Confía en tus instintos y la vida te abofeteará [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Confía en tus instintos y la vida te abofeteará [Privado]

Mensaje  Rauko el Mar Ago 08 2017, 23:35

    Por un largo periodo disfruté de una vida pacífica, totalmente ajena de problemas, libre de trabajos del gremio y a salvo de muchos momentos donde me viese obligado a perder mi dignidad. Simplemente permanecí en mi casa donde, desde que Xana llegó para quedarse, pude experimentar esa cálida sensación que sólo produce un dulce hogar.

    Sin embargo, aún con esto, todavía había algo que me intranquilizaba, algo que no me permitía disfrutar de la paz. En muchas ocasiones me senté para meditar y reflexionar sobre mi vida con la esperanza de que podría encontrar la respuesta, pero sin importar lo que hiciera, sin importar cuánto durara buscando la verdad, al final, cuando estaba cerca de descubrir qué era lo que me afectaba, dejaba esas ridiculeces de lado para irme a comer ya que eso me parecía mucho más importante que pensar en cursilerías sobre la vida.

    Tal vez me estaba volviendo demasiado sentimental si realmente creía algo tan ridículo como que me sucedía algo espiritualmente. Normalmente pasaba mi vida sin que mi mente se viese invadida por ese tipo de pensamientos, pero ahora era diferente, ahora era algo que estaba muy presente en cada momento de mis días.

    Sea como sea, aunque no me agradaba el rumbo que estaban tomando mis pensamientos, seguí meditando para intentar averiguar qué era lo que me sucedía y lo primero que apareció en mi mente fue una escena que por mucho tiempo intenté olvidar: el momento en el que pude presenciar, justo frente a mí, cómo le arrebataban la vida a mi madre.

    Luego de eso tomé una decisión casi de manera espontánea, dejé de pensar tanto y me preparé para iniciar un viaje hacia Vulwulfar, ciudad donde tuve mi niñez y donde mis padres vivieron sus últimos días. Tal vez si visitaba mi antigua casa podría encontrar alguna respuesta, o por lo menos conseguiría algo interesante, o puede que no consiguiera nada, pero de todas formas quería ir. Siempre sentí curiosidad por saber qué había sucedido con mi antigua casa y cuál fue el rumbo de la vida de mi hermano.

    Con esto en mente, le pedí a Xana que me acompañara en mi nueva travesía y ella aceptó sin problema alguno, sin embargo, al momento de partir, descubrimos que Hyro se invitó a sí mismo para acompañarnos, lo cual no me pareció una mala idea ya que si él permanecía solo seguramente perdería todo nuestro dinero en una estúpida apuesta.

    Y así, de esa manera dimos inicio a nuestro viaje… o eso fue lo que intentamos. Una fuerte lluvia cayó todo el día sobre nosotros, así que preferimos posponer el viaje para otro momento. Pero al siguiente amanecer donde el sol brillaba con todo su esplendor, partimos hacia nuestro destino.

    Durante el trayecto a Vulwulfar tuvimos que atravesar varios obstáculos y soportar condiciones difíciles… o por lo menos eso me dijo Hyro cuando llegamos a la ciudad, pues lo único que recuerdo es que subimos a una carroza y en un abrir y cerrar de ojos ya habíamos llegado, y con “un abrir y cerrar de ojos” me refiero a que me dormí en todo el viaje.

    Dejando esos detalles de lado, ahora que finalmente me encontraba en Vulwulfar opté por enseñarle la ciudad a Xana y la llevé a caminar por las bellas calles, comimos algunas biusas que vendían en algunos lugares y, sobre todo, lo más importante para mí en aquellos momentos, me enfoqué arduamente en tratar de resolver un problema.

    -
Rauko, sé que quieres explorar la ciudad pero ¿cuándo visitaremos tu antigua casa?- Preguntó Hyro quien ya empezaba a aburrirse de estar caminando con nosotros, pero él no sabía del problema que en ese instante estaba presente para amenazar el éxito de nuestro viaje.

    -
Cierto, me gustaría ver tu casa- Comentó Xana con un semblante de felicidad y con sus labios cubiertos por algunos restos de biusas, pero ella tampoco sabía del gran problema.

    Miré a ambos, sonreí con picardía y luego di media vuelta -
Si realmente quieren verla- Dije mirando hacia el horizonte -Entonces vamos, los llevaré de inmediato- Añadí para luego caminar hacia adelante y ser seguido por mis acompañantes quienes no sabían que nuestro enorme problema era, nada más y nada menos, que yo no podía recordar dónde se suponía que quedaba mi casa -(Espero que no noten que no los llevo a ninguna parte)- Pensé mientras trataba de ocultar mi preocupación.

    Fue entonces cuando nuestra caminata fue interrumpida por alguien, un personaje completamente inesperado que le daría un gran giro a esta historia -
Hey, chico- Diría algún sujeto desde algún lado, lo que no me interesaría, así que preferí seguir mi camino -Peliblanco, el que se viste de negro, el de la espada- Añadió para aclarar que ciertamente se refería a mí, por lo que no tuve alternativa y miré a mi derecha donde se encontraba él a unos cuantos metros, un sujeto de aspecto que no inspiraba confianza, con una enorme espada en una mano y la vaina en la otra, caminando lentamente hacia mí y sonriendo con cierta malicia -Esa espada es algo peculiar. No dejaré pasar esta oportunidad- Dijo de forma amenazante para luego tomar una postura de combate -Seguramente debe tener un valor bastante alto… así que la venderé hoy mismo- Sería lo último que diría antes de que se lanzara contra mí con gran velocidad…
El sujeto extraño:
Rauko
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 216
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.