella no me podría haber tocado. Mis ojos bajaron desde sus ojos hasta aquella marca de su pecho, aquella runa que significaba algo especial que solamente ella y yo conocíamos. Sin mas baje mis labios hasta aquella marca y empecé a darle leves besos para luego morder aquella camisola que llevaba ella puesta. -Feith... te necesito.- Le dije en un susurro en su oído para morderle luego levemente la oreja. La pasión se estaba apoderando de mi.
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Mar Abr 04 2017, 21:33

De una loba trastocada, violenta y mala, Alex y los cachorros me habían convertido en una llorona simplona que prefería proteger los sentimientos de sus seres queridos a empuñar sus armas. Me sentía incluso más inocente de lo que hubiera pensado, siendo tomada con la guardia baja todo el tiempo por este hombre sensual y bueno. Siempre esperé terminar mis días bajo el yugo de mis enemigos, pero Irónicamente me encontraba sana y salva entre mis brazos protectores de mi muy querida pareja. Respondí casi con necesidad más que con deseo sus besos, su avance… estaba totalmente alienada y no respondería por mi en ese estado de ebriedad feliz.

No tenía derecho a ser tan feliz, los dioses se habían equivocado de persona, pero no importaba, agradecía el error y demostraría ser capaz de amar como era amada.Nunca nadie nos va a separar agregue en acuerdo con su afirmación, devolviéndole la mirada. Se me hacia muy dulce la idea de que él fuera mío ante todos, que no sólo me perteneciera su corazón, sino él como un todo, ante todos. Mi Alex susurré acariciando su rostro apenas antes de que sus labios acariciaran nuevamente el tatuaje de mi pecho. Puse una de mis piernas sobre su espalda baja y le sonreí. Ya te estabas tardando le respondí con un guiño picarón.

Metí una de mis manos bajo su pantalón y acaricié su pene, primero con delicadeza, luego con más pasión pero siempre con cuidado, en mi rostro se dibujaba una sonrisa al corroborar su deseo por mi, me detuve en sus testículos y mordí su cuello, atrayendo al lobo hacia mis labios, y susurré las siguientes líneas Los niños están dormidos papá lobo feroz, tendremos que hacerlo suavecito y rico ¿podrás? desafié, aunque la que era propensa a perder era yo, puesto que generalmente perdía mi control cuando se trataba de él. Retiré mi mano y le abracé por el cuello pero no sé qué digo, tú todo lo puedes mencioné encogiéndome de hombros con una sonrisa a flor de labios me haces sentir como a una dama importante pidiéndome matrimonio, pero no tienes piedad en la cama fingí indignación, pero poco iba a durar puesto que me traía loca por él.

Torpemente por el fuego lento que me consumía, le ayudé a quitarse sus últimas ropas y finalmente lo atraje hacia mí para que me mordiera el cuello, entre tanto mis manos ni dejaban de recorrer su cuerpo, haciendo especial énfasis en su entrepierna. Apagué un gemido mordiendo su hombro, poco a poco, la temperatura en la habitación comenzaba a elevarse y nuestros cuerpos a prepararse para la inatrasable muestra física de nuestros más profundos y sinceros sentimientos


Última edición por Woodpecker el Miér Abr 05 2017, 00:44, editado 1 vez (Razón : corrección de typos)
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Mar Abr 04 2017, 22:55

Lo complicado ya había pasado y desde aquel momento estábamos comprometidos pero en aquellos momentos de felicidad otra necesidad crecía en mi cuerpo. En aquellos momentos lo que mas me apetecía, lo que de verdad deseaba era que el cuerpo de aquella loba, a la que pronto llamaría mi esposa estuviera pegado al mio y disfrutando ambos de un goce único mientras hacíamos el amor intentando no despertar a los tres pequeños que dormían en la habitación de al lado como angélicos.

Estaba mas feliz de lo que lo había estado nunca por tener a Feith de nuevo para mi solo y ahora mas aun sabiendo que era mía incluso ante los ojos de los Dioses, pero lo que nos importaba a ambos aquella noche era culminarla pues de haber estado tanto tiempo separados nuestros cuerpos se llamaban el uno al otro. Mis manos acariciaban su cintura mientras mis labios besaban aquel tatuaje que ella tenía en uno de sus pechos, entonces note su pierna sobre su espalda y solo pude sonreir para mis adentros pues ambos queríamos que aquello siguiera.

-Siempre tuyo mi loba.- Le susurré cuando note su mano acariciando mi pene aun cubierto por aquellos pantalones que me empezaban a resultar verdaderamente molestos. Notaba como mordía mi cuello y como me exigía que me acercara a ella y yo obedecía entonces escuche su comentario sobre los niños. -Seremos silenciosos y sera placentero pues mi cuerpo me pide a gritos fundirse con el tuyo esta noche mi dama blanca.- Le dije exigiendo sus labios mientras ella me ayudaba a quitarme las prendas de ropa que nos estorbaban de una forma algo torpe porque ninguno queríamos romper nuestro contacto.

Yo ya estaba desnudo, con mi pene casi completamente erecto ante la atención que antes Feith le había dado y le estaba dando cada vez que sus manos recorrían mi cuerpo. Ella aun estaba con aquella camisola la cual sin dudarlo un segundo se la quite dejando su cuerpo desnudo para mi de nuevo. -Después de tanto tiempo desde nuestra última vez y aun sigues teniendo el cuerpo mas hermoso que he visto en todo Aerandir.- Le dije en un susurro antes de empezar a besar su cuello y empezar a bajar en un juego travieso.

Mis labios llegaron a sus pechos a los cuales dieron un beso a cada uno pero ahí no se detuvieron, siguieron bajando por su vientre hacia su entre pierna. Rodee con mis labios el punto mas intimo de ella para besar el muslo de su pierna derecha y luego volver a subir hasta dejar mi rostro frente a su feminidad. Deje que por unos segundos sintiera mi aliento en aquella zona para luego acercar mi lengua a esta y empezar a dar pequeñas lamidas haciendo especial inca pie en el punto mas sensible que tenía ella. Quería poseerla de nuevo pero primero quería satisfacer un poco su deseo y darle el suficiente placer antes de hundirme en ella.
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Miér Abr 05 2017, 00:39

¿De dónde sacaba ese lobo tanta astucia? Tal vez esa era una de sus facetas que me habían cautivado ¿yo la mas hermosa? En otra ocasión me hubiera reído del intento de adulación, sin embargo, cuando provenían de él esas palabras, eran como un bálsamo que lo hacía todo más sencillo, más placentero, más… todo. Mi única prenda había terminado muy lejos de mi cuerpo, el cuidado y la pasión contenidos en cada uno de los movimientos de Alex hacían resonar mis interiores, le deseaba, quería sentirlo en mi intimidad, que nuestros cuerpos se conectasen de la única forma en la que pueden hacerlo un hombre y una mujer.

Mientras él recorría mi cuerpo con sus labios, no podía más que jugar con su pelo y corresponderle cuanto me fuera posible, estaba jugando un juego peligroso y se lo permitiría mientras mi autocontrol estuviese funcionando, ¿cuánto duraría? Era imposible de saberlo, pero quería cuanto menos intentar cosas nuevas, estirar un poco el límite y llevarlo al borde de la locura antes de que la llama de muestra pasión se consumiera y acabásemos. Pero todos mis intentos eran una prueba a mi voluntad. Ese hombre me estaba excitando al punto de que temía soltar los lados de la cama –que no recuerdo cuándo me aferré a ellos- para saltarle encima y subyugarlo bajo mis piernas.

Resiste Wood, resiste” me repetía como un mantra, manteniendo las piernas abiertas para que él hiciese su magia, más de una vez terminé por apretar entre mis piernas su cabeza, pobre Alex, probablemente sintiese que era alguna especie de tortura con una llave de piernas, pero la verdad era que él era mi verdugo, porque me debatía entre el placer y recordarme que debía dejarle respirar. Después de varios minutos en esa situación no pude resistirlo más, haría que él mismo sintiera esa lenta tortura que incluso, me había obligado a cubrir mi rostro con una almohada y morderla para acallar mis sonidos pervertidos.

Con una nueva resolución, salté sobre él y nos hice rodar sobre la cama, acallé cualquier protesta con un beso profundo y largo, sintiendo entre sus labios mi propio sabor. Enarcando una ceja me di la vuelta y tumbándome sobre él, besé su miembro y comencé a lamerlo, intercalando besos y lamidas hasta que volvió a su plenitud. En ese momento, lo metí dentro de mi boca y comencé a succionar, variando la profundidad y usando mi lengua para que se sintiese cada vez diferente. De a ratos me costaba un poco respirar, pero esa era mi dulce venganza, veríamos cuánto tiempo el gran Alexein Meltwork podía durar si ceder ante mí.
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Miér Abr 05 2017, 17:11

¿Como podía ser que aquella loba me resultara tan irresistible? No llegaba a entenderlo sencillamente, simplemente lo aceptaba y fin del asunto. Feith a mi me atraía mas que la miel a las abejas y aquello ya era mucho decir. Su aroma, su figura, su tacto, su sabor; todo de ella me hacía querer tenerla para mi y era normal que después de pedirle que se casara conmigo y ella aceptara que la quisiera toda para mi, pero claro, no podíamos hacerlo a lo loco como aquella vez en el bosque, ahora los niños estaban cerca durmiendo así que debíamos ser cautos.

Cada uno de nosotros despojo al otro de la poca ropa que le quedaba mientras nuestros cuerpos se trasmitían todo aquello que nuestras mentes querían llegar a hacer. Nuestro deseo se disparaba y nuestras respiraciones se aceleraban mientras notábamos las manos del contrario recorriendo nuestra piel y poniéndonosla de gallina con cada caricia, cada arañazo, cada pequeño tacto que llegábamos a tener, pero yo necesitaba mucho de ella así que me dispuse a ello cuanto antes porque aquella noche... aquella noche quería que fuera muy placentera para ambos.

Mis labios empezaron a recorrer el cuerpo de la loba bajando poco a poco desde su cuello, pasando por sus pechos, su vientre, pasando cerca de aquella zona privada, recorriendo el muslo de su pierna para luego volver a subir y dejar que notara mi aliento en aquella zona. Era la primera vez que Feith y yo teníamos sexo oral pero quería probar su sabor y quería saber que se sentía darle placer de aquella forma así que sin mas mi lengua empezó a recorrer su intimidad de abajo a arriba, haciendo especial inca pie en su zona mas sensible para así estimularla y darle un placer que hasta ahora nunca le había dado.

En algunas ocasiones notaba las piernas de mi dama apretando mi cabeza, casi dejándome sin aire, pero aun así yo no cesaba en mi tortura hasta que ella decidió pasar a la acción. Rodamos por la cama hasta quedar yo debajo de ella y sin tiempo a protestar ella se dio la vuelta para hacerme lo mismo que yo le había hecho a ella. Al sentir como mi pene entraba en su boca solté un leve gemido al aire mientras sentía como ella me masturbaba con la boca utilizando incluso su lengua. El placer que se sentía con aquello era único pero yo no me iba a quedar atrás, como ella se había dado la vuelta su feminidad quedaba cerca de mi rostro así que sin mas alce mi rostro para darle a ella también placer.

Estaba mas que excitado con todo aquello así que deje que el juego continuara por largo tiempo hasta que no pude mas, mi cuerpo me pedía sentirme nuevamente arropado en su interior. De una nos di de nuevo la vuelta y me coloqué sobre ella para besarla con gran pasión buscando juntar mi lengua con la suya por unos minutos. -Mi dama, mi loba, mi mujer, solamente mía.- Le dije haciendo que sintiera mi pene rozando contra su sexo húmedo. -¿Me quieres dentro Feith?- Le dije de forma picara al oído.

Mientras esperaba su respuesta mis labios volvieron a por sus pechos mientras seguía con aquel roce tan placentero. Atrape uno de sus pechos con mi boca y empecé a succionar como si buscara que saliera leche de él, pues en mi mente a veces pasaba el pensamiento de como sabría la leche de Feith. La cosa fue que cuando escuché su respuesta la penetré sin pensármelo y empecé a dar lentas pero profundas penetraciones para que ella me sintiera lo mas profundo posible de su ser. Aquella loba definitivamente iba a volverme loco pero aun así yo no dejaba de penetrarla de aquella manera ni dejaba de succionar de su pecho, estaba dispuesto a sacarle algo de leche para degustarla yo mismo.
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Jue Abr 06 2017, 01:18

Sonreí con satisfacción, mirándole con cierta malicia cuando finalmente mi lobo cedió antes que yo a los placeres que le brindaba con mi lengua. Me mordí el labio en anticipación, limpiando con mi lengua los residuos de nuestro juego. Amaba su cuerpo, la electricidad que se generaba cuando nuestra piel se acariciaba en una suave fricción. Por lo general su cuerpo solía estar más fresco que el mío, lo había notado en varias ocasiones, pero era en momentos como ese, cuando él parecía quemarme allí donde tocaba, en los precisos lugares en lo que nos fusionábamos, cuando nos convertíamos en un solo ser.

Hasta que conocía a Alex siempre me había gustado ser dominante durante los juegos y el acto sexual, pero una vez que probé de su ambrosía, del placer en dar y recibir, no volví a dudar en entregarme a él en cuerpo y alma, confiándole todo a él. Así como estaba, encerrada entre sus brazos, en vez de sentirme atemorizada como antaño, sólo sentía una creciente excitación, respondiendo con necesidad a sus cada vez más pasionales avances. Me sentía en los cielos, él me facilitaba los movimientos como si estuviese leyendo mi mente, era un macho a mi medida, fuerte, decidido, pasional y amoroso. En el arte del placer estaba comenzando a perder, yo había permitido que el juego durase, ganado unas, perdiendo otras. Realmente deseaba que él me penetrase, pero no quería dar mi brazo a torcer, esa noche me sentía bélica.

Acompañando sus besos, me frotaba contra su cuerpo, lo hacía con deseo, con una pasión contenida, midiendo mis movimientos, puesto que esa cama pervertida no hacía más que amenazar con romperse si nos poníamos realmente serios. Escuché cómo se dirigía a mí, en esos momentos me encontraba abrazándole y no pude más que clavarle mis uñas a los costados, sabía que eso me volvía loca, me estaba provocando. Fruncí los labios, no se lo haría tan fácil, no… pero por la forma en la que me miraba se me derretía algo más que el corazón. Mis interiores se sentían tan mojados que no sabía en qué parte terminaba mi cuerpo, era tal la necesidad que escocía.

Alexein Meltwork… con mucho autocontrol, me obligué a usar un tono moderado de voz, sus ojos a tan corta distancia de mi rostro no hacía más que dejarme la mente en blanco. Sentía que mis pechos iban a explotar, que estaba disfrutando ver mi rostro dividido entre una pequeña guerra de voluntades. Tendrás que responsabilizarte si los críos se despiertan comencé a decir, abriendo las puertas a la tentación y con ellas, mis piernas, pero antes de dejarle entrar le detuve unos momentos Cuando nos casemos necesitaremos otra cama… y agregar otra habitación y con esa amenaza velada, besé su frente con amor. No tenía idea de cómo mantendríamos nuestros sonidos en algo manejable para que quienes dormían inocentemente en la otra pieza no despertasen, pero confiaba en que él pudiera hacer algo, después de todo, era mi lobo.

Alex no se lo pensó, el muy desvergonzado sólo estaba esperando el momento del sí para entrar profundo con esa dureza interminable. Cerré mis ojos y apreté mis piernas, elevando las caderas mientras mi espalda se hacía un arco. Alex, te estás po… apreté los dientes y lo atraje hacia mí para morder sin piedad su cuello Te portas muy mal, despertaremos a todo Baslodia aún estaba en control de mí, pero si seguía presionando de esa forma… poco me importaría despertar al mismo viejo Baslod en su tumba o lo que fuese.

Asiendo fuertemente su pelo con una mano y con la otra el seno suelto, acompañaba sus envestidas y las absorbía con mis caderas. Las maderas de la cama se quejaban bajo nuestros pesos y era ciertamente un factor de desconcentración, levanté su rostro y lo atraje hacia mí para morder sus labios un poco más fuerte de lo que debería, mi deseo era inmenso, con esas embestidas solo estaba logrando que cada vez fuese mayor. Le miré enarcando mis cejas, si abría la boca probablemente sería para dejar escapar algún sonido incoherente y demasiado fuerte. La negra pasión no hacía más que ir en aumento mientras nuestros fluidos y el sudor se entremezclaban en lo que sería una noche inolvidable.
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Jue Abr 06 2017, 13:29

La necesidad me estaba comiendo por dentro y me resultaba difícil no resistirme a tomarla como un loco sin importarme quien estuviera cerca pero... no se podía hacer aquello. Los niños estaban al otro lado de la puerta y no quería despertarlos con nuestros gritos de placer pero aquel calor... me estaba quemando por dentro que creía que iba a prenderme en llamas en cualquier momento como no sosegara mi deseo de algún modo ¿y que modo podía ser ese? pues el de poseer a Feith de nuevo de la mejor forma posible.

Aquel momento de sexo oral con mi loba estaba siendo mas que intenso; el placer que ella me brindaba en mi pene cuando se lo introdujo en la boca era algo único y que nunca antes había experimentado en mi vida. Yo tampoco me quería quedar atrás así que también ataque nuevamente la intimidad de mi prometida mientras ella seguía ocupada con mi miembro. Se notaba lo mucho que nos deseábamos porque no nos estábamos dando tregua alguna ninguno de los dos.

Después de un rato no pude contenerme mas y no di la vuelta para acabar sobre Feith y provocarla rozando mi pene contra su intimidad, fue entonces cuando escuché lo que me decía. -Por eso no te preocupes Feith yo me responsabilizo si los niños se despiertan.- Le dije para luego besarla. -Y cuando nos casemos ya veremos como ampliar la casa.- Era obvio que en aquellos momentos no me quería preocupar por aquello pero si era verdad que una vez casados deberíamos de mirar en cambiar la casa para estar mas cómodos los dos y los pequeños que estaban con nosotros.

Cuando vi que ella abría las piernas para mi fue cuando cole mi pene en su interior y empecé a dar aquellas penetraciones lentas pero profundas que hacían que las maderas de aquella cama crujieran con cada estocada. -No me porto mal es que... te deseo demasiado... mi loba.- Dije entre gemidos ahogados por su piel. -Me... eres... irresistible Feith. Me... vuelves loco.- Le confesé antes de enfrascarme en su pecho nuevamente para seguir con aquella tortura para este.

Sus caderas acompasaban mis penetraciones, una de sus manos jugaba con mi pelo y la otra con su pecho libre pues mi boca estaba realmente ocupada con el otro. Se sentía demasiado bien y el interior de ella estaba ya húmedo facilitando el movimiento de mis penetraciones pero me detuve y me quedé mirándola un momento. -Mi dama blanca... te amo.- Le confesé nuevamente mi amor y de una le di la vuelta para dejarla ahora encima mía y dejando su pecho ya me lancé a juntar sus labios con los míos mientras que mis manos acariciaban dulcemente su espalda subiendo y bajando por esta con las yemas de los dedos.
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Jue Abr 06 2017, 14:47

Ah… el éxtasis. Mirar el cuerpo desnudo de mi hombre me ponía más caliente si es que eso era posible. Cerraba los ojos en el culmine de sus embestidas, pero los volvía a abrir, siempre presa de ese delicioso pecado. Su voz grave, apagada contra mi cuerpo me hacía cosquillas y le echaba más leña al fuego. Sentía que me derretiría al punto de que ni siquiera era necesario realizar un movimiento para encontrar el placer del que gustaba. mmm respondí a sus palabras, demasiado ida como para devolverle una respuesta coherente. Me saqué el pelo de los ojos echándolo hacia atrás, se sentía tan bien, tan correcto… que toda la vida cobraba sentido. Era uno de esos momentos por los que podría justificar toda una existencia sin importar las consecuencias. Sí, ese era el tipo de plenitud en el que estaba sumida.

Abrí mis ojos cuando él se detuvo, mi corazón disparado a mil, alerta por si algo estaba ocurriendo. Pero la expresión en su rostro solo reflejaba lo que sus labios decían. Entonces, nos volvió a dar la vuelta, cambiando de posición, esta vez yo estaba sobre él. Sonreí de lado con cierta picardía; Alexein me había hecho un favor al moverme, puesto que mi mente se despejó momentáneamente de la neblina del placer. Mi lobo feroz, eres mi todo respondí algo atrasada a sus palabras de amor. Siempre había sido un desastre a la hora de expresar mis sentimientos más profundos, pero durante esos momentos de intimidad era como un libro abierto. Probablemente si él mirase a mis ojos podría ver cuánto significaba para mí, encontraría el fuego desolado de mi alma arder con pasión en el reflejo de su imagen.

Nos fundimos en un nuevo beso tan largo como verdadero, sus caricias sobre mi espala no hicieron más que renovar mi deseo que por unos momentos había quedado en segundo plano mientras me concentraba en sus labios. Sí, tenía que admitirlo… no era buena haciendo dos cosas al mismo tiempo, besarle y continuar con nuestro acto de amor eran como dos polos opuestos cuando se trataba de mí y de buscar darle placer, puesto que sentía que al besarle sólo yo disfrutaba, y que al hacer el amor lo hacíamos ambos… un poco torpe el pensamiento sí, pero cuando se trataba de él nunca podía pensar de una forma lógica. Aparté mis labios de los de él, no sin gran esfuerzo, y tomé sus muñecas Dame tus manos y si me amas acallé con el énfasis de mi voz una protesta que se estaba generando en sus ojos no lucharás contra mi voluntad continué, siendo consciente de que su fuerza durante esas ocasiones era mucho mayor a la mía.

Le di un beso en su frente, otro en la punta de la nariz y finalmente besé sus labios una, dos, tres veces… entonces llevé sus brazos por sobre su cabeza y me puse en cuatro patas, jugando con mi sexo y la punta de su miembro, miraba fijamente sus ojos, disfrutando de sus reacciones y de la interacción de nuestros puntos de placer. Cuando estaba peligrosamente cerca de la entrada, me movía ligeramente para que tocase mi punto más sensible. Nnnggg apagué un gemido y mordí su clavícula, finalmente dejando entrar solo la punta.
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Dom Abr 09 2017, 12:17

La composición que formaban nuestros cuerpos en aquellos momentos tan privados que ambos deseábamos tener era mas que perfecta, pues el uno se compenetraba enseguida con el otro y así nuestros movimientos eran mas que rítmicos y placenteros para los dos. Solo en aquellos momentos de completa privacidad con Feith me hacían sentirme alguien único, alguien vivo, alguien capaz de todo sin importar cuan complicado pudiera ser lo que tuviera delante; pues ella un soplo de energía cada vez que me miraba con aquellos ojos llenos de deseo y amor.

Sí, sabía de la dificultad de mi loba para mostrar y expresar sus sentimientos hacia mi pero sus ojos eran un libro abierto que siempre me expresaban todo aquello que necesitaba saber, era por ello que muchas veces me perdía en esos preciosos ojos de Feith indagando en su mente que es lo que quería para poder dárselo; aunque aquella noche estaba mas que claro lo que ambos queríamos y es lo que estábamos haciendo porque si el cuerpo nos pedía que nos uniéramos el uno con el otro nosotros rara vez nos negábamos a aquello.

El ritmo que llevábamos era lento pero de lo mas placentero, aun así no podía dejar de sentir que de mi interior querían salir aquella muestras de afecto hacia aquella mujer de pelo blanco que yacía conmigo en aquella cama y que por cosas del destino habíamos accedido ambos a unirnos bajo el amparo de los Dioses casándonos para así tener toda la vida para estar juntos sin miedo al perder al otro porque alguien de mejor aspecto o palabras mejores nos pudiera arrebatar a quien de verdad queríamos en aquellos momentos.

Nos di la vuelta para dejar a Feith encima y fue entonces cuando vi como cogía mis manos para sujetarlas y decirme aquellas palabras. Iba a replicarle pero pronto su voz volvió a llegar a mis oídos y entonces me quedé callado dejando que ella hiciera lo que verdaderamente deseara. Por favor era por completamente suyo y lo único que quería era darle placer fuera de la forma que fuera pero que ella disfrutara con todo cada vez que yacíamos juntos en el lugar que mas nos pillara de paso cuando nuestro deseo explotaba cual barril de pólvora.

Feith estaba haciendo un juego muy placentero y que me arrancaba barios jadeos de lo mas profundo de mi ser pues la punto de mi pene rozaba contra la entrada de su intimidad y cuando estaba apunto de entrar ella se movía para que mi punta diera de lleno contra su punto mas sensible. -Mmmmmmm.- Fue lo único que salió de mis labios cuando la punta de mi pene entro al fin ella.

Me quedé un momento mirándola hasta que decidí empujar un poco y entrar un poco mas en ella, solo hasta la mitad y de ahí volver a salir de ella dejando nuevamente la punta en su interior. Lo hice un par de veces antes de quedarme nuevamente quieto y de una levanté la cabeza para besarla con pasión desenfrenada haciendo que nuestras lenguas bailaran en nuestras bocas y de una y sin compasión alguna la penetré fuertemente hasta lo mas profundo de su ser para luego quedarme quieto para dejarla a ella seguir haciendo a su antojo. -Soy algo malo.- Sentencié con una sonrisa picara.
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Dom Abr 09 2017, 17:30

Ah… ese lobo mal portado, su voz cuando intentaba mantener las cosas en un volumen poco elevado era como el susurro de un domador de bestias, hipnotizaba, envolvía, ordenaba. mmm mmm le respondí mirándole con ojos grandes, sabía que le gustaba y a mí también. Era por lejos lo más difícil que habíamos hecho hasta el momento, nuestro estilo solía ser más salvaje y ruidoso. En un ambiente extraño, con los menores del otro lado de la puerta, era excitante y a la vez un factor de estrés. Si esas criaturas se despertaban tendríamos que detenernos y era lo mínimo que tenía ganas de hacer. El corazón estaba que se me salía del pecho, respiraba agitadamente mientras me movía, avanzando milímetro a milímetro, prolongando su agonía.

Pero ese lobo negro no podía dejar las cosas así, no… él necesitaba salirse con la suya. Supongo que no leí mi propia letra pequeña, porque se estaba quedando lo más quieto posible, había que reconocerlo, sin embargo era una pequeña traición que me arrancó una sonrisa mientras veía crecer, reflejado en sus ojos, mi deseo. Con unos simples movimientos de cadera se adentraba en mi espesura siempre receptiva, caló profundo pero no hasta el tope. Apreté mis dientes para ahogar un gemido hmmmmmph recibí su beso y se lo devolví con un fuego negro, oscuro y necesitado. Era mi escape si no podía ponerme a gruñir y aullar. Quería gritarle “lobo mal portado, lascivo e inquieto” pero yo era peor, porque lo disfrutaba, porque quería hacerle probar de la tentación sin dejarle morder el fruto. Aunque yo era quién estaba arriba, él se aprovechaba, era él el pervertido que me hacía sufrir y que disfrutaba del lento calvario que podía leerse en mi rostro.

Yo había lanzado la primera piedra, sólo la punta, él, pese a que le pedí que me dejara manejar las cosas, fue un paso más allá y llegó a la mitad. ¿Qué tipo de mal le había hecho para que me hiciera sufrir de esa forma? Tenía necesidad, necesidad de él, de que terminase lo que había comenzado. Si yo tomaba la iniciativa le cabalgaría y esa cama maldita que no dejaba de proferir agudos quejidos terminaría golpeando la pared en un vaivén interminable, no solo despertando a los niños, sino alertando a los vecinos que estuvieran del otro lado de la pared. Entonces lo hizo, finalmente lo hizo. Se fue hasta el fondo y allí se quedó mirándome a los ojos y hablando tan descaradamente. No me hables de maldad cuando me tienes así respondí, poniendo mis manos sobre sus pezones para pellizcarle e intentar arrancarle un gemido. Pero Alex era duro, era mi lobo perfecto.

Comencé a moverme lentamente, alternando movimientos circulares con mi cadera con juegos de profundidad. Me acerqué a sus labios un par de veces para robarle besos fugaces, pero prefería estar acuclillada sobre él, totalmente vertical, apoyando mis manos en su pecho, donde colocaba mi peso para ayudarme a moverme. Esa noche era una prueba, mi hombre era el aceite y yo el fuego. No podía dejar que la hoguera lo quemase todo, que la pasión se consumiese, tenía que alimentar el placer, lentamente… sí… rico… Nnnnggggg eché mi cuello hacia atrás, se sentía demasiado bien. Un poco alarmada por la receptividad de mi cuerpo, abrí los ojos y le miré de una forma acusatoria. Es tu culpa dije, bajando lentamente y mordiendo su cuello, encontrando mi lugar entre sus brazos Es tu culpa que sea demasiado rico. No podré resistirme por mucho más, vente junto a mí, haz lo que quieras conmigo aseguré besando allí donde la piel se había enrojecido, lamiendo su lóbulo y tomándolo entre mis colmillos para dejar que mi aliento le abrazara.
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Alexein Meltwork el Lun Abr 24 2017, 13:48

La noche no era eterna y bien lo sabía yo, pero tampoco podía evitar sentir la tentación de seguir profundizando en el cuerpo de la loba que minutos antes había aceptado casarse conmigo. Feith tenía un lazo invisible que me capturaba siempre que me miraba con aquel brillo en los ojos, ese brillo que pedía un nuevo momento juntos en total privacidad dejando que nuestros cuerpos hablasen por nosotros. ¿Era normal intentar resistirse a aquello? Estaba claro que si alguien se resistía a aquello era un completo iluso y no sabía apreciar lo que realmente tenía ante sus ojos; tal vez por ello yo siempre sucumbía a aquella mirada de deseo de mi amada.

Nuestros cuerpos recibían el calor del otro y lo mantenían atrapado para llevarlo hasta nuestros corazones para alimentar la llama de la pasión y el amor que sentíamos siempre que estábamos juntos, aun así mi daba, pese a tener que ser un poco apresurados para no despertar a los pequeños quería jugar un poco y colocandose encima mía jugaba con mi pene en la entrada de su templo sin dejarme opción de poder explorar de nuevo aquel lugar privado para conquistarlo una vez mas; y como me costaba resistir la tentación de empujar hasta su profundidad y así tenerla de nuevo para mi pero por el momento solamente profería leves gemidos de placer que no quería que se alzaran demasiado al aire para no despertar a los pequeños.

Tampoco pude resistir mucho cuando, de forma picara y desantendiendo la petición de mi amada, introduje mi masculinalidad hasta la mitad de esta en su interior para luego volver a sacarla dejando de nuevo solamente la punta allí donde ella la había dejado tentandola nuevamente a tomar el contral nada mas lejos de mi pensamiento cuando al final me profundice por completo en su ser notando como me rodeaba y me acogía su interior como si aquello hubiera sido lo que mas deseaba de todo el mundo, tanto como yo la deseaba a ella y a su ser. Era tal mis sentimientos por ella que ha veces causaban que me doliera la cabeza de tal manera que no era capaz de razonar como tocaba pero después de una semana sin ella normal que estuviera tan deseoso de tenerla de nuevo para mi.

Feith no parecía muy defraudada y enfadada porque yo hubiera desantentido su petición pues empezó a mover las caderas pechizcando a su vez mis pezones arrancandome gemidos solo audibles para sus oidos, y sus palabras solo sacaron una sonrisa a mis labios e hicieron que mis ojos se enfocaran por unos segundos con los de ella. Atendiendo a su petición nos di de nuevo la vuelta dejandola nuevamente debajo mía y empecé a mover mis caderas de forma lenta pero profunda, sacando casi me ser de ella con cada penetración para nuevamente enterrarlo en su interior. Lento y placentero; era una forma muy dulce de tenerla, una forma que rara vez habíamos decidido probar pero que se sentía tan bien que podríamos incluso acostumbrarnos si ambos quisieramos.

Después de largos minutos en aquella intensisdad lenta tan placentera, el placer llego por igual a ambos haciendo que rápidamente acallase cualquier ruido que pudiera salir de nuestras bocas juntando ambas debido al placer tan intenso que habíamos sentido ambos al llegar al climax máximo. Notaba como mi semen la llenaba por completo y como quedaba tendido esta vez yo sobre ella, sudado y exausto pues aquello había quemado mis energias restantes. -Mi loba, no soy capaz de cansarme de ti y tu sabor.- Le dije dandole un nuevo beso en aquello runa marcada en su pecho y luego besando sus labios nuevamente. -Deberíamos descansar, mañana el camino sera largo.- Me quedé un momento callado mirandola fijamente a los ojos y le aparte un mechón de su pelo blanco de forma dulce. -Pero no me importa lo largo que sea mientras sigas conmigo Feith.- Dicho aquello acomodé mi cabeza en su pecho y cerré los ojos intentando descansar a la vez que escuchaba el latido de su corazón.

offrol: Wood si quieres pasa tu al siguiente día ya.<3
avatar
Cantidad de envíos : : 68
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Woodpecker el Sáb Mayo 06 2017, 17:21

Entonces el lobo bueno tuvo piedad de mí y con un simple giro terminé bajo él. Podía sentirlo, la forma en la que nuestros cuerpos se comunicaban. Era como si toda la pasión contenida explotara en cada pequeño movimiento de mi amante. Aquello que explotaba siempre con gruñidos y movimientos bruscos ahora estaba siendo liberado con suavidad y contención. No podía más que perderme en su mirada, en la profundidad de sus ojos, en el líquido claro que me observaba con pasión, un sentimiento ardiente que me quemaba por dentro. Alex, el lobo negro, mi amante, entraba a mi cuerpo sin pedir permiso, empujaba y se quedaba apenas un respiro allí haciendo que mis interiores le abrazaran y temblaran, quedándose el tiempo justo para hacerme sentir que llegaba, que desfallecía bajo sus presiones, pero nunca dejándome saborear el placer absoluto.

Era hilarante, pocas veces en mi vida había tenido el corazón a punto de explotar con tan poco movimiento físico. Éramos una masa de calor, de fuego, que se consumía lentamente, como los carbones al rojo vivo de una hoguera que decaía, pero estaba latente, sólo una chispa podría incendiar todo el lugar. Nuestros gemidos se ahogaban en nuestras gargantas, los gruñidos apagados se transformaban en besos en la puerta de nuestros labios, estábamos conectados, no éramos sólo dos lobos lujuriosos, no… éramos dos personas comprometidas intercambiando una promesa de amor, intercalando nuestros futuros, sintiendo nuestros deseos y haciéndolos cumplir mientras, recíprocamente, nos dábamos placer. Dos partes de un mismo ente, su placer mi placer, mi amor su amor, mi completitud su completitud. Pronto, nuestros interiores comenzaron a resonar, era como un eco que vibraba entre los dos. El placer, el punto culmine y máximo.

No pude moverme por un par de minutos, sentía mi cuerpo dormido bajo el cuerpo de mi amado. Había estado demasiado bien, demasiado. Besé su frente en respuesta a sus palabras No permitiré que eso suceda. Descansa mi lobo feroz susurré, acariciando su pelo y jugando con él hasta perderme en un mundo de sueños. Un mundo de sueños corrompido. Desperté jadeante a mitad de la noche, no tenía ni la más remota idea de la hora que era, pero sí tenía muy claro todo lo que había visto en mis pesadillas. Ni siquiera era capaz de volver a conjurarlo en mi memoria, mucho menos hablar de ello. Entonces lo decidí: no había mejor momento que ese para finalmente sorprender a mi Alex con un obsequio. Cuidadosamente salí de entre sus brazos y besé sus labios No tardaré susurré.

Off Aprovecho el momento para hacer una escapada con Wood hacia Vulwulfar. Así mecho la cronología y Wood queda libre para lo que quieras –más info en estelink-

No podía creerlo, era cuanto menos irónico que en vez de una delicada joya de mar, terminase adquiriendo un arma en Vulwulfar, es decir, Alex y yo nos encontrábamos en Baslodia, la capital de las armas y yo terminé consiguiendo una extraña daga en otra ciudad y no solo eso, sino un par de problemas además de un extraño colgante. Vaya suerte… Bueno, si miraba al lado positivo, había visto con mis propios ojos la ciudad donde mis padres se conocieron. Tampoco había sido una pérdida total de mi tiempo. Sólo esperaba que las cosas en casa estuviesen bien. Me había ausentado por varias horas, demasiadas. El sol estaba por pasar su zenit y yo recién llegando. Suspiré. Enfrentaría a mi hombre si era necesario, después de todo, estaba alegre por haber conseguido algo especial para él.

Me apee de Furia y la dejé en el establo. Entré bastante tímida a la habitación que rentamos la noche anterior. Parecía que hacía años de todo lo ocurrido, pero apenas habían pasado un par de horas. Sentí que mi rostro se ponía escarlata al recordar lo que habíamos hecho después de intercambiar nuestros votos de amor. Los niños me vieron entrar y se abalanzaron hacia mi. ¿Alex? llamé, probablemente se habría cabreado al no encontrarme en la mañana. Tal vez debí haberle despertado para avisarle que saldría. Alex repetí, comenzando a alarmarme. Miré a Black y él me señaló nuestra habitación. Dejé a los niños y me acerqué a la puerta, tocándola un par de veces sin ser capaz de entrar.

Lo siento Al… algo sucedió y no pude regresar antes. Fui en busca de algo importante, algo que quiero que tengas contigo, un recuerdo de nuestra unión. Un objeto que en mi lugar, cuando estemos separados, te recuerde que siempre estamos juntos en nuestros corazones y algo, que, en mi lugar, podría llegar a protegerte si fuese necesario… me senté con la espalda contra la pared. Se trata de una daga muy especial, es como dos dagas unidas y tiene un filo totalmente negrocomo el alma de tu mujer” agregué lo último con sarcasmo en mi pensamiento. Espero que puedas perdonarme por haberme ido así dejé el regalo frente a la puerta y suspiré. Estaba cansada y tenía hambre. Había cabalgado a toda velocidad desde la mañana. Bostecé un par de veces y sentí que el sueño volvía a cubrirme con su manto de pesadez.



Spoiler:
Woodpecker
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 665
Nivel de PJ : : 5
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un magnifico giro en nuestras vidas (Woodpecker) [+18]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.