Últimos temas
» La última gota. [Privado]
Hoy a las 16:37 por Eltrant Tale

» Ese amor corre por mi cuenta ~ [Privado]
Hoy a las 16:24 por Schott

» Dos heridos y un destino [Karkaran e Iredia]
Hoy a las 16:10 por Iredia

» Hola... Otra vez :D
Hoy a las 15:57 por Johannes

» Me presento
Hoy a las 15:57 por Johannes

» Los 10 pobrecitos [Misión]
Hoy a las 12:18 por Sigel

» Ficha de habilidades de Bruna
Hoy a las 10:44 por Sigel

» Alas rotas [Privado]
Hoy a las 09:07 por Freya Lathman

» Una luz entre los escombros [Iliaki] [Mastereado - Ansur]
Hoy a las 09:06 por Iliaki

» Buenas noches!
Hoy a las 07:08 por maritasantini


De camino a Lunargenta [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De camino a Lunargenta [Libre]

Mensaje  Abaddon Ayer a las 01:10

Ya llevaba unos cuantos días andando desde que se fue de su pueblo. para su suerte había traído bastante agua, pero el camino no era muy entretenido. El día en que el mismo había undido ese barco, decidió que la vida en su pueblo era muy aburrida, y que debía vivir en el mar. Pasaron un par de semanas de preparación, recopilar información desde donde pudo y equiparse bien para la ida a la ciudad costera. Antes de irse, sus padres querían que al menos se llevara un arpón, que llevándose eso quedaba muy raro... Y ahora que lo pensaba con detenimiento, tenían razón. La verdad es que un hombre-tiburón de dos metros y medio ya llamaba la atención... Pues la llamaba aún más si le veían con un ancla en la espalda, y las cadenas en los brazos y tórax.

Se llevó las manos a la espalda y suspiró pensativo, sin mirar por donde andaba. Para ser sinceros, no había pensado mucho en ello. Fue como una revelación, pero apenas se tomó tiempo para prepararse como era debido. A parte de casi no haber tenido tiempo a practicar... Decidió así, volverlo a probar. *Se desató el ancla, quedando a cierta distáncia de un árbol, mirando un poco alrededor para asegurarse de si no venía nadie. Después de asegurarse, agarró el final de la cadena con las dos manos, y lo volvió a intentar. De un tirón, el ancla se levantó en el aire, y la hizo girar encima de su cabeza. Después de apuntar bien, decidió darle un golpe lateral a ver si podía-

El tirón prácticamente le tira al suelo, quedándose mirando el ancla con cara de fastidio. Era una buena arma, se podía hacer mucho daño con ella, pero... Lo que no era era fácil de usar. Agarró la cadena y tiró de ella. El ancla no se movía. Lo agarró con las dos manos y empujó con todas sus fuerzas. No tardó casi nada en ceder, pero el tirón esta vez si le tiró al suelo. Se quedó boca arriba, con los ojos entrecerrados.

-...Habré hecho realmente bien...

Decidió quedarse un rato ahí estirado, con la cadena enrollada a una de sus muñecas, el ancla en el suelo y un árbol con un agujero astillado.
Lee Aquí:
Si no se contesta en menos de 48 horas, se saltará turno :3
Abaddon
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 8
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De camino a Lunargenta [Libre]

Mensaje  Asher Ayer a las 01:55

Definitivamente, el sol estaba intentando matarnos. ¿Como podía hacer más calor allí que en el maldito arenal de Roilkat?

Estaba caminando por los paseos junto a Syl, mi camarada felino. Teníamos que pasar por Lunargenta y hacer unos recados, además de comprar suministros, reparar nuestras cosas, y un largo etcetera. Era un trabajo terriblemente aburrido, pero... nos tocaba.

-Deberiamos... haber traido... más agua...- jadeé. El calor empezaba a hacer que todo el cuerpo me picase. Syl no respondió. El hombre gato estaba algo más callado de lo habitual. -¿Ahorrando saliva, o se te ha comido la lengua el...?

-...cierra. El. Pico.- me cortó, algo malhumorado. Dejé escapar un gemido, lo suficientemente alto como para que me oyese. -¿...crees que el Lago Frey está muy lejos?- preguntó, parcialmente en broma.

-Podriamos ir a ver, pero nos llevará como... tres dias más de viaje. Para cuando volvamos, Irirgo se estará comiendo el cadaver del brujo.

-¿Que te hace pensar que el viejo ganaría?- preguntó, sonriendo ante el macabro humor que proponía.

-¿...un dragón anciano contra un brujo lanzapiedras de 60 kilos?- pregunté, arqueando una ceja.

-Eh, yo peso 60 kilos... Creo. Según Irirgo, al menos. De todos modos, lo más probable es que Dann se suicidase antes...- rió.

-A veces pienso que soy una mala influencia.- sonreí.

-Lo eres... espera, ¿qué demonios es eso?-

Ahí, a unos metros del camino... había algo en el suelo, a la sombra de un árbol. Un árbol con un gran agujero en el tronco. Y... un ancla en el suelo. A primera vista, parecía alguna clase de extraño animal que había cargado contra el árbol para... algo. Ritos de apareamiento o algo así. Pero, ¿de donde había salido el ancla? Estabamos a kilómetros del mar.

-Creo... creo que es una persona.- dije, algo inseguro. Nos acercamos con cierta cautela. El hombre gato no hacía ni un sólo ruido cuando se lo proponía. Casi daban ganas de gritar, solo para asustarle... Pero me contuve, no sin soltar una pequeña risa.

-Lleva ropa. Tiene que ser una persona. O un chiste cruel de la naturaleza. O ambas...- comenté. -¡Hola! ¿Todo bien? ¿Necesitas... necesitas ayuda?- pregunté, repasando mentalmente lo que veía. La cadena del ancla estaba enrollada en el brazo del... hombre... ¿pez? Parecía un pez. Creía que esos solo vivian en el mar.

Miré a Syl. El felino parecía estar preparado para retroceder de un salto en cualquier momento.

-Relájate. Es grande, pero no es para tanto... no es como si nos fuese a atacar sin más.- dije, aunque entendía su preocupación. Me acercaba a los dos metros. No estaba acostumbrado a ver seres inteligentes más altos que yo.

-¿Vas de camino a Lunargenta?- ofrecí.
Asher
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 334
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De camino a Lunargenta [Libre]

Mensaje  Abaddon Ayer a las 02:14

Estaba casi con sus dorados ojos cerrados, a punto de dormirse a la sombra de el árbol, junto a su ancla. La suave brisa acariciaba su lisa piel, en la cual empezaba a sentir la necesidad de un baño. Echaba de menos la costa... En ese momento, justo antes de dormir, parpadeó abriendo los ojos de golpe, como platos. Era extraño con que facilidad se le asustaba, y ni tan solo habían tenido esa intención.

Sin decir una palabra se levantó, mostrando su enorme tamaño, los miró y... con una mano en la espalda y otra en sus abdominales, hizo una leve reverencia.

-Buenos días señores, no esperaba encontrarme con nadie en estos caminos

El tiburón sonrió levemente, adoptando una pose un tanto solemne

-No, les agradezco el interés, pero estoy bien. Estaba solo tomando un descanso después de practicar un poco.
Si me permiten...


Se dio la vuelta y recogió el ancla con la cadena. Después de un par de minutos, se lo había vuelto a colocar todo bien sujeto, con el ancla en la espalda y las cadenas sujetándola.

-Mucho mejor. Es algo incómodo llevarla en las manos constantemente

Volvió a mirar a los dos recién llegados y asintió.

-Así es, me dirijo a Lunargenta. Tengo la intención de unirme a alguna tripulación, la que me parezca mas interesante. Siempre y cuando me lo permitan. Entonces, intuyo que ustedes siguen el mismo camino...

Miró primero a uno y después al otro. El primero era... ¿Un lobo? No no, era un perro. Y el segundo era un felino. Una extraña pareja para viajar. Por lo que había oido, los perros y los gatos no se llevaban bien.

-Aunque no hace falta apartarse de mi, no tengo intención alguna de hacerles daño. ...Me da la impresión... ¿De que no van muy bien equipados? Quizás pueda ofrecerles algo, si a cambio me guían a Lunargenta. Hace días que pasé la última granja, y no estoy seguro de seguir el camino correcto. A pesar de no tener oro, tengo agua y comida de sobras, que compartiré con mucho gusto

Si todo iba bien, no tendría problemas para llegar a Lunargenta, el problema estaba en si se acababa perdiendo. En ese caso, realmente podría tener problemas bajo ese sol.
Abaddon
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 8
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De camino a Lunargenta [Libre]

Mensaje  Asher Ayer a las 11:49

Si Syl esperaba que aquel ser rugiese y cargase contra nosotros, iniciando un intenso y emocionante combate... no podía estar más equivocado. Aquel gigante hizo una educada reverencia, y nos habló con la educación de un noble. Sonreí. Era curioso. Con el mismo porte que había mostrado, se dio la vuelta y recogió lo que parecía ser el arma más tosca que había visto hasta el momento.

Bueno, al menos suponía que era un arma. Después de todo, había agujereado un árbol con ella, y parecía capaz de blandirla sin mucho problema. Mi rostro se torció. ¿Qué era eso de que "no ibamos bien equipados"?

-Creeme, estamos bien armados. Somos perfectamente capaces de...

-Creo que se refiere a suministros, Ash.- interrumpió el gato, señalando la cantimplora abierta que colgaba de mi cintura.

-Oh. Hmm... Si, entiendo. A mi me suena bien.-

-Mmmh...- el gato parecía algo incómodo con la idea, y algo me decía que no era por el aspecto de aquel hombre. Nunca había sido muy abierto cerca de gente desconocida. -¿Estás seguro?- preguntó, con un tono algo suplicante.

-Nos vendría bien... incluso si no fuese por el agua.- dije, intentando darle a entender. Tener a alguien como él cerca nos podría ser tremendamente útil, al menos hasta llegar a Lunargenta. Finalmente, el gato asintió, comprendiendome. -Bien, en ese caso... vamos. ¿Nunca has estado en Lunargenta?- pregunté. Era extraño, teniendo en cuenta sus modales... claro que, sin haber salido de mi aldea, ya sabía leer y escribir.

Con ello, nos pusimos en marcha. Aunque ir por el camino sería más rápido, los árboles ofrecian un muy necesitado refugio del sol, por lo que fuimos algo apartados de la via pública... lo cual no dejaba de ser conveniente.

-Tu ancla parece... algo oxidada. Ten cuidado con eso. Si te cortas, es probable que la herida se te infecte.- señalé. Me pregunté si podría levantarla. Probablemente sí, pero no tenía la masa muscular en los brazos como para usarla de forma eficaz en combate. Esa cosa requería ser un verdadero mastodonte para blandirla. Más por tamaño que por fuerza. Me recordaba al gancho que solía usar.

La verdad es que tenía muchas preguntas. ¿Por qué un ancla? Había mencionado querer unirse a una tripulación... ¿Se refería a una legal, o se dedicaría a la piratería? Definitivamente tenia la pinta, pero no debía juzgar por su aspecto. Y muchas otras, más dirigidas a su raza. Finalmente, me decidí por romper el silencio, una vez más.

-Tu gente... ¿puede respirar bajo el agua? ¿Teneis sangre fría o caliente?- Empezaba a comprender la curiosidad de los humanos. Sobre todo los niños, solían hacer todo tipo de preguntas respecto a pelo, sentidos, mis garras... Syl chasqueó la lengua, algo divertido por mis preguntas.

-Creo que es de mala educación preguntar esas cosas...- murmuró

-Bueno, tengo curiosidad... y estamos entre hombres bestia. Podemos compartirlo. Hablando de eso, ¿tu ves en la oscuridad, no, Syl?

-Eh... supongo. No tengo con que compararlo, pero... creo que puedo ver mejor que los humanos, por ejemplo.-

-¿...y tú, que clase de pez eres? Por cierto... no nos hemos presentado. Soy Asher, y este es Syl.- El gato me miró asustado. Pensé en lo que acababa de decir. Oh, mierda. Bueno, ya estaba hecho.
Asher
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 334
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De camino a Lunargenta [Libre]

Mensaje  Abaddon Ayer a las 12:43

Parecía que al fin se habían relajado un poco. No hacía falta ser un genio para saber el "porqué" era conveniente ir con alguien como el. Estaba claro que estaban intentando no buscar problemas, y tener a alguien de su tamaño y aspecto ayudaba a intimidarlos. En eso que empezaron a andar, retomando el camino en la dirección en la que estaba yendo desde un principio.

-Pues no, nunca he estado allí. A decir verdad, nunca he salido de mi pueblo pesquero, sin contar las veces que habíamos salido a alta mar.

Sonrió con el recuerdo. Hacía literalmente tres semanas que lo hacía, y no se habría imaginado haciendo esto. Aunque no tardaría mucho en volver estar a alta mar, disfrutando de los vientos cambiantes, y saltando al agua de escondidas de vez en cuando. No le costaría atrapar el barco de nuevo a su velocidad de nado... Cuando el hombre perro volvió a hablar tocó la cadena levemente oxidada.

-Ah, lo sé, lo sé. Pero tampoco es que pudiera conseguir otra. Esta la tuve que conseguir de métodos diferentes,
en mi pueblo no había suficientes materiales como para comprar de nuevas, y menos para usarlas como arma.


Sonrió ante la curiosidad del canino. Podía suponer que no se veían a los de su especie de forma muy corriente.

-Si, puedo respirar bajo el agua, pero debo mantenerme en movimiento constante. Soy de sangre fría, me parece. Al menos me parece que los de mi raza lo son, no lo tengo seguro. Y yo soy un tiburón. Supongo que no se ven muchos de los míos, y menos alejados del mar.

Les dedicó a los dos una sonrisa. Y miró hacia el frente.

-Mi nombre es Abaddon. Es un placer, Asher y Syl. La verdad es que llevo días de viaje y este camino se me estaba empezando a hacer aburrido. Es agradable tener a alguien con quien hablar.

Se quedó pensativo unos segundos, ya que ellos habían preguntando, seguramente no habría problema en mostrar un poco de curiosidad también...

-Entonces, perdónenme si soy muy intrusivo, pero tendría curiosidad por saber de donde procedéis, ya que su destino lo puedo imaginar, al menos de momento.

Su pose al andar era solemne. Espalda erguida y los hombros hacia atrás, con la cabeza alta. Era como le habían enseñado desde pequeño, y le gustaba comportarse así.

-Tengo ganas de llegar a Lunargenta, hecho de menos el mar...

Esta vez había hablado más para el que para los demás. Es cierto que apenas había pasado una semana, pero sentía un gran apego por el agua.
Abaddon
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 8
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De camino a Lunargenta [Libre]

Mensaje  Asher Ayer a las 20:08

El hombre tiburón mantuvo su tono, educado y gentil. Era tranquilizador, aunque siempre parecía algo serio. Miré a Syl de nuevo, inseguro de si responder a su pregunta honestamente. Era una situación difícil. Sin embargo, el gato evitó mirarme a los ojos... ¿Significaba eso que lo dejaba en mis manos?

Suspiré. La verdad es que ya sabía lo suficiente como para que fuese un problema. Mejor simplemente soltarlo todo.

-La verdad es... bueno, es algo complicado.- empecé, buscando las palabras adecuadas.

-Somos bandidos.- interrumpió Syl. Suspiré. ¿No podía tener un poco más de tacto? Si lo decía de esa forma, normal que sonase mal...

-No lo pondría de esa manera... somos más selectivos que unos bandidos cualquiera. Solo atracamos a nobles, después de todo. Gente que no necesita o no se merece su dinero.- expliqué.- Tenemos principios.

-Sea como sea... no suponemos ninguna amenaza para ti, salvo que planees alertar a la guardia o algo así. Pero creeme. La guardia de Lunargenta es de todo menos justa. Y no lo digo como criminal. Estuve en sus filas. Me esclavizaron.-

Me detuve. Era buen momento para sentarnos un momento y hablar. No quería que aquel tipo se fuese corriendo, dispuesto a alertar a cualquiera de nuestra presencia.

-Los humanos solo se preocupan de los suyos propios. Y la guardia está plagada de ellos.- gruñí. No iba a ocultar mi odio. Pero, ¿como explicarle todo eso a alguien que nunca había estado en la ciudad? -Los nobles lo son por nacimiento. Porque sus padres eran ricos. Y los padres de sus padres. La cadena es larga, y desemboca en una gran y odiosa red de incompetencia. Gente que nunca ha tenido un problema en su vida, y que aun así se crean superiores.-

-Son arrogantes. Desprecian a la gente como nosotros.- explicó Syl, abrazandose las piernas. -Y a los elfos. Vampiros. Licántropos. Brujos... y hasta a los dragones.-

-Ah, si, no te lo pierdas. Ha habido una enorme plaga en Dundarak. Así que los que pueden están huyendo a Lunargenta. ¿Y que hacen los humanos? Rechazarlos. Prefieren dejar que se mueran por una enfermedad a abrirles la puerta.- dije, mostrando los colmillos en una mueca.

-Al menos mantiene a la guardia ocupada, y hace que los nobles se muevan entre ciudades. Es bueno para nosotros.- señaló el gato.

-En fin... sea como sea, ahí lo tienes. Somos dos criminales buscados. Sabes nuestros nombres. Salimos en carteles, de todos modos. Es todo un problema para sobrevivir... incluso si intentasemos trabajar de forma honrada.

-Nunca hubo marcha atrás. No ha cambiado nada.- musitó. Tenía razón.

-Mira, tenemos una familia. Es... peculiar. Y peligrosa. Pero estamos juntos. Y solo intentamos sobrevivir. No te conviene juntarte con nosotros, pero... podrías, si quisieras. Aunque no tenemos un barco. Pero no hace falta que sea ahora.

-Eso. Unirte a nosotros ahora mismo sería como saltarte toda la diversión de ser arrollado y escupido en la cara por la civilización humana. Deberías esperar, intentar cumplir tus sueños... y luego, considerar tus opciones.- rió Syl.

-Bueno. Aquí nos tienes. Horribles, despiadados bandidos... ¿aún quieres compartir tu agua con nosotros?
Asher
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 334
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De camino a Lunargenta [Libre]

Mensaje  Abaddon Hoy a las 01:11

Escuchó con atención todo lo que tenían que decir. Así que en Lunargenta las cosas no estaban bien para ninguna raza que fuera no humana... Tenía algunos humanos en el pueblo de donde procedía, pero ellos nunca habían parecido así de malos. Quizás el miedo, o quizás no compartían el mismo punto de vista...

-Debo admitir que me han atrapado con la guardia baja, no esperaba que me contasen tanto. Aunque también es bueno saber cual es la situación en Lunargenta, así puedo prepararme para lo peor... Ah, por cierto, no puedo olvidarme de ello...

Agarró lo que parecía ser una cantimplora bastante grande, evidentemente para alguien de su tamaño y se la ofreció gentilmente al lobo

-Pueden beber cuanto quieran, estoy seguro que no queda mucho para llegar, y tampoco me va a faltar agua allí.

Les sonrió amablemente. No tenía problemas en compartir el agua, además... El planeaba unirse a piratas. ¿Acaso no eran bandidos de mar? No eran muy distintos los unos de los otros, y si la tripulación a la que se uniese tenía los mismos principios que ellos dos, se sentiría como en casa.

-La verdad, es que mi plan era unirme a una tripulación pirata. Estoy seguro de que llevan una vida emocionante.
Y casi estaría dispuesto a aceptar su oferta, pero... quizás en un futuro, quien sabe.


Les miraba de reojo de vez en cuando, andando. La verdad es que ese dúo, si al principio ya le había parecido curioso, ahora estaba interesado en lo que tenían que hacer, parecían buena gente... Se agachó levemente, a modo de reverencia, andando a su lado, con una leve sonrisa.

-Y si no es mucha molestia, y aceptan, les podría intentar echar una mano con lo que sea que les lleve a esta gran ciudad, piensen en ello.

Después de eso se volvió a erguir, andando normalmente. Entonces, de toda la información recibida, se dió cuenta de algo, que no debería haber pasado por alto.

-Hay... ¿Hay una plaga en Dundarak? ¿Que tipo de plaga? ¿Hay muchas victimas?

Su cara mostraba algo de desagrado, por el sufrimiento que debía estar causando, y porque Lunargenta no hacía absolutamente para ayudar a esos pobres desgraciados. El mismo haría algo, pero no sabía el que.
Abaddon
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 8
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De camino a Lunargenta [Libre]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.