Últimos temas

La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Ingela el Lun Jun 05 2017, 22:46

El día anterior había sido el último día del Bragiväl. Así que Ingela durmió un poco más de lo normal. Había tenido un sueño bastante extraño, en el que bailaba en el medio de un salón, rodeada de seres enormes ataviados con ropas extrañas, que reían y aplaudían a su baile.

Despertó incómoda y con dolor en la nuca y las articulaciones -No estoy acostumbrada a bailar tanto...- se lamentaba la joven dragona. Pero no podía quedarse largo rato pensando en los dolores del cuerpo, tenía que prepararse para ver a Zatch. No veía a su hermoso zorro desde antes del carnaval. Él tenía "asuntos que atender" y ella simplemente no quiso preguntar más, prefería no saber de aquellos negocios y se limitaba a disfrutar de él, sus besos, caricias y divertidos relatos. Amaba estar con él más que cualquier otra cosa en el mundo.

Se sentó en la cama, estiró los brazos y bostezó. Echó una mirada a la cama de Helyare, pero la elfa no estaba. Aquello no le extrañaba ya a la joven dragona, estaba acostumbrada a encontrarse con la elfa durante el día, quien dormía poco y se levantaba muy temprano. Al ponerse de pie, no pudo mantener el equilibrio y cayó sentada en la cama. Volvió a intenar levantarse y no pudo, cayendo nuevamente sobre la cama. Era como si no pudiera dominar sus piernas.

Levantó su camisón y el grito de espanto se escuchó en toda la posada.

Sus rodillas estaban flectadas hacia atrás y sus pies eran un par de patas de ave con tres dedos. Fue allí que vio sus manos, sus dedos estaban más largos y sobre el el dorso habían pequeñas plumas azules dispersas unas de otras, pero que se iban tupiendo a medida que subían hacia los hombros. Ingela no paraba de gritar. Se remangó el camisón por encima de los muslos y vio que allí también estaban esas condenadas plumas azules.

Aterrada, se agarró del borde de la cama y apoyada a la pared, avanzando a tropezones hacia el lavatorio con espejo. Horrorizada, descubrió su rostro alargado hacia el mentón, su nariz completamente aguileña y plumas azules asomándose por su sien y frente. No tenía cabello sino un penacho de plumas que se levantaba hacia arriba... pero eso no era lo peor.

Desesperada, se arrancó el camisón del cuerpo y encontró que las plumas azules cubrían todo su cuerpo y tenía alas. Unas condenadas alas enormes y cola... una larga cola de pavo real que se extendía detrás de ella. La dragona sintió que las piernas le flaqueaban y su visión se ennegreció por completo, cayendo desmayada al suelo.

Ingela Pavo Real:

No sabe cuánto tiempo estuvo en el piso. Lo que sí sabía era que al despertar, las plumas seguían ahí. La chica rompió a llorar desconsolada. ¿Qué le había pasado? ¿Qué era esta pesadilla?

Desesperada, comenzó a arrancarse las plumas del vientre. La sangre comenzó a brotar profusamente y el dolor era insoportable, pero ella continuó, loca de desesperación y miedo. Se arrancaba plumas de los brazos, del cuello, de las piernas, la cola y las alas. Agarraba plumas a manos llenas y con furia las arrancaba, causándose heridas que sangraban sin parar. -¡Auxilio!- gritaba Ingela -Dioses ¿qué me ha pasado?- chillaba entre lágrimas y gritos de dolor.
Ingela
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 180
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Zatch el Lun Jun 05 2017, 23:24

Varios días habían transcurrido desde la última vez que viera a la joven dragona. Más de los que podía soportar, sin duda alguna, pero el deber había llamado a su puerta (de haber tenido una, claro) y había tenido que partir rumbo a las tierras del Oeste para ocuparse de una misión que le daría pase directo al gremio del que menos se hablaba, pero quizás mayores beneficios traía: El Gremio de los asesinos.

Como siempre le ocurría luego de ese tipo de aventuras, el carácter de Zatch se había vuelto un tanto más tosco, áspero y difícil. Aunque los duros eventos de la vida habían formado una fuerte coraza a su alrededor, pocas personas podían permanecer impávidas tras mancharse las manos de sangre en tan reiteradas ocasiones. Su gesto era parco, con el ceño fruncido y los labios apretados, y sus pensamientos revoloteaban peligrosamente cerca del oscuro y venenoso pesimismo. No obstante, cuando llegó a la plaza donde había conocido a cierta bellísima muchacha, sus facciones se ablandaron en una mueca expectante. Pensar en ella le daba otro brillo a su mirada, y siempre que estaban juntos olvidaba por un rato la cruenta realidad de su vida. Era su oasis, su brisa de aire fresco, y durante esos lapsos podía estar tranquilo y abandonarse a la dulce inocencia de la relación que mantenían. Ingela lograba sacar lo “menos peor” de sí mismo.

Esperó sentado bajo el árbol en que habían tenido una de sus primeras conversaciones, perdiendo la mirada en algún punto de la plaza donde los transeúntes iban y venían. No podía evitar echar miradas furtivas alrededor, para constatar que nadie lo estuviese vigilando. Tenía la capucha echada sobre la cabeza y parte del rostro para evitar que nadie lo molestase.
Corrió el tiempo y su mueca fue mutando de la ilusión al aburrimiento. -¿Dónde se habrá metido? Nunca llega tarde. -Pensó, y tras exhalar un largo suspiro decidió esperar un rato más. Pero el rato pasó y él seguía tan solo como en un pricipio.

Enfado, preocupación y miedo. En ese orden los sentimientos comenzaron a inquietarle, hasta que decidió dirigirse hacia la posada donde ella se hospedaba para recogerla por sí mismo. “-Quizás no me ha dejado plantado... quizás le ocurrió algo.” -Quiso creer, aunque aquel panorama tampoco conseguía tranquilizarlo. Apuró el paso hasta llegar al lugar y se adentro en éste con decisión.

-¿En qué puedo ayudarle, señor...? -Un hombre bajito y calvo se acercó a hablarle, recargándose en la escoba con la cual limpiaba el modesto recibidor. Zatch lo observó desde arriba y, brusco, masculló:
-¿En qué habitación se encuentra la señorita Ingela?
El posadero lo observó con una ceja levantada.
-No puedo facilitarle esa información, si lo desea yo podría dejarle un mensaj...
-Rubia, ojos azules, acento del norte. -Continuó, encorvándose sobre el tipo con los puños apretados- ¿Dónde está?
-¡No estoy autorizado a...! -Bastó que le llevase una mano al cuello para hacerle chillar- ¡La nueve, está en la nueve!
Satisfecho, el zorro lo soltó antes de salir corriendo hacia el sector de las habitaciones.

Una, dos, tres, cuatro... “-Gracias a Odín que la harpía de mi madre me enseñó a contar.” -Pensó mientras trotaba a lo largo del pasillo. Nueve. Toc, toc, toc... Y nada. El zorro pegó una oreja a la puerta, quizás la muchacha acababa de irse y ahora era ella quien lo esperaba en la plaza. Pero no; en vez de silencio, escuchó un sonido trémulo y entrecortado, pero constante. Sonaba... sonaba como un gimoteo. Todas las alarmas de la bestia saltaron y, sin molestarse en volver a tocar, abrió la puerta con una sonora patada.

Sus ojos se abrieron de par en par cuando vio a la... cosa que sollozaba sentada en el suelo, echada sobre un charco carmesí que fluía de entre su... ¿plumaje? Era la voz de Ingela, de eso no cabía duda alguna, pero la imagen no se correspondía a la dulce rubia que conocía.

-¿¡Qué demonios está pasando!?
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 162
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Ingela el Mar Jun 06 2017, 15:20

la piel de su vientre le ardía, enrojecida y manchada, podía ver parches de piel donde se había arrancado las plumas. No había servido de nada, más que para llenarse de sangre y sentir el cuerpo más adolorido. 

Sintiéndose débil, aterrada y en negación, Ingela lloraba sentada en el suelo, en medio de un charco de sangre que se iba secando, cuando un fuerte golpe abrió la puerta y frente a ella apareció Zatch, quien al verla, quedó tan impactado que la joven dragona pensó que iba a salir corriendo.

-No sé qué me pasó- soltó la chica y largó a llorar, ocultando su cara entre las manos -Yo... ¡yo desperté así!- dijo entre sollozos y lamentos. No solo se lamentaba por aquella apariencia y el no lucir como ella misma, ahora lloraba de vergüenza, porque Zatch la había visto así. Saldría corriendo, seguramente, espantado por aquella horrible figura que tenía en frente.

Agarraba las plumas que tenía al rededor, todas manchadas de sangre y las miraba consternada -¿Qué voy a hacer?- se lamentaba. No tenía idea de por qué o cómo había pasado aquello. Tampoco pensaba con claridad. -La última vez... no fue de un día para el otro...- dijo llorando -¡La última vez NO fue así!- exclamó y volvió a llorar desconsolada.

En ese punto, no se había dado cuenta aún que las plumas eran de un pavo real, ni que en el fondo de su habitación seguía el disfraz de pavo real que le habían confeccionado justamente un par de brujas. Ingela estaba impactada, atribulada, la cabeza no le daba para pensar con claridad, ni para razonar o ser objetiva. Comenzó a llorar a gritos, ahogándose a veces -¡Soy un puto pato! ¡Zatch! ¡Un pato!- gritaba estirando los brazos hacia su enamorado.

Ingela
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 180
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Zatch el Mar Jun 06 2017, 22:31

Pocas veces en su día a día se encontraba tan atónito por alguna situación. Su capacidad de improvisación solía ser excelente, pero esta vez... esta vez sólo podía quedarse parado en la puerta, con los ojos bien abiertos y la mandíbula floja por la sorpresa. No tenía ni la más mínima idea de qué hacer.

Lo primero que se le ocurrió fue dar un paso adelante y cerrar la puerta para evitar que los gritos se proyectasen más lejos, atrayendo visitas inoportunas. Luego corrió hacia la cama para arrancar la sábana y con esta entre manos regresó donde la pequeña dragona... o ave, o lo que fuese. En ese momento pudo ver de soslayo el disfraz, y muy tonto había que ser para no captar la coincidencia, pero ese no era el momento para ponerse a atacar cabos.

Se acuclilló frente a ella, echándole la tela sobre los hombros con suma delicadeza. “-Nunca imaginé que encontraría plumas la primera vez que la viera desnuda.” -Pensó, pero lo que podría haber sido una sonrisa socarrona fue totalmente opacada por la preocupación que sentía. Verla derramar lágrimas le retorcía el alma de tal manera que despertaba en él un instinto de protección totalmente desconocido. Quería abrazarla, pero no parecía una buena idea tener contacto con las heridas ensangrentadas. Sólo le quedaba intentar dialogar con ella.

-Shhh, shhh, cálmate, Ingela. Estoy seguro de que encontraremos una solución, ¿está bien? Pero primero tienes que calmarte. Respira profundo... -Inhaló hasta colmar sus pulmones para darle el ejemplo, poniendo el rostro tan cerca como podía del de ella para captar su atención- No creo... no creo que seas un pato. Uh, bueno, ¡si lo fueses, serías el pato más bonito que vi en mi vida! -Por Odín, consolar a alguien era muchísimo más difícil de lo que creía. ¡Le resultaba más fácil destripar, traicionar y robar, actividades que carecían de sentimentalismos!- Cálmate y pensemos, pequeña. Deja de llorar, ¿vale?

Se sentó frente a ella, muy cerca pero sin tocarla, y la miró a los ojos con la misma calidez que le dedicaba cada día. Seguía sorprendido y ver aquellas facciones resultaba desconcertante, sí, pero intentó evitar que ella notase su turbación. Debía actuar como si todo fuese perfectamente normal... dentro de la normalidad que tan descabellada situación podía tener.
-Escucha, ¿recuerdas que te conté de la vez en que cierto amuleto encantado me convirtió en una binaba? Bien, ¿no crees que puede ser lo mismo? ¿qué pasó en el Bragival, Ingela?

Volvió a echar una rápida mirada hacia el traje que descansaba detrás de ella. Era obvio que la situación apestaba a magia, pero... ¿sería un hechizo fácil de deshacer?
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 162
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Ingela el Mar Jun 06 2017, 22:55

Zatch no salió corriendo y eso hizo sentir un punto cálido en el pecho de la joven drag... pato.

EL zorro trajo una frazada y con ella cubrió a Ingela con tal delicadeza, como si estuviera manejando una figura de cristal. Se sentó e intentó tranquilizarla, pidiéndole que respirara, inhaló y exhaló. La chica lo imitó lo mejor que pudo, aunque los mocos sueltos le sonaran. Él le hablaba con un tono de voz suave y la miraba con cariño. Por los dioses, se veía tan lindo allí, sentado frente a ella, tomándole las manos e intentando calmarla. El puntito cálido rápidamente creció, y la sensación de tibieza le inundaba el pecho.

No creo... no creo que seas un pato. Uh, bueno, ¡si lo fueses, serías el pato más bonito que vi en mi vida!- le dijo y ella sonrió y soltó una risilla mientras se secaba las lágrimas con una esquina de la frazada. El lindo chico zorro siguió reconfortándola, mostrándose tan dulce y comprensivo... si no fuese por los mocos, ella le hubiese dado un beso.

Cálmate y pensemos, pequeña. Deja de llorar, ¿vale?- le dijo mirándola con ese enamoramiento de siempre -Escucha, ¿recuerdas que te conté de la vez en que cierto amuleto encantado me convirtió en una binaba? Bien, ¿no crees que puede ser lo mismo? ¿qué pasó en el Bragival, Ingela?- le preguntó haciendo que por primera vez en lo que iba de ese horrible día, la joven dragona dejara de lado el susto y conectara el cerebro para pensar.

-Pues...- dijo con voz aún trémula -Bailé mucho... bebí hidromiel... me disfracé de tigre y de...- dijo contando con los dedos, pero antes de terminar la frase, sus ojos se abrieron como platos y giró su cabeza hacia la silla que estaba en el fondo de la habitación, donde reposaba orgulloso su disfraz -¡DE PAVO REAL!- exclamó poniéndose de pie de un salto y tirando a Zatch con ella hacia donde estaba el traje.

-Esto, esto me puse el segundo y el tercer día, y bailé mucho. Me gané un premio por él inclusive- le contó sintiendo que quizás encontraría la solución a aquel terrible desaguisado -¡Y me lo confeccionaron unas brujas!- dijo entusiasmada.

Feliz, viendo una luz en la oscuridad, saltó al cuello de su zorro y lo abrazó con fuerza -Gracias- le dijo sin soltarlo -Gracias por venir- dijo y cerró los ojos, quedándose entre sus brazos un rato. -Te extrañé estos días, estoy muy feliz de que hayas vuelto- dijo en voz baja, rozando su mejilla con la de él.
Ingela
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 180
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Zatch el Miér Jun 07 2017, 01:37

Ver que sus mediocres frases de aliento funcionaban le subió en cierta forma la autoestima. Quizás no era la criatura con más empatía de toda Aerandir, ¡pero al menos podía lograr que una chica dejase de llorar! Sonrió, contento al ver que la joven drago... cosa, iba recomponiéndose poco a poco. Hasta que, abrupta e inesperadamente, ella se puso de pie con un salto para arrastrarlo (¿cómo podían tener tanta fuerza esos brazos tan delgados?) hacia donde colgaba el vistoso disfraz.

Fue asintiendo a medida que ella le relataba lo sucedido. Lamentó no haber estado ahí para acompañarla... por no decir supervisarla. Imaginarla bailando alegremente con algún fulano tras beber un par de jarras de hidromiel despertaba su mal humor. Pero no había tiempo para reproches, y tampoco estaba dispuesto a ponerse a discutir con aquel adorable pajarraco. La palara “brujas” captó completamente su atención.

Pero cuando estaba a punto de dar su opinión, la cambiante muchacha se le lanzó a los brazos. Zatch no podía manejar tantos estados de ánimo en tan poco tiempo, y apenas atinó a atraparla con cierta incomodidad. No porque le diese impresión ni le causase asco, si no debido a que temía lastimarla si le rozaba muy fuerte la piel.
-Yo también te he extrañado, patito. -Susurró, apenas frotando la mejilla ajena con la propia y esbozando una sonrisa cargada de incertidumbre- ¿No te duelen las heridas? ¿Puedo abrazarte más fuerte? No sabes cuánto he pensado en volver a verte mientras viajaba... Aunque ni siquiera mi fantástica imaginación me preparó para esto, ¡ja!

Inhaló. Ella todavía olía como Ingela, hablaba como Ingela y lo abrazaba cálidamente como Ingela siempre hacía. La magia de los brujos era asombrosa... y daba bastante miedo la facilidad que tenían para hacer lo que se les antojase prácticamente con cualquier persona.
-Deberíamos ir a ver a esas brujas, ¿no crees? Claro, siempre que quieras volver a la normalidad. -Se encogió de hombros y le dejó un beso en la tan rara y emplumada frente antes de soltar una tenue carcajada- Aunque si te gusta resaltar, podrías quedarte así. Me acostumbraré.

Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 162
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Ingela el Miér Jun 07 2017, 18:38

Ingela estaba tan cómoda entre sus brazos, que por un instante olvidó todas las plumas. Pero el comentario de Zatch, aunque era en broma, la hizo separarse de él y mirarlo entre atónita y desconcertada -¿Quedarme así? ¿Estás loco? ¡No! Quiero mi cuerpo normal, mis piernas normales... ¡mi piel normal! Estas plumas me sofocan de calor...- le dijo con cara de angustia. 

Soltó al chico y le sonrió -Tranquilo, ya la piel no me duele tanto, sí que arde, pero pasa. Además, no me privaría de abrazarte por... esto...- dijo señalando con las manos su plumaje -A menos que temas mancharte los pelos de sangre- dijo sonriendo y tirando juguetonamente de los pelitos del pecho de Zatch. La presencia del zorro había animado a Ingela, la llevo de un desconsuelo total a, podría decirse, alegría en unos instantes. Con él a su lado, aquel entuerto parecía tener solución.

-De verdad, me estoy ahogando de calor...- dijo y fue de nuevo al lavatorio donde reposaba una jarra con agua que vertió en un cuenco para meter las manos y llevar luego el fresco líquido a su cara y cuello, metiendo los dedos entre las plumas. Las gotas de agua quedaban como perlas sobre las plumas. Verse nuevamente al espejo fue chocante, pero esta vez se quedó mirando su reflejo. No podía reconocerse, excepto sus ojos azules, todo lo demás había cambiado -No, definitivamente no podría acostumbrarme a... esto- dijo señalando el reflejo de su cara en el espejo.

Resopló y giró para enfrentar el disfraz. ¿Aquello había causado su transformación? Tenía que ser, porque ¿qué otra cosa? Las brujas, las hermanas Begonia y Milenrama, tendrían que responder ante este desastre. Tenía que ir con ellas. -Las brujas costureras tienen su taller en el centro, cerca de la plaza. tendremos que ir allí para que me arreglen- dijo -Y hay que llevar el vestido...- aquello lo dijo con tono preocupado. -Cárgalo tú, yo no quiero llevarlo- le dijo escondiendo las manos a sus espaldas.
Ingela
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 180
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Zatch el Miér Jun 07 2017, 23:44

Mientras la tenía entre sus brazos, sabiéndose una especie de apoyo emocional, Zatch se sintió feliz. Le parecía increíble que hacía relativamente poco tiempo habían estado hablando a medio metro de distancia, cuidando sus modales a rajatabla y conversando con pesada formalidad. Ahora ella le tocaba el pelaje con naturalidad y el hecho de que estuviese completamente desnuda bajo la sábana (obviando las plumas, claro) no parecía incomodar a ninguno de los dos. Sonrió, pese a que seguía siendo consciente de la difícil situación en que ella se encontraba. El humor era un excelente bálsamo para los malos tragos de la vida, y eso él lo sabía bien.

-Si es por ti me mancharía con cualquier cosa, querida. Además ya va tocando el baño mensual, así que no hay problema. -Bromeó, aunque el chiste no distaba tanto la realidad. Desde que la conociera procuraba estar más presentable e iba más seguido a darse un chapuzón en el río para atenuar su fuerte aroma a macho trabajador (y a perro), pero aún así eso ocurría muy pocas veces por semana. La apretó con cuidado contra su pecho, sacándose las ganas de tenerla un poco más cerca, hasta que deshizo el agarre para permitir que fuera a refrescarse.

Mientras tanto, él se situó frente al disfraz para analizarlo con la mirada, olfatearlo y tocarlo con cautela. No parecía ser más que un simple traje común y corriente, destacándose sólo por el cuidado y la dedicación con que estaba cosido, pero los objetos mágicos eran engañosos y solían parecer inofensivos. Zatch miró a Ingela y se rascó la barbilla- Nunca me han gustado las brujas, juegan demasiadas triquiñuelas. Esa fijación que tienen con las transformaciones es insoportable. -Rezongó, sin que siquiera se le pasase por la cabeza que quizás, y sólo quizás, él ya conocía a las dichosas costureras- Hmpf... Está bien.

Dócil, sólo como lo era cuando estaba con esa muchacha, se quitó esa capa verde con capucha que casi siempre tenía encima y se la dio a ella. Acto seguido tomó el traje y lo dobló para colgárselo del antebrazo. Su mirada expresaba desconfianza, y se prometió lanzarlo lejos ante el más mínimo indicio de que algo iba mal, así fuese una simple picazón. -Cúbrete con mi capa, llamarás mucho la atención en la calle. -Indicó con tosquedad, acostumbrado a tratar con dureza a la gente, pero pronto recobró la sonrisa y suavizó su tono- Pero, uhm, quiero decir que lo harás de buena manera. ¡Estás tan bonita que no quiero que nadie aparte de mí te mire!

Luego de aquello abrió la puerta, dispuesto a dejarla pasar primero para que le indicase el camino. Sin embargo, en vez de encontrar el pasillo vacío, lo primero con lo que se topó fue el posadero, que permanecía parado de brazos cruzados justo frente a él, mirándolo desde su escasa altura con el ceño fruncido y aires de superioridad evidentemente fingidos.

-¿Y tú qué demonios quieres? -Le increpó con tal agresividad que le provocó un respingo.
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 162
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Ingela el Mar Jun 13 2017, 14:50

Ingela se puso la capa que le pasó Zatch y se cubrió la cabeza -Creo que debería vestirme pero no... no aguantaría estar más cubierta- dijo resoplando. Pero como era precavida, en un bolso pequeño guardó una camisa, un pantalón y un par de sandalias, pensando en que al caérsele las plumas y recuperar su cuerpo normal, necesitaría ropa. Ahora estaba cubierta con plumas, todo su cuerpo, no se sentía desnuda, todo al contrario.

La capa tenía todo el olor a Zatch. Para ella, era un aroma similar al del bosque; tierra húmeda, madera, hojas, un poco a cardamomo y cedrón. Extrañamente, aquel aroma salvaje excitaba a la joven dragona, por lo que cuando se echó la capucha encima de la cabeza, se sintió embriagada y con unas enormes ganas de quedarse en esa habitación junto al zorro pero... no, con ese cuerpo no.

Zatch abrió la puerta y el posadero estaba allí, con el ceño fruncido. Tenía los brazos cruzados y uno de sus pies golpeteaba el piso. -El señor Bär- dijo Ingela a Zatch en voz baja, tapandoo su cara con la capucha y escondiéndose detrás del zorro. Era curioso, el apellido del posadero era Bär, que significa oso, pero de oso, él solo tenía la decoración de la posada. -¿Señorita Ingela?- llamó el pequeño hombre mirando dentro de la habitación. La joven dragona quedó muda, aterrada de pensar que la vieran así. Ante la nula respuesta, el posadero miró a Zatch -¿Qué has hecho con la señorita Ingela, bestia?- le increpó mientras que tras él, aparecieron dos hombres jóvenes, enormes, corpulentos y con caras de pocos amigos. Detrás del zorro, Ingela abría los ojos de par en par y se aferraba a él con fuerza
Ingela
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 180
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Zatch el Mar Jun 13 2017, 19:54

El “Señor Bär” y seguidamente dos nuevos hombretones parecían excesivamente preocupados por el paradero de la dragona o, más probablemente, por los estropicios que el zorro pudiera ocasionar en la posada. Pensó en sugerirles amablemente que se calmasen, pero la ceñuda mirada de los 'guardaespaldas' no parecía muy receptiva a las bromas sarcásticas.

Al no oir respuesta por parte de Ingela, Zatch entendió que no deseaba exponerse frente a los ojos de nadie que no fuera él. Se sintió halagado por la confianza que ello suponía, pero al mismo tiempo eso los dejaba en un dilema. ¿Qué hacer con el trío de entrometidos? Oh, algo se le ocurriría. Esbozando una sonrisa mordaz, dio un paso atrás empujando con suavidad a la muchacha y alzó las manos, con las palmas apuntando hacia arriba, en gesto amistoso.

-Lo siento, señores. La señorita Ingela se encuentra actualmente... indispuesta, digamos. Si quieren pueden dejarme un mensaje y yo-
-¿¡Qué demonios has hecho, zorro!? -Bramó uno de los hombres jóvenes al tiempo en que los tres avanzaban hacia adelante, adentrándose en la habitación con, evidentemente, pocos ánimos para dialogar.

Los suspicaces ojos del zorro vieron la oportunidad perfecta en ese preciso instante. Ellos le ganaban con creces en cuanto a fuerza, pero su flacucho cuerpo le permitía vencer en agilidad. Cuando los dos tipos corpulentos se le estaban abalanzando encima, Zatch se apartó, empujando a Ingela consigo, y se escabulló como un rayo hacia la salida. Los hombres apenas estaban volteándose luego de haber golpeado al aire cuando el zorro arrancó el oxidado picaporte del lado interior con un rodillazo y cerró la puerta, dejando a los metiches encerrados. Sólo podrían salir cuando alguien abriese desde afuera. O si saltaban por la ventana, claro.

-¡Vamos, rápido! -Instó a su compañera, tomándola de la mano y arrastrándola hacia la salida del hostal- Tu amiga va a llevarse una buena sorpresa cuando llegue, ¿no crees? -Rió con estrépito, dejando escapar esa pizca de malicia exaltada por la adrenalina. Zatch era un amante de las salidas dramáticas.

Tras llegar a la concurrida calle y recorrer unos cuantos metros, detuvo la carrera para constatar el estado de la muchacha y, luego, permitir que marcase el rumbo hacia la guarida de las brujas.
Zatch
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 162
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La dulce broma del dios Bragi. [Zatch + 0/2]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.