Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Sáb Jun 17 2017, 20:43

Se podía decir que tenía un par de días de descanso, el tiempo de cosecha en la granja había pasado y había suficiente comida al menos por dos semanas, eso significaba que no debería viajar a Lunargenta en busca de provisiones. Había informado a los Collingwood de que partiría un par de días, no quería que malinterpretaran mi desaparición o que tomaran una idea errónea de lo sucedido; la familia había comprendido a la perfección, la única en refutar fue Emilia pero luego de unas horas se pasó su rabieta y aceptó mi partida temporal.

Al día siguiente de la noticia había partido de la granja, llevaba una pequeña provisión de comida ofertada por el señor Collingwood y mi reserva habitual de vino; sabía que no podía alejarme a tierras muy lejanas en busca de mi objetivo, así que me planteé explorar el territorio de Roilkat. Según rumores escuchados en Lunargenta, allí estaban buscando voluntarios para explorar lo que respectaba al arenal y lo mejor era aprovechar aquella oportunidad.

Por todo el camino había distribuido lo mejor posible mis raciones de Vino, solo utilizándolo cuando el sistema lo dictaba, sorprendentemente había gastado solo media botella las 7 que llevaba encima.  Al llegar a Roilkat se notaba el ambiente similar de compra y venta de Lunargenta, de cierto modo aquel sitio no era tan diferente al que frecuentaba visitar después de todo.

Tuve que pedir varias indicaciones a los transeúntes para saber a dónde debía dirigirme exactamente, tardé un par de minutos en llegar hasta la zona indicada por las personas. Era una tienda de considerable tamaño, se veían varios guardas caminando de allí para acá, algunos con planos y otros con simples libros.

- Disculpe la molestia, pero me agradaría saber si aun necesitan ayuda en las exploraciones. – Le dije a uno de los guardias más cercanos, el hombre me observó con extrañeza un par de segundos hasta que captó lo que le decía.  

- Supongo que estás hablando de los grupos de exploración al Arenal. – Respondió el sujeto, mi respuesta se limito a un movimiento afirmativo con la cabeza. – Debes ir hacía aquella tienda. – El guardia señaló con su dedo la ubicación luego de hablar.- Te pedirán unos datos o yo que sé, es mejor que te des prisa, escuché que parten al ocultarse el sol… y por lo que veo falta poco para ello.

Le agradecí la información al guardia con otro movimiento de cabeza y caminé hacía la tienda principal, estaba abarrotada de cajas llenas de información, en el centro había una mesa con más documentos y parado frente a esta un hombre de cabello y barba gris. Parecía estar estudiando todo cuidadosamente, quizá era quien estaba al mando por el momento.

Imité el gesto que hacían las personas cuando querían llamar la atención, no sabía cómo funcionaba exactamente eso de aclararse la garganta para que te hicieran caso, pero sorprendentemente parecía funcionar.

- ¿Qué sucede ahora? – Dijo el hombre de cabellos blancos, se giró de los documentos y prestó su atención un momento en mi persona. – Tú no perteneces al grupo ¿Qué quieres? – Su voz era dura y grave, daba a entender que su tiempo valía cada segundo.

- Quiero apuntarme a la exploración que se llevará a cabo esta noche. – No tenía motivos para divagar en el asunto.

- Así que un muchacho valiente ¿Acaso sabes a lo que te vas a enfrentar? – Negué con la cabeza sin apartar la mirada. – Tal como lo supuse, allá en esas arenas hay animales peligrosos, gente peligrosa, tu vida correrá gran riesgo.

- Puedo comprenderlo. – Contesté ya entendiendo mejor la situación.

- Y aun así puedo ver que no declinas ¿Puedo saber para qué quieres ir?

- Yo… - No podía decir la verdad en aquel asunto, debía ir al deseo más común entre las personas para evitar sospechas.  – Necesito dinero.

- Tal como los demás. - Bufó el hombre de cabellos blancos. - ¿Tu nombre?

- Felce, Alois Felce. – Respondí casi en el acto.

- Muy bien señor Felce, espere afuera junto a los demás, salen pronto; toda información que consigan en aquel lugar deberá ser informada ¿Entendió? – Afirmé con la cabeza ante la pregunta. – Bien, eso esperaba.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Dom Jun 18 2017, 23:46

Zero lleva revoloteando por Roilkat desde aquel asunto con Adie, aunque sin encontrarse con ninguno de los involucrados vale destacar. Es una ciudad grande y a pesar de que se encuentra dañada continúa siendo bastante concurrida. Los humanos aman cualquier tipo de centro urbano, la observación continua lo confirma.

El pequeño cibernético ha realizado algunas tareas a modo colaborativo, ayudando ciertos individuos desconocidos sin esperar mucho a cambio. La razón es sencilla, de esa forma aprende más sobre el comportamiento. Algo está claro, la gente cambia su rostro cuando reciben favores altruistas.

Lo más difícil ha sido mantener su fachada, trabajar como un niño regular. Claramente a recurrido a su fuerza sintética discretamente pero no es una constante, la gente se asusta un poco si ve a cualquier niño levantar la carreta del vecino. Al menos todo ha servido como aprendizaje, los nuevos parámetros de debilidad corriente fueron calibrados exitosamente.

Eventualmente aparece una oportunidad interesante, medir el “otro lado de la moneda” como dicen los seres vivos. El cuartel está reclutando voluntarios para una exploración rutinaria por el arenal, labor que será recompensada con dinero metálico. No existe mejor forma de probar algunas variables, eso sin mencionar lo entretenido del lugar objetivo.

Con cautela Z9-42 ingresa en la fortaleza, las reparaciones continúan a pesar del tiempo transcurrido. Hace uso de su oído digital para extrapolar la posición del sujeto objetivo sin preguntar, en breve se encuentra frente a la tienda de campaña… es sorprendente la enorme capacidad que tiene el ser humano para dejar escapar de manera involuntaria información pertinente.


Me gustaría presentarme voluntario para la exploración.

Su interlocutor, un sujeto mayor, no puede evitar reír ante la propuesta. Pasa los 20 minutos siguientes menospreciando al “chico”, se dedica a criticar un número amplio de habilidades. Al final muestra preocupación por la integridad del pequeño personaje, sin duda los giros argumentales que toman algunas personas requieren un estudio más detallado.

Y por eso no puedes ir, no es un juego de niños.

Por alguna razón la escena despierta recuerdos fantasmas en Zero, no es la primera vez que se encuentra en una situación así. La incapacidad para centrar los pensamientos revela que son memorias de su antigua vida, ecos del pasado. Si bien en ese momento el concepto era válido… ahora está totalmente fuera de lugar.

Si no demuestro ser eficiente, puede quedarse con el dinero.

Eso último capta la atención del individuo, la razón no está clara. Medita mentalmente y al final emite un gesto afirmativo, buena jugada por parte del niño artificial. Aunque la táctica despierta un sinfín de interrogantes que no podrán ser comprobadas, la misión se logró. Z9-42 avanza hasta el grupo reunido, recibe miradas interrogantes y varios gestos burlescos… pese a todo su mente se centra en otra cosa.

Mira directamente a un sujeto desconocido, parece humano pero no lo es. Las maquinas pueden reconocerse entre sí a corta distancia, especialmente si tienen aditamentos especiales. Una unidad sintética emite señales características, es algo involuntario y constante. Es una situación peligrosa para la joven máquina, al final sigue siendo un fugitivo por lo que es blanco prioritario para buscadores de la base. En su mente digital debate opciones, podría escapar aunque la falta de reacción contraria sugiere un camino más discreto… esperar.

Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Sáb Jun 24 2017, 19:18

Los murmullos de los que esperaban iban y venían, en algunos se notaba más valor que en otros, de igual manera se podía notar quienes eran “aventureros” con experiencia en el asunto, las poses que tomaban al momento de desenvolverse socialmente los delataba… además de las palabras que usaban para hacer alarde de sus proezas anteriores.

- Te lo juro, una vez maté a uno de esos dragones con mis propias manos, era un trabajo peligroso pero el bicho terminó estirando la pata. – El hombre que decía aquello tenía el cabello rubio y le llegaba al menos hasta los hombros, ya le había escuchado esas palabras al menos 3 veces desde que había estado allí esperando.

Seguir las otras conversaciones no era problema alguno pero la verdad era que tampoco resultaban tan interesantes, posiblemente porque ninguna era tan fantasiosa o falsa como la que argumentaba aquel rubio, por mucho que aquel hombre adornara sus palabras se podía distinguir que eran falsas.

En un momento la atención se centró en el nuevo integrante en llegar, también para sorpresa propia resultaba ser un niño el que se había reunido ahora. Algunos se reían y otros comentaban que llevar a un “enano” sería una total idiotez, por mi parte no había queja alguna referente al caso, mayormente los menos tenían una que otra sorpresa para demostrar.

En el momento que giré la vista para ver al joven noté como esta me observaba fijamente, parecía que se hubiese centrado más que nada en mi presencia lo cual no había sucedido en el pasado.  Tomé una cantimplora y di un sorbo del vino sin apartar la mirada del  joven, me resultaba extraño aquella invasión personal que efectuaba con solo mirarme y a la vez me daba curiosidad saber por qué lo hacía ¿Acaso le recordaba a algún conocido? Aquello podía resultar una  opción, una simple confusión y que el chico realmente me asociara con un amigo o pariente suyo.

Estuve pro acercarme para interrogar aquel dato y liberarme de la curiosidad pero justamente en aquel momento un guardia se acercó y se dirigió al grupo reunido. – Como ya deben suponer, es tiempo de que partamos. – Acompañó las palabras señalando al sol que terminaba de ocultarse. – Últimos reportes nos informaron de que en las cercanías hay un campamento de nórgedos pero no será problema, por el momento no deseamos alertarlos y que conozcan que sabemos de su presencia. – Paseó la mirada en los integrantes del grupo analizándolos uno por uno. – Iniciaremos adentrándonos el grupo unido, lo recomendado es que luego formen grupos de al menos 3 a 4 personas y nos dividamos, cada quien recorrerá todo lo que su cuerpo permita. No tienen permitido regresar antes del amanecer, así que espero que cada uno sepa cómo cuidarse.

- ¿Y si alguien resulta herido? – Preguntó un hombre castaño que denotaba preocupación en el rostro.

-  Todos sabían bien en lo que se metían. – El guardia giró y comenzó a caminar a las cercanías del arenal evitando más preguntas. – Así que andando.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Lun Jun 26 2017, 20:32

Zero intenta mirar de forma discreta al elemento curioso pero… aun no domina esa habilidad específica. La falta de reacción genera variables alternativas, bastante diferentes vale destacar. Algunas máquinas no pueden detectar a sus semejantes de forma automática… es raro pero suele pasar con los modelos antiguos. Por otro lado existe la posibilidad de que los sistemas propios estén fallando, muy remota aunque viable.

La matriz de pensamiento empleada por el niño formula un camino eficiente, fingir normalidad. De cualquier modo parece que su identidad sintética no ha sido descubierta, vale la pena mantener esa realidad. Para eso fue creado y es bastante bueno en dicha labor, siempre con ganas de mejorar.

Los susurros colectivos terminan cuando aparece la figura de mando, suelta información pertinente antes de iniciar una marcha. Algunos elementos parecen preocupados por su integridad, otros no muestran duda en sus rostros. Esto debe ser lo que suele llamarse un “grupo variopinto”, sin duda fascinante.

El pequeño robot toma una posición táctica atrás del otro sintético, así puede observar sus reacciones sin despertar sospecha. Una posición alejada del frente tiene otras ventajas, da cierta protección y permite a los demás reaccionar con cualidades humanas corrientes, eso mantiene la fachada.

La nueva zona de exploración resulta curiosa, los desiertos en Aerandir no abundan. Según los registros históricos del pequeño la tierra es un gran arenal actualmente, esa fue una de las razones por las cuales se justificó la invasión décadas atrás… curiosos datos que nadie normal conocerá jamás.

A medida que avanzan se nota el desgaste ocasionado por un ambiente hostil, el viento levanta mucha arena, material que termina estrellándose contra el rostro de los voluntarios. Otra cosa también merece ser mencionada, el inestable terreno ocasiona pasos erráticos y cansancio al caminar.

Claramente tales problemas apenas molestan al chiquillo artificial, sabe adaptarse bien y su capacidad es superior a la de cualquier individuo vivo. Incluso se puede decir que disfruta el terreno, despierta una alegría interior que debe esforzarse por no manifestar cada cierto tiempo en su rostro.

Casi una hora después un gesto del líder ocasiona que todos se tiren al suelo, la maquina obedece acordemente. Logra traducir los murmullos delanteros, encontraron un campamento aunque se ve desierto. Minutos después se da por finalizada la alarma, parece que los dueños dejaron su refugio abandonado.


Esto es muy raro, revisen el área mientras exploro el campamento.
Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Dom Jul 09 2017, 02:15

Cuando todo estuvo hablado el grupo se puso en marcha en dirección al arenal, de vez en cuando algunos soltaban comentarios a los que tenían más cerca, otras veces alguien se creía chistoso y soltaba una broma tratando de relajar el ambiente de la exploración. Yo por mi parte me mantenía al tanto del que parecía ser jefe de grupo, aquel era quien por el momento nos guiaba y según había entendido luego daría una orden para que la maza de personas comenzara a dividirse en grupos más pequeños.

A medida que el tiempo pasaba podía sentir que el clima iba tomando diferencia, según había leído los arenales tendían a poseer un clima totalmente diferente en el día y la noche; mientras el sol se encontraba a la vista el sitio era caluroso con altas temperaturas; por otro lado en la noche era diferente, el clima era frío y “refrescante”. Por mi parte no había problemas para soportar aquel clima frío, el motor que tenía como corazón generaba suficiente calor para que el mecanismo siguiera operando ante una helada extrema si era necesario.

Una ventisca arreció levantando gran cantidad de arena, algunos sujetos del grupo captaron la ventisca demasiado tarde como para taparse los ojos. Yo había optado por el método básico de colocar mi mano frente a mi rostro y esperar que aquello pasara; la verdad es que no había problema con que la arena entrase en mis ojos ya que uno de estos de por si era artificial… pero debía parecer una persona normal después de todo.

Tomé la cantimplora de mi cinturón y la abrí para luego darle un par de tragos al vino, sabía que si estaba de viaje o explorando debía ahorrar las cantidades que consumía pero no estaba mal saborear aquella sustancia. Mientras tanto el sujeto de cabellos rubios que antes hablaba no dudo en acercarse, posiblemente queriendo hacer extender su historia nuevamente.

- Hey amigo… ¿Eso es agua? – Preguntó por lo bajo señalando mi cantimplora.

- No, es vino ¿Por qué la pregunta? – Resultaba extraño que el rubio preguntara por el contenido de mi cantimplora, quizá era otro ser curioso.

- Oh amigo ¿Tienes licor justo allí? – Dijo acercándose más y pasando uno de sus brazos sobre mi hombro. - ¿Te importaría compartir un poco? – Negué con la cabeza y le acerqué la cantimplora al sujeto, comprendía que tuviese sed luego de la caminata… aunque aún faltaba un largo tiempo por recorrer aquel lugar. – Muchas gracias hombre, como agradecimiento te contaré de aquella vez que luché con un dragón.

- Realmente no es necesario ese gesto.

El rubio estuvo por decir algo cuando el guardia de voz de mando fue el que se manifestó, ante el gesto que realizo el grupo se detuvo y se colocó a cubierto, por lo visto había presencias en la cercanía. Lo mejor sería esperar órdenes futuras antes de actuar, aunque el peligro podía ser mínimo después de todo.

- ¿Revisar el area? Eso será pan comido. – Comentó el rubio mientras volvía a posicionarse y me regresaba la cantimplora.

El grupo general había comenzado a dividirse en pequeños sub-grupos, algunos se adelantaron y se fueron alejando mientras el guardia se acercaba al campamento a explorar; ajusté la cantimplora en mi cinturón mientras analizaba la situación y consideraba que hacer.

- Vaya, que personas más organizadas. – Dijo el acompañante que ahora tenía mientras contemplaba como todos iban alejándose. – Eso nos deja solos a ti y a mi compañero.

Me giré para contemplar si aquello era cierto, quedaban solo unas cuantas personas que también pensaban que hacer, por lo visto eran los que también venían solos y no habían tenido la fortuna de organizarse antes de que llegase aquel momento. En ese grupo pode observar al castaño que había denotado preocupación y al niño que fue el último en llegar,  Según lo aprendido en las ciudades sabía que era mejor acompañar a los infantes para que no corriesen peligro; por otro lado el castaño tal vez quisiera ayuda también, era quien había mostrado preocupación por su seguridad al inicio de todo.

-  No tan solos realmente. – Contesté ante la acotación del rubio y me dirigí a la posición del castaño y del niño. – Ustedes dos… ¿Tienen con quien ir? – Pregunte tratando de usar un tono no tan indiferente como de costumbre.

- Yo… yo realmente no. – Titubeó el castaño. - ¿Por qué la pregunta?

- Entre más personas estemos hay más seguridad si llega a haber peligro, si quieren podrían acompañarme a mí y a… - En aquel momento reparé en que no conocía el nombre del rubio, levanté la mirada tratando de recordar si en algún.

- Andrew, me llamo Andrew. – Dijo el rubio a mis espaldas al fijarse que no daba con su nombre.

- Acompañarme a mí y a Andrew. – Culminé mi frase afirmando con la cabeza.

- Realmente no tengo problema con eso. – Dijo el castaño tomando algo más de confianza.

- ¿Y tú niño? No creo que sea bueno para un infante ir por esta zona sin tener compañía. – Dije esta vez fijando la vista en el joven.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Dom Jul 09 2017, 04:46

Los grupos se forman rápidamente, partidas con la misión de recorrer el terreno circundante. Para ser voluntarios el equipo muestra experiencia, sin duda no es la primera vez de muchos integrantes. Los aventureros casi siempre poseen conocimientos tácticos, algunos incluso tienen tiempo de servicio militar o mercenario.

Cada partida elige a un líder veterano y comienzan la exploración, en breve dejan al oficial con pocos efectivos. Tener patrullas peinando el área da más seguridad que muchos guardaespaldas enquistados… o al menos eso dicen los registros militares estudiados y memorizados por el pequeño robot.

Una persona se acerca, curiosamente resulta ser el otro sintético. Su manera de expresarse es bastante normal, sin duda lleva mucho tiempo con los humanos. El “niño” fue creado para interactuar con los seres vivos pero por desgracia carece de mucha experiencia, sin duda el aprendizaje empírico puede superar talentos predeterminados.


Gracias por preocuparte, si me gustaría ir con ustedes.

Sonríe ante su comentario, es una reacción acertada. Cinco sujetos contando al oficial, pequeño grupo de acción pero con suficiente “potencial secreto”. Aunque su objetivo es pasar desapercibido Zero utilizara toda su habilidad si debe hacerlo, algo que tal vez pueda extenderse al otro personaje artificial.
 
Por aquí, todos júntense.

La persona a cargo demanda reunión, todos obedecen sin protestar. En breve notan algo diferente, una pequeña excavación. Parece profunda y grande, tal vez la entrada a una ruina primitiva sepultada por la arena. Un misterio oculto demasiado tentador como para ser despreciado por su líder, el rostro que forma lo dice todo.

Síganme, puede ser una base oculta así que tengan cuidado.

Clava un banderín en la entrada para dar instrucciones al resto, defender posición y esperar órdenes. Enciende una lámpara poco después, complementa todo con varios pasos iniciales. Si es una base debe estar abandonada, la carencia de vigías no deja otra respuesta lógica. El pequeño grupo tiene un nuevo objetivo, uno que no todos parecen apreciar.

Con diferentes niveles de iniciativa los personajes ingresan, el sujeto temeroso tarda un par de minutos en reunir valor suficiente. El chico robot avanza de último, es el más indicado para cubrir la retaguardia. A medida que descienden se notan las características del sitio, nada demasiado destacable por ahora.

El lugar se asemeja a una mina, excavada toscamente en la arena. Tiene reforzadas las paredes con madera, pequeña medida de protección contra un ambiente hostil. Es reciente, de otra forma estaría sepultada. Algunas lámparas cuelgan de las paredes, tienen aceite pero llevan tiempo apagadas.

Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Dom Jul 16 2017, 07:57

La respuesta del joven ante mi pregunta fue afirmativa, aquello era bueno ya que el niño ya no estaría por su cuenta y el peligro que corría resultaba menor de cierta manera, aunque aun así en aquella zona seguía existiendo la variable de riesgo.

- Entonces somos 4 contando al mocoso, muy bien. – Comentó Andrew con cierta irritación al mencionar al niño.

Aquella aclaración por lo visto había sido errónea ya que el grupo había sido llamado por el líder de la expedición, de una manera resultaba bueno y de otra manera resultaba malo. Lo bueno es que al ser el grupo principal se podría obtener una respuesta inmediata de los sucesos y estar al tanto de las nuevas órdenes, lo negativo es que si algo llegaba a sucederle al líder de escuadrilla la culpa recaería en los que le rodeaban… o sea, los presentes.

Ninguno del actual grupo refuto al momento de juntarse con el hombre de mayor rango en aquel momento, por lo visto la palabra que proviniera de él debía ser cumplida sin dudarlo. Las nuevas órdenes eran ingresas en una excavación, no sabía que tan acertada o buena fuera aquella idea pero tal como había notado el comportamiento de los otros no podría opinar al respecto al parecer.

- Más que una base oculta parece el posible hogar de un dragón, esos bichos se esconden en sitios de este estilo.

- ¿Qué haría un dragón en medio del arenal? – Pregunté con cierta curiosidad ante el asunto, realmente los dragones eran una raza que me llenaban de curiosidad, se podría decir que mucho más curiosidad de la que causaban los hombres-bestia; si podía aprovechar para aprender de aquellos no lo dudaría.

- Realmente no ser, no es que comprenda mucho el porqué lo hacen pero algunos suelen habitar en cavernas las cavernas del norte, no veo porque no lo harían en una del sur. – Aquella explicación había sido sosa y no muy complaciente a decir verdad, pero tenía cierta lógica ¿Qué impedía que una bestia de aquellas habitara en aquel sector?

La decoración del lugar era extraña, parecía un sector donde se hubiese llevado a cabo una construcción pero no había muchas cosas fuera de lo común, solo un par de lámparas apagadas y refuerzos con madera en las paredes. Podía notarse cierta humedad en el ambiente lo cual era algo raro, a menos que hubiese algún río subterráneo por aquella zona.

El eco de los pasos era lo único presente en aquel sitio, nadie hablaba e incluso Andrew hecho silencio por primera vez. Apreté la mano de bronce lentamente comprobando que estuviese en un optimo funcionamiento,  si algo llegaba a suceder debía confiar en no presentar falla alguna al momento de actuar.

Giré la mirada para observar al niño y al sujeto castaño, si algún suceso llegaba a ocurrir desde la retaguardia lo más posible es que ambos saliesen perjudicados. Detuve mis pasos mientras el líder de grupo y Andrew continuaban avanzando, esperé a que los últimos dos integrantes del grupo pasaran para retomar la marcha cubriendo esta vez la parte posterior.

- ¿Por qué estás aquí? – Pregunté en voz baja al joven. – Esta zona no es la más adecuada para un niño, he visto a chicos de tu edad trabajar en otros sitios… pero no en algo tan arriesgado ¿Tus padres no tuvieron problemas con dejarte venir? – Aunque dudaba que alguien cuerdo a cargo del joven le dejase ir en una misión tan complicada como lo era aquella, existía la posibilidad de que realmente el chico se hubiese fugado y alistado por su cuenta, sin decirle algo al respecto a nadie.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Dom Jul 16 2017, 22:46

El grupo avanza constantemente, el tamaño del túnel sorprende un poco. No suelen crearse tales estructuras en la arena… al menos no sin una buena razón. Claramente hay algo interesante al final, solo falta por definir si será en el buen o mal sentido, los seres vivos diferencian muy bien ambas categorías.

Zero escucha una analogía de dragones, tiene bases aunque ronda más el rango de mito urbano. La instalación Bio tiene una buena cantidad de información racial acumulada, la familia draconica recibió un estudio intensivo debido a sus propiedades mágicas. Se lograron algunos resultados aunque poco concluyentes, una constante en todo lo relacionado a la energía arcana.

Un par de personajes debaten la idea superficialmente, sorprende que uno de los involucrados sea el otro sintético. Poco después este último interroga a su semejante, quiere saber datos corrientes. En este punto Z9-42 confirma que su fachada sigue intacta, aun lo confunde con un jovencito normal.


Tengo mucha libertad… se cuidarme solo.

No es un argumento muy fuerte pero luego de pasar varios meses con los humanos es consciente de una realidad, rara vez toman enserio a sus infantes. Un niño puede decir la vedad absoluta del universo o una tontería bastante incomoda y siempre recibe el mismo trato… en cierta manera algo injusto.

Con ese punto saldado el pequeño robot dedica su tiempo a estudiar una extraña variación en el ambiente, nota señales en código terrestre. Se asemejan a las utilizadas por la base Bio pero muy desactualizadas, prácticamente históricas. Una vez alcanzan el final del túnel aparece la fuente, una nave de asalto ligero severamente dañada.


Es una… no, no sé lo que es.

Sin duda los enanos normales conocen poco sobre tecnología de origen terrano, es mejor parecer ignorante de momento. Internamente el “chiquillo” nota una extraña emoción, conocer algo solo visto en libros o historias tiene ese efecto. Recuerda a un niño recibiendo la visita de un pariente lejano, no le conoce pero siente bastante euforia por el acontecimiento.

Los demás personajes del equipo denotan aversión instintiva… es posible que la luz generando corto tenga culpa. Zero no puede avanzar de golpe y familiarizarse con la nave de manera corriente, eso lo pondría en evidencia. Fingir algunas veces puede ser bastante difícil, este es un caso muy claro.


Deberíamos… ¿revisar?

Ni por todos los aeros del mundo entrare a esa cosa.

Yo soy el que decide eso, todos conmigo.

El personaje a cargo claramente tiene una curiosidad peligrosamente viable, por suerte eso resulta útil de momento. Avanza con cautela seguido por el niño, entrar de segundo no es mal visto como bien aprendió en su tercer día solo. Los demás reúnen el valor para ingresar uno por uno, la simple misión de reconocimiento se ha vuelto mucho más interesante.


Off: Subrayado el inicio de la complicación: (Encontráis una excavación abandonada de antiguas ruinas ancestrales. En ella halláis información relacionada con los primeros biocibernéticos que poblaron Aerandir)
Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Mar Jul 25 2017, 22:32

La respuesta dada por el menor realmente no era lo que esperaba, era cierto que habían jóvenes que tenían libertad al momento de ir de acá para allá entre ciudades o poblados; quizá hasta viajando en caravanas de punta a punta del mapa pero esos simples viajes no arriesgaban tanto como una misión dirigida por la guardia.  Además la aportación de “Se cuidarme solo” no bastaba, posiblemente aquel joven trajera algo entre manos o fuera uno de esos brujos que podía manipular elementos… tal vez hasta un dragón, eso explicaría tanta calma ante el peligro.

    Por el momento la mejor opción era no divagar en lo que podía ser el joven o preguntarle, optaría por estar observando su comportamiento pero no pasaría de allí. Quizá después podría preguntarle con más calma, luego de explorar aquel sitio; nunca estaba de más conocer la razón por la cual jóvenes trabajaban a tan temprana edad.

     Después de otro tramo de caminata se llega al que parece ser el final de este, aunque a diferencia de ser una pared rocosa o mural resulta ser maquinaria avanzada. Aquella cosa no se veía para nada en territorio normal… me recordaba de cierto modo a algunas cosas que había logrado apreciar en la base antes de ser liberado; nunca me había quedado de todo claro el funcionamiento o la utilidad de aquellas cosas, pero estaba un cien por ciento seguro que aquello debería pertenecer a la base.

- Pues yo tampoco tengo idea de que rayos sea eso. – Afirmó Andrew rascándose la barbilla y observando con extrañeza el aparato. – Pero estoy seguro de que no es un dragón.

    Mientras el grupo parecía decidir qué hacer decidí acercarme a la nave y observarla más de cerca, si cuando estuve en la base no pude detallar bien una no perdería esta vez la oportunidad; además si me preguntaban que hacía les diría la verdad, solo me dejaba llevar por la curiosidad. Tuve que girarme un momento cuando el niño proponía la idea de revisar, por lo visto era otro del grupo que quería conocer aquella cosa… ciertamente extraño, aunque los jóvenes siempre vivían con curiosidad.

- Creo que te pagarán los suficientes aeros solo por caminar… explorar era la prioridad si mal no recuerdo. – Comenté dirigiéndome al castaño asustadizo, quien por lo visto había olvidado que hacía realmente allí.

    El líder de grupo es quien primero entra, seguido por el joven que por el momento había decidido ir a la retaguardia.  Yo esperé a que Andrew y el castaño entraran luego de este para ir de  último, aun atento de no recibir sorpresas por la espalda.

   A medida que caminaba recorría una que otra pared con la mano y observaba todo lo que hubiese en estas, debía memorizar cada detalle a ser posible para detenerme a examinarlo en el futuro; en aquel momento me confortaba haber optado por tomar la labor de explorar… si tenía suerte tal vez pudiese conseguir lo que tanto buscaba, solo que dudaba de aquello.

- Este sitio realmente no me agrada para nada. – Dijo el castaño rompiendo el silencio y dejando que el eco expandiera su voz.

- Pues a ti no te parece agradar nada, en cambio a mí si me gusta; ya tendré algo más que contar aparte de mi hazaña contra los dragones.

    Aquella anécdota desde mi punto de vista podía ser mejor a la enfrentarse a dragones, econtrar aquella clase de mecanismos y tecnología era asombroso; nunca creí que fuese a encontrar algo así fuera de la base... "La base" ¿Aquel encuentro debería ser notificado a la base de los bio-ciberneticos? Si era así podría haber algún problema; quizá pedirían nombre de quienes hallaron aquel aparato y eso no sería bueno, aunque sabía que mi nombre no saldría en la lista de sistemas funcionales era un riesgo... uno que por el momento tomaría.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Miér Jul 26 2017, 20:52

El grupo entra, cada uno con su propio nivel de aceptación. La nave es un modelo de asalto ligero X957-2, Zero tiene varios planos en su mente. Esta severamente dañada, se requeriría mucho para hacerla volar otra vez. Toda esa información da una pista sobre su origen, es un vehículo de la guerra entre terrestres y Aerandianos.

Resulta curioso que durante su época en la base el pequeño robot conservaba una maqueta del mismo modelo en su habitación, solo por motivos decorativos… además le parecía “genial”. los seres vivos tienen una palabra para tales elementos cruzados en el tiempo, reciben el nombre de “coincidencias”.

Existen muchas reliquias tecnológicas perdidas en Aerandir pese a todos los intentos llevados a cabo por los sintéticos para recuperarles, es un mundo grande. Algunas facciones nativas sienten atracción por tales artefactos, sus motivaciones varían tanto como la genética manipulada del propio mundo que les dio origen.

Es un extraño contraste recorrer los pasillos de una nave con antorchas y lámparas de aceite, por desgracia la iluminación es mínima. Lo seres corrientes necesitan mucha luz para ver, cuestiones oculares. Zero no tiene esa deficiencia, es probable que su “pariente” posea alguna cualidad similar de fábrica.

El grupo se detiene cada cierto tiempo para inspeccionar algún resto, todo está muy desordenado. Tristemente solo agarran pedazos de metal torcido, eluden los elementos verdaderamente valiosos. No se les puede culpar, solo un puñado de nativos en todo el planeta podría reconocer algo destacable.

Z9-42 se pasa todo el trayecto guiando de forma indirecta al líder, es sorprendente lo que algunas sugerencias correctas pueden hacer. Quiere llegar al puente, el verdadero centro neurálgico de todo. De repente un grito pone al equipo en alerta, no sorprende cuando se descubre que la fuente es su integrante más asustadizo.


¿Y ahora que pasa?  
 
¡Un muerto!


Para variar esta vez acierta, acaba de encontrar un esqueleto óseo. Zero detalla la vestimenta del cadáver a distancia, por las insignias deduce que se trata de un tripulante regular. Una cantidad moderada de personal terrestre murió durante las hostilidades, las pérdidas son ridículas en comparación con facciones defensoras pero siguen siendo bajas.


No creo que se levante en un buen tiempo, sigamos.

Suben una escalera fuera de foco y se encuentran de frente con el puente, es una estructura tecnológica monumental a pesar de estar dañada. Un signo digital titila en el panel frontal, es la única luz artificial de la cámara. El pequeño robot se adelanta y presiona por inercia, muestra de iniciativa que nadie más posee. Inmediatamente se escucha cierto ruido perturbador, palabras tan distorsionadas que son inentendibles para cualquier humano… afortunadamente no todos en el grupo lo son.

Batalla final perdida --- cadena de mando rota --- Bios no siguen órdenes --- retirada general --- ¡todos al portal ahora! ---
“se apaga”.
Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Vie Jul 28 2017, 23:31

Era de cierto modo “frustrante” no contar con el conocimiento adecuado o completo de aquello, sabía bien de donde venía porque había visto tecnología similar una que otra vez en la base de los Bios pero no se habían molestado en enseñarme de aquello; comprendía que yo hubiese sido un experimento base, que enseñarme cosas no era tan importante como saber que pudiera funcionar bien… pero de cierto modo quería saber mejor de aquello.  Al menos se habían molestado en enseñarme lo básico del mundo antes de dejarme por mi cuenta.

    De vez en cuando dejaba que el grupo se adelantara mientras me quedaba memorizando uno que otro detalle que parecía mínimo en aquel sitio, a veces lo que menos parece resaltar resulta ser de gran importancia. Con todo lo que estaba observando y memorizando lo más apto que podía hacer era escribirlo todo, pero claro, aquello lo haría cuando estuviese de regreso con los Collingwood y supiera que no había peligro de que Emilia me interrumpiera con sus preguntas.

     En una de esas cortas pausas pude captar un grito, por la dirección en la que venía supe que era de uno de los integrantes del grupo. Por suerte pude escuchar que había ocurrido cuando me acercaba, por lo visto había un muerto ¿Pero quién? ¿Acaso los habían emboscado? Apreté el puño de cobre esperando conseguir una situación grave, si habían problemas debía llegar preparado para defenderme y defender al grupo.

    Ciertamente estuve confundido al encontrar al grupo completo y sin problemas, no veía lógico el grito de que había algún muerto. Tuve que seguir las miradas de los presentes para dar con el cadáver, al notarlo estaba claro que aquel sujeto debería llevar muerto mucho tiempo y además la acotación siguiente del líder de grupo era acertada pero no cierta, aquel sujeto no se volvería a levantar.

    La ruta tomó unas escaleras hasta lo que supuse que llegaría el sitio desde donde antes se operaba aquello. En uno de los paneles parpadeaba una luz, por lo visto aun había algo de energía para que aquel sector funcionara. El niño sin pensarlo por lo visto se había apresurado hasta este para luego presionarlo, acto que me hizo mirarlo con curiosidad arrugando el ceño, aquel chico parecía conocer aquel sitio… y eso era extraño.

     Lo único que me hizo alejar aquellos pensamientos fue el mensaje que se comenzaba a escuchar, por lo visto aquello que presionó el joven activaba una secuencia de audios en aquel sector.

- ¿Bios no siguen orden? – Comenté extrañado por lo bajo buscando el sitio de donde venía aquel mensaje. – Este sitio comienza a no agradarme. – Dije esta vez con un todo de voz más elevado.

-  A mí nunca me agradó. – Contestó inmediatamente el castaño con temor en su voz.

- Por lo visto a ti nada te agrada.

    La verdad hubiese sugerido que el grupo debía retirarse de allí pero en aquel mensaje había algo que no estaba claro ¿Por qué decía que los Bios no seguían órdenes?  Hasta donde tenía entendido aquello era de cierto modo imposible… pero si podía ocurrir, seguramente había una respuesta en aquel lugar.

- Por cierto niño ¿Que presionaste? - Volvía a observar al joven con curiosidad, ya estaba claro que el niño no era tan inocente como parecía.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Dom Jul 30 2017, 04:31

Zero busca en su registro histórico, el mensaje parece tener mucho tiempo guardado. Ya no quedan dudas, esta nave fue derribada en los últimos instantes de la guerra terrestre/aerandiana. Por lo visto consiguió registrar el momento exacto cuando las tropas invasoras se retiraban y sus unidades sintéticas desobedecían la orden para quedarse.

Fascinante…

Deja escapar, tener un registro tan directo lo abruma en el buen sentido. Tiene que llegar al núcleo del sistema, es posible que contenga telemetrías únicas. Información tan relevante puede usarse como moneda de cambio con la facción artificial, en el peor de los casos al menos sirve de anécdota curiosa.

Creo que deberíamos buscar… más abajo.

Pronto surge una traba… una peligrosamente viable. Necesita llegar al núcleo cibernético, está en las cubiertas centrales. Por desgracia no es posible interceder tan directamente en el rumbo del grupo sin información pertinente, el rostro que pone la persona a cargo confirma dicha realidad. Existen límites para la manipulación pasiva, sobre todo cuando se tiene un hardware pequeño.

Presione el bo… la única “cosa luminosa" del tab… de la mesa…

La pregunta del otro sintético le pilla sin preparación, estaba distraído buscando una forma de convencer al equipo. Se equivoca varias veces, algo que había corregido hace tiempo. Al parecer las situaciones complicadas siguen afectándole, le hacen cometer errores menores que de otro modo serian evitados.

En ese momento se escucha algo por los corredores, voces en ecos. Todo parece indicar que otro grupo de personas a entrado en la nave, un “golpe afortunado” para Zero como dicen los humanos. El líder de la patrulla ordena silencio, no quiere delatar su posición ante posibles elementos hostiles.

Pronto se hace evidente que están frente a una amenaza, entre las conversaciones distorsionadas que recorren el armazón metálico se puede distinguir un alineamiento. Son Nórgedos bastante confiados, no es su primera vez en las ruinas. No se logran apreciar signos de alarma en sus voces, desconocen el peligro.


¿Cómo diablos pasaron la avanzadilla?

Deben tener un refugio interno que no vinos, acaban de rodearnos sin luchar.

Les dije que era mala idea…

El grupo hace lo posible por no generar ruido, susurran las palabras. Tienen la sorpresa pero ignoran muchas cosas, deben actuar con cautela. Z9-42 puede neutralizar criminales sin dificultad aunque tal vez es momento de una acción diferente, en la conmoción futura tendrá suficiente tiempo para buscar los datos y volver. Tampoco debe preocuparse por los demás, una maquina basta para garantizar su seguridad.


Off: Subrayado el inicio de la complicación: (Encontráis un grupo de asaltadores nórgedos que querrán atacaros, secuestraros o robar vuestras pertenencias. Por los motivos que consideréis.)
Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Lun Jul 31 2017, 03:07

Definitivamente el niño sabía más de lo que aparentaba, las posibilidades de que aquel botón fuese presionado por mera coincidencia sería ahora de un 15 por ciento. De igual manera el joven tenía un extraño interés en recorrer la parte baja de la estructura, era como si estuviese buscando algo.

- Ya veo, presionaste la cosa luminosa de la mesa. – Repetí las palabras del chico arrugando un poco el ceño, estaba claro que iba a decir otras cosas pero se tomó las molestias de corregirlo antes de que fuese tarde. – Lo veo razonable.

    Iba a hacerle otra pregunta al joven pero el eco de otras personas me hizo retirar la atención de este, por lo visto el grupo no estaba solo en aquel momento.  Lo más sensato era ocultarse en aquel sitio y esperar que los extraños pasara, por mi parte no podía tomar una posición defensiva hasta ver agresión en el ambiente.

- No era una mala idea, el problema no fue tomar en cuenta la probabilidad de que esto sucediera. – Respondí al castaño.

    Pasé una de mis manos por la barbilla pensando las escenas que podían ocurrir de ahora en adelante, no sabía que tan altas eran las probabilidades de que aquellos extraños nos consiguiesen; lo más sensato de hacer era no apresurarse ni cometer una idiotez antes de tiempo.

- Lo mejor que podemos hacer es quedarnos juntos, si nos toman separados quien sabe que pueda ocurrir.

- Oh que buena idea, no la había considerado. – Exclamó el castaño levantando más la voz expresando con claridad el pánico que sentía. – Yo planeaba ir a saludarlos y decirles donde estábamos.

- Pues estás haciendo eso justamente ahora, idiota. – Gruñó Andrew aun por lo bajo, se notaba que estaba tenso y la mirada que le dirigió al castaño no fue nada amable.

- Hagan silencio todos de una buena vez. – Protestó el líder de grupo levantando una de sus manos, aquello por lo visto bastó para que el grupo volviese a comportarse. – Creo que su pequeña discusión nos acaba de joder.

    Y efectivamente parecía ser así, los pasos de los extraños se habían apresurado y parecían dirigirse a nuestra ubicación actual; una voz grave y gutural hizo eco en los pasillos y por lo visto presagiaba nada bueno, ahora si estábamos en un gran aprieto.

- Solo nos quedan 3 opciones. – Comenté abriendo la cantimplora y observando el sitio por donde habíamos llegado. – Escondernos y esperar que no nos consigan, buscar una salida alternativa… o esperar y luchar. – Le di un trago al vino volviendo a apagar la alerta que podía observar por mi ojo artificial. – Y no nos queda mucho tiempo para elegir.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Lun Jul 31 2017, 22:36

Los seres vivos cometen muchos errores en su vida, es algo natural. Iniciar un debate cuando intentan ocultarse claramente califica como uno... a veces pecan de tontos. Zero intenta retomar el preciado silencio grupal rápido pero los demás reaccionan lento, al final su posición es revelada.

Ese fue un… curso de acción bastante malo.

Susurra aunque ya no tenga mucho sentido, subrutina atrasada. El otro equipo acelera su marcha, en poco tiempo llegaran al puente. Si los atrapan en un recinto sin salida sus posibilidades de sobrevivir bajaran drásticamente, deben alejarse antes de que se establezca el culo de botella en las escaleras.

Bajemos de nivel, tengo una idea.

Todos los personajes normales le miran con intriga, extrañamente el oficial accede sin rechistar. Tal vez sospecha que el niño tiene cualidades potenciales… o no tiene nada mejor en mente. Z9-42 deja que los demás bajen, cuando se encuentra sin miradas encima avanza hasta un panel destrozado en busca de material.

Sonríe al pillar una pieza que se adapta a sus necesidades, luego detalla un esquema digital del puente. No le toma mucho encontrar una sección viable, sin vacilar prepara su plan. Coloca la pieza en un Angulo errático y se asegura de que su caída sea retardada pero inevitable, una mente informática puede realizar dicho trabajo con mucha precisión.

Desciende por la deteriorada escalera, sorprendentemente todos los aliados consiguen bajar sin soltar un escalón o generar ruidos altos. Una vez abajo se hace evidente que no pueden hablar, los hostiles pisan sus talones. La pequeña maquina hace un gesto con las manos, indica a los demás que se oculten en los laterales oscuros y no hagan ruido.

Pronto llega la amenaza, seis Nórgedos armados y equipados para combatir en el desierto. Enemigos temibles según las historias recientes de Roilkat, difíciles de eliminar. Los maleantes sospechan intuitivamente y detallan los alrededores antes de subir pero justo antes de que una antorcha ilumine al personaje asustadizo algo pasa.

“Ruido estremecedor”

La pieza colocada por Zero sede y cae con violencia al suelo, como todos los elementos relacionados son de metal el ruido que provocan resulta sustancioso. Los enemigos miran al mismo tiempo el camino de ascenso, se desconcentran bajando la guardia en todos los flancos laterales.


¡Ahora!

Primero se escucha una espada atravesando carne, luego el grito de mando. Antes de que la partida opuesta pueda reaccionar ya tienen un muerto y dos heridos, los "defensores" aprovechan la oportunidad. A partir de allí empieza un combate más igualado, todo mientras el niño sintético se escabulle por las sombras para llegar al núcleo del sistema.        
Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Mar Ago 01 2017, 07:32

En el momento de tención el único en aportar idea alguna fue el niño, por lo visto pudo razonar mucho más rápido que los otros integrantes por una solución… aunque eso de bajar y estar más cerca de los atacantes no podía ser buena idea, en vez de escapar lo veía más como entregarnos en bandeja de plata contra los posibles atacantes.

    El líder de grupo acepto aquella propuesta sin rechistar, por lo visto tenía una confianza ciega en el niño o en cualquiera que tuviese una idea que salvara al grupo. Todos comenzaron a bajar por las escaleras nuevamente, esta vez sin llamar la atención de los desconocidos.

- ¿Y ahora qué rayos hacemos? – Protestó en voz baja el castaño.

- Esperar, el chiquillo dijo que tenía una idea y no creo que sea “corran hasta la amenaza”.

    El ambiente estaba tenso, se notaba la presión en los integrantes del grupo y la preocupación en sus rostros. Por mi parte yo seguía tranquilo, el peligro que corría mi vida era de cierto modo menor; ya había tenido inconvenientes en el pasado con maleantes y sabía bien como iba el asunto de enfrentamientos. Levanté la mirada justamente en el momento que el niño regresaba, no sabía bien porque había tardado tanto allí pero seguramente traía algo entre manos.

    Sin hablar el joven indicó al grupo que se ocultarán de la amenaza, el castaño y el líder de grupo estaban algo más alejados; yo había quedado oculto cerca de Andrew que apretaba los puños con fuerza y sudaba, al parecer luchar contra dragones no le había preparado para un momento como este. Di otro trago leve al vino de la cantimplora y la ajusté en el cinturón en el momento que llegaron los desconocidos. “Son 6 atacantes… no son muchos” antes había tenido que lidiar con un grupo mucho mayor; de aquella no hubiese salido vivo si no hubieran interrumpido aquel par de dragones.

    Un fuerte ruido desconcentra a los extraños, el tiempo suficiente para que el líder de grupo del grito de ataque para tomar por sorpresa a los 6 sujetos. Por mi parte hubiese preferido que no hubiese muertos pero ya era muy tarde, uno de los extraños yacía en el suelo y el combate se había avivado.

    Andrew y el castaño habían ya herido a otros dos aunque aquellos aun seguían combatiendo, por lo visto un simple de golpes y crujidos iba a ser más que necesario para terminar todo el problema. Dos nórgedos se acercan a mi persona con las espadas en alto, por lo visto no vienen en son de paz o con ánimos de negociar; el primer tajo viene por parte del que está más cerca, un golpe realizado de arriba abajo y termina cortando parte de mi hombro no-artificial.  

    Antes de que el sujeto se retraiga del ataque tomo su brazo con el brazo de cobre y comienzo a apretarlo con fuerza hasta que llega el sonido de los huesos partirse, un grito del extraño me da a entender que está sufriendo con aquello, cuando le suelto la extremidad esta termina colgando de un ángulo extraño.  El otro atacante impulsado por la furia comienza a realizar mandobles erráticos sin dejar de avanzar, me obliga a retroceder y levantar un poco los brazos con los puños cerrados en espera de una abertura donde pudiese atacar; al momento de realizar un corte recto en dirección a mis costados adelantó el cuerpo y dejo que el filo del arma corte un poco de la carne, con el impulso tomado levanto el brazo artificial y lo impacto en la mandíbula del atacante.

    Aquello bastó para dejarlo fuera de combate, normalmente el hueso se partía al recibir el impacto y la victima terminaba agonizando o cayendo inconsciente, esta vez fue la segunda opción.  Una mirada al grupo me dio a entender que las cosas les iban igual de bien, el único problema es que parecían haber herido al castaño que estaba sentado contra una pared sujetándose una herida.

  - ¿Y él niño? – No me había fijado en aquello, el joven no estaba por ningún lado y tampoco le había escuchado gritar… ¿Dónde se había metido? De igual manera faltaba el sujeto del brazo roto, existía posibilidad de que hubiese arrastrado al chico a algún lado.

    Sin darle muchas vueltas al asunto opté por la opción más viable, alejarme del conflicto y buscar al joven, si corría peligro y nadie se había dado cuenta solo me quedaba buscarlo y esperar de que estuviese bien… o vivo.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Mar Ago 01 2017, 23:43

La batalla resulta perfecta como distracción, los humanos suelen obviar detalles cuando su vida peligra. En breve Zero esta por su cuenta pero escucha todo gracias al eco y a sus sentidos aumentados, tiene varios minutos para hacer lo que quiera… aunque solo una cosa le interesa del vehículo averiado.

Pone el mapa en una ventana mental secundaria, afortunadamente los registros de diseño son infalibles. El núcleo cibernético siempre está en el centro absoluto, pequeño seguro contra ataques directos, una máquina de asalto puede funcionar con todo dañado siempre y cuando su “mente” este funcional.

Medio minuto después el “pequeño” se encuentra frente a la puerta de acceso, se cerró siguiendo los protocolos de seguridad hace mucho tiempo. Z9-42 golpea un par de veces la compuerta para moldear puntos de apoyo, luego tira en direcciones opuestas. Su fuerza sobrehumana le permite abrir nuevamente ese modulo, por suerte sin testigos presenciales.

Una vez adentro activa la interacción artificial con elementos electrónicos, cierta forma de comunicación maquina/maquina directa. Muchos datos están deteriorados pero son salvables, dicha realidad hace que Zero esboce una sonrisa. Prepara la trasferencia de archivos a medio millón de TFLOPS por segundo, debería bajar todo en cuatro o cinco minutos.

Un tiempo bastante elevado pero planea llevarse la matriz completa, quiere estudiar hasta el más mínimo detalle. Supervisa la descarga personalmente, por desgracia eso significa quedar aislado del mundo real. A pesar de ostentar la mejor tecnológica Bio… existen algunas cosas que requieren esfuerzo para el también.

Desgraciadamente calcula mal su seguridad, un elemento inesperado aparece. Por la puerta ingresa uno de los atacantes, esta lastimado aunque sigue teniendo ganas de luchar. Grita ordenes pero la maquina no tiene manera de saberlo, solo se queda allí parado con la mirada perdida inmerso en procesos complicados.

El Nórgedo se cansa y saca una daga del cinturón, debate mentalmente si llevarse al “niño” como seguro o matarlo allí mismo. Se acerca cada vez más mientras medita, toma como un insulto no ser tomado en cuenta. Es una situación relativamente peligrosa para el elemento más pequeño, puede correr peligro.

Zero tiene la capacidad de soportar daños graves, siempre y cuando oponga resistencia. Sus tácticas de combate protegen áreas vulnerables del cuerpo mejorado, eso suele darle una falsa apariencia de invulnerabilidad. Lo cierto es que si le entierran una daga en el cuello puede sufrir daños severos, incluso “morir”.

“3 minutos exactos para descarga total”

Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Mar Ago 08 2017, 23:34

A medida de que me alejaba el sonido de la batalla iba disminuyendo; habían dos opciones que podían explicar aquello, la primera era debido a la distancia que tomaba entre el conflicto y mi perdona, la segunda era que el combate estaba por terminar y eso hacía que el sonido de golpes o insultos disminuyera de gran manera.

    Iba memorizando cada vía que tomaba y cada vuelta que efectuaba, en caso de que estuviese dirigiéndome en una dirección errónea no tendría problema a donde antes estaba ubicado el grupo. Mientras caminaba por el camino en busca el joven me tomaba la molestia de detallar también la estructura de aquel sitio, me recordaba mucho a la base… o al menos a la zona que pude recorrer antes de “fracasar”.

    La única señal que tenía para saber dónde podía estar el niño era la voz que comenzaba a hacerse presente; no venía de sitio donde antes había un conflicto, no, si estaba en lo correcto y el eco no jugaba en contra el que estaba hablando no debía estar muy lejos.  Aumenté el ritmo de mis pasos a medida que notaba más hostilidad en el tono de habla, aquello podía ser una clara señal de que el niño si estaba en problemas.

    A considerable distancia ya pude observar al atacante del brazo roto frente al niño, lo extraño es que el joven no reaccionaba…era como si estuviese paralizado.  El atacante se acercaba con la daga directo al joven, por lo visto el hecho de el niño no se moviese le estaba molestando; la única posibilidad de evitar una daño grave era acercándome a la escena, si arrojaba algo existía posibilidad de molestar más al sujeto y que decidiera desquitarse contra el más joven.

    El nórgedo ya estaba frente al chico,  había colocado la hoja filosa de la daga en el cuello del niño y por lo visto quería efectuar la presión suficiente para que este no contara lo sucedido.  Ya la opción de arrojar algo estaba descartada, una posibilidad de impacto podía hacer que el cuerpo del atacante se moviera y efectuara un corte letal, solo quedaba la opción de acercamiento.

  Apresuré mis pasos calculando los posibles métodos de incapacitación contra el enemigo, si hacía un movimiento en falso podía peligrar aun más la vida en chico. Estabilizaba el peso de mi cuerpo para que con cada paso se efectuara el menos sonido posible, generalmente aquello era sencillo cuando se caminaba pero cuando corría era más complicado.

    El nórgedo le dio una última oportunidad al joven, volvió a gritar órdenes  que fueron ignoradas; al ver que hablar no daba resultado tensó su brazo dispuesto a cortar parte del cuello del joven, no lo asesinaría en el acto, le iba a herir para que entendiera que un simple mocoso debía aprender a acatar órdenes.

    Había llegado en el momento justo, ya la daga iba a comenzar a deslizarse cuando tomé al atacante; si lo retiraba a un lado podía causar un corte en el cuello del joven, la mejor opción había sido tomarlo del cuello y empujarlo hacía atrás para que cayese de espaldas.

    En el momento que el cuerpo del nórgedo impactó en el suelo la daga que sostenía se zafó de su mano y se deslizo por el suelo, antes de que el atacante se recuperará del golpe presioné los dedos de su mano sana con el pie. No podía permitir que el sujeto pudiera realizar nuevamente agresión alguna, creí que con un brazo roto le bastaría pero al parecer debía dejarlo inmovilizado del todo… o dejarle inútiles las manos.

    Levanté un poco el pie y antes de que el sujeto inmovilizado pudiese retirar la manó volví a pisar sus dedos esta vez con más fuerza, el sonido de los huesos de los dedos partiéndose llego hasta mi junto a un gemido de dolor del hombre en el suelo; el lado positivo de todo aquello es que aun con todas aquellas heridas el hombre aun viviría… solo que tardaría meses en recuperarse de las fracturas.

- ¿Niño estás bien? – Había sido totalmente extraño que el chico se quedase totalmente quieto… era como si no notara el peligro; además no podía ser un ataque de nervios o pánico, era quien más rápido había reaccionado antes ante el peligro e ideado un plan, había algo más en aquel asunto. – Y también otra cosa ¿Qué estabas haciendo aquí?
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Jue Ago 10 2017, 00:46

Ajeno del peligro “externo” Zero continua la descarga, cada cumulo de datos revela información interesante. La base Bio tiene registros históricos detallados pero los nuevos datos parecen diferentes, sin precedentes. Eso solo puede indicar que son artículos inéditos, jamás revisados por la matriz cibernética del complejo.

Finalmente el proceso termina, pocos segundos después la pequeña maquina recupera funcionalidad. Se lleva una extraña sorpresa al estudiar alrededor, parece que una trama peligrosa tuvo lugar en su ausencia. Es fácil deducir lo ocurrido, en palabras sencillas Z9-42 fue salvado de un gran peligro por su pariente racial.


Estoy bien, Gracias por preguntar.

Dice mientras observa al sintético adulto con cara de intriga, fue un desenlace favorable… uno que no requirió mayor esfuerzo personal. Los seres inteligentes tienen una palabra para tales momentos, más bien una frase alegórica. Sin vacilar la maquina replica el comentario, lleva tiempo escuchándolo de otras personas.

Te debo una.

Le sale bien, claramente su diccionario coloquial comienza a mostrarse productivo. La gente se siente extraña frente a una persona sin modismos, manifiestan miedo o aversión. La razón de esto tiene varias teorías sociales, algunos expertos terrestres le llaman xenofobia trivial... algo que curiosamente desapareció en la tierra gracias a una globalización de muchos años.

Me… asuste, fue ¿tonto?, sin duda muy tonto… lamento haber ocasionado problemas.

Muchos personajes vivos inteligentes sienten miedo paralizante varias veces en su vida, suele ocurrir durante situaciones difíciles. Es una buena excusa para dar, mucho mejor que la alternativa. Los niños reales se asustan mucho, no pueden controlar sus emociones tan bien como los adultos.

Deberíamos volver.

Finalmente los gritos de la batalla alterna terminan, se escucha una modesta ovación aliada. El pequeño grupo de exploradores consigue la victoria, excelente trabajo para un equipo tan variopinto. Como nadie más se suma al combate se puede llegar a una buena conclusión, no quedan fuerzas enemigas adentro.

De repente la celebración es interrumpida por un leve temblor y pronto la nave comienza a vibrar con violencia. Una alarma suena rápidamente y aunque quedan pocos parlantes el ruido consigue multiplicarse, no augura cosas buenas. Un contador digital se manifiesta frente a los dos Bios y el Nórgedo herido, restan pocos segundos.


Es recomendable salir ahora mismo.

Parece que vaciar el contenido de la memoria gatillo un mecanismo de seguridad, el núcleo se sobrecargara y detonara la nave. Z9-42 no lo tenía previsto, la mayoría de vehículos utilizados en la guerra carecían del protocolo en cuestión por obvias razones. Todos deben salir de la cueva o serán destruidos con la nave, queda poco tiempo. La máquina pequeña ayuda al Nórgedo a ponerse de pie, luego sale corriendo buscando salida. Por suerte su líder de escuadra tiene la misma idea, todos esos ruidos amenazantes terminaron por desencadenar reacciones acertadas.

¡¡Todos afuera, reunión en la entrada!!
Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Alois el Vie Ago 18 2017, 21:44

El niño había conseguido fuerzas para hablar de nuevo por lo visto, afirmaba estar bien así que tuve claro que si había llegado totalmente a tiempo. Otra cosa dicha por el joven fue el hecho de deberme una;  había escuchado a las personas usar aquel término en más de alguna ocasión y tenía diferente significado dependiendo del contexto o eso había notado, en algunos casos se utilizaba en referencias de negociación y en otras se utilizaba para favores, supuse que sería en el segundo contexto el que se usaba ahora aquel termino.

- Si, fue realmente tonto. – Respondí aun observando al joven, desconfiaba en que sus palabras fuesen reales, si el miedo lo hubiese atacado sería desde mucho antes, posiblemente cuando la confrontación había iniciado.

    Al siguiente comentario del joven me limité a responderlo con movimiento de cabeza, estaba claro que había que regresar, después de todo el grupo posiblemente se estuviese preguntando a donde nos habíamos retirado. Estaba por tomar el camino de regreso cuando una sacudida alteró momentáneamente mi equilibrio, algo malo sucedía con aquel sitio y quedaba en claro por la alarma que se hizo presente. Por la cuenta en retroceso que se mostraba ahora era más que suficiente para saber que el tiempo ahora “era oro” como decía mucha gente, quizá era mucho más valioso.

- Es mucho más que recomendable.

   El niño ayudó al atacante neutralizado a colocarse de pie, a medida de que corríamos por los pasillos pensé que había sido buena idea haber lesionado al agresor en sus extremidades superiores, si hubiese partido alguna de sus piernas lo más probable es que hubiese alentado la carrera.  No fue difícil escuchar la voz del líder, la nueva instrucción era ahora reunirse en la entrada.

    Calculé los pasillos que había memorizado y no fue difícil saber qué ruta tomar ahora,  jalé al nórgendo del brazo para que supiese a donde ir y de igual manera aceleré el paso. Las sacudidas eran cada vez más frecuentes y con mayor fuerza, si había cronometrado bien la cuenta regresiva tal vez hubiese tiempo suficiente para estar a salvo.

- ¿¡Donde demonios se habían metido!? – El líder del grupo por lo visto estaba comenzando a alterarse… o posiblemente ya lo estaba, esperaba en la entrada de la nave junto a Andrew, no había señal del sujeto de cabellos castaños.

-  Habían atrapado al joven.

- Si si, como sea. No se detengan y sigan corriendo, no tengo confianza de lo que pueda pasar. – Apuró el líder para retomar la huída.

   Antes de correr pude notar como Andrew tomaba a alguien del suelo y lo cargaba en su espalda antes de partir, lo habían dejado acostado varios metros cerca junto a unas rocas, eso explicaba porque no había logrado notarlo.

- Quizá mataron a este sujeto. – Apuntó Andrew señalando al castaño. – Pero miren el lado positivo, conseguimos un rehén, eso debe hacernos ganar algo de reconocimiento ¿No?

   El  líder no respondió y yo tampoco tenía mucho que apuntar, aunque había algo falso allí; el castaño aun seguía vivo, constaba de una movimiento débil en su pecho, eso era clara señal de que aún respiraba aunque no sabría decir exactamente cuánto tiempo más lo haría.
Alois
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 65
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Z9-42 el Dom Ago 20 2017, 17:49

La tensión del momento permite a Zero no dar más detalles, deben salir antes de que todo se desmorone. Pronto los elementos se apresuran a la salida del vehículo, allí forman una improvisada reunión antes de intentar alcanzar la entrada, vale destacar que las cosas suceden rápido a partir de ahora.

Lo primero que detalla la maquina es al herido tirado en el suelo, un personaje aliado recibió daño. Cierto sentimiento de culpa se forma en su mente, si hubiera intervenido en la refriega anterior el desenlace seria otro. Por su parte los demás se las arreglan para tener una conversación rápida… claramente subestiman el peligro.

Insisto, debemos irnos ahora.

Varios temblores violentos hacen que el grupo se ponga en marcha, llevan a un herido por lo que su avance no es óptimo. Afortunadamente el prisionero tiene pleno uso de sus piernas, en caso contrario no lograrían escapar. Se puede tolerar un elemento lentificador, dos en las condiciones actuales seria suicidio.

Z9-42 comienza a entender el significado de la frase “correr como si no hubiera mañana”, tiene un concepto bastante apropiado al esquema actual. Avanzan con la máxima velocidad posible por un largo túnel que se desploma, irónicamente la fortuna vuelve a sonreírles de manera indirecta al definir que el elemento circundante sea arena y no roca.

Eventualmente los pilares comienzan a ceder a un ritmo alarmante, se precipitan por todos lados dejando pasar material desértico. Un bloque de madera colapsa encima de Zero pero el pequeño robot lo aparta de un manotazo y sigue corriendo, lo errático del ambiente permite mantener oculta dicha acción.

La salida se vislumbra al final del túnel, pueden sentir la brisa y mirar el cielo. En un último esfuerzo todos imprimen la máxima velocidad a sus extremidades inferiores, para ese entonces quedan segundos de integridad estructural. Sera un final de fotografía como dicen los humanos terrestres… o decían cuando usaban cámaras primitivas en vez de videos inteligentes.

El niño sintético llega primero, se adelantó gracias a sus cualidades. Pese a que tiene el escape próximo decide esperar a que todos salgan, su preocupación se centra en el factor humano. Cuenta como uno a uno los integrantes del grupo escapan, cuando no queda nadie más adentro salta a la seguridad del exterior.

Se escucha una explosión y la tierra tiembla con violencia indiscriminada, el túnel colapsa al unísono mientras que de la entrada emerge una explosión de arena y escombros. La nave ha borrado su existencia llevándose todo lo circundante con ella, como el viento ha borrado sus pisadas.

La conmoción hace aparecer un grupo en el horizonte, para variar esta vez se encuentran con aliados. Las partidas de exploración vuelven por curiosidad, algo que se debe agradecer. El líder suelta una ovación personal, sobrevivir siempre despierta euforia. También se puede considerar afortunado, elimino una guarida enemiga, descubrió algo extraño y tiene cierto prisionero para devolver a sus superiores.


Tiempo de retornar.

El joven sintético se levanta del suelo arenoso, no puede evitar emitir un suspiro no programado. Eso estuvo cerca, incluso para él. Ahora tiene datos envidiables que le pueden servir en un futuro, eso vale más que cualquier recompensa monetaria. También es una victoria por otro aspecto, logro mantener su facha con todas las probabilidades en contra, eso indica una mejoría considerable.    
Z9-42
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 151
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Ansur el Jue Ago 24 2017, 06:40

RECOMPENSAS
Un interesante argumento muy bien llevado, sin embargo el desarrollo del trabajo fue más prometedor que el final, pues me quedó la sensación que pudieron haber hecho mucho más y darle un desenlace épico, y no es que esté mal la escena del escape, eso ha estado genial, pero la batalla ha quedado un poco en deuda; aunque igual no deja de ser una trama interesante.

Ambos reciben 19 puntos de experiencia y 400 aeros que ya han sido sumados a sus respectivos perfiles.
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1231
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sistema en el desierto [Trabajo] (Alois - Z9-42)

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.