Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Laurynn el Miér Jun 28 2017, 04:55

Aquello no podía estarle pasando a ella, no merecía tal mala suerte. El amanecer comenzaba a levantarse, murmuros de un sol que al tocarla acabarían con su existencia. ¿Por que no permitir tal destino? Tres malditos años llevando aquella carga le hacían sentirse agotada, pero se obligaba a si misma a no ceder ante el peso de una salida rápida. La verdad era que deseaba volver a encontrarse con el causante de toda su pesadilla, no iba a mentirse, no sabría lo que haría una vez lo tuviera en frente. Aunque a ella le gustaba pensar que se trataba de una venganza. Lo cierto era que solo quería saber los motivos que lo habían impulsado para dejarla con vida, para matar a toda su familia, para convertirla. Lo que fuera que trajese esclarecimiento a su borrados recuerdos.  

Pero ella no encajaba, nunca lograba encajar. No en los clanes a los que había intentado unirse y fracasado en el intento por acoplarse a la vida nómada en conjunto, pero no conseguía encajar porque era rara. Odiaba alimentarse, duraba días sin probar sangre alguna hasta que el hambre parecía consumirla, entonces en lugar de tomar la sangre de algún indefenso humano, ella corría al bosque a matar cualquier animal que fuese tan tonto para cruzarse en su camino. La sangre espesa le daba cierta sensación de alivio y satisfacción por un tiempo, un tiempo muy corto. Pero su cuerpo clamaba la sangre humana. Entonces comenzaron las maneras de dañarse a si misma, comenzó con el corte de de su daga sobre la palma de su mano. Le encantaba ver la sangre correr momentáneamente antes de que la herida se cerrara con lentitud. Aquellos momentos donde la sangre fluía por la herida se sentía... Normal, humana...  Pero había sido descubierta y aunque sus "compañeros" no dijeron nada al respecto, ella sabia que la miraban con cierto desdén. Decidió entonces que quizás se trataba de una neófita solitaria.

Fue cuando comenzó su andar sin rumbo, a veces creía escuchar el llamado de su creador, burlón y melodioso se dejaba llevar por la voz para encontrarse en un callejón sin salida. No entendía de que se trataba aquel maldito juego, pero ella llegaría al fondo del asunto. Algún día. Si lograba salvar su trasero de los rayos solares que amenazaban su existencia...

Otra cosa que había elegido en sus métodos de "relajación" era aguantar un poco, muy poco de los rayos solares. Dolía, ardía, le hacia llorar lagrimas de sangre, su piel chamuscada en milésimas apenas las puntas de sus dedos se acercaban a alguna ventana en las horas prohibidas. No sabia porque hacia tales cosas, como si quisiera castigarse por un motivo que aun no comprendía, jodía su maldita cabeza tratando de psicoanalizarse y toda esa mierda, pero nunca lo lograba.

La adrenalina recorriendola le hacia saltar mas lejos, correr mas rápido, impulsarse y deslizarse entre los callejones de aquella ciudad que apenas despertaba de su sueño para llegar a sus trabajos... Vio un granero, parecía deshabitado, aun si no lo estuviera ella siempre podía ocultar su presencia de los propietarios hasta que fuese lo suficientemente oscuro y el sol se hubiera ocultado para salir. Teniendo un objetivo en vista se lanzo directo a el, una vuelta en ese callejón, un salto a esa carreta. Casi estaba allí...  Pero choco con algo que envió ambos cuerpos en direcciones opuestas con bastante fuerza. Sintió el golpe contra el pavimento con tanta fuerza que la descoloco momentáneamente, entonces aquel delicioso y atractivo olor. Sangre, humana,
fresca y caliente. Casi podía saborearla, aunque nunca había probado sangre humana. Pero por primera vez en tres años, quería hacerlo. Y aquello le hizo olvidar de que era lo que se encontraba huyendo...


Última edición por Laurynn el Jue Jun 29 2017, 02:56, editado 1 vez
Laurynn
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Gendry el Miér Jun 28 2017, 08:11

Esa noche no había podido conciliar el sueño y aunque solo durmió unas horas su cuerpo se sentía con fuerzas, se levanto de la cama alistandose y sin saber que horas serian salio en la densa oscuridad a caminar por las calles de la ciudad, el haber estado por los bosques de Aerandir, por lagos y otras ciudades a largas horas de la noche hacían que el hecho de caminar en la madrugada por las calles y callejones de ahí pareciera un chiste o una actividad de relajación, no fijo rumbo ni destino, simplemente se encamino hacia la nada.

Su mano apoyada en el mango de su espada contenían el movimiento de esta al ir dando pasos lentos en las calles, precaución y relajamiento le acompañaban en ese paseo, donde por un largo tiempo vago por las calles, teniendo por panorama algunos locales cerrados, las casa con lamparas encendidas en sus pórticos, algunos perros y gatos husmeando en la basura y así mismo algunos hombres tirados en la calle con botella en mano o simplemente tratando de sobrevivir al frío de la madrugada..

Alzo su mirada al final de aquella calle, pudo ver el horizonte en su cielo comenzándose a teñir de un color rojizo, el manto de los pobres anunciaba su entrada triunfal y las nubes buscaban en el cielo un lugar donde adornar para que al salir del sol pudieran lucir adornando como las estrellas lo hacían por la noche..

Camino un poco mas teniendo esa vista hasta colocarse en una esquina, miraba el horizonte mientras llevaba ambas manos cerca de su boca para tratar de calentarlas con su aliento cuando parecía que le embestían con fuerza por la espalda haciéndolo irse de bruces contra el pavimento, para su "suerte" al tener las manos en dirección a su pecho pudo sostenerse antes de que su rostro llegara al suelo, mas una sensación comenzó a recorrer su mano y era un calor intenso, cual si sujetara una brasa que de inmediato llego la idea a su cabeza haciendo que agachara la vista...

Sangre en el suelo que se derramaba, y con cuidado se coloco en cuclillas para al levantar su mano ver un vidrio clavado ligeramente en ella... - Malditos ebrios...- pensó viendo que el vidrio tenia forma circular producto sin duda de una botella que se había quebrado contra el suelo...

Se levanto buscando en su bolsillo un pañuelo para hacer un amarre sobre la herida y a su ves observo a su agresor que aun yacía en el suelo... esa mirada, su piel clara, su figura y rostro joven... no vino a su cabeza mas que el pensamiento de que era un vampiro....

- Si pensabas beber mi sangre debes procurar que solo tu victima caiga y no que caigas tu también...- terminaba de hacer el nudo con el pañuelo en la herida..
- Así mismo debes verificar que tu victima se encuentre desarmado...- señalo su espada con la mirada para volver a verla...
Gendry
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 115
Nivel de PJ : : 8
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Laurynn el Jue Jun 29 2017, 02:54

-Yo no... No pensaba... Nunca he... ¿Qué le hace pensar... tal cosa? -se encontraba balbuceando como tonta mientras se encontraba aun en el suelo. Definitivamente sus habilidades de socializar se encontraban obsoletas. Tampoco tenía tiempo para intentar tener una plática por primera vez en años. Sobretodo no con un humano que se encontraba sangrante y la había, de manera sutil, amenazado con su espada. No con un sol que de haría su propio espacio en el firmamento.

Se levantó con prisa, cuidando sus movimiento por si aquel humano pensaba que iba a atacarlo, la verdad era que lo estaba considerando. Estaba hambrienta/sedienta y era como colgar un bocadillo frente a su rostro, aunque se encontrara a "dieta". Podía verse a si misma en su mente tratando de poner sus manos en el hombro y la frente del hombre, impulsando a inclinar su cabeza de tal manera que su cuello quedase expuesto. Y oh... Tal ricura en la espesura algo metalizada del sabor de su caliente sangre, se relameria. Una vez consiguiera drenarlo solo para conseguir tanto del sabor de su sangre como fuera posible.

No sabia que expresión había mostrado su rostro, pero el hombre carraspeo para despertarla de su ensoñación... Cierto. Debía irse. Antes de que muriera bajo el sol o antes de cometer una locura, lo que ocurriera primero.

Levanto ambas manos frente a ella mientras se inclinaba levemente en una pausada reverencia. Una despedida para el primer humano que conseguía estar tan cercano a ella y alterar sus deseos. Se decía a si misma que era el olor de su sangre llamándola lo que la alteraba, no era diferente a los otros humanos u criaturas con las que se cruzaba y lograba seguir su camino.

-Cuidese... -no era una advertencia u amenazaba al hombre, no estaba en una ventaja que le dieran tal valor. Su voz bastante fría e impersonal mientras aun con las manos al frente se dejaba dar unos pasos hacia atrás, no apartando su vista de él. Por si era un cazador de vampiros. Al ver que no hizo movimiento alguno se dio media vuelta...

Esperaba encontrar otro lugar donde ocultarse, o al menos algún desvío que la llevaran de nuevo rumbo al granero que había avistado. Su piel sintiendo las cosquillas de la brisa fría, aunque no sentía frío o calor. No realmente. No con la intensidad que algunos se encontrasen estremeciéndose por tal. Para ella era apenas un soplo fresco luego de una calurosa tarde.

Escucho ser llamada, no su nombre, nadie sabia su nombre ya que nunca se quedaba tanto tiempo para presentarse. Y el único, en aquella nueva "vida" que vivía, que sabia su nombre... No lo utilizaba... Llamándola por tal vergonzoso apodo «Ratoncito» el solo pensamiento de la voz de su creador pronunciándolo causaba desasosiego... Pero no la chirriante sensación de molestia que en ese momento la abordaba al escuchar un apodo para nada original. Pero que pretendía desde luego ser burlón... «Colmillos»...

Y entonces si, se lanzo a correr con toda la rapidez que su nueva forma le otorgaba... El hombre a su espalda fue un manchón a lo lejos mientras el recuerdo fresco de su olor se quedaría en ella durante un largo tiempo...

El granero le sirvió de escondite durante un tiempo, trato de descansar.. Queriendo que la noche llegara pronto para poder salir de aquellas calles ya que no confiaba en si misma para no ir tras aquel aroma que picante se encontraba tentando sus sentidos.
Laurynn
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Gendry el Dom Jul 02 2017, 23:37

La escucho balbucear tratando de concretar una frase que difícilmente apenas había conseguido hacer que Gendry entendiera algo... su comportamiento y manera de responder ante la situación era totalmente desconcertante para el, en ese tiempo los vampiros que había conocido, eran altivos, soberbios, llenos de confianza y siempre procuraban llevar el rumbo de una conversación o acciones tomando iniciativa, pero ella.. ella era diferente... mostraba cierta ¿timidez?, no logro entenderla...

La vio levantarse con apresuramiento para quedarse observándolo su mirada perdida cual si dará rienda libre a sus pensamientos, miro a sus ojos viendo que desviaba la mirada un poco hacia aquella herida.. - A sí que es eso.. joven o tímida la sangre siempre despierta en ellos esos esos instintos de deseo...- carraspeo tratando de hacerla volver a la realidad, y al parecer despertó haciendo una reverencia y dar una ¿advertencia? ¿amenaza? o ¿un simple saludo?... realmente era extraña, casi al punto de pensar que si le ofrecía su sangre se negaría...


La vio comenzar a apartarse sin apartar su vista de el, ¿que clase de pelea habría tenido? o que de vampiro era, no entendió y apartando la mano de su espada continuo su camino cual hacia aquel horizonte que daba los primeros rayos de luz, que apartarían la oscuridad de la noche...
- Quizá por eso actúo así... el miedo a la luz que se anunciaba debió hacer que optara por huir...-

Siguió su camino por aquella calle esperando que ya estuvieran abriendo algún establecimiento para comprar algo de comer, ¿que haría ese día? retomar el camino hacia lo desconocido, o recorrer aquella ciudad... simplemente siguió su camino hasta encontrar un establecimiento y entro para comer algo....
Gendry
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 115
Nivel de PJ : : 8
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Laurynn el Mar Jul 04 2017, 02:43

Tal cantidad de hambre dolía, siempre estaba hambrienta y siempre lograba superar tal necesidad. Pero esta vez era diferente, le hacia retorcerse sin poder hacer nada, no al menos hasta que el sol decidiera esconderse y diera paso a la noche.
Y aquello parecía eterno cuando se encontraba tan... Hambrienta. No creía nunca haberse encontrado en tales condiciones, no desde la noche de su transformación aunque no recordaba mucho del mismo, pero aquella hambre quemante y agonizante se sentía igual que aquella vez. ¿Era porque no había estado tan cerca de sangre humana en mucho tiempo? Por esos motivos no acostumbraba a cazar junto al clan al que había pertenecido por un tiempo. Cazaba sola siempre, y sin embargo, no había nada que hacer en esos momentos.

No habían animales que le ayudaran a disimular su hambre, no había nada que le ayudara a distraer sus pensamientos de aquel aroma y el sabor imaginativo que tenia en su boca, como si ya hubiese tenido una probada del mismo. Se encontraba arañando sus piernas, tratando de que la sangre fluyendo de sus muslos le diera la distracción que necesitaba. Y funcionaba, de a ratos, se concentraba tanto en el color oscuro, casi negro de su sangre, en la manera pausada que caía al suelo lego de rodar por los lados de sus piernas, era casi poético los tap. tap. tap. que hacia al gotear, y sin embargo en esos momentos la voz de su creador se hacia cada vez mas fuerte en su cabeza - Aliméntate mi pequeño ratoncito, hazte fuerte y ven a mi encuentro. - pero ella nunca se alimentaria o seria fuerte de la manera que el pretendía, diciéndole en murmuros lo deliciosa que se sentiría la tibia sangre en su boca. Desconcertandola, volviéndola mas impredecible, casi como si su mente quisiera nublarse para darle cabida a la criatura en la que se había convertido pero que se negaba a admitir. Ella no era un monstruo, no se alimentaria de personas indefensas. No era una asesina. Aunque los destellos de gritos sonaban en su cabeza pidiendo clemencia, una que ella no brindaría, no sabia de donde venían aquellas voces, aunque sonaban muy parecidas a las de su familia. Solo quería que pararan.

Aquella tortura, aquel dolor, aquel sufrimiento, la sed, el hambre, que absolutamente todo se detuviese. Porque no creía seguir soportándolo. ¿Entonces por que diablos no seguía los consejos de su creador? Dejaría de sentirse flotando en esa gran... nada... que se había convertido su existencia. Es escozor de los nuevos arañazos en su piel le distrajeron nuevamente y la trajeron a la realidad, en aquel granero solitario y abandonado. Miro sus piernas notando las marcas que, despacio, se iban curando hasta que solo quedaban finas lineas blancas, la sangre para ese entonces parecía que había brotado de la nada puesto que sus heridas cerradas se encontraban. Tomo un largo aliento, conteniendolo lo mas que pudo, no es que lo necesitara, pero ayudaba a calmarla cuando se sentía tan descontrolada.

Lograría soportarlo. La noche aparecería antes de que se diera cuenta y entonces se marcharía de aquel lugar, se alejaría de la civilización hasta que su mente volviera a ir laxa ante los pensamientos de tales atrocidades. Se lo repetía mentalmente hacia que parecía un mantra, se lo continuo diciendo mientras cerro sus ojos tratando de conseguir un poco de descanso. Y aun cuando su mente comenzaba a quedar en blanco, la imagen de aquel hombre continuo apareciendo en destellos. ¿Como estaría su herida? ¿La había limpiado para que no se infectara? ¿Tendría aun pedazos de vidrio incrustada? Se sentía responsable de su accidente y mas aun de cualquier cosa que pudieran pasarle por aquella herida. ¿Y si era su mano diestra y no podía sostener la espada de manera correcta? ¿Y si debía enfrentarse a algo y terminaba perdiendo la vida por su imprudencia?

Quizás podría ir a echarle un vistazo desde lejos antes de marcharse, solo para asegurarse de que aquel humano no muriera por su culpa. O quizás era todo lo contrario, debía marcharse sin dar vuelta atras antes de que ella consiguiera matarlo. Por que ella misma sabia que estando nuevamente cerca de aquel aroma, no podría controlarse.
Laurynn
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Gendry el Jue Jul 06 2017, 07:36

El establecimiento se encontraba vacío, si acaso solo aquellos que atendían el lugar, echo un vistazo buscando un lugar para sentarse, sin embargo sus pies ya lo llevaban con rumbo a la barra en donde estaría alguien para atenderle y quizá ofrecer una conversación en esa mañana... - Dame una cerveza por favor..-  decía jalando el banco frente a la barra para después tomar asiento en el mirando la repisa llena de botellas con diversos tipos de licor...

- ¿No cree que es temprano para beber?.- Pregunto uno de los que atendían mientras colocaba un tarro espumoso de cerveza frente a Gendry..
- De hecho un buen trago cerveza por la mañana y en ayunas, suele abrir el apetito...- contesto levantando el tarro apenas un poco para después llevarlo a su boca y dar un trago pequeño sintiendo su garganta humedecerte ante el contacto con aquella bebida...

Bajo el tarro apoyándolo sobre la barra y noto el pañuelo que había colocado en su mano totalmente pintado de carmesí y húmedo en su totalidad, realmente no sentía ardor u dolor en la mano y sin embargo esta seguía sangrando. -  Oiga amigo no vaya a ensuciar con su sangre, por allá se puede limpiar,hay agua...- Se puso de pie y se dirigió a limpiar la herida y el pañuelo haciendo un vendaje nuevo en su mano mientras a su cabeza volvía ese encuentro..

- Parece que estaré bien... tráeme algo de comer y un poco mas de cerveza..- decía volviendo a su lugar, el establecimiento parecía solitario, y al menos estaría tranquilo por un rato, dirigió su mirada de nuevo a la repisa de licor mirando el color de el liquido dentro de cada botella, se perdió en sus pensamientos y recordaba ese encuentro, aquel comportamiento extraño de la vampira y sus palabras cual si quisiera decir que ella nunca había ¿bebido sangre?.. esbozo una sonrisa  ¿una vampira que no bebe sangre? ahora si lo eh visto todo... pensaba para si, sin embargo recordó su mirada expectante ante la herida en su mano, en la cual pudo observar como si estuviese luchando contra si misma por no hacerlo....

- en verdad fue extraño..- pensó mientras le traían el alimento y se limito a comer mientras comenzaba a sostener una conversación con el que le atendía referente a las cosas que acontecían  en la ciudad y en las afuera de la misma.. cosas ordinarias, robos, asesinatos, nada fuera de lo común....

No supo cuanto tiempo paso en ese lugar  y tras agradecer y dejar unos Aeros a manera de propina y con la  cuenta pagada salio del establecimiento apoyando su mano en el pomo de su espada, fue cuando pudo sentir un piquete en su mano y como acto reflejo la levanto para observarla, aun sangraba, parecía que el vidrio se había clavado mas de lo pensado... pero, no moriría por eso... y volvía en la calle continuando su caminar por la ciudad deleitando su vista con las imágenes que esta ofrecía hasta terminar recostado bajo la sobra de un árbol en una parte despoblada de la ciudad.... Por un momento se dedico a mirar el cielo hasta sentir como sus parpados se comenzaban a cerrar hasta quedar en un ligero sueño...
Gendry
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 115
Nivel de PJ : : 8
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Laurynn el Mar Jul 18 2017, 01:22

Su cabeza agachas, caminaba entre los atajos y rincones mas oscuros de aquel lugar, siendo protegida por la noche. La luna apenas se dejaba ver en el gran cielo, una noche despejada, con pocas estrellas iluminándolo y la decadente luna menguante, pronto las noches se volverían mas peligrosas, cuando la luna terminara de ocultarse hasta su próxima fase. Muchos salían a cazar valiéndose de la invisibilidad que les daba la noche, ella no era diferente, aunque lo era. Siempre precavida, aquel mundo tenia verdaderos peligros para una apenas neófita ¿Se le podía considerar aun así? ¿Cuantos años después de la conversión se necesitaban para ser mirada con algo de respeto por su especie? Aunque Rynn sabia que sus miradas de desaprobación no tenían nada que ver con su corta edad vampirica y si con su estilo de vida.

Algunos se lo hicieron saber a los golpes, y ella había aprendido a mantenerse lejos de incluso los de su especie, no había sido una extraña junto a los humanos en su época, aunque si era una paria, con menos posibilidades por ser de bajos recursos, hija de una mujer violada ademas; no obstante, no se había sentido en tal decadencia viviendo de aquella manera. Porque tenia a su madre y a sus hermanos, pero ahora... Era un fenómeno entre los de su clase, una vergüenza, una frágil y estúpida chica. - Un Ratoncito. Mi ratoncito -nuevamente la voz de su creador se hacia espacio en su cabeza en el peor momento, seguida de su risa. Odiaba cuando su mente le jugaba aquellas bromas, no sabia si existía alguna clase de conexión entre los creadores y sus "hijos". Nunca se quedo el tiempo suficiente junto a otro de su especie para preguntar tal cosa, pero su consciencia parecía jugarle malas pasadas sonando muy parecida a la voz de aquel hombre... Y lo odiaba...

Corrió hasta que el paisaje a su alrededor era apenas un visaje, hasta que pudo "respirar" al encontrarse en un espacio abierto. Se estremeció aunque no tenia frió, sus músculos temblando por ser sometidos a tales tortuosas carreras dos días seguidos después de semanas sin alimentarse, sabia que debía hacerlo pronto. Después del encuentro con el humano su cordura pendía de un hilo ¿No lo hace siempre? se preguntó. Desde luego que si. Siempre... ¿Cuan patético era eso? Mucho seguramente. Su ultima conversación había sido con aquel hombre, el mismo hombre por el que se encontraba flagelándose mentalmente. ¿Y todavía habían algunos que le preguntaban por que no trataba de integrarse? ¡Ja! Los escupiría en la cara si pudiera, o si fuese lo suficiente valiente. Pero solo podía soñar con aquello, ya que era patética y tan malditamente cobarde que no servia ni para terminar con su existencia por el miedo a lo desconocido.  

Pero habían cosas para las que simplemente no habían respuestas. ¿Por que había sido ella convertida? Quizás fuera esa la pregunta que mas le atormentaba. Y nuevamente, allí estaba ella, sin encontrar todavía la respuesta...

El aroma llego con tal fuerza a sus pulmones que le hizo tambalear, pero aquello no era posible. Se encontraba alejada de aquel lugar, en un espacio abierto. No podía llegar hasta allí el olor a su sangre, no con tal intensidad, como si fuese fresca aun...

Bajo del árbol al que se había subido, por alguna razón aun le encantaba escalar arboles, apegada a ese trozo de humanidad que no había muerto en ella. ¿Como no había notado al hombre que había alterado toda su paz en solo minutos? ¿Estaba muerto? ¿Tenia alguna otra herida? Aquel aroma aunque le hacia salivar por una probada también le preocupo. ¿Había sido su culpa? Le dio un puntapié a su bota tratando de despertarlo, lo menos que quería era acercarse más a él cuando ya se encontraba luchando contra el deseo. Su estomago sonando y retorciéndose por un trago, algo de comida. Su garganta ardiendo por la insaciable sed que la embargaba. Y aun así, ella no se acerco mas. No tomaba nada que no le fuera dado, aunque realmente dudaba si llegara a tomarlo aun si le fuera dado. Tan inservible aun como vampiro, una paria. Trago con fuerza al notar que aquel hombre no se movía. Esta muerto, esta muerto y es tu culpa. ¿Lo era? No había notado hasta ahora que su espada se apoyaba en el lado de su mano herida, siendo esta entonces su mano diestra. Había trazado el destino del hombre al dejarlo herido e indefenso. Su piel luciendo sudorosa y sonrojada. Entonces recordó lo propenso a infecciones y enfermedades que eran los humanos.

Tomo nuevamente un respiro, tratando de ignorar el sabor metálico que el aroma llevaba consigo. Temía por la vida de aquel hombre tanto o mas que por la suya propia. No era el único vampiro en el área, podía sentirlo, y sin embargo, si se llegaba a presentar alguno... Dudaba que pudiera defender al hombre a sus pies. Debía moverlo... Solo rogaba estar haciendo lo correcto...

Dio unos golpecitos en su mejilla, trato de respirar lo menos posible mientras observaba atenta el aleteo de sus pestañas, indicado que al menos se encontraba lo suficiente consciente. Oye hombre, tienes que moverte, no es seguro que estés aquí solo... Vamos... ¡Despierta!

Laurynn
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Gendry el Jue Jul 27 2017, 23:55

A su mente comenzaron a llegar algunos pensamientos y recuerdos vagos del viaje que había realizado por gran parte de Aerandir, cuantos habían prometido que le matarían, cuantas criaturas habían amenazado su vida poniéndolo en situaciones demasiado peligrosas, y sin embargo ahí estaba lo mas relajado posible recargado en un árbol tomando una pequeña siesta, ¿que tenia o que lo hacia estar tan tranquilo? quizá era esa sensación en la cual el peligro ya no era algo que le intimidaba, muchas veces había puesto su vida en peligro, en varias ocasiones por cuenta propia, y otras tantas por el destino...

Tener miedo no era la mejor opción, el miedo bloqueaba la mente y evitaba defenderte o actuar en situaciones adversas, ademas evitaba que uno pudiera descansar, pero había dominado el miedo, y ahi estaba recostado durmiendo profundamente...

Su mente divago al pasado, en su niñez, el poco tiempo que había convivido con su madre y así mismo el tiempo que había pasado con aquel hombre que le había enseñado a defenderse, al parecer volver a Lunargenta pudo alterar a sus pensamientos lo suficiente para divagar en el pasado cada que se desocupaba o relajaba haciendo que algún recuerdo invadiera su mente colocandolo en cierta manera, un poco con la guardia baja...

Pudo sentir como le golpeaban empujándolo en su bota su cuerpo se estremeció un poco logrando despertarlo, ¿quien estaría molestando? de ser alguien peligroso sin duda ya le habría atacado, pero no, solamente le estaban moviendo como si le quisieran ver despierto, por un instante quiso abrir los ojos para ver quien era, sin embargo solamente decidió permanecer cual si durmiera esperando la siguiente reacción de la persona que estuviera ahí...

Escucho un ligero sonido como si fueran pequeños golpes pero no sentía nada en su cuerpo ¿que estaría haciendo? apenas y estaba dispuesto a abrir sus ojos escucho la voz de su acompañante.... - Esa voz...- Recordó el balbuceo que por la mañana había escuchado, de esa mujer vampiro que formulaba una frase con dificultad para terminar huyendo ante el sol que asomaba, pero... ¿como?

Cuanto tiempo había pasado bajo aquel árbol al punto de volver a escucharla, o seria su mente jugando una broma, abrió sus ojos sin pronunciar palabra alguna de verdad era ella, - se que no es seguro, pero no debo temer si estoy ¿contigo o si?.- sonrío recordando su balbuceo..

- Después de todo creo que no te gusta beber sangre...- la miro posando su vista en sus ojos.. - Pense que no te volvería a ver y henos aquí... pero dime ¿haz comido algo?.- noto su apariencia, no era normal ver a un vampiro así, se le veía débil y sin saber porque levanto su mano un poco para observar su mano.....
Gendry
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 115
Nivel de PJ : : 8
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Laurynn el Jue Ago 17 2017, 18:52

—¿Eres un suicida? ¿O es que acaso has olvidado lo que soy? Desde luego que debes de temer si estas conmigo. Soy un vampiro—incluso pronunciarlo le hizo hacer una mueca, no habiendo aceptando —aun después de tanto tiempo— su nueva raza. Pero aquel hombre parecía bromear con aquello con total naturalidad haciendo que no supiera como tratarlo. ¿¡Quien en su sano juicio se pondría a bromear con alguien que se alimenta de sangre para vivir!? Completamente demente. Y aun así, parecía que después de todo si había prestado atención al intento de conversación que termino con un vergonzoso balbuceo, no creía que este tomase en cuenta su larga lengua. Algún día le metería en grandes problemas. ¿Como ser temida y respetada cuando todos saben que es incluso incapaz de beber un poco de sangre? Suspiro.

—Claramente estas seguro conmigo, de alguna extraña manera... Sin embargo es mejor que se ponga en marcha, no soy la única atraída por su... olor... — le molestaba reconocerlo, aun con todo lo que se odiaba y odiaba lo que era, no podía sino sentirse atraída por el olor de su sangre... Le resultaba tedioso, quería mantener la mayor distancia posible... Darse vuelta y simplemente huir a las colinas, pero su moral no se lo permitiría. No hasta saber que aquel hombre se encontraba a salvo. Y se maldecía por eso...

¿Había pensado en ella? ¿Por qué? ¿Con que motivo? Le molestaba no encontrar las respuestas sin hacerle las preguntas directamente a él. Aquel humano estaba comenzando a resultarle intrigante, o quizás era la falta de comunicación lo que le hacia quedar, querer rogar porque le continuara hablando con aquella quietud, como si no tuviera nada por lo que temer. Y mas aun, no la agredía, no parecía mirarla como un bicho raro pese a su incapacidad de una buena alimentación. ¿Se preocupaba por ella, o solo le preguntaba para saber si debía matarla? Ignoro su pregunta aunque el hambre le hacia doler el cuerpo. Estaba bajo tanta presión que sentía que sus molares se requebrarían si continuaba manteniendo tal fuerza entre ellos. Sentía cosquillas en sus manos donde sus uñas rasgaban la piel de su palma, podía sentir incluso el liquido espeso de la sangre fluyendo por aquellos cortes, y aun así seguía sin alejarse. Vete, da vuelta y marcharte. Se decía mentalmente, había comprobado que el humano seguía vivo, su trabajo estaba hecho. Le advirtió incluso de las otras criaturas a su alrededor, podía marcharse con la consciencia tranquila ¡Entonces hazlo, maldición!... Pero estaba tan débil, se sentía tan... liviana... La falta de alimentación mezclada a la perdida de sangre en su "juego" de la tarde y ahora, que esta seguía fluyendo... Tenia que alimentarse, lo sabia...


—Yo, uh... Debo... Debo marcharme... — Pero no pudo hacerlo, no porque cuando estaba por moverse, todo se volvió negro...
Laurynn
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 12
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frágil como el cristal (Libre 2/3)

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.