Últimos temas
» La espada Arcana {Arcanos/Herrería}
Hoy a las 5:09 por Ansur

» Registro de avatares
Ayer a las 23:06 por Ingela

» Registro de armas y armaduras
Ayer a las 9:43 por Elen Calhoun

» ¿Malas compañías?
Mar 16 Ene - 21:05 por Ashak

» ¿Qué estas escuchando?
Mar 16 Ene - 21:04 por Colm

» Puntos de experiencia.
Mar 16 Ene - 19:27 por Zatch

» ¿Visiones o sueños? [Privado - Solitario] [Maldición] [+18]
Mar 16 Ene - 18:52 por Ircan

» Inscripción a misión: Castillo de Cotplice
Mar 16 Ene - 18:37 por Ger

» Ponle pareja al de arriba
Mar 16 Ene - 18:18 por Colm

» Descripciones actualizadas
Mar 16 Ene - 18:16 por Ashak


Como corresponde

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Como corresponde

Mensaje  Matthew Owens el Miér 13 Sep - 13:52

*Como todas las mañanas, la Señora Adelia, la Señora Norma y la Señora Vilma se juntan frente a la panadería, y con la excusa de comprar el pan del día, se ponen al corriente de los últimos chismes del barrio*

-Escuché que la muchacha de la verdulería anda tras el joven que cuida los caballos del Señor Hernandez… - Empezó con la ronda Vilma.

-¿Es el chico que tiene esos ojos color mar? Creía que estaba con la chica de los mandados de la Señora Peterson. Porque ya vieron que ella es MUY distinguida como para irse a comprar el pan ella misma – Dijo en evidente tono irónico Adelia.

-Un muchacho como ese puede elegir entre cualquiera de las jovencitas del barrio ¿Por qué se quedaría con una sola? Que desvergonzada está la juventud – Sentenció la Señora Norma.

-La que me da muy mala espina es la chica-gato que esta alquilando una habitación en la posada de aquí a la vuelta – La Señora Vilma bajo la voz y miro a los lados como si la susodicha fuera a aparecer de la nada en ese instante – Dicen que lleva cada día a un hombre diferente…

-¿Y la dueña la deja? – Preguntó indignada Norma, era de la idea de que el único atributo de valor que tenía una dama era su pureza – ¡Pero qué bochorno!

-Yo escuche que últimamente hay uno en especial que la visita seguido, un muchachito muy delgado de gestos distinguidos, y sonrisa encantadora – Al parecer la Señora Adelia había puesto especial atención en el hombre.

-Ya no hay decoro, se los digo ¡La juventud está perdida! – Declaro la Señora Norma mientras se abanicaba nerviosa, es que de pronto le había subido el calor hasta las mejillas al recordar el modo sensual en que la chica-gato movía sus caderas al andar.
Matthew Owens
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 143
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.