Últimos temas

El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Matthew Owens el Jue 15 Jun - 22:15

Podía escucharse el sonido de montones de pequeños frascos entrechocando dentro del morral del viajero, hacía ya un par de horas que la noche había cerrado sus garras sobre los habitantes de Vulwulfar. Pero era muy temprano aún para acostarse, o al menos lo era para este comerciante y oportunista sujeto que se escabullía por los pequeños callejones de la ciudad, intentando huir de lo que podía ser su destino final ¡Tenía que ser más listo! ¡Más rápido!, y sobre todo ¡Cuidadoso!

Matthew había llegado hacía poco más de una semana, luego de haber pasado una temporada lejos de allí, la última vez había habido algunos malos entendidos, confusiones, un error de interpretación como le podía pasar a cualquiera que lo encontraran vendiendo falsas estatuillas santificadas que supuestamente hacían milagros. Por eso había decidido pasar un tiempo alejado, solo hasta que las cosas se calmaran un poco, y regresar cuando los vientos fueran más favorables.

¿Y ahora? Pues resultaba que la gente era bastante ingenua en lo que respecta a las pócimas que curan cualquier enfermedad, y que Matt llevaba justamente consigo toda una tanda de hermosos frascos que había hecho con sus propias manos, incluso los había grabado con extraños símbolos para darles un cierto aire de misterio. No había porque ver a este simple comerciante como si fuera un villano, al fin y al cabo hacia lo mismo que la mayoría, era un método para sobrevivir tan válido como cualquier otro.

-¿A dónde crees que vas, Owens? – Dijo una voz rasposa al final del callejón.

-Bueno, hasta recién creía que a donde se me antojara, pero acabo de perder esa posibilidad ¿Cierto? – Respondió Matthew mientras veía por el rabillo del ojo que unas sombras le cerraban el camino por el que había venido.

-Me temo que sí, y que además no es lo único que perderás esta noche – Al sonreír sus blancos dientes resaltaron por sobre la oscuridad del callejón – Hay reglas, Owens, tú lo sabes bien…

-No te mentiré, Mark, pensé que eras mucho más idiota y que no te darías cuenta- Lo siguiente que Matt puedo ver fue un puño que se dirigía directo a su cara, y luego el cielo estrellado al quedar de un solo golpe tumbado en el piso.

-Aquí no, vamos a llevarlo a uno de los depósitos – Dijo Mark, mientras se daba la vuelta dos de sus matones sujetaron a Matthew por debajo de los brazos y comenzaron a arrastrarlo.

Era esperable que algo así sucediera, cuando intentas vender productos legales en una ciudad tan importante tienes que darle una parte de lo ganado a los recaudadores de impuestos, y si el producto era ilegal a los sinvergüenzas de turno. Matt era muy listo, Matt creyó que podía ganarles en su juego y escapar antes de tener que darles nada. En su defensa se podía decir que en anteriores oportunidades lo había logrado, pero esa noche la suerte no le sonreía.
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Lorhal Mor el Vie 16 Jun - 11:56

Estaba haciendo buena noche en Vulwufar, justo para ir a tomar una buena cerveza. - Hemos echado el día de trabajo hoy - Digo contento mientras le doy un par de palmadas a mi bolsa. - Un botellín de aceite, un bollo de pan, dos platanos y un par de guantes de cuero. - Digo mientras enumero con las manos. Lo mejor de “trabajar” en la casa de los humanos es que son muy ingenuos, basta solo aplicar un poco de magia y listo.

Mientras callejeo en busca de una buena taberna me topo con 4 personas con muy malas pintas, con capas marrones y con muy malas caras. Los cacheo con los ojos y me daban muy mala espina. - Debería de largarme de aquí. - Fue lo primero que susurré. Mientras me doy la vuelta y comienzo a andar cuando de pronto se ponen a hablar. - ¿A donde crees que vas, Owens? - Me paralizo al instante, creyendo que iba conmigo. Me doy la vuelta para ver si se refería a mi. - Bueno, hasta recién creía que a donde se me antojara, pero acabo de perder esa posibilidad ¿cierto? - Respiro aliviado. No era a mi, menos mal. Me llevo la mano a la frente y quito el sudor producido por la tensión. Preveo un ajuste de cuentas.

Mientras mis alarmas mentales me dicen que me aleje lo más rápido posible mi maldita curiosidad gana el duelo en mi cabeza y, subiéndome a un tejado cercano, me coloco entre el grupo de hombres y la persona a la que estaban persiguiendo y contemplo la conversación intentando entender de que están hablando. - No te mentiré, Mark, pensé que eras mucho más idiota y que no te darías cuenta. - Ahhh.. uno de los míos, irónico como él solo. De repente el que estaba más adelantado se acerca a esta persona y le propina un puñetazo en la cara, tumbandolo.

No puedo dejar que acabe así, puto sentido del deber. Utilizando mi magia me lanzo contra uno de los hombres que recogían al tal Owens, haciendo que se caiga contra el otro, tirando a los 3 al suelo. - Levanta rápido si no quieres acabar muy mal. - Mientras tanto viendo que uno de los hombres está fuera de combate, zurro al otro tío, impidiendo que se levante, dejándole un bonito tatuaje de zapato en la cara. - ¡Argh! - Me encanta ese sonido mientras no venga de mi. Mientras tanto el que le había pegado en primer lugar se había vuelto donde su otro compañero y se acercaban a nosotros empuñando una espada cada uno.

- Somos dos contra dos. Espero que sepas moverte. - Mientras se colocan a escasos metros de nosotros. - No se quien eres, pero vas a aprender a no meterte con nosotros. - Suelta el tipo de la izquierda. - Lo siento, pero no tengo ningún interés de ir a un depósito contigo por la noche. - Creo que la ironía no ayuda mucho aquí, mejor me callo. Haciendo creer que voy a sacar un arma exagero el movimiento y grito agresivamente. - ¡Ahhhh! - Y rápidamente agarro a Owens y corro en dirección contraria. - ¡Vamos joder, corre! - Giramos en la esquina hacia la izquierda y luego a la derecha en la siguiente.
Lorhal Mor
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 15
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Ozkolok el Sáb 17 Jun - 1:13

El dedo de Andrew dibujaba perezosamente en el cielo estrellado siguiendo los patrones de un enmohecido libro sobre astrología, este era parte del pago por algunos arreglos que había hecho al llegar a la ciudad, pequeñas cosas que consumían mas tiempo que materiales pero que le harían la vida mas tranquila a sus empleadores. Justo en ese momento se encontraba sobre su ultimo trabajo del día, un tejado con goteras el cual parcheo como mejor podía con sus novicios conocimientos de carpintería. El dueño de la casa había ofrecido una cama por una noche, pero el joven vagabundo lo rechazo con una sonrisa, en su lugar solicito una bolsa llena de fruta fresca, el libro fue el obsequio de un viejo bibliotecaria el cual no hallaba como agradecer al joven aspirante a carpintero, el que le ayudara a librarse del chillido de su silla. El joven de pelo largo no podía mas que mirar con lastima a ambos hombres, demasiado ocupados en mantener la integridad de sus posesiones como para percatarse del maltrecho estado de sus propias vidas, demasiado ocupados como para disfrutar de la eterna sabiduría contenida en un antiguo libro.

- ¿A dónde crees que vas, Owens? –

La ronca voz capto la atención del joven que se apresuro en asomarse del tejado y observar con creciente alegría la escena. -Bueno, hasta recién creía que a donde se me antojara, pero acabo de perder esa posibilidad ¿Cierto? – No eran los libros, ni el cielo estrellado lo que había guiado a Andrew hasta Vulwulfar, ambos podían encontrarse en cualquier parte. No, lo que le interesaba era conocer la ciudad de la familia noble mas belicosa de la región se preguntaba si sus calles estarían tan marcados por  el ansia de poder como la historia de los Vulwulf. Hasta ahora la ciudad había sido una decepción en ese respecto, para el una pelea callejera era bien recibida.

-Me temo que sí, y que además no es lo único que perderás esta noche. Hay reglas, Owens, tú lo sabes bien… - Andrew movió su mano hacia su arco que reposaba sobre su enorme maleta de viaje, pero con algo de consideración decidió mejor tomar una banana del saco de frutas con el que le habían pagado.'Represarías ¿Que habrá hecho? Se conocen lo suficiente para saber sus nombres y reconocerse sin verse los rostros. Hablan sobre reglas, no parecen guardias así que no es corrupción, ¿alguna pandilla que controla la zona? El tipo que esta solo parece mayor, es fiable pensar que esta curtido en las leyes de los criminales de la ciudad, lo suficiente para creer que puede saltarlas, no es alguien importante, si lo fuera no iría por ahí solo. ¿Es alguien astuto o solo un idiota?'

- No te mentiré, Mark, pensé que eras mucho más idiota y que no te darías cuenta. - El tren de pensamiento de Andrew se movia a toda velocidad pero fue detenido en seco con el sonido de un golpe y luego el doloroso sonido del cráneo del tipo chocando contra el suelo 'Es un idiota arrogante' Sonrió Andrew mientras mordía el banano y recordaba las muchas veces que había terminado el mismo en el suelo debido a su traicionera lengua. 'Aun que lo de idiota puede estar de mas, no sobrevives hasta tan viejo siendo un criminal, un imbécil y un boca suelta, algo debe de hacer muy bien. Aun que esta parece ser su ulti...' Un hombre salto hábilmente desde uno de los tejados derribando a los tres criminales, Andrew le observo con sorpresa, había estado demasiado concentrado como para notar a aquel hombre.

- Levanta rápido si no quieres acabar muy mal. - El nuevo criminal parecía estar del lado del idiota '¿Se llamaba Owens?'  Pensó Andrew mientras se colocaba su maleta en la espalda y se preparaba para marchar, por las palabras del nuevo bandolero no tardaría en iniciar una persecución. 'Si estaba así de confiado por que sabia que tenia a su compañero con el puede que no sea realmente un idiota, pero que recibiera un golpe, parece tan innecesario, ¿no estaba planeado? ¿no se conocen? Seria una extraña coincidencia'  

- Somos dos contra dos. Espero que sepas moverte. - Andrew empezó a correr con el banano en su boca y comiéndolo como mejor podía mientras saltaba entre los tejados aledaños al camino que tendrían que tomar para escapar. 'Puedo convertir esto en un 3 contra 2 ¿A quien debería favorecer? Los otros tipos parecen simples lacayos, pero pueden ser una buena forma de conocer el mundo criminal de la ciudad' Los ojos de Andrew recorrían meticulosamente la calle - ¡Vamos joder, corre! - Escucho el grito, no  había nada que pudiera ayudarle y el camino se dividía, no podía saber a donde correrían así que debía esperar ahí y limitarse a su idea original. 'Bueno...'  los criminales se acercaban por la calle, el joven de pelo largo termino de comer su banana y estiro su brazo sobre la calle con la cascara entre sus dedos '...a mi tampoco me gusta seguir las reglas de nadie' Cuando Owens y su compañero pasaron Andrew dejo caer la cascara, el callejón era demasiado oscuro para que nadie lo notara y el primero de los hombre se resbalo con ella, llevando consigo a su compañero. Eso los retrasaria, pero no los detendria mucho tiempo.

Andrew siguio a Owens y a su compañero desde lo alto del tejado, puso sus dedos entre sus labios y silvo tan fuerte como pudo para atraer su atención. - Venga, subid - Dijo Andrew tomando su arco y extendiéndolo al suelo para ayudarles a subir con el al tejado.
Ozkolok
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 13
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Matthew Owens el Sáb 17 Jun - 9:58

El artesano se dejaba arrastrar por los matones, no porque se hubiese resignado, es que ya que se lo llevaban en contra de su voluntad, al menos no se los haría fácil, era una resistencia no violenta. Pero su mente no dejaba de trabajar, mirando hacia los lados en busca de alguna buena idea para poder salirse con la suya al final, y estaba en pleno proceso de idear una salida magistral usando un pañuelo y la hebilla de su cinturón cuando una sombra cayo desde los techos y derribo a quienes lo sujetaban.

-No tienes que repetirlo – Respondió Matt a toda prisa, empezando ya a correr en dirección a la salida del callejón, pero sus adversarios ya comenzaban a levantarse, y tenían armas, y se veían enojados… Y el artesano no tenía más que sus manos para defenderse – Oh, claro, sé moverme, pero en general lo hago para emprender la retirada…- Y sus enemigos no perdían el tiempo, en un pestañeo ya los estaban rodeando.

Le gustaba la actitud del sujeto que había venido en su ayuda, se hubiese reído con sus comentarios si no fuera porque estaban en una situación bastante apurada. Por un instante en verdad creyó que se proponía enfrentarlos, e incluso fue uno de los que se quedó mirando mientras aparentaba sacar un arma, pero al ver como venía el asunto se le escapo una media sonrisa.

-Pffff, a correr como el demonio – Salió tras su compañero y cuando estaban por llegar a la esquina se detuvo – ¡Un momento! – Volvió sobre sus pasos y agarro su morral lleno de frascos el cual se le había caído cuando lo golpearon – Ahora sí, corre como el demonio – Para entonces ya los tenían pisándoles los talones, pero los tramposos podían ser bastante rápidos cuando querían.

Matthew corría como si lo estuviera persiguiendo un ejército entero de nórdicos barbudos y enojados, dobló a la izquierda resbalando ligeramente y golpeándose un hombro contra una ventana que algún vecino descuidado había dejado abierta. Luego giraron a la derecha y por poco recibe un baldazo con… Digamos “agua”, pero por suerte pudo esquivarlo, parecía que la ciudad entera no deseaba que siguiera allí.

-A todo esto ¿Tienes algún tipo de plan? Quiero creer que no anda rescatando gente sin tener un plan ¿Cierto? – Dijo con apenas un hilo de voz mientras llegaban a lo que parecía ser una calle sin salida – Diría que esto de ser héroe no se le da muy bien… - Miró a los lados pero la única puerta que había estaba firmemente cerrada.

Fue entonces que se escuchó un llamado “Venga, subid”, Matt levantó la vista y allí había otro sujeto, no se podía ver muy bien porque estaba oscuro, pero parecía ser humano y les estaba ofreciendo una salida de allí “Suficiente para mi” Pensó el artesano mientras se agarraba del marco de una ventana y comenzaba a escalar.

-¿Qué pasa con los techos de esta ciudad? ¿Es que ya nadie usa las calles? – Dijo en cuanto estuvo ya arriba. De todos modos no era como si ya estuvieran a salvo, la huida estaba recién comenzando y al parecer al artesano lo esperaba una noche muy larga.
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Lorhal Mor el Dom 18 Jun - 10:45

En menuda situación me he metido yo solito, joder. - Venga, no te pares. ¡Olvida la bolsa! - Digo mientras Owens se para a coger su mochila. Éste no se detiene y corre a por ella y, en cuanto la agarró, corrió como si le persiguiera la mismísima muerte. Cuando me alcanzó empezamos a callejear de manera aleatoria, guiado más por la suerte que por la lógica. - Esto no va a acabar bien. - Susurro.

Los matones se han acercado a una distancia considerable, casi puedo sentir su respiración detrás, con ganas de agarrarnos y dios sabe que más cosas harían. - … tener un plan ¿Cierto? - Esas palabras me sacan de mis pensamientos. De repente como una jarra de agua fría en la cabeza, descubrimos que la calle no tiene salida. - ¡Arghh! - Escucho cerca.

- Venga, subid. - Atónito miro como una sombra se acerca desde el techo. - No tienes que decirlo dos veces. - Como un rayo y ayudado con mi magia de viento, escaló la pared y subo al techo, mientras miro hacia el principio de la calle, esperando no ver aparecer a los matones. - Justo a tiempo, seas quien seas gracias. - Segundos más tarde, y muy cabreados, aparecen los gorilas.

- ¡¿Dónde están?! Dijiste que los habías visto entrar en esta calle, ¡IDIOTA! - Dice el más grande. - Lo siento jefe, estaba seguro que entraron aquí, no puede ser. Se tienen que haber escondido. - Venga, buscad buscad, pienso mientras me doy la vuelta, y, junto a Owens y el misterioso que nos ha ayudado, cambiamos de tejado. De repente, la madera del tejado comienza a crujir. - ¡En el tejado! ¡Han subido al tejado! - Grita el de antes. ¡Mierda, nos han encontrado! - Tenemos que salir de aquí rápido. - Digo mientras comienzo a acelerar el paso.

Mientras saltamos de tejado en tejado, me pregunto más y más que habrá hecho Owens para ganarse tal enemistad, y quién es el que nos ha ayudado. Tendré que averiguarlo luego. - Deberíamos acercarnos a una calle principal y mezclarnos entre la gente, así los perderíamos de vista. - Digo señalando con la mano hacia la izquierda. - Allí está la calle principal.

Antes de llegar al último tejado, me detengo mientras abro la mochila, en busca del botellín de aceite. - Adelantaros, tengo una idea. - Dicho esto, los dos saltan y abro el botellín, esparciendo aceite por esta parte del tejado. - Verás que risas se van a pegar con la broma. - Cierro la botella y la vuelvo a guardar. Luego salto y incorporandome a ellos, sonrío. - Vamos a … - De repente, la luna sale de entre las nubes, permitiéndome ver correctamente la cara de nuestro misterioso compañero. - ¡Pero si eres… Ozkolov! Me cago en todo, ¡como no he podido reconocerte! - Digo mientras me río y le doy una palmada en la espalda. - Hacía mucho tiempo que no te veía. -
Lorhal Mor
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 15
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Ozkolok el Dom 18 Jun - 17:00

Los dos criminales no tardaron en subirse al techo - Justo a tiempo, seas quien seas gracias. - dijo uno de ellos a Andrew quien le miro con cierta extrañesa - Acaso nos...? -

- ¡En el tejado! ¡Han subido al tejado! -

- Tenemos que salir de aquí rápido. -


Las presentaciones tendrían que esperar, pues los tipos parecían estar muy empecinados en atrapar a aquel par, aun que ahora parece que seria un trió con Ozkolok que decidio seguir a sus nuevos compañeros. El chico se agarraba a su mochila como mejor podia, pero su peso le hacia dificil el ir saltando entre los tejados y su estamina nunca habia sido la mejor.

-¿Qué pasa con los techos de esta ciudad? ¿Es que ya nadie usa las calles? – Menciono irónicamente el mas mayor de los criminales a lo Ozkolok respondio con una sonrisa mientras saltaban el espacio entre dos tejados que daba a una pequeña calle - No se, yo las uso para dormir, esto de tener persecuciones es nuevo para mi -

- Deberíamos acercarnos a una calle principal y mezclarnos entre la gente, así los perderíamos de vista.- La idea no era del todo mala y Ozkolok se empezaba a preguntar si ese seria el cerebro de aquella pareja de malandros, aun que el chico tenia sus dudas - ¿A esta hora si habrá suficiente gente para escabullirnos? - Las dudas no importaban, les pisaban los talones y cualquier idea era mas que bien recibida. - Allí está la calle principal. -

Sin pensar mucho mas el joven se arrojo sobre el tejado y empezo a resgalar por el usando su enorme maleta como si fuera una tabla para deslizarse, una vez en el borde se agarro a el en el ultimo momento quedando colgando de una mano, un rapido vitazalo le permitio observa unas cajas y se dejo caer sobre ellas y usandolas de escaleras bajo hasta el suelo, exhausto, se apoyo sobre sus piernas tratando de recuperar el aliento. - Tengo que empezar a viajar mas ligero -

- ¡Pero si eres… Ozkolov! Me cago en todo, ¡como no he podido reconocerte! - Dijo uno de los ladrones cuando cayo al suelo con la misma agilidad de la que habia hecho gala antes - Hacía mucho tiempo que no te veía. - Ozkolok levanto la mano mientras seguira recuperando el aire y luego miro de reojo al muchacho con expresion agotada para que luego se le dibujara una sonrisa en el rostro - ¿Mor? ¡Eso lo explica todo! Siempre andas de problema en problema - Andrew le ofrecio la mano y en un tono mas bajo le dijo - ¿Dejaste de andar con niñas pequeñas para ir ahora con ancianos? Vaya que tienes gustos raros - Andrew le miro con burlona picardia.

Andrew escucho a sus compañeros y aprovecho para soltar el nudo con el que agarraba su enorme mochila - Bueno, antes de continuar mejor me quito esta male... - Antes de que pudiera quitarse la mochila una flecha se clavo en la parte mas alta de esta, si no hubiera llevado puesta la flecha le hubiera dado en la cabeza, Ozkolok empezo a silvar y pretendiendo tranquilidad se aseguro con firmesa la mochila.

- A ver que tal se os da correr ahora - Dijo uno de los perseguidores del grupo que parecia estar cubierto en aceite mientras levantaba la mano y de entre los tejados aparecían arqueros listos para disparar. - Podría estar durmiendo en estos momentos - Dijo Ozkolok con cansancio
Ozkolok
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 13
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Matthew Owens el Lun 19 Jun - 16:11

¿Por qué de pronto los mafiosos de turno tenían que ser tan listos? Bueno, tal vez por eso eran los que manejaban los negocios más turbios de la ciudad, al menos tenían que tener dos dedos de frente. Demasiado inteligentes para el gusto de Matt, ¡Y perseverantes! Podrían haberse ido una vez que llegaron al callejón sin salida y los vieron en el techo, pero parecía que no tendrían tanta suerte.

Por suerte para ellos las casas en las grandes ciudades estaban mucho mejor construidos que las que uno podía encontrar en los suburbios, lo suficiente como para resistir que tres hombres saltaran sobre ellas sin caerse en el proceso. Matthew podía no ser bueno peleando, pero sin duda era excelente huyendo, y rápidamente aventajo a los bandidos e incluso a sus compañeros de huida.

-A menos que puedan hacerse pasar por basura o perro callejero no hay forma de que nos escondamos en la calle principal – Dijo el artesano mientras se sujetaba de la chimenea de una casa para no caerse – Pero no es como si aquí estuviéramos mucho mejor.

El plan era bajar con cuidado colgándose primero de una saliente, apoyarse en el alero de una ventana y luego desde allí resbalar hasta caer de pie en perfectas condiciones en la calle. Los planes suelen funcionar mejor cuando uno los piensa que cuando los lleva a cabo, Matt llego a colgarse pero el borde de las maderas cedieron por su peso y tuvo que caer y rodar para aterrizar de manera más o menos respetable en el piso. Se sacudió el polvo de la ropa para mantener las apariencias y miró a los lados en busca de algún sitio donde escapar.

-¡Ozkolov! ¡Mor! Pero qué bonito reencuentro – Dijo Matt mientras se pegaba a la pared en un intento de que los bandidos no lo vieran – Mejor dejemos el resto de las presentaciones para cuando salgamos del enorme problema en que nos metió Mor – Agregó, delegando con total desfachatez la culpa en otros.

En cuanto escuchó la flecha impactando sobre la maleta de uno de sus compañeros su cuerpo se movió casi por reflejo tras un barril cercano, pronto escucho dos flechas más que impactaban sobre este.

-Qué lindo es que lo quieran tanto a uno – Una tercer flecha le dio a su morral y escucho como varios frascos se rompían – Hijos de… ¡Este es material valioso malditos infelices! – Escondió la mochila atrás suyo, a un costado del barril estaba la tapa del mismo, la agarro y la lanzó dándole a uno de los rufianes quien cayo para atrás, perdiéndose de vista – No me gusta la violencia pero me veo obligado a responder.

Los arcos que quedaban se levantaron de nuevo, pero Matthew escuchó que algo se acercaba, cascos de caballos, y eran varios.

-Es la guardia, vámonos de aquí – Dijo Mark mientras escapaba por donde había venido.

-Oh mierda, esto es realmente malo- Pensó en voz alta Matt – Hay que aparentar – Comenzó a caminar calle abajo a paso acelerado, buscando algún lugar donde justificar que tres hombres “nada sospechosos” pudieran estar a esas horas de la noche juntos sin andar en nada ilegal.
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Aisling el Lun 19 Jun - 21:47

La noche era cálida en la posada y la cama también era bastante cómoda si me lo preguntaban, me volví a acomodar y di algunas vueltas. Había tenido bastante suerte de encontrar este lugar antes de que oscureciera, claro no había pagado con aeros pero nada como el trabajo duro y el corazón bondadoso de una elfa anciana no pudiera solucionar, antes de dormir había guardado a las gallinas, había ayudado a preparar la cena  había limpiado los platos y los suelos y también había tenido una pequeña lección de lectura con la dueña antes de poder dormir.

Estaba cansada y al acostarme caí como un tronco en el reino de los sueños, pasadas unas horas el ruido del techo me termino despertando, no sabía cuánto tiempo había pasado desde que dormí pero por ver lo oscura que seguía la habitación sabía que todavía no era de día, bostece llevándome una mano cerca de la boca mientras me sentaba en la cama, entrecerré los ojos y todavía adormilada escuche con mas atención el sonido ya no venia del techo pero seguía escuchándose por la ventana.

Me levante de la cama y todavía vestida con la piyama blanca que me habían prestado agarre una vela y la encendí, camine descalza hasta la ventana, todavía  podía escuchar las voces de unos hombres hablando abrí la ventana y los vi eran tres hombres extraños, me talle los ojos mientras les preguntaba con una voz perezosa – ¿qué están haciendo? – Y mientras esperaba su respuesta también escuche el sonido de los cascos corriendo por allí -¿Qué estará pasando?- me pregunte.
Aisling
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 113
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Alanna Delteria el Miér 19 Jul - 13:23

TEMA PAUSADO
Alanna Delteria
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1097
Nivel de PJ : : 6
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de agradar es el arte de engañar [Libre]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.