Últimos temas
» Linksa
Ayer a las 20:59 por Sigel

» Solicitud de Trabajo
Ayer a las 20:05 por Ansur

» Ficha de habilidad (Diane Nodalhard).
Ayer a las 19:36 por Diane Nodalhard

» Lista de tareas de Diane Nodalhard.
Ayer a las 19:22 por Diane Nodalhard

» Registro de avatares
Ayer a las 19:15 por Diane Nodalhard

» Karre'xha, el árbol del amor
Ayer a las 18:09 por Sigel

» Luna, Podría ser un buen nombre [Privado-Ashak][Noche]
Jue Ene 18 2018, 21:45 por Claudena Orsteni

» La espada Arcana {Arcanos/Herrería}
Jue Ene 18 2018, 06:09 por Ansur

» Registro de armas y armaduras
Miér Ene 17 2018, 10:43 por Elen Calhoun

» ¿Malas compañías?
Mar Ene 16 2018, 22:05 por Ashak


Thäis

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Thäis

Mensaje  Thais el Sáb Sep 23 2017, 18:27

Nombre: Thäis

Raza: Licántropo.

Edad: 21

Sexo: Femenino.

Historia pasada

...:
Sobre los hombros de Thäis nunca dejarán de pesar sus orígenes. Ser mestiza: hija de una humana y un hombre lobo le deparó una infancia muy dura y una eterna sensación de no saber bien a qué mundo pertenecer.

Liz, la que sería su madre, residía en su juventud en una pequeña aldea, situada al norte de los reinos del Este. Por aquel entonces esa zona era acuciada constantemente por el ataque de vampiros hambrientos que pretendían expandir sus terrenos. Borns y Liz se conocieron el día que una manada de lobos los liberaron a ella y a toda su familia del ataque. Tras la batalla la aldea quedó arrasada por lo que, con ayuda de varios grupos de licántropos, consiguieron trasladarse a otra aldea mucho más segura, en la Península de Verisar. Fueron meses de viaje y trabajo y aquella población quedó eternamente agradecida al clan. Tanta fue su amistad que permitieron que Borns y Liz se casaran por el rito de los dioses nórdicos y se establecieran como una familia más en la comunidad humana. La felicidad aumentaba por días. La fuerza y la resistencia de Borns lo hacía un gran agricultor, por no hablar de su habilidad para la caza. En este nuevo entorno tan calmado y floreciente no tardaron en aparecer Rick y su hermana dos años menos, Thäis.
En cambio esto fue el detonante de los problemas, el amor comenzó a desaparecer cuando se dieron cuenta de que el dinero no llegaba para cuidar y alimentar tantas bocas. Conforme los niños crecían el hombre parecía más y más desencantado al ver cómo no se manifestaban ni una sola de sus cualidades como licántropos. Borns se quejaba de que la comunidad humana tenía demasiadas reglas, que estaban criando a unos niños a medio hacer, que si regresaban con su manada vivirían mejor, y Liz le increpaba que ella no estaba preparada para el cambio y que era importante educar y formar a los niños. Las discusiones fueron aumentando, el licántropo comenzó a refugiarse en la bebida y Liz cada vez se ocupaba de más trabajo. Las broncas eran poco a poco más violentas y constantes. Hasta que la situación estalló…

Por aquel entonces Thäis tenía diez años y fue testigo de cómo la vida de su madre se desvanecía entre las garras peludas de su padre en uno de sus arrebatos. Poco después la de su hermano que, aunque se transformó en lobo, apenas pudo hacerle frente. Por suerte, las lágrimas de la niña ablandaron a la bestia. Él la amordazó, la colocó sobre su lomo y huyó antes de que los del poblado llegasen a la casa. En cuestión de días, la niña se vio a cargo de un padre al que odiaba, en una manada de lobos que solo conocía por los cientos de historias que éste le había contado, y escuchando cómo se humillaba contando mil mentiras para que los dejaran ingresar de nuevo.

Pasaron los años y el carácter de Thäis cambió por completo. Dejó de ser la tierna niña de cabello de anciana para ser, a la fuerza, una más de la manada. Endureciéndose para responder a las burlas de sus propios compañeros y, en ocasiones, pasando desapercibida a partes iguales. Se esforzaba por entrenar como el que más para hacerlos callar uno por uno.
Llegó un día en el que el macho alfa reparó en ella y, como a tantas otras, le dio la opción de juntarse con otro macho, de servir a la hembra alfa o de abandonar el grupo. Tuvo un enfrentamiento con su padre apoyado por el alfa, consiguió vencerle y así, herida, consiguió perderse en el bosque para iniciar una nueva vida solitaria por los Reinos del Este y del Sur.

Tres años buscándose la vida, conociendo otras razas y otras gentes, metiéndose en suburbios, aumentando su ego, entrenándose y desarrollando sus habilidades por su cuenta. Tres años trabajando de ratera, de espía, de bestia de carga, de asesina… Pronto se dio cuenta de que nada importaba más que el dinero y el día a día.

Historia presente:
Actualmente, continúa trabajando de cazafortunas, pero se le ha metido entre ceja y ceja que quiere conseguir manejar una espada, por lo que anda por la Península de Verisar en la búsqueda de un maestro que la enseñe.

Carácter:
La definirían como mujer de pocas palabras, solo habla cuando considera que es necesario o como mucho suelta algún comentario sarcástico y cortante cuando no le interesa la situación. Es totalmente independiente, con un punto arrogante y frío. Hace tiempo que olvidó lo que es la empatía por lo que no suele rodearse de gente. Procura controlar la situación y no actuar a la ligera, saber qué debe hacer en cada momento, puesto que su naturaleza es tremendamente impulsiva. No es fácil de enfadar, pero cuando lo hace acostumbra a increpar a todos sin distinguir amigo de enemigo. Le asquean las muestras de cariño innecesarias, y para ella todas son innecesarias. Es una de esas personas que cree que lleva siempre la razón, y si no es así, gusta de imponerla por la fuerza.
También cabe decir que no todo es malo, las pocas personas que consiguieron atravesar su coraza estando sobria dicen de ella que es capaz de mostrar afecto, que en ocasiones lo que verdaderamente la pierde es la curiosidad y que la mueve una constante intención de superación.

Armas
Únicamente lleva una daga de unos 25 cm de largo atada en el cinto, ya que es bastante ágil para esquivar y fuerte para golpear, y ese suele ser su recurso más habitual.
Daga:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Apariencia:
Altura: 1’76 m
Peso aprox: 68-72 kg
De complexión fuerte y fibrada. El rasgo que más la caracteriza, y por el que se ha llevado más de un problema, es el largo cabello albino que le cae por los hombros de forma descuidada y que únicamente suele recoger con una cinta cuando prevé un combate. Seguido por una piel blanquecina marcada por profundas cicatrices que la envejece y le da un aspecto fiero. En su mirada profunda se leen unos ojos azulados que dan la sensación de traspasar a quien los mira. Acostumbra a vestir ropas y botas de piel curtida a las que no tiene demasiado aprecio, ya que es común verla, cuando no tiene gente a su alrededor, caminando descalza.
Debido a su apariencia tan extravagante tienden a confundirla con todo tipo de razas reales o inventadas, algo que poco le importa a decir verdad. Especialmente la tachan de bruja, vampira, bestia, demonio, espíritu… Nada más lejos de la realidad.

Apariencia humana:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Apariencia animal:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Defectos:
Es una gran amante del alcohol por lo que es frecuente verla en bares y tabernas de dudosa reputación. Solo en esos momentos se puede considerar un ser relativamente sociable.
Tiende a expresar algunos de sus pensamientos en susurros e incluso, a veces, acaba hablando con ella misma cuando tiene que poner en orden sus pensamientos.
Thais
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 13
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: Thäis

Mensaje  Helyare el Lun Sep 25 2017, 10:59


C

S

I

A

F

Helyare
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 419
Nivel de PJ : : 2

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.