Últimos temas
» Registro de armas y armaduras
Hoy a las 5:46 pm por Sarez

» Atributos
Hoy a las 5:32 pm por Sarez

» Ficha de habilidad (Diane Nodalhard).
Hoy a las 4:42 pm por Diane Nodalhard

» "Un lugar sin nombre" [Herrería/Arcanos]
Hoy a las 6:13 am por Rauko

» [Misión] La sanguinaria Erzsébeth Báthory [Colm-Mina]
Hoy a las 5:37 am por Mina Harker

» Ausencia
Hoy a las 4:39 am por Claudena Orsteni

» (Práctica de rol) EL dios de la locura
Ayer a las 6:08 pm por Aradu

» Linksa
Vie Ene 19, 2018 9:59 pm por Sigel

» Solicitud de Trabajo
Vie Ene 19, 2018 9:05 pm por Ansur

» Lista de tareas de Diane Nodalhard.
Vie Ene 19, 2018 8:22 pm por Diane Nodalhard


"El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Ircan el Mar Sep 26, 2017 5:43 pm

En la ciudad licántropa de Ulmer una pequeña y modesta cabaña de madera, cubierta con un manto vegetal, se ubica cercana a una de las vías urbanas principales.

Spoiler:

Thomas Winthelhan (Tom) tuvo la alocada idea de asentarse como herrero en una ciudad de licántropos, buscando aprovechar las buenas relaciones que comenzaba a tener Ulmer con el resto del mundo como puerto marítimo de escala. Sus éxitos no han sido los esperados, acostumbrado a forjar importantes armas y armaduras se vio relegado a la fabricación y mantenimiento de los elementos más básicos y campechanos: herraduras, herramientas, etc... Sus deseos de fortuna se han quedado para la mera subsistencia.

Sin embargo es perseverante y no cesa en su sueño, que buscará cumplir con la ayuda de su nuevo y único aprendiz, Ircan. Joven al que le está instruyendo en la forja de armaduras, pero que además cuenta con los conocimientos arcanos necesarios para dar un toque extra que hará más competitivos los productos en una población donde la presencia de elementos mágicos o encantados es escasa. El problema es que Tom siempre está ocupado en realizar los trabajos más habituales o ostentosos, cuando los hay, por los que la fabricación de pedidos inesperados siempre son tomados por el joven aprendiz.

Así pues, Ircan vigila la modesta herrería y se preocupa de que la fragua, el yunque y demás elementos estén en el perfecto manteniente posible. Se encarga de traer la leña para alimentar el juego y de reponer el agua del cubo que hay al lado de la fragua por motivos de seguridad. También cuenta con una pequeña mesa con pergaminos donde realiza los encargos de pergaminos y donde encanta con runas en el lenguaje antiguo los elementos que le pidan o fabriqué, de ser así el encargo.

Spoiler:

______________________________________________________________________________________________________

Lista de precios de productos manufacturados:
Productos de calidad pobre: Coste de materiales + 10 aeros por producto solicitado.
Productos de calidad normal: Coste de materiales + 30 aeros por producto solicitado.
Productos calidad superior: Coste de materiales + 50 aeros por producto solicitado.
Productos calidad épica: Coste de materiales + 250 aeros por producto solicitado.

Se puede negociar vía MP. Los precios son por producto, así que cada elemento, aunque sea un encantamiento vinculado al arma se paga por separado.

Lista de precios para reparaciones:
Utensilios calidad pobre: coste del kit de herramientas + 5 aeros.
Utensilios calidad normal: coste del kit de herramientas + 10 aeros
Utensilios calidad superior: coste del kit de herramientas + 15 aeros
Utensilios calidad épica:  coste del kit de herramientas + 30 aeros.

El kit de herramientas bien lo podéis traer vosotros y me lo entregáis si queréis que os salga más barato porque disponéis ya de alguno, por cualquier circunstancia, o bien os lo puedo fabricar mediante la lista de precios por manufactura de arriba..

Mi actual nivel en las diferentes discuplinas es:

Herrería: Novato. Productos calidad pobre.
Arcanos: Novato. Productos calidad pobre.
Ircan
El Encapuchado
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Nuria el Miér Sep 27, 2017 2:52 am

Nuria lo había estado pensando durante mucho tiempo, pero ya iba siendo hora de tener algo con qué defenderse. No es como si pensara en ir armada dentro de su casa, pero ya había comprobado que con su problema orientativo, ir a hacer las compras se volvía peligroso. No podía valerse siempre de la buena voluntad de las personas para salvarla o del azar para encontrar algo con qué defenderse. Las circunstancias hasta el momento la habían mantenido viva pero eso no seguiría siendo siempre de la misma forma, no necesariamente.

Ircan había enviado por ella desde la mansión Branzen. Al parecer ya estaba curado y quería que ella se le uniese en sus aventuras como su criada. Al principio la idea le pareció ¡escandalosa! Pero después de pensarlo un poco mejor, se dio cuenta que era una nueva situación que propiciaría mayores oportunidades para lograr sus cometidos: ser una buena maid y dejar de ser doncella. La criada tomó sus cosas, se despidió de sus amigos y partió sin mirar atrás con sus pocas pertenencias bajo el brazo, entre ellas sus cartas de recomendación y una muda de ropa.

Una vez en las afueras del pueblo de los licántropos, la persona que le acompañaba la dejó a su suerte. Al parecer no quería entrar en territorio de lobos. La criada asintió en silencio y decidió que antes de comenzar a preguntar a cada persona que se encontrara en la calle por su nuevo empleador, sería mejor encargar un arma a su medida, porque ella era más pequeña que el común de las mujeres, sobre todo esas que vivían más al Noroeste de Lunargenta.

Entró en la primera herrería que vio “el pequeño Tom”. “Interesante” pensó haciéndose paso entre artilugios que nunca había visto desde tan cerca. Advirtió la espalda de alguien cerca de una fragua y saludó, pero sus palabras parecían derretirse ante la fuerza de las llamas. - ¡Hola! Vengo con un pedido. He venido para trabajar cerca de aquí y mucho me temo que necesitaré un arma a mi medida. Estoy buscando una naginata, es como una lanza pero…- olvidó lo que estaba diciendo al reconocer al propio Ircan ante sus ojos.
Nuria
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 49
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Ircan el Miér Sep 27, 2017 4:15 am

Los días que había pasado en el bosque probando la calidad de mi nueva compañera no habían pasado en balde. Aunque a la chica le faltaba algo de orientación, en todo lo demás había demostrado desenvolverse bien por si misma, algo que necesitaba para mis próximas aventuras. Ayudar a Tom en la herrería estaba bien, pero íbamos a necesitar una fuente de ingresos externa para poder dar un salto de calidad que nos permitiera vivir cómodamente y no en la casi indigencia. En eso me ayudaría mi nueva ayudante, que se llevaría una parte de los beneficios de nuestras aventuras como habíamos acordado por carta.

Tuve que volver a la forja corriendo para. A: Que Tom no me echara la bronca por escaquearme del trabajo en la forja. Y B: para que mi nueva compañera no me pillará infraganti fuera del sitio acordado y pudiera sospechar que la había estado observando.

Cuando llegué Tom ya se había ido a realizar aquellos pedidos "seguros", como el los llamaba, que aseguraban nuestra precaria forma de vida. Así que yo debía quedarme en la tienda para atender algún posible pedido extra, cosa poco probable y aburrida, estaba cansado de reparar trampas para ratones. Encendí la forja para que comenzará a entrar en calor y adelantar algunos pedidos que se habían atrasado para que Tom pudiera llevarlos a sus dueños cuanto antes, en esos tiempos no era muy buena idea hacer esperar al empleador.

De repente escuché el sonido de la puerta abrirse, con cierta timidez, y poco después la inconfundible y suave voz de una chica a mis espaldas. Me giré, mostrandole a Nuria una sonrisa muy amplia, y por primera vez, mi rostro y pelo que no estaban cubiertos por ningún tejido, por fin aquella chica podría saber mi aspecto real.

-Muy buenas Nuria, es un placer verte.- respondí a la chica acercándome hacía ella para darle un fuerte abrazo.

La chica se había quedado petrificada y solo expulso uno de sus característicos -Uh...um.- de aquellos rosados labios.

"¿Aun pensará en aquella noche en la residencia Abes?" pensé recordando el momento en el que nos conocimos y todo lo ocurrido a partir de ahí.

Miré a la chica que cada vez se ponía más roja y decidí cambiar de tema para que se sintiera un poco más cómoda, a parte de que yo también comenzaba a sonrojarme.

-Una naginata... ummm.- me puse a recordar todas las armas que Tom me había enseñado mientras me rascaba el mentón. -Si se que es, una especie de lanza pero con una punta que parece una espada. Son bastante raras pero se hacerla. - me dirigí de nuevo a la forja para preparar los materiales que iba a emplear para calcular cual iba podría ser el precio de la elaboración. -Aunque yo aun no tengo mucha mano y no podré acerté algo muy elaborado, aunque eso supondrá que será mucho más barato. Otra opción es que esperes a Tom, el podrá hacerte algo de más calidad pero mucho más caro.

La chica me miró pensativa por unos momentos y sacó una bolsita de cuero, sopesándola. Hizo una mueca antes de negar con la cabeza y me miró de nuevo con aquellos grandes ojos.

-No creo que pueda permitirme algo de gran calidad....- dijo casi más hablando más para si misma que para mi, como si valorase sus opciones en voz alta. -¿Por cuanto me la podrías producir?

-Mmmm....- murmuré mientras enumeraba en mi mente los materiales a emplear. -Viendo los costes y que me has hecho el favor de venir hasta aquí, puedo hacertela con un pequeño descuento así que... por 65 aeros será tuya.

-Hecho.- dijo al instante con gran alivió, parece que sus expectativas eran peores.

-Enseguida me pongo con ello. - le dije sonriente mientras le guiñaba un ojo alegre. "¡Por fin un pedido interesante!"

Así que sin más preámbulos me puse manos a la obra. Comencé a meterle leña a la forja mientras pisaba el ventilador con el pie para insuflar aire al fuego. Cogí, los moldes que Tom tenía preparados de hacía años y busqué aquel que coincidía con la hoja que debía de tener la naginata. Me lo deje preparado en el banco cercano, pronto la utilizaría. Fue a la trastienda y cogí el hierro necesario para fundirlo para crear la hoja y una barra de metal que ya teníamos preparadas. Dejé la barra apoyada en el banco y deje el hierro en el horno de la forja para que comenzará a fundirse.

Mientras tanto Nuria había decido quedarse sentada en una de las sillas de la entrada y miraba distraída la escasa y pobre decoración del edificio, cuando no me echaba alguna que otra mirada para espiar como trabajaba, en las cuales detonaba mucho interés.

Adelantándome a los pasos fui a por los cubos de agua necesarios para llenar el balde donde luego enfriaría el metal. Una vez lleno, eche un vistazo al hierro para ver si ya había llegado al estado de fundición, pero esto aún no había pasado. Le di más fuerza al fuego con el insuflador y eche más leña para que alcanzará la temperatura necesaria. Luego, cogí la vara de metal y comencé a pulirla un poco en el afilador para darle un aspecto más trabajado y para preparar el orificio por el cual iba a colocar la hoja.

Volví a mirar como iba el hierro. Ya estaba. Coloqué bien el molde en el banco de piedra para luego coger el recipiente con el metal fundido y echarlo sobre el molde, rellenando la forma que había en él con mucho cuidado de no incendiar toda la herrería. Una vez llené el molde, deje el recipiente vació en el banco de piedra, y cerré el molde. Lo cogí con unas pinzas de metal y lo llevé al balde de agua para enfriarlo un poco. Lo sumergí y observe divertido, como siempre, el vapor que salir al contacto entre el metal fundido y el agua, no lo dejé mucho, pues aún había que trabajar con él. Lo volví a dejar en el banco y lo volví a abrir, con las tenazas cogí el hierro candente al rojo vivo, que ya estaba solido pero era maleable, en su perfecto estado. Lo dejé en el yunque, y comencé a golpear el metal con un martillo para aplanarlo y darle la forma deseada. A cada tramo que conseguía enfriaba el metal, luego lo volvía a poner en el fuego de la forja para dejarlo candente y seguir con mi trabajo. Pasaron así unas largas horas de trabajo monótono, hasta que por fin quedé complacido con el resultado de la hoja. El trabajo en el yunque era lo que peor se me daba y dónde mas fallaba, a parte de que no sabía trabajar con otros metales de mayor calidad, pero era lo que había. Cogí la vara de metal e introduje a hoja, con su correspondiente alargamiento para que pudiera unirse bien a la vara, por el orificio que había sido preparado previamente. Luego cogí un tornillo y golpeé hasta que pude unir hoja y vara. Limé el tornillo para que no quedará ningún sobresaliente y enfundé la mitad de la vara en cuero a modo de mango. Por ultimó me dirigí hacia la piedra de afilar y comencé a afilar la hoja para terminar el trabajo. Dejando por fin un trabajo bien hecho, pero sin muchas florituras o grandezas, era algo practico, sencillo y barato.

Cogí la nueva arma y me dirigí hacia donde estaba Nuria, que se había quedado dormida en la silla de tanto esperar.

"Que envidia, y yo aquí embadurnado en sudor" pensé mientras me secaba el sudor de la frente con un trapo que llevaba colgado del pantalón. -Nuria, despierta.- dije con suavidad y cierta ternura, la verdad es que la chica estaba muy guapa cuando dormía, como aquella vez... La muchacha parpadeo al instante quedando sorprendida de haberse quedado dormida. -Ya tengo tu naginata, espero que te guste.- añadí sonriente.

Spoiler:

______________________________________________________________________________________________________

Off rol:

He creado un arma a dos manos de calidad pobre: Armas de gran tamaño, tales como espadones, mazas o martillos de dos manos, alabardas, etc. De diseño simple y baja calidad.

Para lo que he empleado 6 materiales que tienen un coste total de 60 aeros.

Recibo de Nuria 65 aeros en concepto de pago.

En total ha habido un beneficio de 5 aeros para Ircan.

Dejo la tabla de los materiales empleados para que quede constancia.

OBJETOMATERIALES
Armas de dos manos6
TOTAL6
Ircan
El Encapuchado
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Ansur el Jue Sep 28, 2017 8:35 am

ACTUALIZADO

Profesión Usada: Herrería
Título: Novato
Puntos Obtenidos: 2
Materiales en reserva: 0
Aeros Descontados: 65 Aeros (Nuria)
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1309
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Ircan el Vie Oct 06, 2017 6:36 pm

Otro día más era anunciado por los primeros rayos del alba y el cantar del gallo, al que no tardaron en sumarse los ruidos del repiqueteo del martillo contra el yunke.

-¡Vamos muchacho! ¡Arriba! ¡Es el día! - vociferó la voz de Tom desde la fragua. 

Casi lo había olvidado. Desde mi vuelta Tom había estado insistiendo una y otra vez en que tenía que fabricarme mi propio equipo si quería volver vivo de las aventuras que traerían un buen extra de dinero al hogar. El hombre se había quedado bastante asombrado cuando traje mi pequeña fortuna reunida tras tantos sin sudores, y obviamente quería asegurar aquella fuente de ingresos, cosa que no me importaba. Pero, para que todo fuera "legal", según el, debía pagarme por mi mismo los materiales y hacérmela por mi cuenta. Me esperaba un arduo día de trabajo.

Lo primero que hicimos fue tomar las medidas para la armadura media, pero antes dejamos varios lingotes de hierro para que se calentaran para poder darle forma despues. Tom había insistido en ponerme una armadura pesada, pero mi estilo de combate se caracterizaba más por el movimiento, así que no me ayudaba el hecho de ser una mole de acero. El herrero si que le ayudo a tomar sus medidas corporales, mientras de vez en cuando parábamos para darle fuerza al fuego, para poder fabricar los moldes correctos. Cosa que nos llevó gran parte de la mañana, debido a que había que empezar de cero, por suerte teníamos suficiente madera para ello.

Mientras Tom se encargaba de detallar los moldes yo utilicé el metal ya fundido para realizar las cosas para las que no necesitábamos moldes nuevos, una daga y una espada. Cogí los ya hechos y los coloqué en la mesa de trabajo. Llevé con cuidado el recipiente con el hierro liquido y comencé primero con la daga. Rellené el molde, dejé el recipiente de nuevo en la fragua y volví para cerrar el molde. Lo sumergí en el bancal de agua para enfriar el metal. Tome las pinzas y cogí el metal solido. De esta forma y alternando como bien mandaba el oficio, entre dar forma al metal candente con el martillo y volviéndolo a calentar antes de seguir modificando, conseguí una daga bastante bien elaborada para mi nivel. Tras estó la deje a un lado para luego afilarla.

Me volví hacía el molde de la espada para repetir el proceso, que esta vez era de proporciones mayores.

Tras un rato ya tenía a mi disposición las dos hojas de metal listas para ser enguantadas y afiladas como era debido. Envolví el trozo destinado al mango con una cubierta de madera que uní a la hoja mediante el uso de clavos. Retire lo sobrante de los clavos para que no fuera incomodo en la mano y envolví los mangos en tiras de cuero. Luego pesé ambas armas y calculé el peso que debía de tener el pomo de cada una. Cogí los pomos correspondientes que Tom ya tenía prefabricados y los uní a los mangos. Luego ya sólo quedaba afilar.

Spoiler:

Y de esa forma se fue toda la mañana. Tras un descanso para comer, Tom me entregó los moldes de la armadura y me dispuse a hacerla tal y como Tom me había enseñado, por partes. Empece con el molde de las laminas de las hombreras, cinco por cada hombro. Coloqué el hierro y lo enfrié repitiendo la labor diez veces, para luego darle la forma deseada con el martillo. Debido a que era mi primera armadura, Tom me ayudo a unir las diferentes piezas mientras yo continuaba. Seguí con las cuatro laminas de los tirantes, que unirían las laminas delanteras con la traseras por encima de mis hombros. Le dí la forma deseada a martillazos y se la dí a Tom. Lo siguiente fueron los pectorales de la armadura, puede que fuera la parte mas difícil, pues eran las piezas más grandes. Siguió trabajando con el molde hasta que saco una ancha lamina fina, justo como se esperaba debido al molde, que moldeo con el martillo bajo la atenta mirada de Tom, era la pieza más difícil de hacer. Proceso que repitió con el otro pectoral. Por ultimo realizó las piezas abdominales, las más largas de la armadura pero que no supusieron más problema que los pectorales. Al final todo estaba listo, sólo faltaba ponerle el relleno en cuero en el interior para que se amortiguarán algo los moldes y no me irritará la piel. Para terminarlo todo, forje unas pequeñas hebillas que servirían para poder ajustarme la armadura yo mismo, ya que se habría creado la armadura para que se ajustara por delante y no por detrás como era habitual.

Spoiler:

Por ultimo y viendo que había sobrado metal, lo dejé calentando y realicé un molde para un colgante que llevaba tiempo deseando hacerme. Siendo un molde más pequeño no tardé mucho. Solté el metal sobrante en el molde y enfríe. Luego, tomé la pieza del colgante y la afile de forma en que le diera los últimos retoques. Cogí algo de resina y la introduje en los orificios oculares para implantar después unos cristales de color rojo, producto de mis aventuras.

Spoiler:

Me probé todo ante la atenta mirada de Tom y vi como esté sonreía con cierto orgullo.

-Para ser la primera vez no esta nada mal. - me dió una palmada en la espalda y salio de la forja con signos de cansancio, con la tontería se nos había ido el día.

Me moví orgulloso con mi armadura, pero sentí como está me molestaba un poco debido al nuevo peso añadido. Pero de repente recordé mis enseñanzas en Beltraux, en la sede del gremio de informantes, sobre las letras arcanas y sus encantamientos. Me quité la armadura y la dejé sobre la mesa. Saqué un pequeño frasco de tinta magica y tomé una pluma. Tras esto escribí en la armadura las runas correspondientes en el lenguaje arcano a la "Agilidad". Una vez echo posé mi mano sobre lo escrito y recite aquellas palabras arcanas.

Spoiler:

Hubo un pequeño resplandor y sonreí feliz al ver como al levantar la armadura esta era más ligera. Animado por esto me acorde de un encantamiento que era muy útil para mi raza, el encantamiento "Pudor". Tomé el colgante y la tinta mágica y escribí en pequeño las runas correspondientes, repitiendo el proceso.

Spoiler:

Volví a ver el resplandor y aplaudí entusiasmado conmigo mismo. Me coloqué el colgante y vi con orgullo mi nuevo equipo para mis futuras aventuras.
_________________________________________________________________________________________________________

Objetos producidos:

-Encantamiento Pudor, en objeto decorativo:
Encantamiento. Puede encantar una joya o accesorio. Mientras portes este encantamiento, tus ropas desaparecen mágicamente al transformarte (licántropos y dragones) y vuelven a aparecer sobre ti al regresar a forma humana. No cuenta para el límite de encantamientos por personaje.
-Toque de destreza en armadura media:
Encantamiento de armadura. Aumenta un atributo a elección (Fuerza, Destreza, Constitución, Inteligencia o Sabiduría) en 5 puntos.
-Arma corta pobre:
Armas pequeña y simples, como dagas, cuchillos, puñales, etc. Malas para atravesar objetos duros, pero al menos hacen su trabajo cuando se trata de apuñalar.
-Arma a una mano pobre:
Armas para blandir con una mano, como cimitarras, hachas, cuchillos largos, mazas, martillos, etc, de diseño simple y baja calidad.
-Armadura media:
Armaduras en base a cotas de malla y metales delgados, equilibra protección con alguna dificultad para moverse. Es de mala calidad y se romperá con facilidad al sufrir ataques.
-Objeto decorativo:
Objeto con fines puramente decorativos, o específicos para ciertos roles. Calidad pobre. No se considera un objeto activo. Puede aumentar el precio según el tamaño y estética.

Materiales totales gastados: 25. Coste de materiales : 250 aeros


Materiales usados en herrería: 17
Materiales usados en arcanos: 8

Dejo la tabla de materiales para que quede constancia.

OBJETOMATERIALES
Pudor4
Toque de [Fuerza / Destreza / Constitución / Inteligencia / Sabiduría]4
Arma Corta pobre3
Arma de una mano4
Armadura Media8
Objeto decorativo2
TOTAL25
Ircan
El Encapuchado
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Ansur el Mar Oct 10, 2017 1:13 am

ACTUALIZADO

Profesión Usada: Herrería - Arcanos
Título: Novato
Puntos Obtenidos: 5 (Herrería) 2 (Arcanos)
Materiales en reserva: 2 (Herrería) 2 (Arcanos)
Aeros Descontados: 250
MP Enviado con algunas observaciones.
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1309
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Ircan el Miér Ene 10, 2018 11:04 pm

"La victoria puede estar en pequeños detalles" aquel pensamiento me había estado rondando por la cabeza durante las ultimas semanas.

Ya había pasado por algunas aventuras en los que me había encontrado con ciertos desafíos que habían sido difíciles de superar. Eso me llevo a plantearme la necesidad de ir mejor preparado. ¿Pero de que elementos podría valerme yo para eso? Para otras personas mis dificultades seguramente eran cosa de niños. Para un brujo huir de un sitio podía ser tan fácil como volar por los aires una puerta mediante la magia, pero yo no tenía magia. O por lo menos no ese tipo de magia, las runas que yo escribía eran aún demasiado básicas.

"Debo de intentar mejorar lo que ya tengo" miré a mis espadas. "Y tener mis instrumentos siempre a punto."

Bajé a la herrería y me puse manos a la obra. Debía de preparar un pequeño alijo en el que pudiera meter los objetos necesarios para realizar un mantenimiento de campo a mis armas.

-¿Que haces chico?- la voz de Tom sonó a mi espalda.

Me giré y sonreí como si fuera un niño travieso al que habían pillado haciendo una travesura.

-Me preparaba un pequeño repertorio para cuando salga de viaje poder darle un buen mantenimiento a mis armas. -respondí volviendo para mirar la bolsa vacía pensando en qué meter. -Últimamente he pasado por bastantes dificultades en las que he tenido que emplear la fuerza, debo de estar más preparado.

Vi como la mano de Tom dejaba caer en la bolsa una piedra de afilar.

-En ese caso necesitas esto. - me sonrió. - Y debemos de fabricar un buen aceite para espadas.

-¿Aceite?

-¡Claro!- me dio un pequeño capón. -¡Cualquier herrero sabe que hay que poner aceite a las armas! ¡Sino se oxidarían!

-¡Perdón! - me rasqué la cabeza.

Me llevó hasta un banco y vi como sacaba un mortero. A continuación colocó dentro unas aceitunas.

-¿Qué haces ahí? ¡Ven! ¡No te lo voy a hacer yo!

Obediente, me acerqué al banco y comencé a aplastar las aceitunas. Después de unos minutos quedo una pasta viscosa. Tom me acercó un pequeño tarro. Siguiendo sus indicaciones metí aquella pasta dentro del recipiente y lo tapé con un pequeño trozo de cuero.

-Con eso deberías de tener suficiente como para darle un mantenimiento básico a tus armas. Supongo que menos es nada. - se encogió de hombros.

-Tom.- me dirigió la mirada. -¿Vas a utilizar esos restos de hierro?

-No, ¿por qué?

-Creo que ya se como un herrero puede enfrentarse a una puerta. ¡Gracias!- corrí hacía los trozos de hierro que le habían sobrado a Tom en su trabajo diario.

Tom volvió a encogerse de hombros y salio del taller para cumplir con su rutina de entregas. Yo en cambio me quede para refundir aquel metal. No era mucho pero sería lo suficiente para crear unas pequeñas ganzúas. Mientras el hierro se calentaba cogí unas tablillas de madera y tallé en ellas unas finas lineas. Cuando el metal quedó fundido, lo distribuí encima de aquella lamina. Dejé el recipiente alejado de la forja para que se enfriara y tomé la tablilla con las tenazas. La sumergí en un cubo de agua para darles un primer enfriamiento. Luego, una por una, comencé a darles la forma de gancho propias de una ganzúa mediante pequeños golpes de martillo y la ayuda de las tenazas.

Cuando termine de fabricar aquellas cinco ganzúas sonreí y las metí en la bolsa que ya había preparado con los productos de mantenimiento. Ya estaba mejor preparado para nuevas aventuras.

________________________________________________________________________________________________________

He producido:

OBJETOMATERIALES
Ganzúas (limitado 5 usos)2
Kit para armas (limitado 3 usos)5
TOTAL7

He usado 7 materiales que hacen un coste de 70 aeros.
Ircan
El Encapuchado
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Ansur el Dom Ene 14, 2018 5:29 am

ACTUALIZADO

Profesión Usada: Herrería
Título: Novato
Puntos Obtenidos: 3 (Herrería)
Materiales en reserva: 2 (Arcanos)
Aeros Descontados: 70
Se han sumado 2 puntos de experiencia por uso del taller.
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1309
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: "El Pequeño Tom: Herrería arcana"

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.