El árbol del ahorcado [Libre-Día] [Pausado] [2/3]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El árbol del ahorcado [Libre-Día] [Pausado] [2/3]

Mensaje  Yomo Taemasu el Lun 1 Mayo - 20:15

¿Será, será, que al árbol vendrás?
Que tras enloquecer, un hombre colgó en él.
Ocurren cosas raras pero extraño no ha de ser.
Poderte ver, ahí al amanecer.


Los rayos del sol aun no se asomaban cuando llegue a Beltrexus, hogar de la magia y los brujos...  y también el lugar al que nunca pensé visitar. Lamentablemente había llegado hasta acá por los vaivenes del des- ¿A quien quiero engañar? Vine aquí por que yo sólito decidí aceptar la misión de entregar esta bendita carta que me ha hecho envejecer unos 3 años. Caminaba por el bosque con cara de pocos amigos e intentando no pensar en todos los acontecimientos vividos para poder llegar hasta este lugar. Me alegro de encontrarme con un buen bosque donde no me siento tan lejos de aquello que llamo hogar, aunque realmente paso mas tiempo fuera que en aquella pequeña casa en los bosques del este. No suelo acercarme mucho a la sociedad, prefiero mantenerme solo y en paz, aunque... un par de acontecimientos recientes me están haciendo dudar sobre si es realmente lo que debo hacer, pero no son mas que patrañas en las cuales evitare pensar.

El viaje me había dejado molido y no había dormido en todo lo que transcurría de la noche, no había sido precisamente el viaje mas cómodo y calmado, considerando que era la primera vez que viajaba en barco. No se que tan lejos esta Beltrexus de los bosques, pero realmente necesitaba llegar rápido. Me detuve un momento, saque de mi bolsa un odre de piel y calme la necesidad de mi cuerpo. Acto seguido decidí subir a un árbol para tomarme un descanso... no es como que hubiera caminado por horas, pero... quizás haber seguido con Korax hubiera sido buena idea, porque claramente estoy perdido.

Subí a lo mas alto que la longitud de las ramas y mi peso corporal me permitieron, adopte una posición cómoda, cerré los ojos y me di un tiempo para descansar mientras escuchaba perfectamente a la naturaleza cantar y el viento arremeter contra los arboles, solo esperaba que no fueran ráfagas tan osadas como para tirarme de mi cómodo lugar a un lindo y doloroso viaje hacia al hermoso suelo.


Fui interrumpido por un sonido, pude ver la luz que emitía el fuego de una linterna, acompañado de una mujer de ropas simples caminaba cabizbaja por el bosque, sus cabellos eran de un color grisáceo, aunque con lo poco que podia ver por la luz de la linterna, la mujer no aparentaba tener mas de 45 años. Se detuvo en el árbol en que me encontraba y para mi sorpresa se desplomo y empezó a llorar incesantemente. Aunque mi mecanismo de defensa me advertía que no debía hacerlo, baje del árbol, no podía dejar a una mujer llorando como si nada en medio del bosque, quizás estaba perdida. La mujer se sorprendió al verme, seco sus lagrimas y se levanto rápidamente apuntándome con una daga... no parecía ser muy experta en el combate, su brazo temblaba con miedo. —Disculpe, no quería asustarla, me preocupo verla desplomarse de ese modo, ¿se encuentra bien?— Le pregunte alzando mis brazos en señal de paz, mis intenciones no eran dañarla.
La mujer se lo pensó un momento y luego suspiro de alivio. —S-s-si... gracias...— Dijo secándose las lagrimas haciendo poco creíble su afirmación, de hecho, era una mentira demasiado clara... pero no era algo que yo podía reprocharle, baje a ayudarla no a acusarla. Un silencio incomodo se alzo por un par de segundos, hasta que la mujer se dispuso a irse... aunque una de mis preocupaciones era que la mujer estuviera perdida, yo no tenia ninguna forma de guiarla, no conozco estos bosques y menos en la oscuridad de la noche; el que esta realmente perdido y necesita ayuda soy yo.

—Disculpe... no conozco estos bosques e intento llegar a Beltrexus... ¿podría indicarme a donde debo ir?— Le dije a la mujer que se giro a verme. No me había fijado en sus ojos, pero al alzar la mujer la linterna intentando verme mejor, revelo sus orbes azul claro llenos de dolor y angustia... esta mujer tenia una gran carga en sus hombros, carga que parecía no poder seguir llevando tras presenciar la escena de hace un par de segundos. —Yo puedo escoltarla hasta su hogar.— Añadí intentado convencerla.

—N-n-no necesito escoltas, puedo cuidarme sola.— Inicio la mujer sin mucha credibilidad en sus palabras, ni siquiera ella misma creía en esa afirmación. —Esta muy oscuro para viajar, te perderás de nuevo...— Continuo y tuvo una breve pausa... a la mujer le costaba decir la ultima parte de la oración, como si se lo pensara una y otra vez. —Vivo por aquí cerca, tengo una habitación, puedes quedarte solo por esta noche.— Finalizo con la mirada gacha, acepte su oferta, aunque tenia mis dudas.


La mujer me llevo a su hogar, una casa grande de dos pisos en mitad del bosque aunque parecía un poco vieja y apunto de caer en pedazos. En poco tiempo me había instalado en la habitación de huéspedes que se encontraba en el segundo piso, la mujer, que se presento bajo el nombre de Agatha, se había quedado abajo en medio de la poca iluminación que le brindaban las velas mientras miraba por la ventana... como si esperara algo o como si buscara a alguien. La mujer también tenia una hija, una chiquilla de 8 años llamada Claudia, tenia rizos dorados y ojos azules iguales a los de su madre; se abstuvo de saludarme y se fue a su habitación, o eso creí ver.
Por mas que lo intentara, no podía conciliar el sueño... cada vez que intentaba descansar, un horrible sueño me atormentaba: yo llevaba un collar de soga, el cual me robaba lentamente la vida al colgar de un árbol no muy lejos de esta casa mientras el resto de arboles cantaban una extraña melodía, el sueño culminaba con una imagen de Claudia sonriendo. Me despertaba cada vez sudando y con la respiración agitada, decidí abstenerme de intentar volver a dormir. Había algo en esa mujer que no estaba bien... algo que me preocupaba... algo horrible había pasado en este lugar y pensar en Claudia me causaba escalofríos, y aunque mi mecanismo de defensa me advertía sobre no continuar, yo decidí llegar al fondo de esto.

Cuando baje al piso inferior me sorprendí al encontrarme con los rayos del sol del amanecer, Agatha lloraba desconsolada nuevamente en el suelo, pero esta vez al verme, su llanto no ceso; me acerque rápidamente a ella y me agache a su lado. —¿Que ocurre señora Agatha? ¿se encuentra bien?— Dije solamente obteniendo un silencio que me daba escalofríos, aquella sensación de inquietud había aumentado y me di cuenta de que... su respuesta me aterraba.

Finalmente Agatha me respondió entre lagrimas... y la respuesta me erizo el vello de la nuca. —Cla-Cla-Claudia... Claudia desapareció.— Dijo la mujer para volver a desatar un inmenso llanto. La imagen de la pequeña Claudia volvió a mi mente... ella sonriendo.

—Yo la buscare.— Le dije a Agatha logrando calmar un poco su llanto. Esta mujer me había brindado un lugar donde dormir... estaba en deuda con ella, e iba a saldarla encontrando a la pequeña Claudia.


Última edición por Yomo Taemasu el Lun 29 Mayo - 21:13, editado 2 veces
avatar
Cantidad de envíos : : 66
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El árbol del ahorcado [Libre-Día] [Pausado] [2/3]

Mensaje  Gerda el Miér 3 Mayo - 14:48

(OFF: ¿Puedo?)

Mis viajes me habían llevado a conocer climas muy distintos al de aquel páramo helado en el que desperté por primera vez. Al cabo de muchos días recorriendo la estepa, cazando o trabajando a cambio de comida, había aprendido algo sobre mí: había tenido una vida anterior a mi despertar, aunque no la recordase. Y es que, a veces de manera frecuente y otras no, unas visiones muy dolorosas se apoderaban de mí ante ciertos estímulos externos. Por ejemplo, un día me encontré en un camino con una carreta tirada por bueyes. Me aparté hacia un lado para dejar pasar al campesino con su carga y, cuando posé mi vista sobre las ruedas, un fuerte dolor nubló mi mente y una imagen se dibujó con total nitidez. Se trataba de un artefacto extraño que podía asegurar que no había visto en mi corta vida (al menos la vida que podía recordar): una especie de silla con ruedas metálicas. Y, a pesar de saber con total seguridad que no me había encontrado con nada igual en mi viaje, aquel extraño objeto me era terriblemente familiar. Después de aquella visión, tuve que salirme del camino y descansar durante horas bajo un árbol. Además, acabé con casi todas mis reservas de comida.
Aunque aquel dolor era terrible, las visiones eran mi única manera de recordar quién era yo realmente, y tenía la esperanza de que ésto me llevase a aquella persona que había escrito la palabra "Eternidad" en mi libro. Así pues, había decidido recorrer tanto camino como pudiese y enfrentarme a nuevas experiencias cada día, en busca de aquellos estímulos que me traerían nuevas visiones. Ésto me llevo a las islas Illidenses, donde decían que los magos habían construido una sociedad a su medida en Beltrexus. Lo cierto era que lo que decían de esos seres me despertaba una gran curiosidad, así que me embarqué como polizón en un navío y cuando llegué a la isla, comencé mi viaje por aquellas nuevas tierras.
Ni que decir tiene que el clima helado era sumamente desagradable, pero la calidez de la isla era tal que a veces prefería encontrarme de nuevo en medio del temporal. Todo hubiese tenido fácil solución de haber podido aligerar mis ropas, pero el simple pensamiento de dejar al descubierto mis partes metálicas me aterrorizaba. No quería que los demás supiesen que yo era un... monstruo.
Cuando me encontraba en mitad del bosque, tuve que admitir que estaba totalmente perdida. No había ni rastro de Beltrexus y mis reservas de agua y comida estaban a punto de agotarse. No encontraba ni ríos, ni árboles frutales ni gente. Sin embargo, cuando el sol ya estaba bien alto en el cielo después de la noche, una casa apareció ante mí. Aceleré el paso con alivio y cuando llegué a la puerta llamé con alegría.
Gerda
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 4
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El árbol del ahorcado [Libre-Día] [Pausado] [2/3]

Mensaje  Yomo Taemasu el Jue 4 Mayo - 3:07

Analice lo que tenia, me encontraba en una casa en un lugar que desconocía por completo, una niña había desaparecido sin dejar rastro y su madre no tenia fuerza para hacer nada mas que llorar desconsolada, lo cual me resultaba realmente patético; había tantas cosas que hacer que no sabia realmente por donde empezar. Me daba curiosidad ¿por que esta mujer es tan débil? ¿Que llevo a Claudia a abandonar a su madre de esa forma? ¿Y cual es la historia de este lugar tan tétrico? Creo que la mejor forma de iniciar es buscando a la pequeña directamente dentro de la casa, quizás solo este escondida.

La casa no era realmente nada del otro mundo, una habitación para cada persona, el almacén, el cuarto de huéspedes y otras dos habitaciones completamente inútiles. Inicie buscando en cada habitación, sin éxito hasta llegar al cuarto de Claudia donde esperaba poder obtener al menos una pista. La habitación parecía completamente en orden, sin embargo, al buscar debajo de la cama encontré un libro de cuero, ¿quizás era un diario? Realmente nunca entendí esas chorradas de escribir un diario con lo que pasaba en tu vida, pero me parece un tanto absurdo e infantil... ok, ok, ¿a quien engaño? Yo también tengo uno, lo admito. Abrí el "diario" sin importarme lo mas mínimo la privacidad de la niña, pero solo me encontré con que todas las paginas estaban arrancadas... ¿las había arrancado ella?

Decidí conservar aquel libro, no había ni rastro de Claudia en ninguna de los otros lugares de la casa. Aunque la casa estaba en un estado deplorable, era una casa completamente común y corriente, pero no me creía que no hubiera gato encerrado, debía haber algo mas.

Volví al piso de abajo donde se encontraba una Agatha que solo miraba el denso bosque a través de la ventana, perdida en el horizonte y con las lagrimas a punto de desprenderse en inmensas cataratas. Soy consciente del delicado y despreciable estado espiritual de la mujer... pero necesito que ella me responda un par de cosas antes de salir a buscar a la niña, la reacción de Agatha ante la desaparición de la niña me parece un poco exagerada y ridícula, ¿no pudo ser que simplemente salio a jugar sin avisar? Esa reacción debe tener una explicación.

—Agatha.— Empece llamando la atención de la mujer. Aunque inicie refiriéndome a ella con respeto, tras ver su pobre actuación... me lo he reconsiderado.

—¿S-s-si?— Me dijo la mujer mirándome con ojos llenos de dolor y angustia, con una pequeña pizca de esperanza, esperanza de que haya encontrado ya a su hija sana y salva.

—Necesito información.— Dije con completa seriedad, note como la mujer tragaba saliva, esta nerviosa, ¿acaso le temía a mi pregunta?

—¿Q-q-que clase de información?— Dijo Agatha mirándome como un gatito asustado, la debilidad de esta mujer me estaba empezando a enfadar, no le he gritado por lastima. Con esa mirada, definitivamente había gato encerrado... literalmente. Antes de que pudiera preguntarle lo que necesitaba fui interrumpido, alguien llamaba a la puerta. La esperanza surgió en mi interior, ¿podría tratarse de Claudia? Agatha se levanto de golpe y corrió a abrir la puerta desesperada, pero no tardo en volver a desplomarse envuelta en llantos, llevándose todas mis esperanzas de que fuera Claudia... ¿o quizás no?

Al asomarme me encontré con una joven de cabello castaño, piel blanca y orbes grandes azules que mostraban de una extraña manera... curiosidad, las ropas de la chica eran... exageradas, considerando la temperatura del lugar... ¿pero quien soy yo para juzgar eso si me la paso semi-desnudo? Quizás eso sea completamente normal en Beltrexus... aunque Korax tampoco es que llevara tanta ropa que recuerde. ¿A quien le importa? Claudia esta desaparecida, no tengo tiempo para pensar en esto.

Aparte a una incontrolable Agatha de la entrada para recibir a la mujer... nunca he recibido a nadie, nunca nadie ha llegado a visitarme en mi casa en los bosques... así que intentare ser amable. —Buenos días ¿que se te ofrece? Como veras no estamos en un muy buen momento...— Dije mirando con ironía en dirección al llanto de Agatha. Quizás la mujer capte el mensaje y se retire... un momento, quizás ella a visto a Claudia. —Perdona, ¿no has visto una niña como de 8 años al venir hasta acá?— Le pregunte a la expectativa de su respuesta. Claudia no pudo haber ido muy lejos, tampoco creo que haya huido de la isla... quizás.... ¿quizás estará en el árbol de mi sueño?


OFF: Por supuesto que si ^^ (Recuerda que eres libre de controlar a Agatha y en un futuro a Claudia)
avatar
Cantidad de envíos : : 66
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El árbol del ahorcado [Libre-Día] [Pausado] [2/3]

Mensaje  Gerda el Jue 4 Mayo - 12:09

Oí unos rápidos pasos acercándose a la puerta, así que compuse mi mejor sonrisa. Necesitaba agua desesperadamente. Sin embargo, el rostro que me abrió la puerta hizo que se reordenasen mis prioridades. Se trataba de una mujer que, quizás, se acercaba a los cincuenta años, de cabello grisáceo y mirada cansada. Tenía la cara arrasada en lágrimas. Su expresión al abrirme la puerta fue de absoluta esperanza, pero cuando sus ojos se posaron en mí, la desesperación más absoluta apareció en ellos. La mujer cayó al suelo y se quedó allí, llorando desconsoladamente. Un pinchazo de dolor en la cabeza me hizo agacharme junto a ella. Una profunda compasión se apoderó de mí, pero a la vez sentí una obligación real. ¿Era empatía lo que me hacía preocuparme por aquella mujer o había algo mecánico que me impulsaba a cuidar de toda las personas que me encontraba por el camino?
-Buenos días, ¿qué se te ofrece?
Levanté la mirada para ver quién me hablaba y me encontré con un hombre de unos veintipico, alto, musculado y con el pecho al descubierto totalmente poblado de vello corporal. El conjunto se me antojaba... salvaje.
-Como verás no estamos en muy buen momento...- continuó, echándole una mirada irónica a la mujer. Fruncí el ceño ante su falta de tacto y estuve a punto de responderle con un comentario mordaz, pero se me adelantó al preguntarme si había visto una niña en mi camino hacia la casa. Posé de nuevo de mirada en la mujer, que me observaba con una renovada esperanza, pero negué con la cabeza y volvió a redoblar su llanto.
Con más fuerza de la que se esperaría para alguien de mi tamaño, levanté a la mujer casi en volandas e hice que entrase en la casa.
-Tranquila- intenté calmarla con voz suave. Ella me guió hasta la cocina. Una vez allí, se sentó en una silla y yo localicé un jarro de cerámica lleno de agua, de la que le serví un vaso. La mujer se lo llevó a la boca con las manos temblorosas y yo tuve que humedecerme los labios con la punta de la lengua para intentar calmar mi sed. Primero tenía que ayudarla. Luego podría ocuparme de mis funciones corporales básicas.
-M-m-mi hija... Ha desaparecido- tartamudeó.
El dolor de la mujer me oprimía los pulmones.
-La encontraré- me comprometí sin dudarlo un instante.
Gerda
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 4
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El árbol del ahorcado [Libre-Día] [Pausado] [2/3]

Mensaje  Yomo Taemasu el Sáb 6 Mayo - 6:20

Aquella extraña mujer que había hecho acto de presencia de pronto se agacho a consolar a Agatha para luego dedicarme una mirada enojada, me miraba como si acabara de matar a su mascota. ¿Era una señal de que quería problemas? Si es así, no le conviene en lo absoluto. Al final no hubo ninguna agresión física o verbal, mejor así, tampoco estaba de humor para conflictos. La respuesta de la mujer ante mi pregunta fue no, destruyendo las renovadas esperanzas de Agatha de encontrar a su pequeña, y las mías de no tener que buscarla. Bien, si no eres de utilidad en un sitio, te marchas, ¿cierto? ¿Entonces por que ella sigue aquí? Ya me basta con tener que cuidar a una inestable Agatha.

Me sorprendí al ver a la chica alzar a Agatha como si se tratara de un simple oso de peluche y adentrarse en la casa, esa mujer era de una contextura delgada... ¿como era capaz de levantar a alguien de ese modo como si fuera un simple juguete? Prefiero no darle muchas vueltas, no estoy feliz de que ella se haya unido a la búsqueda de Claudia... pero me conformo con que lograra calmar a Agatha para poder interrogarla. Fui hasta la cocina donde se encontraban ambas mujeres, tras beber un poco de agua Agatha logro calmarse y al menos mantener una respiración estable.

Agatha se encargo de explicarle a duras penas la situación a la muchacha, y esta se comprometió a ayudar en la búsqueda. Sin embargo, no podía darme el lujo de empezar sin saber el pasado de este lugar. —No quiero presionarte Agatha, pero necesito que intentes responder una pregunta.— inicie dirigiéndome a la mujer. Esta volvió a mirarme con miedo, otra vez me demostró que no le gustaba la idea de tener que responder mi interrogatorio.

—E-e-esta bien... l-l-lo intentare.— dijo ella tras tragar saliva. No podía preguntarle demasiadas cosas o ella terminaría por quebrarse de nuevo, así que le haré solo una pregunta la cual considero la mas importante.

—¿Hay algo importante que deba saber sobre este lugar?— fue mi pregunta. Me mantuve mirándola fijamente, cada una de sus expresiones contaban para saber si me estaba mintiendo.

Ella miro al suelo asustada y tras tragar saliva volvió a verme. —N-n-no.— respondió ella en un susurro casi inaudible. Mentirosa, no le creo nada, pero voy a dejarlo pasar. Me levante de mi asiento, di un fuerte suspiro y me dirigí a la salida de la casa. Claudia debía estar allá fuera en alguna parte del bosque.

—Saldré a buscar a Claudia.— le dije a Agatha la cual se encontraba perdida en sus pensamientos. Vaya que me molestaba que yo tuviera que resolver sus problemas mientras ella se quedaba ahí sentada. En el mundo solo los fuertes sobreviven, no puedes ser tan débil y solo quedarte llorando, es absurdo. Dirigí mi mirada hacia la nueva invitada,  —¿Vas a acompañarme?— le pregunte muy a mi pesar tras suspirar y soltar un bufido. Ella se comprometió a buscar a Claudia también, así que debo aceptar su ayuda aunque no lo quiera... Pensándolo bien un par de ojos extra no me vendría mal después de todo.
avatar
Cantidad de envíos : : 66
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El árbol del ahorcado [Libre-Día] [Pausado] [2/3]

Mensaje  Alanna Delteria el Lun 29 Mayo - 21:09

TEMA PAUSADO
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1097
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El árbol del ahorcado [Libre-Día] [Pausado] [2/3]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.