[Misión] El golpe del siglo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Tyr el Jue Jun 29 2017, 22:20

El miembro 'Destino' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 799
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Ger el Jue Jul 06 2017, 19:08

Karkaran era todo un galán, y Géminis no podía reprimir su deseo hacia el brujo. Se mordió la alargada uña de su dedo índice cuando éste se adentró en la cocina. ¿Le iba a traer un faisán? ¿Oricios? ¿Caviar? ¿Con qué la sorprendería esta vez? – Eres todo un gentleman. – dijo traviesa, jugando con él y sonriendo.

Señores, no pueden entrar a este lugar. – les reprendió rápidamente un camarero, pero poco podían hacer ante una Géminis que hacía el drama como si se sintiese mareada. Causando estragos por la cocina, momento que Ofiuco aprovecharía para envenenar un ponche que, cuando llegara

En el interior, Géminis pudo ver el acceso de una trampilla, por cuya posición rápidamente pudo deducir que se trataba de la salida del desagüe, o a los clacas, la primera de las entradas por la que habían rechazado entrar alguno de los mismos. Ese mismo pasillo conectaba directamente con el pozo diametralmente opuesto que habían visto antes, algo que la vampiresa pudo ver en cuanto se tiró al suelo para asomar la cabeza por la misma, haciéndose la mareada.

Desde su posición fuera de la cocina, pudieron ver como los camareros distribuían el ponche entre todos los invitados. Y todos cuantos lo probaron, que habría sido la mitad aproximadamente, acabaron sumidos en un profundo sueño. Aquello desató las alertas en la guardia. Que sumados, no tardaron en solicitar refuezos a la patrulla de Loreley, a ver qué ocurría.

A Géminis aquello le daba igual, ella miró de reojo y satisfactoriamente cuando salió de la cocina, miró con su sonrisa gatuna y pestañas pintadas el jolgorio y volvió a dirigirse a Karkaran, acercándose a él peligrosamente. – Eres un chico muy malo. – y le dio un pequeño beso en los labios. – Ahí dentro hay una salida, cielo. A la cloaca. Estoy segura de que me llevarás en brazo para que no me ensucie, ¿verdad? – sonrió pícara, sin despegarse demasiado. No era del tipo de mujer que necesitara ese tipo de ayuda, a fin de cuentas, se hacía murciélago y desaparecía. - Puede ser una buena vía de escape cuando tengamos el dinero. – comentó. – Ahora sólo hay que seguir buscando la manera de entrar. – sonrió. – Ten esto, te vendrá bien. – y le entregó un cuchillo jamonero que había robado de la cocina, ahora ambos iban armados.

A lo tonto y a lo bobo, habían descubierto una posible huida. Pero seguramente hubiese muchas más, y es que… ¿Eran seguras las cloacas? Eso estaba por ver.

* * * * * * * * * * * *

El sigilo es una definición que no se puede aplicar a los hombres bestia, en este caso, el adjetivo calificativo les venía que ni pintado, y es que los dos eran muy bestias. Tanto que el toro entró embistiendo todo cuanto enganchó, y con su martillo barría los borrachos como las amas de casa el polvo que se acumula tras los armarios. No se ofendan, damiselas, y es que la sociedad medieval era bestia, tanto como aquellos dos brutos.

Tan poco cuidado tuvieron, especialmente Tauro, que hasta se cortó con una de las espadas danzantes a la virulé, dañándose en el brazo. - ¡Muuuu! – mugió el toro. Lo que sustituía a una onomatopeya del dolor habitual. Y es que se había dado un corte por torpe.

Pero al menos tenían la llave, algo era algo. Y como el resto de guardias estaban centrados en Destino y Virgo, o en lo que sucedía en la plaza central, tampoco tenían mayor problemas.

-¿La tienes zorro? – preguntó a Zatch. Él sí que había quedado ileso. – Joder. Esa es la llave que me va a hacer millonario. – bramó, urgando el dedo en el aro que atravesaba a su nariz. – ¡Tenemos la llave! – bramó por el intercomunicador. – Seguid despistándolos que ya nos llevamos nosotros todo el oro. – bromeó, no tan a broma.

* * * * * * * * * * * *

-¡Mayday, mayday! – gritó Virgo al intercomunicador, de nuevo sólo Tauro y Aries lo oirían. – No sé que significa, pero lo ponía en las instrucciones. Chismes bios. Ya sabes. – se excusó en voz baja ante Destino. – Estamos muy jodidos. Nos están aprisionando en los baños - apuntó un apurado Virgo, escondido a la espalda de Escorpio.

Destino no tendría problemas para despachar a los guardias que allí estaban, podían ser fáciles víctimas para su espada. A pesar de que rompió un par de cañerías de los conductos que hicieron que el lugar comenzara a inundarse.

-¡Hay dos asesinos en los baños! Están atrincherados. Si salen, están muertos. – se escuchaba gritar fuera. Después de que cayeran los dos primeros guardias que entraban del sitio los siguientes ya se lo pensaron mejor. Aún así, arrinconados como estaban, era cuestión de tiempo que terminasen perdiendo. – ¡Llamad al capitán Loreley! Él los sacará. – se escuchó.
-¿Y cómo salimos de aquí, tío? – preguntó nervioso Virgo, y es que no parecía haber salida. Se escondió en el fondo de los mismos y rebuscó entre los azulejos, buscando una nueva salida. - ¿Los azulejos se pueden traspasar? – preguntó.

¡Pero por los dioses! Qué suerte tenían. Había un pequeño agujero entre uno de los azulejos en el que no parecía haber cemento ni ladrillo. Una pared claramente rota, tampoco es que tuvieran mejor opción. Salir era una posibilidad muy buena si querían acabar muertos.

Virgo se asomó por el pequeño orificio. – Hay… hay… - observó allí una serie de disfraces. - ¡Joder! ¡Escorpio ven a ver esto! ¡Hay tías desnudas! – clamó el adolescente, y es que era lo que parecía ser una especie de zona. – Y también un tipo. ¡Agh! Qué asco. – rectificó, mientras Destino aún vigilaba la puerta.

Quizás, escapar por allí era la única opción. ¿Un vestidor? Sí, probablemente para una función de teatro. Era frecuente en aquel tipo de eventos.

* * * * * * * * * * * *



Karkaran: ¡Éxito! Con tu acción has envenenado a muchos invitados y ahora hay un revuelo en el área central. Además, Gémenis te ha dado un arma blanca para defenderte. Absolutamente todos los guardias se encuentran concentrados en la zona central de la fiesta, y los que no, están con Virgo y Destino. No tardarán más de un turno en ponerse a buscar a los culpables. Acercarse a la plaza central ahora no es recomendable, a menos que quieras pasar tirando una runa, pero tampoco dispones de la llave. Ahora puedes explorar con libertad cualquiera de las otras dos puertas que no has visitado o bien dirigirte a la zona de los jardines, en estos dos casos os abordará allá donde vayáis la misteriosa pareja de vampiros que os perseguía, que ha aprovechado el revuelo para volver a acercarse. No deberás tirar runa salvo en el supuesto de que vayas a donde se encuentra la guardia.

Zatch: Runa pésima. Has conseguido la llave de la puerta central de acceso. Este sólo es uno de los varios accesos del edificio, pero habéis recibido heridas, golpe que se lleva Tauro, menos mal que es el más fuerte de todos los personajes y aún le quedan 2 vidas. Puedes volver por donde has venido, explorando la parte de la muralla que no has hecho, o puedes salir por la puerta al piso de abajo, donde no hay guardias pues Karkaran y Destino los han distraído a todos. Puede ser una buena opción ahora. Si optas por esta última te toparás con Géminis y Ofiuco, y deberéis ir con ellos juntos a donde quiera que se dirijan. Podéis decidir el destino por privado. Incluso si lo aclaráis, podéis ser vosotros dos quienes se encuentren con la dichosa parejita que persigue a Géminis. O podéis ir juntos los cuatro, si lo preferís. Recomiendo que comentéis vuestro gran avance al conseguir la llave. Sólo si vais a la zona de la fiesta, tendrás que tirar una runa.

Destino: Las runas han querido que tengas que bailar con la más fea. En esta ocasión, al menos, tu runa media te sirve para desquitarte de un par de guardias y terminar ileso por este turno, sin embargo, la suerte no es suficiente para dar esquinazo a los guardias y estos te han visto entrar y han pedido refuerzos. Ahora tienes una acumulación fuera, esperándoos. Si decides permanecer atrincherado en los baños, tendrás que describir un combate contra Héctor Loreley, que va hacia vosotros. Por el contrario, Virgo ha encontrado un muro débil que lleva a un vestidor, puedes derribarlo. Si hubieses llegado hasta aquí sin ser visto, te diría que disfrazarse podría ser una buena opción. Lamentablemente, en tu estado resultará imposible, y podrás o bien tender una trampa a los que te sigan con la ropa o bien salir del mismo hacia los jardines traseros, corriendo. Los tres actores del vestidor no os atacarán, no dejan de ser civiles. En cualquiera de los casos, tú tendrás que seguir tirando otra runa. Así hasta que los despistes y/o os capturen.



Última edición por Ger el Jue Jul 06 2017, 22:05, editado 1 vez
Ger
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 644
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Karkaran el Jue Jul 06 2017, 21:34

Sonrei de forma sincera a Géminis cuando esta me tendió el cuchillo. No era la mejor arma del mundo, pero de seguro que me serviría para cortar cuellos y buscar aperturas en esas gruesas armaduras que portaban los soldados.

- Desde luego, sabes como hacer feliz a un hombre. - Dije contento mientras me guardaba el cuchillo en la manga, de forma que quedase oculto y no se viera.
- Tenemos la trampilla como salida... No quiero ver a esos vampiros, pero tampoco hay muchas alternativas... Y ademas tenemos al pequeño de Virgo diciendo no se que historias de un May en el baño.

La miré en silencio mientras levantaba una ceja, preguntando ese ultimo detalle. Ella se encogió de hombros. Meneé la cabeza y trate de recordar el mapa y como nos habíamos repartido. Por el audífono extraño, Tauro había bramado que tenían la llave. Si bien podían usar la distracción de Escorpio como cebo, podíamos tratar de reunirnos con Tauro y Aries para solventar, por un lado, el tema de los chupasangres.
Era mejor dejar atado eso para no llevarse sorpresas después.
Di un pequeño cabezazo en el aire cuando acabe de meditar todo aquello y mire a la vampiresa mientras observaba con atención como los camareros empezaban a llevarse el ponche.

- Iremos ahora a ver a tus congéneres... No te preocupes - Dije alzando un dedo al ver su cara de preocupación. - No iremos solos... Ey, chicos. - Dije apretando un poco el intercomunicador de mi oreja. - Tauro, estamos bastante cerca de vuestra posición. Hay una pareja de vampiros ostigándonos desde hace un rato. Lo mejor seria solventar ese asunto antes de tratar de llegar a la puerta principal. ¿Podríais venir a echar un cable?

Esperé la respuesta del mastodonte, y cuando la tuve, asentí tranquilo mientras le indicaba a Géminis que era hora de moverse.

- Vamos a ver que cojones quieren esos dos...
- Sangre. - Dijo convencida la vampiresa mientras se ponía a mi lado.

Chasqueé la lengua ante el comentario.
Si bien era cierto que la ayuda con los otros dos iba a suponer una gran ventaja a la hora de combatir a esos dos, aun tenia cierta preocupación por como nos íbamos a organizar para hacer que el gigantesco Tauro y el ya conocido Aries atravesaran todo el gentío hasta la zona donde estaba nuestro preciado tesoro. Si bien ademas habría que vérselas con el estúpido jefe de guardia de antes también, a menos que Virgo hubiera acabado por llamar del todo la atención.
Odiaba no tener todos los hilos atados, pero trate de despreocuparme. Eramos más. La gente estaba envenenada. Teníamos la llave. Todo iba a salir bien...

¿Verdad?
Karkaran
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 177
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Zatch el Dom Jul 09 2017, 22:39

Una mueca desdeñosa desfiguró el rostro de Zatch cuando Tauro mugió de dolor. No podía creer cómo es que ese enorme y torpe bóvido pudiera ser un orgulloso miembro de la Banda del Zodiaco, ¿cómo demonios había llegado tan lejos siendo tan descuidado?
-La tengo. -Aseveró, dejando caer una mano sobre el morral que colgaba bien asegurado de su cinturón. Ambos intercambiaron una sonrisa triunfal justo cuando la voz del brujo desfigurado vibró en los raros aparatejos que al zorro seguían causándole cierto repelús. Aunque el mensaje iba dirigido a Tauro, éste estaba demasiado ocupado inspeccionando los recovecos de la pequeña habitación para ver si encontraba algo más de valor. Su avaricia parecía no tener límites. Aries, entonces, se apresuró en responder:
-Quédense cerca. Allá vamos.

Su decisión suscitó una mirada inquisitiva por parte del gigantón, quien ahora volvía a prestarle atención.
-¿Y eso? No me preguntaste mi opinión, zorrito. Estoy seguro de que la otra zorra, Géminis, podría distraerlos simplemente subiéndose la falda y...
-¿Prefieres seguir recorriendo la muralla? Aquí no pasa nada interesante. -Masculló, mientras observaba con desdén el cuerpo rígido del inútil guardia que tenía a sus pies o, mejor dicho, patas- Los chupasangres son lo de menos, ¿no has oído? Un poco más allá está la puerta del banco. -Palmeó su morral, alzando las cejas en un gesto cómplice al ver que los ojos de Conrar brillaban de avaricia- Veo que nos entendemos, amigo. Es deshacernos de los colmilludos y pasar a lo bueno. -Me gusta lo que dices, chucho. Vamos allá. -Ambos sonrieron y entrechocaron las palmas de sus manos en un apretón amistoso antes de, pasando por encima de los humanos inconscientes sin reparo alguno, salir directamente por la puerta del habitáculo.

Zatch agradeció el aire fresco acariciándole el pelaje cuando salieron de las opresivas paredes de la muralla; ya no aguantaba el pestilente olor a sangre y sudor que manaba del enorme Tauro. A ambos les complació la notable ausencia de guardias alrededor; una culpa traviesa y casi cómica carcomía a las dos bestias al saberse en parte culpables de que todos los “defensores de la ley” estuviesen encima de sus compañeros abraza-árboles.

Atravesaron sin complicaciones el breve corredor que los separaba de Géminis y Ofiuco. Una extraña calma inundaba el ambiente. En vez de las estridentes voces de la fiesta, eran las lejanas órdenes de los guardias en el patio principal las que llegaban hasta sus oídos. Tauro alzó su enorme brazo sano para saludar a sus compañeros y, una vez estuvieron junto a ellos, el bóvido comentó:
-No sé qué hicieron para deshacerse de esos nobles lameculos, pero bien hecho. -Alzó el pulgar con aprobación. Por su parte, Zatch hurgó su bolsito para sacar la llave y exhibirla. Sólo la mostró un momento, lo suficiente para que los otros pudieran apreciarla, antes de volver a guardarla con precaución y recelo- Nosotros hemos hecho nuestros avances también. Ahora bien, ¿dónde están las sanguijuelas?
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 193
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Destino el Lun Jul 10 2017, 07:53

La situación se complicaba innecesariamente, atrapados como estaban no eran muchas la posibilidades y con el orgullo por delante, el elfo pelinegro no planeaba seguir corriendo por su vida -Es mejor morir de pie que vivir arrastrado- Dijo de mala gana sacando su espada y acercándose a la puerta que entre empujones de los guardias ya comenzaba a ceder; el asesino seguía plenamente disgustado con Virgo por hacerlo huir como un cobarde pero ya no pensaba repetir la escena.

Tras unos minutos de inquietante silencio los gritos de algarabía delataron que había llegado alguien importante; y debía serlo por el solemne respeto que extinguió todo ruido y gritos; luego de varios golpes la puerta acabó por desprenderse y las bisagras que la sostenían salieron desfilando por el piso; ante la imposibilidad de empujarla alguien con bastante fuerza acabó por arrancarla hacia afuera, dejando la entrada libre a un par de guardias que sin mucho esfuerzo apartaron el madero que fungía como último bastión defensivo.

Escorpio sonrió con malicia ante la pregunta que le había hecho su joven compañero -Saldremos caminando sobre sus cadáveres- Emprendió una veloz carrera que mientras uno de los guardias apenas y lo veía entre la oscuridad acabó por lanzar un grito cortado cuando la espada del elfo le perforó el corazón saliéndole por la espalda para luego desaparecer de nuevo aprovechando las sombras del lugar; el guardia con los ojos abiertos y la vista perdida cayó de rodillas con una cascada de sangre saliendo de su pecho -¡¡Son unos malditos, han matado a Kenny!!- Gritó el otro guardia mientras agitaba su espada y se lanzaba hasta el interior de los aseos para encontrarse con un corte diagonal en su pecho; con una mezcla de miedo y enojo por la muerte de su compañero el guardia comenzó a agitar la espada en cualquier dirección esperando atinarle a algo pero su arma se encontró con un par de cañerías que aunque no se rompieron del todo, comenzaron a liberar un pequeño chorro de agua cada vez con más potencia.

El elfo se apresuró a terminarlo con un corte al cuello que poco más y le separa la cabeza del cuerpo; aunque por desgracia o fortuna, Virgo había encontrado una ruta de escape y a patadas consiguió abrir un agujero en la parte más blanda de la pared, y vaya que debía ser blanda para que él la rompiera; pero el mismo agujero otorgó luz a la sala, acabando con la estrategia de Escorpio de usar la oscuridad; ahora los guardias podrían ver exactamente dónde estaban los asesinos, por lo que sería más difícil escapar eliminando al que entrara -Venga tío, salgamos por acá, no podrás con todos- Virgo sonaba incluso preocupado por su compañero, al punto que estaba por tomarlo de nuevo por el brazo y llevárselo a la fuerza cuando un guardia de un cuerpo considerablemente pesado fue empujado desde afuera y estrellado contra una de las paredes del interior como si fuera una hoja en el viento.

Menudo contacto- Dijo gracioso Virgo aunque con una risa nerviosa, pues quien hubiera lanzado de esa manera al guardia solo para apartarlo debía tener una fuerza descomunal, y sus temores no estaban lejos de la verdad; ligeramente agachado, un guardia diferente al resto, con un cuerpo que bajo esa armadura parecía tener músculos hasta en los vellos de las axilas entró al pequeño lugar arrastrando un intimidante mazo -No tengo la menor idea de quienes sois, o qué queréis... Tampoco me interesa, pero me habéis hecho enojar- Tras aquella oración levantó su mazo con relativa facilidad a pesar de su evidente peso y lo usó para golpear el piso que se resquebrajó al instante -Venga Escorpio ¿Te parece si ahora sí nos vamos?- Dijo Virgo luego de tragar grueso pero Destino no pensaba retirarse de nuevo.

En lugar de tomar cualquier acción sensata, el pelinegro giró su espada y se puso en guardia frente a aquella mole de músculos -Destino ha matado cosas más grandes y feas- El elfo corrió de prisa hasta donde se encontraba su nuevo adversario; con astucia se apresuró a pisar el mazo para evitar que lo usara el coloso pero éste con tranquilidad y una velocidad que el elfo no esperaba, simplemente soltó el arma y golpeó al elfo con el antebrazo lanzándolo hacia la pared; fue a parar justo sobre las cañerías que con el golpe se reventaron y comenzaron a inundar el lugar.

A esas alturas, Virgo había conseguido hacer un agujero lo suficientemente grande entre los azulejos como para poder escapar -Listo, has mostrado tu valentía, ahora vámonos- Dijo en tono nervioso pero poco caso hizo el pelinegro que tras pegar su rodilla al piso se levantó para un segundo intento; corrió de prisa y entre varios giros rápidos impactó con su espada diversos puntos de la armadura del coloso Héctor, haciendo para su sorpresa, apenas algunos rasguños al metal de la coraza que cubría a aquel líder de la guardia que se mantenía inmutable hasta que levantó su mazo de manera violenta haciendo retroceder al elfo que vio pasar el metal del arma contundente muy cerca de su rostro -Necesitáis más que eso- Dijo el fornido guardia con su voz gruesa.

Pero Escorpio no pensaba quedarse atrás y haciendo gala de su nombre preparaba el aguijón para un golpe certero al cuello del grandote que tras un instante de suspenso consiguió arrancarle el casco, el cual salió disparado al techo y rebotó varias veces contra las paredes y el piso; una media sonrisa se dibujó en el rostro del elfo aunque a Héctor no le había hecho nada de gracia y comenzó a tomarse en serio la batalla, o al menos eso dio a entender con aquella frase -Basta de juegos- Destino retrocedió para evitar un par de golpes del mazo y luego intentó acercarse de nuevo aunque esta vez no le resultaría nada sencillo.

Ahora el pelinegro no tenía más remedio que retroceder intentando esquivar los violentos y fuertes ataques de Héctor quien avanzaba imparable; finalmente el elfo vio una apertura cuando el mazo se incrustó en la pared, así que se lanzó contra el guardia y tras meter la hoja de su espada por una de las uniones de la armadura activó una de las ligeras descargas de daño eléctrico que podía causar su espada, aunque el agua y el metal como conductores hicieron que el daño fuera más de lo esperado y el elfo salió disparado y humeando hacia atrás y no supo más de sí.

Para cuando volvió a abrir los ojos ya estaba en otra sala, a un lado podía ver a unas personas asustadas, parecían ser civiles con ropas ridículas, al otro lado, un temeroso Virgo sostenía la espada del pelinegro intentando protegerlo de un par de guardias que intentaban cruzar un agujero en la pared, de alguna manera Virgo se las había ingeniado para arrastrar a su compañero inconsciente para salvarle la vida por segunda vez -¿No esperarás que te lleve cargado no?- Dijo el chico mientras agitaba la espada para cortar una cuerda que dejó caer una cortina sobre los guardias cuando apenas pusieron los pies en la sala pero aquello no fue todo, la caída de la tela activó una serie de mecanismos improvisados que acabaron por lanzar un par de muñecos de madera hacia los guardias que ni siquiera sabrían qué los había golpeado.

No había rastros de Héctor pero quedarse a investigar no parecía algo muy sensato, la puerta a los jardines parecía una mejor opción pero debían darse prisa antes que más guardias les alcanzaran -Venga, que no te voy a seguir salvando todo el rato- Invitó orgulloso arrojando suavemente la espada a su dueño al tiempo que abría la puerta y se asomaba para asegurarse que no había peligro inminente más que el de los guardias que en breve comenzaría a meterse por el agujero en el muro; Destino esta vez no puso trabas y le siguió en el camino a los jardines.
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 288
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Tyr el Lun Jul 10 2017, 07:53

El miembro 'Destino' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 799
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Ger el Dom Jul 16 2017, 22:56

Cuatro de los miembros de la banda estaban ahora reunidos en la zona detrás de la cocina. Géminis sonrió al ver al hombre toro y a su compañero el zorro. – Au… - se mordió los labios al ver la llave que daba acceso al interior del edificio, pero primero tendrían que solventar el asunto de la extraña pareja. La vampiresa estiró entonces su mano ante el dúo que se unía a la conversación, por fin, una vez estuvieron a distancia, Géminis pudo distinguir quiénes eran, la vampiresa los conocía perfectamente.

-¡Alexander y Koshmina! Qué alegría veros… por aquí. – pronunció la chupasangres con una falsísima sonrisa.
-Svetlana, ¿por qué siempre andas metiéndote en líos? – comentó su homóloga vampiresa. –
-Y me dirás que tú estás aquí por invitación Real, ¿verdad? – recostó su cabeza en el mentón, agarrándose al brazo de Ofiuco, le miró a los ojos, también a Tauro y Aries. - ¡Oh! Qué despistada soy, permitid que os presente. Estos dos son una pareja poco recomendable de asesinos. – entrecerró los ojos. – Llevan meses persiguiéndome por… unas pequeñas deudas.
-¿Unas deudas? – el hombre se cruzó de brazos. – Sólo nos has robado decenas de miles de aeros, Géminis. Y eres tan escurridiza, que resulta imposible dar contigo. – sonrió. – Pero hoy estás con las manos atadas. Cobraremos nuestras deudas porque si no, os delataremos. – insinuó, y su mujer afirmó recostada en su hombro con la cabeza y una sonrisa.
-¡Ey! A ver si nos calmamos todos. – tranquilizó Tauro el tensó ambiente, interponiéndose entre la arreglada vampiresa y la otra pareja. - No es necesario que paguen justos por pecadores. Haremos una cosa, yo mismo me encargaré de que la zorra esta os dé su parte en cuanto salgamos de aquí. Pero como me jodáis el golpe a mí, Tauro, estáis muertos. – advirtió, poniendo el dedo en alto. A él le importaba poco o nada los miembros de la banda, sólo quería su parte del dinero.
-¿Y tú crees que con eso nos devuelve todo? Nos resulta más divertido dejarla entre rejas, o acabar con ella aquí mismo. – replicó la mujer. – Hagamos una cosa, compartiremos las ganancias al 50%. La banda del zodíaco por un lado, y nosotros por el otro, pero no a cambio de nada. – sonrió. – Nosotros conocemos una forma de entrar directamente y sin ningún tipo de riesgo. Sólo que no tenemos medios para abrir la cámara, lo que sí podemos hacer además es distraer a los guardias. Os aseguro que será mucho más sencillo que si lo intentáis hacer vosotros mismos. – miró apresurada la guardia que parecía correr por toda la zona, había una alerta por la presencia de intrusos. – No tardéis mucho en pensároslo, no tardarán en poner fin a esta fiesta. – inquirió.
-Aunque si nos entregáis a Géminis, prometemos desaparecer como la espuma y deciros de igual modo cómo entrar. - ofreció como segunda opción.
-Vamos, Alex. ¿no pensaréis que aceptaremos eso, verdad? - preguntó la vampiresa, algo asustada, mirándolos a todos. - Verdad que no, ¿eh? - preguntó no muy convencida.

* * * * * * * * * *
Destino mantuvo una intensa batalla con Héctor Loreley, mientras Virgo conseguía abrir un hueco en los devastados muros del baño. Terminaron empapados por la rotura de las cañerías y de los golpes de aguas que, tal vez, no fuera simple agua limpia. Y es que eran los desagües.

Pero Destino consiguió clavar su espada en el cuerpo de Loreley, hiriéndolo de gravedad y dejándolo inconsciente, a pesar de que por la propia electricidad él mismo terminó algo conmocionado, aunque sólo sería un pequeño espejismo, pues Virgo se encargaría de sacarlo de ahí.

De hecho, la pared del baño estaba tan deteriorada que en cuanto dieron al vestidor, rápidamente esta se derrumbó, cortando el acceso a los guardias y consiguiendo librarse así de ellos.

-¡Id por el otro lado! ¡Vamos! – inquirió uno de ellos. - ¡Han herido a Loreley! – gritó otro.

Virgo, por su parte, respiró tranquilo. Asfixiado y fatigado. – Joder tío… Buf. – resopló. – Hemos librado por el pelo de un calvo. Pero no tardarán en venir. – miró al intercomunicador. – Géminis, Ofiuco, Tauro, Aries, ¿me oís? – preguntó. - ¿Hola? ¿Alguien me escucha? – pero sólo se oían interferencias. Le arreó un trasto al cacharro. – ¡Joder tío! No se escucha una porquería… Están demasiado lejos. – luego miró a las personas del vestidor. Era un bonito tocador con muchos disfraces para la obra que se iba a representar. Les miraban claramente miedosos y no iban a hacerles nada, aunque Virgo no tardó en rebajar la tensión, a fin de cuentas, estaban desnudos nada más que protegidos por un par de cortinas. – ¡Tranquilos tranquilos! Somos ladrones, no asesinos como han dicho por ahí, Je je. – reveló sus intenciones errónamente tal vez, para tratar de tranquilizarles. Desvelando su verdadera intención. Suerte que eran civiles.

* * * * * * * * * *
Karkaran & Zatch: Os habéis encontrado con la misteriosa pareja, que os ha ofrecido un trato, el cual podéis aceptar o rechazar. Si lo aceptáis: Podéis o compartir con ellos el 50% o bien entregarles a Géminis, que por supuesto no se dejará, aunque terminaréis reduciéndola. En ningún caso tendréis que tirar runa y obtendréis valiosa información que os facilitará muchísimo la entrada, pero el botín final se dividirá entre dos. Si por el contrario optáis por rechazar la oferta, los vampiros tratarán de huir, por lo que tendréis que detenerlos y atacarlos tirando una runa (al menos uno de los dos tendrá que obtener una runa buena o muy buena para que no huyan y os pongan las cosas más difíciles). Debo felicitaros y deciros que habéis obrado bien al juntaros pues las probabilidades de salir exitosos al ser dos se multiplican.

Destino: ¡Una runa fantástica! Con ella consigues herir de gravedad a Héctor Loreley, que no volverá a molestaros más por hoy, y además consigues deshacerte de los guardias como te comenté. Por muy cortés que fuera Virgo, tendrás que decidir qué hacer con los dos actores, que están muy asustados, tienes libertad. Y también podréis elegir disfrazaros o no de algo (de lo que te apetezca) para pasar tratar de pasar desapercibidos y salir fuera del cambiador, donde verás un largo callejón por donde no tardarán en llegar los guardias dando el rodeo al edificio. Si decidiste no disfrazarte, tendréis que esconderos detrás de algunos setos, y si te disfrazaste, podréis pasar de largo. Ambas decisiones son importantes, ya verás por qué en el siguiente turno.

Zatch y Karkaran no podréis comunicaros con Destino. No sabéis qué habrá pasado con los elfos este turno.

Off: Disculpad si no os pongo mapa este turno, he estado lejos del PC y desde el portátil no tengo acceso a las imágenes, pero ambos sabéis donde os encontráis. También disculpad la tardanza, los master estuvimos algo más liados con el megaevento la última semana.
Ger
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 644
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Karkaran el Mar Jul 25 2017, 22:53

Había escuchado con atención cada palabra. Cada gesto. Cada movimiento y cada mirada de esos vampiros. En especial, esa parte donde decían conocer una forma rápida, segura y sencilla de entrar, sin protección... A cambio de una sola cosa.
Puesto que quedaba claro que nadie allí iba a renunciar al dinero, calle un instante después de las mágicas palabras del susodicho Alexander.

-Aunque si nos entregáis a Géminis, prometemos desaparecer como la espuma y deciros de igual modo cómo entrar.

Mire a Tauro y luego mire al zorro. Ellos devolvieron la mirada mientras Geminis nos miraba a todos con la duda y el miedo reflejados en el rostro.
Yo asentí muy despacio mientras Geminis preguntaba:

- Vamos, Alex. ¿no pensaréis que aceptaremos eso, verdad? Verdad que no, ¿eh?
- Las deudas... - Empecé, recitando el dicho que ya tenia grabado en la sangre. - ... En oro o en sangre.

Saqué despacio el cuchillo que ella misma me había dado y preparé rápidamente un par de símbolos con la mano, evitando mirarla directamente a los ojos. No por la incomodidad del momento, sino porque me negaba a que utilizara su magia contra mi.

- No es algo personal, Geminis... - Dije sincero.
- Eres un hijo de puta... - Murmuro la vampiresa, llena de rabia.

Pero por suerte para mi, ni la pareja de vampiros ni los otros miembros de la banda parecían estar dispuestos a que se escapara ni a que cometiera ninguna imprudencia. Tauro la miraba con algo de lastima, pero era una lastima superada. Un mal por el bien mayor, al fin y al cabo... O un bien por un mal mayor, en este caso.
Pero la vampiresa no era estúpida. Sabia que empezar un combate allí contra cinco contrincantes no iba a ser su mejor estrategia, ni siquiera para ella. Trató de salir corriendo hacia atrás, pero empuje con magia todo el aire del que fui capaz hacia nosotros, empujándola de nuevo a nuestro corrillo improvisado.
Tauro no dudo mientras la agarraba y la retenía, pero ella fue ligeramente más rápida y le pego un codazo que dejo libre su mano izquierda, con la que me araño parte de la cara que aun tenia sana. Simplemente encaje ese arrebato lo más elegantemente posible mientras ella me enseñaba los dientes con odio.

- En oro o en sangre. - Repetí, notando un filo hilo de sangre caer por mi mejilla.
Karkaran
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 177
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Zatch el Sáb Jul 29 2017, 01:53

Zatch había olvidado por un rato que se encontraba formando parte de una banda de criminales. En un principio parecían tan unidos que los veía más como una familia, con sus claras diferencias, sí, pero unidos y fieles unos a los otros. Ahora, sin embargo, veía la realidad: eran ladrones, mercenarios egoístas que vivían únicamente por y para el dinero. ¿Unión fraternal? Esa palabrería era fácilmente aplastada bajo la correcta suma de aeros.

Por eso, un breve intercambio de miradas entre el brujo, el bóvido y él fue suficiente para ponerse de acuerdo. Todos querían lo mismo. Todos eran la misma mierda. Mierda que pronto sería muy, muy adinerada, sin importar que desconocieran la palabra “honor”.

Decidieron entregar a la mujer, quien lógicamente intentó escapar. El zorro desenvainó una de sus dagas y se puso en guardia, cerrando el círculo que la acorralaba. Gracias a Karkaran, la huida de Géminis se vio frustrada... por el precio de una nueva cicatriz en el rostro del ya demacrado brujo. Cuando Tauro volvió a apresar el brazo que la mujer había liberado, Zatch se puso junto a éste para ayudarlo a agarrarla. No desaprovechó la oportunidad de observar con avidez la retaguardia de la vampiresa, cosa que el bóvido también hacía sin ningún cargo de conciencia.
-Lo lamento, preciosa. Te extrañaremos. -Susurró con una sardónica sonrisa curvándole los labios.
-Y que lo digas. -Añadió Tauro.

Géminis permaneció debatiéndose durante un rato. Sin embargo, al ver que era imposible escapar del agarre de ambas bestias, terminó cediendo y clavando la mirada en el suelo.
-Me vengaré... -Maldecía entre susurros y juraba que se las cobraría con creces. Zatch la ignoró y se dirigió a la pareja de vampiros.
-¿Y bien? ¿Van a escupir lo que saben o qué?
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 193
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Destino el Dom Jul 30 2017, 03:42

Aún con el cuerpo entumecido por la descarga que no debería haber sido tan fuerte de no ser por el agua que ahora, además de todos lo hacía apestar y dudar que aquello fuera solo agua; apenas y alcanzó a ver cómo el muro se venía abajo sobre algunos guardias y por desgracia, como una herida a su orgullo, Virgo parecía haberlo salvado... de nuevo -Esas cosas no son confiables- Afirmó con seguridad el de ojos azules al tiempo que se levantaba quitándose la parte superior de su ropa y lanzándola al piso en un desesperado intento por desprenderse del mal olor que le había dejado el agua de la otra sala.

Virgo intentó conversar con las personas que habitaban aquella sala, aparentemente actores de, algo, a saber qué, tampoco es que al pelinegro le interesara; aunque las palabras del juguetón jovencito no parecían haber sido muy convincentes y la pareja de actores retrocedía hasta que sus espaldas golpearon la pared indicando el final del camino; si las circunstancias fueran poca cosa, ver a Destino girando su espada con algunos rastros de sangre no ayudaba mucho a mejorar la escena y darle credibilidad al chico en su plan.

Venga ya, no se asusten, eso no es sangre de verdad, es salsa de tomate, también somos actores- Dijo el chico acercándose un poco a la pareja aunque no demasiado -Solo, no griten, y todos estaremos bien y sin pro- Las palabras del chico fueron interrumpidas por el gesto de la mujer que como si le hubiese dicho lo contrario tomó aire para gritar, aunque tal acción no fue completada porque la cabeza de la dama fue sacudida por una bota que la mandó al piso -¡Oye! Pero que rayos ¡Cómo te atreves!- Protestó el acompañante poniéndose en guardia con los puños al frentes en una posición que si no fuera lo suficientemente graciosa, al saltar la sábana ésta se fue abajo dejándolo con sus partes al aire -Oh vamos hombre, no, cómo nos haces esto, ya cúbrete esa sardina- Bromeó Virgo haciendo que el hombre iniciara una serie de acciones desastrosas que lo llevaron a caer de espaldas al piso con un bulto de ropa encima -Si valoran su vida no salgan- Dijo Destino en tono serio mientras se preparaba para abandonar la habitación.

Apenas alcanzó a dar un par de pasos cuando fue interrumpido por el chico -No me digas que vas a salir así ¿Cuál es tu plan? ¿Matar y no dejar que te maten?- Protestó con bastante lógica -Suena como un buen plan- Escorpio no tenía intención de detenerse hasta que Virgo le señaló los vestuarios -Espera, tengo un plan- Miró el pecho del pelinegro y luego a los vestidos -Ni lo sueñes- Respondió de prisa Destino antes que el joven comentara su idea aunque éste se limitó a dibujar en sus labios una media sonrisa -No, ni lo pienses, no hay manera en que puedas convencerme de...

Un par de minutos más tarde; Escorpio y Virgo salían de la habitación adornados con elegantes y delicados vestidos color pastel, además de pelucas de cabello rojo y abanicos para cubrir sus rostros; de lejos se confundían fácilmente gracias a la delicadeza de sus rostros elfos, era cuando menos, un buen plan de inicio para salir sin ser vistos y vaya que lo podrían a prueba desde el inicio, al haber recorrido tan solo unos metros una gran cantidad de guardias se acercaban a ellos en formación; Destino llevó una mano a la espada que había ocultado bajo el vestido mientras sostenía el abanico con la otra pero no fue necesario; con un par de empujones los apartaron los guardias y pasaron de largo -A un lado, señoritas, no nos estorben- Dijo el primero de ellos en tono serio aunque el último se quedó mirando a Escorpio con cierta intriga.

Virgo miraba nervioso la situación pensando sin duda que su compañero iba a mandar el plan al retrete, sobre todo cuando el guardia se acercó un poco más al asesino y le apretó el trasero; el elfo apretó los puños al tiempo su rostro se convertía en un poema de ira y odio -Me llamo Claud, estaré a media noche en la esquina del muelle, ven si quieres divertirte- Tras el gesto de una mordida, el sujeto al que le faltaban 3 dientes se alejó corriendo para alcanzar al resto, terminando así el momento de suspenso; Destino no lo pensó dos veces antes de apurar el paso y alcanzar a Virgo quien lo miraba con picardía -Ni una palabra de eso- Amenazó en tono más serio de lo habitual mientras aceleraban ambos el paso, los guardias no tardarían en encontrar a los actores en la habitación; esa definitivamente iba a ser una larga noche.
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 288
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Ger el Mar Ago 15 2017, 22:27

Vender a Géminis fue todo un detalle por parte de Karkaran, Ofiuco, Tauro y Zatch. La vampiresa no podría resistirse y pronto fue agarrada por los dos vampiros que venían a por ella. A la que echaron cloroformo en la boca y adormecieron rápidamente.

-Somos vampiros… - dijo Koshmina.
-… Y los vampiros siempre pagamos nuestras deudas. – alzó una ceja satisfactoria el hombre. Poco le importaba el dinero, ellos querían a Géminis. El hombre, más fuerte, cargó el peso de la atractiva mujer en su hombro y se giró hacia el muro cercano en el que se encontraban. Con una sonrisa satisfactoria. Habían conseguido aquello que buscaban. Su mujer, Koshmina, permaneció con los tres miembros del zodíaco restantes.
-Si descendéis por el pozo del patio y no os importa mancharos los pies en las cloacas. – señaló en dirección norte. – Encontraréis una puerta que abriréis con esta llave. – sacó de su escote una llave de metal. - Allí daréis a un pasadizo secreto que os llevará directamente a la parte central en el interior del banco. – indicó con una sonrisa, depositando la llave en las manos de Ofiuco. – Una vez dentro, vosotros veréis como abrís la cámara. Hemos cumplido nuestra parte del trato.
-¿Vienes, querida? Tenemos que sacar a Géminis de aquí. – dijo el hombro detrás del muro. Que llevaba a la vampiresa cual peso muerto.
-Ahora voy, cariño. – Y guiñó un ojo a los tres hombres presentes y les envió un beso aéreo para dirigirse al muro por el que pretendían escapar.
-No me fío de la palabra de esos dos cabrones. - mugió Tauro dando un golpe en el hombro a su compañero el zorro. - Pero será mejor que nada. ¡Jé!

Ahora estaba claro cuál sería el mejor de los accesos. Siendo el patio central inaccesible por el ruido que se habían montado, si había asesinos sueltos, estaba claro que primero controlarían el patio. La puerta principal estaba bien resguardada y nadie parecía haber entrado en el banco. El problema, por el momento, parecía estar fuera.

Una vez bajaran por el pozo bien sujetándose en la cuerda, se encontrarían un pasillo a través de la cloaca que, por la localización, parecía ser una buena vía de escape una vez tuvieran el dinero, aunque no sabían a dónde se dirigían. Y, además de eso, también darían con la puerta que les había mencionado Koshmina, únicamente tendrían que abrirla y, a continuación se encontrarían un pasillo que concluiría en unas escaleras de mano por las que únicamente podrían subir de uno en uno, había una trampilla que daba lugar al interior del lujoso palacio, pero parecía que había guardias, a pesar de que las puertas seguían cerradas.

-Parece que hay revuelo fuera. – decía un guardia bastante delgado. El grupo podría escuchar esta conversación.
-Las puertas siguen cerradas y no tienen por donde entrar. Es cuestión de tiempo que den con esa gentuza del patio. – respondió un acompañante.
-Dicen que han tumbado a Loreley. – Objetó el compañero. - Tal vez sea necesario pedir refuerzos al cuartel. ¿Por qué no avisamos a Alanna Delteria o a Eltrant Tale?
-Ni se te ocurra molestar a la señorita Delteria, ¿acaso quieres que nos consideren unos ineptos? Lo solucionaremos nosotros mismos. Ponte a currar y mantén los ojos alerta. – reprendió molesto con orgullo, dándole un golpe en el hombro y empujándolo, alejándolo hacia otro lado.

Entonces, la voz de Virgo sonó por el intercomunicador. Un tipo les acababa de pedir sexo a las dos elegantes “señoritas” galanas que se tapaban con un abanico la cara. Cuando pasó, pudieron mantenerse al margen, aún en medio de aquel pasillo estrecho. Virgo tomó el intercomunicador. Debían estar cerca los unos de los otros, pues ya volvía a funcionar entre todos los miembros del grupo.

-Tíos, tíos, no os lo vais a creer. Escorpio y yo estamos disfrazados de... Bueno, de algo no interesante. – cuando vio la cara de Escorpio prefirió no decir nada, sólo sonrió. – Y por cierto, ¿por qué escucho ronquidos del intercomunicador de Géminis? ¡No me digáis que se ha dormido ahora! – preguntó.

Unos guardias pasaron corriendo hacia los vestuarios. - ¡Por aquí! ¡Corred! ¡Corred! – Escorpio y Virgo tuvieron que taparse las facciones masculinas de su cara cara con los abanicos y sonreír “coquetos” al paso de los guardias, que les hicieron una cortés reverencia apresurados. Virgo tomó entonces una piedra del suelo y la estrelló contra uno de los cristales. Sonando un fuerte estruendo, pero todo el mundo parecía estar más ocupado de atender a los guardias heridos.

-Entremos por ahí. Aprende cómo abrimos hueco los ingenieros.– indicó. Y justo tras atravesar el cristal fueron a dar a un pasillo muy vanidoso y dorado, en el interior de lo que era el banco, en el que no había guardias, únicamente dos puertas:

La de la izquierda según entraron estaba sellada y parecía inaccesible. Todo parecía indicar que era la cámara del banco. Tenía un código de 10 números con el que probablemente, aquella enorme compuerta se abriría. Pero no era el único acceso a la misma. – ¡La leche, tíos! Creo que sabemos dónde está el pastel. – dijo efusivo por el comunicador. Claro que el problema ahora radicaba en encontrar una manera de abrir la puerta, pues fuera ninguno de ellos había dado con ninguna pista. - ¿Alguien ha conseguido el código? Esta puerta no la abrimos así como así. – preguntó al resto del grupo.

La opción de la derecha parecía una puerta normal, de momento era su única vía de escape, pero allí se encontrarían una especie de altar con un cofre en alto que parecía salvaguardar algo importante. ¿El problema? Estaba bien protegido por otro de los guardias reales de palacio y un séquito: Anovar vor Taor. Que portaba una alabarda y lucía una cabeza de león disecada como hombrera. Todo un elemento.

Pero acceder a aquella caja no parecía ser la única opción, según entrasen por la pequeña puerta trasera, a su izquierda, habría un alto o pasarela por el que podrían entrar si preferían utilizar la discreción.
Anovar:


* * * * * * * * * * *

Ya os pedí disculpas por privado pero os lo repito públicamente, con las vacaciones, el megaevento y los demás asuntos apenas he tenido tiempo para postear. Ahora ya vuelvo a estar activo, así que os podré contestar rápido. No queda demasiado a la misión ya que entra en su fase final. De momento vais bien. Estáis en el interior del banco.

Karkaran & Zatch: Habéis vendido a Géminis por un pase al interior del banco. Habéis perdido una aliada pero habéis ganado un acceso. ¡Qué perversos! ¡Oh! olvidaba que erais villanos. Ahora estáis en las cloacas bajo el banco. Hay dos asustadizos guardias que no os causarán un gran problema si los sorprendéis. Aunque tratarán de armar ruido. Podéis encargaros uno de vosotros de ellos o enviar a Tauro. Los resultados serán bastante diferentes. A vuestra derecha tenéis un pequeño cuarto y, justo delante vuestra, otra puerta a lo que parece ser la gran cámara a la que debéis acceder. Que cuenta con un código igual que el de la puerta a la que han llegado los elfos. De momento no tenéis el código, pero ya que no habéis encontrado el fragmento fuera (había dos maneras de conseguirlo fuera), quizás esté en algún sitio del banco o lo sepa alguien. Tenéis libertad. El que persiga a los guardias o envíe a Tauro a hacerlo, tendrá que tirar runa para determinar la suerte en la persecución.

Destino: Tus opciones se reducen a moverte, tendrás que optar por el sigilo, la seducción (vais disfrazadas de atractivas señoritas) o la violencia que de momento no te está fallando para tratar de acercarte al cofre. También puedes intentar subir al alto que se encuentra a vuestra izquierda y sobre el que parece que hay un acceso a otra zona. También puedes esperar pacientemente mirando por la ventana a ver si tus compañeros la “lían” en el próximo turno y los enemigos se mueven. Si no optas por la opción de la paciencia y quieres pasar a la acción en cualquiera de las dos posibilidades, tendrás que tirar runa.
Ger
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 644
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Karkaran el Miér Ago 16 2017, 08:24

- Larga historia... - Respondí por el comunicador a Virgo mientras los tres miembros restantes de la banda estábamos andando entre mierda y ratas por igual al fondo de las cloacas.

Habíamos improvisado una antorcha con un palo, vendas y algo de aceite que habíamos encontrado cerca del punto de reunión, y ahora andábamos entre penumbras por esas pestilentes cloacas.

- Por ahora, ni le hagas caso, Virgo. - Dije tranquilo. - La misión sigue adelante.

Nadie del grupo dijo demasiado. Todos sabíamos que, en cualquier caso en el que la persona a traicionar hubiera sido otra por las mismas condiciones, se nos habría entregado y vendido de la misma forma que a ella. Todos lo sabíamos. Todos eramos conscientes de lo que de verdad nos importaba ahí: El dinero... El para que lo quisieran los otros me daba exactamente igual... Yo lo quería... Para poder seguir experimentando.
En medio de mi nefasto y lúgubre pensar, escuchamos entonces la voz de un par de guardias moverse por encima de nuestras cabezas al final de una pequeña escalerilla y una trampilla. Charlaban sobre el alboroto de alrededor.
Tanto Zatch como yo le hicimos una señal a Tauro para mantener un momento la posición mientras el y yo subíamos por la escalera y nos colocábamos cada uno en posición de tomar a un guardia.

No parecían estar demasiado atentos a su alrededor más allá de lo que era la entrada principal. Quizás esperaban que apareciera una especie de criatura sobrehumana o algo similar. El alboroto que Escorpio y Virgo habían causado no era para nada fácil de ignorar.

La primera opción estaba en matarlos, estaba claro. Como mínimo, tenia intención de eso al principio, pero entonces recordé sobre el código mencionado por Virgo. ¿Lo sabría alguno de los guardias? Quizás... Si bien no, siempre se podía intentar sonsacarselo de alguna que otra forma. Saqué mi cuchillo de la manga y me prepare entonces para saltar junto al Zorro.
Karkaran
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 177
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Tyr el Miér Ago 16 2017, 08:24

El miembro 'Karkaran' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 799
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Zatch el Miér Ago 16 2017, 20:12

Zatch dejó que el brujo diese su escueta respuesta por el intercomunicador, absteniéndose de aportar nada más al respecto. Demasiado concentrado estaba en intentar no vomitar a causa de la pestilencia de las cloacas, potenciada gracias a su agudísimo sentido del olfato, e ignorar los ruidosos chapoteos de Tauro caminando detrás de él. No pudo evitar preguntarse cómo un tipo así había llegado a ser un ladrón tan famoso. El pobre bóvido no cabía prácticamente en ningún sitio que no fuese al aire libre, ¿cómo demonios había llevado a cabo todas sus proezas con la Banda del Zodiaco siendo tan torpe?

Una vez llegaron a la escalera, se detuvieron al escuchar las voces de los guardias que tenían encima. Abrieron la trampilla y se asomaron; los hombres les daban la espalda, demasiado concentrados en la puerta principal. Ambos asesinos le hicieron una señal a Tauro para que se quedase quieto donde estaba. El toro aguardó de brazos cruzados, mascullando algo sobre que si los nuevos querían hacer todo el trabajo sucio, estaba bien por él.

Ofiuco y Aries, en ese orden, subieron la trampilla y se posicionaron a espalda de los guardias. El primero con su cuchillo y el segundo con la vieja pero afilada daga. Bastó un intercambio de miradas para ponerse de acuerdo. Ambos saltaron al mismo tiempo, tumbando a los soldados boca abajo y acallándolos con las manos firmemente puestas sobre sus bocas. Zatch apretó la daga contra el cuello del hombre sin llegar a cortarlo tan profundamente como para desangrarlo. Al oír lo del código, pensó básicamente lo mismo que el brujo: Preguntar amablemente a toda persona que se encontrasen no podía ser mala idea, ¿verdad?

-Gritas y te quedas sin pescuezo, amigo. -Apoyó todo el peso de su cuerpo sobre el ajeno, recostándose encima suyo. El hombre se removió e intentó decir algo, pero Zatch apretó tanto la mano contra su boca como la daga en el cuello, vertiendo una fina gota de sangre en el proceso.

El otro guardia también estaba bien inmovilizado por Ofiuco, con lo cual no vio peligro en llamar a Tauro elevando sólo un poco la voz.

-Ven, cornudo, no hay guardias en la costa.

Los pasos del bóvido no tardaron en hacerse oír, ni tampoco sus quejas al forcejear para pasar a través de la estrecha trampilla. Una vez estuvo arriba, exhaló una carcajada al ver a los guardias reducidos bajo sus captores, a lo cual Zatch debió llamarle la atención con un ¡shhhh! para que bajase la voz.

-Pareces una vieja, ¡no me dejas ser feliz! -Rezongó.

-Sé feliz averiguando qué hay tras esa puerta, ¿quieres?

Señaló con un cabeceo la puerta que daba a la habitación pequeña, esa que no tenía ningún código de acceso y parecía fácil de forzar. El toro olvidó su berrinche de inmediato, acercándose allí con renovado interés para intentar abrirla.

Mientras tanto, el zorro acercó el hocico al oído de su presa y, jocoso, cuestionó:

-Dígame, buen hombre... ¿por casualidad sabe usted cuál es el código que necesitamos? Espero que sí, eso nos facilitaría mucho las cosas.

Apartó la mano lo suficiente para dejarlo hablar, pero apretó la daga un poco más, dejando bien claro cuál sería su reacción de oír una respuesta poco convincente.


Off Rol: Supongo que la runa de Karky vale para ambos, ¿no? :'D
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 193
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Destino el Jue Ago 17 2017, 07:23

Cuando parecía que los guardias los iban a pillar en tan absurdo plan, para sorpresa del malhumorado elfo todos estos pasaron de largo salvo por el que quiso pasarse de galán; no es que hubiera sido un momento agradable pero al menos habían conseguido salir del apuro sin entrar a una batalla que cansado como estaba, el pelinegro no podría ganar, o al menos no contra todos ellos; al alejarse todos, Virgo pudo al fin comunicarse con el resto de la tropa avisándoles las condiciones en las que se encontraban, aunque no todas afortunadamente, una mirada de “Habla y te arranco la lengua” bastó para silenciar al chico que de inmediato optó por cambiar el tema preguntando por los ronquidos de Géminis.

Tras la serie de momentos de suspenso que vivieron al acercarse los guardias, Virgo procedió a la ingeniosa tarea de abrir una entrada a su siguiente refugio, uno que no tenían idea de a dónde los llevaría -Impresionante ingenio, tu cabeza huele a quemado- Bromeó Destino aunque manteniendo su tono serio haciendo que el pobre Virgo no supiera si reírse o revisarse la cabeza -Ya deja de presumir y entra- Lo apresuró Escorpio para luego meterse también antes que los guardias aparecieran y notaran el sospechoso cristal roto.

Dentro de la nueva habitación encontraron dos posibles destinos; una de ellas emocionó bastante el joven elfo de dorados cabellos quien de inmediato anunció por la radio su hallazgo; un hallazgo que de nada serviría sin el fulano código pero no estaban solos, al otro lado había una especie de guardián con un atuendo bastante raro y particular -Dest... Escorpio, se encargará de sacarle el código a ese sujeto- Dijo confiado aunque apenas se iba recuperando de la batalla con Loreley; sabía que donde había un guardián tenía que haber algo importante que guardar; unos cuantos asesinatos de más no iban a cambiar mucho la misión pero finalmente fue detenido por las manos del joven virgo que se puso frente a él -Espera, gruñón ¿Pero qué os pensáis? ¿Ir por la vida resolviendo todo a golpes y espadazos?- Destino alzó una ceja evitando prestarle atención.

Y no es que Escorpio no quisiera también una batalla con aquel sujeto raro pero nuevamente el joven y astuto Virgo le ganaba en persuasión -Os diré qué haremos, tengo un plan que os va a molar un montón- Aseguró apretando los puños mientras giraba a mirar el entorno -Destino no entiende gran parte de lo que dices, pero habla, rápido- De nuevo el impaciente pelinegro desconfiaba de las capacidades del chico pero de nuevo lo terminaría convenciendo -Hay que sacarle algo de jugo a estos bonitos vestidos- Dijo con inocente malicia -Lo que haremos es entrar y hacernos...- Miró fijamente a Escorpio para luego retractarse -No, mejor olvidad eso, mejor yo me encargaré de entretenerlos mientras tú subes a esa pasarela ¿Podéis verla?- Preguntó esperando dejar todo claro -Entendido- Respondió Escorpio con una sonrisa maliciosa.

Entonces comenzó el improvisado teatro, Virgo entró dando afeminados gritos de damisela en aprietos llamando la atención de los presentes para que se acercaran a él mientras el pelinegro aguardaba hasta el momento indicado en donde aprovechó las distracciones y corrió de prisa hasta impulsarse con un par de saltos y treparse por la pasarela que lo llevaría al siguiente destino aunque algo lo retrasó al final -Venga, tíos, no os enojéis que ha sido una broma- Un par de sonidos de golpes hicieron que el desalmado pelinegro detuviera su andar, el chico parecía estar en peligro y a fin de cuentas le debía el par de veces que le había salvado el pellejo, ya era momento de regresar el favor.

Sin pensarlo dos veces el pelinegro bajó de la pasarela de un salto para caer junto a su compañero, el vestido que lo cubría estaba por partirse en dos entre las manos del asesino pero tristemente la tela acabó por ser más resistente de lo que pensaba y no consiguió romperla; cosa que lo sumergió un rato en una graciosa lucha forcejando contra su propia ropa para tratar de quitársela ante la mirada intrigada de quienes le rodeaban -Habéis vuelto, habéis vuelto- A Virgo casi le brillaban los ojos de emoción hasta que fue cortado -Ya cálmate, solo es por la misión, el equipo debe permanecer unido, si uno tiene un problema, el problema es de todos- Luego del emotivo discurso dio la espalda a su compañero y se agachó un poco -Ahora abre el maldito vestido y ayuda a sacar la espada- Pidió ayuda ante la deshonrosa incapacidad de hacerlo por su cuenta; tal vez había perdido la oportunidad de llegar al objetivo pero al final se sentía en deuda con el chico y no sería capaz de abandonarlo.

Al final aquello no era del todo malo, si conseguían vencer al guardián y su séquito, tendrían acceso al cofre; así que de cualquier forma podrían ganar algo -¡¡De prisa!!- Exigió destino mientras pateaba a uno de los sujetos que acompañaban al guardián -Ya casi, ya casi ¡Ah! Vamos tío, no os mováis tanto- Protestó virgo -Disculpa, Escorpio intenta que no nos maten- Reprochó con sarcasmo el pelinegro; ciertamente no eran la pareja más cooperativa que se hubiese visto pero al final lo consiguieron -¡Ya está, ya está!- Dijo el chico sacando la espada que llevó a la mano derecha del pelinegro al tiempo que el vestido se iba desbotonando en el área de la espalda -¡Tú! Hombre de gustos exóticos- Dijo señalando al guardián con su espada -Entrega el código y saldrán de aquí caminando- La amenaza del elfo no hizo más que dar risa al guardián y sus hombres pero fueron silenciadas cuando la mano de uno de ellos cayó al piso cortada por la espada de Destino para dejar claro que no estaba bromeando -Se los digo, no está jugando, os va a desmembrar por partes- Añadió Virgo escondido a la espalda de su compañero aunque no sabían si sus nulas habilidades de intimidación conseguirían deshacerse de los rivales o tendría que acabar matándolos a todos... O muriendo ellos.
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 288
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Tyr el Jue Ago 17 2017, 07:23

El miembro 'Destino' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 799
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Ger el Jue Ago 17 2017, 23:19

Ofiuco y Aries mantuvieron retenidos a los guardias, inmovilizados contra el suelo y amenazados con un cuchillo sobre el cuello. Su sigilo y la inexperiencia del dúo les permitió sorprenderlos. Con todo el jaleo de fuera, pocos sospechaban lo que estaba a punto de suceder en el interior: El banco iba a ser atracado.

-¡No sabemos ninguna contraseña! ¡Sólo somos soldados rasos! – exclamó uno de los guardias, acongojado y tendido en el suelo. Parecía que se iba a hacer pipí en el pantalón. - ¡Sólo Lord Azur o los oficiales tienen acceso a las contraseñas! – gritó el hombre.

Ya no resultaban útiles, y hacerles “callar” sería sin duda la mejor de las opciones con sus cuerpos. Sí: El Lord de la casa, Loreley y Anovar eran quienes sabían las contraseñas. El primero estaba a buen recaudo, el segundo se había llevado el secreto al sueño, y al tercero estaba por ver lo qué era capaz de sacarle Destino. Aproximarse a estos jefes no era para nada tarea fácil.

Pero seguramente hubiese métodos más seguros, y Zatch ordenó al toro investigar el pequeño cuartito lateral de la dorada estancia frente a la que se encontraba la compuerta. Esperásemos que Zatch no fuese tan iluso de creer que encontraría un papelito con la contraseña al lado de la puerta. No. Aquello era un pequeño cuarto de alarmas. El sistema de alarmas era bastante obsoleto y de apariencia biocibernética, y Virgo probablemente sabría operar con él, pero la realidad es que era Tauro el que se encontraba a los mandos. Había tres pulsadores, pero sus conocimientos de sistemas de seguridad biocibernética eran más bie nulos. - ¿A dónde cojones me has mandado, zorro? Aquí sólo hay pulsadores y mierdas varias. – mugió el toro a su compañero, sin entender nada, soltando vapor por su hocico, frustrado. Acercó el meñique, donde tenía el intercomunicador, a la boca. - ¿Qué dice nuestro ingeniero de esto? A ver, Virguito, ¿pulso o destrozo? – sólo escuchaba choques de espadas y apuros, y a Virgo gritar. El elfo no estaba en situación de responder a nada. – Destrozo. – se auto-respondió.

Tauro comenzó a aplastar sus enormes brazos y su cornamenta una y otra vez contra las alarmas y sistemas de seguridad del sitio, comenzando a chispear. Una alarma comenzó a reverberar en todo el interior del edificio, todas las puertas que se encontraban con el exterior se cerraron. Ahora nadie podía entrar… pero tampoco salir. Y la compuerta estaba aún más sellada.

-¡Sólo le he dado unos toquecitos! – trató de exculparse el bóvido con sus dos compañeros cuando comenzó a sonar la alarma. Ahora todos sabrían que estaban dentro. Aunque el único acceso era o bien la entrada secreta por la que habían accedido o las ventanas. Las dos puertas principales, la general y otra que no habían descubierto, permanecían cerradas.

* * * * * * * * * *

Qué distinta habría sido la cosa si Virgo y Escorpio hubiesen estado quietecitos. Pero decidieron lanzarse a por Anovar y su séquito, otros de los grandes guardias de la ciudad. Destino parecía dispuesto a querer ser el héroe de la aventura y a acabar con todos los guardias. Pidió a Anovar el código y se enfrentó a él personalmente.
-Estás equivocado si crees que te lo voy a decir, asesino. – le espetó el hombre que llevaba la cabeza de un león por hombrera. – Acabaré contigo y te pudrirás en una cárcel.

De repente las alarmas de todo el edificio comenzaron a sonar. – Hay más gente en el edificio. – inquirió el guardia elfo, Anovar. Pero capturar a Destino era una prioridad. Si estaba ahí, era porque se trataba de un gran espadachín, por lo que necesitaría esfuerzos de sus hombres para detener el robo. Fuera había mucha más gente. El combate entre alabardero y compañía contra el espadachín de la banda del zodíaco continuaría en la sala.

Mientras tanto Virgo, incompetente en combate, trataba de esconderse detrás de los escalones. - ¡Joder! ¡Joder! – animaba asomándose detrás de la escalinata central donde se encontraba el cofre. - ¡No dejes que ese filo afilado te alcance el cuerpo! ¡Te hará daño! – recomendaba a voces cuando Destino se agachó para evitar que le rebanaran la cabeza se encogió detrás de la pared, para luego alzar el puño. - ¡Vamos! ¡Dale tío, dale!

Pero estaba claro que él también tenía que pasar a la acción, con todo el séquito distraído, subir hacia arriba la escalinata al cofre era la mejor de las opciones que veía posibles. Llegó a lo alto y encontró, en el interior de la vitrina, no el código que abría la cámara, sino una llave.

-Llamando a Tauro, Ofiuco y Aries. ¡Tengo el código! ¡Tengo el código! – exclamó con alegría al comunicador. Aunque vio a Destino en serios apuros.
-¿Y a qué esperas para decírnoslo? – bramó el toro, que se acercó a la compuerta con rapidez.
-Sí, sí… ahora voy. – inquirió abriendo el papelito nervioso, que se le cayó una vez al suelo. – Uy. A ver. – lo recogió. – Es… Es… - fueron unos segundos para el trío del otro lado de la cámara que se hicieron agónicos. – 4BR3T3 espacio S3S4M0 – comenzó a relatar, aunque le parecía algo raro. - ¿Dónde he leído algo así? – se dijo así mismo. Luego tiró el papelito y se dirigió a Destino, que estaba cada vez más apurado con los guardias, aunque ya había despachado a dos. - ¡Ya tenemos la pasta tío, mira a ver si acabas rápido que todos estos sonidos no me molan un pelo! – insistió a un ocupado Escorpio.

Cámara del tesoro:

* * * * * * * * * *

Karkaran & Zatch: Fortuna media por lo que conseguís retener a los guardias. Aunque enviar a Tauro a la sala de control no ha sido la mejor de las ideas, esa salita la tenía especialmente diseñada para Virgo. Ahora todo el mundo fuera sabe que estáis asaltando el banco, y no tardarán en llegar. Al menos tenéis el código de la gran cámara del tesoro. En cuanto la abráis, os veréis cegados por la brutal cantidad de oro que veréis dentro. Es hora de cargar los sacos y salir corriendo. Tendréis que optar por alguna salida de las posibles (ventanas laterales del edificio, o pasillo secreto que habéis descubierto, pues las puertas están cerradas) alternativamente también podéis tener corazón, comprometer vuestra misión y acudir al auxilio de Destino tirando una runa. Si sacáis la buena, le salvaréis. Si no, os uniréis a su desdicha.

Destino: No contento con tumbar al primer jefe, has decidido enfrentarte al segundo. O mucho confías en tu suerte o has tomado una decisión temeraria, pues al igual que al anterior necesitarás una runa buena para derrotarlo. Tendrás que continuar la lucha, sólo que ahora a contrarreloj pues pronto vendrán más guardias. Estás en muy buena posición para terminar la misión en la cárcel como no te ayude la suerte o algún objeto que tengas. Tira de nuevo una runa. También podrás decidir el destino de Virgo, pidiéndole ayuda (tirarás en este caso una segunda runa a modo de "comodín" para ver su destino) o enviándolo con el resto del grupo a cargar más oro, a donde llegará sin problemas pues no hay más guardias que los que están en tu sala.

Ger
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 644
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Karkaran el Lun Ago 28 2017, 23:52

Chasqueé la lengua con disgusto mientras los dos guardias murmuraban estupidamente como no sabian nada.
Deslicé sin pena ni gloria mi cuchillo por la garganta del que yo tenia sujeto, haciendo que sus excusas, bramidos y quejas se convirtieran en un silencioso intento de expulsar sangre y tragar aire, ambas, sin exito. Su cuerpo cayo con un golpe sordo contra el suelo que apenas me inmuto.

"Con algo de suerte... " Trate de convencerme a mi mismo. "... El elfo pueda tener mejor fortuna."

Y cuando todo estaba en silencio... Sono la puta alarma.

-¡Sólo le he dado unos toquecitos! - Bramo la gran masa de musculos y poco cerebro que era Tauro.

Me lo miré en silencio mientras las puertas a nuestro alrededor se cerraban, sin callar ni por un momento, ese ensordecedor sonido de las sirenas que alarmaban a toda la puñetera guardia habida y por haber.
Al quedarse todo cerrado, mire al zorro y al toro.

- Genial.
- Llamando a Tauro, Ofiuco y Aries. - Dijo una voz aguda por el pinganillo. Virgo, sin duda. - ¡Tengo el código! ¡Tengo el código!

Casi sonrio de la alegria al oir esa irritante voz. Casi.

- ¿Y a qué esperas para decírnoslo? – bramó el toro.
- Sí, sí… ahora voy. Uy. A ver...Es… Es… 4BR3T3 espacio S3S4M0.

Antes de que el gran bobino perdiera la compostura con los pequeños controles de la camara, decidi adelantarlo y ponerlos yo en orden. Si bien abrir cerraduras se me daba bien, los dedos ya se moverian rapido para esto.
Y razon no me faltó. Coloqué los digitos en apenas unos segundos y la puerta, con su innumerable crugir de metales, empezó a abrirse muy, muy despacio.

Y para nosotros tres, de pie frente a esa majestuosa vista, fue como ver desnudarse a la más bella de las mujeres. Aquella que guarda su interior solo para ti... Y el placer de verla completamente abierta fue increíblemente similar.
Todo aquello que alcanzaba la vista a verse era dorado, plata o enjoyado. Rubies, zafiros, perlas, diamantes, oro, cobalto, jade, esmeraldas... Di dos pequeños pasos y me acerqué con cuidado a coger un puñado de monedas que deje caer despacio entre mis dedos.

"ESPABILA COÑO" Dijo una voz en mi cabeza.
Tire las monedas con brío. No era el momento.

- Tauro. - Dije sin darme cuenta que quizás sonara demasiado como una orden. - Carga tanto como puedas. Desde luego tu podrás llevar mucho más que nosotros. La salida no es apta por las puertas principales, así que creo que lo mejor sera hacer una cadena...

Señale el dinero. Luego la trampilla por la que nos habíamos colado.

- Tirar tantas bolsas como sea posible. Luego cargarlas en carrera. Después, huir por patas.
- ¿No deberíamos ayudar al elfo? - Preguntó el toro después de unos instantes en los que el también se había colocado una corona de oro y esmeraldas en la cabeza.
- El trabajo es robar el banco.- Dije meditando mis palabras, pensando que algún día quizás me arrepintiera de ellas. - Cuantos más soldados distraiga el, más sencillo lo tendremos nosotros. Acabemos con esto y luego vengamos a por el... En ese orden.
Karkaran
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 177
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Zatch el Mar Ago 29 2017, 03:02

El guardia que tenía apresado enfrentó exactamente el mismo destino que su compañero. Ya no servía para nada, y mantenerlo vivo hubiese acarreado funestas consecuencias si luego cometía la estupidez de intentar hacer algo contra ellos. Para su sorpresa, el agudo gemido del chico al rajarle el pescuezo fue opacado por una estridente alarma.

El zorro saltó con los reflejos de un animal aterrorizado para ponerse de pie, observando totalmente pasmado al toro, que estaba ahí parado como si no fuera consciente lo que acababa de hacer. ¿Cómo un ser con cerebro podía cometer tantas estupideces en tan poco tiempo? No, seguramente no tenía cerebro; los cuernos debían ocuparle todo el espacio craneal.

Tuvo que apretar el intercomunicador hasta lo más profundo de su tímpano para poder oír la voz de Virgo por sobre el estruendo de la alarma. ¡Habían tenido éxito! Jamás había sentido tanto afecto hacia un montaciervos. Gracias a Odín, el brujo se adelantó al bóvido para abrir la cámara. Zatch miraba alrededor, atento a la posible llegada de más guardias, pero abandonó inmediatamente esa tarea cuando un fulgor dorado llegándole de refilón a los ojos y el cese del traqueteo de la compuerta le indicó que la cámara acababa de abrirse.

-Es... es... es lo más hermoso que vi en mi vida.

Susurró, conteniendo las lágrimas que le aguaban la vista. En una fracción de segundo vio pasar frente a sus ojos la enorme mansión con su establo de upeleros de raza, la biblioteca interminable, las fiestas lujosas y los manjares que probaría pronto, muy pronto, apenas lograsen salir de allí con los bolsillos cargados. Estallando de júbilo, el zorro entró corriendo y saltó para zambullirse con un clavado en las dunas de monedas de oro. -¡Auch! -...Cosa que, por cierto, dolía bastante más de lo que parecía.

De haber sido por las dos bestias, se hubiesen quedando ahí durante horas jugando con la fortuna. Por suerte tenían a Ofiuco con ellos quien, más serio, actuó como voz de la consciencia instándolos a apurarse. Tenía razón, debían marcharse con urgencia. Zatch comenzó a cargar sacos y sacos de todo cuanto encontrase y a dejarlos junto a la trampilla con diligencia.

-Estoy seguro de que se las pueden arreglar solos. ¡Después de todo han llegado hasta aquí a salvo! -Intervino, lanzando un saco vacío a Tauro para que se pusiera manos a la obra.
-Bah, supongo que tienen razón. -Sonrió, tirando la corona y las esmeraldas dentro del saco- ¡La coronita es para Virgo!

Una vez acumulado el botín, el toro bajó primero por la trampilla para recibir los sacos a reventar. Cuando tuvo todos los que era capaz de sostener, emprendió la huida seguido por los otros dos, cargando una buena cantidad cada uno.
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 193
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Destino el Miér Ago 30 2017, 10:05

El choque de espadas era inevitable y constante; el cuerpo del pelinegro se había recuperado de la batalla anterior y aunque aún no estaba completamente restablecido, aquellos guerreros no eran rivales para alguien tan curtido y para quien la espada era una extensión más de su cuerpo; el primer grito se oyó cuando la espada de Escorpio atravesó la garganta de uno y apenas unos instantes después y aprovechando la distracción Destino se acercó al otro con un giro de espada que mandó la cabeza del guardia a rodar por el piso en una escena bastante perturbadora.

Habría podido escapar tranquilamente si no le hubiera ganado su estúpido arranque de lealtad que lo llevó a regresar para ayudar al chico, pero ahora sabía perfectamente qué hacer -Vete, Destino te alcanzará luego, ve con los otros- Dijo el elfo en tono serio al tiempo que rasgaba el vestido que lo adornaba y lo rompía por la mitad para salir de semejante disfraz -Venga tío, ya habéis demostrado ser valiente, no demostréis ahora también ser estúpido- Recriminó Virgo deteniéndose aún más causando que en la desesperación Escorpio acabara por tomar uno de los jarrones que adornaban algunos rincones de la sala para lanzárselo a su compañero aunque con toda la intención de fallar.

El orgulloso elfo vio partir a su joven compañero mientras apretaba la empuñadura de su espada -Jamás guerrero alguno alcanzó la gloria huyendo de una batalla- Dijo en voz alta ante la mirada incrédula de Virgo que consiguió escabullirse mientras Destino entretenía a los guardias -El escorpión los matará a todos, ustedes decidan el orden de las muertes- Dijo confiado lanzándose contra uno de los guardias pero esta vez el filo de la espada se encontró con el arma de Anovar -Suficiente, estás enfermo- Replicó el guerrero que había detenido la espada del pelinegro -Rodéenlo- Dijo a sus hombres al tiempo que se quitaba su túnica de león -Bien, has que el viaje valga la pena- Dijo Destino y tras girar su espada se lanzó sobre Anovar con un corte vertical que fue fácilmente detenido por el guardia quien acto seguido pateó el abdomen al asesino del zodiaco aprovechando que no tenía guardia.

Escorpio rodó sobre sí mismo y quedó de rodillas haciendo un círculo con su espada de forma amenazante; avanzó sin separar la espada del piso dejando una estela de chispas a su paso por la fricción pero de nuevo el corte diagonal que lanzó contra Anovar fue detenido sin mucho esfuerzo y un rápido contragolpe con el codo impactó en el rostro del pelinegro mandándolo a girar en el aire aunque con gracia consiguió mantener el equilibrio y aterrizar de pie; escupió sangre un par de veces antes de ponerse de nuevo en guardia -Ya no lo intentes, no tiene sentido- Dijo confiado el guardia -No es difícil predecir tus ataques- Tal aseveración desató una serie de ataques rápidos de parte del pelinegro pero todos eran fácilmente detenidos por su oponente quien le estaba dando una clase de combate predictivo; aquel no era un simple guardia como los otros, era un maestro del combate.

Los cortes rápidos fueron detenidos de manera súbita por un nuevo contraataque, el filo del arma de Anovar tomó por sorpresa a Destino quien apenas logró retroceder para salvar su vida y evitar un daño mayor, pues una línea roja comenzaba a dibujarse en su pecho -Es nuestro, ahora- Dijo otro de los guardias que se precipitó encontrando en su camino que la espada del pelinegro se le incrustara en la frente -Aún no es el fin- Dijo Destino armándose de nuevo de valor, necesitaba un plan efectivo para salir de esta con vida o definitivamente no la contaría, esperaba que al menos el chico y los otros estuvieran lejos o todo su esfuerzo sería en vano.

Ante un enemigo con la capacidad de predecir sus ataques y contraatacar de manera tan efectiva tal vez lo mejor sería no atacar; en lugar de eso ahora planeaba esperar; aunque comenzaría con una prueba; avanzó con un corte descendente que fue detenido justo igual que había sido el primero pero esta vez antes de recibir la misma patada, el elfo cubrió su pecho con los antebrazos y tambaleó al caer para dar una impresión de debilidad que llevara al guardia a querer rematarlo; continuó retrocediendo mientras intentaba sortear los cortes aunque más de uno consiguió dibujarle heridas en varias partes del cuerpo; la sangre goteaba de su pecho y brazos y al saberse ganador el guardia comenzó a bajar la guardia, fue entonces cuando el elfo sorprendió con algo inesperado.

Clavó su espada en el piso y se puso de rodillas, tanto Anovar como los otros guardias que quedaban se lanzaron sobre él pero en ese momento Destino juntó sus manos y generó una burbuja de luz que rápidamente se expandió como una onda que mandó a volar a más de uno; [1] en medio de la conmoción usó sus fuerzas restantes para ir directo hacia Anovar y con la vista un poco nublada se lanzó en una estocada directamente al pecho de su rival más fuerte esperando al fin quedarse con la victoria, claro está, contaba con que al caer el más fuerte los demás acabarían por rendirse.
◄ ❂ ● ● ○ ○ ○ ░░░▒▓█ Ⓞ Ⓕ Ⓕ Ⓡ Ⓞ Ⓛ █▓▒░░░ ○ ○ ○ ● ● ❂ ►
[1] Habilidad de nivel 1: Moondance


Última edición por Destino el Miér Ago 30 2017, 17:18, editado 1 vez
Destino
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 288
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Tyr el Miér Ago 30 2017, 10:05

El miembro 'Destino' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 799
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Ger el Miér Ago 30 2017, 23:02

Treinta mil aeros llevaban en las bolsas entre Aries, Ofiuco y Tauro. ¡30.000! Que se dice pronto. Los tres se imaginaban ya con una mansión en la zona rica de la ciudad. Rodeados de atractivas mujeres de notables atributos. Corrieron por las cloacas. Vaya que si corrieron, las atravesaron por completo y fueron a dar a donde estaba a Lazid.

Mientras tanto, Destino despachaba a los nuevos guardias. Esta vez a Anovar. Con gran maestría de la espada y la nueva fortuna, consiguió volvió a deshacerse de un nuevo capitán. Virgo mientras tanto se desgañitaba a darle ánimos. El resto de la banda del zodiaco les había dejado tirados a pesar de ser ellos quienes encontraron la contraseña. - ¡Necesitamos evacuación rápida! – dijo al comunicador. - ¡Repito! ¡Necesitamos ayuda! ¿Por dónde salimos? – suplicaba una salida.
-Entregaos a los guardias, causad una distracción y hacednos el favor. – mugió el toro entre risas. – Nosotros ya tenemos toda la pasta, je je. – Tauro partió el intercomunicador en ese momento y sin dejar de correr y sin soltar ni un saco rió.
-¡Tauro, tío! ¿Estás de coña? ¿Por dónde habéis ido? – insistió Virgo. - ¿Tauro? ¡Tauro! – no se escuchaba nada del mismo. – Nos han traicionado tío. Y me da que han hecho lo mismo con Géminis. – comunicó apenado a Destino mientras corrían por los dorados pasillos del banco.

A los ladrones se les había caído una joya de apariencia de diamante en su huida. Era de un considerable tamaño y parecía tener un gran valor. Probablemente fuera la pieza más cara. Objeto que no tardarían en recoger uno de los dos. Ya que habían ido hasta allí, por lo menos que no fuera en balde.

-¡Ladrones! ¡Entregaos! – gritaron más guardias que, con la alarma habían llegado. Eran demasiados para pelear.
-¡Mierda! ¡Por la ventana! – e instó a Destino a romperla para pasar detrás de él.

Cayeron por la ventana tras unos arbustos. Tenían cuatro o cinco guardias delante, después de despachar a dos jefes. La horca sería el único castigo que les esperaría. - ¡Manos arriba! - Les habían capturado. Todo pintaba negro para el dúo de elfos. La suerte les había acompañado hasta ese momento. ¿Iba a olvidarse de ellos allí?

Ni mucho menos. Tal vez la justicia divina o la fortuna de los dioses. Un dragón blanco de tamaño mediano apareció para tomarlos con sus garras, a cada uno en una pata y sacarlos de allí. Por mucho que los ballesteros trataron de abatirlos no fueron capaces.

El dragón se los llevó muy lejos de la ciudad. Mar adentro, tras un mar de flechas. Pasando justo por encima de Aries, Ofiuco y Tauro, que ya habían llegado a la salida de la alcantarilla, donde les esperaba un Lazid agitado. Pese a su proximidad, ninguno advertiría la presencia aérea de los demás miembros de la banda.

-¡Corred, merluzos! ¡Meted el dinero en el barco! ¡Tenemos que largarnos! – Lazid esperaba con una
-¡Vamos chicos! Cargad el oro. – Tauro tiró de cualquier manera el saco y corrió a subir el ancla con clara prisa.

Pero otros guardias, advertidos por la alarma y siguiendo al dragón, bajaron por las escaleras al pequeño muelle que daba a las alcantarillas. Tratando de detenerlos del mismo modo que lo habían intentado con Destino y Virgo. Estos iban en un barco. Zatch y Karkaran eran los que estaban más lejos del muelle. El zorro tenía parte del botín en sus bolsillos, pero por su tamaño, sus ropajes, o quien sabe por su mala suerte, fue al primero al que pillaron. Y lo redujeron rápidamente a base de golpes. Entre tres o cuatro lo llevaron con el resto.

-¡Corta las riendas que nos pillan, toro estúpido! – apresuró.
-¿Y qué pasa con el zorro? – preguntó Tauro. Podía traicionar a Géminis, pero el zorro le había caído simpático.
-¡Que le den al zorro! ¡Más que nos toca a nosotros! ¡Piensa la de putas que te tirarás con ese dinero! – que Lazid era una sabandija traicionera ya no era un secreto para nadie. Aquello era un “sálvese quien pueda”. – ¡Ahora suelta las riendas, animal, o no saldremos de esta! – ordenó el líder de la banda.

Tauro le hizo caso y soltó las riendas y comenzó a empujar. Karkaran había tenido algo más de suerte que Zatch, aunque no demasiada. Aún estaba en el muelle, combatiendo contra unos guardias que trataban de apresarlo. Tenía algo de botín en sus manos, aunque una ganancia mínima.

-¡Salta imbécil! ¡Que te van a pillar! – gritó Lazid desde el barco a Ofiuco, ya alejado de la costa. Si quería llegar, tendría que nadar hasta allí. Tendría que debatirse entre ayudar a Zatch a escapar y arriesgarse a que lo pillaran, o saltar al mar y unirse a Lazid y Tauro, dejando al zorro a su suerte.

* * * * * * * * * * * *
-¡Joder! ¡Joder! ¡Estoy volando! – gritó en el aire Virgo estirando los brazos.El dragón, con un gran esfuerzo y jadeante, pues no parecía demasiado grande, consiguió alejar a Virgo y Destino del peligro y llevarlos hasta un islote lejano, perdido en el mar, en el que nadie sospecharía ni iría a buscarles. No se veía la tierra a distancia y no tendría más de treinta metros de largo.

Aterrizó con poco cuidado y rodó por el suelo varias veces hasta volver a su forma humana. Fue entonces cuando ambos descubrieron que no se trataba de un dragón, sino de una dragona. Y de apariencia bastante rica a decir por su armadura, completamente plateada. Tosió varias veces el polvo.

-¡Eh! ¿Y tú quién eres? – preguntó Virgo acercándose a ella delicadamente. – Gracias por salvarnos. ¿Por qué lo has hecho?

La joven levantó la vista, sonriente. Era rizosa y rubia, y tendría una edad similar a la del joven elfo. Tenía la tez pálida como la nieve. Y parecía tan infantil como el mismo elfo.

-¡Soy Piscis! – se presentó ella con sus ojos saltones. – Bueno, mi nombre completo es Lady Henrietta Dahl Günerdssen, princesa dragona de Dundarak. – declaró. – Y os he ayudado porque estoy cansada de ser la niña buena de mi padre, ¿sabéis? Tanto protegerme, ¿para qué? ¿Habéis visto cómo quedó Dundarak arrasada?  - preguntó. – Estoy cansada de ser buena y de actos protocolarios. Ser una mera actriz de una compañía de teatro de lujo. ¡Yo también quiero hacer cosas malas! Y he oído de vuestra banda y he venido corriendo. – miró a Destino, que le parecía el mayor y, por lo tanto, el que parecía el más fuerte. - ¿Puedo ser Piscis? ¿O ya tenéis cogido un nombre? Creo que lo he hecho bien, ¿me cogeréis, no?

La pequeña no tenía ni idea de dónde se había metido. Pero no era más que una niña de dieciséis años de la realeza de Dundarak con ganas de dar guerra. Una joven rebelde que, tal vez con el tiempo, maduraría. De momento, lo que ansiaba ser era alistarse a los miembros del zodiaco en aquella aciaga noche.

La princesa, cuya armadura brillaba, se dio la vuelta para arreglarse el pelo. Aquella armadura tenía pinta de valer más que el diamante que habían robado. – Tío… ¡qué ojazos tiene! ¿Crees que me ha puesto ojitos? – le susurró a Escorpio dándole un golpe en el brazo. Ella se giró y él, sonrojado, volvió a mirarla.
-A todas estas, ¿qué pasará con vuestros amigos? – preguntó.

Al final la noche no se había dado tan mal como parecía.

Princesa Henrietta:

* * * * * * * * * * * *
¡Último turno! Turno determinado por la suerte de Destino, que consiguió derrotar a un segundo jefe (increíble suerte) y por la voluntad de los dioses aquí Parece que el karma ha querido castigar a Karkaran y Zatch y ayudar a los elfos.

Karkaran: Tú has sido, junto a Zatch, uno de los que se ha quedado en el muelle, aunque has corrido algo de mejor suerte. Tienes parte del botín (un 10% de los 30.000 aeros), pero tendrás que decidirte entre tener algo de conciencia y ayudar a Zatch a escapar de la guardia, que le ha apresado, o lanzarte al mar y ponerte a salvo en el bote de Lazid y Tauro (más dinero). Tendrás que lanzar una runa que determinará el éxito en cualquiera de la acción que decidas realizar. Necesitarás una runa media para obtener éxito en cualquiera de las dos. Aunque si es buena, tendrá menos consecuencias negativas. Si es mala, te atrapará la guardia e irás a la cárcel junto al zorro.

Zatch: Has sido el que peor suerte ha tenido y los guardias te han atrapado. Ya ves que el karma puede jugar malas pasadas por haber tratado de abandonar a Virgo y Destino. En este turno dependes de lo que haga Karkaran, si te libera (runa media) podrás escapar por las calles de Lunargenta. Si decide huir o no consigue liberarte. Tendrás que describir tu arresto. Eso sí, en tus ropajes al menos guardas una parte del tesoro.

Destino: ¡Increíble tu suerte! Dos runas buenas para derrotar a dos de los jefes y una tercera para escapar. Los dioses están de tu lado por la traición de tus compañeros, aunque has sido el “menos malo” de los tres, al menos con ellos (los guardias muertos no pueden decir lo mismo). Para colmo, el destino quiere que Virgo se una a ti. Habéis sido rescatados por una noble y joven Princesa Henrietta que os ha llevado a una isla. Está bastante cansada, así que no podrá llevaros mucho más al menos hasta que amanezca. Tendrás que describir estas últimas vivencias finales y el final de tu aventura.

Ger
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 644
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Karkaran el Sáb Sep 02 2017, 02:38

Las bolsas parecían sacadas de un viejo cuento para niños donde los ladrones eran poco originales.
Eran marrones. De ese tono arenoso tan típico. Rugosas y ásperas al tacto, cosa que no facilitaba en exceso su transporte. Mucho menos en ese lugar tan mojado y resbaladizo como era el muelle.

El plan se había ido al garete.

Ya nada importaba salvo una cosa: No ir a la jodida cárcel. Sabíamos que nos la estábamos jugando. Sabíamos que ya habíamos dejado atrás a tres miembros de la banda original. Sabíamos que todos allí eramos escoria. Pero poco importaba, pues en ese momento, se representaba en todos nosotros el más puro instinto de supervivencia. El de uno mismo.

-¡Corta las riendas que nos pillan, toro estúpido! – apresuró el lagarto desde el barco, haciendo que alzara la cabeza en su dirección para luego mirar como, con rapidez, unos guardias se adentraban hacia la entrada del muelle y rodeaban al zorro.
-¿Y qué pasa con el zorro? – preguntó Tauro.
-¡Que le den al zorro! ¡Más que nos toca a nosotros! ¡Piensa la de putas que te tirarás con ese dinero! ¡Ahora suelta las riendas, animal, o no saldremos de esta! – ordenó con prisa.

Miré un instante la escena de los guardias y el puñetero hombre-bestia rodeado hasta arriba. Apenas tenia nada de lo que ese golpe había supuesto. Ir en el barco, ni que fuera intentarlo, supondría que el beneficio mayor seria repartido entre Tauro, Lazid y yo mismo. Por otro lado, traicionar a dos criminales reconocidos tampoco era una declaración de abierta inteligencia...
Pero...

"Supongo que es más difícil cogerte si eres rico..."

Me giré un último instante hacia el zorro antes de declarar:

- Las deudas siempre con oro o con sangre.

Salée al agua empujando tanto aire como fui capaz, tratando de acortar así la distancia que me separaba de ese barco ya tratando de escabullirse en las aguas. En silencio, y mientras caía en silencio al agua, me pregunte que querría el destino. Si que yo mismo pagara mi deuda en sangre o en oro.
Desde luego, dudaba que si yo sobrevivía a eso, Tauro fuera a dejar al zorro por su cuenta... Si bien no, sacarlo de prisión podría ser un buen pago para que no se tomara contra Lazid.

Y entonces, caí al agua. Tal como subí a tomar aire, empecé a nadar. Recé a aquellos dioses de los cuales dudaba de su existencia que, si por alguna extraña razón decidían salvarme, trataría de ayudar a ese pobre zorro, quizás...
Puede que incluso al elfo.
Karkaran
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 177
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Tyr el Sáb Sep 02 2017, 02:38

El miembro 'Karkaran' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 799
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Zatch el Dom Sep 03 2017, 01:38


Sin importar cuán rápido corriera o con cuánta agilidad intentase evadir a sus persecutores, pocos metros luego de emerger de las alcantarillas los guardias lograron interponerse en su camino. Tauro, que había salido corriendo con una buena ventaja, ya estaba cargando los sacos en el barco, mientras la mandona lagartija gritaba órdenes a diestra y siniestra sin exponerse demasiado. El brujo, por otro lado, se encontraba más cerca de su posición. Zatch lo miró rogando auxilio por sobre los hombros de los guardias antes de que éstos se le echasen encima, esperando recibir una ayuda que nunca llegó.

Pese a que él hubiera hecho exactamente lo mismo, no pudo creer que lo abandonaran de esa manera. Incluso cuando los soldados se le echaron encima, el zorro no despegó la mirada del barco que se alejaba metro a metro con SU dinero encima. Con la mejilla contra el suelo y los dientes apretados para soportar los golpes de los iracundos guardias, se juró a sí mismo que esos malditos traidores no tendrían ni un solo día de paz para disfrutar de sus riquezas una vez él estuviera libre.

-¡¡HIJOS DE PUTA!! ¡¡SON UNOS HIJOS DE PUTA!! ¡¡¡LOS VOY A MATAR!!! -Bramó, gruñendo y gimiendo entre golpe y golpe, hasta que un último puñetazo en la cabeza acalló sus gritos, pues de pronto todo se tornó negro.

Lo siguiente que supo fue que acababa de ser lanzado a una celda oscura e inmunda, y que el cuerpo le dolía como si una estampida le hubiese pasado por encima. Tenía sangre seca debajo de la nariz, no podía abrir el ojo izquierdo de lo hinchado que estaba y sospechó que una de sus costillas estaba rota. Se arrastró por el piso hasta la pegajosa pared para poder sentarse apoyando la espalda en ésta. Un largo quejido de dolor escapó de su garganta, a lo que uno de los carceleros que custodiaba el calabozo con aburrimiento lo acalló:

-Cállate, perro sarnoso. Aquí aprenderás cuáles son las consecuencias de ser un ratero malnacido de una vez por todas.

Zatch cerró los ojos, intentando tranquilizar los agitados latidos de su corazón. Supo con certeza que acababa de caer en el peor lugar posible. No sólo lo reprenderían por intentar robar un banco, no. Su rostro ya estaba empapelado por toda la ciudad desde mucho antes de ese crimen. Sus cargos de ratero eran los más leves: debería cumplir la condena de un asesino, que era por lo cual lo buscaban desde mucho tiempo atrás.

Se arrebujó en su capa, presa del frío que manaba de las húmedas paredes de piedra, y metió las entumecidas manos en los bolsillos internos. Entonces, cuando sus dedos dieron con pequeñas piezas metálicas y algunas piedras, se dio cuenta que no habían registrado su ropa antes de encerrarlo. Todavía tenía unas cuantas monedas de oro y algunos diamantes bien escondidos. De no haberle dolido tanto la cara, hubiese sonreído. Pero tampoco podía alegrarse demasiado; el recuerdo de la traición le quemaba el pecho como el más ácido de los venenos.

Se vengaría. Definitivamente se vengaría de esos asquerosos traidores.
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 193
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] El golpe del siglo

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.