Últimos temas

Una nueva esperanza [Privado] [Alanna Delteira]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una nueva esperanza [Privado] [Alanna Delteira]

Mensaje  Runa Thorgil el Dom Mayo 28 2017, 23:50

La pasión es la fuente de nuestros mejores momentos, la alegría de vivir, la claridad del odio, y el éxtasis del dolor.
A veces duele más de lo que podemos soportar, si pudiéramos vivir sin pasión, tal vez encontraríamos algo de paz, pero estaríamos vacíos.
Habitaciones vacías, destartaladas y húmedas, sin pasión...
Estaríamos realmente muertos
El mar había golpeado la balsa a tantos kilómetros en la nada, tras días y noches sobreviviendo mientras el arrastre, fuerte e insistente le llevó hacia la otra parte del continente, lejos de su hogar y de todas las personas que le dedicaron una despedida. Ella que había sido un choque, que golpeo y destrozo todos aquellos corazones, que tras dos meses, le habría olvidado.
Era como la ceniza en un acantilado, el desgaste fuerte que desaparecería tras una pequeña brisa en el horizonte. Un buen empuje hacia la nueva vida, una nueva esperanza le había golpeado a continuar una vez con los pies en la tierra, insistente, fuerte ante las circunstancias.

Runa, a pesar de los contratiempos tendía a tener buena suerte, tras varios trechos se encontró con un viejo señor que se ofreció llevarla hasta la capital, en un carromato donde la miel se encontraba en viejas cajas de madera, un apicultor que le ofreció en tan poco tiempo una barra de pan, una cantimplora con agua y ropa nueva. Aquel entrañable anciano, le acercó hasta su origen, hacia las afueras de Lunargenta.

Observó su pie, en la entrada de la cuidad enladrillada, mientras volvía a captar el olor de las especias del mercado, el mejor mercado de armas del reinado, donde la diversidad se amontonaba en la calle. Meditaba, mientras comenzaba a caminar entre el gentío en cada una de las personas que dejaba atrás, en cómo cada uno de ellos se habría olvidado de su sonrisa, de su rostro iluminado en cada una de sus anécdotas explosivas.
Avanzó por las calles principales, recordando el nombre de Alanna Delteira. La mujer que arriesgó su vida, su secuestro casi fue el apagón de su alocada vida y ella arriesgo todo por una civil que había luchado en contra de algunos de sus compañeros. Había dejado sus rodillas caer pidiendo clemencia por una vida, que apenas conocía en manos de alguien que tenía de parentesco “de tía”. Alanna delteira, debía de visitarla para contarle que estaba viva.

En ocasiones, una persona no sabe cómo llevar las cosas, como debía explicarse, o manifestarse. Quizás la mejor opción era presentarse en silencio y ver cómo reacciona ante una persona, que se había apagado , habías tocado su fría mano en mar de lagrimas pensando que no regresaría, ¿cómo se podía explicar el regreso de una vida? .
Se presentó enfrente de la puerta del cuartel de la guardia, tomando todo el aire que sus pulmones le permitían, agarrando toda la fuerza y la única oportunidad de no huir, no tirar hacia atrás. Avanzó unos pasos, casi medio ida, cuando una mano golpeó su hombro de una forma desagradable.- No está permitido el paso a los civiles Exclamó uno de los guardias que se presentaba como un torreón frente a ella.
-¿Qué haces tarado? Tengo que entrar Rechistó Runa ante el golpe seco.
- Márchate, no pueden entrar civiles.
- ¿¡Estás loco!? ¡Tengo que ver a Alanna!
- No se encuentra aquí. La capitana se encuentra hospitalizada, así que márchate o tomaré medidas contra ti Volvió a responder el guardia, que sin importarle el afecto o la relación hacia ella, mientras observaba la cara de asombro de la ladrona mientras sentía que su mochila caía al suelo lentamente, volvía a intentar echarla de ahí como si de una peste se tratase.
No quería problemas nada más llegar, dio media vuelta hacia el hospital, en silencio, casi rezando que la chica no estuviera grave a pesar de aquella gran fortaleza que la caracterizada.
La gata, era una mujer dura de roer, y eso era una lección que tenía más que aprendida.
Runa Thorgil
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 232
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva esperanza [Privado] [Alanna Delteira]

Mensaje  Alanna Delteria el Lun Mayo 29 2017, 09:02

Habían vuelto, Lunargenta, su hogar, esa ciudad perlada que se abría paso a través del horizonte, dando luz incluso a los días más oscuros. El sueño de su infancia, su hogar de adulta, el lugar donde había ganado y perdido tantas cosas que había perdido la cuenta de los dedos de sus manos. El camino había sido largo, costoso y agotador, su piel aun quemada por los días de sol escocía como si el fuego le lamiera la piel, las heridas de su espalda, latigazos marcados ya de por vida, no se borrarían con facilidad, tal vez tuvieran que usar algo para rellenar la piel, regenerarla. Había perdido tanto peso que se mareaba y la vista se le volvía borrosa, y su cara, fatigada y dolorida, reflejaba el paso de las semanas en esa apestosa celda. Tal vez por su aspecto deshecho se dasató el pánico al llegar a la guardia.

Caminaba directa al despacho del general cuando la vieron, mientras su cabeza aun estaba rumiando esa luna llena que había visto la última noche antes de regresar a Lunargenta, en una hacienda que era suya pero que no consideraba como tal, y ese granjero al que ya no sabía como nombrar, ¿amigo? no sabía si eso alcanzaba, pero, al final, solo eran eso, ¿no? Sus manos tocaron el colgante que llevaba al cuello y, al oír voces dentro del despacho, se sentó en un banco a reposar antes de dar el informe, pero hizo mal.

Un par de cadetes que pasaban por allí, la miraron, y, al reconocerla, se adentraron alterados en el despacho del jefe, que salió preocupado. Su padrastro, un hombre de ley que en cualquier otro momento habría reconocido que su tratamiento podía esperar, salió corriendo y ordenó que la llevasen al hospital de Lunargenta. Alanna lo miró exasperada, pero la preocupación del hombre parecía tan genuina que fue incapaz de protestar, y, de todos modos, le dolían mucho las piernas y la piel del cuerpo parecía un suplicio interminable.

Se dejó guiar al hospital en un carro mientras Meredith, por petición de su esposo y por voluntad propia, la acunaba. Alanna sonrió negando con la cabeza, se preocupaban demasiado, hacía mucho que había dejado de ser una niña. Entró al hospital bajo la atenta mirada y cuidados de su madrastra y al ver su placa y su aspecto la hicieron tumbar en una cama que rápidamente llevaron a una sala para que la pudieran examinar. Una mujer enjuta miró con detenimiento sus heridas y la hizo beber varios potingues extraños y de sabor amargo. Unos trapos pronto cubrieron su espalda y hombros, frescos, hicieron que sintiera un alivio inmediato de la enorme quemazón que le producían las heridas y las quemaduras de la piel.

- Gracias.- dijo cerrando los ojos, con alivio, mientras dejaban un vaso de agua a su lado, y se quedaba tumbada, quieta, boca bajo sin más cobertura que esa tela empapada de... algo.
- Estamos para eso, pero has tenido suerte, podría haberse infectado, parece que no te han tratado muy bien estos últimos tiempos.- comentó la mujer.
- Soy guardia, ¿cuando se nos trata bien?- bromeó intentando no recordar las imágenes de latigazos que solo habían sido detenidas por orden del antigua Sheik y la mujer que, con ayuda de Eltrant y la suya propia, se había alzado, después, con el mismo título.
- Eso también es cierto- respondió la mujer divertida.- No te muevas demasiado, en cinco minutos, más o menos, te olvidarás de que tenías nada en la espalda, solo te quedará un bonito moreno, algo de anemia y un poco de deshidratación, bebe mucha agua y come tanto como puedas durante un par de semanas, con eso debería bastar, vuelve en unos días para ver como avanzas.- le recomendó antes de salir de allí con una palangana de agua teñida de rojo. Su sangre, había solido mucho mientras limpiaba sus heridas, pero parecía que ya había terminado.

Miró el cuarto, ya vacío, de un blanco impoluto, mientras el fresco de la tela y el potingue hacía que se le cerrasen los ojos. Había unas cortinas de color azulado agitándose por el viento, un suave olor a lavanda cubría el cuarto y una puerta, la única, entreabierta, le permitió ver la cara de su rubia madrastra, que entró cerrando tras ella haciendo que ese aroma suave que flotaba en el cuarto se volviera más fuerte, su perfume. Sonrió cerrando los ojos, agradecía que la mujer se hubiera mantenido al margen durante la cura, no habría podido mantenerse fuerte si ella hubiera estado a su lado.

- Alanna, cielo...-
murmuró la mujer tomando asiento a su lado.- Esta semana te quedarás en casa, hasta que estés mejor, ¿si?
- No puedo... lo sabes, tengo que presentar informes y hay nuevos cadetes a los que he de entrenar.- explicó abriendo los ojos.- Mer... no soy una niña, se cuidarme, y os visitaré todos los días si hace falta, pero no puedo.- le dijo con seriedad y una sonrisa camada.
- Se que no lo eres cariño, pero eres mi única hija, llevas más de un mes desaparecida, entre tu viaje al este, el barco y la misión en el arenal... no sabíamos nada de ti, pensamos que habías muerto, solo un par de cartas diciendo que te ibas de nuevo no son una prueba de vida...- La voz de la mujer se rompió un momento, y sus ojos se aguaron. Alanna alzó la mirada entristecida, tenía razón.
- Lo siento... yo...- ¿qué? ¿tenía que hacerlo eso era algo que Meredith ya sabía, no se lo estaba echando en cara, solo le estaba pidiendo que, si tenía que ponerse en riesgo de muerte, la dejase despedirse antes.- intentaré visitaros más, han sido meses de locura, perdóname.- dijo con sencillez.
- Gracias cariño.- sonrió la mujer mientras le acariciaba el pelo.- te ha crecido mucho, ya te pasa los hombros.- comentó mientras Alanna comenzaba a sentir los dedos ágiles de la mujer trenzándole los mechones castaños.

Habían, con esa charla, pasado los cinco minutos. La enfermera volvió y retiró la tela sonriendo satisfecha al ver la espalda, ya lisa, de la joven, y su piel, antes quemada, de un color claro. Aplicó la crema en su rostro, en los brazos, las piernas y el estomago, y la hizo reposar tres minutos más que se quedó hablando con ellas compartiendo opiniones y recomendaciones mientras Alanna bebía agua con su mano enguantada.

- Esa mano...- comentó entonces la mujer.
- No, esta... está bien, lo prometo.- sin demasiado convencimiento, la anciana se retiró, dejó a la chica quitarse lo que quedaba de mejunje en un baño impersonal y frío y finalmente, la dejó ir.

Saliendo del cuarto, con su piel ya clara y los latigazos cubiertos, se dirigieron a la guardia, Meredith se separó de ella con la promesa de que acudiría a cenar. Vio en la puerta de entrada un fantasma. Runa, no, no podía estar allí, murió frente a ella. El miedo, la esperanza y el estrés parecieron golpear su pecho con fuerza mientras veía a ese ser que parecía tan físico, tan real, tan tangible, que la hizo retroceder un par de pasos. Tragó saliva con pesadez, con su garganta firmemente cerrada y avanzó dudosa, un par de pasos.

La calle, vacía a su alrededor, era un lugar tan bueno como cualquier otro para comprobar si lo real eran los fantasmas, o los milagros. Se acercó temblorosa y alzó una mano para tocar el brazo de la chica, lo apretó un momento, sin duda, real. La miró a los ojos un solo instante y fue entonces cuando dio un salto. Abrazo a la joven por el cuello y retuvo las lágrimas, no había muerto, estaba allí, estaba viva, a salvo, estaba bien. No dijo una sola palabra, solo la abrazo con fuerza, temblando, con su delgado cuerpo pareciendo una hoja, ya habría tiempo para lloros más tarde, cuando estuviera sola en su casa, en ese momento, el shock solo le permitía abrazar a la joven y temblar, aliviada y feliz de que estuviera allí, de que estuviera de verdad.




Despiertame:
]

Cuidado:

Taller de firmas y avatares
Alquimia~Nombrada - Medicina ~ Novato
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1009
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva esperanza [Privado] [Alanna Delteira]

Mensaje  Runa Thorgil el Mar Mayo 30 2017, 17:08

Volvió de su propio shock, mientras los ojos de aquel descerebrado la observaba como si ella hubiera perdido el norte, solo se agacho a por sus cosas con dignidad y tan rápido a la vez de instintivo, echó el galope hacia las puertas del hospital, como siempre se decía con prisa pero ninguna pausa.

El día permanecía tranquilo, el sol estaba golpeando con bastante calor, la gente aprovechaba a salir el doble de lo que estaban acostumbrados por aquel repentino mal tiempo que estaba azotando días atrás. Debía tomar el atajo más sencillo para llegar cuanto antes allí, un atajo donde los empujones o la gente que se paraba en medio a hablar no era la mejor opción, por ello, como siempre los canalones eran la mejor opción.

Agarró de un saltó el canalón de la tienda de hechizos de la bruja Unknow y se impulsó sobre él para subir en aquellos reconocidos tejados, donde la mayoría de su vida recorrió para salvar su desastrosa pero divertida vida, una vez arriba se dispuso a caminar por el centro y comenzó a tomar impulso para saltar sobre el siguiente tejado, así repetidamente, mientras se acercaba poco a poco a la zona del hospital. Como siempre, uno se encuentra con viejos conocidos, y eso le ocurrió a Runa, tras saltar el sexto tejado observó al borracho herrero de la taberna que no paraba de fijarse sin ni siquiera pestañear un segundo su rostro.

--Tú estabas muerta...

La chica se paralizó sin saber que soltar de su boca, aquel hombre estaba temblando y no paraba de mirarla asombrado.

-¡Milagro! ¡Ya te lo contaré en otro momento Casi se burlo sin querer y sin dejar que nombrara más palabras , volvió a saltar al siguiente, hasta dar de una vez por todas con las puertas del hospital.

Una vez en el extremo del tejado, se agarró al borde del tejado y con sus propios pies se impulso para dar un salto más ligero al suelo, se sacudió su nueva ropa y caminó saliendo de aquella callejuela hacia las puertas en silencio, como una niña pequeña a la que acaban de regañar, con su cabeza baja y sus pies casi arrastrados por la obligación. Eran situaciones que ella odiaba, no era una mujer que le gustara demostrar tanto afecto ni tanto respeto hacia a nadie, pero a la mujer ante la que se presentaba a pesar de ser su enemigo natural, lo logró.

Iba a traspasar la puerta cuando una figura conocida le interrumpió, los ojos de la gata se agrandaron al ver su rostro, menos pálido que la última vez que la tocó. Alanna retrocedió unos pasos, y Runa comenzaba a pensar que quizás aquella mujer la estaba temiendo en ese mismo instante, o peor, quizás querría golpearla por pensar que había engañado a todo el mundo.
-Parece que hayas visto un muerto... Trato de sonreír dulcemente hacia la guarda que no hizo caso omiso ante su comentario y avanzó unos pasos hacia ella tocando su brazo. Ella notó que estaba asimilando que se encontraba viva, ciertamente era un verdadero shock aparecerse de golpe como si de un fantasma se tratase. Ni ella misma en ocasiones se creía todavía que había regresado tras la muerte.

Ay la muerte, que le iban a decir a ella sobre las historias de fantasmas y sobre la muerte, si tuvo el peor castigo de todos.

Ver a todos aquellos que la querían sufrir.

Alanna asintió con su cabeza como diciendo que era cierto lo que estaba viendo frente a ella, y se abalanzó sobre su cuello así dando un fuerte abrazo que en ese instante estaba rompiendo todos sus esquemas. El cuerpo de la guarda temblaba, quizás fuera la emoción, quizás por otra parte el dolor, por ello la ladrona subió sus brazos y la abrazó como pocas veces había hecho en la vida, regalándole lo más sincero que salía en ese momento de ella, tomándola entre sus brazos fuertemente mientras sonreía.

- Vine hasta aquí para agradecerte todo... Le susurro intentando mantener la calma.-Fui hasta al cuartel y no estabas, entonces yo... Su garganta quiso romperse en ese momento pero aguantó la compostura ante la gata que todavía permanecía callada.

-Alanna La nombró llamando su atención, agarrando sus finos hombros mientras su mirada grande se clavaba en ella.-Esto es tuyo... Le entregó la insignia de la guardia que dejó en sus manos hace dos meses atrás.

Una vez más, a pesar de su valentía frente a los problemas, Runa con el apodo de Thorgil, quería huir de lo sentimental.

¿Cuántas veces nos preguntamos si somos dignos de quienes nos acompañan?
Sin embargo, con todos nuestros defectos son personas que jamás se separan de nuestro lado,
Como pequeñas lámparas que dan combustión a la nuestra
Runa Thorgil
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 232
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva esperanza [Privado] [Alanna Delteira]

Mensaje  Alanna Delteria el Jue Jun 01 2017, 11:18

La sintió cálida, como la brisa que envolvía la ciudad de los sueños, la sintió respirar como el mar cuando rompe las olas, la sintió moverse para devolverle el abrazo, como las ramas de los árboles cuando se mecen, en definitiva, la sintió viva. Tan viva que parecía irreal. ¿Cuántas veces tendría la suerte de recuperar a personas de la muerte? Porque para ella, esa era la segunda vez que alguien resucitaba, fuera o no cierto que habían muerto, para ella, era la segunda vez que ocurría semejante milagro. Primero su hermana, y ahora Runa.

Alanna temblaba casi imperceptiblemente aguantando las lágrimas, no, ella no lloraba, ya había llorado bastante en poco tiempo, se suponía que era una mujer fuerte, dura, era, al final, una guardia de Lunargenta, y no cualquier guardia, era La Gata, la primera de su promoción, la que había sido entrenada por uno de los maestros retirados más famosos, era mitd guardia mitad ladrona, el guante blanco de la ley que se ocultaba en las sombras, la hijastra de un general y una confidente, la confidente con más prestigio en el gremio, con contactos, incluso, en las zonas más bajas y sucias de Aerandir, definitivamente, ella no era una mujer de lágrimas, no lo había sido desde hacía mucho tiempo. Parecía haberse vuelto más débil de unos meses atrás, pero no, ya no lloraba, no de nuevo.

Respiró hondo intentando controlar esos temblores, que fueron reduciendose cuando escuchó la voz de su prima en su oído, casi rota, y sonrió, otra chica dura, no tendrían relación de sangre, pero se parecían más de lo que creían, a pesar de que la altura de Runa fuera mayor, a pesar de que sus ojos fueran más oscuros y su piel estuviera menos surcada por heridas, eran iguales, no solían expresarse con sencillez, aunque sus estilos fueran distintos, ambas guardaban más secretos de los que contaban, confiaban poco en la gente y necesitaban saber que, en quien lo hacían, podía ser ciegamente, y, sobretodo, no les gustaba llorar.

Se separó con suavidad de la antigua ladrona y le sonrió con calma mientras ella le cogía los hombros con seriedad y le devolvía la insignia que le había dado a ella antes de que la dejasen flotar hacia el Valhalla. Alanna miró el trozo de metal que debería estar frío y, en cambio, se notaba cálido al tacto, debía haber estado apretándolo con fuerza. Con una breve negación, la guardia abrió el enganche que hacía que la insignia de escudo corona y alas pudiera prenderse de la ropa, y la enganchó al pecho de la ladrona reformada con una breve negación.

- No te confundas, es tuya.- dijo cerrando el clip.- Yo te la entregué, pero no te la concedí, te la ganaste, por tus servicios al pueblo siendo una simple ciudadana, por tu interés por tu preocupación, por tu implicación, Runa, ya no eres una ladrona, eres guardia, ahora, eres una guardia de Lunargenta.- Le sonrió mirándola seriamente a los ojos.- La guardia que resucitó, supongo que eres nuestro fénix.- dijo dejándo que una pequeña luz de burla dulcificara su gesto.- Bienvenida a la guardia Runa Thorgil. Preparate para que te tome mucho el pelo.- bromeó.- aunque antes debo contarte algunas cosas...- suspiró cansada.- ¿Vienes? iba a ir a tomar un baño a las termas- la invitó con un gesto.- podemos hablar allí, con la insignia tenemos pase VIP.- bromeó nuevamente con un guiño, mostrando las alas plateadas que llevaba enganchada a la tela de su uniforme.




Despiertame:
]

Cuidado:

Taller de firmas y avatares
Alquimia~Nombrada - Medicina ~ Novato
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1009
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva esperanza [Privado] [Alanna Delteira]

Mensaje  Runa Thorgil el Vie Jun 02 2017, 21:30

Nunca un abrazo había demostrado tanto, como agarrar con firmeza ante una persona que casi se desvanecía por la eternidad debía de ser tan reconfortante, como el olor de un libro nuevo a punto de estrenarse, el olor de tierra mojada cuando llovía en el campo, o el olor a hierba recién cortada por las hoces de los granjeros. Era tal lento el momento en el que la muchacha le entrego la insignia que pudo contemplar con claridad y atención cada uno de los gestos faciales que le dedicaba.

Aparte de negarle le contesto que esa insignia se la había ganado, por ser una gran ciudadana y cumplir con la orden. Runa, se extraño ante su comentario, una persona que robaba aunque fuera para sobrevivir o para vengar a personas como ella tampoco se le consideraba heroína.Podía llamarla heroína por alistarse de apoyo en Roilkat, por salvar la vida de una niña suicida que no conocía el acto de toda consecuencia.

Runa Thorgil, no se consideraba buena, aunque tampoco creía que realmente fuera una villana.

La gata con cariño, clavó la insignia en su traje, mencionando que ella ya no pertenecía a su antigua vida, ya no era una forajida para las personas con las que trabajaría a partir de ahora, no sería la noche, ya no se rodearía de su mugriento grupo de borrachos un poco descarados, pero al fin de cuentas , siempre fieles entre si mismos. Runa, se uniría a sus enemigos naturales, no muy convencida, para actuar en el bien, para demostrar y ayudar a niños como ella que se puede cambiar de vida.

-Te noto más habladora y bromista conmigo que de costumbre Respondió al comentario de las aguas termales.

Le asintió con una sonrisa y comenzó la andanza hacia la zona centro de la ciudad, todavía a muchas calles de distancia quedaban, mientras tenían la oportunidad de pasar cerca de las tiendas de modistas de tanto privilegio, los cuales solo atendían a duques y simplemente la realeza. Así mientras continuaban, veían expuestos aquellos hermosos vestidos dorados tan altos de presupuesto.-Decías que tenias que contarme... Interrumpió el silencio mientras su mirada estaba dirigida al suelo.-Supongo que este tiempo han pasado tantas cosas.. Terminó la frase casi suspirando.

-¿Sabes Alanna? Últimamente la vida me trae muchas sorpresas. ¿Como están todos? y subió la mirada hacia los ojos de la gata, quien aun trataba de contener sus nervios.
Runa Thorgil
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 232
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva esperanza [Privado] [Alanna Delteira]

Mensaje  Alanna Delteria el Miér Jun 14 2017, 13:55

Sonrió con timidez, mientras seguía andando. Ciertamente, estaba más habladora, pero era lógico, se sentía nerviosa. Podía tratar con cualquier cargo de la nobleza, podía enfrentar a mil bandidos, podía insultar a quien se le pusiera delante si esta persona se lo merecía, podía, era capaz de hablar de mil formas en dos millones de situaciones diferentes. Pero cuando los sentimientos estaban en juego, había demostrado más de una vez que las palabras no eran el mejor modo que tenía de expresarse. Se volvía torpe, tímida, dudosa. Parecía ser otra persona. No podía decirle "gracias a su padrastro y a su madrastra" no había podido decirle a Elise que la necesitaba a su lado, no podía decirle a Eltrant... no podía, ni a Runa que eran familia, y que para ella desde hacía tiempo, era como una hermana de la que se sentía responsable y a quien quería ayudar y ofrecer lo que tanto necesitaba cualquier persona, una familia, una familia que, al final, era más de runa que suya.

- Lo siento.- Se disculpó con timidez.- es algo complicado de explicar, por eso quiero que estemos sentadas y con tiempo, es algo largo.- le dijo.

Siguió andando y se paró frente a la puerta de madera maciza con tres escalones y los subió llaves en mano abriendo la puerta de su pequeña casita, tenía que coger ropa. Hizo un gesto a Runa para que pasara y se sentase en una de las cuatro sillas que tenía la pequeña mesa de la cocina donde lo hacía todo, desde escribir los informes desayunar. El sitio, limpio y ordenado, pero pequeño, no era nada del otro mundo, y ciertamente, tenía muchas cosas para cambiar, o, al menos, para hacer una limpieza a fondo. Sonrió pidiéndole unos momentos de espera y entró a su cuarto.



- Están... bien, creo.- dijo.- Llevo fuera cerca de un mes.- confesó.- no he podido ver a casi nadie. Schott... le vi en un barco, estaba... bien, creo, más apagado que de costumbre.- confesó.- Ashryn... me separé de ella por trabajo, espero que esté bien.- dijo en un murmullo.- al único que he visto más es a Eltrant.- sonrió un poco.- me salvó, así que... creo que la que no estaba bien era yo.- rió un poco tocándose el pecho, recordando cada punzada que le daba cuando se sentía tensa o en peligro.

Abrió el armario y sacó dos mudas, dos pantalones y dos camisas, un par más grande que el otro, después de todo, Runa era bastante más alta que ella, y no sabía si su ropa era lo bastante grande, suponía que si, probablemente la chica prefiriese su propia ropa, pero era lo más que podía hacer de momento si no quería retrasarse. Metió en dos bolsas de tela las prendas antes de salir y tenderle una a Runa.



- Vamos, te lo explicaré todo al llegar.-
prometió saliendo de la casa y dejando que Runa la siguiera antes de cerrar la puerta y continuar el camino.- dime... ¿qué...? ¿Qué ha pasado? Te vi... estabas fría, no... ¿cómo?- preguntó sonriendo, incrédula pero feliz de tener allí a su amiga.

El camino se hizo corto mientras escuchaba la historia de la joven y, finalmente, llegaron a la entrada de los baños. Un cartel rezaba “Casa de baños Lago de la Luna” Una pequeña publicidad, probablemente engañosa, y más procedente del boca a boca que de algo dicho realmente por los dueños de la casa, decía que el agua que llenaba las inmensas tinas procedía directamente del lago que daba nombre al lugar.



Sonrió e hizo un gesto para que Runa entrase con ella y la imitara. Desenganché su insignia del pecho y la mostró a los dueños, que, sin más que un asentimiento, sonrieron dándole la bienvenida y le tendieron una llave par guardar sus cosas, hicieron lo mismo con Runa y les permitieron pasar a una sala llena de taquillas.

Alanna, sabiendo que luego tendría frío, cogió la más cercana a las tinas que había, y guardó allí sus cosas cogiendo la toalla que había metido en su bolsa. Se quitó la ropa dejándola dentro de la taquilla de madera y se envolvió con la toalla antes de abrir la puerta y dejar que el vapor cálido la golpease.



Caminó con cuidado para no resbalarse y, cuando llegó a la inmensa tina que se llenaba con el agua que caía desde unas gárgolas con forma de luna, la dejó sobre un banco y se sumergió poco a poco dejando que el calor le enrojeciera la piel, dolorida como había estado por su larga estancia en el desierto. Respiró hondo. ¿Cómo iba a empezar?




Despiertame:
]

Cuidado:

Taller de firmas y avatares
Alquimia~Nombrada - Medicina ~ Novato
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1009
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una nueva esperanza [Privado] [Alanna Delteira]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.