Sin rastro [Flashback] [Noche] [Sabael/Helyare]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sin rastro [Flashback] [Noche] [Sabael/Helyare]

Mensaje  Helyare el Lun Sep 11 2017, 16:47

Cuando fueron a Lunargenta no esperaban encontrarse con esa alegría en las calles. Era época de festejar por todo, esas estúpidas tradiciones humanas en las que el final del día siempre venía marcado por el fuego. Eso decían los aldeanos cuando Ingela y yo entramos, que allí se quemaba todo como ofrenda a los dioses. La dragona parecía entender mejor el tema del fuego, pero Helyare se extrañaba de que los dioses hicieran caso a algo que estaba siendo consumido por las llamas. Si lo estaban destruyendo, ¿qué significaba para ellos? En su cultura, si quemaban algo era sinónimo de que se había acabado. Y ni los cuerpos se quemaban, pues el ciclo no terminaba con la muerte del elfo, sino que continuaba siendo parte de la naturaleza, de donde un día nació. Al quemarse se interrumpía ese ciclo, eso es lo que hacían con los brujos, pues su alma era tan impura que no podían manchar la creación de sus dioses con esos cuerpos.

Suspiró, tenía que haberse quedado con Aranarth en las afueras. Él había dicho de ir a ver los alrededores de la ciudad para ver si encontraba a su hermano, o tenían rastro de él los aldeanos de fuera de las murallas. Aunque la realidad era que no quería entrar en esa bulliciosa ciudad. “Nido de ratas” era como solía denominar a Lunargenta.
A pesar de que tampoco tenía muchas ganas de entrar, acompañó a Ingela y fueron a la posada que rentaríamos para pasar un par de días. No esperaba quedarse mucho más, y menos si se avecinaban fiestas. Odiaba las celebraciones humanas, carecían de sentido para ella. Después de dejar sus cosas decidió quedarse allí, en la habitación. Sabía que tenía que buscar a su prometido, pero había tal bullicio en la calle, a causa de los preparativos para las fiestas, que se negó a bajar. No quería estar empujando a la gente para pasar, ni que la golpeasen o pisasen, aparte se sentía molesta por el ruido. Así que decidió esperar a la caída del sol para salir, buena idea, por otra parte, pues ella apenas podía dormir. Había estado a duermevela por la tarde, pero como siempre, su sueño duraba una hora como máximo, sin despertarse. Se puso la capucha y, cuando despuntó la noche, salió de la posada.

En su bolsito tenía un retrato del elfo, iría preguntando taberna por taberna si era necesario. Al ser fiestas, estaban abiertos más locales de lo normal, pero también había más gente de la que habitualmente se encontraba en la calle a esas horas de la noche. El tiempo apremiaba y tenían que estar listos todos los preparativos. –Tenía que haberme ido contigo, Aran. Odio este lugar. –Masculló para sí misma cuando recibió el empujón de una mujer que corría con una cesta de bollos.

Tenían pensado hacer una especie de fiesta en honor al amor. Cosa que a la elfa le hacía bastante gracia. ¿En serio hacían esas cosas? Les iría muy mal en su vida para rogar a los dioses por amor. Eso era un don que ya te concedían al nacer. Aunque, claro, ellos no eran elfos, no estaban premiados por la magia. Necesitaban el consentimiento de sus dioses para amar, pues no sabían hacerlo. No lo hacían de la manera pura que pedían nuestros dioses. Humanos…

Entró en la primera taberna que estaba abierta, bastante calmada, por suerte. Pero al preguntar la respuesta fue negativa, así que su suerte cambió drásticamente. Mas no iba a rendirse. Volvió a otra taberna, y el resultado fue el mismo. Así hasta, por lo menos, unas seis o siete. Casi en todas le ofrecían una copa, que se quedase. Todo por hacer caja en el local, y siempre decía que no. El alcohol estaba prohibido, anulaba los sentidos del guerrero más eficaz. Era un invento propio de humanos que necesitaban desinhibirse de sus carencias.

La última posada a la que entró estaba más abarrotada de gente. A pesar del ruido que generaban ahí dentro, eso también era una ventaja porque la ignoraban bastante, cosa que no ocurría si estaba vacía, pese a la calma. Entrar cubierta con la capa a un sitio, no dejando ver su rostro, hacía que todos se girasen esperando que hiciera algo malo. No, lo único que la elfa quería era ocultar su marca más notable al resto del mundo, tapar de algún modo el deshonor que la acompañaba. –¿Han visto a este elfo? –Preguntó en tono seco, extendiendo el pergamino en la barra de madera, frente al tabernero que, mientras miraba estaba frotando un vaso con un paño. Como todos los demás, negó. Helyare recogió el pergamino y salió de la taberna, enfadada. ¡No había conseguido nada! Resopló, apoyando la espalda en la pared del edificio, y volvió a extender el pergamino. –¿Dónde estás? Necesitamos encontrarte. –Suspiró mientras veía fijamente los trazos que dibujaban el rostro de su amado elfo, todavía desaparecido.


Aclaraciones:
Este tema es justo antes de las festividades de Lunargenta: Ohdá, Ostara y Bragiväl

Helyare
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 286
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sin rastro [Flashback] [Noche] [Sabael/Helyare]

Mensaje  Sabael Bleak el Mar Sep 12 2017, 22:33

Los rumores que llegaban a la tribu cada año sobre las fiestas de Lunargenta explicaban cosas increíbles, las elevaban como unas de las mejores que recorrían el país. Enormes estatuas, fuego por todas partes y una cantidad de gente descomunal celebrando como si de una bacanal se tratara. Sin embargo, en el momento en el que me encontré en las puertas de ese famoso lugar, ya caída la noche, todas las imágenes que mi mente había elucubrado se desvanecieron como el humo que se elevaba desde las plazas más cercanas. Era simplemente horrible, vulgar, asqueroso, completamente indecente.

Mis ilusiones por entender un poco mejor mi raza original fueron destrozadas, aunque fuera un fiesta popular no me esperaba tales desfachateces en una celebración. Decepcionado y un poco dolido por haber querido ser partícipe de tales vulgaridades, aunque fuera en un inicio, decidí como mínimo aprovechar la situación. Me dispuse entonces a explorar la ciudad, los pequeños recovecos y peculiaridades podrían ser interesantes y útiles en un futuro, uno nunca puede saber que le depara el destino.

En un momento dado, cuando daban las campanadas de medianoche y la fiesta llegaba a su máximo apogeo, dio la casualidad de que llegué a una calle llena de tabernas y posadas. Curioso por cómo serían en ésta extraña ciudad los puntos de reunión me dirigí a la primera que vislumbre; sin embargo, justo en el momento en el que me disponía a entrar por la puerta se abrió en mi narices, estando a un suspiro de darme. Del edificio salió lo que parecía una mujer, encapuchada y con prisas; acto seguido, un hombre salió por la puerta en la misma dirección que lo había hecho la mujer momentos antes.

Ante tal desfachatez y muestra de mala educación, me giré indignado- Pero seréis… -justo antes de formular mi frase, me percaté de un detalle, aquel hombre no era su acompañante, era un vulgar ladrón. En su mano portaba una pequeña daga que normalmente la usaría para cortar las telas de las bolsas y sacar de ellas el oro y los objetos de valor.

Me acerqué al hombrecillo y lo agarré por la pechera, en sus ojos pude ver el terror que le había ocasionado con tan solo mirarle fijamente a los ojos (racial: presencia vampírica). En el momento en que lo solté, el chico empezó a recular lentamente. En ese momento me fijé de nuevo en aquella misteriosa mujer, que estaba apoyada contra la pared, mientras admiraba lo que parecía ser un pergamino –Disculpe, joven dama, pero debería ir con más cautela… podrían robarle –añadí mientras señalaba al hombrecillo que huía despavorido calle abajo.
Sabael Bleak
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 18
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sin rastro [Flashback] [Noche] [Sabael/Helyare]

Mensaje  Helyare el Sáb Sep 16 2017, 14:06

Suspiró mirando el retrato, sin apenas percatarse de la presencia de ese hombre. Era época de celebraciones, bastante lógico que hubiese gente por las calles. Y más normal aún que hubiese robos. Pero Helyare no tenía nada que le pudieran robar, el arco lo llevaba bien protegido y tan sólo unas diez monedas rebotaban en su pequeña bolsita.
Alzó la vista levemente, sin prestar mucha atención a quien le estaba hablando y luego fijó su mirada verde en el hombre que corría despavorido por la calle. Enarcó una ceja y volvió a mirar al extraño, sin decir nada.  Enrolló el pergamino y lo guardó con cautela, tratando que no se dañase  lo más mínimo. Era el único recuerdo que tenía ya de su amado Arzhak, no quería perderlo por nada del mundo.

La elfa parecía ignorar al chico que, se supone, la había salvado de sufrir un robo. Y, la verdad, ella no creía que hubiese sido salvada de nada, tenía mucha confianza en sus habilidades con el arco. Si ese ladronzuelo hubiese querido robar sus monedas, se habría defendido. Parecía sólo un miserable humano que no tenía importancia. Era el reflejo de la decadente raza. Siempre había crecido segura de que jamás le pasaría nada, de que el robo no existía, de que sus vecinos eran sus hermanos. Y no entendía cómo era posible que los humanos fuesen capaces de tratar de hacerse daño los unos a los otros.

Casi cuando se iba a ir, volvió a mirar al chico. –No creo que lo hubiesen conseguido. –Sentenció, dispuesta a marcharse, pero antes de dar el primer paso se detuvo y cambió de idea, desenrollando el pergamino de nuevo. –Ya que parece dispuesto a ayudar, hágalo. ¿Ha visto a este elfo?
Había preguntado ya por tantos sitios y en todos la respuesta era la misma que no esperaba un “sí”, pero lo que no iba a hacer es detenerse en su búsqueda. Tenía muchas cosas que decirle a Arzhak como para cesar en los intentos. Todavía esperaba encontrarse con él y poder volver a sujetar su mano, aunque supiera que eso ya era imposible, su honra era insuficiente como para acercarse a su antiguo prometido.

Un par de chicas bastante peculiares se acercaron a la pareja incluso antes de que el chico pudiera dar respuesta. La elfa las miró con mala cara por meterse en medio de una conversación, pero a ellas parecía importarles bien poco. Una de ellas entrelazó sus brazos con uno de los del muchacho mientras la otra arrancaba el pergamino de las manos de la encapuchada. –¡Eh! Dámelo –Dijo seca, tendiendo su mano para que le devolviese el papel. La chica ignoró a la elfa y examinó el retrato.
¿Lo estás buscando? Mmmh… Yo creo que a este hombre lo conocemos. –Alzó la vista hacia Helyare con una sonrisa ladina. –¿Verdad? –Le preguntó a su compañera, que parecía muy ocupada en manosear al chico.
La elfa resopló, no le importunaba la actitud de las chicas, sino el hecho de que le hubieran quitado el pergamino y estuvieran interrumpiendo su conversación. Pero si tenían información sobre Arzhak tenía que escuchar lo que fueran a decir, aunque no estaba segura de si de verdad habían visto al guerrero o no.
La mujer a la que habían preguntado asintió, dándole la razón a la primera. –¡Oh! ¡Qué desconsideradas! –Sonrió con cierta falsedad la que tenía el pergamino. –No nos hemos presentado. Soy Allie.
Y yo Christine. –Sus nombres le daban igual a Helyare, sólo quería saber qué información tenían y eso fue lo que les preguntó. –¡Uy! Espera, querida, a nosotras nos gusta ir despacio. –Sonrió de forma ladina y volvió a dirigirse al extraño hombre que había intentado avisar a la elfa del robo. –Las prisas no son buenas. –Una de sus manos recorrió el cuerpo del chico.
Decidme dónde habéis visto a este elfo. –Se estaba enfadando bastante al no obtener respuestas. La del pergamino sonrió de nuevo. Estaba satisfecha al ver que la muchacha de la capucha se estaba cabreando.
En nuestra cama. –Dijo definitivamente, buscando que la elfa se picase. Aunque Helyare sabía que eso no podía ser verdad, Arzhak jamás se dejaría tocar por unas miserables humanas. Ni siquiera el halo de misterio que rodeaba su desaparición hizo que la confianza de su prometida trastabillase hacia ese lado. –Y tenemos mucha información. No sabes lo que es capaz de decir un hombre cuando está sumido en un intenso placer. –Su sensual voz era un susurro mientras se acercaba a la elfa, quien no dudó en apartarse. Se sentía incómoda rodeada de seres de otras razas, y esas chicas no eran elfas. Aparte, era muy reacia a cualquier tipo de contacto. La muchacha pareció darse cuenta y sonrió de nuevo, aunque ella pensaba que era por otro motivo el enfado de la joven. –Aunque, si no quieres información, nos podemos ir… –Comenzó a decir, tratando de sonar melosa y adorable. –Una lástima, a mi amiga le gusta tu amigo. Y… yo también estaría contenta entre esos brazos. –Lanzó una sensual mirada al vampiro, cosa que Helyare ignoró bastante, no era de su incumbencia lo que hacían o no con el chico, ni lo que él hacía o no con ellas. Sólo le interesaba una cosa.

Retrato de Arzhak:
Christine:
Allie:
Helyare
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 286
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sin rastro [Flashback] [Noche] [Sabael/Helyare]

Mensaje  Sabael Bleak el Dom Sep 17 2017, 20:04

Ante la respuesta de la mujer elfa me mostré molesto, incluso algo indignado; aunque no  dudaba de sus capacidades, pues parecía una joven preparada para cualquier adversidad, su respuesta me dejó un sabor amargo- Un simple “gracias” hubiese bastado –dije mientras fruncía notablemente el ceño.

Ante el amago de irse de esa extraña encapuchada me encogí de hombros y me plantee volver a la taberna, sin embargo, en el último instante se giró, desplegó el pergamino que momentos antes había estado mirando y me mostro el retrato de un elfo, preguntándome de forma grosera si había lo había visto “¿Pero quién se piensa que es esta elfa? ¿Acaso se cree que voy a responderle después de dirigirse a mí con esas formas?”

Apenas ese pensamiento llegó a mi cabeza un par de brazos se aferraron a mí y unas hermosas jóvenes aparecieron a nuestro lado. Una cascada de pelo rubio como el trigo mismo inundó mi vista durante unos momentos, tras ella los ojos añiles más profundos que había vislumbrado nunca; sin lugar a dudas, la dama que se sujetaba mi brazo era una belleza sin par.

Mientras me encontraba ensimismado, su acompañante, desdichadamente no tan hermosa, usurpó el pergamino de la elfa, haciendo que esta se enervara y perdiera un poco los papeles. Escuché entonces, muy atentamente, todo aquello que las mujeres que me rodeaban iban diciendo.

Las acusaciones varias hacia ese extraño personaje que la encapuchada buscaba me dejaron desconcertado, ¿porque iba ella a buscar a un hombre tan desleal? A no ser que fuera como un acto de venganza, cosa que dudaba.  

Ante los manoseos irrefrenables de la muchacha me sentía terriblemente incomodo, estábamos en público y era una completa desconocida para mí. Instintivamente aparté sus manos de mi cuerpo con el máximo tacto posible- señoritas… me siento alagado, sin embargo creo que esta no es la forma correcta de proceder –dije lo más cortés que me permitía la situación- ¿sería posible continuar esta conversación en un lugar más privado y tranquilo? Estamos llamando la atención –añadí- Oh! Y por favor, devolvedle el pergamino a mi compañera, se la ve bastante tensa sin el en sus manos –finalicé mientras le guiñaba un ojo a la autoproclamada Allie.
Sabael Bleak
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 18
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sin rastro [Flashback] [Noche] [Sabael/Helyare]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.