Últimos temas
» "Un lugar sin nombre" [Herrería/Arcanos]
Hoy a las 05:13 por Rauko

» [Misión] La sanguinaria Erzsébeth Báthory [Colm-Mina]
Hoy a las 04:37 por Mina Harker

» Ausencia
Hoy a las 03:39 por Claudena Orsteni

» (Práctica de rol) EL dios de la locura
Ayer a las 17:08 por Aradu

» Linksa
Vie Ene 19 2018, 20:59 por Sigel

» Solicitud de Trabajo
Vie Ene 19 2018, 20:05 por Ansur

» Ficha de habilidad (Diane Nodalhard).
Vie Ene 19 2018, 19:36 por Diane Nodalhard

» Lista de tareas de Diane Nodalhard.
Vie Ene 19 2018, 19:22 por Diane Nodalhard

» Registro de avatares
Vie Ene 19 2018, 19:15 por Diane Nodalhard

» Karre'xha, el árbol del amor
Vie Ene 19 2018, 18:09 por Sigel


Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Fredericksen el Miér Ago 23 2017, 01:15

Lunargenta - Año 1264 (8 años atrás)

     El viaje esta vez había sido mucho más largo, el maestro se había negado a hacer pausas alegando que ya estábamos cerca. “Hace 3 malditas semanas estábamos cerca.” No me molestaba el hecho de haber viajado 3 semanas, me molestaba que no hubiese querido hacer pausas más largas, ya había dejado de sentir las piernas, hasta supuse que los caballos estarían a punto de morir de tanto andas, solo comían y bebían algo una vez por día.

        Los niños normales se alegraban cuando sus padres les dejaban ir al trabajo o llevaban algún regalo, yo me alegré cuando por fin pasamos las puertas de entrada de la ciudad, aquello era mejor que un traje nuevo o un cachivache inútil. Estiré los brazos y detuve al caballo, en aquel momento prefería caminar, no me iba a arriesgar a perder la sangre en mis extremidades inferiores.

- ¿Y ya piensa decirme que nos trae a Lunargenta esta vez? Teníamos 2 años sin venir... creo. – Acaricié el lomo del caballo que antes había montado y sacudí las piernas, el maestro se había mantenido callado acerca de las intenciones, solo había dicho “Es tiempo de regresar al sitio de donde saliste.”

- Todo a su tiempo. – Contestó el elfo con su voz neutra, no era extraño que siempre dejara las dudas en el aire.

- He esperado mucho tiempo, ni se tomó tiempo a dar las lecciones de las semanas pasada.

- Claro que si, aprendiste que forma tiene la hiedra venenosa y que rascarse solo lo empeora, tómalo como la clase de naturaleza.

Bufé ante aquello y cerré la boca, discutir solo empeoraría las cosas para mí y molestar al maestro no sería buena idea… a decir verdad esta vez estaba muy serio, ni su broma de la hiedra había sonado como broma “¿Siquiera era una broma? Posiblemente no.”  Rasqué mi brazo recordando la picazón que había sufrido, realmente había aprendido.

- ¿Entonces qué?

- Ya sabes la respuesta. – Volví a bufar y froté mis sienes, tristemente si sabía la respuesta.

- ¿A dónde nos vamos a dirigir?

- Así está mucho mejor, tú ve y busca una posada economica; compra algo de comida si quieres y luego espera. – Gillidan desabrochó una bolsa con Aeros y me la arrojó a las manos, aquello de ser el mandadero comenzaba a cansarme.

- ¿Qué debo esperar? – El elfo enarcó una ceja y me observó un par de minutos, nuevamente yo preguntaba idioteces.- Si si, te espero a ti…

    Observé como el Maestro asentía y luego se alejaba montando su caballo, en el fondo esperaba que lo que fuese que debiese hacer allí  ayudara a que se volviese a concentrar, eso de viajar con una cascara medio vacía ya comenzaba a incomodarme. Sopesé los aeros y los colgué en el cinturón, eso bastaría para hacer todo lo que Gillidan había pedido “Y también para comprar una hogaza de pan de la cual el maestro no debía enterarse.”

- Vamos chico, tenemos trabajo que hacer. – Acaricié el lomo del caballo y me encaminé a buscar comida primero que nada.

Gillian (Maestro):

Fredericksen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 272
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Runa Thorgil el Miér Ago 23 2017, 12:06

Había sido una mañana poco productiva, la pequeña Runa que ya se había despedido de su padre quien iba a tratar de hacer trueques por comida, salió del pequeño hueco donde había pasado la fría noche tapada con su vieja mantita en dirección el mercado, por los gruesos tejados, notando el tacto frío de las tejas porque apenas se había marchado la madrugada, apenas una hora aproximadamente porque el sol comenzaba a invadir las esquina de las callejuelas.

Como disfrutaba de su vieja manta, era una manta que antes pertenecía a una mujer un poco peculiar a la vez de bondadosa. Era una manta gruesa, la utilizaba como escudo contra el frío aunque se escapara algún que otro roto, también como capa de la invisibilidad, o al menos eso quería pensar para seguir teniendo algo de felicidad.
En ocasiones lo más simple como un viejo objeto, era lo necesario para tapar el miedo, para volver valiente a una niña que no entendía la vida que llevaba pero la aceptaba,por el amor a su padre, aceptaba cualquier cosa por la única persona que le quedaba en vida.


Llego al borde del sexto tejado y bajo ella comprobaba contando lentamente la cantidad de puestos de comida que habían puesto estrictamente para que los ladronzuelos como ella, niños solitarios o simplemente sin nadie, bastardos o tan mal afortunados, no pusieran sus manos en cada uno de los manjares.
La guardia andaba patrullando en cada pasillo, registrando ala mayor cantidad de personas adultas posibles, incluso atraparon a una niña ratera que trataba de robar tan solo una pieza de fruta pero no conocía la condición de ser una mujer y encima ladrona, el castigo que le esperaba no era nada reconfortante para la mente de la pequeña Runa.

Miró sus ropas anchas y gruesas sabiendo que pronto se empezaría a notar que era una chica, su voz no se volvería tan gruesa como la de los demás, a pesar que tenía la ventaja que al tener el pelo super corto como los chicos , su propio rostro también la delataría al mostrar finos rasgos de una dama.

La tripa le hacía la llamada, llevaba horas sin dar ni siquiera una miga de pan al estomago y era hora de actuar, observó como un hombre grande empujo a un pequeño chico para hacerse con la ganga antes que él, abusando de su poder y su fuerza porque el pobre chico parecía un simple viajero perdido en la ciudad. La chiquilla bajó despacio por el canalón y se adentro entre el gentío hacia la dirección de ese puesto, girando el puesto de las pociones hacia la derecha, luego dos puestos más a la izquierda y recto hasta el final de la calle donde lo encontraba mofándose frente el chico.

-Mira chico, cuando seas un hombre podrás comer una carne así de exquisita mientras confórmate con simples tomates y lechugas Hacía acentuar su tono para dejarle aun más en ridículo.

La joven que tenía el rostro sucio de carbón, polvo y demás, se tapó con la manta y se dirigió rápidamente hacia él chocando contra su pecho y cayendo al suelo de culo sin mostrar su rostro.

-¡Estúpido mira a ver por donde pasas! ¡Estos niños se piensan que todo les pertenece!  Rechistaba alejándose el grandullón sin percatarse que le faltaba una bolsa de monedas y un trozo de carne que guardaba la pequeña bajo su manta.

-¡Uff vaya golpe más tonto! Se incorporo rápido la muchacha sabiendo que pronto tendría que desaparecer de allí.


Última edición por Runa Thorgil el Miér Ago 23 2017, 23:38, editado 1 vez
Runa Thorgil
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 244
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Fredericksen el Miér Ago 23 2017, 23:36

Si algo había aprendido por el momento era que la comida y la ropa se conseguía más económica en los puestos callejeros, si entraba a un negocio propio exigirían cantidades mucho mayores de dinero “Y también puedo seguir aprendiendo eso de regatear.”  Según el maestro alguien que sabía regatear hasta un precio sensato siempre tendría dinero en su bolsa, era un arte muy importante para sobrevivir.

   “Primero escucha y luego compra, muchos puestos pueden tener el mismo producto pero no el mismo precio.” Eso estaba claro, luego cuando consiguiera el más económico solo bastaba bajar el precio mucho más “Por los Dioses, mi maestro me está enseñando es el arte de ser un tacaño.” Sacudí la cabeza lamentándome por aquello, aunque fuese malo de cierto modo resultaba muy útil.

   Tuve que dar un par de vueltas hasta conseguir un puesto que tenía algo de carne a un precio razonable, ya le estaba hablando al encargado cuando un gigante me apartó de malas maneras, aprovechando así para apurar y comprar la que debería haber sido mi comida. “Claro, véndele al que no planeaba negociar, después de todo el dinero te sienta mejor.” Resoplé y sacudí mis ropas observando al adulto que se comportaba como un idiota ¿Tanta necesidad había de presumir contra un joven?

- Tomates y lechugas va a comer tú… - Tuve que interrumpir la frase porque alguien había chocado con el sujeto, parecía ser un joven con el rostro tapado “¿Por qué se tapa el rostro?” Quizá una extraña enfermedad, quien sabe.

    No fue sorpresa cuando el adulto siguió comportándose como un idiota, parecía tener un odio especial por los jóvenes… o quizá era para creerse superior, una vez Gillian me explicó que los que tienen menor nivel en su casta prefieren meterse con seres de castas menores, algo así como “El marginado va a marginar para sentirse superior.” Tuve la tentación de patearle la pierna a aquel bravucón para “dar una lección”, pero si hacía eso me metería en problemas, si me metía en problemas el Maestro se enojaba y si el maestro se enojaba me dejaría durmiendo junto a los caballos y sin cenar “Maldita sea.”

    Me dirigí al joven que había chocado antes con el adulto, al caer se había golpeado, por lo que le escuché había dicho algo de un golpe tonto, de cierto modo si lo había sido, choques así no suceden tan seguido.

- Las tonterías sí que suceden muy a menudo. – Comenté volviendo a observar al adulto irrespetuoso que se retiraba, aquel era un claro ejemplo. - ¿Te lastimaste al chocar con aquel cabeza hueca? – Pregunté inclinando un poco la cabeza, parte de mi educación también me había enseñado a preocuparme por las posibles heridas, el asunto es que el maestro estaba ocupado en quien sabe que y no podría sanar heridas, yo no tenía idea alguna de cómo tratar heridos “Un elfo que te enseña a preocuparte por las heridas pero no a sanarlas, vamos muy bien.”
Fredericksen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 272
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Runa Thorgil el Lun Ago 28 2017, 15:54

La pequeña Runa ya se había incorporado, cuando el pequeño al que el hombre estúpido había intentado humillar, se acercó a ella preguntando si realmente es encontraba bien, inclinando su rostro con la intención de ver el de la pequeña, que rápida bajó la cabeza e intento cambiar su voz a más roncar para aparentar ser un niño.-Sí, sí. No te preocupes Respondió la pequeña Runa tratando de evitar que se arrimara más a ella, y que a consecuencia de ello la descubrieran.

La muchacha comienzó a dar unos pasos hacia adelante añadiendo -Gracias por tu preocupación Dejando claro que voz se encontraba temblorosa y que realmente oculta algo. Agarró mientras avanza el trozo de dicha carne y la esconde en una bolsita que también ocultaba con su vieja manta, las monedas sin embargo, se las cuela en las botas agilmente y mira hacia atrás comprobando que el hombre necio no se había dado cuenta, pero se equivocaba.

A lo lejos aquel torreón se le veía chocar contra la gente furioso.-¡Mis monedas! ¡Ese criajo me ha robado las monedas! Gritaba con la ira señalando a lo lejos a la muchacha, que rápida reacciono y emprendió a correr tras la gente para darle esquinazo,pero la guardia se alertó del problema y atajaron donde se encontraba tratando de engancharla por la manta, logrando solo que saliera su rostro a la luz. El rostro de una niña.

-¡Eres una niña! Exclamó uno de los guardias que trataba de pillarla pero no lo lograba porque la chica se metió bajo la mesas y agateo hasta los puestos más enormes donde esperaba poder huir.-¡Maldita sea! ¡Me van a pillar! Rechistaba aun nerviosa chocando con los pies del anterior joven.-¡Tienes que ayudarme o me detendran por culpa del gordiflón! Suplico al chico que había humillado aquel indeseable.-Por favor Runa miraba el rostro de aquel niño con la cara de una simple chiquilla inocente que no sabia lo que hacia.
Runa Thorgil
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 244
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Fredericksen el Dom Sep 03 2017, 11:42

Por la voz que tenía aquel chico supuse que debería estar acatarrado, pareciera que le doliese la garganta o le costase hablar, por lo que decía el muchacho si estaba bien aun después del golpe, al menos agradecía la preocupación que demostraba por él  “El que menos tiene es el que más agradece, recuerda eso.”  Y no parecía ser tan falso después de todo, aunque también debería influenciar la edad que podía tener el chico.

   Estaba por retirarme cuando la voz del brabucón se presentó a la distancia, parecía estar más que molesto, acusaba que le habían robado las monedas. Inconscientemente me llevé la mano a la camisa y al pantalón para ver si había algo de más, a veces tenía la mala costumbre de quitar un par de cosas cuando me molestaba “No, esta vez estoy totalmente limpio.”  Tuve que detallar bien al bravucón para fijarme que señalaba al otro joven “Oh claro, eso tiene más sentido.” Por lo visto el choque no había sido tan accidental.

    El pequeño ladrón trató de escapar, lo más lógico del mundo, no es como si se fuese a quedar allí, yo como de costumbre me hice el idiota y me alejé un par de pasos mientras silbaba, si me hacía el torpe tal vez no me metiera en problemas. Sin quitar la mirada de los observé como un guardia tomaba la manta que le cubría y descubría que “él” de verdad era “ella”.

- Vaya giro de los acontecimientos. – Tomé una manzana del puesto de al lado y le di un mordisco, si sucedía un espectáculo entre tanta gente solo quedaba observar.

- ¡Hey mocoso, paga eso! – Exclamó el vendedor del puesto, al parecer la desconfianza en los chicos aumentó por los sucesos que sucedían, tuve que tirarle unos de los aeros para pagar la fruta y que se callase.

   Pero no fue extraño que el mundo me quisiera meter en los sucesos, nunca podía simplemente contemplar de lejos, siempre debía involucrarme “Espero que con el tiempo esta suerte mejore.”  Tosí tratando de que la manzana que se había atorado en mi garganta decidiera qué camino seguir,  la chica al menos se había podido esperar a que tragase el bocado de fruta para sorprenderme con esa petición de ayuda.

- ¿P…por qué debería ayudar? Yo solo compraba y… - Me rasqué la nuca y observé al bravucón y a los guardias que se acercaban, a ellos no les temía, le temía al maestro. – No me gustaría meterme en problemas… al menos no esta vez.

- ¡Alto allí los dos! – El guardia tenía la mano en la empuñadura de su arma, por lo visto se atrevería a usar armas contra niños.

- ¿Los dos? Pero yo no hice nada. – Levanté las manos para demostrar que no tenía intenciones de atacar.- ¿Si ves lo que haces? - Observé un momento a la joven para luego regresar la mirada a los mayores

- Sabía que ese maldito enano tramaba algo, lo pude ver en su mirada. – El bravucón ahora me señalaba a mí “¿Por qué rayos me señala? Él fue el idiota que llegó a molestar.”– Todos ustedes malditos mocosos son una molestia.

- ¿Pero eso a que rayos viene? Yo estaba comprando felizmente la carne y usted llegó a molestar con su superioridad inexistente, no me meta en este problema.

- Cállate y acepta lo que hicieron. – El grandulón dio un paso al frente y me pegó en la mejilla con el dorso de la mano.

   Tuve que girar la cabeza y apretar los dientes para no soltar queja alguna, aquel grandulón que se había pasado y definitivamente ayudaría a la joven “Aunque claro, si no haces algo también te llevarán al calabozo.” Regresé la cabeza lentamente y observé con odio del puro al grandulón.

- No compliquen más esto chicos, vengan sin resistirse. – Dijo el guardia apartando al hombre molesto, aquel parecía ser más razonable… solo que dudaba que nos dejara ir así como así.

-  Lamento lo que va a suceder. – Comenté al guardia y le di un suave empujón a la chica con el brazo, estaba lo suficientemente cerca para que los mayores no lo notasen, traté de indicarle con la cabeza que corriese, lo que iba a hacer nos jodería aún más.

    El grandulón se disponía a soltar otro golpe, pero antes de que siquiera se atreviese le di una palmada con fuerza en los cuartos traseros a mi caballo. Siguiendo el viejo truco que le había enseñado el corcel levantó sus patas traseras a modo de patada y fue un alivio ver como impactaban de lleno en la cabeza del bravucón, sería una suerte si este pudiese pensar mejor en el futuro “Aunque ya no piensa.”

- ¡Ahora corre! – Aquello fue dirigido al animal nuevamente que no dudó en huir “Que animalito tan obediente.” – Ah cierto… nosotros también deberíamos correr. – Le comenté a la chica cuando recordé en el problema que nos habíamos metido.

- ¡Guardias, todos reúnanse! – Gritaba el guardia restante que ya tenía su espada en mano, esta vez definitivamente me había pasado.
Fredericksen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 272
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Runa Thorgil el Lun Oct 16 2017, 19:55

Aquellos pequeños ojos brillantes siguieron clavados en los de aquel chaval , que todavía bastante confuso negaba el hecho de querer ayudar a una pequeña ladronzuela. La chica le había metido en tal embrollo que iban a necesitar ser eficaces y raudos para lograr escapar de aquel indeseable y toda la guardia que había ocurrido a la llamada.

-¿Nos vamos?- Preguntó cuando el chico le hizo aquella señal para que corriera rápida.

La chica no se lo pensó. Todavía agachada salió al trote debajo de aquellos puestos hacia las callejuelas más desgastadas por muchedumbre de la ciudad, de vez en cuando girando su pequeña cabezita, para observar el rostro del muchacho que seguía tras ella.
-En este punto no deberían alcanzarnos.- Se paró en seco, y aprovecho para agarrar del brazo al muchacho hacia detrás de unos barriles de cerveza.-Seré franca...- Comenzó la conversación de una manera tanto brusca.-Realmente no tenía intención de meterte en este lío, pero dadas las circunstancias y lo realmente tarado que aparentaba ese hombre tendrás que quedarte conmigo un buen rato.- Terminó con un suspiro.

Soltó del brazo al muchacho y tomó asiento sobre una vieja caja de madera. -Será mejor que comencemos a movernos. Estas calles son bastante peligrosas.- Observó al muchacho en silencio para ver su reacción.-Por cierto... - No dejo que el silencio permaneciera.-¿Tu nombre era?- Y volvió a quedarse callada siendo interrumpida por el sonido de los silbatos.
Runa Thorgil
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 244
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Fredericksen el Miér Dic 13 2017, 04:57

La pregunta realizada por la ladrona parecía totalmente fuera de lugar “¿En serio tenía que confirmarle que debíamos partir?” Ya le había hecho más de una señal para que estuviese atenta, si eso no hubiese bastado suponía que habría sido suficiente en el momento que vio al gigante ser impactado por mi fiel caballo… ¡Dioses, hasta yo mismo le había dicho en voz alta que era momento de escapar!

- ¿Irnos? Creí que nos quedaríamos a recibir una lección. – Comenté con sarcasmo retrocediendo del guardia que había dado la voz de alerta. Por lo visto el sarcasmo había sido lo que faltaba para que la joven escapase, ya que luego de soltar mi alegre comentario esta salió de su escondrijo y comenzó a correr sin dudar. - ¡Espera, no se supone que me dejes a mi suerte!

   Aquello no era justo, primero me pedía ayuda y ahora me dejaba allí atrás junto a un guardia, lo peor es que no podía simplemente irme y ya… “No, no es así de fácil.” Aunque tenía una leve ventaja, el guardia se había desconcentrado cuando la observó salir disparada, solo debía aumentar esa falta de concentración que ahora llevaba encima la amenaza y sabía muy bien cómo hacer aquello. Comencé a correr mientras el sujeto aún ignoraba mi presencia y cuando estuvo por girarse al escuchar mis pasos, levanté el puño y lo conecté contra su entrepierna.

- Realmente… lamento eso. – Le dije mientras el hombre arrugaba el rostro y contenía las ganas de gritar, la verdad es que dudé de que aquello funcionara ¿Por qué un guardia con armadura no protegería su zona más valiosa? No lo sabía pero aquello le enseñaría a cubrirse mejor.

   No fue complicado seguirle los pasos a la joven, después de todo corría como cualquier niño ladrón de la ciudad “No es lo mismo que seguir a un elfo en el bosque… o escapar de uno que te quiere dar una lección.” Aquello era como un paseo, aunque evitar a la gente le daba cierto grado de dificultad. Pude escuchar algo que decía la joven, un punto alcanzado o algo así… la verdad es que no le había entendido muy bien, lo extraño fue cuando me tomó del brazo y me jaló a un escondite improvisado “Aquí no nos conseguirá la guardia… pero quizá lo haga algún borracho.” Pensé al detallar los barriles de licor.

   Esperé y escuché lo que ella tenía que decir, una explicación nunca caía mal después de todo, sobre todo si era una explicación de porque casi me metían al calabozo “Por meter las narices donde no debes, por eso.” ¡Pero no había metido las narices en ningún sitio, solo estaba comprando! Pero eso no le importaría a Gillian para nada, claro que no.

- Espera…. Espera espera espera. – Le dije mientras sacudía las manos en el aire y negaba con la cabeza, la chica afrontaba todo aquello con total tranquilidad… es más, planeaba que nos presentáramos así como así “Debe estar demente, eso explicaría todo.”-   No sé por donde rayos empezar. – Pasé mis manos por el rostro y aparté un par de mechones de cabello que se habían pegado a mí frente a causa del sudor. – Bien, quizá comprenda que no querías meterme en problemas, te viste ahogada por la situación y buscaste ayuda de alguien de tu edad, porque pensaste tal vez que los chicos no nos traicionaríamos… y desgraciadamente acertaste en eso. – Aparté las manos de mi rostro y me concentré en la chica para seguir hablando. – Pero conste, lo hice porque aquel sujeto era un idiota ¡Además me dejaste allí tirado cuando lograste huir! Pero Dioses ¿Sabes en el problema que nos metimos? La guardia nos buscará para colgarnos… o ejecutarnos arrastrando nuestros cuerpos con sus caballos , aunque eso será menos doloroso de lo que hará mi maestro si se entera. – Me adelanté un poco y tomé los hombros de la chica que se encontraba sobre la caja. - ¿¡Sabes lo que Gillian me hará!? Porque yo no lo sé y estoy muerto del maldito miedo.

   Tuve que cerrar la boca al escuchar silbatos acercarse, por un momento consideré salir y revelar nuestra posición, tal vez si entregaba a la joven mi castigo se perdonaba ¿No? “Claro que no, eso es una completa idiotez, Frederick.”  Quizá solo quedaba la opción de resignarme, suspiré y apoyé la espalda en uno de los barriles que emitía un olor fuerte de cerveza.

-  Si… supongo que es buena idea alejarnos de la seguridad. – Comenté en voz baja mientras me llevaba un pulgar a la boca y comenzaba a morderlo. – A veces el bajo mundo puede ser menos cruel. – Volví a posar los ojos sobre los de la joven y arrugué un poco el ceño. – Ahora si vienen las presentaciones; Fredericksen, Fredericksen Candau… el niño que posiblemente  colgará de cabeza dentro de muy poco. Tú eras Franca ¿No? “No, idiota, dijo que sería Franca, no que se llamaba Franca.” Eso quizá tenía algo más de sentido. – Espero que sepas lo que haces… ya mi pobre corazón no aguantará más problemas.
Fredericksen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 272
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Runa Thorgil el Dom Dic 17 2017, 12:50

Aquel chiquillo se agitaba y sudaba como una verdadera bestia, era una situación bastante tensa de la cual un simple muchacho que no aparentaba meterse en problemas, no pudiera gritar como un pollo.Chico, chico. ¡Deja de agitarme! Se quejó la traviesa muchacha antes de que el sonido de los silbatos tuvieran que atreverse a romper esa extraña conversación.

Al fin, habían pasado de largo y el muchacho respondió a su pregunta de sobre quien era, la pequeña ladrona de aquellas alejadas calles no comprendía si ese chico realmente estaba un poco tonto, o la confusión había podido con sus facultades mentales.-¡Candau, eh! Se expresó con cierta gracia mientras bajaba del barril.-No te preocupes, esto no ha sido nada Golpeó en el brazo izquierdo del chico levemente mientras se dirigía hacia los más profundos suburbios de la ciudad.

No eran una calles realmente acogedoras , quizás abundaba demasiado la mugre y el olor fuerte que provenían de algunos humanos que no habían tenido su oportunidad de haberse lavado durante días, realmente no era muy seductor para un chiquillo turista que todavía desconocía los secretos más importantes de la ciudad.-Pase lo que pase, no los mires. Aconsejo la pequeña mientras lo conducía al pequeño riachuelo escondido en la parte más Este de la ciudad.

La muchacha se aseguraba mientras mantenía una ligera conversación con Candau que fuera el camino más seguro posible, ningún mendigo que tratara de hacerle un hurto, o directamente otro matón que quisiera aprovecharse de sus tamaños, sus pequeños tamaños.-¡RUNA!- Exclamó un gran hombre con una cicatriz adornando su ojo.- ¡Maldita muchacha! ¡Ya te están buscando!- Seguía a ambos desesperado.¿Y quien es este muchacho?- Quiso quitar su gran curiosidad.

-Candau- Respondió la muchacha

- ¿Candau? ¿Quien le pone nombre de candado a una persona?- Respondió Scar.

La muchacha se encogió de hombros ante su pregunta, realmente no le importaba como se llamara ni de donde proviniera ese nombre. Runa, tan solo sabia que debía una al chico y debía ponerlo a salvo por el código de los camaradas.- Tengo un trabajo para ti pequeña Le comentó Cicatriz mientras también no separaba la mirada del otro pequeño muchacho.

Se avecinaban aventuras.
Runa Thorgil
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 244
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Fredericksen el Jue Ene 04 2018, 06:17

- ¿Esto no ha sido nada? – Comenté con algo de molestia por lo bajo "Si escapar de la ley no es nada, no quiero imaginar que es algo". Me froté la parte de el brazo donde “Franca” me había pegado “Porque tiene cara de Franca” y me limité a observarlé mientras partía, entendiendo segundos después de que debía seguirla.

    El camino que había tomado Franca no era para nada agradable, temía que en cualquier momento saliera un violador de algún rincón y gritara “¡Pero qué rico postre ha llegado hasta aquí!” “Oh demonios, me van a violar…" Un escalofrío recorrió mi cuerpo pero tuve que aguantarme las ganas de correr, no podía parecer un cobarde cuando había una chica allí que al parecer estaba mucho más llena de valor “No eres cobarde, eres idiota.”  Oh maestro, cuanta me reconforta escucharle decir eso.

- ¿Por qué? ¿Me escupirán en el ojo o acaso me lo arrancarán con una daga? – Pregunté al escuchar el consejo de no mirar a nadie, cosa a la cual ignoré totalmente al quedarme viendo como idiota otro par de niños corriendo por allí, con ropa parcialmente rota y manchas de carbón y suciedad en el rostro.

    Había perdido la mirada tratando de evitar los charcos más asquerosos que veía, no solía ser tan quisquilloso pero algo en mi decía que esa agua tal vez pudiese tener residuos de bebés muertos… otra parte en mi decía que era un total idiota, que me quedaría sin cenar “Y por eso es que me gusta recordarlo maestro, me permite mantenerme cuerdo… asustado pero cuerdo.” En medio de aquel pensamiento una voz me intranquilizó, levanté la vista para ver a un sujeto que se venía acercando “¿Acaso había dicho Runa?”  Sin dudarlo levanté las manos a modo defensivo esperando lo peor.

     Lo raro es que aquel sujeto parecía conocer a Franca “No, no se llama Franca… al parecer es Runa”. El sujeto estaba informado de que había guardias siguiéndola, por si no fuera poco demostró interés en mi presencia. Poco a  poco fui bajando las manos sospechando que no había amenaza allí.

- No sé, quizá mis padres querían un maldito perro llamado Candau pero en vez de eso me tuvieron a mí. – Dije de mala gana mientras pasaba las manos por mi rostro ¿Acaso la gente no tenía algo más en que fijarse? No, claro que no, siempre era el nombre “Ay suena como Candado, ay Fredericksen es muy largo, ay tus padres no te querían”  “Patrañas, puras patrañas.” Pateé una piedra del suelo y respiré tratando de calmarme. – Mucho gusto.- Dije finalmente tratando de desviar la escena y que me perdonaran la vida.

   Aún así pude escuchar las últimas frases que le soltaba don cicatriz a Franca “No, Runa, recuérdalo, se llama Runa”. Había un trabajo para la chica, pero algo no encajaba… si la chica tenía trabajo ¿Por qué robaba? Tal vez era momento de que el “bichito de la duda” comenzara a morder.

- ¿Un trabajo? – Comenté  frotando las manos con mi peor actuación de maleante. - ¿De qué trabajo hablamos? Quizá sea asaltar… ¿Es asaltar a alguien? O tal vez ya sabe, quiere que. – La frase no terminó pero deslicé el pulgar por mi cuello a modo de decapitación, símbolo tradicional de “acallar las cosas”. - ¿Hablamos de eso verdad?
Fredericksen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 272
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Runa Thorgil el Vie Ene 05 2018, 23:25

Ciertamente al chico no se le veía espabilado, y como el peso de todas las cosas, al final caía sobre sus hombros dejando entender que aquellas pequeñas y realmente nefastas bromas no le eran muy de buen gusto. Runa, observó como pateo la piedra molesto, con tanta fuerza que sin que se diese cuenta , esta misma fue a parar a la cabeza de un ratero que parecía interesado en la conversación.

-¡Ouch! ¡Estúpido crío! ¡Le voy a reventar ese pescuezo de gusano que tiene!- Se quejaba aquel hombre calvo tras una de las esquinas.

-¡Silencio Gastón! ¡Pueden tener valiosa información!

Continuaron su espionaje mientras Gastón, no de muy buena gana trataba de no montar una escena en el lugar. Mientras Scar soltó su pequeño bufido y comenzó a explicar de que se trataba:

-¡Bien! , empezaré con lo básico Relataba tratando de escoger bien las palabras.-Ha llegado una nueva duquesa a la ciudad, por lo que tengo entendido viene nada más y menos de Beltrexus . Se llama Yasmina Habb y trafica con niños de tu edad como esclavos. No pudo continuar gracias a una interrupción de la pequeña ¡¿QUE?! preguntó bastante atónita y con la mirada casi estallando en rabia.

¡Espera! ¡Déjame continuar! Puso su mano sobre su hombro y continuó con el trabajo .El caso, que esta mujer mueve muchísimo dinero y contactos, y con lo que podemos obtener de ella tendríamos para alimentarnos durante un tiempo Tomó un poco de aire y continuó -Así que necesito que te hagas pasar por esclava y yo por tu vendedor para que puedas colarte en su mansión . Al fin y de cuentas de ti no sospecharía. Terminó de hablar mirando al joven . -Tú también puedes participar Candau soltó una ligera sonrisa al chico que todavía no le terminaba de convencer.

-¿Solo importa el dinero? ¿Y esos chicos? ¿Acaso merecen estar atados a alguien ? No paraba de revolverse la pequeña , era una situación que no le agradaba, no era algo que con una copa de vino su propio estomago se fuese a calmar. Se agitó, de un lado hacia a otro mientras miraba al chico que acababa de conocer, se agitaba tanto que sus pasos comenzaban a resonar bastante bien. Era un locura, pero era el tipo de locura que ella sola no podría cometer.

-¿Que harás Fredericksen? ¿Estarías dispuesto a arriesgar tu vida? Observó a los ojos a aquel muchacho, con una ligera esperanza , de que no fuera la única persona loca con corazón en la mugrienta y gran ciudad de Lunargenta
Runa Thorgil
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 244
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Fredericksen el Sáb Ene 06 2018, 00:45

Me concentré en las indicaciones que daba don cicatriz, por lo poco que iba escuchando no se trataba de callar a alguien ni de ejecutar un robo maestro “Pues vaya fraude de matón, mi maestro es buena gente y me ha dado peores trabajos” ¿Además por qué resultaría importante una duquesa?  No era extraño ver a esclavistas aquí o allá, los negocios bajo la mesa siempre existían… pero era raro que alguien de clase se ensuciara también con ellos “Pero cada loco con su loquera.” Me encogí de hombros  apoyando mi comentario y seguí escuchando a don cicatriz, tal vez aquel tema si llegaría al punto de “Acallar” a alguien.

- Que secuestran niños. – Dije por lo bajo cuando Runa preguntó, por lo visto no le estaba prestando atención a la información del trabajo “Si yo llegara a ser tan descuidado cuando mi maestro me habla sin duda me pegaría.”

   Al fin lo principal del plan había llegado “Al parecer si es el dinero, no tuve que haberme adelantado a los sucesos."  Crucé los brazos y observé a aquel par, maleantes después de todo ¿Si le avisaba a la guardia me perdonarían la vida? Posiblemente “No seas una rata traicionera, esa joven te está cuidando”  Y de nuevo la burra al trigo… maldita sea con esa vocecilla.

- ¿Yo qué? – Dije saliendo de mi concentración. – Tengo la habilidad pero no la moral para robar… y menos si se trata de alguien con títulos, paso. – Agité las manos y retrocedí un paso, entre menos me involucrase en aquel acto problemático mucho mejor.

    Aunque la pequeña Franca no parecía ser tan mala de corazón, ella había ido más allá del asunto principal y había pensado en las personas involucradas “Aunque está nerviosa.” Aquello podía restarle importancia a sus palabras, dudaba de lo que decía.

- ¿Qué haría yo? – La pregunta me había tomado de sorpresa. – Si es por el dinero, no lo haría… pero no hablas de eso, hablas de si tuviese que meterme allí y joder un negocio secreto. – Me llevé la mano a la boca y comencé a morderme el dedo pulgar, aquella era una pregunta muy difícil de contestar, a mi maestro le hubiese gustado esperar mi respuesta. – No tenemos armas, no tenemos un plan… Dioses, ni tenemos un mapa. – Mordí el pulgar con más fuerza y bajé la vista al suelo.

     ¿Por qué hablaba en plural? ¿Acaso estaba considerando ir a aquella misión suicida? Tal vez era así, porque las ideas estúpidas siempre me llamaban la atención “Y eso no me convierte en estúpido, me convierte en algo peor.”  Alejé la mano de mi boca y limpié el pulgar en mi ropa, ya entendía porque me decían que era una suerte si llegaba vivo a los dieciséis.

- Yo… supongo que sí. – Dije por lo bajo levantando la mirada a aquel dúo. – Pero no la arriesgaría sabiendo que todo está pedido… no creo que sea tan simple como entrar y salir. – Había aprendido a cómo defenderme, a negociar y también algo de las batallas antiguas ¿Y qué era lo más importante? Le estrategia que usaban en el campo de combate, al parecer mis lecciones no habían sido tan inútil. – Espero que la pregunta no fuese para amordazarme y usarme como esclavo a mí, eh. – Dije alzando algo más la voz y dirigiéndome a Runa. – Porque si fue así, no dudes que empezaré a correr.
Fredericksen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 272
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: Ser joven nunca fue sencillo [Privado]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.